Navigation – Plan du site
Mildred Lesmes-Guerrero

Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX

Editorial Universidad del Valle. Cali, Colombia, 2014, 292 p.
Référence(s) :

Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX. Editorial Universidad del Valle. Cali, Colombia, 2014, 292 p.

[01/12/2015]

Texte intégral

1Examinar el poder de la palabra y reconocer a quienes tuvieron derecho a ella en Colombia durante el siglo XIX y la primera parte del siglo XX es el objetivo implícito de este texto. Gilberto Loaiza Cano organiza de manera cronológica los hechos históricos de corta y mediana duración para encontrar las estructuras societales que se formaron durante este momento. Estas estructuras, para el caso colombiano, se hilan con tejidos ideológicos de toda clase, no sólo de ideas liberales y conservadoras, como lo ha querido hacer ver durante tanto tiempo la historiografía clásica colombiana, sino con ideas como pueblo, nación, república y libertad.

2Este trabajo pretende dar una mirada global sobre el poder de los intelectuales en Colombia desde la Independencia de la metrópoli española hasta bien entrados en el siglo XX. Tarea ardua y que en algunos momentos hace que el lector sienta que es demasiada información en aras de la demostración de la tesis del autor. Sin embargo, a pesar de esta pretensión abarcadora, la tesis queda demostrada y desde el inicio de la lectura se puede ver la importancia y vigencia del poder letrado; del poder político en manos y cabezas de los intelectuales criollos. Luego, queda preguntarse si no se cae nuevamente en la idea fija de que es la elite quien mueve la historia. La organización del texto se hace de manera metafórica utilizando adjetivos que pueden llegar a leerse de manera satírica e irónica, lo cual hace posible ver la posición del autor ante las actuaciones de la élite criolla durante este siglo particularmente. Por ejemplo, en el segundo punto del cuarto aparte – Parte 4, II – titulado La expansión Católica: “Dios tiene su propia librería”, el autor presenta la importación de libros que contenían ideas del ultramontanismo francés durante la segunda mitad del siglo XIX; así como en el quinto aparte: Orden prolongado, orden cuestionado, el desarrollo de lo que Loaiza bautiza como Crisis de conciencia, conciencia de la crisis, es una explicación de la respuesta de las vanguardias al ‘orden’ del mundo durante la década de los veinte del siglo pasado, y su expresión en Colombia con el grupo de Los Nuevos. Estos intelectuales se hacen conscientes del peso de la tradición, del peligro de la revolución y del vacío de la perdida de valores, como lo sucedido antes de la Primera Guerra Mundial en Europa.

La república de los ilustrados

3El movimiento de la Ilustración del siglo XVIII hizo de las suyas de uno y otro lado del Atlántico; Loaiza señala la importancia de la interinidad de España transatlántica, es decir de la no separación de la identidad peninsular de los criollos a causa de la ruptura con la Corona española. El Memorial de agravios de Camilo Torres sería un texto propio de este sentir. Por lo tanto, lo que se cuestiona no es la independencia del Ser criollo sino la posibilidad de regularse, de autogobernarse. De allí que entre 1810 y 1820 se haga catarsis escritural y se redacten los principios de lo que debería ser una república criolla, una república de ilustrados.

  • 1 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y (...)

4Loaiza cita a Francisco Antonio de Ulloa quien en su texto Fundamentos de la Independencia de América (1815) da muestras del gran conocimiento de los letrados neogranadinos sobre la manera de imaginar una nación; de hacer una creación auto representativa debido a la necesidad regular al pueblo. “Las juntas notables que se propalaron en América, antes de enunciar cualquier código legislativo, empezaron por diseñar la condiciones básicas que sirvieran de fuente de autoridad.”1

  • 2 Ibid., p. 31.

5Una de las decisiones realmente revolucionarias, según Loaiza, será nombrar al pueblo, ya que si bien el rey había muerto como fuente de legitimidad, “como poder de delegación de autoridad, emergía el principio de representación basado en el pueblo. El pueblo, por primera vez, escogía a sus representantes esos representantes iban a encargarse también por primera vez, de ejercer la soberanía que el pueblo les había delegado.”2

  • 3 Ibid., p. 33.

6Sin embargo, hay que tener cuidado con la semántica de este término y el autor es justo en los matices para explicar los cambios de significado de lo que se entendía por pueblo. En un primer momento las constituciones políticas redactadas entre 1811 y 18213, permiten ver la importancia de las letras para regular, para ordenar el nuevo mundo. Este tipo de preocupación no fue solamente neogranadina, y allí haría falta que Loaiza trajera a colación lo que este proceso de Independencia significó para los otros países hispanoamericanos.

  • 4 Ibid., p. 44.

7Uno de los puntos en los que la obra hace énfasis y que será el elemento que atraviesa esta investigación es el lenguaje político y su circulación. A pesar de que la imprenta tiene una tardía llegada al Nuevo Reino de Granada (en 1773), Loaiza comenta que en la revolución de 1810 la palabra escrita fue bastión de lucha simbólica de la detención de poder: “Redactar periódicos en nombre de formas de gobierno recién instaladas era fabricar un reconocimiento público, alargar la sombra de la representación política en nombre de la soberanía del pueblo.”4

8El autor señala al pueblo como una ficción que se concretaría en la primera confrontación interna, la guerra civil de Los Supremos (1839-1842). A pesar de la restricción de la libertad de prensa y de publicación desde 1821 y del código penal de 1837, el cual advierte sobre aquellas palabras o escritos que puedan “atentar contra la Constitución o el gobierno Supremo”, el público letrado y al público ilustrado – es decir a aquellos que leen y que escriben – se dieron a la tarea de asirse del lenguaje popular para adherir efectivos durante esta guerra. Así que si bien la ficción del pueblo es efectiva, a partir de la década de los cuarenta, los neogranadinos devienen reales gracias a la necesidad de su apoyo a una un otra causa.

  • 5 Op.Cit., p. 67.

9Para Loaiza Cano la democracia también será Ficción de 1808 a 1839 en la república de los ilustrados, ya que durante este período “se hizo una reglamentación minuciosa del ejercicio de la soberanía, por las disputas entre las manifestaciones de soberanías locales, por la exaltación de la representación como mecanismo legitimador y organizador del ejercicio de la soberanía reasumida por el pueblo5. Queda por preguntarse si este tipo de elaboración mental, es decir, pasar por la ficción, por el ideal de lo que podría ser, sea sólo un caso neogranadino, si no sucedió de igual forma en todos los estados que pasaron esta transición para devenir nación. Realmente en este aparte el autor queda debiendo el concepto de lo que él entiende y asume como Ficción para este momento de la historia.

La irrupción del pueblo

  • 6 Ibid., p. 76.
  • 7 Ibid., p. 77.

10La segunda parte contiene dos elementos referentes a la construcción de la idea de pueblo y a la realización de ésta en los pobladores del territorio colombiano. Uno de ellos, bautizado por Loaiza como el Momento Demagógico Liberal, responde a la inclusión en la mentalidad del notablato – la élite criolla – del artesanado, de los labradores, de los fabricantes, de los mineros, de los progresistas, presentándolos como una coalición de fuerzas dentro de los partidos que llegaron a ser vistos como “factores desvalidos que reclaman el cuidado de la parte ilustrada de esa nación.”6 El momento neurálgico en términos cronológicos será la primera guerra civil colombiana “después de la guerra de los Supremos, la presencia activa del pueblo iba a comenzar a dejar huella en la vida pública, por eso desde entonces puede hablarse de un nuevo contexto de debate público, marcado por una significativa polifonía.”7

11Este tipo de aproximación ya se ha hecho en en la historiografía atlántica y es vista como un lenguaje común durante este proceso histórico, como un eslabón entre lo que fue vivir bajo el imperio y lo que se pretende que es un gobierno popular.

  • 8 Patrice Bret, « Federica Morelli, Clément Thibaud et Geneviève Verdo (dir.), Les Empires atlantique (...)

Malgré la république centralisée de Bolivar, le fédéralisme néogrenadin, « sorte de lingua franca universellement partagée », se pose comme « le tiers élément permettant la traduction de la pluralité institutionnelle et territoriale de l’Empire dans le langage de la souveraineté populaire moderne» .8

  • 9 Ibid., p. 82.

12Sin embargo, a pesar de la conciencia de la existencia de estos sectores, la representación será fallida y los vanos intentos de libertad y democracia solo logran exacerbar “el resentimiento popular en contra de un notablato liberal que había ascendido bajo el impulso de la movilización artesanal del 7 de marzo de 1849.”9

13Loaiza enumera los hechos que conllevan a la toma del poder del 17 de abril de 1854, entre ellos, la contradicción axiológica de imputar la pena de muerte al abogado Raimundo Russi, abogado empírico quien defendía la causa de los artesanos.

14El trabajo de Loaiza contiene algunos matices interesantes, uno de ellos es la interpretación que se hace del pensamiento de Manuel María Madiedo presentada bajo la rubrica El cristianismo igualitario y el radicalismo popular. En uno de los escritos de este ideólogo, próximo al movimiento de los artesanos y a la literatura francesa, se encuentra la defensa del catolicismo como la auténtica doctrina de origen social y popular y, por lo tanto, esencialmente democrática. Así mismo alerta sobre los peligros del protestantismo por presumirse de origen aristocrático, asiéndose a la estructura católica impuesta desde la colonia.

  • 10 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y (...)

15Otro de los matices relevantes de este trabajo es el giro que se presenta en la lectura e interpretación que se hacían de ciertos autores, filosóficos o literarios, y de sus textos. Loaiza Cano ejemplifica este giro de interpretación con el caso del cura francés Robert Felicité Lamennais, quien de ser parte de las lecturas de los católicos intransigentes pasó a ser admirado por los artesanos como el “defensor de los hombres libres.”10

  • 11 Ibid., p. 95-96.

16Este mismo ejemplo sirve como posibilidad para cartografiar el tipo de influencias que desde el siglo XIX tuvo la población colombiana y la aculturación o hibridación que se ha hecho de las diferentes ideas venidas del exterior. Otra de las muestras de este proceso de argucia semántica será el caso del espiritismo y el positivismo: “ …el espiritismo era un fenómeno propio de una visión optimista del progreso científico; es más, podía verse como una prueba de los logros de la ciencia sobre cualquier especulación.11

La invención de la nación

  • 12 Ibid., p. 109.

17En la tercera parte Loaiza Cano concibe la nación como una invención; invención que necesitaba de un soporte real como lo fue el reconocimiento del territorio físico, social y cultural presentido desde antaño por el sabio Caldas. Para ello se hizo venir a uno de los hombres más adecuados para este cargo: Agustín Codazzi. La expedición del territorio contó con una nomina de ilustres criollos, entre ellos José Jerónimo Triana, encargado de los estudios botánicos; Carmelo Fernández, responsable de la iconografía y Manuel Ancízar designado como ayudante principal del teniente coronel. A ello hay que aunársele las descripciones antropológicas y sociológicas que acompañaron el recorrido de estos hombres; Peregrinación de Alpha será el nombre de Comisión corográfica por las provincias del norte del país desde enero de 1850 hasta fines de 1851.12

  • 13 Ibid., p. 103.
  • 14 Op. Cit. p. 111.
  • 15 Ibid., p. 115.

18Dentro de esa invención de nación hubo discusiones bizantinas en las que no logró acomodarse la figura de la nación como tal. Para el autor, la conversación entre “estado moderno y tradición personificada por el sacerdote católico fue intensa y traumática en nuestra historia republicana”13. Este debate se vio encarnado en personajes como José María Vergara, quien expuso un anti-hispanismo hirsuto14; y por otros como el escritor Díaz Castro, quien le enseñaría al ‘notablato’, en términos de Loaiza, el control del proceso escriturario15.

19Otro de los procesos asumidos durante el siglo XIX colombiano será la invención del ciudadano. Para ello fue necesario que los liberales pensasen en la laicidad como elemento que sacara la instrucción religiosa de las aulas. Sin embargo, el autor se pregunta, haciendo referencia a la legislación de 1870, si la moral universal y la instrucción cívica, a través del método Pestalozzi podría remplazar el dispositivo judeo-cristiano católico fijado por siglos.

20El sistema pestalozziano que comenzó a implantarse durante el gobierno de Pedro Alcántara Herrán y con el auspicio del entonces secretario del Interior, Mariano Ospina Rodríguez, en 1845, se basaba en la lectura y la escritura antes que en la repetición y la memorización. A ello habría que asociar los esfuerzos de crear una conciencia de la moral universal con la lectura de Víctor Cousin y su texto Du vrai, du beau, du bien (1837); haciendo la tarea de crear ciudadanos. Así mismo, los radicales adjudicaron especial importancia a las fechas patrias como el 20 de julio o el 7 de agosto; ahora el problema sería sumar estas nuevas a las fechas sacras del catolicismo.

La utopía de la República católica

21Una de las reflexiones del autor que pueden llegar a dar luces de lo que realmente fueron los partidos políticos durante el siglo XIX en Colombia es esta:

  • 16 Ibid., p. 147.

El pensamiento liberal fue un pensamiento de ruptura, que asumió la revolución de Independencia como una fractura entre un antiguo y un nuevo régimen político, que quiso legitimar con discursos, con instituciones y con prácticas el paso de una soberanía fundada en la figura del rey a una soberanía fundad en la voluntad popular. El pensamiento conservador fue, mientras tanto, un pensamiento de la continuidad y de la adaptación. (…) Los conservadores aceptaron con dificultad el paso del rey al pueblo como principio de soberanía; los conservadores sostuvieron de manera sistemática los valores que vinculaban con España y con la Iglesia Católica.16

22Y vale la pena que esta frase sea resaltada porque es una de las grandes cuestiones que no se han tratado en la historiografía colombiana, dejando de lado las implicaciones de este tipo de formación para el siglo XX y XXI; ideas políticas en Colombia que de una u otra manera tienden al conservatismo así su ropaje sea liberal.

  • 17 Gilberto Loaiza Cano, Sociabilidad, religión y política en la definición de la nación (Colombia, 18 (...)
  • 18 Ibid., p. 180.

23No es la primera vez que Loaiza Cano se interesa por el tema de la influencia del pensamiento católico, ya lo ha hecho en otros estudios y ha recalcado la importancia de la utilización de la escritura para la expansión de su doctrina. Este libro es la promesa que ya había hecho el autor en su texto Sociabilidad, religión y política en la definición de la nación17, publicado por la Universidad Externado de Colombia en el 2011, en el cual menciona la importancia de la prensa, de la literatura y, en general, de la apropiación de los medios de comunicación – imprenta en un primer momento, radio y cine después – para crear adhesiones al Catolicismo y al partido que sustentaba su apoyo.18

  • 19 Este termino es utilizado por Pierre Bourdieu en sociología respetando su definición latina de Boec (...)
  • 20 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y (...)

24La literatura cobra un papel relevante en la conformación del Habitus19 del letrado criollo. Los nuevos registros escriturarios permiten ver las axiologías que se estaban viviendo en ese momento. Así mismo, las autobiografías dejan ver la importancia de la creación de personajes, empezando por el escritor que se escribía a sí mismo y se creaba en cuanto personaje dentro del mundo de su narración. Hablar de sí mismo y organizarse en el mundo de ficción permitía, de alguna manera, organizar el caos que se vivía en el mundo real. Además se tenía la intención de que la lectura de esos textos afirmara unos valores específicos, de una sensibilidad, de unos gustos propios de una élite de la riqueza y la cultura.20

  • 21 Ibid., p. 279.

25Otro de los elementos importantes señalados por el autor es la integración de la mujer en la vida académica e intelectual del país gracias al catolicismo; y señala que no fueron las libertades promovidas por la tinta de los ideólogos liberales los que pusieron a la mujer en la escena pública, sino el gran papel que les dio la Iglesia. Para este momento, el autor lleva al lector a principios del siglo XX y a la importancia de los nuevos medios de comunicación – el caso del cine – que estaban bajo el amparo de las sociedades católicas. “Quizá más interesante fue cómo empezó a manipularse en Colombia la novedad comunicativa del cine. Fueron los miembros de la Iglesia Católica los más acuciosos en el fomento de su uso; el cine fue visto, desde 1919, como un instrumento de expansión del discurso religioso católico.”21

Orden prolongado, orden cuestionado

26La dilación de la axiología católica con todos los dispositivos de tradición que desde los primeros atisbos del liberalismo se hicieron ver, sumado a la propaganda de su valores, llegaron a que fuese posible redactar la Constitución de la Regeneración. Para Loaiza es claro que este tipo de cuerpo de valores hizo que la Iglesia católica fuese la rectora del orden moral del país. El problema residió en que no sólo la Ética sino la Estética, sobre todo literaria con la creación de Academia de la lengua, se vieron tocadas por esta regencia, permitiendo que sólo unos casos aparte refutaran el orden, como fue el caso de un pensador como José María Vargas Vila (1860-1933).

  • 22 Immanuel Wallerstein (1930, Sociólogo estadounidense) ha tratado el capitalismo como un sistema que (...)
  • 23 Op.Cit., p. 247.

27Para dar la entrada al siglo XX, el autor hace la presentación de escritores que como Luis Tejada, el grupo de Los Nuevos, las Bohemias -formadas durante los primeros lustros- y la bifurcación de los caminos de lo que era el hombre político-público dan cabida a la formulación de una especialización propia de la inserción de Colombia en el sistema-mundo, en términos de Wallerstein22. El poder letrado se escinde cuando hombres como Luis Tejada, León de Greiff y el grupo de los Arquilokidas se convierten en las últimas voces de lo que era el hombre público, esa mezcla de literato y político. Esta ruptura se sella con algunos suicidios como el del caricaturista Ricardo Rendón y Carlos Lozano Lozano o con el ingreso de algunos de estos intelectuales como enfermos o médicos a la clínica psiquiátrica23; muestra indudable del No a las disposiciones de una de las fases del capitalismo rampante que se tomaba la vida intima, pública y privada de las sociedades latinoamericanas; para Loaiza Cano el cinismo será la marca de este cambio: la única manera de transitar era por las márgenes del establecimiento.

Epílogo

28Para finalizar este trabajo Loaiza Cano escribe un colofón sobre temas relevantes como lo son la modernidad, la modernización, la democratización y la secularización. Estas veinte páginas, si bien no están desconectadas del todo con el trabajo, dejan un sabor de incertitud sobre el papel que desempeñan en el texto. No queda clara la pretensión del autor al hacer estos esbozos. Podría pensarse que es una sugerencia de trabajo o una invitación para profundizar estos temas.

Crítica

29Una de las grandes cualidades de este trabajo es la escritura. El acto escritural de Loaiza Cano hace que el lector tenga un diálogo permanente con el autor y que en las discusiones que se generan pueda encontrar puntos clave para confrontarse y afirmar, confrontarse y objetar.

30Otra de los aciertos de este trabajo es la presentación en forma de resumen de cada parte del texto, lo que hace que el lector sepa el tema y las variantes de éste; permitiendo que se pueda hacer la lectura de cada aparte al estilo de artículo especializado.

31Si bien el epílogo se siente como una apéndice -innecesario como toda añadidura, este bemol aunado a la falta de imágenes – y al no crédito de la imagen de la portada – son detalles que pueden llegar a ser enmendados por una nueva edición. Sin embargo este texto llega a ser una luz en trabajos interdisciplinarios para los historiadores, los sociólogos, los estudiosos de la literatura y de la filosofía, y en general para todos aquellos que deseen conocer, discutir y encontrar ejes problemáticos para entender las relaciones del poder y de las letras durante cien años de la historia de Colombia.

Haut de page

Notes

1 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX. Editorial Universidad del Valle, Cali, Colombia, 2014, p. 29.

2 Ibid., p. 31.

3 Ibid., p. 33.

4 Ibid., p. 44.

5 Op.Cit., p. 67.

6 Ibid., p. 76.

7 Ibid., p. 77.

8 Patrice Bret, « Federica Morelli, Clément Thibaud et Geneviève Verdo (dir.), Les Empires atlantiques des Lumières au libéralisme (1763-1865) », Annales historiques de la Révolution française [En ligne], 365 | Juillet-septembre 2011, mis en ligne le 13 décembre 2011, consulté le 10 avril 2015. URL : http://ahrf.revues.org/12144

9 Ibid., p. 82.

10 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX, Editorial Universidad del Valle, Cali, 2014, p. 95.

11 Ibid., p. 95-96.

12 Ibid., p. 109.

13 Ibid., p. 103.

14 Op. Cit. p. 111.

15 Ibid., p. 115.

16 Ibid., p. 147.

17 Gilberto Loaiza Cano, Sociabilidad, religión y política en la definición de la nación (Colombia, 1820-1886), Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2011.

18 Ibid., p. 180.

19 Este termino es utilizado por Pierre Bourdieu en sociología respetando su definición latina de Boecio y Aquino: estructuras estructurantes estructuradas.

20 Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX. Editorial Universidad del Valle, Cali, 2014, p. 162.

21 Ibid., p. 279.

22 Immanuel Wallerstein (1930, Sociólogo estadounidense) ha tratado el capitalismo como un sistema que ha organizado las especializaciones y la manera de vivir la realidad en el mundo occidental. En este caso, y por la misma vía de análisis de Pierre Bourdieu (1930-2002, Sociólogo francés), se puede pensar en la especialización de los oficios y en la separación indefectible del escritor y del político.

23 Op.Cit., p. 247.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mildred Lesmes-Guerrero, « Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual del Colombia, siglos XIX y XX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 01 décembre 2015, consulté le 24 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68589

Haut de page

Auteur

Mildred Lesmes-Guerrero

Doctorante en Historia y Civilizaciones, París-Diderot. École doctorale 382 (espaces, sociétés, civilisations : pensée critique, politique et pratiques sociales).
mildredlesmes@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page