Skip to navigation – Site map
Debates | 2018
Florencia Roulet

Violencia indígena en el Río de la Plata durante el período colonial temprano: un intento de explicación

Les formes de violence autochtone dans la région des pampas pendant la période coloniale: une tentative d’explication
Indigenous violence in the pampa region during colonial times: an attempt of explanation
[16/02/2018]

Abstracts

This article analyses the expressions of native violence in the Río de la Plata region from the time of Spanish Conquest to the mid-eighteenth century, through the sources originated in Buenos Aires. We try to describe what kind of facts were labeled as violent, making a distinction between those which only caused material damages and those that provoked human deaths. Confronting different documents, we try to establish where the violence took place, which was the historical context at that time, which kind of aggression was involved, who the authors were, which were their motivations and what impact they had on their contemporaries.
This analyse leads us to question the narratives that consider indian hostility as the launcher of the dynamics of interethnic confrontation and allows us to see native violence as intimely associated to colonial violence, which gives it its sense. We also propose to establish a more rigourous distinction between the notion of malón or razzia and that of weichán or war.

Top of page

Full text

  • 1 Acta capitular del 24.04.1686, AECBA 1921, XVI, libro 11, p. 299; Acuerdo capitular del 19.09.1714, (...)
  • 2 Pierre Bourdieu, La domination masculine. Paris, Seuil, 2012, p. 8. Todas las traducciones de texto (...)

1En el sentido común de los argentinos, la imagen del malón como ataque indígena contra los pobladores rurales de la campaña, con muertes, cautiverios y robo de hacienda condensa la representación consagrada acerca de las relaciones entre blancos e indios en la frontera sur. Tal habría sido el punto de partida de una dinámica de violencia interétnica que provocaba “reacciones punitivas” de parte de los hispanocriollos. Construida por la historiografía decimonónica para legitimar los proyectos de apropiación territorial de las clases dirigentes, esa potente noción proyectaba una situación contemporánea hacia un pasado inmemorial y se nutría en parte del lenguaje exagerado y parcial de las fuentes coloniales. Con sus frecuentes alusiones a “los grandes daños, robos y muertes que los Indios… han hecho”, a sus “delitos, insultos y maldades”, estos documentos – escritos por los colonizadores sin dar lugar a las voces de los colonizados – alimentan la percepción de una innata belicosidad indígena1. En ellos, la agresividad de los nativos es sacada de contexto, desvinculada de la violencia intrínseca a la situación colonial y atribuida a su pretendida barbarie o a una irrefrenable propensión a vivir del robo. Se nos presenta así como un elemento irracional y permanente en las relaciones interétnicas, de imprevisible recurrencia, haciéndonos olvidar que aquello que vemos como eterno en la historia “no es sino el producto de un trabajo de eternización que incumbe a instituciones interconectadas” – el Estado, la Iglesia, la escuela y la prensa –, y que, como investigadores, nos cabe la tarea de reinsertar en la historia esas representaciones esencializadas2.

  • 3 Ingrid de Jong, “Introducción: estrategias y horizontes de la antropología histórica en la frontera (...)
  • 4 En los años 60, Alfred Tapson había datado el inicio de la guerra en el siglo XVII. Posteriormente (...)
  • 5 Eugenia A. Néspolo, Resistencia y complementariedad, gobernar en Buenos Aires. Luján en el siglo XV (...)

2La renovación en las investigaciones históricas y antropológicas iniciada en la década de 1980 ha revelado las profundas transformaciones de las sociedades indígenas a partir del contacto con los europeos y puesto en evidencia que, en el transcurso de la segunda mitad del siglo XVIII y buena parte del XIX, se fueron consolidando en los diferentes tramos de la frontera sur relaciones interétnicas pacíficas, fundadas en la diplomacia, el comercio, los encuentros protocolares regulares, la cooperación militar contra enemigos comunes y toda clase de mestizajes biológicos y parentescos simbólicos. Gracias a estos trabajos, la imagen de un estado de guerra permanente que nos legó la historiografía tradicional ha sido sustituida por la de un “complejo fronterizo” en cuyo seno se entretejían las historias indígenas y colonial/criolla formando una vasta trama política y económica regional en la que se movían numerosos negociadores e intermediarios culturales3. Sin embargo, el siglo XVII no ha merecido la misma atención de los investigadores y sigue siendo habitual que se lo represente como un período signado por la confrontación, donde la parte indígena -que ya entonces habría hecho del saqueo de ganados y bienes coloniales un componente considerable de su economía- asumiría la iniciativa4. De este modo, la noción de un “conflicto latente con el indígena” cuyo carácter se señala por una “marcada beligerancia”5, así como la figura del malón, siguen vigentes en nuestra representación de la frontera sur bonaerense en los tempranos tiempos coloniales.

  • 6 Eduardo Crivelli Montero, “Malones: ¿saqueo o estrategia? El objetivo de las invasiones de 1780 y 1 (...)
  • 7 Sobre las formas de violencia que se despliegan como un continuum de categorías de invisibilidad (v (...)
  • 8 Véanse por ejemplo los trabajos de Ingrid De Jong, Raúl Mandrini, Florencia Carlón y Guido Cordero.

3Popularizado en el siglo XIX pero ausente del vocabulario colonial, el término mismo de “malón” – retomado por la historiografía como categoría analítica – presta a confusión, porque se lo utiliza para designar tanto las incursiones destinadas al robo de ganados mansos de las estancias – sin llegar al enfrentamiento –, como los ataques que acarreaban la muerte intencional de hombres y el rapto de mujeres. Estos últimos sugieren más bien actos de guerra con metas políticas que buscaban “cambiar la estructura de las relaciones con el mundo colonial”6. Unas relaciones fundadas en un continuum de formas de violencia que iban de sus manifestaciones físicas más visibles (masacres, ejecuciones ejemplares, castigos corporales, tortura, etc.) a formas más soterradas de coerción, dominación, miedo y humillación que se inscribían en la larga duración del tiempo colonial7. Desde el ensayo precursor en el que Eduardo Crivelli Montero se preguntaba si los asaltos indígenas a Buenos Aires en la década de 1780 debían verse como meros saqueos o como una estrategia política para revertir esas relaciones coloniales, pocos son los estudios que han profundizado la cuestión de la violencia indígena8.

  • 9 Véase una excelente reflexión sobre el desafío de describir y analizar la violencia en Raphaëlle Br (...)
  • 10 Lenclud Gérard, Claverie Elisabeth, Jamin Jean, «Présentation. Une ethnologie de la violence est-el (...)

4Investigar y escribir sobre este tema hoy nos lleva a resituar el fenómeno de la violencia en su contexto histórico, político y cultural, desmontando sus mecanismos, observando los gestos que lo revelan y desentrañando las motivaciones de sus actores, así como el modo en que fue percibido y relatado por sus víctimas9. De los dos polos entre los que oscilaría la noción de violencia según Gérard Lenclud – aquél que se asocia a los procedimientos de instauración y de reproducción de todo orden social y aquél que procura transgredirlo10 – enfocaremos nuestra atención en las expresiones de la violencia transgresora.

  • 11 Véase Michel Naepels, « Quatre questions sur la violence », L’Homme [En ligne], 177-178 | 2006, mis (...)
  • 12 Jackie Assayag, «La face obscure de la modernité. Anthropologie et génocides», L'Homme, 2004/2 (n° (...)

5Omnipresente en toda situación colonial, la violencia es un objeto de análisis escurridizo, que no se deja observar sino a través de testimonios sesgados y que resulta de un proceso de calificación por parte de la fuente y de categorización por parte del investigador11. Antes que aplicar nuestros propios criterios sobre qué tipo de conductas constituyen actos de violencia, estaremos atentos a develar qué gestos eran considerados violentos por quienes se sentían vulnerados por ellos, aunque no siempre advirtamos desde nuestra distancia de investigadores una intención agresiva en quienes los realizaban (típicamente, cuando la “hostilidad” invocada era la huida). Tenemos presente que el definir un hecho como violento implica una valoración ética, una noción implícita de lo que es justo o injusto12.

  • 13 Uso expresamente la noción de “zonas de contacto” desarrollada por Mary Louise Pratt como “espacios (...)
  • 14 Carlos Sempat Assadourian, G. Beato y J.C Chiaramonte, Argentina: de la conquista a la independenci (...)

6Mi propósito en este trabajo es hacer el rastreo cronológico de las distintas formas de violencia transgresora en la zona de contacto que se desarrolló en la jurisdicción del Río de la Plata desde la conquista hasta la cuarta década del siglo XVIII13. Fundada desde Asunción en 1580, Buenos Aires formó parte inicialmente del territorio de la Gobernación del Río de la Plata, que lindaba al oeste con la de Tucumán y aquella con el corregimiento de Chile, sin que se fijaran límites definidos entre esas jurisdicciones. En 1617, la gobernación del Río de la Plata fue dividida en dos: la que, con el mismo nombre, incluía las ciudades de Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes y Concepción del Bermejo, y la del Guairá o Gobernación del Paraguay14. Los vecinos de la ciudad Buenos Aires, encomenderos con representación en el cabildo, tenían que cumplir sus obligaciones militares en la guerra contra los indios en cualquier punto de la jurisdicción donde su presencia fuera requerida. Las actas capitulares de Buenos Aires y la correspondencia de las principales autoridades políticas, militares y religiosas de la gobernación, principales fuentes que utilizo en este trabajo, dan testimonio de la percepción de la violencia indígena que tenían los habitantes de esa ciudad y su campaña y reflejan el modo en que concebían su propia seguridad. Son sus voces las que describen y califican los actos cuya materialidad procuro restituir, por lo que el análisis de los acontecimientos no puede desvincularse del modo en que fueron narrados. Si el punto de vista impuesto por la documentación es el de los pobladores de Buenos Aires, los hechos invocados sucedieron en diversos ámbitos de la gobernación rioplatense – que incluía la Banda Oriental – y en los caminos que la vinculaban con las jurisdicciones vecinas.

7Este abordaje tendrá una limitación fundamental: la virtual inexistencia de documentación que refleje los puntos de vista indígenas. Debemos por lo tanto tratar la violencia transgresora como lenguaje y deducir sus intenciones de los gestos que la expresan o bien hacer analogías con situaciones comparables.

Formas de violencia colonial en el Río de la Plata

8Como en otros lugares de América, el encuentro entre exploradores/conquistadores y sociedades nativas estuvo signado por la curiosidad y el interés recíproco. Los aborígenes recibieron a los europeos sin temor, dando muestras de una generosidad que asombraba a quienes se beneficiaban de ella. Pero la armonía duró muy poco: si la primera experiencia de los europeos en las Indias fue la hospitalidad, la de los indígenas fue la codicia, el maltrato físico y el cautiverio, vivencias traumáticas que dejarían una honda huella en su memoria.

  • 15 Se encuentran descripciones de esas agresiones en la Relación y derrotero de Diego García en el mar (...)

9La buena acogida que inicialmente recibieron las expediciones de Sebastián Gaboto (1527-1530) y Pedro de Mendoza (1536-1541) fue pronto correspondida con agresiones que buscaban amedrentar, humillar y forzar a la obediencia a los nativos, quienes respondieron con sus formas de guerra habituales: emboscadas aisladas y asaltos por tierra y agua con flechas incendiarias y puntas de piedra15. Cuando en la expedición de Pedro de Mendoza, más numerosa y mejor equipada, los españoles introdujeron el caballo como arma de guerra, la estrategia de resistencia más efectiva fue la huida, que jaqueó por el hambre al nuevo asentamiento.

  • 16 Pedro Lozano, Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán. Buenos Aires, Impre (...)
  • 17 Pedro Lozano, Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán. Buenos Aires, Impre (...)

10Buenos Aires fue refundada cuatro décadas más tarde en un sitio despoblado. Erigido el fuerte, Juan de Garay “salió a correr la tierra con algunos briosos soldados” y agredió a los querandíes, quienes “se retiraron atropelladamente a otro lugar más seguro, donde pusieron en cobro sus hijos y mujeres” y convocaron a varias naciones para atacar a los cristianos. Oportunamente alertados, estos los esperaron en el fuerte. La eficacia de las armas de fuego y las espadas de hierro frente a sus flechas incendiarias los puso en retirada16. Luego de esta victoria, Garay hizo una entrada a la costa sur “haciendo guerra a los bárbaros que la poblaban y esparciendo el terror […] con las muchas muertes que en aquella gente ejecutó, hasta que los redujo a abrazar la paz y sujetar sus duras cervices al dominio de Castilla”. En 1582 repartió en encomienda a más de dos mil indios “cuyos caciques principales eran Tubichamini y Cahuanies”, pero no llegó a gozar mucho tiempo del fruto del trabajo indígena. Al año siguiente, cuando en un viaje fluvial a Santa Fe pernoctaba en tierra sin centinelas, fue muerto por el cacique Manuá o Mañuá cerca del sitio del fuerte quemado de Sancti Spiritus17.

  • 18 En 1589 los indios “estaban alzados y rebelados” y era necesario “correr la tierra y conquistarla”; (...)
  • 19 Acuerdo del 21.06.1610, AECBA 1907, II, libro 2, p. 266.
  • 20 Véase la Información hecha por el protector general de los naturales de Santa Fe, Baltasar de Santu (...)

11La “pacificación” de los indios de la comarca de Buenos Aires llevó varios años18 y tuvo como resultado la rápida merma de esa población: ya en 1610 se decía que “esta tierra está muy falta de servicio de yndios por los muchos que los años atrás se an muerto y los que andan alçados”19. A partir de esa fecha, los indios repartidos en encomienda fueron en gran parte concentrados en reducciones: la del cacique Bagual en Areco, la de Tubichaminí en la costa del Río de la Plata y la del guaraní don Bartolomé, en Baradero, a las que se sumarían el pueblo de indios guasunambís – entre los ríos de las Conchas y Luján –, el de Paycaraví, junto al Paraná de las Palmas, y el de Caguané, que se irían despoblando hacia mediados de siglo20. Otros indios encomendados permanecieron sin asiento fijo entre la campaña y la ciudad para emplearse en la siega y en las vaquerías, mientras que, de tanto en tanto, los cristianos organizaban malocas o expediciones de “caza” de mujeres y niños indígenas – los hombres adultos por lo general eran masacrados – que distribuían entre la tropa y utilizaban como mano de obra virtualmente esclava.

  • 21 El gobernador Diego Marín Negrón decía que “aunque barbaros que lo son mucho dicen que por ser cris (...)
  • 22 Carta del gobernador Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en M (...)

12Las condiciones de trabajo eran duras, los salarios a menudo inexistentes, los golpes, castigos, prisiones y malos tratos, moneda corriente. Al punto que los indígenas encomendados equiparaban su condición a la de cautivos21. Tal situación perduraba en 1678, cuando el gobernador Andrés de Robles escribió que “no tiene ponderación el odio y trabajo con que son tratados comúnmente”, y promediando el siglo XVIII no había mejorado: el jesuita Cardiel pudo observar que “los indios que viven entre españoles, así de encomienda como otros, son tratados con vilipendio; los tienen muy atareados, sujetos al trabajo y al castigo […] pobres y desdichados”22.

  • 23 Sobre las epidemias como una manifestación de violencia estructural, véase Farmer, Paul E., Nizeye, (...)

13Si las masacres, las ejecuciones ejemplares, los castigos corporales y la tortura en prisión constituían las formas visibles de la violencia colonial, la explotación laboral, la discriminación en el trato cotidiano, los destierros, la pobreza material y las epidemias – estas últimas, una forma de violencia estructural no deliberada de impacto devastador para las capas sociales más explotadas, es decir aborígenes y africanos – constituyeron su faz oculta23. ¿Cómo reaccionaron los indígenas de la región bonaerense ante estas abrumadoras formas de violencia colonial?

La violencia transgresora: del repliegue defensivo a la guerra abierta

  • 24 En 1620, los indios del cacique Juan Bagual regresaron de “la pampa Tierra adentro” donde habían hu (...)

14Las reiteradas alusiones de los vecinos de Buenos Aires a los “daños”, “levantamientos” y “hostilidades” de los indios dan a primera vista la impresión de una situación de inseguridad generalizada para los habitantes de la campaña y la ciudad. Sin embargo, cuando analizamos en detalle la información sobre los actos calificados como agresiones, constatamos que la primera y más habitual respuesta a la violencia colonial fue el alzamiento o huida tierra adentro, ya sea por miedo a malos tratos o por riesgo de contagio24.

  • 25 Según un vecino de Buenos Aires, los pampas “siempre están en esta jurisdicción y en distancia de o (...)
  • 26 Carta del obispo Antonio Azcona e Imbert al Rey, 11.01.1683, AGI Charcas 137, copia en MET G.14.
  • 27 Carta de Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6.

15Si bien algunos grupos debieron internarse en las pampas a grandes distancias, fundiéndose a la larga con otros, las fuentes sugieren que muchos indios huidos permanecían cerca de sus tierras de origen, donde eran capturados una y otra vez25. Solían ser entonces ubicados fuera de la ciudad “dejándolos sobre su palabra, con que ellos llevados de su propio natural a pocos días desamparan el sitio y se retiran a las campañas donde estén seguros”26. Idéntica dispersión se producía ante las epidemias, ya que “en estos casos tienen por abuso el mudarse de los sitios a diferentes partes, pareciéndoles que así se les ataja”27. Algunos intentaban la huida a pie; otros la hacían montados, cuando podían procurarse caballos.

  • 28 Carta del gobernador Alonso Mercado y Villacorta al rey. Buenos Aires, 21.06.1663, AGI Charcas 122, (...)
  • 29 Comercio del que se tienen ya indicios en 1635, cuando el capitán Amador Baez de Alpoim es enviado (...)
  • 30 Giberti, Horacio. Historia económica de la ganadería argentina. Buenos Aires: Solar, 1981, p. 34.
  • 31 Carta de Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6.

16El robo de equinos es la segunda acusación que reiteran las fuentes, tanto en el caso de indios en fuga como en el de los pequeños grupos que se presentaban ocasionalmente a trabajar en la siega o la corambre, “resultando los excesos de hurtos de caballadas, yeguas y semejantes cosas de su conveniencia que disponían a las retiradas”28. El interés de los indios de las pampas por los caballos tiene dos explicaciones: por un lado, su uso como medio de transporte, alimento y bien de cambio en sus tratos con los indios de Chile, necesitados de caballos para la guerra29. Por otro, el hecho de que durante el período de las vaquerías eran los equinos – y no los vacunos – la “base de la estancia”, ya que los hacendados no se preocupaban por criar un ganado que podían cazar con facilidad. Los indios por tanto sólo podían llevarse caballos30. La descontextualización habitual de las hostilidades indígenas en las fuentes hace que éstas aparezcan como gratuitas, legitimando la desproporcionada represión española. El gobernador Andrés de Robles explicaba sin embargo al rey que si algún daño se recibía era “de los indios domésticos que andan huidos y retirados hacia la Sierra de los malos tratamientos de sus encomenderos” y aseguraba “que los hurtos de los caballos han sido a sus encomenderos y a quien han servido y no les han pagado su trabajo”31. Cabe por tanto preguntarse si, desde la perspectiva indígena, se trataba de un “robo” o más bien de una compensación por trabajos no remunerados.

  • 32 Sin pretender una exhaustividad absoluta, he consignado en los siguientes cuadros todas las referen (...)

17En el siguiente cuadro he procurado reseñar los actos calificados como violentos por las fuentes bonaerenses de 1589 a 1686, sin que se registren muertes de hombres32.

Cuadro N° 1 – “Hostilidades”, “alzamientos”, “alborotos” y “daños” de los indios, sin muerte de cristianos, 1589-1686

  • 33 Varias fuentes de 1680 mencionan también “muertes de diferentes personas y sus mismos encomenderos  (...)
  • 34 En 1683, como en 1686, los acontecimientos recientes son meros hurtos de ganado que dieron pie a un (...)

Año

Grupo/lugar

Acciones invocadas

Fuente

05.1589

Buenos Aires

“están los indios alzados y rebelados y es menester correr la tierra y conquistarla”

AECBA 1907, I, 1, p. 24-25

1599

Bagual/norte de Bs. Aires

Tras epidemia de viruela, Bagual huye a la pampa

Hux 1993: 5

04.1606

05.1606

Buenos Aires

Charrúas, camino a Sta. Fe

Vecinos viven “con recelo y cuidado” de indios de guerra.

“han tomado las balsas y gente que iba en ella”; “está toda la tierra alborotados los indios naturales della”

AECBA 1907, I, 2, p. 196

AECBA 1907, I, 2, p.

205

1610

Buenos Aires

Levantamiento de Bagual con 70 vasallos

“andan alzados”: falta de servicio

“…me han traydo preso a Vn Casique q.e llaman el baugual con 70 Vasallos q.e […] vinieron con Vna Cruz a Pedir paz a los soldados”.

“… el Casique baugual ha delinquido en no hauer Venido a dar La obediencia aunq.e Le hecho llamar…”

Los indios de Bagual “anduvieron Seis años huidos y alçados hasta que vino el dicho gouernador Diego Marin…”

AECBA 1907, II, 2, p. 266

AGI Charcas 27, MET B.12

AGI Charcas 27, MET C.7

10.1613

?

“se han preso y castigado” los indios “salteadores y rebeldes”

AECBA 1907, II, 2, p. 470

1617

“ciudades de arriba” (¿Paraguay?)

Indios “andan alterados y levantados y han cautivado españoles”

AECBA 1907, III, 3, p. 459

1624-1631

Indios de Bagual

“estaban alterados y levantados”, “habían sucedido muchos robos y otros daños por los caminos”

AECBA 1909, VII, 5, p. 216

1635

10.1635

“Indios circunvecinos”

Serranos

se han “levantado y alzado” con indios amigos; se han “rebelado”.

han venido en busca de los indios que llaman Pampas” reducidos en la laguna de San Lucas, a 8 leguas de Buenos Aires, y “han resultado y resultan graves delitos”.

AECBA 1909, VII, 5, p. 470

Orden del Gob. Pedro E. Dávila a Amador Báez de Alpoim, Col. Mata Linares XI

1638 o 1639

Santa Fe

“indios alzados saquearon las estancias de los términos de dicha ciudad”

AECBA 1911, IX, 6, p. 378

1659

Serranos

congregados con Tubichaminíes

“daño que los indios serranos hacen en las estancias de la jurisdicción”; se resuelve amonestarlos para “que se retiren a sus tierras y natural y que no pasen desta banda del dicho río Saladillo”

AECBA 1914, XI, 7, p. 104

04.1663

Serranos y pampas

Indios armados “embisten” una parcialidad de indios domésticos, hiriendo y matando algunos; “rompieron y saquearon” una estancia.

AGI Charcas 122, MET E.4

1671

Indios de las sierras e indios amigos

“multitud de infieles de la Sierra”

pusieron cerco a esta ciudad como en franquia, por ver si venía por mar el enemigo para ejecutar por tierra este intento […] y visto que se pasó el verano se retiró a sus territorios”.

Se acercaron a la ciudad al enterarse de que los franceses amenazaban el puerto. El gobernador hizo acuartelar 500 soldados guaraníes en el río Luján durante el verano, hasta que los serranos, “se retiraron al asilo de sus tierras”.

AGI Charcas 283, MET E.15

Lozano 1874, 3, p. 448

09.1674

Pampas

Hurto de caballadas en la estancia del capitán Sebastián Cabral de Ayala

AECBA 1916, XIV, 9, p. 153

1676

Pampas reducidos por A. de Robles

Luego de huir por peste de viruelas, robaron estancias de Juan Jofre de Arze y Juan de Peñalba.

robos en las caballadas de las estancias”.

AGI Charcas 284, MET F.5

AGI Charcas 283, MET F.6

168033

Pampas sujetos a Buenos Aires

Pampas y serranos tenidos por domésticos y encomendados

“algunos caballos que faltaron en las estancias”

“haber hecho junta de naciones de indios forajidos y de su séquito se han llegado a situar inmediatamente a esta dicha ciudad de la otra parte del río que llaman Saladillo y de allí han hecho entradas a diferentes estancias siete leguas desta ciudad […] y llevádose dellas las crias de caballos y mulas que tenían”

AGI Charcas 60, MET G.15 y 16

AGI Bs.As.3, MET G.2

22.9.1683

Pampas

Queja por los “hurtos y muertes que suelen hazer los indios pampas y matanzas de dichos ganados [retirados a tierras realengas]”

AECBA 1921, XVI, 10, p. 152

04.1686

Pampas

grandes daños robos y muertes que los indios pampas han hecho en esta dicha ciudad en las estancias y chacaras della y en otros parajes de esta jurisdicción de ganados como son caballos, mulas, potros y yeguas y muertes de españoles34 y en especial los hurtos que ahora […] han hecho de dichos ganados a algunos de dichos vecinos”

AECBA 1921, XVI, 11, p. 299

  • 35 Por ejemplo Florencia Carlón (op.cit.), que menciona el incidente de 1617 en las “ciudades de arrib (...)

18Este cuadro nos revela varias cosas: 1) que los principales delitos que se imputan a los indios son el alzamiento o huida y el robo de equinos; 2) que aquellos a quienes en Buenos Aires se acusa de hostilidades son a menudo grupos que residen en lugares lejanos en la extensa jurisdicción rioplatense (charrúas, indios de Santa Fe o de las “ciudades de arriba”); 3) que los hechos calificados de hostiles suceden invariablemente en el ámbito rural (las estancias), en las campañas tierra adentro y en los caminos, lejos de los centros poblados; 4) que las agresiones contra grupos considerados como indios amigos son caracterizadas como delitos que justifican una respuesta militar y 5) que una agresión relativamente menor, como el hurto de ganado, es agravada al asociarla discursivamente con una acusación de asesinato, aunque ésta se refiera a un evento alejado en el tiempo y sin vinculación probada con los hechos más recientes (como en las quejas de 1683 y 1686). Los “robos y muertes” que se invocan de manera reiterada y no específica dan la impresión de que han sucedido nuevas hostilidades con secuelas fatales. Este recurso narrativo contribuye a presentar violencias puntuales como un fenómeno recurrente, imputable a la naturaleza belicosa de los indios. Otra consecuencia del lenguaje impreciso que manejan las fuentes en cuanto a la descripción de los hechos, a su localización en el espacio y a la identificación de actores indígenas es que genera una impresión de inmediatez geográfica que ha confundido a varios investigadores, haciéndoles interpretar sucesos acontecidos en zonas remotas de la jurisdicción rioplatense como agresiones de grupos cercanos, que comprometían la seguridad de la ciudad misma35.

19¿Qué observamos cuando consideramos las hostilidades indígenas que tuvieron como consecuencia la muerte de hombres? ¿En qué circunstancias sucedían? ¿Dónde? ¿Qué grupos estaban implicados? ¿Cuántas eran las víctimas? ¿Se trata de actos aislados o de violencia generalizada? ¿Hasta qué punto se puede hablar de sublevaciones? ¿Cómo reconstruir el contexto en el que se producían? El siguiente cuadro reúne las informaciones que he podido reunir al respecto para el siglo XVII:

Cuadro n° 2 – Agresiones indígenas con muerte de hombres en la jurisdicción del Río de la Plata, 1599-1686

  • 36 El gobernador Diego Rodríguez de Valdés contabiliza dos españoles víctimas de “indios matadores” qu (...)
  • 37 Es decir: a maloquear tolderías para hacerse de cautivos indígenas.
  • 38 Sobre los grupos indígenas del norte de Santa Fe designados como calchaquíes, véanse los trabajos d (...)
  • 39 Las cifras de 4 y 7 u 8 muertos en el camino de Mendoza responden a rumores no confirmados (“hay no (...)

Año

Grupo/cacique

Lugar

N° muertos

Fuente

1599

Bagual, Capaquén, Tubichaminí

indios matadores”

?

-

“varios españoles”

“dos españoles”

Hux 1993, p.5

AGI Charcas 112, MET B. 536

1604

Bagual

?

“varios españoles”

Hux 1993, p. 5

1609

1610

“naturales levantados”

?

“en el campo de Córdoba”

“la tierra adentro”

Camino de Córdoba

cinco pobres hombres que venían a esta ciudad”.

10 mancebos cordobeses “que sin orden salieron a traer algún servicio”37

Indios “andaban matando españoles”

AGI Charcas 27, MET B.14

Idem

AECBA 1907, II, 2, p. 274

Década 1620

1628

Charrúas

“indios de la costa de este Rio de la Vanda del norte”

Costas de la Banda Oriental

-

muy grandes matanzas y robos en los navíos que se perdían”.

“hacían muchos daños Cautibando y matando la gente de los nauios…”

AECBA 1909, VII, 5, p. 217

AGI Charcas 28, MET C.20.

1633

Guaicurús y calchaquís38

Concepción del Bermejo

(norte de Santa Fe)

Entre 24 y 30

AECBA 1909, VII, 5, p. 377, 422.

1638

“diferentes naciones ”

?

Calchaquíes y caracarás de Sta. Fe

Caracarás, capesanes, mepenes y algunos gualquilaros

“pampas desta provincia”, “caminos reales de las provincias comarcanas”

¿Caminos?

Reducción de Sta. Lucía de los Astores/ “en los caminos”

Islas de la gran laguna del Iberá/ reducción de Sta. Lucía

? (indios “salteadores, matadores, alzados”)

“muertes atroces” contra españoles pasajeros

“muchas muertes […] entre ellos de algunos religiosos sacerdotes”

Muerte del jesuita Pedro de Espinosa

AECBA 1909, VIII, 5, p. 240

AECBA 1909, VIII, 6, p. 306

AECBA 1911, IX, 5, p. 34-35

Lozano 1874, III, p. 424-426.

12.1660

Pampas y serranos

Idem

Idem

Río Luján, cerca estancia de Juan Jofre de Arce

Camino de Mdza.

Camino de Mdza.

2

4

7 u 8 arrieros39

AECBA 1914, XI, 7, p. 185, 211

03.1662

Pampas “y otras naciones que infestan los caminos”

Serranos y tubichaminís

Serranos y pampas

Serranos, puelches y veliches

“los caminos de esta jurisdicción”

8 leguas de Bs. As

Campañas de la jurisdicción

Pampas camino a Chile

2 (son los mismos que en diciembre 1660)

2 (los mismos que en 1660)

1 saliendo a una tropa de carretas

? (“toda la tierra de guerra por los enemigos de las pampas”)

AECBA 1914, XI, 7, p. 316, 337

AGI Charcas 122, MET E.4

AGI Charcas 103, MET F.10

05.1678

Serranos encomendados

Campañas retiradas deste distrito

3 (Ignacio y Cristóbal Ponce de León; Luis de Velazco)

Gondra Doc. MG 1215

AECBA 1917, XV, 10, p. 214-217

08.1686

Serranos y Pampas de los caciques Sacaperu e Ignacio

Reducción de Santo Domingo Soriano (Uruguay)

≥ 18 españoles

≥ 16 chanás

AGI Charcas 283, MET G.29

  • 40 Así lo sintetiza el presidente de la audiencia de Charcas al caracterizar a los indios pampas como (...)

20Este cuadro nos inspira varias conclusiones. En primer lugar, que los crímenes aislados tenían lugar en su casi totalidad en los caminos y campañas de la jurisdicción: el caso más próximo a la ciudad, en 1660, fue la muerte de dos españoles cerca de las estancias del río Luján. Por lo general anónimas, las víctimas eran pasajeros y arrieros que viajaban a Córdoba, Mendoza o Chile, individuos que maloqueaban tolderías o bien vaqueros internados en territorio indígena a cazar ganado cimarrón40. Es decir que en regla general los indios no “invaden” poblaciones sino que matan puntualmente a hombres adultos que circulan lejos de las ciudades.

  • 41 Carta del gobernador Diego Marín Negrón al rey, 15.06.1610, AGI Charcas 27, copia en MET B. 14.
  • 42 Lozano menciona la prosperidad de Concepción gracias a un comercio basado en la abundancia de algod (...)
  • 43 Relatando su primera visita al obispado en 1621, el obispo de Buenos Aires dice que cuando quiso vi (...)
  • 44 Carta al rey de Luis de Brito y Alderete, Pedro de Rojas y Acevedo, Alonso Pastor, Agustín Fajardo (...)
  • 45 Véase el testimonio de las encomiendas existentes en Buenos Aires, enviado por el gobernador Andrés (...)
  • 46 Acta capitular del 16.05.1678, AECBA 1917, XV, Libro 10: 214.

21En segundo lugar que, al omitir referencias a los móviles de la agresividad indígena, estas referencias dan la impresión de estallidos de violencia pura e irracional. Una excepción es la carta del gobernador bonaerense que en cierto modo justifica el asesinato en 1610 de diez mancebos cordobeses que habían “salido a traer algún Seruicio” diciendo que los indios “parece que no son tan Culpados por hauer sido opremidos dellos” y ordena “q. el Castigo sea con alguna piedad porq. me la hace esta miserable Jente por lo q. padecen en el Seruiçio personal”41. Del mismo modo, sólo el historiador Lozano procura una explicación de la violenta destrucción de Concepción del Bermejo en 1632, apelando a la explotación laboral de la que eran objeto los encomendados42. Otras fuentes nos permiten saber que años antes los indios de la región habían sufrido actos de violencia que seguramente habían dejado secuelas en su memoria43. En las demás ocasiones, el silencio de los documentos sugiere que el móvil dominante bien pudo ser el robo, salvo quizás cuando las víctimas eran encomenderos, sacerdotes, soldados o corregidores que encarnaban la opresión colonial. El caso de los hermanos Ponce de León resulta revelador: vaqueando tierra adentro en mayo de 1678, Ignacio Ponce de León, su hermano Cristóbal y un joven español fueron muertos por “sus mismos indios encomendados, haciendo fuga con robo de la caballada y demás que hallaron en el campo donde a crecido salario y con particular agrado los tenían en la faena de corambre”44. Sabemos que ambos eran encomenderos de indios serranos45. Aunque desconocemos cómo eran tratados por los Ponce de León e ignoramos qué clase de altercado disparó el conflicto suponemos que, viéndose cerca de sus tierras, los serranos encontraron la ocasión de deshacerse de ellos para escapar. Los Ponce de León eran “personas principales” dedicadas a la ocupación primera de la economía bonaerense en aquellos años: la faena de corambre. El impacto de su asesinato fue tan fuerte que salvó a sus víctimas del anonimato reservado a los humildes peones de carretas, boyeros y otros transeúntes muertos en los inseguros caminos46.

  • 47 A idéntico corolario llegó Raúl Mandrini, quien caracterizó el lapso que va de 1580 a fines del sig (...)

22En tercer lugar, llama la atención el bajo número de víctimas fatales, salvo en los raros casos en que se trata de una sublevación. Si se comparan estas víctimas con la alta mortandad propia de las malocas, su número resulta sensiblemente modesto: dos o tres muertos, en general condensados en el indefinido “varios”. Por último, es de notar – en la zona lindante a Buenos Aires – la baja frecuencia de estos episodios (Baguales en 1599 y 1604; pampas y serranos en 1660; serranos en 1678), lo que nos lleva a concluir que la región bonaerense fue durante todo el siglo XVII un espacio particularmente seguro para los pobladores blancos, sobre todo si se consideran otras fronteras más “calientes”, como la de Arauco, la de los valles Calchaquíes y la chaqueña47.

23El cuadro revela también que las sublevaciones – entendidas como motines, tumultos, sediciones o levantamientos contra las autoridades españolas en el espacio controlado por éstas – fueron excepcionales. Verdaderos actos de guerra orientados a suprimir el orden colonial y sus principales instituciones – la encomienda, la reducción y la misión – estas rebeliones implicaron asaltos en regla contra asentamientos con población española. La vasta jurisdicción rioplatense conoció en el siglo XVII tres episodios de violencia que pueden ser calificados de tales, todos ellos a considerable distancia de la ciudad-puerto: la sublevación de los guaicurús y “calchaquíes” que en 1633 provocaron la despoblación y el definitivo abandono de Concepción del Bermejo, con muerte de una treintena de españoles; la de los caracarás y otros grupos del distrito de Corrientes en 1638, que implicó la quema de la iglesia de la reducción de Santa María de los Astores y la muerte de sacerdotes, y la de los indios serranos de los caciques Sacaperu e Ignacio transmutados a Santo Domingo Soriano en 1686, con un saldo de una veintena de cristianos,16 chanás, tres charrúas y varias decenas de serranos muertos. Esta sublevación, que marcó los espíritus de los porteños por largo tiempo, merece ser relatada.

  • 48 En 1677, dos caciques serranos “llamados los Caciques Bravos, que nunca habían bajado de la Sierra (...)

24Capturados en 1686 en una maloca, con doscientas personas de sus familias, ambos caciques fueron desterrados a Santo Domingo Soriano, una reducción de indios chanás fundada en 1664 en la desembocadura del río Negro en el Uruguay. Allí habían sido desnaturalizados años atrás los serranos del cacique Nusanach o Bravo48. Una noche oscura y lluviosa de agosto, cuando los quince soldados que los custodiaban dormían en un rancho de madera y paja, los serranos le prendieron fuego y los fueron masacrando con desjarretadoras, bolas y macanas cuando intentaban huir de las llamas. No se salvaron sino tres soldados. Al mismo tiempo, un grupo de serranos fue en busca del corregidor, que vaqueaba en la campaña junto con una decena de chanás, y los mató a todos. Mientras tanto, el cura, su asistente y varios chanás se escondieron en unas canoas. Providencialmente para ellos, un guaraní de la reducción había dado aviso de lo sucedido a los vecinos charrúas, amigos de los españoles. Por fin, al amanecer del segundo día, los charrúas –que también habían perdido tres hombres en manos de los serranos- cayeron sobre estos y los masacraron, llevándose sus familias cautivas.

25Las motivaciones inmediatas de la revuelta resultan confusas: una india serrana afirmó en un principio “que el primer origen fue Sacaperu, por haberle quitado su mujer y haberla casado con el cacique Bravo”. Los sucesivos interrogatorios tendieron a silenciar toda responsabilidad española en el furor de los indios: la misma testigo declaró días más tarde que “hallándose en dicha reducción quietos y gustosos y entretenidos los más de los días con juegos de pelota y otros divertimentos”, una de las mujeres de Sacaperu se quiso casar por su propia voluntad con el cacique Bravo, “de lo cual resultó cobrarle odio y mala voluntad el dicho cacique Sacaperu al otro”. Un enojo por celos entre indios, atizado por un guaraní de la reducción, habría generado una revuelta con el objeto de “quedar solos por dueños de esta tierra”. En efecto, el indio guaraní Lorenzo Tiemblatierra, apresado posteriormente y apremiado durante su detención, declaró que el motivo que tuvo para incitar a los serranos a matar a los españoles “fue el haberle azotado en el rollo por defender al Padre en ocasión de que había amparado un soldado que había tenido unas palabras con el corregidor”. Ese humillante e injusto castigo público lo había movido a atizar el odio de los serranos y a prometerles que los guiaría luego hasta Baradero para que regresaran a sus tierras.

  • 49 Los detalles de esta sublevación figuran en un largo expediente titulado “Autos en testimonio obrad (...)

26Si la decisión de quitar a Sacaperu una de sus mujeres para dársela a Nusanach pudo ser el detonante de la revuelta, su causa última no fueron los celos -como lo sugiere el expediente- sino la arbitrariedad colonial. El cacique Bravo, supuesto objeto del resentimiento de Sacaperu, sobrevivió a la revuelta, lo que nos permite inferir que la violencia de los serranos no se dirigió contra él. Al contrario, la saña de los sublevados contra cuanto español cayó entre sus manos manifiesta el sentido anticolonial de este estallido de violencia. El único que lo advirtió fue el protector de naturales, que pidió la absolución de los acusados apelando a la “conmiseración y piedad cristiana” debidas “a los que están en sus tierras y naturales sojuzgados y conquistados de otra nación y destituidos del dominio y libertad que sus antepasados gozaban”. A sus ojos, los serranos “se tuvieron por agraviados en haberlos transmutado a la otra banda”49.

  • 50 En 1752, ante una propuesta de mudar los indios pampas de la reducción jesuítica de Concepción a Sa (...)

27Su alegato no surtió efecto: ansioso por identificar culpables que pudieran ser castigados y teniendo en su poder a los indios Ysilvâ y Mirachilâ, serranos, y al guaraní Lorenzo Tiemblatierra, el gobernador los juzgó sumariamente y los condenó a morir en la horca. El cuerpo de Tiemblatierra fue luego descuartizado y sus miembros expuestos en los principales accesos a la ciudad para escarmiento. Debido a su carácter excepcional, el recuerdo de esta sublevación perduró en la memoria durante décadas50, incluso cuando la violencia transgresora había empezado a manifestarse de forma más virulenta.

Vaquerías y violencia en las pampas

28Esporádicas en la segunda mitad del siglo XVII, las agresiones indígenas aumentaron notoriamente a principios de la siguiente centuria, a medida que se intensificaba la caza de ganado cimarrón en sus territorios. Exhaustos por las vaquerías – que implicaban matanza de animales para obtener cueros, sebo y grasa, y también “recogidas” de ganado en pie para repoblar las estancias y para exportarlo hacia otras ciudades – los rebaños silvestres se alejaban de los centros poblados. Si en 1673 los vecinos se quejaban de tener que salir a hacer corambre a más de treinta leguas de la ciudad “de la otra banda del Arrecife”, en 1709 debían

  • 51 AECBA 1916, XIV, libro 9, p. 16, 20, 22, 24, 26, 58, 59; 1926, Serie II, II, libro 15, p. 176.

caminar más de cien leguas […] para poder hacer el sebo y grasa necesaria para su gasto. Y para coger las cantidades cortas de ganado que se pueden conseguir a fuerza de muchos trabajos, costos y gastos les es necesario buscarlo en más de doscientas leguas de distancia, cuando no ha veinte años que se hacía el sebo y grasa que habían menester sobre las estancias de esta ciudad y recogían las vacas que querían con bien poco gasto a veinte y treinta leguas de ella51.

  • 52 AECBA 1907, II, libro 2, p. 421.
  • 53 La primera mención a incursiones de cordobeses en las campañas de la jurisdicción bonaerense, “mata (...)
  • 54 Acuerdo del 23.05.1709, AECBA 1916, Serie II, II, Libro 15: 176.

29La lógica predatoria del sistema de las vaquerías llevó a una rápida declinación del ganado cimarrón. Ya en 1612 se había advertido el riesgo de su extinción y se prohibieron las vaquerías por dos años52. Pese a las sucesivas reglamentaciones (no se podían matar sino toros para los cueros; no se debía vaquear en tiempo de la parición; se sucedieron las prohibiciones de saca de ganados por períodos de uno a cuatro años), el carácter mismo de esta actividad, la dificultad de un control eficaz, el incumplimiento de las normas por cantidad de faenadores clandestinos y la abierta competencia de los pobladores de Santa Fe, Córdoba, Río Cuarto, San Juan, San Luis y Mendoza por este recurso, llevaron a una vertiginosa merma de los vacunos53. Recién en 1696 una real cédula confirmó a los vecinos de Buenos Aires como los únicos accioneros con derecho a los ganados cimarrones de su jurisdicción. Pero, “como lo dilatado de estas campañas no permite el poner puertas al campo siendo tantas por donde entran”54, santafecinos, cordobeses y cuyanos penetraban cada año tierra adentro, no obstante las salidas de soldados del presidio para apresar a los vaqueros clandestinos y decomisar sus pertenencias.

  • 55 Se trata de la llanura circunscrita por las Sierras de la Ventana, Tandil y Cayrú, al sur de Buenos (...)
  • 56 Bechis, Martha. «A propósito de un documento puntano de 1710 en el que los vaqueros son unos caball (...)
  • 57 Otros documentos sugieren que los asesinatos de vaqueros en las pampas, aunque ejecutados por grupo (...)
  • 58 Así lo sugiere la propia Martha Bechis (op. cit.) y lo refuerza la analogía que puede hacerse, en o (...)
  • 59 La única referencia a esos actos de violencia es una mención, el 18.09.1706, a la causa criminal qu (...)

30Así, galopando tras las vacas, los cristianos se internaron en pleno corazón del territorio de los “pampas serranos”, quienes empezaron a reaccionar con violencia55. Martha Bechis contabilizó entre 1700 y 1710 más de 50 muertes de vaqueros mendocinos, puntanos y cordobeses en las sierras bonaerenses (en su mayoría peones, pero también algunos vecinos de alcurnia como Juan Luis Ladrón de Guevara en 1702, Antonio de Herrera y Garay en 1707 y Gregorio de Guevara, en 1708)56. La fuente que cita – una información ordenada por el procurador de San Luis en 1710 – acusa en particular a los caciques Yaati y Maiupilquian y sugiere dos posibles razones de esa agresividad: el resentimiento de los serranos contra hombres que les habrían quitado o “inquietado” sus mujeres e hijas y la “costumbre” ya afianzada de robar a los peones amedrentados sus caballos, abrigos, ponchos, frenos y espuelas57. La constante convergencia de tropas de vaqueros someramente armados en la región interserrana acarreaba un motivo de inseguridad para las tolderías, a la vez que una ocasión de obtener con violencia bienes que no se podían conseguir mediante un trabajo asalariado ni a través del comercio legal, aun virtualmente inexistente. Ningún documento refleja el punto de vista indígena sobre estos conflictos, pero no es descabellado formular la hipótesis de que, para los nativos, la apropiación de bienes que los cristianos calificaban como “robo” constituía una forma de “pago” por el uso de los recursos ganaderos de sus territorios58. En cuanto a las muertes de vaqueros en un territorio que Buenos Aires consideraba como parte de su jurisdicción, sabemos que tuvieron gran repercusión en Cuyo y Chile y deben haber sido ampliamente comentadas en Buenos Aires. Sin embargo, las actas del Cabildo porteño, que no cesaban de denunciar los daños y perjuicios que acarreaba la continua saca de ganados por los vecinos de aquellas ciudades, no reflejan inquietud alguna ante la agresividad indígena, que por el momento no se dirigía contra los porteños sino contra sus competidores59.

  • 60 Acuerdo del 10.02.1710, AECBA 1926, Serie II, II, Libro 15, p. 280.
  • 61 Acuerdos del 5.11.1711 y del 2.10.1713, AECBA 1926, Serie II, II, Libro 16, p. 458 y 713.
  • 62 Acuerdos capitulares del 19.09.1714; 7.12.1714 y 18.01.1715, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 92, (...)
  • 63 Acuerdos capitulares del 1.09.1714 y del 6.08.1715, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 88, 216. Los (...)
  • 64 Acuerdo capitular del 7.12.1714, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 139-140.

31La situación cambió a partir de 1710. Ese año se registra en las pampas la presencia de “muchos indios Aucaés, que de la otra parte de la cordillera de Chile han pasado a esta con el mismo fin de robar y destruir dichas campañas”60. Al año siguiente empezaron las agresiones contra vaqueros de Buenos Aires: “los indios Aucaes confederados habían pasado a despojar una tropa que se hallaba en las campañas de esta ciudad recogiendo ganado vacuno con licencia de su señoría quitándoles las vacas, caballos y aun pasando a herirlos”. A diferencia de los pampas, que sólo se apoderaban de caballos, los aucas parecían interesarse por las vacas: “el poco ganado que ha quedado en dichas campañas se ha retirado a las sierras inmediatas a la gran Cordillera a donde bajan los indios Aucaes Chilenos que además de llevarse grandes porciones de él ejecutan muertes y robos en los que van a dichas faenas”61. “Armados con lanzas, flechas y otras armas”, estos aucas que “hasta las Salinas se han introducido”, presentaban batalla a los “pobres vecinos indefensos” quitándoles sus carretas, bueyes, caballada y demás bienes. En ocasiones, actuaban en alianza con indios “serranos”62. El cabildo veía con zozobra que los naturales estaban “apoderados de la campaña”, “sacando gruesas cantidades [de ganado] para el Reino de Chile” y que en estas circunstancias, “no habrá persona que se atreva a semejantes faenas y se experimentará la falta de alimentos tan precisos en la tierra”63. Los territorios donde pastaba el ganado cimarrón ya no eran percibidos como tierras realengas desiertas sino como espacio en poder de nativos hostiles que daban sus golpes cada vez más cerca de la ciudad, como cuando mataron a un vecino que hacía cueros en la laguna de Palantelén, a veinticinco leguas de la capilla de Luján64.

  • 65 Bechis, Marta, «Pampas, serranos, puelches y aucas. A propósito del tratado de paz entre la goberna (...)

32Este incremento de la violencia indígena refleja un notable cambio de actitud: mejor equipados para la guerra gracias a sus tratos con los indios de Chile, los indígenas de las pampas parecen más seguros de su fuerza y menos temerosos de las previsibles represalias. Por primera vez en mucho tiempo se empieza a vislumbrar entre ellos la posibilidad de “pensar la guerra” como una alternativa posible a la violencia blanca. En este sentido, retomo la reflexión de Martha Bechis, quien teorizó acerca de las condiciones requeridas para “pensar la paz” entre una sociedad estatal y otras cuya organización segmentaria habría dificultado la construcción de un “ámbito de consenso” indispensable para imaginar un “nuevo horizonte posible y positivo” de paz65. Pero discrepo con ella en tanto considero que su postura parte de un a priori evolucionista que relega a un segundo plano las circunstancias históricas: la paz sólo puede “pensarse” en una situación de guerra en la que ambas partes reconocen al adversario como entidad habilitada a asumir compromisos. Este no fue el caso en las pampas hasta el siglo XVIII, porque no hubo guerra sino pura violencia estatal sobre grupos aislados que no tenían capacidad de respuesta militar y porque los indígenas no eran reconocidos como adversarios, sino como bárbaros incapaces de raciocinio que debían ser sujetados por la fuerza. Paradójicamente, “pensar la paz” implica reconocer la propia impotencia para imponer su ley a un contrincante que ha manifestado su fuerza, que ha “pensado la guerra”.

  • 66 El gobernador de Tucumán ordenó a quienes debían buscar a los indios responsables del asesinato de (...)
  • 67 En 1726 se calcula que por “el riesgo de los indios infieles” los vaqueros que se internaran a busc (...)
  • 68 Acuerdo capitular del 9.09.1716, AECBA 1926, Serie II, III, 17, p. 334-335.

33El cambio de actitud de los indígenas de la región serrana tiene su correlato en la reacción de las autoridades coloniales que, inquietas ante su mayor capacidad bélica, procuraron castigar las agresiones sin desencadenar hostilidades generalizadas, como había sido la norma frente a los anteriores estallidos de violencia66. Otra respuesta fue la militarización tanto de las vaquerías67 como de las expediciones que se hacían esporádicamente a las Salinas, desde su “descubrimiento” en 1668. Con fuerte escolta, los viajes a Salinas se convertirían en expediciones armadas que servirían “a un mismo tiempo la providencia de inquirir y castigar los indios que se sabe han bajado a estas campañas y hecho alguna extorsión en la gente que se ocupa en faenas”. Mientras una parte de la gente cargaba sal en las lagunas, las tropas del presidio recorrían las sierras vecinas “y los demás parajes que pareciere convenientes” para observar los movimientos de los indios, asaltarlos si venía al caso y al mismo tiempo averiguar “si hay algunas tropas foráneas en la pesca de vacas” para conducirlas presas a Buenos Aires68.

  • 69 Acuerdo capitular del 17.02.1717, AECBA 1926, Serie II, III, 17, p. 379.

34Prueba de que para las autoridades porteñas la presencia de esos vaqueros en las pampas era aún más preocupante que la de serranos, pampas y aucas es que, en febrero de 1717, el cabildo resolvió que el único medio para “celar estas campañas de toda extracción de ganado vacuno y sus matanzas [por] las ciudades circunvecinas” era nombrar como “Guarda mayor dellas” a los caciques pampas Manipilquan (Mayupilquián o Mayupilqui-ya) y Yatil (o Yatí) – los mismos acusados años antes de haber matado a los vaqueros de otras jurisdicciones – “para que haga correrías y que de cualquier movimiento o noticia [que] supiere la participe a la señoría de este Cabildo”69.

  • 70 En 1738 muchos nuevos pobladores de la campaña bonaerense eran “fragmentos de la Provincia del Tucu (...)

35El proceso de fortalecimiento de las capacidades bélicas de los indios de las pampas demoraría algunas décadas antes de constituir un real peligro para los habitantes de la campaña bonaerense. Este período de latencia se debió en buena medida a que la escasez del ganado cimarrón, su lejanía y el creciente costo que implicaban las vaquerías, sumados al riesgo de un encontronazo con los aucas, llevaron a desplazar las actividades de explotación ganadera a la banda oriental, donde al cabo de pocos años se verificaron los mismos fenómenos: competencia por los bovinos con santafecinos, colonos portugueses e indios tapes de las misiones jesuitas, hostilidad de los indígenas Guenoas o Minuanes en cuyos territorios se hacían las vaquerías y rápida declinación de los rebaños. Entretanto, mientras otras ciudades sufrían ataques indígenas con muerte de hombres, captura de mujeres, niños y ganados, la región bonaerense se convirtió en segura tierra de asilo para cantidad de forasteros de Santa Fe y de los pueblos de la gobernación del Tucumán70.

El camino de la guerra

36Hasta fines de la década de 1730, los episodios de violencia en las relaciones entre los habitantes de Buenos Aires y los grupos indígenas circundantes siguieron el patrón ya descrito: agresiones intermitentes contra vaqueros tierra adentro, corredurías españolas en las campañas, robos de ganado en las estancias, prisión y malos tratos contra indios capturados, muerte de transeúntes en los caminos. La situación se degradó rápidamente a partir de 1738, cuando la intensidad de los conflictos escaló hasta convertirse en guerra abierta.

  • 71 AGI Charcas 317; AECBA 1930, Serie II, VIII, Libro 24: 288.

37La masacre de la tribu del cacique pampa cordobés Calelián por Esteban del Castillo en 1738 y la maloca del capitán Juan de San Martín contra huilliches y serranos en 1739 generaron tal conmoción entre los grupos pampeanos que el anciano cacique Cacapol o Bravo se puso a la cabeza de una vasta coalición de pampas, serranos y aucas, que entre octubre y noviembre de 1740 lanzó una seguidilla de ataques sangrientos contra los pagos de Arrecifes, Luján, Matanza y Magdalena. Las víctimas del furor aborigen fueron familias de labradores y hacendados que dormían desprevenidas en sus ranchos a sólo cinco leguas de la ciudad. Por primera vez en ciento sesenta años, los porteños experimentaban en carne propia una violencia equiparable a la de las malocas y percibían su impacto, tanto material como psicológico. Los muertos en el asalto a Magdalena el 26 de noviembre de 1740 fueron entre cien y doscientos y los cautivos otros tantos. Muertes y cautiverios que aparecían como agresión impensable, “inaudita osadía”, “lamentable estrago que no tiene ejemplar en esta ciudad desde su población”, “cosa nunca oída ni experimentada en estas dichas provincias” y que los contemporáneos no atribuyeron a sus agresiones previas sino a la “horrenda ferocidad” de los indios, a su “furor”, su “osadía” y “su bárbara gentilidad que ni da partido ni reserva sexo ni edad”71.

38La campaña bonaerense acababa de vivir lo que hoy nos representamos como un “malón”. Por el número de muertos, por la novedad de la toma de cautivos y por el botín de ganado arreado, el ataque de Cacapol y sus aliados debe interpretarse como un acto de guerra que inaugura un nuevo capítulo en las formas de violencia indígena en la región bonaerense. En particular, el ensañamiento contra la población rural y la práctica del cautiverio – que serviría más tarde para negociar la restitución de los cautivos indígenas en poder de los españoles – son comportamientos inéditos, que tenderán a reiterarse en ulteriores situaciones de conflicto.

39Tras ciento sesenta años marcados por la derrota, el cautiverio, la huida, la dispersión y el miedo, los grupos indígenas de las pampas han consumado las transformaciones sociales, militares, culturales y políticas que les permitirán por primera vez hacer frente de modo eficaz a la violencia colonial, constituyéndose en verdadera amenaza para los pobladores de la región bonaerense. En este proceso, la influencia cultural de los aucas de Chile – mucho más que su aporte demográfico y guerrero – fue determinante. Gracias al éxito de la reconquista indígena de la Araucanía, gracias sobre todo a las innovaciones bélicas tomadas de los indios de Chile – incorporación del caballo, de la lanza de hierro, de los cascos y corazas defensivas – los caciques pampas y serranos de la jurisdicción rioplatense estuvieron en condiciones de “pensar la guerra”. Son ellos – y no los aucas – quienes asumieron el liderazgo de una vasta coalición de grupos de la región y quienes, tras el suceso fulgurante de sus acciones militares, obligaron a los españoles a implorar la paz.

  • 72 Rodolfo Lenz, Diccionario etimológico de las voces chilenas derivadas de lenguas indígenas american (...)
  • 73 Véase la distinción entre los tres tipos de conflicto violento que conocían las sociedades indígena (...)
  • 74 Guido Cordero, «Dos miradas a los malones. Vías alternativas para la comprensión de las incursiones (...)

40¿Cómo nombrar este nuevo tipo de violencia indígena? Las fuentes españolas de la época nos hablan de “hostilidad”, “estrago”, “osadía”, “invasión” y “mortandad de personas”. Limitado por el estupor, este vocabulario no alcanza a dar cuenta del cambio cualitativo que está revelando la reacción indígena. Los historiadores actuales tienden a usar el término malón, convertido en categoría analítica. La palabra, de origen mapudungun, comparte la misma raíz que el término maloca y, declinada como verbo – malon o malocan – significa “hacer hostilidad al enemigo, o entre sí por agravios”72. Guillaume Boccara precisa su contenido definiendo al malón como un tipo de razzia con fines de enriquecimiento, que eludía en lo posible el combate. Lo distingue de otra forma de violencia, el weichan, es decir la guerra en defensa del territorio y la autonomía del grupo, bajo la iniciativa política de un gran cacique73. Guido Cordero da al concepto un contenido más abarcador: los malones eran “operaciones rápidas que culminaban en una veloz retirada llevando ganado y cautivos”, un tipo de “violencia organizada” que tenía “en la búsqueda de cautivos un objeto significativo” y que no respondía necesariamente a grandes liderazgos, “pudiendo involucrar confederaciones de grupos, fracciones de grupos o el accionar independiente de capitanejos y conas, contra la voluntad de sus líderes”74. La discusión sobre este punto excede el marco de este artículo, pero me interesa destacar dos aspectos centrales en el asalto contra el pago de la Magdalena: por un lado, la apropiación de cautivos y la manifiesta intención de matar un máximo de hombres, que refleja un fuerte componente de venganza por las agresiones previas y revela paralelos con las tres sublevaciones del siglo XVII. Por otro, la necesaria coordinación de las acciones bélicas, que requiere de un liderazgo fuerte, reconocido y respetado. A mi entender, estos rasgos nos indican que el asalto contra la Magdalena no fue un mero malón sino un acto de guerra que se corresponde mejor con el concepto de weichán.

Conclusión

  • 75 Leonardo León Solís, «Las invasiones indígenas contra las localidades fronterizas de Buenos Aires, (...)
  • 76 Véanse las hostilidades mencionadas en abril de 1663 y en 1671 en el Cuadro n° 1.
  • 77 No coincido por consiguiente con Florencia Carlón, quien sostiene la existencia de “ataques periódi (...)

41Este repaso de las formas de violencia aborigen en la jurisdicción rioplatense, vistas desde las fuentes bonaerenses, nos permite afirmar que, a lo largo de su primer siglo y medio de existencia, la población de Buenos Aires y sus alrededores no sufrió ninguna seria amenaza por parte de los indios circundantes. Las formas de resistencia o violencia transgresora más frecuentes fueron los “levantamientos”, “alzamientos” o “alteraciones”, es decir fugas que rara vez implicaban muerte de cristianos, pero se asociaban a menudo con “robos” de ganado caballar. Las evidencias documentales no corroboran pues la afirmación de León Solís acerca de que “las invasiones, malocas o malones que protagonizaban las tribus libres de Araucanía, Patagonia y las Pampas contra las estancias y haciendas hispanocriollas […] fueron un evento de larga duración cuyas raíces se extendían cronológicamente hacia las primeras décadas de la conquista75. En la mayor parte de los casos, quienes se llevaban los caballos eran indios domésticos que huían o indios encomendados que se retiraban a sus tierras luego de un trabajo estacional y no, como tendemos a imaginar, atacantes que llegaban del exterior con intenciones violentas. Es cierto que más de una vez hubo rumores alarmistas acerca de hipotéticos preparativos de ataque o de asedio a la ciudad76 pero, más allá de asaltos episódicos contra hombres adultos que circulaban por los caminos con bienes apetecibles o que saqueaban los recursos ganaderos y humanos en los mismos territorios indígenas, no hay constancia documental en ese período de ninguna “invasión” contra poblados bonaerenses77. Las sublevaciones con sentido anticolonial que tuvieron lugar en asentamientos alejados de Buenos Aires fueron eventos excepcionales, actos de guerra acotados en un contexto general de violencia unidireccional.

42Observamos también que las agresiones indígenas son indisociables de la violencia colonial a la que responden. Todo intento de explicación debe contextualizarlas (es decir, analizar los motivos que las suscitan y la finalidad que persiguen), disecar los gestos que las componen y calibrar la intensidad de sus efectos, sin caer en la trampa de las fuentes, que no informan inocentemente acerca de la realidad sino que califican de acuerdo a los criterios de valor de quienes las producen. Esto nos obliga a una lectura crítica de conceptos falsamente transparentes como “robo”, “daño”, “hostilidad”, “extorsión”, etc., y a cruzar datos para afinar informaciones sobre desarrollo de los acontecimientos, identidades étnicas, identificación de caciques, región donde se producen los hechos, número de víctimas, etc., que las fuentes tienden a presentarnos de modo muy impreciso.

43Un análisis de esta índole nos llevaría a repensar el concepto de malón y a distinguir entre los actos que implican una apropiación violenta de ganado, sin buscar la confrontación – el malón stricto sensu –, y aquellos actos de guerra que procuraban causar el mayor daño posible al enemigo y obtener un cuantioso botín en cautivos y ganados: el weichán.

44Observamos por último que la imagen del indio belicoso por naturaleza que habría hostilizado a los cristianos desde tiempos inmemoriales es un mito creado por una cierta historiografía que, en el mejor de los casos, leyó ingenuamente las fuentes y cayó en la trampa de su lenguaje hiperbólico, sin hacer el esfuerzo de corroborar los datos. Como resultado de esta reconstrucción sesgada, la violencia blanca fue evacuada del registro histórico mientras que las representaciones sobre la índole agresiva de los indios de las pampas resultaron eficaces y duraderas.

Top of page

Bibliography

Assadourian, Carlos Sempat, G. Beato y J.C Chiaramonte, Argentina: de la conquista a la independencia. Buenos Aires, Hyspamérica, 1986, p. 13-114.

Assayag, Jackie, «La face obscure de la modernité. Anthropologie et génocides». L’Homme 170, 2004, p. 232-243.

Bechis, Martha, «Pampas, serranos, puelches y aucas. A propósito del tratado de paz entre la gobernación de Buenos Aires y el cacique tehuelche-serrano Cangapol (1740-1742)», en González Coll, María Mercedes y Graciela Facchinetti (comps.), En tierras australes. Imágenes, problemáticas y discursos. Bahía Blanca, Universidad Nacional del Sur, 2003, p. 31-61.

Bechis, Martha, «A propósito de un documento puntano de 1710 en el que los vaqueros son unos caballeros asustados, los aucas respetan a las autoridades y los pampas-serranos son unos bárbaros asesinos», en Bechis, M. (comp.) Terceras Jornadas de Arqueología Histórica y de Contacto del Centro Oeste de la Argentina y Seminario de Etnohistoria. Río Cuarto, Universidad Nacional de Río Cuarto, I, 2004, p. 13-34.

Boccara, Guillaume, «Dispositivos de poder en la sociedad colonial-fronteriza chilena del siglo XVI al siglo XVIII», en Pinto Rodríguez, Jorge (ed.), Del discurso colonial al proindigenismo. Ensayos de historia latinoamericana. Temuco, Universidad de la Frontera, 1998, p. 29-41.

Bourdieu, Pierre, La domination masculine. Paris, Seuil, 2002.

Bourgois, Philippe & Corinne Hewlett, «Théoriser la violence en Amérique. Retour sur trente ans d’ethnographie», L’Homme 203-204 (3-4), 2012, p. 130-168.

Branche, Raphaëlle, «La violence coloniale. Enjeux d’une description et choix d’écriture », Tracés. Revue de Sciences humaines 19, 2010, [En ligne], mis en ligne le 30 novembre 2012, consulté le 04 mai 2017. URL : http://traces.revues.org/4866 ; DOI : 10.4000/traces.4866.

Cardiel, José, «Defficultades, q suele haber en la conversión de los infieles, y medios para vencerlas», en Vignati, M.A. (ed.), Viajeros, obras y documentos para el estudio del hombre americano, I. Buenos Aires, Coni, 1956 [c. 1750], p. 151-172.

Carlón, Florencia, «Políticas correctivas del comportamiento social indígena y formas de resistencia en las reducciones de Baradero, Tubichaminí y del Bagual (primeras décadas del siglo XVII)», Mundo Agrario 7, 13, 2007, en línea: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.511/pr.511.pdf, consultado el 10.05.2017.

Carlón, Florencia, «El despertar de la frontera sur pampeana (segunda mitad del siglo XVII)», Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana 1, 2007, p. 93-126.

Carlón, Florencia, «Una vuelta de tuerca más: repensando los malones en la frontera de Buenos Aires durante el siglo XVIII», TEFROS 12, 1, 2014, p. 26-49.

Cordero, Guido, «Dos miradas a los malones. Vías alternativas para la comprensión de las incursiones indígenas (1865-1870)», en De Jong, Ingrid (comp.), Diplomacia, malones y cautivos en la frontera sur, siglo XIX. Miradas desde la Antropología Histórica. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 2016, p. 217-261.

Crivelli Montero, Eduardo A., «Malones: ¿saqueo o estrategia? El objetivo de las invasiones de 1780 y 1783 a la frontera de Buenos Aires». Todo es Historia 283, 1991, p. 6-32.

De Jong, Ingrid, «Entre el malón, el comercio y la diplomacia: dinámicas de la política indígena en las fronteras pampeanas (siglos XVIII y XIX). Un balance historiográfico», Revista Tiempo Histórico 11, 2015, p. 17-40.

De Jong, Ingrid, “Introducción: estrategias y horizontes de la antropología histórica en la frontera sur, siglo XIX”, en De Jong, I. (comp.), Diplomacia, malones y cautivos en la frontera sur, siglo XIX. Miradas desde la antropología histórica. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 2016.

Farmer, Paul E., Nizeye, Bruce, Stulac, Sara y Salman Keshavjee, «Structural Violence and Clinical Medicine». PLOS/Medicine 3 (10), 2006, en línea: http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0030449, consultado el 16.11.2016.

Garavaglia, Juan Carlos, Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ed. La Flor, 1999.

Giberti, Horacio, Historia económica de la ganadería argentina. Buenos Aires, Solar, 1981.

Giudicelli, Christophe, «Calchaquí ou le syndrome de Ferdinandea», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 25 novembre 2009, consulté le 27 avril 2017. URL :  http://nuevomundo.revues.org/57650 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.57650.

Giudicelli, Christophe, «Encasillar la frontera. Clasificaciones coloniales y disciplinamiento del espacio en el área diaguito-calchaquí (S. XVI-XVII)», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliothèque des Auteurs du Centre, Giudicelli, Christophe, mis en ligne le 09 novembre 2009, consulté le 27 avril 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/56802.

Giudicelli, Christophe, «Hétéronomie et classifications coloniales. La construction des « nations » indiennes aux confins de l’Amérique espagnole (XVI-XVIIesiècle)», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 29 mars 2010, consulté le 27 avril 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59411 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59411.

Hux, Meinrado P., Caciques puelches, pampas y serranos. Buenos Aires, Marymar, 1993.

Jara, Álvaro, Guerra y Sociedad en Chile. La transformación de la Guerra de Arauco y la esclavitud de los indios. Santiago, editorial Universitaria, 1981.

Jiménez, Juan Francisco y Sebastián L. Alioto, «Viajes, intercambio y viruela entre las sociedades nativas de las pampas (frontera de Buenos Aires, siglo XVIII)». Andes 24, 2013, p. 113-150.

Lenclud, Gérard, Claverie Elisabeth & Jamin, Jean, «Présentation : Une ethnographie de la violence est-elle possible ?», Etudes rurales 95-96. La violence, 1984, p. 9-21.

León Solís, Leonardo, «Las invasiones indígenas contra las localidades fronterizas de Buenos Aires, Cuyo y Chile, 1700-1800». Boletín Americanista 36, 1986, p. 75-104.

León Solís, Leonardo, «Malocas araucanas en las fronteras de Chile, Cuyo y Buenos Aires, 1700-1800”, Anuario de Estudios Americanos 44, 1987, p. 281-324.

León Solís, Leonardo, Maloqueros y Conchavadores en Araucanía y las Pampas, 1700-1800. Temuco, ed. Universidad de la Frontera, 1991.

Lozano, Pedro, Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán. Buenos Aires, Imprenta popular, 1873-1875, 5 tomos.

Mandrini, Raúl, «Guerra y paz en la frontera bonaerense durante el siglo XVIII”, Ciencia Hoy 4, 23, 1993, p. 26-35.

Mandrini, Raúl, «Las fronteras y la sociedad indígena en el ámbito pampeano», Anuario IEHS 12, 1999, p. 23-34.

Marfany, Roberto, «La colonización en los orígenes», en Levenne, Ricardo, Historia de la Provincia de Buenos Aires y la Formación de Pueblos, Síntesis sobre la historia de la Provincia de Buenos Aires (Desde los orígenes hasta 1910). La Plata, Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires, I, 1940, p. 33-46.

Nacuzzi, Lidia R., Identidades impuestas. Tehuelches, aucas y pampas en el norte de la Patagonia. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 1998.

Naepels, Michel, «Quatre questions sur la violence», L’Homme 177-178, 2006, p. 487-496 (En línea: http://lhomme.revues.org/2260, consultado el 12.05.2016).

Néspolo, Eugenia A., Resistencia y complementariedad, gobernar en Buenos Aires. Luján en el siglo XVIII: un espacio políticamente concertado. Buenos Aires, ed. Escaramujo, 2012.

Pietas, Gerónimo, «Noticias sobre las costumbres de los Araucanos», en Gay, Claudio, Historia física y política de Chile: Documentos, I, p. 486-516. Paris, Thunot y Cía., 1846 [1729].

Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación. Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 1997.

Roulet, Florencia, Huincas en tierra de indios. Mediaciones e identidades en los relatos de viajeros tardocoloniales. Buenos Aires, EUDEBA, 2016.

Schmidl, Ulrich, Viaje al Río de la Plata (1534-1554). Buenos Aires, Cabaut, 1903.

Tapson, Alfred J., «Indian Warfare in the Pampa during the Colonial Period», HAHR 42, 1962, p. 1-28.

Top of page

Annex

Abreviaciones

AECBA Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires
AHM Archivo General de la Provincia de Mendoza (ex Archivo Histórico de Mendoza)
AGI Archivo General de Indias (Sevilla)
CODRHRP Colección de Obras y Documentos Relativos a la Historia del Río de la Plata
GGV Colección Gaspar García Viñas, Biblioteca Nacional
MET Colección de documentos del AGI en la biblioteca del Museo Etnográfico “Juan Bautista Ambrosetti”

Alioto, Sebastián Leandro, Indios y ganado en la frontera. La ruta del Río Negro (1750-1830). Rosario, Prohistoria eds./Centro de Documentación Patagónica, 2011.

Top of page

Notes

1 Acta capitular del 24.04.1686, AECBA 1921, XVI, libro 11, p. 299; Acuerdo capitular del 19.09.1714, AECBA 1926, Serie III, III, libro 16: 92.

2 Pierre Bourdieu, La domination masculine. Paris, Seuil, 2012, p. 8. Todas las traducciones de textos en francés e inglés, así como los destacados en las fuentes, son míos.

3 Ingrid de Jong, “Introducción: estrategias y horizontes de la antropología histórica en la frontera sur, siglo XIX”, en De Jong, I. (comp.), Diplomacia, malones y cautivos en la frontera sur, siglo XIX. Miradas desde la antropología histórica. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 2016.

4 En los años 60, Alfred Tapson había datado el inicio de la guerra en el siglo XVII. Posteriormente los clásicos trabajos de Leonardo León Solís explicaron la “violencia maloquera” de los araucanos en las pampas por motivaciones internas a la sociedad indígena, tanto económicas (deseo de controlar recursos naturales que pudieran ser trocados en los mercados coloniales) como políticas (rivalidad entre linajes por el liderazgo). León Solís constató un significativo aumento de “invasiones indígenas” contra estancias fronterizas bonaerenses entre fines del siglo XVII y principios del XVIII – que vinculó con la extinción del ganado cimarrón y el fenómeno de la araucanización – y sostuvo que a partir de mediados de esa centuria las malocas indígenas se transformaron en un evento regular. Citándolo, Juan Carlos Garavaglia afirmaba que esas incursiones indígenas daban “a la vida de la frontera un carácter de precariedad muy intenso” (Juan Carlos Garavaglia, Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830. Buenos Aires, Ed. La Flor, 1999, p. 39).

5 Eugenia A. Néspolo, Resistencia y complementariedad, gobernar en Buenos Aires. Luján en el siglo XVIII: un espacio políticamente concertado. Buenos Aires, ed. Escaramujo, 2012, p. 84, 65.

6 Eduardo Crivelli Montero, “Malones: ¿saqueo o estrategia? El objetivo de las invasiones de 1780 y 1783 a la frontera de Buenos Aires”, Todo es Historia 283, 1991, p. 8.

7 Sobre las formas de violencia que se despliegan como un continuum de categorías de invisibilidad (violencia estructural, simbólica y normalizada), véase Philippe Bourgois y Corinne Hewlett, «Théoriser la violence en Amérique», L’Homme 203-204 [En ligne], 2012, mis en ligne le 03 décembre 2014, consulté le 08/05/2017. URL: http://lhomme.revues.org/23121 ; DOI : 10.4000/lhomme.23121.

8 Véanse por ejemplo los trabajos de Ingrid De Jong, Raúl Mandrini, Florencia Carlón y Guido Cordero.

9 Véase una excelente reflexión sobre el desafío de describir y analizar la violencia en Raphaëlle Branche, «La violence coloniale. Enjeux d’une description et choix d’écriture», Tracés. Revue de Sciences humaines [En ligne] 19, 2010, en línea desde el 30 de noviembre del 2012, consultado el 4/05/2017. URL : http://traces.revues.org/4866 ; DOI : 10.4000/traces.4866.

10 Lenclud Gérard, Claverie Elisabeth, Jamin Jean, «Présentation. Une ethnologie de la violence est-elle posible?», in Lenclud Gérard, Claverie Elisabeth, Jamin Jean. In: Etudes rurales [En ligne] 95-96, 1984. La violence. URL: www.persee.fr/doc/rural_0014-2182_1984_num_95_1_3016, consultado el 8/05/2017.

11 Véase Michel Naepels, « Quatre questions sur la violence », L’Homme [En ligne], 177-178 | 2006, mis en ligne le 01 janvier 2008, consulté le 09 mai 2017. URL : http://lhomme.revues.org/21787 ; DOI : 10.4000/lhomme.21787.

12 Jackie Assayag, «La face obscure de la modernité. Anthropologie et génocides», L'Homme, 2004/2 (n° 170), [En ligne] URL : http://www.cairn.info/revue-l-homme-2004-2-page-232.htm, consultado el 9.05.2017

13 Uso expresamente la noción de “zonas de contacto” desarrollada por Mary Louise Pratt como “espacios sociales en los que culturas dispares se encuentran, chocan y se enfrentan, a menudo en relaciones de dominación y subordinación fuertemente asimétricas: colonialismo, esclavitud o sus consecuencias” para subrayar el carácter histórico del fenómeno de la frontera (Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación. Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 1997, p. 20-22).

14 Carlos Sempat Assadourian, G. Beato y J.C Chiaramonte, Argentina: de la conquista a la independencia. Buenos Aires, Hypamérica, 1986.

15 Se encuentran descripciones de esas agresiones en la Relación y derrotero de Diego García en el mar Océano, 1.10.1530, GGV 14/644; en la probanza del capitán Gregorio Caro contra Sebastián Gaboto hecha el 7.08.1530, GGV 17/673 y GGV 20/677; en la acusación del fiscal Juan de Villalobos contra Gaboto, 16.09.1530, GGV 16/663 y en Ulrich Schmidl, Viaje al Río de la Plata (1534-1554). Buenos Aires, Cabaut, 1903, p. 147-150.

16 Pedro Lozano, Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán. Buenos Aires, Imprenta popular, 1874, tomo 2, p. 238-240 y Juan de Garay, «Fundación de la ciudad de Buenos Aires». CODRHRP III. Buenos Aires, Plus Ultra, 1969, p. 441.

17 Pedro Lozano, Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán. Buenos Aires, Imprenta popular, 1874, tomo 3, p. 243 y 266.

18 En 1589 los indios “estaban alzados y rebelados” y era necesario “correr la tierra y conquistarla”; en 1606 se hablaba de los “indios de guerra con quien de ordinario se vive con rrecelo y cuidado” y se mencionaba un ataque de charrúas contra gente que iba en balsa a Santa Fe (acuerdo del 20.05.1589, AECBA 1907, I, Libro 1, p. 24-25; del 13.03.1606 y del 6.06.1606, ídem, libro 2, p. 196, 205).

19 Acuerdo del 21.06.1610, AECBA 1907, II, libro 2, p. 266.

20 Véase la Información hecha por el protector general de los naturales de Santa Fe, Baltasar de Santuchos, en 1682, AGI Charcas 131, copia en MET G.6.

21 El gobernador Diego Marín Negrón decía que “aunque barbaros que lo son mucho dicen que por ser cristianos han de ser cautivos con sus mujeres e hijos que no lo quieren ser con esta carga”, causa por la cual tan pocos indios se convertían (carta de Marín Negrón al rey, 15.06.1610, AGI Charcas 27, copia en MET B.14). Una década más tarde, su sucesor Diego de Góngora afirmaba que “los delitos y rretiradas que an hecho an resultado de no haber sido vien tratados ni mirado por ellos y su conserbaçion, antes irritados y trauajados sin premio Dotrina ni sementera para su sustento” (carta al rey, 4.05.1620, AGI Charcas 27, copia en MET C.11).

22 Carta del gobernador Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6 y José Cardiel, «Defficultades, q suele haber en la conversión de los infieles, y medios para vencerlas». En Vignati, M.A. (ed.), Viajeros, obras y documentos para el estudio del hombre americano, I. Buenos Aires, Coni, 1956[c. 1750], p. 154.

23 Sobre las epidemias como una manifestación de violencia estructural, véase Farmer, Paul E., Nizeye, Bruce, Stulac, Sara y Salman Keshavjee, «Structural Violence and Clinical Medicine», PLOS/Medicine 3 (10), 2006, en http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0030449, consultado el 16.11.2016. Sobre el impacto de la viruela, Jiménez, Juan F. y Sebastián L. Alioto, «Viajes, intercambio y viruela entre las sociedades nativas de las pampas (frontera de Buenos Aires, siglo XVIII)», Andes 24, 2013, p. 113-150.

24 En 1620, los indios del cacique Juan Bagual regresaron de “la pampa Tierra adentro” donde habían huido dos años antes tras el envío por el gobernador Hernandarias de “muchos soldados con arcabuces y de miedo entendiendo que les yban a Hazer algún mal se fueron por La pampa Hazia La Sierra” (carta del Gobernador Diego de Góngora al rey, 4.05.1620, AGI Charcas 27, MET C. 11). Sobre las huidas como forma de resistencia, véase Florencia Carlón, «Políticas correctivas del comportamiento social indígena y formas de resistencia en las reducciones de Baradero, Tubichaminí y del Bagual (primeras décadas del siglo XVII), Mundo Agrario 7, 13, 2006 (http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.511/pr.511.pdf, consultado el 10.05.2017).

25 Según un vecino de Buenos Aires, los pampas “siempre están en esta jurisdicción y en distancia de ocho o diez leguas de donde han estado” (Memorial de Bernardo Gayoso, 22.10.1675, AECBA 1916, XIV, 9, p. 286).

26 Carta del obispo Antonio Azcona e Imbert al Rey, 11.01.1683, AGI Charcas 137, copia en MET G.14.

27 Carta de Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6.

28 Carta del gobernador Alonso Mercado y Villacorta al rey. Buenos Aires, 21.06.1663, AGI Charcas 122, copia en MET E. 4.

29 Comercio del que se tienen ya indicios en 1635, cuando el capitán Amador Baez de Alpoim es enviado por el gobernador Pedro Esteban Dávila a las sierras con orden de inquirir “si es cierto que los Yndios de el Reyno de Chile pasan la Cordillera para esta parte y rescatan y llevan Caballos para aquel Reyno y de quien se valen y con qué Yndios comunican y en qué tiempo pasan la Cordillera para esta Vanda y hasta donde llegan, y qué géneros de Armas tienen…” (en Colección Mata Linares, XI). Cuatro décadas después, se dice de los pampas que comunican con los aguerridos indios del reino de Chile, “vendiéndoles los ganados que han robado de estos vecinos como otros que están retirados hacia la sierra y trayendo armas y otras cosas de ellos” (Memorial de Bernardo Gayoso, 22.10.1675, AECBA 1916, XIV, libro 9: 285).

30 Giberti, Horacio. Historia económica de la ganadería argentina. Buenos Aires: Solar, 1981, p. 34.

31 Carta de Andrés de Robles al Rey. Buenos Aires, 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6.

32 Sin pretender una exhaustividad absoluta, he consignado en los siguientes cuadros todas las referencias a acciones violentas que he podido encontrar en la documentación bonaerense y, cuando no pude acceder a la fuente primaria, cité la bibliografía secundaria en la que encontré la referencia.

33 Varias fuentes de 1680 mencionan también “muertes de diferentes personas y sus mismos encomenderos “, pero se refieren a hechos sucedidos en 1678 con los hermanos Ponce de León (véase Cuadro n° 2).

34 En 1683, como en 1686, los acontecimientos recientes son meros hurtos de ganado que dieron pie a una maloca contra indios serranos ordenada por el gobernador Herrera y Sotomayor. Sin embargo, las fuentes los asocian de manera recurrente con “muertes de españoles”, anteriores en el tiempo (se trata del asesinato en 1678 de los hermanos Ponce de León, que incluimos en el cuadro n° 2). Nada indica que los robos de ganado de 1683 y 1686 tuvieran vinculación alguna con ese episodio, salvo en la memoria de quienes lo evocan.

35 Por ejemplo Florencia Carlón (op.cit.), que menciona el incidente de 1617 en las “ciudades de arriba” (identificadas en otros documentos como paraguayas) como evidencia del “clima de inseguridad en el que vivían los pobladores de la región, fruto de los continuos ataques indígenas” y Roberto Marfany, quien hablando de la acción del gobernador Céspedes para lograr la tranquilidad con los indios de las pampas, cita un acuerdo capitular – del 24.10.1629 – que en realidad habla de las relaciones con los charrúas de la costa uruguaya. El relato de Marfany insinúa que eran los pampas bonaerenses quienes “sabían ofender y matar a los españoles” (Roberto Marfany, «La colonización en los orígenes». En Levenne, Ricardo, Historia de la Provincia de Buenos Aires y la Formación de Pueblos, Síntesis sobre la historia de la Provincia de Buenos Aires (Desde los orígenes hasta 1910). La Plata, Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires, I, 1940, p. 40).

36 El gobernador Diego Rodríguez de Valdés contabiliza dos españoles víctimas de “indios matadores” que no eran de Bagual: “A causa de una gran mortandad y aberse levantado unos indios que aquí estaban sirbiendo y muerto dos españoles no ay casi Seruiçio” (carta al rey, 20.05.1599, AGI Charcas 112, copia en MET B.5).

37 Es decir: a maloquear tolderías para hacerse de cautivos indígenas.

38 Sobre los grupos indígenas del norte de Santa Fe designados como calchaquíes, véanse los trabajos de Christophe Giudicelli.

39 Las cifras de 4 y 7 u 8 muertos en el camino de Mendoza responden a rumores no confirmados (“hay noticias de que cuatro españoles que han salido de esta ciudad habrá cuatro meses poco mas o menos para mendoza […] los han muerto […] y nuevamente han venido algunas nuevas de que han muerto los dichos indios otros que también iban a la dicha ciudad de que se dice son siete u ocho los muertos que llevaban ganado vacuno…”). Las referencias posteriores sólo retienen los dos muertos en el río Luján.

40 Así lo sintetiza el presidente de la audiencia de Charcas al caracterizar a los indios pampas como bárbaros irredimibles “siempre con arte para dar asalto a los caminantes de la carrera de Chile, San Juan y Mendoza hasta el puerto de Buenos Aires, como también a las personas y gentío que se ocupa en las entradas al ganado vacuno cimarrón” (carta de don Cristobal Messia, presidente de Chuquisaca, 30.11.1688, AGI Charcas 283).

41 Carta del gobernador Diego Marín Negrón al rey, 15.06.1610, AGI Charcas 27, copia en MET B. 14.

42 Lozano menciona la prosperidad de Concepción gracias a un comercio basado en la abundancia de algodón, lienzos, cera y cáñamo, para cuya producción “se iba acrecentando el trabajo de los indios en aquel pueblo y de otros comarcanos que estaban á cargo de varios encomenderos”. Agotados, los indios armaron una coalición de “lagunas, hohomas, frentones y calchaquíes” para asaltar la ciudad, “matando algunos españoles y entre ellos uno ó dos sacerdotes, y á otros que aprisionaron pusieron en las manos una rueca para que hilasen, en despique de lo que en aquel ejercicio los habían molestado para sus granjerías” (Lozano, op. cit., p. 422).

43 Relatando su primera visita al obispado en 1621, el obispo de Buenos Aires dice que cuando quiso visitar los pueblos de Matara y Guacara en la jurisdicción de Concepción del Río Bermejo recibió carta del cura de esos pueblos “con auiso que no entrase por ally a hacer my Visita, por estar la Tierra levantada y con poca seguridad, por hauer degollado mas de quarenta indios circunVecinos los de los dichos pueblos de matala” (AGI Charcas 139, copia en MET E.10).

44 Carta al rey de Luis de Brito y Alderete, Pedro de Rojas y Acevedo, Alonso Pastor, Agustín Fajardo y Joseph Rendon. Buenos Aires, 20.07.1678, en Manuscritos de la Colección Gondra, MG 1215.

45 Véase el testimonio de las encomiendas existentes en Buenos Aires, enviado por el gobernador Andrés de Robles al rey el 24.05.1678, AGI Charcas 283, copia en MET F.6.

46 Acta capitular del 16.05.1678, AECBA 1917, XV, Libro 10: 214.

47 A idéntico corolario llegó Raúl Mandrini, quien caracterizó el lapso que va de 1580 a fines del siglo XVII como “un período sin enfrentamientos, pero también casi sin relaciones, si se exceptúan algunas denuncias por robos y choques aislados” (Raúl Mandrini, «Las fronteras y la sociedad indígena en el ámbito pampeano”, Anuario IEHS 12. Tandil, 1997, p. 25).

48 En 1677, dos caciques serranos “llamados los Caciques Bravos, que nunca habían bajado de la Sierra ni visto a los Españoles” fueron capturados al sur del río Saladillo cuando venían a “entregar[se] y amparar[se] de los españoles por los daños que de otro cacique que asiste en el río de los Sauces recibía”. Uno de ellos murió enseguida. El otro, llamado Nusanach, fue ubicado con su gente cerca de la estacada del fuerte, donde se los empadronó en diciembre de ese año y julio del siguiente (carta del Gobernador Andrés de Robles al rey, 20.04.1677, AGI Charcas 284, copia en MET F.5). Ese mismo año fue deportado a Santo Domingo Soriano.

49 Los detalles de esta sublevación figuran en un largo expediente titulado “Autos en testimonio obrados por el gobernador y capitán general del puerto de Buenos Aires, Provincia del Río de la Plata, en razón de las muertes que hicieron y causaron los indios indómitos e infieles de nación Serranos y Pampas sujetos al dominio de sus caciques nombrados Sacaperu y don Ignacio a los soldados de la gente pagada de este presidio, su cabo el capitán Juan Mateo de Arregui”, hecho en Buenos Aires del 23.08.1686 al 10.12.1686, AGI Charcas 283, copia en MET G.29.

50 En 1752, ante una propuesta de mudar los indios pampas de la reducción jesuítica de Concepción a Santo Domingo Soriano, el provincial jesuita Joseph de Barrera contestaba al gobernador Andonaegui: “creo tendrán presente por tradición de sus antepasados los del pueblo de Santo Domingo Soriano el atroz hecho que indios Pampas ejecutaron con ellos en tiempo de mi predecesor en el gobierno de don Joseph de Herrera” y que “de señalarles situación en aquel paraje […] creo que inmediatamente que se conduzcan a él se sublevarán” (Información presentada por el Cabildo de Buenos Aires sobre la reducción de Pampas a cargo de la Compañía de Jesús. Buenos Aires, 15.10.1752, AGI Charcas 221, copia en MET J.16).

51 AECBA 1916, XIV, libro 9, p. 16, 20, 22, 24, 26, 58, 59; 1926, Serie II, II, libro 15, p. 176.

52 AECBA 1907, II, libro 2, p. 421.

53 La primera mención a incursiones de cordobeses en las campañas de la jurisdicción bonaerense, “matando vacas y yeguas cimarronas del común”, data de 1616 (AECBA 1908, III, libro 3, p. 390).

54 Acuerdo del 23.05.1709, AECBA 1916, Serie II, II, Libro 15: 176.

55 Se trata de la llanura circunscrita por las Sierras de la Ventana, Tandil y Cayrú, al sur de Buenos Aires. Para una discusión sobre la controvertida identificación de los grupos étnicos que, luego de profundos procesos de mestizaje y etnogénesis, emergen en la documentación con rótulos impuestos por el poder colonial remito a los trabajos de Martha Bechis, a la clásica tesis de Lidia Nacuzzi y a la de Florencia Roulet, citados en la bibliografía.

56 Bechis, Martha. «A propósito de un documento puntano de 1710 en el que los vaqueros son unos caballeros asustados, los aucas respetan a las autoridades y los pampas-serranos son unos bárbaros asesinos». En Bechis, M. (comp.) Terceras Jornadas de Arqueología Histórica y de Contacto del Centro Oeste de la Argentina y Seminario de Etnohistoria. Río Cuarto: Universidad Nacional de Río Cuarto, 2004, I, p. 13-34.

57 Otros documentos sugieren que los asesinatos de vaqueros en las pampas, aunque ejecutados por grupos locales, estaban instigados por indios de las regiones de donde aquéllos eran originarios, lo que permite sospechar un ajuste de cuentas con encomenderos crueles. Refiriéndose a la muerte del capitán Gregorio de Guevara, corregidor del valle de Uco en Mendoza, Gerónimo Pietas dice que “aunque fueron las muertes en las pampas, las hicieron los indios de la tierra unidos con los Pehuenches” (Gerónimo Pietas, «Noticias sobre las costumbres de los Araucanos». En Gay, Claudio. Historia física y política de Chile: Documentos, vol. I, Paris: Thunot y Cía, 1846 [1729], p. 494). En 1714 se juzgó en Mendoza a un cacique pampa Cucalstíam o Cucaltían, acusado de ser “causador de las muertes” de los capitanes Luis de Guevara y Gregorio Ladrón de Guevara, de la del Maestre de Campo Juan de Mayorga, de la del capitán Balthazar de Quiroga y de la tropa del capitán Francisco de Coria. Si bien los ejecutores de esas muertes habrían sido los caciques Yaatí y Marupilquían (Mayupilqui), “es evidente haber sido motor y concurrente el dicho Cacique Cucalstíam […] como parcial con el cacique don Josephe Muíuluc”, quien a su vez era parcial de ambos caciques de las sierras bonaerenses, donde sucedieron las muertes (Autos seguidos por don Luis Arias de Molina contra el cacique Cucalstiam y sus indios. Mendoza, 18.09.1714, AHM carpeta 211, documento 9).

58 Así lo sugiere la propia Martha Bechis (op. cit.) y lo refuerza la analogía que puede hacerse, en otro contexto geográfico, con los indios minuanes o guenoas de la banda oriental que en 1722 contestaron al capitán Juan de San Martín que no se opondrían a que navegantes extranjeros explotaran los ganados cimarrones de sus territorios, “antes si [los] darían por q. por medio de los Portugueses y franceses tenían con q. Vestirse y por los Yndios tapes [guaraníes de las misiones jesuíticas del Uruguay] la Yerva y tabaco y assi q. nunca negarán aquellos Campos ni sus ganados” (AECBA 1927, Serie II, IV, libro 18, p. 514). Esta cita excepcional, porque reproduce las voces indígenas, formula a las claras la noción de un “pago” debido por el uso de los recursos ganaderos, que los españoles percibían como una extorsión violenta: “los indios barvaros Guinoas se an arrimado a los Parages donde travaxamos y son tantas y tales las extorsiones que padecemos con su Vecindad que nos an obligado a retirarnos por no poder Sufrir su tan pesada Carga de Tributos como nos imponen [en] yerva y tabaco ademas de los robos de Cavallos y embarazos que nos hacen pues están tan atrevidos y desvergonsados [que] nos bemos obligados a desnudarnos para que nos dexen travaxar y aun asi es tanta su pertinacia en pedir que quando no ai el que darles apartan los caballos que se les antoxa y se los llevan sin que seamos osados a pronunciar palabra en su defensa” (AECBA 1927, Serie II, IV, libro 18, p. 315-316). La semejanza con los “robos” y “extorsiones” de los que se dicen víctimas los vaqueros en la región interserrana son llamativas, aunque en aquel caso nadie interpretó las exigencias indígenas como una forma de pago.

59 La única referencia a esos actos de violencia es una mención, el 18.09.1706, a la causa criminal que un alcalde provincial había abierto con la “noticia de los Indios Pampas que mataron a diferentes vecinos de la ciudad de Mendoza” (AECBA 1925, Serie II, I, Libro 14, p. 477). Uno de los vaqueros muertos en 1707, don Antonio de Garay, había sido apresado y decomisado dos años antes por las autoridades de Buenos Aires mientras vaqueaba sin licencia (AECBA 1925, Serie II, I, Libro 14, p. 466).

60 Acuerdo del 10.02.1710, AECBA 1926, Serie II, II, Libro 15, p. 280.

61 Acuerdos del 5.11.1711 y del 2.10.1713, AECBA 1926, Serie II, II, Libro 16, p. 458 y 713.

62 Acuerdos capitulares del 19.09.1714; 7.12.1714 y 18.01.1715, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 92, 139, 165.

63 Acuerdos capitulares del 1.09.1714 y del 6.08.1715, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 88, 216. Los testimonios sobre el arreo de ganado vacuno a Chile por los aucas deben ser relativizados: las fuentes hablan de “robos de caballada” (AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 88, 92, 165, 167) y afirman que la extinción del ganado cimarrón se debía “al continuo desolamiento que incesablemente han estado y están haciendo los vecinos de las ciudades inmediatas y en especial los de Córdoba” (ídem, p. 232). Si los aucas se llevaban vacunos, habría que ver a quién se los vendían. Sería deseable contar con una investigación bien documentada, análoga a la de Sebastián Alioto sobre la circulación de ganado por la ruta del Río Negro de 1750 a 1830.

64 Acuerdo capitular del 7.12.1714, AECBA 1926, Serie II, III, 16, p. 139-140.

65 Bechis, Marta, «Pampas, serranos, puelches y aucas. A propósito del tratado de paz entre la gobernación de Buenos Aires y el cacique tehuelche-serrano Cangapol (1740-1742)». En González Coll, María Mercedes y Graciela Facchinetti (comps.), En tierras australes. Imágenes, problemáticas y discursos. Bahía Blanca: Universidad Nacional del Sur, 2003, p. 31-61.

66 El gobernador de Tucumán ordenó a quienes debían buscar a los indios responsables del asesinato de Antonio Garay en 1707 que “se les diese castigo por vía de justicia y no por medio de la guerra” y que “por ningún pretexto se tomasen las armas sino en caso de ser asaltados, advirtiendo el cuidado con que se debía evitar la ocasión de introducir la guerra por los grandes inconvenientes que de ella resultan” (carta de Esteban de Urízar al rey, 22.11.1708, AGI Charcas 210, copia en MET H.19).

67 En 1726 se calcula que por “el riesgo de los indios infieles” los vaqueros que se internaran a buscar ganado en las sierras necesitarían una escolta de cien hombres armados (AECBA 1928, Serie II, V, Libro 18, p. 122).

68 Acuerdo capitular del 9.09.1716, AECBA 1926, Serie II, III, 17, p. 334-335.

69 Acuerdo capitular del 17.02.1717, AECBA 1926, Serie II, III, 17, p. 379.

70 En 1738 muchos nuevos pobladores de la campaña bonaerense eran “fragmentos de la Provincia del Tucumán y ciudad de Santa Fee que destrozados por el indio bárbaro la han buscado por asilo” (AECBA 1929, Serie II, VII, Libro 24, p. 488).

71 AGI Charcas 317; AECBA 1930, Serie II, VIII, Libro 24: 288.

72 Rodolfo Lenz, Diccionario etimológico de las voces chilenas derivadas de lenguas indígenas americanas, Santiago, 1910, citado por Álvaro Jara, Guerra y Sociedad en Chile. La transformación de la Guerra de Arauco y la esclavitud de los indios. Santiago, editorial Universitaria, 1981, p. 144.

73 Véase la distinción entre los tres tipos de conflicto violento que conocían las sociedades indígenas de cultura mapuche (tautulun o venganza; malón o razzia y weichan o guerra) en Guillaume Boccara, Guerre et ethnogenèse mapuche dans le Chili colonial. Paris, l’Harmattan, 1998, p. 113-114.

74 Guido Cordero, «Dos miradas a los malones. Vías alternativas para la comprensión de las incursiones indígenas (1865-1870)», en De Jong, Ingrid, Diplomacia, malones y cautivos en la frontera sur, siglo XIX. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 2016, p. 217, 218, 219, 224.

75 Leonardo León Solís, «Las invasiones indígenas contra las localidades fronterizas de Buenos Aires, Cuyo y Chile, 1700-1800». Boletín Americanista 36, 1986, p. 76.

76 Véanse las hostilidades mencionadas en abril de 1663 y en 1671 en el Cuadro n° 1.

77 No coincido por consiguiente con Florencia Carlón, quien sostiene la existencia de “ataques periódicos” de pampas y serranos contra establecimientos coloniales “en busca de ganado y cautivos” (Florencia Carlón, «El despertar de la frontera sur pampeana (segunda mitad del siglo XVII)», Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana 1, 2007, p. 93, 100). La autora sugiere una deliberada intención agresiva contra la población rural, que las fuentes no reflejan.

Top of page

References

Electronic reference

Florencia Roulet, « Violencia indígena en el Río de la Plata durante el período colonial temprano: un intento de explicación », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, Online since 16 February 2018, connection on 25 June 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72018 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72018

Top of page

About the author

Florencia Roulet

Investigadora independiente
flo.roulet@gmail.com

Top of page

Copyright

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Top of page