Navigation – Plan du site
Débats | 2017
Partie 3 – Los documentos del poder institucional en el gobierno de los imperios ibéricos
Francisco Fernández-López

Oficiales de la pluma y prácticas documentales en la Casa de la Contratación de Indias: su significación como instrumentos de gobierno

Officials, scribes and documentary practices in the House of Trade of the Indies: their relevance as instruments of government
[11/12/2017]

Résumés

Este artículo intenta mostrar una visión innovadora de la Casa de la Contratación como organismo productor de documentos para el gobierno de América. Uno de los aspectos menos conocido de esta institución es su funcionamiento interno y el proceso de gestión y elaboración documental. En este sentido, escribanos y oficiales fueron elementos esenciales en la estructura de la Casa, pues tenían encomendado el registro, la redacción de documentos y el cuidado de su archivo, entre otras muchas funciones. Para terminar se analizan las prácticas y las competencias documentales que tuvo la Casa.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 El artículo resume algunos puntos tratados en una investigación mucho mayor que dio lugar a mi tesi (...)

1Este trabajo analiza la Casa de la Contratación como oficina de expedición documental en el contexto del papel que jugó la escritura y el documento en el fortalecimiento de la Monarquía moderna. Por lo tanto el objetivo fundamental es el estudio de su actividad y funcionamiento, sus competencias en materia de gobierno y cómo estas quedaron plasmadas en una documentación que es el testimonio escrito de su actividad, aspecto muy poco conocido del organismo1. En este contexto, se focaliza en el papel desempeñado por el documento en la comunicación y en la legitimación de las decisiones reales para el gobierno de América.

2Para entender el documento en su totalidad hay que partir del conocimiento de la institución, por ello el primer capítulo se dedica al estudio de las competencias que fueron otorgadas a la Casa en sus primeros ordenamientos. El segundo apartado se centra en el análisis de los profesionales de la pluma – escribanos y oficiales –, que en este organismo fueron los responsables de la gestión y la escrituración de los documentos y en las funciones que desarrollaban cada uno de ellos. Estas personas, expertas en la redacción y escrituración de documentos, fueron adoptando una serie de prácticas y costumbres para la eficaz tramitación y resolución de los asuntos que les competían. A estas prácticas que se implantaron en la institución y a las competencias documentales que tuvo delegadas por la Corona se atiende en el último capítulo, antes de las conclusiones.

Las funciones de la Casa

  • 2 ARCHIVO GENERAL DE SIMANCAS (AGS): Diversos de Castilla, 43,46. Contamos con numerosos estudios sob (...)

3El 18 de marzo de 1503, el canónigo de la Catedral de Sevilla, el doctor Sancho de Matienzo, y el jurado Francisco Pinelo, recientemente nombrados tesorero y factor de la Casa de la Contratación, escribieron, a requerimiento de la reina, para dar su parecer sobre las ordenanzas que, hacía apenas tres meses, la habían fundado como primera institución para el gobierno de las Indias2.

  • 3 Las ordenanzas fundacionales de 1503 se conservan en ARCHIVO GENERAL DE INDIAS (AGI): Patronato, 25 (...)
  • 4 Ordenanza de la Casa nº 1 de 1503.
  • 5 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.
  • 6 Ordenanzas de la Casa nos 6 y 7 de 1503.
  • 7 Ordenanza de la Casa nº 9 de 1503.
  • 8 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.
  • 9 Ordenanza de la Casa nº 10 de 1503.

4Estas ordenanzas erigieron a la Casa como una oficina aduanera y de comercio3. En sus dependencias se debían almacenar, vender y contratar las mercaderías, mantenimientos y aparejos para enviar a Indias y las que de aquellas tierras se enviaran a Castilla4. Al frente de la institución se designaron a un factor encargado del trato comercial; un tesorero que recibía el oro, la plata y las mercancías y un contador o escribano que llevaba el registro de la Casa5. Entre sus funciones se encontraban la de estar informados de la situación en la que se hallaba el mercado y de lo que se necesitaba en las Indias para, de esta forma, comprar las mercancías a buen precio y tener habilitado con tiempo todo lo que allí se hubiese de remitir6; equipar y aprestar navíos que hubieran de utilizarse en ese tráfico7; registrar todas las operaciones que realizasen8; o proporcionar instrucciones acerca de la navegación y sobre la manera de entregar los cargamentos en los puertos de destino9.

  • 10 Bernal, Antonio Miguel, La financiación de la Carrera de Indias (1492-1824), Madrid, Tabapress, S.A (...)

5Como se puede observar, las funciones que se le asignaron en un principio fueron esencialmente mercantiles, sin embargo, en la carta de 18 de marzo, Matienzo y Pinelo propusieron sacar mayor rentabilidad al tráfico con navíos de particulares y no armados por parte de la Corona y la conveniencia de dar licencia a los que quisiesen ir a las Indias en vez de enviarlos con sueldos a costa de la Real Hacienda. La Casa aún no había comenzado su actividad y ya se estaba virando hacia un organismo de una naturaleza muy distinta, soslayando su faceta más comercial y dejándola en manos de particulares. Este cambio tuvo mucho que ver con un temprano abandono de la idea de “capitalismo de Estado”10 que marcó el carácter de la Casa y, de este modo, sus competencias, funcionamiento, gestión y producción documental.

  • 11 Haring, Clarence H., Comercio y navegación entre España y las Indias en la época de los Habsburgo, (...)
  • 12 AGI: Patronato, 251, r. 1, ff. 5-10.
  • 13 García-Baquero González, Antonio, La Carrera de Indias. Suma de la Contratación y océano de negocio (...)

6Las segundas ordenanzas de 1510 se caracterizaron, entre otras cosas, por la importancia que concedieron a la inspección y registro de barcos y mercancías y a las funciones y deberes de los tres oficiales, mientras que apenas se referían a los proyectos comerciales de la Corona11. Comparadas con las ordenanzas anteriores, se consignaban nuevas funciones que la institución mantendría a lo largo de toda su historia. Se le encargó el control de pasajeros, mediante su inspección y registro; y la administración de los bienes de difuntos en Indias, de los que se convirtió en garante y asegurador de los derechos de sus herederos12. De este modo, la Casa fue adquiriendo una estructura institucional más compleja para convertirse en el órgano rector y de control del tráfico con América, ejerciendo diferentes competencias en materia de gobierno que le habían sido delegadas por la Corona. Ejerció como centro de control de la seguridad en la navegación ultramarina, a través de la inspección de embarcaciones y tripulaciones, y del tráfico de mercancías; depósito de los caudales correspondientes a la Real Hacienda de Indias; administrador de los bienes de difuntos; departamento de organización y apresto de armadas que aseguraban la protección y defensa del comercio; y órgano de control de la emigración a Indias13.

  • 14 Sobre las competencias judiciales de la Casa se pueden consultar, entre otras, las siguientes obras (...)
  • 15 García-Baquero González, Antonio, La Carrera de…, p. 62.

7Asimismo, fue tribunal de justicia, de facto desde su creación y expressis verbis desde 1511, con plena jurisdicción civil y criminal en todo lo relativo al comercio y navegación con las Indias, excepto en cuestiones mercantiles que pasarían paulatinamente al Consulado a partir de su creación en 154314. Pero, además, la Casa se instituyó también como oficina hidrográfica y centro examinador de marinos, al incorporar a su personal el cargo de piloto mayor en 150815.

8Desde el punto de vista de las funciones de gobierno, la Casa de la Contratación actuó como un organismo colegiado, carácter que se enfatizó en todas sus ordenanzas. La Sala de Gobierno estaba formada por el presidente y los jueces oficiales, a quienes correspondía la toma de decisiones en los asuntos que competían a la institución. Aunque cada uno de ellos tenía funciones específicas, ninguna resolución se podía tomar unilateralmente, sino de manera conjunta en la Sala de Audiencia, para lo que estaba regulados tanto horarios de reuniones diarias, como el sistema de votación.

9Para auxiliar a los órganos decisorios de la Casa en la resolución de los negocios fue de enorme trascendencia el papel jugado por un colectivo profesional, el de los oficiales de la pluma.

Escribanos y oficiales

  • 16 Gómez, Margarita, Actores del documento. Oficiales, archiveros y escribientes de la Secretaría de E (...)

10El término oficial de secretaría, u oficial de papeles o de la pluma era la denominación genérica que se utilizaba en la época para designar a un profesional de la escritura que trabajaba en un organismo público bajo las órdenes de un superior16. En la Casa de la Contratación fueron los escribanos y oficiales de la Contaduría los expertos en la gestión y en la escrituración de documentos que trabajaron interpretando las órdenes, gestionando los expedientes y escriturando las decisiones para darlas a conocer a sus destinatarios.

  • 17 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.
  • 18 AGI: Contratación, 4943.
  • 19 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación de las Indias Occidentales, Juan Francisco de Blas (...)

11Las primeras ordenanzas de la Casa prescribían que el contador ejerciera también como escribano17, sin embargo, el aumento de los negocios dio lugar al nombramiento de escribanos que actuaron como tales en la institución. No se sabe con exactitud la fecha en la que se creó este oficio separado de la Contaduría, pero la primera referencia que tenemos en la Casa aparece en los llamados libros de conocimientos de escribanos, que datan de 150918. Con el transcurrir del tiempo, el número de escribanos de Cámara fue aumentando hasta llegar finalmente a cuatro en 158219.

  • 20 Dice José de Veitia: “Todos los expedientes de govierno y de causas de justicia, así civiles como c (...)
  • 21 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 203. Recopilación de las l (...)
  • 22 AGI: Contratación, 4990B. Libro de autos de gobierno, f. 482.
  • 23 Ordenanza de la Casa nº 67 de 1552. Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. VIII, ley III.

12Tal como nos informa José de Veitia, tenían a su cargo la gestión de los expedientes de gobierno en todas sus fases, así como los pleitos judiciales20. Para el control de la documentación de sus escritorios debían tener libros de conocimientos donde registraran el préstamo de los documentos y expedientes a cualquiera de los jueces21. Además, para mayor seguridad, por acuerdo de 31 de enero de 1663 se decidió que realizaran inventarios de los expedientes y procesos que custodiaban en sus oficios22. Estos escritorios u oficios tenían que estar obligatoriamente dentro de la Casa de la Contratación para poder atender todos los negocios que les competían23.

  • 24 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 202.

13Para que hubiera igualdad en la carga de trabajo de los escribanos existía un repartidor de pleitos que distribuía entre ellos no solo los procesos judiciales, sino también los expedientes gubernativos24. Sin embargo, como algunas materias no se podían repartir por su irregularidad se asignaban por turno. Entre estas estaban las de acompañar a jueces oficiales y visitadores a despachar o recibir las flotas o a realizar pagos a la Sala del Tesoro.

  • 25 Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. X, ley IV. Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación (...)
  • 26 La Recopilación de las leyes de Indias en su libro IX, título X, ley V, recoge que las peticiones y (...)

14Según lo que estaba ordenado, eran los escribanos los encargados de recibir las presentaciones de los títulos de generales, almirantes, veedores y demás oficiales provistos para las armadas de la Carrera de Indias, dando después testimonios para que en la Contaduría se asentasen en sus respectivos libros25. Estaba también ordenado que las peticiones y las fianzas presentadas por maestres y soldados de las armadas pasaran ante ellos, aunque en el caso de las primeras parece que solo se refería a peticiones judiciales sobre embargos26. También las peticiones que presentaban los particulares para que se les devolviese lo que les había sido tomado por los generales para gastos de las armadas o las que presentaban los herederos de marineros y soldados fallecidos en el viaje para cobrar sus sueldos. En realidad, por los oficios de los escribanos pasaban todas las peticiones que se presentaban en la Casa, salvo algunas excepciones recogidas en la normativa.

  • 27 Ordenanza de la Casa nº 68 de 1552. Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. X, ley II.
  • 28 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.
  • 29 Idem.

15Los escribanos tenían que llevar tanto las peticiones de particulares como cualquier otra correspondencia oficial a la Sala de Gobierno y allí leerlas ante el presidente y jueces oficiales para que tomaran las decisiones oportunas. Para ello, tenían la obligación de asistir a todas las reuniones de audiencias27 media hora antes de que comenzasen para poder preparar la documentación28. Durante la reunión debían escribir las decisiones que fueran tomando los jueces, aunque la práctica no fue normalmente esa29.

16Una competencia exclusiva de los escribanos era dar fe de las actuaciones protagonizadas por la Casa en el ejercicio de sus competencias. En este sentido, hay que diferenciar las certificaciones que se realizaban en la Contaduría de las que efectuaban los escribanos. El contador – y durante algún tiempo sus oficiales hasta que llegó a prohibirse – daban fe de la existencia de documentos, de su contenido o, en todo caso, de hechos recogidos en esos documentos. Los escribanos, además, daban fe no solo de hechos con base documental, sino de actuaciones administrativas en sí mismas. De este modo, ante los escribanos se introducían los caudales en las arcas y se realizaban los pagos en la Sala del Tesoro, se otorgaban fianzas por parte de maestres u otros particulares, se visitaban los navíos, se recibían a los funcionarios que iban ejercer en la Casa o en Indias o, en definitiva, se adoptaban los acuerdos por parte del presidente y jueces oficiales. También eran los que controlaban la asistencia de los jueces a la Casa, para lo que tenían libros específicos. Los escribanos eran, por lo tanto, los que certificaban la autenticidad de estas acciones.

  • 30 Ibidem, p. 200.
  • 31 Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. X, ley I.
  • 32 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.

17Por último, hay que tener en cuenta que para el ejercicio de sus funciones los escribanos de Cámara contaron con ayudantes. Hasta 1582, cada escribano pudo nombrar como auxiliares a tres escribanos examinados, previa aprobación de la Sala de Gobierno30. A partir de este año, cuando se aumentó el número de escribanos de Cámara a cuatro, se prohibió que tuvieran ningún escribano u oficial de la pluma contratados31. Sin embargo, la práctica demostró que sin ellos era imposible sacar adelante los negocios. De este modo, a partir de 1600, mediante acuerdo de la Sala de Gobierno se les permitió tener un escribano sobresaliente, un oficial y un escribiente, siempre que el escribano ejerciera su oficio personalmente32.

  • 33 Por esta razón Ramón Carande consideraba al contador como un verdadero secretario general. Carande, (...)

18Respecto a los oficiales, en la Casa de la Contratación trabajaban en los tres principales escritorios: la Factoría, la Tesorería – con tareas, principalmente, relacionadas con la contabilidad – y, por supuesto, en la Contaduría, que fue la oficina sobre la que recayeron, no solo las labores de anotación y formalización de los libros contables, como podría indicar su nombre, sino todas las tareas propias del despacho diario de una Secretaría33: custodia y registro de la correspondencia, realización de informes, memoriales, mandamientos y, en general, todo el proceso de escrituración y expedición documental exigido por las competencias que ejercía la Casa.

  • 34 Ibidem, lib. I, cap. XI, p. 74.
  • 35 Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. II, ley LV.
  • 36 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, cap. XIII, p. 90.

19La Tesorería y la Factoría contaban con sendos oficiales mayores que tenían el mismo rango y preeminencias que el de la Contaduría34. El oficial mayor de la Tesorería era el encargado de llevar la contabilidad de esta dependencia. Conformaba la cuenta de la Real Hacienda para después compararla con la que tomaba el oficial mayor de la Contaduría y, cuando el tesorero tuvo a su cargo la hacienda de bienes de difuntos y de depósitos, se encargó de su registro contable. Realizaba también los tanteos mediante los cuales el Consejo de Indias y la Contaduría de la Avería censuraban las cuentas reales y las de difuntos, respectivamente. El oficial mayor de la Factoría llevaba la contabilidad en cargo y data de todo lo que estaba al cuidado del factor. También contabilizaba y registraba todo lo que entraba y salía de las atarazanas, que también dependía del factor35. Para poder controlar el azogue, armas y municiones que se custodiaban en este almacén tenía residencia en las propias atarazanas36.

  • 37 La importante labor estos cargos “infraletrados” para facilitar la toma decisiones por parte de otr (...)
  • 38 Gómez, Margarita, Actores del documento..., p. 49.

20Las funciones principales de los oficiales de la Contaduría fueron la preparación de la documentación para facilitar la toma de decisiones del presidente y los jueces oficiales37; la redacción de la resolución para comunicarla a los interesados; y el control de la documentación recibida y expedida como garantía de la gestión y tramitación que se había seguido38.

  • 39 Sobre estos oficiales: Fernández López, Francisco, “La Casa de la Contratación de Indias: gestión, (...)

21El aumento de los negocios de la institución dio lugar a un crecimiento de esta dependencia, cuya plantilla fue aumentando hasta que, hacia finales del siglo XVI, su estructura administrativa quedó definitivamente fijada. La Contaduría llegó a estar integrada por cinco oficiales subordinados al contador, cada uno con unas funciones claramente establecidas. Entre ellos se puede establecer una división de categorías perfectamente definida. Por un lado, el oficial mayor, que ejercía de responsable de la gestión documental tras el contador y era el encargado de toda la documentación relacionada con la Real Hacienda. El resto de oficiales se diferencian en orden a los negocios en los que estaban especializados. Atendiendo a esta especialización se pueden distinguir: un oficial de bienes de difuntos, un oficial de registros de navíos, un oficial de pasajeros, y uno último encargado de la correspondencia que entraba y salía de la institución y de la formación de los registros de expedición39.

  • 40 Ordenanza de la Casa nº 62 de 1552. Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. II, ley XLIX.

22En la Contaduría se emitían los documentos que salían hacia el exterior de la institución. Desde un punto de vista formal, se pueden englobar en varias tipologías: cartas acordadas, certificaciones, informes, etc. Siguiendo un criterio más jurídico, tal como contiene el arancel que se aprobó en las ordenanzas de 1552 para el cobro de derechos, los documentos que se despachaban en esta oficina eran muy variados: mandamientos para que los visitadores realizasen las visitas a las naos, instrucciones de maestres, certificaciones del recibo de la instrucción por parte de los maestres y pilotos, mandamientos para que se trajera vino a la ciudad, mandamientos a los guardas del río para que dejaran cargar las mercancías, licencias de pasajeros, registros de mercancías y pasajeros que se daban a los maestres, mandamientos que se daban también a los maestres para que pudieran traer jarcia, aparejos y municiones, fes o certificaciones de los libros administrativos y registros, actas de visitas a naos, libranzas, etc.40.

  • 41 Fernández López, Francisco, “El sistema de libros de gestión de la Contaduría de la Casa de la Cont (...)

23El control de los negocios propios de la Casa se llevaba en la Contaduría a través de diversos libros administrativos, mientras que para el control de la documentación expedida y recibida se utilizaban libros registros y libros copiadores, respectivamente. Cada uno de los oficiales de la Contaduría tenía a su cargo una serie de libros, dependiendo de la actividad de la que se ocupaba41.

  • 42 Ordenanza de la Casa nº 53 de 1552. Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. II, ley XXXVIII.
  • 43 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación, lib. I, cap. X, p. 69.

24El archivo de la documentación era otra función que desempeñaba la dependencia del contador. Las ordenanzas prescribían la obligación de custodiar los registros de los navíos que iban a las Indias y de los que venían de ellas42, pero, en la práctica, en la Contaduría se conservaba la documentación tanto recibida como expedida por la institución en materia de gobierno. De hecho, José de Veitia consideraba a la Contaduría como el archivo de gobierno de la institución43.

25Los profesionales de la escritura que trabajaron en la Casa desarrollaron todas estas tareas sin que en ningún momento estuvieran reguladas por instrucciones ni ordenanzas. Ejercían sus obligaciones según sus propias prácticas, que se transmitían de oficiales a aprendices y que se perpetuaron en la institución de una generación a otra. Esta libertad de actuación ha permitido reconstruir los modos de trabajo que se implantaron y, en suma, la praxis documental de estos actores de los documentos.

Prácticas y competencias documentales

  • 44 Gómez, Margarita, “El Documento público en la época moderna. Propuesta metodológica para su estudio (...)
  • 45 Sobre este proceso de expedición documental que se seguía en la Casa: Fernández López, Francisco, “ (...)

26Las prácticas documentales que se fueron adoptando en la Casa de la Contratación terminaron por configurar un procedimiento no regulado en el que la escritura jugó un papel fundamental44. En el análisis de este procedimiento se pueden detectar varias fases que responden a distintos pasos en la gestión de los documentos. . Una primera fase de inicio en la que se procedía a la recepción de un documento de oficio o de una petición a instancia de parte. La tramitación daba comienzo con la preparación de la documentación para ser presentada a la Sala de Gobierno, cuyas decisiones provisionales eran anotadas por el escribano. Tras la reunión de la documentación e información pertinentes, los jueces oficiales resolvían finalmente. Esta resolución se escrituraba en el documento adecuado en la Contaduría siguiendo varias etapas, desde la realización de un borrador hasta la validación y, tras el control de la expedición en los correspondientes libros, se terminaba por comunicarla al interesado45.

  • 46 Gómez, Margarita, “El expediente administrativo: Origen y Desarrollo Constitucional”, en ¿Justicia (...)

27Estas prácticas fueron cristalizando en distintos tipos de expedientes que surgieron en las instituciones de la monarquía como forma de facilitar la resolución de los negocios y como garantía de la actuación y proceder de los oficiales que trabajan en ellas46. En la Casa, estos expedientes fueron muy numerosos y variados. Quizás los más conocidos son los denominados registros de navíos, que recogían todos los trámites por los que tenía que pasar un barco mercante para poder viajar con su carga hacia América, pero también existían otros que respondían al resto de grandes competencias de la institución, como los expedientes de adjudicación de bienes de difuntos o los expedientes de informaciones y licencias de pasajeros. Además, en respuesta a la numerosísimas actividades derivadas de estas funciones o al propio régimen interno de la Casa, surgieron un sifín de ellos: expedientes de consignatarios, de licencias a cargadores , de licencias para desembarcar y almacenar efectos, de alijos de naos, de admisiones y visitas de naos, de cancelaciones de registros, de exámenes de artilleros, de pilotos, de maestres, de escribanos, de cancelaciones de registros, de cobranzas de deudas, expedientes de pago, de ventas y remates de naos, de anticipos para gastos de armadas, de armas y pertrechos remitidos a Indias, de vida maridable, de recibimientos de ministros y dependientes de la Casa, de fianzas, de cobros de sueldos, de limosnas, de donativos, etc.

28Resulta llamativo esta prolijidad en la escritura, pero también es interesante establecer cómo y cuándo se fue instalando en la institución esta mentalidad que impulsaba a los profesionales de la pluma a dejar constancia escrita de cada paso en la gestión de los asuntos. Es probable que el nacimiento de los expedientes fuera aparejado con el de la Casa, aunque no existe constancia documental hasta una década después, hacia 1511-1513. Los primeros expedientes conservados son registros de navíos y expedientes de adjudicación de bienes de difuntos, pero de los años iniciales solo existe documentación suelta: relaciones de mercancías, listas de pasajeros, testamentos, declaraciones de testigos, etc. No es casualidad que estos primeros expedientes correspondieran a algunas de las materias más copiosamente reguladas, como eran el control de las mercancías y la navegación y la hacienda de bienes de difuntos.

29Desde este momento, ya se puede hablar con propiedad de expedientes, entendidos como el conjunto de documentos generados en una institución referidos a un mismo asunto y vinculados unos con otros mediante la anotación de las distintas decisiones que se iban tomando hasta llegar a la resolución final. Se consigue, de este modo, la ligazón y unión mutua de todos los papeles, desde su llegada a la oficina hasta su conclusión y comunicación de la resolución adoptada a los interesados.

30La evolución posterior de los expedientes será hacia una mayor homogeneidad en cuanto a la composición y al orden de aparición de los documentos que los conformaban. Del mismo modo, se generalizarán en estos años los numerosos tipos de expedientes derivados de las funciones de gobierno que ejerció la Casa. En las décadas siguientes los expedientes se van haciendo más voluminosos y complejos, producto de la prolija normativa que irá aumentando los requisitos de los particulares y las garantías para su adecuado cumplimiento y, por lo tanto, complicando los trámites y su plasmación documental

  • 47 Gómez, Margarita, El sello y registro de Indias: imagen y representación, Köln, Böhlau Verlag, 2008 (...)

31Por otro lado, quisiera resaltar las competencias documentales que tuvo la Casa y el valor y el significado que alcanzó el documento escrito como uno de los elementos fundamentales de gobierno e información. Mediante documentos la Casa de la Contratación, por una parte, daba a conocer y hacía cumplir sus órdenes y, por otra, se informaba de los negocios y sucesos ocurridos en los alejados territorios indianos y los comunicaba al rey y al Consejo de Indias. En este orden de cosas, es importante reconocer que la Casa fue una institución delegada de la monarquía, pero no un organismo supremo, actuando en nombre del monarca pero nunca como si fuera el propio rey47. Este hecho tiene una importancia crucial en el terreno documental: la Casa nunca expidió documentos intitulados por el rey, ni, por supuesto, validados con el sello mayor del rey, pues nunca poseyó un sello de este tipo.

32En el ejercicio de sus funciones de gobierno, la Casa dio a conocer sus resoluciones y ordenó su cumplimiento a cargos subordinados y súbditos de la Corona a través, fundamentalmente, de cartas acordadas y autos acordados, que expedía en su propio nombre, intitulándolos como “el presidente y los jueces oficiales de la Casa de la Contratación”. En su papel de organismo consultor e informador de los negocios indianos, la Casa se dirigió al rey, a los Consejos, a las Audiencias peninsulares e indianas, u a otras autoridades superiores o de igual rango, a través de cartas oficiales. Por supuesto, el acervo de tipos documentales que produjo la Casa, según las circunstancias y finalidad buscada, fue más profuso. Muchos de estos documentos no estaban destinados a albergar la resolución, sino a ayudar a tomarla o dejar constancias de las mismas: actas, informes, certificaciones, etc.

Conclusiones

33El punto de partida ha sido considerar a la Casa de la Contratación como oficina de expedición documental y como un organismo más en el entramado administrativo de la monarquía de la Edad Moderna. Con ello, se ha tratado de superar la tradicional visión de la Casa como institución de carácter exclusivamente económico y de control fiscal, si bien, tal vez haya sido esta connotación fiscalizadora la que haya favorecido el que desde los primeros momentos se procurara controlar todo por escrito.

34A medida que la Casa fue aumentando sus atribuciones, también creció el volumen de papeles recibidos y generados para adoptar y comunicar sus decisiones. El desarrollo institucional de este organismo y, en general, de la administración monárquica, no se entiende sin un desarrollo paralelo de la escritura y el documento. Del mismo modo, este crecimiento no hubiera sido posible sin la expansión de un colectivo profesional de enorme trascendencia en este asunto: los oficiales de la pluma.

  • 48 Brendecke, Arndt, Imperio e información. Funciones del saber en el dominio colonial español., Madri (...)

35El papel que ejerció este colectivo profesional en el seno de la institución fue fundamental para que se pudieran desarrollar las funciones que tenía encomendadas. Pero estos profesionales que trabajaron en la Casa terminaron por acaparar atribuciones que iban mucho más allá de sus cometidos documentales. El propio sobredimensionamiento de los negocios indianos provocó la delegación por parte de los órganos decisorios de la institución de competencias que les correspondían. No solo se encargaron de gestionar y expedir los documentos, sino que se ocuparon de su análisis y aprobación. La facultad de presentar los datos de una u otra manera, de facilitar a los cargos decisorios un “cuadro de la situación” reduccionista, siempre conlleva un acto de manipulación y selección de la información48. Esta fue la fuente de la creciente influencia y poder de estos profesionales.

36Por otro lado, resulta interesante resaltar que, pese a que normalmente se ha asociado a la Casa con distintos tipos de libros registros y administrativos, sobre todo libros contables, su capacidad documental fue mucho más rica y diversa. Por una parte, en la gestión y generación de expedientes, que surgieron en su seno en fechas muy tempranas como instrumento de auxilio en la resolución de los negocios y como garantía interna del procedimiento seguido en la toma de decisiones. Por otra, en la expedición de tipos documentales sueltos a través de los cuales hacía saber las resoluciones adoptadas a los particulares o se comunicaba con otras instituciones.

37Gracias, en parte, a la labor de los profesionales de la escritura y a las prácticas documentales que implantaron, la Casa pudo controlar la administración de la Real Hacienda de Indias, la de difuntos y otras que se pusieron a cargo de su Tesorería; registrar y supervisar a los pasajeros que querían viajar a Indias; aprestar y preparar las armadas para mantener la seguridad de las travesías; y controlar el tráfico comercial y la navegación hacia América. En definitiva, contribuyó con su labor al gobierno de las Indias a través de los documentos que expedía y que viajaban de un lado al otro del océano.

Haut de page

Bibliographie

Acosta Rodríguez, Antonio, González Rodríguez, Adolfo Luis, y Vila Vilar, Enriqueta (coords), La Casa de la Contratación y la navegación entre España y las Indias, Sevilla, Universidad de Sevilla-C.S.I.C.- Fundación El Monte, 2004.

Bernal, Antonio Miguel, La financiación de la Carrera de Indias (1492-1824), Madrid, Tabapress, S.A., 1992.

Brendecke, Arndt, Imperio e información. Funciones del saber en el dominio colonial español., Madrid-Frankfurt am Main, Iberoamericana-Vervuert. 2012.

Carande, Ramón, Carlos V y sus banqueros, Barcelona, Editorial Crítica, 2004.

Carlos Boutet, Guiomar de (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-2003, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003

Díaz González, Francisco Javier, “Las competencias inspectoras y judiciales de la Casa de la Contratación hasta el reinado de Felipe II”, Estudios de Historia Social y Económica de América, 1997, nº 14, p. 59-74.

Fernández Castro, Ana Belem, “A Transnational Empire Built on Law: The case of the Commercial Jurisprudence of the House of Trade of Seville (1583-1598)”, en Duve, Thomas (ed.), Entanglements in Legal History: Conceptual Approaches, Frankfurt am Main, Max Planck Institute for European Legal History, 2014, vol. 1, p. 187-212.

Fernández López, Francisco, “El sistema de libros de gestión de la Contaduría de la Casa de la Contratación. Los libros de la Real Hacienda del Tesorero”, en Munita Loinaz, José Antonio y Lema Pueyo, José Ángel (coords.), La escritura de la memoria. Libros para la administración, Bilbao, Universidad del País Vasco, 2012, p. 247-258.

Fernández López, Francisco, “La Casa de la Contratación de Indias: gestión, expedición y control documental (siglos XVI-XVII), Relaciones: estudios de historia y sociedad, 2015, nº 144, p. 169-193.

García-Baquero González, Antonio, La Carrera de Indias. Suma de la Contratación y océano de negocios, Sevilla, Sociedad Estatal de la Exposición Universal Sevilla 92, S.A.-Algaida Editores, S.A., 1992.

García Pérez, Rafael D., El Consejo de Indias durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, Pamplona, Ediciones Universidad de Navarra, 1998.

Gaudin, Guillaume, Penser et gouverner le Nouveau Monde au XVIIe siècle. L'empire de papier de Juan Diez de la Calle, commis du Conseil des Indes, Paris, L’Harmattan, 2013.

Gil-Bermejo García, Juana, «La Casa de Contratación de Sevilla: algunos aspectos de su historia», Anuario de Estudios Americanos, 1973, nº 30, p. 679-761.

Gómez Gómez, Margarita, Actores del documento. Oficiales, archiveros y escribientes de la Secretaría de Estado y del Despacho Universal de Indias en el siglo XVIII, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2003.

Gómez Gómez, Margarita, “El Documento público en la época moderna. Propuesta metodológica para su estudio”, Boletín de la Sociedad española de Ciencias y Técnicas Historiográficas, 2005, nº 3, p. 45-64.

Gómez Gómez, Margarita, “Gobernar la palabra: los oficios de la pluma como agentes de la Administración Pública en Indias”, en García Bernal, Manuela C., Navarro García, Luis, Ruiz Rivera, Julián B. (coords.), Élites urbanas en Hispanoamérica (De la Conquista a la independencia), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2005, p. 541-555.

Gómez Gómez, Margarita, El sello y registro de Indias: imagen y representación, Köln, Böhlau Verlag, 2008.

Gómez Gómez, Margarita, “El expediente administrativo: Origen y Desarrollo Constitucional”, en ¿Justicia y/o Administración? Una Historia de la Formación de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa en España, Madrid, Consejo General del Poder Judicial, Centro de Documentación Judicial, 2009, p. 369-404.

Gómez Gómez, Margarita, “Del «ministerio de los papeles» al «Procedimiento», en Historia y Constitución, México, Instituto Mora, 2010, p. 347-378.

Haring, Clarence H., Comercio y navegación entre España y las Indias en la época de los Habsburgo, México, Fondo de Cultura Económica, 1979.

Llavador, José y Trueba, Eduardo, Jurisdicción marítima y práctica jurídica en Sevilla (siglo XVI), Valencia, 1993.

Morales Padrón, Francisco, Teoría y leyes de la Conquista, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica del Centro Iberoamericano de Cooperación, 1979.

Petit, Carlos, “Casa y tribunal. Jurisdicción y conflictos de la Contratación en los años fundacionales”, en Carlos Boutet, Guiomar de (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-2003, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003, p. 119-130.

Piernas Hurtado, Manuel, La Casa de la Contratación, Madrid, Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1907.

Recopilación de las leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, Juan de Paredes, 1681.

Schäffer, Ernst, « La Casa de la Contratación de Indias en los siglos XVI y XVII », Archivo Hispalense. Revista histórica, literaria y artística, 1945, nos 13 y 14, p. 149-16

Serrera, Ramón María, “La Casa de la Contratación en Sevilla (1503-1717)”, en Carlos Boutet, Guiomar de (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-2003, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003.

Trueba, Eduardo, Sevilla tribunal de océanos (siglo XVI), Sevilla, 1988.

Vas Mingo, Marta Milagros del, “La justicia mercantil en la Casa de la Contratación de Sevilla en el siglo XVI”, Estudios de historia novohispana, 2004, nº 31, p. 73-97.

Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación de las Indias Occidentales, Sevilla, Juan Francisco de Blas, 1672.

Haut de page

Notes

1 El artículo resume algunos puntos tratados en una investigación mucho mayor que dio lugar a mi tesis doctoral y que actualmente se encuentra en proceso de publicación: La Casa de la Contratación de Indias: una oficina de expedición documental para el gobierno de las Indias (1503-1717).

2 ARCHIVO GENERAL DE SIMANCAS (AGS): Diversos de Castilla, 43,46. Contamos con numerosos estudios sobre la institución, entre los que se destacan, como pequeña muestra, y siguiendo un orden cronológico, los siguientes: Piernas Hurtado, Manuel, La Casa de la Contratación, Madrid, Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1907; Schäffer, Ernst, «La Casa de la Contratación de Indias en los siglos XVI y XVII», Archivo Hispalense. Revista histórica, literaria y artística, 1945, nos 13 y 14, p. 149-16; Gil-Bermejo García, Juana, «La Casa de Contratación de Sevilla: algunos aspectos de su historia», Anuario de Estudios Americanos, 1973, nº 30, p. 679-761; Carlos Boutet, Guiomar de (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-2003, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003; Acosta Rodríguez, Antonio; González Rodríguez, Adolfo Luis; y Vila Vilar, Enriqueta (coords), La Casa de la Contratación y la navegación entre España y las Indias, Sevilla, Universidad de Sevilla-C.S.I.C.- Fundación El Monte, 2004.

3 Las ordenanzas fundacionales de 1503 se conservan en ARCHIVO GENERAL DE INDIAS (AGI): Patronato, 251, r. 1, ff. 1-4v, e Indiferente General, 418, lib. 3, ff. 4-8. Junto a las de 1510 y 1531 fueron publicadas en Morales Padrón, Francisco, Teoría y leyes de la Conquista, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica del Centro Iberoamericano de Cooperación, 1979, p. 243-285.

4 Ordenanza de la Casa nº 1 de 1503.

5 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.

6 Ordenanzas de la Casa nos 6 y 7 de 1503.

7 Ordenanza de la Casa nº 9 de 1503.

8 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.

9 Ordenanza de la Casa nº 10 de 1503.

10 Bernal, Antonio Miguel, La financiación de la Carrera de Indias (1492-1824), Madrid, Tabapress, S.A., 1992, p. 101.

11 Haring, Clarence H., Comercio y navegación entre España y las Indias en la época de los Habsburgo, México, Fondo de Cultura Económica, 1979, p. 37.

12 AGI: Patronato, 251, r. 1, ff. 5-10.

13 García-Baquero González, Antonio, La Carrera de Indias. Suma de la Contratación y océano de negocios, Sevilla, Sociedad Estatal de la Exposición Universal Sevilla 92, S.A.-Algaida Editores, S.A, 1992, p. 64; Serrera, Ramón María, “La Casa de la Contratación en Sevilla (1503-1717)”, en Carlos Boutet, Guiomar de (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-200, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003, p. 59.

14 Sobre las competencias judiciales de la Casa se pueden consultar, entre otras, las siguientes obras: Díaz González, Francisco Javier, “Las competencias inspectoras y judiciales de la Casa de la Contratación hasta el reinado de Felipe II”, Estudios de Historia Social y Económica de América, 1997, nº 14, p. 59-74; Fernández Castro, Ana Belem, “A Transnational Empire Built on Law: The case of the Commercial Jurisprudence of the House of Trade of Seville (1583-1598)”, en Duve, Thomas (ed.), Entanglements in Legal History: Conceptual Approaches, Frankfurt am Main, Max Planck Institute for European Legal History, 2014, vol. 1, p. 187-212; Llavador, José y Trueba, Eduardo, Jurisdicción marítima y práctica jurídica en Sevilla (siglo XVI), Valencia, 1993; Petit, Carlos, “Casa y tribunal. Jurisdicción y conflictos de la Contratación en los años fundacionales”, en Carlos Boutet, Guiomar de, (coord.), España y América. Un océano de negocios. Quinto Centenario de la Casa de la Contratación, 1503-2003, Madrid, S.E.C.C.-Fundación Caja Madrid, 2003, p. 119-130; Trueba, Eduardo, Sevilla, tribunal de océanos (siglo XVI), Sevilla, 1988; Vas Mingo, Marta Milagros del, “La justicia mercantil en la Casa de la Contratación de Sevilla en el siglo XVI”, Estudios de historia novohispana, 2004, nº 31, p. 73-97.

15 García-Baquero González, Antonio, La Carrera de…, p. 62.

16 Gómez, Margarita, Actores del documento. Oficiales, archiveros y escribientes de la Secretaría de Estado y del Despacho Universal de Indias en el siglo XVIII, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2003, p. 45; “Gobernar la palabra: los oficios de la pluma como agentes de la Administración Pública en Indias”, en García Bernal, Manuela C., Navarro García, Luis, Ruiz Rivera, Julián B. (coords.), Élites urbanas en Hispanoamérica, Sevilla, Universidad de Sevilla, 2005, p. 547.

17 Ordenanza de la Casa nº 4 de 1503.

18 AGI: Contratación, 4943.

19 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación de las Indias Occidentales, Juan Francisco de Blas, Sevilla, 1672, lib. I, tít. XXVI, pp. 200-201

20 Dice José de Veitia: “Todos los expedientes de govierno y de causas de justicia, así civiles como criminales, pertenecen a los quatro escrivanos de Cámara…” Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201. Recopilación de las leyes de las leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, Juan de Paredes, 1681, lib. IX, tít.VIII, ley I. En este sentido, parece que se diferencian de los escribanos de Cámara del Consejo, que solo se ocupaban de los asuntos de justicia. Vid. García Pérez, Rafael D., El Consejo de Indias durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, Pamplona, Ediciones Universidad de Navarra, 1998, p. 281.

21 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 203. Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít.X, ley VIII.

22 AGI: Contratación, 4990B. Libro de autos de gobierno, f. 482.

23 Ordenanza de la Casa nº 67 de 1552. Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. VIII, ley III.

24 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 202.

25 Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. X, ley IV. Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.

26 La Recopilación de las leyes de Indias en su libro IX, título X, ley V, recoge que las peticiones y fianzas de soldados de armadas y maestres pasen ante los escribanos de la Casa. La ley VII del mismo título y libro obliga a los escribanos a que reciban las peticiones, informaciones y autos que se sustancian a solicitud de maestres y dueños de navíos en materia de embargos. José de Veitia une ambas leyes y parece clarificar que estas peticiones son en materia de justicia. Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.

27 Ordenanza de la Casa nº 68 de 1552. Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. X, ley II.

28 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.

29 Idem.

30 Ibidem, p. 200.

31 Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. X, ley I.

32 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, tít. XXVI, p. 201.

33 Por esta razón Ramón Carande consideraba al contador como un verdadero secretario general. Carande, Ramón, Carlos V y sus banqueros, Barcelona, Editorial Crítica, 2004, p. 169.

34 Ibidem, lib. I, cap. XI, p. 74.

35 Recopilación de las leyes…, lib. IX, tít. II, ley LV.

36 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación…, lib. I, cap. XIII, p. 90.

37 La importante labor estos cargos “infraletrados” para facilitar la toma decisiones por parte de otros se destaca también en la obra de Gaudin, Guillaume, Penser et gouverner le Nouveau Monde au XVIIe siècle. L'empire de papier de Juan Diez de la Calle, commis du Conseil des Indes, Paris, L’Harmattan, 2013, p. 329-330.

38 Gómez, Margarita, Actores del documento..., p. 49.

39 Sobre estos oficiales: Fernández López, Francisco, “La Casa de la Contratación de Indias: gestión, expedición y control documental (siglos XVI-XVII), Relaciones: estudios de historia y sociedad, nº 144, p. 176-177.

40 Ordenanza de la Casa nº 62 de 1552. Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. II, ley XLIX.

41 Fernández López, Francisco, “El sistema de libros de gestión de la Contaduría de la Casa de la Contratación. Los libros de la Real Hacienda del Tesorero”, en Munita Loinaz, José Antonio y Lema Pueyo, José Ángel (coords.), La escritura de la memoria. Libros para la administración, Universidad del País Vasco, Bilbao, 2012, p. 247-258.

42 Ordenanza de la Casa nº 53 de 1552. Recopilación de las leyes…lib. IX, tít. II, ley XXXVIII.

43 Veitia Linage, José de, Norte de la Contratación, lib. I, cap. X, p. 69.

44 Gómez, Margarita, “El Documento público en la época moderna. Propuesta metodológica para su estudio”, Boletín de la Sociedad española de Ciencias y Técnicas Historiográficas, 2005, nº 3, p. 58.

45 Sobre este proceso de expedición documental que se seguía en la Casa: Fernández López, Francisco, “La Casa de la Contratación…”, p. 178-188.

46 Gómez, Margarita, “El expediente administrativo: Origen y Desarrollo Constitucional”, en ¿Justicia y/o Administración? Una Historia de la Formación de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa en España, Consejo General del Poder Judicial, Madrid, Centro de Documentación Judicial, 2009, p. 381; “Del «ministerio de los papeles» al «Procedimiento», en Historia y Constitución, México, Instituto Mora, 2010, p. 354.

47 Gómez, Margarita, El sello y registro de Indias: imagen y representación, Köln, Böhlau Verlag, 2008, p. 38.

48 Brendecke, Arndt, Imperio e información. Funciones del saber en el dominio colonial español., Madrid-Frankfurt am Main, Iberoamericana-Vervuert, 2012., p. 484.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Fernández-López, « Oficiales de la pluma y prácticas documentales en la Casa de la Contratación de Indias: su significación como instrumentos de gobierno », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 11 décembre 2017, consulté le 17 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71561 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.71561

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page