Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2014Hermes Tovar Pinzón, La sal del d...

Edwin Cruz Rodríguez

Hermes Tovar Pinzón, La sal del desarrollo

Bogotá, Universidad de los Andes, 2011, 204 p.
Référence(s) :

Hermes Tovar Pinzón, La sal del desarrollo, Bogotá, Universidad de los Andes, 2011, 204 p.

[16/12/2014]

Texte intégral

1Hermes Tovar Pinzón, historiador de la Universidad Nacional de Colombia y doctor en historia de la Universidad de Oxford, es uno de los más destacados representantes de la denominada “nueva historia” en Colombia. En este pequeño libro presenta tres ensayos elaborados en distintos momentos pero con preocupaciones y problemas transversales. Como él mismo indica, “la sal del desarrollo son lecciones de historia que invitan a valorar la importancia del tiempo largo en la comprensión del presente y ver el presente como una congestión de fenómenos que solo pueden ser analizados en función del pasado profundo de la sociedad” (p. 4).

2Bajo esta perspectiva, los tres trabajos abordan las relaciones entre la memoria y la larga duración, los ciclos cortos y el recuerdo, relievando la necesidad de realizar más investigación en historia, particularmente económica, para comprender de mejor manera la formación nacional. En particular, existe una preocupación por las herencias del colonialismo, en una clave muy cercana a la teoría de la dependencia, como un factor que no sólo negó la posibilidad a los países latinoamericanos de crecer con desarrollo, sino que operó una despersonalización que afectó los procesos creativos autóctonos y que se proyecta hasta el presente en la influencia que ostentan entes externos a los países de la región en la determinación de los horizontes de sentido y los modelos políticos y socioeconómicos a implementar.

3Precisamente el primer ensayo, “El huevo, la aguja y el elefante”, constituye una invitación a los economistas para articular los modelos matemáticos, tan usados hoy en día, con una lectura histórica de larga duración, que permita comprender los problemas heredados de la dominación colonial y su persistencia en el tiempo. Ésta perspectiva es inconcebible si no se realiza un cuidadoso levantamiento de series estadísticas en los archivos, tarea para la cual el desarrollo tecnológico actual brinda enormes posibilidades. A partir de una evocación de las grandes obras arquitectónicas y económicas, así como el legado cultural de los ancestros mayas, Tovar realiza una crítica al enfoque neoinstitucional, que se ha afincado con fuerza en las escuelas de economía para explicar el devenir histórico de la sociedades y los problemas del desarrollo, enfatizando problemas asociados a los derechos de propiedad, el papel de la información en los mercados y los costos de transacción. A su juicio,

“Más que los derechos de propiedad, como razón explicativa de sus logros y de su caída, hay otras categorías como la reciprocidad y la redistribución que pueden dar cuenta de los tejidos que hicieron posible el crecimiento hacia la civilización de las economías comunitarias de antaño. Sin embargo, aquellas sociedades y construcciones civilizatorias de nuestros antepasados ingresaron, ellas mismas, desde el siglo XVI, al consumo del mundo occidental como bienes exóticos y marginales. Y lo hicieron de una manera tan trágica que ninguno de sus grandes conocimientos, como la astronomía, siguió actuando en las prácticas científicas y tecnológica de nuestros pueblos” (p. 14-15).

4Así pues, no sólo factores endógenos operan en el desarrollo de los países, sino fundamentalmente su posición en las relaciones de poder a nivel internacional. El colonialismo no sólo produjo grupos de poder internos articulados a los intereses foráneos, sino que implicó un enorme trauma cultural patente en la imposibilidad de definir modelos de desarrollo propios, al acabar con la creatividad, la memoria y la identidad. En otras palabras, los países latinoamericanos nunca han tenido en su poder la decisión autónoma de definir sus modelos económicos y políticos de desarrollo y, por tanto, constituye un grave error partir de que sí lo han tenido. Por el contrario, los intentos de transformación revolucionaria han sido frustrados por poderes externos. Por consiguiente, el neoinsitucionalismo abandera un discurso ahistórico sobre las instituciones y el desarrollo económico de América Latina, al no tener en cuenta tanto los legados coloniales como la persistencia de los poderes externos de facto que se han encargado de hacer perdurar dichos legados. Como afirma Tovar,

“No basta con señalar el tipo de instituciones creadas en América Latina, sino que es necesario determinar el peso político de los imperios dominantes en cada etapa del crecimiento global. Entonces aquello de que el desempeño de los primeros años de una nación determina el desarrollo a largo plazo de ella, no es cierto. Todos los esfuerzos de cambio hechos por nuestras naciones han sido intervenidos por los imperios que exigen ajustar las instituciones a sus intereses y proyectos. Ignorar este hecho es equivocar todo análisis sobre la realidad de América Latina y, sobre todo, no reconocer su historia” (p. 21).

5El segundo trabajo, “El recuerdo y la memoria: el oficio del historiador”, es una interrogación sobre las relaciones entre el pasado y el presente. Se trata de una reflexión a partir de su propia experiencia como historiador, de la manera como el recuerdo, que él asume como la actualización de las vivencias de su propia generación y de su horizonte vital, y la memoria, concebida como la reconstrucción de las experiencias de generaciones anteriores, se entretejen en sus preguntas, problemas y formas de escritura de la historia. La relación entre ambos, recuerdo y memoria, se produce en lo que el profesor Tovar denomina un “macrosistema”, para el caso de América Latina, el sistema colonial, muchas de cuyas estructuras se mantienen vigentes y producen distintos efectos en nuestras sociedades a principios del siglo XXI. Las reflexiones sobre el oficio del historiador se entrelazan con su propia historia de historiador, con sus recuerdos de infancia y con el papel de la geografía, como señas de las complejas relaciones entre corta y larga duración. De ahí la importancia que para él adquiere la geografía y la infancia, los recuerdos vividos que lo impulsan a preguntarse por las conexiones que esto tiene con la memoria, con el tiempo de onda larga cuyas constricciones viven en el presente: “el oficio de narrar la historia gira para mí entre el tiempo corto que configura el recuerdo y el tiempo largo que asalta la memoria” (p. 63).

6Para Tovar, aunque la historia no se reduce a una forma de ficción, no puede ser totalizante, debe admitir diversas miradas que mantengan viva la capacidad o cuando menos la intensión de comprensión del otro. Escribir historia no es sólo aferrarse al tiempo largo muerto de la memoria, sino también estar en el presente, acudir a los avances de otras ciencias, a perspectivas pluridisciplinarias, etc.: “En la historia no es posible mirar los testimonios como si fuesen cadáveres. Cada documento es un ícono que esconde la sangre, los atributos y los sentimientos de quien lo escribió y sobre aquello que lo enorgullece o aflige. Para un historiador es importante reconocer hasta los tonos con que se graban las palabras” (p. 105). En esta vena, el profesor Tovar recuerda una buena cantidad de temas por él estudiados, el colonialismo, los problemas de la tierra en Colombia, el desarrollo de grandes empresas, entre otros, al tiempo que señala aquellos que se han quedado en el tintero, como la investigación de la cultura popular mediante la música de cantina o los modelos estéticos cambiantes de ayer y de hoy.

7Finalmente, el último ensayo, “La otra orilla del silencio”, entrelaza el papel de los subalternos en la historia con la importancia de la memoria y los procesos de reparación. Para ello realiza una reflexión sobre la memoria de la guerra civil española, hecha por la primera generación luego de la transición democrática, en contraste con el caso colombiano: “La primavera del recuerdo hará florecer nuevas verdades sobre los desastres de la guerra que se traducen en campos y proyectos de lucha ideológica como en España o, en casos de mesianismo y abstención política, como en Colombia” (p. 5).

8En este sentido, el profesor Tovar hace un llamado a escuchar los silencios e implementar metodologías que, como lo plantea Guha, permitan oir la voz de los subalternos: “Para la primera generación de la democracia española, la guerra habitó en el silencio que elaboraron los abuelos. Desde allí, como si fuesen lámparas mágicas, los recuerdos salieron para convertir las trincheras, la muerte y conflicto, en fantasías” (p. 146). Los testimonios de 11 jóvenes de la primera generación española de la democracia dan fe de una herida viva. La transición se caracterizó por el silencio, no hubo un debate nacional sobre lo acaecido. Por ello, hay una memoria distinta entre perdedores y ganadores. En las casas de los perdedores nunca se habló de la guerra y su silencio fue parte de su derrota. No hubo un debate público, lo que hubo fue una “amnesia oficial” (p. 169). Se ha confundido así la amnistía con amnesia y la reconciliación con olvido. Pero el Franquismo, entre 1936 y 1939, fue también un ejemplo para las dictaduras militares latinoamericanas y, en Colombia, para la época de terror de Laureano Gómez. En las guerras civiles colombianas no se han escuchado las voces de los silencios. La política colombiana ha instrumentalizado a las clases subalternas pretendiendo hacer tabula rasa del pasado y refundir en el crecimiento económico el terror oficial. El profesor Tovar termina reflexionando sobre la importancia del pasado en el presente y el papel que los historiadores y los ciudadanos en general pueden asignarle en la construcción del futuro de las sociedades, de las catarsis y la superación y no repetición de los traumas:

“El pasado no se borra por el deseo personal o social, sino que se asume y se sufre, se goza o se alaba. Sólo el tiempo lo decanta al arrancarlo de la tradición oral para reducirlo a testimonios escritos, objetos visuales y formas sonoras. Mientras el pasado viva con la carne y el hueso adosados a la palabra, a la escritura y a la imagen visual, la política se llena de pasiones y existen riesgos de poner en marcha la intolerancia y la insurrección. Si se rescata como herencia perdida, los exiliados del tiempo se encarnarán en él con sus pasiones y sus traumas. Por eso, el olvido no es el exilio de la historia, sino un compromiso social que en esencia busca dar cuenta de los duelos pendientes. La catarsis requiere tribunales de paz, donde ser reconozcan los rostros de los culpables y el derecho de las víctimas a ser indemnizadas. Lo demás es prolongar el trauma que, convertido en paranoia, puede conducir a desequilibrios y al surgimiento de iluminados con funciones de mesías, de promeseros de democracias armadas y de justicieros revanchistas”. (p. 180)

9Así pues, lo deseable es la justicia y la reparación, no el perdón y el olvido, porque dejan intacto aquello que motivó el trauma. Pero la historia no puede constituir una herramienta para quedar preso del pasado, recriminar y revivir el trauma, sino para construir una vida mejor a partir de la razón, como una herramienta que permite realizar una catarsis colectiva e impedir la repetición de las experiencias traumáticas.

10En fin, la obra llama la atención sobre las herencias de larga data, como el colonialismo, que sólo pueden ser evaluadas acudiendo a la historia. Cabe resaltar el particular enfoque que Tovar tiene del colonialismo, en la medida en que el hecho de verlo como un “macrosistema” permite tener una perspectiva articulada de sus legados, que no se agotan en traumas culturales e identitarios, sino que se proyectan a la política con fenómenos como la corrupción y a la economía con los problemas del desarrollo. Por otra parte, tanto su constante empeño en la consideración de la larga duración como el énfasis en la necesidad de ampliar las perspectivas disciplinarias, así como su estilo, marcadamente metafórico y alejado de la fría prosa de la economía y la historia económica actuales, hacen del libro un desafío importante para ambas disciplinas. Constituye, en últimas, una invitación a pensar por y desde sí mismos, a reconocernos en nuestra propia historia, asumir nuestro pasado como condición para proyectarnos a un futuro propio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edwin Cruz Rodríguez, « Hermes Tovar Pinzón, La sal del desarrollo », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 décembre 2014, consulté le 01 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67649 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.67649

Haut de page

Auteur

Edwin Cruz Rodríguez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search