Navigation – Plan du site
Mario Gustavo Parrón

La diplomacia argentina en el conflicto bélico del Chaco Boreal según el intransigente y nueva época

Argentina’s diplomacy in the conflict of Chaco Boreal as the intransigente and nueva época
[10/03/2015]

Résumés

El objetivo principal del presente trabajo consiste en analizar de qué manera son presentadas en la prensa salteña, las acciones llevadas a cabo por la diplomacia argentina en relación con el conflicto armado del Chaco Boreal. Para ello se selecciona el periodo histórico que se ubica entre los años 1932-1935, tiempo durante el cual se desarrolló la guerra entre Bolivia y Paraguay.
Se parte del planteo central ya esbozado por la historiografía boliviana y por recientes aportes de investigadores argentinos, en donde se precisa que la temática de la diplomacia argentina es cuestionada por el gobierno y la ciudadanía boliviana de la época. Específicamente en lo referido a la ineficacia de la mediación argentina que se iba redefiniendo a medida que transcurrían los combates en el territorio en litigio. Pero sobre todo a partir de las decisiones políticas tomadas que estuvieron condicionadas por los intereses económicos de particulares y que hicieron que el gobierno argentino se inclinase por la culminación de la contienda a favor del Paraguay.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

Prensa, Salta, Guerra, Diplomacia, Territorio
Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Sus orígenes se remontan al 01 de abril de 1891. Inicialmente se denominó El Cívico, “órgano del pa (...)
  • 2 Nueva Época se fundó en el mes de abril del año 1909 por Agustín Usandivaras su director y dirigent (...)

1El objetivo principal del presente trabajo consiste en analizar de qué manera son presentadas en la prensa salteña, las acciones llevadas a cabo por la diplomacia argentina en relación con el conflicto armado del Chaco Boreal. Para ello se selecciona el periodo histórico que se ubica entre los años 1932- 1935, tiempo durante el cual se desarrolló la guerra entre Bolivia y Paraguay. Para el estudio también se emplea información proporcionada por los periódicos salteños El Intransigente1 y Nueva Época2, vinculados políticamente con el partido político radical y con tendencias conservadoras/democráticas respectivamente.

  • 3 En particular de las elites intelectuales.

2Se parte del planteo central, ya esbozado tanto por la historiografía boliviana como paraguaya, por fuentes provenientes del Ministerio de Relaciones de la República Argentina y por los aportes de recientes investigaciones históricas, en donde se replantea que la temática de la diplomacia argentina es cuestionada por el gobierno y la ciudadanía boliviana de la época.3 Específicamente en lo referido a la ineficacia de la mediación argentina que se iba redefiniendo a medida que transcurrían los combates en el territorio en litigio. Pero sobre todo a partir de las decisiones políticas tomadas que estuvieron condicionadas por los intereses económicos de particulares y que hicieron que el gobierno argentino se inclinase por la culminación de la contienda a favor del Paraguay.

Orígenes de la guerra y primeros intentos diplomáticos por detenerla

  • 4 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Historia General de las relaciones exteriores de la Repúbli (...)

3En términos generales y siguiendo la línea explicativa de Escudé y Cisneros4 es posible afirmar que los orígenes del litigio boliviano-paraguayo se sitúan en la definición de los límites territoriales en torno a lo que había implicado la ocupación y posesión del Chaco Boreal. Cabe destacar que entre los años 1916 y 1918 las diplomacias boliviana y paraguaya habían firmado una serie de protocolos extendiendo el periodo para llegar a un acuerdo directo sobre la disputa territorial. Sin embargo, luego de dos fracasados intentos de acercamiento diplomático entre 1919 y 1921, el 5 de diciembre de 1928 fuerzas paraguayas destruyeron el Fortín boliviano Vanguardia y el 14 del mismo mes, el ejército boliviano atacó y capturó el Fortín paraguayo de Boquerón. Si bien, no había declaración de guerra se daba inicio al conflicto.

  • 5 Se trata de los tratados y protocolos firmados por las partes contendientes, a saber: Quijarro-Deco (...)
  • 6 Históricamente el litigio devino de las pretensiones territoriales de los países vecinos en pos de (...)
  • 7 Hacia enero de 1922 se retomó el proyecto del gobierno argentino de prolongar el Ferrocarril Centra (...)

4Así, los primeros intentos de solución diplomática también pueden comprenderse desde el estudio pormenorizado de los resultados de las negociaciones, tratados y protocolos5 que se desarrollaron años previos a la declaración de guerra, es decir 10 de mayo de 1933.6 Todo ello con el fin de delimitar la “frontera” que por entonces había sido ocupada por los fortines provenientes de los países en pugna. Como así también en la necesidad de optar por el “recurso a las armas” como alternativa inevitable de los gobiernos de Bolivia y Paraguay debido al descubrimiento de petróleo en la región de Camiri. En efecto, esta situación impulsó el interés del gobierno argentino por ejecutar el “viejo” proyecto de conectar esa región mediante la prolongación del ferrocarril con su frontera norte.7 Aunque fue una cuestión pendiente que se replanteó en la ciudad de La Paz cuando el ministro argentino Horacio Carillo y el canciller boliviano Alberto Gutiérrez firmaron una convención ferroviaria para prolongar el ferrocarril Central Norte desde Yacuiba hasta Santa Cruz de la Sierra.

  • 8 Ibíd.
  • 9 Ver Roberto, Querejazu Calvo, Masamaclay. Historia política, diplomática y militar de la Guerra del (...)

5Ciertamente, la vinculación económica entre el oriente boliviano y el norte argentino había producido cierto resquemor en las autoridades bolivianas quienes creyeron que esta situación acrecentaría las tendencias separatistas contra el poder centralizado en la ciudad de La Paz; esto conllevó que su gobierno acrecentara un “sentimiento antiargentino”. Al respecto, Escudé y Cisneros plantean que el hecho de que la no industrializada región del altiplano no podía competir con el menor costo y la mayor calidad de los productos manufacturados provenientes del mercado argentino se constituía en un factor que afectaba a corto o largo plazo a la economía boliviana.8 A ello se agregaban las medidas adoptadas por las autoridades de Buenos Aires que propusieron la elevación de los aranceles sobre las exportaciones de petróleo (1927), lo que obstaculizaba el propósito del gobierno boliviano de cancelar sus deudas con las divisas obtenidas por la venta de ese recurso. Como así también el rechazo a garantizar el privilegio de la construcción de oleoductos a la Standard Oil, ya que el petróleo boliviano permanecería fuera del mercado hasta que las autoridades argentinas controlasen efectivamente su transporte y comercialización. Con el tiempo, el hecho de que Paraguay poseyera los yacimientos petrolíferos del Chaco se constituía, para la Argentina, en la mejor solución del conflicto bélico dada la escasez del aprovisionamiento de petróleo como fuente vital para su desarrollo industrial.9

La pacificación del Chaco

  • 10 Archivo y Biblioteca Históricos de Salta (en adelante ABHS). El Intransigente, 26 de octubre de 193 (...)
  • 11 ABHS. El Intransigente, 26 de octubre de 1933.

6Las informaciones procedentes de Bolivia, específicamente de la ciudad de La Paz, daban cuenta de la participación “fervorosa” de las instituciones cívico-militares de este país en el drama de la guerra del Chaco y por ende, del “protagonismo heroico” de miles de soldados que se encontraban en el “sangriento campo de batalla del sudeste boliviano” en defensa de los intereses de la nación.10 Por otro lado, en el plano internacional, algunos países de América del Sur, como Argentina y Brasil daban muestra de su compromiso con la pacificación en la región, mediante la participación en convenios que asegurarían “el orden interno” de todos los países firmantes. Incluso, el mismo gobierno de Bolivia expresaba – pese a que no había concurrido a Río de Janeiro – su entera adhesión al pacto antibélico firmado en esa ocasión por los gobiernos signatarios, en correlación con la política pacifista que mantenía ese país.11

  • 12 ABHS. El Intransigente, 26 de octubre de 1933.
  • 13 ABHS. El Intransigente, 20 de octubre de 1933.
  • 14 ABHS. El Intransigente, 04, 05, 06, 10, 11, 12 y 17 de octubre de 1933.

7Asimismo, la Cancillería boliviana comunicaba a la población y a las naciones que tramitaban la pacificación, de que “el obstáculo mayor estaba dado en la posición intransigente del gobierno paraguayo” ya que este se negaba a dar curso a iniciativas que bregasen por la reconciliación de los pueblos y la solución de la cuestión chaqueña por las vías legales;12 con el mismo tenor, el gobierno paraguayo también hacía su descargo en contra de la posición tomada por Bolivia.13 Lo que en definitiva se transmitía era la versión del fracaso de las negociaciones realizadas por el ABCP (Argentina, Brasil, Chile y Perú), ya que sus países limítrofes reconocían su impotencia (¿inoperancia?) al no poder constituirse en un organismo que lleve a las partes en conflicto a un cese del fuego seguido de las conversaciones necesarias para llegar a un arbitraje.14

  • 15 ABHS. El Intransigente, 28 de octubre de 1933.

8Ciertamente, tanto Bolivia como Paraguay daban a conocer a sus ciudadanos sobre la situación crítica en la que se encontraban las cancillerías de sus gobiernos debido a que – para fines de octubre de 1933 – se habían intensificado las tensiones en el Chaco y ambos países se atribuían triunfos asintiendo que sus ejércitos superaban al adversario. Así por ejemplo, el Ministerio de Defensa del Paraguay informaba que en los combates que se estaban sosteniendo las fuerzas bolivianas habían sufrido fuertes contrastes, dejando abundante material bélico y no pocos prisioneros. En cambio las noticias difundidas en La Paz indicaban no sólo que los aviones bolivianos sobrevolaban exitosamente sobre diferentes sectores sino también que los ataques paraguayos habían sido rechazados con fuertes bajas para el enemigo.15

  • 16 ABHS. El Intransigente, 18 de enero de 1934.

9Hacia principios de enero de 1934, la cuestión de la resolución del conflicto del Chaco se encontraba en la agenda del Consejo de la Liga de las Naciones con sede en Ginebra, Suiza. Fueron innumerables las expresiones de ese organismo a propósito de encontrar una solución definitiva del conflicto. Como también fueron múltiples las noticias de los diarios de Asunción que rechazaban el informe del Comité del Chaco, (vinculado a la Liga) en el que se responsabilizaba al Paraguay de la continuidad del estado de guerra, aclarándose que lo que verdaderamente buscaba el gobierno paraguayo eran seguridades efectivas contra futuras agresiones.16

  • 17 ABHS. El Intransigente, 20 de enero de 1934.
  • 18 ABHS. El Intransigente, 21 de enero de 1934.

10Entrevistado por El Intransigente, el ex ministro de Bolivia en la Argentina, Julio Gutiérrez, expresó que consideraba sumamente difícil que las hostilidades se reanudasen. A la vez que pronunciaba su confianza en las tramitaciones que la Comisión del Chaco efectuase ante la Sociedad de Naciones. En efecto, el diplomático estaba convencido que este organismo, actuante en Buenos Aires, trabajaba en forma activa en el estudio de ese problema.17 En opinión de Gutiérrez, la cuestión limítrofe del Chaco Boreal se resolvería lo más pronto posible siguiendo la vía pacífica, en la medida en que existan voluntades para tal fin. En ese sentido, el país vecino de la Argentina coadyuvaría con dicha conciliación mediante diversas acciones para el bien común y la unidad de los países de América, puesto que “siempre ha seguido con vivo interés el desarrollo de las actividades en procura de la solución anhelada por los países que deploran la gran tragedia de dos pueblos hermanos”.18

  • 19 ABHS. El Intransigente, 21 de enero de 1934.
  • 20 ABHS. El Intransigente, 23 de enero de 1934.

11Se daba a conocer entonces, desde la prensa salteña, el interés del gobierno argentino por concretar la propuesta del Dr. Saavedra Lamas orientada a la contratación de un empréstito por la suma de 15.000.000 de libras esterlinas entre la Argentina y el gobierno de los Estados Unidos destinado tanto para la canalización del Río Bermejo (desde el departamento de Orán hasta el Río Paraná) como para la construcción de dos grandes ferrocarriles internacionales. Uno que partiría de Orán (Argentina) a Tarija y Potosí; y otro partiendo de Pocitos (Argentina) a pocos kilómetros de Yacuiba, con destino a Santa Cruz de la Sierra. Tal era la propuesta del gobierno argentino que habría tenido aceptación del gobierno de Bolivia que veía resuelto su problema de la salida al mar y con ello el fin de esa tragedia.19 Ese proyecto de acercar e integrar a dos países fronterizos también se evidencia en las declaraciones del ministro boliviano en la Argentina, Dr. Castro Rojas quien expresó el propósito de confraternizar a dos pueblos vecinos, es decir, tanto a bolivianos como argentinos. Y de esa manera conseguir mayor entendimiento entre ambas naciones y como manera de dar continuidad – ahora en el escenario internacional – a la experiencia de alianza política obtenida entre el gobierno y el pueblo boliviano.20

  • 21 Conferencia Álvarez del Vayo-Saavedra Lamas, 27 de enero de 1934.
  • 22 ABHS. El Intransigente, 16, 17, 25, 27 y 28 de enero de 1934.

12Se intenta demostrar que las informaciones de Buenos Aires sobre las nuevas gestiones internacionales pretenden obtener un acercamiento entre los países beligerantes.21 Así, las especulaciones en torno a “la pacificación” se ven envueltas en el discurso de la prensa salteña con noticias que describen las numerosas situaciones derivadas del conflicto armado, tales como la deserción de soldados del ejército boliviano hacia territorio chileno, las actividades de la aviación boliviana sobre los fortines, las cuestiones relacionadas con el problema del petróleo argentino (y la incidencia de las compañías extranjeras) y el planteo de un posible bloqueo económico contra Bolivia y Paraguay. E incluso, se sugería la expulsión de esos dos países del seno de la Liga de las Naciones si no llegaban a concertar la paz. Además, de las noticias de la prensa boliviana que ratificaban la decisión del gobierno boliviano de no aceptar, en lo sucesivo, ninguna resolución sin que antes el Paraguay diera conformidad al armisticio y al cese de hostilidades.22

  • 23 ABHS. El Intransigente, 13 de enero de 1934.
  • 24 ABHS. El Intransigente, 13 de enero de 1934.
  • 25 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

13Conforme transcurrían los días, las conversaciones que se realizaban en las esferas oficiales de Buenos Aires, tendientes a la resolución del conflicto del Chaco, no acusaban novedades significativas aunque se comunicaba que las gestiones se continuarían desarrollando a pesar de los obstáculos que se presentaban. Lo interesante de la intervención diplomática del gobierno argentino radicaba en que había puesto a consideración de la Comisión de La Liga, presidida por Álvarez del Vayo, la disponibilidad de cooperar afanosamente con la labor pacifista que emprendía dicho organismo. En correspondencia, la Cancillería Argentina buscaba posicionarse en el concierto de las naciones como “defensora de la paz y de los derechos de los pueblos latinoamericanos”. Por su parte, Bolivia en la persona del canciller Rojas expresaba su adhesión a las actuaciones de la Argentina, un país “que tanta admiración y respeto merecen” y hacía hincapié en la falsedad del gobierno paraguayo.23 Estas declaraciones efectuadas a corresponsales de El Intransigente, se corroboraban con los comentarios esgrimidos por otros representantes políticos de Bolivia quienes aducían constantemente que los “bolivianos no son guerreros”. Además, en el mismo diario se pronunciaba que “la paz es el más preciado bien de los pueblos”, y por lo tanto “si la cordura del enemigo y la serenidad y eficiencia de la delegación de la Liga de las Naciones, abre el camino de una paz adecuada”, Bolivia la acogerá. Pero, “si ese camino sigue obstaculizado, seguiremos la guerra cueste lo que cueste y sin un solo desfallecimiento”.24 No obstante, Escudé y Cisneros advierten que mientras el gobierno de Bolivia aceptó la propuesta de la Liga, el de Paraguay, con el respaldo del canciller argentino, la impugnó. Debido a que los miembros de la Liga de las Naciones y el gobierno norteamericano encontraron en el rechazo paraguayo cierto artilugio de Saavedra Lamas.25

14En definitiva, como se puede observar, tanto los actores políticos como los responsables de transmitir dichas aseveraciones, empleaban un discurso maniqueo en el que Bolivia se sentía respaldada por la “buena voluntad” de Argentina, en tanto significaba que era un país acogedor que brindaba protección y ventura a las colectividades bolivianas residentes en las ciudades norteñas, tales como Salta y Jujuy. Mientras que la parte negativa estaba representada por el gobierno paraguayo, quien hacía fracasar en todo momento cualquier intento de tramitación final del pleito.

La neutralidad argentina

  • 26 ABHS. Nueva Época, 14 y 15 de octubre de 1932, Año XXIII. Las declaraciones procedentes del Consula (...)
  • 27 ABHS. Nueva Época, 03 de octubre de 1932, Año XXIII. No obstante, que el comando del Estado Mayor B (...)

15Los partes de prensa procedentes de Asunción y llegados a Buenos Aires, daban a conocer de las gestiones que la Liga de las Naciones continuaba realizando ante la Comisión de Neutrales para la solución del conflicto bélico; dejándose en claro que éste organismo ofrecía permanentemente su apoyo para dilucidar la tensa situación. Indicándose que los comunicados oficiales de los países contendientes transmitían versiones diferentes del estado actual de la ocupación de los fortines y aclarándose que tanto paraguayos como bolivianos avanzaban sobre el territorio en disputa26 ya que la guerra se encontraba en sus inicios.27

  • 28 ABHS. Nueva Época, 06 de octubre de 1932, Año XXIII.
  • 29 ABHS. Nueva Época, 14 de octubre de 1932, Año XXIII.
  • 30 ABHS. Nueva Época, 24 de octubre de 1932, Año XXIII.
  • 31 Tal es el caso de la motonave argentina, “Ciudad de Concepción”.
  • 32 ABHS. Nueva Época, 03 de octubre de 1932, Año XXIII.

16Nueva Época, aprovechó esa coyuntura para reforzar la postura del presidente paraguayo, Eusebio Ayala, quién sostenía que la situación internacional se debía “únicamente a la injusta política observada por los bolivianos”28 y a causa de que persistía la crisis ministerial del gobierno de Bolivia lo conducía a exteriorizarse de una manera poco conciliadora.29 Por otro lado, también llama la atención, como desde el gobierno argentino se trató de poner un límite a lo que consideró como una violación de la soberanía nacional. Así por ejemplo, tomado conocimiento de que aviones chilenos se dirigían al Paraguay (sin el correspondiente permiso de tránsito),30 o bien, de que navíos argentinos eran detenidos sorpresivamente por representantes del Estado brasileño31, se consideró conveniente prever el envío de aviones militares desde el Paraná rumbo a Formosa para reforzar la vigilancia de la frontera argentina con el Paraguay y Bolivia.32

  • 33 No sólo se trató de proteger la frontera estatal, sino también frenar el avance expansionista de al (...)
  • 34 ABHS. Nueva Época, 24 y 25 de octubre de 1932, Año XXIII. Se comunica que los paraguayos han tomado (...)
  • 35 ABHS. Nueva Época, 25 de octubre de 1932, Año XXIII.

17Era evidente que en una situación como la guerra y en un escenario de frontera interestatal, tal como lo representaba el territorio en pugna, los países contendientes o países vecinos buscaban resguardar sus límites fronterizos.33 Y no sólo eso, implicó en algunos casos como el paraguayo, que el avance de las tropas paraguayas sobre los fortines significaba la reivindicación de la soberanía sobre el territorio que reconquistaban paso a paso.34 Suceso que hizo que ese gobierno “reciba las adhesiones de todas partes, como una prueba de justicia a la causa paraguaya que se consideraba injustamente agredida”.35Tal fue la idea transmitida en los comunicados del Consulado del Paraguay en Salta.

  • 36 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1933, Año XXIII.
  • 37 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1933, Año XXIII.

18Nos situamos a comienzos del año 1933, la invectiva por entonces era que se encuentre una salida por la vía pacífica. Si bien, ambos países insistían en sus triunfos, también consideraban las proposiciones de paz e intentaban concordar en la aceptación del cese de las hostilidades. Así pues, Paraguay confirmaba a la Liga de las Naciones los propósitos pacifistas que le animaban al no apartarse de las obligaciones que tenía como miembro de esa Liga.36 Por su parte, el ministro argentino de relaciones exteriores, Carlos Saavedra Lamas sostenía – respecto al plan pacifista – que “es una necesidad patriótica el evitar una lucha tan cruel e inútil” y expresaba que confiaba en que los gobiernos de los países en litigio contribuirían con el cese del pleito.37

  • 38 ABHS. Nueva Época, 08 de abril de 1933, Año XXIII. Ver, Roberto Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 166.
  • 39 Se trata del destacamento que comandaba el coronel Andrés Zabaláin. ABHS. Nueva Época, 20 de abril (...)
  • 40 ABHS. Nueva Época, 24 y 25 de octubre de 1932, Año XXIII. Se comunica que los paraguayos han tomado (...)

19Nueva Época sitúa las gestiones de paz en dos esferas. Por un lado, señala que Bolivia y Paraguay aceptaban las proposiciones de armisticio y arbitraje formuladas por el ABCP (Acuerdo interestatal entre Argentina, Brasil, Chile y Perú) y por otro, indica que eran reconsideradas y criticadas las intervenciones de los países vecinos en la zona aledaña al territorio litigado. No obstante, hacia abril de 1933, se dio a conocer desde la Cancillería Paraguaya que el gobierno de Asunción había firmado el decreto declarando la guerra a Bolivia y se advertía que se había tomado conocimiento de las filtraciones que se venían realizando desde los países vecinos (tanto de armas como de víveres); exhortándosele a conservarse en plena neutralidad.38 Como respuesta a esas afirmaciones, desde el ministerio de guerra argentino (y por decreto del poder ejecutivo) se dispuso la disolución de un destacamento militar que se encontraba en la gobernación de Formosa,39 es decir, en zona de frontera, sólo con el objeto de expresar que no asumía ningún tipo de injerencia sobre los países litigantes, “conforme al comportamiento de un pueblo merecedor de todo progreso y civilización”.40 En líneas generales, desde la Cancillería Argentina, se llegó a insinuar el fin de su intervención diplomática en el conflicto del Chaco, aludiendo que eran inadmisibles las dudas que había generado Bolivia respecto a sus “verdaderas intenciones” y de su desinterés como país limítrofe.

  • 41 ABHS. Nueva Época, 09 de mayo de 1933, Año XXIII.
  • 42 Ver Vicente Rivarola, Memorias diplomáticas, 3 Vols., Buenos Aires, Argentina, Ayacucho, 1952-1957, (...)

20A pesar de las declaraciones vertidas sobre las tratativas de pacificación, se observa que los ministros de relaciones exteriores de Paraguay y de Bolivia estaban dispuestos a continuar conferenciando con Saavedra Lamas. Ello evidencia que en las gestiones de paz, no se podía prescindir de su mediación.41 Sin embargo, al tener en cuenta lo expresado por Vicente Rivarola (ministro paraguayo en Argentina) en varias oportunidades, se comprueba la asistencia argentina al Paraguay materializada en los préstamos otorgados por el gobierno argentino (8.000.000$) como así también en los fondos proporcionados por algunas empresas argentinas como las compañías Casado, Sastre y Mihanovich radicadas en ese país.42

La visión geopolítica de la diplomacia argentina

  • 43 ABHS. Nueva Época, 11 y 12 de mayo de 1933, Año XXIII.

21El 10 de mayo de 1933, el gobierno paraguayo declaró la guerra a Bolivia y por decreto del presidente Ayala se implantó el estado de sitio en la ciudad de Asunción. A esta noticia se agregaron las informaciones que daban cuenta del júbilo existente en gran parte del pueblo paraguayo que no escatimaba en realizar manifestaciones patrióticas. Sensaciones diferentes se vivían en La Paz, en donde el gobierno denunciaba que Paraguay había eludido permanentemente las vías de la justicia como medio para lograr la tramitación adecuada del conflicto. Así por ejemplo, desde los diarios paceños se calificaba de monstruosa la acusación paraguaya de que los bolivianos envenenaron las aguas de los pozos del Chaco y añadían que se trataba de calumnias que buscaban el desprestigio de Bolivia ante los ojos del mundo43.

22Si bien, Bolivia se encubría detrás de un mensaje pacifista, por cuanto su ofensiva sólo respondería ante la agresividad y el avance del enemigo, el Paraguay planteaba que la declaración formal de guerra que acababa de hacer (después de haberse agotado todos los medios para poner fin a la contienda provocada por las agresiones de Bolivia) cambiaría la situación militar e internacional. A la vez que apresuraría el final de la lucha ya que el cierre de las fronteras aislaría al Altiplano en lo que se refiere al abastecimiento de sus tropas y a la introducción de material bélico.

  • 44 ABHS. Nueva Época, 13 de mayo de 1933, Año XXIII.
  • 45 Ello lo podía hacer en virtud del tratado de paz firmado con Chile en 1904, por el cual podía hacer (...)

23Ciertamente, la difusión de esa declaración entre los países vecinos, les obligaba a proclamar su neutralidad y a disponer de forma inmediata el cierre total de sus fronteras para que este principio no sea violado pues el derecho internacional se entendía no sólo por el cierre de fronteras, sino también, por la prohibición para los beligerantes de abastecer por territorio de país neutral, armas o víveres para sus poblaciones militares.44 De allí que esta cuestión fue central para el país andino que aprovisionaba a sus departamentos del sur desde las provincias del norte argentino y empleaba el ferrocarril de Arica hacia La Paz para el traslado e introducción de aprovisionamientos.45 No ocurría lo mismo con el Paraguay, toda vez que la libre navegación por los ríos argentinos le daba al Paraná una cómoda salida.

  • 46 ABHS. Nueva Época, 17 de mayo de 1933, Año XXIII.

24Cabe preguntarse, entonces, acerca de la posición neutral del gobierno argentino frente a la manifestación de guerra de parte del Paraguay hacia Bolivia. Como se dijo, la misma se enunciaba en un decreto emitido por aquél gobierno que disponía, entre otras cosas, que el territorio de las potencias neutrales fuera inviolable y que “está prohibido a los beligerantes hacer pasar por territorio de una potencia neutral tropas o convoyes de municiones y/o provisiones”.46 Además se prohibía instalar cualquier aparato radiotelegráfico destinado a servir como medio de comunicación – con un objetivo exclusivamente militar – para las fuerzas combativas fuesen terrestres o marítimas. Se trataba entonces de censurar todo acto contrario a la postura de neutralidad.

  • 47 ABHS. Nueva Época, 20 de mayo de 1933, Año XXIII. Desde el gobierno boliviano se reclamaba precisió (...)
  • 48 ABHS. Nueva Época, 22 de mayo de 1933, Año XXIII. Se trata del acuerdo Kellog-Brian, que según el g (...)

25Por su parte, la Liga de las Naciones difundía su propósito de identificar tanto al agresor como al agredido, no para solicitar castigo sino para lograr el arreglo pacífico del conflicto. En ese sentido, la información que empleaba el Estado Mayor del Paraguay revelaba que los paraguayos eran quienes asumían una postura defensiva ante la ofensiva boliviana; a tal punto que da la impresión de que los agresores eran verdaderamente los bolivianos.47 Lo interesante del mensaje pacifista de la Liga (que en otras palabras no es más que el discurso que desde la administración norteamericana de Roosevelt se venía haciendo) radicaba en que había logrado la adhesión del gobierno argentino que permanentemente pronunciaba su deseo de colaborar con dicha orientación, en el sentido de limitar la venta armamentista, llevando a la práctica el pacto de no agresión y el perfeccionamiento de los tratados existentes.48

  • 49 ABHS. Nueva Época, 24 de mayo de 1933, Año XXIII. Comunicado del Gral. Estigarribia que fuera infor (...)
  • 50 ABHS. Nueva Época, 30 de mayo de 1933, Año XXIII.

26No es casual que en los comunicados que provenían de Asunción y que eran transmitidos al Consulado del Paraguay en Salta – y de este organismo al directorio del diario Nueva Época – se reitere el argumento de que el enemigo boliviano se desenvolvía con excesiva crueldad. A tal punto que no sólo “actuaba despiadadamente contra los destacamentos del ejército paraguayo”, sino que además no tenía compasión ni siquiera con sus propios correligionarios que quedaban en los montes heridos o morían de “hambre y sed”.49 De esta manera, se emplea un relato que tiende a indicar la sinrazón del accionar de las tropas bolivianas respecto a las tratativas pacifistas que se planteaban en el concierto de las naciones y entre los pueblos en lucha. Por otra parte y a estas instancias, es decir, fines de mayo de 1933, el gobierno de Bolivia, expresó a la Liga de las Naciones que veía con agrado, que los países limítrofes y neutrales reiniciaran sus gestiones de paz y aducía que estaba dispuesto a que se resuelva el asunto por las vías netamente jurídicas.50 En efecto, esto indica el escenario conflictivo propio de una guerra, pero también se observa una cierta intención en señalar la ineficacia de la diplomacia boliviana.

  • 51 ABHS. Nueva Época, 05 de junio de 1933, Año XXIV.
  • 52 Roberto, Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 443.

27Así, Nueva Época reprodujo la información proveniente de Buenos Aires, cuyo origen fue la ciudad de La Paz en la cual se aducía que tanto la cancillería como el gobierno argentino eran parciales a favor del Paraguay. Se manifestaba que esa parcialidad, se observaba en la decisión de este gobierno de clausurar Puerto Irigoyen como consecuencia del bombardeo boliviano a Puerto Casado.51 Mientras que desde Asunción se comunicaba que las tropas paraguayas continuaban asechando a los bolivianos en sus propios fortines produciéndoles considerables bajas, la realidad del Paraguay hablaba por sí misma, es decir, se necesitaba suspender la guerra lo más pronto posible dada la extrema debilidad de su ejército en ese crítico momento. Ésta fue la intención de Saavedra Lamas en correspondencia con los deseos del presidente paraguayo Eusebio Ayala y su colega argentino Agustín P. Justo.52

  • 53 ABHS. Nueva Época, 08, 10, 23 de junio y 11 de julio de 1933, Año XXIV.
  • 54 ABHS. Nueva Época, 15 y 28 de julio; 09 de setiembre y 02 de octubre de 1933, Año XXIV. Los represe (...)

28Parece ser, que a medida que transcurrían los días y las noticias, Bolivia denunciaba con tenacidad las irregularidades que se cometían en torno a la contienda armada, en relación con el tráfico de armas y la intervención de la Argentina en beneficio del ejército paraguayo.53 Sin embargo, la existencia de ciertas aproximaciones entre Bolivia y Paraguay en busca de una solución al pleito llevó la cuestión a instancias de la Liga de Naciones y del ABCP, mediaciones que finalmente fracasaron.54

  • 55 ABHS. Nueva Época, 07 de junio de 1933, Año XXIV. Ver Vicente Rivarola, Ob.cit, II, p. 164; Enrique (...)
  • 56 ABHS. Nueva Época, 05 de junio y 13 de octubre de 1933, Año XXIV.
  • 57 Roberto Querejazu Calvo, Ob.cit, pp. 165, 170, 173 y 174.

29No cabe duda de que en la prensa local salteña se percibía la injerencia de la Argentina sobre los países contendientes, lo cual no favorecía la pronta resolución de la contienda, pese a que su gobierno propugnaba “la pacificación” recurriendo a la ayuda de otros países como Brasil. Es más, desde el gobierno paraguayo se le reconocía a Bolivia determinadas prerrogativas para permitirle un puerto fluvial y la salida al mar Atlántico.55 Aunque, se trataba – por ambas partes – de una “pacificación camuflada” que encubría los intereses en juego de verdaderas empresas económicas ubicadas en la región en litigio.56 Esto se evidencia en el estado de la economía paraguaya que por entonces se encontraba exhausta por la propia guerra y se había vuelto vulnerable y dependiente de los productos argentinos. A esta situación se agregaba nuevamente la visión geopolítica de la Argentina que no escatimó en colaborar con la prolongación de la soberanía paraguaya sobre el Chaco Boreal a los efectos de lograr la seguridad de sus provincias del norte.57

Tesis argentina en el Chaco

  • 58 ABHS. Nueva Época, 10 y 11 de julio de 1934, Año XXV. Se trata de los regimientos bolivianos Avaroa (...)
  • 59 ABHS. Nueva Época, 11 de julio, 23 de agosto de 1934, Año XXV.
  • 60 ABHS. Nueva Época, 12 y 18 de julio de 1934, Año XXV.
  • 61 ABHS. Nueva Época, 14 y 24 de setiembre de 1934, Año XXV.
  • 62 ABHS. Nueva Época, 14 de agosto de 1934, Año XXV.

30Entre los meses de julio y diciembre de 1934, se observa en Nueva Época una especie de “pulseada discursiva” entre las versiones periodísticas y los comunicados de los gobiernos boliviano y paraguayo que daban cuenta del escenario bélico, pretendían justificar la toma de los fortines y precisar el número de bajas de las fuerzas. Si por un lado, se dejaba la impresión de que la ofensiva guaraní había conducido a la destrucción de los regimientos bolivianos58 habiéndose masacrados miles de reclutas, tomándose prisioneros y material bélico en abundancia.59 Por otro lado, desde Bolivia se desmentían los comunicados hechos por el gobierno de Asunción y se denunciaban las inexactitudes difundidas por casi toda la prensa respecto a las supuestas victorias de la “desesperada ofensiva de los guaraníes”.60 Con todo, se pretendía poner en relieve la férrea resistencia con la que se presentaba el ejército boliviano61 ante la arremetida paraguaya que buscaba incluso dividir a Bolivia fomentando el separatismo que históricamente mantenía en vilo al departamento de Santa Cruz.62

  • 63 ABHS. Nueva Época, 31 de agosto y 04 de setiembre de 1934, Año XXV. El presidente paraguayo Eusebio (...)
  • 64 ABHS. Nueva Época, 31 de agosto y 06 de setiembre de 1934, Año XXV.

31Es factible que, hacia fines de agosto de ese año, Paraguay había aceptado una propuesta sobre el cese de las hostilidades generándose de esta manera un clima de optimismo acerca de la consecución de la paz en el Chaco Boreal.63 Dicha propuesta conciliatoria provino de la Argentina y Brasil, quienes conjuntamente con Estados Unidos proponían una reunión de cancilleres de dichos países en la ciudad de Buenos Aires. La delegación boliviana también convocada para tal conciliación formulaba su conformidad al acuerdo, que estuvo condicionado a la concesión de un puerto hacia el río Paraguay, solicitud que la aprovechó para compensar su derrota militar.64

  • 65 ABHS. Nueva Época, 07 y 22 de febrero de 1935, Año XXV. A la retirada del Paraguay de la Liga de la (...)
  • 66 ABHS. Nueva Época, 05 de enero y 04 de febrero de 1935, Año XXV. Se trata del Fortín de Villa Monte (...)
  • 67 ABHS. Nueva Época, 16 de enero de 1935, Año XXV.
  • 68 ABHS. Nueva Época, 06, 15 y 20 de febrero de 1935, Año XXV.
  • 69 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.
  • 70 En el artículo mencionado, el periodista hace hincapié específicamente a los vínculos comerciales q (...)

32Al fracaso de las negociaciones de paz y de la labor desarrollada por la Comisión de Pacificación del Chaco65, se intensificaron los conflictos armados en territorio considerado boliviano.66 Esta situación se mantuvo a lo largo de los primeros meses de 1935, durante los cuales las tropas bolivianas se reforzaron con los contingentes armados oriundos de Cochabamba y Oruro como de otras localidades bolivianas que se dirigían a los contrafuertes andinos, en resguardo de los pozos petroleros situados en Chuquisaca y Santa Cruz;67 y, ante la amenaza pública del ejército paraguayo de tomar Villa Montes.68 Como se observa, esa crítica coyuntura política y militar implicó, entre otras cuestiones, una nueva movilización de tropas al territorio en litigio y fue la circunstancia propicia para el cuestionamiento de la posición neutral del gobierno argentino en el plano internacional, “un beligerante cuidadosamente disfrazado de mediador”.69 Se llegó a plantear que tarde o temprano Bolivia reconocería la neutralidad de la Argentina en el conflicto quien había actuado aun sacrificando el destino de las provincias del norte70 y por ende, de la nación en su conjunto en pos de coadyuvar con la pacificación. Además se aducía que dicha medida había significado la paralización del comercio y la interrupción de los lazos que históricamente las unían con los pueblos fronterizos de Bolivia.

  • 71 ABHS. Nueva Época, 22 de febrero de 1935, Año XXV.
  • 72 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

33Esta explicación también formaba parte de las argumentaciones utilizadas por la diplomacia argentina – cuyo eco se encontraba en la editorial de Nueva Época – acerca de mantener la “hermandad argentino-boliviana” y “argentino-paraguaya” como principio vector imprescindible para conservar la paz y como instrumento ineludible por el cual debía reconducirse la política del gobierno argentino, “que no había sido clara más de una vez”. Es decir, una política que debía exaltarse desde los cenáculos intelectuales y culturales y que debía basarse en el sentimiento de americanismo y respeto por los dos países en pugna.71 Solo así puede entenderse a largo plazo la reticencia que tuvo la Argentina al deseo de los Estados Unidos de panamericanizar el conflicto y por ende renuente a aceptar cualquier indicio de protagonismo regional del gobierno de Washington en América del Sur.72

  • 73 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1935, Año XXV.

34Resulta interesante ver de qué manera la política del gobierno argentino había entrado en la contienda armada del Chaco. A tal punto que desde la prensa local se buscaba protegerla de los comentarios esgrimidos por las agencias informativas en la opinión pública de las capitales de los países contendientes y del extranjero. Así por ejemplo, en Salta se reprodujo la noticia proveniente de Buenos Aires en donde se afirmaba que la Cancillería Argentina desmentía férreamente el supuesto de que Paraguay se había interesado por hacer explotar minas de petróleo bolivianas en la Argentina, a través de la compañía Worl Petroleum considerada inexistente en esta república.73

  • 74 Se trata del caso del encarcelamiento del director del Diario nueva época, por orden del senado de (...)
  • 75 El Comité dirigió una carta al poeta salteño, Juan Carlos Dávalos, que es recibida por Nueva Época (...)

35Las situaciones descriptas como otras tantas relacionadas con un cuestionamiento de parte de Bolivia a la política neutral del gobierno argentino fueron contrastadas con lo que vino en denominarse como la “tesis argentina en el Chaco”. En la misma, se sostenía el principio de la “no intervención y el respeto de la soberanía” y fue planteada por el propio ministro argentino de relaciones exteriores. En ese sentido, al tiempo que Nueva Época expresaba la obligación que tenía de dar a conocer “las verdaderas causas de los fracasos” en la gestión de la paz del Chaco, también aprovechaba la problemática de la guerra para manifestar su descontento con el gobierno nacional cuya política había privado de las libertades individuales a los ciudadanos críticos de las medidas que se implementaban a nivel local.74 En este periódico se comunicó que en la ciudad argentina de Córdoba se había formado el Comité Pro-Paz de América,75 que se encontraba constituido en su mayoría por intelectuales y cuyos integrantes convocaban a sus miembros a desplegar una agitación pacifista formando un frente popular americano que trabajase por la paz del Chaco, por la defensa de las libertades democráticas en el continente y por la liberación de toda clase de imperialismo.

  • 76 El interés de la argentina por finalizar pronto la guerra estuvo vinculado al hecho de que se tenía (...)
  • 77 ABHS. Nueva Época, 27 de abril de 1935, Año XXV.

36Este movimiento culminaría en una conferencia de fraternidad que se realizaría en Buenos Aires. La opinión del Comité era que si no se terminaba la guerra,76 la situación conflictiva se extendería por un plazo breve. Favoreció esta postura, la política común de los países de América Latina que se encontraban sometidos a regímenes militares que los habían privado de sus libertades democráticas y como consecuencia de ello, se sostenía, “habían fracasado todas las negociaciones pacíficas”. Incluso se afirmaba que las proposiciones de paz de los países neutrales (entre ellos, el gobierno argentino) se vieron frustradas ya que “han sido formas de intervención que no han nacido de la solidaridad humana, sino que se han inspirado en los intereses que cada país representa”.77

  • 78 Desde esta perspectiva se puede hablar de una guerra como “antiguerra”, en los términos de los Toff (...)
  • 79 ABHS. Nueva Época, 27 de abril y 14 de mayo de 1935, Años XXV y XXVI respectivamente.
  • 80 Se trataba del sector de Villa Montes, en Charaguá (Santa Cruz de la Sierra) y del fortín Santa Fe.

37Con lo cual el Comité Pro-Paz se apresuró en elaborar un manifiesto que prácticamente constituía un estudio pormenorizado del contexto de guerra y un análisis de la política internacional americana de entonces. En el mismo se concluía que Sudamérica se encontraba sujeta a voluntades externas a la región y se sostenía que la contienda entre países americanos representaba en el fondo, la pugna de las grandes potencias capitalistas del momento, como Estados Unidos e Inglaterra.78 Tomado conocimiento de estas verdades, la prensa tenía la “obligación” de que se comprenda el verdadero trasfondo de esa política y de las misiones diplomáticas.79 Si bien, las publicaciones de Nueva Época resaltaban las acciones emprendidas por el ejército boliviano para reconquistar los fortines que se encontraban bajo el dominio paraguayo,80 su grupo editor expresaba la postura neutral del gobierno argentino respecto a tales circunstancias puesto que era el encargado de convocar a los representantes diplomáticos de países como Brasil, Perú, Chile, Estados Unidos y Uruguay a fin de proseguir con las gestiones pacifistas y conseguir la solución del conflicto chaqueño.

  • 81 Un desarrollo más amplio de lo acontecido en sus sesiones en Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.) (...)
  • 82 ABHS. Nueva Época, 28 y 29 de mayo de 1935, Año XXVI.
  • 83 Querejazu Clavo, Ob.cit, p. 464-469.

38Esta apreciación del rol argentino en la pacificación del Chaco se hizo notoria dado que los países mediadores, antes citados, impulsaron una política de conciliación y de cese de las hostilidades. Así pues, en la antesala de la Conferencia de Paz que se llevaría a cabo en la ciudad de Buenos Aires el 1 de julio de 193581 se entrevistaron Carlos Saavedra Lamas junto a Tomas Elio y Luis Riart, cancilleres de Bolivia y Paraguay respectivamente; quienes acordaron dar nuevo impulso a las tratativas de paz que se venían realizando hasta entonces.82 Independientemente de que existía una puja abierta de intereses al interior de la conferencia entre los países mediadores y hasta incompatibilidades personales entre los delegados, agravadas por el carácter preponderante del canciller argentino.83

  • 84 ABHS. Nueva Época, 13, 17 y 29 de julio de 1935, Año XXVI.
  • 85 Fueron varias las cuestiones presentadas en el marco de las negociaciones de la conferencia en rela (...)

39Si bien, desde el aspecto político y militar se logró consensuar el cese de las intervenciones militares en el territorio en litigio,84 en el aspecto diplomático aún persistió el clima beligerante dadas las pretensiones territoriales del Paraguay y en particular sobre la concepción que este país tenía de sus victorias obtenidas. De allí que Nueva Época se hizo eco de los argumentos que circulaban en la prensa local aduciendo que la guerra había finalizado dada la instancia de la desmovilización de las tropas. No obstante, refuerza la concepción de los bolivianos de que la victoria en la guerra no implicaba “ni vencedores, ni vencidos”. Contrariamente a la postura paraguaya que sostenía que “el triunfo en la guerra le había posibilitado la reconquista de los territorios usurpados injustamente” y sobre los cuales requería el reconocimiento oficial.85 En consecuencia, el sangriento pleito del Chaco, no estaba aún solucionado.

Consideraciones finales

  • 86 Cabe aclarar que ambas versiones periodísticas se encontraban distanciadas ideológicamente en relac (...)

40La información obtenida de los periódicos salteños permite conocer la forma en que fue definida la diplomacia argentina en lo referido a la cuestión de la guerra del Chaco Boreal.86 En primer lugar, se constata que en ambos diarios, se presenta a Bolivia como un país – al igual que la Argentina – que busca permanentemente las vías necesarias para acelerar la pacificación a través del armisticio y el cese de las hostilidades. Asimismo, se destacan en los partes de prensa y en los comunicados institucionales que se reproducen, no solo el descontento del gobierno boliviano con la diplomacia argentina, sino también los enfrentamientos entre los regimientos bolivianos y paraguayos; y, las marchas y contramarchas que se efectuaban para conseguir la defensa de los fortines que se reconquistaban a favor de Bolivia.

41En segundo lugar, se muestra la relación existente de Salta con el sur boliviano y aquella que se estableció entre los gobiernos argentino y paraguayo en torno al tráfico de armas y la provisión de fondos financieros, alimentos y combustible. Lo que permite visualizar una dinámica socioeconómica a escala regional e interestatal. Si por un lado, El Intransigente, detalla los combates efectuados por los contendientes en los diversos fortines, se detiene en la cuestión fronteriza y en los vínculos comerciales que se establecían desde Salta y Formosa con Bolivia y Paraguay respectivamente. Por otro lado, Nueva Época avanza en la interpretación del arbitraje argentino en el conflicto bélico, haciendo hincapié en lo que podría definirse como la tesis argentina en el Chaco – sostenida por Carlos Saavedra Lamas – en donde se anunciaba la “no intervención y el respeto de la soberanía”. En una palabra se denunciaba que la marcha de la mediación estaba condicionada por factores exógenos, en tanto eran las potencias exteriores como Estados Unidos e Inglaterra quienes operaban en la trastienda de la guerra e incidían negativamente en el destino del resto de las naciones sudamericanas.

42Si bien, lo interesante de lo planteado por Nueva Época radica en la diferenciación que se establece entre lo que se piensa por “gobierno” y lo que se representa como la “nación”. La identificación permite reconocer la privación de la diplomacia argentina en la consecución de los acuerdos pacifistas debido al apoyo que brindaba a los negociados establecidos en el territorio en litigio. Aunque se aclara, que la “Nación Argentina” habría incorporado a las diversas regiones geográficas del país, incluyendo a las provincias del norte, que como Salta debió rescindir – en pro de la consecución de la anhelada pacificación – a sus ganancias conquistadas en el mercado comercial.

43En ese sentido, podría cuestionarse la interpretación dicotómica que relaciona a Salta exclusivamente con la causa boliviana y a Buenos Aires a favor de la postura paraguaya, en la medida en que se reconsideren las versiones de la literatura periodística y las numerosas miradas historiográficas de los países en pugna. En las cuales se evidencia que al inicio de la contienda armada las regiones del norte y del Litoral argentinos actuaban indistintamente en beneficio y/o en detrimento de sus intereses. Contrariamente a lo que ocurrió al postre del conflicto bélico cuando la diplomacia argentina reforzó su postura neutral imponiéndose previamente el orden interno en las provincias.

Haut de page

Bibliographie

Abecia Baldivieso, Valentín, Las relaciones internacionales en la Historia de Bolivia, Tomo I, La Paz, Bolivia, Editorial “Los amigos del libro”, 1979.

Ansaldi, Waldo (edit.), Tierra en llamas, América Latina en los años 1930, Buenos Aires, Argentina, 2003.

Baptista Gumucio, Mariano, Historia Gráfica de la Guerra del Chaco, La Paz, Bolivia, Editora Khana Cruz, 1982.

Campero Prudencio, Fernando (dir.), Bolivia en el siglo XX. La formación de la Bolivia Contemporánea, La Paz, Bolivia, Harvard Club de Bolivia, 1999.

Dalla Corte, Gabriela, “La construcción de la región del Gran Chaco más allá de la nación: mensuras, conflictos de límites e intereses empresariales (1870-1932)”, en García Jordán, Pilar (edit.), Estado, región y poder local en América Latina, siglos XIX-XX. Algunas miradas sobre el estado, el poder y la participación política, España, Edicions de la Universitat de Barcelona, 2007.

Dalla Corte, Gabriela, “Puerto Casado: construcción del espacio local y empresas extractivas en el contexto de la guerra del Chaco”, en Dalla Corte, Gabriela (coord.), Poder local, poder global en América Latina, España, Edicions de la Universitat de Barcelona, 2008.

Dalla Corte, Gabriela, La Guerra del Chaco. Ciudadanía, Estado y Nación en el siglo XX. La crónica fotográfica de Carlos de Sanctis, Rosario, Argentina, Prohistoria ediciones, 2010.

Díaz Machicao, Porfirio, Historia de Bolivia. Salamanca-La Guerra del Chaco-Tejada Sorzano, 1931-1936, La Paz, Bolivia, Gisbert y Cía., 1955.

Escudé Carlos y Andrés Cisneros (dir.), Historia General de las relaciones exteriores de la República Argentina, Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Centro de Estudios de Política Exterior, 2000, Tomo VII, cap. 38 y Tomo IX, cap. 47, consultado el 13 de octubre de 2014.URL: Http://www.argentina-rree.com/historia.htm

Ferrero, Laura y Parrón, Mario Gustavo, “La versión oral de la Guerra del Chaco en el testimonio de un excombatiente boliviano”, Historia Regional, Sección Historia, ISP nº3, Año XIX, nº24, 2006.

Finot, Enrique, Nueva Historia de Bolivia, 4ª Edición, La Paz, Bolivia, Gisbert y Cía., 1972.

Flores Jemio, Edson Daniel, Los combatientes bolivianos en la batalla y el cerco de Boquerón, La Paz, Bolivia, Instituto de Estudios Bolivianos, 2007.

García Jordán, Pilar, El Comité Pro-Creación de la provincia de Guarayos “sólo estaba imbuido de los nobles sentimientos de impulsar el progreso de la zona que se traduce en bienestar de las poblaciones”. Una aproximación a la configuración del poder local en los pueblos guarayos (1939-1990), en Dalla Corte, Gabriela (coord.), Poder local, poder global en América Latina, España, Edicions de la Universitat de Barcelona, 2008.

Irurozqui, Marta, “Los mil y un senderos de la ciudadanía. Reflexiones y propuestas historiográficas sobre el desarrollo de la ciudadanías en América Latina”, en García Jordán, Pilar (edit.), Estado, región y poder local en América Latina, siglos XIX-XX. Algunas miradas sobre el estado, el poder y la participación política, España, Edicions de la Universitat de Barcelona, 2007.

Jeffs Castro, Leonardo, Encuentros y desencuentros: Chile y Bolivia 1928-1935, Chile, Ediciones Peña Andina, 2005.

Mesa, José, Gisbert, Teresa y Carlos Mesa Gisbert, Historia de Bolivia, 7ª edición, La Paz, Bolivia, Edit. Gisbert, 2007.

Montes Sánchez, Elio, En Tierras Chaqueñas. Vivencias de los guaraníes & los chaqueños, Santa Cruz, Bolivia, El País, 2001.

Querejazu Calvo, Roberto, Masamaclay. Historia política, diplomática y militar de la Guerra del Chaco, 4ª Edición, La Paz, Bolivia, Novedades, 1965.

Rahi, Arturo, El Chaco Paraguayo. Una Historia de despojos, renuncias, mutilaciones y entregas, Asunción, Paraguay, Arandura Editorial, 2010, consultado el 07 de noviembre de 2014, URL:http://www.portalguarani.com.881arturo_rahi/14365_el_chaco_paraguayo_arturo_rahi.htlm

Rivarola, Vicente, Memorias diplomáticas, 3 Vols., Buenos Aires, Argentina, Ayacucho, 1952-1957.

Ruiz Moreno, Isidoro, Historia de las relaciones exteriores argentinas (1810-1955), Buenos Aires, Argentina, Perrot, 1961.

Salamanca, Humberto, Bolivia y la quiebra de los mitos Latinoamericanos, La Paz, Bolivia, Editorial “Amigos del libro”, 1969.

Salzman, Mariano, “Guerra y transformación sociopolítica. Bolivia y Paraguay en los años treinta”, en Ansaldi, Waldo (edit.), Tierra en llamas, América Latina en los años 1930, Buenos Aires, Argentina, 2003.

Sandoval Rodríguez, Isaac, Nación y Estado en Bolivia. Etnias-Regiones-Clases, La Paz, Bolivia, Mundy Color, 1991.

Soruco, Ximena (coord.), Los Barones del Oriente. El poder en Santa Cruz ayer y hoy, Santa Cruz, Fundación Tierra, 2008.

Taborga, Alberto, Boquerón. Diario de campaña. Guerra del Chaco, La Paz, Bolivia, Editorial Juventud, 1984.

Toffler, Alvin y Heidi Toffler, Las guerras del futuro, España, Plaza & Janés Editores, 1995.

Torres, José Luis, Nos acercan desde Bolivia, Buenos Aires, Argentina, Editorial Federación, 1952.

Fuentes consultadas

Archivo y Biblioteca Históricos de la Provincia de Salta (ABHS)

Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB)

Haut de page

Notes

1 Sus orígenes se remontan al 01 de abril de 1891. Inicialmente se denominó El Cívico, “órgano del partido radical”; en 1902 cambió de epígrafe por “Diario Independiente” y en 1906 se produjo otra modificación “Diario de la Unión Popular”. Fue recién el 10 de julio de 1927 cuando apareció como El Intransigente. Su orientación proveniente del partido político radical se mantuvo caracterizándose por su oposición a los gobiernos conservadores que predominaron en la provincia por varias décadas.

2 Nueva Época se fundó en el mes de abril del año 1909 por Agustín Usandivaras su director y dirigente del Partido Demócrata de Salta. Posteriormente a su deceso, lo siguió en la conducción del periódico, el Sr. Arturo Gambolini.

3 En particular de las elites intelectuales.

4 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Historia General de las relaciones exteriores de la República Argentina, Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Centro de Estudios de Política Exterior, 2000, Tomo VII, cap. 38 y Tomo IX, cap. 47, consultado el 13 de octubre de 2014. URL: Http://www.argentina-rree.com/historia.htm

5 Se trata de los tratados y protocolos firmados por las partes contendientes, a saber: Quijarro-Decoud (1879); Tamayo-Aceval (1887); Ichaso-Benítez (1894); Pinilla-Soler (1907); Ayala-Mujía (1915). Cabe señalar que con el fallo dictado por el presidente norteamericano Hayes en noviembre de 1878 habían cesado los reclamos argentinos en el Chaco, mas no de los bolivianos, convirtiéndose en un fuerte argumento para consolidar los derechos legítimos del Paraguay sobre esa región. Ver. José Mesa, Teresa Gisbert y Carlos Mesa Gisbert, Historia de Bolivia, La Paz, Bolivia, Edit. Gisbert, 2007, p. 433-435; Arturo, Rahi, el Chaco Paraguayo. Una Historia de despojos, renuncias, mutilaciones y entregas, Asunción, Paraguay, Arandura Editorial, 2010, consultado el 07 de noviembre de 2014, URL:http://www.portalguarani.com.881arturo_rahi/14365_el_chaco_paraguayo_arturo_rahi.htlm

6 Históricamente el litigio devino de las pretensiones territoriales de los países vecinos en pos de obtener el dominio del Chaco luego de concluida la Guerra de la Triple Alianza (1865/1870).

7 Hacia enero de 1922 se retomó el proyecto del gobierno argentino de prolongar el Ferrocarril Central Norte a Bolivia, iniciativa que se vio frustrada, no sólo por la decisión boliviana de vincularse con Chile (vía Pacífico) y con Brasil (vía Atlántico), sino también por la reducida rentabilidad que podía esperarse de la explotación de esta línea férrea. Habida cuenta de lo que implicaba el costo de su construcción, dotación y conservación. Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

8 Ibíd.

9 Ver Roberto, Querejazu Calvo, Masamaclay. Historia política, diplomática y militar de la Guerra del Chaco, 4ª Edición, La Paz, Bolivia, Novedades, 1965, p. 175, 419 y 439.

10 Archivo y Biblioteca Históricos de Salta (en adelante ABHS). El Intransigente, 26 de octubre de 1933.

11 ABHS. El Intransigente, 26 de octubre de 1933.

12 ABHS. El Intransigente, 26 de octubre de 1933.

13 ABHS. El Intransigente, 20 de octubre de 1933.

14 ABHS. El Intransigente, 04, 05, 06, 10, 11, 12 y 17 de octubre de 1933.

15 ABHS. El Intransigente, 28 de octubre de 1933.

16 ABHS. El Intransigente, 18 de enero de 1934.

17 ABHS. El Intransigente, 20 de enero de 1934.

18 ABHS. El Intransigente, 21 de enero de 1934.

19 ABHS. El Intransigente, 21 de enero de 1934.

20 ABHS. El Intransigente, 23 de enero de 1934.

21 Conferencia Álvarez del Vayo-Saavedra Lamas, 27 de enero de 1934.

22 ABHS. El Intransigente, 16, 17, 25, 27 y 28 de enero de 1934.

23 ABHS. El Intransigente, 13 de enero de 1934.

24 ABHS. El Intransigente, 13 de enero de 1934.

25 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

26 ABHS. Nueva Época, 14 y 15 de octubre de 1932, Año XXIII. Las declaraciones procedentes del Consulado de Bolivia en Salta, estimaban que las pérdidas sufridas a raíz de las tomas de los fortines que estaban bajo el dominio de los bolivianos, no causaban gran impacto en relación con el “espíritu estoico” de los soldados que resistían la avalancha enemiga. Mientras que desde el Consulado Paraguayo se daban vítores a los avances de las tropas y la toma de los fortines bolivianos en poder del ejército del Paraguay.

27 ABHS. Nueva Época, 03 de octubre de 1932, Año XXIII. No obstante, que el comando del Estado Mayor Boliviano no ha confirmado la caída del fortín Boquerón, los diarios de La Paz, la admiten diciendo que no significa nada para el resultado final. Agregan estar convencidos de la superioridad técnica del ejército boliviano y de las virtudes de la raza. Por otro lado, desde el Ministerio de Guerra del Paraguay se anunciaba oficialmente que la Caballería paraguaya se había posicionado el 28 de setiembre de 1932 del fortín Carlos Antonio López (Pitiantuta), por lo que la caída del fortín Samaklay (Aguarica), se consideraba inminente.

28 ABHS. Nueva Época, 06 de octubre de 1932, Año XXIII.

29 ABHS. Nueva Época, 14 de octubre de 1932, Año XXIII.

30 ABHS. Nueva Época, 24 de octubre de 1932, Año XXIII.

31 Tal es el caso de la motonave argentina, “Ciudad de Concepción”.

32 ABHS. Nueva Época, 03 de octubre de 1932, Año XXIII.

33 No sólo se trató de proteger la frontera estatal, sino también frenar el avance expansionista de algunos países como el Brasil.

34 ABHS. Nueva Época, 24 y 25 de octubre de 1932, Año XXIII. Se comunica que los paraguayos han tomado una serie de fortines, entre los que se encontraban Aliguatá, Tinfunque, Falcón, Saavedra, Arce y Castillo; estos dos últimos serían asignados con un nuevo nombre como Paris y Chalet, respectivamente.

35 ABHS. Nueva Época, 25 de octubre de 1932, Año XXIII.

36 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1933, Año XXIII.

37 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1933, Año XXIII.

38 ABHS. Nueva Época, 08 de abril de 1933, Año XXIII. Ver, Roberto Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 166.

39 Se trata del destacamento que comandaba el coronel Andrés Zabaláin. ABHS. Nueva Época, 20 de abril de 1933, Año XXIII.

40 ABHS. Nueva Época, 24 y 25 de octubre de 1932, Año XXIII. Se comunica que los paraguayos han tomado una serie de fortines, entre los que se encuentran Aliguatá, Tinfunque, Falcón, Saavedra, Arce y Castillo, estos dos últimos serían asignados con un nuevo nombre como Paris y Chalet, respectivamente.

41 ABHS. Nueva Época, 09 de mayo de 1933, Año XXIII.

42 Ver Vicente Rivarola, Memorias diplomáticas, 3 Vols., Buenos Aires, Argentina, Ayacucho, 1952-1957, III, p. 164; Roberto, Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 174-175.

43 ABHS. Nueva Época, 11 y 12 de mayo de 1933, Año XXIII.

44 ABHS. Nueva Época, 13 de mayo de 1933, Año XXIII.

45 Ello lo podía hacer en virtud del tratado de paz firmado con Chile en 1904, por el cual podía hacerlo siempre que no estuviese en estado de guerra.

46 ABHS. Nueva Época, 17 de mayo de 1933, Año XXIII.

47 ABHS. Nueva Época, 20 de mayo de 1933, Año XXIII. Desde el gobierno boliviano se reclamaba precisión sobre las pretensiones territoriales del Paraguay en el Chaco Boreal. En la medida en que ello no se resuelva, no estaba dispuesto a someterse al arbitraje. Ver Roberto, Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 440.

48 ABHS. Nueva Época, 22 de mayo de 1933, Año XXIII. Se trata del acuerdo Kellog-Brian, que según el gobierno argentino entiende debe ser revestido de una sanción que amplíe su fuerza moral con otras de orden jurídico-económicas para imponer la paz y excluir la intervención armada.

49 ABHS. Nueva Época, 24 de mayo de 1933, Año XXIII. Comunicado del Gral. Estigarribia que fuera informado a Nueva Época por parte del cónsul del Paraguay en Salta, Sr. Pedro Recalde.

50 ABHS. Nueva Época, 30 de mayo de 1933, Año XXIII.

51 ABHS. Nueva Época, 05 de junio de 1933, Año XXIV.

52 Roberto, Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 443.

53 ABHS. Nueva Época, 08, 10, 23 de junio y 11 de julio de 1933, Año XXIV.

54 ABHS. Nueva Época, 15 y 28 de julio; 09 de setiembre y 02 de octubre de 1933, Año XXIV. Los representantes del ABCP, particularmente las autoridades de la Argentina y Chile rechazaron la intransigencia del gobierno del Altiplano causa del fracaso del Acta de Mendoza firmada en febrero de 1933 y revisada en los tres meses posteriores. Por su parte, Bolivia planteó que esos países habían adoptado con ello una actitud desvinculada de Brasil, del Perú y de los integrantes de la Comisión de Neutrales en Washington, saliéndose del marco señalado en dicha acta y del margen de los preceptos del derecho internacional. Ver Ruiz Moreno, Isidoro, Historia de las relaciones exteriores argentinas (1810-1955), Buenos Aires, Argentina, Perrot, 1961.

55 ABHS. Nueva Época, 07 de junio de 1933, Año XXIV. Ver Vicente Rivarola, Ob.cit, II, p. 164; Enrique Finot, Nueva Historia de Bolivia, 4ª Edición, La Paz, Bolivia, Gisbert y Cía., 1972, p. 374.

56 ABHS. Nueva Época, 05 de junio y 13 de octubre de 1933, Año XXIV.

57 Roberto Querejazu Calvo, Ob.cit, pp. 165, 170, 173 y 174.

58 ABHS. Nueva Época, 10 y 11 de julio de 1934, Año XXV. Se trata de los regimientos bolivianos Avaroa y General Montes y se da cuenta de la masacre de más de 1500 reclutas bolivianos.

59 ABHS. Nueva Época, 11 de julio, 23 de agosto de 1934, Año XXV.

60 ABHS. Nueva Época, 12 y 18 de julio de 1934, Año XXV.

61 ABHS. Nueva Época, 14 y 24 de setiembre de 1934, Año XXV.

62 ABHS. Nueva Época, 14 de agosto de 1934, Año XXV.

63 ABHS. Nueva Época, 31 de agosto y 04 de setiembre de 1934, Año XXV. El presidente paraguayo Eusebio Ayala, expresaba constantemente su propósito de impulsar la paz en pro de la concordia internacional. Ello se manifestó en múltiples oportunidades como en las comunicaciones que establece con el presidente ecuatoriano Velazco Ibarra. Sin embargo, las acciones del ejército paraguayo demuestran lo contario.

64 ABHS. Nueva Época, 31 de agosto y 06 de setiembre de 1934, Año XXV.

65 ABHS. Nueva Época, 07 y 22 de febrero de 1935, Año XXV. A la retirada del Paraguay de la Liga de las Naciones (en fecha 23 de febrero de 1935), el Comité de Ginebra decidió reforzar los embargos de las armas y prohibir el tráfico de parte de países vecinos. Roberto, Querejazu Calvo, Ob.cit, p. 441.

66 ABHS. Nueva Época, 05 de enero y 04 de febrero de 1935, Año XXV. Se trata del Fortín de Villa Montes, en donde se halla concentrado el grueso de las tropas bolivianas.

67 ABHS. Nueva Época, 16 de enero de 1935, Año XXV.

68 ABHS. Nueva Época, 06, 15 y 20 de febrero de 1935, Año XXV.

69 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

70 En el artículo mencionado, el periodista hace hincapié específicamente a los vínculos comerciales que tenía La Quiaca (Jujuy) con el sureste boliviano.

71 ABHS. Nueva Época, 22 de febrero de 1935, Año XXV.

72 Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

73 ABHS. Nueva Época, 27 de febrero de 1935, Año XXV.

74 Se trata del caso del encarcelamiento del director del Diario nueva época, por orden del senado de la provincia de Salta.

75 El Comité dirigió una carta al poeta salteño, Juan Carlos Dávalos, que es recibida por Nueva Época como la invitación a la intelectualidad salteña para que se adhiera al movimiento de pacificación y asimismo, como un deber de la opinión pública y por ende de la ciudadanía toda.

76 El interés de la argentina por finalizar pronto la guerra estuvo vinculado al hecho de que se tenía conocimiento de que las tropas paraguayas se encontraban agotadas para hacer frente los regimientos bolivianos afincados en la zona de Villa Montes.

77 ABHS. Nueva Época, 27 de abril de 1935, Año XXV.

78 Desde esta perspectiva se puede hablar de una guerra como “antiguerra”, en los términos de los Toffler quienes sostienen que estas se libran entre potencias poderosas en espacios lejanos a sus fronteras y se convierten como un instrumento necesario para evitar un choque aún mayor y más terrible. Cfr. Alvin y Heidi Toffler, Las guerras del futuro, España, Plaza & Janés Editores, 1995.

79 ABHS. Nueva Época, 27 de abril y 14 de mayo de 1935, Años XXV y XXVI respectivamente.

80 Se trataba del sector de Villa Montes, en Charaguá (Santa Cruz de la Sierra) y del fortín Santa Fe.

81 Un desarrollo más amplio de lo acontecido en sus sesiones en Carlos Escudé y Andrés Cisneros (dir.), Ob.cit.

82 ABHS. Nueva Época, 28 y 29 de mayo de 1935, Año XXVI.

83 Querejazu Clavo, Ob.cit, p. 464-469.

84 ABHS. Nueva Época, 13, 17 y 29 de julio de 1935, Año XXVI.

85 Fueron varias las cuestiones presentadas en el marco de las negociaciones de la conferencia en relación con: los prisioneros, la desmovilización y el tránsito, entre otras. Sobre esta última, el caso del camino Villa Montes-Boyuibe trajo consigo posiciones encontradas ya que el mismo se encontraba ocupado por fuerzas paraguayas y se requería de una vía libre para el aprovisionamiento de víveres adquiridos en la frontera argentina con destino a las poblaciones bolivianas de Boyuibe, Charagua y Santa Cruz. La posición del general Estigarribia fue rotunda pues solo aceptó la autorización del tránsito bajo control paraguayo y no estaba dispuesto a ceder lo obtenido por las armas y por el hecho de no desprenderse de las zonas aledañas al camino en donde existían perforaciones petrolíferas de la Standard Oil. De allí la necesidad del canciller argentino en elaborar un informe favorable sobre este asunto. Cfr. Querejazu Clavo, Ob.cit., p. 463-464.-

86 Cabe aclarar que ambas versiones periodísticas se encontraban distanciadas ideológicamente en relación con el gobierno central argentino, debido a la intervención militar y a la política autoritaria que éste empleaba al interior de las provincias.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mario Gustavo Parrón, « La diplomacia argentina en el conflicto bélico del Chaco Boreal según el intransigente y nueva época », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 10 mars 2015, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67686 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67686

Haut de page

Auteur

Mario Gustavo Parrón

Universidad Nacional de Salta, Argentina
CONICET, UNHIR-ISHIR, CIUNSA, CISENgustavo_parron@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page