Navigation – Plan du site
Débats | 2016
Una historia de lo político en Chile contemporáneo: discursos, conceptos y memorias – Coord. Manuel Gárate, Elvira López y Nicolás Ocaranza
Mila Burns

El modelo brasileño : la influencia de Roberto Campos y Câmara Canto en la dictadura chilena

[10/10/2016]

Résumés

Based on documents recently declassified by the Brazilian Truth Commission, this article investigates the economic and diplomatic relations between Brazil and Chile during the last years of Salvador Allende’s government and the first days of the Chilean military dictatorship. Despite the common sense notion that the United Stated was the one and only supporter of the Chilean September 11, the Brazilian influence was also instrumental to the overthrowing of Allende and to the confirmation of a military dictatorship in Chile. This article looks at two central figures of this process : the Brazilian Ministry of Planning, Roberto Campos, and the Brazilian Ambassador in Santiago, Antonio da Câmara Canto. One of the most influential Brazilian economists, Campos disagreed with the state-based policies that characterized the Brazilian military regime. Instead of nationalization and price control, Campos believed in the strength of the free market and private institutions, a perspective similar to the one implemented by the Chicago Boys in Chile. Câmara Canto’s anti-communist ideas were central to his fight against the Allende regime and support to the dictatorship. These two figures are part of a much larger influence that, 40 years after the Chilean coup, begins to be investigated.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para los indicadores económicos, ver Fernando A. Veloso, André Villela and Fabio Giambiagi, Determ (...)

1En el momento de la caída de Salvador Allende y del establecimiento de la dictadura militar de Chile en 1973, el régimen militar en Brasil estaba a punto de completar su primera década de vida. Bajo la presidencia de Emílio Garrastazu Médici, el Ministro de Hacienda, Antonio Delfim Netto, continuó con las políticas económicas proteccionistas que definieron al régimen militar brasileño. El período que va de 1969 a 1974, y que coincidió con la administración de Delfim Netto, es considerado como uno de los momentos de crecimiento más acelerados de la historia de Brasil, lo que le aseguró a Delfim Netto una larga y estable carrera política que incluyó cinco mandatos consecutivos como diputado federal del estado de São Paulo.1 Las cifras positivas, en materia de economía, en este período, se atribuyen a la redistribución de los impuestos federales (concentrados en manos del gobierno central) que se invirtieron en obras de desarrollo. Como complemento de estos cambios administrativos, el banco Caixa Econômica Federal y la Casa de la Moneda Brasileña se convirtieron en empresas públicas y, como resultado, el Consejo Interministerial Precio (CIP) comenzó a regular los precios en todos los sectores de la economía brasileña.

  • 2 Juan Gabriel Valdés, Pinochet’s Economists : The Chicago School in Chile, Nueva York, Cambridge Uni (...)

2Durante los años siguientes a la salida de Delfim Netto del Ministerio de Hacienda, la política económica dictatorial brasileña siguió los pasos proteccionistas, lo que distanció a dicho país del estilo del gobierno de Chile. Los Chicago Boys sacaron las enseñanzas de Milton Friedman y Arnold Harberger del Departamento de Economía de la Universidad de Chicago, donde la mayoría de ellos se había formado2. El punto central de la política económica sería el estímulo a la libre operación del sector privado, que se convertiría en el elemento más importante de su modelo económico ; los precios se controlarían solos, de acuerdo con la competencia entre empresas ; los gastos del gobierno se reducirían para que el control de la inflación fuera posible.

  • 3 Gary S. Becker cuestiona la impopularidad de los Chicago Boys atribuyéndosela a los economistas en (...)

Los Chicago Boys abogaban por la desregulación generalizada, las privatizaciones y otras políticas de libre mercado para economías estrechamente controladas. Así, llegaron a la fama como líderes de las primeras reformas iniciadas en Chile durante el gobierno del general Augusto Pinochet.3

  • 4 El punto de vista de Friedman es criticado por economistas como Paul Krugman, quien califica de “fa (...)

3El propio Milton Friedman, hablando como un profesor orgulloso, dijo en sus memorias que, en 1975, “cuando la inflación aún hacía estragos y una recesión mundial provocó una depresión en Chile, el general Pinochet se dirigió a los ‘Chicago Boys’ ... y nombró a varios de ellos en puestos de poder en el gobierno”4.

  • 5 Simon Romero, “Jorge Flores, 88 ; Influenced a Coup in Brazil”, The New York Times, 3/08/2000.
  • 6 Roberto Campos, Política Econômica e Mitos Políticos, Río de Janeiro, APEC Editora, 1965, 36.

4Las diferencias entre la política económica chilena y la brasileña han contribuido a la falta de interés de los académicos por la influencia de la dictadura brasileña en el establecimiento de las políticas económicas de Chile. La publicación de los nuevos documentos de la Comisión de la Verdad en Brasil, junto con historias antiguas y la correspondencia diplomática entre los dos países revela, sin embargo, que un brasileño le mostró a la derecha chilena ideales similares a los que posteriormente serían establecidos por los Chicago Boys en ese país. Influenciado por su socio de negocios Jorge Flores, Roberto de Oliveira Campos apoyó el Golpe de Estado en 1964 en Brasil, y se convirtió en una especie de poderoso asesor detrás del trono durante todo el período de la dictadura de Pinochet5. Criticando a João Goulart, Campos clasificó a su administración como una “amarga experiencia de la radicalización de las actitudes políticas que nos estaban llevando a la inercia administrativa, la inflación galopante, el atraso económico y la pérdida de sustancia de las instituciones democráticas”.6

  • 7 Campos le atribuye a su afinidad con los Estados Unidos la invitación de Castello Branco al Ministe (...)
  • 8 Campos, al aceptar el cargo de Ministro de Planificación el 19 de abril de 1964, dice que advirtió (...)

5Durante el gobierno de Castello Branco, en Brasil, Campos fue Ministro de Planificación y comandó las políticas de planificación económica junto con el Ministro de Hacienda : Octavio Gouvea de Bulhões7. En este tiempo, Campos actuó de manera contraria a Delfim Netto. Defensor del espíritu empresarial y del mercado libre, Campos estaba tan en sintonía con la política económica estadounidense, incluso en la década de 1960, que fue apodado Bob “Fields”, la traducción en inglés de la palabra “campos”8. Desde su cargo como Ministro de Planificación y durante los años de la dictadura chilena, Campos hizo varios viajes a Chile, en donde se reunió con empresarios y miembros de la derecha del país.

6Campos es, de hecho, uno de los eslabones que hoy nos permiten evidenciar una influencia de Brasil mucho mayor de la que se había pensado, y que complementa, de manera independiente, el apoyo de los Estados Unidos a la dictadura chilena. Justamente él y el embajador brasileño en Santiago, un conocido anti-comunista : Antonio Cândido Câmara Canto fueron agentes centrales de la acción del gobierno brasileño contra el régimen de Allende y el apoyo a la dictadura de Augusto Pinochet. Estas dos figuras son parte de una influencia mucho mayor a la que hasta ahora se ha tenido en cuenta y que, más de cuarenta años después del Golpe de Estado de Chile, comienza a ser investigada.

Mucho más allá de los Estados Unidos

  • 9 “Comissão da Verdade diz que ditadura militar violou direitos de 50 mil pessoas,” Agência Brasil, 2 (...)

7La noción de que Estados Unidos apoyó la caída de Salvador Allende y el posterior gobierno de Augusto Pinochet en Chile ha sido ampliamente discutida, debatida y sancionada. El apoyo del gobierno de Brasil en este proceso, sin embargo, permanecía relegado en las sombras hasta la reciente apertura de documentos realizada por la Comisión de la Verdad de Brasil instalada en mayo de 2012, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ex-miembro de la VAR- Palmares, un grupo de resistencia contra el régimen militar9. El grupo ha analizado más de 30 millones de documentos que incluyen la correspondencia entre las autoridades militares de Brasil, Chile y Estados Unidos. Combinado con información dada a conocer en 2009 por el Archivo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos y con telegramas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil (Itamaraty), este nuevo cuerpo de documentos revela que el gobierno de Brasil se opuso a la presidencia de Salvador Allende y, más aún, que contribuyó en el Golpe de Estado en Chile el 11 de septiembre de 1973.

8El presente artículo muestra cómo el modelo brasileño influenció la política chilena desde la concepción del Golpe de Estado, siguiendo la línea de lo que ocurrió en Brasil en 1964, hasta los aspectos políticos y económicos de la dictadura de Pinochet – estos últimos implementados de acuerdo con los intereses de empresarios y economistas brasileños. La visita a Santiago de Chile de Roberto Campos, la “mente detrás de la dictadura brasileña”, en 1971, es un ejemplo de tal influencia. Además, reuniones y conversaciones entre militares de los dos países, hasta hace poco desconocidas, pueden ser finalmente entendidas como fundamentales para las políticas públicas de la dictadura chilena.

9Además de la influencia estadounidense, la historiografía del período militar tiende a buscar solamente el papel de los países que estaban en el centro de la narración de la Guerra Fría, como la Unión Soviética y Cuba, y su relación con los regímenes militares de América del Sur. Pocos investigan las interacciones entre los países del continente. La herencia interpretativa de la Teoría de la Dependencia, de que siempre hay una gran nación a determinar la dirección de los países “pequeños”, tiene el enfoque interregional como algo secundario. Los vínculos entre Chile y Brasil, sin embargo, nos permiten no sólo entender este cambio de política, sino también, reevaluar el papel de los Estados Unidos en los regímenes de Chile y Brasil. Es posible que tal perspectiva nos permita descubrir una organización global en este período distinta de la que trabajos académicos anteriores han posibilitado

La participación temprana

  • 10 Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Aviso no 008/ FA-10 238, Brasília, DF, 05/09/73.
  • 11 Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Aviso no 05/ FA-2 204, Brasília, DF, 20/07/73.
  • 12 Informes sôbre o Chile, Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Parte S/No, Brasília, DF, 18/05/70.

10La preocupación del gobierno brasileño con la política y la economía chilenas empezó antes de las elecciones de 1970. En realidad, los miembros del gobierno brasileño predijeron el Golpe de Estado, incluso antes de la elección de Allende. La investigación de los aspectos políticos, económicos y geográficos de los países vecinos era una práctica habitual para el Estado Maior das Forças Armadas (EMFA). Actividades como el “mapeo del territorio nacional y, en particular, las zonas de la frontera”10 y el análisis estratégico de países como Chile, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Argentina y Perú se realizaban constantemente11. Ya el 18 de mayo de 1970 el coronel brasileño José Luiz Torres Marques escribió una carta de tres páginas al Sub-Jefe del EMFA en que detalla una reunión con el embajador de Brasil en Santiago : Antonio Cândido Câmara Canto. Marques, un supervisor de vuelo, fue a la embajada para presentarse y se sorprendió por la invitación para unirse a los secretarios de la embajada y a los agregados militares para discutir la situación política interna de Chile12.

  • 13 Ibid.

11El supervisor de vuelo declaró que la situación era grave y enumeró varias razones por las cuales el gobierno brasileño debería preocuparse : el Partido Comunista era legal, la mayoría de la población y los militares estaban en contra de las dictaduras, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) iba ganando fuerza. Con un error ortográfico en el nombre de Radomiro Tomic, Marques describió las predicciones de los diplomáticos brasileños para las próximas elecciones presidenciales : dado que los “51 votos del Partido Demócrata Cristiano son heterogéneos”, los “27 votos de derecha irán a Alessandri y los 54 votos de la Unidad Popular a Allende”, siendo probable que “Atomic [sic] celebrará la tercera posición”. Después de afirmar que “Allende y Atomic [sic] son comunistas”, el embajador recomendaba a Alessandri, “un hombre austero y digno de todos los puntos de vista, el favorito entre los de clase alta”, como la mejor opción para “los que no quieren ver el comunismo en el país”13.

  • 14 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 2 349 DNU/DBP/604, 10/04/70.
  • 15 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 2 052 DFE/DPR/660.7, 08/06/71.
  • 16 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama17534 DBP/600, 22/09/70.
  • 17 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 011923 DBP/600(B39)602.2(B39), 02/02/73.
  • 18 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama DAM-I/600(B39)611.5(B39), 11/06/73.
  • 19 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama DAM-I/600(B39), 04/08/73.

12Embajador en Chile desde 1968 hasta 1975, Câmara Canto no era un oficial regular. Un feroz anticomunista, dedicó tres años de su mandato a debilitar a Salvador Allende, y otros dos a apoyar a su amigo íntimo : Augusto Pinochet. Durante la presidencia de Eduardo Frei, el gobierno brasileño mantuvo una relación cordial con las autoridades chilenas. En abril de 1970, el gobierno chileno decidió apoyar la candidatura brasileña al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas14. Además de los intercambios económicos, los países mantuvieron un intenso programa de eventos culturales, como festivales de cine y exhibiciones de arte.15 Preocupado por el futuro de las relaciones entre los dos países, el embajador de Brasil, en Santiago, siguió de cerca la campaña de Salvador Allende. Câmara Canto envió al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil informes detallados sobre cada manifestación, expresión y evento de la Unidad Popular, diciendo que estaba preocupado tanto por el deterioro de la economía chilena como por el avance del comunismo16. En un telegrama al gobierno brasileño, afirma que la única manera de garantizar “elecciones democráticas y libres en Chile, el 4 de marzo, es el Ejército”.17 Después de las elecciones parlamentarias chilenas de marzo de 1973, en las que la Unidad Popular ganó victoriosa, Câmara Canto planteó la hipótesis de fraude. El 14 de mayo de 1973, escribió una advertencia al gobierno de Brasil sobre la posibilidad de una guerra civil y repitió la alerta el 11 de junio, en referencia también a un posible Golpe de Estado18. Un mes antes del derrocamiento de Allende, escribió que la situación en el país era calamitosa : “No hay combustible, no hay autobuses, ni camiones para transportar todo tipo de mercancías, ninguna conversación entre el gobierno y la oposición, en resumen, no hay gabinete”19.

  • 20 Lucas Figueiredo, Lugar Nenhum - Militares e Civis na Ocultação dos Documentos da Ditadura, São Pau (...)
  • 21 Rodrigo Patto Sá Motta, As Universidades e o Regime Militar, Rio de Janeiro, Zahar, 2014.
  • 22 Maud Chirio, A Política dos Quartéis, Rio de Janeiro, Zahar, 2012.
  • 23 James Naylor Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in (...)

13Recientemente, a partir del quincuagésimo aniversario del golpe en Brasil y los cuarenta años del golpe de Estado en Chile, varios estudios han sido publicados sobre el tema. El cuestionamiento de la historia reciente de los gobiernos civiles en Brasil y los debates sobre la periodización del régimen militar claramente influyen a estas publicaciones. El acceso a nuevos documentos y la creación de la Comisión de la Verdad, en Brasil, por otro lado, dictan la prevalencia de un tópico : la relación entre militares y civiles20. Inclusive el análisis de las políticas educativas del periodo está centrado en el papel de los civiles en las universidades brasileñas21. La búsqueda de autores que hubieran articulado la solidificación del régimen, tales como los soldados de bajo rango, también está presente22. Siguiendo otra vía, James N. Green analiza, por ejemplo, la influencia de los intelectuales estadounidenses en la caída del régimen militar brasileño23.

  • 24 “Chile : “Dictatorship” Stays in Books,” The New York Times, January 7, 2012. A6.
  • 25 Mary Helen Spooner, The General's Slow Retreat : Chile after Pinochet, Berkeley, University of Cali (...)
  • 26 Sergio Bitar, El gobierno de Allende. Chile 1970 – 1973, Santiago, Pehuén Editores, 2013.
  • 27 Marisi Pérez Zujovic Yoma, La gran testigo : el asesinato de mi padre durante la Unidad Popular, Sa (...)

14En Chile, mientras que el gobierno promueve un debate sobre la eliminación de la palabra “dictadura” de los libros de texto, los historiadores continúan investigando nuevos aspectos del régimen militar24. Mary Helen Spooner se dedica al período post-Pinochet, mostrando que la recuperación económica fue tardía y dolorosa25. Después de décadas de censura, también ganaron espacio los análisis del backstage y los registros autobiográficos. El ex ministro de Minería de Salvador Allende Sergio Bitar escribió un informe detallado de sus años en el gobierno socialista26. La hija de Edmundo Pérez Zujovic recuerda el asesinato de su padre durante el gobierno de la Unidad Popular27, etc.

  • 28 Tanya Harmer, Allende’s Chile and the Inter-American Cold War, Chapel Hill, UNC Press, 2011.

15La escasez de fuentes primarias que demuestren la conexión entre el gobierno brasileño y la caída de Salvador Allende, por otro lado, ha llevado a historiadores a buscar narrativas alternativas sin un enfoque directo sobre las relaciones entre los dos países. Hay pocos trabajos que se dediquen a las relaciones entre Chile y Brasil, y de estos con otros regímenes de América del Sur. Tanya Harmer dice que el golpe militar en Chile era parte de una “guerra fría Interamericana” como resultado de disputas entre Cuba, Chile, Estados Unidos y Brasil. Después de una amplia investigación en los archivos de América del Sur, Harmer sugiere una nueva perspectiva sobre la influencia de los Estados Unidos, pero se centra principalmente en el papel de Cuba28.

  • 29 Tanya Harmer,Brazil’s Cold War in the Southern Cone 1970-1975,” In : Cold War History, vol. 12, E (...)
  • 30 Luiz Alberto Moniz Bandeira, Fórmula para o caos : a derrubada de Salvador Allende, Rio de Janeiro, (...)

16La historiadora, sin embargo, se dedica a Brasil en un artículo anterior sobre la apertura de los archivos de la Comisión Nacional de la Verdad, que sostiene que el país “intervino para prevenir o revertir las ganancias de izquierda” en Chile, Bolivia y Uruguay29. Luiz Alberto Moniz Bandeira, por otro lado, aborda esta última cuestión con detenimiento, pero utiliza como fuente central documentos diplomáticos, como los telegramas intercambiados entre el Departamento de Estado y la Embajada de Brasil en Chile30.

  • 31 Denise Rollemberg, Exílio : Entre raízes e radares, Rio de Janeiro, Record, 1999.
  • 32 Teresa Cristina Schneider Marques, “Lembranças do exílio : as produções memorialísticas dos exilado (...)
  • 33 Albertina de Oliveira Costa, Maria Teresa Porciúncula de Moraes, Norma Marzola e Valentina da Rocha (...)

17Tal vez las únicas obras destinadas específicamente a las relaciones entre Brasil y Chile, durante el período militar, sean aquellas que versan sobre los exiliados. Denise Rollemberg dedicó años y varias publicaciones a este tema31. Más recientemente, Teresa Cristina Schneider Marques trabajó sobre lo mismo32. También hay varias publicaciones de los autores que eran ellos mismos exiliados33. Sin embargo, ofrecen un enfoque que se limita a las historias individuales y la situación política en cada uno de los dos países. Las relaciones diplomáticas no son parte de este tipo de investigación.

  • 34 Patricia Verdugo, Interferencia Secreta : 11 de Septiembre de 1973, Editora Sudamericana, 1998.
  • 35 Peter Kornbluh, The Pinochet File. A Declassified Dossier on Atrocity and Accountability, Nueva Yor (...)

18Si tenemos en cuenta la historiografía del golpe militar en Chile, varias obras ofrecen perspectivas de los factores que llevaron al derrocamiento y muerte de Salvador Allende, y al ascenso de Augusto Pinochet. Patricia Verdugo afirma que la crisis económica fue uno de los factores del golpe, el otro fue el apoyo de los Estados Unidos34. Verdugo no menciona la influencia brasileña. Para Peter Kornbluh la crisis económica y la falta de dinero para inversiones estaban relacionadas con maniobras de funcionarios estadounidenses. Ya en 1970 la Casa Blanca había logrado impedir que el Banco Interamericano de Desarrollo le otorgara préstamos a Chile35. La colaboración de este, en cambio, se mantuvo durante la dictadura de Augusto Pinochet, incluso en lo que respecta a las políticas internas del país.

Médici y Nixon

  • 36 Fernando A. Veloso, André Villela and Fabio Giambiagi, Determinantes do ‘milagre’ econômico brasil (...)

19Cuando Emílio Garrastazu Médici, viajó a los Estados Unidos, en diciembre de 1971, él ya creía que Brasil era una potencia independiente y había decidido centrarse en la administración macroeconómica. El país se encaminaba a una política internacional activa. La economía de Brasil había logrado el impresionante crecimiento de 11,1 % por año, entre 1968 y 1973. La población abandonaba las zonas rurales para ayudar a construir centros urbanos cada vez mayores. La clase media aumentaba considerablemente. Las exportaciones y las importaciones crecían un 4,1 % y un 2,7 % por año, entre 1964 y 1967, y 24,6 % y 27,5 % por año, entre 1968 y 197336. El acelerado crecimiento económico y la popularidad del régimen político llevaron a Médici a decidir que ya era hora de obtener el reconocimiento del presidente americano Richard Nixon, lo que habría de impresionar a sus colegas, a los militares, a la prensa y a la opinión pública brasileña.

  • 37 Matias Spektor, Kissinger e o Brasil, Rio de Janeiro, Zahar, 2009, 45.
  • 38 “Brasil hablará en Washington como potencia mundial,” Qué pasa, Numero 8. Diciembre, 1971.

20Matias Spektor ofrece una acertada interpretación de la postura de Médici, con el argumento de que “también es posible que, para él, el viaje fuera una forma de legitimar la dictadura en un período en que una red de exiliados políticos empieza a hacer ruido con alegaciones sobre tortura y terrorismo por parte del régimen del que estaba al mando”.37 El viaje de Médici a Estados Unidos de hecho ofreció a la prensa conservadora un hilo de historias positivas que contar no sólo en Brasil, sino también en Chile. La revista chilena Qué Pasa publicó un artículo sobre el viaje de Médici a Norte América aclamando el éxito económico de Brasil e ignorando cualquier mención a la tortura o a la censura38. Pero esta reacción positiva fue, en realidad, un cambio considerable con respecto a los meses anteriores, cuando la imagen del gobierno de Brasil había sido debilitada por varios artículos de prensa denunciando los abusos a los derechos humanos por parte del gobierno. Esta crítica era una reacción a la violencia del gobierno brasileño por el hecho de secuestrar autoridades internacionales a cambio de presos políticos, lo que culminó en el encarcelamiento de líderes de izquierda, así como más denuncias de tortura.

  • 39 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama número 19187, 18/06/1971. DFE/DPR/660.7.

21Es decir, mientras que los medios de comunicación en Brasil estaban bajo censura, las redes de izquierda chilenas reaccionaban agresivamente, organizando manifestaciones contra Médici. Un programa de televisión chileno llamó a la población a asistir a una protesta contra las violaciones de los derechos humanos perpetradas por el gobierno brasileño. Câmara Canto envió la noticia al Departamento de Seguridad Nacional : “el viernes, 12, en canal de televisión 7, una empresa cuyo principal accionista es el gobierno de Chile, en un segmento en relación con el secuestro del Embajador alemán en Río de Janeiro, el gobierno brasileño fue objeto de una tremenda diatriba”39 . El clima de crítica no iba a terminar pronto.

  • 40 James N. Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in the (...)
  • 41 Ibid., 194.
  • 42 “Student Disrupts a Meeting of O.A.S. During Medici Talk,” The New York Times, 08/12/1971.

22En los Estados Unidos a la violación de los derechos humanos en Brasil y su influencia en el debilitamiento de la dictadura, las manifestaciones y publicaciones que cuestionaban el régimen brasileño proliferaban40. En Washington, un grupo de exiliados brasileños e intelectuales estadounidenses llevó un gran cartel, legible desde la Casa Blanca, que declaraba “Paren la complicidad del dólar con la tortura de brasileños”41. Durante su visita a la Organización de Estados Americanos (OEA), Médici fue desafiado una vez más cuando un manifestante se puso de pie y gritó en portugués : "¡Viva el Brasil libre, paren las torturas !”42. Tan sólo unos meses antes de la visita de Médici, el Washington Post publicó un artículo de una página sobre Marcos Arruda, un brasileño que vivía en los Estados Unidos en exilio forzado, dando cuenta detallada de su detención y tortura.

  • 43 Richard Nixon : "Toasts of the President and President Medici of Brazil”, 7/12/1971, Online en Gerh (...)
  • 44 “Meeting with President Emílio Garrastazu Médici of Brazil on Thursday, December 9, 1971, at 10 :00 (...)
  • 45 Ibid.
  • 46 Ibid.

23Pero Médici decidió no molestarse – o, al menos, no demostrarlo. En la noche de su llegada a los Estados Unidos, en una cena ofrecida en su honor en la Casa Blanca, Nixon miró al mandatario brasileño, quien escuchaba atentamente al traductor, y propuso un brindis destacando la importancia de la reunión porque “como va Brasil, va el resto de ese continente latinoamericano”43. Al día siguiente, un presuntuoso Médici entró en la oficina de Richard Nixon y, con la ayuda de un intérprete, el presidente brasileño dijo que su “visita y su bienvenida habían estado muy por encima de cualquier cosa que él había esperado”44. Médici continuó, diciendo jocosamente que “había congeniado bien con el presidente, que se habían convertido en amigos, y que por eso la gente le estaba pidiendo que intercediera ante el presidente”, a lo que Nixon respondió que él sentía que habían “establecido una amistad estrecha y de confianza”45. Entonces Nixon sugirió que abrieran una línea secreta para comunicarse, a la que los diplomáticos y sus respectivos Ministerios de Relaciones Exteriores no tendrían acceso. Nixon nombraría a Henry Kissinger, Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, como responsable del canal ; Médici, por su parte, señalaría a Gibson Barbosa, quien había manejando una serie de asuntos secretos en un archivo especial donde todo estaba escrito a mano, por lo que “ni mecanógrafos siquiera tenían conocimiento de los mismos”. Después de hablar sobre la situación en Bolivia y subrayando la dificultad que tenían “en el trato con los latinoamericanistas”, Richard Nixon preguntó qué pensaba Médici de la situación en Chile. Médici, entonces, dejó en claro que “Allende sería derrocado por muchas de las mismas razones que Goulart había sido derrocado en Brasil.”46

Lazos diplomáticos

  • 47 Nathaniel Davis, The Last Two Years of Salvador Allende, Ithaca, Cornell University, 1985.
  • 48 “Ex-embaixador dos EUA conta a “conexão brasileira” no Chile,” Jornal do Brasil, 08/11/85.
  • 49 “Diplomatas refutam livro de Davis,” Jornal do Brasil, 06/11/85, p. 15. La línea de crédito para lo (...)

24En la década de 1980, Nathaniel Davis, embajador estadounidense en Santiago, durante la época del Golpe, sorprendió a las autoridades brasileñas cuando, en su libro sobre los últimos años de Allende, mencionó la influencia brasileña en el Golpe, lo que llamó la “conexión Brasil”47. En una entrevista a un diario brasileño en el momento de la presentación del libro, Davis afirmó que no recordaba los nombres de los empresarios brasileños que participan en la conspiración, a excepción de Câmara Canto, quien “fue muy sutil”48. En otro reportaje, los diplomáticos brasileños rechazaron las acusaciones de Davis. Uno de ellos, que se negó a ser identificado, señaló que “el gobierno de Brasil le abrió una línea de crédito de US$ 20 millones al gobierno chileno, para que pudieran comprar autobuses”49.

  • 50 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 067561. DPB/DPF/DPr/DBP/845.72(32)(42)(202) (...)
  • 51 William Montalbano, “Allende Finding New Credit Sources,” Miami Herald, 20/10/72.
  • 52 Paul E. Sigmund, “The ‘Invisible Blockade’ and the Overthrow of Allende,” Foreign Affairs, Volume 5 (...)
  • 53 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 079039 DALALC/ DPF/DPC/DPR/800, 30/12/71.
  • 54 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 065983 DFE/DPr/DBP, 16/11/71.
  • 55 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 003543 DFE/DBP/DPC, 14/01/72.

25Las líneas de crédito a las que se refirió el anónimo diplomático brasileño han podido ser confirmadas por documentos recientemente desclasificados. En realidad, las fuentes del Estado Maior das Forças Armadas y la Secretaría de Relaciones Exteriores indican que las líneas de crédito se ofrecieron para la compra de artículos tan variados como automóviles o carne50. El gobierno brasileño, por otra parte, aumentó el monto de las líneas de crédito al final del gobierno de Allende51. Pero lo que estos informes demuestran es que lo anterior no fue una ayuda sino más bien una estrategia para financiar el comercio exterior con Chile, uno de los mayores consumidores de productos brasileños y, al mismo tiempo, para convertir a Chile en deudor de Brasil52. Cuando una de las exportaciones a Chile fue cancelada debido a razones financieras, la embajada de Brasil intervino, exigiéndole al Banco Central de Brasil que investigara el percance53. El país nunca dejó de presentar sus productos en la Feria Internacional de Santiago (FISA) durante todo el gobierno de la Unidad Popular. El propio presidente chileno visitó el stand de Brasil en la FISA, en el que los empresarios brasileños mostraban con orgullo los nuevos desarrollos tecnológicos54. Estos eventos fueron tan importantes para la economía brasileña que en 1972, cuando Allende decidió cancelar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, debido a desacuerdos con la Sociedad Nacional de Agricultura de Chile, el gobierno de Brasil propuso la construcción de su propio lugar de exhibición de 30 metros cuadrados en la sede de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo)55.

  • 56 “Ingresso silenciosamente al pais teorico de la dictadura brasileña toma contactos con la derecha,” (...)
  • 57 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 069743 AIG/DSI/DBP/591.71, 26/11/71.

26La prensa de izquierda chilena también denunció los vínculos entre empresarios brasileños y la oposición al gobierno de Allende. En noviembre de 1971, el diario Última Hora informó de la visita a Santiago del ex-Ministro de Planificación de Brasil, Roberto Campos. De acuerdo con la publicación, Campos estaba “en silencio en contacto con el ala derecha de Chile” y era “la persona indicada para establecer contactos de alto nivel entre los chilenos y la derecha brasileña”56. Al describir lo escrito al gobierno brasileño, el embajador Câmara Canto señaló que el artículo estaba “obviamente distorsionado”, ya que las relaciones de Campos con los capitalistas norteamericanos y militares de América del Sur simplemente “acentuaban” los lazos económicos entre ambos países57.

  • 58 Campos, 1994. 164-165.

27Dichos lazos ya habían comenzado a formarse mucho antes, cuando todavía Campos era director económico de BNDE (Banco Nacional de Desarrollo Económico). Campos recuerda una visita a Santiago en enero de 1953, “para solicitar la asistencia técnica de la CEPAL, para la planificación de Brasil, indicando explícitamente a Raúl Prebisch el deseo de contar con Celso Furtado como jefe de grupo de la CEPAL”. Campos critica la “metodología CEPAL”, afirmando no creer en la capacidad de un gobierno de “coordinar racionalmente el mercado”, y critica fuertemente la política económica del gobierno de Allende58.

  • 59 En 1964, antes de referirse a lo que llamó la muerte del nacionalismo, Campos llegó a decir que “ci (...)

28La ola de nacionalizaciones impulsadas por la dictadura militar brasileña, que se convertiría en una de las características de este período – y una de las razones más importantes para que los académicos hoy en día contrapongan los modelos brasileño y chileno – fue fuertemente rechazada por Campos. Uno de sus más famosos desprecios era por lo que él llamó los tres grandes “ismos” : comunismo, fascismo, y “el más duradero de todos, el nacionalismo”59.

  • 60 Para un relato conciso de la crítica de la política estatista del gobierno militar brasileño, vea R (...)
  • 61 En sus memorias, Campos da fe de que “en el comienzo de la década de 70 el estatismo era todavía la (...)
  • 62 Campos también celebra a los Chicago Boys cuando recuerda, con alivio, los años posteriores a la mu (...)

29En Brasil, durante el periodo militar, industrias antes privadas como las del petróleo, la de la energía nuclear e inclusive la de las telecomunicaciones fueron absorbidas por el sector estatal, estableciendo así un monopolio60. El ex-Ministro de Planificación asociaba tal política al socialismo brejneviano61. La devaluación de las empresas privadas se asociaba con el supuesto fracaso económico de Allende62.

  • 63 Arquivo Nacional do Brasil, no 12/ FA-2-218, 16/05/74.
  • 64 Arquivo Nacional do Brasil, no 017/ FA-12-277, 13/05/75.

30Además de los empresarios mencionados, los documentos recientemente desclasificados demuestran que el gobierno de Brasil ayudó económicamente a la instalación del gobierno de Pinochet. Tan sólo seis meses después del Golpe, el país le concedió un préstamo por US$ 40 millones al Banco Central chileno para facilitar la importación de productos brasileños, sobre todo materiales bélicos63. Brasil también incrementó las importaciones de cobre chileno, abrió líneas de crédito especiales para los empresarios brasileños interesados en exportar a Chile, y adoptó medidas para estimular ventas de azúcar y automóviles a Chile. Todo lo anterior se mantuvo en sigilo64. En 1976, Brasil desplazó a Alemania como mayor importador de cobre chileno. “Es hora de concentrar aquí (en Chile) nuestras compras de cobre. Eso nos dará influencia y un estatus desvinculado de quien gobierne el país”, señaló un telegrama de la época de la embajada en Santiago.

Conclusión

31A pesar de que los cargos de intelectuales, periodistas e instituciones internacionales han pasado poco después del golpe chileno, los estudiosos no se han dedicado a examinar la influencia de Brasil en el derrocamiento de Allende. La falta de fuentes documentales, que sólo ahora se han hecho públicas, es la mejor explicación para esta ausencia. Entre 2012 y 2014, sin embargo, la Comisión Nacional de la Verdad (CNV), en Brasil, reunió una colección de miles de documentos, fotografías y testimonios de testigos de los crímenes cometidos durante la dictadura militar brasileña. Como se muestra en este artículo, esos documentos revelan que la conexión entre Brasil y Chile fue decisiva para la consolidación del golpe militar que derrocó al presidente electo Salvador Allende.

32Por otro lado, a pesar de que los volúmenes pertenecientes a los archivos de la CNV se componen principalmente de documentos administrativos, muchos de ellos apuntan a la preocupación del gobierno militar de Brasil con los países vecinos. El monitoreo diario de brasileños exiliados en Chile y de las noticias sobre el contexto político chileno de parte del entonces embajador en Santiago : Antonio Câmara Canto, apoyan la idea de que un gobierno socialista sería demasiado amenazante para que el gobierno brasileño se mantuviera inerte.

33A pesar de todo esto, muchos estudiosos se resisten a la idea de que la influencia de Brasil jugó un papel decisivo en el golpe de estado en Chile, sobre todo en términos económicos. Los dos países son recordados por metodologías opuestas. El Brasil dictatorial sería nacionalista. Chile, liberal. El ex ministro brasileño de Planificación, sin embargo, sugiere que más allá de la esfera oficial, el intercambio de ideas entre los hombres de negocios y académicos de los dos países fue intensa. La influencia de Brasil fue más allá de sus fronteras, llegando a varios países del Cono Sur. Cuatro años después del Golpe de Estado de Chile, funcionarios brasileños anunciaron el fin de la resistencia de los grupos de izquierda. Entonces, señalaron, se necesitaba que las Fuerzas Armadas capacitaran personal para resistir la

  • 65 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 566/73, BRAN, BSB, IE 16.4, p. 1/52, 14/04/77.

“próxima lucha anti-subversiva. Tal orientación requerirá un enorme esfuerzo, ya que los militares chilenos necesitan todo un nuevo sistema de inteligencia y la formación específica para hacer frente a las guerrillas urbanas”.65

  • 66 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 154/77, BRAN, BSB, IE 11.4, p. 45/109, 13/11/73.

34Los funcionarios de la embajada brasileña reconocían la presencia de los Chicago Boys en el gobierno, caracterizándolos como un grupo que sostenía “orientaciones económicas conservadoras”. Sin embargo, después del Golpe de Estado, los funcionarios brasileños, entre otras cosas, llevaron la cuenta de exiliados chilenos y sus supuestos intentos de destituir a Pinochet66.

  • 67 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 522/73, II, no 671 - 90/91, 15/10/73.
  • 68 Arquivo Nacional do Brasil, no 006/ FA-12-041, 17/01/75.

35Más aún, la cooperación de Brasil con la dictadura chilena continuó durante muchos de los años del régimen de Augusto Pinochet. Cuando la Unión Soviética canceló el envío de trigo a Chile, los Estados Unidos abrieron una línea de crédito para que el país pudiera comprar el grano ; unos días más tarde, el gobierno brasileño donó un barco lleno de harina de maíz67. Los militares brasileños también enviaron una gran cantidad de armas al país vecino, con el escudo de armas de Brasil cuidadosamente borrado. La preocupación por ocultar los detalles de la ayuda brasileña a los golpistas chilenos continuó a medida que aumentaban las relaciones entre los dos países68.

  • 69 Arquivo Histórico do Itamaraty, Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama de 13 de se (...)
  • 70 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 487/73, BRAN, BSB, IE 11.3, p. 28/121, 5 de outubro de 1973.

36El 11 de septiembre de 1973, el día del golpe en Chile, Câmara Canto envió varios telegramas al gobierno brasileño celebrando el nuevo régimen. El consejero Thomas Amenabar Vergara, Jefe de Gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores de Chile, fue al consulado brasileño para comunicar la nueva estructura de gobierno69. Un mes después del golpe, un extenso informe del Centro de Información Exterior (CIEX) narra el regreso a la “normalidad” en Chile, afirmando que “las escuelas estaban abiertas, la policía estaba buscando armas, nueve personas fueron sumariamente muertas, el 30 de septiembre, otras tres personas fueron ejecutadas en Santiago el mismo día y otras seis, un disparo en Iquique”70. Para los militares, tras el golpe de Estado de Brasil, este fue un día “normal”.

  • 71 Ruth Leacock, Requiem for Revolution - The United States and Brazil, 1961-1969, Kent, The Kent Stat (...)
  • 72 Phyllis R. Parker, 1964 : O Papel dos Estados Unidos no Golpe de Estado de 31 de março, Rio de Jane (...)
  • 73 Luiz Alberto Moniz Bandeira, Brasil - Estados Unidos : A Rivalidade Emergente (1950 – 1988), Rio de (...)
  • 74 E. Bradford Burns, A History of Brazil, New York, Columbia University Press, 1993.
  • 75 Michael Weis, Cold warriors & coups d’état : Brazilian-American Relations, 1945-1964, Albuquerque, (...)
  • 76 Thomas E. Skidmore, The politics of Military Rule in Brazil 1964-85, New York, Oxford University Pr (...)
  • 77 James Naylor Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in (...)
  • 78 Carlos Fico, Como Eles Agiam : os subterrâneos da ditadura militar : espionagem e polícia política, (...)
  • 79 Matias Spektor, Kissinger e o Brasil, Rio de Janeiro, Zahar, 2009.
  • 80 Jan Knippers Black, United States Penetration of Brazil, Philadelphia, University of Pennsylvania P (...)
  • 81 Russel Crandall, The United States and Latin America after the Cold War, Cambridge, Cambridge Unive (...)
  • 82 Eduardo Galeano, As Veias Abertas da América Latina, São Paulo, Paz e Terra, 1976.
  • 83 Peter Kornbluh, The Pinochet file : a declassified dossier on atrocity and accountability, Nueva Yo (...)
  • 84 Edward S. Herman, The Real Terror Network : Terrorism in Fact and Propaganda, Washington, South End (...)
  • 85 Kathryn Sikkink, Mixed Signals—U.S. Human Rights Policy and Latin America, Ithaca, Cornell Universi (...)
  • 86 Florencia Varas, Conversaciones con Viaux, Santiago, Impresiones EIRE, 1972.
  • 87 Steve J. Stern, Remembering Pinochet’s Chile : On the Eve of London 1998, Durham, Duke University P (...)

37Los documentos de la CNV, en combinación con la correspondencia entre los diplomáticos de Brasil y Chile, en la década de 1970, presente en el Archivo de Itamaraty, sugieren la necesidad de una nueva perspectiva sobre el papel del gobierno militar de Brasil, en las relaciones internacionales, durante los años 1960 y 1970 ; es decir, en el apogeo de la Guerra Fría. Como he dicho antes, estudios sobre los problemas internos de la dictadura militar chilena proliferan. En lo que respecta a la política exterior, los historiadores tienden a dedicarse al análisis de las relaciones entre Brasil y los Estados Unidos -ya ampliamente investigadas por Ruth Leacock71, Phyllis R. Parker72, Moniz Bandeira73, E. Bradford Burns74, W. Michael Weis75, Thomas E. Skidmore76, James N. Green77, Carlos Fico78, Matias Spektor79 y Jan Knippers Black80, entre otros – o las articulaciones de los Estados Unidos para apoyar el golpe del 11 de septiembre de 1973 en Chile – estudiadas por Russell Crandall81, Eduardo Galeano82, Peter Kornbluh83, Edward S. Herman84, Kathryn Sikkink85, Florencia Varas86 y Steve J. Stern87. Este nuevo cuerpo de documentos, sin embargo, ofrece una vía de investigación sin precedentes, en donde Brasil aparece como una influencia transnacional esencial para los subsecuentes golpes militares de derecha en el continente.

38El presente artículo, por otra parte, arroja luz sobre dos importantes agentes de la cooperación brasileña con la derecha chilena, que se tornó feroz en los últimos años del gobierno de Salvador Allende. A pesar de la idea de que los Estados Unidos fueron el único patrocinador del 11 de septiembre chileno, el apoyo brasileño también fue fundamental para el derrocamiento de Allende y la conformación de una dictadura militar en Chile. Como muestra este trabajo hubo dos personajes centrales en este proceso : el Ministro de Planificación de Brasil : Roberto Campos, y el embajador de Brasil en Santiago de Chile : Antonio da Câmara Canto.

39No obstante, estas dos figuras hacen parte de una influencia del gobierno militar brasileño en el gobierno militar chileno, mucho mayor que demanda más estudios. Lo que este artículo presenta es una pequeña parte de una gran influencia que se dio en lo que los brasileños llaman : “los sótanos de la dictadura”. En espera de ver su propia historia revelada, durante los regímenes militares, muchos brasileños y chilenos han aceptado una versión oficial de los hechos. Las memorias borrosas sobre el papel de los dictadores y sus partidarios en la historia, por otra parte, se han ido acabando. Comprender las acciones del gobierno brasileño no sólo en el ámbito nacional, sino también continental, quizás puede facilitar la labor de recordar lo que ha sido olvidado y perdonado.

Haut de page

Notes

1 Para los indicadores económicos, ver Fernando A. Veloso, André Villela and Fabio Giambiagi, Determinantes do ‘milagre’ econômico brasileiro (1968-1973) : uma análise empírica,” In : Revista Brasileira de Economia, Volume 62, Número 2, Rio de Janeiro Apr./June 2008, 222-224.

2 Juan Gabriel Valdés, Pinochet’s Economists : The Chicago School in Chile, Nueva York, Cambridge University Press, 1995.

3 Gary S. Becker cuestiona la impopularidad de los Chicago Boys atribuyéndosela a los economistas en América del Sur que estaban a favor de la planificación y el control de la economía por parte de un gobierno federal central, políticas antagónicas a las propuestas por los Chicago Boys. Gary S. Becker, “What Latin America Owes to the Chicago Boys”, Hoover Digest - Stanford University, Numero 4, 1997.

4 El punto de vista de Friedman es criticado por economistas como Paul Krugman, quien califica de “fantástica” la creencia de que los Chicago Boys han salvado la economía chilena. Ver : Milton and Rose D. Friedman, Two Lucky People : Memoirs, Chicago, University of Chicago Press, 1998, 398 y Paul Krugman, “Fantasies of the Chicago Boys,” The New York Times, 03/03/2010.

5 Simon Romero, “Jorge Flores, 88 ; Influenced a Coup in Brazil”, The New York Times, 3/08/2000.

6 Roberto Campos, Política Econômica e Mitos Políticos, Río de Janeiro, APEC Editora, 1965, 36.

7 Campos le atribuye a su afinidad con los Estados Unidos la invitación de Castello Branco al Ministerio de Planificación. “Tal vez Castello Branco haya recordado mi nombre para el Ministerio de Planificación debido al análisis de la situación que solía presentar en las reuniones de la delegación brasileña. En mis discursos, buscaba críticamente evaluar las áreas de coincidencia y el conflicto entre los intereses de Brasil y Estados Unidos”. Ver : Roberto Campos, A Lanterna na Popa, Rio de Janeiro, Topbooks, 1994, 556.

8 Campos, al aceptar el cargo de Ministro de Planificación el 19 de abril de 1964, dice que advirtió al entonces presidente Castello Branco sobre los riesgos de recesión necesarios para contener un “país desorganizado por la inflación”. Ibid, 560.

9 “Comissão da Verdade diz que ditadura militar violou direitos de 50 mil pessoas,” Agência Brasil, 25/02/2013.

10 Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Aviso no 008/ FA-10 238, Brasília, DF, 05/09/73.

11 Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Aviso no 05/ FA-2 204, Brasília, DF, 20/07/73.

12 Informes sôbre o Chile, Arquivo Nacional do Brasil, EMFA, Parte S/No, Brasília, DF, 18/05/70.

13 Ibid.

14 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 2 349 DNU/DBP/604, 10/04/70.

15 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 2 052 DFE/DPR/660.7, 08/06/71.

16 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama17534 DBP/600, 22/09/70.

17 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 011923 DBP/600(B39)602.2(B39), 02/02/73.

18 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama DAM-I/600(B39)611.5(B39), 11/06/73.

19 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama DAM-I/600(B39), 04/08/73.

20 Lucas Figueiredo, Lugar Nenhum - Militares e Civis na Ocultação dos Documentos da Ditadura, São Paulo, Companhia das Letras, 2015.

21 Rodrigo Patto Sá Motta, As Universidades e o Regime Militar, Rio de Janeiro, Zahar, 2014.

22 Maud Chirio, A Política dos Quartéis, Rio de Janeiro, Zahar, 2012.

23 James Naylor Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in the United States, Durham, Duke Universty Press, 2010.

24 “Chile : “Dictatorship” Stays in Books,” The New York Times, January 7, 2012. A6.

25 Mary Helen Spooner, The General's Slow Retreat : Chile after Pinochet, Berkeley, University of California Press, 2011.

26 Sergio Bitar, El gobierno de Allende. Chile 1970 – 1973, Santiago, Pehuén Editores, 2013.

27 Marisi Pérez Zujovic Yoma, La gran testigo : el asesinato de mi padre durante la Unidad Popular, Santiago, Editorial Catalonia, 2013.

28 Tanya Harmer, Allende’s Chile and the Inter-American Cold War, Chapel Hill, UNC Press, 2011.

29 Tanya Harmer,Brazil’s Cold War in the Southern Cone 1970-1975,” In : Cold War History, vol. 12, Edição 4, 2012.

30 Luiz Alberto Moniz Bandeira, Fórmula para o caos : a derrubada de Salvador Allende, Rio de Janeiro, Civilização Brasileira, 2008.

31 Denise Rollemberg, Exílio : Entre raízes e radares, Rio de Janeiro, Record, 1999.

32 Teresa Cristina Schneider Marques, “Lembranças do exílio : as produções memorialísticas dos exilados pela ditadura militar brasileira.” In : Elias Medeiros ; Naiara Molin. (Org.). A construção da memória política, Pelotas-RS, UFPEL, 2011. 

33 Albertina de Oliveira Costa, Maria Teresa Porciúncula de Moraes, Norma Marzola e Valentina da Rocha Lima (eds.) Memórias das mulheres do exílio. vol. 2, Rio de Janeiro, Paz e Terra, 1980 ; Pedro Uchôa Cavalcanti, Pedro Celso e Jovelino Ramos (eds.) Memórias do exílio, 1964 / 19 ? ? : De muitos caminhos. vol. 1, São Paulo, Livramento, 1978.

34 Patricia Verdugo, Interferencia Secreta : 11 de Septiembre de 1973, Editora Sudamericana, 1998.

35 Peter Kornbluh, The Pinochet File. A Declassified Dossier on Atrocity and Accountability, Nueva York : The New Press, 2003. 83.

36 Fernando A. Veloso, André Villela and Fabio Giambiagi, Determinantes do ‘milagre’ econômico brasileiro (1968-1973) : uma análise empírica,” In : Revista Brasileira de Economia, Volume 62, Número 2, Rio de Janeiro Apr./June 2008, 222-224.

37 Matias Spektor, Kissinger e o Brasil, Rio de Janeiro, Zahar, 2009, 45.

38 “Brasil hablará en Washington como potencia mundial,” Qué pasa, Numero 8. Diciembre, 1971.

39 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama número 19187, 18/06/1971. DFE/DPR/660.7.

40 James N. Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in the United States, Durham, Duke University Press Books, 2010.

41 Ibid., 194.

42 “Student Disrupts a Meeting of O.A.S. During Medici Talk,” The New York Times, 08/12/1971.

43 Richard Nixon : "Toasts of the President and President Medici of Brazil”, 7/12/1971, Online en Gerhard Peters y John T. Woolley, The American Presidency Project. http://www.presidency.ucsb.edu/ws/?pid=3247.

44 “Meeting with President Emílio Garrastazu Médici of Brazil on Thursday, December 9, 1971, at 10 :00 a.m., in the President’s Office, the White House.” Memorandum for the President’s File. 9/12/1971.

45 Ibid.

46 Ibid.

47 Nathaniel Davis, The Last Two Years of Salvador Allende, Ithaca, Cornell University, 1985.

48 “Ex-embaixador dos EUA conta a “conexão brasileira” no Chile,” Jornal do Brasil, 08/11/85.

49 “Diplomatas refutam livro de Davis,” Jornal do Brasil, 06/11/85, p. 15. La línea de crédito para los autobuses es confirmado en los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores, “Secretaria de Estado das Relações Exteriores”, telegrama DPR/DPB/DALALC/845.15, 04/02/72.

50 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 067561. DPB/DPF/DPr/DBP/845.72(32)(42)(202), 20/11/71 y Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 073101 DPR/DTU/DBP/845.15(32), 08/12/71.

51 William Montalbano, “Allende Finding New Credit Sources,” Miami Herald, 20/10/72.

52 Paul E. Sigmund, “The ‘Invisible Blockade’ and the Overthrow of Allende,” Foreign Affairs, Volume 52, Numero 2, Enero 1974. 336.

53 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 079039 DALALC/ DPF/DPC/DPR/800, 30/12/71.

54 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 065983 DFE/DPr/DBP, 16/11/71.

55 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 003543 DFE/DBP/DPC, 14/01/72.

56 “Ingresso silenciosamente al pais teorico de la dictadura brasileña toma contactos con la derecha,” Ultima Hora, 26/11/71. 3.

57 Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama 069743 AIG/DSI/DBP/591.71, 26/11/71.

58 Campos, 1994. 164-165.

59 En 1964, antes de referirse a lo que llamó la muerte del nacionalismo, Campos llegó a decir que “cierto tipo de nacionalismo, en un contexto histórico particular, puede contribuir al proceso de detonación del desarrollo.” Añadió, clasificando su tipo de nacionalismo, como “‘el nacionalismo apropiador’ (a menudo practicado por mí), que trata de obligar a los inversores extranjeros a nacionalizar más rápido, o a dejar en el territorio en el que opera una mayor proporción de los frutos de la inversión.” Ver : Roberto Campos de Oliveira, A Moeda, o Governo e o Tempo, Rio de Janeiro : APEC Editora, 1964, 41 y Roberto Campos, O Século Esquisito, Rio de Janeiro, Topbooks, 1990. 19-21.

60 Para un relato conciso de la crítica de la política estatista del gobierno militar brasileño, vea Rubens Penha Cysne, “A Economia Brasileira no Período Militar”, Estudos Econômicos, São Paulo, 23 (2) : 185-226, maio/ agosto, 1993.

61 En sus memorias, Campos da fe de que “en el comienzo de la década de 70 el estatismo era todavía la ideología dominante en América Latina. El socialismo brejneviano seguía creciendo, y sólo las agencias de inteligencia de algunos países percibían las grandes fallas operacionales del marxismo-leninismo, que tenían la promesa de una rápida industrialización con la justicia social, falsa pero seductora para el Tercer Mundo.” Campos, 1994, 910.

62 Campos también celebra a los Chicago Boys cuando recuerda, con alivio, los años posteriores a la muerte de Allende, que él temía fueran la cristalización de un mito. “Vivo, (Allende) sería sólo un caso de falta de objetividad en el juicio político y la falta de verdades económicas rudimentarias. Muerto, se convertiría en un símbolo de la búsqueda inquieta de una ‘tercera vía’. Afortunadamente, los militares chilenos desarrollaron razonable eficiencia económica y, ayudados por la situación internacional adversa al socialismo, se desvaneció el mito”. Campos, 1994, 248.

63 Arquivo Nacional do Brasil, no 12/ FA-2-218, 16/05/74.

64 Arquivo Nacional do Brasil, no 017/ FA-12-277, 13/05/75.

65 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 566/73, BRAN, BSB, IE 16.4, p. 1/52, 14/04/77.

66 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 154/77, BRAN, BSB, IE 11.4, p. 45/109, 13/11/73.

67 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 522/73, II, no 671 - 90/91, 15/10/73.

68 Arquivo Nacional do Brasil, no 006/ FA-12-041, 17/01/75.

69 Arquivo Histórico do Itamaraty, Secretaria de Estado das Relações Exteriores, telegrama de 13 de setembro de 1973. DMP/600(B39)(571).

70 Arquivo Nacional do Brasil, CIEX no 487/73, BRAN, BSB, IE 11.3, p. 28/121, 5 de outubro de 1973.

71 Ruth Leacock, Requiem for Revolution - The United States and Brazil, 1961-1969, Kent, The Kent State University Press, 1990.

72 Phyllis R. Parker, 1964 : O Papel dos Estados Unidos no Golpe de Estado de 31 de março, Rio de Janeiro, Civilização Brasileira, 1977.

73 Luiz Alberto Moniz Bandeira, Brasil - Estados Unidos : A Rivalidade Emergente (1950 – 1988), Rio de Janeiro, Civilização Brasileira, 1989.

74 E. Bradford Burns, A History of Brazil, New York, Columbia University Press, 1993.

75 Michael Weis, Cold warriors & coups d’état : Brazilian-American Relations, 1945-1964, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1993.

76 Thomas E. Skidmore, The politics of Military Rule in Brazil 1964-85, New York, Oxford University Press, 1988 y Politics in Brazil 1930-64 : An experiment in democracy, New York, Oxford University Press, 2007.

77 James Naylor Green, We Cannot Remain Silent : Opposition to the Brazilian Military Dictatorship in the United States, Durham, Duke Universty Press, 2010.

78 Carlos Fico, Como Eles Agiam : os subterrâneos da ditadura militar : espionagem e polícia política, Rio de Janeiro, Editora Record, 2001 y O Grande Irmão : da Operação Brother Sam aos anos de chumbo, Rio de Janeiro, Civilização Brasileira, 2008.

79 Matias Spektor, Kissinger e o Brasil, Rio de Janeiro, Zahar, 2009.

80 Jan Knippers Black, United States Penetration of Brazil, Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 1977.

81 Russel Crandall, The United States and Latin America after the Cold War, Cambridge, Cambridge University Press, 2008.

82 Eduardo Galeano, As Veias Abertas da América Latina, São Paulo, Paz e Terra, 1976.

83 Peter Kornbluh, The Pinochet file : a declassified dossier on atrocity and accountability, Nueva York, New Press, 2004.

84 Edward S. Herman, The Real Terror Network : Terrorism in Fact and Propaganda, Washington, South End Press, 1982.

85 Kathryn Sikkink, Mixed Signals—U.S. Human Rights Policy and Latin America, Ithaca, Cornell University Press, 2004.

86 Florencia Varas, Conversaciones con Viaux, Santiago, Impresiones EIRE, 1972.

87 Steve J. Stern, Remembering Pinochet’s Chile : On the Eve of London 1998, Durham, Duke University Press, 2006.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mila Burns, « El modelo brasileño : la influencia de Roberto Campos y Câmara Canto en la dictadura chilena », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 10 octobre 2016, consulté le 16 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/69707 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.69707

Haut de page

Auteur

Mila Burns

The Graduate Center, City University of New York
milaburns2000@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page