Navigation – Plan du site
Débats | 2015
Pablo Chávez Zúñiga

Espacios para el más allá: Historia del cementerio de Arica, entre la religiosidad y la secularización (1868-1932)

[10/03/2015]

Résumés

El siguiente trabajo presenta un análisis sobre los espacios mortuorios, las prácticas sociales y la construcción de las representaciones vinculadas a la muerte entre los años 1868 y 1932. La parte inicial de la investigación constituye una contextualización de los espacios de la muerte en Arica (extremo norte de Chile), el terremoto que produjo la destrucción de la iglesia de la Matriz, la delimitación espacial del cementerio periférico y los cambios que se manifestaron tras el inicio de la administración chilena. Se exponen las tensiones y los conflictos generados entre el ámbito eclesiástico y el Estado en torno al cementerio colonial ubicado en la iglesia de la Matriz. Por último, se abordan las representaciones y los testimonios de los sujetos a través de las ceremonias de velorios y funerales.

Haut de page

Texte intégral

Breve estado del arte sobre la muerte en la historiografía

1Los estudios historiográficos sobre la muerte toman fuerza durante la tercera generación de la Escuela de los Annales en los años 1970. Esto tuvo un doble propósito, el primero fue dejar establecido que los rituales funerarios contemporáneos no eran prácticas sociales antiguas; sino más bien invenciones materializadas durante la segunda mitad del siglo XIX, por lo tanto, los ritos mortuorios se modificarían cultural y socialmente dependiendo de cada momento histórico. El segundo, influido por el cambio en la disciplina y la apertura a las demás ciencias sociales como la lingüística, sociología o antropología, que concebían la idea de que la muerte era el reflejo de la vida, o sea que al abordar las prácticas sociales vinculadas a la muerte era posible explorar otros aspectos de la sociedad donde tenían su anclaje.

  • 1 Lucien Febvre, El problema de la incredulidad en el siglo XVI. La religión de Rabelais, Madrid, Aka (...)
  • 2 Peter Burke, La cultura popular en la Europa moderna, Madrid, Alianza editorial, 1991; Peter Burke, (...)

2Estos nuevos objetos de estudios en la historiografía significaron, según Chartier, un regreso de la disciplina al propósito que planteaba Lucien Febvre sobre la necesidad de realizar una historia de las mentalidades o del utillaje mental1. Peter Burke agrega que el redescubrimiento de las mentalidades es también una crítica de los historiadores a fines de la década de 1980 en oposición a cualquier determinismo en la Historia2. Este giro cultural en la disciplina histórica se consolida en la década de 1990, lo que supuso la apertura de temáticas, nuevos abordajes metodológicos y perspectivas teóricas para tratar la muerte, desde las representaciones o las identidades sociales, la apertura al amplio campo de las ciencias sociales, desde el ámbito de la antropología y la lingüística.

  • 3 Michel Ragon, L’espace de la Mort. Essai sur lárchitecture, la décoration et i’urbanisme funéraires (...)

3Las síntesis fundamentales en el estudio de las prácticas referidas, y del fenómeno mortuorio en general fueron entregadas por Michel Ragon (1981), en Los espacios de la muerte; otorga una identidad cultural, a los múltiples espacios que la comunidad transforma en sitios sagrados o dotados de significados religiosos o simbólicos, se ha convertido en un término más amplio que el de cementerio3. Este concepto incluye lugares de sepultación de cadáveres (oficiales y segregados), lugares de culto de los antepasados, lugares marcados por un acontecimiento trágico y, también, lugares urbanos transformados por los ritos o prácticas sociales ligadas al fenómeno de la muerte.

  • 4 Michel Vovelle, La mort et l’Occident de 1300 a nos jours, París, Editions Gallimard, 1983.

4Por su parte, la obra de Michel Vovelle (1983) La mort et l’ Occident de 1300 a nos jours4, trazó un panorama de la sensibilidad colectiva occidental hacia la muerte, destacando niveles de análisis tales como: muerte sufrida (aborda las repercusiones cuantitativas que producía la muerte en una sociedad determinada), muerte vivida (representa la red de gestos, actitudes y comportamientos que generaba el deceso de un individuo) y el discurso sobre la muerte.

5Este último concepto es especialmente importante en esta investigación, ya que el discurso sobre la muerte se relaciona con las medidas concretas que toman las autoridades sobre el tema, enfatizando las ideas que los grupos dirigentes conciben y difunden hacia el resto de la población sobre la realidad final de la muerte. En el caso europeo, se produjo la consolidación de un discurso por parte de los grupos dirigentes: desde el legado borbónico de la idea del cementerio “extramuros” (en contra de los intereses de la Iglesia), hasta la consolidación, durante el siglo XIX, de la racionalización, laicización e higiene; esto último, legitimado en parte, por los progresos en la ciencia europea.

  • 5 Philippe Ariès, El hombre ante la muerte, Madrid, Taurus Ediciones, S.A., 1987.

6Otro aporte historiográfico sobre las representaciones mortuorias – considerando las prácticas de velorio, funeral y conmemoraciones póstumas –, fueron entregadas por Philippe Ariès (1987), en El hombre ante la muerte5. El autor se encargó de apreciar los diferentes comportamientos del hombre a través de la Historia, desde la Alta Edad Media hasta nuestros días, respecto a la familiaridad o rechazo que había producido el fin de la vida en las sociedades occidentales.

  • 6 Philippe Ariès (1982), La muerte en Occidente, Barcelona, Editorial Argos Vergara S.A., 1982, p. 27 (...)

7Ragon y Philippe Ariès ponen énfasis en esta segregación de los muertos, provocada por las ideas ilustradas. Ariès sostiene que si la preocupación del siglo XVIII consistía en que no hubiese ciudades con cementerios, la del siglo XIX fue que no hubiese ciudades sin cementerios especiales. Además de las transformaciones “desde arriba”, se produjo una serie de cambios en los ritos mortuorios, a nivel de las relaciones familiares. En ese sentido, las medidas ilustradas sobre funerales y entierros tomaron lugar en un contexto que valoró, más que en épocas anteriores, el sentimiento hacia la familia y la pérdida de uno de sus miembros6. Ragon, afirma que si toda ciudad moderna admite un cementerio, todo cementerio antiguo redescubierto indica la presencia de una ciudad desaparecida. Por lo tanto, la necrópolis sería el polo opuesto de la metrópolis.

8En cuanto a las investigaciones dedicadas a la muerte en Chile, el aporte historiográfico de Marco Antonio León (1997) es relevante y se encuentra en: Sepultura sagrada y tumba profana. Los espacios de la muerte en Santiago de Chile, 1883-1932; el caso de la ciudad de Santiago está centrado por la imagen que ha construido y proyectado el Cementerio General, desde los inicios republicanos y que ha opacado otras manifestaciones de lugares consagrados a la muerte, especialmente durante el siglo XIX.

  • 7 Marco Antonio León, Sepultura sagrada, tumba profana. Los espacios de la muerte en Santiago de Chil (...)

9Los entierros y las ceremonias fúnebres generaron una dificultad en el cementerio, al desarraigar una costumbre que tenía siglos; además, las parroquias dejaron de percibir los derechos por inhumación en sus recintos. Tanto la ideología liberal-republicana, y otros movimientos que toman forma durante el siglo XIX, como el racionalismo, el positivismo y el evolucionismo se encargaron, paulatinamente, de ir socavando el peso social y cultural de la Iglesia Católica en el país. Este proceso dio lugar a lo que se conoce como la secularización de la sociedad y la laicización de las instituciones, pero es claro que tal situación no fue lineal ni estuvo exenta de contradicciones, pues la sociedad decimonónica, y en particular, en los sectores más bajos, no se desvincularon totalmente de la hegemonía cultural y ritual que ejercía la Iglesia Católica7.

  • 8 Sol Serrano, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y secularización en Chile (1845-1885), S (...)

10Al abordar la temática de las representaciones sociales ante la muerte en Chile, el aporte historiográfico del trabajo de Sol Serrano (2008) resulta fundamental, específicamente en lo referente a la perspectiva del proceso de secularización, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y secularización en Chile (1845 - 1885)8. La secularización supone un cambio en los criterios de la legitimidad estatal: una transición desde el derecho divino a la voluntad popular. Supone también un cambio en la organización jurídica e institucional: de la sociedad de cuerpos a la de individuos. Según Serrano, en el centro de ambos procesos está la Iglesia: la corporación por excelencia y la administradora en la tierra de la legitimidad divina.

  • 9 Francois Lebrun, “Las reformas: devociones comunitarias y piedad personal”, en: Philippe Ariès y Ge (...)

11Para Sol Serrano (2008) la creencia religiosa, profundamente arraigada en aquella sociedad, era la existencia de la vida eterna, y la práctica más generalizada era morir sacramentado. Convivir cotidianamente con la muerte, sumando el miedo al infierno, como herencia barroca, conlleva a que en el mundo católico, los últimos sacramentos – confesión, comunión y extremaunción – eran las únicas obligaciones religiosas que el clero no precisaba recordar a los fieles9.

El Cementerio de Arica

  • 10 Manuel Fernández Canque, Arica 1868, un tsunami y un terremoto, Santiago, Centro de Investigaciones (...)
  • 11 El Morro es una formación rocosa que representa el término de la Cordillera de la Costa, tiene unos (...)

12El punto inicial de esta historia se sitúa en 1868 cuando ocurrió un maremoto que destruyó todas las instalaciones portuarias y aduaneras de Arica, a consecuencia de cuyo fenómeno se produjo la relocalización de varias construcciones en la ciudad10. La población que estaba antes en la parte baja próxima a las chimbas, fue trasladada a los sectores aledaños al Morro11. A consecuencia de este cataclismo se produjo la destrucción de la iglesia de la Matriz, espacio que, hasta ese momento se utilizó como lugar de enterramientos. Posteriormente, se inauguró en el año 1875 la actual iglesia de San Marcos, construida en Francia en los talleres de Gustavo Eiffel y Cía., a solicitud del gobierno peruano. Por efecto de esta coyuntura se terminaron los entierros al interior de esta iglesia y en algunos casos se utilizaron los jardines que están alrededor del recinto como lugar de sepultura.

  • 12 Silvia Zolezzi y Luis Salgado, “Demografía y antecedentes socio-económicos de Arica entre los años (...)

13Los fenómenos naturales de 1868 tuvieron consecuencias nefastas en el ámbito sanitario de la ciudad. Arica quedó en lamentables condiciones y su población expuesta a varias epidemias. En el sector litoral de la zona, específicamente en Chinchorro y Chacalluta la salida de mar originó charcos, que a los pocos meses del cataclismo, generaron criaderos de mosquitos anofeles desatando una epidemia de paludismo, a esto se sumó un brote de fiebre amarilla y uno de cólera. De esta manera, a principios de 1869 se produjo el fallecimiento de 700 personas aproximadamente. Entre el 31 de enero y el 29 de febrero de 1869 fueron sepultadas 541 personas: 395 en una zanja cercana a la población, localizada en el sitio denominado La Pampa y 146 en un área cercana al Lazareto, ubicado a unos 3 kilómetros al este de la ciudad12.

14La prensa de la época manifestó la dramática situación en la que se encontraba la ciudad de Arica producto de estos brotes epidémicos:

  • 13 Diario “El Comercio” de Lima, 24/02/1869.

“La situación de este desgraciado puerto es ya de todo punto de vista fatal… Casi en todas las casas hay enfermos… Figúrense que han ofrecido diez soles diarios para que asistan a un enfermo y no se encuentra una sola mujer que acepte… Si esta situación no mejora desaparecerá bien pronto Arica, pues los muertos no bajan de 40 diarios en esta reducida población”13.

15El rol que cumplía la Iglesia en las ceremonias fúnebres y los espacios de la muerte en la ciudad, queda de manifiesto con el relato de Manuel León y Aranibar, quien en la estadística del año 1868 describe las consecuencias del terremoto y las costumbres funerarias de aquel entonces:

  • 14 Archivo Arzobispado de Santiago. Parroquia de San Marcos de Arica. Vol. 3, 31 de diciembre de 1868.

“Pero téngase presente que en este año 1868 no están exactas las partidas de defunciones, porque en Arica se ha entablado la costumbre de que los más entierros los hacen a ocultas, sin dar parte al Párroco y como no hay un Panteón formalizado, los interesados sepultan en uno de los tres lugares que se han bendecido con el objeto de la sepultación de los cadáveres. Es pues muy cierto que en este año han muerto más que los que han nacido, porque ha sido público y notorio que a consecuencia del horrible cataclismo del memorable 13 de Agosto, quedaron sepultados bajo los escombros muchísimos cadáveres, por otra parte los ahogados y en fin un sin número de acontecimientos funestos que han tenido lugar hasta la finalización del año, lo que no es fácil enumerar, al presente ya se deja sentir el flajelo de la fiebre amarilla y quiera Dios nuestro Señor que compadecido de tantas desgracias de que hemos sido víctimas en esta ciudad no tengamos que atravesar tal vez otra época de inmensas calamidades”14.

  • 15 Diario “La Aurora” 14/03/1917.

16Siguiendo la descripción del párroco, a pesar de la costumbre de enterrar ocultamente sin dar cuenta al eclesiástico, se puede afirmar que existían sitios establecidos en la ciudad durante esta época para la sepultación de cadáveres, los que habían sido bendecidos por la Iglesia, ante la coyuntura que significó el terremoto de 1868 y los brotes de enfermedades a inicios de 1869. Todo ello facilitó la conformación de tres lugares en la ciudad destinados a los entierros de la población: el espacio cercano al Lazareto, un sitio destinado a las sepulturas de la población protestante y el sector denominado La Pampa. Este último espacio utilizado desde el siglo XVIII, se encuentra en el sector periférico de la ciudad, situado al final de la calle Baquedano, en dirección a las chimbas, cerca de la adobera del señor Lopehandía15.

  • 16 Para el período 1880-1890 existen 182 actas, se explicitan auxilios en 110 casos, de ellos en 92 se (...)

17A partir del relato del párroco León y Aranibar, cabe preguntarse ¿Por qué las personas enterraban de manera oculta a sus difuntos, considerando que, a mediados del siglo XIX era fundamental recibir los sacramentos espirituales durante esta ceremonia? Considerando las elevadas cifras de fallecimientos en una fracción de meses, entre la segunda mitad de 1868 y los primeros meses de 1869, resulta evidente que los sacerdotes no pudieron participar y dar abasto en todas las ceremonias fúnebres, de ahí que se realizaron funerales que no quedaron inscritos en los registros eclesiásticos y que son calificados por el párroco como entierros ocultos. Resulta paradojal esta práctica, dado que los sacramentos espirituales eran importantes porque significaban manifestaciones públicas en la vida cotidiana de actos de fe y, entre ellos, un entierro de carácter religioso representaba el último momento de una vida virtuosa que abría las puertas al más allá. Lógicamente, los fieles buscarán una despedida enmarcada en el cristianismo católico y, como señala el documento, los interesados sepultan los cadáveres en uno de los tres lugares que se han bendecido con tal objetivo, porque hay un temor a ser enterrado en lugares para no católicos o que no están sacramentados. En algunas actas de defunción los Curas Párrocos establecieron si la persona recibió auxilios espirituales16.

  • 17 Diario “El Morro de Arica” 13/08/1901.

18A inicios del siglo XX la prensa peruana recordaba esta coyuntura como un año en que Arica fue reducido a escombros por dos cataclismos. Al terremoto y el maremoto le siguió como corolario el brote de fiebre amarilla mencionado por León y Aranibar. Meses después del cataclismo natural esta peste dejó innumerables víctimas, por esta situación el diario El Morro consideró a la ciudad de Arica como una: “(…) desgraciada ciudad, cuyos habitantes recuerdan aún horrorizados ese cataclismo”17.

19Al inicio de la administración chilena en la ciudad de Arica en 1879 el espacio de sepultación se emplazaba en el sector periférico norte del radio urbano, en esta fecha por disposiciones administrativas se prohibió la sepultación de restos humanos en este sitio denominado La Pampa. Esta situación produjo un cambio en la ubicación del lugar de entierro desplazándolo en dirección al este respecto a su localización anterior, estableciéndose en el lugar que corresponde al actual Cementerio Municipal de Arica. Sin embargo, la fecha exacta de apertura de este recinto se desconoce, dado que era utilizado como espacio mortuorio con una fecha anterior a su apertura oficial, la que se cree habría tenido lugar entre los años 1845 y 1855. Las tumbas más antiguas que se conservan son de 1871, desapareciendo las antiguas con las remodelaciones que experimentó el cementerio, bajo la administración chilena.

  • 18 Renato Hasche, La Iglesia en la Historia de Arica, Arica, Imprenta Herco, 1997, p. 75.

20Durante el gobierno del Presidente Domingo Santa María se dictó la Ley de Matrimonio Civil (1884) y se creó el Registro Civil, con ello se puso término a la función desarrollada por los párrocos en cuanto a llevar las cuentas en los libros de bautizos, matrimonios y defunciones. En Arica estas disposiciones se estaban aplicando desde el año 1877, cuando la nueva ley de Registro Civil del Perú dispuso que no se realizara ningún bautismo, matrimonio o defunción sin antes recibir una papeleta que acreditara que las personas se han presentado – en esa oficina – para entregar sus datos18.

  • 19 Alberto Díaz Araya, “Perspectivas históricas desde/sobre Arica en el siglo XX. Apuntes introductori (...)
  • 20 Para el caso de Iquique, puerto vecino a Arica, existe un Reglamento para el Cementerio Público con (...)

21En cuanto al tratamiento de los cadáveres durante la conformación de cementerios a finales del siglo XIX, desde el punto de vista jurídico, tenemos el decreto que ordena la creación de cementerios y prohíbe la sepultación de cadáveres en los templos (31 de julio de 1823); la ley que crea cementerios laicos (21 de diciembre de 1871); el decreto que restringe el uso de cementerios particulares a muy determinados casos (11 de agosto de 1883); el decreto que somete los cementerios parroquiales a las reglas generales que rigen la materia (21 de julio de 1899); el reglamento del Cementerio de Santiago (7 de junio de 1845); y algunas disposiciones aisladas sobre misas de cuerpo presente y exhumación de cadáveres. ¿Cuánto tiempo tardó la aplicación de estas disposiciones reglamentarias en la ciudad de Arica? La pregunta resulta pertinente en el sentido de que el aparataje jurídico cumplió un rol preponderante en la construcción de la nación chilena. El nuevo Estado gobernante requería aplicar “orden” en este territorio. Dentro de esa lógica se consideraba la exaltación de símbolos patrios, la aplicación de un ordenamiento jurídico, la instauración de un aparato jurídico y militar, el sistema escolar, curas párrocos, que operaron con la finalidad de amalgamar mediante estos factores a la comunidad chilena19. La aplicación de leyes buscaba homogeneizar culturalmente a los ciudadanos que habitaban en los territorios de la frontera20.

22En este período se produce una modificación respecto al tratamiento de cadáveres, siendo una función que pasó desde el ámbito eclesiástico al civil. En la época colonial y durante gran parte del siglo XIX para otorgar el certificado de defunción sólo era necesaria la presencia de testigos que acreditaran la existencia de un cadáver. A partir de esta modificación la defunción de una persona debía ser testificada por un médico y por un funcionario del Registro Civil. En este nuevo sistema, fallecida una persona, que no ha recibido atención médica, sus deudos se presentan a la Oficina del Registro Civil correspondiente, la cual les da un formulario que debe ser firmado por el médico sanitario. Una vez obtenida esta firma, vuelve a la oficina para el pase. El argumento para esta modificación tiene relación con el surgimiento de un conocimiento científico sanitario impulsado desde el Estado, para ello era fundamental contar con una estadística fidedigna de la población, en este caso una estadística de la mortalidad, para conocer las principales patologías que afectaban a la población.

  • 21 Diario “El Ferrocarril” 03/11/1926.
  • 22 Diario “El Ferrocarril” 03/11/1926.

23En ese contexto, una Comisión Internacional reunida en París el año 1900 acordó que en las estadísticas se diera a conocer cuántas defunciones habían sido constatadas por médicos y cuántas por personas que no lo eran. Esta determinación aplicada en Chile, y por ende también en Arica, tenía como propósito contar con un antecedente científico otorgado por un facultativo respecto a las causas de muerte. Siguiendo el indicador Número de defunciones según la comprobación y proporción por mil en la Provincia de Tacna para el año 1910. Estas comprobaciones fueron realizadas por: Testigos 477 casos y Médicos 858 casos. Frente a esta nueva forma de constatar defunciones se presentaron aprehensiones, la prensa ariqueña reproducía que: “el sistema antiguo, de la certificación por medio de testigos, era más expedito”21. También era objeto de crítica la preparación para discernir las causas de muerte de los funcionarios civiles, “con excepción de los de Santiago y algunas ciudades de importancia, que son gentes ilustradas, hay que ver los oficiales de las circunscripciones rurales o pueblos pequeños”22.

24Como se ha señalado, hasta 1884, el sector de La Pampa cumplía la función de ser un improvisado lugar de enterramientos. Bajo la normativa que impuso la administración chilena a finales del siglo XIX, se llevó a cabo un proceso de normalización de un cementerio. Una de las características visibles de este nuevo ordenamiento consistió en construir murallas a estos informales recintos de entierro. Hasta aquí el espacio de la muerte era sólo una pampa, de ahora en adelante sería una zona definida y separada de otras construcciones por la presencia de esta limitación localizada en la periferia urbana.

25De esa manera, a fines del siglo XIX, se produce un cambio tanto a nivel sanitario como cultural, lo que trae consigo una transformación de las prácticas mortuorias. El concepto de la muerte, considerando tanto el legado barroco como las nuevas prácticas sanitarias, es percibido como una representación de la muerte, que tomó importancia para los que dieron el paso definitivo en la construcción de un cementerio localizado en la periferia urbana.

26Uno de los factores para modificar la práctica de entierro en las iglesias, dice relación con el crecimiento de la población en el sector urbano. A medida que aumentaba la población, las iglesias resultaban insuficientes para albergar una mayor cantidad de muertos. En el caso de Arica, este aumento de la población, si bien fue lento al principio, durante la tercera década del siglo XX, con el aumento sostenido de la migración campo-ciudad, la natalidad y una disminución de la mortalidad, ese escenario hubiera hecho imposible continuar con esta práctica que ya se encontraba erradicada.

  • 23 Diario “El Morro de Arica” 28/05/1890.
  • 24 Archivo Histórico Vicente Dagnino (en adelante A.H.V.D.) Vol. 306. Arica, 24 de mayo de 1901.

27A fines del siglo XIX el denominado antiguo cementerio es definitivamente clausurado por la Junta de Beneficencia, debido a que se encontraba imposibilitado para inhumar más cadáveres, estando al máximo de su capacidad23. A partir de ese hecho solo quedó a disposición de la población el espacio que actualmente se ubica en calle Lastarria. La memoria anual de los servicios públicos de este Departamento de 1901, enviada desde la Gobernación a la Intendencia, confirmaba la existencia de un solo cementerio en la ciudad, que se encontraba en regulares condiciones y situado a una distancia conveniente del radio urbano24.

  • 25 A.H.V.D. Vol. 33. Tacna, 13 de octubre de 1906.
  • 26 A.H.V.D. Vol. 33. Tacna, 11 de diciembre de 1906.
  • 27 Diario “La Aurora” 05/09/1917.

28Una vez que el cementerio de la ciudad quedó espacialmente delimitado, se iniciaron una serie de obras para su ornamento. Entre los trabajos efectuados en el recinto se encuentra la construcción de la capilla, destinada al servicio religioso25, un altar de mármol, un Cristo y una cruz para adornar el recinto26. Estas obras en el cementerio se caracterizaron por el trazado de avenidas que, en opinión de la Aurora, mejoraron la estética del camposanto. Además, se construyeron en esa época los primeros mausoleos de la necrópolis que, “dan frente a la Avenida principal, uno de ellos del señor Manuel Yanulaque y el otro de la sucesión de doña Rosa L. vda. de Trabuco”27. Durante las primeras décadas del siglo XX, se desarrollan una serie de obras en la avenida principal del cementerio; tales como plantación de árboles, ubicación de asientos, ampliación de jardines e instalación de fuentes de agua, lo que trajo consigo una transformación al interior de la necrópolis, con cambios evidentes.

29Consideramos las ideas expuestas como una manifestación de una concepción moderna de la ciudad proveniente del liberalismo europeo, este planteamiento denotaba una modalidad estilística arquitectónica aplicada al campo santo ariqueño. Desde este punto de vista, el hermoseamiento era un signo de modernización, hay una incorporación del mobiliario urbano, de la escultura y las imágenes a la arquitectura funeraria, lo que es manifestado en los cementerios a través de las expresiones existentes tales como las plazas, jardines, trazo de avenidas, entre otras características.

  • 28 En este contexto, las elites asociaban las pestes con determinados segmentos de la población, sigui (...)
  • 29 Diario “El Morro de Arica” 08/11/1890.

30Aunque el recinto estaba espacialmente delimitado, se ubicaba en la periferia respecto del radio urbano ya que se asociaba con la enfermedad y la muerte28. Por otra parte, resulta evidente que la difusión de las ideas del liberalismo y la modernización habían tenido escasa aplicación en el sector, principalmente porque la inversión de recursos en el ámbito de Higiene Pública estaba destinada al Hospital San Juan de Dios. La Junta de Beneficencia, la Municipalidad y la Gobernación mantenían esta zona en un relativo abandono. Un ejemplo de esta situación de descuido era el pésimo estado del camino en dirección al Cementerio General, que el diario El Morro lo describía de la siguiente forma: “el piso presenta un aspecto desagradable, la tierra está suelta lo que dificulta el tránsito de las personas que concurren en dirección al sagrado templo donde duermen el sueño eterno los que descansan sepultados en las tumbas del lecho perpetuo”29. Este reclamo sobre una vía de comunicación expedita para el tránsito de la población deja entrever la funcionalidad e importancia del cementerio.

  • 30 Diario “El Morro de Arica” 14/05/1890.

31Al interior del camposanto había un espacio reservado al Cementerio Protestante, sitio al que eran trasladados los restos de quienes no profesaban la fe católica. Tal fue el caso de Enriqueta Worm, de nacionalidad danesa; la publicación de prensa señalaba que la familia de esta persona se encontraba perseguida por un destino adverso. Para este grupo la muerte se caracterizaba como: “(…) cerniéndose implacable, hubiera lanzado sobre ellos su negra saeta hiriendo primero al padre, después a la hermana, no satisfecha, tal vez la fatalidad con haber arrebatado la razón a una infeliz madre (…)”30. La descripción aquí realizada por el literato no permite hacer afirmaciones categóricas del posicionamiento que asume la publicación sobre la población protestante, solo habilitan a ilustrar cierta tendencia a que la prensa de la época realizó escasas menciones de este espacio, en este caso quizás realizó una descripción lúgubre con la intención de asociarlo a sus creencias protestantes.

32El cementerio como espacio localizado en la periferia urbana, fue una gran innovación del siglo XIX. Respecto al tránsito que tiene la sacralidad mortuoria durante este período, Sol Serrano (2008) lo caracteriza como el paso de una bendición sagrada del terreno, a la bendición de la fosa y, más tarde, al ataúd del individuo, expresión más fuerte y material de la secularización del espacio público y de la reubicación de la esfera religiosa. Aquí, la práctica mortuoria se encuentra influida por una readecuación de la esfera pública y privada, por lo tanto, se entiende que, durante este período, se consolida la individualidad y la preponderancia del derecho de propiedad.

33El cementerio será valorizado por parte de los fieles, porque la Iglesia católica se había encargado de establecer que el camposanto era la manifestación de tres dogmas: la inmortalidad del alma, la resurrección de la carne y la comunión de los santos. Para el caso de estudio, la separación entre el recinto del cementerio y el del templo no constituye una medida secularizadora, puesto que ambos seguían estando dotados de un carácter sagrado; el quiebre se produce con la separación del rito fúnebre y el entierro, lo que tiene amplias repercusiones tanto en la Iglesia, como a nivel de sociabilidades en los ritos mortuorios.

34A lo largo del siglo XX, a través del reglamento de 1932, queda patente la aplicación del orden y control en la población, los que según los grupos dirigentes, poseían varias prácticas culturales relacionadas con la muerte que debían modificarse, por ello estas ordenanzas tuvieron como propósito normar el ámbito sanitario de los cementerios, mitigando el aspecto religioso del recinto.

35El marco temporal de esta investigación caracteriza las condiciones de una “muerte presente”, fundamentalmente por las condiciones materiales (escasez hídrica, brotes epidémicos y deficiencias sanitarias, entre otros) en las que vivía la población lo que se traducía en una baja esperanza de vida y una elevada tasa de mortalidad.

36Si bien 1868 marcó un hito a nivel de espacios mortuorios en la zona, tras la Guerra del Pacífico se implantó un orden cultural planeado por la elite modernizante nacional chilena, discurso que fue asumido por los actores de la ciudad de Arica, intentando convertir la frontera norte en un mundo representante del modelo culto y moderno, siguiendo el parámetro de civilización que reflejaban los elementos europeos para la elite. Es posible afirmar que la implementación de este proyecto modernizante se presentó fallido a finales del siglo XIX, empezó a tener resultados positivos durante la segunda década del siglo XX, cuando se llevaron a cabo mejoras en el aspecto higiénico mediante obras de saneamiento y una resignificación de la población sobre las normas de higiene planteadas desde el conocimiento médico. En este devenir un papal sustancial le correspondió a las normas, leyes y códigos sancionadas por diversas autoridades que regularon los aspectos vinculados a la muerte, tales como: consolidación de cementerios periféricos de lo urbano, la suspensión de velorios ante las pestes, la administración civil del cuerpo físico muerto, el desarrollo de una estadística sobre la mortalidad y un control del ámbito médico frente a la muerte, entre otros.

Conflictos entre lo eclesiástico y el Estado/nación en torno al cementerio de la Iglesia de San Marcos de Arica

  • 31 Un punto de comparación entre la realidad periférica y marginal de los cementerios y los prostíbulo (...)

37En Chile y Arica, las prácticas sociales ante la muerte estuvieron influidas por este proceso de secularización de la época, esta transición estuvo caracterizada por la destrucción de la iglesia de la Matriz, por el inicio de la administración de un Estado chileno en construcción y por la delimitación de un espacio periférico en la ciudad para la inhumación de cadáveres31. Cabe señalar que la transición desde el predominio de la religiosidad católica hacia prácticas públicas, ante la muerte con un carácter más secularizado (en coexistencia con la anterior). La adscripción de la población al catolicismo queda confirmada en cifras, con los Censos del año 1907, 1920 y 1930, en los cuales el 99%, 98% y 99% de la población, respectivamente, señalaba su pertenencia a la religión. A pesar de estas cifras, la secularización de los cementerios empezó a cobrar fuerza a mediados del siglo XIX, cuando los argumentos del pensamiento social positivista sobre el culto a los muertos influyeron en el discurso médico. Según sus argumentos, tanto el establecimiento de la tumba como de los sitios de sepultura formaban parte de las instituciones fundamentales, propias de toda población civilizada. Debe admitirse como principio que el cementerio, en el sentido otorgado por la cultura occidental, tanto como la casa común, la escuela o el templo, es uno de los elementos integrantes de la organización de la población, y que, por consiguiente, no pueden haber ciudades sin espacios para los muertos, por ello es posible comprender la cultura y las particularidades de una comunidad determinada, a partir del estudio de sus espacios de la muerte. De igual forma, el proceso de secularización de los cementerios tiene una incidencia directa en las prácticas sociales en torno a la muerte, dado que provocó una modificación tanto en la etapa de funeral como en la del entierro, pasando de una etapa en la que predominaban estos ritos vinculados directamente al entorno físico de la Iglesia, a una etapa donde se consolida el cementerio como espacio de muerte.

  • 32 A.H.V.D., Vol. 308. Arica, 6 de julio de 1901.

38El terremoto y tsunami de 1868 destruyó la iglesia Matriz de la ciudad de Arica, por esta causa, el templo perdió su consagración; pero no por eso la Iglesia perdió sus derechos. Arica quedó sin casa de oración, y por las gestiones de los fieles se levantó un nuevo templo sobre el espacio de la antigua iglesia; ante esta situación, el gobierno del Perú obsequió a un grupo de vecinos de la ciudad, la iglesia de fierro pre fabricada. El 6 de noviembre de 1872, mediante Decreto Supremo, dispuso que la Iglesia de fierro mandada a construir en los Estados Unidos para el puerto de Ancón, fuera destinada a la ciudad de Arica, que carecía de ella, a causa de los maremotos que habían devastado varios edificios. El Gobierno peruano ordenó al Prefecto de Tacna que hiciera construir la iglesia en un terreno municipal o fiscal. El Jefe político, de entonces, optó por el terreno donde se encontraba la antigua iglesia de la Matriz, que era propiedad fiscal. El problema se genera cuando ni el edificio, ni el terreno, nunca pasaron a ser propiedad de la Iglesia y continuaron figurando como propiedades de carácter fiscal32.

39A inicios del siglo XX, la Municipalidad quiso establecer un estanque de agua para regar los jardines públicos de la plaza y el parque. Esta construcción se ubicaría en los terrenos adyacentes al edificio de la iglesia, específicamente, en el lugar que fue utilizado como cementerio católico.

40El proyecto de la edificación del estanque de piedra en el antiguo cementerio católico, propiedad de la Iglesia, develó las tensiones entre religión y política; el párroco del templo protestó ante el Gobernador del Departamento, oponiéndose a su levantamiento y solicitando la suspensión de los trabajos. En lo concerniente a las obras, el sacerdote señalaba a la autoridad política que:

  • 33 Diario “El Morro de Arica” 06/07/1901. Reproducción de nota enviada por el Párroco M. Lorenzo Cháve (...)

“(…) penosa impresión ha causado en mí espíritu el haber visto en la mañana de hoy que se esté cavando el terraplén del lado sur de la iglesia parroquial, para construir por orden de US., un estanque, cuyo objeto, se presume, y el cual se hace sin siquiera mi conocimiento, ni mucho menos mi consentimiento, como jefe de esta iglesia (…) Este procedimiento insólito, importa nada menos que un ataque tan violento como inesperado y sensible a la propiedad inviolable de la iglesia, a sus sagrados e inalienables derechos e independencia suprema, en fuerza de su divina institución, que US bien lo sabe y reconoce y que tal vez no ha tenido en consideración al dar tal orden, que lamento”33.

41Por su parte, la Gobernación responde que las autoridades eclesiásticas no tienen derechos sobre los terrenos en que proyecta construir el estanque, porque son propiedad del fisco. Además, agrega que:

“Se ha recibido en esta gobernación su nota de fecha 2 del presente, en la que, con términos desusados e inconvenientes, protesta de los trabajos ejecutados en terrenos eriazos próximos a la iglesia, que Ud. no debe ignorar son de propiedad fiscal, como asimismo la iglesia, según aparece en el rol de propiedades que el Estado posee en este Departamento.

  • 34 Diario “El Morro de Arica” 06/07/1901. Reproducción de nota enviada por el Gobernador del Departame (...)

Desconozco en absoluto la intromisión de Ud., en obras ejecutadas por la Municipalidad con el permiso de esta gobernación, en ese terreno, previniendo a Ud., que, en lo sucesivo, se abstenga de dirigir comunicaciones del tenor a la que hago mérito, por no reconocerle a Ud. carácter alguno oficial”34.

42En esta respuesta incluso la autoridad política desconoce la potestad moral del sacerdote, una vez más aparece como trasfondo el proceso de construcción del Estado chileno en Arica con un punto de conflicto entre autoridades respecto al significado del espacio mortuorio en un recinto religioso, en una época donde el mando político pertenece a los chilenos y la jurisdicción eclesiástica a los peruanos.

  • 35 Diario “El Morro de Arica” 07/08/1901.

43Producto de este desconocimiento a la autoridad eclesiástica, el debate se tornó cada vez más ácido. La Iglesia conserva el derecho de legítima propiedad sobre la adquisición o disposición de sus bienes, por lo tanto, el conflicto se genera cuando la autoridad civil desconoce estas prerrogativas35. Según la perspectiva del Gobierno del Perú, cuando dona el edificio, transfiere su dominio y derecho a la Iglesia, de modo que estos trabajos impulsados por la Municipalidad y apoyados por la Gobernación estarían vulnerando la autoridad eclesiástica en la zona. Las autoridades chilenas, por su parte, sustentaban la idea de levantar la construcción del estanque en el antiguo cementerio, por tratarse de un terreno de propiedad fiscal.

44Ante esta situación, los vecinos dirigen una carta al Gobernador del Departamento, apoyando la postura del párroco de la ciudad y criticando la instalación del estanque en el sector que había sido utilizado como cementerio de la iglesia parroquial. En la misiva, los vecinos de Arica señalan que:

  • 36 Diario “El Morro de Arica” 03/07/1901.

“(…) la I. Municipalidad, sin atender las justas observaciones hechas por la prensa local y comprometiendo la salubridad pública, ha comenzado a formar un estanque de piedra dentro del Cementerio de la iglesia parroquial de este puerto (…) En esto no se ha consultado la estética ni se ha pedido la venia al Sr. párroco, que es el único que ejerce jurisdicción en ese recinto para verificar esa obra nueva. Se ha cometido un atropello incalificable y alentado por los mismos llamados a velar por el bienestar del vecindario y por el ornato de la población”36.

  • 37 Diario “El Morro de Arica” 03/07/1901.

45La posición y crítica de los vecinos hacia la obra se fundamenta en el quebrantamiento de la jurisdicción de la Iglesia, lo que significa un abuso hacia la autoridad del párroco. Consideran, además, que el estanque se convertiría en un foco de infección y nido de mosquitos transmisores del paludismo37.

  • 38 Diario “El Morro de Arica” 14/08/1901.

46Desde la institución eclesial argumentan la ilegalidad en que se incurría, a raíz de la construcción del estanque por parte de la Municipalidad38. De acuerdo al Derecho canónico, sobre los bienes eclesiásticos, particularmente, las Iglesias tienen disposiciones relativas a su constitución, lugar, y posición, haciendo especial énfasis en el mandato de independencia entre el clero y el mundo secular. En el caso de la iglesia de San Marcos la separación de lo profano está dada por la verja de fierro a los costados, la pared de la casa del señor Smith por la cabecera y por el pie, por la última grada del atrio. Terminada esta descripción de límites, la publicación de El Morro preguntaba:

  • 39 Diario “El Morro de Arica” 14/08/1901.

“¿está dentro o fuera de la reja de fierro que de conformidad con los sagrados cánones y disposiciones conciliares, debe la iglesia estar separada de lo profano, como lo está la Parroquial de San Marcos, por medio de la expresada verja? Todos los ojos ven que el tal estanque se construye hacia dentro de la verja de fierro; luego el estanque se está construyendo sobre terreno sagrado”39.

  • 40 Diario “El Morro de Arica” 17/08/1901.

47A mediados de agosto de 1901, la Corte de Apelaciones de Tacna determinó paralizar los trabajos de excavación, que se llevaban a cabo en el cementerio de la iglesia parroquial. A raíz de una demanda, iniciada por el párroco en contra de la Municipalidad, el tribunal dictaminó que este organismo no podía realizar trabajos de excavación sin la autorización de la Diócesis de Arequipa, por tratarse de bienes eclesiásticos40.

  • 41 Diario “El Morro de Arica” 14/04/1906.

48Finalmente, el pozo que surtiría el regadío de la plaza de armas, fue localizado a espaldas de la iglesia parroquial. Sin embargo, los conflictos continuaron porque la Municipalidad se comprometió a cultivar los jardines del cementerio en el templo, a cambio de extraer el agua del recinto; pero hasta el año 1906, la institución política no había cumplido con su compromiso41.

  • 42 Diario “El Ferrocarril” 04/05/1917.
  • 43 Diario “El Ferrocarril” 04/05/1917.

49La Municipalidad, en el año 1917, durante la plantación de árboles en la iglesia parroquial de San Marcos, realizó una serie de excavaciones en los alrededores de este sitio. En el desarrollo de este trabajo fueron encontradas varias osamentas. Se: “cree que estos restos sean de los soldados caídos en la Guerra del Pacífico”42. Esto último queda en suspenso cuando la misma publicación menciona que en uno de: “esos hoyos se halló el esqueleto de una mujer con sus vestidos dentro de un saco Garibaldi”43. Esta situación evidencia que, en algún momento, el recinto de la iglesia parroquial sirvió como espacio mortuorio, aunque la cantidad de osamentas y el momento en que fueron enterradas no están claros. Finalmente, estos restos fueron llevados al Cementerio General, donde se les dio nuevamente sepultura.

A modo de conclusión

50A lo largo de esta investigación abordamos el análisis del proceso de secularización en la sociedad ariqueña, por lo expuesto hasta aquí este fue un proceso marcado por avances, retrocesos y conflictos. Fueron diversos actores que desde múltiples posicionamientos, religiosos, civiles, laicos, médicos; los que imprimieron sus visiones durante el origen, desarrollo y consecuencias que llevaron a una interacción entre el ámbito religioso y el civil a través de las prácticas mortuorias. En el tiempo transcurrido entre 1883 – inicio de la administración chilena en Arica y la Ley laica de cementerios – y la aplicación del Reglamento General de Cementerios, establecido en 1932, hubo profundos cambios en las prácticas y representaciones sobre la muerte en la ciudad de Arica.

51Ciertamente durante la segunda mitad del siglo XIX, se manifestaron importantes cambios en los espacios de la muerte en Arica. Primero, la destrucción de la iglesia de la Matriz, la relocalización de los sitios funerarios y la apertura de lugares consagrados para el entierro de la población. Estas modificaciones se produjeron por el cataclismo que azotó a la ciudad en el año 1868 y los sucesivos brotes epidémicos que afectaron a la población. Segundo, el cambio de administración política tras la Guerra del Pacífico llevó a que las autoridades chilenas clausuraran el sitio de La Pampa porque se encontraba en su máxima capacidad y relativamente cercano al radio urbano. Una vez realizada esa acción y considerando los antecedentes culturales y sanitarios señalados, establecieron y definieron un espacio de inhumaciones en la zona periférica de la ciudad.

52La Guerra del Pacífico marcó el inicio de la administración chilena en la zona, lo que se tradujo en una serie de consecuencias para la población, entre ellas los cambios en el espacio mortuorio. Así, bajo los preceptos que impuso el Estado chileno a finales del siglo XIX, se llevó a cabo un proceso de normalización del cementerio, lo que se traduce en una delimitación espacial y la aplicación de una serie de reglamentaciones referentes al ámbito mortuorio. Esta construcción de un espacio fúnebre representa una acción emprendida desde el Estado, en el marco de la impronta de modernidad que se deseaba imprimir en la región.

53La conformación del cementerio por parte del Estado chileno, a finales del siglo XIX, tiene un carácter periférico. Sustentado en el discurso sanitario y cultural, el propósito de las autoridades era construir espacios de la muerte alejados del radio urbano, esto podría considerarse el punto de quiebre a la práctica de larga data de enterrar a las personas en osarios al interior de las Iglesias. En ese contexto, las prácticas públicas ante la muerte en la sociedad ariqueña, entre 1883 y 1932, correspondieron a un periodo de transición desde el predominio de la religiosidad católica, hacia comportamiento más secularizados, proceso cuya manifestación concreta fue la construcción del cementerio periférico. Esto causó la modificación de la etapa de velorio, funeral y entierro, hasta ese momento todas estas prácticas se efectuaban al interior del recinto eclesiástico, de ahora en adelante el velorio se realizaría en la privacidad de los hogares, el funeral se efectuaría en la Iglesia y desde aquí se produce un traslado público hasta llegar al cementerio alejado del radio urbano. Este proceso de cambio en el tratamiento de los cadáveres y la resignificación de los espacios no estuvo exento de conflictos entre la autoridad eclesiástica y civil, esto explica la reglamentación sanitaria de los velorios, las excepciones en períodos de pestes, la institucionalidad médica sobre las autopsias, los nuevos procedimientos para declarar la muerte de una persona, entre tantos otros aspectos que reflejan la ocupación por parte del Estado de nuevos ámbitos de la sociedad civil.

Haut de page

Bibliographie

Agulhon, Maurice, La sociabilidad como categoría histórica, en A.A.V.V. Formas de sociabilidad en Chile, 1840-1940, Santiago-Chile, Fundación Mario Góngora-Editorial Vivaría, 1992.

Ariès, Philippe, El hombre ante la muerte, España, Taurus Ediciones, S.A., 1987.

Burke, Peter, La cultura popular en la Europa moderna, Madrid, Alianza editorial, 1991.

Chartier, Roger, El mundo como representación. Historia cultural, entre práctica y representación, Barcelona, Editorial Gedisa, 1996.

Chávez Zúñiga, Pablo Sebastián, Prácticas sociales públicas en torno a la muerte: representaciones sociales mortuorias en Arica entre 1883-1932, tesis inédita conducente al grado de Magíster  en Historia, por la Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades, Departamento de Ciencias Históricas, Santiago de Chile, 2014, 297 páginas.

Chávez Zúñiga, Pablo Sebastián, “Las prácticas sociales en torno a la muerte a través de los testamentos en la ciudad de Arica (1883-1932)”, ponencia presentada en las XX Jornadas de Historia de Chile, Iquique-Chile, agosto 2013.

Corbin, Alain y Michelle Perrot, “Entre bastidores”, en Philippe Ariés y George Duby (Dirs.), Historia de la vida privada. Sociedad burguesa: aspectos concretos de la vida privada. Tomo 8, Madrid, Taurus Ediciones, 1989.

Fernández Canque, Manuel, Arica 1868, un tsunami y un terremoto, Santiago-Chile, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana de la Dirección de Bibliotecas, 2007.

Foillet, J., La muerte y el hombre del siglo XX. Fenomenología del duelo, Madrid, Editorial Razóny Fe S.A., 1968.

Hasche, Renato, La Iglesia en la Historia de Arica, Arica-Chile, Imprenta Herco, 1997.

Lebrun, Francois, “Las reformas: devociones comunitarias y piedad personal”, Philippe Ariès y George Duby, Historia de la vida privada, Madrid, Taurus, 1991.

León, Marco Antonio, Sepultura sagrada, tumba profana. Los espacios de la muerte en Santiago de Chile, 1883-1932, Santiago-Chile, LOM Ediciones, 1997.

León, Marco Antonio, “Gradual secularización de lo cotidiano”, Marcial Sánchez Gaete (Director), Historia de la Iglesia en Chile. Tomo III, Santiago-Chile, Editorial Universitaria, 2011.

Rodríguez, Tania y María de Lourdes García, Representaciones sociales. Teoría e investigación, México, Universidad de Guadalajara, 2007.

Serrano, Sol, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y secularización en Chile (1845-1885), Santiago-Chile, Fondo Cultura Económica, 2008.

Soto Lara, José, “Desnudándose de las banderas: Historia(s) de una década de prostitución en Arica o el burdel como espacio de sociabilidad extra-chilenización”, La Cruz de alquitrán: Historia de la vida cotidiana y de la sociabilidad entre chilenos y peruanos en Arica (1920-1929), Tesis para optar al grado de Magister en Historia, Universidad de Chile, 2014.

Thomas, Louis-Vicent, El cadáver. De la biología a la antropología, México, Fondo de Cultura Económica, 1989.

Van Gennep, Arnold, Los ritos de pasos, Madrid, Taurus Ediciones, 1986.

Vovelle, Michel, La mort et l’ Occident de 1300 à nos jours, Paris, Editions Gallimard, 1983.

Zolezzi, Silvia y Luis Salgado, “Demografía y antecedentes socio-económicos de Arica entre los años 1824 y 1879”, Revista de Geografía Norte Grande nº 6, 1978.

Haut de page

Annexe

Fuentes

Archivos

Archivo Histórico Vicente Dagnino, Universidad Tarapacá (Arica), Fondo Intendencia de Tacna, vols. 33, 306 y 308.
Archivo del Arzobispado de Santiago, Vicaría de Arica, Fondo 3-5 (1868, 1880, 1882, 1883).

Periódicos

Diario “Morro de Arica” 1890-1911.
Diario “El Ferrocarril” 1907-1932.
Diario “La Aurora” 1914-1929.
Diario “El Comercio” de Lima, 1869.

Haut de page

Notes

1 Lucien Febvre, El problema de la incredulidad en el siglo XVI. La religión de Rabelais, Madrid, Akal, 2012; Roger Chartier, El mundo como representación. Estudios sobre historia cultural, Barcelona, Editorial Gedisa, S.A., 2002.

2 Peter Burke, La cultura popular en la Europa moderna, Madrid, Alianza editorial, 1991; Peter Burke, Formas de historia cultural, Madrid, Alianza Editorial, 2000, p. 207-230.

3 Michel Ragon, L’espace de la Mort. Essai sur lárchitecture, la décoration et i’urbanisme funéraires, París, Editions Albin Michel, 1981.

4 Michel Vovelle, La mort et l’Occident de 1300 a nos jours, París, Editions Gallimard, 1983.

5 Philippe Ariès, El hombre ante la muerte, Madrid, Taurus Ediciones, S.A., 1987.

6 Philippe Ariès (1982), La muerte en Occidente, Barcelona, Editorial Argos Vergara S.A., 1982, p. 271 y ss.

7 Marco Antonio León, Sepultura sagrada, tumba profana. Los espacios de la muerte en Santiago de Chile, 1883 – 1932, Santiago, LOM Ediciones, 1997.

8 Sol Serrano, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y secularización en Chile (1845-1885), Santiago, Fondo Cultura Económica, 2008.

9 Francois Lebrun, “Las reformas: devociones comunitarias y piedad personal”, en: Philippe Ariès y George Duby, Historia de la vida privada, Madrid, Taurus, 1991, p. 87.

10 Manuel Fernández Canque, Arica 1868, un tsunami y un terremoto, Santiago, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana de la Dirección de Bibliotecas, 2007.

11 El Morro es una formación rocosa que representa el término de la Cordillera de la Costa, tiene unos 130 metros de altura, localizado en el sector sur urbano de la ciudad de Arica. Fue declarado Monumento Nacional el 6 de octubre de 1971. En los faldeos del sector norte de este peñón se encuentra una milenaria necrópolis, constituida por la práctica de momificación que desarrollaron los aborígenes Chinchorros.

12 Silvia Zolezzi y Luis Salgado, “Demografía y antecedentes socio-económicos de Arica entre los años 1824 y 1879”, Revista de Geografía Norte Grande Nº 6, 1978.

13 Diario “El Comercio” de Lima, 24/02/1869.

14 Archivo Arzobispado de Santiago. Parroquia de San Marcos de Arica. Vol. 3, 31 de diciembre de 1868.

15 Diario “La Aurora” 14/03/1917.

16 Para el período 1880-1890 existen 182 actas, se explicitan auxilios en 110 casos, de ellos en 92 se manifiesta que la persona recibió este sacramento y en 18 casos que la persona no recibió ningún tipo de ayuda espiritual. Los párrocos durante este periodo en la Vicaria de Arica fueron José Diego Chávez (78 actas), Francisco Wentuisen (69 actas), José Rufino (16 actas) y Manuel Huanca (6 actas). En las otras 13 actas no se especifica el nombre del Cura Párroco que llevó a cabo las ceremonias.

17 Diario “El Morro de Arica” 13/08/1901.

18 Renato Hasche, La Iglesia en la Historia de Arica, Arica, Imprenta Herco, 1997, p. 75.

19 Alberto Díaz Araya, “Perspectivas históricas desde/sobre Arica en el siglo XX. Apuntes introductorios”, Arica siglo XX. Historia y sociedad en el extremo norte de Chile, Arica, Ediciones Universidad de Tarapacá, 2010.

20 Para el caso de Iquique, puerto vecino a Arica, existe un Reglamento para el Cementerio Público con fecha 17 de agosto de 1878. En el primer artículo se declara que: “Ningún cadáver podrá ser enterrado fuera del Cementerio Público. El que contraviene a esta disposición incurrirá en una multa de cien pesos o un mes de prisión”. Archivo Nacional Histórico de Chile, Fondo Intendencia de Tarapacá, vol. 28.

21 Diario “El Ferrocarril” 03/11/1926.

22 Diario “El Ferrocarril” 03/11/1926.

23 Diario “El Morro de Arica” 28/05/1890.

24 Archivo Histórico Vicente Dagnino (en adelante A.H.V.D.) Vol. 306. Arica, 24 de mayo de 1901.

25 A.H.V.D. Vol. 33. Tacna, 13 de octubre de 1906.

26 A.H.V.D. Vol. 33. Tacna, 11 de diciembre de 1906.

27 Diario “La Aurora” 05/09/1917.

28 En este contexto, las elites asociaban las pestes con determinados segmentos de la población, siguiendo esa lógica claro-oscura que presentaba la ideología del liberalismo a finales del siglo XIX. Los pestosos eran significados como gente que realizaba prácticas antihigiénicas e ignorantes porque desconocían las costumbres sanitarias que podrían disminuir el riesgo de infección. La peste adquiere entonces un significado social y moral, por ende supone la necesidad de disciplinar a la población mediante acciones de control, como prohibiciones y ordenanzas. Se trata de lograr el control social de la enfermedad a través del control de las prácticas en la sociedad.

29 Diario “El Morro de Arica” 08/11/1890.

30 Diario “El Morro de Arica” 14/05/1890.

31 Un punto de comparación entre la realidad periférica y marginal de los cementerios y los prostíbulos, se encuentra en la investigación de José Soto Lara, desde el enfoque históricos de la “vida cotidiana” y la construcción de nacionalidad, aborda el problema de la prostitución en el Departamento de Arica entre 1920-1930. Propone, sustentado en fuentes judiciales, que los procesos de sociabilidad al interior del prostíbulo se caracterizaron por una alteridad a una “sociabilidad en orden”. La venta ilegal de alcohol, el hurto, la retención de especies, el suicidio y la violencia, cimentaron una realidad particular al margen de un contexto socio-político mayor: la chilenización. José Soto Lara, “Desnudándose de las banderas: Historia(s) de una década de prostitución en Arica o el burdel como espacio de sociabilidad extra-chilenización”, La Cruz de alquitrán: Historia de la vida cotidiana y de la sociabilidad entre chilenos y peruanos en Arica (1920-1929), Tesis para optar al grado de Magister en Historia, Universidad de Chile, 2014, p. 260-301.

32 A.H.V.D., Vol. 308. Arica, 6 de julio de 1901.

33 Diario “El Morro de Arica” 06/07/1901. Reproducción de nota enviada por el Párroco M. Lorenzo Chávez al Gobernador del Departamento.

34 Diario “El Morro de Arica” 06/07/1901. Reproducción de nota enviada por el Gobernador del Departamento M. Montt al Párroco Lorenzo Chávez.

35 Diario “El Morro de Arica” 07/08/1901.

36 Diario “El Morro de Arica” 03/07/1901.

37 Diario “El Morro de Arica” 03/07/1901.

38 Diario “El Morro de Arica” 14/08/1901.

39 Diario “El Morro de Arica” 14/08/1901.

40 Diario “El Morro de Arica” 17/08/1901.

41 Diario “El Morro de Arica” 14/04/1906.

42 Diario “El Ferrocarril” 04/05/1917.

43 Diario “El Ferrocarril” 04/05/1917.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pablo Chávez Zúñiga, « Espacios para el más allá: Historia del cementerio de Arica, entre la religiosidad y la secularización (1868-1932) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 10 mars 2015, consulté le 25 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67716 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67716

Haut de page

Auteur

Pablo Chávez Zúñiga

Universidad de Chile, Estudiante Programa de Doctorado en Historia
pablo.chavez.zuniga@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page