Navigation – Plan du site
Colloques | 2015
Formas de hacer historia hoy. América Latina: fuentes, conceptos y perspectivas de análisis – Coord. Ana Díaz Serrano y Carolina González Undurraga
Rafael Gaune

Topografía, escalas y casos: los tres tiempos de la Compañía de Jesús en Chile (1568-1626)

[08/06/2015]

Résumés

El objetivo de este ensayo es revisitar un recorrido investigativo doctoral a través de una lectura metodológica y analítica. La investigación de la que se hablara aquí tiene la finalidad de establecer las formas de mediación política-religiosa de la Compañía de Jesús entre Roma y Chile en los años 1568 y 1626. Se propone, por medio del concepto topografía, medir los vínculos entre el desarrollo local y la dimensión global, dialogando con el reciente desarrollo historiográfico de la historia global.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Notes de l’auteur

Este ensayo surge con la intención de sistematizar preguntas analíticas y metodológicas surgidas luego de la conclusión de una investigación doctoral realizada en la Scuola Normale Superiore di Pisa bajo la dirección de Adriano Prosperi. Las inquietudes y desarrollo de la tesis deben mucho a las indicaciones del profesor Prosperi como de los seminarios realizados con el profesor Carlo Ginzburg. Asimismo, las conversaciones con Verónica Undurraga, Claudio Rolle, Martín Lara y Ana Díaz han sido un gran estímulo para revisitar algunos aspectos de la tesis. Parte de este ensayo fue presentado en el seminario “Fronteras, representaciones, integraciones y conflictos entre Europa y América, siglos XVI-XX” en la Università degli Studi Roma Tre en junio de 2013.

Texte intégral

  • 1 Una invitación a repensar la historia global desde la historia de la Santa Sede fue propuesta por B (...)
  • 2 Un libro que ha renovado algunos lineamientos de la historia global es Parker, Charles H., Global I (...)
  • 3 Reenvió al lector a la recopilación de ensayos realizado por Revel, Jacques y Passeron, Jean-Claude (...)
  • 4 Un referente sobre este tema es Torre, Angelo, Luoghi. La produzione di località in età moderna e c (...)

1El 10 y 11 de diciembre del 2012, en el Instituto Universitario Europeo de Florencia, Antonella Romano y Jacques Revel organizaron un seminario que tenía como premisa analítica hacer una relectura a la historia global1, o global turn2, desde las escalas y los casos como metodología de análisis en la historia moderna, teniendo, además, como filtro un retorno a la microhistoria italiana. La interpelación transversal en las ponencias era hasta qué punto una historia global puede dar cuenta efectivamente de las escalas, los casos3 y la localidad4. Tomando esas inquietudes metodológicas, el objetivo de este ensayo es delinear a la Compañía de Jesús, un laboratorio historiográfico privilegiado a la hora de hacer historia global en la edad moderna, desde las divergencias y convergencias producidas entre Roma y Santiago respecto al desarrollo jesuita en Chile. En este sentido, por medio de los recorridos históricos de los primeros jesuitas, se analizarán las escalas globales a través de los casos locales que circularon en las redes epistolares jesuitas: conversión, mediación y política se entrecruzaron en el ir y venir de cartas que conformaron una topografía de Chile colonial en el diálogo local/global.

2Este trabajo aborda la historia de un pequeño fragmento de los diálogos locales-globales construidos por la Compañía de Jesús entorno a su proyecto de salvación. Aunque la Guerra defensiva (1612-1626), el mayor diseño político-religioso de los jesuitas en el período analizado, fracasó, la Compañía logró incorporar en los tejidos globales su proyecto pedagógico de larga duración, sostenido desde la adaptación política-religiosa, salvación de los cuerpos, de las almas y del disciplinamiento religioso. Para demostrar estas convergencias y divergencias a nivel local y global, se eligió la circulación de las problemáticas chilenas, a través de la mediación jesuítica, como la perspectiva analítica y metodológica. Esto demostraría que los discursos, las prácticas y la realidad jesuita no se comprende sin el diálogo entre los centros de referencia y los confines: aspecto estudiado por la historiografía, sin embargo es una temática nueva en relación a las cuestiones sobre los recorridos históricos chilenos.

3El objetivo es demostrar como los jesuitas se movieron entre Marte, la realidad chilena marcada por la guerra y precariedad, y las Constituciones, los tejidos locales y globales de los jesuitas, con la finalidad de domesticar el otro Flandes. Este proceso tuvo como finalidad domesticar el espacio, pero también amaestrar los cuerpos, las almas y los tiempos, utilizando un lenguaje religioso y prácticas políticas. En este sentido, este ensayo pretende demostrar el lenguaje, las prácticas, las tradiciones y la cultura de la Compañía de Jesús en relación a la óptica misionera global proyectada desde Roma.

  • 5 Montaigne, Michel de, Saggi, I, Milano, Gli Adelphi, 2005, XXXI, p. 271.
  • 6 Certeau, Michel de, “Montaigne: Caníbales”, El lugar del otro: historia religiosa y mística, Barcel (...)
  • 7 Sobre Herodoto y la representación del otro véase Hartog, François, El espejo de Herodoto. Ensayo s (...)

4Para comenzar quisiera retornar al concepto topografía. En el bello ensayo “De los caníbales”, escrito por Montaigne, hay un fragmento que nos lleva a una multiforme textura analítica y metodológica, cito un fragmento: “Habríamos menester de topógrafos que nos describan detalladamente los lugares donde han estado”5. Michel de Certeau interpreta ese paso en particular6, y el ensayo en general, junto al libro IV de las Historias de Herodoto7, como un espacio de composición entre el otro y los lugares; en otras palabras, el ensayo nos coloca la pregunta en clave de polémica sobre la representación del otro en los textos. Esto ha sido trabajado ampliamente por la historiografía contemporánea, no es nuestra intención tratarlo aquí. Sin embargo, el citado fragmento esconde otro tejido. Los topógrafos, nos dice Montaigne, describen los lugares en forma detallada, por lo tanto realizan una topografía de los lugares que han visitado y descrito.

5Para el recorrido interpretativo, trazado en esta investigación, la imagen sobre los topógrafos propuesta por Montaigne es sugestiva y nos ayuda a entender las relaciones entre las dimensiones locales y globales en la edad moderna. Ciertamente, podemos observar a los jesuitas como topógrafos que compusieron una topografía en la edad moderna, pero la pregunta detrás de esta premisa es cómo fue construida.

6La investigación de la que se hablará aquí nació desde una interpelación particular: ¿la historia global puede dar cuenta de las diversas escalas y los casos locales en la edad moderna? La pregunta, como es predecible, se materializó en un pequeño fragmento de análisis: el otro Flandes entre 1568 y 1626 y los recorridos históricos de los primeros jesuitas en Chile colonial. Sabemos que la Compañía de Jesús es un taller de fuentes a la hora de afrontar una historia desde una perspectiva local, pero sabemos también que la escala global es construida por los casos locales; en consecuencia, ¿cómo conectar entonces estas dos dimensiones en Chile colonial?

7La respuesta a esta pregunta deriva de la circulación de la Compañía de Jesús. Los jesuitas se movieron entre dos escalas; por ejemplo, en el recorrido chileno las redes jesuíticas fueron modeladas por el virreinato peruano, la Monarquía hispánica y los generalatos de la Compañía en Roma. Es aquí cuando emerge otra pregunta: cómo vincular estas redes. La elección metodológica de la investigación estuvo configurada por la mediación jesuita y por la circulación religiosa/política a través de la escritura y la construcción del intercambio epistolar entre Europa y América.

8La circulación de términos religiosos y políticos expuestos por los jesuitas, filtrados obviamente por los problemas chilenos, e incluidos en las redes epistolares jesuitas, unieron los cuadros de referencia centrales con las problemáticas locales. El objetivo ha sido por lo tanto reconstruir esa circulación y mediación para intentar descifrar la multiforme presencia de la Compañía en Chile, entre su llegada al virreinato peruano (1568) y el fin del proyecto defensivo (1626). En este sentido, las preguntas se centraron, desde una perspectiva institucional, política y cultural, en las relaciones entre Roma, representada en los generalatos, y los recorridos de los primeros jesuitas en Chile y la construcción de su proyecto de salvación a través de los “tres tiempos” de la Compañía de Jesús en la frontera meridional del virreinato peruano dividido en la organización del “deseo de las indias” y la expansión meridional entre 1568 y 1593; la conceptualización del binomio perdón-paz entre 1598 y 1612 y la ejecución del proyecto de conversión religiosa de la Guerra defensiva entre 1612 y 1626.

9Para interpretar el dialogo global/local se configuró la investigación en tres partes. La primera, por medio de la noción “Chile y el mapamundi”. Este término fue pensado como un ejercicio para situar en los tejidos globales las problemáticas chilenas: reconstruir las relaciones entre Chile y un fragmento del mundo. Por este motivo, el término Flandes indiano, ideado y proyecto por el jesuita Diego de Rosales en 1674, nos consiente encuadrar analítica e temporalmente los casos locales desde una óptica global. La reconstrucción filológica de la evocación, por medio de la vida, la obra y los tres tiempos del jesuita – misionero, historiador, anticuario – nos ha demostrado que la analogía va más allá de la comparación de las guerras y fue concebida como un mecanismo de triple adaptación jesuita: bautizar Chile, definir la realidad y domesticar el espacio.

  • 8 Una primera aproximación en Gaune, Rafael, “La Santa Sede y la Guerra defensiva: una historia por r (...)

10Al mismo tiempo, la noción “más allá del espacio colonial”, indica otra elección analítica: no se puede concebir la presencia de los jesuitas en Chile sin entender las relaciones con Roma. Presupuesto que puede parecer obvio, pero que sin embargo es un aspecto descuidado por la historiografía chilena. En este sentido, entender la construcción narrativa de las cartas anuas, y la circulación de la información en los niveles locales y globales, nos permite comprender el desarrollo político y religioso en Chile a través de la circulación de la información proyectada por Roma y estipulada en las Constituciones de la Compañía. Una pista de investigación, pero que deberá ser sistematizada en otra investigación, es qué sucedió con la Santa Sede y la Inquisición romana. Implícitamente las fuentes jesuíticas portan hacia la Santa Sede y la Inquisición. Un primer indicio, con respecto a la Santa Sede, es que operó como un destinatario de la información sobre Chile y no como un ejecutor de políticas religiosas, exceptuando los jubileos y las indulgencias para la guerra y la pacificación solicitadas desde Madrid y Chile8. Como ya fue subrayado, estas huellas deberán ser cotejadas con una investigación sistemática en los archivos vaticanos y del Santo Oficio. En fin, tanto el término Flandes indiano como el circuito de información construido por las cartas anuas hacia Roma, nos consienten situar las problemáticas chilenas en el mundo a través de la mediación jesuita.

  • 9 No profundizaremos aquí el “primer tiempo” de la Compañía pues ya han sido analizados en Gaune, Raf (...)

11La segunda parte, “Los tres tiempos de la Compañía”, por medio de una sucesión cronológica (1593-1626), demuestra que el proyecto religioso de los jesuitas fue modelado por la adaptación, la salvación y el disciplinamiento configurado por los lineamientos romanos. El primer tiempo, conformado por el “deseo periférico de las indias” y la expansión meridional de la Compañía, entre 1568 y 1598, estaba en convergencia con las políticas de los Generales en Roma, Borja, Mercuriano y Acquaviva. Lo mismo sucedió con el asentamiento territorial de los jesuitas en Santiago entre 1593 y 1598 que respondía a una lógica de expansión gradual proyectada por Acquaviva a través de las misiones9.

12El segundo tiempo es condicionado por las políticas del perdón y la conceptualización de la paz entre 1598 y 1612. El 4 de junio de 1607, desde Lima, Luis de Valdivia escribió una carta sobre las “tres paces” que es una huella del pensamiento jesuítico que filtró las prácticas políticas-religiosas de la época. Presentaremos un pequeño fragmento:

  • 10 Documento citado por Astrain, Antonio, Historia de la Compañía de Jesús en la Asistencia de España, (...)

“Y de este género de paz se podría con el tiempo, entrando el Evangelio, subir a más provecho que de ellos se podría sacar, y cuando no se saque más de acabarse la guerra y abrirse alguna puerta a su conversión, es grande esto. Dios Nuestro Señor alumbre a Vuestra Majestad en todo y le dé felicísimos años de vida para amparo de su Santa Iglesia”10

  • 11 Los jesuitas como pacificadores en Prosperi, Adriano, Tribunali della coscienza. Inquisitori, confe (...)

13El texto nos presenta una teorización sobre la “buena paz” que se debe ejercer sobre los indígenas chilenos; del mismo modo, exterioriza el rol de pacificador y mediador que teoriza sobre la resolución de conflictos11, encontrando en las dinámicas del binomio perdón/paz una potencial solución a los problemas del borde meridional. La actuación de la paz, los ritos de justicia hegemónica, los ritos del perdón y la mediación lingüística, abren el camino hacia la conversión religiosa. A veces la historiografía obnubilada por la dimensión política de Luis de Valdivia, olvida un elemento clave: él fue un jesuita. Este dato que puede parecer banal, nos indica un camino analítico válido: los prolegómenos y la ejecución del proyecto de Guerra defensiva fue pensado como un medio para la concreción de un bien superior incluido en una específica tradición: el disciplinamiento religioso de los indígenas a través del Evangelio y las prácticas sacramentales. Valdivia era consciente de que antes de una verdadera y profunda cristianización, era imprescindible la paz y el perdón de las culpas pasadas, reguladas a través de un cuadro de referencia jurídico; según el jesuita, se debía establecer una estructura legal, aprobada por todos los mediadores, con el objetivo de introducir el cristianismo.

  • 12 ARSI (Roma), Paraguay, vol. 1, fol. 15.

14Después de consolidar la paz y el perdón en la dimensión jurídica y social, establecida por la palabra del Rey, venía el tiempo de la palabra de Dios. La “tercera paz” debía estar en paralelo con la ejecución del tercer tiempo de la Compañía. La conceptualización de la paz, la práctica de la guerra y la búsqueda del perdón en los prolegómenos del proyecto defensivo (1598-1612), hizo de los jesuitas un cuerpo disciplinado y especializado en la mediación y composición asimétrica de la paz y del perdón entre la Monarquía y los indígenas. La capacidad mediadora de la Compañía estaba en convergencia, pero también dependía, de las políticas españolas en relación a la frontera meridional. Esta mediación política, religiosa y cultural tuvo en la primera misión en “tierra de guerra”, en 1608, un importante apoyo religioso, pero también la primera Congregación de la Provincia del Paraguay realizada en Santiago en 1608 fue un importante pilar político contra el servicio personal de los indígenas. Sin embargo, 1608 abrió también otro problema: las convergencias y divergencias en relación a la identidad misionera de los operadores en las misiones americanas entre Roma y las provincias. Por ejemplo, las cartas escritas desde Arauco trazan la fisonomía y la perspectiva de la primera misión en Chile y, a su vez, las respuestas romanas evidencian el ideal de identidad misionero concebido entre la reforma espiritual y la educación razonada (ratio studiroum), en divergencia, por ejemplo, con el provincial del Paraguay que solicitaba misioneros “menos doctos”12. Un minúsculo fragmento misionero, como fue Arauco, nos sitúa en preguntas globales sobre la identidad misionera y la mirada romana sobre las misiones.

  • 13 La última monografía que estudia de modo sistemático el recorrido de la Guerra defensiva es el libr (...)

15Lo mismo sucede, por ejemplo, con la Guerra defensiva (1612-1626). Aunque ha sido estudiada por la historiografía13, sorprende que aún hoy no haya sido interpretada desde una dimensión religiosa. Y es aquí donde nos enfrentamos una vez más con otra obviedad: el proyecto defensivo fue concebido por la Compañía y, en particular, por el jesuita Luis de Valdivia. Sabemos que no se puede separar la dimensión política de la dimensión religiosa del proyecto de pacificación, pero hemos preferido distinguir el recorrido religioso con el objetivo de trazar el proyecto de salvación y el audaz programa de cristianización.

16El proyecto jesuítico tenía el objetivo de crear una nueva vida individual o colectiva, a través de ritos políticos y ritos católicos, como secuencias unidas y diferenciadas. La Guerra defensiva deviene entonces un mecanismo de cambio, configurado por la iniciación política (vasallos) y por la transición religiosa (de indios de guerra a nuevos cristianos). En este recorrido el indígena se convierte en participante de un proyecto performativo protegido por los ritos. El proyecto de Valdivia intentó separar el grupo desde un punto fijado en precedencia (la guerra, el servicio personal, la esclavitud), provocando una fase intermedia donde los participantes eran jurídica y culturalmente ambiguos (vasallos bajo régimen de servicio personal y esclavos). El proyecto jesuítico no abandonó jamás la secuencia intermedia, no alcanzando a la “reincorporación” del grupo en una realidad estable con derechos y deberes.

17Hemos establecido una evolución del proyecto defensivo en base a la transformación radical ideada por Valdivia (un rito de paso), el glosario de la conversión (morfología entre cristianización y lenguaje misionero), las fases de la transformación indígena y la mirada romana sobre el desarrollo del proyecto (la preocupación del antijesuistimo). Hemos intentado concebir a la Guerra defensiva desde las Constituciones (los lineamientos jesuíticos) y no sólo desde la realidad chilena filtrada por la guerra. En definitiva, descifrar la Guerra defensiva desde Roma y no solamente desde la Monarquía.

18La tercera parte titulada “Las batallas de las palabras”, centra su análisis en la escritura de los jesuitas. El primer fragmento, a través de la imagen del indígena y el uso retórico de las “voces” indígenas, problematiza la guerra justa, la paz y las contradicciones de la cristianización en un territorio no sometido militarmente; esto último, aspectos cardenales de la escritura religiosa redactada desde Chile. Aunque si la investigación no se centra en Luis de Valdivia, hemos concebido un subcapítulo para reconstruir una vez más un aspecto olvidado por la historiografía: Valdivia era un jesuita. El personaje estaba inmerso en una específica tradición religiosa y cultural que debe ser analizada. Por eso hemos identificado el recorrido de escritura del jesuita para entender su formación religiosa europea y las conexiones con la realidad chilena.

19Si bien la segunda parte es la única que tiene una sucesión cronológica y espacial, las tres partes tienen una línea convergente y morfológica: son historias de la Compañía de Jesús y de los jesuitas en el confín meridional de la Monarquía hispánica. La óptica universal y los problemas locales son entonces interpretados desde las dinámicas internas de la Compañía y sus mediadores; por ejemplo, el indígena, la guerra y la frontera son descifrados desde los mecanismos institucionales y desde las dinámicas culturales de los jesuitas.

20En definitiva, podemos concluir este ensayo con una constatación: las tres partes de la investigación prueban que los jesuitas en Chile construyeron una topografía modelada por los diálogos entre las escalas locales y globales. Esa fue construida en base a la circulación de la información, la mediación jesuita, el intercambio epistolar, las relaciones políticas con la Monarquía hispánica y los lineamientos de los Generales de la Compañía. El objetivo de la topografía era reforzar en las redes jesuíticas su proyecto de permanecer en los cuerpos y en las almas a través de un proceso de domesticar el espacio y los cuerpos. La topografía jesuita nos sirve, en consecuencia, para medir cuantitativa y cualitativamente las relaciones entre casos locales y óptica global a través de los intercambios epistolares. Pero también para entender la sinergia entre las dos dimensiones por medio de las divergencias y las convergencias. En este sentido, La Compañía de Jesús en Chile y su expansión meridional no se puede entender sin la topografía realizada por los mediadores entre dos puntos de fuga; en el caso de esta investigación, Roma y Chile.

Haut de page

Notes

1 Una invitación a repensar la historia global desde la historia de la Santa Sede fue propuesta por Benedetta Albani. Los resultados de la discusión fueron publicados en el fórum de Rechtsgeschichte Legal History, nº 20, 2012, p. 330-403.

2 Un libro que ha renovado algunos lineamientos de la historia global es Parker, Charles H., Global Interaction in the Early Modern Age, Cambridge, Cambridge University, 2010. Una discussion historiografica sobre la historia global O’Brien, Patrick, “Historiographical traditions and modern imperatives for the restoration of global history”, Journal of Global History, nº 1, 2006, p. 3-39. La idea de “historia descentrada” y sus relaciones con las dimensiones locales y globales en Zemon Davis, Natalie, “Decentering history: local stories and cultural crossing in a global world”, History and Theory, vol. 50-2, 2011, p. 188-202. Importante son los textos de Gruzinski, Serge, “Les mondes mêlés de la Monarchie catholique et autres ‘connected histories’”, Annales HSS, vol. 56-1, 2001, p. 85-117 y Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation, Paris, Éditions de la Martinière, 2004. Asimismo, las investigaciones de Subrahmanyam, Sanjay también son importantes para esta discusión: “Connected Histories: Notes towards a Reconfiguration of Early Modern Eurasia”, Lieberman, Victor B. (ed.), Beyond Binary Histories. Re-imagining Eurasia to C. 1830, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 1997, p. 289-315; “Holding the World in Balance: The Connected Histories of the Iberian Overseas Empires, 1500-1640”, The American Historical Review, nº 112, 2007, p. 1359-85; Three ways to be alien. Travails and Encounters in the Early Modern World, Waltham, Brandeis University Press, 2011. Una crítica a la historia global en Cooper, Frederick, “Le concept de mondialisation sert-il à quelque chose ? Un point de vue d´historie”, Critique internationale, nº 10, 2001, p. 101-24.

3 Reenvió al lector a la recopilación de ensayos realizado por Revel, Jacques y Passeron, Jean-Claude, Penser par cas, París, Editions de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales, 2005.

4 Un referente sobre este tema es Torre, Angelo, Luoghi. La produzione di località in età moderna e contemporanea, Roma, Donzelli, 2011.

5 Montaigne, Michel de, Saggi, I, Milano, Gli Adelphi, 2005, XXXI, p. 271.

6 Certeau, Michel de, “Montaigne: Caníbales”, El lugar del otro: historia religiosa y mística, Barcelona, Katz, 2007, p. 261-84.

7 Sobre Herodoto y la representación del otro véase Hartog, François, El espejo de Herodoto. Ensayo sobre la representación del otro, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003.

8 Una primera aproximación en Gaune, Rafael, “La Santa Sede y la Guerra defensiva: una historia por reconstruir. Redes de información e historia global en los confines del Imperio español (1612-1626)”, Rechtsgeschichte Legal History, nº 20, 2012, p. 358-360.

9 No profundizaremos aquí el “primer tiempo” de la Compañía pues ya han sido analizados en Gaune, Rafael, “El jesuita como traductor. Organización, circulación y dinámicas de la Compañía de Jesús en Santiago de Chile, 1593-1598”, Historia Crítica, nº 50, 2013, p. 13-36; “Organizando el otro deseo de las Indias: la expansión periférica de la Compañía de Jesús en América (Chile, 1568-1593)”, Estudios humanísticos. Historia, nº 10, 2011, p. 297-320.

10 Documento citado por Astrain, Antonio, Historia de la Compañía de Jesús en la Asistencia de España, Madrid, Razón y Fe, 1913, p. 696.

11 Los jesuitas como pacificadores en Prosperi, Adriano, Tribunali della coscienza. Inquisitori, confessori, missionari [1996], Torino, Einaudi, 2009; Niccoli, Ottavia, Perdonare. Idee, pratiche, rituali in Italia tra Cinque e Seicento, Bari, Laterza, 2007. Sobre los jesuitas como pacificadores en Nápoles véanse Gentilcore, David, “Adapt yourself to the People’s Capabilities: Missionary Strategies, Method and Impact in the Kingdom of Naples, 1600-1800”, The Journal of Ecclesiastical History, nº 45, 1994, p. 269-296 y Selwyn, Jennifer D., A Paradise inhabited by devils: the Jesuit’s civilizing mission in early modern Naples, Aldershot, Ashgate, 2004. Una mirada americana en Broggio, Paolo, “I gesuiti come pacificatori in età moderna: dalle guerre di frontiera nel Nuovo Mondo americano alle lotte frazionarie nell’Europa mediterranea”, Rivista di Storia e Letteratura Religiosa, XXXIX-2, 2003, p. 249-290.

12 ARSI (Roma), Paraguay, vol. 1, fol. 15.

13 La última monografía que estudia de modo sistemático el recorrido de la Guerra defensiva es el libro de Díaz Blanco, José Manuel, Razón de Estado y Buen Gobierno. La Guerra Defensiva y el imperialismo español en tiempos de Felipe III, Sevilla, Universidad de Sevilla, 2010. Asimismo, reenvió al lector a los clásicos estudios de Korth, Eugene H., Spanish Policy in Colonial Chile. The Struggle for Social Justice, 1535-1700, Stanford, Stanford University Press, 1968 y Zapater, Horacio, La búsqueda de la paz en la Guerra de Arauco: Padre Luis de Valdivia, Santiago: Editorial Andrés Bello, 1992. José Manuel Díaz Blanco realizó también una importante recopilación de los documentos escritos por Luis de Valdivia en El alma en la palabra. Escritos inéditos del Padre Luis de Valdivia Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, Instituto de Historia-Pontificia Universidad Católica de Chile, 2011.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rafael Gaune, « Topografía, escalas y casos: los tres tiempos de la Compañía de Jesús en Chile (1568-1626) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 08 juin 2015, consulté le 21 juillet 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68035 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68035

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page