Navegación – Mapa del sitio
Guillermo Salvador Marinaro

Lugar de memoria de las víctimas, arte y poesía en torno a la masacre de Palomitas (Salta, Argentina)

[10/03/2015]

Resúmenes

Este artículo se propone analizar la memoria y las representaciones artísticas que tuvieron por objeto la Masacre de Palomitas: una matanza de presos políticos acontecida en la provincia de Salta, durante la última dictadura militar argentina. Se observarán tres etapas en la evolución de la significación del espacio, en estrecha relación con la frustración de las vías judiciales y la militancia de los miembros de los organismos de derechos humanos. Con ello pretendemos abordar los caminos que siguió la memoria en circunstancias geográficamente delimitadas, con perspectivas culturales distintas al resto de la Argentina y poca intervención del Estado.

Inicio de página

Texto integral

1Los estudios que se centraron en la representación de la masacre y la memoria de las víctimas de la última dictadura argentina, pocas veces atendieron las circunstancias específicas de las provincias del interior del país. Más aún, en localidades con un bagaje cultural distinto al del centro y litoral, como es el caso de Salta en el noroeste argentino. En algunas ocasiones se interpretaron las memorias locales en relación a los procesos nacionales, sin atender la compleja trama que sostienen las relaciones entre memoria, Estado y representación de la masacre, en una geografía específica. Este trabajo intentará abordar esa memoria y construir continuidades que marcan un camino de rememoración en ámbitos donde las políticas de derechos humanos, iniciadas por el Estado argentino a partir de 2003, fueron llevadas a cabo mucho tiempo después y de un modo fragmentario.

  • 1 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, La represión en Salta: 1970-1983, Salta, EUNSA, 2010, p. 174.

2En efecto, atenderemos a la memoria del caso de represión “más importantes de la última dictadura en la ciudad de Salta”1, como es la masacre de Palomitas. El presente artículo intentará abordar la memoria de este caso, a través de la tensión con el discurso periodístico y el dispositivo judicial, como también a través del uso de imágenes y expresiones artísticas como una vía de actualización constante. El resultado en última instancia será la visión de los modos particulares en los que se desarrolla la memoria en circunstancias locales, periféricas y con poca participación del Estado.

El caso de Palomitas y la frustración judicial

  • 2 Torres, Mirta. Testimonio sobre Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 1 (...)
  • 3 Cabezas, Daniel Vicente y otros s/denuncia. Las Palomitas- Cabeza de Buey (Palomitas I), Tribunal F (...)

3El 6 de julio de 1976, once detenidos del penal de Villa Las Rosas en la ciudad de Salta son extraídos de sus celdas y colocados en una camioneta del ejército, bajo las órdenes de un traslado. Según los testimonios de Mirta Torres y Nora Leonard, ambas detenidas en uno de los pabellones y familiares o amigas de las víctimas, esa noche se hizo un apagón. “Eligieron a partir de una lista que habían confeccionado con los presos políticos” recuerda Torres2. Fueron seleccionados y llevados once detenidos: Evangelina Botta, Georgina Droz, Pablo Outes, José Povolo, Rodolfo Usinger, Roberto Oglietti, María del Carmen Alonso, Alberto Savransky, Celia Leonard de Ávila, Benjamín Ávila y María Amarú Luque de Usinger3.

  • 4 Leiva, David Arnaldo, Tropiezos de la memoria. Silencios y complicidades, Salta, Imprenta Gráfico, (...)

4A casi 80 kilómetros de la ciudad de Salta, en la localidad de Palomitas, se les ordena descender y allí, son fusilados. Este hecho es recordado como la “masacre de Palomitas, la matanza más grande de civiles en Salta en los últimos sesenta años” y “la causa penal más importante de la historia de Salta” en las palabras del juez Miguel Medina, quien llevó adelante una de las etapas del juicio4.

  • 5 Granados, Jimena, “Palomitas: como se vivió en la cárcel la noche en que fusilaron 11 presos políti (...)

5Al día siguiente de la masacre, el coronel Mulhall elevó una nota al penal de Villas las Rosas afirmando que en el traslado, a la altura de Palomitas-Cabeza de Buey se habían topado con una emboscada, que buscaba liberar a los presos trasladados. Enumera diez muertos en combate y dos fugados, elevando a doce el número de los trasladados5.

  • 6 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, Op. Cit.

6Por otra parte, a los pocos días algunas familias reciben un comunicado que les indicaba dónde habían sido enterrados. Los cadáveres habían sido distribuidos en tres lugares distintos: los cuerpos de Savransky, Ávila y Leonard fueron enterrados en Salta; los de Outes, Povolo y Alonso en Tucumán; y por último, Usinger, Luque y Oglietti, en Jujuy. En todos los casos, se habían labrado actas que afirmaban que habían muerto en enfrentamientos con la policía local. Los cadáveres de Georgina Droz y Evangelina Botta nunca fueron encontrados6.

  • 7 Cabezas, Daniel Vicente y otros s/denuncia. Las Palomitas- Cabeza de Buey (Palomitas I), Op. Cit., (...)

7Hasta este punto ya se pueden observar una de las primeras dificultades para acercarse al tema. El número de muertes totales, en un primer momento, resultaba confuso. Habitualmente se reconocen los once muertos que partieron del penal de Villa Las Rosas, pero el número asciende a doce en el comunicado de Mulhall, ya que podría rastrearse una víctima adicional desaparecida el mismo día de la masacre en la provincia vecina de Jujuy. Más aún, en los comunicados escritos a las familias no se indica el paradero de dos de los masacrados7.

  • 8 CONADEP, Nunca más: Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, Buenos Aires (...)
  • 9 La ley de Obediencia Debida, pronunciada en 1986 durante el gobierno de Raúl Alfonsín, exhoneraba a (...)
  • 10 Leonard, Nora, Memoria del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 2 (...)

8La investigación judicial por mucho tiempo no pudo aportar claridad a estos hechos. En efecto, siguió los mismos vaivenes que las causas sobre el terrorismo de Estado en la Argentina. Fue abierta con el advenimiento de la democracia y seleccionada, en 1985, como una de los 709 casos paradigmáticos mencionados en el juicio a las Juntas militares8. Los testigos de la masacre fueron llamados a declarar por la corte Suprema, esa fue el primer testimonio público sobre la masacre. Con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final9, la causa de Palomitas quedó paralizada10.

  • 11 Se llamaron Juicios por la Verdad, a los procedemientos de investigaciones iniciados por la Cámara (...)
  • 12 Leiva, Op. Cit.

9Aún así, se organizaron Juicios por la Verdad11, a pedido de la Asociación Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y Gremiales; que determinó, entre otras cosas, que los muertos en la masacre habían sido los once trasladados del penal de Villa Las Rosas12.

10Hubo que esperar hasta marzo del 2002, cuando la asociación presentó una denuncia penal para reabrir la causa, proponiendo la nulidad de las leyes dictadas por Alfonsín. Aunque el juez Medina optó por la reapertura, no otorgó la nulidad de las leyes ni pidió la detención a los imputados. Luego de sucesivas recusaciones y acciones penales se ordenó el traslado en el 2003 de los acusados, en consonancia con la nulidad de ambas leyes promulgadas a nivel nacional.

11La causa se dividió en dos expedientes judiciales Palomitas I y Palomitas II, división respondía al mando militar de los acusados.

  • 13 En una entrevista Armando Caro, que había sido diputado nacional entre 1973-1974, afirmó lo siguien (...)
  • 14 “Aquí también se asesinó en nombre de la ley”, Revista Siete Días (N° 868), 7 de febrero de 1984.

12Paralelamente a la actividad legal, otros discursos intentaron acercarse a la masacre de Palomitas. El periodismo local siguió los mismos pasos que el dispositivo jurídico. Si bien se puede detectar una mención pública unos meses antes del advenimiento de la democracia13, los artículos dedicados al tema recién aparecieron en los diarios locales a principios de 1984, en coincidencia con la apertura de la causa14. Durante el año 1985, se publicaron la mayor cantidad de noticias sobre la masacre de Palomitas, principalmente a nivel nacional, acompañando los testimonios de Nora Leonard y Mirta Torres en el Juicio a las Juntas.

13Algunas notas dispersas aparecieron entre fines de la década de '80 y del '90, en los sucesivos aniversarios de la masacre.

  • 15 Ver por ejemplo: Abarzúa, Juan Antonio y Quiroga Navamuel, Adrián, “Un sorprendente testimonio”, El (...)
  • 16 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, Op. Cit.

14Pero recién, a partir de la reapertura de la causa en el 200315, puede marcarse una segunda etapa de la actividad periodística, cuya cúspide es fácilmente identificable en el trabajo de Raquel Adet y Lucrecia Barquet, publicado en el 201016.

15Como vimos hasta acá, el dispositivo judicial y los discursos periodísticos tuvieron una actividad más bien fragmentaria. Tienen etapas de vacío y resurgimiento. Precisamente, siguieron por muchos años despertando dudas esenciales sobre el rol de la policía local, sin mencionar el paradero de los cuerpos.

  • 17 El-Kenz afirma que se puede rastrear la constitución del “deber de la memoria” en publicaciones de (...)

16En efecto, los militantes de derechos humanos que actualizan y reivindican la memoria de la masacre, argumentan una tensión entre su “deber de la memoria”17 y los discursos periodísticos y judiciales. Las conmemoraciones y las expresiones artísticas mostrarían una consecuencia año a año en oposición a los vaivenes descritos anteriormente. Desde la primera expresión sobre este tema, que data de un año después de la masacre, hasta la pintura de los nombres cada año en la Plaza de la Democracia, se observa una continuidad en la construcción de la memoria sobre el caso de Palomitas como un deber del recuerdo.

17Como se dijo al principio de este artículo, la masacre como objeto de la memoria establece una serie de problemáticas que están unidas al desarrollo interpretativo de aquellos sucesos. El caso Palomitas, además de interrogar sobre los límites de la representación o cómo los actores lidian contra las frustraciones sociales y estatales, también muestra los caminos que siguió la memoria en circunstancias específicas, a veces a destiempo de los fenómenos nacionales y otras veces, a contramano.

18A continuación, tendremos en consideración los problemas teóricos que trae aparejada la masacre como objeto de representación histórica y artística.

Un acercamiento local al problema de la masacre

  • 18 Adorno, Theodor, Obras completas. Madrid, Akal, 2003, v. VII, p.7.

19Es recordado el comentario de Theodor Adorno que afirmó en 1966 que “escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie”18. Mucha tinta se ha vertido sobre esta cita, principalmente entorno al llamado “debate de los historiadores alemanes” en 1986. Ya Samuel Friedlander señalaba que muchas veces se ha mal interpretado aquella afirmación de Adorno; que fue enunciada en los marcos de una propuesta educativa que asumiera el deber de no permitir que Auschwitz se repita. Precisamente, esta oposición entre la parálisis ante horror y el deber de recordar está inscrita en el interior de cada una de las intervenciones del debate de los historiadores.

  • 19 El-Kenz observa que el término masacre deriva del latín vulgar “matteuca” que indicaba algo grasien (...)

20Friedlander en un libro ya clásico sobre la representación del nazismo deja en claro el devenir de este debate durante las siguientes décadas. Argumenta que la aparición de nuevas narrativas sobre el Holocausto, principalmente del cine y la literatura, introdujeron paulatinamente un cambio en la forma de narrar y representar la masacre19:

  • 20 Friedlander, Samuel, En torno a los límites de la representacion. Los nazis y la “Solución Final. B (...)

“La historiografía siguió ese camino, y a mediados de la década de 1980 se vieron acaloradas disputas sobre las nuevas interpretaciones históricas de la solución final (de las cuales el caso más célebre fue el "debate de los historiadores" alemanes), y en términos más generales, sobre la adecuada historización del nacionalsocialismo, es decir, de 'Auschwitz'”20.

  • 21 White, Hayden. “El entramado histórico y el problema de la verdad” en Friedlander, Op. Cit.
  • 22 Ginzburg, Carlo, “Sólo un testigo” en Friedlander, Op. Cit.

21Precisamente, los aportes de Carlo Ginzburg y Hayden White, pueden ser vistos como puntos contrarios que establecen dos maneras de ver las problemáticas que conlleva la masacre para la historia y la memoria. Por un lado, White propugnaba un relativismo extremo ante la misma dificultad de establecer una sola versión del horror21. Por el otro, la reacción de Carlo Ginzburg al relativismo de White. El autor italiano meditó sobre los orígenes de este pensamiento relativista y afirma que en él se pueden deducir una visión peligrosamente similar a los pensadores neo-idealista italianos que sostuvieron las ideologías nazi-fascitas22.

  • 23 Lacapra, Dominick, “Representar el Holocausto”, en Friedlander, Op. Cit.

22Por otro lado, los aportes de Dominick LaCapra propusieron una revisión de las categorías para el análisis de la masacre, que permitieran, por un lado, superar las problemáticas del modelo positivista histórico y por el otro abordar la complejidad del Holocausto. LaCapra afirmó que los investigadores tendían a identificarse con las víctimas. El problema de la “transferencia”, presente en cualquier otra investigación del pasado, sería más evidente en los eventos donde se interpela al sujeto como las matanzas colectivas23.

23Como hizo evidente el “debate de los historiadores alemanes” la masacre interpela al conocimiento como una frontera donde se encuentran diversas dilemas cercanos como la memoria y la representación. Los estudios de memoria son una fuente innegable para este tipo de investigaciones, más aún, luego de su amplia expansión en nuestro país, a mediados de la década de los noventa.

  • 24 Halbwachs, Maurice. On collective memory, Chicago, University of Chicago Press, 1992.
  • 25 Según la definición presente en el primer tomo, un lugar de la memoria podría ser definido como: “u (...)

24Los aportes clásicos de Halbwachs sobre la memoria colectiva y la manera que los individuos recuerdan asociados en grupos y espacios determinados, establecieron una interpretación conceptual que sería utilizada por los investigadores posteriores24. Los extensos tomos de Pierre Nora sobre los “Lugares de Memoria”25 en Francia son un gran ejemplo sobre las posibilidades de las investigaciones de este tipo. En ellos se pueden atender a los debates en la formación y continua actualización de determinados objetos y espacios simbólicos. Se observan las transformaciones y usos a lo largo de la historia francesa, de elementos como la bandera tricolor o la Marsellesa.

  • 26 El-Kenz, Op. Cit., p.63.

25Posteriormente esta serie conceptual sería aplicada para la investigación de traumas históricos, principalmente vinculados con la Segundo Guerra Mundial – como la resistencia francesa y la Shoá en Alemania. David El-Kenz incorporó al concepto de Pierre Nora, el elemento victimario. En un trabajo centrado en la memoria de la matanza de San Bartolomé, El-Kenz brinda una definición de los lugares de memoria de las víctimas: “un objeto, en general un monumento intencionalmente construido, investido de un aura simbólica y que sirve periódicamente para una evocación concentrada de los recuerdos”26. La profusión de los lugares de la memoria de las víctimas, en Europa occidental a partir de la década del sesenta y oriental, luego de la caída del muro de Berlín, le permiten afirmar al autor un cambio de vista radical de la figura de la víctima.

  • 27 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Madrid, Siglo XXI, 2002.

26En la Argentina, los trabajos de Elizabeth Jelin inauguraron un campo de investigación que se difundiría ampliamente en los últimos quince años27, en gran medida acompañados por las políticas implementados por el Estado argentina de reparación y memoria.

27Por otro parte, la masacre de Palomitas agrega el dilema sobre las características particulares del medio social en el que se actualiza la memoria. Los procesos locales muchas veces se alejan de las tendencias nacionales y responden a una construcción atravesada por las circunstancias históricas propias y el bagaje cultural de la zona.

  • 28 Da Silva Catela, Ludmila, “Pasados en conflictos. De memorias dominantes, subterráneas y denegadas” (...)

28Por eso, bajo las perspectivas de los estudios de memoria de gran profusión en la Argentina, sólo mencionaremos las investigaciones de corte local, en especial las llevadas a cabo por Ludmila da Silva Catela sobre la represión en la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy 28.

29El trabajo de Da Silva Catela se circunscribe a una geografía de relativa cercanía espacial y cultural al de la presente investigación. La investigadora, a lo largo de su carrera, detectó tres tipos de memoria que interactúan y discuten entre ellas. Nombra una memoria dominante, una memoria subterránea y otra denegada.

30La primera de ellas se constituye a partir de una larga militancia de los distintos organismos de Derechos Humanos que requerían “memoria, verdad y justicia”, el Estado argentino se presenta como un garante de esta memoria a través de las políticas iniciadas luego del 2003. De esta manera, la escuela, los museos y los dispositivos del Estado mantienen un discurso específico sobre los hechos acontecidos durante la última dictadura militar. En contraposición con la memoria dominante, la memoria denegada construye un relato en oposición a través de medios como blogs y páginas de Internet, que busca contraponerse al discurso del Estado – este es el caso por el ejemplo de los militantes de la Asociación de Argentinos por la Memoria Completa que busca contraponerse al relato de los militantes de Derechos Humanos.

31Entre estos opuestos, hay una tercera forma de memoria que Da Silva Catela denomina subterránea. A través de los testimonios recolectados en la Quebrada de Humahuaca, la investigadora observa una larga historia de la represión en el noroeste argentino que no se relaciona de la misma manera con la memoria dominante. Debido a una “larga duración” de las acciones policiales y militares en vínculo con las élites locales, se observa una ausencia del Estado para asegurar el recuerdo de aquellos hechos de torturas, asesinatos colectivos y crímenes a los Derechos Humanos que superan la década del setenta y ochenta.

32Si bien, en el contexto salteño no es posible hablar de una memoria dominante o subterránea – por la baja presencia del Estado provincial – estas investigaciones son importantes a la hora de destacar las particularidades y repercusiones de formas memoriales en circunstancias específicas. En efecto, durante la investigación se pudo observar aquello que Da Silva Catela mencionaba como una falta de garantía estatal en las prácticas memoriales.

33La masacre de Palomitas en última instancia muestra algunas de las particularidades a la hora de mencionar la masacre y una interacción entre los discursos artísticos, los testimonios y lugares de memoria de las víctimas. Desde los poemas de Teresa Leonardi Herrán hasta la construcción de una puerta en homenaje a las víctimas observamos la continuidad de un tema de gran sensibilidad para sus actores. La delicadeza de la masacre, a nivel metodológico, viene a expandir una contradicción que ya se encuentra en todo ser humano. El dolor, para los actores, construye una frontera de lo decible que, a la vez, obliga al recuerdo.

Santificar y hacer visible el espacio

  • 29 Panizo, Laura, “Cuerpos desaparecidos. La ubicación ritual de la muerte desatendida” en Hidalgo, Ce (...)

34Durante la primera entrevista, que se realizó a los fines de este trabajo, Nora Leonard mencionó que la primera conmemoración de una víctima de Palomitas había sido en los márgenes de los ritos mortuorios, es decir con una misa conmemorativa. Aunque no se tratara de una práctica colectiva, no es un dato menor que, después de su liberación en 1980, Leonard encargara una misa en nombre de su hermana y su cuñado, ambos masacrados. Su realización, en última instancia, permite observar una característica vinculada al duelo en esta primera etapa. Como afirma Laura Panizo, la desaparición del cuerpo interrumpe el ritual, lo deja incompleto y a la espera de su re-activación29. Precisamente, se puede observar una continuidad en las primeras conmemoraciones sobre la masacre de Palomitas de este tipo de prácticas, que en última instancia tendían a la construcción de un rito colectivo de velación. De alguna manera, el discurso religioso permanecerá en las formas de representar el caso Palomitas y hasta definirá su particularidad. La mirada de la masacre estará colmada con un mensaje de esperanza, que construye una cierta imagen de la resurrección y del heroísmo.

35Estos elementos son visibles en la conmemoración colectiva de la masacre, luego de la recuperación democrática. Durante el aniversario de 1984, la Asociación Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas y gremiales sede Salta, colocaría una cruz en el lugar donde sucedió la matanza. El elemento de la cruz es significativo, a sus pies se colocaría una placa con los nombres de las víctimas, en cuya parte superior se podía leer: “Homenaje a los mártires de Palomitas”.

36Está primea conmemoración fue bendecida por un cura. Según el relato de Leonard, algunos miembros de las familias de las víctimas querían que la cruz fuera santificada por un ministro de la Iglesia. Tras pedir a la curia por la autorización necesaria, fue asignado un sacerdote que no tenía vínculo con la militancia por los derechos humanos. El enrarecimiento del relato de Leonard permite extraer algunas consideraciones sobre la reformulación del lugar de la Iglesia entre los militantes desde el advenimiento de la democracia hasta nuestros días:

  • 30 Leonard, Nora, Memoria del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 2 (...)

“El cura venía en un auto que conducía mi hermano, que también era el encargado de buscar a la Cata [Catalina Guagnini, una de las fundadoras de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas]. El cura se puso a hablar con la Cata y le dijo: “No le parece señora que su hijo está en el exterior”. La Cata le pegó una retada que el cura se quería morir. Ella le dijo “usted cree que si mi hijo viviera, yo estaría acá... cómo se le ocurre”30.

37El relato ilustra el lugar que tenían los ritos mortuorios durante las primeras conmemoraciones: la colocación de la cruz, la presencia de un ministro y su santificación. Las siguientes conmemoraciones se realizarían al costado de la ruta en el paraje de Palomitas – aunque ya sin la presencia de un sacerdote. Otro dato importante sobre esta etapa fueron la lectura de los poemas de Teresa Leonardi Herrán que se volverían consecuentes todos los años.

Imagen 1

Imagen 1

Imagen del archivo de Nora Leonard – Retrata el primer aniversario luego del advenimiento de la democracia.

  • 31 Leonardi, Teresa. Poesía del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, (...)

38Teresa Leonardi Herrán es una poeta salteña, profesora de Filosofía que tempranamente estuvo vinculada a los movimientos de memoria. Integró la comisión salteña de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y tendría una amplia militancia en la izquierda local. Su primer libro Incesante memoria fue publicado en abril de 1984, en él figuran tres poemas vinculados a la matanza: “Masacre de Palomitas”, “Masacre de Palomitas II” y “Georgina Droz”, este último centrado en la persona de una de las víctimas de la masacre. Si bien los poemas fueron publicados luego del retorno de la democracia, es conveniente destacar que circulaban en forma de pequeñas plaquetas y fotocopias durante los últimos años de la dictadura31. Estos poemas serían leídos consecuentemente en cada uno de los aniversarios, al punto tal que se unirían a los actos conmemorativas.

39En el primer poema, cuya parte final se reproduciría luego en la construcción del primer mural de la Plaza de la Democracia, se observan los mismos topoi que se repetirán en las formas de representar la masacre de Palomita:

  • 32 Leonardi, Teresa, Obra Poética, Fondo Editorial, Salta, 2010, p. 20.

“Brillan con luz distinta en la noche de invierno
los dientes de los lobos que vomitó el infierno
y los rostros de los compañeros que entran en la muerte
Aquí cantó Celia la de los pechos llenos aún de leche
la última canción de cuna para el hijo arrancado de su seno
aquí esparció sus ojos claros Georgina que repartía
su risa y su salario entre los condenados de la tierra
(…) De la sangre vertida en Palomitas
nacen soles y banderas fraternas
nacen jóvenes bosques donde la ronda de los niños canta
¿Lobo estás? Y responde la vida con fervor de muchacha
¡Se ha ido para siempre!”32.

  • 33 Los autores aprovechan el concepto de pathosformel de Aby Warbug que permite establecer una memoria (...)

40En efecto, este poema es un acopio de representaciones sobre la masacre. José Burucúa y Nicolás Kwiatowski detectaron tres formas33 para representar las matanzas en la temprana modernidad: la metáfora de la cacería, del infierno y del martirio. Estos tres elementos están presentes en el poema de Leonardi, en la idea del lobo que va detrás de una presa, la mención directa del infierno y por último, la figura de los niños cantando hacia el final del poema.

  • 34 No se ha meditado con suficiente profundidad en el hecho de que la poesía sobre el genocidio en la (...)

41Sin embargo, también se pueden observar algunos elementos interpretativos propios y que continuarán las expresiones sobre la masacre de Palomitas. En primer lugar, una preferencia por el señalamiento, la insistencia en el espacio de su realización y experiencias conocidas de los masacrados. El poema abunda en deícticos34 que hacen mención a una cierta espacialidad y experiencia vivida, que tienen una estrecha relación con el problema de los límites de la representación. Entre el dolor y el deber de la memoria, se da lugar una insistencia en los nombres propios, se afirman las biografías de los masacrados y se señala espacio donde sucedió la masacre. El segundo elemento es la mirada esperanzadora que refiere a las víctimas como artífices de un futuro mejor, esta idea luego será reformulada como una sobrevida de la militancia.

42Los poemas de Leonardi tuvieron una buena recepción entre las distintas asociaciones de memoria en Salta y sería uno de los elementos más utilizados durante las siguientes conmemoraciones de esta etapa.

43A medida que los familiares de los masacrados eran convocados como testigos en el juicio a las Juntas, se puede observar una continuidad. Las conmemoraciones se realizarían en el paraje, convocando a militantes y familiares para los distintos actos:

  • 35 Torres, Mirta. Commemoraciones del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Mar (...)

“Nos costaba trabajo ir hasta la ruta [el Paraje de Palomitas], teníamos el apoyo de ADIUNSA [Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta ] y de la Universidad. Cuando caía el aniversario un día de semana habían muchos compañeros que no podían ir. Pero siempre intentábamos ir a la ruta”35

  • 36 Sector ubicado a la derecha de la plaza principal de Salta, 9 de Julio.

44Sin embargo, a partir del pronunciamiento de las leyes de obediencia Debida y Punto Final se tornó evidente la necesidad de continuar con las conmemoraciones en la localidad de Palomitas y realizar manifestaciones en la Capital salteña. Las primeras se trataron de marchas que avanzaban desde la Legislatura provincial hasta la plazoleta Cuatro Siglos 36. Mientras se continuaba la militancia por el juicio a los represores hubo una tendencia a volver visibles los actos y conmemoraciones por la masacre. El paraje de Palomitas, ubicado en medio de la ruta 32, alejado algunos kilómetros del pueblo más cercano, era contraproducente a la hora de manifestarse a favor de los juicios.

45El espacio donde sucedió la masacre siempre sería interpretado por los familiares como el lugar propio de la conmemoración. Sin embargo, en la segunda etapa de las conmemoraciones de la masacre de Palomitas se constituiría un segundo lugar de memoria de las víctimas, cercano a la ciudad con mejor acceso y mayor visibilidad.

Militancia y lugar de memoria de las víctimas

46La segunda etapa de conmemoraciones estuvo marcada por el “deber de la memoria” posterior a las leyes que cerraron las causas. Los aniversarios de mediados de la década de los noventa estuvieron acompañadas por manifestaciones que sumaban, además de la asociación de familiares, sindicatos, partidos políticos y organizaciones civiles. Hubo una duplicación del lugar de memoria, por un lado, las asociaciones y principalmente los miembros que tenían una trayectoria más larga de militancia, desarrollaban actos en el predio de Palomitas. Luego se realizaba una segunda manifestación en la capital salteña sin un lugar fijo. Muchas veces tenían lugar al frente en la plaza principal o en el Parque San Martín, ambos espacios céntricos de la capital salteña.

47En 1996 aprovechando los veinte años de la masacre, la asociación pidió al Concejo Deliberante, el emplazamiento de un memorial para los masacrados en Palomitas. Se autorizó la construcción en una zona lateral del Parque San Martín que luego tendría varias denominaciones: Plaza de la Democracia, Bosque de la Memoria y por último, Portal de la Memoria, acompañando cada una de las distintas ampliaciones y remodelaciones del espacio.

  • 37 Grupo conformado en 1995 por estudiantes de la Escuela Provincial de Bellas Artes “Tomás Cabrera”, (...)

48La asociación encargaría la construcción de un mural al grupo de artistas plásticos, “Los Cartoneros”37, que lo realizó en base a un dibujo de uno de los militantes muerto. El resultado fue la confección de un mural de 1,20 metros de altura y 1,80 de ancho, con la reproducción del dibujo en el frente y en la parte posterior, una de las estrofas de Leonardi, escrita en letras blancas sobre un fondo negro. Por último, se colocó a los pies del mural una placa conmemorativa, similar a la que se encontraba en el paraje.

  • 38 El 23 de enero de 1989 militantes del Movimiento Todo por la Patria intentaron ocupar el Regimiento (...)
  • 39 Agüero, Fernanda. Mural conmemorativo. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 25 de (...)

49La imagen original era un dibujo de Rubén Álvarez, militante de la asociación y militante del Movimiento Todo por la Patria que había muerto en el copamiento al cuartel de La Tablada38. La imagen de base había sido dibujada en el penal de Villa Las Rosas en memoria a las once víctimas en Palomitas. Es necesario destacar que una de las artistas del grupo “Los Cartoneros” destacó que la imagen no le “atraía completamente”. Más aún, afirmó que le habría gustado aumentarle perspectiva y cambiar el color. No obstante, la mayoría del grupo -entre los cuales ella misma se contaba- decidió no modificar la imagen por respeto a las víctimas39.

50El mural fue descubierto en el aniversario de los 20 años de la masacre, en un festival que contó con la presencia del premio nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y Olga Aredes, miembro de Madres de Plaza de Mayo filial Ledesma. En las invitaciones enviadas por la asociación unos días antes del descubrimiento del mural se podía leer el cronograma de actividades:

  • 40 Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas y gremiales, Parte de Prensa, Salta, (...)

“Dicha Jornada consistirá en:
Sábado 06 de Julio:
Hs. 10,00* Caravana hacia el Campo de exterminio “Palomitas”
Hs 14,00 *Descubrimiento d la Placa en memoria a los Once fusilados, en Avenida Irigoyen casi San Martín.
*Descubrimiento de un mural, realizado por “Los Cartoneros” de la Escuela de Bellas Artes
*Se plantarán once árboles que llevará cada uno el nombre de los caídos, iniciándose en Salta el Bosque de la MEMORIA
Hs 18,00 Festival de Música y Memoria.
Hs. 20.00 *Presentación de el (SIC) libro “Nuca más desde adentro” a cargo de Teresa Herrán con la presencia del autor Eric Tissembaun”40. (Se ha mantenido el uso de mayúsculas y la tipografía)

  • 41 En este caso, podemos ver una diferencia con aquello que afirmaba Karina Galperín sobre la figura d (...)

51En este parte de prensa destaca la utilización de la palabra “caídos”. Si bien el nombramiento de los masacrados en Palomitas como “mártires” es observado en la primera etapa de las conmemoraciones; la reivindicación de la militancia es un dato principal de esta segunda etapa. Se comprendía el “deber de la memoria” como una sobrevida de las luchas políticas, principalmente alimentadas por el cierre de las causas41.

52Como se lee en la cita anterior, en el vigésimo aniversario se plantaron once árboles en homenaje a las víctimas. Sobre las cortezas de estos árboles, se escribieron los nombres de los masacrados.

53Paralelamente a la construcción del mural y el Bosque de la Memoria la asociación pidió la inscripción de once calles con el nombre de los muertos en Palomitas. La carta, que solicitaba la autorización, fue escrita por Leonardi y estaba dirigida al bloque radical del Consejo deliberante. En su primer párrafo se podía leer lo siguiente:

  • 42 Leonardi, Teresa, Carta Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y Gremiales a (...)

“En el martirologio que los pueblos escriben y escribirán hasta el día de la liberación, los nombres de los masacrados en Palomitas se inscriben con nombres unciales. Evocarlos es investirse de una doble pasión. Por un lado volverlos presentes a través de la memoria cuya fidelidad registra no sólo sus nombres o sus rostros, sino también la rica trama de gestos que fueron tejiendo sus vidas concretas. Por otro lado, recordarlos es continuar actualizando el sentido de su elección profunda que los hiciera caminar por el arriesgado filo del compromiso revolucionario” 42

  • 43 La asignación de nombres recién se concretaría el 10 de Diciembre de 2012.

54En la primera parte ya figura la palabra “martirologio” y a lo largo del texto se reivindica la lucha y la militancia de las víctimas. Hay un uso constante del lenguaje sacramental y bíblico: “nombres unciales”, “fuimos mujeres de LOT”, “estatuas de sal contemplando las ruinas”. Al final del mensaje se concluye solicitando las nombres para la cual fue escrita y revalorizando la carga del pasado: “Liberación o dependencia, este es el legado de todos aquellos que fueron salvajemente reprimidos. Para ser dignos de tal herencia, de tales claridades, para poder dar una respuesta, debemos marchar por el camino de la justicia, la verdad y el compromiso”43.

55Precisamente esta representación de la masacre como acto fundador negativo de un futuro mejor ya está presente en el dibujo de Álvarez y el mural de “Los Cartoneros”. En su parte inferior se pueden ver once figuras cargando una mujer adulta, cuyas piernas están envueltas en una tela. La mujer, con el torso desnudo, se apoya con un brazo en el suelo y lanza al aire una paloma con el otro. El fondo está veteado por tonos de marrón y negro. Nora Leonard, pareja de Álvarez, afirmó que el dibujo original se llamaba “La nueva Argentina”.

  • 44 Burucúa y Kwiatowski afirmaron que la silueta es utilizada en el caso argentino, ruandés y camboyan (...)

56Las once figuras evidentemente se refieren a las víctimas de la masacre. La utilización de siluetas para representar la masacre tiene una larga trayectoria en la Argentina44. Burucúa y Kwiatowski destacaron este hecho como una carta vía representación para figurar la masacre. En el caso del mural de Palomitas no es elemento principal. La mujer ocupa la centralidad del mural y la paloma se encuentra en la parte superior, destacándose el color blanco. Esta clase de representaciones busca invocar la trascendencia. Más aún, la paloma, símbolo de la paz, tiene una larga tradición de uso cristiano. Estos elementos se complementan con el poema de Leonardi transcrito en la parte posterior del mural, cuyo topoi principal es la construcción de un mañana y por último, con la figura de los árboles plantados en homenaje a las víctimas.

  • 45 “Mafestación por Palomitas”, El Tribuno, 7 de Julio de 1998.

57Precisamente, en esta etapa se reivindicaba la sobrevida de los masacrados como una forma de no cesar en la militancia. Uno de los manifestantes afirmó: “Debemos pensar en ellos para no decaer en nuestra lucha”45. De esta manera, el deber de la memoria era alimentado por el compromiso de las víctimas.

58La tercera etapa continuará con estos elementos de representación, pero en un contexto social muy diferente.

Imagen 2

Imagen 2

Detalle del mural confeccionado por “Los Cartoneros”

Imagen 3

Imagen 3

Los árboles, planteados en el aniversario de 1996, luego fueron pintados con los nombres de los once masacrados.

Imagen 4

Imagen 4

Imagen panorámica del mural confeccionado por “Los Cartoneros”

La expansión de la memoria

  • 46 Está segunda etapa tampoco estuvo libre de conflictos con el dispositivo judicial. El juez Medina s (...)

59La tercera etapa de los procesos de memoria de Palomitas puede ser vista a partir de la reapertura del expediente en el 2004. Mientras la causa avanzaba hacia su primer pronunciamiento en el 201046, los actos conmemorativos, años tras años actualizaban el predio de la Plaza de la Democracia. Además de la lectura de los poemas, se realizaban recitales, performance y se aprovechaba cada aniversario para pintar de nuevo los nombres inscritos en los árboles.

60En junio de 2005, se construyó una ampliación del predio. En la parte lateral izquierda y casi al final de la plaza, se levantó una puerta que pasaría a llamarse el Portal de la Memoria. Fue diseñado por el ingeniero Fernando Tilca e intervenido por Celina Canela Álvarez, ambos vinculados a las asociaciones de Derechos Humanos. La disposición artística sigue la misma lógica que el primer mural: a la derecha se grabó el poema “Pido Castigo” de Pablo Neruda y a la izquierda, un rostro a partir de un dibujo original enviado por una mujer detenida en la cárcel de Devoto durante la década del setenta. Una de las particularidades es su parte posterior: con ladrillos a la vista se inscribieron los nombres de más de 200 detenidos-desaparecidos salteños relevados por la Comisión para la Memoria provincial. Este hecho indica la expansión del aura de simbolización de la masacre de Palomitas, que pasó a constituirse como una referencia para la totalidad de los casos de represión en Salta.

  • 47 Leonardi, Teresa. Poesía del caso Palomitas II. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marina (...)

61Es necesario destacar el uso en los dos murales de dibujos de los militantes. Precisamente, los artistas que se acercaron al tema oponen la relación entre lo “decible/representable” y lo “vivido”. Esta situación es evidente la noche de la reedición del libro de Teresa Leonardi, que contó con la presencia de Mirta Torres. Luego de la lectura de los poemas se dio pasó a las palabras de Torres que contó su experiencia en el penal de Villas Las Rosas. En una entrevista posterior, la autora afirmó que había preparado la presentación de este modo porque su poesía no era “nada frente a aquellos que lo vivieron”47.

62Luego de la inauguración del memorial, las distintas asociaciones de Derechos Humanos harían la convocatoria en ese Portal. De esta manera, la actualización del lugar de la memoria no sólo se realizaría cada aniversario de la masacre sino también en cada actividad que se vinculara con las asociaciones.

63Precisamente, la promulgación del juicio de la masacre como el primer caso de lesa humanidad en Salta, en una fecha como el 2010, aportó una significación en este sentido. La militancia por Palomitas se constituiría como una referencia innegable para las asociaciones de Derechos Humanos locales, generando vínculos con otras manifestaciones de tipo humanitarias.

64Las sucesivas etapas fueron ritualizando un espacio, lejano al lugar de los eventos, para recordar la masacre hasta el punto de constituirse en un punto de reunión para las asociaciones de derechos humanos, no sólo vinculados a las víctimas del terrorismo de Estado.

65Esta representación espacial está marcada por las frustraciones ante el dispositivo judicial y la necesidad de volver visible el requerimiento de justicia. La vinculación con otras formas de militancia está aparejada con la visión de las víctimas como artífices de un “mañana mejor”, una verdadera constante en la representación de esta masacre.

66Los militantes de las asociaciones de memoria afirman mantener una completa independencia y la mayoría de los organismos del Estado. Esta actitud permite observar que, a nivel provincial, toda forma de memoria sería subterránea, siguiendo las palabras de Da Silva Catela, por el rechazo de los militantes a los aparatos del Estado. Los mecanismos de la memoria subterránea parecen estar presentes en los casos de represión en circunstancias regionales de poca visibilidad a nivel nacional, como muestra el caso de Palomitas.

Imagen 5

Imagen 5

Parte frontal del “Portal de la memoria a sus pies se puede leer: “extraido de un dibujo de una detenida en Devoto 1980”

Imagen 6

Imagen 6

Imagen posterior del “Portal de la memoria” con los nombres de los desaparecidos en Salta

Conclusiones: continuidades y divergencias

67Se ha observado la constitución del Plaza de la Democracia y el Portal de la Memoria en Salta desde una perspectiva similar a la de El-Kenz que pone de manifiesto las tensiones a la hora de construir memoria sobre víctimas de masacres en relación al dispositivo judicial. La construcción de un lugar de la memoria de las víctimas estuvo determinado por tres momentos que fueron determinados a lo largo del desarrollo de este trabajo: una etapa cuya primacía era el espacio donde se creía habían sucedido los fusilamientos, una segunda etapa de duplicidad y construcción de un memorial en la capital salteña y por último, un momento de expansión simbólica, que le otorgó al caso de Palomitas y al Portal el estatuto de lugar para las manifestaciones de Derechos Humanos en Salta.

  • 48 Panizo, Op. Cit.

68Durante la primera etapa se observó la primacía de rituales vinculados con la velación colectiva, que se explicaba por la interrupción del duelo que generaba la desaparición de los cuerpos48. Algunas menciones religiosas propias de esta primera etapa continuarán en el discurso de la memoria sobre este caso, en especial la sobrevida y la construcción de un mañana mejor.

69Luego, se puede observar una cierta duplicidad del lugar de conmemoración. El espacio físico de Palomitas está prácticamente deshabitado y por ende resultaba contraproducente realizar las manifestaciones a favor de la reapertura de la causa y los actos conmemorativos en un lugar de baja visibilidad. Luego de varios años de duplicidad, las asociaciones propiciaron la construcción de la llamada Plaza de la Democracia, ubicada a cinco cuadras de la plaza central de Salta.

70Por último, la construcción de un segundo mural, que recordara a todos los detenidos-desaparecidos de la provincia, acompañado por la primera sentencia judicial, junto con la continua militancia de las asociaciones, expandió el aura de simbolización vinculándose con una pluralidad de pedidos por los Derechos Humanos que se desarrollan en la provincia.

71Ahora bien las expresiones artísticas están aparejadas a esta construcción de memoria, a través de una forma particular: la sobrevida. La metáfora de los árboles, el mural con el dibujo “La Nueva Argentina” y la figura de la puerta que conlleva un pasaje, son simbolizaciones de un topoi ya presente en las distintas representaciones. A modo ilustrativo se recuerda la siguiente frase transcrita en la parte trasera del mural: “De la sangre vertida en Palomitas/nacen soles y banderas fraternas”. Esta manera particular de conceptualizar la masacre se puede poner en relación con los límites de la representación, modo particular de conciliar las frustraciones y el dolor que genera la matanza y al mismo tiempo continuar con el “deber de la memoria”.

72Las particularidades del caso de Palomitas permiten observar cómo es la construcción de memoria en circunstancias restringidas y ciertamente periféricas del resto del país. Mientras a nivel nacional los espacios de represión de la última dictadura, como la Escuela de Mecánica de la Armada, se constituyeron en verdaderos lugares de memoria de las víctimas, o el caso cordobés, donde el departamento de inteligencia de la policía, virtual artífice de la represión a nivel provincial, se transformó en una Casa de la Memoria, en la provincia de Salta el único lugar de memoria de los desaparecidos es esta plaza que recuerda a las víctimas de Palomitas y cuya constante actualización expande sus significaciones.

Inicio de página

Notas

1 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, La represión en Salta: 1970-1983, Salta, EUNSA, 2010, p. 174.

2 Torres, Mirta. Testimonio sobre Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 15 de Enero de 2012. Comunicación personal.

3 Cabezas, Daniel Vicente y otros s/denuncia. Las Palomitas- Cabeza de Buey (Palomitas I), Tribunal Federal n° 2, Salta, 2010, fs.1752 y 1753.

4 Leiva, David Arnaldo, Tropiezos de la memoria. Silencios y complicidades, Salta, Imprenta Gráfico, 2006, p. 160.

5 Granados, Jimena, “Palomitas: como se vivió en la cárcel la noche en que fusilaron 11 presos políticos”, El Tribuno, 7 de julio de 2014.

6 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, Op. Cit.

7 Cabezas, Daniel Vicente y otros s/denuncia. Las Palomitas- Cabeza de Buey (Palomitas I), Op. Cit., fs. 1754.

8 CONADEP, Nunca más: Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, Buenos Aires, EUDEBA, 2006.

9 La ley de Obediencia Debida, pronunciada en 1986 durante el gobierno de Raúl Alfonsín, exhoneraba a los militares imputados en causas de Derechos Humanos inferiores al rango de coronel. Al año siguiente, la ley de Punto Final establecía la caducidad de las acciones penales que no hubieran sido denunciadas en un lapso de sesenta días.

10 Leonard, Nora, Memoria del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 20 de julio de 2012. Comunicación personal.

11 Se llamaron Juicios por la Verdad, a los procedemientos de investigaciones iniciados por la Cámara Federal de La Plata sin consecuencias penales. Amparadas bajo el derecho a la información, o habeas data, incorporado en la reforma constitucional de 1994, las asociaciones de Derechos Humanos pidieron conocer cuál había sido el paradero de las desapariciones forzadas. Este metodología fue replicada a lo largo del país.

12 Leiva, Op. Cit.

13 En una entrevista Armando Caro, que había sido diputado nacional entre 1973-1974, afirmó lo siguiente: “casos como los de Palomitas deberían ser investigados” Diario Propuesta, “Entrevista al ex-senador Armando Caro”, (Buenos Aires), 18, Diciembre, 1982.

14 “Aquí también se asesinó en nombre de la ley”, Revista Siete Días (N° 868), 7 de febrero de 1984.

15 Ver por ejemplo: Abarzúa, Juan Antonio y Quiroga Navamuel, Adrián, “Un sorprendente testimonio”, El Tribuno, 31 de agosto del 2003.

16 Adet, Raquel y Barquet, Lucrecia, Op. Cit.

17 El-Kenz afirma que se puede rastrear la constitución del “deber de la memoria” en publicaciones de asociaciones de víctimas y deportados a partir de 1950. Se volvería cada vez más amplia a partir de las entrevistas de Primo Levi, publicadas en 1995, El-Kenz, David, “La memoria de la masacre de San Bartolomé de 1572 a nuestros días: amnesia, memorial y lugar de la memoria de las víctimas”, Eadem utraque Europa. Revista de historia cultural e intelecutal, n°10/11, Junio-Diciembre/2010, p. 47-176.

18 Adorno, Theodor, Obras completas. Madrid, Akal, 2003, v. VII, p.7.

19 El-Kenz observa que el término masacre deriva del latín vulgar “matteuca” que indicaba algo grasiento mal conveccionado. El concepto, designando una matanza colectiva, aparece por primera vez en un panfleto de 1556 sobre el asesinato y la tortura de los protestantes de Meridol y Cabrières.

20 Friedlander, Samuel, En torno a los límites de la representacion. Los nazis y la “Solución Final. Buenos Aires, UNQui, 2003, p. 22.

21 White, Hayden. “El entramado histórico y el problema de la verdad” en Friedlander, Op. Cit.

22 Ginzburg, Carlo, “Sólo un testigo” en Friedlander, Op. Cit.

23 Lacapra, Dominick, “Representar el Holocausto”, en Friedlander, Op. Cit.

24 Halbwachs, Maurice. On collective memory, Chicago, University of Chicago Press, 1992.

25 Según la definición presente en el primer tomo, un lugar de la memoria podría ser definido como: “un marco, más que un contenido, una postura siempre disponible, un conjunto de estrategias, un ser allí que vale menos por lo que es que por lo que se ha hecho de él” Nora, Pierre, Los lugares de memoria, Montevideo, Trilce, 2008, p. 8.

26 El-Kenz, Op. Cit., p.63.

27 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Madrid, Siglo XXI, 2002.

28 Da Silva Catela, Ludmila, “Pasados en conflictos. De memorias dominantes, subterráneas y denegadas” en Franco, Marina y Levín, Florencia (comp.). Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción. Buenos Aires, Paidós, 2010.

29 Panizo, Laura, “Cuerpos desaparecidos. La ubicación ritual de la muerte desatendida” en Hidalgo, Cecilia (Comp.), Etnografías de la muerte, Buenos Aires, Clacso, 2009, p. 17-41.

30 Leonard, Nora, Memoria del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 20 de julio de 2012. Comunicación personal.

31 Leonardi, Teresa. Poesía del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 20 de Enero de 2013. Comunicación personal.

32 Leonardi, Teresa, Obra Poética, Fondo Editorial, Salta, 2010, p. 20.

33 Los autores aprovechan el concepto de pathosformel de Aby Warbug que permite establecer una memoria de larga duración de las imágenes, a través de ciertas formas representativas que se repiten y reconfiguran a lo largo de la historia de las imágenes. Burucúa, José y Kwiatowski, Nicolás “Bárbaros, sanguinarios, inhumanos. Las masacres en Irlanda durante el siglo XVII”, Eadem utraque Europa. Revista de historia cultural e intelecutal. n°10/11, Junio-Diciembre, 2010 p. 77-136; Burucúa, José y Kwiatowski, Nicolás "Cómo sucedieron estas cosas": Representar masacres y genocidios, Katz Editores, Buenos Aires, 2014. .A los fines de este trabajo, se pueden establecer lazos de similitud entre las pathosformel, los topoi y usos metafóricos en el poema (Véase Cicchioni, Héctor, Góngora y la tradición de los emblemas, Cuadernos del Sur, Bahía Blanca, Cuadernos del Sur).

34 No se ha meditado con suficiente profundidad en el hecho de que la poesía sobre el genocidio en la Argentina, tiene una preferencia por el nombrar y señalar: Los poemas de Juan Gelman están colmados con los nombres de pila de sus compañeros muertos durante la última dictadura, que da paso al señalamiento, de la palabra al ícono.

35 Torres, Mirta. Commemoraciones del caso Palomitas. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro. 25 de enero de 2012. Comunicación personal.

36 Sector ubicado a la derecha de la plaza principal de Salta, 9 de Julio.

37 Grupo conformado en 1995 por estudiantes de la Escuela Provincial de Bellas Artes “Tomás Cabrera”, que se disolvería al año siguiente.

38 El 23 de enero de 1989 militantes del Movimiento Todo por la Patria intentaron ocupar el Regimiento de Infantería 3 en La Tabla, provincia de Buenos Aires. 32 militantes resultaron muertos y 11 miembros de las fuerzas de seguridad argentinas.

39 Agüero, Fernanda. Mural conmemorativo. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 25 de Febrero de 2012. Comunicación personal.

40 Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas y gremiales, Parte de Prensa, Salta, Mimeo, 1996.

41 En este caso, podemos ver una diferencia con aquello que afirmaba Karina Galperín sobre la figura de la vícitima y la militancia. La autora afirma que a partir de 2003, se empezó a revalorizar a nivel nacional la militancia de los desaparecidos por arriba de su figuración como víctimas. En el caso salteño, desde la década de los noventa ese revaloriza la militancia. Esto se puede explicar por la interacción entre militantes que continuaron su lucha como Álvarez y Leonardi. cf. Galperín, Karina, “Masacres ayer y hoy”, Eadem utraque Europa. Revista de historia cultural e intelecutal. n°10/11. Junio-Diciembre. 2010. p. 137-146.

42 Leonardi, Teresa, Carta Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y Gremiales al Bloque Radical del Consejo Deliberante de la Ciudad de Salta, Salta, mimeo 1° de Julio de 1996.

43 La asignación de nombres recién se concretaría el 10 de Diciembre de 2012.

44 Burucúa y Kwiatowski afirmaron que la silueta es utilizada en el caso argentino, ruandés y camboyano. Encuentran un antecedente en una pintura de la “Masacre de los inocentes” de Marx Ernst de 1920.

45 “Mafestación por Palomitas”, El Tribuno, 7 de Julio de 1998.

46 Está segunda etapa tampoco estuvo libre de conflictos con el dispositivo judicial. El juez Medina se alejaría de la causa, luego de afirmar tener buen “trato” con uno de los imputados e incluso ser amigo de uno de los abogados. Esta afirmación generó un enorme rechazo por las asociaciones de derechos humanos de la provincia e incluso la apertura de un expediente por mal desempeño en el Colegio de la Magistratura de Salta. Adet y Barquet, Op. Cit.

47 Leonardi, Teresa. Poesía del caso Palomitas II. Entrevista realizada por: Guillermo Salvador Marinaro, 22 de Enero de 2013. Comunicación personal.

48 Panizo, Op. Cit.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1
Leyenda Imagen del archivo de Nora Leonard – Retrata el primer aniversario luego del advenimiento de la democracia.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 72k
Título Imagen 2
Leyenda Detalle del mural confeccionado por “Los Cartoneros”
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 52k
Título Imagen 3
Leyenda Los árboles, planteados en el aniversario de 1996, luego fueron pintados con los nombres de los once masacrados.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 44k
Título Imagen 4
Leyenda Imagen panorámica del mural confeccionado por “Los Cartoneros”
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 112k
Título Imagen 5
Leyenda Parte frontal del “Portal de la memoria a sus pies se puede leer: “extraido de un dibujo de una detenida en Devoto 1980”
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 44k
Título Imagen 6
Leyenda Imagen posterior del “Portal de la memoria” con los nombres de los desaparecidos en Salta
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67820/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 65k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Guillermo Salvador Marinaro, « Lugar de memoria de las víctimas, arte y poesía en torno a la masacre de Palomitas (Salta, Argentina) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Imágenes, memorias y sonidos, Puesto en línea el 10 marzo 2015, consultado el 18 noviembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67820 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67820

Inicio de página

Autor

Guillermo Salvador Marinaro

Instituto de Altos Estudios Sociales- Universidad Nacional de San Martín
salvadormarinaro@gmail.com.

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página