Navigation – Plan du site
Colloques | 2015
Pouvoir des femmes et sociétés amérindiennes, permanences et mutations – Coor. par Frédéric Saumade et Odina Benoist
Leticia Reina

Las mujeres zapotecas del istmo de Tehuantepec – México en el siglo XIX

[01/12/2015]

Résumés

La presencia de las zapotecas, su prestancia e importancia en la economía y desarrollo cultural de la región, constituye un caso sui géneris entre las mujeres de los grupos étnicos de México. Este artículo analiza el origen y los elementos que modelan y defininen el papel preponderante de la mujer zapoteca, y apuntala algunos elementos que hicieron de los zapotecas el grupo étnico dominante de la región ístmica. Explicaremos el papel económico y social que jugaron las mujeres cuando ante la muerte o ausencia de los maridos u hombres adultos en general, éstos fueron sustituidos por extranjeros, a los que integraron social, económica y culturalmente a fines del siglo XIX. Aunque representan un caso singular y dominante en las relaciones interétnicas de la región, los zapotecas del Istmo de Tehuantepec, al igual que la mayoría de las minorías étnicas del mundo, mantuvieron relaciones asimétricas o desiguales con la sociedad nacional. Veremos cómo a instancias de esta situación el grupo se enriqueció, y aunque se generó una fuerte estratificación interna, los zapotecas reelaboraron una cultura majestuosa en donde sus mujeres desempeñaron un papel muy importante, como “jefas de hogar” y portadoras de un capital social al ser las reproductoras de una cultura de prestigio.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Archivo General del Estado de Oaxaca, en adelante AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón Gener (...)

1Las fuentes documentales del siglo XIX y los recorridos de campo nos permiten constatar que las relaciones de género entre los zapotecas del Istmo son muy diferentes a las que encontramos entre otros grupos étnicos de México, ya que en esta región austral, la mujer no está sojuzgada, ni oprimida en tanto mujer. Su participación es y fue muy fuerte en la economía familiar y regional. Ya en los censos decimonónicos, la mujer era considerada y cuantificada como población económicamente activa, pues estaba integrada a actividades productivas y de comercio fuera de su hogar1. Al mismo tiempo, su prestancia le dio una gran visibilidad en lo social y en lo cultural, con lo cual la sociedad zapoteca reelaboró y creó una cultura majestuosa en donde sus mujeres desempeñaron un papel muy importante, como “jefas de hogar” y como portadoras de un capital social al ser las reproductoras de una cultura de prestigio.

Territorio y poblamiento

2El Istmo de Tehuantepec es el más boreal de los estrechamientos ístmicos de América, lo cual le ha conferido un lugar de interés estratégico para crear una comunicación entre el Golfo de México y el Océano Pacífico. Esta región sur de la República Mexicana históricamente ha sido un lugar de paso obligado hacia Chiapas y Centro América por lo que la gente ahí asentada siempre fue receptora de nuevos y diversos elementos culturales.

Istmo mexicano

Istmo mexicano

Hemos denominado Istmo mexicano a toda la región ístmica para evitar confusión con la parte oaxaqueña conocida también como Istmo de Tehuantepec.

Fuente: Elaboración propia

3Esta región pertenece a una entidad federativa denominada Oaxaca, cuyo conjunto de pueblos eran mayoritariamente indígenas. El mestizaje de esta población con los españoles fue mínimo en comparación con la región central de la República Mexicana. Por lo mismo, pudieron mantener sus tierras, costumbres y organización comunitaria, lo cual les dio una gran presencia en todos los ámbitos de la vida social, económica y política.

  • 2 En el estado de Oaxaca hay tres grupos de zapotecas diferenciados lingüística y culturalmente: los (...)

4En el Istmo han convivido a través de la historia varios grupos étnicos diferenciados lingüística y culturalmente, pero relacionados a través del comercio y de los centros de dominio que fueron estableciendo los zapotecas2. Con ello se constituyó una región económicamente bien definida hasta fines del siglo XIX.

  • 3 Saúl Millán, Fiestas de los pueblos indígenas. La ceremonia perpetua, México, INI - SEDESOL, 1993, (...)

5En este territorio se establecieron a lo largo del tiempo cinco etnias con profundas divergencias y con historias diversas, por lo que podemos hablar de una región pluriétnica. A estos pueblos no sólo los unió la vecindad territorial, sino que han compartido un pasado común caracterizado por la dominación zapoteca. Éste es el grupo mayoritario de la región y se encargó de crear un “marco cultural de interacción entre los grupos subordinados a ella”3, con lo cual tejió un manto que recorrió y se sobrepuso a todos los demás. Este conjunto fue el que construyó las relaciones interétnicas en la región.

Grupos étnicos en el siglo XIX

Grupos étnicos en el siglo XIX

Fuente: “Lenguas indígenas de México, 1864”, Manuel Orozco y Berra, Historia Antigua y de las culturas aborígenes de México. Con atlas pictográfico y arqueológico (2ª edición), México, Ediciones Fuente cultural, 1954, s/p.

Los zapotecas dominan el territorio

6El último grupo indígena que se asentó en el Istmo fue el de los zapotecas y llegó a ocupar un amplio territorio después de desalojar a los aztecas y de replegar a los huaves al litoral. Los zapotecas que se establecieron en la ribera del río quedaron en el centro del cruce de las vías comerciales que iban de Oaxaca a Chiapas y Guatemala, y de Tehuantepec a los pueblos mixes para continuar a la Sierra Norte de Oaxaca o a los pueblos zoques o popolucas hasta Minatitlán y Coatzacoalcos.

  • 4 James Foster, “Notas sobre la arqueología de Tehuantepec”, Anales del Museo Nacional de Arqueología(...)

7El dominio de los zapotecas sobre la región puede explicarse por varias razones. Para algunos autores la gran migración zapoteca hacia la región del Istmo está relacionada con la necesidad de ampliar la producción de alimentos, aunque también es claro que la región resultaba un paso estratégico para el comercio pues al tener el control de la región se podían apropiar de importantes rutas comerciales y tener acceso a recursos de valor especial como eran los metales, piedras preciosas y cacao4.

8El área donde se asentaron los zapotecas era el cruce transístmico y transcontinental. Un lugar obligado de tránsito de gente y de mercancías, y más tarde, de viajeros románticos y comisiones científicas durante todo el siglo XIX. Así fue que toda la región sur del Istmo, habitada por estos grupos étnicos y llamada Istmo de Tehuantepec, junto con el Istmo veracruzano se convirtió en una macroregión privilegiada y codiciada, primero por Hernán Cortés y después por las grandes potencias como Inglaterra, Francia y Estados Unidos para construir un canal transístmico que permitiera crear el gran puente comercial del mundo.

Estructura económico-social: clase, etnia y género

9Los diferentes grupos étnicos que interactuaron en la región del Istmo de Tehuantepec se fueron diferenciando cada vez más a lo largo de sus historias. Fueron muchos los factores que intervinieron en la profundización de las diferencias étnicas, desde la organización social propia de cada grupo en el momento de su asentamiento en la región, hasta el nicho ecológico donde se asentaron cada uno de ellos después del reacomodo poblacional que produjo la llegada de los zapotecas a Tehuantepec. Sobre esta base, la construcción del ferrocarril también impactó de manera desigual a cada uno de ellos, fuera por su ubicación geográfica en relación a la vía del tren, fuera por un capital social y cultural diferente generado a través del tiempo.

10La población zapoteca de las ciudades de Tehuantepec y de Juchitán tenía una estructura ocupacional muy diversificada, propia de una sociedad urbana y una cultura más compleja que la de otros grupos étnicos de la región.

  • 5 Carlos Manzo, “Comercio y rebelión en el Obispado de Oaxaca. Tehuantepec y Nexapa, 1660-1661”, en H (...)

11Tehuantepec y Juchitán, como centros urbanos, no solo tenían el mejor asiento ecológico de la región, sino también, son hasta la fecha el paso obligado hacia Centroamérica y han sido el eje comercial hacia los pueblos de la Sierra y de la costa del Golfo. La ubicación estratégica de las principales ciudades zapotecas las convirtió en centros dominicales, desde los cuales controlaban el comercio regional y hacían el acopio de productos para su venta a la ciudad de Oaxaca, a Chiapas y a Guatemala5.

  • 6 AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, op. cit., 1890.

12Es notable que para finales del siglo XIX, las ciudades indígenas de Tehuantepec y Juchitán contaban con 64 diferentes tipos de actividades, lo cual indica la especialización ocupacional y la complejidad de esta sociedad. Destaca que un poco más del 1% de la población en Juchitán era profesionista, amén de que la fuente registra la existencia de una elite intelectual: músicos, poetas, escritores y periodistas6.

13El Padrón General de Juchitán de 1890 constituye una fuente de información muy rica, casi única para su época. Además de tener la información que contienen los otros padrones o censos, también posee aspectos importantes y únicos para la era liberal decimonónica como son la raza y la lengua en las mismas hojas. Por tanto, con éstos y otros elementos haremos un análisis de la estructura social de la ciudad de Juchitán, con énfasis en la reflexión que pueda resultar de cruzar información referente a la etnia, la clase y el género.

14La región, como polo de desarrollo, nos haría pensar que hubo muchos más hombres que mujeres puesto que es el sexo masculino el que preferentemente emigra en busca de trabajo. El desequilibrio que había entre el número de mujeres y de hombres que aparece en el padrón de 1844 se regulariza en el levantamiento censal de 1890. No sólo hay un número semejante de población de ambos sexos, sino que las unidades domésticas aparecen según el patrón clásico de familia nuclear: padre, madre e hijos. La ciudad de Juchitán en 1890 tenía 9316 habitantes, de los cuales el 50.39 % eran hombres y el 49.61 % eran mujeres.

15También asombra la composición étnica y es digna de analizarse, ya que hubo un flujo importante de hombres hacia el Istmo y en especial a Juchitán por la oferta de empleos que ofreció la construcción del ferrocarril; este fenómeno equilibró el menoscabo de décadas pasadas. La diferencia entre el número de hombres y mujeres indígenas es mínima, lo cual no llama tanto la atención como sí lo hace el hecho de que haya mayor número de mujeres (282) blancas, contra 216 hombres blancos. Y en cambio, hay un mayor número de mujeres (4023) hablantes de zapoteco y sólo 3599 hombres hablantes de la misma lengua. Sin embargo sólo hay 165 mujeres hablantes de castellano contra 695 hombres que hablaban español. Quizá la explicación está en los hombres dedicados al comercio, al trabajo como dependientes o bien a los 531 militares asentados en la zona.

Composición étnica y lingüística en Juchitán, 1890

Composición étnica

Composición lingüística

85%

Población indígena, con filiación zapoteca

81.8%

Hablantes de zapoteco

8%

Mestizo

9.2

Habla castellano

8%

Chontales y huaves

9%

No especifica lengua

6%

Blancos

0.11%

Hablantes de chontal (cuatro personas), huave (seis personas) y mazateco (una persona)

1.2%

Negros

Población total: 9316

Fuente: Elaboración propia a partir de Archivo General del Estado de Oaxaca (AGEO),
Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, leg.37, exp. 4, 1890.

16Los porcentajes de los grupos étnicos con los de hablantes no coinciden debido a que hay población que se adscribió como zapoteca pero que hablaba castellano y así mismo, hay quienes se registraron como población blanca pero que hablaba zapoteco. Esto nos demuestra que no hay una correspondencia exacta entre grupo étnico y hablantes de la lengua que supuestamente le correspondería. Si analizamos casos concretos, pareciera que independientemente del fenotipo de la gente, ésta prefiere registrarse como hablante de zapoteco, a menos que su actividad económica o profesional requiera hablar castellano; como es el caso de los amanuenses, empleados, militares, profesores, sacerdote, telegrafista y comerciantes. De cada uno de estos casos, más de la mitad hablaban español.

17Por otra parte, es importante destacar que existen varias actividades artísticas, profesiones u oficios en los que, por status social y/o económico, se podría haber optado por registrarse como hablantes de castellano y sin embargo tienen claramente una identidad zapoteca; no solamente esa actividad la realizan exclusivamente los zapotecas, sino que además tienen el mismo registro étnico y lingüístico. En el Padrón General tenemos los siguientes casos: hay dos artistas, cinco barberos, un cantor, dos educadoras, un encuadernador, siete filarmónicos, un grabador, tres joyeros especializados, un pintor y dos preceptores. El caso de los músicos es interesante, porque de estos 31 artistas, 17 son indígenas, cuatro mestizos, dos blancos y ocho sin especificar. Sin embargo 27 de ellos se registraron como hablantes de zapoteco; posiblemente era prestigioso ser músico zapoteca. En general, la composición étnica y lingüística de la ciudad de Juchitán en 1890 corresponde al de una localidad dominante y prestigiosamente zapoteca.

Las mujeres: jefas de familia y transmisoras de cultura

  • 7 Marinella Miano Borruso, “Mujeres zapotecas: el enigma del matriarcado”, Ponencia presentada al XII (...)
  • 8 Cornelia Giebeler, “Juchitán la ciudad de las mujeres: Identidad étnica y fuerza de las mujeres en (...)

18« En el Istmo, el espacio físico y social parece estar completamente ocupado por las mujeres, mujeres opulentas, de porte orgulloso, la cabeza bien levantada, la mirada altiva, a menudo más derecha que la de los hombres, una actitud de seguridad frente a los otros y a la vida, una libertad y soltura de movimientos, cuerpos vívidos sin constricciones ni vergüenza, al contrario ataviados en vestimentas llamativas con profusión de colores y flores, exhibiendo vientres abultados, símbolos de fertilidad, cuerpos que se imponen a la vista y permean el espacio, las voces fuertes y claras, deleitándose en hablar zapoteco, un aspecto de fuerza y seguridad en sí mismas, una falta asombrosa de inhibición en los comportamientos »7. Las mujeres caminan erguidas y dignas, sin precipitarse jamás: en la vida todo tiene su espacio y su tiempo. Dar y recibir, intercambiar, comprar y vender, éstas son las tareas de las mujeres, que desde temprana edad se confía a las « muchachas »8.

Mujeres zapotecas

Mujeres zapotecas

Fuente: Carlos Monsiváis (presentación), Foto Estudio Jiménez. Sotero Constantino, Fotógrafo de Juchitán, México, Ediciones Era - H. Ayuntamiento Popular de Juchitán, p. 1

  • 9 Soledad González Montes, “Hacia una antropología de las relaciones de género en América Latina”, en (...)
  • 10 Marinella Miano Borruso, op. cit., p. 2.

19La mayoría de las investigaciones sobre estudios de mujeres y aún los estudios más recientes sobre las relaciones de género, ubican a las mujeres en una situación de desventaja, explotación y dominio. Así lo podemos constatar en un excelente recuento y análisis de las diferentes corrientes y concepciones que han inspirado estos estudios en la antropología latinoamericana, elaborado por Soledad González Montes9. Sin embargo, las mujeres zapotecas del Istmo de Tehuantepec constituyen uno de los casos atípicos. Estas mujeres no vivieron en condiciones de desigualdad, ni de dominio, ni de explotación. Desarrollaron relaciones de complementariedad con las actividades económicas de los hombres, jugando un papel muy importante en la economía de la región y en la reelaboración de la identidad étnica. No es raro ver a las mujeres istmeñas trabajando comercialmente, ya que lo hacen con gusto y de buena voluntad por la educación ancestral que se ha venido transmitiendo de generación en generación y que consiste en ayudar al padre, tío, hermano o esposo para alejar de ellos la miseria económica, pero no admiten vivir con asignación diaria del marido. Por lo menos desde el siglo XIX existe registro de su carácter ahorrativo y empeño en la economía familiar. La función que la mujer zapoteca ha desempeñado en la vida económica de la familia y a nivel comunitario le otorgó un lugar especial en el conjunto de la sociedad zapoteca, lo cual la hace notablemente diferente a las mujeres de otras comunidades10.

20Si hacemos un análisis diferencial por sexo a la población económicamente activa en 1890, encontramos que el 35 % es femenino. El fenómeno sorprende porque la cifra es semejante a la que se registra para el Distrito Federal (la ciudad capital y la más importante del país) y se considera elevada, porque en las estadísticas económicas del Porfiriato se reconoce que en el estado de Oaxaca había un 20 % de PEA femenina y un 18% como índice nacional. Esta manifestación social en Juchitán es notable para el siglo XIX, porque según la división sexual del trabajo, en la mayoría de las regiones de México, la mujer estaba constreñida a las labores doméstica o a ser un apoyo para el trabajo del marido en el campo. Estas labores no se consideraban productivas, por ende no se remuneraban y al final no quedaron registradas en los censos. De tal suerte que es importante destacar el origen de la incorporación temprana que tuvo la mujer juchiteca en lo que hoy se llama el mercado de trabajo.

  • 11 Se podría pensar en la posibilidad de que no existiera la familia nuclear como modelo de asentamien (...)

21La estructura familiar de Juchitán, a mediados del siglo XIX, estaba formada mayoritariamente por mujeres viudas o "solas" (ausencia de marido) y con un promedio de cuatro hijos. La causa fueron la guerra y el comercio a distancia. El carácter aguerrido de los zapotecas, sobre todo en esta parte oriental del Istmo, los llevó no sólo a una larga lucha por sus recursos naturales y por su autonomía, sino además se hicieron famosos entre los altos jerarcas de la milicia federal por su valor. De manera que siempre que el ejército mexicano tenía necesidad de "contingentes de sangre", hacían una leva en Juchitán. Si a las cifras de los hombres muertos en las guerras intestinas, en las intervenciones americana y francesa, y el largo periodo de la rebelión zapoteca de 1839-1853, les agregamos aquellas de los hombres ausentes porque eran arrieros o comerciantes extraregionales, resulta que faltaban hombres en edad reproductiva y por tanto el modelo familiar "nuclear" se encontraba "descompuesto"11. Es decir, mujeres sin marido y con algunos hijos que mantener. Esta fue una situación que se le impuso a la mujer juchiteca y para sobrevivir tuvo que trabajar en labores remuneradas. Hacia el porfiriato, la construcción del ferrocarril de Tehuantepec generó la demanda de mucha mano de obra. La que laboró en el tendido de la vía férrea se cubrió con fuerza masculina traída de ultramar, pero aquella que se necesitó para los servicios de la ciudad, se cubrió con la población femenina de Juchitán. De esta manera, las mujeres zapotecas se integraron a la vida económica, remunerada y reconocida en los censos, amén de todas las labores domésticas.

  • 12 Florencia Mallon, "Gender and Class in the transition to capitalism. Household and mode of producti (...)

22Su incorporación al mercado fue relativamente fácil y natural, ya que cuando hubo esta gran demanda de actividades económicas y de servicios, las zapotecas ya estaban habituadas a participar en el ámbito de lo público. Primero, debido a que algunas décadas atrás se habían incorporado al comercio como una manera de mantenerse a sí mismas y a sus hijos, lo cual les fue dando independencia económica, seguridad, libertad de movilidad y de interacción con toda la sociedad. Y segundo, porque no pertenecían a una sociedad con relaciones patriarcales12.

  • 13 Soledad González Montes, op. cit., pp. 20-22.
  • 14 Marinella Miano Borruso, op. cit., p. 2.

23Las actividades que desempeñaban las mujeres zapotecas fuera de sus hogares, constituían en su mayoría una extensión del trabajo doméstico. De esta manera, ante la demanda creciente de servicios se incorporaron de manera relativamente fácil al mercado de trabajo y además, al tiempo que eran generadoras de ingresos, seguían atendiendo a sus hijos13. Por ejemplo, si el esposo es agricultor, su mujer hace tortillas o totopos para la venta, además de criar cerdos, gallinas, guajolotes para venderlos o para hacer comida para la venta; las esposas de los pescadores se dedican a cocer y salar el camarón, secar u orear los pescados, y finalmente procesarlos para luego venderlos14.

Población femenina económicamente activa. Juchitán, 1890

Población femenina económicamente activa. Juchitán, 1890

Fuente: AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, leg.37, exp. 4, 1890. (La gráfica está expresada de forma exponencial)

24La participación de las mujeres zapotecas en el comercio y en los servicios les permitió no depender de nadie y no someter tampoco a nadie. No explotaban a otros, ni tampoco las explotaban, lo cual les dio independencia en su tiempo y en su economía; asunto que quizá les proporcionó esa apariencia de libertad y ligereza que tanto cautivó a los viajeros, pintores y fotógrafos del siglo XIX.

  • 15 Frank Salomon, Los señores étnicos de Quito en la época de los incas, Otavalo, Ecuador, Instituto O (...)

25El papel de la mujer en el mercado destacó y sigue destacando de manera positiva, tanto local como regionalmente. La presencia tan fuerte de estas mujeres comerciantes zapotecas llamó la atención de los viajeros, quienes las describieron como mujeres bellas y arrogantes, lo que nos remite a las comerciantes o mindaláes de Quito. Con el tiempo, mindalá se convirtió en sinónimo de mujer comerciante, mujer que recorre los campos comprando y vendiendo comestibles, pero también de mujer callejera, mujer fuerte, a la que se le envidia y se le teme15. La misma imagen la pintan las crónicas y fuentes documentales decimonónicas sobre las mujeres zapotecas del Istmo.

26En sus testimonios quedó asentado que se trataba de mujeres bellas, arrogantes y seguras. Esta situación no impidió la estratificación social en el conjunto, o al interior de la sociedad zapoteca, ni tampoco el que se formaran verdaderas clases sociales. Pero las relaciones de clase estuvieron atenuadas por la identidad étnica que tendía a cohesionarlos, más que a dividirlos.

27Es importante señalar que en el padrón de 1890, el 10% de la población masculina era de inmigrantes y una buena parte de ellos eran extranjeros. Algunos dedicados a la agricultura, otros al comercio exterior, los menos profesionistas y los más trabajadores asalariados para la construcción del ferrocarril. Si no todos ellos se casaron con mujeres zapotecas, por lo menos vivieron en "unión libre" ya que la cuarta parte del rubro de hijos está registrado como "hijos ilegítimos."

28Los extranjeros que llegaron al Istmo de Tehuantepec formaban pareja con las mujeres zapotecas, en primer lugar porque les fue imposible traer mujeres europeas a estos lugares tan lejanos e insalubres (con constantes enfermedades tropicales), y en segundo lugar porque las mujeres del Istmo les abrían las puertas a la sociedad zapoteca y un mejor acceso a los recursos sociales, materiales y naturales.

Zapotequización de los extranjeros

29Las características urbanas de las ciudades de Tehuantepec y de Juchitán, y la construcción del ferrocarril fueron receptoras de una variada población que inmigró a la región en busca de trabajo y finales del siglo XIX. A pesar de la fuerte identidad étnica de los zapotecas, de su orgullo y prestancia, fueron muy receptivos a los elementos de la cultura española y a aquéllos que aportaron los ingleses, franceses, norteamericanos y árabes.

30La inmigración europea establecida en las diferentes regiones del territorio mexicano, por lo regular se incorporó al fenómeno, ya gestado de tiempo atrás, de fortalecimiento de las oligarquías regionales. En la mayoría de las entidades federativas, los extranjeros contribuyeron a seguir "blanqueando" las elites provincianas y a reforzar el ideal "extranjerizante" del grupo económica y políticamente más fuerte. Sin embargo, en el Istmo de Tehuantepec se dio un proceso muy diferente.

  • 16 Robert McCaa, “El poblamiento del México decimonónico: escrutinio crítico de un siglo censurado”, e (...)

31La tasa anual de crecimiento de la población no se incrementó considerablemente en el México decimonónico. Fue superada por países como Argentina, Brasil y Estados Unidos de Norteamérica, cuyas condiciones internas atrajeron grandes contingentes de inmigrantes. De los países andinos, parece que sólo Chile y Perú crecieron a tasas mayores que México. Y, si lo comparamos con Europa, en términos relativos Francia y España crecieron sólo una tercera parte de lo que México16. No obstante, el desarrollo económico y la construcción del Ferrocarril de Tehuantepec atrajeron pobladores de otras latitudes.

32La población extranjera establecida en el Istmo de Tehuantepec a lo largo del siglo XIX, fue muy heterogénea en cuanto a su nacionalidad, momento de arribo a la región y motivo de establecimiento. Pero existe una constante en todo este grupo, y que consiste en ser una migración que se integró a la población zapoteca; no pauperizó la cultura autóctona y sí aportó muchos elementos para hacer de ella una cultura compleja y exótica. Se formó una oligarquía zapoteca, urbana, y a pesar de no contar con un fenotipo típicamente indígena, sino por el contrario, diversificado (de todos "los colores" de piel y de ojos), se asume e identifica como zapoteca. En cambio entre otros grupos étnicos de México, la conformación de elites criollas, "extranjerizantes", tuvo como contraparte el profundizar el empobrecimiento económico y cultural de la población indígena.

  • 17 Charles Brasseur, Viaje por el Istmo de Tehuantepec 1859-1860, México, SEP (Lecturas Mexicanas, vol (...)
  • 18 Moisés González Navarro, La política colonizadora del Porfiriato, Separata en Estudios Históricos A (...)

33Podemos distinguir dos momentos diferentes de la inmigración en el Istmo. El primero de 1840 a 1880 promovido por la política liberal de colonizar las regiones despobladas de México. Por ello, los inmigrantes se incorporaron fundamentalmente a las actividades agrícolas y ganaderas, aunque muchos de ellos derivaron posteriormente al comercio. En el caso del Istmo, se asentaron en el distrito de Juchitán por ser la subregión en expansión y desarrollo de estas actividades económicas. En este primer periodo no son muchos los extranjeros y la nacionalidad de ellos corresponde más o menos a la tendencia nacional, como se podrá ver: 15 españoles, catorce franceses, cinco italianos, tres ingleses, dos americanos, dos alemanes y cinco de otras nacionalidades. Un ejemplo muy significativo lo constituye Alejandro de Gyves: comerciante francés, establecido en Juchitán desde 1846, tenía trato con todos los extranjeros del Istmo y daba generosa hospitalidad a los viajeros. Este personaje tan nombrado en diferentes fuentes de la época, dio origen a este apellido tan extendido en el Istmo. El mismo Porfirio Díaz se refiere a él de la siguiente manera: "antiguo vecino y rico comerciante francés, que estaba muy apreciado y bien relacionado en el lugar”17.Este individuo pertenece al grupo de los extranjeros que llegaron en las primeras oleadas del siglo XIX y a los que González Navarro denominó “los criollos nuevos”18.

  • 19 Hemeroteca de Oaxaca, en adelante HO, El Tiempo Ilustrado, México, 20 de enero de 1907.

34El segundo momento de la inmigración a la región va de 1880 a 1912, motivado por la construcción del ferrocarril de Tehuantepec. Este flujo migratorio fue mucho más diverso, tanto por las nacionalidades, como por las actividades económicas a las que se incorporaron los extranjeros. El contacto con los extranjeros hizo que este pueblo conservador, adquiriera algunos hábitos de países modernos. La aptitud de esa gente para aprender es muy grande y se dan casos de personas pobres e ignorantes que apenas hablan español, y que, sin embargo, pueden hablar en inglés bastante bien, como en la mezcla de zapoteco y español, que usan habitualmente19.

35En el censo de 1900 se registraron 231 extranjeros de 20 diferentes nacionalidades, repartidos de la siguiente manera.

Presencia de extranjeros en Tehuantepec, 1840-1900

Periodo

Procedencia

Número de inmigrantes

1840 a 1880

España

15

Francia

14

Italia

5

Inglaterra

3

Estados unidos

2

Alemania

2

Otra nacionalidad

5

1900

China

66

Estados Unidos

52

España

35

Inglaterra

25

Italia

13

Alemania

8

Turquía

7

Otras nacionalidad

25

Fuente: Elaboración propia a partir de AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General,
Sección Tehuantepec; Charles Brasseur, Viaje por el istmo de Tehuantepec 1859-1860, México,
SEP, Lecturas Mexicanas no. 18, 1981 (1ª ed. 1860.), Javier Meneses de Gyves, Ayer en Juchitán,
México, Instituto Politécnico Nacional, 1991

36Estos extranjeros, quitando a los chinos, llegaron atraídos por las diversas actividades y negocios que prometía la construcción del ferrocarril y después empezaron a especular con la tierra. Apoyados en las leyes de colonización y baldíos, denunciaron tierras que posteriormente les fueron adjudicadas. Lograron tener en sus manos los latifundios más grandes del estado de Oaxaca. Las tierras las adquirieron principalmente en la parte norte del Istmo oaxaqueño (colindancia con el estado de Veracruz) y en la parte más oriental del distrito de Juchitán, pero aquellos que se dedicaron a los negocios o al comercio, prefirieron Tehuantepec, Salina Cruz, Matías Romero y la ciudad de Juchitán. Lugares a donde posteriormente se fueron a vivir los hijos de los extranjeros asentados en la periferia.

  • 20 AGEO, Memorias del Gobierno del Estado de Oaxaca, 1872-1873, Oaxaca, Imprenta del gobierno de Oaxac (...)

37Hacia 1911, a cuatro años de haberse inaugurado la nueva vía férrea, el cónsul norteamericano informaba a Washington que había 280 extranjeros. El comercio transístmico siguió atrayendo extranjeros y al año siguiente ya había 300 hombres sólo de nacionalidad americana. Algunos de los inmigrantes, de esta segunda oleada, llegaron al Istmo e invirtieron en la agricultura, como por ejemplo el inglés Tomás H. Woolrich (cuya familia es muy extendida hoy día en Oaxaca), el alemán Luis Weil o los americanos Tomás Carlok y Martin West asentados en Tehuantepec, el español Iribarren, el francés Liekens asentado en Zanatepec, los franceses Antonio y Benjamín Nivón residiendo en Chihuitán y Niltepec. Otros se dedicaron al comercio exterior y negocios de boticas, cantinas y hoteles como el francés Julio Cotier, quien llegó a finales del siglo XIX y era dueño de la "Cantina Francesa"; los hermanos Tocavén de origen español, uno de los cuales llegó a tener la mejor cantina de Juchitán y la más famosa del Istmo (en ella se conseguía vino importado, manzanas de California, uvas y ginebra inglesa); o los libaneses que tenían el negocio de importación de telas. Los menos eran profesionistas, como Esteban Chioti, arquitecto italiano, quien dirigió en 1882 la construcción del Palacio Municipal, el ingeniero francés de apellido Delarbre, o Carlos Gaspar, farmacéutico francés20.

38De tal suerte, que la gran mayoría de migrantes extranjeros formaron unidades familiares con las mujeres zapotecas. Lo que cabe aquí destacar, es que la fuerza social y económica de estas mujeres y su dignidad les permitió mantener su identidad étnica. De manera que no trataron de europeizarse como sucedió con muchas mujeres o elites indígenas de otras regiones de México. Por el contrario, los hombres se aculturaron y la sociedad zapoteca se fortaleció culturalmente a través de la adopción y reelaboración de los elementos de las diferentes culturas que portaron los extranjeros. Las uniones de hombres extranjeros con mujeres zapotecas son más numerosas de lo que los registros civiles nos informan, ya que muchas de ellas eran "uniones libres" y de esta manera desaparecieron o se "perdieron" muchos apellidos extranjeros, porque los hijos llevaban sólo el apellido de la madre. Existen evidencias de algunos descendientes con estas características, por ejemplo, el famoso Rosendo Pineda fue hijo del ingeniero francés Delarbre y de la juchiteca Cornelia Pineda, quien llegó a ser presidente de la Cámara de Diputados, orador extraordinario y la prensa lo llamó "Eje de Diamante" por desempeñar un papel fundamental entre el grupo de los "Científicos".

  • 21 Javier Meneses de Gyves, op. cit.

39Existen muchos casos de personajes, hijos de mujeres zapotecas con padre o abuelo extranjero, que tuvieron trascendencia en la política nacional y siempre asumieron con orgullo su identidad étnica. Sólo citaremos algunos casos, como por ejemplo, Ricardo Nivón, teniente del noveno y octavo batallón de Sonora, citado, junto con otros militares juchitecos, por Obregón en relación al combate contra Villa en abril de 1915. También está el caso de Adolfo Gurrión, destacado maderista juchiteco que desde antes de estallar la Revolución mantenía relaciones políticas con los hermanos Flores Magón, más tarde diputado, perseguido y encarcelado por Victoriano Huerta en 1913 (cuando disolvió el Congreso). Otros jóvenes destacados en la política fueron Gustavo Gyves y Rómulo Saynes. El francés Julio Liekens tuvo un hijo juchiteco llamado Enrique, quien fue fundador del Centro Director Obregonista y hombre de confianza del general Obregón. Con el grado de coronel llegó a formar parte del Estado Mayor. También se desempeñó como miembro del servicio diplomático y formó parte del gabinete del presidente Lázaro Cárdenas21.

40La cultura de contacto fue reelaborando al grupo étnico sin hacerle perder su esencia; dada por un lado, sobre la base de una sociedad fundada por un grupo de gente aguerrida que siempre luchó por su autonomía, y por el otro, sobre la base de la movilidad e independencia que la actividad comercial daba a la mujer, lo cual le permitió ser lo suficientemente abierta como para asimilar a hombres extranjeros en su sociedad, al tiempo que su seguridad económica y orgullo de ser zapoteca la hizo receptiva como para adoptar elementos de la cultura extranjera. No se sometieron, no imitaron, sino reelaboraron esos elementos para integrarlos a su cultura: se trata de una sociedad zapotequizante.

41Algunos ejemplos son el vestido, elaborado con encajes de Holanda, sedas de la India, bordados que imitan el mantón de Manila y collares formados con dólares de oro. Una comida muy mediterránea basada en productos del mar, pero también muy elaborada y condimentada a la usanza árabe. Una música y bailes de influencia francesa y después chilena. Estos y muchos otros aspectos de la cultura material son producto de la reelaboración de su identidad étnica, cristalizada y complejizada con los aportes que les trajo la construcción del ferrocarril, la modernidad de finales del siglo XIX y la migración europea. En todo este proceso, la mujer zapoteca jugó un papel muy importante: fue el elemento social y biológico fundamental para generar una cultura digna y de prestigio, no solo en la región, sino a nivel nacional. Con los años, la zapoteca se convertiría en un ícono de la cultura nacional.

Haut de page

Notes

1 Archivo General del Estado de Oaxaca, en adelante AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, leg 15, exp. 28, 1844; AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, leg.37, exp. 4, 1890. El tema se trata con mayor profundidad en Leticia Reina, “La zapotequización de los extranjeros en el Istmo de Tehuantepec”, Revista Eslabones, núm. 10-2, pp. 36-45.

2 En el estado de Oaxaca hay tres grupos de zapotecas diferenciados lingüística y culturalmente: los de los Valles Centrales, los de la Sierra Sur y los del Istmo.

3 Saúl Millán, Fiestas de los pueblos indígenas. La ceremonia perpetua, México, INI - SEDESOL, 1993, p. 25.

4 James Foster, “Notas sobre la arqueología de Tehuantepec”, Anales del Museo Nacional de Arqueología, 1955, vol. VIII-36, p. 78.

5 Carlos Manzo, “Comercio y rebelión en el Obispado de Oaxaca. Tehuantepec y Nexapa, 1660-1661”, en Héctor Díaz Polanco, El fuego de la inobediencia. Rebeliones campesinas en el Marquesado del Valle de Oaxaca, México, CIESAS, 1992, pp. 103-132.

6 AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, op. cit., 1890.

7 Marinella Miano Borruso, “Mujeres zapotecas: el enigma del matriarcado”, Ponencia presentada al XIII Congreso Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas, México, manuscrito, 1998.

8 Cornelia Giebeler, “Juchitán la ciudad de las mujeres: Identidad étnica y fuerza de las mujeres en una sociedad zapoteca”, Guchanchi’reza, 1993, cuarta época, vol. 38, pp. 3-15. La autora hace un análisis de la situación actual de las mujeres en Juchitán; yo trato de rastrear el origen de la participación de las mujeres juchitecas en el ámbito de lo público.

9 Soledad González Montes, “Hacia una antropología de las relaciones de género en América Latina”, en Soledad González Montes (coord.), Mujeres y relaciones de género en la antropología latinoamericana, México, El Colegio de México, 1997, pp. 17-52.

10 Marinella Miano Borruso, op. cit., p. 2.

11 Se podría pensar en la posibilidad de que no existiera la familia nuclear como modelo de asentamiento, pero según las hojas originales en las que fue levantado el padrón de la época, podemos afirmar que sí se trata de casas en donde habitan el papá, la mamá y los hijos. Eventualmente están los abuelos u otros familiares bajo el mismo techo, pero lo normal es que tengan otra casa dentro del mismo predio. De tal suerte que podemos hablar de familias nucleares en donde falta el padre.

12 Florencia Mallon, "Gender and Class in the transition to capitalism. Household and mode of production in Central Perú", Latin American Perspective, 1986, 13-1, p. 149, sostiene que el origen y la dinámica de la subordinación de la mujer se encuentra en las sociedades con relaciones patriarcales. Y siguiendo su argumentación, sostiene que la dominación de clase ha reforzado la opresión de género y la opresión de género ha reforzado la dominación de clase.

13 Soledad González Montes, op. cit., pp. 20-22.

14 Marinella Miano Borruso, op. cit., p. 2.

15 Frank Salomon, Los señores étnicos de Quito en la época de los incas, Otavalo, Ecuador, Instituto Otavaleño de Antropología, 1980.

16 Robert McCaa, “El poblamiento del México decimonónico: escrutinio crítico de un siglo censurado”, en Consejo Nacional de Población, El poblamiento de México. Una visión histórico-demográfica. México en el siglo XIX, México, Secretaría de Gobernación-CONAPO-Grupo Azabache, 1993, pp. 93 y 94.

17 Charles Brasseur, Viaje por el Istmo de Tehuantepec 1859-1860, México, SEP (Lecturas Mexicanas, vol. 18), 1981., Casa de la Cultura de Tehuantepec, en adelante CCT; Javier Meneses de Gyves, Ayer en Juchitán, México, Instituto Politécnico Nacional, 1991, pp. 52-53.

18 Moisés González Navarro, La política colonizadora del Porfiriato, Separata en Estudios Históricos Americanos, México, El Colegio de México, 1953.

19 Hemeroteca de Oaxaca, en adelante HO, El Tiempo Ilustrado, México, 20 de enero de 1907.

20 AGEO, Memorias del Gobierno del Estado de Oaxaca, 1872-1873, Oaxaca, Imprenta del gobierno de Oaxaca, 1873; AGEO, Memoria del Gobierno del Estado de Oaxaca, 1878, Oaxaca, 1878, AGEO, Juzgado del registro Civil, 1882; CCT, Javier Meneses de Gyves, op. cit.

21 Javier Meneses de Gyves, op. cit.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Istmo mexicano
Légende Hemos denominado Istmo mexicano a toda la región ístmica para evitar confusión con la parte oaxaqueña conocida también como Istmo de Tehuantepec.
Crédits Fuente: Elaboración propia
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre Grupos étnicos en el siglo XIX
Légende Fuente: “Lenguas indígenas de México, 1864”, Manuel Orozco y Berra, Historia Antigua y de las culturas aborígenes de México. Con atlas pictográfico y arqueológico (2ª edición), México, Ediciones Fuente cultural, 1954, s/p.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Mujeres zapotecas
Légende Fuente: Carlos Monsiváis (presentación), Foto Estudio Jiménez. Sotero Constantino, Fotógrafo de Juchitán, México, Ediciones Era - H. Ayuntamiento Popular de Juchitán, p. 1
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Población femenina económicamente activa. Juchitán, 1890
Légende Fuente: AGEO, Fondo Censos y Padrones, Serie Padrón General, Sección Juchitán, leg.37, exp. 4, 1890. (La gráfica está expresada de forma exponencial)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-4.png
Fichier image/png, 32k
Titre Vestidos de fiesta de las tehuanas
Légende Fuente: Archivo General de la Nación
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68503/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Leticia Reina, « Las mujeres zapotecas del istmo de Tehuantepec – México en el siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 01 décembre 2015, consulté le 22 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68503 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68503

Haut de page

Auteur

Leticia Reina

Dirección de Estudios Históricos, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México
reina.leticia3@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page