Navigation – Plan du site
Débats | 2016
José Luis Belmonte Postigo

Bajo el negro velo de la ilegalidad. un análisis del mercado de esclavos dominicano 1746-1821

Under the black veil of illegality. an analysis of the dominican slave market 1746-1821
[07/07/2016]

Résumés

El mercado de esclavos dominicano se vio seriamente afectado, al final del periodo colonial, por la presencia de esclavos que habían sido introducidos de manera ilegal. Ante las dificultades para establecer el comercio legal de esclavos y los variables marcos legales que rigieron la esclavitud desde 1795, los propietarios no dudaron en manipular los registros notariales para preservar sus propiedades.

Haut de page

Texte intégral

Queremos agradecer los comentarios y sugerencias que Alejandro E. Gómez, Javier Laviña, Juan José Ponce-Vázquez y Michael Zeuske realizaron a versiones previas de este texto. Sus acertadas consideraciones mejoraron, sin duda, la versión final de este trabajo.

  • 1 Sevilla Soler, Rosario, “Santo Domingo, frontera franco-española. Consecuencias de la presencia fra (...)
  • 2 Archivo General de Indias (en adelante AGI) Indiferente General 2727. Resolución del Consejo de Ind (...)

1En septiembre de 1764 D. Juan de Cleresó, súbdito galo avecindado en El Seibo, Santo Domingo español, fue comisionado por Saint Domingue para que recuperara los esclavos que, tras haber huido de la colonia francesa, se habían refugiado en la parte española de isla, en las proximidades de su lugar de residencia. Existían informes que verificaban la existencia de estos cimarrones, algunos de los cuales habían sido capturados por las autoridades. La comisión de Cleresó respondía al clima de entendimiento que reinaba entre las dos cortes borbónicas, cuyo elemento más visible había sido la firma del Tercer Pacto de Familia, que, al margen de refrendar la alianza militar entre las dos potencias, reconocía el derecho de propiedad de los súbditos franceses en territorios bajo soberanía española1. Esta buena sintonía fue refrendada en 1762, cuando el Gobernador D. Manuel de Azlor firmó un convenio con el General francés Mr. Bori para la recíproca restitución de esclavos cimarrones2. En las relaciones diplomáticas entre España y Francia durante el siglo XVIII, la situación de la isla de La Española siempre jugó un papel preferente, tratando de establecerse, por iniciativa francesa, vínculos estables que permitieran el desarrollo del proyecto colonial, y esclavista, en Saint Domingue.

  • 3 Atsé, Kimou, La presencia africana en la independencia de Haití, Tesis doctoral inédita, Sevilla, U (...)
  • 4 Archivo General de la Nación (en adelante AGN), Archivo Real de El Seibo (en adelante ARS), Legajo (...)
  • 5 AGN, ARS, Leg. 39. Declaración de D. Juan de Cleresó. El Seibo, 3 de octubre de 1764.

2La comisión de Cleresó estaba encuadrada en un contexto más amplio, donde las autoridades de Saint Domingue habían mostrado, desde los primeros meses de ese año, un claro interés por reprimir o sofocar el fenómeno del cimarronaje3. Cleresó, tras declarar oficialmente la existencia de esclavos fugados en el territorio, debía reclamar su devolución para, bien entregarlos a sus propietarios, o bien alcanzar algún tipo de acuerdo con las autoridades locales para proceder a su venta, trasladando posteriormente el beneficio de la transacción a sus amos. Para proceder con toda legalidad, el comisionado necesitaba, previamente, de una denuncia del propietario lo suficientemente específica y detallada como para permitir la correcta identificación de los fugitivos. Desde febrero de 1764, las autoridades de la colonia gala habían facilitado la publicación, en la recién creada Gazeta de Saint Domingue, de un listado de esclavos reclamados por sus propietarios, donde se expresaban sus características físicas más importantes para su identificación. Para proceder a la captura era necesaria la colaboración de las autoridades españolas. Eran éstas quienes debían velar por el apresamiento, vigilancia, manutención y entrega de los esclavos huidos una vez que éstos fueran correctamente identificados. Así, el comisionado se entrevistó con el Gobernador de las Armas de El Seibo, D. Dionisio Días, quien dispuso todo lo necesario para iniciar el proceso, capturando e identificando a los esclavos para proceder a cualquier transacción o acuerdo de compraventa. Los compradores, además de satisfacer una pequeña cantidad como derecho de indulto, adquirieron 9 esclavos a precios asequibles. Además, las autoridades dominicanas reclamaron la firma de un compromiso en el que se asegurara que los cimarrones huidos no afrontarían castigos excesivos en donde resultase la emulsión de sangre, pena de muerte o mutilación de miembro4. En caso de verificarse lo contrario, los esclavos pasarían a ser confiscados por la Corona española, que se reservaba el derecho de exigir compensaciones por el maltrato5. Ambas partes parecieron satisfechas con el acuerdo y la transacción se formalizó, legalizándose la situación de los esclavos fugitivos.

  • 6 Archivo General de Indias (en adelante AGI) Santo Domingo 953. El gobernador solicita el método de (...)

3El caso nos ilustra parcialmente sobre una de las características fundamentales del mercado de esclavos dominicano a lo largo de buena parte del siglo XVIII. Dada la incapacidad de las autoridades españolas por establecer instrumentos eficientes para la introducción de esclavos, los dominicanos satisficieron en parte su demanda adquiriéndolos en Saint Domingue, bien a través de la compra, legal o ilegal, bien a través de la esclavización de cimarrones fugitivos, o durante el proceso revolucionario, a través de la esclavización de soldados que, habiendo sido esclavos, se habían beneficiado de los decretos de supresión de la esclavitud jacobinos. La porosidad de la frontera, unida a la existencia de circuitos comerciales que conectaban los dos territorios, hicieron posible estas actividades comerciales6. A lo largo del presente trabajo trataremos de dilucidar el impacto que la adquisición ilegal de esclavos tuvo en el mercado esclavista dominicano en un periodo especialmente convulso, donde a la compleja interacción de las dos colonias habría que sumar el desarrollo del proceso revolucionario en Saint Domingue y los diversos marcos legales que se instauraron en Santo Domingo entre 1795 y 1821.

De lo legal a lo ilegal. La introducción de esclavos en Santo Domingo

  • 7 Gutiérrez Escudero, Antonio, “Acerca del proyectismo y del reformismo borbónico en Santo Domingo”, (...)
  • 8 Schneider, Elena, “African Slavery and Spanish Empire. Imperial Imaginings and Bourbon Reform in Ei (...)
  • 9 AGI. Indiferente General 2819, Carta del Marqués del Real Tesoro, Cádiz, 26 de julio de 1763.
  • 10 Torres Ramírez, Bibiano, La compañía gaditana de negros, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoameric (...)
  • 11 Andreo, Juan, “La conformación de identidades urbanas y procesos de exclusión social. La población (...)
  • 12 Gutiérrez Escudero, Antonio, “La estructura económica de Santo Domingo, 1500-1795”, en Moya Pons, F (...)
  • 13 Sevilla Soler, Rosario, “El comercio entre Santo Domingo y Andalucía (1750-1795)”, Primeras Jornada (...)
  • 14 AGI. Santo Domingo 1034. Representación al Rey del cabildo secular de Santo Domingo. Santo Domingo, (...)
  • 15 Para una mayor comprensión de las condiciones de trabajo y entornos de sociabilidad de los esclavos (...)

4La introducción de esclavos en Santo Domingo procedentes de Saint Domingue fue una constante a lo largo de buena parte del siglo XVIII. Esta situación se debía, principalmente, a la dispar coyuntura que experimentaban ambas colonias en materia de esclavitud. Si bien desde la segunda mitad del siglo XVIII las autoridades españolas habían tratado de reactivar la economía de exportación dominicana, los efectos de dichas medidas no colmaron las expectativas. Ni el sector mercantil, ni el minero, ni el tabaquero, ni el azucarero, objetos de parte de estas políticas, crecieron al ritmo e intensidad que hubiesen deseado las autoridades, manteniéndose como rubros económicos más importantes la ganadería y los cortes de maderas7. Estas actividades, si bien resultaban lucrativas, no requerían de una gran cantidad de mano de obra esclava, lo que dificultaba el impulso del proyecto esclavista dominicano. La vinculación entre crecimiento económico, fomento del sector agro-exportador y esclavitud se había configurado con fuerza en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando los principales pensadores políticos de la Monarquía trataron de adoptar los modelos que sus principales competidores europeos habían implementado en sus posesiones caribeñas8. El fomento del esclavismo llevaba aparejado el crecimiento económico que las autoridades deseaban, por lo que debían, en primer lugar, dedicar sus esfuerzos a mejorar los canales de distribución de esclavos. Así, la creación de la Compañía Gaditana de Negros, cuya base en un primer momento se pretendió fuera Monte Christi para finalmente verse finalmente asentada en Puerto Rico9, respondió a este impulso. Con la creación de esta compañía se trataba de satisfacer el abasto de esclavos de las grandes Antillas españolas. Sin embargo, tras unos pocos años, la compañía quebró, mostrando las dificultades que entrañaba el comercio esclavista10. De forma paralela, los exiguos resultados de las medidas tomadas para el fomento de los cultivos de exportación en Santo Domingo impidieron la creación de una fuerte demanda de esclavos al interior de la colonia. Esta podía ser suplida bien a través de la reproducción natural de la población esclavizada, o bien a través de compras de pequeño volumen en la vecina colonia francesa. El escaso auge del esclavismo en Santo Domingo contrastaba con el efecto que estas medidas tuvieron en otras regiones como Cuba. Como ha señalado Juan Andreo, el éxito de estas medidas políticas para el caso cubano se debió a la existencia previa de una fuerte estructura productiva, comercial y financiera11. En Santo Domingo no existía una demanda consistente de esclavos, pero tampoco había un capital mercantil lo suficientemente importante que pudiera ser orientado a su compra masiva, consecuencia de la marginalidad de la colonia de las grandes rutas de comercio transatlánticas12. Además, la producción dominicana de azúcar, café o tabaco era pequeña y estaba muy controlada por la Corona, lo que suprimía cualquier estímulo para atraer a los comerciantes. La escasez de un capital mercantil fuerte también entrañaba dificultades para la culminación del proyecto esclavista, ya que limitaba las opciones de los hacendados de acceder a las necesarias vías de financiación que podían permitir el desarrollo de los modelos de plantación13. A pesar de las dificultades, las autoridades dominicanas plantearon un nuevo paquete de medidas en la década de los ochenta destinadas a estimular el comercio de esclavos14. Las habilitaciones a la trata del puerto de Santo Domingo en 1786 y 1789, en este último caso junto a Monte Christi, fracasaron, mostrando que los impulsos políticos eran estériles si antes no se producía un cambio en la estructura productiva y mercantil dominicana. Por ello, pese a los intentos de las autoridades dominicanas, el desarrollo de los cultivos de exportación no alcanzaron los resultados esperados, quedando el sector ganadero y los cortes de madera como unos de los rubros económicos más importantes de la colonia. En ellos trabajaba mano de obra esclava, y los esclavos radicados en esos sectores tuvieron unas condiciones laborales bien distintas a los que sufrían los que laboraban en los sistemas de plantación15.

5Todo ello contrastaba con la existencia de circuitos comerciales que conectaban a las dos colonias de La Española, lo que posibilitó que los dominicanos pudieran adquirir los esclavos que demandaban. Saint Domingue había experimentado un crecimiento económico extraordinario convirtiéndose en el principal mercado esclavista de los dominios franceses16, entrando en sus puertos algo menos de un millón de esclavos desde comienzos del siglo XVIII hasta el estallido de la revolución17. El aumento del fenómeno del cimarronaje hasta mediados del siglo XVIII, llevó a las autoridades francesas a mejorar e incrementar los sistemas de vigilancia, represión y búsqueda de esclavos fugitivos, con notable éxito. Para David Geggus la implementación de esta política disminuyó considerablemente las posibilidades de los esclavos de huir de sus centros de trabajo, incrementando el nivel de tensión al interior de la sociedad esclavista, favoreciendo un escenario proclive a la rebelión18. Aún así, para algunos esclavos fue posible la huida marchando a lugares donde la captura fuera más difícil, cruzando con frecuencia la frontera política que dividía la isla. Dadas las características de la estructura de propiedad de la tierra, y la forma en la que la población había ocupado el territorio en suelo dominicano, abundaban los espacios con escasa o nula presencia institucional, lo que otorgaba mayores opciones de éxito a los esclavos fugitivos.

  • 19 Rupert, Linda M, “Marronage, Manumission and Maritime Trade in the Early Modern Caribbean”, Slavery (...)
  • 20 AGI. Indiferente General 2787. Carta del Gobernador Azlor al Consejo de Indias. Santo Domingo, 15 d (...)
  • 21 AGI. Indiferente General 2787. Representación del Gobernador D. Manuel de Azlor al Consejo de India (...)
  • 22 Para una visión más completa del fenómeno del cimarronaje transfronterizo, Belmonte Postigo, José L (...)

6La huida al lado español de la frontera si bien implicaba la búsqueda de un territorio donde la represión no fuera tan efectiva, señala además un alto grado de conocimiento de los marcos jurídicos y de soberanía política por parte de los cimarrones, ya que estos eran interpretados en base a la incapacidad de las instituciones francesas de perseguirlos en territorio dominicano19. Por ello, desde Saint Domingue se puso un especial énfasis en establecer los mecanismos políticos e institucionales adecuados para favorecer un clima de entendimiento, tratando de conseguir un compromiso específico de las autoridades españolas en la búsqueda, captura y devolución de los cimarrones franceses radicados en su territorio. Hasta entonces, no fueron infrecuentes las incursiones militares francas en territorio español tratando de erradicar el fenómeno del cimarronaje fronterizo. En este nuevo clima de entendimiento, y ante la presión más o menos explícita de los franceses, el Gobernador Azlor se comprometió, en 1762, a intensificar la búsqueda de los cimarrones de origen francés. Sin embargo, el flujo de fugitivos era tan importante que el propio Azlor había solicitado al Consejo de Indias una precisa definición de lo que podía ser considerado como cimarrón. Su pretensión se debía a la dualidad que habían manifestado diferentes Reales Cédulas emitidas para La Española, en la que se hacía una clara distinción entre los esclavos fugados amparados en los montes y aquellos que se habían refugiado en lugares poblados20. Azlor sugería que sólo fueran considerados como cimarrones aquellos que se habían arrochelado en las sierras, pasando a ser considerados como bienes vacantes, sin reclamar, los cimarrones que estaban insertos en la vida económica dominicana21. La petición generó estupefacción en el Consejo de Indias, que no la atendió. Sin embargo la iniciativa dejaba a las claras la necesidad de legitimar jurídicamente la presencia de cimarrones ante la posible reclamación de sus dueños franceses22.

  • 23 Hernández González, Manuel, “Repoblación y expansión económica en la frontera dominicana. El desarr (...)
  • 24 AGI. Santo Domingo 983. Representación del Gobernador y de los Oficiales Reales de Santo Domingo en (...)
  • 25 AGI. Santo Domingo 983. Informe del Fiscal del Consejo de Indias a la Representación hecha por el G (...)

7El incremento sostenido del esclavismo en Saint Domingue acrecentó la demanda de carne vacuna. Este hecho fue aprovechado por el sector ganadero dominicano para introducir, legal e ilegalmente, buena parte de su producción. Si de un lado los franceses podían adquirir, a precios razonables, los insumos para el abastecimiento de sus esclavos, los dominicanos podían obtener mercaderías que difícilmente entraban a través del mercado formal, además de esclavos. Esta actividad estaba en manos de un sector del comercio de la capital, así como de la oligarquía de localidades cercanas a la frontera, como Santiago de los Caballeros o Azua. Actuando de manera directa o, más frecuentemente, a través de intermediarios, acaparaban buena parte de este comercio informal23. Dentro de las restricciones que conformaban la relación de las dos colonias, los jefes políticos de Santo Domingo entregaban una serie de licencias que posibilitaban la exportación de ganado y otros frutos a Saint Domingue, lo que terminó por convertirse en un instrumento que encubría buena parte del comercio clandestino. La presencia de esclavos de “mala entrada” era tan importante que las autoridades dominicanas solicitaron a Madrid una serie de indultos que posibilitaran su legalización24. Los infractores incluían a las principales familias de la colonia, por lo que las autoridades abogaron por una política no punitiva. Desde la península se atendieron a las razones expuestas, decretando dos indultos, uno en 1756 y otro en 1774, para que los vecinos pudieran regularizar sus propiedades, marcasen a sus esclavos y pagasen al menos una parte de los impuestos de entrada25.

Revolución en Saint Domingue, conmoción en Santo Domingo

  • 26 El proceso revolucionario haitiano, si bien fue silenciado, como muy bien define Trouillot, durante (...)
  • 27 Ferrer, Ada, Freedom´s Mirror. Cuba and Haiti in the Age of Revolution, New York, Cambridge Univers (...)
  • 28 Ojeda, Jorge, Las tropas auxiliares de Carlos IV. De Saint Domingue al Mundo Hispánico, Castellón, (...)
  • 29 Laviña, Javier, “Santo Domingo/Saint Domingue. Espacios en tiempos de guerra”, en Javier Laviña, Ri (...)

8El comienzo del proceso revolucionario en Saint Domingue (1791-1804) desarticuló buena parte de los contactos comerciales entre los dos lados de la frontera26. Las prohibiciones que se dictaminaron desde Madrid pretendieron eliminar la posibilidad de que llegaran a territorios españoles esclavos o libres de color que procedieran de las colonias francesas27. Tras la entrada de España en la guerra contra la Francia revolucionaria en 1793, las autoridades hispanas trataron de revertir la situación, utilizando una doble política, en apariencia antitética, pero del todo consistente en el ámbito bélico en el que se desarrolló. De un lado, trataron de captar a los principales líderes revolucionarios para que lucharan bajo las banderas del Rey de España, integrándolos en el ejército como tropas auxiliares28. De otro lado, la suerte que correrían los antiguos esclavos que no se hubieran sumado al ejército real y fueran capturados era la re-esclavización. Como prisioneros, se les aplicaría el derecho de guerra, pero serían considerados como una propiedad confiscada, no como combatientes enemigos29. Entraban de esta manera en colisión las nuevas normativas supresoras de la esclavitud con la actitud hostil de las principales potencias esclavistas europeas, que desconocieron estos decretos.

  • 30 AGI Santo Domingo 1033. Carta del Regente de la Audiencia de Santo Domingo dando noticia del pacífi (...)
  • 31 AGI Santo Domingo 1033. Copia de la respuesta dada a los seis capítulos propuestos por la diputació (...)

9La firma del tratado de Basilea en 1795 significó el tránsito de Santo Domingo a la soberanía francesa. Cuando llegaron las noticias de la firma del tratado en septiembre de ese mismo año, Ettiene Levaux, General en Jefe de las tropas revolucionarias del Saint Domingue, mandó una delegación a Santo Domingo para tratar sobre el proceso de anexión, difundir la próxima supresión de la esclavitud y para indagar sobre la suerte corrida por los prisioneros30. El Capitán General D. Joaquín García, en un principio, negó que se les hubiera esclavizado, si bien, más adelante, terminó reconociendo el hecho, prometiendo otorgar toda la información disponible sobre estos individuos al jefe político de la parte francesa31.

  • 32 AGI Santo Domingo 1033. Carta de Mr. Levaux, General en Jefe y Gobernador de la isla de Santo Domin (...)
  • 33 AGI Santo Domingo 1033, Carta del Capitan General D. Joaquin García al Jefe Político de la isla de (...)

10Al mismo tiempo, Levaux mostró su preocupación por el status legal de los esclavos, especialmente por las noticias que referían la inminente salida de parte del sector oligárquico dominicano. El General francés escribió al Capitán General dominicano para hacerle saber que, en su opinión, en la antigua parte española de la isla debía regir la ley francesa desde el preciso instante en que se había ratificado el Tratado. Esto tenía una serie de implicaciones para la población esclavizada dominicana, ya que si bien es cierto que el Tratado de Basilea habilitaba a los súbditos españoles a salir de la isla con sus propiedades en el plazo de un año, de implementarse de inmediato las leyes francesas, las personas esclavizadas bajo las leyes españolas serían consideradas jurídicamente libres. Este hecho llevó a una seria confrontación epistolar entre los dos jefes políticos de la isla, en la que el principal asunto en discusión era el momento en que debían regir las leyes francesas en el territorio dominicano, asunto que afectaba a la suerte de los esclavos32. Si para Levaux la aplicación de las leyes francesas debía ser inmediata, el Capitán General D. Joaquín García tenía una percepción distinta. Para García, las leyes francesas sólo podrían ser aplicadas en Santo Domingo cuando este pasara, de facto, a soberanía gala, a través de un traspaso formal de poderes. García pretendía salvaguardar el derecho de propiedad de los esclavistas dominicanos que contarían al menos con un año para poder salir de Santo Domingo. La visión de García terminó triunfando porque, sencillamente, los franceses no se personaron en Santo Domingo para anexarla33.

  • 34 Nessler, Graham, “The Shame of the Nation. The Force of Re-Slavement and the Law of Slavery under t (...)

11La incompleta transferencia de soberanía desde una potencia esclavista como España, a otra abolicionista como la República Francesa, se tradujo en una situación jurídica confusa, donde los esclavos dominicanos no consiguieron, en principio, su consideración de hombres libres34. No fue hasta el año 1801, cuando Toissant L´Overture se personó en Santo Domingo para reclamar la anexión, cuando se produjo, no sólo la unificación política de la isla, sino además, la completa supresión de la esclavitud en La Española. Hasta ese momento, la esclavitud dominicana había seguido subsistiendo en condiciones similares a las existentes antes de 1795.

  • 35 Ferrer, Ada, “Haiti, Free Soil and Antislavery in the Revolutionary Atlantic”, American Historical (...)
  • 36 Nessler, Graham, “They always Knew her to be Free. Emancipation and Re-Slavement in French Santo Do (...)

12El proceso de supresión apenas pudo verse consolidado, ya que la llegada del ejército expedicionario napoleónico al mando del General Leclerc en 1802 supuso la anulación de los decretos jacobinos. Esto provocó una furibunda reacción en Saint Domingue, que se tradujo en la práctica en la destrucción del ejército francés, cuyos restos se atrincheraron en Santo Domingo (1804-1809), y en la declaración de independencia de Haití en enero de 1804. La Española quedó nuevamente dividida desde el punto de vista político e ideológico, conviviendo una potencia esclavista con la joven república haitiana que esgrimía como uno de sus valores fundacionales la eliminación de la esclavitud. Haití, configurado como “tierra libre”35, se constituyó en un atractivo lugar de refugio para los esclavos que pudieran fugarse, mientras en Santo Domingo las autoridades francesas comenzaron a implementar una serie de medidas que pretendían desconocer las diferentes leyes supresoras implantadas en la isla36. Así, una serie de expediciones militares protagonizadas por el ejército francés en suelo haitiano tuvo por objeto la captura de ciudadanos libres para re-esclavizarlos. Como respuesta, Haití movilizó a su ejército, invadió ferozmente Santo Domingo y sitió la capital. El intento de expulsar a los franceses no tuvo éxito, pero mostró bien a las claras que Haití no iba a tolerar nuevas incursiones en su territorio, y que la pervivencia de la esclavitud en la isla era percibida como un peligro para su seguridad, así como para la de sus ciudadanos.

  • 37 Eller, Anne, “All would be equal in the effort. Santo Domingo´s Italian Revolution, Independence an (...)

13La situación pareció estabilizarse hasta la llegada de las noticias de los sucesos de mayo de 1808, lo que impulsó un movimiento anti francés en Santo Domingo, que culminó con su expulsión en 1809. El regreso del sistema colonial español en ese mismo año convivió con la pervivencia del proyecto jacobino loverturiano, especialmente en el periodo 1809-1813, cuando una serie de conspiraciones políticas mostraron que el modelo haitiano se había convertido en un referente para algunos sectores de la sociedad dominicana37. La volatilidad de los marcos políticos y legales, y la persistente sombra del modelo revolucionario haitiano, incrementó la incertidumbre de los propietarios de esclavos, ya que en función de la legislación que se aplicara se podía poner en discusión la legalidad de la adquisición de sus esclavos.

  • 38 Michael Zeuske y Orlando García Martínez, “Estado, notarios y esclavos en Cuba. Aspectos de una gen (...)

14Con objeto de preservar el dominio sobre sus siervos, los amos establecieron una serie de estrategias encaminadas a evitar cualquier interferencia por parte de las autoridades que pudiera discutir la legalidad de su propiedad. A través de la manipulación de los contratos de compraventa, los propietarios dominicanos pretendieron ocultar buena parte de la información que pudiera servir para la correcta identificación de los esclavos, insertándolos en un escenario legal escasamente clarificado que pretendía mantenerlos bajo servidumbre, sin tener en consideración si su adquisición había bordeado, cuando no transgredido, los marcos legales vigentes en el momento de su adquisición38.

Retratando el mercado de esclavos en Santo Domingo

  • 39 Los datos se corresponden con los fondos disponibles para Santo Domingo en el Archivo General de la (...)

15Las diversas leyes que rigieron la esclavitud en Santo Domingo, con la excepción del breve periodo de supresión de 1801, establecían una serie de condiciones que legitimaban la propiedad sobre el esclavo y que en buena medida dependían de cómo éste hubiera sido incorporado bajo el dominio de su amo. El mercado de esclavos dominicano respondió a las dificultades para la introducción de esclavos y a la incertidumbre sobre la viabilidad de la institución esclavista39.

  • 40 Lora, Quisqueya, Transición de la esclavitud al trabajo libre en Santo Domingo : el caso de Higüey (...)

16Los datos señalan una mínima preponderancia de los esclavos varones en el mercado, lo que vendría a indicar que si bien estos eran los más requeridos, existió una importante demanda de trabajo esclavo femenino, algo ya señalado para el caso de Higüey por Quisqueya Lora40. Ante la escasa importancia de grandes haciendas azucareras, donde el índice de masculinidad solía ser alto, la visibilidad de la demanda de mano de obra femenina se hacía más notable. Es preciso establecer que, más allá de la importancia de la esclavitud doméstica, el trabajo esclavo femenino fuera del ámbito del hogar del amo estaba plenamente extendido, tanto en el mundo urbano como en el agro. Esclavas de jornal formaban parte del paisaje urbano, y mujeres eran buena parte de los esclavizados que laboraban en las explotaciones agropecuarias, donde trabajaban en espacios similares a los hombres.

Tabla 1 – División por sexo del mercado de esclavos en santo domingo, 1746-1821

Tabla 1 – División por sexo del mercado de esclavos en santo domingo, 1746-1821

Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH

  • 41 Rodríguez Morel, Genaro, Orígenes de la economía de plantación en La Española, Santo Domingo, Edito (...)

17La incapacidad para introducir esclavos desde las estructuras comerciales formales tuvo repercusión en la composición étnica de los esclavos puestos en el mercado. Frente a la realidad mostrada por Genaro Rodríguez Morel para el siglo XVI dominicano, donde una parte sustancial de los esclavos habían nacido en África41, en el siglo XVIII, el grupo con mayor presencia fue el de los criollos, que englobaría tanto a los nacidos en Santo Domingo como en otras partes de América. Dentro de este grupo, los nacidos en territorio dominicano era el más numeroso. Ante la imposibilidad, o la dificultad, de adquirir mano de obra, la dinámica de reproducción natural constituyó el principal aporte para el mantenimiento de la esclavitud. Los diversos grupos criollos respondían bien a la configuración de las rutas comerciales que vertebraban el comercio dominicano o bien a coyunturas concretas que permitieron la entrada de grupos de esclavos en el mercado.

Tabla 2 – Denominación étnica de los esclavos en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821

Tabla 2 – Denominación étnica de los esclavos en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821

Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH

  • 42 De la Fuente, Alejandro, “Población y crecimiento en Cuba (siglos XVI y XVII) : Un estudio regional (...)
  • 43 O´Toole, Rachel, “From the Rivers of Guinea to the Valleys of Peru : Becoming a Bran Diaspora withi (...)

18Los esclavos nacidos en África componen el segundo grupo de nuestro estudio. Su composición nos ofrece información tanto de las estrategias de compra de los propietarios dominicanos como de los lugares de origen donde fueron embarcados en las costas africanas. El sector más numeroso lo componen esclavos sin una denominación específica sobre su origen. Los términos “Guinea” o “Etiopía” no designaban realidades geográficas, sino al continente africano en su conjunto42. Otros términos como “bozal” o “boruco” hacen referencia a esclavos que acababan de llegar de África y que aún no conocían o dominan con fluidez la lengua, las costumbres o la cultura de la sociedad dominicana. La escasa importancia que los compradores otorgaban a la procedencia de los esclavos nos sugiere que no se realizaban, de manera mayoritaria, compras selectivas en base al origen étnico. Y este es un factor importante, porque dentro del lenguaje de los mercados esclavistas, las denominaciones de procedencia de los esclavos traían consigo aparejadas una serie de particularidades que señalaban conductas, habilidades, actitudes y aptitudes43. Ante la necesidad de mano de obra y dada la debilidad endémica del mercado, cualquier esclavo con capacidad para trabajar era un bien apetecido, sin importar en demasía la procedencia.

Tabla 3 – Regiones de salida y denominaciones etnicas de los esclavos nacidos en Africa en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821

Tabla 3 – Regiones de salida y denominaciones etnicas de los esclavos nacidos en Africa en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821

Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH

  • 44 Rivas, Christine D., Power, Race, Class and Gender in Colonial Santo Domingo : An analysis of Spani (...)
  • 45 Schwartz, Stuart B., “Cantos and Quilombos. A Hausa Rebellion in Bahia, 1814”, en Jane G. Landers a (...)
  • 46 Apter, Andrew, “Yoruba Ethnogenesis from within”, Comparative Studies in Society and History, 2013, (...)
  • 47 O´Toole, Rachel, “To be Free and Lucumí : Ana de la Calle and making African Diaspora Identities in (...)

19Además, la documentación nos remite a catalogaciones genéricas y no a definiciones étnico-culturales africanas. En opinión de Christine D. Rivas, a lo largo del siglo XVIII se produjo una tendencia a la simplificación en la identificación de los grupos étnicos de los esclavos dominicanos44. Para Schwartz, la creación de las “identidades” de los esclavos por parte de los esclavistas fue, en buena medida, un producto del sistema colonial, ya que si bien se crearon categorías específicas, éstas eran extraordinariamente simples ya que no contemplaban las divisiones políticas, culturales y religiosas de los diferentes grupos esclavizados45. A la agrupación de diversos componentes culturales bajo etnónimos muy generales vino a sumarse la identificación étnica de los esclavos con las regiones desde las que eran embarcados con rumbo a América. Además, la creación de estereotipos por parte de los esclavistas americanos provocó que bajo mismos etnónimos se catalogase a esclavos de procedencia cultural disímil46. La imposición del lenguaje de los mercados esclavistas, a ambos lados del Atlántico, invisibilizó buena parte de la diversidad cultural de los distintos pueblos africanos que fueron esclavizados, si bien los que fueron catalogados de una manera similar terminaron por reconstruir, o redefinir, identidades colectivas en América en base a algunas afinidades culturales47.

  • 48 Wheat, David, Atlantic Africa and the Spanish Caribbean, 1570-1640, Chapel Hill, University of Nort (...)
  • 49 Silva Santos, Vaniclea, “Mandinguiero is not Mandinka : The debate among nation, ethnicity and othe (...)
  • 50 Lovejoy, Paul, “The African Diaspora : Revisionist Interpretations of Ethnicity, Culture and Religi (...)
  • 51 Barcia, Manuel, West African Warfare in Bahia and Cuba. Soldier Slaves in the Atlantic World, 1807- (...)

20Para entender los entornos de sociabilidad de los esclavos nacidos en África en las sociedades esclavistas americanas, habría que señalar su capacidad para, de un lado, adoptar estas nuevas catalogaciones impuestas por los esclavistas y, de otro lado, su capacidad para preservar elementos identitarios de tipo africano48. Estaríamos presentando, por tanto, un espacio donde los esclavos podían desenvolverse en base a la utilización de identidades múltiples ; las creadas por los propietarios y las utilizadas por los propios esclavos desde el interior de los diversos grupos esclavizados49. El mantenimiento de estos espacios de tipo africano, alterados y reformulados por su vida como esclavos, podía servir para incrementar la detentación de poder de los miembros que pertenecieran a un mismo grupo étnico, cultural o religioso50, vertebrando mecanismos de solidaridad o como vehículo que podía permitir la organización de estrategias complejas de resistencia al régimen esclavista51. En cualquier caso, dentro del mercado de Santo Domingo existía un significativo número de esclavos que no tenían definido ningún tipo de origen. Si bien, como ya hemos señalado, esto puede implicar que para la clase esclavista dominicana no era un factor importante el origen étnico de los esclavos para su adquisición, en nuestra opinión su importancia cuantitativa no puede explicarse, exclusivamente, en base a estos parámetros.

21La denominación étnica del esclavo era un factor importante para su identificación, pero no era el único. En los contratos de compraventa, así como en las relaciones de bienes de difuntos, se añadía otro tipo de información, como el nombre, la edad o alguna característica física relevante que pudiera ayudar a identificarlo en caso de fuga. La suma de todas estas informaciones hacía posible su identificación, lo que en principio constituía una salvaguarda para el propietario. Sin embargo, el alto número de esclavos que no presentan una identificación étnica nos lleva a plantear si en la documentación se ocultan, con similar frecuencia, otros elementos que podían servir para su identificación.

Tabla 4 – Esclavos sin nombre o en los que no se precisa su edad, Santo Domingo, 1746-1821

Tabla 4 – Esclavos sin nombre o en los que no se precisa su edad, Santo Domingo, 1746-1821

Fuente. Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH

22Los datos señalan que si bien la mayoría de los esclavos aparecen definidos bajo un nombre, no ocurre lo mismo con la edad. Así, la documentación refleja la edad de los criollos de manera mayoritaria, encontrándonos en el extremo opuesto a los esclavos de los que desconocemos su origen, quedando los esclavos nacidos en África a una distancia casi equidistante entre los dos primeros grupos. Si tenemos en cuenta todos los factores, podemos concluir que los esclavos criollos estaban muy bien descritos en la documentación notarial, estableciéndose la práctica totalidad de los factores que permitirían una correcta identificación ; en el extremo opuesto encontramos a los esclavos de origen desconocido, cuya identificación resultaría extremadamente complicada, al no quedar establecidos, de manera mayoritaria dos de los tres factores que la hacían posible. La divergencia con el resto de grupos esclavizados en este aspecto nos revelaría la existencia de estrategias implementadas por los propietarios para evitar la identificación del esclavo. La manipulación de los protocolos notariales era, por tanto, habitual, pero, con qué frecuencia y sobre todo ¿con qué finalidad ? Si bien la presencia de esclavos de origen desconocido es prácticamente constante a lo largo del marco cronológico, observamos periodos en los que su relevancia se incrementa notablemente.

Tabla 5 – Presencia de los esclavos criollos, bozales y de origen desconocido en el mercado de esclavos de Santo Domingo, 1746-1821

Tabla 5 – Presencia de los esclavos criollos, bozales y de origen desconocido en el mercado de esclavos de Santo Domingo, 1746-1821

Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH

  • 52 Zeuske, Michael, “The French Revolution in Spanish America”, en Forrest, Allan and Middell, Matthia (...)

23En el lapso 1791-1815, periodo de extraordinaria inestabilidad política y jurídica, los esclavos de origen desconocido conformaron el 58.9 % del total de las diferentes transacciones recogidas en los protocolos notariales. El número constata un incremento sustancial de su importancia dentro del mercado de esclavos dominicano, ya que hasta el comienzo del proceso revolucionario en Saint Domingue, su presencia se reducía al 39.1 %. Su creciente importancia en este periodo coexiste con un relativo estancamiento del número de esclavos criollos, pero sobre todo, con un significativo derrumbe de los esclavos bozales en el mercado, que pasaron de constituir el 19. 5 % antes de 1790 a tan sólo solo un 4.4 % entre 1790-1815. Todo ello nos lleva a preguntarnos si se estaba produciendo un enmascaramiento consciente del origen de los esclavos en un periodo particularmente crítico para la supervivencia, o no, de la esclavitud en la Isla de La Española. O dicho de otra manera, que si este aparente encubrimiento del origen de los esclavos, que afectaría mínimamente a los criollos, realmente estaría señalando que una parte significativa de los esclavos de etnicidad desconocida tenían elementos comunes con los esclavos bozales, a los que aparentemente parecen sustituir en el mercado. Dado el contexto de guerra, y las diferentes normativas que prohibían la introducción de esclavos procedentes de la colonia francesa52, era recomendable, para los propietarios, ocultar su origen. También debemos hacer notar que los esclavos puestos en el mercado son aquellos que se quieren comprar, pero sobre todo, que se quieren vender, por lo que habría que contemplar la posibilidad de que, ante el estado de incertidumbre, un sector de los propietarios decidieran desprenderse de los esclavos cuya procedencia fuera dudosa. Sobre todo en un contexto de extraordinaria volatilidad de los marcos legales que reglaban la esclavitud, donde no era descartable que pudiera tomarse alguna medida legal que cuestionara la legitimidad de las compraventas efectuadas. A pesar de unas circunstancias tan críticas, la clase propietaria siguió adquiriendo esclavos, a veces de manera legal y otras veces, de forma cuestionable. En una situación inestable, los propietarios recurrieron, con frecuencia, a la manipulación de los protocolos notariales con objeto de imposibilitar la identificación de un sector de los esclavos que estaban bajo su poder, manteniendo el dominio que ejercían sobre sus esclavos e imposibilitando que pudiera efectuarse cualquier tipo de actuación jurídica que pudiera emanciparles.

Recapitulaciones

24El mercado esclavista dominicano en el último tramo del periodo colonial se vio seriamente afectado por la presencia de esclavos que, presumiblemente, habían sido adquiridos de manera ilegal. Ante el fracaso de las diferentes normativas implementadas para el fomento y desarrollo de la trata negrera, la clase propietaria satisfizo su demanda recurriendo a la vecina colonia de Saint Domingue, la más de las veces de manera ilegal. La gran interconexión económica de ambas colonias estaba motivada por la marginalidad de Santo Domingo en las grandes tutas comerciales transtlántica. Además, las diversas medidas que se tomaron para tratar de fomentar su agricultura y comercio fueron del todo insuficientes, dada la débil estructura mercantil y financiera de la colonia. Por ello, una parte significativa del abasto de esclavos se realizaba en la vecina colonia francesa, constituida como uno de los principales centros esclavistas del hemisferio occidental. Ante la imposibilidad de terminar con este circuito económico, las autoridades dominicanas activaron diferentes medidas para mejorar los canales de comunicación con sus vecinos franceses para evitar la llegada de esclavos fugitivos y terminar de una vez con la introducción ilegal de esclavos. Todo fue en vano, teniendo que recurrir las autoridades a proclamar dos indultos para tratar de legalizar los “negros de mala entrada”. Con el estallido revolucionario en Saint Domingue y la posterior participación española en el conflicto, la monarquía hispánica llevó a cabo una política de re-esclavización de los prisioneros de guerra capturados que, desde el punto de vista formal, habían sido manumitidos por las leyes de supresión de la esclavitud decretadas por la Francia jacobina. Esta política fue denunciada por las autoridades francesas que pretendieron la devolución de estos prisioneros de guerra, con escaso éxito. Y es que la fuerte presencia constante de esclavos cuyo origen no queda explicitado en la documentación nos sugiere que una parte nada desdeñable de los esclavos puestos en el mercado dominicanos presentaba irregularidades lo suficientemente importantes como para que los propietarios pretendieran evitar su identificación. Si bien su presencia fue constante a lo largo de todo el periodo estudiado, su importancia creció significativamente durante el periodo revolucionario en Saint Domingue, cuando en Santo Domingo se implementaron diversos códigos legales que regían la esclavitud. Las leyes españolas, francesas, pero también las medidas supresoras jacobinas, fueron implementadas en Santo Domingo, generando un escenario de escasa seguridad jurídica para la clase propietaria. Ante este escenario, un sector de los propietarios dominicanos abogó por ocultar el origen de la adquisición de sus esclavos, no mostrando el menor escrúpulo en manipular la información notarial si con ello lograba preservar la propiedad.

Haut de page

Bibliographie

Andreo, Juan, “La conformación de identidades urbanas y procesos de exclusión social. La población de Santiago de Cuba en el siglo XIX”, en Provencio, Lucía (ed.) Abarrotes, la construcción social de las identidades colectivas en América Latina, Murcia, Universidad de Murcia, 2006.

Apter, Andrew, “Yoruba Ethnogenesis from within”, Comparative Studies in Society and History, 2013, 55, 2.

Atsé, Kimou, La presencia africana en la independencia de Haití, Tesis doctoral inédita, Sevilla, Universidad Pablo de Olavide, 2012.

Barcia, Manuel, West African Warfare in Bahia and Cuba. Soldier Slaves in the Atlantic World, 1807-1844, Oxford and New York, Oxford University Press, 2014.

Belmonte Postigo, José Luis, “No obedecen a nadie, sino cada uno gobierna a su propia familia. Etnicidad y política en la reducción del maniel de Bahoruco, 1785-1795”, Almanack, nº 11, 2015.

Belmonte Postigo, José Luis, “De cómo la costumbre articula derechos. Esclavos en Santo Domingo a fines del periodo colonial”, en Laviña Gómez, Javier, Piqueras, Ricardo y Mondéjar, Cristina, Afroamérica, espacios e identidades, Barcelona, Editorial Icaria, 2013.

Cassá, Roberto, Historia Social y económica de la República Dominicana, Santo Domingo, Editora Alfa y Omega, 2003.

De la Fuente, Alejandro, “Población y crecimiento en Cuba (siglos XVI y XVII) : Un estudio regional”, European Review of Latin American and Caribbean Studies, 1993, December nº 55.

Dubois, Laurent, Avengers of the New World, The Story of the Haitian Revolution, Cambridge, The Belknap Press of Harvard University Press, 2004.

Eller, Anne, “All would be equal in the effort. Santo Domingo´s Italian Revolution, Independence and Haiti, 1809-1822”, Journal of Early American History, 2011,1:2.

Ferrer, Ada, Freedom´s Mirror. Cuba and Haiti in the Age of Revolution, New York, Cambridge University Press, 2014.

Ferrer, Ada, “Haiti, Free Soil and Antislavery in the Revolutionary Atlantic”, American Historical Review, 2012, 117.

Geggus, David, Haitian Revolutionary Studies, Bloomington, Indiana University Press, 2002.

Geggus, David, “The French Slave Trade: An Overview”, The William and Mary Quaterly, 2001,Vol. 58, nº 1.

Gómez, Alejandro, Le spectre de la révolution noire. L´impact de la revolution haitïenne dans le monde atlantic, 1790-1886, Rennes, Presses universitaires de Rennes, 2013.

Gutiérrez Escudero, Antonio, “La estructura económica de Santo Domingo, 1500-1795”, en Moya Pons, Frank (coord.) Historia de la República Dominicana, Madrid, Editorial Doce Calles, 2010.

Gutiérrez Escudero, Antonio, “Acerca del proyectismo y del reformismo borbónico en Santo Domingo”, Temas Americanistas,1997, nº 13.

Hernández González, Manuel, “Repoblación y expansión económica en la frontera dominicana. El desarrollo de Azua en el siglo XVIII”, Revista de Indias, 2006, vol. LXVI, nº 238.

James, C.L.R., The Black Jacobins. Toissant L´ouverture and de San Domingo Revolution, London, Peguin Books, 2001.

Laviña, Javier, “Santo Domingo/Saint Domingue. Espacios en tiempos de guerra”, en Javier Laviña, Ricardo Piqueras y Cristina Mondéjar (eds.) Afroamérica. Espacios e identidades, Barcelona, Editorial Icaria, 2013.

Lora, Quisqueya, Transición de la esclavitud al trabajo libre en Santo Domingo : el caso de Higüey (1822-1827), Santo Domingo, Academia Dominicana de Historia, 2012.

Lovejoy, Paul, “The African Diaspora: Revisionist Interpretations of Ethnicity, Culture and Religion under Slavery”, Studies in the World of History, Abolition and Emancipation, 1997, II, 1.

Michael Zeuske y Orlando García Martínez, “Estado, notarios y esclavos en Cuba. Aspectos de una genealogía legal de la ciudadanía en sociedades esclavistas” Nuevos Mundos Mundos Nuevos (En línea) Débats, mis en ligne le 22 avril 2008.

Nessler, Graham, “The Shame of the Nation. The Force of Re-Slavement and the Law of Slavery under the Regime of Jean Louis Ferrand in Santo Domingo, 1804-1809”, New West Indian Guide, 2012, 86, ½.

Nessler, Graham, “They always Knew her to be Free. Emancipation and Re-Slavement in French Santo Domingo, 1804-1809”, Slavery & Abolition, 2011, vol. 33, nº 1.

O´Toole, Rachel, “To be Free and Lucumí: Ana de la Calle and making African Diaspora Identities in Colonial Peru”, en Serwin Bryant, Rachel O´Toole and Ben Vinson III (eds.), Africans to Spanish America. Expanding the Diaspora. Urbana, University of Illinois Press, 2012.

O´Toole, Rachel, “From the Rivers of Guinea to the Valleys of Peru: Becoming a Bran Diaspora within Spanish Slavery”, Social Text , 2007, Fall, 92, 25:3.

Ojeda, Jorge, Las tropas auxiliares de Carlos IV. De Saint Domingue al Mundo Hispánico, Castellón, Universidad Jaume I, 2011.

Rivas, Christine D., Power, Race, Class and Gender in Colonial Santo Domingo: An analysis of Spanish Dominican Marital Patterns at the Archbishopric of Santo Domingo, 1701-1801, Ottawa, Published Heritage Branch, 2008.

Rodríguez Morel, Genaro, Orígenes de la economía de plantación en La Española, Santo Domingo, Editora Nacional, 2012.

Rupert, Linda M, “Marronage, Manumission and Maritime Trade in the Early Modern Caribbean”, Slavery & Abolition, 2009, 30, 3.

Schneider, Elena, “African Slavery and Spanish Empire. Imperial Imaginings and Bourbon Reform in Eighteenth-Century Cuba and Beyond”, Journal of Early American History, 2015, vol. 5.

Schwartz, Stuart B., “Cantos and Quilombos. A Hausa Rebellion in Bahia,1814”, en Jane G. Landers and Barry M. Robinson (eds.). Slaves, Subjects and Subversives: Blacks in Colonial Latin America. Albuquerque, University of New Mexico Press, 2006.

Sevilla Soler, Rosario, “El comercio entre Santo Domingo y Andalucía (1750-1795)”, Primeras Jornadas de Andalucía y América, 1981, vol. 1.

Sevilla Soler, Rosario, “Santo Domingo, frontera franco-española. Consecuencias de la presencia francesa en la Isla de la Española”, Revista de Indias, 1991, Anexos 4.

Silva Santos, Vaniclea, “Mandinguiero is not Mandinka: The debate among nation, ethnicity and others designations assigned to Africans in the context of the slave trade”, Conferencia impartida en LASA/2013, Mayo-Junio, Washington DC, 2013.

Torres Ramírez, Bibiano, La compañía gaditana de negros, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1973.

Wheat, David, Atlantic Africa and the Spanish Caribbean, 1570-1640,Chapel Hill, University of North Carolina Press, 2016.

Wildmer, Rudolf, “ El hato ganadero del Este en la economía de Santo Domingo en el siglo XVIII. Con Antonio Sánchez Valverde en San Dionisio de Higüey”, Clío, Órgano de la Academia Dominicana de la Historia, Santo Domingo, nº 165, enero-junio, 2003.

Zeuske, Michael, “The French Revolution in Spanish America”, en Forrest, Allan and Middell, Matthias (eds.), The Routledge Companion to the French Revolution in World History, London and New York, Routledge, 2016.

Haut de page

Notes

1 Sevilla Soler, Rosario, “Santo Domingo, frontera franco-española. Consecuencias de la presencia francesa en la Isla de la Española”, Revista de Indias, 1991, Anexos 4, p. 167.

2 Archivo General de Indias (en adelante AGI) Indiferente General 2727. Resolución del Consejo de Indias. Madrid, 9 de julio de 1766.

3 Atsé, Kimou, La presencia africana en la independencia de Haití, Tesis doctoral inédita, Sevilla, Universidad Pablo de Olavide, 2012, p. 145.

4 Archivo General de la Nación (en adelante AGN), Archivo Real de El Seibo (en adelante ARS), Legajo 39.

5 AGN, ARS, Leg. 39. Declaración de D. Juan de Cleresó. El Seibo, 3 de octubre de 1764.

6 Archivo General de Indias (en adelante AGI) Santo Domingo 953. El gobernador solicita el método de resguardo para evitar las extracciones de ganado sin el preceptivo permiso. Santo Domingo, 25 de marzo de 1790.

7 Gutiérrez Escudero, Antonio, “Acerca del proyectismo y del reformismo borbónico en Santo Domingo”, Temas Americanistas, 1997, nº 13, p. 17-30.

8 Schneider, Elena, “African Slavery and Spanish Empire. Imperial Imaginings and Bourbon Reform in Eighteenth-Century Cuba and Beyond”, Journal of Early American History, 2015, 5, p. 3-29.

9 AGI. Indiferente General 2819, Carta del Marqués del Real Tesoro, Cádiz, 26 de julio de 1763.

10 Torres Ramírez, Bibiano, La compañía gaditana de negros, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1973.

11 Andreo, Juan, “La conformación de identidades urbanas y procesos de exclusión social. La población de Santiago de Cuba en el siglo XIX”, en Provencio, Lucía (ed.) Abarrotes, la construcción social de las identidades colectivas en América Latina, Murcia, Universidad de Murcia, 2006, p. 275-314.

12 Gutiérrez Escudero, Antonio, “La estructura económica de Santo Domingo, 1500-1795”, en Moya Pons, Frank (coord.) Historia de la República Dominicana, Madrid, Editorial Doce Calles, 2010, p. 92-94.

13 Sevilla Soler, Rosario, “El comercio entre Santo Domingo y Andalucía (1750-1795)”, Primeras Jornadas de Andalucía y América, 1981, vol. 1, p. 137-148.

14 AGI. Santo Domingo 1034. Representación al Rey del cabildo secular de Santo Domingo. Santo Domingo, 13 de enero de 1785.

15 Para una mayor comprensión de las condiciones de trabajo y entornos de sociabilidad de los esclavos fuera del mundo del azúcar en Santo Domingo, Cassá, Roberto, Historia Social y económica de la República Dominicana, Santo Domingo, Editora Alfa y Omega, 2003, Wildmer, Rudolf, “ El hato ganadero del Este en la economía de Santo Domingo en el siglo XVIII. Con Antonio Sánchez Valverde en San Dionisio de Higüey”, Clío, Órgano de la Academia Dominicana de la Historia, Santo Domingo, Nº 165, enero-junio, 2003, Belmonte Postigo, José Luis, “ De cómo la costumbre articula derechos. Esclavos en Santo Domingo a fines del periodo colonial”, en Laviña Gómez, Javier, Piqueras, Ricardo y Mondéjar, Cristina, Afroamérica, espacios e identidades, Barcelona, Editorial Icaria, 2013.

16 Geggus, David, “The French Slave Trade : An Overview”, The William and Mary Quaterly, 2001, Vol. 58, nº 1, p. 119-138.

17 http://www.slavevoyages.org/tast/assessment/estimates.faces

18 Geggus, David, Haitian Revolutionary Studies, Bloomington, Indiana University Press, 2002, p. 78.

19 Rupert, Linda M, “Marronage, Manumission and Maritime Trade in the Early Modern Caribbean”, Slavery & Abolition, 2009, 30, 3, p. 361-382.

20 AGI. Indiferente General 2787. Carta del Gobernador Azlor al Consejo de Indias. Santo Domingo, 15 de diciembre de 1766.

21 AGI. Indiferente General 2787. Representación del Gobernador D. Manuel de Azlor al Consejo de Indias. Santo Domingo, 28 de Octubre de 1760.

22 Para una visión más completa del fenómeno del cimarronaje transfronterizo, Belmonte Postigo, José Luis, “ No obedecen a nadie, sino cada uno gobierna a su propia familia. Etnicidad y política en la reducción del maniel de Bahoruco, 1785-1795”, Almanack, nº 11, 2015, p. 779-806.

23 Hernández González, Manuel, “Repoblación y expansión económica en la frontera dominicana. El desarrollo de Azua en el siglo XVIII”, Revista de Indias, 2006, vol. LXVI, nº 238, p. 660.

24 AGI. Santo Domingo 983. Representación del Gobernador y de los Oficiales Reales de Santo Domingo en el que hacen presente el excesivo número de negros de mala entrada. Santo Domingo, 24 de febrero de 1773.

25 AGI. Santo Domingo 983. Informe del Fiscal del Consejo de Indias a la Representación hecha por el Gobernador y los Oficiales Reales de Santo Domingo. Madrid, 14 de junio de 1774.

26 El proceso revolucionario haitiano, si bien fue silenciado, como muy bien define Trouillot, durante mucho tiempo, ha recibido en épocas recientes la merecida atención de los especialistas en múltiples facetas. Más allá de la bibliografía que se referencia directamente en el texto, son de singular importancia los trabajos de Alejando E. Gómez, Le spectre de la révolution noire. L´impact de la revolution haitïenne dans le monde atlantic, 1790-1886, Rennes, Presses universitaires de Rennes, 2013, Dubois, Laurent, Avengers of the New World, The Story of the Haitian Revolution, Cambridge, The Belknap Press of Harvard University Press,2004, o el clásico trabajo de C.L.R. James, The Black Jacobins. Toissant L´ouverture and de San Domingo Revolution, London, Peguin Books, 2001.

27 Ferrer, Ada, Freedom´s Mirror. Cuba and Haiti in the Age of Revolution, New York, Cambridge University Press, 2014, p. 60-62.

28 Ojeda, Jorge, Las tropas auxiliares de Carlos IV. De Saint Domingue al Mundo Hispánico, Castellón, Universidad Jaume I, 2011.

29 Laviña, Javier, “Santo Domingo/Saint Domingue. Espacios en tiempos de guerra”, en Javier Laviña, Ricardo Piqueras y Cristina Mondéjar (eds.) Afroamérica. Espacios e identidades, Barcelona, Editorial Icaria, 2013, p. 43-64.

30 AGI Santo Domingo 1033. Carta del Regente de la Audiencia de Santo Domingo dando noticia del pacífico estado en que se encuentran aquellas posesiones. Santo Domingo, 12 de diciembre de 1795.

31 AGI Santo Domingo 1033. Copia de la respuesta dada a los seis capítulos propuestos por la diputación del General Levaux. Santo Domingo, 1 de noviembre de 1795.

32 AGI Santo Domingo 1033. Carta de Mr. Levaux, General en Jefe y Gobernador de la isla de Santo Domingo a D. Joaquín García. No especifica día, Fromaire, año 4 de la República Francesa. “Vos os quejáis que la diputación que os envié ha hecho correr impresos sin vuestra participación, que ella ha extendido con abundancia el decreto de la libertad general, que ella ha divulgado que los esclavos que se hallan en la parte española desde el momento que la República Francesa estaría en posesión, gozaran de la libertad. Vos me decís que el tratado concede un año para determinar la permanencia de los súbditos de vuestro rey que tienen la mayor parte de sus bienes en esclavos, que las leyes españolas no han abolido la esclavitud, y que violando esta consideración yo he procurado la ruina de los súbditos de vuestro rey. Vos añadís, yo espero, que vuestro talento penetre mi modo de pensar sobre estas cosas fundamentales y que expediréis lo más conveniente para no ofender a los españoles. En todo lo que yo he dicho, y en todo lo que ha hecho mi diputación, nada uso que no sea legal y justo, yo voy a probáoslo. Por el articulo 9, el Rey de España cede en toda propiedad la parte española : luego ella pertenece a la República Francesa inmediatamente después de la ratificación del tratado, y el mes concedido no es más que para hacer los preparativos para entrar en posesión, pero la propiedad no es menos adquirida desde el día de la ratificación del tratado. El párrafo que dice : los habitantes de la parte de Santo Domingo que por motivos de interés u otros prefiriesen transportarse con sus bienes a las posesiones de S.M. podrían hacerlo en el plazo de un año. Quien dice los habitantes dice todo hombre cualquiera de cualquiera color que sea : la nación francesa no conoce esclavos, ni conoce sino hombres. Luego vuestros pretendidos esclavos hallándose sobre el suelo concedido a la República Francesa han adquirido la libertad, vedlos ahí pues libres desde el día de la ratificación del tratado.

33 AGI Santo Domingo 1033, Carta del Capitan General D. Joaquin García al Jefe Político de la isla de Santo Domingo Mr. Levaux, Santo Domingo, 19 de diciembre de 1795.

34 Nessler, Graham, “The Shame of the Nation. The Force of Re-Slavement and the Law of Slavery under the Regime of Jean Louis Ferrand in Santo Domingo, 1804-1809”, New West Indian Guide, 2012, 86, ½, p. 5-28.

35 Ferrer, Ada, “Haiti, Free Soil and Antislavery in the Revolutionary Atlantic”, American Historical Review, 2012, 117, p. 40-66.

36 Nessler, Graham, “They always Knew her to be Free. Emancipation and Re-Slavement in French Santo Domingo, 1804-1809”, Slavery & Abolition, 2011, vol. 33, nº 1, p. 87-103.

37 Eller, Anne, “All would be equal in the effort. Santo Domingo´s Italian Revolution, Independence and Haiti, 1809-1822”, Journal of Early American History, 2011,1 :2, p. 105-141.

38 Michael Zeuske y Orlando García Martínez, “Estado, notarios y esclavos en Cuba. Aspectos de una genealogía legal de la ciudadanía en sociedades esclavistas” Nuevos Mundos Mundos Nuevos (En línea) Débats, mis en ligne le 22 avril 2008. Consulté le 11 septembre 2014.

39 Los datos se corresponden con los fondos disponibles para Santo Domingo en el Archivo General de la Nación, así como los archivos reales de Bayaguana, Higüey y El Seibo (AGN, ARS, ARB, ARH). Durante el periodo de supresión de la esclavitud no encontramos ninguna transacción en materia de esclavitud.

40 Lora, Quisqueya, Transición de la esclavitud al trabajo libre en Santo Domingo : el caso de Higüey (1822-1827), Santo Domingo, Academia Dominicana de Historia, 2012, p. 34.

41 Rodríguez Morel, Genaro, Orígenes de la economía de plantación en La Española, Santo Domingo, Editora Nacional, 2012.

42 De la Fuente, Alejandro, “Población y crecimiento en Cuba (siglos XVI y XVII) : Un estudio regional”, European Review of Latin American and Caribbean Studies, 1993, December nº 55, p. 59-93.

43 O´Toole, Rachel, “From the Rivers of Guinea to the Valleys of Peru : Becoming a Bran Diaspora within Spanish Slavery”, Social Text, 2007, Fall, 92, 25 :3, p. 19-36.

44 Rivas, Christine D., Power, Race, Class and Gender in Colonial Santo Domingo : An analysis of Spanish Dominican Marital Patterns at the Archbishopric of Santo Domingo, 1701-1801, Ottawa, Published Heritage Branch, 2008, p. 253.

45 Schwartz, Stuart B., “Cantos and Quilombos. A Hausa Rebellion in Bahia, 1814”, en Jane G. Landers and Barry M. Robinson (eds.). Slaves, Subjects and Subversives : Blacks in Colonial Latin America. Albuquerque, University of New Mexico Press, 2006, p. 247-271.

46 Apter, Andrew, “Yoruba Ethnogenesis from within”, Comparative Studies in Society and History, 2013, 55, 2, p. 368

47 O´Toole, Rachel, “To be Free and Lucumí : Ana de la Calle and making African Diaspora Identities in Colonial Peru”, en Serwin Bryant, Rachel O´Toole and Ben Vinson III (eds.), Africans to Spanish America. Expanding the Diaspora. Urbana, University of Illinois Press, p. 73-94.

48 Wheat, David, Atlantic Africa and the Spanish Caribbean, 1570-1640, Chapel Hill, University of North Carolina Press, 2016, p. 20-102.

49 Silva Santos, Vaniclea, “Mandinguiero is not Mandinka : The debate among nation, ethnicity and others designations assigned to Africans in the context of the slave trade”, Conferencia impartida en LASA/2013, Mayo-Junio, Washington DC, 2013, p. 1-22.

50 Lovejoy, Paul, “The African Diaspora : Revisionist Interpretations of Ethnicity, Culture and Religion under Slavery”, Studies in the World of History, Abolition and Emancipation, 1997, II, 1.

51 Barcia, Manuel, West African Warfare in Bahia and Cuba. Soldier Slaves in the Atlantic World, 1807-1844, Oxford and New York, Oxford University Press, 2014, p. 97-152.

52 Zeuske, Michael, “The French Revolution in Spanish America”, en Forrest, Allan and Middell, Matthias (eds.), The Routledge Companion to the French Revolution in World History, London and New York, Routleedge, 2016, p. 77-95.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Tabla 1 – División por sexo del mercado de esclavos en santo domingo, 1746-1821
Légende Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/69478/img-1.png
Fichier image/png, 172k
Titre Tabla 2 – Denominación étnica de los esclavos en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821
Légende Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/69478/img-2.png
Fichier image/png, 119k
Titre Tabla 3 – Regiones de salida y denominaciones etnicas de los esclavos nacidos en Africa en el mercado de Santo Domingo, 1746-1821
Légende Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/69478/img-3.png
Fichier image/png, 117k
Titre Tabla 4 – Esclavos sin nombre o en los que no se precisa su edad, Santo Domingo, 1746-1821
Légende Fuente. Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/69478/img-4.png
Fichier image/png, 69k
Titre Tabla 5 – Presencia de los esclavos criollos, bozales y de origen desconocido en el mercado de esclavos de Santo Domingo, 1746-1821
Légende Fuente : Protocolos Notariales del AGN, ARS, ARB y ARH
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/69478/img-5.png
Fichier image/png, 85k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Luis Belmonte Postigo, « Bajo el negro velo de la ilegalidad. un análisis del mercado de esclavos dominicano 1746-1821 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 07 juillet 2016, consulté le 26 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/69478 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.69478

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page