Navigation – Plan du site
Débats | 2015
Miranda Lida

Estética, cultura y política en la revista Criterio (Argentina, 1928-1936)

[11/06/2015]

Résumés

Muchas veces se ha abordado la revista Criterio en tanto que revista política católica antiliberal, involucrada en los principales debates de su tiempo. Este trabajo vuelve sobre esta revista para abordar nuevas aristas, tales como su rechazo por las vanguardias artísticas de su tiempo, fiel reflejo de sus opciones políticas, así como también sus intervenciones en el campo cultural de la Argentina de entreguerras. No es casual que la revista se percibiera a sí misma como un "semanario de cultura", según palabras de su director durante un cuarto de siglo, Gustavo Franceschi. Revista de aguerridas polémicas, fue a su vez reconocida y citada por figuras ajenas al campo católico, como en el caso del socialista Alfredo Palacios, quien hiciera referencia a los editoriales de Franceschi en sus intervenciones parlamentarias. Procuraremos aquí reconstruir su lugar en la cultura católica de entreguerras. Ello permitirá explicar, creemos, lo que hizo de Criterio una experiencia original dentro del periodismo católico de los años treinta.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Eduardo Zimmerman, “El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968”, Cuand (...)

1Muchas veces se ha abordado la revista Criterio en tanto que revista política católica antiliberal, involucrada en los principales debates de su tiempo.1 Este trabajo vuelve sobre esta revista para abordar nuevas aristas, tales como su rechazo por las vanguardias artísticas de su tiempo, fiel reflejo de sus opciones políticas, así como también sus intervenciones en el campo cultural de la Argentina de entreguerras. No es casual que la revista se percibiera como un "semanario de cultura", según palabras de su director durante un cuarto de siglo, Monseñor Gustavo Franceschi. Revista de aguerridas polémicas (como la que tuvo por protagonista a Jacques Maritain en 1936), fue a su vez reconocida por figuras ajenas al campo católico, como el socialista Alfredo Palacios, quien hiciera referencia a ella en sus intervenciones parlamentarias. En un primer apartado situaremos la fundación de Criterio en el seno de la cultura católica de los años veinte; luego nos concentraremos en la década de 1930, quizás la más transitada, con especial atención a la relación entre estética, cultura y política. Volveremos sobre la polémica ampliamente estudiada en torno de Jacques Maritain, a fin de iluminar a través de ella los rasgos generales de la revista y los debates de los que participó, tanto con sectores católicos como otros situados por fuera de este mismo campo. Ello permitirá explicar lo que hizo de Criterio una experiencia original dentro del periodismo católico de los años treinta.

La cultura católica de los años veinte y el nacimiento de Criterio

  • 2 El Trabajo (boletín de los Círculos de Obreros), junio de 1913.
  • 3 Monseñor Abel Bazán y Bustos, Arte. Con 92 grabados, Barcelona, Luis Gili, 1919; Abel Bazán, Aromas (...)

2La preocupación de la jerarquía eclesiástica por darle al catolicismo una presencia fuerte en el campo intelectual arranca con la primera carta pastoral del episcopado datada en 1899, donde se insistió en la necesidad de fundar una universidad católica. En 1910, este proyecto se hizo realidad, y si bien no logró perdurar en el largo plazo, reflejó la preocupación por elevar el nivel cultural del clero y el laicado en general. Así lo revela también la iniciativa de fundar una Universidad popular impulsada por los Círculos de Obreros, de la que participaría en alguna oportunidad el joven Atilio Dell´Oro Maini, más tarde fundador de Criterio.2 El clero, por su parte, llegó a contar con algunas figuras ilustradas en sus filas: Abel Bazán y Bustos, obispo de Paraná, que publicó un libro de viajes prologado por Joaquín V. González y fomentó que el clero se aproximara a la historia del arte3; Fortunato Devoto, luego obispo auxiliar de Buenos Aires, que se formó en París en la década del Centenario y luego desarrollaría una vasta labor en astronomía; Alberto Molas Terán, que estudió Letras en París y luego sería convocado para dirigir Criterio; el joven Franceschi.

  • 4 Santiago Casas Rabasa, "El comité católico de propaganda francesa en España durante la Gran Guerra. (...)
  • 5 Revista de la Juventud Católica. Órgano de la Liga Argentina de la Juventud Católica, 22 de abril d (...)
  • 6 Fréderic Gugelot, La conversion des intellectuels au catholicisme en France 1885-1935, Paris, CNRS (...)

3No ha de sorprender que a partir de ahí proliferaran los círculos de estudios, así el caso de los foros femeninos constituidos en torno del Centro Blanca de Castilla (1916) y el Centro de Estudios Religiosos (1919). Recibieron un importante espaldarazo con la llegada a la Argentina de una serie de intelectuales católicos franceses, poco después de la Primera Guerra Mundial. El primero fue el historiador Gustave Gautherot, del Instituto Católico de París, monárquico y anticomunista militante. Su visita contó con el respaldo del director de aquel instituto, Monseñor Alfred Baudrillart, obispo e intelectual francés que se volcó por la propaganda aliada en la Primera Guerra Mundial.4 Baudrillart, que trabó amistad con Monseñor De Andrea y visitó la Argentina en 1922, concertó varias giras de intelectuales católicos franceses para que dieran conferencias tanto en la Universidad Católica de Buenos Aires – foro en el que habló Gautherot − como en los Cursos de Cultura Católica, la principal tribuna de los intelectuales católicos en la Argentina de la década de 1920 en adelante. De hecho, en su visita de 1922, Baudrillart tuvo por público nombres que fueron clave para la conformación de los Cursos de Cultura Católica y la revista Criterio: Tomás Casares y Atilio Dell´Oro Maini, entre otros.5 Ellos entrarían así en contacto con un buen número de intelectuales de la guerra y la posguerra − muchos de ellos se habían convertido al cristianismo poco antes, como Jacques Maritain −.6 La influencia francesa resultó, creemos, decisiva para la expansión de la vida intelectual católica en la Argentina, de fuerte impronta tomista. Así se le puede dar sentido a la primera recepción de Maritain, quien talló sus primeras relaciones con la Argentina poco después de la visita de Baudrillart − Maritain también era profesor en el instituto católico parisino −.

  • 7 "Visita de Mons. Baudrillart", Ichthys, septiembre de 1922, p. 125-127.
  • 8 José Zanca, Cristianos antifascistas. Conflictos en la cultura católica argentina, Buenos Aires, Si (...)

4Por su parte, el Centro de Estudios Religiosos pretendió erigirse, con el respaldo de monseñor Fortunato Devoto, su asesor, en un espacio para la educación de la mujer, con el instituto parisino como faro. Contó con el aval de la jerarquía eclesiástica, como pone en evidencia la asidua presencia del nuncio. Según las propias palabras de Devoto, dirigidas a Baudrillart, en su visita de 1922: "quisiéramos reproducir lo que vos habéis hecho [v.g., en París], quisiéramos transformar nuestro centro en centro de estudios superiores de toda clase ".7 No llegó tan lejos la propuesta, puesto que el Centro nunca alcanzó reconocimiento como centro universitario. Sirvió sin embargo para alentar que las mujeres católicas se volcaran a estudiar, e incluso a escribir, bajo el impulso que le diera Delfina Bunge de Gálvez, que dirigió Ichthys, la revista de la institución, en sus mejores años. Como ha estudiado José Zanca, algunas de sus alumnas alcanzarían una cierta actuación como publicistas.8

  • 9 Para un marco general de la prensa católica, Miranda Lida, La rotativa de Dios. Prensa católica y s (...)

5Visto desde fuera de la cultura católica, estos foros eran quizás difíciles de distinguir. Para el observador externo, la expresión más visible de la cultura católica se encontraba en su prolífica prensa escrita, en expansión en la década de 1920; en especial, el diario El Pueblo, que creció en su planta editorial. A pesar de que procuraba convertirse en un diario comercial y competitivo en el mercado, El Pueblo no eludió su tono militante, así como también moralizante; se convirtió en el bastión de un catolicismo integrista, en clave de cruzada. Pese a ello logró modernizarse, sin embargo, en su formato editorial, si bien nunca dejó de lado el integrismo político más rancio.9 Tenía además la aspiración a llegar a los sectores populares para afianzarse como un diario de masas, pero católico, lo cual le puso un techo a cualquier aspiración a convertirse en un foro cultural de cierto vuelo. En verdad, El Pueblo estaba lejos de ser una publicación que reflejara el catolicismo más culto o ilustrado; tan sólo le proporcionó al catolicismo un retórica integrista, de batalla, sin mayor debate al respecto. En pocas palabras, El Pueblo ofreció una versión degradada, bien rumiada, del integrismo católico de barricada.

  • 10 Eduardo Zimmerman, “El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968”, Cuand (...)
  • 11 Tomás D. Casares, "Mundanidad, beneficencia y caridad", Criterio, 1 de noviembre de 1928, p. 137-9.
  • 12 Atilio Dell´Oro Maini, "Reflexiones sobre el primer aniversario", Criterio, 7 de marzo de 1928, p. (...)

6Por contraste, la aparición de Criterio en 1928, una revista que reunió desde su primer número lo más granado de la intelectualidad católica, argentina y europea (así se la promocionó), marcó un contrapunto, puesto que aspiraba a alcanzar una cierta reconciliación de la fe con la inteligencia, en clave tomista, y también con la erudición, fiel reflejo del espíritu cultivado de sus impulsores. Antiliberal y de estrechos vínculos con las publicaciones nacionalistas de fines de los años veinte − La Nueva República, por ejemplo, que tan abiertamente se plegaría al golpe militar de 1930, junto con muchas otras expresiones de la prensa del período, en especial, el diario Crítica −, los primeros números de Criterio revelan también un fuerte repudio por el catolicismo pedestre y vulgar que difundía un diario como El Pueblo.10 Criterio era el producto de una década en la que las revistas culturales, muchas de ellas imbuidas de vanguardismo, habían vivido una fuerte efervescencia, y no se ahorraría la crítica punzante para con una Iglesia que en aras de masificarse, resignaba sus cualidades intelectuales y artísticas. Tomás D. Casares, una de las principales plumas de esta primera época de Criterio, lo expresó con nitidez desde sus primeros números, puesto que se quejaba de la mundanidad de una Iglesia que no podía evitar mezclarse con la superficialidad, perdiendo de vista lo sobrenatural. Incluso el clero se dejaba llevar: "Ni siquiera la vida sacerdotal se ha sustraído íntegramente a esta seducción [...] La predicación se estrecha cada día más en los límites de un moralismo sin perspectivas de santidad. Se gasta demasiado tiempo en condenar los pecados capitales", escribe Casares.11 Criterio se quejaba de que el catolicismo estaba siendo bastardeado por los propios católicos que pretendían defenderlo, debido a la "mezquina comprensión" del catolicismo que se difundía popularmente en las parroquias y en la prensa militante12, para dar por resultado un catolicismo degradado, sin ningún vuelo intelectual o artístico, "como esos templos horrendamente decorados con los nombres de todos los donantes", continúa Casares. Criterio no tuvo contemplaciones a la hora de cuestionar los estilos que se impusieron en la predicación, el arte y la música sacros a fines de los años veinte, caracterizados, cada vez más, por las líneas simples sin mucha elaboración, algo que desde su óptica lindaba con el mal gusto:

  • 13 Enrique Osés, "Marginerías sobre arte religioso", Criterio, 31 de octubre de 1929, p. 27-28.

El crucifijo va siendo desplazado de nuestras iglesias por oleografías melosas o por esculturas de a serie, como ciertos automóviles [...] Es que la industria y el comercio del arte “religioso” han ocupado todas las plazas y hay que contentar el mal gusto de la mayoría [...] El trabajo es mucho, y de lo que se trata es de multiplicar en todos los lados de cada iglesia santos y santas, en desmedro –y lo decimos sin ambages- de la única adoración eucarística esencial. Y lo único importante es decorar los templos, no hacer arte religioso... Pero, ¿es que puede orarse o recogerse cuando el pensamiento se distrae en adefesios?... Hoy la producción mecánica, la reproducción servil y comercial, han matado al artista religioso [...] Lo que hoy indigna con razón a tantos fieles y disgusta a tantos indiferentes, en ciertas iglesias que todos conocemos: la superabundancia de altares, de imágenes de cuadros; los vitraux imposibles, los ornamentos de culto groseros, bastos.13

  • 14 "Comentarios musicales. Música religiosa. El canto llano", Criterio, 17 de enero de 1929, p. 93-4.
  • 15 Miranda Lida, "Iglesia Católica, sociabilidad y canto gregoriano en el primer tercio del siglo XX", (...)

7También la música sagrada fue objeto de larga discusión en Criterio, puesto que el canto gregoriano, que el Vaticano apoyó con el objeto de uniformar la liturgia católica desde León XIII en adelante, no era bien aceptado entre los sectores más refinados y elitistas del catolicismo porteño. Según un columnista de Criterio, era un estilo musicalmente pobre: "la simplicidad casi sintética de sus líneas recuerda los dibujos de los primitivos [...] intelectualmente está fuera de nuestra órbita de comprensión".14 Existía en Buenos Aires una ecléctica tradición de música sacra que las normativas pontificias difundidas desde fines del siglo XIX no habían logrado erosionar. Estaba caracterizada por distintas expresiones de música polifónica, con solistas y coro, con voces femeninas y/o masculinas, a veces acompañadas por los más diversos instrumentos musicales, donde se admitía la interpretación de piezas de compositores, incluso modernos y contemporáneos.15 El incipiente catolicismo de masas, amenazaba, por contraste, con barrer el refinamiento heredado de la belle époque.

  • 16 "Keyserling", La semana católica (Boletín oficial de la diócesis de Tucumán), 18 de agosto de 1929, (...)

8Así, pues, los años veinte dieron por saldo múltiples catolicismos; en especial cabe destacar la enorme brecha que existía entre el catolicismo culto y el popular, que corría el riesgo de convertirse en un abismo insondable. Quizás ello permita explicar por qué Franceschi ganaría tanta centralidad en la cultura católica, a fines de los años veinte: colaboraba en El Pueblo, a la vez que no descuidaba su presencia en los Cursos de Cultura Católica y otros centros católicos de cultura culta. Publicaba libros eruditos y los hacía difundir en la prensa católica más popular; dicho de otro modo, buscaba tender puentes entre el catolicismo popular y el culto. Nada ilustra mejor este aspecto que el ciclo de conferencias que brindó en 1929 en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Eran conferencias en francés, y nada parecía augurar que sus charlas tuvieran algún tipo de interés para el "gran" público. Sin embargo, sus ecos llegaron hasta los boletines católicos parroquiales de provincias. Se formaron tres cuadras de cola en las calles aledañas de la facultad y sus conferencias terminaron publicadas en un libro que se volvió su primer "best-seller".16 Franceschi se convertiría en una figura clave del catolicismo de los años treinta; era quien se hallaba mejor preparado para dirigir Criterio, al punto de convertirla en una revista influyente, algo que estuvo lejos de lograr en sus primeros años, más experimentales.

Los años treinta

  • 17 En dicha genealogía podemos situar La Revista Cristiana, sobre el filo de fines del siglo XIX; Noel (...)

9Criterio no fue en vano destacada hasta aquí como una de las publicaciones católicas más relevantes de los años treinta. Relevante en distintos sentidos: constituía el foro más prestigioso con el que contaría el catolicismo argentino en el período de entreguerras; superaba incluso a los Cursos de Cultura Católica, a los que tan estrechamente había estado unida en sus orígenes. Los Cursos eran frecuentados por las fracciones más cultas del catolicismo argentino; Criterio en cambio iba más allá puesto que era leída por fuera de ámbitos católicos. Llegaba a la opinión culta, a un público informado que esperaba encontrar una voz católica que supiera hablar sobre todo tipo de cuestiones – actualidad política, debates ideológicos, cultura, sociedad, etc. –. Si bien puede inscribírsela en una genealogía de publicaciones católicas cultas preexistente, Criterio alcanzó mejor que todas sus predecesoras el papel de revista católica destinada al público culto en su sentido más amplio.17 Prácticamente todos los temas que atravesaron el debate público en esos años involucraron a la revista: la crisis del liberalismo, la incierta situación económica luego de la crisis de 1929 y las políticas a adoptar, las transformaciones urbanas, sociales, culturales, del consumo, la familia o el trabajo, etc. Pretendió extender su influencia por sobre toda la sociedad argentina, incluso por sobre los no católicos, a quienes procuró llegar, a la manera de un moderno líder de opinión.

  • 18 Juan Bautista Magaldi, Entre dos mundos. Memorias de un inmigrante, Buenos Aires, Ediciones del Per (...)

10Cuestionada en ocasiones, incluso refutada, era difícil que resultara ignorada. De aparición semanal, fue tanto un semanario de actualidad como una revista cultural y de ideas que tenía por meta difundir el "sano" criterio católico en la interpretación de la realidad; no fue sin embargo una revista de adoctrinamiento militante, como sí lo eran los boletines de Acción Católica o de muchas parroquias. En sus páginas cabía el disenso, al menos dentro de ciertos límites, por los que Franceschi, su director desde 1928 a 1957, se encargaría de velar. Se diferenciaba así del diario El Pueblo por su carácter ilustrado, alejado de las estrategias propagandísticas de la prensa de masas. En sus primeros tiempos, la revista se dio el lujo de pagar generosamente las colaboraciones, incluso extranjeras. En esto se parecía a las mejores revistas culturales, "hasta que entró en un bajón. Cuando la conocí seguía siendo una hoja semanal pero sin los alardes artísticos y tipográficos de los comienzos, lo que en cierta manera resultaba compensado por los editoriales de Monseñor Franceschi", relata un testimonio.18 Así la concibió Franceschi en 1932, cuando se hizo cargo de su dirección:

  • 19 [Gustavo Franceschi], "Transformación", Criterio, 29 de diciembre de 1932, p. 297.

Confieso sinceramente que, a pesar de las felicitaciones recibidas y que mucho agradezco, la revista no me satisface. Creo que existen diferencias importantes entre un semanario de cultura y una revista mensual. Puede ésta, mucho más que aquel, prescindir de la actualidad inmediata, dedicar espacio mayor a los asuntos carentes de interés viviente, y ofrecer hospedaje a estudios largos de técnica, que lee una minoría. El semanario ha de ser más ágil, más vivo, y sin prescindir de trabajos teóricos ha de consagrar mayor atención a las aplicaciones concretas de la doctrina. A este concepto responderá la dirección futura de CRITERIO. Dicho se está que no rebajará su nivel intelectual ni llenará sus páginas de gacetillas. Su tesitura será la misma que hasta hoy [...] pero no desdeñará aplicar el criterio católico a las cosas que diariamente surgen. 19

  • 20 José Assaf, "Pintura y comunismo", Criterio, 29 de junio de 1933, p. 303-304.
  • 21 "Sigue la pornografía", C, 30 de enero de 1936, p. 106.
  • 22 "Carlos Aliseris, llama viva"; "Las exposiciones", Criterio, 1 de septiembre de 1932, p. 207-210; " (...)
  • 23 "B. Quinquela Martín", Criterio, 1 de febrero de 1934, p. 106.

11Semanario de cultura, Criterio le concedió al arte y a las industrias culturales un lugar relevante. El crecimiento de la radio en la década de 1930, en la que el propio Franceschi tuvo un lugar destacado a través de su columna semanal en Radio Splendid, fue seguido atentamente por la revista. Y lo mismo cabe decir de la industria editorial católica, que tuvo una vasta expansión en la década de 1930; las publicaciones de Editorial Difusión, la principal casa editora católica de la Argentina, eran seguidas atentamente en la revista. Como es de esperar, su posición en cuestiones estéticas era antivanguardista. Las vanguardias condensaban todo aquello que el catolicismo deploraba en materia de arte; se rechazaba el modernismo, así como también todo alejamiento del arte figurativo. Criterio buscaba influir por sobre las galerías de arte, e incluso opinaba y juzgaba acerca de la calidad (estética y moral) de los Salones Nacionales y diversos concursos de artes plásticas. Así, interpeló sin vacilar a la asociación Amigos del Arte, importante gestora del desarrollo cultural argentino de esos años, cuando trajo como invitado al muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, a quien no sólo denunció abiertamente como comunista, sino además como un artista de dudoso valor, del que hubiera debido prescindir tan prestigioso salón.20 Impugnó también una exposición organizada por la Escuela Nacional de Bellas Artes, que juzgó "pura pornografía".21 Aplaudió, por el contrario, distintas exposiciones de los artistas plásticos Fernando Fader, Pedro Fígari, fray Guillermo Butler, Gramajo Gutiérrez, el uruguayo Carlos Aliseris, todos ellos paisajistas o retratistas de buena reputación en ámbitos católicos, con ingredientes folklóricos o costumbristas.22 Incluso pueden leerse en Criterio críticas favorables de la obra de un pintor de vasta trayectoria y prestigio como Benito Quinquela Martín.23 En materia de artes plásticas, pues, prevaleció el antivanguardismo, pero sin abogar por una completa subordinación de las obras a motivos religiosos o piadosos. No se predicaba la necesidad de retrotraer las artes al teocentrismo, sino que, en un gesto que tenía algo de moderno, se valorizaba el humanismo que traslucían los "buenos" retratistas, e incluso paisajistas – claro que el naturalismo, de todas formas, podía contener para el catolicismo mucho de amenazador y esto no se ignoraba –. Esta somera caracterización de los valores estéticos – éticos también, e incluso políticos – que predicaba Criterio es un buen punto de partida para adentrarnos en ella.

  • 24 Monseñor Dionisio Napal, "Respecto a una crítica a Miércoles Santo", El Pueblo, 22 de enero de 1931 (...)
  • 25 Juan Carlos Moreno, "Esquiú visto por Gálvez", Criterio, 15 de marzo de 1934, p. 254.

12De la crítica de arte se pasaba a la crítica literaria, un terreno en el que la polémica subía de tono, incluso se politizaba. Los avances de los totalitarismos en Europa fueron su trasfondo; mientras tanto, en Occidente, el antifascismo se convirtió en la opción escogida por un sinnúmero de intelectuales y hombres de letras que provenían de tradiciones ideológicas no siempre idénticas. Pero en tal caso lo que importa destacar es que los debates iban más allá de los posicionamientos ideológicos que tornó urgentes la década de 1930. Un caso que ilustra bien esta cuestión es el del escritor Manuel Gálvez. Sus obras de connotaciones nacionalistas, e incluso católicas, son bien conocidas: El diario de Gabriel Quiroga (1910) y El solar de la raza (1913) no pasaron inadvertidas a los estudiosos del nacionalismo argentino. Sin embargo, Gálvez no fue un autor de fácil aceptación entre los católicos de su tiempo. No al menos hasta la década de 1930, cuando comenzó a ganar mayor prestigio en ámbitos católicos, pero siempre por detrás de Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría). Obras como La maestra normal (1914), El mal metafísico (1916) y Nacha Regules (1919) gozaron de dispar acogida en el catolicismo argentino. Y todavía en la década de 1930 se le reprocharía a Gálvez su ambiguo apego a la ortodoxia. Así, su novela Miércoles Santo (1930) suscitó reproches por parte de Luis Barrantes Molina, la pluma más acerba del diario El Pueblo. La novela retrataba un sacerdote humanizado, con flaquezas y vacilaciones, incluso pecador, indulgente con su rebaño, algo que ponía en riesgo la imagen sacralizada del sacerdote que enseñaba sin matices la Acción Católica; Gálvez era un autor algo oscuro, que retrataba sacerdotes poco sublimes.24 Sin embargo, cuando en 1933 apareció La vida de Fray Mamerto Esquiú, una biografía de Gálvez de tono panegírico, un columnista de Criterio debió admitir que su autor había ingresado finalmente "en el seno de la verdadera ortodoxia católica".25 Se aclaraba, por las dudas, que Gálvez no guardaba ningún motivo de rivalidad con Hugo Wast, de pluma más diáfana, una aclaración innecesaria que dejaba la sospecha de que las polémicas no acabarían allí.

  • 26 Manuel Gálvez, Recuerdos de la vida literaria (II), Buenos Aires, Taurus, 2003, 107-108; "La semana (...)

13En 1935 el propio Franceschi arremetió contra Gálvez. Ya había expresado en 1934 sus reparos, cuando este último se lanzó a la carrera en pos de una eventual candidatura al Premio Nobel de Literatura, lo cual provocó polémicas subidas de tono con otros escritores que se oponían a su aspiración, en las que Gálvez intervino con tono agresivo. Más allá de este episodio, que despertaría sonadas críticas en el mundillo literario porteño, lo que importa destacar aquí es el escaso respaldo que Gálvez recibió de Franceschi, quien lo cuestionó por sus exabruptos. (Gálvez sugiere en sus memorias que Franceschi tuvo algo que ver en el fracaso de su candidatura.)26 Sea como fuere, por fuera de las coyunturales rencillas entre los hombres de letras, el debate entre Gálvez y Franceschi de 1935 puso el dedo en la llaga acerca de una cuestión decisiva para la cultura católica de entreguerras: ¿qué significa ser un escritor católico en la Argentina de la década de 1930? Era una discusión para Criterio. La cuestión no era nueva, pero cobró urgencia a la luz de la expansión que verificaron las industrias editoriales católicas en los treinta – no sólo aumentaba el número de editoriales católicas, sino la presencia de católicos en las editoriales de circulación comercial, como demuestra la presencia reiterada del padre Virgilio Filippo en el catálogo de la muy popular editorial Tor –.

14Un excursus. En 1933, un intercambio de cartas entre Cornelia Groussac, hija del ya fallecido Paul Groussac, y Tomás D. Casares, el patriarca fundador de los Cursos de Cultura Católica, abrió el debate. La figura de Groussac padre, central en la cultura argentina en torno de 1900, recibió una acogida dispar en ámbitos católicos e incluso en Criterio, tal como pudo verse cuando falleció, en 1929. Casares, sin embargo, con altura, le respondió a Cornelia, conferencista asidua en diversos círculos católicos femeninos, que la estatura de un intelectual no debía medirse sólo con la vara de la fe:

  • 27 Carta de Tomás D. Casares a Cornelia Groussac, Criterio, 27 de julio de 1933. Gustavo Franceschi es (...)

Las desviaciones en que un autor haya incurrido no autorizan a extender a toda su obra la condenación [...] Como católicos, tenemos algo más que el derecho de reconocer los méritos dondequiera que existan: no podemos dejar de reconocerlos sin faltar a la verdad [...] La obra histórica de Groussac, el saludabilísimo magisterio que ejerció, y el ejemplo de una vida dedicada al estudio con rigurosa severidad [...] son cosas eminentemente respetables.27

  • 28 El que más se destacó por su numerosa producción literaria y poética es Nice Lotus (seud. de Luis G (...)

15El debate estaba planteado: ¿la fe militante era suficiente criterio para juzgar la obra de un escritor, sea o no católico? Y en el caso de los escritores católicos propiamente dichos: ¿debía anteponerse el criterio literario o el apego a la ortodoxia? El debate no era menor en la Argentina de entreguerras, dados los éxitos de Wast y Gálvez, sucedidos a su vez por la aparición de una seguidilla de sacerdotes con veleidades literarias.28 Franceschi sentó su posición luego del Congreso Eucarístico Internacional de 1934, cuando apareció la novela La noche toca a su fin (1935), de Gálvez, cuyo escenario transcurría en medio de la celebración religiosa. En plena "fiebre" eucarística, Franceschi objetó el relato de Gálvez; no admitía que se pusiera en la piel de un simple pecador que rehuía participar en las celebraciones religiosas, e incluso se burlaba de ellas en tono blasfemo. La humanización de los personajes era algo difícil de aceptar para Franceschi, puesto que podía derivar en mera apología del pecado. El personaje de Gálvez era grosero en su lenguaje (las "malas palabras" que el director de Criterio no desea ver en una "buena" novela católica), de aspecto desaliñado, poco virtuoso; era difícil de hacer encajar en los valores victorianos, puritanos, predicados por el catolicismo de los años treinta, y que Franceschi hubiera preferido encontrar en la literatura de Gálvez. En la práctica, Franceschi prefería la obra de Edmundo Vanini, sacerdote autor de infinidad de cuentos editados popularmente, con lenguaje arrabalero, pero suavizado, en lugar de Gálvez. Este le replicó sin embargo que el escritor católico no tenía por qué ofrecer una literatura edulcorada, sólo apta para señoritas. Admitía que su obra quizás no fuera del todo recomendable para ellas, pero de ahí no podía deducirse que su literatura no fuera propiamente católica. En las propias palabras de Gálvez:

  • 29 Gustavo Franceschi, "La castidad en la novela", Criterio, 19 de diciembre de 1935; Manuel Gálvez, " (...)

También afirmo que lo católico no es la limpieza ni la pureza literaria. En cambio entre las cosas católicas mencionaré el sentido del pecado y del remordimiento [...] Novelas en que nada de malo ocurre, que pueden ser leídas por colegialas, y en las que circulan algunas ideas morales, no son libros católicos, aunque lo sean sus autores [...] Novelas católicas son aquellas en las que se estudian temas esencialmente católicos, o tratados desde el punto de vista católico [...] El catolicismo no es la mojigatería. El catolicismo no es una cosa de salón, ni un sentimiento exquisito. Es una cosa fuerte, humana, profunda, universal, popular, que no teme a nada, y menos a la verdad de la vida. No hay derecho a exigir a los escritores católicos que hablemos como damiselas.29

  • 30 "Contra Contra", Criterio, 4 de mayo de 1933. Al respecto, Sylvia Saítta, Contra. La revista de los (...)
  • 31 "Pascal, la ruleta y la señora Victoria Ocampo", Criterio, 11 de marzo de 1937.
  • 32 "Conferencia de Mons. Gustavo Franceschi", El Pueblo, 5 de mayo de 1932, p. 6.

16La discusión dice mucho sobre Criterio y su director. Si bien sumamente purista en las formas y ortodoxo en el contenido, Franceschi prestaba sus páginas al debate entre reconocidos intelectuales católicos; prevalecía en ella el diálogo antes que el soliloquio, la argumentación antes que la parrafada tempestuosa, el afán de justificar antes que de adoctrinar. Pese a todo, Gálvez era asiduo colaborador, y lo mismo cabe decir de su mujer, Delfina Bunge. Verdadero foro de debate, Criterio trataba de abrir sus puertas, dentro de lo posible, a las voces más respetables del catolicismo argentino. En tiempos de Franceschi, fue sin embargo escasamente permeable a invitar colaboradores no católicos – neto contraste con la Criterio de 1928, que había sabido reunir firmas ajenas al catolicismo, como Jorge Luis Borges y Eduardo Mallea –. Apenas tendía puentes con publicaciones no católicas. Más aún, se enzarzó en polémicas con algunas de ellas. Así, no vaciló en fustigar con dureza la revista Contra, dirigida por Raúl González Tuñón, neto exponente de las vanguardias artísticas, también políticas, de los años treinta.30 Fue algo más indulgente con Victoria Ocampo, sin embargo, a pesar de que alguna vez la dejó en evidencia por algún error que se le deslizó; reconocía la delicadeza de su pluma, si bien creía que la revista que ella animaba – v.g., Sur – era francamente "de izquierda".31 Conferencista invitado en más de una ocasión en el Jockey Club, el club del Progreso y la Asociación Wagneriana, en última instancia Franceschi podía al menos compartir con Victoria los códigos de la sociabilidad burguesa de su época, de la que ambos participaban en mayor o menor medida... no así González Tuñón. (En efecto, Franceschi frecuentaba salones prestigiosos, no sin críticas, por cierto, debido a su carácter mundano, y pasible por tanto de crítica moral.32)

  • 33 José Zanca, Cristianos antifascistas. Conflictos en la cultura católica argentina, Buenos Aires, Si (...)
  • 34 "Problemas de doctrina", Criterio, 16 de enero de 1936.

17Todo ello quizás ayude a iluminar desde otro lugar el bien conocido affaire Jacques Maritain, puesto que Criterio, bien empapada de la cultura católica francesa, jugó un papel de primer orden en los debates de 1936 y 1937.33 Tiempo antes de su llegada a Buenos Aires, Maritain ya había dado mucho que hablar en la revista católica: la acusación de que el filósofo francés había participado en una movilización del Frente Popular en París fue desmentida categóricamente por monseñor Franceschi. Aclaró que, en realidad, Maritain tan sólo había prestado su nombre en un manifiesto contra la invasión fascista de Abisinia, encabezada por Mussolini en 1935, lo cual desencadenó la furibunda reacción de Action Francaise, que acusó a Maritain de simpatías comunistas, a lo cual agregaría la acusación de haber participado, supuestamente, en una movilización del Frente Popular, con el puño derecho en alto. Este rumor circuló en la prensa de Buenos Aires. Franceschi se encargó de separar la paja del trigo: en efecto, Maritain firmó junto con destacados intelectuales católicos como Paul Claudel, François Mauriac, entre otros (el texto alcanzó más de 300 firmas), un manifiesto en el que se expresaba honda preocupación por la "crisis de civilización" que implicaba la cuestión etíope. Adhirieron intelectuales y escritores no católicos, algunos de ellos, a su vez, comunistas. Pero no tardó en circular el rumor de que Maritain y los demás católicos se habían acercado al comunismo e incluso simpatizaban con él – Action Française fustigó con singular dureza al filósofo – y de allí se llegó a la acusación de haber apoyado al Frente Popular. Pero esto último Franceschi lo negó con vehemencia; dejó a salvo la figura de Maritain, y lo mismo cabe decir de su ortodoxia.34

  • 35 "Páginas de doctrina", Criterio, 13 de febrero de 1936. Sobre Vendredi, Herbert Lottman, La Rive Ga (...)
  • 36 César Pico, "Reflexiones sobre la posición política de Maritain", Criterio, 29 de octubre de 1936.

18Poco después, se denunciaría su colaboración con la revista francesa Vendredi, una novedosa publicación que se propuso reunir las mejores plumas del antifascismo, desde los comunistas hasta los católicos, en un formato de prensa popular, atractiva para el gran público: la participación de Maritain fue considerada sin embargo inadmisible, no sólo por Action Française, sino además por buena parte de la prensa católica y nacionalista argentina. En el primer número de Vendredi, firmaron André Gide, Jacques Maritain, Jean Giono, Julien Benda, entre otros. Pero en su segundo número, Maritain, incómodo, hizo publicar una carta en la que aclaraba que tan sólo apoyaba los valores morales en los que se sustentaba la revista, pero no debía deducirse de allí ningún tipo de adhesión política. Vendredi pasaba por comunista a los ojos de la derecha y más todavía una vez que la revista se involucró en la campaña electoral del Frente Popular de 1936. Se hacía difícil escindir la adhesión "moral" a la revista de cualquier adscripción política. Así, Maritain terminó por desvincularse de Vendredi. Sin embargo, Action Francaise lo fustigó duramente, y los ecos de esta polémica llegaron acrecentados, incluso distorsionados, a Buenos Aires. Cuando Franceschi tuvo que salir a rendir explicaciones al público de Criterio, fue indulgente con Maritain, pero éste ya había quedado en el ojo de la tormenta.35 Había sido acusado de izquierdista cuando todavía no había pisado la ciudad de Buenos Aires... una acusación de la que sería difícil deshacerse de ahí en más, por más que él insistiera en desmentirla.36

  • 37 Tulio Halperín Donghi, La Argentina y la tormenta del mundo, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003; Loris Z (...)

19La guerra civil española, que estalló en julio de 1936, no ofrecía una atmósfera propicia para mitigar los ánimos. Por el contrario, la polémica se tornó virulenta, y las acusaciones ponzoñosas contra Maritain alcanzaron sus niveles más altos con la intervención reiterada, incluso en Criterio, de Julio Meinveille, un joven sacerdote de trayectoria opaca hasta allí. La tesis de la guerra de España como "guerra santa", predicada y difundida por el episcopado español al fragor de la batalla, no gozó de pleno consenso en el catolicismo local ni en el internacional durante los años de la guerra civil española – L´Osservatore Romano, por ejemplo, pidió la mediación internacional –, pero Meinvielle la defendió sin admitir contradicción alguna: se trata de una polémica bien conocida en la historiografía.37 Tan sólo nos interesa volver sobre el papel que en ella jugaron Gustavo Franceschi y Criterio, puesto que su posición en este debate es reveladora de la política editorial de la revista, de sus prácticas y su estilo. En principio, Franceschi procuró dar cabida en Criterio todas las voces que tuvieron algo relevante que decir, desde Meinvielle hasta César Pico y Manuel Ordóñez, incluso al propio Maritain y su discípulo local Rafael Pividal. Pero la buena recepción que Sur le dio a Maritain, y los ecos que de estas polémicas (y de las del Congreso del PEN Club celebrado en Buenos Aires en 1936) se pudieron leer en el diario socialista La Vanguardia y en Crítica, llevaron a Franceschi a sentar posición en un debate que, dadas las circunstancias, iba mucho más allá de la cuestión de la guerra de España.

  • 38 "Maritain, la agencia Andi y otras hierbas", C.. 15 de octubre de 1936; C., 15 de julio de 1937; C.(...)
  • 39 Gustavo Franceschi, "Sur y Criterio", Criterio, 23 de septiembre de 1937, p. 79.

20El debate de Franceschi con Maritain, que dio lugar a varios intercambios publicados en Criterio, fue un diálogo en el que cada uno, a pesar de sus rotundas diferencias, recogía alguno de los argumentos esgrimidos por su adversario. Franceschi y Maritain dialogaban sobre un terreno que en el fondo tenía algo en común – con Meinvielle, en cambio, ello era imposible, de hecho Maritain no lo reconocería como un interlocutor legítimo, y no se molestaría en discutir con él por fuera de la revista que los convocaba –. No era poca cosa poder dialogar en un contexto tan exacerbado como el que ofrecía la guerra de España; no era un diálogo complaciente, pero era un diálogo al fin. Franceschi no hizo suya la tesis de la "guerra santa", pero justificó sin ambages el levantamiento franquista y señaló los deslices que desde su punto de vista cometía Maritain en su argumentación. Lo acusó de haber denunciado con contundencia el bombardeo de Guernica – en torno del cual Franceschi no terminaba de admitir la responsabilidad de Franco –, pero de haber hecho oídos sordos a la "violencia roja", a lo cual Maritain respondería que, en efecto, la barbarie se encontraba en ambos bandos al mismo tiempo: era toda un gesto de concesión. Franceschi dejó a un lado la idea de sacralizar la guerra, pero sostuvo de todas formas la conveniencia política de la victoria de Franco, a lo cual Maritain replicó, hábilmente, que lo más razonable era, por el contrario, apelar a una mediación internacional para evitar tanto "el triunfo de Franco como el de la izquierda" (sic). Cada carta que iba y venía mostraba cómo crecía la calidad de la discusión.38 Franceschi – buen polemista pero siempre férreo en sus convicciones últimas – tan sólo se mostró dispuesto a revisar su posición en un único punto. Había impugnado en los inicios del debate el hecho de que Maritain se hubiera prestado a colaborar con Sur. No obstante, al cabo de un tiempo, el propio Franceschi revisó su posición, a raíz de que la revista de Victoria Ocampo le replicara su comentario. Luego de varias idas y venidas, terminó por aceptar que al fin y al cabo coincidía en algo con ella: "Como Sur, estoy contra todas las opresiones", enfatizó – claro que el sacerdote incluía entre ellas el comunismo soviético –.39

  • 40 Gustavo Franceschi, "El movimiento español y el criterio católico", Criterio, 15 de julio de 1937; (...)
  • 41 Victorio Codovilla, Los comunistas, los católicos y la unión nacional, Buenos Aires, Ediciones del (...)
  • 42 Gustavo Franceschi, "De filosofía", Criterio, 19 de enero de 1939, p.57.
  • 43 Al respecto, véase la carta que envía Maritain a Franceschi en 1947, Criterio, 16 de enero de 1947.

21El único argumento de Franceschi para el que Maritain no tuvo respuesta fue la acusación de que éste transigía con el comunismo no tanto por compartir sus valores ideológicos, sino por estar involucrado en la defensa de los intereses patrióticos franceses. Lo más urgente para los franceses era el temor a hallarse cercados por naciones fascistas en prácticamente todas sus fronteras, de allí que toleraran más a los comunistas de lo que lo hacía Franceschi, quien rechazaría rotundamente la idea de la "mano tendida", como se decía en la época, para referir a cualquier tipo de colaboración de los católicos con las izquierdas.40 (La propuesta de la "mano tendida", rechazada por el catolicismo argentino, no fue ignorada sin embargo por el comunismo local, que procuró hacerla suya de una u otra manera.)41 El silencio de Maritain ante la reiterada insistencia de Franceschi en este punto es sugerente, pero en tal caso lo que importa destacar es que Franceschi fue el único de sus detractores argentinos que esgrimió un argumento en el que no se dedicó a impugnar teológicamente a su interlocutor ni a cuestionar su apego a la ortodoxia, como hiciera Meinvielle, sino que intentaría comprenderlo y dialogar. Tan sólo en 1939, una vez aquietadas las aguas, Franceschi reconocería que la polémica con Maritain no había llegado a dividir a los católicos argentinos, como se dijo ampliamente en su momento, o en tal caso, tales divisiones habían sido exageradas hasta un extremo, y cabía minimizarlas – ex post era mucho más fácil intentar limar las asperezas –.42 Sea como fuere, Julio Meinvielle no continuó colaborando en Criterio – sus obras se publicaron por fuera del circuito de las editoriales católicas más importantes, si bien recibieron una acogida de culto entre muchos de sus lectores –, mientras que Maritain talló con Franceschi una amistad que perduró durante décadas a pesar de sus diferencias que, con el tiempo, pudieron ir suavizándose. En efecto, el propio Maritain diría, años después, que el sonado escándalo de 1936 no había sido tan dramático.43

22Al fin y al cabo, Franceschi y Maritain compartían algo esencial que los aproximaba más de lo que hubiera sido posible imaginar en 1936 y 1937, al fragor de la polémica: su estrecha relación con la escena cultural francesa de los años de entreguerras. Franceschi, por proximidad "espiritual", si se quiere denominarlo así, y por sus históricos vínculos con la literatura y la sensibilidad estética francesas. Su primer libro, El espiritualismo en la literatura francesa contemporánea (Agencia General de Librería y Publicaciones, 1917) aplaudió el surgimiento en Francia de una nueva generación literaria que desde la guerra francoprusiana se habría volcado hacia el espiritualismo y el misticismo − entre ellos, Charles Péguy, François Mauriac, Paul Claudel − así como también se interesó por el alejamiento del naturalismo de Henri Bergson: confió a partir de todo ello que pudieran surgir intelectuales capaces de contrapesar al grupo Clarté. Maritain, por su parte, por haber podido alternar con las principales figuras de la literatura y la cultura francesas de los años treinta, incluso con autores comprometidos políticamente con el comunismo como André Malraux y André Gide – por mencionar dos nombres de peso, que gozaban además de amplia repercusión internacional –.

23En este contexto, cobra relevancia que en 1936 Criterio se hiciera eco de la publicación del libro Regreso de la URSS, de André Gide. No era mero esnobismo o embelesamiento con la literatura extranjera, más aún, francesa, puesto que Franceschi sabía también criticarla con rigor: así lo hizo con Julien Benda y con Drieu La Rochelle en alguna oportunidad, y con el propio Gide. Ahora bien, este libro de Gide era por sí sólo polémico – por algo será que Victoria Ocampo se apresuró a hacerlo traducir para su sello editorial –. El viaje a la Unión Soviética en plena era estalinista le descubrió a Gide un régimen que tenía pocos puntos de contacto con lo que la propaganda comunista predicaba en Occidente (en lugar del paraíso proletario, Gide se encontró con una sociedad sometida al rigor más extremo, la falta de todo tipo de comodidades y ni qué hablar de las libertades básicas). Su relato de viaje, descarnado, tuvo enorme impacto en la cultura francesa y le valió a Gide cantidad de críticas de muchos de sus antiguos compañeros de ruta, a pesar de que creyó haber tomado suficientes recaudos para evitar que se ensañaran con él. Franceschi, por su parte, lo elogió, si bien incómodo por encontrarse a sí mismo aplaudiendo la obra de un autor declaradamente comunista:

  • 44 "André Gide y el Soviet", Criterio, 3 de diciembre de 1936, p. 321-322. Con soberbia, sin embargo, (...)

Gide ha recibido [en su viaje] la desilusión que lo desmiente, como un golpe asestado a sus más caras creencias y esperanzas. Nada le costaría guardar silencio y aun batir el parche, por no confesar que incurrieron en error, o algo peor todavía. Comprendemos el dolor de Gide y valoramos su sinceridad [...] Es cierto que no alcanza a ponerse todavía abiertamente en contra del marxismo soviético. ¿Mas qué importa esto si él mismo reconoce que no entiende gran cosa de cuestiones sociales y económicas y si hace el proceso verdadero del fracaso bolchevique?44

24Baste este comentario de Franceschi acerca de una de las obras más impactantes en la cultura francesa de izquierda de los años treinta para sugerir la complejidad que reviste Criterio.

Conclusión

25Lejos de ser una revista católica que se agotara en la propaganda militante – a diferencia del diario El Pueblo, no se mezcló en campañas de carácter proselitista –, se posicionó como revista cultural y de actualidad, dispuesta a intervenir en cada uno de los debates de su tiempo. Se la ha leído infinidad de veces en busca de definiciones precisas acerca de las cuestiones más urgentes del momento: el fascismo, el comunismo, el antisemitismo, la coyuntura política argentina. No hay dudas de que Criterio tuvo algo que decir acerca de estas cuestiones: anticomunista sin vacilar, pero sin recaer en la más vulgar demonización de la Unión Soviética; antiliberal, tanto en lo político como en lo económico, y con fuerte desconfianza hacia la Ley Sáenz Peña; corporativista en todo sentido, si bien con más neta predilección por el franquismo que por los regímenes fascistas, con los que discreparía en cierta medida; de controvertida posición ante la cuestión del antisemitismo, que le valió ser objeto de furibundas críticas por parte de la prensa judía porteña.

26Estas facetas de Franceschi, y de Criterio, son bastante conocidas, a través de su columna editorial de los jueves, en las que daba en opinar sobre una amplísima gama de temas. En todos los casos, Franceschi tuvo algo que argumentar, y trató de ofrecer a sus lectores explicaciones razonadas (si bien no siempre convincentes, como ocurrió con su inverosímil interpretación de Guernica) acerca de sus posicionamientos ideológicos y políticos. Criterio era tanto una revista de actualidad como de cultura, única en su género si uno la compara con cualquier otra expresión de la prensa católica de su tiempo, con la que no tiene parangón, próxima tal vez en su estilo y forma a otras revistas de entreguerras en las que se solapaban cultura y política. Lo más destacado fue, en tal caso, el modo en que logró darle al catolicismo una voz pública, capaz de llegar a los lectores cultos, sin importar su color político.

Haut de page

Notes

1 Eduardo Zimmerman, “El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968”, Cuando opinar es actuar. Revistas argentinas del siglo XX, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1999, pp. 151-191; M. E. Rapalo y María Teresa Gramuglio, "Pedagogías para la nación católica", Historia crítica de la literatura argentina, Buenos Aires, Emecé, 2002, vol.6. Para una interpretación general de la revista en el contexto del período, Loris Zanatta, Del Estado liberal a la nación católica. Iglesia y Ejército en los orígenes del peronismo 1930-1943, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 1996.

2 El Trabajo (boletín de los Círculos de Obreros), junio de 1913.

3 Monseñor Abel Bazán y Bustos, Arte. Con 92 grabados, Barcelona, Luis Gili, 1919; Abel Bazán, Aromas de Oriente, Buenos Aires, 1905.

4 Santiago Casas Rabasa, "El comité católico de propaganda francesa en España durante la Gran Guerra. Una puesta al día", Hispania Sacra, LXV, Extra I, enero-junio de 2013; Francisco Durá, La sal de la tierra. Mons. A. Baudrillart en Buenos Aires, Buenos Aires, Talleres Gráficos Rosso, 1923.

5 Revista de la Juventud Católica. Órgano de la Liga Argentina de la Juventud Católica, 22 de abril de 1925, p. 29.

6 Fréderic Gugelot, La conversion des intellectuels au catholicisme en France 1885-1935, Paris, CNRS Éditions, 2007; Olivier Compagnon, Jacques Maritain et l´Amérique du Sud. Le modèle malgré lui, Presses Universitaires du Septentrion, 2003.

7 "Visita de Mons. Baudrillart", Ichthys, septiembre de 1922, p. 125-127.

8 José Zanca, Cristianos antifascistas. Conflictos en la cultura católica argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013.

9 Para un marco general de la prensa católica, Miranda Lida, La rotativa de Dios. Prensa católica y sociedad. El Pueblo, 1900-1960, Buenos Aires, Biblos, 2012.

10 Eduardo Zimmerman, “El orden y la libertad. Una historia intelectual de Criterio. 1928-1968”, Cuando opinar es actuar. Revistas argentinas del siglo XX, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1999, p. 151-191; María E. Rapalo, “La Iglesia Católica y el autoritarismo político: la revista Criterio (1928-1931)”, Anuario IEHS, 5 (1990).

11 Tomás D. Casares, "Mundanidad, beneficencia y caridad", Criterio, 1 de noviembre de 1928, p. 137-9.

12 Atilio Dell´Oro Maini, "Reflexiones sobre el primer aniversario", Criterio, 7 de marzo de 1928, p. 297.

13 Enrique Osés, "Marginerías sobre arte religioso", Criterio, 31 de octubre de 1929, p. 27-28.

14 "Comentarios musicales. Música religiosa. El canto llano", Criterio, 17 de enero de 1929, p. 93-4.

15 Miranda Lida, "Iglesia Católica, sociabilidad y canto gregoriano en el primer tercio del siglo XX", Anuario de Historia de la Iglesia, Universidad de Navarra, 21 (2012).

16 "Keyserling", La semana católica (Boletín oficial de la diócesis de Tucumán), 18 de agosto de 1929, pp. 11-12; Gustavo Franceschi, "Keyserling", El Pueblo, 5 de junio de 1929 y siguientes; "Revistió los contornos de una brillante reunión mundana la primera conferencia de Keyserling", El Pueblo, 9 de junio de 1929.

17 En dicha genealogía podemos situar La Revista Cristiana, sobre el filo de fines del siglo XIX; Noel e Ichthys, en las décadas de 1920 y 1930; La Ilustración Católica y Estudios, más adelante.

18 Juan Bautista Magaldi, Entre dos mundos. Memorias de un inmigrante, Buenos Aires, Ediciones del Peregrino, 2001, p. 142.

19 [Gustavo Franceschi], "Transformación", Criterio, 29 de diciembre de 1932, p. 297.

20 José Assaf, "Pintura y comunismo", Criterio, 29 de junio de 1933, p. 303-304.

21 "Sigue la pornografía", C, 30 de enero de 1936, p. 106.

22 "Carlos Aliseris, llama viva"; "Las exposiciones", Criterio, 1 de septiembre de 1932, p. 207-210; "Fernando Fader", Criterio, 29 de marzo de 1934, pp. 302-3; Raquel Adler, "Impresiones sobre el arte de Fray Guillermo Butler", Criterio, 14 de junio de 1934, p. 156. Otro ejemplo en: "Exposición femenina de pintura en El Camuatí", Criterio, 26 de octubre de 1933, p. 184.

23 "B. Quinquela Martín", Criterio, 1 de febrero de 1934, p. 106.

24 Monseñor Dionisio Napal, "Respecto a una crítica a Miércoles Santo", El Pueblo, 22 de enero de 1931, p.3.

25 Juan Carlos Moreno, "Esquiú visto por Gálvez", Criterio, 15 de marzo de 1934, p. 254.

26 Manuel Gálvez, Recuerdos de la vida literaria (II), Buenos Aires, Taurus, 2003, 107-108; "La semana", C, 1 de diciembre de 1932, p. 197.

27 Carta de Tomás D. Casares a Cornelia Groussac, Criterio, 27 de julio de 1933. Gustavo Franceschi escribe en este mismo sentido en "Ante el adversario", Criterio, 10 de agosto de 1933.

28 El que más se destacó por su numerosa producción literaria y poética es Nice Lotus (seud. de Luis Gorosito Heredia), que publicó un sinnúmero de obras, en su mayor parte en la editorial santafesina Apis. El cura de Florida, Vicente López, Edmundo Vanini fue también prolífico (entre su obra se destaca Cánticos del paraíso, 1935). También, Mariano Guerra Brito, Al tañer las campanas, Buenos Aires, 1929.

29 Gustavo Franceschi, "La castidad en la novela", Criterio, 19 de diciembre de 1935; Manuel Gálvez, "Acerca de la castidad en la novela", Criterio, 26 de marzo y 2 de abril de 1936.

30 "Contra Contra", Criterio, 4 de mayo de 1933. Al respecto, Sylvia Saítta, Contra. La revista de los francotiradores, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2005.

31 "Pascal, la ruleta y la señora Victoria Ocampo", Criterio, 11 de marzo de 1937.

32 "Conferencia de Mons. Gustavo Franceschi", El Pueblo, 5 de mayo de 1932, p. 6.

33 José Zanca, Cristianos antifascistas. Conflictos en la cultura católica argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013.

34 "Problemas de doctrina", Criterio, 16 de enero de 1936.

35 "Páginas de doctrina", Criterio, 13 de febrero de 1936. Sobre Vendredi, Herbert Lottman, La Rive Gauche. La elite intelectual y política en Francia entre 1935 y 1950, Barcelona, Tusquets, 2006, p. 152-158.

36 César Pico, "Reflexiones sobre la posición política de Maritain", Criterio, 29 de octubre de 1936.

37 Tulio Halperín Donghi, La Argentina y la tormenta del mundo, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003; Loris Zanatta, Del Estado liberal a la nación católica. Iglesia y Ejército en los orígenes del peronismo 1930-1943, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 1996.

38 "Maritain, la agencia Andi y otras hierbas", C.. 15 de octubre de 1936; C., 15 de julio de 1937; C., 12 de agosto de 1937; C., 16 de septiembre de 1937; C., 23 de septiembre de 1937; C., 19 de enero de 1939;

39 Gustavo Franceschi, "Sur y Criterio", Criterio, 23 de septiembre de 1937, p. 79.

40 Gustavo Franceschi, "El movimiento español y el criterio católico", Criterio, 15 de julio de 1937; "Posiciones", Criterio, 12 de agosto de 1937; "Puntualizaciones", Criterio, 16 de septiembre de 1937; "Comunismo católico", Criterio, 26 de octubre de 1944. Sobre el debate en torno a la "mano tendida", véase Manuel Gálvez (prol.), El comunismo y los cristianos, Buenos Aires, Librería Hachette, 1938; Maurice Thorez, Waldeck Rochet, Georges Marchais, Communistes et Chrétiens, Paris, Editions Sociales, 1976.

41 Victorio Codovilla, Los comunistas, los católicos y la unión nacional, Buenos Aires, Ediciones del C. C. del Partido Comunista, 1942. Para una lectura desde el socialismo: Guillermo Korn, Católicos y socialistas en la unidad nacional, Buenos Aires, Mirador Argentino, 1942.

42 Gustavo Franceschi, "De filosofía", Criterio, 19 de enero de 1939, p.57.

43 Al respecto, véase la carta que envía Maritain a Franceschi en 1947, Criterio, 16 de enero de 1947.

44 "André Gide y el Soviet", Criterio, 3 de diciembre de 1936, p. 321-322. Con soberbia, sin embargo, Franceschi agregó que "la verdad" que desenmascaró Gide ya había sido anticipada por Criterio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Miranda Lida, « Estética, cultura y política en la revista Criterio (Argentina, 1928-1936)  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 11 juin 2015, consulté le 18 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67968 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67968

Haut de page

Auteur

Miranda Lida

Profesora en la Universidad Torcuato Di Tella y en la Universidad Católica Argentina e investigadora en el CONICET

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page