Navigation – Plan du site
Débats | 2017
Partie 2 - Correos en los Imperios ibéricos: Un acercamiento material, social y comunicativo
José Araneda

Los correos como agentes de cambio. Actores postales en la reforma de las comunicaciones imperiales (Chile, 1764-1794)

Mail officials as agents of Changes. Post actors in the reform of the imperial communications (Chile, 1764-1794)
[11/12/2017]

Résumés

En el año de 1764 el Estado borbónico inició la reforma a los correos ultramarinos entre España y América que intentó generar una regularidad temporal en el servicio, diversificar las rutas e impulsar la estatización del servicio terrestre. Esto derivó en una serie de cambios institucionales en un intento de tomar el control de los canales de comunicación escritos dentro del imperio. Así, en Chile, las nuevas normativas postales cayeron en diversos oficiales coloniales (administradores, subalternos y tenientes de correo) que tuvieron el peso de organizar el despacho de cartas a nivel regional, virreinal e imperial. El presente artículo busca entender la experiencia y las prácticas que generó la expansión del Estado absolutista ilustrado sobre la dimensión comunicativa del imperio en la gobernación de Chile. Desde el análisis de los expedientes de la Administradora General de Correos de Chile – tanto en el Archivo Nacional Histórico de Chile como en el Archivo de Indias en Sevilla – comprendemos que estos subalternos permitieron, a través de negociaciones y conflictos, la integración y comunicación política del territorio desde Santiago a las provincias de Chile, y de éstas a Madrid. Lo que, en definitiva, los instaló como unos agentes de cambio al interior del gobierno colonial.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 En esquina conformada por las calles Teatinos y Santo Domingo.

1A tres cuadras al noroeste de la Plaza Mayor de la ciudad de Santiago de Chile1 se ubicó la Administradora General de Correos hacia 1775. Probablemente fue una oficina muy dinámica en donde se atendió al público que quería enviar una carta, mientras distintos tenientes de correo salían a realizar su reparto habitual. Al mando de todo estaba Fernando de Urízar quien fue el administrador general de correo en Santiago (1771-1809) y, por lo tanto, el principal agente de canalización de las informaciones escritas entre la gobernación, sus provincias interiores y Madrid.

  • 2 Jaime Valenzuela, Fiesta, Rito y Política, Santiago, Ediciones de la Dirección de bibliotecas, arch (...)
  • 3 J. Valenzuela, Fiesta, Rito y Política, op cit., p. 25.

2Hacia el siglo XVIII, Santiago se había consolidado como el principal núcleo político y urbano de Chile, precisamente debido a un periodo de bonanza económica. Bajo la dinastía de los Borbones, esta gobernación vivió un proceso de reforma política centralizadora y racionalizadora con el objetivo de alcanzar la “felicidad pública”, es decir, el bienestar social y económico dentro de la comunidad política2. Aunque muchas veces la implementación de estos cambios fue disímil dada la precariedad del proceso local. De acuerdo al historiador Jaime Valenzuela, la entrada de las nuevas prácticas ilustradas que se tradujo en pomposas fiestas en la ciudad, la reafirmación normativa de las jerarquías sociales y la aparición de distintos actores coloniales que buscaron legitimar sus cuotas de poder y prestigios dentro del sistema3. De esta manera, Santiago se convirtió en un núcleo informativo de relativa importancia para la metrópolis imperial, lo que en definitiva llevó a la instalación de la oficina central de correos.

  • 4 Para definición de Imperio hemos utilizado los aportes de Jane Burbank & Frederick Cooper, Imperios (...)
  • 5 Véase Gabriel Paquette, Enlightenment, Governance and Reform in Spain and its Empire 1759-1808, Lon (...)

3Sin embargo, la decisión de situar una oficina de correo no solo era una decisión local. En un contexto imperial dinámico4, especialmente tras la derrota en la Guerra de los Siete Años (1756-1763), la monarquía de Carlos III buscó rentabilizar y reformar el Estado con la finalidad de ser competitivo con las demás potencias europeas, especialmente con Inglaterra. Esto implicó una re-organización de los canales de comunicación que unían las distintas posesiones con el objetivo de dinamizar el imperio5.

  • 6 Sobre la historiografía del correo colonial véase Cayetano Alcázar, Historia del correo en América, (...)

4Por ello, en 1764, se puso en marcha la reforma de correos marítimos que buscó generar regularidad temporal en los despachos y diversificar sus rutas atlántica. Esto impulsó la estatización del servicio terrestre americano, perteneciente a la familia Carvajal, que detentaban el título de “Correo Mayor” desde 15146. Así se configuró una serie de cambios institucionales en un intento de tomar el control de los canales de comunicación escritos dentro del imperio. Las nuevas disposiciones coloniales recayeron en diversos oficiales de correo, especialmente los administradores de correo, que eran los coordinadores del despacho; y los tenientes de correo, quienes fueron los conductores oficiales de cartas en las nuevas oficinas.

  • 7 Acá se dialoga con el texto clásico de Elizabeth Eisenstein quien habla de la imprenta como un agen (...)

5En ese sentido, el presente artículo busca entender la experiencia, las prácticas y contradicciones del proceso de expansión del Estado absolutista ilustrado sobre la gobernación de Chile, a través de la reforma postal terrestre llevada a cabo por los Borbones, a partir de 1769. Así, desde el análisis de los archivos de la Administradora General de Chile – tanto en el Archivo Nacional Histórico de Chile (ANHCh) como en el Archivo de Indias en Sevilla (AGI) – comprendemos que estos actores permitieron, a través de negociaciones y conflictos, la integración y comunicación política del territorio, desde Santiago a las provincias de Chile, y de éstas a Madrid. Lo que, en definitiva, los instaló como unos agentes de cambio al interior del gobierno colonial pues fueron visto como articuladores de una reforma que pretendió cambiar los ritmos comunicacionales en las colonias.7.

  • 8 Confrontar con la definición de “sociedad de la información” utilizada por Robert Darnton para el c (...)
  • 9 James Carey, Comunication as Culture [1989], New Haven and London, Routledge, 2009, p. 12; Stuart H (...)

6El servicio de correo debe ser entendido dentro de un proceso comunicacional. Chile se constituyó como una sociedad de la información que daba una comprensión particular a los diversos acontecimientos locales y globales que conocía en un diálogo continuo con la metrópolis8. El concepto de comunicación refiere a como un proceso simbólico por el cual la realidad es producida, mantenida y transformada en diálogo entre un emisor y un receptor9. Así, este artículo busca enfatizar al correo como un canal de transmisión, es decir, un conducto que permitió la circulación de información. Por tanto, la reforma postal se entiende desde una perspectiva político comunicacional que buscó controlar la circulación de las informaciones y saberes que emanaban de las distintas posesiones de ultramar.

7Esta reforma no solo debe ser vista como una forma de control, sino también de diálogo que permitió conectar el centro y con su periferia, lo que permite ejecutar las prácticas de poder. Estos nexos fueron coordinadas y realizados por los oficiales de correo, quienes debieron coordinar, planificar y despachar cartas manuscritas, impresos, libros y encomiendas por distintas rutas internas y externas a diferentes villas y ciudades. Es por esto que el presente artículo ha sido dividido en tres secciones. En primer lugar, se examina la construcción normativa de la reforma de correos en términos comunicacionales. Luego, en un segundo lugar, se evalúa la configuración espacial y humana que sustentó la circulación oficial de cartas dentro del territorio de la gobernación de Chile. Para finalmente, analizar un caso asociado al conflicto que significó las nuevas dinámicas postales entre las autoridades locales.

Un problema de comunicación

  • 10 De acuerdo a su testamento: Archivo Nacional Histórico de Chile (ANHCh), Fondo Capitanía General (C (...)

8La administradora general de correos en Santiago se forjó desde 1771 de la mano de Fernando de Urízar, natural de Valparaíso y abogado de la Real Audiencia de Lima y Santiago10. Siendo criollo, era el controlador general del despacho de correo en Chile y en pocos años logró consolidar un servicio estatal regular entre las distintas provincias internas, Buenos Aires, Lima y Madrid. Sin embargo, él era parte de un proceso de reforma con alcance imperial, que instaló diferentes nodos y redes postales que comunicaron las colonias americanas con sus respectivas capitales y la metrópolis española. De esta manera, la normativa se inscribió en un contexto del absolutismo ilustrado que intentó controlar los canales de comunicación por donde fluían las informaciones, elemento fundamental para gobernar con evidencia.

  • 11 El expediente sobre la incorporación del correo a la Corona puede ser consultado en ANHCh, CG, Vol. (...)

9Bajo el monopolio de la familia Carvajal, el Correo Mayor se instaló en Perú a fines del siglo XVI con el objetivo de controlar y cobrar por el despacho de cartas en los diferentes territorios sudamericanos. Sin embargo, no se situó de manera fáctica en todo el territorio americano y, de hecho, Chile tuvo de forma intermitente un teniente de correo mayor hacia 174711. Esto ayudó al surgimiento de diversos actores, al borde de lo informal, que realizaron un despacho de cartas debido a que tuvieron la oportunidad de movilizarse (clérigos, militares, funcionarios, etcétera). Dada la arbitrariedad del movimiento de información interna y el peligro externo derivados de las guerras, la circulación de los escritos no seguía canales oficiales regulares.

  • 12 “Real Cédula de 26 de agosto de 1764” en Biblioteca Nacional, Sala Medina, MsBA40, fj. 1

10El primer pie de la reforma fue la instalación de un servicio regular de despacho ultramarino que emanó de una Real Cédula y un Reglamento Marítimo en 1764. Analíticamente, ambos documentos parten del problema de las comunicaciones y el conocimiento pues, como se señala, el frustrado intento de establecer un “giro de las letras” generó que los americanos se vieran “obligados a valerse de las colonias extranjeras para suplir la falta de estas noticias y auxilios”12. Sin duda, esto fue un problema de comunicación y conocimiento entre la metrópolis y sus colonias, que repercutió, ante la necesidad de noticias, en el contrabando de información. En ese sentido, la reforma del correo entrecruzó dos elementos importantes dentro de un gobierno ilustrado: la circulación de conocimiento veraz y la ampliación del Estado.

  • 13 Antonio Garcia-Barquero, Cádiz y el Atlántico (1717-1778) (El comercio colonial bajo el monopolio g (...)
  • 14 Ver el clásico europeo Paul Hazard, La crisis de la conciencia europea [1935], Madrid, Pegaso, 1975 (...)
  • 15 Steven Shapin & Simon Schaffer, El Leviathan y la bomba de vacío. Hobbes, Boyle y la vida experimen (...)

11Como señala el historiador James Secord, el conocimiento se va construyendo en tránsito – Knowledge in transit – por lo que el contrabando de información por parte de las potencias enemigas a España resultaba muy peligroso. El punto crítico se dio en la Guerra de los Siete años con la caída de La Habana en manos inglesas, donde la circulación de navíos de registro y aviso bajó a un 15%13, configurando un escenario de incomunicación entre España y las coloniales americanas. La actitud ilustrada, basada en la razón metódica y la evidencia14, era parte esencial del buen gobierno, por ello se veía necesario una reforma urgente a las comunicaciones y al correo. Sólo a través de la carta escrita por un funcionario autorizado se podía abrir los ojos a una información certera, lo que era central en la constitución de conocimiento global bajo los nuevos cañones epistemológicos ilustrados15.

  • 16 Roger Chartier, Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII: los orígenes cultural (...)
  • 17 Immanuel Kant, “¿Qué es ilustración?”, en Filosofia de la Historia, México, Fondo de Cultura Económ (...)
  • 18 Genevieve Lloyd, Enlightenment Shadows. Oxford, Oxford University Press, 2013, p. 1. Desde una pers (...)

12Esto no quiere decir que existió una relación casual directa entre la reforma y la ilustración, como ya advierte el historiador Roger Chartier para el caso de la Revolución Francesa16, sino más bien una reforma inspirada por el siglo de las luces, pero limitada por el sistema político absolutista. No se trata, como señala Immanuel Kant, de evaluar el nivel de ilustración, en este caso americana, sino de observar el espíritu de la época17 y, especialmente en este caso, en las decisiones políticas de Carlos III, sus ministros y funcionarios. Existió una traducción o adaptación cultural de la ilustración dentro de la acción política de una monarquía absoluta en un espacio periférico. Esto supuso reafirmar la autoridad real y la de sus funcionarios a través de los canales oficiales de información, ya no solo en la impresión y circulación de impresos – imprimátur y censura – sino también en los sistemas de despacho postal. En ese sentido, el gobernar con evidencia fue un sustento de los procesos de racionalización en la circulación de los nuevos conocimientos e informaciones con el objetivo de desarrollar oportunidades económicas, políticas y sociales18.

  • 19 Jeremy Adelman, Sovereignty and Revolution in the Iberian Atlantic. Princeton, Princeton University (...)

13Como señala el historiador Jeremy Adelman, las reformas no sólo buscaron reconquistar y controlar el Nuevo Mundo, sino también integrar los distintos espacios al interior del imperio19. Esto repercutía directamente en las negociaciones explicitas que generó el absolutismo de Carlos III a la hora de implantar las reformas, principalmente en la relativas al conocimiento y circulación de información. Así, el objetivo de los reglamentos marítimos fue buscar una solución al contrabando de información y conocimiento por parte de las potencias europeas.

  • 20 Reglamento provisional del Correo-Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 1764, Biblioteca (...)

14Tanto el de 1764, que regía la circulación marítima de escritos, como el de 1777, que instaló un orden a los funcionarios internos, buscaron dar una institucionalidad y organización independiente a los correos, generando trece administradoras generales de correo, entre ellas la chilena, y la regularidad del despacho mensual, algo inédito en la legislación postal ultramarina20. A esto se le suma, la utilización de barcos exclusivos (paquebotes) y la diversificación de las rutas de despacho marítimo que, a la conocida “Flota de Indias”, que conectaba a España con La Habana, se le sumó una a Cartagena de Indias y otra a Buenos Aires, oficializando la circulación de cartas a través del Atlántico Sur. En ese sentido, Cádiz tuvo una pérdida relativa del control comunicacional al incorporar al puerto de La Coruña como nueva puerta entrega de las comunicaciones hacia la metrópolis.

  • 21 Recopilación de las leyes de los reynos de las Indias, Madrid, Ivlian de Paredes, 1681.Véase las si (...)
  • 22 El virrey Antonio de Bucareli, en Nueva España, señaló que desde este momento habrá “una correspond (...)
  • 23 “Reglamento general expedido por S.M. para la dirección de gobierno de los oficios de correo mayor (...)

15Es interesante como, en el caso americano, no hubo una reglamentación general para el correo terrestre. Lo que en realidad se generó fue un conocimiento local de una reforma imperial basada en la tradición instaurada en las leyes de indias, los reglamentos marítimos y las ordenanzas peninsulares. Las primeras buscaron instalar la inviolabilidad de la carta, la prohibición del transporte a través de agentes informales (como por ejemplo sirvientes) o la forma de abrir las cartas dirigidas al gobernador21. No obstante, fue la legislación marítima la que presionó constantemente el continente americano para poder cumplir los tiempos regulares de despacho. Se debían enviar cartas regularmente hacia España, por lo tanto, los virreinatos y las gobernaciones tuvieron que gestionar y organizar los correos en sus determinados espacios22. Las administradoras generales de correo, por tanto, se transformaron en nodos importantes al centralizar el envío y recepción de cartas. Así, esta nueva institución tradujo a la dimensión terrestre los reglamentos marítimos y, a su vez, utilizó las disposiciones de los correos en la península, incorporados al Estado en 1717. La más relevante, sin duda, correspondió a la forma de solucionar los conflictos entre las autoridades postales y el público, pues como señalaba el Reglamento general para la dirección de los oficios de 1720, los funcionarios de correos tuvieron inmunidad frente a la jurisdicción ordinaria en lo civil y lo criminal, ante lo cual debían “de conocer en primera instancia al Juez administrador de dicha renta”23. Esto significó que Urízar generara diversos expedientes que buscaron resolver conflictos, especialmente entre autoridades locales y los nuevos funcionarios de correo.

16Bajo el contexto de la expansión del absolutismo hacia otras esferas de la vida social y política imperial, se reafirmó el rol de la información y la evidencia para tomar las decisiones de gobierno. De esta forma, la nueva legislación postal buscó racionalizar el despacho de información estableciendo al administrador general de correo como un coordinador. Por lo que debió proteger los canales de información de la monarquía, cobrando los portes de cada despacho, contratando funcionarios, proyectando las rutas postales para ampliar la cobertura y establecer los tiempos. Se pretendía con ello conectar, los numerosos territorios de la capitanía, escasamente vinculados y, a su vez, comunicar Santiago con Madrid, Lima y Buenos Aires.

17En síntesis, la nueva normativa postal intentó controlar el canal por el cual las informaciones escritas circulaban y transgredían los límites del régimen colonial. En un contexto donde se buscaba gobernar con evidencia se debía reestablecer los conductos oficiales de comunicación. Esto permitiría integrar y controlar de mejor modo las distintas posesiones americanas, especialmente las más periféricas dentro del imperio como Chile.

Postas, rutas y actores

18Las administradoras generales de correo tuvieron que coordinar la correspondencia terrestre de sus provincias con el objetivo de mantener informado a Madrid, el centro político del imperio. En el caso de Chile, Fernando de Urízar debió contratar a una serie de funcionarios de acuerdo a lo estipulado por los reglamentos: un oficial subrogante; algunos escribanos que cooperaran en la redacción de expedientes sobre el servicio; los administradores agregados, que funcionaban de delegados coordinadores en las distintas villas de Chile; y los tenientes de correo (o simplemente correos), quienes debían repartir tanto interna como externamente las cartas. Aquí nos centraremos en los últimos dos tipos, puesto que fueron centrales a la hora de modificar la circulación de la información, construyéndose como agentes de cambio.

  • 24 Ángel Henri, Dirección general de cartas de España a sus indias, no sólo según el orden geográfico (...)

19Esto nos remite directamente a la relación entre lo normativo y lo práctico-histórico, ya que hubo un interés importante de la monarquía por agilizar las comunicaciones. A pesar de todo, los despachos de cartas continuaron siendo organizados y conducidos por personas y, por lo tanto, su trayectoria vital tuvo directa relación con el ritmo de circulación de las cartas. Es por ello que se puede realizar un contrapunto con la obra postal más importante del periodo hispanoamericano colonial: Dirección General de cartas de España a sus Indias (1807)24. El objetivo de este libro, en dos tomos, fue realizar una catalogación completa de villas y ciudades adscribiéndolas a una determinada cobertura postal. Esto se debió a que muchos españoles que vivían en las metrópolis enviaban cartas destinadas a “América” o “Santiago” y por lo tanto se generaba un problema logístico a la hora de despachar: ¿a qué lugar exactamente se referían?

Mapa 1 – Distribución de villas de despacho a cargo de la administradora de correo de Santiago de Chile (fines del s. XVIII)

Mapa 1 – Distribución de villas de despacho a cargo de la administradora de correo de Santiago de Chile (fines del s. XVIII)

Fuente: Ángel Henri, Dirección general de cartas de España a sus indias, no sólo según el orden geográfico general, sino por el particular que rige el ramo de Correos de unas administraciones a otros, y caxas de las Américas a que deben remitirse, como también a Canarias y a Filipinas, Madrid, 1807; y “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino de Chile” en AGI, Fondo Correos, vol. 86.

José Araneda

20A partir de la información obtenida en la fuente hemos podido identificar las villas bajo la cobertura postal de la administradora de Santiago. Si sólo se piensa que en 1764 Chile apenas podía establecer unas cuentas conexiones extraordinarias con Lima, Buenos Aires y Concepción, resulta importante la nueva constelación de villas potencialmente receptoras de correspondencia. Sin embargo, esto solo representa un ideal, pues al analizar las rutas y los actores que la transitaban, se revela otro patrón de circulación. Para ello, debemos analizar cómo circularon las cartas en esta administradora. El primer agente importante fue administrador agregado, coordinador ubicado en algunas villas de la gobernación y que estaba encargado de recibir y enviar las cartas hacia y desde Santiago a través de los tenientes de correo que realizaban una ruta. La unión de cada una de las administradoras refleja la ruta posible que los correos realizaron a fines del siglo XVIII.

  • 25 “Apuntes sobre el establecimiento de correos en la América Meridional y particularmente la ruta des (...)

21La instalación de estas administradoras fue realizada por el administrador Urízar en la década de 1770 y es muy probable que haya utilizado los apuntes realizados por el ingeniero militar Ambrosio Higgins (1767). En este documento, encontrado en el Archivo de Indias, se relata las tres posibles carreras que debían trazarse en a gobernación. El primero permitía ir desde Buenos Aires a Chile se debía atravesar la cordillera a través del paso que vinculaba Mendoza con la ciudad de Santa Rosa de los Andes. El segundo llevaba de Santiago a Concepción a través de la depresión intermedia ubicada entre los dos cordones montañosos de la gobernación – la cordillera de la Costa al oeste y la de los Andes al este –para posteriormente, pasar vía marítima o por la costa hacia Valdivia. Finalmente, la tercera, que vinculaba Santiago y Norte por las villas de Petorca, La Ligua, Coquimbo, Huasco y Copiapó25. Esto se tradujo en la incorporación de nuevos administradores agregados a lo largo de sus rutas, entre Coquimbo y Valdivia.

  • 26 “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino d (...)
  • 27 Este documento aparece en el apéndice del siguiente libro: Sergio Martinez Baeza, El Correo Mayor d (...)
  • 28 “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino d (...)

22Muchas veces las administradoras no tenían más de dos funcionarios: el administrador y un oficial. Estos se encargaban de atender a los tenientes correos, darle hospitalidad, recibir las cartas remitidas y recibidas desde diferentes lugares y encargarse de publicar el horario del próximo despacho. De acuerdo a la estadística de la oficina para 1794, la mayoría de los administradores figuraban como “dones” aunque sabemos, siguiendo a la historiadora Verónica Undurraga, que era una categoría muy flexible, incluso utilizada por españoles de rango medio o bajo en esta época26. Es probable se haya escogido, como representantes de correo, a hombres de buena reputación que tuvieran un cargo político. Un ejemplo de ello fue el corregidor de Curicó, Joaquín Fermandois, en 1784, quien era mencionado como administrador agregado27. Luego de diez años, su hijo, Juan José Fermandois, asumía como el nuevo funcionario de correo de la zona28.

23De acuerdo a esto, la conformación de las rutas tenía presente que los llamados “correos”, oficiales a cargo del despacho de cartas, consiguieran recorrer distancias más o menos regulares y pudieran descansar y aprovisionarse. En ese sentido, las posibilidades de llegar a todos los puntos señalados por la Dirección… resultaban claramente remotas, especialmente debido a que cada ruta, tanto hacia el norte como hacia el sur, no poseían más de dos o tres correos para el despacho de información. Esto nos ayuda a entender, el rol que tuvieron aquellos administradores agregados de poder despachar las cartas llegadas y enviadas desde los distintos lugares cercanos a su ciudad o villa.

  • 29 Aunque la oficina de correos junto a la gobernación construyó una serie de casuchas para permitir e (...)
  • 30 Sergio Villalobos, Vida fronteriza en la Araucanía: El mito de la Guerra de Arauco, Santiago de Chi (...)

24El análisis espacial se puede complejizar cuando se incorporan las fronteras naturales y políticas de la gobernación. A pesar de la dificultad de establecer los límites entre las distintas unidades políticas para este periodo, debemos resaltar que en Chile existieron cuatro limites relativos: el desierto de Atacama, que impedía a los correos vincular Santiago con el virreinato del Perú por la ruta entre Copiapó y Arica, debido a la inhospitalidad del ambiente; el Océano Pacífico que funcionó esporádicamente de puente para poder vincular Lima, Concepción, Coquimbo, Valdivia y Chiloé; la cordillera de los Andes, como un imponente relieve que solo podía ser cruzada en determinados pasos, inhabilitados en invierno29; y la frontera hispano-mapuche del río Biobío, configurada como una sociedad fronteriza de intercambios y conflictos30.

  • 31 Esto se puede observar en los resúmenes de cuenta de la administración, donde muchas veces se marca (...)

25En ese sentido, dado las correlaciones geográficas, el establecimiento de rutas y el tránsito de los mismos correos podemos señalar que las villas al oriente de la Cordillera de los Andes, correspondientes a su mayor parte al corregimiento de Cuyo – desde 1776 bajo la jurisdicción del Virreinato del Rio de la Plata – por razones prácticas, fueron catalogadas dentro de la dirección “Santiago de Chile” porque estuvieron en la ruta Buenos Aires-Santiago, a pesar de que las cartas dirigidas a esos parajes, no pasaron por Santiago. Lo mismo sucedía para todos los pueblos de indios señalados al sur del rio Biobío, que más bien guardaron relación con las intenciones soberanas de la corona sobre los territorios, que posibilidades reales de despacho, aunque si existieron correos que viajaron entre Concepción y Valdivia por la costa31.

26De esta manera, debemos llegar a los mismos actores que dinamizaron las rutas y permitieron que las reformas se ejecutaran. La conexión de los distintos puntos, correspondientes a las administradoras agregadas, estuvo a cargo de los “correos”, funcionarios que recorrieron miles de leguas despachando las cartas del gobierno y del público. Si bien no se conservan las guías o bitácoras de los correos, existen expedientes civiles y criminales originados por el propio administrador. Esto nos ha permitido un acercamiento a las voces y experiencias de conflictos de los funcionarios del servicio.

  • 32 ANHCh, CG, Vol. 30, fj. 261v

27Desde los expedientes podemos señalar que muchos correos se calificaban como “dones”, pero solo dos correos se identifican como “mozo español”. Estos fueron los correos Pedro de Silva y Patricio Chaves, descritos en el expediente de desaparición de un compañero, Francisco de Cisternas, a quien unos delincuentes lo hirieron y lo despojaron de su valija con cartas. Tanto Cisternas como otro correo, Juan José Gasco, fueron considerados como miserables. No sólo lo accidentando de sus despachos, sino también por su condición socioeconómica. Así, en el expediente de Gasco, donde se relata la perdida de una encomienda en dinero cerca de Mendoza, Urízar caracterizó a los tenientes de correo como “estos miserables que carecen de otro fondo, que el premio de su diario trabajo, y que convierten en sus precisos alimentos de sus mujeres e hijos”32.

  • 33 S. Sellers-García, op cit., p. 19.
  • 34 Para una descripción normativa del oficio: “Ordenanza que manda el rey observar a los administrador (...)

28Resulta significativo, desde otra perspectiva, analizar las habilidades que desarrollaba “un correo”, pues éstos andaban a caballo con un gran sentido de la orientación ya que, con muy pocas indicaciones, recorrían rutas con caminos maltratados, numerosos ríos y sin puentes. Así, como señala la historiadora Sylvia Sellers-García, para los correos, el conocimiento se iba creando a lo largo de las rutas33. Por otro lado, su obligación no era solo despachar y dirigir la correspondencia a distintas villas y ciudades, sino también ordenarlas y generar una guía de despacho con las cartas recibidas desde un administrador34.

  • 35 Antonella Romano, “El libro como instrumento de la construcción de un mundo global: los misioneros (...)
  • 36 Sol Serrano, Macarena Ponce de León et al., Historia de la Educación en Chile (1810-2010). Tomo 1: (...)
  • 37 ANHCh, CG, Vol. 307, fj. 236v

29Además, al constituirse como un pasador y un guardián de textos35, asegurando su materialidad de las inclemencias del clima o los intereses de particulares, debían saber leer y escribir para poder entregar los pliegos de forma correcta. Esto restringía considerablemente los candidatos, especialmente en Chile, donde el gran proceso de alfabetización se desarrolló durante el siglo XIX36. Incluso, estos mismos oficiales tenían conocimiento de legales sobre su oficio y lo aplicaron cuando entraron en conflicto con alguna autoridad. Incluso utilizaron excusas médicas como fue el caso del correo Cayetano Obredor quien, al no realizar una carrera hacia Buenos Aires, señaló que fue por “jaqueca” que lo “postró y obligó a hacer cama” manteniéndose “dos días consecutivos […] sin levantar cabeza” 37. Así estos agentes tuvieron diversas habilidades útiles que con inteligencia usaron – o se excusaron – para articular la circulación de las cartas por las provincias de Chile.

  • 38 La identidad un concepto heterogéneo que se construye sobre un reconocimiento común o de caracterís (...)
  • 39 S. Sellers-García, op cit., p. 103-104.
  • 40 ANHCh, CG, Vol. 30, fj. 238v

30Desde una perspectiva sociocultural, la identidad38 de los “correos” estaba fuertemente construida por la oficina. Como señala el historiador Hamish Scott, sobre el absolutismo ilustrado, este nuevo tipo de cargo tuvo, como nunca antes, una fuerte ética funcionaria basada en la meritocracia, la transparencia y el progreso. Esto no excluía, como señala Sylvia Sellers García, que los correos pudieran realizar actos que infamaban al servicio con insultos, golpes y robos39. A pesar de esto, siempre en los expedientes se resaltó el honor de ser “el correo de Su Majestad”. Esto se refleja claramente en el ya señalado caso de Juan José Gasco, a quien en pleno cruce de la cordillera se le cayó en una quebrada el dinero encomendado. En el expediente realizado por Urízar se señala que este correo pasó más de seis meses cuidando su valija al punto de que “él quiere morir en el sitio de su desgracia”40. Se revela, en ese sentido, un fuerte concepto de honor asociado a su función, es decir, a su despacho, pues no había nada más deshonroso para un correo que no poder cumplir con su cometido.

31En ese sentido, la reforma no quedó en una mera formulación normativa, sino que se constituyó rápidamente a través de una serie de nuevos funcionarios que buscaron cumplir con las directrices de la metrópolis. La ampliación de la cobertura, en ese sentido, no sólo debe ser visto en torno a los informes y documentos normativos, sino que se deben observar a la luz de la experiencia de los funcionarios. Para ello, primero, hemos analizado de qué manera las rutas proyectabas presentaban limites reales a la organización de los funcionarios de correo y hemos descrito social y políticamente las funciones de aquellos oficiales. Nos queda, por lo tanto, observar cómo la reforma, a través de estos actores, entraron en conflicto con los tiempos de las distintas comunidades locales en Chile.

Reteniendo el tiempo del correo

  • 41 Gerhard Oestreich, “The structure of the absolute state”, en Neostoicism & the Early Modern State, (...)

32El absolutismo ilustrado buscó crear intermediarios para poder llegar a distintos espacios de la vida social y política de una comunidad41. Esto implicó transformarse en puentes entre la normativa imperial y practica local. Como ya hemos señalado la formación del Estado se configuró en torno a los funcionarios, quienes fueron un vínculo entre las normativas imperiales y la realidad práctica de las localidades. En ese sentido, los administradores y los tenientes de correo se disputaron espacios de poder dentro de los mismos lugares, con el fin de aplicar el servicio postal. Por ello, los correos funcionaron como agentes de cambios, en cuanto disputaron y negociaron la regularidad del servicio, el cumplimiento de las rutas y sus tiempos. Para entender este problema analizaremos un expediente generado por la Administradora General de Santiago, donde se describe el conflicto entre un administrador agregado con el corregidor en Chillán, cercano a Concepción y la frontera hispano-mapuche.

  • 42 Reglamento provisional del Correo-Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 1764, Biblioteca (...)

33La reforma de correo terrestre intentó cumplir con los tiempos asociados a la regularidad del correo marítimo. Como hemos señalado, el carácter mensual de la correspondencia ultramarina generó un esfuerzo importante de las distintas unidades administrativas americanas para coordinar sus propios despachos locales con el imperial. Así, cada correo enviado desde Santiago fue ayudado paralelamente por los administradores agregados. Es así como los administradores tuvieron que cumplir con sus propios plazos y, por consiguiente, para el caso de Chile, disciplinar a los habitantes de su localidad para ajustar los tiempos a los que la ruta ultramarina peruana o rioplatense demandaba42.

  • 43 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 187
  • 44 S. Sellers-García, op cit., p. 115.

34Una forma habitual de poder coordinar la salida del correo era la publicación del lugar y hora del despacho de los pliegos en los cabildos o en las iglesias de una determinada ciudad. Eso fue lo que realizó, un día de marzo de 1781, el administrador agregado en Chillán, Agustín de Arriagada. En los carteles publicados en el cabildo de la villa venían escritos que el día y la hora de la partida del correo: el día 25 de marzo a las 11 de la mañana43. Por lo tanto, los escritos permitían normar una acción: la de despachar correspondencia en un determinado momento. Al imponer un límite al despacho, la administradora intentó coordinar la regularidad de los despachos, tanto de funcionarios como de particulares, con el fin de atacar con la imagen de un correo lento e ineficaz44. Los carteles generados por el administrador daban cuenta de una hora que permitió, por un lado, esperar la llegada del correo desde Concepción y limitar el despacho hacia Santiago, en donde serían distribuidas a diversos destinos, tanto dentro como fuera de la capitanía.

  • 45 ANHCh, CG, vol. 945, fj. 185

35A pesar del deseo por disciplinar las prácticas de despacho, estos tiempos chocaron con la percepción temporal de los actores locales. De aquí surgió la intención del anónimo corregidor de Chillán, oriundo de Madrid, de intentar apresar al administrador Agustín de Arriagada con el fin de que le fuera imposible el arreglo de las valijas de cartas y el despacho del correo a las 11 de la mañana. Aunque no sabemos cuál fueron las intenciones concretas de esta tentativa del corregidor, si comprendemos que pretendió imponer su autoridad para poder retrasar el despacho45.

  • 46 Jaime Valenzuela, “La percepción del tiempo en la colonia: poderes y sensibilidades”. Mapocho, 1992 (...)
  • 47 Ibid., p. 239.

36Este choque entre el administrador y el corregidor puede tener una explicación en las percepciones sobre el tiempo. El administrador pensó en el despacho de los correos en función de los tiempos de la Administradora General en Santiago, mientras que el corregidor pretendió que estos tiempos se adecuasen a sus propios plazos. Esto se explica, ya que cada sociedad generó distintas percepciones sobre el tiempo pues, por ejemplo, los ritmos de Madrid fueron diferentes a los de Santiago, y a su vez este última era diferente a la de la frontera. Como señala el historiador Jaime Valenzuela, Chile tuvo en general una noción del tiempo natural, basado en los ciclos agrícolas46. Sin embargo, existían particularidades técnicas, geográficas y culturales en estos distintos espacios, especialmente importantes para la conducción de cartas: los números ríos, la falta de puentes e incluso la relación conflictiva con los indígenas. Los Borbones intentaron reelaborar racionalmente los tiempos cívicos y religioso sin mucho éxito47. Esto no logró ser modificado, de acuerdo al autor, a pesar de los intentos borbónicos de reelaborar racionalmente los tiempos cívicos y religiosos a través, por ejemplo, del repique de las campanas en las festividades

  • 48 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 187v.

37Este conflicto representa, desde los funcionarios de la reforma, un choque entre el tiempo imperial, que esperaba el embarque marítimo en Buenos Aires; y el local de la villa de Chillán. Esto se refuerza con el testimonio de Arriagada quien señalaba que: “en el año pasado de 79, me pidió su antecesor detuviese en 12 horas más el mensual, porque tenía un asunto que participaba del Real servicio a la capitanía general”48. Esto implica la disputa por el horario entre el itinerario de despacho del correo y el modo de producción escrita del corregidor. El intento por disciplinar los tiempos de despacho tuvo que ser negociado, pues la dinámica postal no sólo se vinculaba con la velocidad de los correos a caballo, sino también con la resistencia de los actores locales en despachar a la hora determinada por Santiago.

  • 49 Ibid fj. 187, 191-192

38El juicio se centró en la actitud criminal del corregidor. Junto a la acusación de violencia contra el administrador, se le denunciaba de que quería apresar a Arriagada para cuyo “efecto hizo acuartelar gente y alborotar esta ciudad”. Fue tanto el alboroto que algunos vecinos de la ciudad, como el procurador general y alguacil maestro del Santo Oficio Joseph de la Fuente y subdelegado del obispado Félix Rodríguez, enviaron misivas a Arriagada señalando que “el corregidor intenta prender a vuestra merced por haberle despachado el correo” y que para “evitar el escandalo […] mejor sea esconderse”49. Estos relatos pueden ser entendido como signo de apoyo a la labor del administrador, además de un mecanismo de control en contra autoridad local, pues se comprendía que el corregidor había procedido de manera irregular, además del escándalo que habría generado por la detención de un funcionario de correo.

  • 50 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 185 y 187

39A pesar de que no contamos con el expediente completo, es interesante cómo Arriagada utilizó el Reglamento provisional del Correo-Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 1764 a su favor. En sus palabras: “la demora de correo de los días determinados para su partencia es contra ordenanza”. Y continúa observando como el administrador muestra sus conocimientos de las disposiciones legales al adaptar los artículos sobre detención de correspondencia marítima para sustentar su demanda contra el corregidor50. El juicio reflejaba una traducción normativa, que resaltaba la importancia de los correos, tanto marítimos como terrestres. Se evidenciaba claramente que el correo no fue normado en función de los tiempos de una localidad, sino que dependía estrechamente de la dinámica imperial que dictó el rey en las ordenanzas. Cualquier retraso podía significar la tardanza de informaciones sobre, por ejemplo, la frontera hispano-mapuche o el avistamiento de alguna potencia enemiga. Esto llevaría no solo el retraso de la comunicación hacia Santiago, sino que las cartas atrasadas no podrían traspasar la cordillera por el correo mensual.

40A partir de este juicio, hemos observado como un funcionario de correo tuvo que negociar y disputar espacios de poder dentro de los mismos espacios locales. Esto, supuso un desafío para la administración general que debía velar por la integridad de los tenientes de correo que atravesaban solitariamente las diversas localidades de Chile. A pesar de que hubo una agilización de las comunicaciones, en determinadas ocasiones el no cumplimiento de los tiempos, pudo ocasionar más de un conflicto dentro de las comunidades locales.

Conclusión

41El objetivo de este artículo era entender la experiencia y las practicas postales que se generaron cuando el Estado absolutista incorporó el correo a su dominio. Para ello, era necesario rescatar aquellos oficiales que actuaron en la ejecución de la reforma entre 1764 y 1794. A partir de ello, se observó que los funcionarios vivieron cotidianamente contrariedades de las nuevas formas de comunicación que impulsó el Estado borbónico. Los administradores y los tenientes de correos fueron los agentes de cambio al interior del gobierno borbónico, ya que no sólo se instalaron y viajaron por el territorio como parte de su oficio, sino que dinamizaron desde abajo la circulación de escritos por vía oficial a nivel regional, virreinal e imperial. Y así, intentaron controlar el canal de comunicación de las informaciones de una determinada sociedad.

42En primer lugar, observamos cómo, a través de las normas, la reforma de correo pretendió controlar el contrabando de información. Bajo las nuevas nociones de gobierno ilustrado, se establecieron diversos canales oficiales de comunicación con la finalidad de conducir de manera eficiente la evidencia que permitiría el sustento del régimen colonial, especialmente desde localidades periféricas como Chile. Paralelamente, en segundo lugar, la reforma se constituyó rápidamente a través de la conformación de nuevos funcionarios que buscaron ampliar la cobertura y el dinamismo del imperio. A través de los administradores agregados y los tenientes de correo las rutas cobraron vida con la experiencia de estos oficiales. Estos, se constituyeron en los intermediarios del absolutismo pregonado a fines de siglo, lo que se vio claramente reflejado en el caso de Agustín de Arriagada, administrador agregado de Chillán, quien intentó cumplir los tiempos de despacho de correo imperial a pesar de las amenazas del propio corregidor.

43En conclusión, el analizar la reforma postal desde sus actores permite entender la compleja dinámica imperial que implicó las comunicaciones en América y con la metrópolis. En ellos recayó la responsabilidad de ejecutar un nuevo ritmo imperial que no sólo se marcó al trazar las grandes rutas atlánticas, sino también con la agencia de los diversos funcionarios postales al interior de las localidades coloniales.

Haut de page

Notes

1 En esquina conformada por las calles Teatinos y Santo Domingo.

2 Jaime Valenzuela, Fiesta, Rito y Política, Santiago, Ediciones de la Dirección de bibliotecas, archivos y museos / Centro de investigaciones Diego Barros Arana, 2014, p. 21. Macarena Cordero, “Precariedad del proyecto disciplinador de la Corona e Iglesia en el siglo XVIII: Las doctrinas periféricas de la diócesis de Santiago de Chile”, en Verónica Undurraga y Rafael Gaune (eds.), Formas de control y disciplinamiento social. Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Santiago, Uqbar, 2014, p. 165.

3 J. Valenzuela, Fiesta, Rito y Política, op cit., p. 25.

4 Para definición de Imperio hemos utilizado los aportes de Jane Burbank & Frederick Cooper, Imperios: Una nueva visión de la Historia universal, Barcelona, Crítica, 2011, p. 11.

5 Véase Gabriel Paquette, Enlightenment, Governance and Reform in Spain and its Empire 1759-1808, London, Palgrave Macmillan, 2008.

6 Sobre la historiografía del correo colonial véase Cayetano Alcázar, Historia del correo en América, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1920. Walter Bose, Los origines del correo terrestre en Chile, Imprenta Universitaria, Santiago, 1936; Nelson González, “Correos y comunicación escrita en la América colonial: esquemas de distribución de la correspondencia oficial (1514-1768)”. Anuario de Historia de América Latina. Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 2015, vol. 52, p. 37-64; Sylvia Sellers-García, Distance and Documents at the Spanish Empire’s Periphery, Stanford University Press, Stanford, 2014.

7 Acá se dialoga con el texto clásico de Elizabeth Eisenstein quien habla de la imprenta como un agente de cambio y la revolución del impreso: Elizabeth Eisenstein, La imprenta como agente de cambio, México, Fondo de Cultura Económica, 2010; Elizabeth Eisenstein, La revolución de la imprenta en la Edad Moderna europea. Madrid, Akal, 1994. Esta interpretación ha sido disputada por Wolfgang Behringer al relevar el carácter revolucionario de los correos durante el siglo XVI y XVII como soporte previo a la revolución científica y la Republica de las Letras de la Ilustración: Wolfgang Behringer, “Communications Revolutions: A Historiographical Concept”. German History, 2006, 24-3, p. 333-374.

8 Confrontar con la definición de “sociedad de la información” utilizada por Robert Darnton para el caso del Paris del siglo XVIII: Robert Darnton, “Una de Las Primeras Sociedades Informadas: Las Novedades Y Los Medios de Comunicación En El Paris Del Siglo XVIII,” en El Coloquio de Los Lectores: Ensayos Sobre Autores, Manuscritos, Editores Y Lectores, México, Fondo de Cultura Económica, 2003, 372

9 James Carey, Comunication as Culture [1989], New Haven and London, Routledge, 2009, p. 12; Stuart Hall, “Encoding/Decoding”, en Culture, Media, Language: Working Papers in Cultural Studies, 1972-1979, London, Taylor & Francis, 2005, p. 117.

10 De acuerdo a su testamento: Archivo Nacional Histórico de Chile (ANHCh), Fondo Capitanía General (CG), vol. 946, fj. 186

11 El expediente sobre la incorporación del correo a la Corona puede ser consultado en ANHCh, CG, Vol. 945. Fj. 1-135v. Véase también Walter Böse, Los orígenes del correo terrestre en Chile. Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1936.

12 “Real Cédula de 26 de agosto de 1764” en Biblioteca Nacional, Sala Medina, MsBA40, fj. 1

13 Antonio Garcia-Barquero, Cádiz y el Atlántico (1717-1778) (El comercio colonial bajo el monopolio gaditano), Sevilla, Escuela de estudios hispano-americanos, 1976, p. 368.

14 Ver el clásico europeo Paul Hazard, La crisis de la conciencia europea [1935], Madrid, Pegaso, 1975, p. 109. Para el mundo ibérico: Juan Pimentel, Testigos del mundo. Ciencia, literatura y viajes en la Ilustración, Madrid, Marcial Pons Historia, 2003, p. 137.

15 Steven Shapin & Simon Schaffer, El Leviathan y la bomba de vacío. Hobbes, Boyle y la vida experimental [1985], Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2005, p. 153.

16 Roger Chartier, Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII: los orígenes culturales de la Revolución francesa. Barcelona, Gedisa, 1995, p. 15-32.

17 Immanuel Kant, “¿Qué es ilustración?”, en Filosofia de la Historia, México, Fondo de Cultura Económica, 1979, p. 38. Sobre el ambiente intelectual ilustrado en la vida de Carlos III: Charles Noel, “Charles III of Spain”, en Hamish Scott (ed.), Enlightened Absolutism. Reform and reformers in later eighteenth-century Europe, New York, Palgrave, 1990, p. 119-144.

18 Genevieve Lloyd, Enlightenment Shadows. Oxford, Oxford University Press, 2013, p. 1. Desde una perspectiva americana, el historiador Juan Pedro Viqueira señala que el despotismo ilustrado, a través de la unión entre poder y saber, intentó fortalecer la estructura social y modernizar el Estado: Juan Pedro Viqueira, ¿Relajados o reprimidos? Diversiones públicas y vida social en el ciudad de México durante el siglo de las Luces. México, Fondo de Cultura Económica, 1987, p. 285.

19 Jeremy Adelman, Sovereignty and Revolution in the Iberian Atlantic. Princeton, Princeton University Press, 2006, p. 6. Sobre el proceso de centralización de la monarquía absoluta: Peter Campbell, “Absolute Monarchy”, en William Doyle (ed.), The Oxford Handbook of the Ancien Régime. Oxford, Oxford University Press, 2012, p. 11-12.

20 Reglamento provisional del Correo-Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 1764, Biblioteca Nacional de Chile, Sala Medina, Ms. BA40. Y “Real ordenanza del Correo Marítimo, expedida por Su Majestad en 26 de enero de 1777” en C. Alcázar, op cit.

21 Recopilación de las leyes de los reynos de las Indias, Madrid, Ivlian de Paredes, 1681.Véase las siguientes normas: Tomo I, Libro 2: Título 9, Ley 18 y Titulo 6, Ley 39; y Tomo III, Libro 9, Titulo 7, Ley 22.

22 El virrey Antonio de Bucareli, en Nueva España, señaló que desde este momento habrá “una correspondencia mensual, semanaria y a todas horas” con el soberano. En Bucareli y Urzúa, Antonio María, Vandos del año 1774, Biblioteca Nacional, Sala Medina, SM547

23 “Reglamento general expedido por S.M. para la dirección de gobierno de los oficios de correo mayor y postas de España en los viajes que se hicieren y exenciones que han de gozar y les están concedidas a todos los dependientes de ellos (1720)” en Anales de las ordenanzas de correos de España. Tomo I: 1600-1728, Madrid, Imprenta Central, 1879, p. 98.

24 Ángel Henri, Dirección general de cartas de España a sus indias, no sólo según el orden geográfico general, sino por el particular que rige el ramo de Correos de unas administraciones a otros, y caxas de las Américas a que deben remitirse, como también a Canarias y a Filipinas, Madrid, 1807

25 “Apuntes sobre el establecimiento de correos en la América Meridional y particularmente la ruta desde buenos aires a Lima, la una por la cordillera de chilenas, y las otras por los pueblos de Tucumán a Potosí distribuyendo desde allí la correspondencia general por los diversos corregimientos y ciudades del Perú hasta llegar a Lima” en AGI, Fondo Correos, 86B

26 “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino de Chile” en Archivo General de Indias (AGI), Fondo Correos, vol. 86.; Verónica Undurraga, “Fronteras sociales y sus intersticios: usos y abusos de las categorías `caballeros´, `dones´ y `españoles´ en el Santiago de Chile del siglo XVIII”, en Denominaciones, clasificaciones e identidades en América Colonial, Santiago, Instituto de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile / Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, 2010, p. 285-313.

27 Este documento aparece en el apéndice del siguiente libro: Sergio Martinez Baeza, El Correo Mayor de las Indias y el Ducado de San Carlos, Santiago de Chile, Academia Chilena de la Historia, 2012, p. 219.

28 “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino de Chile” en AGI, Fondo Correos, vol. 86.

29 Aunque la oficina de correos junto a la gobernación construyó una serie de casuchas para permitir el paso entre San Felipe y Mendoza en invierno.

30 Sergio Villalobos, Vida fronteriza en la Araucanía: El mito de la Guerra de Arauco, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1995.

31 Esto se puede observar en los resúmenes de cuenta de la administración, donde muchas veces se marca el trazo Concepción -Valdivia, algunas veces de forma marítima y otras cuantas de forma terrestre. ANHCh, CG, Vol. 954, fj.216 y ss.

32 ANHCh, CG, Vol. 30, fj. 261v

33 S. Sellers-García, op cit., p. 19.

34 Para una descripción normativa del oficio: “Ordenanza que manda el rey observar a los administradores, interventores, oficiales, carteros, mozos de los oficios de Correo Mayor del Reyno, los visitadores y guardas de la renta, maestros de postas, y postillones para el buen desempeño de sus encargos. Madrid 18 de octubre de 1764” En AGI, Correo, 484 A, Sección “Mozos de oficio”, art. 1-7 y sección “Carteros”, art. 1-11. Además, Ordenanza General de Correos, postas, caminos y demás ramos agregados a la Superintendencia General, Imprenta Real, Madrid, 1794, p. 155-164.

35 Antonella Romano, “El libro como instrumento de la construcción de un mundo global: los misioneros y la cultura del escrito”. Erebea. Revista de Humanidades y Ciencias Sociales, 2012, vol. 2, p. 109-126.

36 Sol Serrano, Macarena Ponce de León et al., Historia de la Educación en Chile (1810-2010). Tomo 1: Leer y escribir en Chile, La fundación de la Escuela (1810-1880). Santiago, Taurus, 2012, p. 121-139.

37 ANHCh, CG, Vol. 307, fj. 236v

38 La identidad un concepto heterogéneo que se construye sobre un reconocimiento común o de características compartidas. Stuart Hall, “¿Quién necesita ‘identidad’?”, en Stuart Hall y Paul du Gay (eds.), Cuestiones de identidad cultural, Buenos Aires, Amorrortu, 2003, p. 15.

39 S. Sellers-García, op cit., p. 103-104.

40 ANHCh, CG, Vol. 30, fj. 238v

41 Gerhard Oestreich, “The structure of the absolute state”, en Neostoicism & the Early Modern State, New York, Cambridge University Press, 1982, p. 258-273. Para el caso americano y chileno Serge Gruzinski, “Passeurs y elites ‘católicas’ en las Cuatro Partes del Mundo. Los inicios ibéricos de la mundialización (1580-1640)”, en Scarlett O’Phelan y Carmen Salazar-Soler (eds.), Passeurs, mediadores culturales y agentes de la primera globalización en el Mundo Ibérico, siglo XVI-XIX, Lima, PUCP Instituto Riva-Agüero e Instituto Francés de Estudios Andinos, 2005. M. Cordero, op cit., p. 145.

42 Reglamento provisional del Correo-Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 1764, Biblioteca Nacional de Chile, Sala Medina, Ms. BA40, Artículos 4-16. Sobre la relación entre tiempo y disciplina ver: Norbert Elias, Sobre el tiempo, México, Fondo de Cultura Económica, 1989, p. 34 y 56.

43 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 187

44 S. Sellers-García, op cit., p. 115.

45 ANHCh, CG, vol. 945, fj. 185

46 Jaime Valenzuela, “La percepción del tiempo en la colonia: poderes y sensibilidades”. Mapocho, 1992, 32, 1992, p. 225-244

47 Ibid., p. 239.

48 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 187v.

49 Ibid fj. 187, 191-192

50 ANHCh, CG, Vol. 945, fj. 185 y 187

Haut de page

Table des illustrations

Titre Mapa 1 – Distribución de villas de despacho a cargo de la administradora de correo de Santiago de Chile (fines del s. XVIII)
Légende Fuente: Ángel Henri, Dirección general de cartas de España a sus indias, no sólo según el orden geográfico general, sino por el particular que rige el ramo de Correos de unas administraciones a otros, y caxas de las Américas a que deben remitirse, como también a Canarias y a Filipinas, Madrid, 1807; y “Noticia general de los empleados que en la actualidad tiene la Real Renta de Correos en el Reino de Chile” en AGI, Fondo Correos, vol. 86.
Crédits José Araneda
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/71552/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 203k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Araneda, « Los correos como agentes de cambio. Actores postales en la reforma de las comunicaciones imperiales (Chile, 1764-1794) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 11 décembre 2017, consulté le 22 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71552 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.71552

Haut de page

Auteur

José Araneda

Candidato a Magister en Historia, Instituto de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile.
Becario Conicyt (Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page