Navigation – Plan du site
Colloques | 2015
Espacios y actores de la actividad minera en América Latina. Siglos XVI al XIX – Coord. David Navarrete G.
Alma Parra

Los actores de reparto: distribuidores de insumos en la minería de Guanajuato en el siglo XIX

[10/03/2015]

Résumés

Este trabajo indaga sobre un grupo particular de actores secundarios detrás de las grandes empresas, los administradores de minas y los comerciantes de insumos para la minería y el papel que jugaron en las formas de organización de la minería de Guanajuato. A raíz de la independencia se dieron cambios que permitieron una diversificación de actores ligados a la administración de minas y con ello de "estilos" de organización y de abastecimiento a las minas de los insumos básicos. Sin separarse de la tarea básica de cuidar el patrimonio minero de las élites, ensancharon un grupo medio de personajes ligados con la minería local a través de su vinculación directa como inversionistas menores en las minas y como controladores de las redes de distribución de insumos e incluso tecnología.

Haut de page

Texte intégral

1La historiografía minera de los últimos 30 años en México, ha tenido el mérito de ensanchar los estudios más antiguos al delinear y precisar sobre la estructura de la producción de plata en el país y estudiar con más detalle las características de los principales protagonistas en la conducción de la producción de minerales preciosos durante los siglos coloniales y el siglo XIX. Lo que se conoce en esa literatura como la gran minería, fue apuntalada por empresarios con aptitudes financieras y organizativas de gran alcance, que también por sus influencias político sociales lograron garantizar su éxito empresarial y definieron, en buena parte, el desarrollo y conformación de las distintas áreas de influencia y regiones del país a través de su vínculo minero.

2No obstante, ese éxito y las formas de desarrollo de la industria a las que dieron forma, contaron con un soporte basado en un conjunto actividades alrededor de la minería desempeñadas por individuos dedicados a diversas tareas, en escalas muy menores, con recursos modestos y con la aplicación de habilidades prácticas, dentro de la misma explotación minera en las áreas extractivas y metalúrgicas, así como en otras actividades conexas.

3Las actividades relacionadas con el abasto de insumos, es decir, los ramales comerciales de la minería, se encontraban durante el período previo a la guerra de independencia bajo control gubernamental. Con la formación de gobiernos independientes, a partir de 1824, se produjeron cambios o se consolidaron algunos que ya tenían un precedente, que no sólo abrieron campos de actividad antes reservados a la administración española sino que fomentaron una diversificación de actores en la esfera privada ligados al desarrollo de la actividad minera. En este contexto, un número mayor de sujetos económicos se ligaron a la minería como empresarios medianos y pequeños, en muchas ocasiones, que abordaron las tareas dentro de las nuevas estructuras empresariales y comerciales en el área de insumos.

4El texto que aquí se presenta, tiene como objeto ilustrar aspectos y características más específicas sobre las prácticas de esos actores de reparto, actores secundarios detrás de las grandes empresas mineras de Guanajuato en un período de recomposición económica, en particular, la que resultó de la abolición de algunos estancos coloniales. Se tratará de identificar y ubicar de manera general en ese nuevo medio, a los administradores de minas, los comerciantes y distribuidores de insumos en Guanajuato, como el mercurio y la sal materias primas básicas (sin que fueran las únicas) para la obtención de plata y, el papel que jugaron en las formas de organización de la minería de Guanajuato en la primera mitad del siglo XIX.

5Para esta tarea he recabado una cantidad considerable de fuentes de archivo novedosas, que permiten ofrecer un marco de referencia y punto de partida para ir incorporando al análisis de las formas empresariales que se fueron adoptando ante la inminente participación del sector privado en nichos, relativamente nuevos, ligados a la minería.

El vacío de la Corona

  • 1 Véase. Brading, Mineros y Comerciantes en el México Borbónico, México, Fondo de Cultura Económica, (...)
  • 2 Parra, Alma, "Mercury's agent, Lionel Davidson and the Rothschilds in México", The Rothschilds Arch (...)

6A diferencia de los aspectos financieros y mercantiles que han sido discutidos en varios textos clásicos y algunos nuevos, donde se muestra la importancia de la disponibilidad y formas en que los capitales fueron invertidos en las minas, así como los cambios producidos después de la independencia,1 los aspectos que tratan sobre el abasto de insumos para las actividades mineras2 han sido más escasamente tratados y de forma relativamente dispersa en relación a los períodos que considera.

  • 3 Parra, Alma, "Apuntes sobre los insumos para la producción de plata en México”, en Paniagua, Jesús (...)
  • 4 Véase: Parra, Alma, "La familia Rul y Pérez Gálvez y el despegue de la minería post-independiente e (...)

7La ruptura de monopolios coloniales, particularmente el del mercurio y el de la sal3 dio cabida a nuevos "estilos" de organización dentro de varias actividades económicas vinculadas a la producción de metales preciosos y consecuentemente en las áreas comerciales de abastecimiento. Es factible que las formas de las grandes empresas hayan heredado mucho de las formas de organización empresarial de la era virreinal, ya que las estructuras familiares prevalecieron por largo tiempo, en unas regiones más que en otras y sus modos de administrar estaban regidos por un vínculo particular con el gobierno virreinal, por lo que es posible que siguieran patrones de organización y funcionamiento similar al de períodos previos.4 Sin embargo, en aquellas actividades vinculadas a las áreas de abasto de insumos básicos a las minas y a las haciendas de beneficio, donde se practicaba la refinación de minerales se registraron mayores cambios.

8Los cambios más significativos, de acuerdo a esta investigación, se perfilaron a grandes rasgos en dos esferas. La primera, en donde intervinieron aquellos que directamente lograron controlar la fuente de donde provenían dichas materias primas y que implicó a su vez, la erección de empresas de gran tamaño con compromisos en las áreas estrictamente productivas, como fue la producción de sal, o bien, como en el caso del azogue, el establecimiento de una red de transportes tanto nacionales como ultramarinos.

9La segunda esfera, se estableció en la distribución al menudeo. Necesariamente estas dos áreas se conectaron, pero el tipo de actividades los colocó en espacios de actuación distintos. En esa segunda esfera, progresivamente un número mayor de individuos directamente o indirectamente vinculados a la minería con una influencia económica y de relevancia social y política menor a la de los grandes propietarios de minas se adentraron en el comercio y distribución de insumos, atraídos por un promisorio nivel de rentabilidad.

Los nuevos grandes proveedores de insumos mineros

10El vacío que dejaba la Corona española como distribuidor de azogue y sal impactó en el largo plazo, y en concordancia con lo expuesto arriba, sobre la primera esfera, al incentivar que en sustitución de las "empresas de Estado" que explotaban y distribuían estos productos, se formaran empresas de gran escala controladoras de insumos que convivieron con una comunidad de distribuidores, que operaba a menor escala y que logró progresar particularmente en tiempos en los que la demanda de estas materias primas era alta, frecuentemente en temporadas de bonanza minera.

11Aunque compartían similitudes, por la forma en la que el gobierno fue delegando a través de concesiones la explotación de estas materias primas, las empresas involucradas en azogue y sal mostraron diferencias por la fuente que proveía de dichos productos. Por otra parte, ambas experimentaron un período de ajuste entre la apertura española al comercio libre, la guerra y los primeros años independientes. Hacia la tercera década del siglo XIX ambas entraron a un período donde intereses privados crearon un ritmo de distribución guiado por dos grandes empresas que controlaron buena parte de la producción y distribución de estos dos insumos.

  • 5 AGN Minería vol. 73 Exp. 10.

12En el caso del azogue, cuya producción en la Nueva España había sido desincentivada y sólo muy tardíamente se había reconocido la importancia de fomentarla localmente por la Corona,5 continuó dependiendo de la oferta proveniente sobre todo de la productiva mina de Almadén en España y en ocasiones de Idria. La importancia de la minería hizo que los abastos de mercurio se hicieran primordiales y este producto fue de los primeros en gozar de las medidas que se implementaron en el llamado comercio neutral, que junto con las necesidades apremiantes de las guerras en Europa y en territorio mexicano acabaron con su completa liberalización.

  • 6 Jiménez Codinach, Guadalupe, La Gran Bretaña y la Independencia de México, México, Fondo de Cultura (...)

13Al liberarse el comercio internacional de mercurio, diversos mercaderes con intereses en el comercio Atlántico incursionaron en esta empresa. El ejemplo más temprano y notable es el de la Casa Gordon y Murphy que, incluso antes de la de guerra por la independencia, hizo adquisiciones importantes de azogue, directamente del principal surtidor de dicho producto.6 A través de sus almacenes de su filial establecida en Veracruz a cargo de Tomas Murphy, procedió a la venta y distribución directa de mercurio con las grandes empresas de minas mexicanas, actividad con la que continuó durante la guerra.

  • 7 Durante la guerra de Independencia, Murphy, comerciante irlandés de Gordon y Murphy sostenía corres (...)

14Durante ese período, el reconocido papel de Guanajuato en la producción global, de la todavía Nueva España, conectó a dicho mercader con los grandes empresarios de la región de Guanajuato, quienes gracias a esa relación y con la de otros comerciantes de azogue pudieron abastecerse de dicho producto con cierta regularidad evitando la paralización completa de la producción en esa área afectada mayormente por las luchas ahí desatadas.7 En ese período crítico, el intercambio se dio de gran empresa a gran empresa y obvió la necesidad de una serie de intermediarios menores.

  • 8 Fondo Coronel Diego Rul, correspondencia 1812-1813.
  • 9 Agradezco a la maestra Gabriela González Mireles, el facilitarme el borrador de tesis doctoral “La (...)

15Se sabe poco de las rutas y formas en que se lograron abastecer las minas de este insumo durante los primeros años independientes, en el exterior, enfrentaron a los enemigos de España y en la Nueva España recurrieron al abrigo de las tropas realistas.8 Algunas casas comerciales con conexiones en el exterior, como la de Pedro Miguel de Echeverría,9 también incursionaron en transporte y el abasto de azogue entre las muchas mercancías que comerciaron. Estos mercaderes se ocupaban de comprar a los concesionarios de Almadén, para distribuirse posteriormente a las minas mexicanas. Es factible inferir que en ese período se fermentó la práctica por medio de la cual los administradores de minas tomaron un papel más activo en la procuración de abastos.

  • 10 Rothschild Archives, Correspondence XI
  • 11 Parra, Alma, “Wilhelm Drusina”, en Ludlow, Leonor (coordinadora), 200 Emprendedores Mexicanos, Méxi (...)
  • 12 Walker, David, Parentesco, negocios y política, La familia Martínez del Río en México, 1823-1867, M (...)
  • 13 RA, Correspondence XI

16En paralelo, ya en la tercera década del siglo XIX, los comerciantes de la casa Ezpeleta, de Cádiz, fueron los principales proveedores de la demanda de las minas mexicanas por el azogue, ya que ellos lograron establecer contratos para surtirse desde la mina de Almadén en España. Para la distribución en las minas en México, contrataron en un principio a Pedro de Ansoátegui10 y Guillermo de Drusina11 ambos vinculados con la Casa Comercial de Martínez del Río.12 La casa comercial de los Ezpeleta, con sede en Cádiz además de contar con los contratos de Almadén desde 1830, había representado durante esos años a la Casa Rothschild en Burdeos. En 1835 sus mismos representados los sucedieron y obtuvieron para los Rothschild de Londres los contratos para exportar la producción de azogue de Almadén.13

  • 14 Parra, Alma y Paolo Riguzzi, “Capitales, compañías y manías británicas en las minas mexicanas”, en (...)

17Durante ese periodo se dio un proceso mediante el cual iban insertándose en diversos puestos administrativos de las minas, enviados extranjeros que habían llegado como parte del equipo de las compañías, principalmente británicas que tomaron en arriendo las principales minas del país a partir de 1824.14 Aquí el vínculo con Londres y otros centros comerciales en Europa que todos ellos tenían, reportaba beneficios adicionales para surtirse de efectos y materias primas, por existir entre ellos canales abiertos de comunicación y e incluso familiaridad de trato previos, favorables a los tratos y convenios necesarios para operar comercialmente de país a país.

  • 15 Ewald, Ursula, La industria salinera de México, 1560-1994, México, Fondo de Cultura Económica, 1997 (...)

18En cuanto al otro insumo de importancia durante este período, la sal, que se distribuía en las minas mexicanas, particularmente las de la región centro-norte e, incluidas las de Guanajuato, dependían de las dotaciones que provenían de fuentes de abastecimiento existentes tierra adentro, de las lagunas situadas en San Luis Potosí, principalmente las del Peñón Blanco, aunque también se abastecían de otras regiones costeras del pacífico como la de la laguna de Cuyutlán en Colima.15

  • 16 Ibid., p. 93

19Aunque sin el agravante de la travesía de transatlántica, la explotación de las salinas bajo estanco gubernamental enfrentaba otro tipo de dificultades como la escasez de mano de obra.16

20Con la independencia, debido a las dificultades para operar las Salinas del Peñón Blanco, como ocurrió con casi todos los estancos que había administrado la Corona, los gobiernos independientes optaron por concesionarlas a particulares. El contrato más importante comenzó en 1835 otorgado a Joaquín de Errazu, y posteriormente las salinas fueron vendidas a Cayetano Rubio en 1842, dando lugar a un extenso debate sobre los bienes nacionales y creando un proceso especulativo sobre las salinas de la República Mexicana que tuvo repercusiones legales en términos de tierras alrededor de San Luis Potosí y Zacatecas a mediados del siglo.

21Los inconvenientes para la operación que experimentó dicha industria en manos privadas, fueron similares a los que se enfrentaban cuando se encontraba bajo la administración del gobierno español, no obstante, como empresa privada se benefició de los vínculos de sus propietarios con el gobierno, al que otorgó préstamos redituándole bajas en impuestos y otras prebendas.

Surtir a la minería de Guanajuato

  • 17 Parra Alma, “Experiencia, destreza e innovaciones en la minería de Guanajuato en el siglo XIX”, en: (...)

22Todo insumo minero, y la demanda por ellos están estrechamente ligados a las posibilidades de ensanchamiento de la producción de metales. El aspecto más elemental en esta circunstancia, de manera muy simple era, la posibilidad de bonanza, es decir, que existieran hallazgos de minerales abundantes en una veta que permitieran su pronta extracción y beneficio. Este tipo de hallazgos se basaba en una constante búsqueda de yacimientos, pero al mismo tiempo en la posibilidad de allegarse los recursos para su explotación. Lo que convocaba a un diverso número de habilidades financieras, empresariales y de conocimientos técnicos. Los conocimientos científicos y los medios materiales al alcance en la primera mitad del siglo XIX, sin embargo, no hacían fácil la coincidencia y flujo constante entre el crecimiento en la extracción de minerales y la dotación de materias primas, de las que venimos hablando, para el proceso metalúrgico que demandaba el método más extendido para la refinación de minerales en la mayoría de los centros mineros principalmente en Guanajuato,17 que era el sistema de patio.

23En dicha localidad de gran presencia minera y cuya producción de plata le colocó en dos períodos importantes como líder, una hacia fines del siglo XVIII y otra en la mitad del siglo XIX, el grueso de la producción se beneficiaba por el método de amalgamación por patio por lo que los abastecimientos de la sal y el azogue eran primordiales.

24Las principales fuentes de abasto para las minas mexicanas del azogue (Almadén) y la sal (en el Peñón Blanco en San Luis Potosí), ya se encontraban, hacia la década de 1830 en manos de dos grandes empresas que cubrían ampliamente su distribución entre las distintas regiones mineras. La tarea fundamental de dichas empresas era hacer llegar a los distintos sitios mineros dichos insumos para dar paso a su distribución al interior de las localidades.

25Considerando las cantidades que las haciendas de beneficio recibían es difícil pensar que su reparto fuera una actividad "al menudeo", pero en efecto el arribo de cientos quintales de azogue y miles de cargas de sal a lo largo de los meses hacía necesaria la intervención más específica a través de comerciantes con operaciones a nivel local que movieran los insumos entre las distintas haciendas de beneficio.

26Para poder ilustrar las actividades se eligió un momento en particular del desarrollo minero en Guanajuato que registró mayor actividad, ya que las fuentes para ese período ofrecen mayor detalle. Permiten observar y analizar los modos como operaban de los actores que intervienen en el reparto de insumos localmente y con ello hacer una contribución al contexto empresarial de un sector menos conocido dentro de la minería.

  • 18 Parra, Alma, Tesis doctoral Op. Cit

27Guanajuato experimentó un crecimiento ascendente de su producción durante las décadas de 1840 y 1850, basado en la bonanza de las minas de la zona de Luz, antes San Bernabé.18 En ese momento de gran efervescencia minera, se dio una multiplicación de establecimientos metalúrgicos que demandaron azogue y sal en grandes cantidades.

Los negocios "in situ"

28El azogue proveniente de las minas de Almadén que salía consignado a nombre de la Casa Rothschild se distribuía a nivel nacional por Guillermo Drusina que desde su llegada a México se había dedicado al comercio de exportación e importación de distintos efectos y mercancías. En 1841 cuando éste crea su compañía Drusina y Compañía, los Rothschild comienzan a tomar la decisión de enviar a su propio agente que se instala en la ciudad de México en 1843. Lionel Davidson, pese a tener que alojarse a su llegada en la casa de Drusina, le reporta a Rothschild en Londres:

  • 19 Rothschild Archives, Londres, XI, noviembre 1843

“... desde que llegué mi objetivo ha sido hacerme lo más independiente posible de otros, y los arreglos con Drusina y Co. de carácter temporal... no puedo continuar los negocios sobre la base que acordé originalmente y aunque tuve que hacer otro trato sólo se le dará el 1%19.”

  • 20 Parra, Alma, “Mecury’s Agent, Lionel Davidson and the Rothschilds in Mexico”, en: Rothschild Archiv (...)

29Gradualmente pero con resolución Davidson terminó por administrar personalmente el negocio del mercurio. Su mérito más grande y novedoso fue el establecimiento a lo largo de la República, de una red de agentes que colocaron localmente en las principales ciudades mineras el azogue que se importaba de Almadén.20

  • 21 Archivo Histórico de la Universidad de Guanajuato, (AHG PC L, 1840 f.462)
  • 22 AHG PC L, 1850 f. 54

30El primer agente que operó en Guanajuato para Davidson, fue Germán Pohls, quien operaba en Guanajuato con anterioridad como un agente comercial dedicado a la importación de mercancías de todo tipo, al crédito y a la conducción de plata de las distintas compañías mineras hacia la ciudad de México21 y que además se convirtió en accionista de minas durante el período más álgido del pico productivo de Guanajuato en 1850.22

31Aunque la agencia de los Rothschild en Guanajuato fue operada por Pohls hasta la década de 1860, tanto la organización de la distribución del mercurio en Guanajuato como los problemas que enfrentó tuvieron particular efecto en su estilo empresarial entre 1843 y 1853. Durante ese período a Pohls le eran consignados para su distribución en Guanajuato envíos de 400 botellas de mercurio aproximadamente, de manera bimestral que le remitían preferentemente de Veracruz, aunque Tampico se convirtió en otro punto de llegada importante. Sus actividades estaban condicionadas a lo establecido directamente por Lionel Davidson, en la oficina central en la ciudad de México, quien le instruía frecuentemente sobre la necesidad de hacer consignaciones preferentemente a cambio de efectivo.

32Todo ese período refleja el incremento constante de la producción dentro de Guanajuato, y una multiplicación de establecimientos que demandaban azogue. La bonanza de la zona de La Luz involucró a grandes mineros, pero también a mineros más modestos. Pohls tenía como tarea el lograr capturar la demanda de todos estos nuevos establecimientos. Por su parte, la empresa a cargo de Davidson manejaba "los grandes negocios". Mientras que Pohls, que poco tiempo después se asoció con Luis Goerne en el comercio de insumos mineros y otro tipo de mercancías, tenía la encomienda de atender a los establecimientos mineros de tamaño pequeño a mediano. Su papel era muy importante en la medida que su margen de actuación le permitía "jugar" relativamente con los precios dependiendo de sus observaciones locales y de los movimientos de las haciendas de beneficio con las que tenía tratos frecuentes.

  • 23 RA XI1849
  • 24 Parra, Alma, Tesis doctoral en proceso Op. Cit

33Por otra parte, el abastecimiento del mercurio en las empresas de mayor calado pasaban por otro tipo de negociación. Davidson tomaba las decisiones no sólo de precio, sino también relacionado con el volumen de entrega a otro tipo de empresarios mineros en la localidad. Pohls en ocasiones participaba, pero en numerosas ocasiones era Davidson quien hacía negociaciones entre los dueños y los administradores, tanto de las principales minas como de las haciendas de beneficio más grandes desde la propia ciudad de México. Ellos "apartaban" grandes cantidades de azogue para sus establecimientos mineros, y pactaban también precios preferenciales de "mayoreo".23 El resto de la operación, el transporte y la salvaguarda de los envíos recaía ya en Pohls. Sacrificar el precio del quintal de mercurio para dichos empresarios mineros, garantizaba pagos en plata amonedada localmente y que formaba parte de su otro gran negocio: la exportación de plata. Así operaban con mineros tan importantes como los Pérez Gálvez, quienes fueron de los grandes beneficiarios del gran auge de la Luz.24

  • 25 Ibidem.
  • 26 Ibid, XI

34El negocio a gran escala que la Casa Rothschild operaba en México no estuvo exenta de competencia, que sus agentes Pohls y Goerne tuvieron que sortear. Entre las prácticas más comunes, sobre todo, cuando el negocio de la Casa Barron y Forbes comenzó a tomar fuerza a mediados del siglo XIX cuando organizó una gran empresa alrededor de las minas de mercurio de Nuevo Almadén en California. Hacia fines de 1849, Davidson reportaba que Barron y Forbes planeaban hacer entregas de aproximadamente 9000 quintales de azogue en Guanajuato.25 Amenaza que reportó consistentemente a lo largo de su administración hasta fines de los años sesenta del XIX. Igualmente el espectro de la posibilidad de hallazgos de mercurio en territorio mexicano y su explotación a gran escala fue siempre un asunto que preocupó a los distribuidores.26 Y, por supuesto, las entregas hormiga a las que se refieren, de explotaciones pequeñas en las áreas aledañas a Guadalcázar en varios lugares en San Luis Potosí y algunos otros depósitos de azogue incluso en Guanajuato.

  • 27 Memoria sobre la Administración Pública del Estado de Guanajuato 1895.

35El claro vínculo de la demanda de azogue con la extracción de metales enfrentó a los agentes distribuidores con más problemas. El fin del último pico productivo de importancia en Guanajuato en 1853 hizo resentir una baja en la demanda de azogue hacia el final de ese mismo año, obligando a los agentes a replantear sus estrategias, tanto en políticas de precios como en las formas colocación del artículo. Coincidentemente con esta fecha el agente que construyó dicha primera etapa de distribución de mercurio es reemplazado a su muerte por su hermano Nathaniel Davidson, quien le sucedió en el negocio del mercurio y que fue perdiendo el vigor que le había dado la bonanza guanajuatense, cuya producción había llegado a superar los 8 millones de pesos un año atrás.27

36Durante la década de 1850, Pohls continuó con las tareas de colocación del mercurio en Guanajuato enfrentándose a problemas que se multiplicaban. La competencia de precios, aparejada a las transformaciones que la lucha de gobiernos conservadores y liberales sostuvieron durante el período, le planteó problemas considerables.

  • 28 La medida comercial para el comercio del azogue era el quintal que se colocaba en frascos o botella (...)
  • 29 RA, XI
  • 30 Ibid.

37La caída de precios parecía irremediable de acuerdo a los reportes de Pohls desde Guanajuato, debido a que, en su calidad de agente consideró como obligación observar continuamente el comportamiento de los consumidores de azogue. Para febrero de 1857, proponía pragmáticamente que se hicieran entregas de azogue a las haciendas y arreglar posteriormente el precio, para garantizar la venta; sabía que los agentes de los Barron y Forbes en Guanajuato, estaban dispuestos a reducir hasta en 2 pesos el quintal de azogue,28 lo que corrompía completamente el mercado, pero que debido a la (baja) actividad del momento, no había más que hacer.29 En ocasiones fue el encargado de vigilar con su personal el transporte y la salvaguarda de las consignaciones de mercurio, que arribaban al puerto de Tampico y por los que velaba hasta su destino en Guanajuato e incluso otros lugares como San Luis Potosí.30

  • 31 Herrera, Inés, Mercurio para refinar la plata mexicana", en: Historia Mexicana, vol. 40, n°1, 1990 (...)

38La planicie que alcanzó la producción del estado de Guanajuato en las décadas siguientes sostuvo un ritmo adecuado, pero la dotación de mercurio en las escalas precedentes, al abrigo del monopolio de los Rotshchild y sus agentes locales en Guanajuato se modificó, dando paso a una mayor competencia por otro gran monopolista como fue Barron y Forbes a través de sus envíos desde California.31

39La distribución de la sal y el manejo de este negocio tuvo ciertos paralelos durante la misma época que hemos considerado como ilustrativa en Guanajuato. Sin embargo, se observa una participación más activa por parte de los administradores de los grandes establecimientos mineros locales a la par de los agentes del distribuidor más importante de sal para la minería, que fue la empresa del Peñón Blanco.

40En el caso de este insumo producido localmente, la problemática a la que se enfrentaron los distribuidores se centraba en una cadena de relaciones, entre el principal productor, los transportistas y los propios distribuidores en la localidad en su objetivo último que era el de colocar la sal en las distintas empresas mineras.

  • 32 Parra, Alma, "Experiencia...", Op.Cit.

41A diferencia del azogue, la existencia de distintas calidades de sal, representaban un esfuerzo adicional en términos del manejo y administración del negocio. Existían en el mercado la sal de grano, la sal de primera o blanca y la sal de beneficio o de segunda. Pero los compradores de este insumo tenían preferencias distintas para su uso, ya que una misma hacienda de beneficio podía hacer pedidos de sal de primera. Muy posiblemente esto se debía a cuestiones de índole práctico asociadas con el proceso de beneficio por patio que hasta muy entrado el siglo siguió llevándose a cabo sobre una base de destrezas y conocimientos prácticos que se aplicaban en las haciendas de acuerdo a la experiencia.32

42Gracias a un mayor detalle en las fuentes utilizadas para analizar el comportamiento de los actores involucrados en la distribución de sal para la minería es posible observar, que en relación a las formas como se había manejado dicho negocio con anterioridad, es notorio un esfuerzo que podría considerarse como "modernizador" en las prácticas empresariales.

  • 33 Vázquez Salguero, David, “Intereses públicos y privados en la configuración del territorio y la pro (...)

43Como se anotó páginas arriba, para la década de 1840, el principal productor de sal que se distribuía en las minas de México era la empresa del Peñón Blanco administradas por Joaquín de Errazu, yerno de Cayetano Rubio, importante empresario de mediados del XIX.33

44La organización e impacto que tuvo la renovación de esta empresa hizo un gran impacto en las formas como capturó los mercados mineros del centro norte de México.

45Cumpliéndose el primer contrato de Joaquín de Errazu para la explotación de las Salinas del Peñón Blanco, había logrado coordinar una red de distribución importante que cubría los estados de Zacatecas, Guanajuato, el actual estado de México, el actual estado de Hidalgo, y el mismo San Luis Potosí.

46En este texto he tratado de delinear los aspectos centrales que permiten explicar las formas como se desarrolló la distribución de insumos mineros para la minería en tiempos de la ruptura con España que se proyectaron hacia el siglo XIX. El tema ha sido poco estudiado, pero el trabajo más intensivo en fuentes hasta ahora poco exploradas me ha permitido registrar los cambios más importantes en las formas de distribución coloniales y republicanas. De manera global puede decirse que los cambios se derivaron de la ruptura de los monopolios españoles sobre el mercurio y la sal utilizados de manera intensiva en la minería. Sin embargo, como he mostrado aquí, esos cambios a gran escala promovieron transformaciones en una cadena hacia abajo. El análisis más detallado de estos cambios permite conocer la recomposición a nivel local de las redes empresariales “menores” que comenzaron a operar sin el control español, una recomposición también de las rutas más importantes, así como los efectos de la captura de la producción y distribución a gran escala de mercurio y sal, en dos esferas la internacional y la nacional. Dichos cambios analizados aquí para el caso de Guanajuato, importante centro productor de plata en México, tomaron formas particulares de acuerdo a la estructura de distribución a gran escala en manos de los Rothschild y la empresa del Peñón Blanco y cómo se adaptaron las estructuras empresariales locales para beneficiarse del negocio. Estas formas de organización empresarial para la distribución de insumos para la producción de plata, tienen seguramente una resonancia en otros centros mineros, que sin embargo tienen que ser estudiados en específico para poder establecer comparaciones y contrastes con el caso tratado aquí.

Haut de page

Notes

1 Véase. Brading, Mineros y Comerciantes en el México Borbónico, México, Fondo de Cultura Económica, 1973; Flores Clair, Eduardo, El Banco de Avío minero novohispano, crédito finanzas y deudores. México, INAH, 2001; así como los ensayos publicados que revisan este tema del XVI al XX en: Flores Clair, Eduardo, Coordinador, Crédito y financiamiento de la industria minera, siglos XVI al XX, México, Plaza y Valdés, 2006.

2 Parra, Alma, "Mercury's agent, Lionel Davidson and the Rothschilds in México", The Rothschilds Archive Review, Londres, Abril 2007-marzo 2008, p. 27-35, Castro Gutiérrez, Felipe, "San Pedro Atlapulco y la Real Casa de Moneda: las vicisitudes de una empresa comunitaria", Historia Mexicana, 2008, vol. 57, n° 3, p. 669-720; Ortiz Peralta, Rina, “El abasto de sal para la minería: las salinas de Tepopoxtla, 1846-1900”, Historia Mexicana, 1991, vol. 41, n° 1, p. 111-133.

3 Parra, Alma, "Apuntes sobre los insumos para la producción de plata en México”, en Paniagua, Jesús y Salazar, Nuria (coordinadores), El Sueño del Dorado, Universidad de León, España/INAH, 2012, p. 55-62

4 Véase: Parra, Alma, "La familia Rul y Pérez Gálvez y el despegue de la minería post-independiente en Guanajuato" Tesis doctoral (en proceso), FFyL, UNAM.

5 AGN Minería vol. 73 Exp. 10.

6 Jiménez Codinach, Guadalupe, La Gran Bretaña y la Independencia de México, México, Fondo de Cultura Económica, 1991, Soto Mantecón, Matilde, Mar Abierto, la política y el Comercio del Consulado de Veracruz en el ocaso del Sistema Imperial, México, COLMEX/Instituto Mora, 2000, p. 207

7 Durante la guerra de Independencia, Murphy, comerciante irlandés de Gordon y Murphy sostenía correspondencia frecuente con Diego Rul, Conde de la Valenciana y Antonio Pérez Gálvez ambos renombrados mineros guanajuatenses. Murphy urgía en repetidas ocasiones sobre las dotaciones de mercurio que tenía en reserva, Fondo Coronel Diego Rul, Fondo Reservado, Biblioteca Nacional, UNAM, Correspondencia, año 1812.

8 Fondo Coronel Diego Rul, correspondencia 1812-1813.

9 Agradezco a la maestra Gabriela González Mireles, el facilitarme el borrador de tesis doctoral “La trayectoria de Thomas Murphy Porro, Cambios y permanencias en las élites económicas del Virreinato en el México independiente”, FFyL, UNAM, 2014, Souto, Matilde, Op. Cit

10 Rothschild Archives, Correspondence XI

11 Parra, Alma, “Wilhelm Drusina”, en Ludlow, Leonor (coordinadora), 200 Emprendedores Mexicanos, México, Editorial LID, 2010, p. 271-277

12 Walker, David, Parentesco, negocios y política, La familia Martínez del Río en México, 1823-1867, México Alianza Editorial, 1991 p. 99-102

13 RA, Correspondence XI

14 Parra, Alma y Paolo Riguzzi, “Capitales, compañías y manías británicas en las minas mexicanas”, en : Historias, 71, septiembre-diciembre 2008, p. 35-60

15 Ewald, Ursula, La industria salinera de México, 1560-1994, México, Fondo de Cultura Económica, 1997, p 198

16 Ibid., p. 93

17 Parra Alma, “Experiencia, destreza e innovaciones en la minería de Guanajuato en el siglo XIX”, en: Historias, no. 58, mayo-agosto 2004. p. 69.81

18 Parra, Alma, Tesis doctoral Op. Cit

19 Rothschild Archives, Londres, XI, noviembre 1843

20 Parra, Alma, “Mecury’s Agent, Lionel Davidson and the Rothschilds in Mexico”, en: Rothschild Archive Review, Londres, 2007, p. contiene un análisis de la red de agentes para todo el país.

21 Archivo Histórico de la Universidad de Guanajuato, (AHG PC L, 1840 f.462)

22 AHG PC L, 1850 f. 54

23 RA XI1849

24 Parra, Alma, Tesis doctoral en proceso Op. Cit

25 Ibidem.

26 Ibid, XI

27 Memoria sobre la Administración Pública del Estado de Guanajuato 1895.

28 La medida comercial para el comercio del azogue era el quintal que se colocaba en frascos o botellas cuya medida en envases de hierro era de 2.5.litros de capacidad.

29 RA, XI

30 Ibid.

31 Herrera, Inés, Mercurio para refinar la plata mexicana", en: Historia Mexicana, vol. 40, n°1, 1990 p. 27-51

32 Parra, Alma, "Experiencia...", Op.Cit.

33 Vázquez Salguero, David, “Intereses públicos y privados en la configuración del territorio y la propiedad. Las Salinas del Peñón Blanco, 1778-1846”, Tesis de doctorado, FFyL, UNAM. 2011.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alma Parra, « Los actores de reparto: distribuidores de insumos en la minería de Guanajuato en el siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 mars 2015, consulté le 24 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67781 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67781

Haut de page

Auteur

Alma Parra

Dirección de Estudios Históricos, INAH
alcaparra99@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page