Navigation – Plan du site
Edwin Cruz Rodríguez

Carlos Caballero Argáez, Mónica Pachón Buitrago y Eduardo Posada Carbó (comps.), Cincuenta años de regreso a la democracia

Bogotá, Universidad de Los Andes, 2012, 321 p.
Référence(s) :

Carlos Caballero Argáez, Mónica Pachón Buitrago y Eduardo Posada Carbó (comps.), Cincuenta años de regreso a la democracia, Bogotá, Universidad de Los Andes, 2012, 321 p.

[16/12/2014]

Texte intégral

1Esta obra compila las ponencias presentadas en un evento, realizado a principios de 2012 en la Universidad de los Andes, con el propósito de conmemorar medio siglo del establecimiento del Frente Nacional (1958) en Colombia. Para los compiladores, el director de la Escuela de Gobierno de la misma Universidad, Carlos Caballero Argáez, la politóloga Mónica Pachón y el reconocido historiador Eduardo Posada Carbó, el libro “es una invitación a revisar el significado del Frente Nacional desde la perspectiva de la democratización, un proceso lleno de complejidades que se inauguró oficialmente con la presidencia de Alberto Lleras Camargo, en 1958” (p. 9).

2El texto está organizado en cinco grandes partes. La primera se interroga por el proceso político en el período del Frente Nacional (1958-74) desde una perspectiva histórica y comparativa, y contiene tres trabajos: una revisión historiográfica del politólogo Andrés Dávila, una sugestiva propuesta analítica basada en la concepción del Frente Nacional como un proceso de “redemocratización” de J. Samuel Valenzuela, y una indagación sobre los legados del Frente Nacional para la democracia contemporánea de Jonathan Hartlyn.

3La segunda parte está enfocada en el estudio de los arreglos institucionales del Frente Nacional y agrupa un trabajo de Humberto de la Calle Lombana en el que examina la validez constitucional del plebiscito de 1957, que legitimó el acuerdo entre los partidos Liberal y Conservador, a la luz de la valoración que la Corte Constitucional hizo en 2003 de una iniciativa similar, y una reflexión del historiador Jorge Orlando Melo sobre las limitaciones del poder durante ese período, que le permite realizar un balance entre lo que se prometió y lo que se consiguió.

4La tercera parte reúne dos textos orientados al análisis de la violencia durante el Frente Nacional: el sociólogo Francisco Leal Buitrago analiza las relaciones cívico militares, destacando la ausencia de una política militar, la consiguiente autonomía de los militares en el manejo del orden público y el recurso permanente al estado de sitio, que impusieron grandes limitaciones a la democracia; por su parte, el historiador Isidro Vanegas formula algunas hipótesis sobre la relación entre las guerrillas y la democracia durante el período.

5La cuarta parte contiene un trabajo de los politólogos Mónica Pachón y Gary Hoskin, en el que realizan un concienzudo análisis de la competencia electoral intrapartidaria e interpartidaria durante el período, que da luces para la comprensión de las dinámicas políticas del Frente Nacional, más allá de las perspectivas monolíticas con las que ha tendido a interpretarse.

6Finalmente, la quinta parte comprende tres trabajos que indagan sobre distintos aspectos de la política económica durante el Frente Nacional. Miguel Urrutia destaca la puesta en práctica del modelo de desarrollo endógeno que de cierta manera contribuyó a sentar las bases del intervencionismo estatal y que tuvo un desempeño aceptable en materia social. Carlos Caballero Argáez, por su parte, realiza una reconstrucción histórica de la planeación, que llama la atención sobre un aspecto poco estudiado por la historiografía especializada en el período con consecuencias muy importantes para comprender cabalmente el funcionamiento del Estado y la administración pública. En fin, Albert Berry analiza por qué no se pudo llevar a cabo la reforma agraria durante éste crucial período, destacando mediante hipótesis contrafácticas los límites que las élites bipartidistas enfrentaron en este terreno, pero al mismo tiempo llamando la atención sobre las consecuencias negativas que la alta concentración de la propiedad territorial ha tenido en Colombia, sobre la democracia y la violencia.

7En su conjunto, la obra consigue ofrecer un panorama bastante completo del período del Frente Nacional, tanto por su variedad temática como por las distintas hipótesis y valoraciones. Tal vez la importante diversidad de temas tratados habría podido complementarse con un estudio sobre las dinámicas de la acción colectiva y los movimientos sociales, teniendo en cuenta que tal período también coincidió con importantes luchas de los campesinos, los trabajadores y los estudiantes, entre otros, que recurrieron a distintos repertorios de protesta para hacer oír su voz. En cuanto a las valoraciones, el texto presenta una diversidad de orientaciones. Existe una preocupación en varios de los trabajos por resaltar que no puede realizarse una asociación simple entre el régimen político del Frente Nacional y el surgimiento de las guerrillas de orientación revolucionaria. Dicho énfasis resulta por momentos innecesario, pues si bien el carácter “excluyente” del régimen político sirvió en aquella época, en boca de los líderes guerrilleros, para legitimar su recurso a la violencia, hoy en día difícilmente podría sostenerse una hipótesis de ese tipo. No obstante, aceptar que el carácter excluyente del acuerdo bipartidista no puede explicar por sí mismo el origen de la subversión no debería conducir a aminorar el grado en que la exclusión de terceras fuerzas del sistema político institucional funcionó como un factor necesario, sólo suficiente junto con otros factores, para alimentar directa e indirectamente esa forma de violencia.

8Por otra parte, es cierto que el Frente Nacional probablemente obedeció a una necesidad política de acabar con la violencia entre los partidos, como sugieren varios de los autores; empero, incluso este argumento falla si se tiene en cuenta que de cierta manera las guerrillas y bandas partidistas protagonistas de La Violencia habían logrado desarticularse, por lo menos en cuanto organizaciones políticas, por el gobierno militar de Rojas Pinilla (1953-1957). Por consiguiente, para el momento en que se suscriben los acuerdos entre los dos partidos tradicionales, la situación política es distinta del momento en que se instaura el régimen miliar (1953). En el fondo, suponer que fue el Frente Nacional el que aseguró el fin de la violencia hace eco del discurso con que las élites bipartidistas legitimaron lo que en un principio se denominó “Frente Civil”: que tal acuerdo supondría el retorno a la democracia, paradójicamente capturada por un dictador que había llegado al poder también por voluntad de los dos partidos, y el fin de la violencia, desconociendo que el recurso político a la violencia no menguó sino más bien se transformó desbordando las orientaciones ideológicas del bipartidismo.

9También existe evidencia de que el período del Frente Nacional se caracterizó por un marcado desarrollo económico y una importante reducción de la desigualdad social. No obstante, si se recurre a una perspectiva comparativa, es fácil hallar evidencias de que el desempeño de los gobiernos del Frente Nacional en términos de política económica y social, incluso en sus expresiones más reformistas, como fue el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970), se inscribe en una tendencia general en el contexto de los países latinoamericanos gracias, entre otras cosas, a la hegemonía del modelo de desarrollo basado en la industrialización por sustitución de importaciones y a un entorno internacional favorable con las iniciativas de la Alianza para el Progreso. Antes de explicar el desarrollo económico y social de ese período, habría entonces que examinar si el desempeño de Colombia fue excepcional respecto de los demás países que implementaban políticas reformistas tan similares.

10Ahora bien, aún cuando se aceptara que el Frente Nacional tuvo como virtudes pacificar el país y establecer las bases de su desarrollo socioeconómico, una lectura objetiva no debería olvidar que tales virtudes tuvieron un costo bastante elevado en términos de democratización. Si bien el plebiscito de 1957 obtuvo una amplia votación, difícilmente se podría decir que ello legitima el sistema político del Frente Nacional, en la medida en que algo tan fundamental como la alternación en la presidencia, como bien recuerda de la Calle (p. 138-139), no hizo parte del mismo, sino se acordó mediante Acto Legislativo en el Congreso. Probablemente sea cierto que, como afirma Melo (p. 139) la mayoría de la población tuviese filiación con alguno de los partidos tradicionales y, por lo tanto, que los excluidos fuesen una minoría absoluta. Pero este tipo de argumentos, en lugar de legitimar una democracia restringida operan como una crítica, en la medida en que no puede existir democracia allí donde las minorías no tengan la posibilidad, aunque sea formal, de acceder al gobierno. Por otra parte, este argumento según el cual los excluidos fueron una minoría, en efecto puede usarse para descalificar la lucha armada, pero no para legitimar al Frente Nacional como una democracia.

11De la misma manera, el argumento según el cual hubo competencia, interpartidista e intrapartidista, durante el Frente Nacional -lo que posibilitó que expresiones políticas ajenas al bipartidismo como el Partido Comunista tuvieran cierta representación en el sistema político- resulta aceptable y fundamentado. Sin embargo, cabría cuando menos establecer las diferencias entre un sistema político con cierto grado de competencia y un régimen democrático. Hasta regímenes abiertamente catalogados como autoritarios albergan en su interior un cierto grado de competencia, con mecanismos electorales y representativos o sin ellos. Además, las concepciones minimalistas y analíticas – por contraposición a las prescriptivas o normativas – de la democracia enfatizan el hecho de que el gobierno democrático debe proveerse mediante el mecanismo electoral con una regularidad en el tiempo, así como en la plena vigencia de los derechos y libertades, de expresión, organización, entre otros. Pero, siguiendo la perspectiva minimalista o formal de la democracia, también es necesario que exista la posibilidad de alternación en el gobierno. Por esta razón un régimen político en el cual existen mecanismos electivos y representativos, pero en el que éstos no conducen a la alternación en los cargos públicos de elección porque esa alternación está predefinida por ley, como es el caso del régimen político colombiano durante el Frente Nacional, difícilmente puede catalogarse como una democracia de pleno derecho. Quizás por esta razón la democracia colombiana siempre se ha acompañado de diversos adjetivos y tal vez por eso la caracterización más aceptada del régimen político durante el Frente Nacional ha sido la de “democracia restringida”, como sostiene en su texto Hartlyn.

12Empero, de fondo lo anterior implica que las teorías de la transición a la democracia no son las más pertinentes para realizar una lectura distinta del Frente Nacional. A este respecto, la teoría política contemporánea distingue los regímenes políticos con una buena cantidad de matices, que van desde los “autoritarismos electorales” hasta los distintos grados de “consolidación de la democracia”, que quizás podrían iluminar de mejor forma el análisis.

13Adicionalmente, una interpretación objetiva del Frente Nacional no puede dejar de lado el legado nocivo que implicó el hecho de que las élites bipartidistas no se responsabilizaran de los estragos que causaron durante la época de la violencia: nunca hubo un proceso de transición propiamente dicho, en el que se intentara hacer justicia, empezando por la resolver el problema de concentración de la propiedad territorial que se gestó mediante la violencia en varias regiones, que pasara por un proceso de perdón y de reconstrucción de la memoria de las víctimas para evitar que situaciones tan atroces como las que tuvieron lugar en ese entonces se repitieran. Más bien hubo una política de olvido, sustentada precisamente en el hecho de que el “Frente Civil” y posterior Frente Nacional se legitimó como el retorno al régimen democrático, satanizando la dictadura que las mismas élites habían contribuido a encumbrar, una vez que el dictador intentó autonomizarse de ellas.

14Todo lo anterior plantea que no solo los altos índices de represión producto del uso permanente del estado de excepción, la autonomía de los militares en el manejo del orden público, o la exclusión formal e informal de terceras fuerzas ponen en cuestión el carácter democrático del Frente Nacional. También el hecho de que, en contraste con la tesis que sostiene que dicho arreglo permitió transitar hacia un país democrático, en paz y camino al desarrollo, puede sostenerse que los interminables ciclos de violencia pueden también comprenderse por la ausencia de justicia, memoria y perdón que lo caracterizó.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edwin Cruz Rodríguez, « Carlos Caballero Argáez, Mónica Pachón Buitrago y Eduardo Posada Carbó (comps.), Cincuenta años de regreso a la democracia », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 décembre 2014, consulté le 17 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67644

Haut de page

Auteur

Edwin Cruz Rodríguez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page