Navigation – Plan du site
Débats | 2018
Dynamiques révolutionnaires. Politique(s), État et société au Mexique – Coord. Romain Robinet
Ivonne Meza Huacuja

Juventud, masculinidad, Estado y revolución: de los Batallones Escolares a las Tribus de Exploradores Mexicanos

Youth, masculinity, State and Revolution: from the Batallones Escolares to the Tribus de Exploradores Mexicanos
[16/02/2018]

Résumés

El presente artículo ofrece una aproximación a la historia del establecimiento de las asociaciones escultistas juveniles impulsadas por el gobierno mexicano desde finales del siglo XIX, con los Batallones Escolares, hasta 1929, con el establecimiento de las Tribus de Exploradores Mexicanos en zonas rurales. La premisa central es que las instituciones centradas en los jóvenes, así como las tipologías elaboradas sobre dicho grupo de edad, reflejan los intereses políticos y las preocupaciones y necesidades sociales de los individuos o congregaciones que las establecieron. Por dicha razón, los objetivos del artículo contemplan el análisis del contexto histórico-político que permitió la aparición de las distintas agrupaciones scouts en México, los propósitos de su instauración, su organización y las actividades realizadas por sus miembros.

Haut de page

Notes de l’auteur

Agradezco la asesoría de Sergio Moreno Juárez, especialista en estudios género, cuyas observaciones y recomendaciones sobre el tema de las masculinidades han sido fundamentales para la elaboración del presente trabajo.

Texte intégral

Introducción

1Con el estallido de la Revolución mexicana se dio inicio a un periodo de reacomodo de actores anteriormente presentes en el panorama nacional dentro de una nueva reestructuración político-social posrevolucionaria. El replanteamiento de las relaciones entre los distintos sectores sociales y la aparición de nuevos sujetos y organizaciones de índole diversa jugaron un papel primordial en la reconstrucción del país. Mujeres, indígenas, niños, adolescentes, jóvenes, aunque cada uno en momentos distintos, tuvieron un papel protagónico en dichas transformaciones. Ya fuera como agentes de cambio por medio de acciones provenientes de la formación y adscripción a agrupaciones políticas, religiosas, sindicales, escolares o estudiantiles, o como objeto de proyectos gubernamentales o institucionales (iglesias, partidos políticos).

  • 1 De acuerdo con algunos psicólogos y pedagogos de la época, como el estadunidense G. Stanley Hall (1 (...)
  • 2 Véase Kett, Joseph, Rites of Passage. Adolescence in America 1790 to the Present, New York, Basic B (...)

2En el presente artículo mis observaciones se concentran en los jóvenes, particularmente en un caso que ejemplifica la incorporación gradual de las nuevas observaciones científicas sobre la adolescencia y los adolescentes – considerada la primera etapa de la juventud – como un grupo social visible en el panorama urbano capitalino y como parte de la política nacional posrevolucionaria, específicamente dentro del ramo educativo1. El análisis se centrará en el desarrollo histórico de los distintos grupos escultistas que dieron forma a las Tribus de Exploradores Mexicanos establecidas por la Secretaría de Educación Pública en 1926. El impulso a asociaciones de este tipo respondió a las preocupaciones de algunos funcionarios por concretar la formación de ciudadanos de acuerdo a las expectativas y retóricas de los distintos regímenes, así como al deseo de incorporar dentro de las políticas educativas nacionales acciones que complementarían los esfuerzos recientemente implementados en algunas escuelas secundarias y preparatorias sobre la forma adecuada de tratar a los adolescentes y las actividades apropiadas para el desarrollo armónico de su cuerpo y de su mente. Muchas de estas iniciativas – promovidas y recomendadas por psicólogos y pedagogos estadunidenses – fueron adoptadas y adaptadas durante la época por los gobiernos e instituciones de México y otros países de occidente2.

3Mi punto de llegada son las Tribus de Exploradores Mexicanos, las cuales representaron uno de los primeros esfuerzos de la Secretaría de Educación Pública (1921) – institución centralizadora de las políticas educativas – para intervenir en la formación extracurricular de los jóvenes de los sectores sociales medios y altos de las ciudades.

  • 3 Puede considerarse al militar como la versión institucionalizada del guerrero presente en las socie (...)
  • 4 Cabe destacar que estos valores también fueron impulsados en las aulas de las escuelas primarias y (...)

4La organización de las Tribus, al igual que otras asociaciones juveniles contemporáneas y predecesoras, debe contemplarse como el producto inicial de una serie de esfuerzos enfocados en el reforzamiento de prototipos de masculinidad castrense entre las generaciones no adultas desde el siglo XIX3. A pesar de estar ligadas al espíritu militarista de fin de siglo, las actividades impulsadas a través de dicha institución se enfocaron en promover entre los adolescentes algunos aspectos del nacionalismo mexicano revolucionario, como el rescate de las culturas autóctonas, sus mitos y leyendas. Aunado a ello, se pretendió reforzar el ejercicio de valores cívicos y morales, como la lealtad, la justicia, la bondad, el compañerismo, el dominio de sí mismos, entre otros, así como la importancia del cultivo de la salud y del fortalecimiento del cuerpo4.

  • 5 La protestante Young Men´s Christian Association (YMCA) establecida en México en 1902, los Batallon (...)

5El acercamiento a la organización y funcionamiento de distintas agrupaciones escultistas juveniles da cuenta de la heterogeneidad – en ocasiones homogeneidad – de algunos objetivos socio-políticos de los distintos regímenes y congregaciones religiosas protestantes y católicas5. Del mismo modo, visibiliza la existencia de una diversidad de proyectos y expectativas (en ciertos momentos confrontados) que algunos sectores de la sociedad mexicana tuvieron sobre el futuro del país en un tiempo determinado. Dicho devenir fue asociado con los jóvenes cuya formación significó la sobrevivencia, a corto plazo, de las distintas comunidades políticas y religiosas, pues fungieron como perpetuadores o transformadores de ideologías.

  • 6 MacLeod, David I., Building the Character in the American Boy, Madison, The University of Wisconsin (...)

6El impulso de asociaciones escultistas, deportivas y religiosas juveniles fue fortalecido por la presencia de los nuevos postulados científicos, pedagógicos y psicológicos sobre la adolescencia y los adolescentes generados principalmente en los Estados Unidos a partir de las últimas décadas del siglo XIX6. Dichos principios apuntalaban a la adolescencia como un periodo de gran susceptibilidad que requería de la guía imperiosa de algún adulto, preferentemente especializado en su tratamiento. Quizás pueda entonces definirse a las Tribus de Exploradores como parte de los esfuerzos del gobierno y del mundo adulto mexicano por alcanzar la consolidación de los proyectos revolucionarios. Es decir, como una forma de integración del país al grupo de naciones modernas a partir de la aplicación de los nuevos postulados científicos, de los prototipos modernos de masculinidad y de la adopción y constitución de organizaciones para adolescentes y jóvenes presentes en América y Europa.

  • 7 Córdova, Arnaldo, La política de masas del cardenismo, México, Era, 1974; Aziz Nassif, Alberto, El (...)
  • 8 Chávez, Ezequiel A., Ensayo de psicología de la adolescencia, México, Cultura, 1928, p. 141.
  • 9 Ibid., p. 65.

7Como ya fue expuesto en un principio, con la irrupción de la Revolución mexicana comenzó un periodo de reorganización nacional en la que mujeres, obreros, grupos campesinos y jóvenes estudiantes salieron a la escena política y publica para reclamar un espacio, derechos, presencia y participación dentro del “nuevo” proyecto estatal. Una forma eficiente de control de los posibles brotes de descontento social y de incorporación de las demandas de dichos sectores fue a través del afianzamiento del corporativismo como la forma de interlocución entre el Estado y la sociedad civil mexicana desde el régimen de Álvaro Obregón, pero con mayor fuerza a partir de la década de 19307. También, ese tipo de agrupaciones basadas en la congregación de jóvenes por grupo de edad fue justificada por observaciones y tipologías científicas sobre la adolescencia, las cuales señalaban que el instinto gregario era una de las características más significativas de la vida social del adolescente8. Psicólogos y pedagogos recomendaban encauzar dicho comportamiento “natural” incorporando actividades formativas que sirvieran para el mejoramiento físico, moral y mental de los jóvenes bajo la tutela adulta9.

8El trabajo que a continuación presento está dividido en tres secciones basadas en el surgimiento cronológico de las diferentes agrupaciones escultistas juveniles establecidas con apoyo gubernamental. La primera está orientada a estudiar algunos grupos que antecedieron o/e influenciaron la constitución de las Tribus de Exploradores Mexicanos durante el siglo XIX y la primera década del siglo XX, como fueron los Ejércitos Infantiles y los Batallones Escolares. Su establecimiento guardó relación con la tendencia – presente en algunas naciones occidentales – de ofrecer entrenamiento militar a niños y jóvenes en los centros educativos, de suscitar sentimientos de unidad nacional y de organizar cuerpos de defensa frente a cualquier intervención extranjera en el país. En la segunda parte, ofrezco una tenue explicación sobre los escenarios nacional e internacional que permitieron la aparición de organizaciones escultistas juveniles. Propiamente se centra en el análisis del establecimiento y evolución de dichas asociaciones surgidas desde el estallido de la Revolución mexicana hasta el periodo presidencial de Plutarco Elías Calles.

9La tercera y última parte se centra en el funcionamiento de las Tribus de Exploradores Mexicanos en 1926, así como en su transformación a lo largo de los distintos regímenes presidenciales, desde el Maximato hasta 1929, tras la separación de algunos jóvenes católicos que fundarían los Scouts de México y se incorporarían a la Acción Católica Mexicana. Del mismo modo, pretendo demostrar que las asociaciones escultistas para adolescentes fueron portadoras de ideales de masculinidad imbricados en las instituciones y sociedades que propusieron su instauración, ya que dichas expectativas guardaron estrecha relación con los conceptos de ciudadanía. No obstante, esos prototipos sobre la adolescencia se transformaron a través del tiempo de acuerdo con las preocupaciones, proyectos sociales y con los acontecimientos nacionales e internacionales.

Juventud y militarización en el Porfiriato

  • 10 En dicha época era un consenso generalizado entre especialistas, funcionarios y líderes religiosos (...)

10Como parte de la reorganización política de los Estados-nación a finales del siglo XIX, la educación pública se convirtió en un vehículo para la difusión de las ideas propias del nuevo sistema político en algunos países occidentales. Los proyectos de homogeneidad cultural y lingüística, las nociones de ciudadanía y el nacionalismo resultaron fundamentales para el establecimiento, centralización e institucionalización del poder gubernamental. De forma paralela, la implementación de las modernas concepciones sobre la adolescencia – aquellas sustentadas en observaciones científicas sobre las particularidades de los cambios fisiológicos, psíquicos y de comportamiento iniciados en la pubertad, así como las preocupaciones sobre la “susceptibilidad” de los adolescentes frente a los estímulos considerados entonces “decadentes” de la modernidad – contribuyeron a la formulación de una serie de reformas al sistema educativo, con las que se buscó incorporar, educar y controlar a los individuos del “nuevo” grupo de edad10. En pocas palabras, las preocupaciones e intereses de funcionarios, científicos y pedagogos vieron en la educación y en los adolescentes el último eslabón para la fusión de los proyectos internacionales de mejoramiento social tras la consolidación de ciertos proyectos político-nacionales.

  • 11 Chaoul Pereyra, María Eugenia, “Enseñar la religión de la patria: tiempo y espacio en la escuela pr (...)
  • 12 Sobre la enseñanza del civismo y de la historia véase Bazant, Mílada, Historia de la educación dura (...)

11Desde el triunfo del liberalismo en México, a finales del siglo XIX, la escuela fue concebida como un espacio de homogeneización cultural, de difusión de ideas nacionalistas, de nociones de ciudadanía y de arquetipos de masculinidad y feminidad hegemónicos11. La enseñanza de la historia y el civismo en las escuelas públicas, por ejemplo, se convirtió a lo largo de los años en vehículo de concientización y concreción de dichos prototipos, ligados con una percepción hegemónica de lo militar y la violencia como elementos definitorios de la masculinidad. El culto a los héroes, la narración de hazañas heroicas, inclusive de aquellas en las que los “niños” habían sido copartícipes, formaron parte del corpus de enseñanzas en las escuelas primarias y en la Escuela Nacional Preparatoria de la ciudad de México durante el porfiriato12.

  • 13 Plascencia de la Parra, Enrique, “Conmemoración de la hazaña épica de los niños héroes: su origen, (...)

12Dos ejemplos representativos sobre dichas narrativas fueron los casos de Narciso Mendoza, quien a sus trece años de edad, en 1811, encabezó la compañía de “los emulantes” – batallón infantil organizado por el insurgente José María Morelos y Pavón durante el proceso autonomista novohispano – y la defensa en 1847 del Colegio Militar en la ciudad de México por parte de seis jóvenes cadetes (de entre 13 y 19 años) denominados “niños héroes”, quienes, de acuerdo con algunos autores de la época, defendieron heroicamente su institución de los ataques y la ocupación de los ejércitos estadunidenses13. Los relatos sobre las hazañas de dichos personajes, rescatados como lecturas en las escuelas capitalinas durante el porfiriato, además de promover la lealtad y el fervor a la patria entre los estudiantes, fungieron como ejemplos sobre la actuación que se esperaba de ellos en caso de cualquier conflagración.

13En algunas notas periodísticas, entre 1886 y 1888, es posible encontrar breves menciones sobre la aplicación práctica de dichos discursos por medio del establecimiento de los Ejércitos Infantiles. En dichas agrupaciones se buscó la preservación de las bases organizativas castrenses entre los sectores no adultos mediante su participación en desfiles conmemorativos y ceremonias cívicas donde se recrearon acontecimientos histórico-patrióticos, pues fungían como salvaguardas de la memoria histórica nacional, a la vez que otros niños contribuían con representaciones de pasajes heroicos de la historia nacional:

  • 14 “México” en El Tiempo, año IV, núm. 931, p. 1-2, 25/09/1886.

A las nueve de la mañana, en la plaza de ciudad, estaba dispuesta a marchar la procesión cívica que en seguida recorrió las principales calles. Despuntaba la marcha una fila de la guardia municipal, en seguida, una parte del ejército infantil, organizado para el ejército, marchaba obedeciendo a los toques de su clarín, seguía un carro alegórico que conducía al anciano cura de Dolores representado por un niño con un traje especial ; a su lado se veía la América representada por una graciosa niña: Morelos e Iturbide, de pie y con espada en mano, y el al frente tres preciosas niñas ofreciendo a los caudillos los tres colores nacionales estrellas brillantes de fondo blanco. Seguía otra parte del ejército infantil al mando de sus pequeños jefes que vestían el traje superior militar: Luego iban los alumnos de los colegios y escuelas municipales con sus respectivos estandartes, y, por último, las autoridades locales con los principales vecinos cerraban la marcha14.

  • 15 “Soldaditos” en El Escolar Mexicano, 01/7/1888, año 1, n° 2, p. 6; Visita a Chihuahua del Señor Pr (...)
  • 16 “Revista Extranjera”, El Centinela Español, año 3, n° 344, 03/09/1882.
  • 17 Ruiz, Luis E., Tratado elemental de pedagogía, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fome (...)
  • 18 Chaoul Pereyra, María Eugenia, “Enseñar la religión de la patria: tiempo y espacio en la escuela pr (...)

14Entre 1888 y 1911 proliferó la instauración de los denominados Batallones Escolares en algunas escuelas primarias de la Ciudad de México, Puebla, Estado de México, Veracruz, Chihuahua y Colima15. Al igual que en las agrupaciones homónimas francesas y alemanas, en México la educación miliar fue observada como una forma de consolidación de las bases de los ejércitos nacionales, a la vez que contribuía al desarrollo y fortalecimiento del cuerpo16. Los Batallones fueron constituidos por los alumnos varones de algunas escuelas primarias. Los estudiantes de primer y segundo año, además de practicar ejercicios gimnásticos, participaban en marchas militares; a los del tercer grado se les enseñaba a manejar las mazas y a los de cuarto, además del perfeccionamiento gimnástico, se les entrenaba en el manejo del fusil17. El adiestramiento militar y, por ende, el despliegue del patriotismo de los niños y jóvenes era exhibido semanalmente en plazas públicas al igual que en desfiles y ceremonias conmemorativas de la gesta insurgente frente a la mirada de los transeúntes y espectadores18.

15Un capítulo importante con respecto a los rumbos de las asociaciones militares juveniles en el país y de la educación moderna para los adolescentes fue la formación de profesionistas y profesores mexicanos en el extranjero. Algunos de ellos, como Ezequiel A. Chávez, Manuel Velázquez Andrade, José U. Escobar y Andrés Osuna, fueron enviados por autoridades gubernamentales a universidades europeas y estadunidenses para estudiar las nuevas teorías psico-pedagógicas sobre el cuidado de los niños y adolescentes y los programas especializados en su formación. Muchas de estas ideas, como el establecimiento de una escuela especializada en este último grupo de edad – la escuela secundaria en 1925 – y el impulso de asociaciones escultistas, entre otras, fueron adaptadas a las “necesidades” de los adolescentes mexicanos con mayor fuerza durante las décadas de 1920 y 1930.

El futuro nuevo ciudadano y la aparición del escultismo en México

  • 19 Ramírez Rancaño, Mario, “La república castrense de Victoriano Huerta” en Historia Moderna y Contemp (...)

16La militarización de la juventud estudiosa durante los primeros años de la Revolución mexicana debe concebirse como una continuación con respecto a las viejas nociones patrióticas de lealtad y defensa de la patria del siglo XIX. Además de constituir un método correctivo frente a la rebeldía innata de los adolescentes – sustentada como tal por los psicólogos de la época – y del temido “afeminamiento” de los hombres, su instauración respondió a la inquietud de los distintos regímenes revolucionarios de controlar los posibles levantamientos armados incitados por grupos que contendían por el poder presidencial. Es decir, la militarización de los estudiantes desde los espacios educativos, en donde paralelamente recibían una instrucción con contenido nacionalista, fue un recurso para contener los brotes de descontento y para constituir las bases de un ejército nacional semi-profesional con jóvenes que debían estar dispuestos a luchar contra los proyectos alternativos de nación con miras a mantener la paz del país19.

  • 20 Manfred F. Boerneke, et al, Anticipating Total War: The German and American Experiences 1871-1914, (...)
  • 21 Grant, Julia, “A ‘Real Boy’ and Not a Sissy: Gender, Childhood, and Masculinity, 1890-1940”, Journa (...)
  • 22 Jordan, op. cit.

17La belicosidad en México no debe descontextualizarse del ambiente internacional. La Guerra de los Boer y las diferentes luchas por la defensa de las colonias en el periodo previo a la Primera Guerra Mundial promovieron la formación de agrupaciones escultistas juveniles cuyo objetivo principal fue preparar militarmente a las nuevas generaciones en caso de cualquier urgencia defensiva de sus propias naciones20. Las Boy’s Brigade, creadas y dirigidas por el general inglés Robert Baden-Powel en 1883, dieron forma a los Boys Scouts of America (BSA) fundados en los Estados Unidos en 1910 por el naturalista y escritor Ernest Thompson-Seton, por el editor y explorador William D. Boyce y por el ilustrador y reformista Daniel Carter Beard. Ambos constituyen los ejemplos más ilustrativos de dichos esfuerzos. Algunos de los principales objetivos de los Scouts contemplaban el reforzamiento de un prototipo de masculinidad propio de los varones blancos de los sectores medios urbanos – condición que se consideraba perdida entre los jóvenes nacidos en los Estados Unidos –, el fomento del nacionalismo entre los hijos de migrantes, la ayuda al prójimo, el trabajo en equipo y el aprendizaje de las técnicas de sobrevivencia de las tribus nativas estadunidenses, de los pioneros (colonos) y de los ejércitos occidentales21. Sin embargo, dicha organización se enfocó en reforzar una estructura jerárquica entre los sectores sociales al encauzar prioritariamente la formación de los adolescentes clase medieros de las ciudades22.

18Es importante recalcar que los scouts estadunidenses fueron instaurados como una organización enfocada en la formación de los adolescentes – posteriormente se abrirían ramas juvenil e infantil –, de ahí que su cuerpo directivo estuviera compuesto por psicólogos, médicos, pedagogos y reformistas especializados en dicho grupo de edad, como G. Stanley Hall, Daniel Carter Beard y Ernest Thompson-Seton, además de los directivos de la Young Men´s Christian Association (YMCA) y, por supuesto, el general Baden-Powel.

19La forma y función del escultismo estadunidense fue implementado en México justo con el advenimiento de las modernas teorías psicológicas y pedagógicas sobre la adolescencia. Aunque éstas últimas fueron introducidas durante la segunda mitad del régimen porfiriano (últimas décadas del siglo XIX y primera del XX), particularmente en los planes y programas de estudio de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP), la concreción de los proyectos de los gobiernos revolucionarios – como la difusión y asimilación del nuevo nacionalismo mexicano – y la constitución de nuevos ideales con respecto al futuro ciudadano mexicano contribuyeron a generar un interés cada vez mayor por el establecimiento de programas formativos para dicho grupo de edad. Tomando en consideración este contexto me surgen las siguientes preguntas, mismas que serán resueltas en las subsecuentes líneas: ¿Cuáles fueron las razones que llevaron al establecimiento de un movimiento inspirado en una organización extranjera durante un periodo de reformulación y establecimiento de un nacionalismo férreo? ¿El formato y los objetivos de los Boy Scouts fueron replicados en las Tribus de Exploradores Mexicanos? ¿Difirieron las expectativas sobre los adolescentes mexicanos con respecto al modelo estadunidense? ¿Cuáles fueron los impulsados en las asociaciones mexicanas?

  • 23 Para mayor información sobre la postura y participación de los estudiantes en la Revolución véase G (...)
  • 24 F. P. García, “Actas de las dos primeras sesiones del sexto periodo ordinario, celebrados por el Co (...)

20Tras confabular el asesinato del líder revolucionario Francisco I. Madero, el general Victoriano Huerta asumió el control del país (19 de febrero de 1913 a 15 de julio de 1914) rodeado y ayudado por un gabinete de antiguos porfiristas, procurando mantener la vigilancia de los estudiantes de la capital. Pese a la neutralidad política de la mayoría de los jóvenes capitalinos clase medieros frente al conflicto revolucionario, el apoyo visible de algunos grupos estudiantiles al gobierno de Porfirio Díaz y el de un pequeño grupo de preparatorianos a las tropas zapatistas, Huerta decretó la militarización de las escuelas universitarias, la Escuela Nacional Preparatoria y las secretarías de Estado23. De acuerdo con fuentes de la época, dicha decisión fue acatada por la necesidad defensiva del país tras la invasión norteamericana en 1912, para neutralizar los brotes de descontento tras la ocupación de Huerta de la presidencia y como una medida disciplinaria frente al mal comportamiento de los estudiantes en las aulas universitarias, incluyendo a los alumnos de la preparatoria24.

  • 25 Entre ellas las del director del departamento físico de la YMCA en la ciudad de México, P.K. Holmes (...)

21A diferencia de las prácticas militares durante el porfiriato, que buscaron el entrenamiento de los niños, durante el régimen de Huerta se suscitaron algunas discusiones en torno a las razones por las que tales esfuerzos serían contraproducentes. Dichas argumentaciones, por cierto, se basaban en las teorías psicopedagógicas en boga que pugnaban por el desarrollo de actividades físicas e intelectuales acordes con la edad biológica de los educandos25. Una de las discusiones que sobresalen con respecto a la resistencia de la implementación de ejercicios militares para niños fue la del pedagogo Leopoldo Kiel, secundada por el psicólogo, pedagogo y abogado Ezequiel A. Chávez durante los Congresos Universitarios celebrados en marzo y abril de 1913:

  • 26 F. P. García, “Actas de las dos primeras sesiones del sexto periodo ordinario, celebrados por el Co (...)

El Director General de Educación Primaria dijo que la escuela elemental, la escuela popular, debe proponerse la formación de futuros ciudadanos, atendiendo a las principales necesidades de la Nación […] Pero que, con todo, no es la escuela primaria la que debe preparar militarmente, porque para que se diera algún fruto la enseñanza militar tendría que suprimirse la que hoy se está dando en dichas escuelas, que es inútil y ridículo, e implantarse otra organizada bajo régimen militar, lo cual sería imposible con los niños, a quienes se tiene que respetar y conceder toda la libertad que exige el desenvolvimiento de la personalidad26.

  • 27 “Organización disciplinaria militar”, Boletín de la Escuela Nacional Preparatoria (1913), 4-3, 1 de (...)
  • 28 Garciadiego, op.cit., p. 221-224.
  • 29 Boletín de la Escuela Nacional Preparatoria, (1913), 4-1, 1 de agosto de 1913, p. 39-40.

22La resolución de Huerta tampoco fue bienvenida por los alumnos y profesores de la Escuela Nacional Preparatoria, algunos de los cuales renunciaron a la institución27. Como una medida para despertar el interés de los adolescentes, Huerta implementó un programa de militarización que incluía prácticas ecuestres y de tiro, además de la entrega de uniformes militares gratuitos.28 Aparentemente, las protestas de los preparatorianos con el paso del tiempo fueron disminuyendo, quizá porque a pesar de la férrea disciplina en la institución y los castigos de tipo militar gozaban de mayores libertades para poder salir del plantel durante sus horas libres, claro está con la autorización escrita de sus padres29. La militarización estudiantil en tiempos de Huerta guardó continuidad con los intentos de integración de los adolescentes y otros sectores juveniles clase medieros al proyecto nacional porfirista, al promover la formación de ejércitos organizados y, además, al contribuir a la configuración de algunas formas de masculinidad moderna, principalmente aquellas difundidas desde instituciones gubernamentales estrechamente ligadas con el fortalecimiento del cuerpo, la virilidad y la belicosidad.

  • 30 Velázquez Andrade, Manuel, “los batallones de exploradores”, El Imparcial, 27/10/1913.

23Uno más de los intentos por involucrar a los adolescentes en actividades castrenses durante la breve presidencia de Huerta fue el establecimiento, en 1913, de la primera organización escultista gubernamental que llevó el nombre de Batallones de Exploradores. Dicha institución había sido organizada por Manuel Velázquez Andrade y Ricardo Contreras bajo los auspicios de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. De acuerdo con Velázquez, los Batallones Escolares habían fracasado por la ya mencionada resistencia de ciertos sectores sociales en México ante la formación castrense de niños y jóvenes, y porque estos habían mostrado poco entusiasmo por ese tipo de educación30. Algunos objetivos a alcanzar con el establecimiento de dicha asociación fueron la preparación física y espiritual de los jóvenes para su participación en la sociedad y en la defensa de la patria:

  • 31 Ibidem.

Se reconoce la gran influencia que la religión tiene en la educación y preparación del joven, como un elemento social y patriota; se concede asimismo un valor a la influencia que ejercen el espíritu y la acción eminentemente creyentes en los destinos de una nación, y por tal motivo se ofrece una oportunidad para desarrollar el sentimiento religioso sin intolerancias ni sectarismos31.

24Velázquez Andrade justificaba el coqueteo de su organización con la religiosidad frente al laicismo propio del liberalismo, asociando valores cívicos con principios religiosos considerados fundamentales para la formación ciudadana. Aceptaba, además, ser una copia del movimiento scout estadunidense:

  • 32 “Los Batallones de Exploradores, Boy Scouts”, El Independiente, 12 /11/1913.

Los “Boy Scouts” de los Estados Unidos, consideran “que ningún niño puede llegar a ser un buen ciudadano, sin reconocer sus deberes hacia Dios”. “La creencia en Dios como un poder reguladores y director del universo y el reconocimiento agradecido hacia él, por sus favores y bendiciones, es necesario para llegar a ser el mejor tipo de ciudadano y es un gran elemento en la educación del joven32.

  • 33 “Importante conferencia sobre la utilidad de los Boy Scouts”, El Independiente, 24 /10/1913.

25Como una medida para promover la adscripción de jóvenes a su organización se realizaron conferencias en las escuelas preparatorias, en la Escuela de Artes y Oficios para hombres, en la Escuela Superior de Comercio y Administración, así como en el Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología. En éste último, Velázquez Andrade citaría en octubre de 1913 a los alumnos de la Escuela Normal Superior para asistir a la plática titulada “Importancia educativa, cívica y patriótica de los Batallones de Exploradores”33. Además, durante los últimos tres meses de 1913 se le reservó la columna semanal intitulada “Los jóvenes exploradores o Boy Scouts”, en el periódico El Independiente, para dar a conocer la organización y objetivos de esta nueva institución juvenil:

  • 34 Ibidem.

El profesor indicó que desde el punto de vista social, la trascendencia de su trabajo era ya notable en los países en que por fortuna se han ya instituido, pues sus prácticas cívicas las ejecutan diariamente, no sólo para honrar la memoria de sus padres, de sus héroes, sino practicando actos cívicos que a diario se desarrollan en las calles, reuniones públicas, etc. […] Desde el punto de vista de la educación del carácter, se persigue el propósito de hacer hombres de acción disciplinados, resueltos y dueños de sí mismos34.

  • 35 Goyzueta, “Declaración de principios de los Boy Scouts” en El Independiente, 14/11/1913.

26Aparte de emular el lema de los Boy Scouts of America (BSA), “Siempre listos”, Velázquez prácticamente imitaría su organización, objetivos e incluso su juramento e instructivos. Posteriormente, Ricardo A. Goyzueta contribuiría con el periódico presentando algunos relatos y ejercicios propios para los jóvenes scouts, muy a la manera de la revista Boys´Life, órgano oficial de los BSA. Goyzueta pondría énfasis en la necesidad del desarrollo y cuidado del cuerpo y de la moral como herramienta fundamental para responder rápidamente “con cualquier reacción necesaria en el momento preciso”, tanto para ayudar al prójimo y, principalmente, para defender a la Patria35.

  • 36 Ibidem.

27A diferencia de los BSA los Batallones de Exploradores tenían como propósito el entrenamiento militar de los jóvenes mexicanos. Se exhortaba a los chicos a guardar siempre el cumplimiento de las leyes del país, a ayudar a la policía para disolver bandas de muchachos y jugadores de canicas en las calles, a ofrecerse a la conducción de heridos y a mantener alejados de la vista pública a los hombres y mujeres alcoholizados. Se promovía la práctica del deporte para estimular el desarrollo y la buena constitución corpórea, a través de disciplinas como el foot-ball, el base-ball y el cricket, y la formación de una compañía salvadora para auxiliar en caso de siniestro a hombres, mujeres y seres vivos36.

  • 37 “La Institución de los Boy Scouts”, El Independiente, 15/11/1913.

28Las quejas sobre el mal uso que Velázquez Andrade había hecho de los Boy Scouts como una institución primordialmente militarista no tardaron mucho en aparecer. Ricardo Contreras, a través de la nota “La institución de los Boy Scouts”, en El Independiente, afirmaba que el objetivo principal del General Baden Powel era “hacer de los niños actuales hombres del futuro que se basten a sí mismos en todas las circunstancias de la vida”. Contreras aprovechó el espacio para criticar el sedentarismo en las escuelas, el cual propiciaba que la juventud perdiera el vigor físico y la fuerza de voluntad “por la sujeción a un régimen disciplinario que convierte al niño en un ser pasivo, incapaz de pensar y obrar por impulso propio”37.

  • 38 “Acerca de los Boy-Scouts”, El Estudiante, 1/02/1914.

29Otro grupo en desacuerdo, pero bajo otro tenor, fue el Centro de Estudiantes Católicos (antecedente de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, ACJM) que argüía que la introducción del credo protestante en México a través de la instauración de organizaciones extranjeras, como los Boy Scouts y la Young Men´s Christian Association (YMCA), era una violación a los orígenes nacionales católicos, además de que promovía la destrucción familiar al separar a los jóvenes de sus padres para pertenecer a una colectividad. Es decir, se temía la desobediencia y el menosprecio a los adultos a partir del desarrollo individual38.

  • 39 “Los jóvenes exploradores (Boy Scouts)” en El Independiente , 21/12/1913.

30Aunque los Batallones eran apoyados “moralmente” por el gobierno federal, la institución sobrevivía de contribuciones personales, de cuotas de socios honorarios y miembros benefactores. Velázquez Andrade, a través de la comparación del apoyo material que estas agrupaciones recibían por parte de sus gobiernos, aludía a la necesidad de un apoyo económico similar para el caso mexicano39.

31El gobierno federal no era el único en proponer la fundación de una organización de Boy Scouts en México. En 1913 la Iglesia Metodista Episcopal, a través de su revista El Abogado Cristiano, comentaba incluso la existencia de una organización scout juvenil llamada “Muchachos Exploradores”, dependiente de la YMCA, también conocida como Asociación Cristiana de Jóvenes. Los intereses de esta institución religiosa se enfocaron en dar solución a los problemas intrínsecos a la modernización de las ciudades, como la vagancia y la delincuencia y, por otro lado, en impulsar la modernidad, preparar a los futuros ciudadanos y promover el desarrollo del país:

  • 40 “La Asociación Cristiana de Jóvenes”, El Abogado Cristiano, 30/01/1913.

La riqueza mayor de México, no está en sus minas, sus haciendas, en su agricultura, ni en sus ferrocarriles, la forman los jóvenes porque de su carácter y de su industria dependerá dentro de pocos años la producción de sus minas, de sus fértiles campos y de sus ferrocarriles, y hasta el futuro mismo de la patria. Para conservar y desarrollar la fuerza vital de todas las naciones (sus jóvenes) la Asociación ha nacido a la vida moderna y ha salido avante. La existencia, tal cual es hoy y los tiempos actuales, han creado peligros especiales y problemas difíciles para los jóvenes de todos los países, y de aquí la necesidad de una agencia oficial para su protección y ayuda40.

  • 41 AGN, Instrucción Pública y Bellas Artes, Caja 328, Leg, 10, Exp. 33, 1914.

32Para enero de 1914 es posible observar que los Batallones de Exploradores habían cambiado su nombre por el de Exploradores Mexicanos. La crítica sobre la prevalencia de un programa militar seguramente había hecho mella en Velázquez Andrade o quizá esta nueva denominación haya simplemente respondido a razones administrativas cuando el gobierno mexicano finalmente decidió otorgarle apoyo económico e incorporarlo oficialmente dentro de la Sub-Secretaría de Instrucción Pública. Evidentemente, a partir de este nuevo periodo como Exploradores el objetivo iba más allá de incorporar a adolescentes clase medieros a sus filas, pues se buscaba realizar propaganda en las escuelas privadas y oficiales – primaria superior y preparatorias – ubicadas principalmente en el Distrito Federal, sin dejar de lado al resto del país41.

  • 42 Ibidem.

33La escasa e incompleta información encontrada en el Archivo General de la Nación advierte la organización y redacción, por parte de Velázquez Andrade, de los “Estatutos y Reglamentos de los Exploradores Mexicanos”, esperando que la misma Subsecretaría nombrara un cuerpo encargado de estudiar y dictar su fallo definitivo. Aunado a ello, solicitaba el permiso y el financiamiento para la publicación de un folleto y una revista explicativa sobre el movimiento, según él muy solicitada por los maestros para su distribución en “escuelas, medios sociales y agrupaciones científicas”42.

34La reorganización como Exploradores Mexicanos se fundamentaba en las nuevas expectativas nacionales. Velázquez Andrade comenzaba por justificar la importancia del establecimiento de esta organización bajo nuevos postulados, uno de ellos refería la necesidad de resguardar al país de los peligros de “la frontera norte”, un pueblo poderoso en hombres, riqueza y civilización. Afirmaba que los Exploradores representaban la materialización de una responsabilidad patriótica para preparar “desde los albores de la juventud, a los futuros defensores de nuestra autonomía, nuestra tierra común y nuestra nacionalidad”:

  • 43 Ibidem.

El culto del esfuerzo lleva a los pueblos como a los individuos, a la meta del triunfo y la civilización y si queremos que nuestra nacionalidad se salve, nuestra raza vuelva a ocupar el pedestal de grandeza que las mejores épocas han alcanzado; si anhelamos ser una nación respetable y respetada, necesitamos, ante todo, hacer de cada joven mexicano, un hombre de iniciativa y carácter, templado en el dolor físico, activo, resuelto emprendedor, industrioso y decidido.43

35La transformación como Exploradores también respondió a una serie de denuncias sobre la desorganización social presente en el país a causa, sobre todo, de la lucha revolucionaria. El reforzamiento de la subordinación de los jóvenes bajo los adultos y de los civiles bajo el aparato gubernamental se convirtió en una preocupación apremiante. Velázquez Andrade promovió la necesidad de fomentar la disciplina individual y la práctica de hábitos de obediencia. Argumentaba que el civismo enseñado en las escuelas era teórico e inservible al no poder ser puesto en práctica por los jóvenes para el bienestar de la comunidad. El Explorador devenía entonces en la configuración de un nuevo joven mexicano que sería formado a partir de las carencias de la sociedad y de acuerdo con las modernas nociones pedagógicas y psicológicas sobre el cuidado de los adolescentes.

36Los Exploradores, según se exponía en el oficio, serían una organización impulsada desde el gobierno por medio del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, debido a la indiferencia y apatía de los ciudadanos por solucionar los problemas sociales. Sin embargo, no podía depender económicamente del mismo, por tal motivo debía promover la participación social a través de las cuotas de los socios activos y los miembros protectores, así como de los filántropos. Evidentemente, al igual que el caso estadunidense, la asociación se limitaba a la adscripción y formación de los jóvenes mexicanos de los sectores medios y altos de la ciudad, considerados futuros líderes y conductores del país.

  • 44 Luis González Obregón fue un cronista e historiador, fungió como director de varias publicaciones c (...)

37El Explorador Mexicano se convirtió en la revista oficial del movimiento bautizado finalmente con el nombre de Asociación de Exploradores Mexicanos. Al igual que Boy´s Life, la revista mexicana anunciaba como presidente honorario de la asociación al presidente de la república, como vicepresidentes honorarios al ministro de Instrucción Pública, al ministro de Guerra y Marina y al rector de la Universidad Nacional, y como presidente efectivo del Comité Nacional, a Gabriel Mancera. Entre los miembros del Comité de Redacción encontramos nombres de reconocida trayectoria, como Luis González Obregón, Alfonso Pruneda, Ezequiel A. Chávez y el mismo Manuel Velázquez Andrade44.

38Velázquez Andrade llegaría a un acuerdo con el Inspector General de Educación Primaria referente a la instauración de los Exploradores como una actividad escolar complementaria en la formación física, intelectual y social de los educandos. Sin embargo, antes de proseguir con su expansión a nivel nacional se implementarían inicialmente en algunas escuelas para observar las dificultades que podía enfrentar su instauración oficial.

39Sin indicios sobre cuál fue la suerte de dicha institución tras el derrocamiento de Huerta en julio de 1914, presumo que su “desaparición” fue sólo temporal. Desde la llegada de Venustiano Carranza a la presidencia provisional del país, ese mismo año, las políticas en torno a los jóvenes mexicanos se enfocaron en el reforzamiento de algunos idearios revolucionarios. Aunque en los siguientes regímenes presidenciales se mantuvieron ciertos objetivos presentes desde el siglo XIX, como el fortalecimiento del cuerpo y el carácter mediante actividades extracurriculares, durante el carrancismo las instituciones formadoras de jóvenes proliferaron, dando lugar incluso a la aparición de grupos escultistas y organizaciones juveniles ajenas a la acción gubernamental, entre ellas los Scouts de México y la Asociación Católica de la Juventud Mexicana (ACJM).

40La retórica del gobierno constitucionalista encabezado por Carranza afirmaba que, para que la Revolución diese frutos, era necesario garantizar la sobrevivencia de las reformas implementadas, como la gratuidad y laicidad educativa, la separación Iglesia-Estado, entre otras. La preparación adecuada de los jóvenes, particularmente de los sectores socioeconómicos medios y altos, fue considerada el medio para asegurarlas y respetarlas:

  • 45 “La obra revolucionaria de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes”, Boletín de Educaci (...)

Mientras los ciudadanos conscientes de sus deberes y de sus derechos no existan en número suficiente para formar un gran núcleo director, las instituciones democráticas se hallarán amenazadas en nuestro país. La definitiva exaltación del alma nacional radica en eso. Y si hasta ahora los gobiernos de México se han preocupado, cuando mucho, por la cultura intelectual, creando clases privilegiadas por su saber, aunque descuidadas por lo que a cultura moral y física se refiere, la Revolución ha incluido en su programa un propósito: el de conseguir que la educación -no simplemente la enseñanza- que se imparta en las escuelas integre para las nuevas generaciones ciudadanos completos, en los que el equilibrio intelectual, moral y físico sea riguroso y este de acuerdo con la función social que desempeñen45.

  • 46 “Fue tomado el pueblo de Sta. Isabel. El simulacro de los Boy Scouts en La Villa”, El Pueblo, 20/05 (...)

41Entre 1917 y 1918 se dio impulso a los ejercicios físicos dentro de las escuelas normales y privadas. Saltan a la luz, por ejemplo, las fiestas deportivas en la Escuela Normal para Maestras organizadas por los maestros de la Escuela de Perfeccionamiento dependiente de la Dirección de Enseñanza Militar de la Secretaría de Guerra y Marina, a cuyo cargo se encontraba la enseñanza de ejercicios físicos en los planteles educativos de la capital. Por su parte, el Sr. Federico Clark había fundado para 1918 los Boy Scouts del Colegio Alemán, pero al igual que Velázquez Andrade su premisa básica era el entrenamiento militar de los jóvenes estudiantes. El 20 de mayo, relata el periódico El Pueblo, se celebró la representación, junto con el Cuerpo de Exploradores del Distrito Federal, de una batalla a la cual asistiría el presidente de la república Venustiano Carranza, miembros del Estado Mayor y la Guardia Presidencial.46

42Durante el régimen de Álvaro Obregón las Tribus Indígenas Mexicanas fueron organizadas, en 1921, por José U. Escobar, conferencista y director del Departamento Juvenil y Estudiantil de la YMCA. Su aparición estuvo estrechamente ligada con la creación de la Secretaría de Educación Pública, con el proyecto nacionalista de José Vasconcelos y con la adopción de la cultura indígena como referente de mexicanidad. Los objetivos militaristas que el escultismo había tenido hasta entonces en México se fueron diluyendo para dar impulso a la búsqueda de la unidad nacional y el rescate del elemento indígena como mito fundacional, aspectos que se convertirían en las características distintivas de dicha organización. El lema de las Tribus Indígenas Mexicanas sería “La Reconstrucción del espíritu patrio por medio de la juventud”.

  • 47 “Palabras a los jóvenes” en El Maestro, 2/05/1921.
  • 48 Véase Grant, op. cit.
  • 49 Jordan, op. cit. p. 130-169.

43La fundación de las Tribus Indígenas, aunque comenzó como un proyecto independiente, trató de imitar algunas acciones emprendidas en las diferentes naciones de Europa, Latinoamérica y Norteamérica en torno al mejoramiento de sus juventudes. Las Tribus Indígenas emularían otros proyectos semejantes, como los “Tuxis” de Canadá, los “Muchachos Águilas” de Italia e inclusive a la BSA, dedicados especialmente a laborar en pro del mejoramiento del hombre joven47. El rescate del pasado indígena era un elemento que el naturalista estadunidense Ernest Thompson-Seton había integrado a la BSA y que diferenciaba a este movimiento de su contraparte inglesa. Eran distintivos del movimiento estadunidense el rescate de las técnicas de sobrevivencia de los indios nativos, sustentada sobre todo por las recomendaciones de algunos psicólogos de la época de permitir la expresión del salvajismo propio de la adolescencia – similar al de los nativos americanos –, pero canalizándolo positivamente a partir del control desde el mundo adulto48. Del mismo modo, la concientización sobre la conservación de los recursos naturales, la flora y la fauna del país, fueron algunos de los fines de las excursiones y los campamentos organizados para complementar la formación de los jóvenes scouts49.

44Aun cuando Escobar aceptaba la semejanza en los programas, afirmaba la originalidad de las tribus mexicanas al considerarlas “algo genuinamente nacional”, sobre todo por las denominaciones nahuas que se les daba a los líderes de las tropas y a los diferentes niveles de escultistas. Sin embargo, a pesar de las discusiones de la época sobre la naturaleza de los indígenas modernos y su inserción en los proyectos modernizadores nacionales, las Tribus Indígenas Mexicanas rescataban a los indios del pasado contribuyendo a la construcción de un nuevo discurso nacionalista integrador:

  • 50 “Labor del porvenir” en Educación Física, 1/02/1923.

Las tribus que en épocas pretéritas poblaron el suelo mexicano, encontramos palpables y vigorosas las virtudes de la audacia, la fortaleza, el valor, el ingenio abundante en recursos, que llevaba a sus guerreros y a sus sacerdotes a fundar ciudades, a triunfar de la hostilidad de sus enemigos y de las inclemencias de la naturaleza. […]Al evocar las virtudes de la raza de bronce fundadora de nuestra estirpe, las Tribus Indígenas Mexicanas tratan de despertar en la juventud el espíritu de fortaleza que se apreste a combatir el enervamiento social, la injusticia, el vicio, la mentira y a formar una patria nueva por medio de la educación el altruismo, el mejoramiento de la comunidad, la cultura, el amor a la naturaleza, a la vida noblemente vivida50.

  • 51 “Palabras a los jóvenes, ¿Qué son las Tribus Indígenas Mexicanas?” en El Maestro, 01/05/1921, p. 17 (...)
  • 52 Jackson Albarrán, Elena, “Los exploradores, la Cruz Roja y la expresión infantil del nacionalismo e (...)

45Organizativamente cada Tribu contaba con 25 muchachos o “bravos”, quienes se encontraban bajo el liderazgo de cinco guerreros y un cacique. Tenían como obligación el cuidado de su cuerpo, practicando actividades beneficiosas para su desarrollo y el mantenimiento de su salud. Eran sus obligaciones el respeto a la naturaleza, el cultivo del intelecto, el aprendizaje sobre la cultura, el arte y la ciencia, la cooperación con los demás – tanto en la casa como en la escuela y con el resto de la sociedad – y el cultivo de la vida del espíritu51. Sin embargo, aunque no era muy referido, se dedicaban a realizar actividades campestres y cívicas. Asimismo, resulta importante mencionar que para 1921 contaba con 876 jóvenes afiliados en todo el territorio nacional.52

El Callismo y la Tribus de Exploradores Mexicanos

46El Primer Congreso Nacional de Exploradores se celebró en septiembre de 1926 y había sido convocado por la Secretaría de Educación Pública con el objetivo de unificar el escultismo a nivel nacional. José Manuel Puig Casauranc, Secretario de Educación, presidió la inauguración y clausura del evento. La celebración de dicho congreso muestra la gran explosión que el movimiento escultista había alcanzado para dicha década, al quedar registradas 48 instituciones que acreditaron a 122 representantes de casi todos los clubes e instituciones de exploradores mexicanos.

  • 53 “Crónica del Primer Congreso Nacional de Exploradores” en Tihui. Magazine Mensual, Órgano de las Tr (...)

47Algunos delegados, como Porfirio Muñoz Ledo, Ricardo Carrillo y Lorenzo Favela, propusieron la necesidad de la nacionalización de los movimientos escultistas en México, estudiando previamente el caso de este tipo de organizaciones en el mundo53. José U. Escobar, por su parte, expuso un trabajo sobre el programa nacionalista que estas instituciones debían adoptar, mientras que Moisés Sáenz señalaba que la discusión generada frente a ese tema fuera turnada a una comisión especial del programa. Las señoritas representantes de la Asociación Cristiana Femenina formularon, por su lado, la posibilidad de extender el movimiento al sexo femenino.

48Algunas propuestas solicitaban el apoyo moral y material del gobierno para la edición de una revista destinada a la propagación de las ideas del excursionismo y el escultismo. El acto final fue la organización del movimiento, seleccionándose a los comités organizadores, de programas y al ejecutivo. De esta manera, el proyecto de las Tribus de Indígenas Mexicanos fue adoptado en 1926 por el Gobierno Federal bajo el nuevo nombre de Tribus de Exploradores Mexicanos, manteniendo a José U. Escobar como director general del movimiento, al cual se adhirieron las organizaciones asistentes al congreso. A diferencia de las organizaciones escultistas predecesoras esta nueva organización sobreviviría hasta la década de 1970.

49Las Tribus de Exploradores Mexicanos tuvieron su propia oficina dentro del Departamento de Educación Física dependiente de la Secretaría de Educación Pública, situación que la convertía oficialmente en una institución difusora de ciertos principios políticos revolucionarios – de orientación liberal – como el laicismo y el nacionalismo, de valores (solidaridad, trabajo en equipo), así como de prototipos universalistas sobre la adolescencia, la masculinidad (virilidad, fuerza muscular, templanza) y la ciudadanía.

50En un contexto en donde la construcción del nuevo nacionalismo mexicano se encontraba en boga, resulta paradójica la adopción y el impulso de una institución como las Tribus de Exploradores – basadas en la estructura y funcionamiento de los BSA –, fundadas bajo los principios protestantes anglosajones de fortalecimiento del carácter, la templanza, el cultivo del cuerpo y el espíritu, entre otros. ¿En qué radico la adopción de dichos valores en México y de las estrategias formativas sobre los jóvenes?

  • 54 Véase Baldwin, Deborah J., “Diplomacia cultural: Escuelas misioneras protestantes en México”, 1986, (...)
  • 55 Baldwin, op.cit.

51La influencia estadunidense estuvo presente en México desde el siglo XIX en la organización política nacional – particularmente en la adopción del liberalismo y el federalismo – y en la educación. Para el caso específico de este último rubro, a finales del siglo XIX, las misiones protestantes encabezadas por pastores estadunidenses se enfocaron en la educación formal de la población en algunas zonas apartadas y de difícil acceso. No obstante, el catolicismo cimentado en las poblaciones rurales propició el éxodo de las misiones a las ciudades, en donde fueron, por lo general, bien vistas por sus habitantes, pues además de fundar escuelas y ofrecer educación a bajo costo o incluso gratuita, introdujeron teorías pedagógicas de punta. A nivel gubernamental, tanto por parte de funcionarios porfiristas como en los regímenes revolucionarios, las escuelas protestantes fueron bien recibidas al promover la ideología liberal y el laicismo educativo, aparentemente sin intenciones proselitistas54. Además, por si fuera poco, las iglesias protestantes –metodistas y presbiterianas– apoyaron la lucha revolucionaria y sirvieron como intermediarios para que los gobiernos estadunidenses reconocieran y legitimaran a los gobiernos revolucionarios55.

52Por otra parte, la presidencia de Plutarco Elías Calles (1924-1928) fue un periodo caracterizado por el control del Estado sobre la Iglesia católica y el reforzamiento de la educación laica implementada mediante el artículo 3º de la Constitución de 1917. Las Tribus constituyeron un medio para reforzar la educación no religiosa, el papel educador del Estado en la formación de los futuros ciudadanos – incluso en actividades extraescolares –, el nacionalismo mexicano y ciertos prototipos de masculinidad. En el primer número de la revista Tihui, órgano oficial de las Tribus, Calles escribió:

  • 56 “Declaraciones del Primer Magistrado” en Tihui. Magazine Mensual, Órgano de las Tribus de Explorado (...)

Veo con simpatía el movimiento de las Tribus de Exploradores, por sus nobles tendencias nacionalistas, su honda fe en las virtudes de nuestra raza y por la tendencia educativa de sus actividades. Mi gobierno prestará a todos sus apoyos para conseguir la cristalización de esa noble idea, que tiende a formar caracteres rectos, ciudadanos honrados y útiles a la Patria. Los hombres llamados a resolver los arduos problemas del futuro, necesitan ser educados en la idea altruista del servicio social, que forma la base del programa de las Tribus de Exploradores Mexicanos. La idea del gobierno revolucionario, será la cimentación de este gran movimiento que lleva en sí una intensa raigambre nacionalista56.

  • 57 Quintal M. Fidelio, et al. 100 obras fundamentales sobre educación, Mérida, Universidad Autónoma de (...)
  • 58 Dewey, John, Experience and Education, Indianapolis, Kappa Delta Pi, 1998, p. 19.

53La ideología de las Tribus iba acorde con los principios educativos fundamentales del subsecretario de Educación, el maestro protestante Moisés Sáenz, como la preparación para la vida ciudadana, la participación en la producción y en el disfrute de la riqueza y el desarrollo de una personalidad independiente y libre57. Sáenz, discípulo de John Dewey, compartía la idea del filósofo de que la educación era el mejor medio para alcanzar la democracia. Dewey proponía que para generar aprendizaje era necesario que la acción se convirtiera en conocimiento, premisa que guardaría semejanzas con los objetivos buscados en los grupos escultistas a partir de sus excursiones, en donde el reconocimiento de la flora y fauna era una actividad indispensable al igual que las nociones de astronomía y medicina58.

54Algunos de los requisitos para convertirse en tequihua o miembro de las tribus era contar con 10 años de edad, presentar una solicitud de ingreso a la Dirección Nacional o a alguna tribu local establecida formalmente – firmada por uno de los padres o tutor y por el mismo interesado – y cumplir con las promesas del explorador mediante el pronunciamiento del juramento:

  • 59 “El juramento de Exploradores” en El Sembrador, 05/08/1929, p. 6.

55I.-Cumplir siempre con mi deber hacia la Patria, colaborando en Pro de la comunidad en que vivo.
II. Fortalecer mi espíritu, mi mente y mi cuerpo.
III. Seguir los ideales sostenidos por las Tribus de Exploradores Mexicanos59

  • 60 La revista menciona la Asociación Cristiana Femenil. Véase. “Página de la mujer exploradora”, Tihui(...)

56La revista Tihui servía como guía para los y las jóvenes pertenecientes a las Tribus de Exploradores y asociaciones femeniles escultistas60. Con un costo de veinte centavos, emulaba a la revista oficial de la BSA, Boys life, en cuanto al tipo de contenidos. Mensualmente eran ofrecidas a los lectores secciones referentes a la organización o los eventos en los que los diferentes miembros de las Tribus participarían, así como múltiples noticias científicas sobre el movimiento de los astros, etnológicas sobre los grupos indígenas mexicanos e informativas sobre algunos ejercicios físicos y las formas de acreditar algunas pruebas. Además, la revista impulsaba el desarrollo artístico de sus miembros mediante concursos literarios y de fotografía.

  • 61 Véase Beatriz Urías Horcasitas, Historias Secretas del Racismo en México (1920-1950), México, Tusqu (...)

57El lema de las Tribus de Exploradores Mexicanos fue el mismo que el de su predecesora: “La reconstrucción del Espíritu Patrio por la juventud”. Algunos objetivos de la agrupación fueron acordes con el ambiente eugenésico de la época en torno al mejoramiento de la raza61. Al igual que las Tribus Indígenas Mexicanas su nacionalismo fue visible a partir del rescate del mundo prehispánico, es decir, del indígena antiguo como elemento de identidad nacional y denominador de cada uno de las Tribus encabezadas por un Jefe o Tlacatecuhtli. Dicha estructura permitía el reforzamiento del adulto como figura de autoridad. Por ejemplo, la Tribu Nahoa estaba encabezada por Escobar, la Tribu Maya por Porfirio Muñoz Ledo – quien inclusive hacia 1931 ocuparía el cargo de Escobar –, la Tribu Tolteca por Lorenzo Favela, un reconocido arquitecto, y la Tribu Tarasca por Francisco Ramírez, etc.

58La configuración de un modelo prescriptivo de masculinidad era otro de los objetivos compartidos con los movimientos escultistas a nivel internacional, resaltando el cultivo de valores cívicos y el desarrollo espiritual:

  • 62 José U. Escobar, “Vivae” en Tihui, 01/12/1926.

Un explorador debe esforzarse, en primer lugar, por llegar a ser un verdadero hombre. Y ser hombre de verdad quiere decir tanto…ser hombre es despojarse del egoísmo y realizar acciones desinteresadas. Ser hombre es escalar cumbres espirituales tan altas (más altas que las más empinadas montañas); que se puede estar en disposición de olvidarse de sí mismo para acudirá los más débiles […].62

59El movimiento en un inicio fue de carácter urbano y específicamente se implementó en las escuelas públicas. En 1926, a poco tiempo de su fundación, podían encontrarse Tribus en las ciudades de Tampico y San Luis Potosí. Las Tribus realizaron excursiones y visitas a hospicios, correccionales y penitenciarías, y participaron en festivales, campeonatos deportivos y campamentos. Fueron encabezadas inicialmente por profesores que habían sido entrenados por la misma SEP para su desempeño como líderes de sus respectivas tropas escolares. Al igual que los Exploradores Mexicanos las Tribus Indígenas fueron difusoras de la campaña antialcohólica y de prevención de enfermedades venéreas lanzadas por el gobierno federal.

  • 63 “Tribus de Exploradores en los Circuitos Rurales” en El Sembrador, n° 3, 20/05/1929.
  • 64 “Caballeros tigres, Caballeros Águilas, Caballeros Leones” en El Sembrador, n° 4, 05/06/1929. p. 15 (...)
  • 65 Aspe Armella, María Luisa, La formación social y política de los católicos mexicanos La Acción Cató (...)

60En 1929, mediante un comunicado en la revista El Sembrador, se informó que algunas Tribus de Exploradores se establecerían en las recién fundadas Escuelas de Circuito por órdenes de la Secretaría de Educación Pública, a través del Departamento de Escuelas Rurales63. La misma publicación aprovechó para comunicar la apertura de más asociaciones en sociedades de estudiantes, de obreros jóvenes, de empleados, de clubes deportivos y culturales64. Dicha iniciativa respondió a la necesidad de incorporar a los adolescentes y jóvenes al proyecto político nacional revolucionario para alejar a un mayor número de jóvenes de las asociaciones católicas conservadoras y beligerantes, entre ellas la ACJM, y fomentar la unidad y el espíritu nacionalista, evitando nuevos brotes de descontento como la aparentemente recién finalizada Guerra Cristera (1926-1929 y 1932-1938)65.

  • 66 Existen algunas dudas sobre el anuncio que se haría respecto a la denominación de los grupos rurale (...)

61Con el propósito de llegar a las comunidades rurales José U. Escobar escribió el manual intitulado Las Tribus de Exploradores Mexicanos66. Las bases bajo las cuales se estableció esta nueva rama nos remite a pensar la preeminencia de un objetivo asimilador de los grupos indígenas dentro de los programas modernizadores y nacionalistas del gobierno en turno, representado en la Secretaría de Educación Pública por Ezequiel Padilla. Resulta inclusive paradójico leer los objetivos que, según este manual, se pretendían alcanzar debido al contexto urbano y de servicios alrededor de las cuales se proponía que las labores de los Exploradores debían de girar. De acuerdo con los testimonios de maestros rurales y estudiantes de medicina del recién implantado servicio social en 1937, las carencias de servicios básicos y los deficientes servicios de salud aún imperaban en el campo una década después. Resulta entonces evidente el fracaso que las Tribus habrían de tener durante este periodo:

  • 67 José U. Escobar, La tribu de Exploradores Mexicanos, p. 17-18.

Escribir cartas a las personas que no sepan hacerlas; ayudar a un anciano o a un ciego; evitar pleitos y reyertas entre sus compañeros y entre otros muchachos; proteger a los animales; avisar a los bomberos en caso de incendio; avisar a la policía que recoja a los heridos o ebrios; cuidar a los niños pequeños cuando anden solos; ayudar a encontrar a niños extraviados; prestar primeros auxilios en caso de accidente; avisar cuando sepa de enfermedades infeccionas; salvar a un apersona que esté ahogándose; visitar los hospitales para prestar algún servicio a los enfermos; dar buenos consejos a sus compañeros; participar en toda campaña contra el vicio; cooperar en la construcción, adaptación y conservación de campos deportivos y de su escuela; enseñar a jugar a los niños; quitar de los caminos los vidrios y las piedras que puedan ocasionar accidentes; enseñar a leer a los que no saben; ayudar a su familia en cualquier trabajo de casa; ayudar a su padre en los trabajos que tenga que hacer; estudiar cuidadosamente las lecciones del día; ceder el asiento en el tranvía a las señoras o a los ancianos; ayudar a sembrar o a pizcar a los campesinos…¡La vida es un campo abierto para efectuar buenas acciones!67.

  • 68 AHSEP, Inventarios, 3167, Caja 5, Exp. 3, 1932.
  • 69 AHSEP, Dpto. Esc. Rural, Escuela rural Federal, Caja 9, Exp. 13, Fol. 72, 1932.

62Retomando las acciones de las Tribus de las regiones urbanas algunos grupos se unieron a las campañas de alfabetización gubernamental. De acuerdo con un oficio enviado desde Guadalajara, Jalisco, en 1932 se solicitaba al Secretario de Educación Pública la acreditación de algunos miembros como educadores rurales68. Este tipo de labores, denominadas de “Extensión Cultural”, también fueron realizadas por otras Tribus a lo largo y ancho del territorio nacional, como la encabezada por un grupo de tequihuas chiapanecos que se darían a la tarea de visitar algunas comunidades rurales de la región presentando un festival o conferencias69.

  • 70 “Contingentes de Educación en el Desfile” en El Nacional, 15/11/1931; “El Pmo. Domingo recibirán su (...)

63A partir de 1931 podemos encontrar una vinculación más profunda de las Tribus con el PNR, sobre todo a partir de su participación en eventos conmemorativos organizados por dicho partido, como la conmemoración de la Revolución mexicana y la celebración de competencias deportivas.70

  • 71 Este reconocimiento era otorgado a una organización por país. Fernando Soto Hay, “Datos sobre la hi (...)

64Las Tribus de Exploradores Mexicanos fue la institución gubernamental con mayor longevidad enfocada en la formación extracurricular de los jóvenes, pues sobreviviría hasta la década de 1970. No obstante, el reclutamiento de adolescentes en organizaciones escultistas fue disputado con la iglesia católica y algunos padres de familia. La intervención del Estado en labores que, de acuerdo con dichos sectores, correspondían a los padres y líderes religiosos promovió la formación de otras asociaciones que decían refrendar el autoritarismo gubernamental y promovían sus valores y creencias. Entre ellas podemos destacar a los Caballeros de Colón, los Exploradores Mexicanos y los Exploradores Nacionales de la República Mexicana. Cabe destacar que, de acuerdo con las Tribus los Exploradores Nacionales les habían “arrebatado” en 1926 el registro oficial en el Buró del Movimiento Scout Internacional en Londres71. En 1932 los Exploradores Mexicanos se fusionarían con los Exploradores Nacionales para constituir los Scouts de México.

  • 72 Para mayor información sobre la ACJM se pueden consultar los tres volúmenes de Jean Meyer, La Crist (...)

65Si bien el papel protagónico de los jóvenes de la ACJM durante la Guerra Cristera – encabezando en muchas ocasiones los ejércitos rebeldes – no ha sido un tema central en esta investigación, resulta importante mencionar el impacto que tuvo para el reforzamiento del control gubernamental sobre la juventud72. La participación acejotamera revivió los temores expuestos por especialistas adultos en la adolescencia sobre los peligros de permitir la autoadministración de una organización juvenil, prácticamente sin tutela adulta. No obstante, en 1929, año de los “acuerdos” de paz entre el Estado y las autoridades eclesiásticas para pacificar al país, se estableció la Acción Católica Mexicana como órgano regulador de las organizaciones católicas juveniles. A ella serían incorporadas finalmente la ACJM, los Caballeros Colón, la Juventud Católica Femenina Mexicana y los Scouts de México.

Conclusiones

66El objetivo del presente artículo ha sido el análisis de la aparición y transformación de las agrupaciones gubernamentales enfocadas en la formación de la juventud mexicana desde el siglo XIX, de los Batallones Escolares hasta las Tribus de Exploradores Mexicanos en 1926. A partir de la temporalidad contemplada fue posible percibir paralelismos y diferencias presentes entre los proyectos nacionales porfiristas y revolucionarios. Por un lado, fue visible que las juventudes históricamente han sido consideradas como el medio más eficiente y viable para extender y consolidar los diferentes proyectos nacionales y sociales. Las formas y objetivos, al igual que los prototipos de masculinidad, aunque semejantes entre sí durante los distintos periodos históricos tuvieron pequeñas variaciones en la forma en que se le dio prioridad a un rubro sobre el otro. Es decir, durante el siglo XIX y hasta mediados de la década de 1910 el énfasis de las asociaciones juveniles estuvo en la formación militar y en el cultivo del cuerpo de los varones, tendencia que respondía a las necesidades defensivas de los recién formados Estado-nación. Desde la llegada de Carranza a la presidencia provisional en 1914 gradualmente se fue diluyendo la tendencia militarista, ocupando su lugar en importancia la educación moral, la asimilación de la nueva cultura nacionalista y la participación adolescente en las labores alfabetizadoras y educadoras del Estado. Es importante destacar que las nociones de masculinidad y ciudadanía política mantuvieron una relación estrecha durante los años que abarca el presente texto. La virilidad, la valentía, el nacionalismo, la búsqueda del bien colectivo (ayuda y asistencia del otro), la civilidad y el cultivo del cuerpo devinieron elementos constitutivos y fundamentales del buen ciudadano mexicano.

67Por otro lado, el interés por la adolescencia y la juventud en México debe entenderse como un fenómeno que se replicaba en otros países de occidente y que era producto de las transformaciones que acontecían a nivel ideológico, político y social derivadas del proceso de modernización de las grandes ciudades. Particularmente, el caso estadunidense fue el que tuvo mayor impacto en el rescate y configuración de las modernas nociones de adolescencia, cuyo génesis tuvo origen justamente en las grandes ciudades industriales de la Unión Americana. La presencia de niños y jóvenes en las calles, sin la vigilancia de sus padres – quienes trabajaban largas jornadas en las fábricas –, y el aparente incremento de la criminalidad juvenil se convirtieron en las principales preocupaciones de ciertos sectores sociales urbanos, quienes buscaron dar solución a dicha problemática. Algunos psicólogos contribuyeron dando explicación sobre la naturaleza y comportamiento de un “nuevo” grupo etario al que se le denominó adolescente, ofreciendo a la par toda una serie de recomendaciones sobre el tratamiento y orientación de dicho grupo de edad que fueron aplicadas en el sistema educativo y en la formación de organizaciones juveniles, entre ellas las asociaciones escultistas.

68En el caso mexicano, los factores que permitieron la introducción de las modernas nociones y recomendaciones sobre el tratamiento de los adolescentes se centraron en los esfuerzos del régimen porfirista por impulsar la modernización del país y en el interés por formar integralmente a una elite conductora del rumbo de la nación. El estallido de la Revolución mexicana reforzó el interés sobre los adolescentes y los jóvenes. La percepción del adolescente como un individuo susceptible al mundo exterior, cuyo carácter y personalidad aún podía ser moldeada, al igual que su cercanía con el mundo adulto – que garantizaba la sobrevivencia de proyectos políticos, ideológicos y de clase social – contribuyó a que el interés de las autoridades educativas se enfocara en monopolizar su formación incluso a través de actividades extracurriculares. Así pues, el escultismo en México contribuyó al robustecimiento del poder estatal frente a la iglesia católica, a la reafirmación de los conocimientos impartidos en clase, a la difusión de valores morales, a la formación de los modernos hombres y futuros ciudadanos del país, y al reforzamiento de algunos objetivos revolucionarios, como la desfanatización, el propagandismo nacionalista, la laicidad y el fomento de una vida saludable e higiénica.

Haut de page

Bibliographie

Archivos:

Archivo General de la Nación, Ciudad de México, México, Fondo: Instrucción Pública y Bellas Artes. (AGN, Instrucción Pública y Bellas Artes).

Archivo Histórico de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, México, Fondo: Boy Scouts de México (AHUI, BS)

Archivo Histórico de la Secretaría de Educación Pública, Ciudad de México, México, Inventarios (AHSEP, Inventarios)

Archivo Histórico de la Secretaría de Educación Pública, Ciudad de México, México, Inventarios, Departamento Escuela Rural (AHSEP, Dpto. Esc. Rural)

Bibliografía y hemerografía contemporánea:

Aspe Armella, María Luisa, La formación social y política de los católicos mexicanos La Acción Católica y la Unión Nacional de Estudiantes Católicos: 1929-1958, México, Universidad Iberoamericana/ Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 2008.

Aziz Nassif, Alberto, El Estado mexicano y la CTM, México, CIESAS, 1989.

Baldwin, Deborah J., “Diplomacia cultural: Escuelas misioneras protestantes en México”, 1986, en Historia mexicana, vol. 36, núm. 2-142, p. 287-322.

Bastian, Jean-Pierre, Los disidentes: sociedades protestantes y revolución en México, 1871-1911, México, Fondo de Cultura Económica, El Colegio de México, 1989.

Bastian, Jean-Pierre, Protestantismo y sociedad en México, México, Casa Unida de Publicaciones, 1983.

Boerneke, Manfred F. et al, Anticipating Total War: The German and American Experiences 1871-1914. Cambridge, University of Cambridge Press, 1990.

Chávez, Ezequiel A., Ensayo de psicología de la adolescencia, México, Cultura, 1928.

Comacchio, Cynthia, The Dominion of Youth. Adolescence and the Making of Modern Canada, 1920-1950, Waterloo, Wilfried Laurier University Press, 2006.

Dewey, John, Experience and Education, Indianapolis, Kappa Delta Pi, 1998.

Escobar, José U., La Tribu de Exploradores Mexicanos, México, Gama mex-SEP, 1929.

Escuela Nacional Preparatoria, Boletín de la Escuela Nacional Preparatoria (1913), 4-1, 1 de agosto, p. 39-40

García, F. P. “Actas de las dos primeras sesiones del sexto periodo ordinario, celebrados por el Congreso Universitario los días 24 de marzo y 8 de abril de 1913” en Boletín de Instrucción Pública (1913), 21-6, p. 698-704.

Garciadiego, Javier, Rudos contra científicos: La Universidad Nacional Durante la Revolución mexicana, México, El Colegio de México, 1996.

Giron, Nicole (coord.), La construcción del discurso nacional en México, un anhelo persistente (siglos XIX y XX), México, Instituto Mora, 2007.

Grant, Julia, “A ‘Real Boy’ and not a Sissy: Gender, Childhood, and Masculinity, 1890-1940” en Journal of Social History, 20014, 37-4, p. 829-851.

Hale, Charles A., La transformación del liberalismo en México a fines del siglo XIX, México, Vuelta, 1991.

Holmes, P.K., “Desarrollo Físico”, El Faro, (1912), 28-4, p. 64.

Jordan, Benjamin René, “A Modest Manlines”: The Boy Scouts of America and the Making of Modern Masculinity, 1910-1930, tesis de doctorado en historia, EUA, University of California, San Diego, 2009.

Kett, Joseph, Rites of Passage. Adolescence in America 1790 to the Present, New York, Basic Books, 1977.

Knight, Alan, “Estado, revolución y cultura popular en los años treinta” en Aguila, Marcos Tonatiuh y Alberto Enriquez Perea, Perspectivas sobre el cardenismo: ensayos sobre economía, trabajo, política y cultura en los años treinta, p. 297-323.

Lange Ramirez, Arturo, El militarismo de Victoriano Huerta, México, UNAM, 1976.

Levy, Giovanni y Jean-Claude Schmitt (coord.), Historia de los jóvenes, 1. De la antigüedad a la edad moderna, Taurus, Madrid, 1996.

Levy, Giovanni y Jean-Claude Schmitt (coord.), Historia de los jóvenes, 2. La edad contemporánea, Taurus, Madrid, 1996.

Loyo, Engracia, “Lectura para el pueblo. 1921-1940” en Historia Mexicana, 1984, vol. 33-3, p. 298-345.

Loyo Camacho, Beatriz, Joaquín Amaro y el proceso de institucionalización del ejército mexicano: 1917-1931, México, UNAM: Instituto de Investigaciones Históricas/ FCE/INEHRM/ Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca, 2004.

MacLeod, David I., Building the Character in the American Boy: The Boy Scouts, the YMCA and their Forerunners, 1870-1929, Madison, University, Madison, The University of Wisconsin Press, 1983.

Meza Huacuja, Ivonne, La edad difícil, Los adolescentes modernos en la ciudad de México: 1876-1934, tesis de doctorado en historia, México, El Colegio de México, 2015.

Quintal M , Fidelio et al., 100 obras fundamentales sobre educación, Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán, 1998.

Ramírez Rancaño, Mario, “La república castrense de Victoriano Huerta” en Historia Moderna y Contemporánea, 2005, 30-2, p. 167-213.

Robinet, Romain, L’esprit et la race. Le mouvement étudiant face à la Révolution mexicaine (1910-1945), tesis de doctorado en historia, Institut d’études politiques de Paris, 2015.

Rodríguez Moya Inmaculada, El retrato en México, 1781-1867. Héroes, ciudadanos y emperadores para una nueva nación, Sevilla, Universidad de Sevilla, 2006.

Ruiz, Luis E., Tratado elemental de pedagogía, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1900, p. 144,

SEP, “Código de Moralidad” en Boletín de la Secretaría de Educación Pública, 1925, vol. 4-7, p. 101-108.

Sosenski, Susana y Elena Jackson Albarrán (coord.), Nuevas miradas a la historia de la infancia en América Latina: entre prácticas y representaciones, México, UNAM, 2012.

Torres Quintero, Gregorio, Tesis pedagógicas, Colima, Universidad de Colima, 2004.

Sierra Mirales, Carles, Cuando el futbol no era el rey, Valencia, Universidad de Valencia, 2008.

Souto Kustrín, Sandra, “Juventud, teoría e Historia” (invierno, 2007), en HAOL, núm.12, p. 171-192.

Suárez Arguello, Ana Rosa, Pragmatismo y principios: La relación conflictiva entre México y Estados Unidos, 1810-1842, México, Instituto Mora, 1998.

Urias Horcasitas, Beatriz, Historias Secretas del racismo en México (1920-1950), México, Tusquets, 2007.

Vázquez, Josefina Zoraida, Nacionalismo y educación en México, México, El Colegio de México, 2000.

Velázquez Andrade, Manuel, “Bases fisiológicas, psicológicas y pedagógicas que norman la educación física de los niños, adolescentes y adultos, de uno y otro sexo, en las escuelas del Distrito Federal”, en Anales de Higiene Escolar, (1912), vol. 2-2, 1 de octubre, p. 132-146.

Haut de page

Notes

1 De acuerdo con algunos psicólogos y pedagogos de la época, como el estadunidense G. Stanley Hall (1844-1924) y el mexicano Ezequiel A. Chávez (1868-1946), la adolescencia era la primera parte de la juventud.

2 Véase Kett, Joseph, Rites of Passage. Adolescence in America 1790 to the Present, New York, Basic Books, 1977; Comacchio, Cynthia, The Dominion of Youth. Adolescence and the Making of Modern Canada, 1920-1950, Waterloo, Wilfried Laurier University Press, 2006; Meza Huacuja, Ivonne, La edad difícil. Los adolescentes modernos en la ciudad de México: 1876-1934, tesis de doctorado en historia, México, El Colegio de México, 2015.

3 Puede considerarse al militar como la versión institucionalizada del guerrero presente en las sociedades tribales y de la antigüedad. Tal y como ha sido documentado en algunas investigaciones históricas y antropológicas sobre el tema, el periodo de aprendizaje en el manejo de las armas y de técnicas de sobrevivencia ha sido considerado como un ritual de paso de la infancia/adolescencia a la edad adulta para los varones, en el caso de la sociedad contemporánea, de la minoría de edad a la ciudadanía. Muchos ejemplos de ellos pueden observarse en los dos volúmenes de Levy, Giovanni y Jean-Claude Schmitt (coord.), Historia de los jóvenes, Taurus, Madrid, 1996. A partir de finales del siglo XIX, en un contexto caracterizado por el imperialismo, guerras e invasiones militares, la preparación militar de sus ciudadanos (varones) significó la extensión de un prototipo de masculinidad castrense necesaria para la sobrevivencia de una nación o imperio.

4 Cabe destacar que estos valores también fueron impulsados en las aulas de las escuelas primarias y secundarias y reforzados en actividades extracurriculares, como las Tribus de Exploradores. Por ejemplo, en 1925 fue publicado y distribuido el “Código de Moralidad” entre los alumnos del último año de las escuelas primarias y desde 1926 entre los estudiantes de las escuelas secundarias. Véase Loyo, Engracia, “Lectura para el pueblo. 1921-1940” en Historia Mexicana, 1984, vol. 33(3), p. 320-321. En dicho documento se enlistaban una serie de valores y prácticas que debían ser cultivadas por los estudiantes (varones y mujeres) que “quisieran merecer el nombre de buenos mexicanos”. Además de los ya mencionados que compartían con las Tribus, se encontraban la práctica de deportes, la confianza en sí mismos, el deber entre otros. “Código de Moralidad” en Boletín de la Secretaría de Educación Pública, 1925, vol. 4-7, p. 101-108.

5 La protestante Young Men´s Christian Association (YMCA) establecida en México en 1902, los Batallones Escolares (1912), apoyados “moralmente” por el gobierno federal, y las asociaciones católicas de Exploradores Nacionales de la República Mexicana (1926), Exploradores Mexicanos Libres (1928), Exploradores Católicos Mexicanos (1930) y los Scouts de México (1932), por mencionar algunos.

6 MacLeod, David I., Building the Character in the American Boy, Madison, The University of Wisconsin Press, 1983; Comacchio, op.cit.; Jordan, Benjamin René, “A Modest Manlines”: The Boy Scouts of America and the Making of Modern Masculinity, 1910-1930, tesis de doctorado en historia, EUA, University of California, San Diego, 2009.

7 Córdova, Arnaldo, La política de masas del cardenismo, México, Era, 1974; Aziz Nassif, Alberto, El Estado mexicano y la CTM, México, CIESAS, 1989; Knight, Alan “Estado, revolución y cultura popular en los años treinta” en Aguila, Marcos Tonatiuh y Alberto Enriquez Perea, Perspectivas sobre el cardenismo: ensayos sobre economía, trabajo, política y cultura en los años treinta, México, UAM, 1996, p. 297-302.

8 Chávez, Ezequiel A., Ensayo de psicología de la adolescencia, México, Cultura, 1928, p. 141.

9 Ibid., p. 65.

10 En dicha época era un consenso generalizado entre especialistas, funcionarios y líderes religiosos concebir que la modernidad y el crecimiento de las ciudades habían llevado consigo muchos de los males que aquejaban a los adolescentes y jóvenes estudiantes y trabajadores. El alcoholismo, el tabaquismo, la delincuencia, los prostíbulos y algunos espectáculos con mujeres semidesnudas, entre otros, habían contribuido, de acuerdo con algunas fuentes de la época, a la degeneración de la sociedad y de las generaciones de jóvenes. Para más información sobre la genealogía del término adolescencia y la incorporación de las nuevas propuestas científicas en el ámbito educativo en México véase Meza Huacuja, op.cit.

11 Chaoul Pereyra, María Eugenia, “Enseñar la religión de la patria: tiempo y espacio en la escuela primaria porfiriana” en Giron, Nicole (coord.), La construcción del discurso nacional en México, un anhelo persistente (siglos XIX y XX), México, Instituto Mora, 2007, p. 299-300. Una de las premisas fundamentales dentro de los estudios de género parte de concebir la existencia de un abanico de formas de vivir y concebir lo masculino y lo femenino. Ésta diversidad de tipologías e identidades están determinadas por el contexto temporal y cultural del caso a estudiar, por las trayectorias y particularidades de ciertos grupos y por las vivencias individuales. La socióloga Raewyn W. Connell alude a la existencia de una concepción dominante de masculinidad (sobre otras formas y prácticas de lo masculino e inclusive sobre lo femenino) a la que denomina hegemónica, presente, por ejemplo, en el sistema escolar y en los contenidos educativos. Connell, R.W., “Teaching the boys: New Research on Masculinity, and Gender Strategies for Schools” en Teachers College Record, 1996, vol. 98-2, p. 206-235.

12 Sobre la enseñanza del civismo y de la historia véase Bazant, Mílada, Historia de la educación durante el porfiriato, México, El Colegio de México, 2006, p. 62-67.

13 Plascencia de la Parra, Enrique, “Conmemoración de la hazaña épica de los niños héroes: su origen, desarrollo y simbolismos” en Historia Mexicana, 1995, vol. 42-2, p. 252; Rodríguez Moya, Inmaculada El retrato en México, 1781-1867. Héroes, ciudadanos y emperadores para una nueva nación. Sevilla, Universidad de Sevilla, 2006, p. 269-270.

14 “México” en El Tiempo, año IV, núm. 931, p. 1-2, 25/09/1886.

15 “Soldaditos” en El Escolar Mexicano, 01/7/1888, año 1, n° 2, p. 6; Visita a Chihuahua del Señor Presidente, General Don Porfirio Díaz, octubre de 1909, Chihuahua, Gobierno del Estado de Chihuahua, 1909, p. 4.

16 “Revista Extranjera”, El Centinela Español, año 3, n° 344, 03/09/1882.

17 Ruiz, Luis E., Tratado elemental de pedagogía, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1900, p. 144.

18 Chaoul Pereyra, María Eugenia, “Enseñar la religión de la patria: tiempo y espacio en la escuela primaria porfiriana”, Giron, Nicole (coord.), La construcción del discurso nacional en México, un anhelo persistente (siglos XIX y XX), México, Instituto Mora, 2007, p. 308.

19 Ramírez Rancaño, Mario, “La república castrense de Victoriano Huerta” en Historia Moderna y Contemporánea, 2005, 30-2, p. 167-213, y Loyo Camacho, Beatriz, Joaquín Amaro y el proceso de institucialización del ejército mexicano: 1917-1931, México, UNAM: Instituto de Investigaciones Históricas/ FCE/INEHRM/Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca, 2004.

20 Manfred F. Boerneke, et al, Anticipating Total War: The German and American Experiences 1871-1914, Cambridge, University of Cambridge Press, 1990, p. 186.

21 Grant, Julia, “A ‘Real Boy’ and Not a Sissy: Gender, Childhood, and Masculinity, 1890-1940”, Journal of Social History (2004), vol. 37(4), p. 829-851. Para el sociólogo Michael Kimmel este reforzamiento tuvo que ver con una crisis de masculinidad entre los estadunidenses blancos, fruto del desarrollo industrial de algunas ciudades como Nueva York. Boston y Chicago, de la llegada de inmigrantes quienes se ocuparon del manejo de la maquinaria pesada en las fábricas, de la inserción de la mujer en el mundo laboral y del movimiento feminista de finales del siglo XIX. De acuerdo con Kimmel, los boy scouts fueron fundados con miras a fortalecer la masculinidad entre las jóvenes generaciones. El énfasis de sus actividades en bosques y parques significó su alejamiento del seno materno (considerado entonces promotor de la feminización masculina), de la comodidad del hogar y del entorno urbano considerado femenino. De hecho, algunos de sus fundadores se refirieron a dicha organización como “un movimiento de liberación de muchachos” (a boy’s liberation movement). Kimmel, Michael S. The History of Men, Albany, State University of New York Press, 2005, p. 81.

22 Jordan, op. cit.

23 Para mayor información sobre la postura y participación de los estudiantes en la Revolución véase Garciadiego, Javier, Rudos contra científicos: La Universidad Nacional durante la Revolución mexicana, México, El Colegio de México, 1996 y Robinet, Romain, L’esprit et la race. Le mouvement étudiant face à la Révolution mexicaine (1910-1945), tesis de doctorado en historia, Institut d’études politiques de Paris, 2015.

24 F. P. García, “Actas de las dos primeras sesiones del sexto periodo ordinario, celebrados por el Congreso Universitario los días 24 de marzo y 8 de abril de 1913” en Boletín de Instrucción Pública, (1913), p. 21-26.

25 Entre ellas las del director del departamento físico de la YMCA en la ciudad de México, P.K. Holmes, véase Holmes, P.K., “Desarrollo Físico”, El Faro (1912), vol. 28(4), 26 de enero, p. 62; Velázquez Andrade, Manuel, “Bases fisiológicas, psicológicas y pedagógicas que norman la educación física de los niños, adolescentes y adultos, de uno y otro sexo, en las escuelas del Distrito Federal”, en Anales de Higiene Escolar (1912), 2-2, 1 de octubre, p. 137; Chávez, Ezequiel A., Ensayo de psicología de la adolescencia, México, Cultura, 1928.

26 F. P. García, “Actas de las dos primeras sesiones del sexto periodo ordinario, celebrados por el Congreso Universitario los días 24 de marzo y 8 de abril de 1913”, Boletín de Instrucción Pública (1913), 21-6, p. 700.

27 “Organización disciplinaria militar”, Boletín de la Escuela Nacional Preparatoria (1913), 4-3, 1 de octubre, p. 71.

28 Garciadiego, op.cit., p. 221-224.

29 Boletín de la Escuela Nacional Preparatoria, (1913), 4-1, 1 de agosto de 1913, p. 39-40.

30 Velázquez Andrade, Manuel, “los batallones de exploradores”, El Imparcial, 27/10/1913.

31 Ibidem.

32 “Los Batallones de Exploradores, Boy Scouts”, El Independiente, 12 /11/1913.

33 “Importante conferencia sobre la utilidad de los Boy Scouts”, El Independiente, 24 /10/1913.

34 Ibidem.

35 Goyzueta, “Declaración de principios de los Boy Scouts” en El Independiente, 14/11/1913.

36 Ibidem.

37 “La Institución de los Boy Scouts”, El Independiente, 15/11/1913.

38 “Acerca de los Boy-Scouts”, El Estudiante, 1/02/1914.

39 “Los jóvenes exploradores (Boy Scouts)” en El Independiente , 21/12/1913.

40 “La Asociación Cristiana de Jóvenes”, El Abogado Cristiano, 30/01/1913.

41 AGN, Instrucción Pública y Bellas Artes, Caja 328, Leg, 10, Exp. 33, 1914.

42 Ibidem.

43 Ibidem.

44 Luis González Obregón fue un cronista e historiador, fungió como director de varias publicaciones como los Anales del Museo Nacional (1903-1907) y el Boletín de la Biblioteca Nacional (1907-1910). Fue director del Archivo General de la Nación y miembro de diversas asociaciones científicas como la Asociación de Geografía y Estadística, de la Sociedad Científica “Antonio Alzate”, entre otras. Alfonso Pruneda, médico, fue director de la Escuela Nacional de Altos Estudios (1912-1913), rector de la Universidad Popular Mexicana (1912-1922) y de la Universidad Nacional de México (1924-1928). Ezequiel A. Chávez, abogado, se desempeñó como funcionario, pedagogo y psicólogo. Fundador de la Universidad Nacional y de la Escuela Nacional de Altos Estudios (instituciones de las que también fue rector y director). Director de la Escuela Nacional Preparatoria y docente en la misma. Fue uno de los introductores de la psicología experimental en México y de las modernas nociones de adolescencia también presentes en su libro Ensayo de psicología de la adolescencia (1928).

45 “La obra revolucionaria de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes”, Boletín de Educación, 01/11/1914, p. 6-7.

46 “Fue tomado el pueblo de Sta. Isabel. El simulacro de los Boy Scouts en La Villa”, El Pueblo, 20/05/ 1918.

47 “Palabras a los jóvenes” en El Maestro, 2/05/1921.

48 Véase Grant, op. cit.

49 Jordan, op. cit. p. 130-169.

50 “Labor del porvenir” en Educación Física, 1/02/1923.

51 “Palabras a los jóvenes, ¿Qué son las Tribus Indígenas Mexicanas?” en El Maestro, 01/05/1921, p. 174.

52 Jackson Albarrán, Elena, “Los exploradores, la Cruz Roja y la expresión infantil del nacionalismo en México” en Sosenski, Susana y Elena Jackson Albarrán (coord.), Nuevas miradas a la historia de la infancia en América Latina: entre prácticas y representaciones, México, UNAM, 2012.

53 “Crónica del Primer Congreso Nacional de Exploradores” en Tihui. Magazine Mensual, Órgano de las Tribus de Exploradores Mexicanos, 01/12/1926, p. 21.

54 Véase Baldwin, Deborah J., “Diplomacia cultural: Escuelas misioneras protestantes en México”, 1986, en Historia Mexicana. vol. 36, n° 2-142, p. 287-322; Bastian, Jean-Pierre, Los disidentes: sociedades protestantes y revolución en México, 1871-1911, México, Fondo de Cultura Económica, El Colegio de México, 1989; Bastian, Jean-Pierre, Protestantismo y sociedad en México, México, Casa Unida de Publicaciones, 1983.

55 Baldwin, op.cit.

56 “Declaraciones del Primer Magistrado” en Tihui. Magazine Mensual, Órgano de las Tribus de Exploradores Mexicanos, p. 1, 01/12/1926,

57 Quintal M. Fidelio, et al. 100 obras fundamentales sobre educación, Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán, 1998, p. 125.

58 Dewey, John, Experience and Education, Indianapolis, Kappa Delta Pi, 1998, p. 19.

59 “El juramento de Exploradores” en El Sembrador, 05/08/1929, p. 6.

60 La revista menciona la Asociación Cristiana Femenil. Véase. “Página de la mujer exploradora”, Tihui, 01/12/1926, p. 14.

61 Véase Beatriz Urías Horcasitas, Historias Secretas del Racismo en México (1920-1950), México, Tusquets, 2007.

62 José U. Escobar, “Vivae” en Tihui, 01/12/1926.

63 “Tribus de Exploradores en los Circuitos Rurales” en El Sembrador, n° 3, 20/05/1929.

64 “Caballeros tigres, Caballeros Águilas, Caballeros Leones” en El Sembrador, n° 4, 05/06/1929. p. 15-16.

65 Aspe Armella, María Luisa, La formación social y política de los católicos mexicanos La Acción Católica y la Unión Nacional de Estudiantes Católicos: 1929-1958, México, Universidad Iberoamericana/ Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 2008.

66 Existen algunas dudas sobre el anuncio que se haría respecto a la denominación de los grupos rurales, ya que en la revista El Sembrador se afirmaba que llevarían el nombre de Tribus de Exploradores Rurales, sin embargo, parece que mantuvieron el nombre de Tribus de Exploradores Mexicanos.

67 José U. Escobar, La tribu de Exploradores Mexicanos, p. 17-18.

68 AHSEP, Inventarios, 3167, Caja 5, Exp. 3, 1932.

69 AHSEP, Dpto. Esc. Rural, Escuela rural Federal, Caja 9, Exp. 13, Fol. 72, 1932.

70 “Contingentes de Educación en el Desfile” en El Nacional, 15/11/1931; “El Pmo. Domingo recibirán sus premios los triunfadores de la Carrera Puebla-México” en El Nacional, 17/02/ 1932.

71 Este reconocimiento era otorgado a una organización por país. Fernando Soto Hay, “Datos sobre la historia del escultismo nacional e internacional”, AHUI, BS, s. d.

72 Para mayor información sobre la ACJM se pueden consultar los tres volúmenes de Jean Meyer, La Cristiada, México, Siglo XXI Editores, 1973 y Aspe Armella, op.cit.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ivonne Meza Huacuja, « Juventud, masculinidad, Estado y revolución: de los Batallones Escolares a las Tribus de Exploradores Mexicanos », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 16 février 2018, consulté le 22 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71883 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.71883

Haut de page

Auteur

Ivonne Meza Huacuja

Doctora en Historia por El Colegio de México, Estancia Posdoctoral en el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, Universidad Nacional Autónoma de México. Coordinadora del Seminario Interinstitucional de Historia de las Juventudes, UNAM.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page