Navigation – Plan du site
Federica Morelli

Jaime E. Rodríguez O. (coord.), Revolución, independencia y las nuevas naciones de América, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2005, 614 p.

[18/06/2007]

Entrées d’index

Géographique :

Haïti, España, América española

Chronologique :

siglo XIX, siglo XVIII
Haut de page

Texte intégral

1Este volumen, dirigido por uno de los historiadores que más ha trabajado en los últimos veinte años la época de la independencia hispanoamericana, reúne veinte ensayos que tratan de iluminar toda la complejidad del proceso político revolucionario en el mundo ibérico. En sus trabajos los autores no sólo muestran la naturaleza tentativa y lo difícil que fue la innovación política, sino también subrayan la importancia de la continuidad. A pesar de las numerosas rebeliones, las tradiciones, instituciones y prácticas políticas de las nuevas naciones evolucionaron de manera gradual desde el Antiguo Régimen. Sin embargo, ninguno de los autores sugiere que la soberanía popular, el gobierno representativo y el régimen de derecho fueran conceptos ajenos introducidos desde el extranjero, más bien consideran el mundo ibérico como parte integrante de une cultura occidental que poseía una tradición política compartida originada en el antiguo mundo clásico.

2El libro se divide en dos partes, una primera intitulada « Revolución » y una segunda intitulada « La independencia y las nuevas naciones ». La primera empieza con dos ensayos sobre revoluciones anteriores, la francesa –por Thimoty Tackett- y la haitiana –por Johanna von Grafenstein- para establecer, como afirma el coordinador en la introducción, « el contexto en que ocurrió el levantamiento en el mundo ibérico ». Aunque ninguna de esas dos transformaciones políticas ocasionó la revolución en el mundo ibérico, ambas lo afectaron de manera importante: La Revolución Francesa desencadenó guerras que finalmente llevaron a Napoleón al poder; su invasión de la península ibérica disparó la revuelta en Iberoamérica. La Revolución Haitiana afectó a la región en varias formas: diseminó el medio racial y la intranquilidad de clase entre la mayoría de las regiones de América, y no sólo en aquellas con grandes poblaciones de esclavos. Además, con el tiempo la nación independiente de Haití contribuyó sustancialmente a los movimientos insurgentes en Venezuela.

3Los otros cuatro artículos de esta primera parte intentan ofrecer un cuadro teórico explicativo de las revoluciones iberoamericanas. Mientras que los primeros dos artículos, respectivamente de Mónica Quijada y de Jorge Cañizares-Esguerra, colocan a la cultura del mundo hispánico en el contexto más general del mundo occidental -subrayando el primero que en la cultura política hispánica como en la del ámbito occidental se entrecruzaron, durante la época moderna, dos tradiciones distintas de soberanía; y el segundo como el proyecto ilustrado que contribuyó a mutar, en la mentalidad hispanoamericana, el concepto de territorio y de su relación con la Monarquía. Los de José M. Portillo y de Ivana Frasquet muestran -el primero a partir del análisis de los lenguajes políticos de la ilustración y de la primera fase de la independencia, y la segunda concentrándose sobre los debates de la cuestión americana en el segundo trienio liberal- cómo la independencia de los países hispanoamericanos fue sobretodo el resultado de la incapacidad de la metrópoli de aceptar las consecuencias políticas y constitucionales de la afirmación de igualdad y de la categorización de los territorios americanos como comunidades perfectas, capaces por sí de formar cuerpo político.

4La segunda parte del libro, La independencia y las nuevas naciones, está compuesta por artículos más heterogéneos concernientes a temas y regiones diferentes. Aunque el coordinador del volumen ha escogido un ordenamiento geográfico de los mismos, pensamos que tal vez la elección de otro criterio –por tema- habría subrayado de manera más contundente las similitudes de unos procesos que caracterizan el paso de un imperio a un conjunto de estados nacionales. Aunque es verdad que hay una profunda asimetría entre los estudios sobre el caso novohispano –mucho más numerosos- y los otros países de Iberoamérica, se pueden sin embargo individualizar algunos ejes entorno a los cuales se pueden reagrupar dos o más artículos. Un primer eje está constituido por la cuestión territorial, o sea cómo a partir la crisis de la monarquía y de las guerras se asiste a un proceso de fragmentación-recomposición de los antiguos territorios de la monarquía. Mientras en algunos espacios como Centroamérica – descrito por Jordana Dym- se asiste, entre 1808 y 1823, a un verdadero proceso de fragmentación territorial, gracias a la autonomía municipal, en otros las formas de autonomías regionales, provinciales o municipales logran favorecer una cierta unidad : en el caso de Brasil – descrito por Marcia Regina Berbel -  gracias principalmente al vínculo de fidelidad al príncipe heredero de la Corona portuguesa ; en el caso mexicano –descrito por Manuel Miño Grijalva- gracias al rol centralizador de la capital federal.

5Otro eje de esta segunda parte está constituido por lo imaginario político. Mientras que el artículo de Victor Mínguez pone en evidencia las semejanzas españolas y novohispanas del culto a Fernando VII, mostrando en los años de la independencia toda la fuerza del mito monárquico, el de Mariana Terán Fuentes analiza para el caso de Zacatecas la configuración de un discurso conmemorativo para hacer inteligible, para los hombres de la época, las dimensiones semánticas de la nación. Muy vinculado a éste, aparecen el tema de los lenguajes y la cultura política, abordado en los artículos de Virginia Guedea, concerniente al imaginario y modelo político de las juntas de gobierno en Nueva España; el de Víctor Peralta sobre la política y la cultura en el gobierno del virrey Pezuela en Perú; y el de Jaime Rodríguez sobre la antigua provincia de Guayaquil durante la época de la independencia. Los tres ensayos subrayan la transformación de los lenguajes y de la cultura política gracias sobretodo a la introducción del imaginario liberal.

6Otra temática muy vinculada a esta última es la de la ciudadanía, abordada por los artículos de Carl T. Almer sobre los ayuntamientos constitucionales de Venezuela, el de Kirsten Schultz sobre la ciudadanía y el problema de la esclavitud en Brasil, y el de Marta Irurozqui sobre la relación entre vecindad y ciudadanía en Bolivia. Los tres evidencian todas las contradicciones y las ambigüedades del concepto de ciudadanía liberal en cuanto no sólo a su convivencia con la esclavitud, sino a que se le vincula estrechamente al concepto de autonomía local o municipal y, por ende, a prácticas sociales de tipo comunitario y colectivo. La construcción de la ciudadanía introduce finalmente el último eje del volumen, concerniente las fuerzas armadas. En efecto, la construcción del ciudadano de las nuevas naciones independientes contempla la participación en la milicia cívica, descrita por Manuel Chust para el caso mexicano de 1821 a 1835. Los otros dos artículos conciernen más específicamente los ejércitos durante las guerras de independencia: mientras el artículo de Christon I. Archer analiza las transformaciones del ejército realista de la Nueva España, el de Clément Thibaud estudia cómo los cambios en el ejército rebelde transformaron un conflicto cívico entre ciudades rivales en una guerra de emancipación.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Federica Morelli, « Jaime E. Rodríguez O. (coord.), Revolución, independencia y las nuevas naciones de América, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2005, 614 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 18 juin 2007, consulté le 22 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/7002

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page