Navegação – Mapa do site
Marina Ayelén Mereb

¿Paraíso, mágico y natural? Historia y memorias de la represión política en El Bolsón. 1974-2012

Defendida en la ciudad de Ensenada, a los 28 días del mes de junio de 2017
Miembros del Jurado :
Dra. Patricia Flier, docente e investigadora del Centro de Investigaciones Socio Histórica, IdiHSC, UNLP / CONICET
Dr. Santiago Garaño, investigador del CONICET, integrante del Equipo de Antropología Política y Jurídica, UBA
Dra. Laura Mombello, Antropóloga, CIS / CONICET-IDES
Dr. Emilio Crenzel, Director, CONICET – IIGG. UBA
Dr. José Daniel Benclowicz, Co-director, CONICET – IIDyPCa, UNRN
[11/12/2017]

Resumos

La localidad de El Bolsón (Río Negro, Argentina) es conocida nacional e internacionalmente como una comunidad paradisíaca, bucólica, “mágica y natural”, imagen que resulta elocuente para motorizar el mercado turístico e inmobiliario sobre el que se basa la economía local desde algunas décadas atrás. Las disputas sociales y políticas que se expresan cotidianamente en el espacio público son presentadas desde esta narrativa como ajenas a la lógica comunal, conflictos traídos “desde afuera”, amenazando la armonía reinante. Sin embargo, la historia de El Bolsón ha estado marcada por la conflictividad y la estigmatización sucesiva de diversas otredades, configurando la trama de relaciones de poder, las experiencias de los sujetos y los modos de representarlas.
Particularmente en lo referido a nuestra historia reciente, y a partir del aislamiento relativo respecto del resto del país, esta narrativa ha promovido cierta ajenidad de la localidad a la dinámica que adquirió la represión política de los años setenta. Esta tesis busca dar cuenta de la dimensión y las modalidades que revistió la represión política en El Bolsón entre 1974 y 1983 y las diferentes memorias sociales que sobre estos procesos han circulado localmente en momentos clave de la lucha por los derechos humanos desde el retorno de la democracia hasta el 2012, año de creación del primer sitio de memoria local vinculado directamente con la última dictadura cívico-militar en la ciudad. Para ello he apelado a las memorias de los protagonistas, así como al análisis de material documental diverso, que incluye prensa local y regional, documentos oficiales, de organismos de derechos humanos y de diversos grupos de la sociedad civil, correspondencia y archivos personales y otras fuentes que dan cuenta de la microhistoria reciente de la conflictividad sociopolítica local.

Topo da página

Texto integral

Introducción

1El viernes 30 de marzo de 2012, en la vereda de la sucursal local del Banco Nación, se realizó un acto homenaje inédito en El Bolsón. Si bien Julio César Schwartz, uno de los trabajadores bancarios desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, no había trabajado en esta sucursal, el reconocimiento oficial de su desaparición permitía que el caso tomara visibilidad pública tras más de tres décadas de silenciamiento en la localidad donde había sido secuestrado. Impulsada por militantes sociales de la ciudad, la propuesta fue transmitida al gobierno municipal recientemente electo, el cual organizó el acto que incluyó la colocación de un monumento en este primer “sitio de memoria” determinado por ordenanza municipal. En la ocasión, hicieron uso de la palabra las autoridades municipales, los hijos de Schwartz, dirigentes de organizaciones sociales e instituciones intermedias y una delegada de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Aún cuando el evento tuviera lugar en un contexto de reivindicación nacional de la militancia política de los años setenta, así como de concurrencia de numerosos juicios a los responsables del terrorismo de Estado a lo largo y ancho del país, los discursos oficiales hicieron hincapié en los valores morales de Schwartz como padre y vecino conocido, al tiempo que silenciaron su condición de militante político, las circunstancias en que se produjo el secuestro y las responsabilidades locales que permitieron su invisibilización posterior. Tampoco brindaron información sobre lo acontecido en El Bolsón durante el período dictatorial y su tramitación por parte de la comunidad en los años siguientes.

  • 1 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección (...)

2A lo largo de cuatro décadas, tanto la desaparición de Schwartz como otras múltiples formas que asumió la represión en El Bolsón se mantuvieron silenciadas e incluso negadas por la narrativa hegemónica que supone que esta localidad estuvo ajena a la llamada “Doctrina de Seguridad Nacional”, logrando que dichas experiencias resultaran invisibilizadas para la memoria colectiva local, obturando la posibilidad de revisión crítica de ese pasado y reproduciendo las relaciones de poder existentes. Una tendencia que dista de limitarse a la realidad de El Bolsón, que en todo caso se repite en numerosas localidades del país, y que no termina de ser satisfactoriamente explicada por los procesos suscitados a nivel nacional desde la explosión de la memoria en los últimos años. Como han señalado Jelin y Del Pino1, los procesos de memorias locales se explican por la propia trama de relaciones y prácticas de cada configuración y el vínculo particular que ésta establece con las diferentes instancias del poder central, constituyendo marcos interpretativos específicos desde los que se significan los acontecimientos que se recuerdan o se silencian. Esta tesis busca por ello dar cuenta de la dimensión que efectivamente adquirió la represión política a escala local, examinando tanto las formas en las que se manifestó en El Bolsón entre 1974 y 1983, los comportamientos sociales contemporáneos suscitados, así como las diferentes memorias sociales que han circulado localmente en momentos clave de la cuestión de los derechos humanos en nuestro país desde la recuperación democrática hasta el año de reconocimiento oficial de la desaparición de Schwartz.

  • 2 Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argenti (...)

3La presente investigación se inscribe en el campo de estudios sobre historia reciente y memorias sociales de pasados traumáticos. Si bien en 1925 Maurice Halbwachs ya había brindado las claves conceptuales centrales para estudiar la memoria como proceso social, como señala Crenzel2, fue en los años ochenta que este campo de estudios cobró un renovado impulso al calor de la crisis de los Estados nacionales y de los grandes relatos que explicaban el pasado y el presente y proponían horizontes de futuro, de la aceleración del tiempo social producto de las inéditas transformaciones tecnológicas, de la expansión de la cultura de la memoria en la vida pública y privada, y de la revitalización del debate y la evocación pública en torno al genocidio nazi. Al mismo tiempo cobró particular relevancia la historia oral, entre cuyos principales exponentes contamos a Alessandro Portelli y Michael Pollak, toda vez que el uso del testimonio como fuente historiográfica permitía no sólo contrastar documentos producidos por instancias oficiales y de poder, o suplir la ausencia de producción documental escrita, sino fundamentalmente reivindicar el valor de las voces de los oprimidos para reinterpretar esos relatos hegemónicos sobre los pasados traumáticos abordados.

  • 3 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI (...)
  • 4 Da Silva Catela, Ludmila, No habrá flores en la tumba del pasado: la experiencia de reconstrucción (...)
  • 5 Crenzel, Emilio, Memorias enfrentadas: el voto a Bussi en Tucumán, Colección Diálogos, Facultad de (...)
  • 6 Feld, Claudia, Del estrado a la pantalla: las imágenes del juicio a los ex comandantes en Argentina (...)
  • 7 Lorenz, Federico, “¿De quién es el 24 de marzo?”, en Jelin, Elizabeth (comp.), Las conmemoraciones: (...)
  • 8 Groppo, Bruno y Flier, Patricia, La imposibilidad del olvido. Recorridos de la memoria en Argentina (...)
  • 9 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI (...)

4En la Argentina el surgimiento de este campo de estudios fue paralelo a la sucesión de los procesos reseñados en el mundo occidental y a mediados de los años noventa, la memoria comenzó a constituirse en objeto de investigaciones académicas, especialmente centradas en la violencia política y la última dictadura3. Una serie de acontecimientos tales como las confesiones de Adolfo Scilingo en 1995 sobre los vuelos de la muerte, el recambio generacional que supuso el surgimiento de HIJOS (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) en la arena política nacional, la conmemoración del 20° aniversario del Golpe, la concreción de los Juicios de la Verdad, entre otros, permitieron que la cuestión del terrorismo de Estado volviera a instalarse en la opinión pública y ese pasado reciente comenzara a ser revisitado, proponiendo nuevas preguntas y desafíos a la reflexión académica. Con el cambio de siglo se publicarían trabajos fundacionales de esta nueva etapa tales como el de Catela4 que aborda etnográficamente el mundo de los familiares de desaparecidos en La Plata, el de Crenzel5 que revisa críticamente los sustentos sociales e históricos del voto al ex represor Bussi en Tucumán, el de Feld6 que reflexiona sobre el efecto performativo de las imágenes del Juicio a las Juntas, o el de Lorenz7 sobre los sentidos de la conmemoración del 24 de marzo. En la misma época fue publicada una compilación de Flier y Groppo8 sobre la compleja relación entre historia, memoria y olvido, una obra que resultó pionera en nuestro país y que convocaba a la reflexión acerca de tópicos tales como la construcción de las identidades nacionales en relación a los pasados traumáticos, la gravitación de las condiciones políticas y sociales para la construcción de esa memoria, el problema de los archivos, monumentos y sitios de memoria y los vínculos entre las memorias colectivas y la búsqueda de justicia contra la impunidad de los responsables y perpetradores del terrorismo de Estado. Asimismo, la colección “Memorias de la represión”, fruto de un programa de investigación dirigido por Elizabeth Jelin y Carlos Iván Degregori, y publicada a partir de 2002 por Siglo XXI, ha reunido una variedad de trabajos que brindaron aportes sustantivos a la configuración y consolidación del campo de estudios no sólo en nuestro país sino en el resto del Cono Sur9.

  • 10 Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argenti (...)
  • 11 Garaño, Santiago y Pertot, Werner, Detenidos-aparecidos. Presas y presos políticos desde Trelew a l (...)
  • 12 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Air (...)

5A partir del 2003, el nuevo ciclo histórico y político inaugurado por los gobiernos kirchneristas conjugó medidas trascendentales como la derogación de las leyes de impunidad y la consiguiente reapertura de los juicios a represores, la paulatina desclasificación de una variedad de archivos sobre la represión, la conformación de sitios de memoria, actos y prácticas conmemorativas y la presencia en la agenda política y en los medios de comunicación de este “pasado que no pasa”. Todas estas medidas impactaron positivamente en el desarrollo de este campo de estudios, que a partir de entonces se vio fuertemente dinamizado. Entre otras, destaco contribuciones que revisaron la trayectoria que asumió la memoria social en la Argentina sobre la violencia política, la dictadura y los desaparecidos a partir del examen de su relato canónico, el informe Nunca Más10; los trabajos sobre los presos políticos previo y durante la última dictadura, que permitieron dar cuenta de porciones del universo de las víctimas del terrorismo de Estado desplazados por la primacía de la figura de los desaparecidos11; o las reflexiones en torno a la militancia setentista y las derivaciones de la violencia como forma de subvertir las relaciones de poder establecidas12.

  • 13 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección (...)

6Articulados desde una perspectiva nacional, la mayoría de estos trabajos han recogido las experiencias vividas en los grandes conglomerados urbanos por los sectores medios, dando cuenta del carácter conflictivo y profundamente político que atraviesa las disputas de sentido acerca de ese pasado reciente. Sin embargo, una nueva dimensión comenzó a ser abordada en 2003 a partir del último volumen de la colección “Memorias de la Represión”. Titulado “Luchas locales, comunidades e identidades” y compilado por Elizabeth Jelin y Ponciano del Pino, los autores se propusieron analizar los procesos de construcción de memorias en comunidades locales, cuyo denominador común era precisamente su “lejanía” de los centros neurálgicos del poder. En contraposición con los estudios realizados desde el enfoque nacional que centran su atención en las grandes urbes o en las pequeñas localidades para “ejemplificar” los procesos macro, los trabajos allí reunidos pondrían de manifiesto la potencialidad del análisis a escala local en cuanto a su capacidad para complejizar la reflexión sobre la historia reciente, dando cuenta de la concurrencia de múltiples fenómenos, entramados de poder y expectativas sociales propias de cada región, relativizando los postulados que, basados en los trazos nacionales, se formulan sobre estos procesos. Lejos de cualquier pretensión de “homogeneidad”, Jelin y Del Pino advertirían acerca de la importancia de identificar las luchas de poder internas y constitutivas de las comunidades locales, su relación con el “afuera” y la multidireccionalidad que estas luchas suponen. Por ello, señalaban, es necesario “investigar qué es lo que unifica y lo que diferencia en la comunidad, así como las formas de articulación que se generan. La posición que distintos actores sociales tuvieron durante los hechos de violencia -víctima, victimario o testigo silencioso, cómplice o luchador- se convierte en una dimensión significativa para las luchas por la apropiación del sentido del pasado, y transforma la dinámica social comunitaria”.13

  • 14 Crenzel, Emilio, Memorias enfrentadas: el voto a Bussi en Tucumán, Colección Diálogos, Facultad de (...)
  • 15 Mombello, Laura, “La Capital de los Derechos Humanos”, en Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (co (...)
  • 16 Scatizza, Pablo, Un Comahue violento. Dictadura, represión y juicios en la Norpatagonia argentina, (...)
  • 17 Águila, Gabriela, Dictadura, represión y sociedad en Rosario. 1976/1983. Un estudio sobre la repres (...)
  • 18 Lvovich, Daniel, “Burócratas, amigos, ideólogos y vecinalistas: el reclutamiento de funcionarios mu (...)
  • 19 Jensen, Silvina, Diálogos entre la historia local y la historia reciente en argentina. Bahía Blanca (...)
  • 20 Gatica, Mónica, ¿Exilio, migración, destierro? Trabajadores chilenos en el noreste de Chubut (1973- (...)
  • 21 Águila, Gabriela, Dictadura, represión y sociedad en Rosario. 1976/1983. Un estudio sobre la repres (...)
  • 22 Águila, Gabriela; Garaño, Santiago; Scatizza, Pablo (coord.), Represión estatal y violencia paraest (...)

7De este modo se inauguraría un camino novedoso cuyas principales contribuciones – Crenzel14 en Tucumán, Mombello15 y Scatizza16 en Neuquén, Aguila17 en Rosario, Lvovich18 en Morón, Jensen19 en Bahía Blanca o Gatica20 en Trelew – comenzarían a trazar un panorama a escala local de las memorias de la violencia, la represión y la lucha por los derechos humanos. En la misma línea podemos colocar aquellos trabajos que abordaron las responsabilidades civiles que favorecieron la concreción del terrorismo de Estado enfatizando en el rol de los municipios y sus intendentes21. En ese marco, se destaca la reciente compilación realizada por Águila, Garaño y Scatizza22 que reúne numerosos trabajos que amplían los horizontes temporales y las escalas de análisis en función de nuevas preguntas sobre la represión estatal y la violencia paraestatal.

  • 23 López, Susana, Representaciones de la Patagonia: colonos, científicos y políticos. 1870-1914, La Pl (...)
  • 24 Camino Vela, Francisco, La dinámica política en la provincia de Río Negro (Argentina) desde mediado (...)

8En relación con los procesos memoriales suscitados en la región patagónica, numerosos investigadores e investigadoras nucleadas en institutos y grupos de estudios dependientes de las Universidades Nacionales del Comahue, de Río Negro o de la Patagonia “San Juan Bosco” vienen trabajando en la desmitificación de una historia nacional producida de cara al Atlántico y centralizada en el puerto de Buenos Aires, proponiendo lecturas novedosas elaboradas desde la diversidad de relatos que coexisten y significan el espacio social patagónico cordillerano, con especial atención sobre los procesos transitados por las comunidades indígenas desde la llamada “Conquista del Desierto” hasta nuestros días23. En cuanto a la historia política de la provincia de Río Negro, se destaca la tesis doctoral de Camino Vela24, en la que el autor reconstruye la dinámica del radicalismo en una provincia gobernada por esta fuerza durante prácticamente todos los años de gobierno constitucional desde su conformación en 1958 hasta bien entrado el siglo XXI.

  • 25 Labrune, Noemí, Buscados. Represores del Alto Valle y Neuquén. Buenos Aires, Centro Editor de Améri (...)
  • 26 Mombello, Laura, “La Capital de los Derechos Humanos”, en Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (co (...)
  • 27 Scatizza, Pablo, Un Comahue violento. Dictadura, represión y juicios en la Norpatagonia argentina, (...)
  • 28 Perez Pertino, Pedro Francisco, La Juventud Peronista Regional VII. Una experiencia de militancia p (...)
  • 29 Suarez, Rubén Ángel, “Depuración ideológica y violencia institucional en Río Negro. Orden del día e (...)
  • 30 Suarez, Rubén Ángel, “Secreto. El Silencio de los Intendentes. Una aproximación al estudio de las f (...)

9En este marco, si en las postrimerías de los años ochenta se contaba con el valioso trabajo de denuncia de autoría de la dirigente de la APDH Neuquén Noemí Labrune25 sobre la represión en el Alto Valle y sus responsables, fruto del esfuerzo de los organismos de derechos humanos tras la elaboración del informe de la Comisión Provincial de Derechos Humanos en 1984 y la posterior sanción de las leyes de impunidad, a partir de los 2000 diversas contribuciones académicas ampliaron substantivamente el conocimiento sobre los procesos de radicalización política y la represión en la región. Por un lado, Mombello26 ha dado cuenta de la configuración del movimiento de derechos humanos en la ciudad de Neuquén y la gravitación de la figura de Monseñor Jaime de Nevares. Algunos años más tarde, la tesis doctoral de Scatizza27 sobre el régimen dictatorial, la represión y sus derivaciones judiciales en Norpatagonia ha puesto de manifiesto la complejidad del aparato represivo y su carácter sistemático que en absoluto “descuidaba” regiones aun cuando no fueran consideradas explícitamente como “zonas calientes”. Lo hace poniendo el foco en la escala local, aportando sentidos novedosos a las contribuciones existentes que, por lo general, explicaban los procesos represivos desde su coordinación nacional. Otros trabajos que echan luz sobre los procesos de radicalización y represión a nivel regional previo al golpe de Estado son la tesis de maestría de Pérez Pertino28 sobre la Juventud Peronista Regional VII en el Alto Valle durante el período constitucional previo al golpe, así como las indagaciones de Suárez sobre la figura de Benigno Ardanaz al frente de la Policía de Río Negro en el mismo período29 y el trabajo del mismo autor sobre el denominado “Plan Martillo”, el sistema de inteligencia provincial que tuvo vigencia durante la segunda etapa del gobierno dictatorial30.

10Como podemos apreciar, los estudios sobre memorias y represión -excepto en el caso de Suárez quien realiza sus investigaciones desde la ciudad de Viedma-, han concentrado su atención principalmente en la zona del Alto Valle rionegrino y neuquino, epicentro de la represión en Norpatagonia. Poco hay, por el momento, investigado sobre estos mismos fenómenos en la zona cordillerana. El documental estrenado por Carlos Echeverría en 1987 sobre la desaparición de Juan Marcos Herman en la ciudad de Bariloche el 16 de julio de 1977, “Juan, como si nada hubiera sucedido”, es uno de los pocos y más contundentes testimonios en este sentido. Una contribución documental similar para el caso de El Bolsón en 2014 la constituye “La Memoria, otra historia del paraíso” del realizador Gustavo Marangoni sobre la desaparición de Julio César Schwartz el 1 de abril de 1978 y los silencios que al respecto rigieron la escena pública local.

  • 31 Matamala, Juan Domingo y Díaz González, Antolin, El Bolsón como yo lo conocí, El Bolsón, edición de (...)
  • 32 Mendes, José María y Blanco Daniel, “La historia de Handem Cerieldin, de su almacén y de algunos ca (...)
  • 33 Bondel, Conrado Santiago, Transformaciones territoriales y análisis geográfico en ámbitos patagónic (...)
  • 34 Mendes, José María, Sociedades del bosque. Espacio social, complejidad ambiental y perspectiva hist (...)
  • 35 Tozzini, María Alma, Pudiendo ser mapuche. Reclamos territoriales, procesos identitarios y Estado e (...)

11En cuanto a la historiografía de El Bolsón, ésta se encuentra en pleno proceso de construcción. Frente a producciones locales centradas en la recopilación de hechos y personajes de familias tradicionales de la zona, que omiten tanto las relaciones con el espacio regional así como la dimensión conflictiva constitutiva de todo orden social y particularmente aquellos procesos de radicalización y represión de los años setenta en la zona31, desde principios de este siglo se vienen desarrollando estudios sumamente valiosos para la comprensión de la dinámica local. Por su carácter fundante, se destaca en primer lugar la tesis de licenciatura de Mendes y Blanco32, quienes reconstruyeron la historia social y económica de El Bolsón entre 1900 y 1950 desde la perspectiva regional, dando cuenta de los circuitos incluso trasandinos en los que efectivamente estaba incorporado el entonces “Valle Nuevo” desde sus actividades agropecuarias previo a su fundación oficial en 1926, así como la preeminencia creciente de los sectores de comercio y de transporte en la configuración de su matriz económica y política posterior, a los que se incorporarían los industriales madereros. Posteriormente fueron desarrolladas la tesis doctoral de Bondel33 sobre las transformaciones territoriales que atravesó la región a medida que fue avanzando el proceso de urbanización; la tesis de maestría de Mendes34 que realiza una reconstrucción histórica de la Comarca como “sociedad del bosque” desde una perspectiva de larga duración; y la tesis doctoral de Tozzini35 sobre los procesos de autoidentificación de las comunidades indígenas en la zona. Todos estos constituyen aportes fundamentales para conocer los procesos sociales y económicos que moldearon estructuralmente la localidad a lo largo del siglo XX, así como la configuración de los sectores de poder y subalternos. Estas diversas contribuciones permiten iluminar aspectos contextuales hacia la construcción del problema poco explorado aún de la represión política y sus memorias en la historia reciente de El Bolsón, al cual está dedicada esta tesis. Asumo con ella un doble objetivo: por un lado, demostrar que la localidad no fue en absoluto ajena al proceso dictatorial ni a la represión política que lo precedió; por el otro, aportar a los estudios que demuestran que la reducción de la escala de análisis permite iluminar la complejidad de los procesos de memorias sobre pasados traumáticos, enriqueciendo la comprensión de los mismos.

  • 36 Ginzburg, Carlo, El juez y el historiador, Madrid, Anaya-Mario Muchnik, 1992.
  • 37 Traverso, Enzo, El pasado, instrucciones de uso. Buenos Aires, Prometeo, 2011, p. 74.
  • 38 Traverso, Enzo, El pasado, instrucciones de uso. Buenos Aires, Prometeo, 2011, p. 75.

12Ante los dilemas éticos, profesionales y personales propios de abordar como investigadora la trama de la que formo parte en mi vida cotidiana, la construcción de marcos epistemológicos que permitieran delimitar claramente la posición desde la que construyo y fundamento mis argumentaciones se volvió una tarea central. Durante la elaboración de la tesis, no fueron pocos los momentos en que fue necesario hacer el ejercicio de distinguir entre verdad judicial, verdad histórica, y los silencios sociales que me propuse indagar. Lejos de la primera -cuyo objetivo es la reconstrucción de los hechos para establecer responsabilidades, absolver inocentes y castigar a los culpables-, mi trabajo estuvo orientado a construir “la verdad del historiador” que, tal como afirma Carlo Ginzburg36, no tiene un carácter normativo, es siempre parcial y provisoria, y organiza su relato en función de circunstancias, preguntas y categorías de análisis propias de cada momento histórico. Con el objetivo de comprender los fenómenos abordados, el historiador “intenta echar luz sobre las estructuras subyacentes de los acontecimientos, las relaciones sociales en las cuales están implicados los hombres y las motivaciones de sus actos”37. Por ello, no menos imprescindible es reparar en que el estudio de pasados traumáticos recientes no se limita sólo a conocer “lo que sucedió”, sino que también se propone abrevar a la concientización colectiva acerca de que “eso que sucedió” no se limitó a un puñado de víctimas y victimarios; por el contrario, atravesó íntimamente las relaciones sociales dejando marcas evidentes en todo el tejido y trascendiendo en el tiempo. Como señala Traverso, “la imbricación de la historia, de la memoria y de la justicia están en el centro de la vida colectiva. El historiador puede operar las distinciones necesarias, pero no puede negar esa imbricación; debe asumirla, con las contradicciones que se derivan de ella”38.

  • 39 Roselli, Olga, Blanco, Daniel, Mendes, José María, “Pasado local, construcción del discurso históri (...)
  • 40 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección (...)

13A estos desafíos inherentes al objeto de estudio se sumaría un tercero: la propia naturaleza de la historia local como campo de poder. Como señalan Roselli, Mendes y Blanco39, en sociedades locales el conocimiento del pasado es un elemento de disputa en cuanto supone la posibilidad de develar u ocultar conflictos y aspectos poco presentables de grupos y personajes de las comunidades, al tiempo que puede fundamentar o legitimar acciones en el presente. Frente a un relato hegemónico compuesto por anécdotas y personajes tradicionales, que supone una comunidad sin desgarramientos, que no refleja las relaciones de poder existentes y no establece vinculaciones con la realidad extralocal, me propuse avanzar hacia una interpretación novedosa de la historia reciente social y política de El Bolsón, mediante la reconstrucción historiográfica de las experiencias represivas suscitadas en la localidad, así como las representaciones sobre ellas existentes en el discurso público local, dando cuenta también de sus silencios y olvidos. Para ello fue determinante atender, como indican Jelin y Del Pino40, al proceso particular de construcción histórica de la comunidad, con su temporalidad, relaciones, prácticas y sentidos propios; la relación del “adentro” comunitario con el “afuera”, es decir, el poder central, el Estado y las clases dominantes; y la consideración de los intereses locales y de poder que se ponen en juego en esta construcción, que hacen que no haya homogeneidad interna y que las luchas sean multidireccionales.

  • 41 Levi, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Burke, Peter, Formas de hacer historia, Madrid, Alianza U (...)
  • 42 Bourdieu, Pierre, “La ilusión biográfica”, en Bourdieu, Pierre, Razones prácticas, sobre la teoría (...)
  • 43 Grossberg, Lawrence, “Identidad y estudios culturales: ¿no hay nada más que eso?”, en Hall, Stuart (...)
  • 44 Elias, Norbert, “Introducción: ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados” (...)

14Planteada desde la perspectiva de la microhistoria41, la investigación se basa en la premisa de que la reducción de la escala de análisis no busca “ejemplificar” procesos ya explicados, sino que, por el contrario, trata de brindar nuevas claves interpretativas que permitan resignificar fenómenos, iluminar aspectos desconocidos o no suficientemente explorados. El análisis microhistórico permite hacer foco en las ambigüedades y pluralidad de interpretaciones posibles del mundo simbólico, así como en las luchas entabladas entre distintos grupos sociales por los recursos simbólicos y materiales, poniendo de relevancia la función de las contradicciones en la génesis del cambio social, así como el peso relativo de los sistemas normativos en la capacidad de agencia de los sujetos. El concepto de “trayectoria”42 ocupa aquí un lugar central toda vez que los sujetos actúan según recorridos previos y circunstancias históricas que definen sus posiciones en el espacio social, permitiendo, a la vez que restringiendo, las posibilidades de la experiencia, de representar esas experiencias y de legitimar esas representaciones43. En este último sentido, destaco junto con Norbert Elías44 el carácter performativo de las narrativas existentes y la eficacia de la estigmatización social para mantener el control social y el orden establecido en comunidades pequeñas.

  • 45 Levi, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Burke, Peter, Formas de hacer historia, Madrid, Alianza U (...)

15Por su parte, el “paradigma indicial” que guía esta perspectiva permite el abordaje de procesos tan vastos y complejos como lo es la aplicación del Terrorismo de Estado y sus posibilidades memoriales, toda vez que nos invita a acentuar “las acciones más nimias y locales para mostrar las brechas y espacios abiertos por las complejas incoherencias de todo sistema”45. Finalmente, y contra toda pretensión de objetividad en términos positivistas, el punto de vista del historiador constituye parte intrínseca del relato microhistórico toda vez que procura la incorporación explícita de los procedimientos utilizados, las limitaciones documentales y las construcciones interpretativas, invitando al lector a participar activamente de la construcción del razonamiento histórico.

  • 46 Franco, Marina y Levin, Florencia (comp.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo (...)

16El análisis de la represión política a escala local supuso también considerar el régimen de historicidad peculiar de la historia reciente como campo disciplinar específico, las diversas formas de coetaneidad entre pasado y presente que lo caracterizan, así como el diálogo permanente entre el/la investigador/a y los protagonistas/testigos del proceso investigado. Dado que se trata de un pasado en permanente proceso de actualización, alimentado tanto de representaciones y discursos socialmente construidos y transmitidos, así como de vivencias y recuerdos personales, la atención preferencial puesta sobre los procesos traumáticos se vincula con la reflexión sobre el mantenimiento del lazo social ante situaciones disruptivas en las vidas de los sujetos. En palabras de Franco y Levin, “en suma, tal vez, la especificidad de esta historia no se defina exclusivamente según reglas o consideraciones temporales, epistemológicas o metodológicas sino, fundamentalmente, a partir de cuestiones siempre subjetivas y siempre cambiantes que interpelan a las sociedades contemporáneas y que transforman los hechos y procesos del pasado cercano en problemas del presente”.46 Precisamente por las complejidades particulares que supone el trabajo de archivo para este tipo de investigaciones, el trabajo con memorias resulta una dimensión imprescindible a considerar.

  • 47 Halbwachs, Maurice, La memoria colectiva. Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2004.
  • 48 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Air (...)
  • 49 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI (...)
  • 50 Pollak, Michael, Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situacione (...)

17Desde los trabajos fundacionales de Maurice Halbwachs47, sabemos que las memorias son el resultado de procesos sociales, tienen un carácter plural, y que es en el marco de los diversos grupos sociales, desde intereses y valores del presente, donde se procesan los recuerdos, los silencios y los olvidos colectivos. A diferencia de los abordajes historiográficos tradicionales, esta perspectiva permite poner de manifiesto la complejidad y heterogeneidad de experiencias que se subsumen a las narrativas hegemónicas y que son performativas de las realidades contemporáneas, tanto desde el cuestionamiento explícito como desde los silencios mediante los que se manifiestan “las otras historias”. Su narración permite actualizar sentidos y significados diversos del “mismo” acontecimiento, recogiendo una multiplicidad de experiencias que de otra manera se mantienen subterráneas. Como advierte Pilar Calveiro48, no se trata de homogeneizarlas ni de hacerlas congruentes, sino que su riqueza reside precisamente en la posibilidad que brindan tanto para dar cuenta de la complejidad de los fenómenos, así como para abrir paso a nuevos relatos ocultos tras la versión hegemónica de los hechos y, con ellos, a los sujetos subalternizados por esa misma hegemonía. En este sentido, autores como Elizabeth Jelin49 y Michael Pollak50 han incorporado a las conceptualizaciones existentes la dimensión conflictiva que supone la construcción de las memorias sociales sobre el pasado reciente y las luchas políticas que atraviesan la producción de identidades (narradas, inestables, no esenciales) tras los eventos traumáticos, entendiendo el campo de las memorias sociales como un campo de luchas por la primacía de un sentido del pasado en la escena pública.

  • 51 Pollak, Michael, Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situacione (...)
  • 52 Portelli, Alessandro, “Lo que hace diferente a la historia oral” en Schwarzstein, Dora (comp.) La h (...)

18Por todo lo dicho, la historia oral brinda el encuadre metodológico más adecuado para asir la complejidad propia que supone la posibilidad de representar -volver a hacer presente- mediante el testimonio la experiencia traumática históricamente invisibilizada. Advierte Pollak que, en cualquiera de sus formas posibles, el testimonio resulta del “encuentro entre la disposición del [afectado] a hablar y las posibilidades de ser escuchado”, es decir, que es ante todo “una relación social que define los límites de lo que es efectivamente decible”51. El análisis sociológico debe reparar pues en las condiciones sociales que vuelven comunicable la experiencia, condicionando la extensión y naturaleza de las informaciones recopiladas, que, lejos de limitarse a dar cuenta de “lo que hizo” la gente, nos brindan además indicios acerca de “lo que deseaban hacer, lo que creían estar haciendo y lo que ahora piensan que hicieron”52. Por eso son tan importantes las informaciones “objetivas” sobre los hechos a indagar, como la cantidad de “cosas” que suceden al poner en lenguaje el recuerdo de experiencias traumáticas: olvidos, recurrencias, mezcla de fechas, lugares y personas, asociaciones libres, recuerdos abruptos, contradicciones, falacias, fallidos, quiebres, llantos, emociones diversas… Todo lo cual da cuenta de la densidad constitutiva de los fenómenos abordados, la trascendencia de sus marcas subjetivas en el tiempo y las dificultades propias de la falta de elaboración posterior.

  • 53 Flier, Patricia y Lvovich, Daniel (coord.), Los usos del olvido. Recorridos, dimensiones y nuevas p (...)
  • 54 Carnovale, Vera, Lorenz, Federico, y Pittaluga, Roberto, Historia, memoria y fuentes orales, Buenos (...)

19En espacios locales se agrega además la incidencia de elementos tales como las relaciones personales, familiares, vecinales, laborales, los rumores, el “boca en boca”, y la ausencia o escasez de medios de comunicación masivos, condicionando la tramitación personal y colectiva de memorias y silencios, con el efecto negativo que éstos ejercen sobre el vínculo social cuando son el resultado de la imposición por medio de la violencia. En no pocas ocasiones mis entrevistados me han confiado experiencias que no habían sido siquiera compartidas en el seno más íntimo. “Nunca conté esto antes así”, “entiendo para qué te sirve esto a vos, pero hay una vocecita adentro que pregunta ¿para qué me sirve esto a mí?”, sólo por citar algunas de las frases que resonaron en el transcurso de la investigación, dejando entrever resistencias profundas que en algunos casos pudieron ser sorteadas y en otros (aún) no. A lo largo del trabajo de campo fue posible revelar la eficacia performativa de la condena social del “algo habrán hecho”, presente en El Bolsón como en todos los rincones del país; la persistencia de los estigmas varias décadas más tarde que impiden hablar incluso de la ilusión reprimida, el proyecto objeto de persecución política, y la autocensura impuesta por no haber podido elaborar el trauma de la dictadura de manera colectiva. El “olvido” resulta así tanto de la destrucción de huellas como de la manipulación o el impedimento de las memorias, favoreciendo la reproducción de las relaciones de poder existentes53. De allí el compromiso intelectual, político y ético que supone el trabajo con fuentes orales, que requiere técnicas, temporalidades, sensibilidades y ritmos específicos, y que es materia de reflexión de diversos autores en nuestro país.54

  • 55 Enriquez Solano, Francisco, Estrategias para estudiar la comunidad donde vivimos, San José de Costa (...)

20Los testimonios recopilados fueron puestos en diálogo a su vez con una diversidad de fuentes documentales de época existentes sólo en parte en archivos consolidados, pero principalmente dispersas en una multiplicidad de acervos públicos, semi-públicos y privados que fueron descubiertos en la medida que avanzaba la investigación. Como advierte Enriquez Solano en relación con las particularidades de hacer historia local, “en todo momento se debe tener presente que los datos de ambas fuentes [orales y documentales] se deben comparar, a fin de complementar información, aclarar situaciones imprecisas, corregir errores que aparezcan en otras fuentes, en clasificaciones de éstas o en trabajos realizados por otras personas. Esta etapa además permite encontrar pistas para localizar nuevas fuentes”.55 El enorme trabajo artesanal que supuso esta reconstrucción -necesariamente incompleta e inacabada- del pasado local me permitió ir tejiendo un entramado que pusiera de relieve la diversidad de historias de represión que hasta aquí habían sido deliberadamente silenciadas, invisibilizadas e incluso negadas. Con este ánimo consulté entonces una diversidad de fuentes primarias y secundarias tales como prensa local -ediciones discontinuas resguardadas en reservorios personales y en algunos casos disponibles en la biblioteca del Instituto de Formación Docente Continua de El Bolsón-, provincial y nacional -en el Archivo del Diario Río Negro, el Archivo de Radio Nacional El Bolsón, y en gran medida a través de reservorios personales-; material audiovisual -documentales y films-, correspondencia, fotografías y grabaciones personales, materiales de organizaciones políticas, de derechos humanos y sociales de la localidad, reservorios digitales con material de los años setenta y ochenta, y publicaciones locales sobre historia de El Bolsón y la Comarca. Realicé también más de setenta entrevistas semi-estructuradas y abiertas a diversos actores significativos de la vida política y social local a lo largo de estos cuarenta años. A ello incorporé documentos obrantes en diversos acervos tales como los Archivos Provinciales de la Memoria de Río Negro y Chubut, la ex DIPBA obrante en el Archivo de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, el Archivo Nacional de la Memoria, la Biblioteca de la Legislatura de la Provincia de Río Negro y su Digesto Jurídico, el Archivo del Ministerio de Gobierno y el Archivo Central de Casa de Gobierno de Río Negro, el Archivo del Consejo Provincial de Educación, el Archivo de la Jefatura de la Policía de Río Negro y el Archivo municipal, entre otros. También he realizado observaciones de diversos actos públicos y trabajé en la incorporación crítica de la bibliografía local e internacional sobre historia reciente y memoria social, sobre la historia argentina contemporánea y específicamente de la historia de El Bolsón.

21En función de las fuentes disponibles, la exposición de la tesis fue organizada con un criterio cronológico y la determinación de los períodos abordados en cada capítulo responde al entrecruzamiento entre el contexto político nacional y regional y la configuración de la trama de relaciones en El Bolsón, a partir de la identificación de acontecimientos relevantes para la dinámica política local, los actores participantes y la diversidad de intereses en juego según las distintas coyunturas.

22El primer capítulo aborda el período que transcurre entre “la primavera camporista” hasta su reversión represiva bajo las presidencias de Lastiri, Perón y María Estela Martínez de Perón (1973-1975), período que a nivel provincial coincidió con la gobernación del dirigente justicialista Mario Franco y en El Bolsón con la intendencia de Antolín Díaz González, también peronista. En ese marco se sucedieron persecuciones y hostigamientos en nombre de “la depuración ideológica” que llevaba adelante el gobierno nacional a través de disposiciones legales e institucionales pero también mediante el ejercicio de procedimientos ilegales que incluyeron la violencia desplegada por la Triple A en todo el territorio argentino, y que en Río Negro estuvo a cargo del Jefe de Policía provincial Benigno Ardanaz. El foco estuvo puesto en el Plan de Salud implementado durante el gobierno de Franco -de carácter popular y alta calidad profesional, de infraestructura y equipamiento hospitalario-, al que Ardanaz consideraba “el caballo de Troya de la subversión”. En función de las luchas acontecidas en torno a su implementación en la provincia, analicé los conflictos que esta iniciativa suscitó en El Bolsón y que tuvieron como principal blanco el personal del hospital público local. La reconstrucción histórica del campo de la salud pública en Río Negro en general y en El Bolsón en particular me permitió dar cuenta del peso específico de sus referentes en la dinámica política de una localidad que contaba con apenas 2500 habitantes y que desde entonces sería impulsada como destino turístico por los gobiernos dictatoriales, a la vez que identificada por los sectores juveniles urbanos como sitio ideal para el desarrollo de la cultura “hippie”.

23El segundo capítulo revisa el proceso de gestación del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y los primeros dos años de la dictadura en Río Negro en general y El Bolsón en particular. La reconstrucción documental y testimonial me permitió dar cuenta de la plena integración de esta zona en la orquestación general de la represión, dando por tierra la mentada idea de “aislamiento” y ajenidad de El Bolsón respecto del proceso represivo, y develando simultáneamente la dimensión hasta ahora desconocida del terrorismo de Estado en la localidad y del plan regional que lo enmarcaba. Entre los principales hostigamientos revelados se encuentran la aplicación sistemática de mecanismos de disciplinamiento laboral sobre personal municipal, así como las tareas de inteligencia operadas sobre “grupos sospechosos” de la población desde un entramado represivo regional, y las diversas formas de persecución política sobre el personal de salud pública identificado con el Plan de Salud del período anterior. Se abordan asimismo dos casos emblemáticos de la represión en El Bolsón durante esta primera etapa dictatorial: por un lado, la prisión política sufrida por el Dr. Oscar Alberto Fattorini en el Penal de Rawson durante casi un año y medio y las derivaciones traumáticas de su silenciamiento posterior; por el otro, la detención, desaparición y reciente aparición de Héctor Domingo Inalef, cuyo caso revela los alcances dramáticos del accionar impune y prepotente de las fuerzas de seguridad sobre los sectores más empobrecidos de la sociedad.

24El tercer capítulo lleva por título la pregunta que inspiró esta tesis, y está centrado en el análisis minucioso del caso de Julio César Schwartz, secuestrado en El Bolsón el 1 de abril de 1978 y desaparecido desde entonces. Mediante la reconstrucción testimonial por parte de familiares y vecinos, junto con documentos que dan cuenta de su reconocimiento público como miembro activo de la comunidad, el capítulo reconstruye su trayectoria previa a su llegada desde Buenos Aires, las relaciones establecidas durante su estadía, las circunstancias en que tuvo lugar su secuestro y los sinuosos caminos recorridos por la familia en su búsqueda posterior. Asimismo, se reconstruyen los comportamientos sociales que el episodio suscitó en la trama local que derivaron en su inmediato silenciamiento. A ello, se agrega una revisión de las políticas de desarrollo, control y vigilancia aplicadas durante la intendencia de facto del Ingeniero Miguel Cola (1978-1983), bajo cuyo gobierno ocurrió por un lado el hecho trágico, y al mismo tiempo se consolidó el perfil turístico “paradisíaco” de la zona, con el apoyo de los estados provincial y nacional y “las fuerzas vivas” de las que el propio Schwartz había formado parte.

25El cuarto capítulo enfoca los primeros trabajos de memorias operados tras la recuperación de la democracia, y está organizado en dos partes. La primera aborda las iniciativas impulsadas a nivel provincial bajo el gobierno de Álvarez Guerrero, en línea con la política promovida por el Presidente Raúl Alfonsín. Entre ellas se cuentan las iniciativas legislativas de reincorporación de trabajadores cesanteados antes y durante el régimen dictatorial, así como el intento de investigación del denominado “Plan Martillo”, un sistema de inteligencia que involucraba a la totalidad de los intendentes municipales así como a las máximas autoridades provinciales y a la propia Jefatura de Policía en plena dictadura. Pero principalmente el análisis está centrado en el trabajo realizado por la Comisión de Derechos Humanos, creada bajo la órbita del ejecutivo provincial, integrada, entre otros, por personalidades destacadas de los organismos de derechos humanos de la región y que, simultáneamente a la labor de la CONADEP, investigó la desaparición de personas en Río Negro, cuyo informe final no fue nunca publicado. En ese marco, el foco estuvo puesto en la labor de la Comisión en El Bolsón a través de su Delegación Andina, los hallazgos de la investigación, las repercusiones locales de su actividad y los limitados alcances que tuvo la información recopilada.

26La segunda parte del cuarto capítulo está centrada exclusivamente en el particular proceso de conformación de la delegación local de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, su génesis, contradicciones y el perfil que asumió su lucha en el plano local, tensionada por la denuncia de nuevas formas de violencia y represión, así como por el enfrentamiento con el camino descendente que recorrió el proceso de judicialización de las violaciones a los derechos humanos a partir de la sanción de las leyes de impunidad. La reconstrucción documental y testimonial permitió dar cuenta de las consecuencias operadas en el plano local por ambos movimientos, eclipsando un trabajo de denuncia que hiciera foco en las víctimas locales de la represión estatal de los tiempos del terrorismo de Estado, a la vez que el último intendente de la dictadura reeditaba su actuación ahora elegido mediante el voto popular.

27El quinto y último capítulo aborda el extenso período que va desde 1990 hasta 2012, para dar cuenta de las modulaciones locales que asumió el proceso transcurrido entre el silencio y la impunidad de los años noventa -junto con las contradicciones que supusieron las medidas de reparación económica del menemismo-, hasta la explosión de la memoria local de la represión, a partir del nuevo contexto político impulsado por los gobiernos kirchneristas. El análisis indaga en el proceso de construcción del relato local sobre la historia de El Bolsón, las presencias y ausencias que éste supuso en relación con el pasado reciente, tanto en su versión oficial como en una versión alternativa elaborada por los sectores que protagonizaron localmente la resistencia al proyecto neoliberal. Finalmente, el abordaje del período kirchnerista se centró en la identificación de los hitos locales que permitieron resignificar la lucha del movimiento de derechos humanos, generando las iniciativas necesarias para la reapropiación comunitaria de la causa y la reconstrucción de esa historia local de represión silenciada. De este modo, fue posible identificar aquellos procesos locales que habilitaron la inscripción social de la existencia de un desaparecido en la localidad, ya no como un mero reflejo del acontecer nacional, sino en función de la propia historia de la localidad y sus tensiones y alianzas constitutivas.

  • 56 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Air (...)

28Así, mediante un recorrido que abarca casi cuatro décadas, la historia reciente de El Bolsón fue recreada desde un ángulo hasta aquí no transitado: el análisis del proceso de movilización política y represión que atravesó una localidad pretendidamente “paradisíaca”, donde en apariencia los procesos de confrontación social y la violencia estuvieron al margen de su apacible historia. La indagación acerca de la desaparición de Julio César Schwartz y su silenciamiento posterior me llevó a conocer y analizar primero el caso de Oscar Fattorini y desde allí tomé conocimiento de numerosas historias sobre las formas diversas que asumió la represión en la localidad. Todas ellas atravesadas por el común denominador de haber sido deliberadamente invisibilizadas en la escena pública, con las marcas traumáticas que esto genera tanto en la identidad de las personas como en los vínculos sobre los que se teje la comunidad. El des-cubrimiento de estas experiencias -que en absoluto se agotan en las presentadas en esta tesis y que merecen por ello seguir siendo estudiadas- y la consiguiente puesta en lenguaje para su tramitación colectiva permite tanto habilitar formas de reparación personales, así como la posibilidad de resignificar la dimensión profunda de esta historia que hasta aquí se había mantenido oculta, silenciosa y subterránea para la localidad. Como demuestra la presente investigación, también a escala local los sectores dominantes actuaron con violencia en defensa de sus intereses particulares, silenciando posteriormente lo ocurrido, tanto para ocultar responsabilidades propias como para invisibilizar que hubo otros que no se conformaron con ocupar el lugar de subordinación asignado. Mediante la reposición de estas voces fue posible entonces hacer inteligible la trayectoria que asumió la memoria social en El Bolsón y cómo este pasado, cuarenta años después, se hizo presente y comenzó a interpelar a la comunidad del “paraíso, mágico y natural” poniendo en cuestión la pretendida ajenidad respecto de los horrores suscitados. Coincido por ello con Calveiro cuando señala que el llamamiento a la memoria es una “demanda ética”, una “resistencia a los relatos cómodos. En este sentido, la memoria es sobre todo acto, ejercicio, práctica colectiva. (…) No existen las memorias neutrales, sino formas diferentes de articular lo vivido con el presente. Y es en esta articulación precisa, y no en una u otra lectura del pasado, que reside la carga política que se le asigna a la memoria”.56 Se trata por ende de poner de relieve los sentidos que el pasado tuvo para sus protagonistas, especialmente aquellos en posiciones subalternizadas y estigmatizadas por la hegemonía, y, al mismo tiempo, lejos de considerar los acontecimientos como sucesos extraordinarios y aislados, descubrir los sentidos que esa memoria puede tener para el presente, estableciendo conexiones que tiendan a la emancipación y la construcción de relaciones sociales más justas e igualitarias.

29En definitiva, a partir del análisis microhistórico, la tesis que aquí presento permite entonces complejizar la mirada sobre el Terrorismo de Estado como fenómeno político, social y cultural, a la vez que reafirmar la existencia de un plan sistemático de aniquilamiento que llegó hasta los rincones más recónditos del territorio nacional, aun en aquellos que, como El Bolsón, todavía se pretenden ajenos a la dinámica que adquirió la represión política de los años setenta. Asimismo, y mediante la reconstrucción de los diversos contextos históricos y políticos que signaron a los procesos memoriales, esta investigación permite precisar las especificidades que asumió el proceso represivo a escala local, desnudar las estrategias oficiales así como las diversas formas de participación civil, y la elaboración posterior de memorias sociales – silencios y olvidos – sobre la violencia estatal por parte de diversos actores según las distintas coyunturas históricas y políticas.

Topo da página

Notas

1 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI Editores, 2003.

2 Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

3 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2002.

4 Da Silva Catela, Ludmila, No habrá flores en la tumba del pasado: la experiencia de reconstrucción del mundo de los familiares de desaparecidos, La Plata, Ediciones Al Margen, 2001.

5 Crenzel, Emilio, Memorias enfrentadas: el voto a Bussi en Tucumán, Colección Diálogos, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán, 2001.

6 Feld, Claudia, Del estrado a la pantalla: las imágenes del juicio a los ex comandantes en Argentina, Madrid, Siglo XXI, 2002.

7 Lorenz, Federico, “¿De quién es el 24 de marzo?”, en Jelin, Elizabeth (comp.), Las conmemoraciones: Las disputas en las fechas in- felices, Madrid, Siglo XXI, 2002, p. 53-100.

8 Groppo, Bruno y Flier, Patricia, La imposibilidad del olvido. Recorridos de la memoria en Argentina, Chile y Uruguay. La Plata, Al Margen / Bibliothéque de Documentation Internationale Contemporaine, 2001.

9 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2002.

10 Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

11 Garaño, Santiago y Pertot, Werner, Detenidos-aparecidos. Presas y presos políticos desde Trelew a la dictadura, Bueno Aires, Biblos, 2007; Garaño, Santiago (2010): “El ‘tratamiento’ penitenciario y su dimensión productiva de identidades entre los presos políticos (1974-1983)”, Iberoamericana, 2010, X, n° 40, p. 113-130.

12 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Norma Editorial, 2006; Schmucler, Héctor (comp.), Política, violencia, memoria. Génesis y circulación de las ideas en la Argentina de los años sesenta y setenta, Colección Antropología y Sociología, La Plata, Al Margen, 2009; Hilb, Claudia, Usos del pasado. Qué hacemos hoy con los setenta. Buenos Aires, Siglo XXI, 2013, entre otros.

13 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI Editores, 2003, p. 7.

14 Crenzel, Emilio, Memorias enfrentadas: el voto a Bussi en Tucumán, Colección Diálogos, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán, 2001.

15 Mombello, Laura, “La Capital de los Derechos Humanos”, en Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comps.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2003, p. 209-232.

16 Scatizza, Pablo, Un Comahue violento. Dictadura, represión y juicios en la Norpatagonia argentina, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2016.

17 Águila, Gabriela, Dictadura, represión y sociedad en Rosario. 1976/1983. Un estudio sobre la represión y los comportamientos y actitudes sociales en dictadura, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2008.

18 Lvovich, Daniel, “Burócratas, amigos, ideólogos y vecinalistas: el reclutamiento de funcionarios municipales de Morón durante la última dictadura militar (1976-1983)”, en Bohoslavsky, Ernesto y Soprano, Germán, Un Estado con rostro humano. Funcionarios e instituciones estatales en la Argentina (1880 a la actualidad), Los PolvorinesUniversidad Nacional de General Sarmiento, 2010, p. 411-430.

19 Jensen, Silvina, Diálogos entre la historia local y la historia reciente en argentina. Bahía Blanca durante la última dictadura militar, Actas XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles, 2010.

20 Gatica, Mónica, ¿Exilio, migración, destierro? Trabajadores chilenos en el noreste de Chubut (1973-2010), Buenos Aires, Prometeo, 2013.

21 Águila, Gabriela, Dictadura, represión y sociedad en Rosario. 1976/1983. Un estudio sobre la represión y los comportamientos y actitudes sociales en dictadura, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2008; Lvovich, Daniel, “Sistema político y actitudes sociales en la legitimación de la dictadura militar argentina (1976-1983)”, Ayer, Revista de Historia Contemporánea, 2009, n° 75, Madrid, Asociación de Historia Contemporánea y Marcial Pons Historia, p. 275-299; Lvovich, Daniel, “Burócratas, amigos, ideólogos y vecinalistas: el reclutamiento de funcionarios municipales de Morón durante la última dictadura militar (1976-1983)”, en Bohoslavsky, Ernesto y Soprano, Germán, Un Estado con rostro humano. Funcionarios e instituciones estatales en la Argentina (1880 a la actualidad), Los PolvorinesUniversidad Nacional de General Sarmiento, 2010, p. 411-430; Rodríguez, Laura, “Políticas educativas y culturales durante la última dictadura militar en Argentina (1976-1983). La frontera como problema”, Revista Mexicana de Investigación Educativa, 2010, Consejo Mexicano de Investigación Educativa, p. 1251-1273; Zapata, Mariángeles, “Gobierno municipal y políticas de legitimación a nivel local ante el agotamiento del ‘Proceso’ (1980-1982). El caso del municipio de Junín.” En Actas VI Jornadas de Sociología de la UNLP. Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Departamento de Sociología, La Plata, 2010; Canelo, Paula, “Represión, consenso y ‘diálogo político’. El Ministerio del Interior durante la última dictadura militar argentina”, Política / Revista de Ciencia Política, 2014, vol. 52-2, p. 219-241; Canelo, Paula, “La importancia del nivel municipal para la última dictadura militar argentina: un estudio a través de sus documentos reservados y secretos (1976-1983)”, Historia (Santiago), 2015, vol. 48-2, p. 405-434.

22 Águila, Gabriela; Garaño, Santiago; Scatizza, Pablo (coord.), Represión estatal y violencia paraestatal en la historia reciente argentina: Nuevos abordajes a 40 años del golpe de Estado, La Plata, Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2016.

23 López, Susana, Representaciones de la Patagonia: colonos, científicos y políticos. 1870-1914, La Plata, Al Margen, 2003; Kropff, Laura, “Indios, chilotes y vecinos en una ciudad patagónica”, Cuadernos de antropología social, 2003, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, Dossier Nº16, p. 211-229; Delrio, Walter Mario, Memorias de expropiación. Sometimiento e incorporación indígena en la Patagonia. 1872-1943, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2005; Bandieri, Susana, Historia de la Patagonia, Buenos Aires, Sudamericana, 2005; Bandieri, Susana, “La Patagonia: mitos y realidades de un espacio social heterogéneo”, en Gelman, Jorge (comp.), La Historia Económica Argentina en la encrucijada: Balances y perspectivas, Buenos Aires, Prometeo, 2006, p. 389-410; Nuñez, Paula (comp), Miradas Transcordilleranas. Selección de trabajos del IX Congreso Argentino Chileno de Estudios Históricos e Integración Cultural, San Carlos de Bariloche, IIDyPCa. CONICET. UNRN, 2011; Benclowicz, José Daniel, “Migración chilena, pueblos originarios y discursos sobre Bariloche: reflexiones en torno a las representaciones hegemónicas en la historia reciente”, Estudios Trasandinos, 2012, vol. 17-1, p. 83-96; Ramos, Ana Margarita, Crespo, Carolina y Tozzini, María Alma (comp.), Memorias en lucha. Recuerdos y silencios en contextos de subordinación y alteridad, Viedma, Editorial UNRN, 2016; Pérez, Pilar, Archivos del silencio. Estado, indígenas y violencia en la Patagonia Central. 1878-1941, Buenos Aires, Prometeo, 2016, entre otros

24 Camino Vela, Francisco, La dinámica política en la provincia de Río Negro (Argentina) desde mediados del siglo XX: el predominio de la Unión Cívica Radical, tesis doctoral en Historia. Universidad de Sevilla, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Historia de América, 2011.

25 Labrune, Noemí, Buscados. Represores del Alto Valle y Neuquén. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1988.

26 Mombello, Laura, “La Capital de los Derechos Humanos”, en Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comps.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2003, p. 209-232.

27 Scatizza, Pablo, Un Comahue violento. Dictadura, represión y juicios en la Norpatagonia argentina, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2016.

28 Perez Pertino, Pedro Francisco, La Juventud Peronista Regional VII. Una experiencia de militancia política en la Patagonia Norte. 1972-1976. Tesis de Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad Nacional de Quilmes, 2016.

29 Suarez, Rubén Ángel, “Depuración ideológica y violencia institucional en Río Negro. Orden del día en los tiempos del Jefe de Policía Comandante Principal de Gendarmería (RE) Benigno Mario Ardanaz, 1974-1975”, ponencia presentada en Jornadas Crimen y sociedad. Diez años de estudio sobre policía, delito y justicia en perspectiva histórica, San Carlos de Bariloche, 12, 13 y 14 de octubre 2016.

30 Suarez, Rubén Ángel, “Secreto. El Silencio de los Intendentes. Una aproximación al estudio de las formas represivas y de control social en el ámbito municipal durante la dictadura. El plan “Martillo” y sus antecedentes en la provincia de Río Negro (1977-1983)”, ponencia presentada en IX Seminario Internacional Políticas de la Memoria. 40 años del golpe cívico-militar: reflexiones desde el presente. Buenos Aires, 3, 4 y 5 de noviembre 2016.

31 Matamala, Juan Domingo y Díaz González, Antolin, El Bolsón como yo lo conocí, El Bolsón, edición de autor, 1987; Matamala, Juan Domingo, El Bolsón, historia y toponimia, El Bolsón, edición de autor, 1999; Matamala, Juan Domingo, El embrujo de El Bolsón, El Bolsón, edición de autor, 2000; Matamala, Juan Domingo, El Bolsón, historias del paraíso, El Bolsón, edición de autor, 2002; Matamala, Juan Domingo, El Bolsón, testimonios, El Bolsón, edición de autor, 2003; Matamala, Juan Domingo, Historia del periodismo en El Bolsón, El Bolsón, edición de autor, 2008; Matamala, Juan Domingo, Libro de notas a mano, El Bolsón, edición de autor, 2009; Matamala, Juan Domingo, Mitos y leyendas de El Bolsón, El Bolsón, edición de autor, 2010; Sales, Fernando y Catania, Oscar, El Bolsón de antes. Historias de Pioneros. De 1862 a 1916, El Bolsón, edición de autor, 2001.

32 Mendes, José María y Blanco Daniel, “La historia de Handem Cerieldin, de su almacén y de algunos cambios sociales en el Valle de El Bolsón 1920-1950”, en Bandieri, Susana, Blanco, Graciela y Varela, Gladys, Hecho en Patagonia. La historia en perspectiva regional, Neuquén, EDUCO – Universidad Nacional del Comahue, 2006, p. 211-229.

33 Bondel, Conrado Santiago, Transformaciones territoriales y análisis geográfico en ámbitos patagónicos de montaña. La Comarca Andina del Paralelo 42, tesis doctoral en Geografía, Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2008.

34 Mendes, José María, Sociedades del bosque. Espacio social, complejidad ambiental y perspectiva histórica en la Patagonia andina durante los siglos XIX y XX. Tesis de Maestría en Teoría y Metodología de las Ciencias Sociales. Programa de Estudios de Posgrado de CLACSO. Convenio CLACSO-FLACSO, 2010.

35 Tozzini, María Alma, Pudiendo ser mapuche. Reclamos territoriales, procesos identitarios y Estado en Lago Puelo. Provincia del Chubut. Tesis Doctoral en Antropología Social. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 2012.

36 Ginzburg, Carlo, El juez y el historiador, Madrid, Anaya-Mario Muchnik, 1992.

37 Traverso, Enzo, El pasado, instrucciones de uso. Buenos Aires, Prometeo, 2011, p. 74.

38 Traverso, Enzo, El pasado, instrucciones de uso. Buenos Aires, Prometeo, 2011, p. 75.

39 Roselli, Olga, Blanco, Daniel, Mendes, José María, “Pasado local, construcción del discurso histórico y el estatus social de los historiadores. Los fabricantes de historia, o historiando a los historiadores locales”, Actas IV Congreso de Historia Social y Política de la Patagonia Argentino-Chilena. El rescate de la memoria en la construcción de la historia, Secretaría de Cultura de Chubut, 2001, p. 71-75.

40 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comp.), Luchas locales, comunidades e identidades, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI Editores, 2003.

41 Levi, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Burke, Peter, Formas de hacer historia, Madrid, Alianza Universidad, 1996, p. 119-143; Ginzburg, Carlo, “Microhistoria: dos o tres cosas que sé de ella”, Manuscrits, 1994, n° 12, p. 13-42; Ginzburg, Carlo, El queso y los gusanos. El cosmos, según un molinero del SXVI, Colección Atajos, Madrid, Muchnik Editores, 1999.

42 Bourdieu, Pierre, “La ilusión biográfica”, en Bourdieu, Pierre, Razones prácticas, sobre la teoría de la acción, Barcelona, Anagrama, 1997, p. 74-83.

43 Grossberg, Lawrence, “Identidad y estudios culturales: ¿no hay nada más que eso?”, en Hall, Stuart y Du Gay, Paul (comps.), Cuestiones de identidad cultural, Buenos Aires, Amorrortu, 2003, p. 148-180.

44 Elias, Norbert, “Introducción: ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados”, en Elias, Norbert y Scotson, J.L, The Established and Outsiders. A Sociological Enquiry into Community problems, Londres, Sage Publications, 1994. Traducción Vera Weiler, profesora Universidad Nacional de Colombia.

45 Levi, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Burke, Peter, Formas de hacer historia, Madrid, Alianza Universidad, 1996, p. 119-143, p. 138.

46 Franco, Marina y Levin, Florencia (comp.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Colección Espacios del Saber, Buenos Aires, Paidós, 2007, p. 35.

47 Halbwachs, Maurice, La memoria colectiva. Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2004.

48 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Norma Editorial, 2006.

49 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2002.

50 Pollak, Michael, Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situaciones límite. La Plata, Al Margen, 2006.

51 Pollak, Michael, Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situaciones límite. La Plata, Al Margen, 2006, p. 56.

52 Portelli, Alessandro, “Lo que hace diferente a la historia oral” en Schwarzstein, Dora (comp.) La historia oral, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1991, p. 36-52.

53 Flier, Patricia y Lvovich, Daniel (coord.), Los usos del olvido. Recorridos, dimensiones y nuevas preguntas, Rosario, Prohistoria, 2014.

54 Carnovale, Vera, Lorenz, Federico, y Pittaluga, Roberto, Historia, memoria y fuentes orales, Buenos Aires, Cedinci Editores - Memoria Abierta, 2006; Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008; Pozzi, Pablo, “Editorial: Esencia y práctica de la historia oral”, Historia, voces, memoria, Revista del Programa de Historia Oral, 2012, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, n° 4, p. 7-12; entre otros.

55 Enriquez Solano, Francisco, Estrategias para estudiar la comunidad donde vivimos, San José de Costa Rica, Editorial Universidad Estatal a Distancia, 2004, p. 39.

56 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Norma Editorial, 2006, p. 377.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Marina Ayelén Mereb, « ¿Paraíso, mágico y natural? Historia y memorias de la represión política en El Bolsón. 1974-2012 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Extratos de teses, posto online no dia 11 dezembro 2017, consultado o 25 abril 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71711 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.71711

Topo da página

Autor

Marina Ayelén Mereb

Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio. IIDyPCa. CONICET. UNRN. ayemereb@yahoo.com.ar

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página