Navigation – Plan du site
A l’ombre du néolibéralisme. Travail, cultures, territoires dans le Chili actuel – Coord par Franck Gaudichaud, María Cosette Godoy Hidalgo, Fabiola Miranda-Pérez
Constanza Symmes Coll

Editar (en) el Chile post-dictadura : Trayectorias de la edición independiente

[18/09/2015]

Résumés

Cet article propose une lecture de la transition politique chilienne à partir de la dimension de l’édition, considérée comme un révélateur de ses enjeux. Nous analyserons tout particulièrement la trajectoire des éditeurs indépendants, secteur dont l’émergence coïncide avec le début du retour de la démocratie, et qui apparaît comme une clé essentielle pour interroger la relation entre culture, démocratisation et néolibéralisme au Chili.
Nous montrerons comment et sous quelles conditions les modes d’organisation déployés par ces acteurs, l’internationalisation de leur discours tout comme leur action publique renvoient à une stratégie de résistance collective face à un double phénomène. Au plan local, la transition, qui configurera le cadre institutionnel, économique et socioculturel spécifique où ces producteurs culturels vont construire leur catalogue et développer leur tâche. Au plan international, un phénomène de réorganisation profonde du paysage du livre, qui donne à voir des mouvements de forte concentration en même temps que le surgissement continu de projets éditoriaux alternatifs. En ce sens, leur itinéraire peut être lu en termes de résistance culturelle, produisant un discours et une pratique qui, depuis une position périphérique, mobilise la notion d’indépendance en tant que moyen d’interpellation symbolique qui a des retentissements politiques.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Nos hemos concentrado aquí en la edición impresa, dejando fuera el soporte digital.
  • 2 Véase, entre otros, Robert Darnton La fin des Lumières, le mesmérisme et la Révolution, Paris, Perr (...)
  • 3 Habermas, Jürgen, Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus, 1981
  • 4 Este carácter estructural es abordado en profundidad por Gustavo Sorá respecto de la editorial mexi (...)

1¿Qué relación sostiene el quehacer editorial – capacidad organizativa de tareas intelectuales, técnicas, económicas y materiales que logra «hacer público» un texto impreso1 – con el campo político? El peso específico de la edición en la constitución de lo político ha sido sólidamente demostrado por los trabajos de historiadores del libro2, como igualmente desde el prisma de la formación de la esfera pública y la opinión pública burguesa3. La edición constituye un terreno de fuerzas en disputa, que si bien no corresponde a un actor político clásico – como son los partidos políticos – posee una posición de fuerza propia, lo cual constituye su singularidad4.

  • 5 Es pertinente mencionar que a nuestro juicio es difícil hablar de un  “campo editorial” propiamente (...)
  • 6 Véase Pierre Bourdieu “Le champ littéraire” en Actes de la recherche en Sciences Sociales. Paris, 1 (...)
  • 7 Subercaseaux, Bernardo. “Una vez más: La lectura y el libro en la encrucijada “, Observatorio Cultu (...)

2Bajo esta perspectiva, estudiamos el espacio editorial5 chileno como un revelador. Esto se justifica en la medida en que la edición conforma un terreno cuya función excede la fabricación de libros. Todo lo contrario a una zona hermética o desconectada de otras áreas de la vida social, sabemos – apoyándonos en la líneas de investigación abiertas por Pierre Bourdieu6 y continuadas por Gisèle Sapiro y Gustavo Sorá, entre otros – que en ella coexisten actores que mantienen diferentes relaciones con el poder. Se trata de un carrefour donde van a converger dimensiones múltiples : el sistema de educación, las políticas públicas del libro y la lectura, las maneras de regular la circulación de los bienes simbólicos, los derechos de autor, la internacionalización de la producción editorial nacional, etc. todo lo cual, en el caso de Chile, devela finalmente una fuerte inequidad en el acceso a la cultura, y en particular al libro y la lectura7, práctica cultural legítima por excelencia.

3Las condiciones sociales de producción de la edición dibujan un cuadro específico en cada país. Para el caso de Chile, la situación de sociedad post- dictadura definirá los márgenes en que se mueve su quehacer cultural. En este artículo, nuestra atención se ha focalizado en la edición independiente, un actor que surge en los albores de este contexto transicional, lo cual opera como determinante para comprender sus condiciones de emergencia como la particularidad de su accionar.

  • 8 Quimantú (que significa «sol del conocimiento», del mapudungun “ kim” : conocimiento y de “Antu”: s (...)
  • 9 Tres meses después del golpe de Estado de 1973, Quimantú es intervenida y transformada en Editora N (...)

4Efectivamente, consideramos que es posible leer una época en clave editorial, a través de los debates que se ponen en circulación y de los catálogos que los encarnan: de aquello que se publica, se censura o se deja de publicar. Por ejemplo, el lugar y la significación que tuvo la editorial Quimantú8 en el marco de la Unidad Popular, así como el hecho que su intervención9 correspondiese a una de las primeras acciones de la dictadura militar, revela los vínculos estratégicos existentes entre el campo político y los espacios de producción cultural, específicamente de libros. En este sentido, proponemos pensar la transición a la luz de la existencia de un nuevo sector, heterodoxo y dinámico: la edición independiente.

Edición independiente, transición política y globalización editorial

  • 10 Aún en un escenario poco propicio al desarrollo cultural y editorial, durante la dictadura siguiero (...)

5En Chile, los años 90 signarán el inicio de la llamada vuelta a la democracia, proceso con el cual coincide la aparición de la edición independiente. Momento de acumulación de grandes expectativas, de retorno de exiliados, reapertura del Congreso Nacional y paulatina recuperación de una vida cívica, que alojará el florecimiento de un conjunto de proyectos editoriales que vienen a contrastar el fenómeno de estrechamiento que había arrojado la etapa autoritaria anterior10. Reproducimos un extracto de una entrevista con los editores de Lom, el cual aporta algunos elementos acerca del contexto en que su proyecto es creado:

  • 11 Entrevista con Silvia Aguilera y Paulo Slachevsky, Santiago de Chile, 9 de abril, 2009.

“(…) lo vivimos de manera bastante crítica, hasta muy tarde no nos inscribimos en los registros electorales, considerábamos que era un poco “todo cambia para que todo siga igual”. Es decir, en los primeros tiempos no hubo grandes avances en el tema de derechos humanos, hubo falta de espacio y pensamiento críticos. Entonces en lo cotidiano cambiaba mucho y era una alegría que saliera el poder directo, en todo ámbito, de la dictadura pero sentíamos que faltaba mucho, y nos interesaba [...] Justamente todo el primer trabajo de la editorial [LOM] está muy vinculado a eso: al tema de memoria, del pensamiento crítico, es decir, el abrir espacios que tardaron bastante en consolidarse en Chile”.11

6La cita anterior ilustra el estado de ánimo que caracteriza al período, al mismo tiempo de alta expectación y de escepticismo en lo que efectivamente se lograría. Junto con esto, una lectura auspiciosa del mundo de la cultura, respecto a las posibilidades que un proyecto editorial podría aportar, en términos de un trabajo de memoria y reflexión crítica sobre los modos en que la transición se efectuaba.

  • 12 Y que pueden clasificarse en tres categorías: institucionales (la Constitución política de 1980, el (...)
  • 13 Si bien Chile exhibe excelentes cifras de crecimiento económico, lo cual – entre otros requisitos – (...)

7De este manera, nos preguntamos: ¿cuál ha sido el lugar de la edición independiente en la construcción de la transición hacia la democracia? Para abordarlo, recurriremos a la trayectoria de estos editores, a sus discursos y repertorios de acción. Es necesario indicar que ellos constituyen un actor cuya emergencia y modos organizativos se encuentran emplazados en un escenario multidimensional, que requiere considerar – al menos – dos ejes. A nivel local, un contexto sociopolítico y económico de carácter más rígido dado por las propias lógicas y enjeux de la transición. Hablamos de rigidez al considerar la presencia determinante de un conjunto de obstáculos que Manuel Antonio Garretón ha definido como enclaves autoritarios12, los cuales impiden la profundización democrática; como asimismo, por la preeminencia de una matriz económica neoliberal heredada, y posteriormente consagrada por los gobiernos democráticos, matriz estructuralmente productora de desigualdades13.Esta situación existe de cierta manera porque la transición ha sido ante todo, a nuestro juicio, una política de la estabilidad.

  • 14 Esta intensificación del comercio, a pesar de ser considerable, no ha producido variaciones en la m (...)
  • 15 Véase Yves Dezalay y Garth, Bryan. La internacionalización de las luchas por el poder. Santiago, 20 (...)

8Por otra parte, y sobre el plano internacional, un esquema que calificaremos como más flexible, en que los intercambios comerciales se han multiplicado14, los flujos de información aumentan y la circulación internacional de ideas15 funciona a escala global. Efectivamente, las últimas tres décadas hemos asistido a profundas transformaciones políticas caracterizadas por un amplio proceso de retorno a la democracia (en España, Grecia, los países del Cono sur y la llamada Europa del Este), lo cual ha facilitado los intercambios de diverso tipo.

  • 16 Gisèle Sapiro. Les contradictions de la globalisation éditoriale. Paris, 2009, Nouveau Monde.
  • 17 En un panorama general de asimetrías, las industrias editoriales de México, Argentina o Chile ocupa (...)
  • 18 Fuente: Entrevista con profesional de ProChile, mayo, 2009.

9Específicamente en lo que se refiere a la circulación trasnacional de bienes simbólicos, el proceso de globalización editorial16 en el que nuestro tema se inscribe, se organiza a través de la existencia de áreas lingüísticas donde las industrias culturales se sitúan. En el contexto latinoamericano, esto ayuda a explicar el tipo de intercambio comercial que Latinoamérica, en sus distintas versiones locales17, mantiene con España. Esta exporta a América Latina USD 340 millones de libros, mientras que toda ella no alcanza a exportar más de USD 10 millones a España18, siendo la incorporación al mercado de los derechos de autor uno de sus problemas principales. El rol predominante que ha jugado la industria editorial española en el mercado del libro hispanoamericano, es en gran parte una consecuencia de las medidas de fortalecimiento impulsadas por los gobiernos post franquistas a partir de los años 80.

  • 19 El editor franco americano y figura clave de la edición independiente, Andre Schiffrin, describe la (...)

10Todo este conjunto de mutaciones políticas y económicas, ha dado origen a una reorganización del paisaje mundial del libro. En este, se aprecia la coexistencia simultánea de un fenómeno de fuerte concentración19 – resultado de operaciones transnacionales de fusión y adquisición de sellos a escala planetaria – con la emergencia de proyectos editoriales «alternativos» que no han cesado de aparecer y que han tomado el label de la «edición independiente» para definirse y posicionarse en el espacio editorial internacional.

Editores independientes de Chile : « Oponerse al mainstream sin ser marginales »

  • 20 El peso económico es relativo a cada situación país, pero lo definimos aquí como “no significativo” (...)

11Correlativa a un proceso de fuerte concentración editorial, la génesis de la edición independiente corresponde a un fenómeno complejo. A pesar de su débil peso económico20 en el conjunto del mercado del libro, los editores independientes disponen de un importante dinamismo que les ha permitido articularse como colectivo, dotándose sucesivamente de una cierta visibilidad sobre la escena cultural chilena. Elaborando una visión compartida respecto del libro «mercancía no como las otras», subrayan su valor simbólico y su carácter formativo. A su vez impulsan la generación de debates, afin de contar con mayor presencia de políticas públicas para la cultura y el sector editorial.

  • 21 Véase Mauricio Bustamante y Symmes, Constanza “Los editores independientes y la constitución de un (...)

12Los desafíos que presenta en la actualidad un mercado cada vez más diversificado, pero también cada vez más concentrado, sumado a la existencia de un cuadro institucional local bastante precario (IVA de un 19% al libro, ausencia de precio fijo, débil red de librerías distribuidas espacialmente en un 70 % en la capital, y en comunas de mayores ingresos, frágil sistema de distribución, bajo valor simbólico del libro en la sociedad chilena, preocupantes cifras de lectura nacionales, etc) constituyen las razones operantes en la manera en que estos editores gestionan sus repertorios de acción. Un desarrollo sostenido en el tiempo de trabajo en redes, a múltiples escalas. En segundo lugar, el despliegue de una experticia asociativa como estrategia de resistencia colectiva. Y en tercer lugar, sus modos de incursión en el espacio público, caracterizados por una suerte de militancia cultural, que les ha dotado de un importante capital simbólico trasnacional.21 Dicho capital se reforzó de manera contundente con la internacionalización de su accionar, revelándose como un mecanismo de supervivencia dentro del espacio cultural nacional.

Asociarse para resistir: itinerarios de construcción de redes editoriales

13A partir de fines de los años 90, la proliferación de un conjunto de encuentros, y seminarios (Gijón, 1998 y 2000- Madrid, 2001- Dakar, 2003- Guadalajara, 2005- Santiago, 2007), así como la posibilidad de acceder a espacios de difusión mayor (como las ferias internacionales del libro) permite que un grupo de pequeños y medianos editores comience a coincidir, a dialogar e intercambiar diagnósticos. Al seno de estas instancias, soporte material de creación de nexos, empieza a madurar la idea de organizarse colectivamente. Así surge, en 1998, Editores Independientes, un primer referente regional que reunió a Lom (Chile, 1990), Era (México, 1960), Trilce (Uruguay, 1985) y Txalaparta (País Vasco, España, 1998), una cuadrilla de editoriales independientes cuyo trabajo permanece hasta la actualidad. Esto, sobre la base de un conjunto de elementos compartidos (visión, maneras de trabajar, herramientas de difusión, discurso y posicionamiento editorial) y al desarrollo de experiencias de coedición, que a la fecha alcanza los 70 títulos.

14La posibilidad de verse a la luz de los itinerarios efectuados por sus pares, va a transformar la manera en que estos actores se concebían en sus propios contextos nacionales, así como del lugar que la edición independiente ocupa a nivel mundial. A partir de esta primera experiencia regional, surge la idea de replicarla a nivel local.

  • 22 Un antecedente a mencionar es que estas siete editores se habían reunido anteriormente para discuti (...)
  • 23 Asociación gremial fundada en 1950, que reúne empresas editoriales, distribuidoras de libros, libre (...)
  • 24 Desde el año 2009 existe un tercer bloque editorial, llamado La furia del libro, colectivo de peque (...)

15Con este antecedente se creará, a fines de los 90, la Asociación de Editores Independientes de Chile, primera en su género en América latina. Fundada en base al reagrupamiento de siete editoriales (Lom, Cesoc, Cuarto Propio, Cuatro Vientos, Dolmen, Pehuén y Ril)22 , a las que luego se sumarán Universitaria y Andrés Bello, tomará en 2003 su actual nombre: Editores de Chile, Asociación de Editores Independientes, Universitarios y Autónomos (en adelante EDIN). Este colectivo fue creciendo progresivamente, pasando de contar con 17 miembros – en 2005 – a 42 en 2007 y a cerca de 50 en la actualidad (reuniendo a la mayor parte de la edición nacional). Este nuevo polo de actores se estructura en torno a la movilización del ideario del «libro chileno» y la necesidad de desarrollar una industria nacional, definiendo una identidad en contraposición a la Cámara chilena del libro23, que hasta ese momento constituía la única instancia federativa de los editores. La Cámara y EDIN son los dos grandes bloques de actores que conforman la escena editorial24 en Chile.

16Observamos que este nuevo referente va a producir reordenamientos al interior del espacio editorial nacional, generando un contrapeso y disputándole a la Cámara la representación exclusiva de los editores en las instancias públicas y ferias internacionales donde Chile participase. EDIN empieza a configurar un espacio diferencial, invirtiendo recursos simbólicos en ser reconocido por las autoridades. Bajo el desarrollo de un trabajo sostenido en el tiempo y levantando la bandera de la “industria nacional del libro” logran en 2007 una representación en el Consejo Nacional del Libro, bajo un acuerdo tácito donde la Cámara representaría a los distribuidores y EDIN a los editores.

  • 25 L´Alliance internacionale des éditeurs indépendants constituye el referente mundial de la edición i (...)

17Siempre en la línea de una construcción progresiva de redes, estos editores ampliarán su presencia hacia un circuito internacional, incorporándose el año 2002 a la Alianza internacional de Editores Independientes25. Toda esta paulatina formalización de su actividad asociativa les permitirá ir generando estrategias colectivas para enfrentar las dificultades presentes en un escenario de globalización editorial y de desprofesionalización del oficio de editor. En efecto, más allá de las disimetrías entre los cuadros regulatorios de la cultura en cada país, el trabajo en redes les provee de una plataforma concreta de herramientas comunes, que van desde cifras, diagnósticos, líneas programáticas de trabajo, materiales jurídicos, propuestas legislativas, hasta la construcción de un lenguaje y de un aparato conceptual compartido.

18Un antecedente que si bien no explica todas las aristas de su participación nos ayuda a comprender las bases de esta capacidad articuladora, reside en el hecho que varios de sus miembros más destacados, formasen parte de colectivos del mundo social durante la dictadura (trabajo con mujeres pobladoras, agrupación de familiares de presos políticos, asociación de fotógrafos independientes, comités de solidaridad con Chile en el exilio, etc.). Estas experiencias les hacen portadores de un savoir-faire asociativo, que estos editores van a movilizar y reactualizar en el seno de una asociación profesional de la cultura. Se trata de la implementación de una política de alianzas entre pares, que ha ido instituyendo espacios de intercambio de manera sostenida en el tiempo, asegurando una amplia circulación de la información, así como la capacidad de producir una reflexión sobre sí mismos. Estas dinámicas se revelan como centrales para observar su construcción de notoriedad sobre la escena nacional e internacional.

Internacionalizarse como forma de legitimación local

19El acceso de los editores independientes chilenos a la arena internacional se efectúa a través del mundo asociativo, tanto en su dimensión simbólica (internacionalización de su discurso) como orgánica, al hacerse parte de los circuitos y debates internacionales de fuerte actualidad, siendo la diversidad cultural el elemento cardinal. Estas dinámicas fueron conformando una clave de legitimación ante los responsables políticos de la cultura en Chile, actuando en definitiva como mediadores que van a conectar permanentemente los campos cultural y político.

  • 26 EL editor de Lom es un miembro clave de la generación que lidera la estructuración del mundo de la (...)

20Un episodio relevante para reconstruir su itinerario de inscripción internacional, es la creación de la Coalición Chilena por la Diversidad Cultural (en adelante CDC). Su antecedente directo fue la celebración del Primer Encuentro de profesionales de la cultura, realizado en Montreal, en 2001. Allí participan cuatro representantes del mundo de la cultura chilena, entre ellos el editor y presidente de EDIN Paulo Slachevsky,26invitado a intervenir en la jornada inaugural. Este encuentro les puso en contacto con sus pares a nivel mundial y les informa del estado del arte de los debates que las asociaciones de profesionales de la cultura estaban impulsando.

21Es a partir de esta reunión, que tuvo como eje central la temática de la diversidad cultural, que estas asociaciones ponen a circular una visión acerca de la necesidad de un estatuto diferencial para los bienes culturales. Así, directamente a su regreso a Chile, en octubre de 2001, fundan la CDC (segunda coalición a nivel mundial después de la canadiense) y eligen a Slachevsky como presidente. Desde este lugar comienzan a propagar los debates entablados en Montreal y a requerir, por diversos medios (Cartas abiertas a los responsables políticos, estudios técnicos, declaraciones, etc.) un tratamiento particular para la cultura en el marco de las negociaciones de los tratados de libre comercio. La CDC presenta la diversidad cultural como un asunto de interés público y nacional, demandando una participación más enérgica de los responsables políticos en el resguardo de la cultura, a través de políticas públicas. Es la apropiación, con un anclaje local, de un discurso legítimo gestado al seno de la Unesco, lo que les permitirá interpelar a su propio Estado.

22En el caso chileno, con un escenario de fuerte apertura económica (Chile ha firmado a la fecha 22 acuerdos comerciales con 59 países) cristalizado durante los gobiernos democráticos, el ingreso de la cuestión de la diversidad cultural a la agenda política se hace posible al coincidir con la última ronda de negociaciones del TLC con EE.UU, a cargo de Direcon. Este contexto de negociaciones bastante avanzadas, se presenta como una oportunidad sin precedentes para la Coalición, por tratarse de un proceso que se encontraba ya operando con plazos determinados.

23La diversidad cultural, de la cual estos actores se sienten defensores naturales, es aquí concebida como una barrera de protección frente a un proceso de mercantilización de la cultura. Se expone entonces un elemento interesante de notar si consideramos que se trata de empresarios, pequeños y medianos, que rebasan su vocación comercial primera, auto asignándose una función moral, ciudadana y patrimonial.

Edición independiente como edición nacional

24EDIN comienza a vehiculizar desde temprano algunas de las principales categorías que configurarán el lenguaje internacional de los editores independientes, traduciéndolas a la escena local. “(...) Nos sentimos motivados por las iniciativas conjuntas tendientes a proteger la bibliodiversidad, la heterogeneidad, la diversidad cultural, la creación de un sentido que trasciende la rentabilidad. ” (Tríptico EDIN, 2000) Esta reinscripción discursiva es alojada en la diversidad de expresiones culturales que para ellos representa la industria chilena del libro, amenazada por la vertiente de producción “estandarizante” de los grandes grupos trasnacionales de la edición. Así, “edición independiente” se declina en “edición nacional”, movilizada como identidad en oposición a una “edición de conglomerados” de perfil concentrado. A su vez, se posicionan contra una lógica “puramente económica” que descuida la doble conformación (física y simbólica) que a su juicio el libro posee, dando curso a una discusión sobre un estatuto particular para los bienes culturales en Chile.

  • 27 Bertrand Legendre propone tres dimensiones para analizar la noción de independencia de un editor: l (...)
  • 28 Ver Sophie Nöel, “La petite édition indépendante face à la globalisation du marché du livre : Le ca (...)
  • 29 Todo lo contrario a una sublimación del carácter artesanal del editor, los miembros de EDIN exhiben (...)
  • 30 Fuente: EDIN

25Cuando hablamos de los editores independientes chilenos nos referimos en concreto a un sector que se ubica en el polo de producción restringida, conformado por un conjunto de estructuras editoriales pequeñas y medianas, que en lo fundamental se definen bajo la noción de “independencia”27 principalmente respecto a los grandes grupos editoriales, a su financiamiento, a la capacidad de decidir sobre los géneros a publicar y a los contenidos que se ponen en circulación, definidos en su gran mayoría como “pensamiento crítico”28. A su vez, comparten ciertas características de tamaño, proyecto editorial, modo de funcionamiento, sistema de distribución, grado de profesionalización29 y espectro de géneros que conforman su catálogo, que a la fecha exhibe 4000 títulos en su conjunto30. Su quehacer se centra fundamentalmente en la publicación de textos de Ciencias sociales, Historia, Literatura, Ensayos, Estudios culturales, Fotografía, Estudios de género y textos académicos especializados; la reedición de autores nacionales y latinoamericanos, el rescate de obras de autores nacionales olvidados, de clásicos del pensamiento social universal y el hecho de consagrar una parte destacada de su fondo editorial a la poesía. En lo que respecta a su marca editorial – que si bien no es homogénea, presenta propiedades en común – vemos que se han ido instalando poco a poco en el circuito del libro, gracias a la variedad de sus colecciones. Varios de sus títulos han sido premiados y su fórmula de “libros de calidad conservando un precio más bien abordable”, comportan elementos que hacen de ellos una elección obligada en las biografías de todo trabajo académico en el concierto chileno.

26Respecto de sus líneas editoriales, se observa una coherencia interna. Mantenidas en el tiempo, son sustento de nichos editoriales tácitamente repartidos que han ido conformando un saber editorial particular. De esta manera, contribuyen a asegurar una cierta diversidad editorial dentro del repertorio nacional del libro, ofreciendo una franja de obras que no podrían existir dado su bajo interés comercial para el campo de la gran producción.

Interrogar la transición: Edición y « pensamiento crítico »

27Philip Urfalino reserva el término “política cultural ”, en singular, para definir : 

  • 31 Philipp Urfalino “  Après Lang et Malraux, une autre politique culturelle est-elle possible? ”, Esp (...)

“El logro coherente, es decir aceptado, de una representación del rol que el Estado quiere hacer jugar al arte para cambiar o consolidar la sociedad, por medio de un conjunto de medidas públicas” 31.

  • 32 A propósito de la creación del CNCA ver el trabajo de Maite De Cea. L´expérience chilienne du gouve (...)

28En el caso de Chile, y siguiendo este prisma de análisis, consideramos que aquello que ha primado durante la transición es sobre todo un conjunto de programas – fundamentalmente bajo gestión de fondos concursables – más que una política cultural para el libro como tal. Toda vez que la creación de la llamada nueva institucionalidad cultural CNCA32, en 2003, el nombramiento de autoridades, creación de financiamientos y de diversos dispositivos (iniciativas de fomento de la lectura, premios, eventos, becas de creación literaria, etc.) comportan avances destacables, creemos que no se alcanzado a consagrar una política cultural de envergadura.

  • 33 Para un análisis del período desde su arista cultural, consultar La cultura durante el período de l (...)

29Si bien la agenda de la transición (si pensáramos que ha existido efectivamente) contaba con un programa para el Libro, éste fue quedando más bien en segundo plano, a pesar del aumento significativo y continuo de recursos públicos para la cultura realizado por los gobiernos democráticos33. La editora de Cuarto Propio, Marisol Vera, lo describe así:

  • 34 Entrevista Diario The Clinic “La concertación no ha revertido el apagón cultural de la dictadura”. (...)

“(…) Una cosa que creí que de todas maneras iba a volver a mirarse críticamente con la vuelta de la democracia era el rol del Estado en la cultura, pero básicamente todo se le entregó al mercado (…) Para poder llegar a un diálogo más fluido con el mercado, se necesita una política cultural que permita formar audiencias. La gente en Chile perdió contacto con los libros (…) La Concertación nunca entendió que había que, con fuerza, tomar una línea política clara para revertir ese proceso [el llamado “apagón cultural” de la dictadura]”.34

30La percepción de esta editora devela un malestar profundo y compartido por los diversos actores del mundo del libro, entrevistados a lo largo de nuestro trabajo, respecto a una situación no reparadada en democracia de alejamiento entre los chilenos y los libros. En lo que respecta a la relación entre el Estado y el Libro, a partir de 1990 los dos grandes antecedentes a documentar son: la creación del Consejo nacional del libro y del Fondo nacional del Libro y la lectura en 1993(bajo la gestión de Ricardo Lagos como ministro de Educación) y la aprobación de la Política Nacional del Libro y la lectura, trece años después.

31A nuestro juicio, la transición no ha contado con un espacio para su propia interrogación; ese lugar para la reflexión de la sociedad sobre ella misma, del cual habla Urfalino. Aquello que es normalmente producido en las sociedades por la dimensión de la cultura, en el caso de Chile implicaba entrar en las grietas institucionales y políticas legadas por la dictadura.

Publicaciones made in transición

  • 35 Anne Simonin “Le catalogue de l´éditeur, un outil pour l´histoire. L´exemple des Éditions de Minuit (...)
  • 36 Douyère, David y Pinhas, Luc “L´accès à la parole: la publication politique des éditeurs indépendan (...)
  • 37 La situación de los medios de comunicación en Chile (particularmente de la prensa escrita, aunque e (...)
  • 38 Por edición de consumo entendemos la producción editorial que se basa exclusivamente en el éxito co (...)

32Al revisar un catálogo35es posible indagar en las decisiones y orientaciones editoriales de un sello, reflejadas en los títulos y secuencias de sus colecciones. Éste constituye un indicador del tipo de producción cultural que se pretende promover. Desde el punto de vista de la función que cumple el catálogo de los editores independientes, tenemos que junto con constituir un vivero de autores emergentes, éste pone a disposición un acervo de debates sobre la realidad social, política y cultural “haciendo circular los trabajos de expertos o de contra expertos para favorecer el desarrollo de una “experticia ciudadana”, entregando elementos para animar los debates públicos”36. Bajo una posición que pone énfasis en la idea de construcción de una “ciudadanía crítica”, son publicadas un conjunto de obras abordando temáticas como: la transición, la memoria, los pueblos originarios, el patrimonio cultural, el modelo económico chileno, el sistema de educación, literatura de mujeres u otros sujetos de la historia reciente producidos por académicos e intelectuales nacionales, a su vez, considerados como “críticos” del cuadro económico y político actual. La edición independiente puede ser leída entonces desde una función garante de un cierto pluralismo frente a la uniformización de la información37. Asimismo, ponen en cuestión el hecho que la “edición de consumo”38, resultado de una bestsellerización del mundo del libro, sea la sola alternativa posible.

33Analizando sus listas de autores, vemos que fueron construyendo una relación con el mundo intelectual y académico del progresismo nacional e internacional, generando un espacio para la propagación de textos de reflexión crítica. Nos detendremos solo en un ejemplo, el libro “Chile actual: Anatomía de un mito” del sociólogo Tomás Moulian, el cual se transformó en una suerte de best seller de la transición. Publicado en 1997, por Editorial Lom, llegó a vender 32 mil ejemplares (cifra inédita en Chile), Esta obra se presenta como un análisis cuestionador de una cierta lectura autocomplaciente de la transición, que era entonces dominante en el país. Según ésta, habría existido una victoria sobre la dictadura a través de las urnas; una transición ejemplar, modelo exportable, cuyo éxito y estabilidad estarían asociados a la consolidación de su matriz económica y a su política de extrema prudencia gubernamental.

Un catálogo de intervenciones públicas: la condición política de los editores independientes

  • 39 Instituto Nacional de estadísticas

34El posicionamiento de los editores independientes sobre la escena pública se fue viabilizando a través de repertorios de acción desarrollados de manera durable en el tiempo: elaboración de manifiestos, documentos, boletines de difusión y propuestas técnicas que difunden en múltiples espacios. Gestionan reuniones con senadores y responsables políticos del ámbito de la cultura, envían cartas a las autoridades exponiendo su posición respecto a problemáticas concretas, dentro de la temática mayor del Libro y la lectura chilenos: una Carta abierta al presidente Lagos, abogando por un IVA diferenciado para el libro, en 2005; otra dirigida a la presidenta del INE39, en 2006, donde piden la incorporación del libro a la encuesta de consumo de hogares y al Censo nacional o incluso una Declaración pública de apoyo al movimiento estudiantil: Por el derecho a la educación pública garantizada por el Estado y de calidad para Chile, el año 2013. Adicionalmente, desarrollan el estudio “El libro chileno no es caro” donde, con una muestra basada en una lista de 21 editoriales y 3 554 títulos, deslindan la presencia de un libro chileno a precio accesible en clara alusión a los precios de los títulos que en el mercado nacional presentan los libros producidos por los grandes grupos. En estos distintos documentos se aprecia la sedimentación paulatina de un lenguaje en común, que se apoya en categorías y experiencias pertenecientes a una comunidad editorial internacional, que ellos reactualizan, adaptándolas a su contexto local: IVA diferenciado de un 7 % para el libro (Chile es uno de los pocos países en no aplicarlo), precio único, bibliodiversidad, necesidad de políticas equilibradas para el libro y de una red de transporte y distribución, reforzamiento de las industrias editoriales de los países del sur, necesidad de un circuito mayor de librerías y bibliotecas, entre otras.

35La gestión de diferentes capitales: simbólico, a partir de su cercana relación con los autores e intelectuales (su principal capital) quienes les incitan constantemente a reanudar sus lazos con los orígenes del campo editorial; la obtención de premios y reconocimientos, el desarrollo de textos que resguardan la calidad a un precio abordable o la participación en variadas ferias), capital social (el entramado del mundo asociativo) y una cierta acumulación de legitimidad, les fue permitiendo poco a poco abrirse campo en el ámbito de su relación con el Estado, modificando el curso del espacio político de la edición.

  • 40 Co-organizada en 2001 por la Fundación Chile 21 (Think-thank de la social democracia), con la parti (...)
  • 41 Para una comprensión mayor de esta experiencia véase Rodríguez, Regina. “El libro chileno como expe (...)
  • 42 Pro Chile es el Programa de fomento a las exportaciones chilenas que depende del Ministerio de Rela (...)

36Son impulsores de la Mesa por el libro40, espacio que resultó clave para hacer avanzar los debates que dieron cuerpo a la Política Nacional del libro y la lectura, lanzada en 2006 (la cual recoge prácticamente a cabalidad las propuestas emanadas de esta instancia). Igualmente, se hacen parte de la Mesa por la internacionalización del libro41, organizada por el Sector de Industrias culturales de Pro Chile42en 2007. Es en el marco de esta instancia institucional que los editores independientes producen y legitiman la categoría “edición nacional” para nombrarse y referir a los editores organizados en EDIN.

37Para concluir, señalaremos que la condición doble y paradojal exhibida por los editores independientes, los sitúa en una posición heterodoxa. Por un lado secundarios, en cuanto a su peso económico y financiero (pese a ocupar una franja no menor del mercado nacional del libro), y a la vez determinantes sobre el plano simbólico, desempeñando una función efectiva en la búsqueda de autonomía de campo.Se trata de actores complejos que cumplen un rol de agentes económicos pero al mismo tiempo una función cultural y eminentemente política. Es desde esta condición dual donde ellos se posicionan, en una operación que despliega el asociativismo como estrategia de resistencia transnacional.

38La edición independiente realiza una función revitalizante, en lo que concierne el reposicionamiento de la problemática del libro y la lectura como debate público, evidenciando la tensión entre cultura y mercado. Es en este sentido que – como planteásemos al comienzo de este artículo – este sector se constituye en un revelador del proceso de transición política chileno, de sus orientaciones y límites.

39En una sociedad donde la implantación (y la continuidad) de un modelo neoliberal produjo profundas desestructuraciones en la vida social, la situación del libro y la lectura devela una fuerte inequidad en la distribución de los capitales culturales en el país. A su vez, este escenario de débil presencia de políticas públicas, conduce a los actores culturales a asociarse para resistir, desplegando acciones de interpelación destinadas al Estado. Su trayectoria nos permite observar la manera en que sus estrategias de sobrevivencia, se apoyan en cruces complejos entre lo local e internacional. En este sentido, el itinerario de los editores independientes chilenos invita a pensar el quehacer editorial desde su función dinamizadora de la escena cultural y política transicional: buscando permanentemente permear la agenda política de la cultura, rehabilitar el rol del Estado como agente cultural y fortalecer una comunidad lectora nacional.

Haut de page

Bibliographie

Bourdieu, Pierre. “Le champ littéraire” Actes de la recherche en Sciences Sociales, 1991, n° 89, p. 3-46.

Bourdieu, Pierre. Édition, Éditeurs (1) “Une révolution conservatrice dans l´édition” Actes de la recherche en Sciences Sociales, 1999, n° 126/127, p. 3-28.

Bourdieu, Pierre, “ Les conditions sociales de la circulation internationale des idées” Actes de la recherche en Sciences Sociales, 2002, n° 145, p. 3-8.

Bustamante, Mauricio y Symmes, Constanza. “Los editores independientes y la constitución de un capital simbólico transnacional: condiciones sociales del ingreso de la diversidad cultural en Chile” Revista del Museo de Antropología, 2013, n°6, p. 91- 106.

Cárdenas, Juan Pablo. “El periodismo y el proceso político chileno” en Zapata, F. (Ed). Frágiles suturas, México, DF, El Colegio de México, 2006, p. 479-488.

Chartier, Roger. Culture écrite et société. L´ordre des livres (XIVe-XVIIIe siècle). Paris, Éditions Albin Michel, 1996.

Darnton, Robert. Edition et sédition: l´univers de la littérature clandestine au XVIIIe siècle, Paris, Gallimard, 1991.

Darnton, Robert, La fin des Lumières, le mesmérisme et la Révolution, Paris, Perrin, 1984.

Dezalay, Yves y Garth, Bryan. La internacionalización de las luchas por el poder. Santiago, ILSA- Universidad Bolivariana, 2002.

Douyère, David. y Pinhas Luc. “L´accès à la parole: la publication politique des éditeurs indépendants”, Communication et langages, 2008, n° 156, p. 75-89.

FUNDACIÓN CHILE 21 y EDITORES DE CHILE. Una política de Estado para el libro y la lectura. Estrategia integral para el fomento de la lectura y el desarrollo de la industria editorial en Chile. Santiago, 2005.

Garretón, Manuel Antonio. Hacia una nueva era política, Santiago, Fondo de Cultura Económica, 1995.

Garretón, Manuel Antonio. Del pinochetismo a la sociedad democrática, Santiago, Random House Mondadori, 2006.

Habermas, Jürgen. Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus, 1981.

Jara, Isabel. “Politizar el paisaje, ilustrar la patria: nacionalismo, dictadura chilena y proyecto editorial”, Aisthesis, 2001, n° 50, p. 230-252.

Jara, Isabel. “Graficar una “Segunda Independencia”: El Régimen militar chileno y las ilustraciones de la Editorial Nacional Gabriela Mistral (1973-1976)”, Historia, 2011, n°44, p. 131-163.

Legendre, Bertrand. “Quel avenir pour les éditeurs de tailles moyenne et petite ? ” en Mollier, J.Y. (Dir.), Où va le livre ? Paris, La Dispute, 2007, p. 69-90.

Noël, Sophie. “La petite édition indépendante face à la globalisation du marché du livre : Le cas des éditeurs d´essais «critiques »”. En Gisèle Sapiro (dir.), Les contradictions de la globalisation éditoriale. Paris, Nouveau monde, 2009, p. 133-156.

Rodríguez, Regina.“El libro chileno como experiencia de exportación. Una experiencia en curso”, Comunicación y Medios, 2013, n° 27, p. 184-191.

http://www.comunicacionymedios.uchile.cl/index.php/RCM/article/viewFile/24932/30909

Sapiro, Gisèle. Les contradictions de la globalisation éditoriale. Paris, Nouveau Monde, 2009.

Schiffrin, André. L´édition sans éditeurs, Paris, La Fabrique, 1999.

Schiffrin, André. Le contrôle de la parole, Paris, La Fabrique, 2005.

Simonin, Anne.  “Le catalogue de l´éditeur, un outil pour l´histoire. L´exemple des Éditions de Minuit», Vingtième Siècle. Revue d´histoire, 2004/ 1 n° 81, p. 119-129. DOI: 10.3917/VING.081.0119.

Sorá, Gustavo. (2008). “Edición y política: Guerra fría en la cultura latinoamericana de los años 60”. Revista del Museo de Antropología. Córdoba, Año 1, n° 1, p. 97-114.

Subercaseux, Bernardo. Historia del libro en Chile (Alma y cuerpo). Santiago, Lom, 2000.

Subercaseux, Bernardo. “Cultura y Democracia”, La cultura durante el período de la transición a la democracia 1990-2005, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2006, p. 19-29.

Urfalino, Philipp. “Après Lang et Malraux, une autre politique culturelle est-elle possible?” Esprit, 2004, p. 55-72.

Haut de page

Notes

1 Nos hemos concentrado aquí en la edición impresa, dejando fuera el soporte digital.

2 Véase, entre otros, Robert Darnton La fin des Lumières, le mesmérisme et la Révolution, Paris, Perrin, 1984; Edition et sédition: l´univers de la littérature clandestine au XVIIIe siècle, Paris, Gallimard, 1991, como el texto de Roger Chartier. Culture écrite et société. L´ordre des livres (XIVe-XVIIIe siècle). Paris, Éditions Albin Michel, 1996.

3 Habermas, Jürgen, Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus, 1981

4 Este carácter estructural es abordado en profundidad por Gustavo Sorá respecto de la editorial mexicana FCE y la figura de Arnaldo Orfila Reynal. Ver “Edición y política: Guerra fría en la cultura latinoamericana de los años 60” en Revista del Museo de Antropología. Córdoba, 2008, Año 1, nº 1, p. 97-114.

5 Es pertinente mencionar que a nuestro juicio es difícil hablar de un  “campo editorial” propiamente constituido en el caso de Chile. Por esta razón preferimos remitirnos a un “espacio”  animado por enjeux e intereses que movilizan a los actores y orientan sus estrategias.

6 Véase Pierre Bourdieu “Le champ littéraire” en Actes de la recherche en Sciences Sociales. Paris, 1991, n° 89 : p. 3-46. Édition, Éditeurs (1) “Une révolution conservatrice dans l´édition” en Actes de la recherche en Sciences Sociales. Paris, 1999, n° 126/127, p. 3-28

7 Subercaseaux, Bernardo. “Una vez más: La lectura y el libro en la encrucijada “, Observatorio Cultural, 2011, Revista electrónica, n° 1. www.observatoriocultural.gob.cl

8 Quimantú (que significa «sol del conocimiento», del mapudungun “ kim” : conocimiento y de “Antu”: sol) constituye la mayor experiencia editorial, de carácter estatal, que haya existido en Chile. Sin haber sido planificada, surge como consecuencia del movimiento de trabajadores de la editorial Zig-Zag, en diciembre de 1970, quienes demandaban su traspaso al área estatal, representando un caso emblemático de la presencia del Estado como agente cultural. Durante su corta existencia, publicó un promedio de 525.000 libros por mes (en sus diferentes colecciones), producción que estuvo completamente dirigida al mercado interno. En cuanto a la distribución, ésta recurrió esencialmente a la red de quioscos (70% de su plataforma de difusión), garantizado así la cobertura territorial en todo el país. Es pertinente mencionar que si bien durante el gobierno de Allende el libro jugó un papel destacado (gracias a iniciativas tendientes a una mayor propagación de la lectura, como la introducción del 29 de noviembre como «Día del Libro», celebrado en 1972 en todas las escuelas; un programa de promoción que incluía medidas como la importación de papel, créditos preferenciales, etc), coincidimos con Subercaseaux respecto a que la situación global de la industria nacional del libro no varió significativamente. Bernardo Subercaseaux. Historia del libro en Chile (Alma y cuerpo). Santiago, Lom, 2000.

9 Tres meses después del golpe de Estado de 1973, Quimantú es intervenida y transformada en Editora Nacional Gabriela Mistral, pasando rápidamente a convertirse en la editora oficial del Estado autoritario. Este acto de re-bautizo bajo el nombre de la poeta y Premio Nobel chilena, todo lo contrario de ser anecdótico, da cuenta de las variadas apropiaciones que el poder realiza de algunas figuras del campo intelectual, como barniz simbólico proveedor de una cierta legitimidad.La incautación de Quimantú tuvo como misión fundamental operar como un espacio productor de un imaginario de reemplazo. Véase Isabel Jara “Politizar el paisaje, ilustrar la patria: nacionalismo, dictadura chilena y proyecto editorial”, Aisthesis, 2001, n° 50, p. 230-252 e igualmente “Graficar una “Segunda Independencia”: El Régimen militar chileno y las ilustraciones de la Editorial Nacional Gabriela Mistral (1973-1976)” Historia, 2011, n° 44, p. 131-163.

10 Aún en un escenario poco propicio al desarrollo cultural y editorial, durante la dictadura siguieron produciéndose libros, también en el exterior (el conjunto de obras que han sido clasificadas como “literatura del exilio”).

11 Entrevista con Silvia Aguilera y Paulo Slachevsky, Santiago de Chile, 9 de abril, 2009.

12 Y que pueden clasificarse en tres categorías: institucionales (la Constitución política de 1980, el sistema previsional, el derecho laboral, el sistema electoral binominal y la Ley orgánica constitucional de Educación- LOCE), actorales (referidos a las Fuerzas armadas, a la derecha política y al sector empresarial) y éticos (que corresponden a los derechos humanos). Manuel Antonio Garretón, Hacia una nueva era política, Santiago, 1995, Fondo de Cultura Económica. Ver igualmente Del pinochetismo a la sociedad democrática, Santiago, 2006, Random House Mondadori.

13 Si bien Chile exhibe excelentes cifras de crecimiento económico, lo cual – entre otros requisitos – permitió su incorporación a la OCDE en 2010, es uno de los países con la peor distribución de la riqueza a nivel mundial.

14 Esta intensificación del comercio, a pesar de ser considerable, no ha producido variaciones en la manera asimétrica en que los bienes circulan, aunque los centros se hayan diversificado y las periferias sean más complejas.

15 Véase Yves Dezalay y Garth, Bryan. La internacionalización de las luchas por el poder. Santiago, 2002, ILSA- Universidad Bolivariana. Consultar igualmente Pierre Bourdieu “Les conditions sociales de la circulation internationale des idées” Actes de la recherche en Sciences Sociales, 2002, n° 145, p. 3-8.

16 Gisèle Sapiro. Les contradictions de la globalisation éditoriale. Paris, 2009, Nouveau Monde.

17 En un panorama general de asimetrías, las industrias editoriales de México, Argentina o Chile ocupan posiciones distintas, debido- entre otras causas- al tamaño de sus mercados internos y a las distintas políticas públicas implementadas por sus respectivos gobiernos.

18 Fuente: Entrevista con profesional de ProChile, mayo, 2009.

19 El editor franco americano y figura clave de la edición independiente, Andre Schiffrin, describe las diferentes dinámicas bajo las cuales se produce el fenómeno de concentración : ya sea ligadas a un proceso de crecimiento acelerado de los conglomerados locales (caso alemán), al desarrollo de grandes grupos internacionales (situación de América latina vía consorcios de propiedad española fundamentalmente), o casos complejos como el llamado “affaire Vivendi” en Francia (en cuya adquisición convergieron múltiples elementos e intereses). André Schiffrin, Le contrôle de la parole, Paris, 2005, La Fabrique.

20 El peso económico es relativo a cada situación país, pero lo definimos aquí como “no significativo” en relación con las cifras de negocios de los grandes grupos. Para el caso chileno (y latinoamericano) es necesario destacar que la ausencia de cifras constituye uno de los problemas principales para la investigación.

21 Véase Mauricio Bustamante y Symmes, Constanza “Los editores independientes y la constitución de un capital simbólico transnacional: condiciones sociales del ingreso de la diversidad cultural en Chile” Revista del Museo de Antropología, 2013, nº 6, p. 91-106.

22 Un antecedente a mencionar es que estas siete editores se habían reunido anteriormente para discutir la posibilidad de presentar un proyecto asociativo de fomento, llamado Consorcio para exportadores de libros de Chile (Proyecto de la Corporación de fomento a la Producción- CORFO) con la idea crear una distribuidora. Esta reunión no tuvo un carácter político cultural sino meramente comercial, centrado en la exportación.

23 Asociación gremial fundada en 1950, que reúne empresas editoriales, distribuidoras de libros, librerías, organizaciones de venta directa y casas editoriales trasnacionales con sede en Chile (como Alfaguara, Santillana, Random House, Mc Graw-Hill y Planeta). Goza de un importante prestigio ligado a su antigüedad y a la relación que mantiene con los grandes grupos. La Cámara ha focalizado su labor fundamentalmente en la organización de la Feria del Libro de Santiago – evento anual de gran envergadura y popularidad – así como en la persecución de la piratería (problema que les afecta directamente a causa de la reproducción de los best sellers, producidos casi en su totalidad por los grandes sellos).

24 Desde el año 2009 existe un tercer bloque editorial, llamado La furia del libro, colectivo de pequeños editores que se organiza en torno a una Feria del libro independiente: La primavera del Libro (actualmente co-organizada con EDIN). Ellos se dedican fundamentalmente a la publicación de autores jóvenes, a la poesía, “libros objeto”, narrativa, crítica social y un segmento de obras experimentales, como también a la traducción específica de textos que rescatan autores olvidados.

25 L´Alliance internacionale des éditeurs indépendants constituye el referente mundial de la edición independiente. Con sede en Paris, fue creada en 2002 y está estructurada por áreas lingüísticas, representando cerca de 400 editoriales de 50 países. Editores Independientes fue el primer colectivo de editores en hacerse parte de ella. En la actualidad, el área hispanohablante es coordinada por el editor chileno y miembro de EDIN, Juan Carlos Sáez.

26 EL editor de Lom es un miembro clave de la generación que lidera la estructuración del mundo de la edición independiente en Chile. Slachevsky es elegido presidente de EDIN durante tres períodos (2000-2004-2012), destacándose como una figura con una importante capacidad de reagrupamiento de sus pares en la articulación de un actor colectivo, tomando la palabra pública a favor del libro chileno y la bibliodiversidad. Es condecorado con la medalla “de las Artes y las letras», distinción otorgada por el Ministerio de cultura de Francia (en 2005 con el grado de Caballero y el 2014 como Oficial), destacándose su participación en la defensa de la diversidad cultural. Para una visión más acabada acerca del papel jugado por Lom véase Constanza Symmes, La dimension culturelle de la transition politique chilienne: Le cas de la maison d´éditions Lom. Mémoire de master recherche en sociologie. EHESS. Sous la direction de M. Yves Dezalay, 2009

27 Bertrand Legendre propone tres dimensiones para analizar la noción de independencia de un editor: la independencia editorial (capacidad de decidir qué se publica), la independencia financiera (referida al control total del capital y de las decisiones a este respecto) y la independencia comercial (ligada al control sobre el proceso de difusión y distribución); designando como independencia absoluta la condición que reúne los tres aspectos anteriores. Ver Bertrand Legendre “Quel avenir pour les éditeurs de tailles moyenne et petite ? ” en Où va le livre ?, 2007, p. 69-90.

28 Ver Sophie Nöel, “La petite édition indépendante face à la globalisation du marché du livre : Le cas des éditeurs d´essais «critiques »” en Les contradictions de la globalisation éditoriale, 2009, p. 133-156.

29 Todo lo contrario a una sublimación del carácter artesanal del editor, los miembros de EDIN exhiben una progresiva formalización de su actividad y un desarrollo de competencias específicas tendientes a la profesionalización (implementación de dispositivos institucionales: comités de lectura, encargados de colección, estrategias de difusión y fidelización, etc).

30 Fuente: EDIN

31 Philipp Urfalino “  Après Lang et Malraux, une autre politique culturelle est-elle possible? ”, Esprit , 2004, p. 55-72.

32 A propósito de la creación del CNCA ver el trabajo de Maite De Cea. L´expérience chilienne du gouvernement de la culture: Vers une véritable politique culturelle. Tesis doctoral en Ciencia política, bajo la dirección del Prof. Guy Saez, Université de Grenoble, Institut d´études politiques, 2010.

33 Para un análisis del período desde su arista cultural, consultar La cultura durante el período de la transición a la democracia 1990-2005, Santiago, 2006, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

34 Entrevista Diario The Clinic “La concertación no ha revertido el apagón cultural de la dictadura”. 23 de mayo de 2009.

35 Anne Simonin “Le catalogue de l´éditeur, un outil pour l´histoire. L´exemple des Éditions de Minuit»,Vingtième Siècle.Revue d´histoire, 2004/1n° 81, p. 119-129. DOI: 10.3917/VING.081.0119.

36 Douyère, David y Pinhas, Luc “L´accès à la parole: la publication politique des éditeurs indépendants”, Communication et langages, 2008, n° 156, p. 75-89.

37 La situación de los medios de comunicación en Chile (particularmente de la prensa escrita, aunque el caso de la televisión no es muy diferente) se caracteriza por una concentración extrema, dificultando de manera ostensible el flujo de información diversa y de calidad. Véase el artículo de Juan Pablo Cárdenas “El periodismo y el proceso político chileno” en Zapata, F. (Ed). Frágiles suturas, 2006, p. 479-488.

38 Por edición de consumo entendemos la producción editorial que se basa exclusivamente en el éxito comercial.

39 Instituto Nacional de estadísticas

40 Co-organizada en 2001 por la Fundación Chile 21 (Think-thank de la social democracia), con la participación de editoriales nacionales y extranjeras asentadas en Chile, distribuidoras, librerías y autores, la Cámara, EDIN, el Consejo nacional del Libro y expertos del sector público, dando origen a la “Propuesta Pública n° 5: Acceso al libro y fomento a la lectura”. Ésta se entregó al gobierno en 2002, sin lograrse avances significativos en su implementación. Unos años más tarde, en 2005, esta Mesa es retomada bajo la coordinación de Ricardo Brodsky, emanando el documento Una política de Estado para el libro y la lectura

41 Para una comprensión mayor de esta experiencia véase Rodríguez, Regina. “El libro chileno como experiencia de exportación. Una experiencia en curso”, Comunicación y Medios, 2013, n° 27, p. 184-191. www.comunicacionymedios.uchile.cl

42 Pro Chile es el Programa de fomento a las exportaciones chilenas que depende del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Constanza Symmes Coll, « Editar (en) el Chile post-dictadura : Trayectorias de la edición independiente  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 18 septembre 2015, consulté le 17 juillet 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68211 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68211

Haut de page

Auteur

Constanza Symmes Coll

Investigadora en asuntos culturales y Doctoranda en sociología EHESS, CSE- CESSP
conysymmes@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page