Navigation – Plan du site
Izaskun Álvarez Cuartero

Chaviano Pérez, Lisbeth J., Trinidad. Una historia económica basada en el azúcar [1754-1848]

Barcelona, Ediciones Bellaterra, 2014, 328 p.
Référence(s) :

Chaviano Pérez, Lisbeth J., Trinidad. Una historia económica basada en el azúcar [1754-1848]. Barcelona, Ediciones Bellaterra, 2014, 328 p.

[11/06/2015]

Texte intégral

1Esta monografía trata de ingenios, de esclavos y del comercio del azúcar en Trinidad. Un estudio necesario, una obligada “escisión” en el monocultivo historiográfico habanero que confirma que es posible hacer historia económica más allá de La Habana, así lo demuestra la autora en este imprescindible trabajo que recoge el desarrollo azucarero de Trinidad durante medio siglo. El libro es producto de la tesis doctoral dirigida por el profesor de la Universidad Pompeu Fabra, Martín Rodrigo y Alharilla, un resultado más del grupo de investigación “Imperios, metrópolis y sociedades extraeuropeas”. La autora ha dividido el trabajo en seis capítulos a los que hay que sumar la introducción, las conclusiones, el completo apartado bibliográfico y un pequeño anexo con algunos documentos y cuadros.

2En las primeras páginas se hace un recorrido por la historiografía centrada en el análisis económico de Trinidad, una región que intentó escapar del monopolio habanero y de la ruptura con la persistente idea de que más allá del protagonismo habanero-matancero nada puede ser objeto de la atención de los especialistas. Con este libro se demuestra que la historia regional cubana es un campo que demanda más estudios de estas características, sólo hay que acercarse a los depósitos documentales provinciales, como en este caso el Archivo Histórico de Trinidad, un acervo extraordinario para reconstruir los comportamientos económicos y sociales de la rica región central de la isla. Cuando hablamos de plantación en Cuba es ineludible mencionar los trabajos de Manuel Moreno Fraginals, y en especial El Ingenio, como punto de partida en la historiografía cubana, una historia que gira alrededor del azúcar y la esclavitud. Es sumamente complicado superar la que tal vez sea una de las obras más brillantes del panorama académico latinoamericano de los últimos cincuenta años, lo que obliga a los profesionales que se dedican a la historia de la economía a sentir un respetuoso temor por superar su obra, por rectificar, por añadir algo a la minuciosa labor del maestro. El Ingenio funciona como un gran esqueleto al que se van añadiendo más y más elementos y que no termina nunca por completarse. Autores como Le Riverend, Juan Pérez de la Riva o Ramiro Guerra son también referentes incuestionables para comenzar a comprender el comportamiento de Trinidad en el siglo XIX y los trabajos de una generación más cercana a nosotros como los de Mercedes García, Fe Iglesias o Laird Bergad son asimismo esenciales para comprender sus dinámicas económicas en este período.

3Trinidad era un territorio que gozaba de cierto aislamiento dentro del interior insular y que al mismo tiempo estaba abierto a otras áreas caribeñas, lo que amparó ampliamente el comercio de ganado, tabaco, maderas y esclavos. Es interesante apuntar la repetición de este tipo de patrones de desarrollo en zonas periféricas, que por un motivo u otro quedaron aisladas y no se beneficiaron de los grandes impulsos económicos del sistema colonial, como fue la flota de Indias para el puerto de La Habana. Esta situación favoreció el contrabando en Trinidad y la acumulación del capital necesario para emprender el negocio azucarero, que pasó de 26 ingenios a finales del siglo XVIII a duplicar la cifra hasta los 56 en 1827.

4Los elementos favorables que proporcionaron la especialización azucarera arrancaron justo después de la toma de La Habana en 1762 y el “descubrimiento”, para los neófitos hacendados insulares por parte de los ingleses, del potencial laboral de la mano de obra africana. De 1790 a 1820 cerca de 200.000 esclavos fueron introducidos en la isla. La autora señala que «frente a los 98 ingenios que existían en Cuba en 1761, en 1796 se contabilizaban 228» (p. 31). El contexto internacional con la caída del mercado haitiano y la independencia de las Trece Colonias catapultó definitivamente el despegue azucarero cubano. A esta circunstancia hubo que añadir la liberalización de los derechos de importación de máquinas e ingenios, y el decrecimiento del próspero negocio del tabaco debido a su monopolio, estimulando la inversión más ventajosa en las plantaciones azucareras y toda una serie de políticas reformistas metropolitanas promovidas por la llegada a Cuba de capitanes generales como Luis de las Casas, que supo comprender y leer entre líneas las necesidades económicas de los hacendados, comprar voluntades y, lo que tal vez sea más sustancial, compartir el interés por los altos dividendos que producía el comercio del azúcar.

5La doctora Chaviano presta especial atención al proceso de acumulación de capitales, el factor imprescindible para cimentar el negocio azucarero trinitario. El contrabando en el que estaban implicados funcionarios civiles y militares y el corso supusieron un ágil vehículo para financiar las nuevas empresas y la conexión con otros circuitos comerciales a los que suministraban corambres y tabaco. Los apresamientos y la venta de los botines, sobre todo de los esclavos que transportaban los británicos, dieron réditos nada despreciables a los dueños de los barcos corsarios. Asimismo, la navegación de cabotaje permitió la extracción de productos de una manera fácil y segura. Junto a estas actividades, el tabaco y la madera fueron tal vez los productos más influyentes en la acumulación de capital. Es muy ilustrativo el estudio de caso que nos ofrece la autora al final del segundo capítulo, el análisis de la vida de Pedro José Armenteros y Guzmán, un personaje poco investigado pero que representa la estrecha relación entre contrabando y capital y la capacidad de moverse en varios nichos de negocio, como la de armar embarcaciones, traficar con esclavos y vender los botines y las naves apresadas por las licencias del corso. A todo esto hay que unir el despliegue social de Armenteros para conseguir un buen matrimonio que le permitiese relacionarse con un propietario de ingenio. El mismo ejemplo se repetiría con Ángela Padrón, hija de un regidor que se casó con el corsario catalán Pablo Borrell y Soler, que terminó convirtiéndose en una de las grandes fortunas de Trinidad.

6El capítulo tercero se centra en el despertar azucarero y la introducción de la caña en la zona, precisamente a través de Jamaica. Es preciso destacar el esfuerzo de la autora para rescatar fuentes del siglo XVII que le permiten reconstruir la fase fundacional de esta industria que le llevan a concluir que la producción no estaba ligada a la exportación en estos primeros años, ahora bien la calidad de los suelos, los bosques ricos en madera de alta calidad, los ríos navegables y extraordinarios puertos naturales sumaron componentes para el posterior despegue. En 1737 se contabilizaban diecinueve trapiches e ingenios. Quiero resaltar los interesantes epígrafes dedicados a la “colonización azucarera del territorio” y al “valor de la tierra”. La demostración del axioma de “gobernar es poblar” se cumple una vez más en Trinidad. La evolución de la tenencia de la tierra se presenta con abundantes cuadros y gráficos que explican el número de hatos, sitios, corrales e ingenios y la decisiva importancia de la estancia como base de explotación intensiva agrícola y ganadera. Otra de las conclusiones a las que se llega en este apartado es que las tierras no se sometieron a la especulación a las que fueron sometidas en la región occidental y que fueron ocupándose de forma continua a la demanda de las necesidades, lo que impide fijar cronologías exactas. La autora apunta que «la colonización azucarera del Valle de los Ingenios partió desde las tierras más cercanas a la ciudad, de fácil acceso y por consiguiente con mayor facilidad para el desplazamiento del producto hacia los puntos comerciales y de embarque» (p. 135).

7El funcionamiento de los trapiches, ingenios y trapichitos, ocupa el capítulo cuatro de la obra. Se ha estudiado la fuerza motriz, tanto mecánica como animal tren jamaiquino, bueyes y mulas como motores fundamentales del corazón del ingenio. La distribución del área fabril para las tareas de molienda, cocción y purgado y la disposición de la casa grande y de los bohíos o rancherías de las dotaciones de esclavos. Sobre su abastecimiento analiza pormenorizadamente el texto de Agustín Crame titulado Discurso sobre las ventajas que pueden sacarse para el mejor fomento de la isla de Cuba, uno de las obras liminares junto con las de Francisco de Arango y Parreño para comprender las dinámicas económicas cubanas y, en este caso, también las trinitarias; Chaviano señala las dificultades de las fuentes para ofrecer cifras exactas sobre la trata, esto no impide que concluya que tanto el contrabando como la participación exclusiva de los vecinos dejaron marginados a las grandes compañías comerciales de tratantes del occidente insular hasta el siglo XIX. El precio promedio de los esclavos criollos era, para finales del siglo XVIII, en torno a los 300 pesos, ligeramente inferior al precio de la vecina Santiago y muy por debajo de las cantidades alcanzadas en La Habana que rozaban los 400 pesos. Se deduce lo mismo del precio de ingenios que fue bastante estable durante el siglo XVIII, para variar durante la última década y principios del siglo XIX debido a la introducción de mejoras sustanciales. La producción y el análisis de la exportación azucarera queda perfectamente detallada a partir del cotejo de la recaudación por el cobro de alcabalas a los azúcares y al aguardiente, un trabajo minucioso que ofrece conclusiones bien documentadas como su pérdida de hegemonía a mediados del siglo XIX en la década de los cuarenta por la entrada en el mercado de los pujantes Cienfuegos y Sagua la Grande. Igualmente se revela la sustitución de los mercados del norte continental como Cartagena o Portobelo, destinos naturales de exportación por puertos norteamericanos. El comercio trinitario con neutrales y la habilitación del puerto de Casilda para comerciar con extranjeros son examinados en el quinto capítulo. Se demuestra el cambio de tendencia en las relaciones comerciales y la importancia de Estados Unidos en este engranaje azucarero una vez que se decreta la libertad de comercio en 1818.

  • 1 Villaverde, Cirilo, Cecilia Valdés o la Loma del Ángel. Edición de Ivan A. Schulman. Caracas, Bibli (...)

8El último capítulo se propone analizar el tipo de esclavitud establecida en la región que, historiográficamente y a diferencia del eje La Habana-Matanzas, tuvo características patriarcales. El resultado de la lectura minuciosa de los documentos del Archivo Histórico Nacional de Madrid, del Archivo General de Indias y del Nacional de Cuba, lleva a resolver que esa idea patriarcal no puede ser sólidamente sostenida porque, aunque «en menor escala que la habanera, la economía azucarera trinitaria reprodujo la esencia enajenante de la esclavitud» (pág. 286) y también de las continuas resistencias en forma de cimarronaje. Como diría don Cándido a Rosa su mujer, en Cecilia Valdés: «Y dale con creer que los fardos de África tienen alma y que son ángeles. Esas son blasfemias»1. En definitiva la rotunda lectura del libro de Lizbeth Chaviano me ha trasladado en varias ocasiones al paisaje cubano, a las esbeltas chimeneas de los ingenios, a la desdicha del barracón, a cada verde de la caña y de la palma.

Haut de page

Notes

1 Villaverde, Cirilo, Cecilia Valdés o la Loma del Ángel. Edición de Ivan A. Schulman. Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1981, pág. 153.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Izaskun Álvarez Cuartero, « Chaviano Pérez, Lisbeth J., Trinidad. Una historia económica basada en el azúcar [1754-1848] », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 11 juin 2015, consulté le 24 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68180 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68180

Haut de page

Auteur

Izaskun Álvarez Cuartero

Universidad de Salamanca

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page