Navigation – Plan du site
Ignacio Ayala Cordero

Luis González Alvo, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916

Prohistoria, Rosario, 2013, 218 p.
Référence(s) :

Luis González Alvo, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, 218 p.

[16/12/2014]

Texte intégral

1La historiografía referente a las cárceles, el castigo, la criminalidad, la transgresión, las justicias, el sistema jurídico en cuanto a su teoría y práctica y otros numerosos y variados temas relativos a la díada historia y justicia, se han multiplicado en el ámbito de la producción académica latinoamericana y mundial.

2En esta línea investigativa general se inserta Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, de Luis González Alvo, Profesor y Licenciado en Historia por la Universidad Nacional de Tucumán, editado por Prohistoria y publicado en 2013.

3La reseña que se presenta a continuación considera el desarrollo de comentarios a partir de la estructura metodológica recorrida por el libro de González Alvo. Comenzando por el “estado de la cuestión”, el análisis pormenorizado de las diferentes variables de la problematización planteada, pasando por la estructura capitular y algunas referencias a las fuentes documentales utilizadas por el autor.

4En lo relativo al “estado de la cuestión” propuesto por González Alvo, considero que las referencias historiográficas presentadas distan mucho de generar un panorama medianamente completo de la abundante producción referente a la privación de libertad. Esta presentación bibliográfica incluye una breve referencia a Michel Foucault –cuyo Vigilar y Castigar suele ser considerado uno de los trabajos pioneros en el tratamiento contemporáneo del fenómeno criminal y carcelario–, trabajo al cual se suman las citas a Levaggi, Caimari, Casullo y Bohoslavsky, entre otros, colocando el mayor énfasis en la producción argentina, más que una discusión bibliográfica efectivamente posicionada en el interés metodológico de aprehender el objeto de estudio planteado. En esta muy breve bibliografía, se extrañan los libros de Darío Melossi y máximo Pavarini, que ni siquiera son nombrados, y que constituyen una forma de generar un debate en relación al estudio historiográfico de la cárcel, que a lo largo del libro siempre figura como una aproximación básicamente descriptiva.

  • 1 En el caso de la obra de Darío Melossi y Máximo Pavarini, véase Melossi, D. y M. Pavarini, Cárcel y (...)

5Respecto de la producción latinoamericana, sólo es brevemente comentado el trabajo colectivo detrás de The Birth of Penitentiary in Latin America. Essays on criminology, prison reform and social control, 1830-1940, mientras que están totalmente ausentes investigaciones enfocadas en países específicos de la región, como por ejemplo: Marco Antonio León y Marcos Fernández Labbé para Chile; Elisa Speckman y Jorge Trujillo Bretón para México; por nombrar sólo algunas. Volviendo a la perspectiva latinoamericana, también faltaría la referencia a aquellos dos libros fundacionales de la historiografía sobre la cárcel en el contexto contemporáneo desde América Latina, como son Reconstructing Criminality in Latin America, editado por Carlos Aguirre y Robert Buffington; junto con Crime & Punishment in Latin America. Law and society since late colonial times, editado por Carlos Aguirre, Ricardo Salvatore y Gilbert Joseph1.

  • 2 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1 (...)

6La investigación se plantea el objetivo de “analizar las causas que motivaron la decisión política de construir la Cárcel Penitenciaría provincial en la ciudad de Tucumán en los primeros años de la década de 1880, los objetivos que persiguieron sus creadores y administradores y la vida que llevaron dentro de ella quienes finalmente la habitaron”2.

7Las variables de esta problematización estructuran los capítulos del libro. En relación a las causas, el “Capítulo I: Tucumán del ‘despegue azucarero’ al Centenario. Aspectos económicos, políticos y culturales”, corresponde a la contextualización del fenómeno a analizar, que sin embargo es posible reconocer que bastante poco termina por aportar al desarrollo seguido a través de la obra. En palabras del propio autor,

  • 3 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1 (...)

“Al comenzar este trabajo se consideraba la hipótesis –basada en ciertos supuestos preponderantes acerca de la época azucarera– de que las transformaciones sociales provocadas por el despegue azucarero, entre la gran gama de cambios que habían tenido lugar desde la época de 1870 en adelante, era el factor preponderante para entender la construcción del sistema penitenciario en Tucumán. Al mismo tiempo, se estimaba que el despegue podría haber producido en las décadas de 1880 y 1890 un crecimiento en el índice de criminalidad y de encarcelamiento. No es el propósito de este libro discurrir sobre la relación que guardan ambos procesos, pero es indudable que otro factor de igual importancia influyó en la decisión, y fue el clima de época3.

  • 4 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1 (...)
  • 5 Ibíd., p. 148.

8Esta declaración – al comienzo del Capítulo IV – permitiría suponer que la hipótesis primitiva que habría guiado las primeras etapas de la investigación conducente a este libro esbozaba una causal fundamentalmente economicista del fenómeno de la criminalidad y la transgresión, y por consecuencia, de los métodos adoptados para su castigo y disciplinamiento. Sin embargo, dicha contextualización escasamente se justifica en relación a la estructura argumentativa definitivamente planteada por el trabajo. Al respecto, solamente se vuelve a referir la situación económica tucumana meramente como un factor detonante y coyuntural para la construcción de la Penitenciaría, por cuanto “la situación económica de la provincia era mucho mejor en 1881 que veinte años atrás, cuando se aprobó la construcción de una nueva cárcel pero no se llevó a cabo por falta de recursos”4, y también como factor explicativo de las condiciones estadísticas de la población carcelaria, ya que “[e]s la inmigración interprovincial relacionada con la industria azucarera y al crecimiento económico de la provincia en general la que se hacía más notoria en la Cárcel”5.

9Por su parte, los Capítulos II y III refuerzan la hipótesis efectivamente desarrollada por el autor, a saber: que el “clima de época” habría configurado una causa fundamental para la construcción de la Cárcel Penitenciaría, destacando en este sentido “el triunfo de la prédica higienista”, el desarrollo de la criminología positivista y su influencia en Argentina a través de las facultades de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Córdoba, la creación de la Oficina de Estadísticas, la instalación del sistema dactiloscópico, y la visita de Enrico Ferri a Tucumán en octubre de 1908. Ahora bien, el carácter causal de algunos de los mencionados elementos del “clima de época” se colocan en entredicho al contrastar las fechas de estos elementos, por ejemplo: la visita de Ferri, por mucha importancia que hubiera tenido para el desarrollo de las ideas criminológicas, tuvo lugar 27 años después de la fecha de construcción de la Cárcel Penitenciaría. Por su parte, la creación de la “Sección de identificación por sistema dactiloscópico” de la Intendencia de Policía, bajo la dirección de Santiago Maciel, fue en 1906. De los juristas mencionados en el “Capítulo III: La criminología tucumana. Juristas, estadísticas y la visita de Ferri”, sólo dos de ellos habrían desarrollado sus tesis doctorales en el período anterior a 1881, y si comprendemos la construcción de la Cárcel Penitenciaría como un proceso hasta la apertura efectiva de sus puertas en 1886, el número de “criminólogos tucumanos” escasamente ascendería a cuatro. Por su parte, la Oficina de Estadísticas tendría la importancia de recabar y sistematizar información sobre las condiciones del cuerpo de Policía y estadísticas judiciales, estableciendo algunas ideas sobre la criminalidad y los medios de castigarla que, si bien podrían considerarse efecto de un “clima de época”, corresponden a trabajos publicados por Juan Manuel Terán y Javier Frías, César Mur y Paulino Rodríguez Marquina, recién a partir de 1882, y cuyo énfasis está en los datos estadísticos, más que en aventurar hipótesis sobre las causas de la criminalidad.

10Estos elementos del “clima de época” nos obligan a una aproximación a la cronología del proceso de construcción de la Cárcel Penitenciaría provincial de Tucumán, que comenzaría en diciembre de 1881, con la aprobación del proyecto del gobernador Miguel M. Nougués que autorizó la compra de dos manzanas de terreno para la construcción de la nueva cárcel. Al año siguiente se encarga el desarrollo del proyecto al ingeniero español Mariano Lana y Sarto. Durante los años 1883 y 1886, sólo se levantó al ala izquierda del proyecto inicial, y su gestor había sido cesado de sus funciones por el proceso seguido en su contra por mal desempeño como director e inspector de obras del Canal del Este o Canal San Miguel.

11Hacia finales de 1886, las autoridades decidieron trasladar al nuevo edificio a una veintena de presos que existían en la antigua Cárcel del Cabildo, en el contexto de temor de una epidemia de cólera extendiéndose por el país. Desde entonces comenzó a funcionar como cárcel, pero poco tendría de Penitenciaría, en la medida que sus primeros reclusos eran fundamentalmente procesados, situación que se mantuvo como un reclamo permanente de las autoridades carcelarias y judiciales.

12En 1900, tras una serie de permanentes críticas sobre superpoblación, militarización, falta de presupuesto, abandono institucional, desprofesionalización de guardias y directivos, entre otras, se sanciona el “Reglamento Interno de la Cárcel Penitenciaría” – publicado como Anexo, al final del libro –, constituyendo un paso fundamental en opinión del autor para la instalación de una “cultura penitenciaria” en Tucumán.

13Esta referencia al Reglamento Interno, nos permite comentar la segunda parte de la problematización de la investigación: los objetivos perseguidos por sus creadores y administradores, que corresponden especialmente a las temáticas abordadas en los capítulos IV y V, titulados respectivamente “La construcción de la Cárcel Penitenciaría” y “La administración penitenciaria”.

14El primer objetivo perseguido por las autoridades provinciales habría sido de carácter constitucional, por cuanto es referido en numerosos pasajes el Artículo 18 de la Constitución Nacional, prescribiendo que “las cárceles de la República serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas”, además el referente anterior en cuanto a instituciones de reclusión en Tucumán, había sido el Cabildo, que reunía tanto la incapacidad estructural para albergar a los reclusos, como implicar un resabio del Antiguo Régimen. A ello apuntarían todas las continuas reformas de construcción del penal, como la construcción de nuevas celdas y letrinas para una población carcelaria en constante aumento, y también la posterior construcción (en 1907) de la Cárcel de Contraventores, para procesados y penados a prisión y arresto, que hacia 1915 sería anexada a la Penitenciaría.

  • 6 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 330, fs. 183-184. Citado en: González (...)

15En segundo lugar, el autor reconoce como objetivo también la posibilidad de segregar efectivamente a la población carcelaria, por cuanto durante todo el período habría sido una constante “(…) que este mismo Establecimiento es a la misma vez Presidio, Penitenciaría, Cárcel de Encausados, Depósito de Dementes y Asilo de Menores, causa por la que tiene que existir la forzosa promiscuidad, que es tan combatida por los criminalistas modernos”6. De esta manera podrían seguirse los lineamientos de la criminología positivista, que consideró a “mujeres, menores, ‘enfermos del espíritu’ y presidiarios” como los “indeseados” del sistema penitenciario.

16En tercer lugar, esta vez mucho más explícitamente planteado por el autor, la construcción de la Cárcel Penitenciaría en Tucumán habría perseguido fortalecer la “función pedagógico-correctora de la prisión”, también conceptualizada como “la voluntad regeneradora de la prisión”, a través de la tríada compuesta por el trabajo en los talleres, el estudio de la lectura y escritura, aritmética elemental, nociones elementales de historia y geografía, e instrucción cívica en la Escuela Primaria de la Penitenciaría; y finalmente la religión, implementada por el servicio de un Capellán.

17Los últimos apartados, “Capítulo VI. Los hombres de la cárcel, “Capítulo VII. La vida cotidiana” y “Capítulo VIII. La salida de la prisión”, constituyen el que a mi modo de ver es el gran aporte historiográfico de la investigación de Luis González Alvo, y que precisamente corresponden a “la vida que llevaron dentro de ella quienes finalmente la habitaron”.

18En el Capítulo VI, se bosqueja un panorama general de aquellos que efectivamente habitaron la cárcel, y cómo se pasó de 4 a 34 funcionarios entre 1886 y 1914. También se da cuenta que tras la sanción del Reglamento Interno, en 1900, la Cárcel Penitenciaría pasó desde la órbita de la Intendencia de Policía a la del Ministerio de Justicia.

  • 7 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1 (...)

19En relación a los reos, se esbozan datos de gran interés para una historia social de los sectores subalternos, o para una historia social de la cárcel enfocada en las prácticas cotidianas de los sujetos privados de libertad. En particular, me llama la atención la referencia que se hace a la correspondencia y visitas recibidas por los penados, así como igualmente los castigos impartidos. Otro dato interesante es la convivencia de los reos condenados a Penitenciaría con aquellos catalogados como “indeseados”7. También figuran datos como el uniforme de los penados, sobre la alimentación, además de los datos estadísticos frecuentes en este tipo de publicaciones: edad, estado civil, nivel de alfabetización, ocupación, nacionalidad y eventuales condenas anteriores.

  • 8 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1 (...)

20El Capítulo VII hace un esbozo del protocolo de ingreso a la Cárcel Penitenciaría que incluía “la colocación del uniforme azul, la rasuración del vello facial, el corte del cabello y la asignación de un ‘número de orden’”. Así mismo, la mentada “voluntad regeneradora de la prisión” se reforzaba con los tres pasos que completaban el ingreso de cada penado. Primero, inscribirlo en los libros de registro, asignándole un número para constancia de la permanente evaluación y vigilancia a la que estará sometido durante su reclusión. En segundo lugar, se debía someter a una transformación física que simbolizaba su futura transformación a nivel espiritual: se le sometía a un baño, se le afeitaba y cortaba el cabello, “una vez bañado, rebautizado y uniformado, el hombre ya se había convertido en un auténtico preso de la Penitenciaría en la senda hacia la rehabilitación”8. El tercer paso era una cuádruple evaluación: física por el médico, espiritual por el capellán, moral por el maestro de la escuela y disciplinar por el director.

21Más adelante se presentan las condiciones de vida de los reos, en relación a su vestimenta, higiene, alimentación, salud, relación entre los internos, relación entre los presos y los guardias y directivos y el empleo del “tiempo libre”. Nuevamente en lo referente a una futura historia de la cárcel desde la perspectiva de los reclusos, más allá de la mirada que permanentemente se posiciona en la estructura de la administración de justicia y la cárcel como dispositivo de disciplinamiento y control social, en este capítulo asoman nuevos datos de mucho interés para el investigador.

  • 9 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 330, fs. 146-148. Citado en: González (...)
  • 10 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 211, fs. 308-310. Citado en: González (...)

22Entre los episodios mencionados en este capítulo destaca en primer lugar, la riña a cuchilladas entre dos reos, de cuyo sumario “se desprendió que Galván había comprado una ‘cortaplumas con tirabuzón y dos filos’ a otro preso y en complicidad con un procesado, había hecho llamar a Tapia al Pabellón Nº 2, donde lo atacó”9. Por otra parte, los incidentes ocurridos en 1900, cuando presos y guardias se reunían por las noches a beber, tocar la guitarra y jugar juegos de azar por las noches; también se refiere varias veces el caso de unos guardias que salieron con presos a visitar prostíbulos cercanos. Otro episodio muy significativo en este interés por desentrañar la vida cotidiana dentro de la Penitenciaría de Tucumán es que en 1895, en el contexto de una visita judicial, se informaba al ministro de Gobierno “que la caída de tejas en los techos de la Penitenciaría se debía a que los presos jugaban al fútbol”10. Finalmente es referido, de una manera ligeramente más profunda el caso del “Motín de las Botellas contra los Máusers”, como tituló El Orden al asesinato de al menos siete reclusos y heridas de diversa consideración sobre nueve más, a manos del personal carcelario al mando de Leandro Aráoz, director de la Cárcel.

23En este sentido, existiría la posibilidad de desarrollar esta temática mucho más detalladamente, lo que a la luz de la documentación referida sería factible. No obstante, estos capítulos finales dan cuenta de un trabajo escaso a partir de un tema bastante original y un efectivo aporte a la historiografía sobre el tema.

24El Capítulo VIII y final, se refiere a la salida de la cárcel, donde se plantea que las formas de terminar con sus días tras las rejas para varios penados fueron: el cumplimiento de la pena o salidas alternativas, el indulto, la fuga y la muerte. Estos temas son apenas esbozados, salvo por el indulto, que considera un apartado de algunas páginas, sin llegar a desarrollar el tema en profundidad.

25En suma, desde mi punto de vista, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916 se trata de una investigación descriptiva del proceso de construcción y primeros años de la Cárcel Penitenciaría provincial de Tucumán, que en el contexto de la historiografía de la prisión carece de grandes tintes de originalidad. No obstante, constituye un aporte en cuanto al caso específico tucumano abordado desde una perspectiva regional, y en lo relativo a las posibilidades que plantea para futuras investigaciones sobre la vida cotidiana dentro de los penales. Desde la perspectiva del investigador de los regímenes carcelarios, considero que en términos teóricos plantea tácitamente un cuestionamiento a la frecuentemente desarrollada perspectiva economicista sobre el delito –a mayor avance de la modernización capitalista, más serían los dispositivos tendientes al disciplinamiento de mano de obra, entre los cuales la cárcel figuraría en un lugar central–, relevando la importancia de una historia de las ideas como otra causa del desarrollo de los sistemas carcelarios.

Haut de page

Notes

1 En el caso de la obra de Darío Melossi y Máximo Pavarini, véase Melossi, D. y M. Pavarini, Cárcel y Fábrica. Los orígenes del sistema penitenciario (siglo XVI-XIX), Siglo XXI, México, 1980; Pavarini, M., Control y Dominación. Teorías criminológicas burguesas y proyecto hegemónico, Siglo XXI, Buenos Aires, 2003.

Para el caso de Chile: Fernández Labbé, Marcos. “Prisión Común, Imaginario Social e Identidad. Chile, 1870-1920”. DIBAM/Andrés Bello, Santiago, 2003; León, Marco Antonio. “Encierro y Corrección: La configuración de un sistema de prisiones en Chile (1800-1911)”. U. Central, Santiago, 2003. Para el caso mexicano, Speckman Guerra, Elisa, Crimen y Castigo: Legislación Penal, Interpretaciones de la Criminalidad Y Administración de Justicia (Ciudad de México, 1872-1910), COLMEX/UNAM, México, 2002; y Trujillo Bretón, Jorge, Entre la Celda y el Muro: Rehabilitación social y prácticas carcelarias en la penitenciaría jalisciense Antonio Escobedo, 1844-1912, COLMICH, Michoacán, 2011.

En el caso de las referencias latinoamericanas, sobre criminalidad y regímenes carcelarios, existen tres títulos que inauguran la historiografía específica, con perspectiva latinoamericana, véase Salvatore, Ricardo & Carlos Aguirre, The Birth of Penitentiary in Latin America. Essays on criminology, prison reform and social control, 1830-1940, University of Texas Press, Austin, 1996; Aguirre, Carlos A. & Robert Buffington, Reconstructing Criminality in Latin America, Jaguar Books, Wilmington/Delaware, 2000; y Salvatore, R., C. Aguirre & Gilbert M. Joseph (edits.), Crime and Punishment in Latin America. Law and society since late colonial times, Duke University Press, Durham/London. 2001.

2 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 9.

3 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 93.

4 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 98.

5 Ibíd., p. 148.

6 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 330, fs. 183-184. Citado en: González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 149.

7 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 148 y ss.

8 González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 155.

9 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 330, fs. 146-148. Citado en: González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 159.

10 Archivo Histórico de Tucumán, Sección Administrativa, volumen 211, fs. 308-310. Citado en: González Alvo, Luis, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916, Prohistoria, Rosario, 2013, p. 159.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ignacio Ayala Cordero, « Luis González Alvo, Modernizar el Castigo. La construcción del régimen penitenciario en Tucumán, 1880-1916 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 décembre 2014, consulté le 19 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67613

Haut de page

Auteur

Ignacio Ayala Cordero

Grupo de Estudios Historia y Justicia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page