Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesImages, mémoires et sons2014Fotografía y violencia: Represent...Fotografiar al otro, fotografiar ...

2014
Fotografía y violencia: Representaciones y disputas

Fotografiar al otro, fotografiar al mal. Los “terroristas islamistas” en la prensa española tras los atentados del “11M”

Mariana Tello

Résumés

Este artículo tiene como objetivo analizar desde una perspectiva antropológica el papel de la fotografía en la construcción de la representación del “terrorista islamista” en base a las “fichas”, “perfiles” publicados en la prensa sobre los sospechosos y acusados por el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Las fotografías publicadas, objetivaciones de una hexis corporal particular (Bourdieu; 1986), son centrales en el análisis de la génesis de estereotipos sobre lo “peligroso”, donde las características étnicas adquieren una importancia fundamental. El análisis de los “perfiles” resulta por lo mismo útil para pensar en la construcción social de identidades tanto de un “nosotros” agredido como de ese “otro” amenazante y “radical” encarnado por los “islamistas”.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

“Madrid, 11 de marzo de 2004, 7.39 horas. Tres bombas explotan en un cercanías procedente de Alcalá de Henares que se encuentra a 500 metros de la estación de Atocha. Pocos segundos después, cuatro explosivos revientan otro convoy que ya había entrado en la vía 2. (…) Apenas han pasado unos minutos cuando otras dos explosiones sacuden la estación del Pozo del Tío Raimundo. En los andenes de Santa Eugenia, otra carga explosiva destroza otro convoy. En apenas tres minutos, 10 mochilas bomba han sembrado la destrucción y el pánico en Madrid. En plena hora punta, cuando los cuatro trenes de cercanías transportaban a cientos de trabajadores y estudiantes que, a diario, realizan el mismo trayecto entre el Corredor del Henares y la capital.” Documento 11M Masacre en Madrid, Periódico El Mundo, http://www.el-mundo.es/​documentos/​2004/​03/​espana/​atentados11m/​hechos.html

  • 1 La perspectiva etnográfica prioriza el punto de vista nativo o de los agentes en la construcción de (...)

1Este artículo tiene como objetivo analizar desde una perspectiva etnográfica1 el papel de la fotografía en la construcción de una representación del “terrorista islamista” en base a las “fichas”, “perfiles” y artículospublicados en la prensa sobre los sospechosos y acusados por el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

2La madrugada del 11 de marzo de 2004 las estaciones de trenes se encontraban repletas de viajeros. Tratándose de una “hora punta”, los trenes partían hacia localidades de la periferia de Madrid, otros llegaban, miles de personas los abordaban para dirigirse a sus lugares de trabajo y de estudio. En el lapso de tres minutos, nueve bombas explotaron en Atocha, Santa Eugenia y el Pozo, con un saldo de 192 muertos y alrededor de 1500 heridos. Reinaba la confusión, en los medios se lanzaban hipótesis sobre el número de víctimas y sus identidades, pero además, a cuatro días de las elecciones generales, las hipótesis sobre la autoría de los atentados pasaban a ser una preocupación de las principales fuerzas políticas. Los partidos políticos suspendían sus campañas electorales, a la vez que la interpretación de lo sucedido entre aquellos de mayor representación se dividía en dos aguas: ¿habría sido ETA o quién? Mientras el oficialismo afirmaba que había sido obra de ETA, una multitud de personas se movilizaba para repudiar el hecho, y miles de manifestantes tomaban las calles creando un clima de agitación inédito. Pasadas unas horas, se supo que los responsables de los atentados pertenecían a la red internacional islamista Al Qaeda.

  • 2 El principal antecedente de este tipo de atentados fue el “11S”, el 11 de septiembre de 2001 en Nue (...)

3El denominado “11M” constituyó el primer atentado “islamista” en Europa2. Marcó un antes y un después en relación a políticas internacionales, al “problema del terrorismo”, a las leyes de migración y, en general, a las representaciones en torno al colectivo árabo-musulmán en España.

  • 3 Fui investigadora en tres proyectos sobre estos colectivos, dos coordinados desde el Taller de Estu (...)

4A fines de 2004 me instalé en Madrid para comenzar mi doctorado, participando en varios proyectos de investigación sobre el colectivo árabo-musulmán3. Durante estos trabajos de campo la referencia al “11M” como punto de inflexión en la vida de la comunidad árabo-musulmana era algo recurrente. Las perspectivas nativas señalaban al atentado como un acontecimiento que marcaba un antes y un después en las representaciones de la sociedad local acerca de este colectivo étnico y religioso: el clima de “terror” tras el atentado habría generado una preocupación creciente hacia todo el colectivo árabo-musulmán y en particular hacia aquellos que daban con el “perfil” de los “terroristas”.

  • 4 En este sentido, es necesario recalcar el papel mediador de la prensa en la construcción social de (...)
  • 5 Pregunté por esto principalmente a miembros del colectivo árabo-musulmán, pero también a españoles (...)

5Una mañana – ya casi un año después del atentado – sucedió un hecho que generó las preguntas que intentaré responder en este texto. Viajando en tren con un compañero de trabajo marroquí de marcados rasgos árabes, unas personas comenzaron a mirarnos insistentemente y con un gesto de visible inquietud, sobre todo a mi compañero y a la mochila que llevaba. Finalmente, tras intercambiar unas palabras, se cambiaron de vagón. El hecho no pasó desapercibido para él, que con humor dijo que era “normal”, que la gente después del 11M veía un “moro con mochila” en un tren e inmediatamente pensaba que podía tener una bomba. Presenciar esta escena despertó mi curiosidad sobre esta asociación inmediata entre una fisonomía y la percepción de un peligro, remitiéndome a problemas clásicos de la antropología criminal: ¿Qué tipo de elementos jugaban en esta caracterización haciendo que se pudiera reconocer a simple vista a un potencial “terrorista”? ¿Dónde podíamos rastrear la génesis de esa representación? Durante los trabajos de campo realizados, las personas señalaban una y otra vez a la prensa, y ante todo a las fotografías de los “sospechosos”4, como el origen de esta caracterización. Vista como una práctica estigmatizadora entre los árabo-musulmanes o preventiva entre otras comunidades5, el hecho de fotografiar y exhibir a los “terroristas” revelaba la importancia de esas fotos como soportes de asunción y adjudicación de identidades.

  • 6 Da Silva Catela, Ludmila, Giordano, Mariana y Jelin, Elizabeth (Eds.). Fotografía e identidad. Capt (...)
  • 7 En términos metodológicos, el carácter burocrático en las condiciones de producción de estas imágen (...)
  • 8 En este sentido es importante recalcar lo que señala Susan Sontag acerca de la potencialidad de mov (...)

6Catela, Giordano y Jelin señalan que “la imagen, como proceso de producción cultural, es también una forma de elaboración simbólica del discurso político que ayuda a crear imágenes sociales, tanto del individuo o grupo que las elabora como del público que las recibe. En este sentido, es necesario observar no sólo la importancia social del acontecimiento retratado (…) sino también la fuerza comunicativa para transmitir sentimientos y saberes”6. Pienso que la difusión de diferentes imágenes en torno al atentado puede ser leída en la clave de la construcción de alteridades “amenazantes”7 pasibles de ser reconocidas por ciertos rasgos fenotípicos, reconfigurando tras los atentados los parámetros de construcción social de identidades tanto de un “nosotros” agredido como de ese “otro” diferente y potencialmente “radical”8.

Identificación y fotografía policial

  • 9 Sin duda el pionero de este tipo de planteos y máximo exponente de la antropología criminal clásica (...)
  • 10 Castel distingue entre el concepto de peligro y riesgo, el primero proviene de una concepción donde (...)

7Las fotografías identificativas de los “terroristas islamistas” recuerdan a temas fundadores de la antropología y la criminología. En el clima marcado por el fervor positivista que caracterizó a la antropología decimonónica, una parte de la disciplina se abocó al estudio de los “criminales”. La “antropología criminal”, que consideraba al delincuente un ser dotado de características violentas “innatas” asociadas a resabios “atávicos”, centró toda su atención en el estudio del cuerpo como depositario de rasgos “naturales” y reconocibles de la “desviación”9. Esta subdisciplina, criticada posteriormente en el plano científico por su carácter especulativo y en el ético-político por sus características racistas, persistió sin embargo en ciertas prácticas criminológicas como saber aplicado, teniendo vigencia en los mecanismos de “inteligencia” o “reconocimiento preventivo” sobre colectivos considerados “riesgosos”10.

  • 11 En 1890, Alphonse Bertillon, jefe del servicio de identificación de la Prefectura de policía de Par (...)

8Las prácticas de identificación plasmadas en los “perfiles” de los “terroristas islamistas” exhibidos en los periódicos, como veremos en más, clasifican y exhiben individuos considerados peligrosos, dando a la fotografía identificativa un papel central11. A pesar de considerarse una práctica obsoleta frente a las nuevas tecnologías de individualización – como las huellas dactilares o el ADN – la captura y exhibición de una fisonomía sólo puede ser entendida en relación a factores simbólicos, representaciones sociales que trascienden la mera identificación. Analicemos entonces sus componentes.

  • 12 Bourdieu señala todos estos elementos como dispositivos que el poder estatal emplea en la unificaci (...)
  • 13 John Tagg analiza esta relación entre fotografía y control estatal a través de dos dispositivos: la (...)

9El primero se refiere a ciertas partes del cuerpo como locus del reconocimiento: dentro de nuestras culturas el rostro es considerado un repositorio inmanente e inequívoco de la identidad individual, el rostro aparece como un conjunto de signos “naturales” y por lo tanto inalterables, verdaderos, únicos. La captura del rostro por parte de la identificación policial – y estatal en general – mediante la fotografía y el registro legal de un nombre, la adjudicación de un número y todos los procedimientos que tienden a unificar la existencia de un individuo en todo momento y lugar del espacio social12 revela un esfuerzo del Estado en el control sobre las potenciales variaciones de la identidad individual13. En base a esta representación, la fotografía identificativa generaría la ilusión control sobre las variaciones de la identidad, y de sustraer a los delincuentes de su mejor arma: la clandestinidad.

10Pero además, la circulación y exhibición pública de estas fotografías identificativas – devenidas en fotografías de prontuario tras adjudicarse a ciertos individuos la autoría de delitos – moviliza sentimientos de temor e instala a nivel social un millar de miradas predispuestas a la denuncia y el reconocimiento de una serie de características asociadas con lo “amenazante”. La iconografía del “buscado”, en este sentido, tiende a generar otro tipo de marcos simbólicos de reconocimiento.

11Las notas publicadas en los días posteriores al atentado, como veremos, presentan una serie de elementos que vinculan fisonomía y peligrosidad. El jueves 1 de abril de 2004, el periódico El Mundo publica una nota titulada “El Ministerio del Interior difunde fotos de seis sospechosos en busca y captura por los atentados del 11M”

Imagen 1

Imagen 1

De I. a D., Jamal Ahmidan, Said Berraj, Sarhane Fakhet, Abdennabi Kounjaa, Mohamed y Rachid Oulad

12Más abajo la nota dice:

“Se trata del marroquí Jamal Ahmidan, alias ‘el Chino’ o ‘Mowgli’, el marroquí Said Berraj, el tunecino Serhane Ben Abderlamajid Faket, el marroquí Abdenabi Kounjaa y los hermanos marroquíes Mohamed y Rachid Oulad” El Ministerio del Interior difunde fotos de seis sospechosos en busca y captura por los atentados del 11M” El Mundo jueves 1 de abril de 2004 http://www.elmundo.es/​elmundo/​2004/​03/​31/​enespecial/​1080750496.html

13La nota los vincula por medio de la identificación de sus huellas digitales a la “casa de Chinchón”, donde se encontraron restos de los explosivos usados en los trenes y el ministro del interior ruega “la máxima difusión de las fotografías y pide a los ciudadanos que puedan tener alguna información sobre su paradero”. La representación total complementa las fotografías con una serie de elementos de identificación – nombre propio, alias, nacionalidad – que terminarán por configurar un “perfil”, un conjunto de elementos que configuran un patrón de representación sobre el “terrorista islamista”. El simbolismo expresado por el conjunto visual y textual vincularía ciertos marcadores étnicos reconocibles – nombres árabes, nacionalidad, fisonomía – con matrices de representación sobre el peligro muy arraigadas dentro de nuestra cultura, aquellas que configuran el clásico formato de “Buscado”.

  • 14 Foucault señala en este sentido que la infamia es una variante de la fama, los desviados que adquie (...)

14Más adelante, los periódicos pasarán a publicar las fotos e historias breves de algunos sospechosos en un género denominado “Perfiles” en el cual encontramos un formato de representación que combinando discursos e imágenes, da visibilidad a una serie de individuos hasta entonces “comunes” – inmigrantes árabes, hombres, jóvenes – y anónimos para posicionarlos en una notoriedad in-fame14.

Imagen 2 – Perfil - Amer El Azizi

Imagen 2 – Perfil - Amer El Azizi

Amer el Azizi, de 37 años, fue acusado por un testigo protegido de ser el organizador de los atentados del 11-M. Casado con una española, se le considera un pez gordo de Al Qaeda en Europa. El día del suicidio colectivo de Leganés, fue reconocido por una testigo fiable cerca del piso de los terroristas. Es buscado por su relación con la célula de Al Qaeda en Madrid, por su supuesta vinculación con los atentados de Casablanca y se le considera un dirigente de la red norteafricana de Bin Laden.

EL PAÍS  -  España - 07-09-2005
http://elpais.com/​diario/​2005/​09/​07/​espana/​1126044016_850215.html

  • 15 Esto se revela también en la ubicación de los perfiles. Los mismos están contenidos – pero separado (...)
  • 16 Bourdieu (Op. cit) acuña el término hexis para referirse al sustrato corporal de un habitus. El aut (...)

15Ocultos, con intenciones abyectas, los “islamitas” aparecen como la metonimia de un peligro mucho mayor15, son los rostros que llegan a encarnar y objetivar el polo del “mal” inherente a la principal hipótesis de conflicto de Occidente, tensionando los límites entre lo individual y lo colectivo, entre lo visible y lo oculto, entre lo “común” y lo “extraordinario”. Si bien la lógica de reconocimiento en pos de la captura de “sospechosos” respondería a una posición garantista (actuando tras un delito cometido), la exhibición constante de sus fotografías extendería, por su eficacia performativa, la sospecha a todos los individuos que presentaran características similares. Dentro de esas características, aquellas fenomenológicamente perceptibles, como todas las propiedades de una hexis corporal étnicamente distinguible16, irían conformando mecanismos de reconocimiento de un potencial peligro.

  • 17 Ver López Bargados, Alberto, “Autos de fe en un mundo de incrédulos. Etnografiando la construcción (...)
  • 18 Entiendo estos conceptos en el sentido que los define Geertz en La interpretación de las culturas, (...)

16La culpabilidad de las 6 personas exhibidas en esta primera nota quedaría establecida casi automáticamente a partir de su “inmolación” en un piso de la localidad de Leganés donde fueron sitiados días después, sellando con este mismo hecho la representación “radical” de ese “otro oculto entre nosotros”. El suicidio de 5 de los 6 fotografiados en la nota fue espectacularmente retratado en la prensa: tras sitiar el Grupo Especial de Operaciones de la policía (G.E.O) el edificio donde se encontraban los “suicidas”, los mismos hicieron detonar cargas explosivas contra sus cuerpos, al tiempo que recitaban versos del Corán. Durante la explosión murió también un miembro de esas tropas de elite, cuya tumba fue profanada días después a causa de “la inhumación de los cinco suicidas fuera de los preceptos islámicos”. Los atentados suicidas, la profanación de una tumba constituyen prácticas que recalan sobre ciertos “sagrados” de Occidente apareciendo como prácticas “irracionales” regidas por una violencia desmedida17 marcando una diferencia radical – y sumamente aterradora – con el “otro”. El gesto de suicidarse al tiempo de usar su propio cuerpo como arma marcaría una distancia extrema con la cosmovisión y el ethos occidental18.

17Posteriormente, los suicidas serían biografiados, llenando de contenido esas representaciones “exóticas” acerca de la vida, la muerte y la violencia entre los musulmanes. Cada una de esas trayectorias dotaría de sentido (como significado y como dirección) a la radicalización de ciertos individuos desplazando los signos de alerta hacia la práctica sistemática del Islam.

  • 19 Para una apreciación de las lecturas sobre el conflicto entre Oriente y Occidente en términos de “c (...)

18En las sociedades pluriétnicas – como las metrópolis europeas contemporáneas – puede observarse la presencia de estereotipos estigmatizantes respecto a casi todos los colectivos de inmigrantes. Los estereotipos se basan en un supuesto lazo de los colectivos de inmigrantes con diferentes tipos de criminalidad. En este sentido, los “moros” (árabes, en su mayoría de origen magrebí), cuya representación era anteriormente asociada con el tráfico de hachis, es decir con una forma de criminalidad “común”, pasaron a albergar sentidos en torno a un “mal” de orden extraordinario, en tanto que organizado y de carácter político religioso. Caracterizado el conflicto en términos de un “choque de civilizaciones”19, es decir de un enfrentamiento principalmente cultural y religioso entre colectivos tan abarcativos como Oriente y Occidente, el colectivo árabo-musulmán pasaría a ser visto como un “otro radical”, un bárbaro oculto dentro de las propias sociedades occidentales.

Ser y parecer

19Dentro de la simbología visual en torno al episodio de Leganés encontramos, aparte de los videos sobre la espectacular explosión, esta foto extraída de un video que anunciaba nuevos atentados, donde aparecen tres personas encapuchadas leyendo un comunicado en árabe. La foto figura en un informe publicado por el periodista José María Irujo, titulado “Red islamista en España” y publicado como libro electrónico por El País. El libro recopila varios artículos periodísticos de su autoría correspondiendo la foto al titulado “El brazo ejecutor del 11-M. Allekema Lamari, un paranoico obsesionado con castigar a España, dirigió el comando que ejecutó el atentado” (Publicado originalmente en El País, 28 de febrero de 2005 http://elpais.com/​diario/​2005/​02/​28/​espana/​1109545201_850215.html ).

  • 20 Existe una tradición del uso de la capucha para actividades relacionadas con la violencia. La capuc (...)

20Según la nota, el que lee el comunicado es Allakema Lamari, presentado en los informes como un fanático religioso, “brazo ejecutor del 11M” y uno de los suicidas de Leganés. El hecho de “desenmascarar” a estos enmascarados ha sido uno de los principales propósitos de las investigaciones policiales y periodísticas. Al igual que con otros movimientos clandestinos, la capucha y los elementos asociados no hacen sino exponer y ocultar signos de identidad20.

  • 21 La Shahada es la declaración de fe de los musulmanes, dice “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su (...)

21La máscara puede ser vista como una metáfora del accionar clandestino, a la vez que se usa para reivindicar un acto y las concepciones que subyacen al mismo, la naturaleza violenta inherente al acto hace que las identidades individuales se escondan. Un conjunto de símbolos (chilabas, la bandera con la shahada21) y la máscara misma montan una puesta en escena con una alta eficacia preformativa. En este informe no aparece la otra foto de Allakema Lamari que han publicado los periódicos y que corresponde a su ficha policial, sino que se prioriza en la selección una situación, una foto grupal donde indudablemente reconocemos todos los signos de una célula de “terroristas” dispuestos a “morir matando”.

Imagen 4

Imagen 4

Allakema Lamari, foto publicada en la nota “La Investigación del 11-M 
La Policía identifica a Allekema Lamari como el séptimo suicida del comando de Leganés”

El Mundo, 15 de octubre de 2004. http://www.elmundo.es/​elmundo/​2004/​10/​15/​espana/​1097864198.html

22Muertos los principales sospechosos, la exhibición se desplazaría sobre los prófugos y los ya capturados. El 3 de octubre de 2004, una nota publicada en El País habla de 6 sospechosos de colaborar en el atentado, la foto que acompaña a la nota es la de Said Berraj, anteriormente publicada en el diario El Mundo, en ese momento prófugo. La imagen es complementada por una crónica que introduce matices en esa confianza otorgada a la fotografía como medio de identificación:

Berraj es un buen actor. El día 12 de marzo confesó a un compañero de trabajo su consternación por el atentado y anunció a su jefe una trágica noticia: ‘Tengo que viajar a Marruecos porque ha muerto mi hermana. Voy al funeral y regresaré el lunes’. Pero este tipo de cara afilada y aspecto europeo no tiene hermanas ni viajó al país magrebí. Estaba refugiado con el resto del comando en la casa de Chinchón (Madrid) donde preparaban nuevos ataques terroristas.“La policía teme una acción de venganza de Al Qaeda por los suicidas de Leganés. Los seis huidos del 11M lograron salir del país y están protegidos por otras células europeas”, El País, 3 de octubre de 2004. http://elpais.com/​diario/​2004/​10/​03/​espana/​1096754414_850215.html (destacado de la autora)

23Las fotografías como textos contienen un gran potencial por la creencia social acerca de su objetividad, o sea del carácter mimético y pretendidamente unívoco respecto del objeto que representan. Sin embargo la nota señala que Berraj es “buen actor”, poniendo en cuestión la confianza en una hexis corporal y su objetivación como elementos que permitirían el reconocimiento de situaciones o personas asociadas al peligro.

24La confianza depositada en la fotografía como medio de reconocimiento fracasa tanto en su objetivo de denuncia como preventivo en el caso retratado por la nota ya que Berraj es capaz de simular con éxito un personaje acorde a los objetivos de su acción clandestina, pero además pasa desapercibido por tener “aspecto europeo”. La expresión es sugerente, introduce un hiato entre aquello que se busca representar mediante la fotografía y un sistema simbólico más amplio, donde la consonancia preexistente entre ciertos elementos fisonómicos y morales moldean un estereotipo. Es necesario notar esto ya que, posteriormente, se verá un desplazamiento del plano individual – asociado a individuos considerados peligrosos – hacia “perfiles” que reunirán en esas identificaciones individuales una serie de rasgos característicos del grupo considerado “radical” y, finalmente, hacia un plano sociológico, que termina por configurar la representación sobre el colectivo “riesgoso”.

25Casi un año y medio después del atentado aparecen otras notas bajo el formato “perfiles”: las mismas no hablarían ya de “sospechosos” sino de “terroristas capturados” y las representaciones asociadas a los mismos se desplazarían de la individualidad hacia sus grupos de pertenencia.

Imagen 5 - Perfil - Abu Dahdah

Imagen 5 - Perfil - Abu Dahdah

El apodo de Imad Eddin Barakat Yarkas también surge en todas las investigaciones sobre terrorismo islámico en Madrid. De hecho, algunos investigadores policiales lo han llegado a calificar de cerebro del 11-M. Natural de Alepo (Siria), hijo de un general del ejército, se afilió de joven al movimiento Hermanos Musulmanes, está pendiente de sentencia como supuesto jefe de Al Qaeda en España y por su presunta relación con el 11-S. El fiscal pide para él 74.000 años de prisión.

EL PAÍS  -  España - 07-09-2005
http://elpais.com/​diario/​2005/​09/​07/​espana/​1126044015_850215.html

  • 22 Las expresiones del rostro han sido siempre una fuente de símbolos acerca de la naturaleza moral de (...)

26Al no tratarse de prófugos, la exhibición de estos datos sobre las personas no intentarían ya propiciar la denuncia, sino más bien legitimar el control efectivo del Estado sobre estos individuos y sus redes. Sin embargo, la reiterada exhibición de un “perfil” deja entrever el potencial simbólico de los mismos, y ante todo de las fotografías identificativas en el control sobre la alteridad y el “mal”. Desde sus inicios, en el siglo XIX, la antropología criminal estuvo obsesionada por clasificar los rasgos físicos característicos de los criminales, encontrando en la fotografía su mejor arma. El milagro fotográfico consistía en que la imagen podía concentrar simbólicamente la esfinge del malvado y exhibir la encarnación del mal de cada época22.

  • 23 Papi, Giacomo. Fichados. Una historia del siglo XX en 366 fotos policiales. Barcelona: Alba Editori (...)
  • 24 Al respecto señala Bourdieu “de todas las manifestaciones de la “persona” (el cuerpo es) la que men (...)

27Pasados casi dos siglos, se sigue fotografiando, catalogando y exhibiendo las caras de los criminales. Como señala Papi, las fotos policiales constituyen un paradigma interpretativo donde la cara del acusado se convierte en el centro de la mirada fotográfica y policial, “el rostro se convierte (...) en una ‘alegoría de la culpa’, en un sistema de signos capaces de mostrar lo irremediable de la acción y la gravedad de esta, en un texto cifrado que puede revelar, a quien sea capaz, el misterio del mal individual y, por lo tanto, el colectivo”23. En el paso de lo secreto a lo público, de la “ficha” al “perfil”, podemos encontrar ese efecto casi mágico que produce la fotografía para desplazar una serie de atributos relacionados con lo “peligroso” asociado a un individuo al “riesgo” encarnado por un colectivo. La homología entre apariencia física y atributos morales (Bourdieu, 1986) realizada en base a ciertos estereotipos sobre lo “confiable” o lo “peligroso”, en el caso de los “islamistas” propicia que el reconocimiento de lo potencialmente amenazador recaiga principalmente sobre aquellos simbolismos corporales que aparecen como el límite, por “naturalmente diferente”, de lo manipulable24.

  • 25 Foucault (1996) señala que existen dos formas de representar al “otro” en Occidente: el salvaje y e (...)
  • 26 Op. Cit (S/P).

28En el caso que nos ocupa, la representación hace sentido en el marco de una matriz de interpretación previa sobre el “otro” árabo-musulmán que lo caracteriza como un bárbaro, un “otro” acechante signado por costumbres irracionales y violentas25 incoherentes desde el punto de vista cultural y político con los postulados de Occidente. Al respecto señala López Bargados “un orden general de representaciones instituye el perfil negativo de la religión musulmana (…) la decisiva intervención de los medios de comunicación en la consolidación, difusión y expansión de un orden de representaciones que se articula sobre una ecuación que converge en el brumoso ámbito de la ‘violencia’. Mientras las sociedades europeas recrean continuamente el mito de la consagración de un espacio político del que, en virtud del gesto democrático, la violencia sería expulsada, esas mismas sociedades elaboran un incisivo imaginario sobre las formas de organización política del Otro presidido por el ejercicio cotidiano de una violencia desbocada e irracional, cuya perfecta encarnación hallaríamos en el atentado suicida”26.

A modo de conclusión

29El 22 de agosto de 2006, El País publica un artículo titulado “Islamofobia de altos vuelos”27 y relata cómo un vuelo que debía despegar de Málaga a Manchester fue retrasado por la negativa de algunos pasajeros a embarcarse por la presencia de algunos pasajeros “indeseables”. Las características que hicieron a los pasajeros sospechar fueron sus rasgos físicos, que hablaban en árabe y que miraban mucho el reloj. Finalmente el vuelo partió sin los dos pasajeros, británicos de origen árabe, quienes fueron embarcados en otro vuelo tras comprobarse que no tramaban nada. Pero el incidente – entre otros – reveló la potencia de los elementos fisonómicos antes señalados en la construcción de lo peligroso: tras los atentados rasgos, lengua y vestimenta árabe se tornaron elementos fisonómicamente reconocibles y pasibles de generar sospechas. Mochilas, relojes o teléfonos móviles, que en otros individuos no levantarían la menor sospecha, asociados a estas personas los tornarían amenazantes. Un tercer elemento es el contexto, los aeropuertos (y los medios de transporte en general) pasarían a ser percibidos socialmente como espacios de riesgo. Al igual que en el episodio relatado en la introducción, la lógica “preventiva”, basada en un reconocimiento que se asienta en ciertos rasgos étnicos, genera ciertos marcos de percepción social del cuerpo y sus atributos movilizando prácticas de denuncia o autoprotección. Ante el terror es posible demandar o permitir mecanismos que en nombre de la seguridad que podrían vulnerar el derecho a la libre circulación o a la intimidad.

  • 28 El 7 de julio de 2005 tres bombas explotaron simultáneamente en distintos puntos del transporte púb (...)

30Es necesario notar que estas prácticas “preventivas” hacia colectivos previamente catalogados como riesgosos van modificando el sentido de igualdad ante la ley característico de las sociedades civilizadas, generando micro regímenes de excepción, el llamado derecho del enemigo que permite la aplicación de procedimientos diferenciales de intervención en materia de seguridad respecto de ciertos grupos. La construcción de este “enemigo” oculto en las sociedades occidentales, al tiempo que es “refinada”, va ofreciendo, en su faceta comunicativa, claves de identificación que, por difusas, deslizan la sospecha a todo el colectivo. En una nota publicada en El País el 14 de julio de 2005 (pocos días después del atentado en Londres28) se expresan ciertas lecturas de la policía acerca de la relación entre los “terroristas” y el fenómeno de la inmigración, de este modo una lectura sociocultural complejizaría el sentido del estereotipo ya establecido por la prensa. Stevens, un alto mando de los servicios antiterroristas británicos, señala:

“serán [los futuros autores de atentados] gente con apariencia de ciudadanos, jóvenes vestidos de manera conservadora y limpia, británicos corrientes y probablemente con un alto nivel educativo. Con conocimientos informáticos, habrán usado Internet para investigar en explosivos, productos químicos y electrónica”. (…) Los yihadistas que procedan de la segunda generación de inmigrantes, un fenómeno que ahora se está desarrollando en España, va a ser el gran reto en nuestra lucha contra este fenómeno terrorista. Es evidente que gente familiarizada y empapada de nuestras costumbres será difícil de detectar”. “Los yihadistas de segunda generación, los más peligrosos”. El País, 14 de julio de 2005 http://elpais.com/​diario/​2005/​07/​14/​internacional/​1121292011_850215.html (resaltado de la autora)

31Trazar la frontera entre “nuestras” y “sus” costumbres, como factores de riesgo está resultando una tarea complicada tanto para los servicios antiterroristas como para las actuales sociedades globalizadas. El periódico señala algunos aspectos referidos a los “terroristas” que introducen contradicciones entre las actividades, actitudes y fisonomías consideradas “confiables” en la sociedad occidental y la peligrosidad solapada de estos individuos. La nota no hace sino revelar una crisis en la homología entre la hexis corporal y su sustrato moral. La tan buscada “adaptación” de los inmigrantes a los cánones culturales, legales, educativos e incluso corporales de la sociedad receptora termina teniendo un efecto contraproducente en la ilusión de control sobre lo diferente: los “islamistas” dominan los códigos del país receptor, acumulan ciertos capitales y los ponen al servicio de objetivos que atentan contra éste. Esta dualidad entre “ser” y “parecer” es lo que vuelve borroso el límite entre un “nosotros” y un “ellos” necesariamente difusos en sociedades pluriétnicas. Sin embargo el cuerpo capturado y puesto en contexto por medio de la fotografía policial aparece como un depositario de signos asociados con lo “verdadero”, y en definitiva el último reaseguro del reconocimiento práctico de lo peligroso.

  • 29 Collomb, Gérard, “Imágens do outro, imagem de si”, en Cadernos de Antropología e Imágem nº6. Río de (...)

32Collomb29 señala que la foto postula una identidad entre el sujeto y su representación fotográfica respondiendo a ciertas reglas; el fotógrafo policial, tanto como el antropólogo de principios del siglo pasado debía producir una imagen “lo más parecida posible” (Bertillon; 1890) que captara su fisonomía, pero en la fisonomía se buscaba lo exótico, lo diferente, los rasgos constitutivos del salvaje o del delincuente. Prolíficamente exhibidas en los periódicos tras los atentados, las fotografías de esos rostros de rasgos árabes recuerdan a temas clásicos de la antropología criminal: la relación entre alteridad y fisonomía, la catalogación y exhibición del otro como forma de control.

33Lo aquí analizado nos lleva a plantearnos qué consecuencias pueden llegar a tener esas construcciones – a la vez difusas y radicales – sobre la alteridad más allá de este fenómeno en concreto. Cabe preguntarse de qué manera esa anatomía política de la sospecha, legitimada en el discurso de la seguridad, no llegará a modificar aquellos valores que integran mitos constitutivos de Occidente, pilares de las democracias modernas tales como la libertad y la igualdad.

Haut de page

Bibliographie

Abu-Lughod, Lila, “Zones of Theory in the Antrhopology of Arab World”, Ann. Review of Anthropology 18, 1989.

Alvarez, Marcos César, “A criminología no Brasil o como tratar desigualmente a os desiguais”; en DADOS Revista de Ciências Sociais Vol. 45, nº 4, Rio de Janeiro, 2002, p. 677-704.

Bertillon, Alphonse, La photographie judiciaire. Avec un appendice sur la classification et l’identification antropométriques, París, Gauthier-Villar et fils Imprimieurs-Libraires, Editeurs de la Biblioteque Photographique, 1890. https://archive.org/details/laphotographieju00bert

Bourdieu, Pierre, “La ilusión biográfica”, en Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción, Barcelona, Ed. Anagrama, 1999, p.74-83.

Bourdieu, Pierre, “Notas provisionales sobre la percepción social del cuerpo”, en Materiales de sociología crítica, Barcelona, La Piqueta, 1986, p.183-194.

Castel, Robert, “De la peligrosidad al riesgo”, en Materiales de sociología crítica. Barcelona, La Piqueta, 1986, p.219-243.

Collomb, Gérard, “Imágens do outro, imagem de si”, en Cadernos de Antropología e Imágem Nº6. Río de Janeiro, 1998, p.78-88.

Da Silva Catela, Ludmila, Giordano, Mariana y Jelin, Elizabeth (Eds.). Fotografía e identidad. Captura por la cámara devolución por la memoria. Argentina: Ed. Trilce, 2010.

Foucault, Michel, Genealogía del racismo, Argentina, Ed. Altamira, 1996.

Foucault, Michel, La vida de los hombres infames, Barcelona, La Piqueta, 1990.

Geertz, Clifford, La interpretación de las culturas, Barcelona, Ed. Gedisa, 2000.

Huntigton, Samuel, El choque de civilizaciones, Argentina, Ed. Paidós, 1997.

López Bargados, Alberto, “Autos de fe en un mundo de incrédulos. Etnografiando la construcción del “terror islámico” en Catalunya”, en Ramírez, Ángeles (ed.). Cultura y Poder: Islam en Diáspora, Barcelona: Bellaterra, 2012 (en prensa).

López, Bernabé y Hernando de Larramendi, Miguel, “Islamismo”, en Mellón, Joan Antón (Ed.), Ideologías y Movimientos Políticos Contemporáneos, Madrid, Ed. Tecnos, 2006, p. 321-346.

Papi, Giacomo. Fichados. Una historia del siglo XX en 366 fotos policiales. Barcelona: Alba Editorial, 2007.

Prado, Abdennur, Martínez, Albert, López Bargados, Alberto, Salellas Vilar, Benet, Fernández, David, Rivera Beiras, Iñaki, Rastros de Dixán. Islamofobia y construcción del enemigo en la era post 11-S, Barcelona, Virus editorial, 2009.

Sánchez Arteaga, Juanma, “La antropología física y los 'zoólogos humanos'. Exhibiciones de indígenas como prácticas de popularización científica en el umbral del siglo XX”, en Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, vol. LXII, nº 1, España, 2010, p. 269-291.

Sontag, Susan, Ante el dolor de los demás, Colombia: Ranbom House Mondadori, 2011.

Sontag, Susan, Sobre la fotografía, Madrid, Ed. Alfaguara, 2005.

Roy, Olivier, Después del 11 de septiembre. Islam, antiterrorismo y orden internacional, Barcelona, Ed. Bellaterra, 2003.

Tagg, John, “Introducción”, en El peso de la representación. Ensayo sobre fotografías e historias, España; Ed. Gustavo Gilli, 2005.

Wieviorka, Michel, Diferencias culturales, racismo y democracia, en Mato, Daniel (coord.), Políticas de identidades y diferencias sociales en tiempos de globalización, Colombia, FACES-UCV, 2003.

Notas periodísticas

Documento 11M Masacre en Madrid, Periódico El Mundo, puesto en línea (s/f), consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://www.el-mundo.es/documentos/2004/03/espana/atentados11m/hechos.html

El Ministerio del Interior difunde fotos de seis sospechosos en busca y captura por los atentados del 11M, El Mundo, 1 de abril de 2004. Puesto en línea el 1 de abril de 2004, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://www.elmundo.es/elmundo/2004/03/31/enespecial/1080750496.html

PERFIL: AMER EL AZIZI, El País, 7 de setiembre de 2005. Puesto en línea el 7 de setiembre de 2005, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2005/09/07/espana/1126044016_850215.html

Red islamista en España, El País, 28-2-2005. Puesto en línea el 28 de febrero de 2005, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2005/02/28/espana/1109545201_850215.html

La Investigación del 11-M 
La Policía identifica a Allekema Lamari como el séptimo suicida del comando de Leganés, El Mundo, 15 de octubre de 2004. Puesto en línea el, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://www.elmundo.es/elmundo/2004/10/15/espana/1097864198.html

La policía teme una acción de venganza de Al Qaeda por los suicidas de Leganés. Los seis huidos del 11M lograron salir del país y están protegidos por otras células europeas, El País, 3 de octubre de 2004. Puesto en línea el 3 de octubre de 2004, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2004/10/03/espana/1096754414_850215.html

Los seis huidos del 11M lograron salir del país y están protegidos por otras células europeas, El País, 3 de octubre del 2004. Puesto en línea el 3 de octubre del 2004, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : elpais.com/diario/2004/10/03/espana/1096754414_850215.html

PEERFIL: ABU DAHDAH   El País, 7 de setiembre del 2005. Puesto en línea el 7 de setiembre del 2005, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2005/09/07/espana/1126044015_850215.html

‘Islamofobia’ de altos vuelos, El País, 22 de agosto de 2006. Puesto en línea el 22 de agosto de 2006, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2006/08/22/espana/1156197617_850215.html

Los yihadistas de segunda generación, los más peligrosos. El País, 14 de julio de 2005. Puesto en línea el 14 de julio de 2005, consultado el 08 de diciembre del 2014. URL : http://elpais.com/diario/2005/07/14/internacional/1121292011_850215.html

Haut de page

Notes

1 La perspectiva etnográfica prioriza el punto de vista nativo o de los agentes en la construcción de representaciones sobre su mundo social. En este sentido, en la escritura utilizaré el entrecomillado para distinguir este tipo de categorías de las teóricas o analíticas. Las técnicas empleadas fueron la observación participante, la entrevista no directiva y el análisis de documentos, principalmente de periódicos en su versión on-line.

2 El principal antecedente de este tipo de atentados fue el “11S”, el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, que marcó un acontecimiento inédito y configuró nuevos territorios de conflicto entre Oriente y Occidente. Existen, según las perspectivas, muchas formas de nombrar a los movimientos que protagonizaron estos atentados. Aquí he optado por llamar “islamista” a estos movimientos de reivindicación identitaria en base al Islam, ya que lo considero el término más neutral disponible, pero teniendo en cuenta que no todos los movimientos “islamistas” emplean la violencia como estrategia. Para un mayor desarrollo de estos conceptos y del llamado “terrorismo islamista” y sus vertientes ver López, Bernabé y Hernando de Larramendi, Miguel, “Islamismo”, en Mellón, Joan Antón (Ed.), Ideologías y Movimientos Políticos Contemporáneos, Madrid, Ed. Tecnos, 2006, p. 321-346; Roy, Olivier, Después del 11 de septiembre. Islam, antiterrorismo y orden internacional, Barcelona, Ed. Bellaterra, 2003 y Wieviorka, Michel, Diferencias culturales, racismo y democracia, en Mato, Daniel (coord.), Políticas de identidades y diferencias sociales en tiempos de globalización, Colombia, FACES-UCV, 2003.

3 Fui investigadora en tres proyectos sobre estos colectivos, dos coordinados desde el Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos (Universidad Autónoma de Madrid) sobre religiosidad y migración (2005-2008), un tercero desde el Colectivo Ioé-Unión Europea sobre migrantes marroquíes de segunda generación (2008). Este texto deriva de una investigación sobre la construcción del ‘terrorismo islamista’ en la prensa tras el 11M con la cual obtuve el Diploma de Estudios Avanzados en Antropología (UAM, 2007).

4 En este sentido, es necesario recalcar el papel mediador de la prensa en la construcción social de ciertos hechos y de las identidades implicadas en los mismos. Las notas referidas al hecho en sí no serán analizadas aquí pero forman parte esencial de la construcción social del acontecimiento y en particular del clima de “terror”. Tal como se señala en la introducción al libro Rastros de Dixan “Construir ésta (una noticia) es también manufacturar un producto, y, en este sentido, buscar su aspecto estremecedor es una forma de competir en el mercado de la información. Así, en algunos ámbitos informar y aterrorizar se han convertido en compañías inseparables. En el clima posterior al 11-S y en esta sociedad hiperinformada, estar informado es, también, permanecer asustado: saber es temer.” Prado, Abdennur, Martínez, Albert, López Bargados, Alberto, Salellas Vilar, Benet, Fernández, David, Rivera Beiras, Iñaki, Rastros de Dixán. Islamofobia y construcción del enemigo en la era post 11-S, Barcelona, Virus editorial, 2009. p. 9).

5 Pregunté por esto principalmente a miembros del colectivo árabo-musulmán, pero también a españoles e inmigrantes de otros orígenes con diferentes posiciones sociales, entre ellas a un policía. Como integrante de una fuerza de seguridad, sus perspectivas fueron muy esclarecedoras, calificando al colectivo como un grupo “riesgoso”, es decir, proclive al delito y a la marginalidad, y a la asociación entre fisonomía y peligrosidad como uno de los principales mecanismos de reconocimiento que estos agentes emplean para “detectar” a ciertos individuos potencialmente peligrosos. Entre los musulmanes –principalmente aquellos que ocupan cargos jerárquicos en las comunidades islámicas- la preocupación iba en el sentido de matizar las diferentes formas de vivir el Islam en Occidente, posicionándose desde un lugar “moderado”, distanciándose de las formas “fundamentalistas” o “integristas” de concebirlo y practicarlo.

6 Da Silva Catela, Ludmila, Giordano, Mariana y Jelin, Elizabeth (Eds.). Fotografía e identidad. Captura por la cámara devolución por la memoria. Argentina: Ed. Trilce, 2010, p. 12.

7 En términos metodológicos, el carácter burocrático en las condiciones de producción de estas imágenes nos obliga a abordarlas, en parte, más semiótica que etnográficamente.

8 En este sentido es importante recalcar lo que señala Susan Sontag acerca de la potencialidad de movilización emotiva de las imágenes. La exhibición de las fotografías identificativas en tanto encarnaciones de una amenaza debe ser analizada en relación a la también prolífica exhibición de representaciones en torno a un “nosotros” salvajemente agredido: los trenes destrozados, los cuerpos mutilados de las víctimas, los relatos sobre esas vidas “rotas”. Ver Sontag, Susan, Ante el dolor de los demás. Colombia, Random House Mondadori, 2011.

9 Sin duda el pionero de este tipo de planteos y máximo exponente de la antropología criminal clásica fue Cesare Lombroso y su teoría del atavismo. Este tipo de planteos, sin embargo, se extendieron dentro de los desarrollos de la antropología biológica decimonónica, basándose en la idea de raza o determinación biológica de ciertas características de los grupos humanos como determinantes de ciertas conductas. Ver Alvarez, Marcos César, “A criminología no Brasil o como tratar desigualmente a os desiguais”; en DADOS Revista de Ciências Sociais Vol. 45, nº 4, Rio de Janeiro, 2002, p. 677-704 y Sánchez Arteaga, Juanma, “La antropología física y los 'zoólogos humanos'. Exhibiciones de indígenas como prácticas de popularización científica en el umbral del siglo XX”, en Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, vol. LXII, nº 1, España, 2010, p. 269-291.

10 Castel distingue entre el concepto de peligro y riesgo, el primero proviene de una concepción donde el hecho de la transgresión define la peligrosidad, el segundo de una gestión de las “disfuncionalidades” sociales, abarcando a los colectivos que, en base a ciertos elementos, serían más proclives a cometer delitos. Castel, Robert, “De la peligrosidad al riesgo”, en Materiales de sociología crítica. Barcelona, La Piqueta, 1986, p. 219-243.

11 En 1890, Alphonse Bertillon, jefe del servicio de identificación de la Prefectura de policía de París, publica un volumen sobre la fotografía judicial y su relación con la antropometría en el cual sistematiza todos los elementos que fundamentan tanto la utilidad de la fotografía identificativa en la investigación judicial como su potencial en relación al reconocimiento de delincuentes. El libro, además, se presenta como un Manual en el cual se ofrecen una serie de recomendaciones para cumplir con el principal objetivo de la foto de archivo “producir una imagen lo más parecida posible” al individuo retratado y lograr lo que, según el autor es el objetivo de cualquier retrato: el reconocimiento. El archivo fotográfico construido operaría como mediación entre una y otra instancia, clasificando y almacenando un saber sobre los individuos. Es curioso notar que en la reflexión de este clásico de la fotografía policial se encuentran ya las dificultades referidas a los cambios fisonómicos y la clandestinidad en la eficacia de control de la fotografía, por lo cual el autor se aboca a fundamentar cómo se pueden reducir al mínimo esas variaciones teniendo en cuenta el encuadre y sobre todo la captura del rostro de frente y perfil. Ver Bertillon, Alphonse, La photographie judiciaire. Avec un appendice sur la classification et l’identification antropométriques, París, Gauthier-Villar et fils Imprimieurs-Libraires, Editeurs de la Biblioteque Photographique, 1890. https://archive.org/details/laphotographieju00bert

12 Bourdieu señala todos estos elementos como dispositivos que el poder estatal emplea en la unificación cívica de los componentes de la identidad individual. Ver Bourdieu, Pierre, “La ilusión biográfica”, en Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción, Barcelona, Ed. Anagrama, 1999, p. 74-83.

13 John Tagg analiza esta relación entre fotografía y control estatal a través de dos dispositivos: la prueba y el archivo gestado en el siglo XIX con la consolidación del Estado moderno. Retomando a Foucault, el autor recalca que la creación de nuevos regímenes disciplinarios conllevaron la constitución de nuevas ciencias tales como la criminología y la antropología criminal. Señala el autor: “Lo que caracterizaba al régimen en el que hizo su aparición la evidencia fotográfica, por tanto, era una compleja reestructuración administrativa y discursiva, que giraba en torno a una división social entre el poder y privilegio de producir y poseer y el peso del significado ser. En el contexto de esta mutación histórica en cuanto a poder y sentido, tomó forma la documentación y la evidencia fotográficas”. Ver Tagg, John, “Introducción”, en El peso de la representación. Ensayo sobre fotografías e historias, España; Ed. Gustavo Gilli, 2005, p. 13.

14 Foucault señala en este sentido que la infamia es una variante de la fama, los desviados que adquieren esta notoriedad en base a lo abyecto, constituyen una variante de lo que la sociedad considera digno de ser biografiado y analizado, corriendo al mismo tiempo el riesgo de, con ello, crear un símbolo de aquello que repudia. Foucault, Michel, La vida de los hombres infames, Barcelona, La Piqueta, 1990.

15 Esto se revela también en la ubicación de los perfiles. Los mismos están contenidos – pero separados por recuadros – en una nota titulada “Al Qaeda en España”.

16 Bourdieu (Op. cit) acuña el término hexis para referirse al sustrato corporal de un habitus. El autor señala que no existen signos corporales propiamente físicos, sino más bien un valor asociado a los mismos por el reconocimiento (o desconocimiento) de las propiedades corporales conforme a sistemas sociales de clasificación jerarquizadas que no son independientes de la dinámica entre dominantes y dominados. Si bien el autor no toma los rasgos étnicos como categoría de análisis, la división moderna de la especie humana en “razas” (es decir en grupos basados en taxonomías físicas perceptibles) refleja categorías de dominación cultural donde el “blanco” configuraría el color de piel legítimo coincidiendo con otras taxonomías dominantes –europeo, cultivado, hombre.

17 Ver López Bargados, Alberto, “Autos de fe en un mundo de incrédulos. Etnografiando la construcción del “terror islámico” en Catalunya”, en Ramírez, Ángeles (ed.). Cultura y Poder: Islam en Diáspora, Barcelona: Bellaterra, 2012 (en prensa).

18 Entiendo estos conceptos en el sentido que los define Geertz en La interpretación de las culturas, cuando señala que “En la discusión antropológica reciente, los aspectos morales (y estéticos) de una determinada cultura, los elementos de evaluación, han sido generalmente resumidos bajo el término ethos, en tanto que los aspectos cognitivos o existenciales se han designado con la expresión ‘cosmovisión’ o visión del mundo”. Geertz, Clifford, La interpretación de las culturas, Barcelona, Ed. Gedisa, 2000. p. 118.

19 Para una apreciación de las lecturas sobre el conflicto entre Oriente y Occidente en términos de “choque de civilizaciones” ver Huntigton, Samuel, El choque de civilizaciones, Argentina, Ed. Paidós, 1997.

20 Existe una tradición del uso de la capucha para actividades relacionadas con la violencia. La capucha tiene de ocultar el rostro del encapuchado evitando el reconocimiento y con ello de la sanción jurídica o moral implícita en sus actos. Cabe la aclaración que muchas veces el uso de capuchas es independiente de que la violencia ejercida esté legitimada o no socialmente, el caso de los verdugos es el más ilustrativo a este respecto, de ahí que asociemos el uso de capuchas con la violencia y la muerte.

21 La Shahada es la declaración de fe de los musulmanes, dice “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”.

22 Las expresiones del rostro han sido siempre una fuente de símbolos acerca de la naturaleza moral de las personas, culturalmente ciertos elementos inherentes a la foto carné como la seriedad, la mirada fija y de frente son parte de una imagen que puede resultar atemorizante. Es este mismo efecto el que hace que muchas veces no nos reconozcamos o sintamos sensaciones de desagrado ante nuestras propias fotos carné.

23 Papi, Giacomo. Fichados. Una historia del siglo XX en 366 fotos policiales. Barcelona: Alba Editorial, 2007. p. 190.

24 Al respecto señala Bourdieu “de todas las manifestaciones de la “persona” (el cuerpo es) la que menos se deja modificar tanto de modo provisional como sobre todo de forma definitiva, y la que es, precisamente por eso, considerada socialmente como la que expresa de modo más adecuado el “ser profundo” o la “naturaleza” de la persona al margen de toda intención significante (…) El postulado de la correspondencia o el paralelismo entre lo “físico” y lo “moral” que subyace al conocimiento práctico (…) es el que permite asociar propiedades psicológicas o morales a índices fisiognómicos” (Op Cit, p. 183).

25 Foucault (1996) señala que existen dos formas de representar al “otro” en Occidente: el salvaje y el bárbaro. Mientras el salvaje sería suceptible de ser educado, entrenado para el trabajo y sobre todo “evangelizado”, el bárbaro constituye esa figura que acecha desde los márgenes pudiendo constituir una amenaza. En este sentido, Abu Luhgod (1989) ha señalado que la violencia constituye una de las zonas de teoría primordiales en el estudio del mundo árabe, construyendo al mismo como dotado (entre otras características como la sumisión de las mujeres o una vida política dominada por la religión) de componentes atávicos y autoritarios.

26 Op. Cit (S/P).

27 http://elpais.com/diario/2006/08/22/espana/1156197617_850215.html

28 El 7 de julio de 2005 tres bombas explotaron simultáneamente en distintos puntos del transporte público de Londres (dos de ellas en el metro, una en un autobús). Al Qaeda se adjudicó los atentados, en más conocidos como el 7J. En los mismos fallecieron 56 personas, incluidos los cuatro sospechosos, y 700 personas más resultaron heridas.

29 Collomb, Gérard, “Imágens do outro, imagem de si”, en Cadernos de Antropología e Imágem nº6. Río de Janeiro, 1998, p. 78-88.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1
Légende De I. a D., Jamal Ahmidan, Said Berraj, Sarhane Fakhet, Abdennabi Kounjaa, Mohamed y Rachid Oulad
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67504/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Imagen 2 – Perfil - Amer El Azizi
Légende Amer el Azizi, de 37 años, fue acusado por un testigo protegido de ser el organizador de los atentados del 11-M. Casado con una española, se le considera un pez gordo de Al Qaeda en Europa. El día del suicidio colectivo de Leganés, fue reconocido por una testigo fiable cerca del piso de los terroristas. Es buscado por su relación con la célula de Al Qaeda en Madrid, por su supuesta vinculación con los atentados de Casablanca y se le considera un dirigente de la red norteafricana de Bin Laden.
Crédits EL PAÍS  -  España - 07-09-2005 http://elpais.com/​diario/​2005/​09/​07/​espana/​1126044016_850215.html
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67504/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Imagen 3
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67504/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Imagen 4
Légende Allakema Lamari, foto publicada en la nota “La Investigación del 11-M La Policía identifica a Allekema Lamari como el séptimo suicida del comando de Leganés”
Crédits El Mundo, 15 de octubre de 2004. http://www.elmundo.es/​elmundo/​2004/​10/​15/​espana/​1097864198.html
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67504/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 8,0k
Titre Imagen 5 - Perfil - Abu Dahdah
Légende El apodo de Imad Eddin Barakat Yarkas también surge en todas las investigaciones sobre terrorismo islámico en Madrid. De hecho, algunos investigadores policiales lo han llegado a calificar de cerebro del 11-M. Natural de Alepo (Siria), hijo de un general del ejército, se afilió de joven al movimiento Hermanos Musulmanes, está pendiente de sentencia como supuesto jefe de Al Qaeda en España y por su presunta relación con el 11-S. El fiscal pide para él 74.000 años de prisión.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67504/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariana Tello, « Fotografiar al otro, fotografiar al mal. Los “terroristas islamistas” en la prensa española tras los atentados del “11M” »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 10 décembre 2014, consulté le 08 mai 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67504 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.67504

Haut de page

Auteur

Mariana Tello

Dra. - Mariana Tello, Universidad Nacional de Córdoba
marianitaweiss@yahoo.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search