Navigation – Plan du site
Edwin Cruz Rodríguez

Daniel Ricardo Peñaranda Supelano (comp.), Contra viento y marea. Acciones colectivas de alto riesgo en la zonas rurales colombianas 1985-2005

Universidad Nacional de Colombia-La Carreta, Medellín, 2011, 194 p.
Référence(s) :

Daniel Ricardo Peñaranda Supelano (comp.), Contra viento y marea. Acciones colectivas de alto riesgo en la zonas rurales colombianas 1985-2005, Universidad Nacional de Colombia-La Carreta, Medellín, 2011, 194 p.

[25/11/2015]

Texte intégral

1Esta obra se ocupa de explorar la relación entre las acciones colectivas y el conflicto armado en Colombia, entre 1985 y 2005, conceptualizando y proponiendo herramientas para hacer mensurable el riesgo en el que ellas se desarrollan. El libro, compilado por el profesor del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia, Ricardo Peñaranda, se estructura en dos partes, más introducción y conclusiones generales, y presenta los resultados de una investigación desarrollada por todos los autores y autoras que en él participan.

2La primera parte examina algunos de los problemas conceptuales y metodológicos con miras a la construcción de un índice de riesgo de la acción colectiva en el país. El capítulo primero, a cargo de Ricardo Peñaranda, Gloria Inés Restrepo, Paola García y Carolina Bautista, presenta el marco de categorías y los problemas a los que se enfrentó la investigación. Por su parte, en el capítulo segundo Carlos Guillermo Lanziano presenta una metodología estadística para la construcción del mencionado índice.

3La segunda parte despliega distintos estudios de caso sobre acción colectiva de alto riesgo en localidades que, de acuerdo a los datos usados para la construcción del índice en 95 municipios, llaman la atención por las correlaciones entre violencia y acción colectiva. En estos estudios se ponen a prueba las hipótesis que resultan de correlaciones entre datos de violencia política, en particular la tasa de homicidios, con datos de acción colectiva. Así, el capítulo tercero, a cargo de Ricardo Peñaranda, examina el problema en el caso del movimiento indígena del norte del departamento del Cauca. Carolina Bautista y Diego Carrero estudian el departamento de Arauca en el capítulo cuarto. Seguidamente, Gloria Inés Restrepo se ocupa del estudio de la región del oriente antioqueño. Las relaciones entre acción colectiva y violencia en la conflictiva región e Urabá son analizadas por María Elvira Naranjo y Gloria Inés Restrepo en el capítulo sexto. Finalmente, Federico García examina el caso del Magdalena Medio.

4En conjunto, el trabajo aporta bastantes elementos para complejizar las miradas tanto del conflicto armado como de la movilización social, destacando la diversidad de situaciones que afectan ambos procesos a nivel nacional y regional. Quisiera, no obstante, llamar la atención sobre los problemas a los que se enfrenta la investigación de la relación entre violencia y acción colectiva, puesto que el libro es un llamado a ahondar en su estudio y plantea conceptos, herramientas metodológicas e interrogantes muy relevantes para desarrollar esa tarea.

5El problema nos enfrenta en primer lugar a los límites que se presentan con los datos disponibles en el país. Me refiero en particular a las cifras sobre el conflicto armado y la protesta social. A partir de estas cifras, en el libro se trata de hacer correlaciones entre tasas de homicidios y protestas, que si bien son sugerentes en muchos sentidos, no dejan de plantear problemas.

6Por ejemplo, la tasa de homicidios, a la que se recurre en forma predominante, no siempre es un indicador fiable de la magnitud del conflicto armado para correlacionar con las acciones colectivas o identificar los niveles de riesgo en que estas se desarrollan. Sobre todo porque en los datos que se presentan no es claro si se trata de tasas globales de homicidio o de muertes producto de la violencia política. Incluso si esa distinción pudiera hacerse, las inferencias que podrían obtenerse de su correlación con las magnitudes de la protesta serían muy limitadas.

7De la misma manera, los guarismos sobre la protesta social, si bien como toda estadística permiten identificar tendencias generales, se quedan cortos para informar cómo se pueden relacionar con las dinámicas del conflicto. Especialmente porque las cifras sobre protestas se presentan sin tener en cuenta sus sentidos (adversarios, demandas, reivindicaciones, etc.), lo cual dice poco sobre el riesgo que deben enfrentar. Para explicar este problema es necesario retomar el marco conceptual sobre el que se estructura buena parte de la pesquisa que la obra ofrece.

8Se trata de la hipótesis de Stathis Kalyvas según la cual el ejercicio de la violencia, selectiva o indiscriminada, en una guerra civil, es una variable dependiente del grado de control que los actores armados tengan sobre territorios y poblaciones. Así, los autores de la obra que comentamos infieren que el riesgo para la acción colectiva en parte depende del grado en que el dominio de un actor armado esté consolidado sobre el territorio. De esa manera, habría un mayor nivel de riesgo en territorios en disputa, donde existen mayores probabilidades para un ejercicio indiscriminado de violencia, que en territorios compartidos o dominados, donde la violencia tiene más probabilidades de ser selectiva. Si bien en términos generales la hipótesis se sostiene, el problema radica en obviar los sentidos de la acción colectiva.

9Por ejemplo, una movilización enfrenta un alto riesgo en un territorio dominado por un actor armado cuando este se erige en su principal adversario. Es decir, tratándose de acción colectiva el dominio de un actor armado no se traduce necesariamente en menor riesgo. Incluso cuando las acciones colectivas son promovidas por el propio actor armado pueden revestir un alto riesgo, en este caso, por decidir no participar. Según la teoría, el dominio de un actor sobre una población y territorios determinados aminora las probabilidades de violencia indiscriminada, pero eso no influye lógicamente sobre la acción colectiva. De una parte, porque como antes se afirmó la población puede protestar con alto riesgo para ella en contra el actor que domine. Por otra, porque ese actor puede usar a la población obligándola a movilizarse como ha ocurrido en varias oportunidades en Colombia. Por lo tanto, es necesario considerar los sentidos de la acción colectiva y no solamente la magnitud de la misma. Sin tomar en consideración el sentido de la acción colectiva es muy difícil determinar el nivel de riesgo en que tiene lugar, puesto que el riesgo es principalmente un fenómeno subjetivo, que no debería reducirse a un cálculo de costo y beneficio, concepción que tiende a predominar en la obra.

10Otro problema es determinar el grado de dominio de un actor armado sobre el territorio. Como es sabido, la guerra irregular implica una alta movilidad para los actores armados, no sólo para las guerrillas. Por esa razón, difícilmente se puede sostener que al identificar distintos tipos de acciones violentas sobre el territorio se esté identificando su “consolidación”. Adicionalmente, habría que revisar detenidamente las formas de operación y/o repertorios violentos de los actores armados. En este punto es muy poco lo que puede informar la tasa de homicidios u otras formas de operar violento como indicador del dominio territorial. Además, los grupos armados pueden recurrir a formas de violencia que pese a no ser tan visibles sí generan un alto riesgo para la acción colectiva. Por ejemplo, pueden cambiar las masacres por asesinatos selectivos, o estos por desapariciones, etc.

11Un aspecto que no resulta totalmente claro en el libro es cuál es la utilidad de construir un índice de riesgo para las acciones colectivas. En la obra no se formulan hipótesis explícitas sobre la relación entre riesgo y acción colectiva: ¿a mayor riesgo menores probabilidades de acción colectiva o viceversa? De hecho, el riesgo no parece estar relacionado con las posibilidades de que la acción colectiva se desarrolle y en varios de los trabajos regionales que se presentan se llega a la conclusión de que la acción colectiva tiene lugar en localidades donde ha habido elevadas tasas de violencia. Si se revisan trabajos como los del profesor Mauricio Archila, es posible constatar que, además de la violencia, esas localidades tienen en común el ser regiones muy activas en términos de desarrollo económico. Por tanto, no sólo la violencia actuaría como una variable independiente sobre la acción colectiva, sino tal vez se subordinaría a conflictos de tipo socioeconómico.

12En cualquier caso, el nivel de riesgo no parece aportar luces sobre las causas o determinantes de la acción colectiva, al menos en términos agregados. Habría que ver, en este sentido, cómo se da el paso de las acciones individuales a las acciones colectivas. Por ejemplo, por qué una población determinada decide movilizarse en contra de la violencia en lugar de presenciar el desplazamiento de los individuos que la componen. A eso apuntan trabajos como los de los profesores Boris Salazar y María del Pilar Castillo.

13Con todo, la aparente paradoja a la que arriba el trabajo, al demostrar que en varias de las regiones estudiadas el incremento de la acción colectiva responde a un incremento de la violencia, invita a plantear la pregunta sobre si la represión violenta en esas localidades tiene una especie de “rendimiento marginal decreciente”. Dicho de otra forma, si el ejercicio de la violencia asciende hasta un punto en el cual deja de funcionar para amedrentar a las poblaciones, las cuales emprenden procesos de movilización en ese momento, sin importar los riesgos que eso conlleve. Quizás eso podría explicar dicha paradoja.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edwin Cruz Rodríguez, « Daniel Ricardo Peñaranda Supelano (comp.), Contra viento y marea. Acciones colectivas de alto riesgo en la zonas rurales colombianas 1985-2005 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 25 novembre 2015, consulté le 22 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68635

Haut de page

Auteur

Edwin Cruz Rodríguez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page