Navigation – Plan du site
Colloques | 2016
Redes internacionales de apoyo y solidaridad con grupos, actores y movimientos político-sociales latinoamericanos, 1955-1995 – Coord. José Manuel Ágreda Portero, Dorothée Chouitem et Massimo De Giuseppe
Eudald Cortina Orero

Redes militantes y solidaridad con El Salvador. Una aproximación desde la comunicación insurgente

[10/10/2016]

Résumés

Desde finales de la década de 1970 las organizaciones revolucionarias de El Salvador iniciaron una progresiva internacionalización de sus estructuras, impulsando un poderoso movimiento de solidaridad con la lucha del pueblo salvadoreño. Para el FMLN, este movimiento se convirtió en un pilar de su movilización revolucionaria. Considerado como el Sexto Frente de lucha, esta red movilizó la solidaridad internacional en diferentes sentidos : como herramienta de presión sobre Gobiernos, partidos políticos y organismos internacionales ; como altavoz de denuncia mundial de la violación de los derechos humanos en El Salvador ; y como un eficaz instrumento de captación de fondos para las organizaciones insurgentes. El objetivo de esta ponencia es analizar el papel que la comunicación desarrolló en el proceso de internacionalización del movimiento revolucionario salvadoreño, con la puesta en marcha de espacios informativos en medios internacionales y el desarrollo de proyectos comunicativos y equipos de propaganda en el exterior. En esta línea, abordamos cómo estos proyectos vinculados al FMLN actuaron como vehículo para coordinar y alimentar el movimiento de solidaridad y como herramienta para la captación de fondos.

Haut de page

Notes de l’auteur

Ponencia presentada en el 55° Congreso Internacional de Americanistas (ICA) “Conflicto, paz y construcción de identidades en las Américas”, San Salvador, 12-17 de julio de 2015. El presente trabajo se ha realizado en el marco de los proyectos de investigación « A nova esquerda e a violencia revolucionaria. Perspectivas comparadas da violencia política en América Latina e Europa (1960-1990)», Xunta de Galicia, EM2014/13 y « La oleada de la nueva izquierda en América latina y Europa. Dimensiones transnacionales de la violencia revolucionaria», MINECO, HAR2013-43311-P.

Texte intégral

1Esta comunicación presenta algunos resultados de la tesis doctoral “Comunicación insurgente y proceso revolucionario en El Salvador, 1970-1992” defendida por el autor en junio de 2015. El texto enmarca, primero y en forma general, el objeto y líneas de la investigación e incide, después, en la dimensión internacional que adquirió el proceso revolucionario salvadoreño en el plano comunicativo.

2La investigación doctoral tuvo como objetivo fundamental el análisis de las estrategias de comunicación que siguieron las organizaciones insurgentes en El Salvador. En este sentido, nuestro planteamiento partió de enmarcar las estrategias de difusión en el desarrollo orgánico de estos grupos desde su conformación a inicios de la década de 1970 hasta los Acuerdos de Paz alcanzados en 1992 entre el Gobierno salvadoreño y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). En función de este planteamiento general, se abordaron los diversos medios de comunicación que impulsaron las organizaciones insurgentes, así como las estructuras de propaganda con que se dotaron estos grupos. La reconstrucción de estos instrumentos (prensa clandestina, emisoras de radio, agencias de comunicación, producciones audiovisuales) se planteó no como un fin, sino como una vía para estudiar en forma global la estrategia comunicativa insurgente, que se nutrió, también, de fórmulas disruptivas, como la propaganda armada, los secuestros o la toma de embajadas.

3Tanto en relación con los instrumentos de comunicación como en el análisis general de las estrategias de difusión, partimos de una premisa que consideramos fundamental y que está implícita en todo el trabajo. Esto es, que ni los medios insurgentes ni las estrategias de comunicación implementadas por estas organizaciones pueden abordarse como un elemento autónomo e independiente de las mismas. Así, a lo largo de la investigación doctoral hemos buscado entrelazar las estrategias de comunicación que sostuvieron los diferentes grupos con factores de carácter interno y externo.

4En un plano interno, hemos analizado las políticas de comunicación en relación, primero, a la estructura organizativa con la que se dotaron los grupos clandestinos en su etapa inicial y los cambios que ésta experimentó a lo largo del proceso. Segundo, a las diferentes estrategias de movilización que predominaron en cada etapa del conflicto. Y tercero, al repertorio o tipología de acciones que privilegió cada una de las organizaciones revolucionarias.

5En un plano externo, estas estrategias de comunicación han sido abordadas atendiendo a condicionantes de carácter técnico (la tecnología a disposición de los insurgentes) y aquellos relacionados con la estructura política : la expansión y contracción de las oportunidades y la restricción o ampliación en el acceso a los medios de comunicación masivos. Por último, la política comunicativa de la insurgencia debió adaptarse a la propia evolución del conflicto, respondiendo a la progresiva ruralización de la confrontación armada en el plano nacional y a la necesaria proyección internacional del FMLN, fenómeno que abordamos en forma particular en esta comunicación.

Comunicación insurgente, un planteamiento inicial

  • 1 Bassets, Lluís ; Bastardes, Enric, “La prensa clandestina en Catalunya : una reflexión metodológica (...)

6Los trabajos que han abordado la comunicación clandestina vinculada a procesos de cambio social comparten generalmente dos características. Por un lado, se han centrado en un soporte determinado : prensa, radio o producciones audiovisuales. Y, por otro lado, han sostenido una definición restringida del concepto de información o comunicación clandestina. Un ejemplo de esta tendencia son los trabajos clásicos sobre la prensa clandestina realizados en España, que reducen el concepto de comunicación clandestina al proceso de edición y distribución del producto informativo1.

7Esta concepción deja de lado, en primer lugar, los riesgos que asumen los públicos que consumen estos productos, cuyo proceso de recepción de información se encuentra igualmente mediado por un contexto de clandestinidad. Y olvida, en segundo lugar, la circulación de la información, pues tanto un periódico editado en el exterior como una emisora que emite su señal desde un país vecino, puede haberse elaborado en base a fuentes procedentes del interior del país, llegando a los editores de estos medios a través de procedimientos clandestinos. En nuestro estudio, esta situación se ha evidenciado en la elaboración de productos audiovisuales que, si bien fueron editados en el exterior, se elaboraron en base a registros captados en el interior del país en una situación de evidente riesgo para los camarógrafos. Y también en la labor desempeñada por las agencias informativas en el exterior que, si bien actuaron en la legalidad en México, Costa Rica o Nicaragua, difundieron informaciones que previamente habían sido elaboradas en el interior del país y que habían circulado por canales clandestinos.

  • 2 Ibarra Güell, Pedro, “La prensa clandestina en Euskadi bajo el franquismo”, en Garitaonandia, Carme (...)

8Por otro lado, estos trabajos se han limitado a abordar formas de comunicación convencionales, obviando tanto sistemas informativos no periódicos2, como por ejemplo la elaboración de murales o la distribución de panfletos, así como las estrategias de comunicación de carácter disruptivo : bombas de propaganda, tomas de transporte o emisoras de radio y ocupación de organismos gubernamentales.

9Estos factores han incidido en una cierta compartimentación, que ha dificultado establecer relaciones entre los diferentes medios clandestinos con independencia de su soporte. Y han dificultado la integración del estudio de la comunicación en el análisis de la estrategia general de movilización de los grupos revolucionarios. Más aún cuando éstos adoptaron un carácter clandestino.

  • 3 Hernández Les, Juan Antonio, “Información clandestina”, Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 8, (...)

10Tratando de superar esa compartimentación en el abordaje de la comunicación clandestina, retomamos la propuesta de Hernández Les, en el sentido de articular metodológicamente un análisis que desde una estrategia comparativa aborde modelos que encuentran en prensa, radio y producciones audiovisuales señales de identidad comunes3. Desde este planteamiento proponemos un concepto inclusivo de comunicación clandestina, que incorpore los diferentes soportes y sistemas de comunicación, y tome en consideración los contextos de producción, distribución y consumo de la información. En este sentido, hemos definido como comunicación clandestina los productos audiovisuales, radiofónicos o de carácter impreso, en los que su producción, edición o distribución se desarrolla en situaciones de clandestinidad y supone un riesgo para la libertad e integridad física tanto de aquellos que la elaboran como para aquellos que reciben o consumen la información.

11Si bien esta definición es válida para conceptualizar los medios de comunicación desarrollados por las organizaciones insurgentes, sigue sin incorporar otras formas de difusión impulsadas por estos grupos y que forman parte de su estrategia comunicativa : las acciones de propaganda armada, la toma de embajadas y los secuestros. Obvia también esta definición las diferentes acciones no disruptivas que los insurgentes promueven sobre determinadas élites o agentes de influencia para posicionar sus propuestas y demandas, mediante la acción diplomática o lobby. En este sentido es que hablamos de comunicación insurgente para referirnos, en un modo inclusivo, tanto a los medios de difusión generados por las organizaciones revolucionarias – periódicos, emisoras, agencias de prensa y producciones audiovisuales –, como a las diversas acciones promovidas por éstas con una finalidad propagandística, tengan o no un carácter disruptivo.

Internacionalización de las estructuras comunicativas insurgentes

  • 4 El FMLN agrupó, junto al Partido Comunista de El Salvador (PCS), a las cuatro organizaciones políti (...)

12En términos cronológicos, podemos diferenciar dos grandes periodos en el desarrollo del proceso revolucionario salvadoreño. Una primera etapa de surgimiento y consolidación de las organizaciones insurgentes, que se desarrolló a lo largo de la década de 1970, definida por el crecimiento independiente de cada una de las estructuras político-militares y que tuvo como escenario principal las zonas urbanas. Y una segunda etapa, que inició con la conformación del FMLN y que se prolongó hasta los Acuerdos de Paz de 1992, entre el Gobierno salvadoreño y la insurgencia4.

13Durante estas dos décadas de conflicto armado, observamos una profusión y heterogeneidad de proyectos comunicativos impulsados por las organizaciones revolucionarias, si bien podemos señalar una serie de tendencias en relación a las estrategias de difusión insurgentes. En este sentido, identificamos tres grandes etapas en relación al desarrollo comunicativo de las organizaciones revolucionarias en El Salvador.

14Un primer período, que situamos entre 1970 y 1975, en que la práctica comunicativa se sustentó en la actividad armada (propaganda armada) y en el desarrollo de prensa clandestina. Un segundo período (1975-1980) en el que, aun manteniéndose las prácticas comunicativas de la anterior etapa, las organizaciones se orientaron hacia políticas masivas de comunicación. En esta fase, fueron las organizaciones de masas que emergieron en este período las que asumieron las tareas de comunicación, generando periódicos semi-legales y desarrollando acciones de carácter disruptivo con las que atraer la atención de los medios internacionales. Y un tercer período (1980-1992), que vendría marcado por la conformación de un frente político-militar de oposición, que agrupó al Frente Democrático Revolucionario (FDR) y al FMLN, y por el inicio de la confrontación abierta entre las fuerzas insurgentes y el ejército gubernamental. En el terreno comunicativo, este giro se reflejó en dos direcciones. En primer lugar, los insurgentes debieron adaptar sus herramientas de comunicación al nuevo contexto de guerra civil. Y, en segundo lugar, se inició un progresivo proceso de internacionalización de los aparatos de propaganda y de los proyectos comunicativos insurgentes.

15Retomando esta periodización nos detendremos en este tercer periodo, incidiendo en la dinámica comunicativa internacional del FMLN y de las organizaciones que lo integraron.

16Con la ofensiva lanzada por el FMLN en enero de 1981 se abrió una nueva etapa de movilización que obligó a las organizaciones revolucionarias a readaptar sus estrategias de difusión en dos direcciones. Por un lado, los insurgentes afrontaron la necesidad de crear medios de comunicación y herramientas de propaganda en el interior del país capaces de dar respuesta a los nuevos condicionantes planteados por la guerra : la progresiva ruralización del conflicto y la imposibilidad de sostener en el tiempo aparatos clandestinos de comunicación en las ciudades. En este contexto, el FMLN encontró en las radios guerrilleras – Radio Venceremos (RV) y Radio Farabundo Martí (RFM) – un medio idóneo para trasladar sus mensajes y movilizar a la población.

17Por otro lado, las organizaciones revolucionarias impulsaron desde finales de la década de 1970 la internacionalización de sus aparatos de comunicación. Un hecho que se vincula con tres situaciones : la conformación de una retaguardia insurgente en la Nicaragua sandinista ; el establecimiento de las representaciones internacionales del FDR-FMLN ; y la necesidad de impulsar y desarrollar el movimiento de solidaridad con la lucha del pueblo salvadoreño.

18En este contexto, la estrategia comunicativa de la insurgencia en el plano internacional se orientó, desde 1980, hacia la consecución de diversos objetivos : 1) posicionar el conflicto en los medios de comunicación internacionales y tratar de incidir sobre lo que éstos informaran en relación a la guerra civil salvadoreña ; 2) generar simpatía hacia el movimiento revolucionario salvadoreño y conseguir una opinión pública internacional favorable a las posiciones de la insurgencia ; y 3) presionar a los gobiernos hacia el reconocimiento del FMLN como fuerza beligerante.

19El trabajo comunicativo internacional del FMLN no partió de cero. Desde finales de la década de 1970, los organismos de masas habían participado en giras internacionales de denuncia y se habían establecido estructuras de apoyo al movimiento revolucionario en Estados Unidos y diferentes países de América y Europa, generadas en su mayoría por salvadoreños asentados en el exterior.

  • 5 Entrevistas a Tirso Canales, director del programa ‘El Salvador, un pueblo dispuesto a ser libre’ y (...)

20En función de este trabajo, el movimiento social había comenzado a editar sus órganos de prensa internacionales. En noviembre de 1977, Pueblo, el órgano del Frente de Acción Popular Unificada (FAPU), comenzó a publicarse de forma regular en Costa Rica. Le siguió la revista teórica Polémica, también del FAPU, con ediciones en México y Costa Rica. El Bloque Popular Revolucionario (BPR) haría lo propio con la publicación de la revista Desde El Salvador y la edición internacional de su órgano Combate Popular. Ya en 1980 comenzó a circular la revista internacional El Salvador. La publicación, que llegaría a convertirse en medio oficial del FMLN, fue calzada inicialmente como revista del organismo de masas del ERP, las Ligas Populares 28 de Febrero (LP-28). Paralelamente, estas estructuras internacionales comenzaron a generar espacios radiofónicos en los que denunciaban la realidad salvadoreña. El PCS estableció un programa radiofónico diario, ‘El Salvador, un pueblo dispuesto a ser libre’, en la emisora costarricense Radio América Latina. También en Costa Rica, la RN mantenía una fluida relación con Radio Noticias del Continente, la emisora en onda corta que la organización revolucionaria argentina Montoneros había establecido en el país centroamericano5.

  • 6 Estos dos últimos países centralizaron los proyectos propagandísticos del FMLN prácticamente desde (...)

21A la altura de 1980, y en el contexto de la preparación de la ofensiva, las organizaciones comenzaron un proceso de progresiva internacionalización de sus aparatos de comunicación, conformando estructuras o consolidando otras ya existentes, en Costa Rica, Panamá, México y, sobre todo, Nicaragua6.

22El triunfo de la revolución sandinista permitió a las organizaciones revolucionarias salvadoreñas disponer de una retaguardia en la que se asentaron sus direcciones político-militares, pero también buena parte de sus estructuras de propaganda. De la mano de comunicadores vinculados al Partido de la Revolución Venezolana (PRV), el ERP conformó en Nicaragua el Comando Internacional de Información (COMIN). Inicialmente, esta estructura se encargó de elaborar la revista El Salvador, de alimentar informativamente a Radio Venceremos y funcionó como base logística para las producciones audiovisuales del ERP. En el sentido inverso, el COMIN retomaba las informaciones generadas en el interior por la emisora y les daba difusión a través de producciones propias, como el boletín Señal de Libertad, y mediante la relación con otros medios de comunicación internacionales. Con el desarrollo del conflicto y la relevancia adquirida por RV, el ERP agrupó sus diversas estructuras y medios de comunicación en el Sistema Radio Venceremos (SRV).

  • 7 Entrevista a Carlos Argueta, encargado del COMIN y director de Radio Venceremos, San Salvador, 30 d (...)

23La creación del SRV persiguió dos objetivos. Por un lado, dar una identidad común a las diferentes estructuras de propaganda del ERP y transmitir una imagen de homogeneidad y solidez. Y, por otro lado, otorgarle un carácter de oficialidad al conjunto de los instrumentos y equipos de propaganda del ERP, a partir del prestigio y del carácter de órgano oficial que había adquirido Radio Venceremos7.

24Las FPL retomaron al poco tiempo este modelo conformando el Sistema Farabundo Martí de Comunicación, que agrupó a los proyectos de difusión impulsados por esta organización : la emisora Radio Farabundo Martí (RFM), la Agencia Salvadoreña de Prensa (Salpress), el Instituto Cinematográfico El Salvador Revolucionario (ICSR), el Boletín Informativo Farabundo Martí y el Centro de Documentación Farabundo Martí (CEDOC).

  • 8 Entrevista a Miguel Huezo Mixco, responsable de la Comisión Nacional de Propaganda (CONAPROP) de la (...)

25Los esfuerzos de las FPL en el terreno de la difusión internacional, no obstante, se remontan a inicios de 1980, cuando esta organización trasladó un equipo de comunicadores a Costa Rica. Su objetivo era instalar una emisora clandestina en este país, a imitación de Radio Sandino, y la puesta en marcha de otros tres proyectos comunicativos : la producción del documental ‘El Salvador, el pueblo vencerá’, la creación de la Revista Farabundo Martí y la instalación de una imprenta en la capital costarricense, que además de producir la revista, editó una serie de libros publicados bajo el sello de Editorial Farabundo Martí. La detención de dos militantes ticos vinculados al grupo que desarrollaba la emisora y las necesidades derivadas de la preparación de la ofensiva del FMLN, en enero de 1981, determinó la paralización del proyecto. Los equipos de la radio y parte de su equipo humano fueron trasladados a Nicaragua, donde dieron vida a Radio Liberación, la emisora unitaria que debía acompañar la maniobra insurreccional del FMLN8.

26Asentados también en Nicaragua, se desarrollaron el Centro de Ediciones Guazapa, vinculado a la RN ; el Colectivo de Comunicación Humberto Mendoza (COLCOM-HM) del PRTC ; y el Centro de Comunicaciones Liberación (CCL), estructura de propaganda del PCS.

  • 9 Entrevistas a Eduardo Sancho, primer responsable de la RN y miembro de la Comandancia General del F (...)

27La RN, al igual que inicialmente hicieran las FPL, apostó por la conformación de una agencia informativa, la AIP, como eje de su difusión internacional. Más adelante, su estructura de propaganda en Managua, comenzó a editar en 1983 un semanario de análisis político : el periódico Guazapa. Su surgimiento no puede desligarse del intenso debate interno que se desarrolló en este periodo entre las organizaciones del FMLN y la hegemonía que en el campo comunicativo ejercían ERP y FPL. En cuanto a su difusión, Guazapa se orientó a destinatarios internacionales, convirtiéndose en un órgano que circuló principalmente entre Nicaragua, México y Costa Rica, y que se enfocó a alimentar a la solidaridad, el trabajo de la RN sobre el campo intelectual y dar orientación a los núcleos de simpatizantes. Junto a la edición principal, el Centro de Ediciones Guazapa editó otros tres soportes utilizando la misma cabecera. Una versión de tamaño reducido del periódico, el Guazapita, para su circulación dentro del país, y dos ediciones de corte internacional. La primera, el Guazapa Internacional, circuló como edición mensual a mediados de 1983. La segunda, editada en inglés, se orientó a apoyar el trabajo de solidaridad en Estados Unidos y Canadá, y gozó de mayor continuidad, publicándose al menos entre enero de 1984 y enero de 19859.

  • 10 Entrevistas a Francisco Jovel, dirigente del PRTC, San Salvador, 29 de octubre de 2013 ; Julio Reye (...)

28Entre finales de 1980 e inicios de 1981, la dirección del PRTC conformó el Colectivo de Comunicación Humberto Mendoza (COLCOM-HM), con el objetivo de redirigir el trabajo y “capitalizar la experiencia” de varios cuadros que habían estado vinculados al ámbito de propaganda y que en el contexto de la guerra habían salido al exterior. El colectivo, orientado políticamente por Mario Lungo, se asentó en Nicaragua y a él se incorporaron internacionalistas hondureños y guatemaltecos del organismo regional del PRTC. El grueso de la producción del COLCOM-HM se orientó al ámbito internacional. En este espacio, la estructura de comunicación del PRTC asumió la relación con los medios y periodistas internacionales y desarrolló diversos esfuerzos de difusión de la lucha revolucionaria en El Salvador y Centroamérica10. Entre éstos, se ubicó el periódico internacional Anastasio Aquino, publicado entre 1983 y 1984 para alimentar al movimiento de solidaridad y difundir la línea política del PRTC dentro del FMLN.

  • 11 Entrevistas a Roberto Pineda, integrante de la estructura de propaganda del PCS en Managua entre 19 (...)

29Conjuntamente con el PRTC, la estructura de comunicación del PCS asentada en Managua asumió la elaboración del periódico unitario Venceremos, órgano informativo internacional del FMLN. En forma paralela, el PCS impulsó un trabajo de comunicación propio que se asentó sobre dos organismos : la agencia Noticias de El Salvador (Notisal) y el Centro de Comunicaciones Liberación (CCL). En algunos casos, como en la elaboración de la revista Treinta y Dos (32), ambas estructuras confluyeron. Cada organismo, sin embargo, contaba con una orientación particular. Notisal estaba pensada como una agencia de prensa y en tal sentido actuaba como una estructura abierta y, aunque la vinculación con el PCS no era secreta, la tendencia fue la de reducir la carga ideológica sobre sus contenidos. El CCL, en cambio, se estructuró como un sistema partidario, con características de clandestinidad, que agrupaba diversos esfuerzos comunicativos : la edición de libros, publicaciones periódicas y folletos, una reducida producción audiovisual y un centro de monitoreo de fuentes públicas11.

Dispersión o unidad : la disputa por los recursos de la solidaridad

30Desde la conformación del FMLN en octubre de 1980, se mantuvo en el plano comunicativo una continua tensión entre los esfuerzos particulares impulsados por cada organización y los intentos por definir instrumentos unitarios de propaganda. A lo largo de la década, este fenómeno se expresó en la oscilación entre periodos de gran dispersión y otros en los que se realizaron mayores esfuerzos de concentración de medios. En términos generales, podemos señalar dos grandes etapas.

31En la primera, entre 1981 y 1985, se impuso la dispersión sobre los proyectos unitarios. Cada organización proyectó sus propios medios y desarrolló sus aparatos de comunicación en función de sus posibilidades técnicas y humanas y su visión estratégica del proceso. El resultado fue la aparición de múltiples emisoras de radio, revistas internacionales y agencias de comunicación orientadas en forma particular por cada una de las organizaciones. Este proceso de dispersión convivió con esfuerzos unitarios ya en este periodo. A nivel organizativo, se conformó la Comisión de Prensa y Propaganda (CPP) del FMLN, que impulsó diversos instrumentos de comunicación unificados. Algunos como el periódico clandestino Venceremos, de distribución interna en El Salvador, y Radio Liberación tuvieron un corto recorrido. Otros, como el periódico de difusión internacional Venceremos, consiguieron proyectarse en el tiempo, convirtiéndose en órgano oficial del FMLN. El segundo periodo se fue perfilando desde 1985 y se concretó a lo largo de 1986 con la concentración de los esfuerzos comunicativos insurgentes.

  • 12 Entrevista a Gladys Melara, San Salvador, 4 de noviembre de 2013.

32La existencia de múltiples proyectos de comunicación particulares durante esta primera etapa se vincula no sólo a cuestiones de índole ideológico y de lucha por la hegemonía en el seno del FMLN, sino al esfuerzo por posicionar las organizaciones internacionalmente y captar los recursos económicos generados por el movimiento de solidaridad. Gladys Melara, dirigente del PRTC y responsable de la Comisión de Finanzas del FMLN en Europa, señala que cuando esta comisión llegaba a los comités de solidaridad en los diferentes países “identificábamos que había un esfuerzo por parte de las FPL y por parte del ERP por la captación de recursos de manera directa hacia su partido”12.

33Al respecto, Carlos Argueta, responsable de la estructura de propaganda del ERP en Nicaragua, el COMIN, explica que una de las razones por las cuales las organizaciones se disputaban el espacio mediático “no era simplemente un tema informativo, de profesión, de ocasión periodística. Detrás de eso estaban las disputas de fondos también, los recursos económicos”. Los medios permitían establecer contacto con cooperantes, organizaciones políticas e instituciones en Europa y Estados Unidos, y a la vez canalizar el apoyo económico ofrecido por éstos a través de los propios instrumentos de comunicación :

  • 13 Entrevista a Carlos Argueta, San Salvador, 30 de noviembre de 2012.

“El tener un periódico permitía decir a los suecos, a los holandeses, a los belgas… apoyen el periódico. Bueno, el periódico sí. Y las organizaciones una parte del dinero lo llevaban para el medio y otra parte iba para el fondo de guerra. Entonces si una organización lograba oficializar, lograba establecer algo, le permitía regalarle fondos para esto. Esto era también parte de la disputa de tener un medio, que permitía obtener recursos de cooperación. Comenzamos a comprender que no sólo teníamos un instrumento de información, sino que teníamos un instrumento de captación de fondos. Eso lo sabían todas las organizaciones y por eso se disputaban los espacios, las oficialidades, porque sabían que detrás de ser la agencia más importante, o el medio más importante, tú podías pedir dinero para la causa, pero a través de algo concreto”13.

  • 14 Entrevista a Marisol Briones, San Salvador, 15 de noviembre de 2012.
  • 15 Entrevista a Roberto Pineda, San Salvador, 5 de noviembre de 2012.

34Esta dispersión no dejó de generar ciertas contradicciones con las organizaciones de solidaridad, los organismos internacionales y los gobiernos, que demandaban un interlocutor único : el FMLN. Marisol Briones, integrante de la estructura de propaganda de las FPL en Nicaragua explica que desde la conformación de los frentes FDR y FMLN existieron estructuras comunes de prensa. Estos equipos se reforzaban en determinadas coyunturas y, de forma particular, en la relación con organismos internacionales y entidades gubernamentales, buscando mostrar una imagen de cohesión orgánica : “se trabajaba de manera partidaria, pero también colectiva. La colectiva funcionaba menos para ese tipo de cosas, pero era una demanda que teníamos que cumplir. De alguna manera, si no estaba la comisión integrada había como menos apoyo”14. Roberto Pineda, que formó parte de la Comisión de Prensa del PCS y fue corresponsal de Notisal en Estados Unidos, asegura que la dinámica unidad-dispersión en términos comunicativos no se vivía en forma dramática : “a nivel de propaganda, todos coincidíamos en dos aspectos, que había que preparar infraestructura propia y, por otra parte, que había que construir la infraestructura conjunta”15.

35A partir de 1986 se abrió un periodo de concentración de los instrumentos de comunicación del FMLN y de afianzamiento de su estructura de propaganda. Rosalía Jovel, integrante de la CPP y desde 1986 responsable del periódico Venceremos, vincula este hecho a dos fenómenos : por un lado, la apuesta de la negociación como salida real para el conflicto y, por otro lado, la organización de la ofensiva general que lanzaría el FMLN en 1989 : “se empezaba a gestar el hecho de que teníamos que tratar de acercarnos a la posibilidad de una insurrección de las masas porque la correlación de fuerzas estaba variando y todos, más o menos, habíamos llegado a la conclusión que el diálogo y la negociación era una estrategia que debía de respaldarse no como una maniobra, sino como una estrategia real”. El lineamiento del trabajo de la CPP en este periodo se orientó entonces a multiplicar los esfuerzos para hacer llegar la información.

  • 16 Para ese entonces la Agencia Independiente de Prensa, orientada por la RN, ya había desaparecido.
  • 17 Entrevista a Silvia Cartagena, integrante de la estructura de propaganda del PCS en Nicaragua, San (...)

36Para ello, se reforzaron los canales de difusión hacia las representaciones del FMLN y los organismos de solidaridad, se reestructuró la CPP y se inició un proceso de integración de los instrumentos de comunicación insurgentes. La agencia del PCS, Notisal, fue absorbida por Salpress16. Se estrechó la relación entre las dos emisoras insurgentes, RV y RFM. Y se unificaron los equipos audiovisuales del SRV y del ICSR en la Unidad de Cine y Televisión del FMLN. En el terreno de la propaganda impresa, aparecieron nuevos instrumentos de comunicación impulsados por la CPP y enfocados hacia la solidaridad : la revista gráfica El Salvador y El Salvador (Información y Análisis Político), que se publicó entre 1986 y 1987, con un enfoque analítico y “más dirigido a la academia”17.

37Rosalía Jovel explica que en este periodo se produjo un fuerte debate al interior de la CPP que tuvo como resultado el aumento de los contenidos propiamente informativos en detrimento del discurso ideológico : “que cada artículo que hacíamos tuviera un claro objetivo informativo y que ese objetivo informativo fuera respaldado por información, no sólo verborrea”. Junto a los esfuerzos por privilegiar la información sobre los contenidos ideológicos, el otro reto que afrontó el periódico en esta coyuntura fue aumentar su periodicidad y la difusión internacional En este sentido, la CPP recurrió a las representaciones internacionales del FDR-FMLN para que éstas reprodujeran el periódico por sus propios medios en cada país.

Heterogeneidad de audiencias, un reto para la difusión insurgente

  • 18 Junto a estas categorías, podemos señalar un quinto grupo de publicaciones que, a diferencia de las (...)

38Las organizaciones revolucionarias salvadoreñas debieron hacer frente a un reto fundamental en el ámbito de la comunicación internacional : hacer llegar su mensaje a una diversidad de públicos (medios de comunicación, organismos de solidaridad, gobiernos y partidos políticos), superando además la barrera lingüística. Esta situación tuvo reflejo en una heterogénea producción comunicativa, que podemos categorizar en cuatro grandes grupos18.

39En primer lugar, identificamos aquellos medios impulsados por las estructuras de propaganda de las organizaciones revolucionarias en el exterior, orientados a posicionar la situación política salvadoreña, conformar y alimentar un amplio movimiento de solidaridad con la lucha del pueblo salvadoreño y mantener organizados a sus simpatizantes en el exterior. En este grupo se ubicaron las revistas El Salvador y Señal de Libertad (ERP), la Revista Farabundo Martí y el Boletín Informativo Farabundo Martí (FPL), el periódico Guazapa (RN), Anastasio Aquino (PRTC) y la revista Treinta y Dos (32) (PCS), así como las publicaciones unitarias editadas por la CPP del FMLN, El Salvador (Revista Gráfica) y el periódico Venceremos, órgano informativo internacional del FMLN.

  • 19 Algunos ejemplos son : El Salvador Libre (España), El Salvador Informativo (Costa Rica) y el Boletí (...)

40Un segundo grupo, lo conformarían las herramientas generadas por la Comisión Político-Diplomática (CPD) del FDR-FMLN, a través de sus representaciones internacionales. En este grupo se enmarcarían, por un lado, las ediciones nacionales del periódico Venceremos, orientadas a la difusión general de los planteamientos del FMLN entre el movimiento de solidaridad y la ciudadanía de estos países. Por otro lado, las producciones enfocadas al trabajo diplomático, que se caracterizaron por una tirada limitada, mayor carga analítica en sus contenidos, y una distribución restringida. Un ejemplo de esta producción es El Salvador Newsletter, elaborado por la CPD del FDR-FMLN en Estados Unidos. Y, finalmente, las publicaciones impulsadas por el FDR en el exterior19.

41En tercer lugar, la insurgencia salvadoreña desarrolló un trabajo específico sobre los medios de comunicación internacionales, que se orientó a alimentar y posicionar informativamente la visión del FMLN. En este sentido, desde 1980 se conformaron la Agencia Salvadoreña de Prensa (Salpress), vinculada a las FPL, la Agencia Independiente de Prensa (AIP), impulsada por la RN, y Noticias de El Salvador (Notisal), orientada por el PCS. La creación de estas agencias informativas por parte de la insurgencia buscó modificar la caracterización que, a inicios de la década, transmitían las grandes agencias de comunicación sobre la realidad en El Salvador : la de un régimen moderado de corte reformista, atrapado entre dos extremos de derecha e izquierda y con una gran mayoría silenciosa víctima de la violencia entre estos dos polos. En esta línea, el FMLN estableció una campaña específica sobre los medios de comunicación internacionales con unos objetivos claros : 1) visibilizar el conflicto, esto es, introducirlo en la agenda informativa de los medios internacionales ; 2) dar batalla a la propaganda del régimen y, en particular, al Comité de Prensa de la Fuerza Armada (COPREFA), adaptándose al ritmo de trabajo de los medios y desvinculando, al menos formalmente, las agencias informativas de las estructuras de propaganda ; 3) denunciar la represión y la violación de los Derechos Humanos en El Salvador y la escalada intervencionista de Estados Unidos en Centroamérica ; y 4) difundir las posiciones y propuestas de la insurgencia, mostrando sus avances en la guerra y transmitiendo una imagen de los frentes FMLN y FDR como una fuerza sólida de oposición al régimen.

42Finalmente, a lo largo de 1980, las organizaciones revolucionarias comenzaron a realizar sus primeros esfuerzos en el campo audiovisual, buscando la movilización en el ámbito nacional y llegar a las audiencias internacionales a través de la imagen. Si las FPL impulsaron en Costa Rica la creación del ICSR, produciendo ese año el largometraje El Salvador, el pueblo vencerá, el ERP se apoyó en un grupo artístico-cultural conformado por estudiantes de la Universidad de El Salvador, El Taller de los Vagos, que en 1980 realizó tres cortometrajes : un corto de ficción sobre la represión gubernamental a los maestros, La zona intertidal ; y dos documentales sobre la realidad política salvadoreña, Violento desalojo y Una canción. También la RN buscó difundir la crisis política del país y la emergencia del movimiento revolucionario, de la mano del cineasta mexicano Paul Leduc, que rodó en El Salvador Las historias prohibidas del pulgarcito. En el rodaje de esta película participaron Guillermo Escalón y Manuel Sorto, integrantes del Taller de los Vagos e impulsores de Cero a la Izquierda, colectivo sobre el que desarrolló la unidad de cine del SRV. Este grupo filmó en 1980 el cortometraje Morazán, producido por el COMIN e inscrito en el marco de los esfuerzos de organización insurreccional del ERP.

  • 20 Lindo, Róger, “Sala Garbo”, Istmo [en línea], nº 13, 2006, consultado el 10 de octubre de 2014, dis (...)

43A diferencia de esta primera producción del ERP, en la que se evidenciaba un objetivo movilizador (enfocado a un público nacional), las FPL buscaron proyectarse internacionalmente a través de El Salvador, el pueblo vencerá. Según explica Róger Lindo, guionista junto a Miguel Huezo Mixco de la película, el objetivo era “realizar un cine pensando en buena parte en la sensibilidad ‘internacional’, especialmente la estadounidense”. En este sentido, el largometraje buscaba “contrarrestar las campañas publicitarias” de la Administración norteamericana sobre la realidad política salvadoreña y, en palabras de Lindo, “educar a sus embaucados ciudadanos” sobre lo que estaba ocurriendo en el país20.

  • 21 Luers, Richard, “La guerra transparente”, Chasqui, nº 46, 1993, p. 38.

44Impulsado por el éxito internacional de esta película, el ERP produjo en 1981 La decisión de vencer (Los primeros frutos). La película supuso un quiebre con la anterior producción fílmica insurgente, que se había enfocado hasta ese momento a la denuncia de la represión institucional, las masacres en las zonas rurales y a abordar aspectos vinculados a la lucha armada. El film buscó expresar el “salto de calidad” del movimiento revolucionario mostrando la conformación de un poder paralelo. En este sentido, La decisión de vencer mostraba las diversas actividades de producción, de salud y educación en las zonas bajo control revolucionario, definiendo a través de las diferentes secuencias el concepto de “zona liberada”21. Por otro lado, a diferencia de las producciones previas del colectivo Cero a la izquierda, La decisión de vencer se orientó fundamentalmente hacia un público internacional.

  • 22 Mraz, John, “Like those who cut cane or plant corn. Interview with Lucio Lleras on Decision to Win” (...)

We were clearly thinking of mobilizing international solidarity. Political media in our movement must generate simpathy in the outside world so as to help the struggle progress. So we were thinking primarily of the foreign community and not of the national audience in an immediate way”22.

  • 23 Arreaza-Camero, Emperatriz, “El documental político en El Salvador : estudio comparativo con Cuba y (...)

45Tanto las producciones del SRV como del ICSR se proyectaron hacia múltiples audiencias, construyendo lenguajes cinematográficos diversos y permitiendo vincular a diferentes públicos (nacionales/internacionales, rurales/urbanos). En este sentido, las producciones cinematográficas posibilitaron que los militantes urbanos confirmaran con imágenes lo que los medios salvadoreños ocultaban : la creación de zonas de control revolucionario en diferentes regiones del país. Y permitieron que la población y los combatientes de estas zonas conocieran las acciones internacionales de apoyo a la lucha del pueblo salvadoreño y el desarrollo de movilizaciones de carácter reivindicativo en las ciudades. En el plano nacional/internacional, las producciones audiovisuales posibilitaron a la insurgencia salvadoreña llegar a públicos y sectores a los que difícilmente el FMLN podría haber accedido de otro modo. Siguiendo a Arreaza-Camero, los documentales y cortometrajes lograron transmitir la palabra de la insurgencia allí donde “las ondas hertzianas no podían llegar o donde las barreras lingüísticas hacían imprescindible la imagen denunciativa”23.

  • 24 Lesage, Julia, “For Our Urgent Use : Films on Central America”, Jump Cut, A Review of Contemporary (...)

46Las producciones audiovisuales insurgentes no sólo tuvieron la capacidad de generar estos lazos entre públicos diversos, sino que también fueron sensibles a las demandas de las audiencias internacionales y, en particular, del movimiento de solidaridad, que llegó a criticar la falta de protagonismo de la mujer en estas creaciones24. A partir de 1984, el SRV realizó diferentes esfuerzos para dar respuesta a estos cuestionamientos, produciendo tres documentales cortos : Las compas (1984) que abordaba el desarrollo organizativo de la mujer en los diversos campos del proceso revolucionario ; Comandante Clelia (1984), en la que cinco mujeres hablan de su encarcelamiento tras ser amnistiadas por el Gobierno ; y Mire mi pueblo, ¡cómo lucha ! (1985), centrado en la participación de la mujer en el movimiento urbano popular.

Conclusiones

47Con la conformación del FMLN en octubre de 1980 y la preparación de la ofensiva insurgente de enero de 1981, las organizaciones revolucionarias salvadoreñas iniciaron un necesario viraje en sus estrategias de difusión. Éstas debieron adaptarse a los nuevos condicionantes del conflicto : el inicio de la confrontación abierta entre las fuerzas insurgentes y el ejército gubernamental, el desplazamiento de la movilización hacia un escenario principalmente rural y la internacionalización del proceso revolucionario en Centroamérica.

48A lo largo de la década de los ochenta y hasta la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, las organizaciones del FMLN conformaron un entramado de proyectos y herramientas de difusión que, con independencia de su impacto en el terreno comunicativo, se convirtieron en una herramienta estratégica en el desarrollo de la confrontación armada.

49En el ámbito nacional, el trabajo propagandístico desarrollado, principalmente, por las emisoras insurgentes se orientó a consolidar las propias fuerzas, proyectando los cambios estratégicos del FMLN ; buscó desmoralizar a las fuerzas gubernamentales mediante la propaganda de persuasión y la guerra psicológica ; y persiguió la movilización de la población local, desarrollando una línea contrainformativa orientada a desmentir la propaganda gubernamental.

50En el campo internacional, las organizaciones revolucionarias consolidaron desde 1981 sistemas informativos complejos de carácter transnacional. Estos sistemas buscaron, en primer lugar, posicionar el conflicto salvadoreño en la agenda de los medios internacionales y, en segundo lugar, generar una opinión pública favorable a las posiciones del FDR-FMLN. La estrategia de difusión internacional del FMLN se diversificó notablemente en este periodo, orientándose a influir sobre gobiernos e instituciones internacionales y generar un sólido movimiento de solidaridad que, a la vez que ejerciera presión sobre estos organismos, apoyara financieramente al FMLN.

51Por último, la política comunicativa de las organizaciones insurgentes se vio expuesta a una constante tensión entre los proyectos partidarios y la construcción de organismos y medios de difusión unitarios. Un hecho que se enmarcó en la propia dinámica interna experimentada en el seno del FMLN. Este fenómeno tuvo como resultado un proceso de emulación en el campo de la comunicación, que se expresó en el desarrollo de múltiples medios radiofónicos, publicaciones impresas, agencias informativas y proyectos audiovisuales, que actuaron de manera particular y escasamente coordinada. Esta dispersión mediática alcanzó hasta 1986, cuando se inició un proceso de concentración de los esfuerzos de comunicación del FMLN, que se vinculó al impulso de una salida negociada al conflicto y la preparación de la ofensiva insurgente de noviembre de 1989.

Haut de page

Bibliographie

Arreaza-Camero, Emperatriz, “El documental político en El Salvador : estudio comparativo con Cuba y Venezuela”, Orbis, vol. 7, nº 20, 2011, p. 79-110.

Bassets, Lluís ; Bastardes, Enric, “La prensa clandestina en Catalunya : una reflexión metodológica”, en Vidal Beneyto, J., Alternativas populares a las comunicaciones de masa, Madrid, CIS, 1979, p. 155-175.

Hernández Les, Juan Antonio, “Información clandestina”, Estudios sobre el Mensaje Periodístico, nº 8, 2002, p. 231-244.

Hess, John, “Collective Experience : Synthetic Forms : El Salvador's Radio Venceremos”, en Burton, Julianne, The Social Documentary of Latin America, Pittsburgh, University of Pittsburgh, 1990, p. 173-191.

Ibarra Güell, Pedro, “La prensa clandestina en Euskadi bajo el franquismo”, en Garitaonandia, Carmelo ; Tuñón de Lara, Manuel. La prensa de los siglos XIX y XX metodología, ideología e información. Aspectos económicos y tecnológicos, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1996, p. 687-697.

Lesage, Julia, “For Our Urgent Use: Films on Central America”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 27, 1982, p. 15-20.

Lesage, Julia, “Betamax and Super-8 in Revolutionary El Salvador. Interview with Daniel Solis”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 29, 1984, p. 15-18.

Lindo, Róger, “Sala Garbo”, Istmo [en línea], nº 13, 2006, disponible en : http://istmo.denison.edu/ n13/articulos/garbo.html

Luers, Richard, “La guerra transparente”, Chasqui, nº 46, 1993, p. 37-40.

Mraz, John, “Like those who cut cane or plant corn. Interview with Lucio Lleras on Decision to Win”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 27, 1982, p. 37-39.

Haut de page

Notes

1 Bassets, Lluís ; Bastardes, Enric, “La prensa clandestina en Catalunya : una reflexión metodológica”, en Vidal Beneyto, J., Alternativas populares a las comunicaciones de masa, Madrid, CIS, 1979, p. 155-157.

2 Ibarra Güell, Pedro, “La prensa clandestina en Euskadi bajo el franquismo”, en Garitaonandia, Carmelo ; Tuñón de Lara, Manuel, La prensa de los siglos XIX y XX metodología, ideología e información. Aspectos económicos y tecnológicos, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1996, p. 692.

3 Hernández Les, Juan Antonio, “Información clandestina”, Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 8, 2002, p. 231.

4 El FMLN agrupó, junto al Partido Comunista de El Salvador (PCS), a las cuatro organizaciones político-militares que emergieron en la década de 1970 : las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí” (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

5 Entrevistas a Tirso Canales, director del programa ‘El Salvador, un pueblo dispuesto a ser libre’ y responsable de Notisal en Costa Rica, San Salvador, 12 de noviembre de 2012 ; Antonio Hernández, integrante de la Comisión Político-Diplomática y de la representación internacional del FMLN en México, San Salvador, 28 de noviembre de 2012 ; y cuestionario digital a María Luz Casal, internacionalista argentina, colaboradora de la RN e integrante de la de la Agencia Independiente de Prensa (AIP) en Costa Rica y México, 16 de julio de 2013.

6 Estos dos últimos países centralizaron los proyectos propagandísticos del FMLN prácticamente desde 1981. La insurgencia salvadoreña desarrolló otros esfuerzos comunicativos en Estados Unidos, de la mano del trabajo diplomático y del movimiento de solidaridad, casos de El Salvador Media Project, esfuerzo audiovisual del ERP, y de la corresponsalía en Washington de la AIP, impulsada por la RN.

7 Entrevista a Carlos Argueta, encargado del COMIN y director de Radio Venceremos, San Salvador, 30 de noviembre de 2012.

8 Entrevista a Miguel Huezo Mixco, responsable de la Comisión Nacional de Propaganda (CONAPROP) de las FPL y director de Radio Farabundo Martí. San Salvador, 16 de noviembre de 2011.

9 Entrevistas a Eduardo Sancho, primer responsable de la RN y miembro de la Comandancia General del FMLN, San Salvador, 31 de octubre de 2011 ; Roberto Turcios, integrante de la estructura de comunicación de la RN en Nicaragua, San Salvador, 24 de octubre de 2012 ; y Julio Reyes, integrante del equipo de redacción del Guazapa, San Salvador, 23 de octubre de 2013.

10 Entrevistas a Francisco Jovel, dirigente del PRTC, San Salvador, 29 de octubre de 2013 ; Julio Reyes, impulsor del COLCOM-HM, San Salvador, 23 de octubre de 2013 ; y Rosalía Jovel, integrante del COLCOM-HM y responsable del periódico internacional Venceremos entre 1986 y 1987, San Salvador, 4 de noviembre de 2013.

11 Entrevistas a Roberto Pineda, integrante de la estructura de propaganda del PCS en Managua entre 1982 y 1983, San Salvador, 5 de noviembre de 2012 ; y Fidel Nieto, responsable de la estructura de propaganda del PCS en Nicaragua a partir de 1989, San Salvador, 21 de noviembre de 2012.

12 Entrevista a Gladys Melara, San Salvador, 4 de noviembre de 2013.

13 Entrevista a Carlos Argueta, San Salvador, 30 de noviembre de 2012.

14 Entrevista a Marisol Briones, San Salvador, 15 de noviembre de 2012.

15 Entrevista a Roberto Pineda, San Salvador, 5 de noviembre de 2012.

16 Para ese entonces la Agencia Independiente de Prensa, orientada por la RN, ya había desaparecido.

17 Entrevista a Silvia Cartagena, integrante de la estructura de propaganda del PCS en Nicaragua, San Salvador, 26 de octubre de 2012.

18 Junto a estas categorías, podemos señalar un quinto grupo de publicaciones que, a diferencia de las anteriores, no fueron impulsadas por las organizaciones del FMLN, sino desarrolladas con un carácter descentralizado por los organismos de solidaridad con El Salvador.

19 Algunos ejemplos son : El Salvador Libre (España), El Salvador Informativo (Costa Rica) y el Boletín El Salvador (México).

20 Lindo, Róger, “Sala Garbo”, Istmo [en línea], nº 13, 2006, consultado el 10 de octubre de 2014, disponible en : <http://istmo.denison.edu/ n13/articulos/garbo.html>

21 Luers, Richard, “La guerra transparente”, Chasqui, nº 46, 1993, p. 38.

22 Mraz, John, “Like those who cut cane or plant corn. Interview with Lucio Lleras on Decision to Win”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 27, 1982, p. 37-39. Lleras es identificado en este artículo como responsable de fotografía de La decisión de vencer (Los primeros frutos).

23 Arreaza-Camero, Emperatriz, “El documental político en El Salvador : estudio comparativo con Cuba y Venezuela”, Orbis, vol. 7, nº 20, 2011, p. 91.

24 Lesage, Julia, “For Our Urgent Use : Films on Central America”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 27, 1982, pp. 15-20 ; Lesage, Julia, “Betamax and Super-8 in Revolutionary El Salvador. Interview with Daniel Solis”, Jump Cut, A Review of Contemporary Media, nº 29, 1984, p. 15-18 ; Hess, John, “Collective Experience : Synthetic Forms : El Salvador's Radio Venceremos”, en Burton, Julianne, The Social Documentary of Latin America, Pittsburgh, University of Pittsburgh, 1990, p. 188.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eudald Cortina Orero, « Redes militantes y solidaridad con El Salvador. Una aproximación desde la comunicación insurgente », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 octobre 2016, consulté le 15 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/69645 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.69645

Haut de page

Auteur

Eudald Cortina Orero

Doctor en Historia Contemporánea
Universidad de Santiago de Compostela
eudald.cortina@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page