Navigation – Plan du site
Débats | 2015
Elsa Gabriela González-Caniulef

Tendrá obligación de llevar un diario de campaña: representaciones de Género y Etnicidad en registros documentales sobre los mapuche, durante la segunda mitad del siglo XIX

Tendrá obligación de llevar un diario de campaña: gender and ethnicity representations in historical documents about mapuche people during the second half of the XIX century
[01/12/2015]

Résumés

La representación de los pueblos originarios ha sido una constante en diversas disciplinas además de la antropología. El presente artículo realiza una aproximación a dos fuentes discursivas presentes en la segunda mitad del siglo XIX (fotografía e historiografía) para exponer las formas en que se reelaboraron narraciones sobre el pueblo mapuche en general y, en particular, sobre las mujeres de este pueblo durante ese período de tiempo. De esta manera, a partir del análisis de los documentos se constatan designaciones atingentes a las categorías de género y etnia al momento en que se construyeron y activaron discursos en función del interés hegemónico.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este artículo forma parte de una investigación financiada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, convocatoria 2014, Santiago, Chile. La investigación amplía resultados obtenidos en una reciente Tesis de Magíster, desarrollada por la autora.

Texte intégral

1El diario de campaña, la bitácora del científico, las notas o el cuaderno del viajero, los informes de exploración, las memorias históricas, entre toda aquella cuantiosa sumatoria que constituye la producción intelectual elaborada durante el siglo XIX, en Chile, conforman diversas prácticas que a la vista actual es posible denominar como etnográficas; a pesar que como disciplina la antropología aún se encontrara en ciernes. Sus principales exponentes fueron viajeros, científicos, militares o representantes de la iglesia, toda vez que ejercieron roles de narradores o escribanos para las emergentes repúblicas. Todos ellos, asimismo, una vez transcurrido el siglo, incidirán en la manera como la elite re-definió, categorizó y se aproximó a la otredad nativa en tanto que, en su calidad de visitantes y narradores-testigos de la Araucanía, proporcionaron descripciones totalizantes sobre los mapuche coadyuvando así a la formación de imaginarios sobre este pueblo.

  • 1 Véase por ejemplo: Montecino, Sonia, Mujeres de la Tierra, Santiago, Ediciones CEM-Pemci. 1984; Boc (...)
  • 2 En efecto “No se trata, en consecuencia, de que la mujer haya estado ausente de la historia, sino q (...)
  • 3 Sobre éstos temas véanse, por ejemplo, diversas reflexiones en los trabajos de: Stuven, Ana María y (...)

2En medio del vasto corpus de descripciones llama la atención las formas que adquirió la representación de las mujeres mapuche en particular. Actualmente, aunque aún son escasos los análisis para dar cuenta como deviene su presencia en las páginas de la historia oficial1, ya que solo recientemente se ha comenzado a revertir la invisibilidad analítica que durante un largo período de tiempo las había vuelto imperceptibles2, es posible plantear dos profundos polos representacionales que pueden ser identificados en torno a la alegoría que convoca su figura. Tales puntos representacionales figuran con mayor o menor énfasis dependiendo de la época y las fuentes utilizadas para el análisis del relato histórico. Por una parte, figuran aquellas alusiones a mujeres temerarias encarnadas en personajes como Guacolda o Fresia y, desde otro polo, mujeres anónimas, sumisas y virtuosas acordes al modelo mariano imperante en gran parte de la colonia y el período republicano3.

  • 4 Gallardo, Viviana, “¿Mujer indígena o discurso español? Una propuesta metodológica para el análisis (...)
  • 5 Véase por ejemplo: Bengoa, José, Historia del pueblo mapuche. Siglos XIX y XX. Santiago, Lom Edicio (...)

3Aún cuando la representación histórica sobre las mujeres mapuche ha sido enunciada por otros y asimismo “el estudio de la mujer indígena resulta doblemente desafiante por ser representante de una doble alteridad: de género y étnica”4, ciertamente, es relevante pesquizar la forma en que han sido elaboradas la formaciones discursivas sobre ellas. En esta aproximación inicial a las formas que adquiere la representación de las mujeres mapuche durante la consolidación del periodo republicano y que es coincidente con el proceso de anexión de territorios mapuche por parte de los estados nacionales, interesa centrarse en aquellos documentos que son de vital importancia para comprender no solo la historia del pueblo mapuche sino también como se constituye la historia chilena como conjunto. En tal sentido, la segunda mitad del siglo XIX constituye un período histórico politico de importancia, ya que es durante esta época cuando, a partir de la irrupción bélica que se inicia a inicios de la década de 1850, se provoca una forma de relación con los mapuche donde no mediarán consideraciones humanitarias hacia este pueblo por parte del Estado chileno o su homónimo argentino, pues su desestabilización definitiva era el horizonte a seguir5.

Tenemos sobre nuestra mesa un lujoso Album

  • 6 Para autores como Gonzalo Leiva la fotografía constituyó un registro de la realidad histórica inmed (...)
  • 7 Se usa esta expresión para aludir a los viajeros exploradores.

4Cuando a mediados del siglo XIX se desarrolló la empresa de inventariar, sumar, consignar los eventos históricos, los territorios y, asimismo, los recursos naturales y habitantes de la nación, en Chile se hacieron manifiestas descripciones complementarias a las habituales narraciones escritas de la época. Tomó lugar la fotografia y su incidencia es visible al observar los informes de exploradores para los incipientes ministerios, la historiografía y los incontables textos que plasmaron las costumbres locales, ya sea de criollos o pueblos originarios. Este singular impulso se vió favorecido debido a que la fotografía facilitaba el trabajo de elaboración inconográfica que en época colonial era realizada a través del dibujo, el grabado o la pintura6, sustituyendo así a dichas técnicas. En efecto, las indicaciones para los surveys7 de la Araucanía eran claras:

  • 8 Vidal Gormaz, Francisco, “Envío de una comisión científica a lo interior de la Araucanía”, en Anale (...)

“Otro tanto hará Ud. con el fotógrafo de la espedición, indicando a éste los mejores temas de estudio a mostrar los relieves topográficos del terreno, como a los que sirvan para perpetuar los mejores tipos de la raza indígena, de sus habitaciones, parlamentos, embarcaciones, ruinas, etc”8.

  • 9 O al menos eso es lo que trataron de contarnos los exploradores del siglo XIX, estableciendo contin (...)
  • 10 Véase Pereira, Eugenio, “El centenario de la Fotografía en Chile 1840-1940”, Boletín de la Academia (...)

5El trabajo de representar a la otredad nativa mapuche junto con ser una tarea fascinante, en algunos casos arriesgada y, en otros, compleja o difícil9 no solo consistía en describirla sino que, adicionalmente, constituyó una poderosa herramienta para deslizar y justificar la ideología imperante en relación a los sujetos indígenas, tal como se observa en el impacto inmediato de estos trabajos. Por ejemplo, en 1880, solo 30 años después que comenzara a propagarse la práctica fotográfica en Chile10 se expresaba:

  • 11 Vicuña Mackenna, Benjamín, La Patagonia: estudios jeográficos i políticos dirijidos a esclarecer la (...)

“Tenemos sobre nuestra mesa un lujoso Album de la Patagonia (…) i en una elegante dedicatoria que acompaña a su primera pajina, se nos hace el honor de atribuirnos la realización de este retrato fiel de los patagones i de sus tierras, que los amigos de ver las cosas como son i no como quisieran que fuesen, harian bien en consultar antes de formar su juicio definitivo sobre el futuro imperio patagónico”11.

  • 12 Saavedra, Cornelio, Documentos relativos a la ocupación de Arauco. Santiago, Biblioteca Fundamentos (...)
  • 13 Para profundizar, véase el trabajos de: Mason, Peter, Deconstructing America: representations of th (...)
  • 14 Un “pensamiento aplicado” o encarnado, en palabras de Taussig, apunta al resultado o la consecuenci (...)
  • 15 Un acto performativo “no es primariamente teatral; en realidad, su aparente teatralidad se produce (...)

6Para contextualizar, cabe señalar que para Benjamín Vicuña Mackenna -quien dejó huellas significativamente racistas en sus obras- los habitantes del extremo austral y los mapuche en particular constituían un reducido grupo de salvajes y, en tal sentido, tal como lo expresaba el político y militar Cornelio Saavedra durante la misma época, no merecían “las mismas consideraciones que los pueblos civilizados”12. De tal manera, en forma paralela a la fotografía, el relato histórico actuó como conductor de manifestaciones proselitistas, pormenorizadas alusiones biopolíticas e incontables descripciones que sorprenden por su riqueza expresiva y por la forma en que se fue fraguando la composición étnico visual13. En efecto, es a través de estos géneros de pensamientos encarnados14, donde actualmente es posible encontrar manifestaciones de actos performativos15 que en su iterabilidad o carácter de repetición van a consolidar representaciones a partir de la marca étnica mapuche.

  • 16 Sobre análisis de este tipo de fotografías véase, por ejemplo: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. (...)
  • 17 Véase, por ejemplo: Badía, Sara, “Las fotografías de Rafael Castro y Ordoñez”, en Sagredo, Rafael y (...)

7Tal hecho se advertirá con mayor o menor énfasis en las imágenes capturadas por los “Fotógrafos de la Frontera”16, así como en las fotografías de otros exponentes de este género -por ejemplo, el fotógrafo de la Comisión Científica del Pacífico, Rafael Castro-, quienes retrataron a los mapuche y otros pueblos originarios. Todas sus capturas contienen un elemento adicional común: la representación de la raza como un valor preponderante sobre cualquier otro tipo de identificación personal o rango social del retratado en las imágenes17.

  • 18 En este sentido, “la sujeción remite a los sujetos como efecto de las estructuras y/o de las posici (...)
  • 19 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos, Santiago, Imprenta Chilena, 1861, p. 64.
  • 20 Reuel Smith, Edmond, Los Araucanos o notas sobre una gira efectuada entre las tribus indígenas de C (...)
  • 21 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía. Descubrimiento i conquista. Pacificacion definitiva i campa (...)

8De esta manera, los cuerpos de los nativos constituyeron la materialidad favorita para la sujeción bajo el tamiz que organizaba la composición social ideal y la procedencia genética admisible en las florecientes naciones18. Por ende, las doxas heredadas del período colonial y el debate que intentaba establecer quienes habían sido los verdaderos héroes en la guerra de Arauco, y la condición humana de los indios, constituyó un preámbulo discursivo exitoso, pues cuando en el siglo XIX comenzaron a publicarse relatos que incluían descripciones fisiognómicas, éstos no resultaron extraños para el pueblo que consumía las obras destinadas a establecer de cara el futuro republicano aquella “verdad comprobada por la historia”19. Tales relatos cumplían el objetivo de mostrar las formas en que dichos seres alejados de la civilización se comportaban o se veían en el cotidiano, y osciló entre aquellos para quienes los mapuche de la época les desilucionaba “porque no correspondian a mi concepto de la gente indomable descrita por Ercilla”20, y aquellas descripciones que otorgaban continuidad a las descripciones proporcionadas por Ercilla o por Olivares en la época colonial puesto que ''continuan siendo las mismas''21.

9A partir del exámen de diversas fuentes documentales de la segunda mitad del siglo XIX surge evidencia sobre estos debates respecto de los mapuche, distinguiéndose además que las designaciones de género adquirieron valores preponderantes al momento de definir el modo en que se construyeron las representaciones:

  • 22 Anales de la Universidad de Chile, La Araucanía i sus habitantes, Boletín de Instrucción Pública, T (...)

“Los indios en general son de mediana estatura, gruesos, bien formados, ajiles, poca barba, color trigueño i revelan en su mirada no escasa inteligencia. Sin embargo, los hábitos de ociosidad i el abuso del licor hacen a los hombres incapaces de toda otra ocupación que no sean la guerra i el pastoreo. Las mujeres, al contrario, manifiestan un carácter suave, laborioso, i descubren sentimientos de ternura de que no las creería capaces”22.

  • 23 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes. Recuerdos de un viaje hecho en las provincias meridio (...)
  • 24 “Los araucanos son generalmente robustos, bien formados, ajiles, poca barba, color cobre claro, i d (...)

10Este texto, que no figura con firma, aunque en su título contiene una importante similitud con una de las obras de Ignacio Domeyko23, será recogido en casi completa exactitud cuatro años más tarde por Recaredo Santos Tornero24 para referirse a los mapuche, observándose una asombrosa continuidad en la forma de re-presentarlos. Tal como se avisora, en este tipo de descripciones es posible encontrar diversos vestigios discursivos que expresan algunas pistas sobre las mujeres mapuche. Y aunque en tales las descripciones las mujeres emergen en la nebulosa de los parajes y narraciones sobre las costumbres de los “indios” de la araucanía su enunciación no está exenta de contener marcadores de diferencia.

Siempre engalanadas con caprichosas i ricas joyas de plata

11De manera importante el discurso hegemónico del siglo XIX intentará fijar a las mujeres mapuche en una categoría que a ratos evoca similitudes al género femenino pero al mismo tiempo las posiciona en un lugar distinto a otras mujeres al acentuar su marco cultural de referencia. Así, las mujeres mapuche emergen en el relato oficial como mujeres anodinas que parecen convocar sentimientos compasivos, puesto que en la generalidad que encarnan:

  • 25 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 50.

“Las mujeres araucanas son pequeñas y delicadas de facciones; quieren entrañablemente a sus maridos e hijos; son humildes, modestas, recatadas; su semblante está bañado de una afectuosa melancolía. El tono de su voz es blando, de manera que cuando hablan parece que cantan”25.

12Pero hay más, con frecuencia la referencia al lugar de la raza de proveniencia se infiltra no solo para destacar los rasgos fenotípicos sino para dar cuenta de costumbres exóticas a la vista de estos hombres-testigos de la época; quienes, cuando se trata de narrar este tipo de cuestiones, emergen en los relatos como observadores casuales:

  • 26 Señoret, Manuel et al. “Esploracion del Rio Bueno i Lago Ranco (por el teniente 2º Manuel Señoret i (...)

“Hacia el medio dia, sin esperarlos i sin intención de nuestra parte, tuvimos el sentimiento de sorprender a numerosas indias que en plácida confianza hacían su habitual policía; retozándose unas en las frescas aguas del lago i otras sobre el verde prado arrancaban el vello a su cuerpo, que a tanto creen llevar las jóvenes araucanas el aseo que siempre apetecen i que merecen con justicia. Lucían sus mórbidas formas sin velo alguno, i en verdad que muchas de esas ninfas de Ranco afirmaban la fama de su belleza un tanto mas que relativa”26.

  • 27 Sobre el uso peyorativo del concepto indio en Chile véase por ejemplo: Gallardo, Viviana, et al. “I (...)

13Hasta aquí las descripciones pueden contener similitud con otras narraciones sobre mujeres nativas o indias27 de América Latina, sin embargo, las cosas se complejizan cuando se traspasa al lector información que refiere a los modos en que esas mujeres mapuche se insertan en la colectividad social.

  • 28 Se refiere a un marino español de fines del siglo XVIII, quien proporcionó bosquejos y descripcione (...)
  • 29 Juliet, Carlos, “Informe del ayudante de la comisión esploradora de Chiloé i Llanquihue, don Carlos (...)

“Moraleda28 acusa a los hombres de perezosos e indolentes i dice que con tal exceso, que casi puede decirse, que en oprobio del propio sexo, subsiten a espensas del sudor i fatiga que las mujeres emplean en telares, sembrados i playas; no obstante que parecen tener bastante resistencia para todo trabajo material pesado”29.

  • 30 Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Op. Cit.
  • 31 Es decir aquellos discursos y representaciones que operan y/o se legitiman en una sociedad, de acue (...)

14A partir de los sucesos acontecidos con el pueblo mapuche durante este período es posible comprender esta forma de enunciar a las mujeres mapuche no solo como elemento extraordinario que proporciona dinamismo y realza la centralidad del relato original, sino como formando parte de una intencionalidad a ratos cuidadosamente estudiada. Por consecuencia, las descripciones de mujeres dúctiles, que encarnan los roles de género validados en la época30, figurará como uno de los puntos de entrada en el discurso para justificar las empresas civilizatorias que necesitaba el país para entrar a la modernidad. En contraposición, la barbarie y el salvajismo que encarnan los hombres será otro. Los recursos discursivos, entonces, aparecen asociados a la intención de provocar efectos de verdad31 sobre lo que en la mirada hegemónica constituía la alteridad mapuche en la época.

15Es así que a modo de corolario, en forma paralela a estas narraciones, es posible encontrar imágenes capturadas durante la época que intentan dar cuenta de la división del trabajo o la organización social de los mapuche en estrecha consonancia con algunas de las descripciones revisadas:

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 136.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 167.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 111.

  • 32 Se ha señalado que una imagen “es más que un producto de la percepción. Se manifiesta como resultad (...)
  • 33 Smith, Edmond Reuel, Los Araucanos o notas sobre una gira efectuada entre las tribus indígenas de C (...)

16En las fotografías sobre los mapuche los hombres no desempeñan ningún rol particular; éstos continuamente emergen en conjuntos agazapados o emulando autoridad en los casos donde no se simula la escena de la borrachera o el palín. Al contrario, las mujeres frecuentemente alhajadas asoman en las fotografías realizando labores domésticas o asociadas a la maternidad, transmitiendo candidez. Por consecuencia, la circulación de lo araucano (mapuche) como signo aparece cuando se insinua la falta de dignidad de los sujetos retratados(as), prevaleciendo uno por sobre todo: la condición de sumisión y esclavitud de las mujeres. Un signo que remitía a las representaciones y el ideario social que sobre los mapuche se gestaba en la sociedad chilena del siglo XIX también en el campo de la historiografía, corroborando, así, que en tanto producto cultural la fotografía coadyuvó a la estandarización de imágenes mentales y físicas de la época32. Por ejemplo, fijando la mirada en las narraciones vinculadas a la división del trabajo en la sociedad mapuche, se decía que: “Las mujeres parecían estar siempre ocupadas en alguna faena domestica. Algunas cocinaban para sus maridos siempre hambrientos. Otras desgranaban trigo que había quedado en las espigas después de la trilla”33.

  • 34 Orrego, José Manuel, Memoria sobre la civilizacion de los araucanos leida el once del corriente ant (...)

17Este antecedente conecta al impacto generado por la escenificación visual y la representación de los mapuche que se comenzó a producir en gran escala durante el siglo XIX y que ha circulado, desde entonces, en diversos medios portadores de imágenes: en tales registros las mujeres mapuche, además, forman parte de una colección singular que fascinó cuando se debió dar cuenta de ellas. Así, a la modestia habitual, el virtuosismo y el recato incuestionable elogiado por los representantes de la iglesia, quienes no dudaban en señalar que las mujeres mapuche “Son honestas en su vestido, que se compone de una especie de saya y un manto largo de sayal azul prendido con un tosco prendedor de metal blanco''34, figuraron otro tipo de descripciones. Son las narraciones que denotan miradas centradas en fragmentos del cuerpo de las mujeres mapuche y que circularon en la historiografía de este período:

  • 35 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes... Op. Cit., p. 53-54.

“su traje es largo, modesto, de color negro i le cubre todo el cuerpo dejando solo los pies i los brazos descubiertos. En dos hermosas trenzas divide su pelo, que entreteje con mil cuentecitas de vidrio, y con ella ciñe su angosta frente a la manera de los tocados o turbantes de las mujeres de Asia. Mucha chaquira i cascabeles en el cuello i pecho, grandes prendedores de plata i brazaletes de chaquira en los piés i brazos, hé aquí los adornos con que satisfacen su gusto mujeril i su natural propension a la compostura”35.

18Quien escribe es Ignacio Domeyko, uno de los importantes viajeros del siglo XIX que realizaron excursiones en el sur de Chile y que legaron detalladas narraciones aportando datos de reconocimiento del territorio y de las poblaciones que lo habitaban. Domeyko, junto a otros hombres extranjeros (tales como D’Orbigny, Treutler, Reuel Smith, Verniory, entre otros), formó parte de los viajeros-exploradores que llegaron al país contratados por los gobiernos de turno para integrarse a trabajar en diversas áreas de investigación científica o desarrollo de infraestructura que el Estado chileno requería en la época. Algunos de estos viajeros son quienes – en comparación al común de las descripciones elaboradas por otros sujetos durante este siglo – dejaron narraciones sobre las mujeres mapuche plagadas de detalles excepcionales. Al respecto, véase la siguiente descripción de Edmond Reuel Smith quien también viajó por el territorio mapuche:

  • 36 Smith, Edmond Reuel, Los Araucanos... Op. Cit., p. 117-119.

“Los colores que usan para pintarse la cara son el negro y el rojo (…) El negro se usa para hacer resaltar las cejas -(las cuales se arrancan, dejando sólo una línea delgada)- las puntas de las pestañas y las ojeras, de la misma manera que lo hacen las mujeres del oriente emplean la henna (…) Los tocados femeninos, compuestos enteramente de cuentas de varios colores, arregladas de tal manera que forman dibujos, me parecian muy bonitos. Caen por la frente y cuelgan sobre los hombros y espaldas y llevan como guarda una hilera de dedales que suenan como cascabeles (…) El cuello se circunda con un collar de cuero tachonado de plata. Un número de hileras de cuentas de variados colores caen sobre el pecho, como tambien pesos fuertes, dedales etc. (…) Para completar sus encantos llevan grandes zarcillos también de plata. Por lo general el pintarse y ataviarse de joyas es considerado distintivo del bello sexo; pero no lo es exclusivamente”36.

19La descripción de Reuel Smith, además de resultar prolija en la entrega de detalles concerniente al tipo de moda y maquillaje que habrían usado las mujeres mapuche del siglo XIX contrasta notoriamente con la descripción que realizó el presbítero José Manuel Orrego solo un año antes que el viajero publicara su libro.

  • 37 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia (1862-1863). Buenos Aires, Ed (...)

20Junto a ello, la fragmentación del cuerpo realizada da cuenta de las sujeciones que para la performatividad sobre lo mapuche resultó más dúctil, a la vez que revela el orden simbólico que subyace en el lento y soterrado proceso que se venía forjando en América Latina desde la Conquista para nominar la alteridad. Fue así que el cuerpo -en tanto materia propicia para abordar la empresa taxonómica- y la indumentaria que lo cubría, fueron centrales para que los surveys de la araucanía fijaran su atención al momento de hablar sobre las mujeres mapuche, estableciendo diferenciaciones de género y raza. Adicionalmente, en ciertas mujeres, se hacen presentes elementos de diferenciación más amplios a la vista de esos hombres, para quienes por ejemplo “el lujoso atavío de una de las indias”37 – en específico, las joyas – contituyó un elemento para denotar la estratificación social que percibieron en la sociedad mapuche durante la época:

“Las indias usan el mismo chamal, i a más un manto (iculla), que se prenden en los hombros con una agujas que denominan thapelues. Las mujeres de los caciques se distinguen por el adorno que llevan en la cabeza hecho de varios avalorios (llameatu), del que pende una sarta de cascabeles o dedales, que hacen gran ruido al moverse.

  • 38 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 15

Otro tejido de las mismas chaquiras les adornan las piernas i los brazos, a guisa de braceletes. Las casadas llevan dos i las solteras uno. Cuando son pobres los usan de hilos de lana”38.

21Aún cuando el cuerpo, los accesorios y/o el maquillaje de las mujeres, aportó matices a las descripciones de los surveys, en tanto aportaban datos casi anecdóticos o pintorescos, recuérdese la variación que proporciona el relato al contraponer las referencias al modo de vestir de las mujeres mapuche en voz de los misioneros. En ellos la descripción de las mujeres y sus vestimentas era superficial y no solo prescindía de referirse al cuerpo en específico sino que adjetivaba el vestuario de éstas tornandolo un prototipo ejemplificador y moralizante.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 126.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 148.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 198.

  • 39 Véase por ejemplo: Lamas, Marta, “La Antropología Feminista y la categoría de género”, en Lamas, Ma (...)

22Como se observa las designaciones de género permiten observar el significativo número de representaciones que, a partir de la diferencia sexual, son concomitantes con los mandatos o prerrogativas establecidas para hombres y mujeres en función de esa diferencia39. De ahí que, en el relato histórico, la identidad de género de las mujeres indígenas quedara situada en los mandatos universales de género que regían para las mujeres no indígenas.

  • 40 Véase, por ejemplo: Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la di (...)

23Este aspecto revela un tema central en esta aproximación al tema, a saber: las representaciones de las identidades y sus características específicas, tanto en su expresión ostensible como en el ideario tácito que se le atribuyen a éstas, forman parte de un proceso encauzado significativamente desde un saber/poder hegemónico40.

  • 41 La performatividad “tiene que ver con la capacidad de agencia en lo que hace a recrear puntos de es (...)
  • 42 Respecto de la fotografía exótica se ha dicho que en ella “el otro, anónimo, apenas protegido por u (...)
  • 43 Toledo, Victor, “Imágenes de la Frontera…”. Op. Cit.
  • 44 Aún cuando el contenido simbólico individual de la fotografía contenga evidentes influencias de una (...)

24De lo anterior se desprende que la noción atingente a performatividad41 es crucial para abordar la producción del relato histórico así como las fotografías étnicas, exóticas o etnográficas42, toda vez que en tanto acciones objetivantes no operan en forma aislada sino más bien en contexto de relaciones de poder, cuya toma de elementos simbólicos cumplen la función de hacer resonancia y el subsiguiente traspaso en la sociedad43. Se configura, entonces, un sistema o modelo representacional. Tal modelo de la otredad se vale de la iterabilidad para ir cimentando y legitimando doxas sobre los sujetos mapuche aunque sea de manera soterrada44.

Las mujeres son las que sirven

  • 45 Véase por ejemplo: Said, Edward, Orientalismo… Op. Cit.; Foucault, Michel, Microfísica del Poder… O (...)

25Las influencias del etnocentrismo y el ethos epocal en los imaginarios sociales ha sido descrita por múltiples autores45 quienes, al consignar la existencia de sesgos en la mirada o forma de observar la alteridad que tuvieron los científicos e intelectuales que actuaron como imagineros, comprueban formas en que se diseñaron y activaron elaboradas representaciones sobre la otredad. En forma análoga, tal aspecto se advierte en la estructura narrativa sobre los mapuche, donde la intemporabilidad y el carácter de repetición de los textos – que se han constituido en canónicos – demuestran el modo en que una mirada etnocéntrica y hegemónica puede actuar como filtro para determinar lo que se dice u omite al momento de describir una cultura lejana, ajena o exótica, o un fenómeno social particular. Tal como se ha señalado la representación del espacio doméstico mapuche es concomitante con las designaciones de género y ésta se acrecienta más cuando los observadores de la época describen las normas del protocolo mapuche:

“El mayor decoro se observa en todo este recibimiento: las mujeres son las que sirven; pero en silencio, con modestia, con ojos vueltos al suelo: nadie les dirije la palabra, nadie entra adentro de la casa, ni mira en el interior de ella, como que temieran perturbar la paz i tranquilidad domésticas.

  • 46 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 51.

Orden, severidad i disciplina parecen reinar en el interior de la familia: los hijos sumisos a sus padres, las mujeres ocupadas, unas en cuidar a sus chicos, otras en el servicio de la cocina, otras continuamente hilando la lana i tejiendo la ropa”46.

  • 47 Báez, Christian, La Prisión de las Palabras… Op. Cit.

26Todas estas descripciones se vinculan a lo que se ha denominado “la trilogía "étnica" telar-ruka-jinete”47 que se hace visible en fotografías del siglo XIX como las siguientes:

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 147.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 222.

  • 48 Báez, Christian, La Prisión de las Palabras.... Op. Cit., p. 51.

27De acuerdo al certero análisis de Báez, efectivamente, esta trilogía étnica es la descripción mas común de lo típicamente mapuche, es la representación menos versátil y, tal vez, por efecto de esa misma performatividad reclama su autoridad en tanto representación. Así, la composición “es lo suficientemente representativo de lo mapuche: la mujer teje y el hombre con poncho en su caballo, los roles están claramente demarcados. La ruka, el fondo "étnico", viene a indicar lo inequívoco de la identificación del origen de los personajes de la fotografía”48. En el campo de las narraciones historiográficas, una descripción que ilustra tal hecho es la que sigue:

  • 49 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 20-21.

él trabaja bateas, platos i cucharas de palos, vasos de asta, cestos o canastas de toda calidad; teje riendas, jáquimas, cinchas, collares i otras muchas piezas para las monturas. La india hace platos, ollas i cántaros de greda común; teje mantas, carolas, chaños i todo lo demás que se ofrece para el vestido de la familia. Estas manufacturas o productos de su industria las reservan para su uso, i el sobrante para permutarlo o venderlo en los pueblos de la línea49.

  • 50 Para profundizar, véase: Poole, Deborah, Visión, raza y modernidad… Op. Cit. La autora citada plant (...)

28Las formas en que han sido retratadas las mujeres y el modo en que la imagen ha servido como valor de uso, a partir de su función representacional50, permiten comprobar que, con la circulación de las imágenes y la exaltación de arquetipos vinculados a lo femenino que tuvo lugar en ellas, se activó una performance de género actuando como correlato de las designaciones de este tipo. Es decir, a partir de la producción a gran escala que por ejemplo permitió la fotografía, dadas las características de accesibilidad para su reproducción, proliferó la representación de las mujeres mapuche en forma concordante a los arquetipos de género circulantes en Chile durante la época.

29Una continuidad con este tipo de representación se encuentra en las descripciones narradas por el presbítero José Manuel Orrego quien, además de adjudicar un rol primordial a las mujeres mapuche en la economía de este pueblo, añadió singulares matices al relato que se instauraba como oficial al demostrar mayor severidad al momento de juzgar a los hombres y sus ocupaciones:

  • 51 Orrego, José Manuel, Memoria sobre la civilizacion… Op. Cit., p. 34.

“Las mujeres son las que lo hacen todo, se las ve continuamente trabajando, mientras que el indio lo pasa cuasi siempre ocioso. Sin la mujer, el indio careceria de su brazo derecho, por que ella es la que va a buscarle el caballo, la que se lo ensilla, la que le pone las espuelas; ella es la que tiene la mayor parte en la labor de la tierra y en la cosecha; en una palabra, ella es la que verdaderamente trabaja, y por premio de su trabajo no tiene otra recompensa que el envilecimiento, resultado de la más degradante servidumbre a que la tiene reducida la tiranía de su bárbaro amo, cuyas órdenes o caprichos obedece con la mayor humildad y prontitud. Rara vez se permite una mujer dirijir la palabra, ni mucho ménos tomar parte en la conversacion con los huéspedes que se albergan en sus ranchos, a quienes parece que ni siquiera se atreven a mirar”51.

  • 52 Barros Arana, Diego, Historia jeneral de Chile. Tomo Primero, Santiago, Imprenta Cervantes, 1884, p (...)

30Con todo, será Barros Arana quien a partir de una lectura selectiva de los cronistas (coloniales), sintetizará las diversas representaciones sobre los mapuche. En tal sentido Barros Arana – tal como lo hicieran Orrego y otros – otorgó un rol preponderante a las mujeres en el desarrollo de tareas agrícolas, siendo explícito en manifestar que la conducción y responsabilidad de estas labores recaía sobre ellas en la sociedad mapuche dado que “la mujer era un capital para esos bárbaros. Eran ellas las que labraban la tierra i hacian la cosecha, las que tejian la lana i hacian los vestidos, las que preparaban los alimentos i las bebidas, miéntras los hombres vivian en la más completa ociosidad”52.

31La descripción consignada para la posteridad por Barros Arana merece ser analizada con mayor detención no solo por destacar a las mujeres en forma gravitante sino, además, por la manera en que contrapone a éstas respecto de los hombres mapuche. No es de extrañar, entonces, que por la misma época otro narrador exprese:

las indias llevan el peso del trabajo en las rucas i fuera de ellas; siembran i cosechan, van al monte en busca de leña i a los manantiales por agua, sitios donde el amor las asecha, i rinde casi siempre.

  • 53 Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 149.

Asi, al cruzar los bosques, se las encuentra serenas, entonando alguna triste melodia; el hacha en alto, al pie del majestuoso i elevado pellin, que después de algunos instantes, cede con gran estrépito, desgajando las ramas que encuentra a su paso, i llenando la atmosfera, de una nube de hojas; la india apoyada en su arma de trabajo, evita diestramente el golpe, sin demostrar la menor emoción por el peligro”53.

  • 54 Aún más, llama la atención que para la posteridad, cuando se habla de este pueblo, tales labores pa (...)

32Tras estas lecturas llama la atención que en las imágenes captadas por los fotógrafos de la época no quedaran vestigios de este tipo de labores desarrolladas por las mujeres54. En adición a ello sorprende la escasés de análisis histórico durante la época en relación a las formas adaptativas que tomó lugar en la economía del colectivo mapuche; como consecuencia, el aporte de las mujeres quedó obliterado por la visión donde predomina la opacidad de la condición de género en asociación al espacio doméstico y la subordinación.

33Asimismo, los modelos discursivos predominantes fueron aquellos que reforzaban la delimitación de las mujeres en estrecha concordancia con los mandatos de género -que también invocaban las fotografías-, conformando una representación constreñida que operó como medio para reforzar la imagen de esclavitud de estas mujeres; quienes urgían ser incorporadas a la civilización y alejadas de la barbarie a la que eran sometidas por hombres que en suma eran bárbaros y salvajes.

  • 55 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos.. Op. Cit., p. 159.
  • 56 Palavicino, Victorino, Memoria sobre la araucanía por Victorino Palavicino. Un Misionero del coleji (...)
  • 57 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía… Op. Cit., p. 213.
  • 58 Domeyko, Ignacio, Mis viajes. Memorias de un exiliado… Op. Cit.
  • 59 Verniory, Gustave, Diez años en la araucanía 1889-1899. Santiago, Pehuén editores, 2005, p. 63.

34En tal sentido, diversos autores no dudan en referirse a que “la suerte de las mujeres araucanas es mui desgraciada”55, tildándolas en diversas remembranzas del relato histórico, además de “infelices”56 o “sufridas”57. Las razones que justifican tales apelativos frecuentemente descansan en la organización social, contexto que para estos observadores aportaba indicios respecto de que:la mujer india es esclava, o cuanto más, criada de su marido, comprada por él a su padre a precio convenido, destinada a trabajar”58. En suma “La mujer es la propiedad absoluta del hombre”59.

35Estos apelativos, junto al ideario racial impregnado de doxas desfavorables, fueron un marco propicio para deslizar numerosas disquisiciones respecto de la estructura social que, así, aparecían como elemento propicio en el discurso para justificar las empresas civilizatorias. De ahí que, durante la época en que Cornelio Saavedra obtenía la primera autorización oficial para ocupar la Araucanía, se propagaba este tipo de alocuciones:

  • 60 La Revista Católica, "Los araucanos III”, Santiago, Imprenta de la Opinión, 1859 p. 113-122.

“Las mujeres que componen la mitad de este pueblo singular, recibirían sin mayor dificultad el cristianismo y la civilización, desde que comprendiesen que por este medio salían de la dura y degradante esclavitud en que los tiene la barbarie”60.

  • 61 Al respecto véase Boccara, en tanto señala que la dominación de las mujeres mapuche “está muy lejos (...)

36Con todo, cabe preguntarse si los textos del siglo XIX ¿sólo presentan una mirada etnocéntrica o aquellas descripciones responden a la existencia efectiva de una práctica donde las mujeres no tenían posiciones de poder?, dicho de otra forma, cabe preguntarse si las mujeres mapuche del siglo XIX ¿contaban con espacios para decidir sus destinos en posición de completa autonomía? De acuerdo a los antecedentes que aportan las fuentes consultadas y recientes investigaciones todo indica que no, que las mujeres mapuche vivieron la dominación masculina. Sin embargo, aquellas narraciones no configuran, en si mismas, un conjunto homegéneo que permita establecer que las sociedades de pueblos originarios y en particular la sociedad mapuche fuera más cruel que otras sociedades “civilizadas” donde se ejecutaron diversas formas de violencia contra mujeres61.

37En efecto, la percepción es distinta para Cox, uno de los surveys del territorio mapuche, quien relativizó y aportó mayor reflexión sobre la condición de las mujeres mapuche:

  • 62 Algunos autores (no todos), tales como Cox, realizaron observaciones diferenciando, a partir de las (...)
  • 63 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales.. Op. Cit., p. 161.

“Se ha hablado mucho de la condicion desgraciada de las mujeres indias. Creo que hai alguna exajeracion en esto. Es cierto que una bloomerista yankee, con sus ideas avanzadas sobre la perfecta igualdad de los dos sexos, veria sus teorias mal recibidas por mis amigos los Pehuenches i Pampas, pero debo decir en honor de estos últimos que nunca maltratan a sus mujeres. Con lo que he observado no puedo creer en todas las falsedades que se cuentan sobre este asunto i atiéndase bien que yo hablo de lo que se pasa entre los Pehuenches i Tehuelches i no de los Araucanos62 a quienes no he visitado”63.

38También, cabe considerar las disquisiciones de Ruiz Aldea cuando establece contraposiciones entre las mujeres mapuche y la situación de las mujeres criollas de su tiempo, cuestionando, por consecuencia, el modo de juzgar al pueblo mapuche:

  • 64 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 75.

Tal es la condición de la mujer araucana; y, sin embargo, ella se reputa tan feliz que no trocaría su suerte por la de ninguna española. ¡Quizás no se considera tan esclava como nos lo parece a nosotros, porque acaso presiente que hay otras que son verdaderamente más dignas de lástima, a pesar del prestigio de la autoridad y del brillo de una corona!”64.

  • 65 Gonzalez-Caniulef, Elsa, El matrimonio desordenado i salvaje: Doxas tras la observación de la polig (...)
  • 66 Por ejemplo, durante este período se corrobora posesión de animales menores por parte de las mujere (...)

39Como colofón, frente a este nuevo escenario, queda abierta la pregunta respecto de la aceptación de la organización social –específicamente, la poligamia- por parte de las mujeres mapuche y las razones por las que en la evidencia historiográfica se encuentra solazado que éstas no solo resguardaban determinadas prácticas culturales sino además incidían en algunas decisiones que se pactaban entre hombres65. Sin embargo, los niveles de incidencia de las mujeres en las nuevas formas adaptativas de la economía doméstica y del colectivo mapuche aún requiere mayor investigación66:

  • 67 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales… Op. Cit., p. 195.

“todo el tiempo del cambalache, el pehuenche consultaba a su mujer, y además, iba a concluirse el trato, cuando la china puso por condición que se le diese algunas chaquiras, so pena de romper el trato. Esto probará que la mujer tiene cierto peso en el menaje”67.

Cada vez que hacia falta sacaba del chamal sus bien torneados brazos

  • 68 Para profundizar véase: Wade, Peter, Raza y Etnicidad en Latinoamerica, Quito, Ediciones Abya Yala, (...)
  • 69 Para el caso mapuche la representación preponderante tiende a la hipersexualización, sin embargo, t (...)
  • 70 Paris, María Dolores, “Racismo y Nacionalismo: La construcción de identidades excluyentes” [en líne (...)

40La hipersexualización que recae sobre un grupo que se torna subordinado por efecto del género o la marca étnico/racial que porta es un hecho que consignan diversas investigaciones. La marca de la raza y la etnia, en forma similar al género, presupone atributos en las personas que conllevan prácticas discriminatorias basadas en doxas68. De acuerdo a ello, diversos autores plantean, por una parte, que los hombres de un grupo identificado con marcas étnico/raciales pueden aparecer como desexualizados o hipersexualizados, mientras la virilidad, frecuentemente, es exclusiva del grupo hegemónico69. Por otra parte, las mujeres de la colectividad que es objeto de doblegamiento o subyugación “suelen ser transformadas en objetos de satisfacción y valoración sexual para los varones de estatus superior”70.

41En el caso chileno la violencia sexual cometida hacia mujeres mapuche ha permanecido silenciada y de cierto modo incluso disimulada. En efecto, en la historiografía decimonónica, con frecuencia, estos hechos no se encuentran consignados en forma explícita. Concretamente, cuando se registran abusos perpetrados contra mujeres mapuche se hace en referencia a épocas pasadas, cuando – para los historiadores republicanos – Chile se encontraba bajo dominio y oprobio de los conquistadores españoles, tal como se aprecia en la siguiente narración:

  • 71 Amunátegui, Miguel, Los precursores de la independencia de Chile. Tomo I, Santiago, Imprenta de la (...)

“Se debía tener por lastimosa calamidad, dice, las vejaciones hechas a los desventurados indios por cuyas casas i haciendas se entraban los soldados, tomándoles sus ganados i sementeras, i aun las mesmas personas para servirse de ellas, i, lo que peor es, las mujeres para otras cosas peores, de suerte que solo en el lugar en que estaban los soldados recien venidos de España juntos con los demás que tenía el maestre de campo, hubo semana que parieron setenta indias de las que estaban en su servicio”71.

  • 72 Para Triviños “el mestizaje lo realizó el varón español, como gesto voluntario, placentero y despre (...)

42No obstante lo anterior, a mediados del siglo XIX – dada la evidencia descriptiva que legó el nuevo impulso escritural historiográfico – así como por el mayor tránsito de surveys con inquietudes etnográficas, afloran algunos indicios respecto de cómo pudieron operar los mecanismos del deseo72 que se constituyeron en alicientes al momento de cobrar tributos sexuales entre los hombres que llegaron investidos de estatus superior a la Araucanía:

  • 73 Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 147. Este narrador también manifiesta (...)

“Las arrogantes hijas de las alegres i boscosas campiñas de la Araucania, son ordinariamente de una estatura mediana, aunque de recias formas; el tipo en jeneral nada ofrece de notable, pero hai un buen numero de simpáticas i hasta hermosas mujeres, de tez color de bronce, ojos Iánguidos, i de preciosos dientes, con una elegancia natural en el andar, dominadas por una timidez pudorosa, que las hace interesantes”73.

43Otra narración que sitúa a las mujeres mapuche en simetría respecto de atributos o estereotipos de belleza es la que sigue:

  • 74 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 55.

''Entre tanto se afanaba en aprontar la cena una bella mujer de ojos grandes, negros, fogosos, i con una cabellera que le descendia hasta la rodilla (…) haciendo solo sonar incesantemente sus chaquiras i cascabeles"74.

  • 75 Por ejemplo, Domeyko también señalaba que las mujeres mapuche eran esclavas de los hombres.

44Un importante aspecto a considerar es que las apreciaciones de Domeyko sobre las mujeres mapuche son excepcionales. Aúnque esta descripción podría conducir a que se le interprete como una personalidad progresista en su época, la escena de acogida en la ruca de un “cacique” (sic) solo trasluce los dilemas que atraviesan el pensamiento de Domeyko respecto de los mapuche. Las disyuntivas se producen en el momento en que como narrador se atreve a mencionar sus fantásticas simpatías por esta mujer mapuche pero, conjuntamente, sigue siendo un implacable observador de las costumbres y modos de vida de sus huéspedes75; quienes parecen captar su atención en virtud de las paradojas que constituye el ser un pueblo valiente, impregnado de honorabilidad, pero a la vez bárbaro y salvaje.

  • 76 Un narrador, por ejemplo, señala el uso estratégico del atuendo entre los hombres mapuche: “Painevi (...)

45Diversos relatos ilustran, entonces, el asombro que para algunos hombres adquirió el reconocimiento de la identidad femenina en los cuerpos indígenas. Adicionalmente, este tipo de descripciones corroboran la mirada en correspondencia a los significados de género que se activaba en algunos surveys del mil ochocientos frente al descubrimiento de la performance exótica que, ante sí, convocaban los cuerpos y el vestuario del pueblo mapuche76.

  • 77 Hurtado, María de la Luz, “Cuerpo y mujer chilena en la urbe ilustrada del siglo XIX”, en Stuven, A (...)
  • 78 Respecto del tema de la desnudez y la recurrencia del cuerpo femenino en la fotografía se ha señala (...)

46Muestras o ejemplos de este tipo de disyuntivas también se aprecia en las imágenes. En efecto, fueron los fotógrafos quienes dejaron graficados algunos tipos de “agenciamientos del deseo”77 en las capturas de diversos biotipos de mujeres indígenas que fueron retratadas en semidesnudez o desnudez completa durante la segunda mitad del siglo XIX78. Para el caso mapuche, por ejemplo, se ha señalado que la fotografía realizada a la joven “Hija de un cacique de la frontera” (sic) insinúa características eróticas pues dados los convencionalismos de la época resulta extraño que una mujer mapuche expusiera sus hombros ante la mirada del fotógrafo representante del ámbito masculino hegemónico.

Fuente: Sagredo, Rafael y Puig-Samper, Miguel, Imágenes de la comisión… Op. Cit., p. 71.

  • 79 Juliet, Carlos, “Informe del ayudante de la comisión…”, Op. Cit., p. 724.
  • 80 Para ver análisis sobre la circulación de cartas de visita del cono sur durante el siglo XIX y su c (...)
  • 81 Cabe recordar que “la ciencia decimonónica se preció de haber podido conformar biológicamente que l (...)
  • 82 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit., p. 115.

47Tal como se ha señalado, en la segunda mitad del siglo XIX las descripciones habituales destacaban la austeridad del atuendo femenino mapuche en tantola mujer, cubre su pecho i hombros con un manto cuadrado de carro o bayeta i una saya del mismo material que desciende hasta la rodilla”79. A partir de ello, de la intromisión, del conducir al espacio público80 el cuerpo de estas mujeres mapuche, resulta consistente pensar que estas imágenes permitieron deslizar invocaciones del deseo y activar fantasías entre los hombres de la época81. De ahí que estas fotografías pueden ser leídas “desde lo exótico, lo erótico y lo étnico”82.

  • 83 Véase Carreño, Gastón, “El pecado de ser Otro. Análisis a algunas representaciones monstruosas del (...)

48Buscando explicaciones a estas prácticas por parte de los fotógrafos, algunos autores han señalado que tras estas capturas fotográficas existe la intención por dotar de algún rasgo humano a las mujeres indígenas. Ello, en un contexto de circulación de imágenes que disfrazaban contenidos eróticos tras el disfraz de lo exótico o de interés antropológico83.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 197.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 233.

49En términos de constructo de género, los cuerpos de las mujeres de raigambre americana no estuvieron exentos de homogenización en tanto fueron incorporados en el abanico de imágenes de connotación erótica, actúando en las imágenes como el soporte material por donde se manifestó el imaginario sexual de la época. Es decir, los cuerpos de algunas mujeres indígenas se tornaron portadores de imaginarios eróticos en función de su género.

50Vinculado a lo anterior véase, por ejemplo, el siguiente relato:

''En un remanso que forma el rio, a pocos pasos del vado, se bañan cuatro o cinco indias vestidas con sus chamales, se zambullen como patos, se asean y juegan en las aguas cristalinas, como en su elemento. La barranca, cubierta de árboles frondosos, forma como la decoracion de fondo del singular espectáculo, y entre los rayos suaves y luminosos del sol de otoño, brillan los ojos, brillan las aguas y brillan los robustos brazos de color de bronce oscuro y los cabellos negros chorreando lluvia cristalina.

  • 84 Errázuriz, Ignacio, Tres razas, Valparaíso, Imprenta de la Patria Calle del Almendro, 1892, p. 40.

Tenemos curiosidad de asistir al fin de este baño al antiguo estilo araucano, para presenciar la confusion de las indias al verse obligadas a salir del agua y a cambiar de ropa a la vista de forasteros y de huincas (….) cuando, al fin, las indias van saliendo del agua, una en pos de otra, no se les ocurre correr al bosque en busca de un escondite o prorrumpir en risas, en gritos infantiles y demas recursos del pudor alarmado. Cada una de las bronceadas ninfas tiene de repuesto, estendida sobre un matorral una camisa blanca y limpia. Al salir del baño, se la ponen sobre la ropa mojada, y ésta cae, un instante después, al suelo. Sobre la camisa se ajustan rápidamente un chamal seco, en que envuelven el pecho, el vientre y las piernas, lo prenden con un gran alfiler de plata, se cubren las espaldas con un segundo chamal seco, que les sirve como de capa, lo prenden sobre el pecho con otro gran alfiler, recojen la ropa mojada, y siguen su camino, con paso de jimnástica, y tan inmutables e indiferentes como si nadie hubiera pensado en profanar con sus miradas el casto baño de estas Dianas de la Araucanía''84.

  • 85 Para profundizar véase por ejemplo: Antillanca, Ariel y Loncón, César, Entre el mito y la realidad. (...)
  • 86 Cabe recordar que el mito que actuó como motor del discurso de la idealización no fue suficiente pa (...)
  • 87 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit., p. 151.

51Este relato se conecta con el discurso de la idealización85 contenido en las narraciones pro-araucanas que circularon a inicios del siglo XIX y que, por cierto, no tuvo directa incidencia en la política protoindigenista de la época86. El discurso de la idealización concibe escenas donde la otredad tan solo es aprehendida en su superficie, su exterioridad, constituyendo una praxis que tiene concordancia con el discurso colonialista en tanto éste se concentra “en convertir al primitivo en un espectáculo. Y esto lo ha hecho en gran parte esa fascinación por el cuerpo, sobre todo el femenino, porque en éste se observa, y atrae, las fuerzas de la naturaleza”87.

52En diversos escritos del período analizado no solo resalta la maestría de los narradores en tanto invocan fantásticas escenas, sino que, en forma conjunta, es interesante la variación que adquiere en el relato la identidad étnica como de género.

  • 88 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía… Op. Cit., p. 209.

''En una de nuestras espediciones, en circunstancias que cruzábamos un vado al lento paso de nuestro caballo por medio de un boscoso matorral, a eso de la una de la tarde, divisamos dieziocho fornidas mozuelas araucanas solazándose alegremente en las bullidoras aguas, haciendo todas ellas alarde de su habilidad en la natacion. Se asian de las manos, i formando rueda, jiraban en torno de un punto dado al son de alegre canto; i de súbito, deshaciendo la rueda, zambullian nadando debajo de las aguas cual cardúmen de peces en direccion a la corriente e iban a aparecer otra vez sobre las aguas a una distancia considerable. I luego tornaban a continuar la misma danza. I en estos pasatiempos transcurrieron no menos de dos horas''88.

  • 89 Butler, Judith, “Actos performativos y constitución del género: un ensayo sobre fenomenología y teo (...)

53Las mujeres son descubiertas y descritas en tanto mujeres pero sin dejar de ser indias, el cuerpo es portador de signos asociados a lo femenino aunque es un cuerpo indio. Este hecho constata que el cuerpo y su ductilidad es un eje central que permite dar cuenta de los significados culturales que pesan sobre el, a la vez que posibilita mostrar su registro en la historia. De ahí que sea importante comprender que “Como materialidad intencionadamente organizada, el cuerpo es siempre una encarnación de posibilidades condicionadas y circunscritas por la convención histórica”89. Las narraciones expuestas, a pesar de intentar omitir la marca étnico/racial de sus protagonistas mediante artificios semánticos de orden fantástico como “dianas de la araucanía” (sic), no logran sortear los modelos de representaciones para las identidades que portan esos cuerpos en la época. Así, la diferencia que ellos encarnan, finalmente, actúa como límite.

  • 90 Honneth plantea que en términos de la interacción social reificación corresponde a “una costumbre d (...)
  • 91 “Territorio mapuche histórico, constituido por el Puelmapu y el Gulumapu*” Marimán, Pablo et al., ¡ (...)

54Las mujeres que son enunciadas desde la sensualidad en el relato historiográfico parecieran contar con un tipo de reconocimiento que, por instantes, las aleja de la condición salvaje; paradójicamente, éste solo tiene lugar a partir de la marca y los roles de género que escenifican en el espacio social mapuche. Estas mujeres, en tanto invocan al espacio universal reconocible, es decir, de lo considerado como femenino, parecen contar con un salvoconducto que asiente su admisión en el espacio simbólico mientras la encarnación de su diferencia, es decir la marca étnico/racial – cuando asoma – queda pendiendo de un paréntesis. La narración, entonces, da cuenta de una reificación de estas mujeres en tanto indias/indígenas90. En tal sentido, vale la pena revisar un par de narraciones en el periodo previo al proceso de ocupación de territorios del Wallmapu91 denominado en Argentina como la “Conquista del Desierto”:

  • 92 Mansilla, Lucio, Una excursión a los indios ranqueles, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1984 [1890], p (...)

''Epumer les indicó a su mujer y sus hijas que se sentaran y mandó que sirvieran la comida.
Obedecieron.
Estaban vestidas con lo más nuevo y rico que tenían (…)
Estaban muy bonitas.
La mujer de Epumer, sobre todo, me recordaba cierta dama elegantísima de Buenos Aires, que no quiero nombrar.
¡Pues no faltaría más; compararla a ella, tan simpática y prestigiosa por la gracia y belleza, por su carácter dulce, su talle flexible como el mimbre, su voz de soprano, que tan bien interpreta los acentos delicados de Campagna, con una china!''
92.

55“¡Una china!” (sic) esa es la expresión que actúa como límite y totalidad a la vez. Para Mansilla las mujeres son convocadas en el relato como dato variopinto, tal como se observa en los relatos de algunos viajeros e imagineros chilenos o extranjeros en la vertiente occidental de la cordillera de los Andes. Estas mujeres aportan datos anecdóticos en las narraciones toda vez que siendo “chinas” (indias), también podían ejecutar una representación que convocaba atributos de gracia o belleza. Así la operación de intento de reconocimiento de estas mujeres en tanto sujeto se ve truncada toda vez que prevalece la distancia que aporta la marca de la identidad étnico/racial y lo que ella encarna.

  • 93 El autor identifica como “araucano” al padre de la adolescente.

56Distinto es el caso del relato del viajero Musters cuando rememora a una adolescente “araucana”93.

  • 94 Musters, George, Vida entre los patagones. Un año de excursiones por tierras no frecuentadas desde (...)

“comí en el toldo de Foyel (…) comida en la que hizo los honores la hija de Foyel, linda muchacha de diez y ocho años con largos cabellos negros y sedosos, que su doncella, una chica tehuelche cautiva, tenía que peinar diariamente como obligación especial. Esa señorita no se humillaba nunca haciendo algún trabajo doméstico, aunque de vez en cuando aplicaba sus delicados dedos a la aguja; su dote de cerca de ochenta yeguas, y la influencia de su padre, hacían de ella, como es natural, un partido muy deseable; pero, hasta el momento de mi partida, la niña había ejercido el privilegio de una heredera rechazando todos los ofrecimientos''94.

57La narración de Musters está plagada de un carácter fantástico. La exaltación de la juventud, belleza, soltería y poder simbólico que detenta la adolescente, en el pensamiento de Musters, la sitúan por analogía con mujeres de una clase social presente en su contexto de proveniencia y son estas características las que destacan como ejes en la narración. La hija de Foyel es doncella, delicada, tiene los cabellos sedosos, una dote significativa y rechaza a los pretendientes… Musters delira. Más allá de la visibilización del estatus social que ella encarnaría ¿es la imagen de una aristócrata la que se intenta hacer emerger en medio de una toldería? Si esto es así implica, entonces, que ¿la identidad étnica de la hija de Foyel queda obliterada por la identidad de género, su posición social o, inclusive, por una fantasía alojada en el pensamiento de Musters?

58La importancia de estas narraciones poco convencionales radica en que aportan heterogeneidad a la red discursiva articulada en torno a la representación de la alteridad que encarnaban las mujeres mapuche. Así, estas distan de ser unívocas en cuanto a los apelativos al ideario semi humano que se atribuía a los mapuche y que prevalecía en la época en que fueron registrados los sucesos que mencionan estos narradores.

  • 95 Se ha señalado que “El control del cuerpo, y el de las mujeres en especial, es una constante a trav (...)

59Sin embargo, en aspectos concernientes a designaciones de género estos relatos son igualmente performativos dado el contenido erótico que toma lugar en los cuerpos de estas mujeres indígenas. En estos relatos el tránsito al reconocimiento de la etnicidad queda subsumido por el reconocimiento que adquiere la identidad de género que subordina a estas mujeres indígenas a un espacio conocido, despojado de abyección, aunque igualmente definitorio y normativo respecto de su sexualidad95.

  • 96 Said, por ejemplo, concluye que el orientalismo –como forma de observancia- fue un quehacer de pred(...)
  • 97 Es decir, el conjunto de representaciones de mujeres mapuche alhajadas, como símbolo de status soci (...)

60Este carácter finito de las representaciones de género tuvo límites preestablecidos, conmensurables desde la mirada masculina, a partir de las posibilidades que aportaban los propios cuerpos. De modo tal, los cuerpos de las mujeres mapuche fueron capturados en la retina y el texto en tanto continuidad de un régimen de identidad de género96. En los retratos capturados por los fotógrafos del siglo XIX, se puede afirmar la existencia de niveles o secuencias de admisión al ámbito del deseo dependiendo de la marca etárea, étnico/racial y, probablemente, de acuerdo a la propia connotación social atribuida a las mujeres97.

  • 98 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit.

61Parafraseando a Rivera98 ciertas imágenes que exponen cuerpos de mujeres indígenas o afrodescendientes que figuran en el panteón erótico del siglo XIX se ubican allí no por constituir una otredad deseada por si misma sino como sustitutos de otros cuerpos; son, finalmente, cuerpos a los que solo bastaba cambiarles el color de la piel.

Se encontraban muchos hombres armados e indios, y además también mujeres

  • 99 Respecto del uso e implicancias de este concepto, véase Pinto, Jorge, La formación del Estado y la (...)

62Existe otro tipo de descripciones que figuran en menor medida. Tales referencias apuntan al rol y apoyo que habrían prestado las mujeres en las campañas militares mapuche. En tal sentido, al describir una expedición de guerra entre distintas parcialidades99 se relata, por ejemplo:

  • 100 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos.. Op. Cit., p. 181.

''Las mujeres, van dejando a un lado los armamentos de los guerreros, preparaban los víveres de que debian tener necesidad para su campaña, i confeccionaban la harina, el charqui a medio tostar i otros artículos de consumo entre los indíjenas. No olvidaban por esto algunos de los medios de precaucion, como ser bebidas narcóticas, veneno i otras sustancias analogas que pudiesen ponerlos a costa de su propia vida al abrigo de la venganza de los vencedores''100.

  • 101 Barros Arana, Diego, Historia jeneral de Chile… Op. Cit., p. 76.

63Este tipo de descripción es marginal en el relato historiográfico del siglo XIX, aún cuando Barros Arana dejara expresado que a los hombres las mujeres mapuche “Los acompañaban a la caza i a la guerra, llevando sobre sus hombros las provisiones para su sustento, i a veces a sus fiestas i reuniones para transportarles sus bebidas”101. En efecto, es importante recordar que con frecuencia este historiador se basó en documentos coloniales al momento de elaborar su producción historiográfica. Por consecuencia, es posible que este relato consituya un anacronismo adicional presente en su obra.

  • 102 Verniory, Gustave, Diez años en la araucanía… Op. Cit., p. 63. También Beauchef aporta algunos indi (...)

64También es posible que Barros Arana no estuviera exagerando, ya que otro observador de las costumbres mapuche consignó este tipo de roles (secundarios) que habrían desempeñado las mujeres en espacios de conflicto bélico; coincidiendo en señalar que “la mujer (…) acompaña al marido a la caza y a la guerra, llevando las provisiones”102. En lo que concierne a la representación visual de este tipo de rol, en el período consultado, no se encuentran imágenes que sean concordantes con este tema: tal vez porque como hecho era marginal o porque no era de interés para los grupos de poder que estaban más preocupados por demostrar la ferocidad y barbarie de los hombres mapuche, principalmente. De manera importante, las propias designaciones de género que operaban entre los fotógrafos es una variable a considerar ante la ausencia de imágenes que contravienen los mándatos de género y el empalme de la escena étnica que legaron a la posteridad.

65Sin embargo, entre la profusión de imágenes de los Fotógrafos de la Frontera figura una captura enigmática donde, excepcionalmente, una mujer enfrenta la cámara en posición protagónica. Ella se encuentra rodeada de hombres que no parecen incómodos con su presencia ni tampoco intentan cuestionar la autoridad que ella proyecta. Esta mujer, a diferencia de la gran mayoría de mujeres mapuche que posaron para los fotógrafos, no lleva joyas y el gran contraste que se provoca se produce al observar su actitud corporal al compararla con una cohibida mujer que está de píe y que pareciera querer huir. Paradójicamente, esta fotografía retrotrae los polos representacionales señalados al inicio de este trabajo: las mujeres temerarias y las sumisas. En suma, una fotografía aparece condensando los principales imaginarios que han prevalecido sobre las mujeres mapuche, revelando al mismo tiempo la plasticidad de la identidad, la huella vivencial individual.

Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 164

  • 103 Por la vertiente oriental de los Andes también se consigna que las mujeres acompañan a los hombres (...)
  • 104 Por ejemplo, en el período investigado cabe destacar que, aunque en forma marginal y a pesar de la (...)
  • 105 Hacia 1860 el impacto de las campañas militares se refleja en los escasos testimonios que existen p (...)
  • 106 El paréntesis es mío.
  • 107 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 32.

66El posible compartimiento de roles o involucramiento en campañas militares por parte de las mujeres mapuche merece ser revisado con detención historizando el contexto de participación en acciones vinculadas a la defensa del territorio mapuche103. Aunque existe numerosa evidencia que demuestra el apoyo de las mujeres para sus respectivos colectivos sociales durante períodos de conflicto bélico104, para el caso mapuche es necesario sopesar el impacto de las campañas militares que recayeron sobre el Wallmapu y el impacto ocasionado en los sobrevivientes de la época, tras lo cual resulta loable que una porción significativa de mujeres también se vieran obligadas a buscar refugio en zonas de resguardo105. En tal sentido, algunas memorias de este período apuntan a que “En tiempo de guerra [la/s mujer/es mapuche]106 no participa de la vida aventurera de su marido, sino que tiene que ocultarse en los bosques, perecer de miseria, caer en poder del enemigo, verse privada de sus hijos i de su país natal”107.

67En efecto, unas décadas antes también Domeyko señalaba los estragos que causaban las campañas militares en el Wallmapu:

  • 108 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 57.

"No menos desgraciadas se hallan las indias en tiempo de una guerra, o invasion de alguna tribu enemiga. Sin participar en la vida activa i aventurera de sus valientes maridos, tiene que esconderse con sus hijos en las impenetrables selvas, en donde prolongándose la guerra mueren de hambre i miseria, o descubiertas, caen en cautiverio”108.

68Hacia fines de siglo, una vez concluida la falaz “Pacificación de la Araucanía” otro testigo (quien, con el paso de los años, sería un diputado de la época) describe en sus memorias de viaje el siguiente panorama:

  • 109 Préndez, P. Nolasco, Una escursion de verano de Angol a Villarrica en los primeros meses de 1883, V (...)

“Varias de ellas estaban con contusiones en la cabeza orijinadas, según nos dijeron, por golpes que les habían inferido los soldados al ir a aprehender a sus maridos. Se conocía que eran mui pobres, pues solo algunas indias usaban esos grandes aros de plata que hemos visto en otras mas acomodadas y que jamas se quitan de las orejas”109.

  • 110 Maas, Cesar, “Viaje a través de las provincias australes de la republica de Chile desde enero hasta (...)

69La conmiseración apabullante que ocasionaba “la triste condición” de las mujeres mapuche110 cuando se analizaba su vida en contextos intraculturales, desaparecía al momento de mencionar los hechos que caracterizaban los momentos de (des)encuentro entre el pueblo mapuche y grupos exógenos a sus territorios. El silenciamiento de la historiografía frente el trato degradante que recayó sobre las mujeres mapuche en nombre de la civilización funcionó como norma y cuando se infiltró este tipo de antecedentes, a través de los testigos de la segunda mitad del siglo XIX, la violencia figuró como naturalizada. Es decir, ante la ausencia de un sujeto indio, bárbaro, salvaje a quien responsabilizar ante la violencia ejercida contra las mujeres mapuche en situación de conflicto bélico, ésta generalmente figuró en el relato histórico sin aspavientos, sin juicios de valor, desprovista de adjetivos contra los agentes que descargaban de tal modo manifestaciones del poder que actuaba en nombre de la civilización.

Reflexiones finales

70El debate sobre los mapuche que atravesó de forma importante el siglo XIX, en particular la segunda mitad de ese siglo, posibilita singulares hallazgos. A partir del análisis de los documentos historiográficos y la fotografía se develan diversos recursos y matices en la cadena discursiva que dan cuenta de los mecanismos a través de los cuales se fueron cimentando imaginarios sobre este pueblo. Es decir, la suma de descripciones proporcionadas no solo expresan la existencia de heterogeneidad de la representación, sino que traslucen la superposición de ideas que son afines al interés de los grupos hegemónicos.

71La articulación/producción de imágenes que contó con mayor validación social desde los espacios de poder, fue aquella que figuraba en consonancia con cierto tipo de narración histórica o discurso político sobre los hombres y mujeres mapuche. En el relato oficial tomaron lugar representaciones que junto con intentar figurar con una marcada legitimidad dieron pie a la configuración de idearios planos y constreñidos. Así, cuando las mujeres mapuche son identificadas como recatadas, castas o deseables y por esa vía se las coloca en un referente de posición idealizado que regía en forma similar para las mujeres blancas y/o criollas, es para refrendar su condición de víctimas frente a los hombres bárbaros y/o salvajes, encarnados por los hombres mapuche. La iterabilidad, el carácter performativo de los imaginarios asociados a los constructos hegemónicos de género y raza operó sobre los mapuche a modo de osmosis.

72Como se ha explicado, este tipo de anclaje social vinculado a género y raza fue posible, entre otros, por la invocación de marcadores identitarios o significaciones sociales reconocibles durante la época. Este tipo de invocaciones situadas desde un discurso universal y escasamente centrado en los sujetos, inevitablemente, niegan la diferencia de las aludidas en tanto apelará a la necesidad de acercarlas al ideario de civilización y progreso que en el transcurso del siglo XIX no implicará un cambio sustancial en las relaciones de dominación.

73Tanto el discurso historiográfico como la fotografía muestran recursos estético-narrativos sobre los mapuche que fueron activados por quienes poseían poder para ejecutar tales dispositivos ideológicos; la clase dirigente-intelectual por una parte, a través de la producción historiográfica, los fotógrafos etnógrafos por otra. Lo anterior es visible en el filtro a que fueron sometidas las representaciones proporcionadas por los agentes de la civilización, entre ellos los surveys, a fin de instaurar aquellos discursos que resultaban concordantes al interés nacional de la época.

74Por consecuencia, en la representación de las mujeres mapuche presente en los documentos del siglo XIX se manifiesta como hecho innegable que éstas no eran reconocidas en su alteridad, ya que en las reificaciones performativas a partir de las categorías de género y etnia que prevalecen sobre este pueblo, el acercamiento es fragmentario y solo a través de su exterioridad, su apariencia. Es decir, el discurso trasluce que los observadores se enfocaban en los marcadores de identidad que resultaban más inteligibles.

75La forma de observar y describir a los mapuche en función de atributos o zonas específicas del cuerpo (físico y social) que re-emerge a mediados del siglo XIX, da cuenta de la importancia que revestía el recurso de la disección sociocultural de la otredad situada en posición antagónica. En efecto, a través de este tipo de recurso era posible inscribir discursividades tendientes a su fijación o transformación simbólica.

76El cuerpo no solo constituía la materialidad de una diferencia, sino que se constituía como un referente de posición que expresaba un locus cultural. Este locus, a la vista de los hombres del siglo XIX, se derivaba de la raza y se expresaba a través de la performance estética que encarnaba la alteridad al ser confrontada con la propia. Desde el saber/poder hegemónico poco importaba que el marco de referencia preponderante también le confiriera autoridad para establecer lo socialmente válido, lo admisiblemente humano; era lo que se perseguía, era lo que posibilitaba transformar la interacción en relaciones asimétricas de poder. El ideario de la otredad visto como el enemigo y como obstáculo a las empresas civilizatorias impulsadas por el Estado-nación adquirió singular relevancia en la trama discursiva.

77En conclusión, las formas en que fueron reificados y performativizados los cuerpos indígenas en Chile formó parte de las huellas que dejó el modelo de dominación simbólico y material colonial por raza-etnia y género, que fue reactivado a mediados del siglo XIX.

Haut de page

Notes

1 Véase por ejemplo: Montecino, Sonia, Mujeres de la Tierra, Santiago, Ediciones CEM-Pemci. 1984; Boccara, Guillaume. Los vencedores. Historia del pueblo mapuche en la época colonial, San Pedro de Atacama, IIAM, 2007; Hidalgo, Jorge y Castro, Nelson. “Género, etnicidad, poder e historia indígena en Chile”, en Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Santiago, Taurus, 2013; Zamorano, Paulina, “Mujeres conquistadoras y conquistadas. Las constructoras de un nuevo mundo”, en Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Santiago, Taurus, 2013.

2 En efecto “No se trata, en consecuencia, de que la mujer haya estado ausente de la historia, sino que su representación ha dependido de las decisiones que el mundo masculino, entendido éste como el mundo del poder tanto público como privado, ha tomado respecto de su lugar en la historia”. Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Op. Cit., p. 14.

3 Sobre éstos temas véanse, por ejemplo, diversas reflexiones en los trabajos de: Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Santiago, Taurus, 2013; Zamorano, Paulina, “Mujeres conquistadoras y conquistadas. Las constructoras de un nuevo mundo”, en Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Op. Cit.

4 Gallardo, Viviana, “¿Mujer indígena o discurso español? Una propuesta metodológica para el análisis de las crónicas hispanas”, en José Luis Martínez et al., Los discursos sobre los otros (una aproximación metodológica interdisciplinaria, Santiago, Lom Ediciones, 2000, p. 122.

5 Véase por ejemplo: Bengoa, José, Historia del pueblo mapuche. Siglos XIX y XX. Santiago, Lom Ediciones, 2000; Pinto, Jorge, La formación del Estado y la nación, y el pueblo mapuche. De la inclusión a la exclusión, Santiago, Ediciones de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, 2003; León, Leonardo, “Ngulan mapu (araucanía):
la ‘pacificación’ y su relato historiográfico, 1900-1973”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades. 2007, vol. 2-11, p. 137-170.

6 Para autores como Gonzalo Leiva la fotografía constituyó un registro de la realidad histórica inmediata y configuran estrechas redes de símbolos impulsados por la elite donde el ideario que se transmite manifiesta valor por la ascendencia familiar, el moralismo y lo moderno. Leiva, Gonzalo, “Detrás del espejo, estética y representación”, Revista chilena de investigaciones estéticas. Aisthesis, 2002, nº 53, p. 17-22.

7 Se usa esta expresión para aludir a los viajeros exploradores.

8 Vidal Gormaz, Francisco, “Envío de una comisión científica a lo interior de la Araucanía”, en Anales de la Universidad de Chile, tomo LXII, 1882, p. 695-702.

9 O al menos eso es lo que trataron de contarnos los exploradores del siglo XIX, estableciendo continuidades con el relato de la gran empresa y el “trabajo” (fracaso) exaltado en época colonial. Sobre este último tema, véase Triviños, Gilberto, La Polilla de la guerra en el Reino de Chile, Santiago, Editorial La Noria, 1994.

10 Véase Pereira, Eugenio, “El centenario de la Fotografía en Chile 1840-1940”, Boletín de la Academia Chilena de la Historia, 1942, nº 20, p. 51- 77.

11 Vicuña Mackenna, Benjamín, La Patagonia: estudios jeográficos i políticos dirijidos a esclarecer la "Cuestión-Patagonia", con motivo de las amenazas recíprocas de guerra entre Chile i la República Arjentina. Santiago, Impr. del Centro, 1880, p. 185.

12 Saavedra, Cornelio, Documentos relativos a la ocupación de Arauco. Santiago, Biblioteca Fundamentos de la Construcción en Chile, 2009 [1870], p. 373.

Como contraste, solo dos años antes, Ruiz Aldea al publicar su libro señalaba: “no he tenido mas objeto que dar a conocer una raza calumniada por sistema i por cálculo para estraviar la verdad”. Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres. Seguido de un apéndice, que contiene la lei sobre enajenacion de terrenos de indíjenas y varios decretos supremos relativos a la materia. Anjeles, Imprenta del “Meteoro”, 1868, p. 66.

13 Para profundizar, véase el trabajos de: Mason, Peter, Deconstructing America: representations of the other, London and New York, Routledge, 1990; Poole, Deborah, Visión, raza y modernidad. Una economía visual del mundo andino de imágenes, Lima, SUR Casa de Estudios del Socialismo, 2000. Para el caso chileno Margarita Alvarado et al. ha dado cuenta del proceso de escenificación y montaje que está presente en el campo de imágenes mapuche del siglo XIX por parte de los “Fotógrafos de la Frontera”. Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit.

14 Un “pensamiento aplicado” o encarnado, en palabras de Taussig, apunta al resultado o la consecuencia de formas expresivas que se materializan mediante palabras, iconografías, imágenes, entre otros. Taussig, Michael, Un gigante en convulsiones. El mundo humano como sistema nervioso en emergencia permanente, Barcelona, Gedisa Editorial, 1995.

15 Un acto performativo “no es primariamente teatral; en realidad, su aparente teatralidad se produce en la medida en que permanezca disimulada su historicidad (e, inversamente, su teatralidad adquiere cierto carácter inevitable por la imposibilidad de revelar plenamente su historicidad)”. Butler, Judith, Cuerpos que Importan: Sobre los límites materiales y discursivos del sexo. Buenos Aires, Paidós, 2002: 34.

16 Sobre análisis de este tipo de fotografías véase, por ejemplo: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías…, Op. Cit.; Toledo, Victor, “Imágenes de la Frontera. Uso, Interpretación y Circulación de Fotografías Mapuche de Finales del Siglo XIX y Principios del XX” [en línea], Revista Chilena de Antropología Visual, nº1, Santiago, julio 2001, consultado el 30 de marzo 2014. URL: http://www.rchav.cl/imagenes1/imprimir/toledo.pdf; Báez, Christian, “La Prisión de las Palabras. Fotografía Mapuche del siglo XIX y textos que la han acompañado” [en línea]. Revista Chilena de Antropología Visual, julio, nº 1, Santiago, julio 2001, consultado el 30 de marzo 2014. URL: http://www.rchav.cl/imagenes1/imprimir/baez.pdf

17 Véase, por ejemplo: Badía, Sara, “Las fotografías de Rafael Castro y Ordoñez”, en Sagredo, Rafael y Puig-Samper, Miguel, Imágenes de la comisión científica del pacífico en Chile. Santiago, Editorial Universitaria, 2007.

18 En este sentido, “la sujeción remite a los sujetos como efecto de las estructuras y/o de las posiciones de sujeto disponibles”. Briones, Claudia, “Teorías Performativas de la identidad y performatividad de las teorías”, Tabla Rasa, nº 6, 2007, p. 55-83.

19 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos, Santiago, Imprenta Chilena, 1861, p. 64.

20 Reuel Smith, Edmond, Los Araucanos o notas sobre una gira efectuada entre las tribus indígenas de Chile Meridional. Santiago, Imprenta Meridional, 1914 [1855], p. 153.

21 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía. Descubrimiento i conquista. Pacificacion definitiva i campaña de Villa-Rica (Leyenda heroica de tres siglos), Tomo I, Santiago, Imprenta de ''El progreso'', 1889, p. 191.

22 Anales de la Universidad de Chile, La Araucanía i sus habitantes, Boletín de Instrucción Pública, Tomo XXXIV, Santiago, Imprenta Nacional, 1870, p. 186.

23 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes. Recuerdos de un viaje hecho en las provincias meridionales de Chile, en los meses de Enero y Febrero de 1845. Santiago, Imprenta chilena. 1846.

24 “Los araucanos son generalmente robustos, bien formados, ajiles, poca barba, color cobre claro, i de cabellos negros, largos i gruesos; sus ojos son pequeños, pero vivos e inteligentes; su boca chica con una excelente dentadura; sus pies pequeños i bajos, i sus brazos i piernas, de una fuerza i musculatura admirables. El abuso de los licores i la ociosidad, los hace incapaces de otra ocupación que no sea la guerra o el pastoreo” Santos Tornero, Recaredo, “Chile ilustrado” [en línea] Santiago, Biblioteca Nacional de Chile, consultado el 30 de enero 2015. URL: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3332.html#documentos

25 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 50.

26 Señoret, Manuel et al. “Esploracion del Rio Bueno i Lago Ranco (por el teniente 2º Manuel Señoret i los guardia-marinas P. Aguayo i G. Garcia”, Anuario Hidrográfico de Chile, Santiago, 1878, p. 25-63.

27 Sobre el uso peyorativo del concepto indio en Chile véase por ejemplo: Gallardo, Viviana, et al. “Indios y Rotos: El surgimiento de nuevos sujetos en los procesos de construcción identitaria latinoamericana”, Revista Universum, nº 17, 2002, p. 171- 177; González Caniulef, Elsa, “Indios(as), Nación y (ausencia de) Reconocimiento”, Revista Nomadías, nº 17, 2014, p. 35-51.

28 Se refiere a un marino español de fines del siglo XVIII, quien proporcionó bosquejos y descripciones sobre el territorio mapuche, entre otros.

29 Juliet, Carlos, “Informe del ayudante de la comisión esploradora de Chiloé i Llanquihue, don Carlos Juliet”, Anales de la Universidad de Chille, 1º sección (memorias científicas i literarias), Tomo XLV, Santiago, Imprenta Nacional, 1874, p. 717.

30 Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Op. Cit.

31 Es decir aquellos discursos y representaciones que operan y/o se legitiman en una sociedad, de acuerdo a los intereses de la hegemonía, como regímenes de verdad, o verdades irrefutables. Foucault, Michel, Microfísica del Poder, Madrid, Ediciones de la Piqueta, 1992.

32 Se ha señalado que una imagen “es más que un producto de la percepción. Se manifiesta como resultado de una simbolización personal o colectiva”. Belting, Hans, Antropología de la Imagen, Madrid, Katz Editores, 2010, p. 26.

33 Smith, Edmond Reuel, Los Araucanos o notas sobre una gira efectuada entre las tribus indígenas de Chile Meridional, Santiago, Imprenta Meridional, 1914 [1855], p. 206.

34 Orrego, José Manuel, Memoria sobre la civilizacion de los araucanos leida el once del corriente ante el consejo de la Sociedad Evanjélica, Santiago, Imprenta de la Sociedad, 1854, p. 34-35.

35 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes... Op. Cit., p. 53-54.

36 Smith, Edmond Reuel, Los Araucanos... Op. Cit., p. 117-119.

37 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia (1862-1863). Buenos Aires, Ediciones El Elefante Blanco, 1991 [1863], p. 130.

38 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 15

39 Véase por ejemplo: Lamas, Marta, “La Antropología Feminista y la categoría de género”, en Lamas, Marta (Comp.) El género: la construcción de la diferencia sexual. México D.F, Universidad Autónoma de México, 1996.

40 Véase, por ejemplo: Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. México, Fondo de Cultura Económica, 1993; Briones, Claudia, “Teorías Performativas…”, Op. Cit.; Tuñon, Julia, Enjaular los cuerpos: normativas decimonónicas y feminidad en México, México, D.F., El Colegio de México, 2008, entre otros.

41 La performatividad “tiene que ver con la capacidad de agencia en lo que hace a recrear puntos de estabilidad o de fuga (…) de articulación de las personas como encarnación material de identidades sociales” Briones, Claudia, “Teorías Performativas…”, Op. Cit. p. 71.

42 Respecto de la fotografía exótica se ha dicho que en ella “el otro, anónimo, apenas protegido por una trivial información sobre sus “costumbres” no es sino un pre-texto. Es ésta una fotografía con marcadas preferencias de estilo y motivos: una vestimenta peculiar o, aún mejor, desnudez” Gutiérrez, Manuel, “Exotismo y etnografía: las fotos de allí”, Revista de Occidente, nº 127, 1991, p. 141-155. Véase además Belting, Hans, Antropología de la Imagen… Op. Cit.; Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile. Modernidad, hegemonía y estética en su discurso e imagen, Memoria para optar al título de Magíster en Literatura Hispanoamericana y Chilena, Santiago, Facultad de Filosofía y Humanidades - Universidad de Chile, 2008; Menard, André, “Pudor y representación. La raza mapuche, la desnudez y el disfraz”, Aisthesis. Revista Chilena de Investigaciones Estéticas, nº 46, 2009, p. 15-38, entre otros.

43 Toledo, Victor, “Imágenes de la Frontera…”. Op. Cit.

44 Aún cuando el contenido simbólico individual de la fotografía contenga evidentes influencias de una ideología hegemónica, se debe considerar que ésta también se ve sujeta a un proceso de validación intersubjetiva que comulga con las dinámicas de instalación o montaje de otros discursos. En efecto, importa observar la fotografía mapuche en un contexto más amplío que solo el representacional o iconográfico pues es necesario contextualizarlo en el período epocal e histórico político en que se lleva a cabo su producción. Al respecto véase Kossoy, Boris, “Por una historia de los anónimos”, Aisthesis. Revista Chilena de Investigaciones Estéticas, nº 35, 2002, p. 73-80.

45 Véase por ejemplo: Said, Edward, Orientalismo… Op. Cit.; Foucault, Michel, Microfísica del Poder… Op. Cit.; Gruzinski, Serge, La colonización de lo imaginario. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español Siglos XVI-XVIII, México, Fondo de Cultura Económica, 1991 (1994); Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, FCE, 2010, entre otros.

46 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 51.

47 Báez, Christian, La Prisión de las Palabras… Op. Cit.

48 Báez, Christian, La Prisión de las Palabras.... Op. Cit., p. 51.

49 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 20-21.

50 Para profundizar, véase: Poole, Deborah, Visión, raza y modernidad… Op. Cit. La autora citada plantea un interesante análisis donde las nociones atingentes a valor de uso y valor de cambio permite plantear un modelo de circulación de la fotografía como objeto-fetiche. También véase: Tuñon, Julia, Enjaular los cuerpos… Op. Cit.; Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit.

51 Orrego, José Manuel, Memoria sobre la civilizacion… Op. Cit., p. 34.

52 Barros Arana, Diego, Historia jeneral de Chile. Tomo Primero, Santiago, Imprenta Cervantes, 1884, p. 76. Cabe señalar que en éste párrafo el autor está citando las obras de Alonso González de Nájera (“Desengaño de la guerra en Chile”) y de Diego de Rosales (“Historia general”).

53 Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 149.

54 Aún más, llama la atención que para la posteridad, cuando se habla de este pueblo, tales labores parecen recaer con mayor preponderancia solo en el género masculino, tal como se advierte en algunos escritos de viajeros: “El indio chileno es agricultor, agricultor por su carácter, por la naturaleza física de su pais, por su jenio i sus costumbres”. Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 51.

55 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos.. Op. Cit., p. 159.

56 Palavicino, Victorino, Memoria sobre la araucanía por Victorino Palavicino. Un Misionero del colejio de Chillan, Santiago, Imprenta de la Opinión, 1860; Barros Arana, Diego, Historia jeneral de Chile… Op. Cit.; Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., entre otros.

57 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía… Op. Cit., p. 213.

58 Domeyko, Ignacio, Mis viajes. Memorias de un exiliado… Op. Cit.

59 Verniory, Gustave, Diez años en la araucanía 1889-1899. Santiago, Pehuén editores, 2005, p. 63.

60 La Revista Católica, "Los araucanos III”, Santiago, Imprenta de la Opinión, 1859 p. 113-122.

Tal opinión también era compartida por algunos surveys: “Que Dios les bendiga y permita que esta pueblo reciba cuanto antes la luz de la verdadera fe y libere a la mujer de esa servidumbre y humillación, pero defendiendo su sencillez, recato y virtudes domesticas contra la soberbia de la civilización moderna” Domeyko, Ignacio, Mis viajes. Memorias de un exiliado. Tomo II, Santiago, Ediciones de la Universidad de Chile, 1978, p. 739.

61 Al respecto véase Boccara, en tanto señala que la dominación de las mujeres mapuche “está muy lejos de ser la única en el mundo de ayer y de hoy”. Boccara, Guillaume, Los vencedores... Op. Cit., p. 139.

62 Algunos autores (no todos), tales como Cox, realizaron observaciones diferenciando, a partir de las designaciones intraculturales, los distintos territorios que conformaban el Wallmapu; es decir, el “Territorio mapuche histórico, constituido por el Puelmapu y el Gulumapu”. Marimán, Pablo et al., ¡…Escucha winka…! Cuatro ensayos de historia nacional mapuche y un epílogo sobre el futuro, Santiago, Lom Ediciones, 2006, p. 277.

63 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales.. Op. Cit., p. 161.

64 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 75.

65 Gonzalez-Caniulef, Elsa, El matrimonio desordenado i salvaje: Doxas tras la observación de la poligamia mapuche en la segunda mitad del siglo XIX. En prensa, 2015.

66 Por ejemplo, durante este período se corrobora posesión de animales menores por parte de las mujeres mapuche. Véase por ejemplo: Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales.. Op. Cit., p. 223; Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña a Villarrica, Santiago, Imprenta de la librería americana, 1888, p. 86.

67 Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales… Op. Cit., p. 195.

68 Para profundizar véase: Wade, Peter, Raza y Etnicidad en Latinoamerica, Quito, Ediciones Abya Yala, 2000; Viveros, Mara, “De diferencia y diferencias.
Algunos debates desde las teorías feministas y de género”, en Arango, Luz Gabriela et al. (Comp.), Género, mujeres y saberes en América Latina, Bogotá, Ediciones Universidad Nacional de Colombia, 2007.

69 Para el caso mapuche la representación preponderante tiende a la hipersexualización, sin embargo, también figuran referencias cuestionando la masculinidad. Al respecto véase, por ejemplo: Vicuña Mackenna, Benjamín, La guerra a muerte. Memoria sobre las ultimas campañas de la independencia de Chile 1819-1824. Escrita sobre documentos enteramente inéditos i leida en la sesión solemne celebrada por la Universidad de Chile el 17 de septiembre de 1868. Santiago, Imprenta Nacional, 1868, p. 455.

Una aproximación a las representaciones de las mujeres mapuche en torno a manifestaciones de sensualidad y festividad se encuentra en: Salinas, Maximiliano, “Las mujeres indígenas, moriscas y africanas: los mestizajes y la representación
de la sociabilidad amorosa en Chile”, Chungará, Revista de Antropología Chilena, vol. 44, nº2, 2012, p. 325-340.

70 Paris, María Dolores, “Racismo y Nacionalismo: La construcción de identidades excluyentes” [en línea] Política y Cultura, nº 12, 1999, URL: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26701204 Véase además: Poole, Deborah, Visión, raza y modernidad… Op. Cit.; Kossoy, Boris, “Por una historia de los anónimos”… Op. Cit.; Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit., entre otros.

71 Amunátegui, Miguel, Los precursores de la independencia de Chile. Tomo I, Santiago, Imprenta de la República, 1870, p. 110. También Benjamín Vicuña Mackenna deja constancia de estos hechos aunque refiriendo el período de la patria vieja.

72 Para Triviños “el mestizaje lo realizó el varón español, como gesto voluntario, placentero y despreocupado” Triviños, Gilberto, La Polilla de la guerra… Op. Cit., p. 106.

73 Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 147. Este narrador también manifiesta que “las indias son jeneralmente apasionadas”, ibíd., p. 89.

74 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 55.

75 Por ejemplo, Domeyko también señalaba que las mujeres mapuche eran esclavas de los hombres.

76 Un narrador, por ejemplo, señala el uso estratégico del atuendo entre los hombres mapuche: “Painevilu tiene hermosas mujeres, a quienes no permite vestir a la española, reservándose para si el cubrirse a nuestra usanza, aunque a los consejos de familia asiste con chamal i trarilonco”. Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 809.

77 Hurtado, María de la Luz, “Cuerpo y mujer chilena en la urbe ilustrada del siglo XIX”, en Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres… Op. Cit., p. 399.

78 Respecto del tema de la desnudez y la recurrencia del cuerpo femenino en la fotografía se ha señalado que “la función de la representación es producir una diferenciación sexual cuyo significado es una determinada imagen del cuerpo. La representación es uno de los numerosos procesos sociales por medio de los cuales las categorías específicas de diferenciación sexual (diferenciadas internamente por medio de los ejes de clase, raza, sexualidad, edad, educación, etc.) se ven incesantemente construidas, modificadas, resistidas y reconstituidas (...) Las representaciones articulan/producen significados al tiempo que re-presentan un mundo cargado ya de significación”. Pollock, Griselda, “Mujeres ausentes (un replanteamiento de antiguas reflexiones sobre imágenes de la mujer)”, Revista de Occidente, nº127, 1991, p. 84-85.

79 Juliet, Carlos, “Informe del ayudante de la comisión…”, Op. Cit., p. 724.

80 Para ver análisis sobre la circulación de cartas de visita del cono sur durante el siglo XIX y su carácter social véase, por ejemplo, Poole, Deborah, Visión, raza y modernidad… Op. Cit.; Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit.

81 Cabe recordar que “la ciencia decimonónica se preció de haber podido conformar biológicamente que la naturaleza femenina de las mujeres blancas era casta y modesta”. Hurtado, María de la Luz, “Cuerpo y mujer chilena…” Op. Cit., 397. También véase Butler, Judith, Deshacer el género. Barcelona, Ediciones Paidós, 2006.

82 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit., p. 115.

83 Véase Carreño, Gastón, “El pecado de ser Otro. Análisis a algunas representaciones monstruosas del indígena americano (siglos XVI - XVIII)” [en línea] Revista Chilena de Antropología Visual, nº 12, puesto en línea en diciembre de 2008, consultado el 30 de enero de 2015. URL: http://www.rchav.cl/imagenes12/imprimir/carreno_imp.pdf; Badía, Sara, “Las fotografías de Rafael Castro…”, Op. Cit.; Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit.; Menard, André, “Pudor y representación…” Op. Cit., p. 15-38.

84 Errázuriz, Ignacio, Tres razas, Valparaíso, Imprenta de la Patria Calle del Almendro, 1892, p. 40.

85 Para profundizar véase por ejemplo: Antillanca, Ariel y Loncón, César, Entre el mito y la realidad. El pueblo mapuche en la literatura chilena, Santiago, Asociación Mapuche Xawun Ruka, 1998; Gallardo, Viviana, “Héroes indómitos, bárbaros y ciudadanos chilenos: El discurso sobre el indio en la construcción de la identidad nacional”, Revista de Historia Indígena, nº 5, 2001, p. 119-134.

86 Cabe recordar que el mito que actuó como motor del discurso de la idealización no fue suficiente para habilitar espacios de deliberación política-nacional y/o negociación con los sujetos indígenas. Véase por ejemplo, Casanova, Holdenis, “Entre la ideología y la realidad: La inclusión de los mapuche en la nación chilena (1810-1830)”, Revista de Historia Indígena, nº 4, 1999, p. 9-48.

87 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit., p. 151.

Cox, por ejemplo, señala en esta época que una mujer mapuche “podía rivalizar con la Venus Callipyge” o que poseían un “tipo supremo de belleza entre los árboles”. Cox, Guillermo, Viaje en las rejiones septentrionales… Op. Cit., p. 219-220.

88 Lara, Horacio, Crónica de la Araucanía… Op. Cit., p. 209.

89 Butler, Judith, “Actos performativos y constitución del género: un ensayo sobre fenomenología y teoría feminista, Revista Debate Feminista. Vol. 18, nº 9, 1998, p. 296-314.

90 Honneth plantea que en términos de la interacción social reificación corresponde a “una costumbre de pensamiento, una perspectiva que se fosilizó y se convirtió en hábito, a partir de cuya adopción el sujeto pierde la capacidad de implicarse con interés, del mismo modo que su entorno pierde el carácter de accesibilidad cualitativa” Honneth, Axel, Reificación: un estudio en la teoría del reconocimiento, Buenos Aires, Katz, 2007, p. 51.

91 “Territorio mapuche histórico, constituido por el Puelmapu y el Gulumapu*” Marimán, Pablo et al., ¡…Escucha winka…!... Op. Cit., p. 277.

*Puelmapu: “Parte este del territorio mapuche. Geográficamente corresponde al espacio ubicado al oriente de la cordillera de Los Andes hasta el océano Atlántico” (Ibíd.).

Gulumapu: “Parte oeste del territorio mapuche. Geográficamente comprende el territorio ubicado desde el océano Pacífico a la cordillera de Los Andes” (Op. Cit.: 274).

92 Mansilla, Lucio, Una excursión a los indios ranqueles, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1984 [1890], p. 322.

93 El autor identifica como “araucano” al padre de la adolescente.

94 Musters, George, Vida entre los patagones. Un año de excursiones por tierras no frecuentadas desde el Estrecho de Magallanes hasta el Río Negro [1871], Buenos Aires, Solar & Hachette, 1979, p. 302.

95 Se ha señalado que “El control del cuerpo, y el de las mujeres en especial, es una constante a través de la historia de la humanidad”. Iglesias, Margarita, “La conquista de los espacios y el ordenamiento de los cuerpos en la diferencia sexual y étnica”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, Puesto en línea el 19 de noviembre de 2006, consultado el 30 de enero de 2015, URL: http://nuevomundo.revues.org/2875

96 Said, por ejemplo, concluye que el orientalismo –como forma de observancia- fue un quehacer de predominio exclusivo del hombre: “Todo esto es particularmente evidente en los escritos de los viajeros y novelistas, donde las mujeres son habitualmente creaciones del poder fantástico del hombre (.....) Además, la concepción masculina del mundo, cuando se trata de la actividad práctica del orientalista tiende a ser eternamente estática, congelada y fija”. Said, Edward, Orientalismo, Madrid, Libertarias, 1990, p. 251.

97 Es decir, el conjunto de representaciones de mujeres mapuche alhajadas, como símbolo de status social, que figura en las imágenes de los fotógrafos de la frontera y la amplia producción historiográfica sobre el Wallmapu.

98 Rivera, Jacqueline, La tarjeta postal en Chile… Op. Cit.

99 Respecto del uso e implicancias de este concepto, véase Pinto, Jorge, La formación del Estado y la nación… Op. Cit., p. 32.

100 Treutler, Pablo, La provincia de Valdivia y los Araucanos.. Op. Cit., p. 181.

101 Barros Arana, Diego, Historia jeneral de Chile… Op. Cit., p. 76.

102 Verniory, Gustave, Diez años en la araucanía… Op. Cit., p. 63. También Beauchef aporta algunos indicios en el mismo sentido: ''Después de cuatro días de marcha, el oficial de mi vanguardia, que iba en silencio por esas sepulcrales selvas, más o menos a cincuenta pasos de mi división, envió a advertirme que en un prado, en donde habia algunas cabañas de indios, se encontraban muchos hombres armados e indios, y además también mujeres'' Beauchef, Jorge, “Memorias militares sobre la independencia de Chile 1817-1823”, en Feliú Cruz, Guillermo (Comp.), Memorias militares para servir a la Historia de la Independencia de Chile del Coronel Jorge Beauchef 1817-1829 y Epistolario (1815-1840). Santiago, Editorial Andrés Bello, 1964, p. 160-161.

103 Por la vertiente oriental de los Andes también se consigna que las mujeres acompañan a los hombres en las expediciones de guerra en el período de invasión militar del territorio mapuche. Guinnard, Auguste, Tres años de cautividad entre los patagones, Buenos Aires, Ediciones El Elefante blanco, 2004 [1863], p. 52.

Véase también: Medina, José Toribio, Los aboríjenes de Chile, Santiago, Imprenta Gutenberg, 1882, p. 278; Subercaseaux, Francisco, Memoria de la campaña… Op. Cit., p. 154; Montecino, Sonia, Mujeres de la Tierra… Op. Cit., p. 161-162.

104 Por ejemplo, en el período investigado cabe destacar que, aunque en forma marginal y a pesar de la sociedad restrictiva de la época, diversas mujeres se infiltraron en espacios masculinos, por ejemplo, durante la Guerra del Pacífico. Tal participación abarcó diversos roles, inclusive el frente de batalla. Larraín, Paz, “La presencia de la mujer chilena en la Guerra del Pacífico”, en Stuven, Ana María y Fermandois, Joaquin (eds.), Historia de las mujeres en Chile, Op. Cit.; También véase Pinto, Jorge, La formación del Estado y la nación… Op. Cit.

105 Hacia 1860 el impacto de las campañas militares se refleja en los escasos testimonios que existen por parte de los mapuche. Véase por ejemplo el siguiente extracto de la carta de un lonco: “En noviembre llegó otro Intendente que llaman Villalon, y el día 24 en la noche se apareció en nuestras tierras trayendo mil hombres y mostrando cañones, y se les dejaron caer a los Mapuches, Bureano, Reinaquinos y Murchenos y les robaron todos sus animales (…) Los indios viejos y las indias que no pudieron llevar las degollaron como perros”. Pavez, Jorge, Cartas Mapuche. Siglo XIX, Santiago, Editorial Colibrí & Ocho Libros, 2008, p. 321.

Sobre estos temas véase también Montecino, Sonia, Mujeres de la Tierra… Op. Cit., p. 25-26; Pinto, Jorge, La formación del Estado y la nación… Op. Cit., p. 180; Contreras, Carlos. Los Tratados celebrados por los Mapuche con la Corona Española, la República de Chile y la República de Argentina [en línea] Tesis para optar al grado académico de Doctor, Freie Universität Berlin, puesto en línea el 11 de noviembre de 2011, consultado el 30 de enero de 2015. URL: http://www.diss.fu-berlin.de/diss/receive/FUDISS_thesis_000000025635

106 El paréntesis es mío.

107 Ruiz Aldea, Pedro, Los araucanos y sus costumbres… Op. Cit., p. 32.

108 Domeyko, Ignacio, Araucania i sus habitantes…. Op. Cit., p. 57.

109 Préndez, P. Nolasco, Una escursion de verano de Angol a Villarrica en los primeros meses de 1883, Valparaíso, Imprenta de La Patria, 1884, p. 21.

110 Maas, Cesar, “Viaje a través de las provincias australes de la republica de Chile desde enero hasta junio de 1847 por Cesar Maas”, Revista Condor, Santiago, 1949-1950 [1847], p. 29.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 136.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 167.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 111.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 126.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 148.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 198.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 147.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 222.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Légende Fuente: Sagredo, Rafael y Puig-Samper, Miguel, Imágenes de la comisión… Op. Cit., p. 71.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 197.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 233.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende Fuente: Alvarado, Margarita et al., Mapuche. Fotografías..., Op. Cit., p. 164
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68745/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elsa Gabriela González-Caniulef, « Tendrá obligación de llevar un diario de campaña: representaciones de Género y Etnicidad en registros documentales sobre los mapuche, durante la segunda mitad del siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 01 décembre 2015, consulté le 21 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68745 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68745

Haut de page

Auteur

Elsa Gabriela González-Caniulef

Antropóloga, Magíster en Estudios de Género y Cultura. Investigadora independiente.
gabgonza@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page