Navigation – Plan du site
Colloques | 2016
Sección 2 – Derechas y extremas derechas
José Díaz Nieva

Avanzada Nacional: La derecha a la derecha de Pinochet

[14/01/2016]

Résumés

Avanzada Nacional fue una agrupación política fundada en Chile en
1983 y que desarrolló sus actividades hasta 1991. Muchos de sus integrantes terminarían adhiriendo a la Unión de Centro Centro – Progresista. Fue una de tantas agrupaciones de la derecha que respaldó al gobierno militar; pero mientras que éstas se adaptaron a los nuevos tiempos que se avecinaban tras el plebiscito de 1988, Avanzada Nacional se mantuvo en una actitud intransigente, manteniendo – incluso – la necesidad de postular al general Pinochet a las elecciones presidenciales de 1989, a pesar que éste había decido refugiarse en la Comandancia en Jefe del Ejército y dejar ese puesto a uno de sus colaboradores civiles.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El 10 de junio de 2012 un grupo de incondicionales del general Augusto Pinochet convocaban a sus más fieles seguidores en el céntrico Teatro Caupolicán. Al parecer, tras la llamada se encontraría Álvaro Corbalán, uno de los principales oficiales operativos de la policía política del pinochetismo, condenado a cadena perpetua por su participación en actos como la llamada Operación Albania o el asesinato del dirigente sindical Tucapel Jiménez. El acto serviría para exhibir un documental, financiado por la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional y la Corporación 11 de Septiembre, sobre el exmandatario.

2Durante el evento, Pauline Guerraty, de 28 años, anunciaba el regreso de la fenecida Avanzada Nacional (AN) a la arena política. Por su parte, Elena Fornés Llona, quien aparecía como su máxima autoridad, informaba que se recolectarían las primeras firmas para lograr su reconocimiento legal. En su declaración se manifestaba “totalmente desilusionada” con el presidente Sebastián Piñera por su incumplimiento de otorgar “un juicio justo” a los militares encausados por la violación de DD. HH: “El señor Piñera se reunió con la familia militar dos meses antes de la elección. Les prometió juicio justo a los detenidos que tenemos en Punta Peuco y Cordillera. Fueron 400 y tantos mil votos los de la familia militar que le dio el triunfo. Hasta el día de hoy no nos ha dicho nada. Estamos totalmente desilusionadas”1.

3Un año más tarde personeros que decían representar a dicha organización anunciaban la candidatura, como diputado, de Augusto Pinochet Molina, un nieto del exmandatario. Pese a que ésta no logro consolidarse, Roberto Francesconi, quien se presentaba como máximo responsable de dicha colectividad, anunciaba que continuarían los trabajos para la reinscripción de AN como partido político.

Los inicios de una organización

  • 2 Ercilla, 9 de noviembre de 1983. El mencionado líder era un publicista que había trabajado para la (...)
  • 3 Doctrina, Santiago de Chile, 1984, p. 2. Sobre la mencionada revista ver las referencias sobre la m (...)

4Los orígenes de esta formación se remontan a la publicación Avanzada, una revista que de alguna forma llegó a funcionar como su órgano oficioso. Uno de sus líderes, César Hidalgo, hacía una clara alusión a tal circunstancia: “El movimiento nació a la vida pública con los primeros minutos del pasado 11 de septiembre… Emergió con unos tres mil jóvenes... En nuestro movimiento no hay un solo ex-diputado, ni ex-senador. Se nutre, en cambio, del grupo que ha estado editando durante años la revista Avanzada, que ha reflejado una determinada línea de pensamiento dentro de lo heterogéneo que puede ser el pensamiento nacionalista”2. En uno de sus primeros documentos, y ante la pregunta “¿Qué es Avanzada Nacional?”, se volvía a incidir en ese origen: “Es un movimiento político nacionalista que se originó en la serenidad de dar proyección política al ideario contenido en la revista Avanzada, publicación fundada en 1976 por un grupo de antiguos nacionalistas, con la intención de explicar, consolidar, defender y difundir los valores que dieron origen a la Gesta Libertadora del 11 de septiembre de 1973”3.

  • 4 Cavallo Ascanio, Manuel, Salazar, Manuel, y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen milita (...)
  • 5 La Nación, 14 de septiembre de 1983.

5Indistintamente de los lazos de conexión entre revista y formación, deberíamos remontarnos a 1983 para situar su punto de partida. Ese año la oposición lograba realizar la primera protesta nacional, que, convocada por la Confederación de Trabajadores del Cobre, congregó a miles de personas; su magnitud llegó a sorprender tanto a gobierno como a organizadores. Sin duda la difícil situación económica y la crispación en las relaciones con la Iglesia fueron claves del éxito. Al aproximarse el 11 de septiembre, el gobierno necesitaba un baño de masas, y para ello se organizó una concentración en apoyo a Pinochet. Un conocido historiador escribe: “Después de varios meses de silencio y hasta de temor, los partidarios del régimen partieron hasta el centro de Santiago para concentrarse cerca de La Moneda”4. En aquellos días un grupo de jóvenes se daba cita en el cerro San Cristóbal para mostrar su lealtad incondicional al Jefe del Estado. Durante la ceremonia, y a la luz de las antorchas, al más puro estilo wagneriano, tomaba la palabra Hernán Moreno: “Avanzada Nacional quiere... rendir tributo de admiración y respeto a quienes cayeron en la heroica jornada del 11 de septiembre y a los que han dado su vida por la libertad de Chile durante el decenio. ¡Su sangre no se derramó en vano! ¡Su sacrificio jamás será olvidado! Nuestra admiración y nuestro respeto se multiplican ante el presidente de la República, conductor máximo del proceso, así como ante los integrantes de la Junta de Gobierno. Igualmente, ante todas las autoridades y hombres de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad, que durante diez años han resguardado con valor y viril entereza nuestra sagrada libertad”5.

6Un mes más tarde se celebra en el Círculo Español su Primer Encuentro de Dirigentes. Su directiva quedó configurada por César Hidalgo Calvo, secretario general; Patricio Varas, subsecretario general; Patricio Vildósola, subsecretario nacional; María Olga de la Cruz, encargada femenina; Hernán Moreno, encargado juvenil; Óscar Olivares, encargado artístico. Willy Bascuñán, destacado folclorista del grupo Los Cuatro Cuartos, ponía letra y música al himno de la nueva formación: “Avanzada, por la patria, siempre alerta, siempre fiel. Un clarín desde el pasado electriza nuestra piel…”.

  • 6 La Segunda, 27 de octubre de 1983.

7En el discurso de clausura, Hidalgo manifestaba el acatamiento y respeto por la institucionalidad y la constitución de 1980, aun “reconociéndole los defectos que toda obra humana puede tener”. Al mismo tiempo, reclamaba al ministro del Interior la inmediata ampliación del diálogo que mantenía con sectores de la oposición hacia los nacionalistas y “hacia las fuerzas vivas y verdaderamente representativas de la Nación, como los trabajadores, estudiantes y organizaciones comunitarias”. No faltaron las descalificaciones hacia la vieja clase política, “caducos personeros públicos, que desde ya larguísimos años, con sus reiterados fracasos, demostraron que eran incapaces de conducir al país por una senda de justicia social, libertad y estabilidad democrática, ostentando el exclusivo patrimonio de la demagogia y el sectarismo”6.

  • 7 Se recuerda que éste nacía un 20 de agosto de 1778, precisamente en dicha localidad ubicada en el c (...)
  • 8 La Segunda, 14 de agosto de1984.
  • 9 El Sur, 20 de agosto de 1984.

8Comenzarían, así, una serie de actividades de apoyo a Pinochet, a quien se le hacía entrega del carnet número uno de la organización. Uno de estos actos tendría lugar el 19 de agosto de 1984, en la ciudad de Chillán. Ni el día ni el lugar eran casuales: Se trataba de conmemorar el 206 aniversario del natalicio del Libertador Bernardo O’Higgins7. Hidalgo, en una previa rueda de prensa, trataba de matizar, sin mucho éxito, que no deseaban que su apoyo al mandatario se interpretase como una lealtad obsecuente e irreflexiva. Añadiendo, además, que creían firmemente que existían ciertas materias en las que éste necesitaba el respaldo ciudadano para poder abordarlas, tales como el término de la mediación y las rectificaciones a las leyes laborales8. Por su parte, el general Pinochet se dejaba querer y transmitía sus simpatías: “Con profundo cariño y afecto dirijo estas breves palabras a esta agrupación de chilenos que inician un movimiento, que tiene que ser cada día más grande y más poderoso para consolidar la unidad chilena. Los movimientos que llevan encerrados en sus corazones la fe en la Patria están destinados a ser, día a día, más poderosos, por ello es que Avanzada Nacional no constituye un partido político, constituye una agrupación de hombres, mujeres, niños y jóvenes que, día a día, se va agrandando para darse así un abrazo fraterno a lo largo y ancho de Chile… formulo votos para que esta semilla que está creciendo y germinando, día a día, se haga más grande y vaya cubriendo con un manto de nacionalismo la Patria, para salvarla de cualquier emergencia”9.

  • 10 El Movimiento de Acción Nacional MAN había sido fundado el15de octubre de 1983, teniendo su acto fu (...)
  • 11 La Segunda, 26 de agosto de 1985.
  • 12 La Segunda, 29 de agosto de 1985.

9Lo que parecía claro es que para ese entonces existían dos formaciones que competían entre sí para atraerse un mayor número de adherentes, dado que la historia de AN corría paralela a la del Movimiento de Acción Nacional (MAN)10. No era de extrañar que la rivalidad no tardara en hacerse patente. Sería Federico Willoughby, presidente del MAN, quien abriera el fuego; de sus declaraciones hay que resaltar las referencias a ciertas vinculaciones de AN con determinados servicios de Inteligencia: “Nunca hemos considerado a Avanzada Nacional como un movimiento independiente, ya que tiene un origen muy sui generis… espero que no sea tampoco ése el deseo de los sectores del gobierno que han utilizado esta palabra ante una táctica coyuntural anticomunista”11. Desde AN se replicaba: “No admitimos ningún tipo de tutelaje ni pretendida rectoría moral de personeros cuyo pasado es inconsecuente o desconocido para nuestros compatriotas”12.

  • 13 Ercilla, 7 de diciembre de 1983.
  • 14 Sobre dicha formación véase Díaz Nieva, José, El nacionalismo chileno: ente el fascismo y el autori (...)

10Pareciera que habían quedado atrás las manifestaciones de Pablo Rodríguez cuando hablaba con simpatía ante la posibilidad de un entendimiento entre ambas formaciones: “Esa división no es tan impresionante como usted dice. Más bien corresponde a ciertos caciquismos personales. Por lo demás, ya hay un proceso de unificación con Avanzada Nacional. Y vamos a tener un gran congreso fundacional de un partido nacionalista... en el que se agrupe a todos los sectores auténticamente nacionalistas”13. Pero nunca se dio tal fusión, y la rivalidad entre ambas formaciones continuaría existiendo. A la larga sería Avanzada quien lograría imponerse en el sector; logrando incluso atraerse a dirigentes de la colectividad dirigida por Willoughby, sobre todo tras la incorporación de ésta al Acuerdo Nacional; y más tarde, tras su disolución14.

  • 15 La Tercera, 27 de enero de 1987.
  • 16 Renovación Nacional (RN) es un partido político chileno de centroderecha fundado el 29 de abril de (...)

11Por su parte, desde AN y a través de Hugo Torres, se recordaba que la petición para reagrupar a los sectores de la derecha no les afectaba: Ellos formaban parte de “un movimiento nacionalista, alejado de cualquier ideología extranjera”15. Con declaraciones como esa dejaban clara su posición; ni negociarían su posible incorporación a lo que sería Renovación Nacional16, ni mucho menos ingresarían en ningún conglomerado opositor junto a democratacristianos y socialistas.

  • 17 La Tercera, 14 de abril de 1987. APSI, 20 de abril de 1987.

12Comenzaba, así, una nueva etapa. Aunque para ello deberíamos situarnos en el 14 de abril de 1987. En esa fecha se organizó un nuevo acto político; esta vez en la rada de Iquique. En aquella ocasión, Benjamín Matte, procedente del MAN, y nuevo presidente de la agrupación, tomaba la palabra: “El pueblo chileno tiene un sentido patriótico muy desarrollado, que va más allá de lo que muchos piensan. Iquique representa para nosotros el símbolo de entrega máxima por todos nuestros valores tradicionales, arraigados en nuestra nacionalidad, y que nos unen a todos”. En aquella oportunidad también se presentó sus nuevas autoridades: Gustavo Cuevas Farren, secretario general; Patricio Vildósola, tesorero; Elena Fornés, José Ramón Molina, Domingo Godoy Matte y Carlos Cruz-Coke, directores; Gastón Acuña, presidente de la comisión política. Sergio Miranda Carrington, Santiago González, Maximiliano Hernández, Víctor Manuel Avilés y Guillermo Clericus figuraban como integrantes del tribunal supremo17.

  • 18 La Tercera, 15 de abril de 1987.

13En su habitual columna de opinión en el diario La Tercera, Patricio Vildósola recordaba cuáles eran los principios “básicos e intransables” de la organización: “1º. Reconocimiento de la legitimidad de origen y ejercicio del régimen de las fuerzas armadas y de orden, surgido del pronunciamiento popular del 11 de septiembre de 1973. 2º. Acatamiento y defensa irrestricta de la Constitución de 1980. 3º. Leal apoyo y respaldo a S.E. el presidente de la República don Augusto Pinochet Ugarte, como conductor del proceso cívico que nos llevará constitucionalmente hacia una democracia plena, renovada e integradora. 4º. Rechazo absoluto del violentismo, expresado bajo las formas del terrorismo y de la subversión marxista, ajenos a nuestra pacífica voluntad de convivencia nacional. Avanzada Nacional está por encima de los caducos esquemas de izquierda, centro o derecha, es un partido político que postula un nacionalismo chileno, humanista, democrático, popular e integrador”18.

  • 19 El Partido del Sur tiene su origen en el Movimiento Socialista Democrático del Sur (conocido como “ (...)
  • 20 El Diario Austral, 22 de abril de 1987.

14Pronto comenzaron las acciones proselitistas en provincias, recalando en Temuco, donde un antiguo miembro de Patria y Libertad, Eduardo Díaz, comenzaba también a encauzar su Partido del Sur19. Preguntado Matte al respecto, respondía: “Cada uno es libre de hacer lo que estime necesario, pero creo que a la larga todos debemos converger en el mismo objetivo. Todos tenemos una misma obligación: apoyar el régimen de las Fuerzas Armadas y la labor del presidente de la República”20.

  • 21 El Diario Austral, 24 de abril de 1987.

15Por aquellos días se habló de las presiones recibidas por algunos funcionarios para ingresar en la organización. Ante las preguntas de la prensa, el intendente de la zona, coronel Sergio Parado Lazo, negaba tal circunstancia: “Los desmiento enfáticamente… Cualquier situación de presión que se ejerciera, en tal sentido, debiera ser puesta en conocimiento de las autoridades… Como intendente he dado claras instrucciones a los alcaldes y secretarios regionales, en el sentido de no abanderizarse con ningún partido o movimiento, por cuanto su participación partidista lo expone a la crítica de los partidos o movimientos a los cuales no pertenecen”21.

16Lo que sí intentaron los promotores de AN, sin mucho éxito, fue atraerse a un buen número de personajes del mundo del espectáculo: Willy Bascuñán; Emilio Gaete (actor); Silvia Piñeiro (actriz); Horacio Saavedra (director de orquesta); Sandra Ramírez (compositora); Fernando Pávez (estilista); los cantantes Pedro Messone, Luis Arenas, Antonio Zabaleta y Óscar Olivares; Gina Zuanic, una de las primeras presentadoras de la televisión chilena; o Carmen Ibáñez Soto (una conocida presentadora de televisión del momento).

  • 22 Las Últimas Noticias, 6 de julio de 1987.
  • 23 El Sur, 20 de agosto de 1987.

17Lo que también continuaron fueron los actos en homenaje a Pinochet, como el celebrado en Puerto Montt, donde arribó el dirigente José Ramón Molina22; o el realizado en Los Ángeles, en el que el propio Pinochet manifestó: “Veo un estadio lleno, pero quisiera verlo multiplicado por mil; porque la Avanzada Nacional, la que he visto desde pequeña, ya es adulta, pero debe tener energías suficientes para que sea el primer partido político del país”23.

  • 24 El Mercurio, 10 de junio de 1987.
  • 25 Conversación con Juan Carlos Castro, que procedente del Frente Nacional del Trabajo, opta, junto a (...)
  • 26 Rodríguez, Pablo, “El Candidato”, La Tercera, 16 de julio de 1988. Ver editorial. Días después, de (...)
  • 27 “Plebiscito en Chile. Entrevista con el ʻBlas Piñarʼ chileno”, Diario 16 (Madrid), 30 de agosto de (...)

18Es así como se llegaba a 1988. Este año va a estar marcado por dos factores: Afrontar el plebiscito por celebrar en una fecha aún no determinada y el cambio de su dirección. Efectivamente, en ese año tocaba someter a plebiscito el nombre de la persona que ocuparía la presidencia los próximos años. Pero aún permanecían en el aire, o en el más absoluto de los secretismos, dos cuestiones trascendentales: ¿Cuándo? y ¿Quién? En relación a la fecha, se sabía que ésta se podría situar en semanas posteriores al mes de agosto y antes de marzo del año siguiente; aunque desde los meses de abril y mayo comenzaba a ser un rumor, cada vez más fuerte, que podría celebrarse en los primeros días de octubre. Cosa diferente era lo que se refería al candidato por designar por la Junta de Comandantes en Jefe, más aún cuando el Almirante José T. Merino se había referido, en una entrevista concedida a un periodista de The Economist, al asunto hablando de un civil entre 52 y 53 años, y que políticamente estuviera ubicado en el espectro de la centro-derecha, como el retrato ideal del candidato por designar, poniendo como ejemplo el caso de Adolfo Suárez en España24. Desde sectores de AN se respondía que el candidato tenía “nombre, apellido y grado”25. Tiempo después Pablo Rodríguez en clara alusión a ese nombre y apellidos, escribiría: “fue él quien lideró el rescate de Chile de manos del comunismo, que hoy, abusando de la credibilidad pública, se viste con piel de oveja, haciendo alarde de sus falsos ideales democráticos”26. Estaba claro que Pinochet era el hombre que algunos deseaban que “gobernara tanto tiempo como Franco” en España”, tal y como precisaba Sergio Miranda Carrington27.

  • 28 Hoy, 11 de enero de 1987.

19Todos los partidos comenzaron a organizar sus respectivas estrategias. En la centro-derecha y el nacionalismo se tenían criterios dispares. Desde RN se venía asumiendo una posición distante, y aparentemente cada vez más crítica, respecto del gobierno. Andrés Allamand declaraba: “El plebiscito puede tener rasgos de mayor o menor confrontación política dependiendo de la persona que se designe. Creo que es posible que el procedimiento se utilice para encontrar un nombre de una persona que contribuya al necesario reencuentro de los chilenos y estimule un ambiente de concordia. A mi juicio, la postulación del presidente le otorga al plebiscito, evidentemente, un carácter confrontacional”. Era evidente que para este sector Pinochet no representaba la primera, ni la mejor, de las opciones, siendo considerado un escollo del que se debían desprender28.

  • 29 El Diario Austral, 21 de enero de 1988.
  • 30 El Diario Austral, 23 de enero de 1988.

20Diferente era la actitud del nacionalismo. Para Carlos Cruz-Coke no había duda: “Estamos abocados las 24 horas del día a ganar el plebiscito... hay que hacer un esfuerzo monumental, de todo Chile, para elegir presidente a don Augusto Pinochet”. Si para unos la designación de Pinochet podía significar una segura derrota, para otros la elección de un candidato diferente podía conllevar la destrucción de todo lo realizado hasta el momento: “Sería un harakiri político llevar como candidato a un Juan Pérez en circunstancias que tenemos al mejor de los candidatos”. Pinochet, evidentemente29. Esta postura era unánime entre los nacionalistas. Pablo Rodríguez, en gira por La Araucanía, e invitado por el PdelS, recaló en Temuco. Allí formuló un llamado en apoyo a Pinochet, señalando a los asistentes que “de ustedes depende poder conquistar la consolidación de la democracia”. Tras reconocer que el gobierno podía haber cometido errores, todos ellos susceptibles de ser enmendados, solicitó el respaldo al gobierno militar: “Si queremos seguir avanzando, debemos proyectar el régimen”30.

  • 31 La Tercera, 5 de abril de 1988.

21Por aquellas semanas, y tras alcanzar las firmas necesarias, AN se inscribía como partido político. Su presidente aseguraba: “Avanzada Nacional surge como el antipartido. Queremos estar con los chilenos que no se sienten interpretados por los partidos políticos e interpretar a las grandes mayorías silenciosas”. En el mismo acto, sus dirigentes reiteraron su apuesta por el Sí y su respaldo incondicional a Pinochet, aunque para ello tuvieron que alabar lo único que les distanciaba del régimen militar, el liberalismo económico: “Votar por el SÍ... ya no significa seguir hablando de más y más sacrificios, significa prepararse para cosechar la inmensa obra, fundamentalmente la obra macroeconómica que puede apreciarse a lo largo de todo Chile”31.

  • 32 La Nación, 10 de julio de 1988.
  • 33 La Época, 11 de agosto de 1988.

22Pronto vendría el primer gran escándalo en las filas de la organización. Pocos meses después se produciría la renovación de su directiva, siendo significativamente desplazados los sectores procedentes del MAN. El 9 de julio se elegía como nuevo presidente a Sergio Miranda Carrington. El resto de la mesa quedaba configurada por Elena Fornés (secretaria general), Patricio Vildósola, (tesorero), José Ramón Molina, Carlos Portales, Jorge Arturo Prat Alemparte, Víctor Manuel Avilés32. El cambio de timón provocó la renuncia de Benjamín Matte y Carlos Cruz-Coke, ambos procedentes de la formación que en su día dirigiera Federico Willoughby. Ello sirvió para especular sobre una posible fractura de la colectividad ante la llegada a la dirección del sector más duro e intransigente33.

23Pero volvamos al proceso plebiscitario, aunque únicamente sea para referirse a su resultado final. La opción del SI obtenía el 43,01%; no cabe duda que ello significaba una derrota y el fracaso para el gobierno militar; aunque no faltó quien trató de presentar ese resultado como todo un éxito: ¿Qué gobernante acusado de dictador, tras tantos años de gobierno, y con la opinión nacional e internacional en contra, lograría superar una votación del 40%?

  • 34 La Época, 27 de noviembre de 1988.
  • 35 El Mercurio, 17 de julio de 1988.

24Semanas después, y desde la dirección de AN, se comunicaba que Álvaro Corbalán Castilla, un oscuro personaje ligado a los servicios de Inteligencia, se incorporaría a la dirección del partido en calidad de vicepresidente34. Pero la noticia pareciera no ser tan sorpresiva; desde tiempo atrás se venía especulando que éste había sido uno de sus fundadores ocultos. Preguntado Sergio Miranda al respecto, se limitaba a responder que el citado personaje se encontraba en esos momentos tramitando su retiro de las FF.AA., y que desconocía si pertenecía o no a la organización antes de su incorporación al movimiento. Pese a las evasivas, lo que sí resultaba patente eran las vinculaciones del propio Miranda con la CNI. Él había sido, por ejemplo, el abogado encargado de la defensa del general Manuel Contreras, y del coronel Pedro Espinoza, en el proceso de extradición por el caso de la muerte de Orlando Letelier. Él mismo reconocía poseer “grandes amigos en el CNI” y no dudaba de calificar su actuación como “heroica”. No era de extrañar, pues, que preguntado sobre los excesos de la misma, respondiera – sin ningún tipo de matices – que no le constaban que éstos hubieran existido o pudieran haber existido35.

  • 36 La Segunda, 17 de mayo de 1989.
  • 37 El Mercurio, 18 de mayo de 1989.
  • 38 La Época, 18 de julio de 1989.

25La figura de Corbalán cobraría fuerza en el interior de la organización tras la renuncia a la presidencia, por razones personales y de índole profesional, de Miranda Carrington. La prensa especulaba que con toda probabilidad José Ramón Molina o Jorge Arturo Prat Alemparte podrían ser sus sucesores36. Pero la sorpresa no tardaría en llegar: Álvaro Corbalán era elegido como el nuevo presidente de la organización37. Semanas más tarde, Jorge Arturo Prat renunciaría a su militancia en el movimiento al estimar que esa “colectividad ponía en peligro la proyección del régimen militar, tanto en su restructuración interna como en su expresión hacia la opinión pública”38. No cabe la menor duda que Corbalán era para muchos un lastre.

  • 39 Sobre la DINA y la CNI vése, Salazar, Manuel, Las letras del horror, Santiago de Chile, LOM Edicion (...)
  • 40 Sentencia dictada por Hugo Dolmestch, Ministro en el 6o Juzgado del Crimen. Rol nº 39.122-87, Santi (...)
  • 41 La Época, 4 y 5 de mayo de 1989.

26Llegado este punto, creemos necesario dedicar unas líneas a la CNI y a Álvaro Corbalán Castilla, uno de sus agentes operativos, más conocido por sus sobrenombres de Alvarito o Álvaro Valenzuela. La CNI fue el servicio de seguridad del régimen militar desde 1977, cuando se disolvió la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Su forma de actuar, principalmente en forma subrepticia, le llevó a desarrollar acciones al margen de la ley y apartadas de toda moralidad, dejando más de 120 muertes conocidas, 1.300 denuncias de torturas, cerca de dos mil denuncias por arrestos ilegales y arbitrarios, y más de cuatro mil denuncias de amenazas, abusos de poder y amedrentamientos… En su lucha contra la oposición al gobierno organizó, en ocasiones, acciones camufladas bajo falsos enfrentamientos, tal como aconteció con la ya citada Operación Albania39. El enjuiciamiento de los responsables de esta acción terminaría con la condena de Corbalán por homicidio simple a 15 años y un día de prisión en su grado medio40. Pero si la imagen del ex-agente en nada favorecía a la organización, mucho menos lo hacían algunas de sus declaraciones, como aquella en la que hacía referencia a desconocer los resultados electorales y que le podrían llevar a organizar un movimiento guerrillero en la cordillera de Nahuelbuta: “Los que tengan cojones para seguirme, dispondrán de suficiente armamento y munición”. Como era de esperar, las críticas no tardaron en llegar. Alejandro Hales, uno de los precandidatos de la oposición, las consideraba inaceptables: “Es la confesión anticipada de la preparación de un delito, además del delito que significa poseer armas para hacer la revolución…”41.

De cara a unas elecciones presidenciales

  • 42 Sobre el personaje ver Osorio, Víctor, y Cabezas, Iván, “El Duro”, en Los hijos de Pinochet, Santia (...)
  • 43 Un antiguo ministro de Vivienda y Urbanismo entre marzo de 1977 y diciembre de 1978.
  • 44 El Mercurio, 10 de noviembre de 1988.

27Un mes después de la celebración del plebiscito el Consejo General del PdelS, celebrado en Osorno el 5 de noviembre, acordaba proponer como candidato presidencial a Pablo Rodríguez Grez42. La decisión fue comunicada por Eduardo Díaz Herrera y Edmundo Ruiz Undurraga43. En el mismo acto, y en relación a las posibles reformas constitucionales que demandaba la oposición, se señalaba: “La Constitución debe seguir siendo un bloque granítico en el cual se estrellen los apetitos subversivos del demo-marxismo, la intervención foránea y la vieja ronda política mal agradecida que, en huelga de brazos caídos, traicionara al régimen fundacional del presidente Pinochet durante el plebiscito”44.

  • 45 El Mercurio, 20 de noviembre de 1988.

28Se puntualizaba que ya se había hablado con el interesado, y pese a que éste había dado su consentimiento, habría que esperar para que aceptara formalmente la propuesta. Al hacerlo, planteó dos condiciones: Que su candidatura no pusiera en duda la proyección del liderato de Pinochet y que sirviera para promover la unidad de los sectores nacionalistas, mencionando expresamente lograr un acuerdo con AN: “Los nacionalistas, como era perfectamente previsible, seremos al fin y al cabo los más leales sostenedores del régimen militar, y los custodios de los valores que inspiraran la tarea del presidente Pinochet”45.

  • 46 El Mercurio, 24 de noviembre de 1988 y 5 de febrero de 1989.
  • 47 El Mercurio, 25 de noviembre de 1988/Avanzada, diciembre de 1988, nº 56.

29Pablo Rodríguez propondría la constitución de un gran Frente Nacional y Popular que tuviera un carácter antioligárquico, antiimperialista y anticlerical, con un hondo sentido social, “ya que para nadie es un misterio que la actitud de las cúpulas políticas de la oposición, de su respaldo en el extranjero y de la actitud que tuvieron ciertos sectores de la Iglesia, vino el desgraciado resultado que ya nosotros conocemos”, en clara referencia al pasado plebiscito del año precedente46. Estas palabras no tardaron mucho tiempo en obtener respuesta; desde AN, y por boca Carlos Portales (presidente de su Comisión Política), se daba a conocer que dicha propuesta sería estudiada, descartado rotundamente cualquier eventual apoyo a un candidato del centro-derecha, “ya sea de la UDI, que es la derecha tecnocrática, o de Renovación Nacional, que es la plutocrática, y menos cuando ciertos sectores han demostrado un franco y amoroso pololeo con la Democracia Cristiana”47 .

  • 48 El Mercurio, 4 y 16 de diciembre de 1988.
  • 49 El Mercurio, 5 de diciembre de 1988.

30La propuesta de Pablo Rodríguez lograría rápidamente las simpatías de los sectores más jóvenes de la organización, que por boca de Patricio Hidalgo y Cristian Medina Valverde comunicaban que la candidatura del antiguo líder de Patria y Libertad “constituye una de las mejores alternativas para el país, siempre y cuando el presidente Augusto Pinochet no se presente en los próximos comicios”. Se precisaba que “el nacionalismo joven ha estimado oportuno profundizar en la propuesta de la revolución pendiente que todos aquellos que creemos en Chile aspiramos a concretar a la brevedad posible”48. Esta actitud no fue unánime, y Jaime Bulnes Sanfuentes manifestaba la necesidad de posponer la proclamación. Señalaba que sus motivos estaban determinados en la necesidad de esperar el parecer de otras formaciones políticas que respaldaban el régimen militar, evitando “ahondar las fracturas existentes en las colectividades que apoyaron el SÍ” en el plebiscito49.

  • 50 El Mercurio, 13 de diciembre de 1988.
  • 51 El Mercurio, 7 de enero de 1989.
  • 52 El Mercurio, 28 de enero de 1989.

31Durante la reunión de su Directorio General, realizada el 10 y 11 de diciembre, se acordó respaldar la iniciativa del PdelS, aunque precisando que previamente era necesario consultar su militancia50. La campaña interna comenzó el día de la Epifanía de 1989, en la ciudad de Santa Cruz. El acto contó con la presencia de Miranda Carrington, quien informó que eventos similares se registrarían en otras ciudades51. El proceso terminó a finales del mes de enero, siendo aprobada mayoritariamente por sus bases52.

32Otros grupos nacionalistas decidieron agruparse y respaldar la citada candidatura; es así como se recibía el apoyo de la Legión Nacionalista de Chile, conformada por el Movimiento Nacional Sindicalista, el Círculo de Amigos de Patria y Libertad, la Juventud Nacionalista, el Frente Laboral, el Frente de Pobladores y la Liga Pro Patria53. Grupos de menor calado, o más radicales, optaron por marginarse; sobre todo los más cercanos a las posiciones del nacional-socialismo, que liderados por el polémico y extravagante escritor Miguel Serrano se mostraron distantes, cuando no hostiles, a toda colaboración con el régimen militar y con grupos como AN. La presencia del ministro de Planificación Sergio Melnick Israel, de clara ascendencia judía, en algunos actos de AN no contribuía a las buenas relaciones54.

  • 55 El Mercurio, 3 de febrero de 1989.
  • 56 Tupper, Patricio, Opciones políticas en Chile 89/90, Santiago de Chile, Colchagua Ediciones, 1987, (...)
  • 57 El Mercurio, 25 de febrero de 1989.

33En compensación vendría el apoyo de la Unión de Pobladores Independientes de Chile, presidida por Luis Arévalo, que indicaba que sus bases, compuestas – según indicaba – por 99.000 personas, ratificaron el 26 de enero el programa de gobierno presentado por Pablo Rodríguez55. Aunque más sorprendentes fueron los respaldos presentados por los minoritarios Partido Socialdemocracia y el Partido Socialista Chileno56. Éste último, que en el plebiscito había optado por anular el voto, designaba, el 25 de febrero, a Pablo Rodríguez como su candidato, tal y como era dado a conocer por Hernán Morales Garfias y Juan Carlos Moraga Duque, máximos dirigentes de la citada colectividad. En un intento de explicar esta extraña decisión, Moraga indicaba que el marco político-ideológico del socialismo lo situaba en una perspectiva nacional y popular. El partido en este caso estaba apoyando un programa, una posición política antioligárquica y antiimperialista, y no solo un hombre, independientemente de su pasado, ya que éste solo tendría un carácter transitorio, pero su acción de gobierno permanecería en el tiempo57.

  • 58 El Mercurio, 2 de abril de 1989.
  • 59 El Mercurio, 6 y 7 de abril de 1989.

34Pese a todo, pronto se comenzó a hablar de su posible retirada. Ante estos rumores sería el propio interesado quien aseguraría que continuaría hasta el final, y ello aunque el propio presidente Pinochet decidiera lanzar su postulación. En un encuentro con jóvenes de AN manifestaba: “Diría en este momento que mi candidatura va a continuar hasta el final. Estamos descartando el retiro en la eventualidad de que el presidente Pinochet pudiera postular. Se advierte una diferencia muy marcada entre el proyecto político nuestro y el que sustenta el neoliberalismo… No veo ninguna posibilidad de coalición con la UDI o Renovación Nacional. Nuestro proyecto es antiderechista, de carácter progresista…”58. Sus palabras sentaron como un jarro de agua fría en la directiva y las bases de Avanzada. Desde sus filas, y por boca Álvaro Corbalán, se insistía que el mejor candidato continuaba siendo el general Pinochet. Jacinto Gorozábel, secretario de sus juventudes, solicitaba al candidato presidencial su deposición a continuar en su postulación presidencial59.

  • 60 El Mercurio, 25 y 29 de abril de 1989.

35Pese a todo, se decidió continuar respaldando al que en esos momentos todavía era su candidato; pero para ese entonces, éste ya había decidido retirarse, argumentando que, por factores que no era el caso mencionar, no había logrado concitar el apoyo de la mayoría de los ciudadanos, ni los recursos económicos suficientes para difundirla. De nada sirvieron las insistencias y presiones para que continuase en la carrera presidencial, sobre todo las procedentes de Eduardo Díaz y su conglomerad político60.

  • 61 Ministro de Hacienda entre el 12 de febrero de 1985 y el 5 de abril de 1989.
  • 62 El Mercurio, 3 de mayo de 1989. Avanzada, mayo de 1989, nº 59.

36La retirada de Rodríguez dejaba al nacionalismo en una difícil situación, tanto AN como el PdelS deberían replantearse su posición. En los primeros días del mes de mayo, el vicepresidente de la primera, José Ramón Molina, que durante algún tiempo buscó un entendimiento electoral con agrupaciones políticas del centro-derecha, manifestaba su abierto rechazo a respaldar una virtual postulación de Hernán Büchi61, afirmando que “esa candidatura se dirige irremediablemente a la derrota”. Al mismo tiempo se anunciaba que se pondría en marcha una campaña destinada a canalizar las expresiones de apoyo a una virtual candidatura de Pinochet: “Hemos iniciado esta movilización porque estamos seguros de que las posibilidades electorales de Pinochet quedaron reafirmadas tras el plebiscito, donde logró una votación considerablemente mayor a los promedios históricos de la derecha”62.

  • 63 La Época, 27 de julio de 1989.

37Descartada esta opción, se nombró una comisión para analizar el tema. De las propuestas sobre la mesa pareciera que la de Francisco Javier Errázuriz Talavera levantaba una mayor simpatía y adhesión. En lo social era un digno representante de la vieja aristocracia y de la nueva clase empresarial; en lo político, con su mensaje populista del “centro-centro”, representaba una opción que se situaba más allá de la derecha y la izquierda. Para Patricio Hidalgo, “la persona y el discurso programático de Francisco Javier Errázuriz interpreta fielmente el sentir mayoritario de los chilenos que quieren seguir progresando en paz y equidistante de los extremos de la izquierda y la derecha”63.

  • 64 El Mercurio, 10 de octubre de 1989.
  • 65 El Mercurio, 29 de octubre de 1989.

38La primera de las agrupaciones políticas en respaldar la candidatura de Errázuriz sería el PdelS, en un acto que contó con la presencia de representantes del Partido Liberal, entre ellos Hugo Zepeda Barrios. A esta primera adhesión le siguieron las del Partido Socialista Chileno y la del Partido Nacional; aunque en este caso existieron fuertes voces disconformes que adhirieron a la candidatura “oficialista” de Hernán Büchi: Silvia Alessandri o Pablo Zalaquet64. ¿Pero cuál sería la opción que adoptarían los integrantes de Avanzada Nacional? Para ello, hubo que esperar hasta el mes de octubre. Para ese tiempo, Patricio Hidalgo, emitiendo la decisión tomada oficialmente, declaraba la neutralidad de su formación, dando a sus militantes libertad de voto entre los candidatos no concertacionistas: “La base de nuestro partido se ha sentido interpretada por el discurso de Francisco Javier Errázuriz y tenemos sectores que ven en la figura de Hernán Büchi a la persona que continúa el desarrollo económico y la estabilidad institucional… por lo que no vemos incompatibilidad en que nuestros militantes apoyen a uno u otro candidato”. Cabría recordar que esta posición venía precedida de los intentos realizados para lograr la postulación del general Pinochet, tal como el propio Hidalgo reconocía en esa misma rueda de prensa, al afirmar que “se hizo lo posible para que el general Pinochet fuera nuestro candidato… Pablo Rodríguez Grez fue una alternativa subsidiaria”65.

  • 66 El Mercurio, 4 de septiembre de 1987.
  • 67 El Mercurio, 10 de agosto de 1989.
  • 68 Se recuerda que Joaquín Lavín, el autor intelectual del texto, fue uno de los jóvenes que en julio (...)
  • 69 El Mercurio, 4 de octubre de 1989.

39Pero todo indicaba que las simpatías mostradas, en algún momento, por Pinochet hacia AN [se recuerda que ésta fue la primera organización política recibida oficialmente por éste]66 se hubieran disipado a última hora. Independientemente de la inconveniencia o no de postularse como candidato presidencial, lo cierto es que el propio Pinochet desautorizó públicamente que cualquier persona o grupo se atribuyera su representatividad67. Cabría preguntarse cuál era, realmente, la opinión de Pinochet sobre la contienda; al menos aquello que se podría desprender de algunos de sus gestos, como el acudir a la presentación de un libro titulado Chile Sociedad Emergente, y cuyos autores eran Joaquín Lavín y Luís Larraín68, claramente alineados con Hernán Büchi. Declaraciones como la del almirante Merino, que desmerecían las posibilidades de éxito de la candidatura errazurista69, tampoco contribuyeron a apostar por una candidatura a la que muchos no dudaban de calificar como neopopulista.

  • 70 Resulta sorprendente que algunos trabajos sobre este proceso electoral, como el de Alan Angell (“La (...)

40Tras una intensa campaña electoral, tan solo quedaban por conocer unos resultados que dieron la victoria al candidato de la Concertación, que se imponía con el 55,17% de los sufragios. El candidato oficialista lograba un exiguo 29,40%. El errazurismo, por su parte, alcanzaba un nada despreciable 15,43% de la votación70.

Ni Diputados, ni Senadores

  • 71 Bardón se desempeñaba por aquel entonces como presidente del Banco del Estado. Esta formación tambi (...)
  • 72 La Tercera, 5 de junio de 1989.

41Capítulo aparte merece lo referido al proceso tendente a la elección de diputados y senadores. En lo que se refiere a AN, José Ramón Molina afirmaba que su colectividad estaría dispuesta, pese a que anteriormente había afirmado lo contrario, a establecer pactos electorales, ya fuera con partidos de derecha, centro o grupos independientes. De hecho, manifestaba que ya se habían iniciado conversaciones con el Centro Democrático Libre de Álvaro Bardón71, y que no descartaban hacerlo con RN. La única condición que se ponía sobre la mesa era que debían ser agrupaciones que hubieran optado por el SÍ durante el plebiscito72.

  • 73 El Mercurio, 2 de julio de 1989
  • 74 El Mercurio, 10 de agosto de 1989.

42Pero AN tenía una extraña forma de negociar con aquellos con los que quería configurar un solo bloque, sobre todo a la hora de exigir cupos electorales. Álvaro Corbalán, con ocasión del ingreso en su formación (del Frente Nacional de Organizaciones Autónomas, que encabezaba Manuel Contreras Loyola) exigía llevar 30 cupos en el pacto, cantidad un tanto exagerada teniendo en cuenta que se elegían 120 diputados y 37 senadores73. No era de extrañar el fracaso de las negociaciones con los sectores mayoritarios de la centroderecha (RN y UDI), y no precisamente por la “soberbia política y mezquindad partidista” de éstos, como se afirmaba desde la formación presidida por Corbalán74.

  • 75 El Mercurio, 11 de julio de 1989.

43Finalmente, AN terminaría integrando la Alianza de Centro, en la que también se integraron la Democracia Radical, el Gran Frente de Chile, el Movimiento Independiente de Centro y el Partido Socialdemocracia. Jaime Tormo (DR), haciendo alusión a la desunión de las fuerzas de centro-derecha, afirmaba: “La soberbia de algunos y el sectarismo de otros han sido más fuertes que nuestro espíritu unitario”75. Se daba la circunstancia de que la gran mayoría de los integrantes del pacto apoyaban la postulación de Errázuriz; todos ellos salvo las dos principales formaciones: AN, que como ya se ha visto decretó libertad de acción, y la DR, que optó por respaldar a Büchi.

  • 76 La Época, 6 de septiembre de 1989.
  • 77 La Nación, 16 de septiembre de 1989. Se recuerda que éste era hermano de Francisco Bulnes Sanfuente (...)
  • 78 Las Últimas Noticias, 19 de julio de 1989.

44La coalición presentó un total de 6 candidatos al senado: tres representando a la DR (Gerardo Álvarez, Julio Durán y Domingo Durán), uno al Gran Frente de Chile (Fidel Reyes), uno de AN (José Ramón Molina Fuenzalida), y un independiente (Rafael Cumsille, presidente de la Confederación del Comercio Detallista durante los años de la Unidad Popular). Otros optaron por retirarse o no llegaron a postularse formalmente: Carlos Caballero (GFCh), que debía haber acompañado a Julio Durán en la IV Región, se quedó fuera de la contienda; optando – eso sí – por concurrir a la elección de diputados76. Jaime Bulnes Sanfuentes renunció para evitar el “fraccionamiento de las fuerzas de centro-derecha, ya que esa división nos puede conducir – según aseguraba – a un descalabro electoral peor que aquel de 1965”77. Sergio Miranda Carrington, que debía haber concurrido por la Región XII, no llegó a formalizar sus aspiraciones. Un dirigente de AN, comentando el caso, afirmaba: “Nadie es irremplazable”78.

45En lo que se refiere a la elección de diputados, la Alianza de Centro llevaba un total de 62 candidatos, presentando listas en 41 de los 60 distritos existentes: 25 aparecían como integrantes de AN, 10 de la DR y 27 concurrían como independientes. Entre éstos últimos podemos destacar a Luis Ángel Santibáñez, del Movimiento Independiente de Centro; a Mario Fuenzalida, del Gran Frente Chileno; a Guido Olguín, alcalde designado de Olmué, o a Darwin Sotomayor, del Centro Democrático Liberal o a María Olga de la Cruz Varela, alcaldesa de Lampa y que en algún momento figuró en la mesa directiva de AN. Sorprende que la ausencia de algunos de los máximos dirigentes de Avanzada entre los candidatos presentados; tal es el caso de Elena Fornés, Víctor Manuel Avilés, Gustavo Cuevas…o el propio Álvaro Corbalán. Pese a ello en la franja televisiva de dicha formación se pudo ver al ex-agente de la CNI, quien se definió como un “soldado de la patria” vestido con un elegante traje azul junto a su esposa embarazada y una imagen de la Virgen del Carmen a sus espaldas.

  • 79 De ellos 57.5745 correspondían a los candidatos de AN.

46La citada coalición, que adoptó la denominación Alianza de Centro, alcanzó escasamente los de a los 177.942 (2,62%)79. Los resultados obtenidos no fueron los deseados: ninguno de los candidatos presentados resultaría elegido.

¿Última página de una organización?

  • 80 La Época, 26 de enero de 1990.
  • 81 El Mercurio, 5 de junio de 1990.

47Pocas semanas después de conocerse los resultados, los responsables de AN mostraban sus anhelos de convertir lo que antes fue una simple alianza electoral en una nueva formación. Álvaro Corbalán precisaba que existía un espacio acéfalo que era preciso ocupar80. Poco después nacía la Democracia Nacional de Centro81. La colectividad se vería pronto enfrentada a serios problemas: la prensa se hacía eco de la implicación de Corbalán en la violación sistemática de los DD. HH.

  • 82 La Tercera, 21 de marzo de 1991.
  • 83 Fuenzalida, Edmundo, Palabras pronunciadas por el Presidente del Partido Nacional, don Edmundo Fuen (...)

48No pasará mucho tiempo para que Juan Eduardo King anunciase el renacimiento del extinto Partido Nacional, siendo éste el sucesor de la formación anteriormente citada82. Éste sería relanzado oficialmente el 6 de noviembre, durante un acto celebrado en el Club Fernández Concha. Su presidente, Edmundo Fuenzalida, afirmaba: “El Partido Nacional no necesita proclamarse renovado ni popular... El carácter popular se lo otorga su militancia y el nacional reitera, desde su nombre, el amor por Chile. Ahora, sus militantes tienen la noble tarea de trabajar por este partido, para que de una vez y para siempre juegue el rol que la historia y la Patria le reservan”83.

49El PN tendría su prueba de fuego en las elecciones municipales de 1992, en las que logró la elección de dos concejales, en las comunas de Nacimiento e Hijuelas. Para las elecciones parlamentarias de 1993, dentro de la coalición de centro derecha, su único candidato (Enrique Schilling) obtendría 2,688 votos (0,04%). La formación terminaría integrándose (agosto 1994) en la Unión de Centro-Centro Progresista. Los residuos de la vieja Avanzada Nacional quedaban diluidos en una nueva colectividad que terminaría por disolverse algunos años más tarde.

Haut de page

Bibliographie

Benavente Urbina, Andrés, La alternativa nacionalista en el régimen militar, Santiago de Chile, ICHEH, 1982.

Benavente Urbina, Andrés y Araya, Eduardo, La derecha política chilena y el régimen militar, Santiago de Chile, ICHEH, 1981.

Boeninger, Edgardo, Democracia en Chile, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1997.

Cavallo Ascanio, Manuel, Salazar, Manuel, y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen militar, Santiago de Chile, Grijalbo, 1997.

Etchepare, Jaime, Surgimiento y evolución de los partidos políticos en Chile, 1857-2003, Concepción, Universidad Católica de la Santísima Concepción, 2006.

Friedmann, Reinhard, Pozo, Jorge B., y Pozo, Felipe R., La política chilena de la A a la Z. 1964-1988, Santiago de Chile, Editorial Melquíades, 1988.

Hojman, Eugenio, Los políticos del futuro, Santiago de Chile, Atenea, 1989.

Huneeus, Carlos, El régimen de Pinochet, Santiago de Chile, Sudamericana, 2000.

Osorio, Víctor, y Cabezas, Iván, Los hijos de Pinochet, Santiago de Chile, Planeta, 1995.

San Francisco, Alejandro, y Soto, Ángel (comp.), Camino a La Moneda. Las elecciones presidenciales en la historia de Chile 1920-2000, Santiago de Chile, Pontificia Universidad Católica, Instituto de Historia, Centro de Estudios Bicentenario, 2005.

Tupper, Patricio, y Riquel, Silvia, 89/90. Opciones políticas en Chile, Santiago de Chile, Colchagua, 1987.

Valdivia, Verónica, El golpe después del golpe. Leigh vs. Pinochet, Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2003.

Vial, Gonzalo, Pinochet. La biografía, Santiago de Chile, El Mercurio, 2002.

Haut de page

Annexe

Documentos

Avanzada, Santiago de Chile, Año 1, nº 1 (septiembre 1976) – nº 63 (1989).

Avanzada Nacional. Doctrina, Santiago de Chile, 1984.

Avanzada Nacional. Principios, Santiago de Chile, 1984.

Frente Nacional y Popular, ¡El futuro hoy!, Santiago de Chile, Comando Nacional Candidatura Presidencial de Pablo Rodríguez Grez, Enero de 1989.

Fuenzalida, Edmundo, Palabras pronunciadas por el Presidente del Partido Nacional, don Edmundo Fuenzalida en el acto de reaparición pública, efectuado en el Club Domingo Fernández Concha, el 6 de noviembre de 1991, Santiago de Chile, Mimeógrafo, 1991.

Partido Nacional, Para el Chile del futuro [Tríptico], 1991.

Haut de page

Notes

1  http://www.latercera.com/noticia/politica/2012/06/674-465705-9-avanzada-nacional-reune-200-firmas-para-legalizarse-durante-acto-de-homenaje-a.shtml, consultado el 9 de octubre 2015.

2 Ercilla, 9 de noviembre de 1983. El mencionado líder era un publicista que había trabajado para la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA). Hidalgo era, era, además, un alto ejecutivo de la agencia Equipo 6 Publicidad, denunciada por la prensa opositora (Análisis, 23 de octubre de 1984) como una de las beneficiadas por el régimen militar.

3 Doctrina, Santiago de Chile, 1984, p. 2. Sobre la mencionada revista ver las referencias sobre la misma en Benavente Urbina, Andrés, y Araya, Eduardo, La derecha política chilena y el régimen militar, Santiago de Chile, IChEH, noviembre de 1981.

4 Cavallo Ascanio, Manuel, Salazar, Manuel, y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen militar, Santiago de Chile, Grijalbo, 1997, p. 355.

5 La Nación, 14 de septiembre de 1983.

6 La Segunda, 27 de octubre de 1983.

7 Se recuerda que éste nacía un 20 de agosto de 1778, precisamente en dicha localidad ubicada en el corazón de la actual Región del Biobío.

8 La Segunda, 14 de agosto de1984.

9 El Sur, 20 de agosto de 1984.

10 El Movimiento de Acción Nacional MAN había sido fundado el15de octubre de 1983, teniendo su acto fundacional en el Club Español sito en la Calle Alameda, a escasos metros de La Moneda. Entre sus principales dirigente se encontraban Federico Willoughby, quien había sido secretario de prensa durante los primeros años de la Junta Militar, el abogado Pablo Rodríguez, quien en tiempos de la Unidad Popular había encabezado el Frente Nacionalista Patria y Libertad, y Gastón Acuña, un veterano nacionalista procedente de las filas del ibañismo, y que había sido Director de Informaciones de la junta hasta 1975 y que por aquel entonces ocuparía la dirección del diario La Nación.

11 La Segunda, 26 de agosto de 1985.

12 La Segunda, 29 de agosto de 1985.

13 Ercilla, 7 de diciembre de 1983.

14 Sobre dicha formación véase Díaz Nieva, José, El nacionalismo chileno: ente el fascismo y el autoritarismo conservador, Madrid, Tesis Doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2013, p. 562-574.

15 La Tercera, 27 de enero de 1987.

16 Renovación Nacional (RN) es un partido político chileno de centroderecha fundado el 29 de abril de 1987 por la fusión de varias agrupaciones derechistas. Para una aproximación véase Rubio Apiolaza, Pablo, Los civiles de Pinochet. La derecha en el régimen militar chileno, 1983-1990, Santiago de Chile, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana (DIBAM), 2013.

17 La Tercera, 14 de abril de 1987. APSI, 20 de abril de 1987.

18 La Tercera, 15 de abril de 1987.

19 El Partido del Sur tiene su origen en el Movimiento Socialista Democrático del Sur (conocido como “Viento Sur”), fundado en Valdivia el 3 de septiembre de 1983. Entre sus promotores se encontraba, al menos en aquel entonces, Carlos Podlech, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Trigo. Sobre el Partido del Sur véase Díaz Nieva, José, El nacionalismo chileno, op. cit., p. 549-562.

20 El Diario Austral, 22 de abril de 1987.

21 El Diario Austral, 24 de abril de 1987.

22 Las Últimas Noticias, 6 de julio de 1987.

23 El Sur, 20 de agosto de 1987.

24 El Mercurio, 10 de junio de 1987.

25 Conversación con Juan Carlos Castro, que procedente del Frente Nacional del Trabajo, opta, junto a otros integrantes de las juventudes de dicha organización, por integrar AN cuando la formación de Jarpa optó por adherirse a Renovación Nacional.

26 Rodríguez, Pablo, “El Candidato”, La Tercera, 16 de julio de 1988. Ver editorial. Días después, de Vildólosa, Patricio, “Elecciones representativas”, La Tercera, 19 de julio de 1988.

27 “Plebiscito en Chile. Entrevista con el ʻBlas Piñarʼ chileno”, Diario 16 (Madrid), 30 de agosto de 1988.

28 Hoy, 11 de enero de 1987.

29 El Diario Austral, 21 de enero de 1988.

30 El Diario Austral, 23 de enero de 1988.

31 La Tercera, 5 de abril de 1988.

32 La Nación, 10 de julio de 1988.

33 La Época, 11 de agosto de 1988.

34 La Época, 27 de noviembre de 1988.

35 El Mercurio, 17 de julio de 1988.

36 La Segunda, 17 de mayo de 1989.

37 El Mercurio, 18 de mayo de 1989.

38 La Época, 18 de julio de 1989.

39 Sobre la DINA y la CNI vése, Salazar, Manuel, Las letras del horror, Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2012, 2 tomos.

40 Sentencia dictada por Hugo Dolmestch, Ministro en el 6o Juzgado del Crimen. Rol nº 39.122-87, Santiago de Chile, 28 de enero de 2005.

41 La Época, 4 y 5 de mayo de 1989.

42 Sobre el personaje ver Osorio, Víctor, y Cabezas, Iván, “El Duro”, en Los hijos de Pinochet, Santiago de Chile, Planeta, 1995, p. 179-209.

43 Un antiguo ministro de Vivienda y Urbanismo entre marzo de 1977 y diciembre de 1978.

44 El Mercurio, 10 de noviembre de 1988.

45 El Mercurio, 20 de noviembre de 1988.

46 El Mercurio, 24 de noviembre de 1988 y 5 de febrero de 1989.

47 El Mercurio, 25 de noviembre de 1988/Avanzada, diciembre de 1988, nº 56.

48 El Mercurio, 4 y 16 de diciembre de 1988.

49 El Mercurio, 5 de diciembre de 1988.

50 El Mercurio, 13 de diciembre de 1988.

51 El Mercurio, 7 de enero de 1989.

52 El Mercurio, 28 de enero de 1989.

53 Fe Resuelta, 5 de septiembre de 2012, nº 96 [en línea]. URL: http://feresueltachile.blogspot.com.es/2012/09/fe-resuelta-96-septiembre-2012.html, consultado el 27 de mayo 2013.

54 Egin (Bilbao), 19 de enero de 1988.

55 El Mercurio, 3 de febrero de 1989.

56 Tupper, Patricio, Opciones políticas en Chile 89/90, Santiago de Chile, Colchagua Ediciones, 1987, p. 283-304 y 305-319. Friedmann, Reinhard, Pozo, Jorge B., y Pozo, Felipe R., La política chilena de la A a la Z. 1964-1988, Santiago de Chile, Editorial Melquíades, 1988, p. 130.

57 El Mercurio, 25 de febrero de 1989.

58 El Mercurio, 2 de abril de 1989.

59 El Mercurio, 6 y 7 de abril de 1989.

60 El Mercurio, 25 y 29 de abril de 1989.

61 Ministro de Hacienda entre el 12 de febrero de 1985 y el 5 de abril de 1989.

62 El Mercurio, 3 de mayo de 1989. Avanzada, mayo de 1989, nº 59.

63 La Época, 27 de julio de 1989.

64 El Mercurio, 10 de octubre de 1989.

65 El Mercurio, 29 de octubre de 1989.

66 El Mercurio, 4 de septiembre de 1987.

67 El Mercurio, 10 de agosto de 1989.

68 Se recuerda que Joaquín Lavín, el autor intelectual del texto, fue uno de los jóvenes que en julio de 1977, junto a otras 76 personas, ese dieron cita en el encuentro organizado por el Frente Juvenil de Unidad Nacional en la cima del Cerro Chacarillas, para celebrar el día de la juventud. Durante el régimen el general Pinochet fue designado decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Concepción. En aquel entonces era candidato a diputado por la UDI en el distrito de Las Condes. Luis Arroyo, el coautor del citado texto, se desempeñó con tan solo 22 años como asesor del Ministerio del Trabajo, asumiendo como superintendente de Seguridad Social en medio de la crisis económica de comienzos de los años 1980. También sería llamado a integrar la Oficina de Planificación Nacional (ODEPLAN), siendo el último ministro de dicha oficina nombrado por el gobierno militar.

69 El Mercurio, 4 de octubre de 1989.

70 Resulta sorprendente que algunos trabajos sobre este proceso electoral, como el de Alan Angell (“La elección presidencial de 1989. La política de la transición a la democracia”, en San Francisco, Alejandro, y Soto, Ángel (comp.), Camino a La Moneda. Las elecciones presidenciales en la historia de Chile 1920-2000, Santiago de Chile, Pontificia Universidad Católica, Instituto de Historia, Centro de Estudios Bicentenario, 2005, p. 401-433) no traten la candidatura de Francisco Javier Errázuriz, más allá de algunas someras menciones, y mucho menos la precandidatura de Pablo Rodríguez.

71 Bardón se desempeñaba por aquel entonces como presidente del Banco del Estado. Esta formación también llevaba algunos candidatos en la coalición Democracia y Progreso (RN-UDI), como Luis Danús Covián, Antonio Horvath o Mario Villagra; e incluso otros que concurrían fuera de cualquier pacto, como fue el caso de Eugenio Curti. Algunos incluso adhirieron a RN La Época, 9 de mayo de 1989. Luis Danús Covián por su parte, había realizado por aquellos días polémicas declaraciones sobre la necesidad de aparcar todo tipo de pretensiones en cuanto a los juicios por violación de Derechos Humanos, La Época, 26 de julio de 1989.

72 La Tercera, 5 de junio de 1989.

73 El Mercurio, 2 de julio de 1989

74 El Mercurio, 10 de agosto de 1989.

75 El Mercurio, 11 de julio de 1989.

76 La Época, 6 de septiembre de 1989.

77 La Nación, 16 de septiembre de 1989. Se recuerda que éste era hermano de Francisco Bulnes Sanfuentes, exsenador e integrante de la comisión política de Renovación Nacional.

78 Las Últimas Noticias, 19 de julio de 1989.

79 De ellos 57.5745 correspondían a los candidatos de AN.

80 La Época, 26 de enero de 1990.

81 El Mercurio, 5 de junio de 1990.

82 La Tercera, 21 de marzo de 1991.

83 Fuenzalida, Edmundo, Palabras pronunciadas por el Presidente del Partido Nacional, don Edmundo Fuenzalida en el acto de reaparición pública, efectuado en el Club Domingo Fernández Concha, el 6 de noviembre de 1991, Santiago de Chile, Mimeógrafo, 1991.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Díaz Nieva, « Avanzada Nacional: La derecha a la derecha de Pinochet », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 janvier 2016, consulté le 19 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68842 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68842

Haut de page

Auteur

José Díaz Nieva

Universidad Santo Tomás, Santiago de Chile
jdniev@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page