Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesColloques2016Redes internacionales de apoyo y ...Italia frente a la guerra civil s...

2016
Redes internacionales de apoyo y solidaridad con grupos, actores y movimientos político-sociales latinoamericanos, 1955-1995

Italia frente a la guerra civil salvadoreña : la iglesia, los movimientos religiosos, denuncias jurídicas e iniciativas políticas

Massimo De Giuseppe

Résumés

La crisis que convirtió, en los últimos años Setenta y principios de los Ochenta, América Central en una de las áreas estratégicas de la tensión de la “guerra fría”, produjo una movilización internacional de actores políticos, sociales y religiosos. En particular, después de la trágica muerte del arzobispo Oscar Romero, el 24 de marzo de 1980, un teatro históricamente marginal como el pequeño El Salvador se convirtió en el centro de una compleja red de actividades diplomáticas, iniciativas políticas y formas de movilización. El caso salvadoreño representa un poderoso modelo para leer las relaciones entre los procesos endógenos y el impacto de la guerra fría, su visión desde Europa y desde Italia. En Italia la crisis salvadoreña ocupó espacios importantes en el imaginario nacional, ganando una presencia en los principales periódicos, movilizando la acción de ONGs, partidos, grupos sociales y sobre todo ocupando la atención de los católicos, que a nivel eclesiástico y laico promovieron un gran número de iniciativas, libros, denuncias, reportajes. La investigación se basa sobre documentos guardados en archivos (Fundación Lelio y Lisli Basso, Pax Christi, Fundación Balducci, Instituto Surzo) y en acervos particulares (Turoldo, Bassetti, cardenal Casaroli), sin olvidar folletos, periódicos y publicación bibliográfica del tiempo.

Haut de page

Texte intégral

Romero, la iglesia y la internacionalización de la crisis salvadoreña (1977-1980)

  • 1 Respectivamente : Informe Sobre la situación de derechos humanos en El Salvador, 17 de noviembre de (...)
  • 2 Discurso de Monseñor Romero el día de su investidura académica como Doctor en Letras humanas Honori (...)
  • 3 “Entrevista a Mons. Romero”, Revistas de las Revistas, suplemento de Excelsior, 24 de enero de 1979 (...)
  • 4 De Giuseppe, Massimo (ed), Giustizia e pace come pedagogia pastorale, La Scuola, Brescia, 2011.
  • 5 Sobre el papel de los jesuitas ver Withfield, Theresa, Pagando el precio. Ignacio Ellacuría y el as (...)

1Entre finales de 1977 y finales de 1979 se organizaron cuatro investigaciones sobre violaciones de derechos humanos en El Salvador por parte de observadores internacionales. Las dos principales, en cuanto a impacto internacional – una organizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos y la otra por Amnistía International1 – compartían la lectura del papel decisivo jugado por el Arzobispado de San Salvador. Una interpretación en línea con las motivaciones de la Laurea honoris causa concedida a monseñor Romero por la Georgetown University en febrero de 1978. En aquella ocasión el arzobispo había recibido el premio, lanzando un llamamiento a la construcción de un « nuevo humanismo».2 En su perspectiva los católicos podían participar en el esfuerzo pacificador simplemente redescubriendo su propia naturaleza. En su experiencia personal esto se traducía en una fidelidad a su misión pastoral, elemento esencial de su lema « sentir con la iglesia» ; esto tenía que desarrollarse paralelamente a nivel institucional y popular, como resultado de una historia del magisterio en la experiencia salvadoreña. Una impresionante síntesis de este enfoque, que ayuda a deshacerse de una gran controversia en torno a la relación de Romero con la política, se encuentra en un pasaje de su respuesta a un periodista mexicano sobre el « compromiso de la iglesia salvadoreña por los derechos humanos» en los días de la Conferencia de Puebla. « Desde la perspectiva evangélica – contestó Romero – nosotros no vamos a atender al motivo político o de conveniencia del momento. Sabemos que defender los derechos humanos es cumplir el Evangelio, porque Cristo vino a redimir al hombre, lo cual es liberarlo de la esclavitud y, defender los derechos humanos, como se dice en lenguaje moderno... En este sentido la línea de la Iglesia, pues, es intransigente. Aun cuando no hubiera conveniencias políticas para defender los derechos humanos, ella los defendería contra viento y marea. Es su deber»3 El encuentro de Puebla se consumó en una coyuntura particularmente delicada para el destino de la Iglesia salvadoreña : coincidió con el homicidio del padre Ortiz, junto con cuatro muchachos del centro de formación El Despertar, acusados de tener contacto con la guerrilla. Monseñor Romero participó de los trabajos en el grupo que se ocupó del documento Evangelización y promoción humana. Esta experiencia tuvo gran influencia sobre su cuarta y última carta pastoral, Misión de la Iglesia en el medio del país, del agosto sucesivo.4 En México el arzobispo recibió una fuerte atención mediática y de regreso a San Salvador encontró una situación muypolarizada y una conferencia episcopal profundamente dividida en la que gozaba sólo del pleno apoyo de Rivera y Damas, lo que lo acercó a los jesuitas de la UCA.5

2Pocos meses después, durante el verano de 1979, la revista italiana « Politica Internazionale», expresión del Istituto per le relazioni tra l’Italia, i Paesi dell’Africa, dell’America latina e del Medio oriente (IPALMO), un organismo paralelo al Ministero degli Esteri italiano, especializado en las relaciones geopolíticas y culturales con los países extraeuropeos, publicaba un dossier titulado Chiesa, Partiti, Movimenti di ispirazione cristiana in America latina. La coordinadora del trabajo fue Marcella Glisenti, histórica animadora de iniciativas de solidaridad con los « popoli latinoamericani», vieja colaboradora del alcalde pacifista de Florencia, Giorgio La Pira, secretaría por un tiempo de la sección italiana de la Fundación Bertrand Russell y directora de la libreria Paesi nuovi. Desde unos meses se había vuelto en una gran defensora del arzobispo salvadoreño. Los autores del dossier (periodistas, políticos y docentes universitarios) cuestionaban sobre las perspectivas de la relación entre los católicos y la política en varios países latinoamericanos, a la luz de la Conferencia de Puebla y de la ola emocional producida por la escalada de la violencia en Centroamérica. En particular dos artículos, uno del chileno José Antonio Vieria Gallo y otro del vaticanista italiano Giancarlo Zizola, eran abiertamente dedicados a la posición de las instituciones eclesiásticas y a las divisiones entre los católicos con respecto al tema de los derechos humanos. Los dos invitaban a los lectores a confrontar dos planes históricos : el plan de la transformación de la Iglesia latinoamericana posconciliar – de Medellín a Puebla, pasando por la encíclica de Pablo VI Populorum Progressio – y el plan de la guerra fría, que parecía listo a soplar con renovada fuerza en la región centroamericana.

  • 6 Zizola, Giancarlo, “Da Medellín a Puebla. La rifondazione della cristianità”, Politica internaziona (...)
  • 7 El obispo de Recife, promotor de una línea de « no-violencia activa» frente a los regímenes militar (...)
  • 8 Scatena, Silvia, In populo pauperorum. La Chiesa latinoamericana dal Concilio a Medellín (1962-1968 (...)
  • 9 O.A. Romero, Misión de la Iglesia en el medio del país, Cuarta carta pastoral, 6 agosto de 1979, en (...)

3Mientras Vieira Gallo analizaba el reencuentro entre la Iglesia y los derechos humanos en América Latina (cuatro siglos después de la relectura lascasiana del derecho natural) en términos del descubrimiento de un « necesario pluralismo ideológico y político», Zizola reflejaba sobre las denuncias de Mons. Romero respecto a la violencia en El Salvador. En particular el periodista asociaba el creciente activismo internacional del arzobispo a lo que definía « el inevitable destino de traducir las instancias de la iglesia posconciliar en un contextos de ausencia de intermediarios políticos».6 Desarrollando su reflexión, Zizola reconocía además una « natural reacción cristiana» a todas las formas de violencias, sobre todo a la violencia « institucionalizada» (según la vieja división de la violencia propuesta por el arzobispo brasileño dom Helder Câmara)7 que volvía a golpear inexorablemente a los grupos más frágiles y expuestos, como campesinos, catequistas o activistas de las comunidades rurales. Por eso invitaba a considerar a Romero y a los sacerdotes y activistas perseguidos en su diócesis, como intérpretes de la tesis de la « necesaria sustitución de la política ausente» de Evaristo Arns.8 Adentro de esta perspectiva Zizola defendía acciones impactantes como la excomulgación de los asesinos del padre Rutilio Grande, la « misa única» en la catedral, la decisión de leer al final de la celebración religiosa los resultados de las investigaciones de la CDHES, encargada de identificar las víctimas y desaparecidos. En todo esto la acción de denuncia internacional, era percibida como un « elemento esencial de la misión evangelizadora de la iglesia». De estos temas, sin embargo, trataba la tercera parte de la IV Carta pastoral de Mons. Romero, donde, aun rechazando (y al mismo tiempo analizando) claramente todas las expresiones de la violencia – « estructural», « arbitraria del Estado», « de la extrema derecha», « terrorista injusta», « de la insurrección», « de legítima defensa» – el arzobispo escribía : « la Justicia es el criterio para juzgar la violencia» y que « el cristiano debe ser pacífico pero no pasivo».9

  • 10 Sobre la experiencia de Radio Ysax ver Campos, Rodolfo (ed.), El Salvador : entre el terror y la es (...)
  • 11 La Valle, Raniero ; Bimbi, Linda (eds), Marianella e i suoi fratelli, Feltrinelli, Milano, 1983, re (...)

4Sin embargo, hay un hecho que a menudo se olvida o se subestima la hora de analizar la historia de Mons. Romero y de un esfuerzo concebido por él como pastoral. En general tienden a dominar los aspectos emocionales : por un lado la imagen del obispo conservador de repente convertido a la « opción por los pobres» en un país dividido y aterrorizado, que ha impulsado el periodismo militante en términos apasionados ; por el otro la imagen del pastor que para defender su fidelidad absoluta a Roma se ha mantenido siempre lejos de lo político. Pero creo que, para organizar la acción de Romero en esta fase histórica dramática es útil tener en cuenta la naturaleza de las estructuras organizativas internas del arzobispado, así como su capacidad de dialogar con todos. Todo esto permitió la construcción de una red de actores, organismos, grupos que, tanto dentro como fuera del horizonte católico, se sintieron involucrados en aquella dimensión de pastoral emergente. En este sentido, durante la escalada de violencia que marcó el periodo 1977-1980 – por lo menos desde la aprobación de la Defensa y garantía del orden Público del 24 de noviembre 1977 – se experimentó la capacidad de reacción de las estructuras diocesanas ideadas por un obispo social como Mons. Chávez y González. De esta manera se puede interpretar el acercamiento (lejos de ser evidente, teniendo en cuenta los malentendidos anteriores) de Mons. Romero a los jesuitas de la UCA y, personalmente, a Ignacio Ellacuría, desde hacía tiempo en el ojo público por sus posiciones abiertamente liberacionistas. Este diálogo no modificó sin embargo el trabajo del arzobispo con Mons. Rivera Damas, los padres Urioste y Rosa Chávez, con las hermanas de la congregación de Religiosas para el Pueblo, con la estructura diocesana de la Caritas, y, superada la original distancia cultural, hasta con elementos de las Comunidades eclesiales de Base. Detrás de esta concepción pluralista de la organización de las actividades de la diócesis estaba el papel de tres instrumentos pastorales sui generis : el Socorro Jurídico, una asociación de asistencia jurídica a las víctimas de la violencia, establecido en 1975 por un grupo de abogados católicos, y dirigida por María Julia Hernández y luego Roberto Cuellar ; Radio YSAX10, herramienta de difusión (a través del circuito radiofónico Panamericano) de las homilías leídas en la catedral y de los resultados de las investigaciones (« los hechos de la semana» leídos al final de la Misa) ; finalmente, la CDHES, fue fundada en abril de 1978 por iniciativa de la García Villas.11

  • 12 Cartas Pastorales y discursos de Monseñor Oscar A. Romero, Op.cit.

5Este enfoque se refleja también en la estructura de las cartas pastorales del arzobispo, especialmente en las últimas dos, que reflejan una situación polarizada, interna y externamente. Ya la tercera carta, de agosto de 1978 – publicada unos meses después de la ocupación simbólica de la catedral por el Bloque Popular Revolucionario (BPR), el « frente de masas» cercano al movimiento armado Fuerzas Populares de Liberación (FPL), en que estaban empezando a converger militantes la Federación cristiana de Campesinos Salvadoreños (FECCAS) – miraba al interior del país y a la relación entre el cuerpo de la Iglesia y las organizaciones populares. El documento trataba directamente la cuestión de la violencia, de acuerdo con la lectura de Medellín para comprender las raíces de la crisis de un país « manchado por tanta sangre derramada y violaciones contra la dignidad, la libertad y la vida misma de los salvadoreños».12 El intento era claramente la construcción de una misión pastoral y orientar la reflexión de la comunidad.

  • 13 Pueb., II, Cap. II, ¿Que es evangelización ?, n. 358, e IV, cap. 1, cit., n° 1138. Op. cit

6En cambio, la cuarta y última pastoral, la ya citada Misión de la Iglesia en medio de la crisis del país, se abría a un horizonte más amplio, ofreciendo una lectura original de la situación salvadoreña a la luz de Puebla, presentada como « un nuevo Pentecostés», y colocándola, de forma indirecta, en un marco internacional. No es casual la decisión de subrayar dos puntos : « la denuncia del error y el pecado (como un « servicio a la verdad», no negativa sino con carácter profético)13 y la necesidad de construir la que se definía « una Iglesia local en comunión con la Iglesia universal». La que se ofrecía era una « contribución de toda nuestra Iglesia local a la renovación promovida por el Concilio Vaticano II y Medellín y Puebla han encarnado en la Iglesia en este continente» ; y en las conclusiones se indicaba de manera absolutamente explícita la dimensión transnacional del proceso en acto, afirmando :

  • 14 Romero. Giustizia e pace, p. 145-146. Op. cit.

« Este es el lugar para agradecer las múltiples demonstraciones de apoyo y solidaridad que han enviado, desde diversas procedencias de América y del mundo, en apoyo a los esfuerzos pastorales de nuestra Archidiócesis, Conferencias episcopales, Señores Cardenales, Arzobispos, Obispos, Presbiteros, Comunidades religiosas y de Laicos y de organismos y personas particulares de carácter ecuménico y profano. Les agradezco ante el Señor, que es el único que puede comprender la magnitud de esta confluencia de catolicidad de la Iglesia y del sentido humano universal, como aprobación de autenticidad de una Iglesia particular».14

Aún con un discurso religioso, el valor de la movilización internacional era central

  • 15 La dimensión política de la fé desde la opción por los pobres, in Cartas Pastorales y Discursos, p. (...)
  • 16 Carta de Monseñor Romero a Carter (17 febrero 1980), en Orientación, 24 de febrero de 1980.

7La repentina resonancia extra-eclesial de las iniciativas del arzobispado aceleró en los dos últimos meses de vida de Mons. Romero, marcados por el viraje militar de la segunda junta, por la ruptura dentro del PDC y las tensiones en el episcopado. En esta etapa, con el lanzamiento del estado de sitio, el compromiso del arzobispado con la defensa de los derechos humanos superó decisivamente las fronteras eclesiales para entrar, a pesar de sí mismo, en un escenario totalmente nuevo y con fama mundial, sobre todo después del otorgamiento a Romero de la Laurea honoris de la Universidad de Lovaina (2 de febrero de 1980)15, el Premio por la Paz de la Acción Ecuménica Sueca (9 de marzo) y la famosa carta abierta al presidente Carter (17 de febrero), que en cierto sentido cerró un círculo. En esa ocasión, el arzobispo escribió : « Señor Presidente, en los últimos días apareció una noticia en la prensa nacional que me ha dejado muy preocupado. De acuerdo con esta su gobierno está estudiando la posibilidad de ayudar económicamente y militarmente la Junta de Gobierno. Siendo Usted un cristiano que ha declarado su intención de defender los derechos humanos, me atrevo a exponer mi punto de vista pastoral y le hago una petición concreta ... como salvadoreño y como arzobispo, tengo la obligación de velar para el reino de la fe y la justicia en mi país y le ruego, si de verdad quiere defender los derechos humanos, prohibir dicha ayuda al gobierno salvadoreño, asegure que su gobierno no intervenga directa o indirectamente».16 En aquellos días los obispos Aparicio, Álvarez, Barrera y Revelo enviaron a la S. Sede un documento muy duro con el cual acusaban al arzobispo de estar manipulado por sacerdotes marxistas.

  • 17 Reports on Human Rights : El Salvador 1980, Apc, Centroamérica.
  • 18 Socorro Jurídico, El Salvador del genocidio de la junta militar a la esperanza de la lucha insurrec (...)

8Pocos días después del asesinato de Mons. Romero, Amnesty International presentó un informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la que se definía el arzobispo « un crítico valiente de violaciones de derechos humanos»17 Paralelamente el « Christian Science Monitor» y un grupo de académicos de la John Hopkins University invitaban públicamente a la administración Carter y al secretario de Estado Cyrus Vance a oponerse a la concesión de ayuda a la junta militar salvadoreña. Con la muerte de Romero los diques fueron definitivamente rotos y se abría al camino a la guerra civil. A los pocos meses hasta un documento del Socorro Jurídico parecía aceptar públicamente la opción de la insurgencia, defendiendo sus razones en un Carta abierta a los hombres pueblos y gobiernos progresistas del mundo.18

Los católicos y la solidaridad internacional con El Salvador. Una perspectiva desde Italia.

  • 19 Aquí véase De Giuseppe, Massimo, “¡A la solidaridad cristiana !. I cattolici e il caso salvadoregno (...)
  • 20 Martini, Carlo Maria, La dimensione contemplativa della vita. Lettera al clero e ai fedeli dell'Arc (...)
  • 21 Levi, Abramo, Oscar Arnulfo Romero. Un vescovo fatto popolo, Morcelliana, Brescia 1981 y M. De Gius (...)
  • 22 Del prefacio de Turoldo a Levi, Abramo, Oscar Arnulfo Romero, p. 9. Op. cit.

9La muerte de Romero y su resonancia, dentro y fuera del mundo católico, representaron entonces una disyuntiva para la movilización internacional con El Salvador.19 Podemos decir que entre la primavera y el verano de 1980, se generó una reacción plural, tanto de tipo espontáneo, como de tintes más institucionales, en función de los actores, grupos y movimientos involucrados. La reacción fue de hecho mundial, con especial relevancia en países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Suecia, Alemania, Bélgica, Francia, México, España y, en particular, Italia. En la península se formó un núcleo, no necesariamente homogéneo, de defensores de la causa salvadoreña y promotores de la imagen de Romero como « mártir de los tiempos nuevos». El cardenal jesuita Carlo María Martini tomó posesión de la arquidiócesis de Milán, la más grande del mundo, señalando al arzobispo asesinado como un modelo de servicio para todo el episcopado universal.20 El presbitero Arturo Paoli, misionero en Brasil, el teólogo Giulio Girardi, expulsado de los salesianos en 1977 por su posición de diálogo abierto con el marxismo, así como la activista ítalo-brasileña Linda Bimbi y Gianni Novelli, animador de organizaciones ecuménicas – todos personajes que, de manera distinta, habían vinculado su experiencia a los movimientos posconciliares y tercermundistas latinoamericanos – se sintieron llamados directamente en causa y activaron una intensa movilización cultural. A este grupo « espontáneo» pertenecía también el padre David María Turoldo, otro importante representante de la iglesia posconciliar, apreciado poeta y estudioso de la Biblia, que leyó con estallidos de pasión la muerte de Mons. Romero como un « signo de los tiempos», expresión de todo un « pueblo» que la trasformaba en un « un martirio que interpela a todos, tanto en América como en Europa».21 El mismo Turoldo recogió varia documentación sobre la violencia en El Salvador, a través del periodista Maurizio Chierici, reportero de « Il Corriere della sera» en América central, y convenció al anciano amigo Abramo Levi, un sacerdote conocido por su resistencia pacífica a la ocupación nazi durante la segunda guerra mundial, a publicar lo que hoy llamaríamos un instant book sobre Mons. Romero. Paralelamente Turoldo se dedicó a una intensa correspondencia con intelectuales y activistas internacionales sensibles a la cuestión salvadoreña.22

  • 23 Turoldo, David Maria, Una messa stroncata, en Morte come rivoluzione, postfacio a O. A. Romero, Dia (...)

10La línea de estos católicos militantes remontaba, con distintas sensibilidades, al mito de la conversión de Romero y su transformación de moderado-conservador a progresista : un camino personal considerado útil para relanzar en Italia una reflexión sobre la « calidad civil de la fe».23

  • 24 Balducci, Ernesto, carta fechada 6 abril de 1980, Apc, fondo Centroamérica. Véase Saresella, Daniel (...)

11Con un vocabulario muy parecido se expresó otro representante ilustrado del catolicismo progresista, pacifista y tercermundista italiano, el fundador de la revista « Testimonianze», director de la Badia fiesolana e inventor de la idea del « hombre planetario», el padre Ernesto Balducci. Este sacerdote redactó una emocional carta abierta « a los hermanos de la iglesia en Salvador», insistiendo en el tema de la comunidad. Se lee en un pasaje : « hoy, durante la asamblea eucarística, leí una declaración de solidaridad con vuestros sufrimientos y esperanzas, e invité a los participantes a firmar una declaración de apoyo... son todos hermanos en la fe, en la que podrán confiar por el futuro y estoy seguro de que esto le dará valor para continuar en el camino de liberación». La conclusión era emblemática de las tensiones subterráneas presentes en el catolicismo italiano del tiempo : « Les envío finalmente mi agradecimiento personal : su liberación es nuestra liberación».24

12Con motivaciones parecidas, a nivel parroquial, de comités locales, grupos misioneros, organizaciones no gubernamentales (como Mani tese, una de las principales ONG italianas), colaboraron en la construcción de una red popular de solidaridad con El Salvador. En unos pocos meses esta naciente red habría tenido que confrontarse con la opción de la violencia revolucionaria por la llegada a Italia (y Europa) de los representantes del Frente Democrático Revolucionario (FDR), intencionados a maximizar la movilización católica para recaudar fondos para el FMLN. El dato es interesante porque la movilización pro-Salvador se dirigía, por la fama producida por la muerte de Mons. Romero y la masacre de las monjas norteamericanas de Maryknoll, directamente a los católicos ; todo esto, mientras los principales referentes de los sandinistas nicaragüenses en Italia seguían siendo los círculos comunistas o los pequeños movimientos de la izquierda extraparlamentaria que se reunieron alrededor de la asociación Italia-Nicaragua. A pesar de esto se registró una fuerte transversalidad de experiencias y algunos representantes de los grupos católicos progresistas se mostraron sensibles a estas invitaciones.

  • 25 La delegación del IPALMO en México era costituida por Bassetti, Marcella Glisenti, el comunista Ren (...)

13Entre el final de 1980 y los primeros meses de 1981, bajo la movilización de los medios de comunicación, se registraron también los primeros pasos hacia más ambiciosas y estructuradas iniciativas políticas y diplomáticas. Interesante, en este sentido, fue el papel del ya citado IPALMO. Desde el final de 1978 una delegación de la organización, en la cual se encontraba el presidente, el diputado demócratacristiano Piero Bassetti, ya presidente de la región de Lombardia, había viajado a México25, invitada por el Centro de Estudios Económicos sobre el tercer Mundo (CESTEM), una organización parecida por su dinámicas y finalidades y que ofrecía en aquel momento un apoyo a la política exterior del gobierno López Portillo.

  • 26 Calamandrei, Franco, La nuova legge di cooperazione, en « Politica internazionale», 4/1979, p. 111- (...)
  • 27 Veáse Relación de Contadora, FCE, México 1988, Bagley, Bruce ; Álvarez, Roberto ; Hagedorn Katherin (...)
  • 28 Véase The Development Programme for Displaced Persons, Refugees and Returnees in Central America (P (...)

14En 1980 la situación política italiana era delicada y compleja ; el secuestro y homicidio de Aldo Moro del mayo 1978 había interrumpido el diálogo institucional entre democratacristianos, comunistas y los gobiernos Andreotti y Cossiga que habían redefinido la línea atlantista del país. En este contexto de retorno a un bipolarismo más rígido, el IPALMO seguía siendo una organización peculiar, por su capacidad « paradiplomática» de moverse fuera de los limites gubernamentales, fortalecida gracias a la aprobación de la Ley 38/1979 finalizada a la creación de una Departamento de Cooperación internacional al desarrollo adentro de la Secretaría de Relaciones Exteriores.26 Para los responsables democratacristianos del IPALMO los acontecimientos centroamericanos parecían particularmente relevantes por sus reflejos políticos y simbólicos. Realmente el organismo sabía que los espacios de movimiento no eran mucho en una coyuntura en la cual el gobierno italiano manifestaba una gran prudencia, ocupado como estaba en buscar una buena relación con Washington con respecto a las turbulencias mediterráneas. Por esto Roma se mantuvo a una distancia de seguridad de iniciativas como la Declaración Franco-Mexicana del verano 1981, preparada por los dos secretarios de relaciones exteriores de México, Jorge Castañeda, y Francia, Claude Cheysson, con la cual los dos países buscaban una salida diplomática a la crisis salvadoreña. Con este mismo enfoque, el IPALMO habría sucesivamente apoyado las líneas del Plan de Contadora27 y, sobre todo, terminada la guerra civil, participado en la ideación del proyecto PRODERE (Programa de Desarollo para Desplazados, Refugiados y Repatriados en Centro América), promovido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con el objetivo de cooperar conjuntamente la pacificación y desarrollo de la región.28

15Con el apoyo directo de representantes de la izquierda de la Democracia Cristiana (DC), como el senador Gilberto Bonalumi (ya experimentado en la crisis chilena), las primeras iniciativas del IPALMO para El Salvador se tradujeron así en un esfuerzo de divulgación científico-cultural, que acompañaba las subterráneas acciones diplomáticas. Ya el 22 de mayo de 1980, a dos meses del homicidio Romero, la sede romana dell’Instituto invitó a Rubén Zamora, hermano de Mario, el abogado salvadoreño muerto apenas tres meses antes como parte de una lista de « enemigos de la patria» divulgada por el coronel D’Abuisson. Ya miembro, por un breve tiempo, de la primera junta revolucionaria, Zamora (a la par de Héctor Dada Hirezi) había dejado su viejo partido, el PDC, denunciando la pasiva aceptación de la militarización, para pasar a colaborar con el FDR.

16El 18 de junio se organizó en Roma el seminario, La crisi in Centroamerica tra rottura e restaurazione que convocó a expertos nacionales e internacionales. De allí salió la idea de insertar el esfuerzo político italiano por la paz en El Salvador dentro de una acción más estructurada de la CEE. La perspectiva era la misma ya indicada por Bassetti en un editorial de « Politica internazionale», resultado de una mesa redonda con el socialista Lombardi y el comunista Pajetta. Se lee en el comentario :

  • 29 Bassetti, Piero ; Lombardi, Riccardo ; Pajetta, Giancarlo, “Crisi della distensione e conflitti loc (...)

« Desde el sudeste de Asia a la zona de Irán y del Golfo, del Oriente Medio a los viejos y nuevos focos de conflicto activada en África y, ahora, América central, “el arco de crisis” se ha ido extendiendo, casi instalando el miedo por el peligro de una incapacidad de control de las superpotencias. El conflicto “local” generalizado y la explosión de tantas contradicciones (en las relaciones Este-Oeste, dentro del movimiento de los no alineados, entre las dos potencias comunistas) se derivan de la crisis (y en algunos casos de la negativa) de un orden internacional basado en una doble hegemonía simétrica, en la que la distensión no fue capaz de convertirse en una coexistencia pacífica y en un esfuerzo verdaderamente multilateral».29

  • 30 North-South : A Programme for Survival, The Indipendent Commission on International Development Iss (...)
  • 31 Cossiga II : cautela e reticenza in politica estera, in « Politica Internazionale», 5/1980, p. 129- (...)

17La solución posible que se indicaba para limitar los efectos locales de la nueva escalada bipolar consistía desde luego en una acción más unitaria de los países europeos, con la intención de buscar espacios geopolíticos a través de la cooperación en el campo humanitario. Las indicaciones eran las mismas del famoso Informe sobre el desarrollo que la Comisión Brandt, presentó a la ONU en 1980, invocando una plataforma de trabajo compartido entre gobiernos y ONG.30 El IPALMO interpretó este esfuerzo como un intento para contrastar una ampliación de la fractura internacional y sus repercusiones dramáticas en teatros regionales, como el centroamericano. El esfuerzo era de hecho complicado por la creciente marginalización del ala progresista de la DC, representada por Zaccagnini, desde el congreso del partido del febrero de 1980.31

  • 32 Rentería Chávez, Lucía (ed), Don Sergio Méndez Arceo. Patriarca de la solidaridad liberadora, Dabar (...)

18Fuera de este marco para-diplomático, la relación política con Centro-América pasaba a través de los canales tradicionales del tercermundismo militante. Varios católicos (y no) italianos por ejemplo mantenían contactos con el « grupo de Cuernavaca» que se consideraba una cuna del movimiento católico progresista e internacionalista. No sólo el obispo rojo Sergio Méndez Arceo tenía una relación personal de amistad y larga colaboración con el teólogo marxista Giulio Girardi, conocido al tiempo del congreso chileno de los Cristianos para el socialismo32, sino en los ambientes de la contestación posconciliar iba creciendo la fama de las iniciativas de pastoral indigenista del obispo de San Cristóbal Samuel Ruíz. Este lanzó desde entonces, con Méndez Arceo y el obispo ecuatoriano Leónidas Proaño y otros actores activos en España, Bélgica e Italia, el Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos de América latina (SICSAL), una red ecuménica y militante constituida en apoyo de la divulgación de las tesis de la opción por los pobres y para ayudar a las poblaciones de Centroamérica.

19Los enlaces entre corrientes tercermundistas del catolicismo posconciliar euro-americanos se consolidaron en los primeros meses de 1981 gracias a la obra militante del SICSAL y de organismos como el Instituto de Estudios Políticos para América Latina (IEPALA) de Madrid y el Centro Intercontinental de Lovaina, entonces dirigido Francois Houtart. En el caso italiano crucial resultó además la entrada al escenario de otros dos organismos muy distintos entre ellos (uno social-internacionalista el otro religioso) : la Lega Democratica dei Popoli, apoyada por la Fondazione Basso de Roma en el campo de la izquierda laica y Pax Christi, quizás el más importante movimiento pacifista católico. Enlace transversal entre los varios grupos se reveló entonces la CDHES, gracias al activismo de su directora, Marianela García, que por razones de seguridad movió su oficina de San Salvador a la Ciudad de México y emprendió una larga serie de viajes a Europa y Norteamérica, manifestando una gran capacidad de construcción de redes.

  • 33 Documenti parlamentari, Fondo Tpp-Es, Sidp.

20A finales de enero de 1981 se recogieron en la Cámara y el Senado de la República italiana decenas de firmas para invitar el Comité noruego del Premio Nobel por la Paz a conceder el reconocimiento a la organización humanitaria salvadoreña. Entre los congresistas firmaron independientes de izquierda como Stefano Rodotà, el socialista Riccardo Lombardi, la comunista Nilde Iotti, pero también la republicana Susanna Agnelli (hermana del dueño de Fiat, Gianni), el radical Marco Boato y un buen grupo de democratacristianos, entre los cuales estuvola vicepresidenta de la Cámara Maria Eletta Martini, Gilberto Bonalumi y hasta Giulio Andreotti.33 La CDHES nunca habría obtenido el Nobel, a pesar de tres intentos consecutivos, pero la red de solidaridad resultó ser sólida, al menos hasta 1984. Entre los senadores que firmaron se encuentraban el periodista Raniero La Valle, un católico ya antiguo director del periódico de los obispos, « L’Avvenire», pasado a posiciones críticas (que entrevistó a García Villas en la RAI), Adriano Ossicini, Luigi Anderlini, Renato Guttuso, el pastor valdense Tullio Vinay, Giuseppe Chiarante, Mario Gozzini e Tullio Vecchietti. El Nobel no iría a CDHES a pesar de tres intentos consecutivos (en 1981 fue asignado al ACNUR, en 1982 en Alva Myrdal y Alfonso García Robles por su compromiso con el desarme nuclear y Lech Walesa en 1983), pero la red de solidaridad se demostró sólida, al menos hasta los primeros meses de 1984.

  • 34 Informe general del coloquio sobre las políticas de desapariciones forzadas de personas. Senado de (...)
  • 35 ONU, De la locura a la esperanza. Informe de la guerra de 12 años en El Salvador, Donostia, San Sal (...)

21Sin embargo la iniciativa trasversal del Parlamento italiano no fue aislada, sino hacía parte de un proyecto europeo más amplio. El 31 de enero de 1981, el Senado francés organizó una reunión de expertos jurídicos sobre violaciones de derechos humanos dedicado a El Salvador al cual dieron su adhesión organizaciones cristianas, como el Movimiento Internacional de Juristas Católicos, la Federación Internacional Católica de Derechos Humanos, el Movimiento Internacional de Cristianos para la Abolición de la Tortura, la sección francesa de Justitia et Pax y el Comité Católico contra el hambre y para el desarrollo34. En Madrid se celebró una sesión especial del Tribunal Español por los derechos humanos en El Salvador, en que fue invitado el sacerdote guerrillero Rutilio Sánchez (« padre Tilo»), ex joven responsable de la Caritas diocesana con Mons. Romero. En EE.UU., mmientras que los think tank republicanos subían el tono de la crítica al tercermundismo, aumentando la percepción del riesgo de una sovietización de Centroamérica, la movilización de la moral majority e influyentes televisiones evangelistas como la de Jerry Falwell, condenaban las movilizaciones humanitarias europeas, acusadas de ser « católico-marxistas». En Europa se criticó en cambio el aislamiento de los diplomáticos norteamericanos más abiertos al diálogo con organizaciones católicas, como el embajador en El Salvador Robert White, que había denunciado la matanza de las cuatro Hermanas de Maryknoll en diciembre 1980 para ser sustituido con Frederic Chapin.35 Estas preocupaciones acerca de la nueva política de Washington en el hemisferio occidental también se apoderaron de los animadores de la Fondazione Basso, como se desprende de la correspondencia entre el secretario de la organización, Linda Bimbi, y Frank Afflitto, encargado del Central America Information Office con sede en Cambridge Massachussets. Con el apoyo de IEPALA, dell’Intechurch Coordination Committee for Development Projects, dirigido por Jan van Bentum, del COSAL de Cuernavaca y con el apoyo logístico de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) de México, el centro romano aceptó la propuesta de la CDHES de organizar una sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) dedicada a violaciones de los derechos humanos en El Salvador.

  • 36 Carta de Linda Bimbi a López Portillo del 4 de febrero de 1981 y de Cuahútemoc Cárdenas a Linda Bim (...)
  • 37 Todd, Molly, Beyond Displacement. Campesinos, Refugees, and Collective Action in the Salvadoran Civ (...)
  • 38 Armstrong, Robert, El Salvador : The Face of Revolution, South End Press, Boston, 1982.

22En los archivos de la Fundación existe un amplia serie de documentos que permiten reconstruir en detalle los pasos, propuestas y desafíos que marcaron la organización de la sesión del tribunal, que se celebró del 9 al 12 febrero de 1981 en la Ciudad de México. Este tipo de tribunal internacional se fundaba sobre la dimensión simbólica de sus juicios pero tenía un fuerte impacto mediático, según la tradición de los Tribunales Russell Uno y Dos, para Vietnam y América del Sur.36 El secretario y el presidente de la TPP, Gianni Tognoni y François Rigaux, dieron gran énfasis a la sesión del tribunal salvadoreño, presidido por el Premio Nobel de Medicina y los EE.UU. George Wald. En el comité del TPP estaban el teólogo protestante Harvey Cox, Giulio Girardi, el ex ministro de Justicia de Argelia y animador del G77, Amar Bentoumi, el obispo de Cuernavaca, Méndez Arceo, el ex diplomático chileno Armando Uribe, el ex ministro de Asuntos Exteriores portugués Ernesto Melo Antunes y dos juristas de renombre como el francés Edmond Jove y el suizo Richard Baumlin. Entre los testigos, así como decenas de campesinos y exiliados salvadoreños37, seleccionados en base al informe presentado por la CDHES y el Socorro Jurídico, intervino el ex rector de la Universidad Nacional de El Salvador, Rafael Menjívar, y dos reporteros de guerra de Estados Unidos : el periodista Robert Armstrong, en nombre de NACLA y Philip Wheaton para EPICA.38

  • 39 Paese sera criticó la Dc. Véase el artículo del 10 de febrero, “Ci stanno massacrando e il rapprese (...)

23Con la excepción del caso peculiar de Méndez Arceo, muy criticado en la ocasión por la nunciatura, y del aprecio expresado por el obispo auxiliar de Detroit, Thomas Gumbleton, fracasó la intención del Comité de involucrar directamente a las instituciones eclesiásticas. La línea de la S. Sede, a pesar de la delicada obra de mediación interna de Mons. Rivera y Damas, aparecía dirigida a la máxima prudencia. De hecho la contingencia era muy delicada. Entre los acusados se encontraban no sólo militares y paramilitares, sino el mismo Napoleón Duarte por la decisión del PDC salvadoreño de apoyar la segunda junta de gobierno.39 La acción defensiva de un representante de la DC panameña que acusó explícitamente la corte de parcialidad política, fue recibida con gran frialdad. En la reconstrucción de los varios acontecimientos analizados por el TPP se dedicó un capítulo separado al papel de la Iglesia y de los católicos perseguidos en el conflicto (con exclusión de las reivindicaciones del gobierno que se presentaba a su vez como el defensor de la verdadera Cristiandad contra las deviaciones marxistas). Se lee en el documento oficial :

  • 40 Documentación final del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre El Salvador, en Fondo Tpp, Sifb.

« los cristianos son objeto de una persecución vinculada a una fe que afirman y viven encarnada en un trabajo de lucha por la justicia para los pobres, de concientización y organización comunitaria. El hecho más claro, si no el más audaz, fue sin duda el asesinato de Mons. Oscar Romero, pastor y profeta de todo un pueblo, pero también curas, religiosas catequistas han sido asesinados, encarcelados, heridos, perseguidos y las cuatro religiosas norteamericanas fueron violadas antes que las mataran. Numerosos ataques o intervenciones militares repetidos bajo la forma de ametrallamiento, la colocación de bombas tuvieron como objetivo instituciones religiosas, universidades, habitaciones ; de tal manera se llevaron a cabo hechos significativos como las destrucciones de la radio del arzobispado, la curia, y del seminario central y del Socorro jurídico».40

  • 41 Sentenza del Tribunale Permanente dei Popoli su El Salvador, en Fondo Tpp, Sifb.

24La sentencia simbólica, hecha pública el 20 de febrero, sancionó que « el Gobierno de El Salvador y sus fuerzas represivas, culpables de genocidio y múltiples violaciones extremas de los derechos humanos». También se acusaron a los EE.UU. de apoyar a la junta y se reiteró el « derecho legítimo de la insurrección», apelándose a los dictados de la Constitución salvadoreña, la Declaración de Independencia de los EE.UU. y, hasta, la Encíclica Populorum Progressio.41

25Más allá del valor político de la sentencia, impresiona hoy ver la resonancia que tuvo la historia salvadoreña fuera de los circuitos tradicionales de las organizaciones no gubernamentales activas para la protección de los derechos humanos. Un proceso que demostraba la ampliación de las redes transnacionales y la capacidad de la CDHES de moverse en diferentes contextos.

  • 42 Fondo Tpp, Sifb.
  • 43 Ibídem.
  • 44 Fondo Tpp, Sifb.

26En Italia, aunque manteniéndose a larga distancia del TPP, algunos democratacristianos, como Bonalumi y Granelli, se movilizaron, abriendo un canal de contacto directamente con Mons. Rivera y Damas e intentando ejercer presión política sobre el PDC salvadoreño. Linda Bimbi escribió a Marianela el 5 de febrero « ya partieron los telegramas para Napoleón Duarte en defensa de la Comisión de derechos humanos, firmados por democratacristianos importantes y de peso político en Milán, Florencia y Roma y del principal sindicato católico, la CISL».42 Por su parte el ministro Fracanzani envió un telegrama a Duarte « para solicitarlo a reconocer la importancia fundamental de los organismos de carácter humanitario».43 Marianela fue invitada a Italia para participar a una manifestación organizada en Parma. Para la ocasión fueron invitados representantes de la Iglesia Evangélica de Alemania y del Consejo Mundial de Iglesias. Linda Bimbi le escribió : « Lo siento, no puedo estar contigo, pero te espero en Italia (¡Vaticano !)».44 En los siguientes meses, con ocasión de sus viajes por Italia, Marianela se habría reunido con representantes de ONG, los miembros del nuevo Comité de Solidaridad con el Pueblo de el Salvador, pero no fue invitada a hablar en las parroquias y aquel pasaje (« ¡Vaticano !») seguía resonando con particular intensidad.

  • 45 Carta de Marianela García a Luigi Bettazzi, en Apc, fondo reservado Mgv.

27Quizás el contacto más fructífero establecido por la CDHES en esos meses convulsos, fue con la sección italiana de Pax Christi Internacional, como se desprende de una carta manuscrita de Marianela, a su presidente, el obispo de Ivrea, Mons. Luigi Bettazzi. En esta, fechada 30 de mayo de 1981, la abogada salvadoreña, ya amenazada de muerte, subrayaba la necesidad de movilizar a « los católicos sensibles», a todos los niveles. Acompaño su carta con material documental y fotográfico dramático preparado por la CDHES y el Socorro Jurídico y escribió al obispo, muy conocido en Europa por sus posiciones abiertamente pacifistas pero realistas : « La iglesia y los cristianos campesinos, obreros, religiosas, estudiantes, maestros, profesionales, mujeres, niños ancianos etc. hemos sido víctimas de la represión por la lucha en defensa de los derechos humanos. Sin embargo estamos dispuestos en continuar nuestra lucha para los derechos fundamentales y poder construir una paz efectiva y duradera. Confiamos en la solidaridad de los pueblos y gobiernos demócratas para la lucha de nuestro pueblo, una lucha justa legítima y moralmente apoyada por documentos de la iglesia». El lenguaje regresa aquí a ser intraeclesial, con tonos distintos respecto al llamamiento a la sociedad civil del TPP. Pero es interesante notar que Marianela pedía al presidente de Pax Christi una legitimación eclesial y, muy concretamente, abrir un canal de contacto directo con la S. Sede. Continuaba así : « Tenemos gran interés en una entrevista privada con el Papa, pero esto no ha sido posible no obstante lo hemos intentado con la ayuda de amigos importantes. Agradeceríamos si usted pudiera también ayudarnos para obtener esta entrevista».45

  • 46 Sobre la relación entre el cardenal Casaroli y Mons. Romero véase las páginas del diario del obispo (...)
  • 47 “Las armas nucleares tendrán siempre en zozobra al mundo, El representante de Juan Pablo II condena (...)
  • 48 Ramírez Montaño, Pablo, “El Papa pidió paz y justicia para América latina”, El Heraldo de México, p (...)
  • 49 Saldana, José, “Si no nos dividimos, México resolverá sus problemas”, El Heraldo de México, p. 1 y (...)
  • 50 Gutiérrez, José, “Que padece Centroamérica. Enérgica condena a la violencia e injusticia”, Avance, (...)
  • 51 Archivio di Stato di Parma, fondo Casaroli, cartella 14/B/6, cartella programma del viaggio, p. 11.

28El tema era muy delicado porque la S. Sede se movía en aquellos meses con absoluta prudencia respecto al caso centroamericano y, en específico al salvadoreño. La muerte de Romero, el miedo de una instrumentalización de su imagen por parte de la izquierda, las deficiencias personales de un Papa procedente de la Polonia de la guerra fría y que estaba fortaleciendo su relación con Washington, algunos cambio internos a la misma Curia, las presiones de los nuncios de parte de los episcopados y de los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala, habían puesto la secretaría de Estado en una posición muy expuesta, no obstante las intenciones conciliadoras del cardenal Casaroli y de su brazo derecho, el cardenal Achille Silvestrini. Casaroli, conocido como promotor de la Ostpolitik vaticana y por el famoso encuentro con Cyrus Vance sobre el desarme y los derechos humanos, adentro de la curia había tratado de jugar un papel de silencioso apoyo a Mons. Romero, tratando de abrir los canales de diálogo con el gobierno salvadoreño consciente de los riesgos que el aislamiento del obispo de San Salvador habría podido causar.46 Pero cuando, en diciembre de 1981, se fue a México por su segundo viaje, ahora como Secretario de Estado, con motivo de los festejos por el 450° aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, la situación centroamericana se encontraba en el medio de una guerra civil que parecía sin solución. Por eso Casaroli se movió con la mayor precaución, aunque la prensa mexicana no dejó de preguntarle sobre el futuro de la crisis nuclear y la posición de Roma con respecto a las guerras centroamericanas. Entrevistado por Rocío Castellanos de « Novedades», en un artículo titulado Atómicas, el secretario de Estado habló de la necesidad de relanzar la acción diplomática y al mismo tiempo reconoció las dificultades que hay que afrontar para llegar al paso de una cultura generalizada de la violencia.47 A continuación, hizo una interesante referencia a la relación entre la política local e internacional, afirmando que la superación de la lógica de la violencia podía empezar sólo desde las pequeñas comunidades para infundir a continuación en las estructuras sociales de los países y por lo tanto también a los gobiernos y a las instituciones representativas. Con respecto a las guerras en Centroamérica, se mantuvo súper-prudente, consciente de las presiones internacionales, de la coyuntura difícil y de las divisiones que marcaban la misma curia. Sin embargo « El Heraldo de México», el 13 de diciembre, presentó dos artículos en primera página, intentando un paralelismo entre la búsqueda de la paz y la justicia en América Latina promovida por el Papa « con tinte guadalupanos» (« el mundo está en medio de la angustia y el temor por su futuro : el cardenal Casaroli imploró la gloria de Nuestra Señora de resolver los problemas que afectan a la región»)48, con un llamamiento a la unidad nacional y a la solidaridad interamericana lanzado por López Portillo en Tlaxcala.49 El periódico capitalino « Avance» tituló Justicia pide el Papa para Latinoamérica y comentó la ronda de prensa del cardenal, como la « enérgica condena de la violencia y la injusticia que actualmente está viviendo en América Central que se realizó ayer por el cardenal Casaroli que, además de la secretaria del Vaticano es el presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de la Iglesia y actor activo frente a al peligro de una conflagración mundial».50En sus declaraciones, Casaroli se limitó a decir que representaba la voluntad de paz que el Papa enviaba a América central, sin hablar directamente del caso salvadoreño, pero denunciando la « espiral del mal» de la violencia que genera más violencia, condenando el uso de la tortura y auspiciando un fuerte papel de la Iglesia que ayudaría a reducir la lógica generadora de la pobreza interior de la división.51

  • 52 Pax Christi Internazionale, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras. Rapporto sui diritti dell’ (...)

29Como resultado de este diálogo, en los meses sucesivos, Pax Christi Internacional promovió una misión de investigación en Centroamérica en la cual participaron el mismo Mons. Bettazzi y Gianni Novelli. Esta ya había sido planeada desde el final de 1979, pero tuvo que ser suspendida por el asesinato de Mons. Romero.52 Paralelamente el organismo nombró a Marianela García Villas representante de Pax Christi frente a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. A través de su silla de observador en Ginebra la presidenta de la CDHES fortaleció su papel de denuncia internacional y dio fama al caso salvadoreño, colocándolo precisamente en el trasfondo de una renovada confrontación bipolar. En su última carta a Monseñor. Bettazzi, del 16 de marzo de 1982, un año antes de ser matada en El Salvador, Marianela calificó de « magnífico» el trabajo llevado a cabo en el marco de la Misión Centroamericana de Pax Christi, exprimiendo su gran aprecio para el coordinador de esta, el holandés Adrian Zoeller. Al mismo tiempo agradecía Mons. Bettazzi por haberla invitado a borrar de su dossier las críticas directas al Papa, comentando « esto realmente podría causar problemas más que ventajas». Era una decisión estratégica, fruto de una creciente experiencia diplomática y de mediación, en un momento delicado que registraba por un lado la radicalización del conflicto (y de las violencias) y por el otro veía una verdadera explosión de publicaciones militantes y de artículos y folletos en favor de la lucha armada. Concluyendo su carta, la activista confiaba al obispo que contar con el apoyo internacional de Pax Christi había representado por ella, una verdadera ayuda moral :

  • 53 Carta del 16 de marzo de 1982, en Apc, fondo reservado Mgv.

« ya qué – concluyó – desde hace dos años estamos huérfanos de nuestro pastor y su comprensión y cariño hacia nuestro pueblo y esperamos poder contar con la autorización del secretariado internacional para que usted pueda dar este apoyo moral a nuestro pueblo y le agradezco personalmente mi intención en la presente nota y a todo su trabajo de acompañamiento cristiano hacia nuestros pueblos oprimidos pero decididos a ser libres».53

Conclusión

  • 54 Encuentro internacional sobre Centroamérica, Ipalmo octubre 1986, Apb, Ipalmo, Attività 1986-1987.
  • 55 Ibídem, Ellacuría, Ignacio, Squilibri economici e sociali alla base della spirale di violenza,
  • 56 Kolvenbach, Peter Hans, “Cristiani che torturano altri cristiani”, in Lazzari, Francesco (ed), 1989 (...)

30La relación espada-cruz, la interacción entre viejas dinámicas sociales y nuevas necesidades estratégicas, la reflexión sobre el uso de la violencia y la capacidad de movilización internacional, son factores que colocan la crisis de El Salvador dentro de la New Cold War. Al mismo tiempo, estos eventos tuvieron sorprendentes efectos en el exterior, como nos enseña la controversia que estalló entre los católicos italianos y la simbólica contraposición entre Polonia y El Salvador, Walesa/García Villas. La línea de aberturas múltiples, encarnada adentro de la Secretaría de Estado vaticana por el cardenal Casaroli, jugó un papel, en paralelo a la redefinición de los equilibrios internos en el CELAM en vista de la IV Conferencia de San Domingo en 1992. De hecho la ONU fue decisiva en el proceso de paz salvadoreño e incluso Italia jugaría un papel político diplomático subterráneo. La movilización católica, a pesar de las profundas divisiones mencionadas, habría dejado más de un signo, por la fuerte atención al tema de los derechos humanos, en la redefinición del enfoque cultural, político y religioso con respecto al tercer mundo y al ecumenismo. Todo esto tocaba directamente los cristianos europeos. Emblemática al respecto resultó la Conferencia organizada por el IPALMO Convegno sul Centroamerica celebrada en octubre de 1986.54 Entre otros intervino uno de los promotores de la « opción por los pobres», Ignacio Ellacuría. Para el jesuíta, la guerra salvadoreña no sólo había representado una proyección de la violencia y la división social, sino había acelerado la transformación socio-económica y cultural-religiosa del país. A través de la lucha y el desplazamiento de la población rural, se había producido una especie de secularización forzada, rompiendo enlaces antiguos (con el campo, la parroquia, la comunidad...) y generando nuevo tipo de migración.55Escribió « dos grandes movimientos ideológicos han tenido una gran influencia en la zona, sobre todo entre los intelectuales, sindicatos, agricultores, y comunidades de base : el fenómeno del marxismo, con todos sus matices e interpretaciones... y la teología de la liberación, presente en El Salvador desde 1968, después de las formulaciones de Medellín, y que no tocó mucho los líderes revolucionarios, pero sí sus bases populares, impulsado por una fe que parecía fortalecida y historizada». De alguna manera el jesuita, tres años antes de ser matado con sus compañeros en el recinto de la UCA, invitaba a las grandes potencias a aceptar la idea de un pluralismo político y cultural, pero reconocía que una etapa histórica se estaba cerrando.56

31Aquí no hemos hablado de cómo los grupos en Salvador construían sus redes, concentrando la atención sobre la recepción internacional de los acontecimientos. La movilización católica de estos años dejó una marca profunda, por la fuerte apertura al tema de los derechos humanos y experimentó nuevas formas de transnacionalización. En cierto sentido, el caso de El Salvador había funcionado como un laboratorio de dramática transición.

32A lo largo de la superposición de las tensiones Oeste/Este, Norte/Sur que caracterizaron a la Nueva Guerra Fría, en la que Europa y S. Sede estaban buscando su propia reubicación, los derechos humanos representaron un medio, un estímulo y un horizonte, en cierto sentido decisivo, de un trágico pero crucial partido.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes consultadas

Archivio della Fondazione Ernesto Balducci- Badia Fiesolana (AFB)

Archivio della Fondazione Lelio e Lisli Basso (AFLLB),

Fondo del Tribunal Permanente de los Pueblos para El Salvador (TPP-ES)

Fondo Sezione internazionale-Diritto dei Popoli (SI-DP)

Fondo Giulio Girardi (FGG)

Archivo dell’Istituto Luigi Sturzo (AILS) – Fondo Luigi Granelli

Archivio di Pax Christi (APC) – Fondo reservado Mons. L. Bettazzi

Archivio di Stato di Parma (ASP), Fondo rerervado-Cartas privadas del Cardenal Casaroli (CC)

Archivo riservato di padre David Maria Turoldo (ART)

Archivo riservato di Piero Bassetti (APB), sezione IPALMO,

Archivio Storico del Ministero degli Affari Esteri (AS-MAE)

Centro di Documentazione Oscar Romero (CEDOR)

Centro de Estudios Económicos sobre el Tercer Mundo (CEESTEM)

Comision de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES)

Instituto de Estudios Políticos para América Latina (IEPALA)

Istituto per le relazioni tra l’Italia, i Paesi dell’Africa, dell’America latina e del Medio oriente (IPALMO)

International Institute for Social History (IISH)

Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos de América Latina (SICSAL)

Socorro Jurídico del Arzobispado de San Salvador (SJAS)

Universidad Centroamericana Simeón Canas (UCA) – Centro Monseñor Romero (CRM)

Haut de page

Notes

1 Respectivamente : Informe Sobre la situación de derechos humanos en El Salvador, 17 de noviembre de 1978, [en línea], Archivo OEA, L/V/II.46, doc. 23, URL : http://www.cidh.oas.org/countryrep/ElSalvador78sp/indice.htm, consultado el 10 de marzo de 2015, y Report on the Situation of Human Rights in El Salvador, November 1978, in Amnesty International Report 1978, Air, London 1979.

2 Discurso de Monseñor Romero el día de su investidura académica como Doctor en Letras humanas Honoris Causa, 14 febrero 1978, en Sobrino, Jon ; Baró, Martin ; Cardenal Rodolfo (eds), La voz de los sin voz. La palabra viva de Mons. Romero, UCA, San Salvador, 1999, p. 173-180.

3 “Entrevista a Mons. Romero”, Revistas de las Revistas, suplemento de Excelsior, 24 de enero de 1979.

4 De Giuseppe, Massimo (ed), Giustizia e pace come pedagogia pastorale, La Scuola, Brescia, 2011.

5 Sobre el papel de los jesuitas ver Withfield, Theresa, Pagando el precio. Ignacio Ellacuría y el asesinato de los jesuitas en El Salvador, UCA, San Salvador, 1991.

6 Zizola, Giancarlo, “Da Medellín a Puebla. La rifondazione della cristianità”, Politica internazionale, 8-9, 1979, p. 35-52. El otro artículo citado es Vieira-Gallo, José Armando, La Chiesa latinoamericana e i diritti umani, idib., p. 67-73.

7 El obispo de Recife, promotor de una línea de « no-violencia activa» frente a los regímenes militares latinoamericanos, aceptaba la clásica tripartición de Melgar y Medellín entre una violencia, « estructural», « revolucionaria» y « represiva», condenando las tres pero reconociendo las motivaciones de la segunda. Sobre este tema véase el capítulo In dialogo con Câmara : l’opzione della non violenza en De Giuseppe, Massimo, La Pira operatore di pace : l’America latina, in VV.AA, La “guerra impossibile” nell’età atomica. Centenario della nascita di Giorgio La Pira, Isprom, Am&D, Cagliari, 2010, p. 202-230.

8 Scatena, Silvia, In populo pauperorum. La Chiesa latinoamericana dal Concilio a Medellín (1962-1968), Il Mulino, Bologna, 2007. La Bella, Gianni, Roma e l’America latina. Il “Resurgimiento” cattolico sudamericano, Guerini, Milano 2013.

9 O.A. Romero, Misión de la Iglesia en el medio del país, Cuarta carta pastoral, 6 agosto de 1979, en Cartas pastorales y discursos de Monseñor Oscar A. Romero, UCA, San Salvador, 2007, p. 147-150.

10 Sobre la experiencia de Radio Ysax ver Campos, Rodolfo (ed.), El Salvador : entre el terror y la esperanza. Los sucesos de 1979 y su impacto en el drama salvadoreño de los años siguientes, UCA, San Salvador, 1982.

11 La Valle, Raniero ; Bimbi, Linda (eds), Marianella e i suoi fratelli, Feltrinelli, Milano, 1983, re-editado por Icone, Roma 2008.

12 Cartas Pastorales y discursos de Monseñor Oscar A. Romero, Op.cit.

13 Pueb., II, Cap. II, ¿Que es evangelización ?, n. 358, e IV, cap. 1, cit., n° 1138. Op. cit

14 Romero. Giustizia e pace, p. 145-146. Op. cit.

15 La dimensión política de la fé desde la opción por los pobres, in Cartas Pastorales y Discursos, p. 179-192. Op. cit.

16 Carta de Monseñor Romero a Carter (17 febrero 1980), en Orientación, 24 de febrero de 1980.

17 Reports on Human Rights : El Salvador 1980, Apc, Centroamérica.

18 Socorro Jurídico, El Salvador del genocidio de la junta militar a la esperanza de la lucha insurreccional, 15 dicembre 1980.

19 Aquí véase De Giuseppe, Massimo, “¡A la solidaridad cristiana !. I cattolici e il caso salvadoregno : mobilitazione, diritti umani e reti di solidarietà durante la “nuova guerra fredda” centroamericana”, S-nodi pubblici e privati nella storia contemporanea, 12, autunno-inverno 2013, p. 83-130.

20 Martini, Carlo Maria, La dimensione contemplativa della vita. Lettera al clero e ai fedeli dell'Archidiocesi ambrosiana per l'anno pastorale 1980/81, Centro Ambrosiano documentazione e studi religiosi, Milano, 1980. Véase también el recuerdo por el decenal de la muerte, Martini, Carlo Maria, Veglia in Memoria di Mons. Oscar A. Romero, Vescovo martire, nel X Anniversario dell’uccisione, iglesia de San Giovanni, Lecco, 19 de marzo de 1990, Archivio Turoldo, Materiali di ricerca, 10, Romero.

21 Levi, Abramo, Oscar Arnulfo Romero. Un vescovo fatto popolo, Morcelliana, Brescia 1981 y M. De Giuseppe, L’America di Turoldo, en Melloni, Alberto ; De Giuseppe, Massimo ; Formigoni, Guido ; Saresella, Daniela ; Vecchio, Giorgio, Laicità e profezia. La vicenda di David Maria Turoldo, Servitium, Sotto il Monte, 2003, p. 149-280.

22 Del prefacio de Turoldo a Levi, Abramo, Oscar Arnulfo Romero, p. 9. Op. cit.

23 Turoldo, David Maria, Una messa stroncata, en Morte come rivoluzione, postfacio a O. A. Romero, Diario, tr. it., La Meridiana, Molfetta, 1990, p. 567.

24 Balducci, Ernesto, carta fechada 6 abril de 1980, Apc, fondo Centroamérica. Véase Saresella, Daniela, Cattolici a sinistra. Dal modernismo ai giorni nostri, Laterza, Roma-Bari 2011.

25 La delegación del IPALMO en México era costituida por Bassetti, Marcella Glisenti, el comunista Renato Sandri y el politólogo Gianfranco Pasquini. El directivo del Cestem invitó a los colegas italianos a participar en el congreso Dialogo eurolatinoamericano : crisi mondiale e problemi dello sviluppo que se celebró en la Ciudad de México.

26 Calamandrei, Franco, La nuova legge di cooperazione, en « Politica internazionale», 4/1979, p. 111-115.

27 Veáse Relación de Contadora, FCE, México 1988, Bagley, Bruce ; Álvarez, Roberto ; Hagedorn Katherine (eds), Contadora and the Central America Peace Process, Boulder, London, 1985 y De Giuseppe, Massimo, Il Centroamerica nella « nuova guerra fredda». Riflessioni sull’esperienza salvadoregna, en De Giuseppe, Massimo (ed), Romero e il Centroamerica. Storia, memoria, attualità, Emi, Bologna, 2006, p. 25-84.

28 Véase The Development Programme for Displaced Persons, Refugees and Returnees in Central America (PRODERE), Human Development in Action, UNDP, Geneve 1994, [en línea], URL : https://www.unops.org/english/News/UNOPS-in-action/Pages/PRODERE-Reflections-on-a-revolutionary-approach-to-development-.aspx, consultado el 5 de mayo de 2016.

29 Bassetti, Piero ; Lombardi, Riccardo ; Pajetta, Giancarlo, “Crisi della distensione e conflitti locali”, Politica Internazionale, 4 (1979), p. 3-10.

30 North-South : A Programme for Survival, The Indipendent Commission on International Development Issues, Mit Press, Cambridge1980. Rapporto Brandt : Nord-Sud. Un programma per la sopravvivenza, Mondadori, Milano, 1980.

31 Cossiga II : cautela e reticenza in politica estera, in « Politica Internazionale», 5/1980, p. 129-133.

32 Rentería Chávez, Lucía (ed), Don Sergio Méndez Arceo. Patriarca de la solidaridad liberadora, Dabar, México, 2000 y Puente Lutteroth, Alicia, Actores y dimensión religiosa en los movimientos sociales latinoamericanos. 1960-1992, Uaem/Porrúa, Cuernavaca, 2006.

33 Documenti parlamentari, Fondo Tpp-Es, Sidp.

34 Informe general del coloquio sobre las políticas de desapariciones forzadas de personas. Senado de la República Francesa, en Fondo Tpp-Es, Aifb.

35 ONU, De la locura a la esperanza. Informe de la guerra de 12 años en El Salvador, Donostia, San Salvador, 1993.

36 Carta de Linda Bimbi a López Portillo del 4 de febrero de 1981 y de Cuahútemoc Cárdenas a Linda Bimbi, del 9 de febrero de 1981, en Fondo Tpp, Sifb.

37 Todd, Molly, Beyond Displacement. Campesinos, Refugees, and Collective Action in the Salvadoran Civil War, University of Wisconsin Press, Madison, 2010.

38 Armstrong, Robert, El Salvador : The Face of Revolution, South End Press, Boston, 1982.

39 Paese sera criticó la Dc. Véase el artículo del 10 de febrero, “Ci stanno massacrando e il rappresentante Dc ride”.

40 Documentación final del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre El Salvador, en Fondo Tpp, Sifb.

41 Sentenza del Tribunale Permanente dei Popoli su El Salvador, en Fondo Tpp, Sifb.

42 Fondo Tpp, Sifb.

43 Ibídem.

44 Fondo Tpp, Sifb.

45 Carta de Marianela García a Luigi Bettazzi, en Apc, fondo reservado Mgv.

46 Sobre la relación entre el cardenal Casaroli y Mons. Romero véase las páginas del diario del obispo, en particular las relativas al encuentro del 31 de enero de 1980. Se lee : « me recibió muy cordialmente y me preguntó acerca de la situación del país y el papel que juega la iglesia. Él reveló que había recibido la visita del embajador de EE.UU., bastante preocupado, pensando que yo estaba en una línea revolucionario-popular, mientras que Estados Unidos apoya al gobierno de la Democracia Cristiana. Le expliqué al Cardenal que no es una opción política, sino sólo esfuerzos para encontrar una solución a los problemas de la justicia de acuerdo a mi país... El cardenal también expresó su preocupación por la defensa de los derechos humanos y las demandas populares no constituyen una especie de hipoteca de la Iglesia y los sentimientos cristianos a las ideologías. Pero le expliqué que, como dije al Papa ayer, yo estaba preocupado en predicar la justicia social, la defensa de los derechos humanos, pero al mismo tiempo, no me olvido nunca advertir a las fuerzas populares, que luchan por sus derechos, del peligro de caer en ideologías ajenas. También le expliqué que no se puede hablar de la lucha contra el comunismo, ya que sería considerado cómplice de la injusticia de los ricos que hablan de la lucha contra el comunismo, pero sólo para defender sus intereses materiales y no realmente para defender los principios cristianos. Me di cuenta de que el cardenal se mostró satisfecho de la entrevista». En Romero, Oscar, Diario, cit., p. 474-475. Op. cit.

47 “Las armas nucleares tendrán siempre en zozobra al mundo, El representante de Juan Pablo II condena a los países que tratan de llevarnos a la tercera guerra”, en Ovaciones, 13 de diciembre de 1981, p. 1 e 6.

48 Ramírez Montaño, Pablo, “El Papa pidió paz y justicia para América latina”, El Heraldo de México, p. 1 y 18a

49 Saldana, José, “Si no nos dividimos, México resolverá sus problemas”, El Heraldo de México, p. 1 y 18a

50 Gutiérrez, José, “Que padece Centroamérica. Enérgica condena a la violencia e injusticia”, Avance, p. 2, 11-12.

51 Archivio di Stato di Parma, fondo Casaroli, cartella 14/B/6, cartella programma del viaggio, p. 11.

52 Pax Christi Internazionale, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras. Rapporto sui diritti dell’uomo, Emi (serie Quaderni Asal), Bologna, 1982.

53 Carta del 16 de marzo de 1982, en Apc, fondo reservado Mgv.

54 Encuentro internacional sobre Centroamérica, Ipalmo octubre 1986, Apb, Ipalmo, Attività 1986-1987.

55 Ibídem, Ellacuría, Ignacio, Squilibri economici e sociali alla base della spirale di violenza,

56 Kolvenbach, Peter Hans, “Cristiani che torturano altri cristiani”, in Lazzari, Francesco (ed), 1989. L’eccidio di San Salvador. Quando l’università è coscienza critica, Mgs, Trieste, 2009, p. 100.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Massimo De Giuseppe, « Italia frente a la guerra civil salvadoreña : la iglesia, los movimientos religiosos, denuncias jurídicas e iniciativas políticas »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 octobre 2016, consulté le 05 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/69633 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.69633

Haut de page

Auteur

Massimo De Giuseppe

International University of Languages and Media (IULM), Milan, Italy
massimo.degiuseppe@iulm.it

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search