Navigation – Plan du site
Jorge Drouillas Espinosa

Ivette Lozoya López, Delincuentes, Bandoleros y Montoneros. Violencia social en el espacio rural chileno (1850-1870)

Santiago, LOM ediciones, 2014, 149 p.
Référence(s) :

Ivette Lozoya López, Delincuentes, Bandoleros y Montoneros. Violencia social en el espacio rural chileno (1850-1870), Santiago, LOM ediciones, 2014, 149 p.

[16/12/2014]

Texte intégral

1Este libro lanzado a mediados del 2014, viene a ser un avance en materia de investigación de la criminalidad en el Chile decimonónico. Siendo una versión publicable de la tesis para optar al grado de Magister en Historia de Chile por la Universidad de Santiago, dirigida por el profesor René Salinas, quien impone su sello ya que durante la lectura se identifica su metodología característica en la investigación, así como también el enfoque en el sujeto popular que contiene el libro. Esta obra busca relacionar las manifestaciones populares de la violencia social, en el Chile del siglo XIX. En su introducción de manera sintética y amena se propone el ambicioso proyecto de investigar la violencia popular en sus diversas manifestaciones durante el siglo XIX, como la participación en las partidas de bandoleros, las montoneras y delincuencia común.

  • 1 Lozoya López, Ivette, Delincuentes, bandoleros y montoneros. Violencia social en el espacio rural C (...)

2El objetivo de la investigación es rebatir la afirmación de la historiografía tradicional, que a juicio de la autora, ha contribuido a construir una falsa imagen de respeto a la institucionalidad y el orden. Negando el papel de la violencia en el pasado, deslegitimando de esta forma las acciones de violencia popular, contrarias a los procesos de disciplinamiento laboral y configuración de subalternidades impulsadas por la elite. El pie de inicio a la investigación es la negación sistemática1 de la dimensión política de las acciones de violencia llevadas a cabo por los sujetos populares. Para Lozoya el objetivo del libro es abordar la violencia popular como un elemento constitutivo de identidad y analizar desde una perspectiva histórica cada expresión de violencia. Bajo esta idea fuerza existen tres aspectos a investigar en el mundo rural Chileno del siglo XIX. La transgresión cotidiana, el bandolerismo y las guerrillas montoneras.

3El libro se divide en cinco capítulos. El primer capítulo es más bien una revisión y discusión de los conceptos de violencia social y como se categorizan los significantes en un contexto rural decimonónico, vinculado al sujeto popular y el espacio rural. La tensión argumental estaría dada por los fenómenos de violencia social vistos como actos de criminalidad común. Los que a juicio de la autora representarían un discurso oculto de oposición popular, a los designios culturales de la elite.

4En el segundo capítulo, se contextualiza históricamente el problema, en medio de una serie de cambios y procesos político económicos, propios del periodo de estudio entre 1850-1870. Representados por un Chile en crecimiento económico, pero también con un fuerte debate liberal, que busca modernizar a ojos de la elite, variados aspectos como la justicia, la economía, la educación e infraestructura. A juicio de Lozoya es en estas dos décadas de estudio, en donde podemos encontrar respuestas a las acciones de violencia popular, estableciendo una relación un tanto rígida entre estructura y sujetos.

5El tercer capítulo, aborda el concepto de transgresión cotidiana, definido como la respuesta del mundo popular y campesino a las transformaciones económico-sociales. Uno de los aspectos más interesantes en este capítulo es la investigación de la participación delictual femenina, en este proceso. Este aporte, muy poco explorado respecto a la visión y participación de la mujer en el delito, es uno de los puntos fuertes del libro ya que realiza un valioso aporte a un tema sólo trabajado de manera tangencial, por los historiadores del delito.

6En el cuarto capítulo se analiza, la figura del bandolero como un sujeto criminal “profesional”, por medio de la recopilación de declaraciones en expedientes y diarios, se busca definir al clásico bandolero oficio. Así como el extendido trabajo cualitativo, en torno a la participación y tipología delictual de los diversos salteos y acciones violentas, se logra establecer ciertas pautas de conducta y construcción de un perfil psicosocial del bandolero rural.

7En el quinto y último capítulo, se explora la participación popular, en las montoneras durante las guerras civiles de 1851 y 1859. Como el sujeto popular participa en los levantamientos liberales. Descartando la idea ampliamente difundida de que la participación en estos conflictos fue una acción de manipulación de masas, sin el mayor entendimiento de las clases populares. Por el contrario la autora lanza la arriesgada hipótesis de que los componentes de clase, la experiencia con las armas y una supuesta rebeldía, darían sustento a un ethos inmanente a las clases populares, habiendo definido su comportamiento durante las guerras civiles. Este capítulo, recoge aportes relevantes, como la participación popular en las montoneras y su accionar muy poco estudiado.

  • 2 Lozoya, Lopez, Ivette, Op. Cit., p. 38

8El Manejo conceptual presentado en la investigación, habla de bandidaje social, violencia y delincuencia como acciones de rebeldía. Según los enfoques presentados por las investigaciones de George Rudé, la protesta social se manifestada bajo las caras de la violencia, que serían respuestas a los quiebres culturales propios de la transición al capitalismo. Lozoya argumenta, que la violencia social adquiere distintas formas según el espacio en que se desarrolla y los sujetos que la materializan. Las acciones de transgresión a lo establecido, configurarían un discurso oculto que tendría como expresión las borracheras, las festividades, el juego el robo, amancebamiento. Que en palabras de la autora constituirían un discurso que se construye en los márgenes del poder y que va generando una acumulación de experiencias transgresoras que formarían la identidad popular.2

9De manera transversal en todos los capítulos se resalta el análisis y estrategias utilizadas por el estado para reprimir las acciones de violencia popular, así como también los discursos que la elite esgrime, para escindirse de una población a la que considera bárbara, violenta y en extremo peligrosa. A lo largo de la obra es posible encontrar la contraparte proyectual de la elite, a todos los procesos de proyección propia del mundo popular. Bajo esta hipótesis el libro es tributario de Gabriel Salazar y la idea de un proyecto popular continuamente saboteado por las elites, quienes además no son capaces, de crear un propio proyecto y solo se remiten a copiar modelos extranjeros.

  • 3 Lozoya, López, Ivette, Op. Cit. , p. 133
  • 4 Lozoya López, Ivette, Op. Cit., p. 133

10En sus conclusiones, enfatiza el papel de la violencia en la historia de Chile, contrariamente a los argumentos clásicos de la historiografía tradicional. El proceso de construcción de Estado y la transición al capitalismo, las relaciones entre las clases sociales, habrían sido edificadas sobre las acciones de violencia política, disciplinamiento social y las guerras civiles. A juicio de Lozoya, la constatación de la violencia popular a lo largo de la investigación, seria la evidencia del conflicto social existente en el mundo rural durante el siglo XIX.3 Definiendo desde esta perspectiva que la violencia social, no sería producto de la irracionalidad o con simples afanes de subsistencia. “La respuesta popular, es una acción concertada y carácter de clase, contra la subordinación, la exclusión, la represión y la explotación vive en relación con la elite”.4 Los sujetos que han decidido, realizar actos ilegales, no sólo representan una acción contra el orden liberal, sino que también transgreden el orden tradicional, en una acción de rebeldía contra los valores de la elite.

11El libro es una apuesta intrigante que sin lugar a dudas causa sin sabores. Fueron necesarias varias revisiones y conversaciones para realizar esta reseña. Una de las debilidades, que tiende a tener la historia social vinculada a la delincuencia, es el poco tiempo de estudio que dedica a las leyes y al propio pensamiento jurídico de la época. Esta obra llega a muchas conclusiones, sin siquiera comprender el fondo de la ley contra la represión del vandalaje del 3 de agosto de 1876, ley que fue fruto de la absoluta carencia de las autoridades judiciales, para garantizar la debida recolección de pruebas, ante la ineficacia y virtual inexistencia de un Estado fuerte, que solo existe en papel y discursos; pero no en la práctica con medios eficaces para la represión del delito. Se extrañan en el texto, las discusiones legales en la cámara de diputados, la recopilación de sentencias de la Gaceta de los Tribunales, el examen de la ley hispana, en que en la mayoría de los casos sobreseía por falta de méritos. El conflicto con esta investigación está en las arriesgadas conclusiones a las que se aventura con un conocimiento parcial, de la administración de la justicia decimonónica. También esgrime argumentos como las borracheras, las festividades, el juego el robo y amancebamiento como símbolos de la rebeldía popular en una sociedad en transición al capitalismo, argumento un tanto ingenuo si tomamos en cuenta que estas acciones han existido durante toda historia humana y no son necesariamente producto del capitalismo. La teorización de la violencia popular como una respuesta a la subordinación, es ambiciosa pero en extremo difícil de comprobar. La delincuencia del periodo, si bien no es en ningún caso irracional, ya se enmarca muchas veces en una planificación concertada para cometer un delito y los hechos de sangre contienen una estrecha relación entre las representaciones de la masculinidad y el honor colonial.

12Por otra parte, es una de las pocas investigaciones publicadas relativas a la violencia popular, en zonas rurales durante el siglo XIX, la incorporación del delito femenino y de hipótesis contrapuestas ayudan a estimular el debate, como fue durante la lectura de este libro. Creo que definitivamente aquí radica la importancia de este texto, que pone sobre la mesa ideas que muchas veces son difíciles de asimilar, tanto para la historiografía tradicional como para la historia social. Como mencione anteriormente, durante la redacción de esta reseña la polémica que genera su lectura es uno de los aspectos más ricos que entrega la investigación. El aporte teórico de esta publicación radica, en las hipótesis arriesgadas y poco conformistas que presenta, es un buen aporte a la investigación criminal y la violencia social durante la construcción del Estado en Chile.

Haut de page

Notes

1 Lozoya López, Ivette, Delincuentes, bandoleros y montoneros. Violencia social en el espacio rural Chileno (1850-1870). Santiago, LOM. 2014, p. 10

2 Lozoya, Lopez, Ivette, Op. Cit., p. 38

3 Lozoya, López, Ivette, Op. Cit. , p. 133

4 Lozoya López, Ivette, Op. Cit., p. 133

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge Drouillas Espinosa, « Ivette Lozoya López, Delincuentes, Bandoleros y Montoneros. Violencia social en el espacio rural chileno (1850-1870) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 décembre 2014, consulté le 23 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67561

Haut de page

Auteur

Jorge Drouillas Espinosa

Grupo Historia y Justicia

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page