Navigation – Plan du site
Sofía Mercader

Notas sobre la historia de la revista Punto de Vista (1978-2008) y su colocación en el campo intelectual argentino de fin de siglo

Punto de Vista magazine (1978-2008) and the Argentine intellectual field at the turn of the century
[16/02/2018]

Résumés

En 1978 se editó por vez primera Punto de Vista, una revista que se constituiría en los años subsiguientes en referencia fundamental del campo intelectual argentino. Dirigida por Beatriz Sarlo, esta publicación mantuvo siempre una posición autónoma respecto los ámbitos académico y político. El presente artículo intenta establecer, por un lado, una periodización de la revista que dé cuenta de sus transformaciones, sujetas por lo general a los cambios en el contexto cultural argentino, pero también a los vaivenes de las cohortes de intelectuales que en ella participaron. Por otra parte, intenta rastrear a través de los editoriales de la revista, la concepción del rol del intelectual desde la cual Punto de Vista se propone intervenir en los debates culturales, políticos e intelectuales de la Argentina.

Haut de page

Texte intégral

Punto de vista, revista de cultura

  • 1 Los fundadores de Punto de Vista, Ricardo Piglia, Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo, habían sido di (...)
  • 2 Sarlo ha comparado en algunas ocasiones los comienzos de la publicación la revista con el ejercicio (...)

1La atroz dictadura militar que se instaló en la Argentina en 1976 impuso la censura y la persecución de numerosos sectores de la sociedad, entre ellos, los intelectuales. Muchos de los que habían adscripto a ideas y prácticas de izquierda, con mayor o menor grado de participación política, debieron o bien partir hacia el exilio o bien quedarse en el país en un silencioso estoicismo, a la espera de la conclusión del sombrío capítulo de la historia argentina. Algunos de aquellos intelectuales que habían tenido participación política en las filas del marxismo revolucionario decidieron enfrentarse a este escenario de máxima censura con la esperanza de que aún se pudiera mantener abierto un espacio para la cultura, para el debate de ideas y para el pensamiento. En condiciones de semiclandestinidad, este grupo de jóvenes intelectuales, ex militantes de izquierda, impulsó en 1978 la revista Punto de Vista. En un primer momento, ésta fue pensada como continuación de la revista Los Libros (1969-1976) que había cerrado sus puertas en 1976, pero la nueva revista trascendió esta primera motivación inicial y terminaría consagrándose como una publicación del campo intelectual, abocada al análisis de las diferentes expresiones de la cultura y también de la política.1 Quienes formaron parte de su consejo editor inicial -Beatriz Sarlo, Carlos Altamirano, María Teresa Gramuglio, Ricardo Piglia y Hugo Vezzetti- no suponían en ese momento que su proyecto se mantendría activo durante los tres decenios siguientes, sino que lo pensaron tan sólo como un ejercicio desde donde poder sobrevivir intelectualmente al clima de represión reinante.2

  • 3 En relación las revistas culturales como objeto de estudio consúltese: Louis, Annick, “Las revistas (...)
  • 4 Controversia (1979-1981) fue una revista que agrupó a un número de intelectuales de izquierda argen (...)
  • 5 Patiño Roxana, “Intelectuales en transición. Las revistas culturales en Argentina (1981-1987)", en (...)
  • 6 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuev (...)
  • 7 Bourdieu, Pierre, Campo de poder, campo intelectual. Itinerario de un concepto, Buenos Aires, Montr (...)
  • 8 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuev (...)

2Punto de Vista fue una revista de una gran importancia en la escena cultural por dos razones; en primer lugar, fue publicada ininterrumpidamente durante treinta años.3 Muchas revistas que también surgieron en la década del setenta con una postura clara de resistencia a la dictadura, tales como Nova Arte, Ulises, Brecha, El Ornitorrinco y Controversia tuvieron existencias de no más de diez años, mientras que sólo Punto de Vista pudo sobrevivir a este período, constituyéndose en una de las publicaciones más longevas del país. 4 5 Por otra parte, su prestigio académico tanto a nivel nacional como internacional la convirtieron en una revista de referencia del campo intelectual, especialmente a partir de la transición democrática de 1983.6 A pesar de que no fue una publicación estrictamente académica, puesto que sus editores entendieron que la revista debía ser autónoma de cualquier institución, ésta se erigió como un espacio legitimador dentro de la escena cultural argentina. En primer lugar, Punto de Vista no se dirigía a un tipo de lector especializado en alguna temática particular, pero sí a un lector culto, a un lector inserto – para decirlo en términos de Pierre Bourdieu – en el campo intelectual.7 Este tipo de relación que establecía con sus receptores hizo de la revista un órgano legitimador de debates y producciones del ámbito de la cultura y la intelectualidad argentina. Por otra parte, ésta mantuvo siempre un espíritu vanguardista, reflejado en la introducción de temáticas y autores que no formaban parte de lo ya consagrado en el país; tales como los culturalistas británicos Raymond Williams y Richard Hoggart o escritores como Juan José Saer o W. G. Sebald. Por último, su prestigio internacional se mantuvo gracias a los contactos fructíferos que Beatriz Sarlo estableció con ámbitos académicos de los países europeos y con los Estados Unidos, cuyas bibliotecas estaban suscriptas a la revista.8

3¿Qué caracterizó a Punto de Vista? La respuesta a esta pregunta no se encuentra solo en el hecho de que la revista tuvo un importante peso relativo dentro del campo intelectual, sino también en el modo en que la misma marcó y definió la trayectoria y el prestigio de quienes participaron en ella. Fueron treinta años en los que el grupo de intelectuales a cargo de la publicación intentó adoptar una perspectiva unificada sobre la cultura y la política, introdujo temas y autores que no formaban parte del canon académico, se mantuvo a la vanguardia de las producciones culturales heredando al mismo tiempo características de los grupos intelectuales pasados, y terminó constituyéndose en una generación intelectual en la Argentina.

4Muchas son las aristas que podrían analizarse en las páginas de Punto de Vista: desde la revisión del marxismo que hizo dicha generación en su autoproclamada condición de intelectuales de izquierda, hasta la recepción de los estudios culturales en la Argentina; desde la guerra de Malvinas, hasta la relación de estos intelectuales con el alfonsinismo y, posteriormente, con la Alianza. Si bien haremos mención a estas aristas, este trabajo se centrará más bien en el modo en que Punto de Vista construyó su propio lugar dentro del campo intelectual, en un proceso siempre autorreflexivo acerca de los límites y alcances que tiene la voz de los intelectuales dentro de la sociedad. Hay un vector que atraviesa esta discusión que es el de la política: ¿el intelectual puede ser político, debe hablar necesariamente de política?

  • 9 Debido al peligro que representaba para varios miembros de la revista exponer públicamente sus nomb (...)

5En el segundo número de la revista, de mayo de 1978, un trabajo de Nicolás Rosa – bajo el pseudónimo “Gustavo Ferraris” – analizaba los ensayos críticos de Sarmiento.9 Este gesto no significaba únicamente un ejercicio historiográfico o de crítica literaria, significaba retomar una tradición como la de la generación del ‘37 en la que cultura y política eran dos caras de una misma moneda; significaba adoptar de manera alusiva una posición política e intelectual. Este es el eje que atravesó toda la historia de Punto de Vista y que será analizado en la segunda parte de este trabajo: la tensión entre cultura y política. Se trata de una tensión que se explica por la asimetría entre los términos: los diferentes objetos de la cultura (el cine, la literatura, el arte, etc.) eran abordados desde una perspectiva teórica definida, cada uno de los miembros de la revista escribía, por lo general, artículos relacionados con temas en los que se habían especializado. En cambio, el análisis explícito de la política argentina – al que la revista nunca renunció desde la vuelta a la democracia – parecía requerir un registro y un modo de análisis distinto. Existía para Punto de Vista un lugar que el intelectual debía ocupar en el debate político que ya no era el mismo que el que propugnaban estos mismos intelectuales a comienzos de los setenta y que merecía una reflexión profunda; por eso la revista mostraba en sus páginas una permanente autorreflexividad acerca del tema. Sarlo pone en evidencia esta tensión entre cultura y política en su emblemático artículo “Intelectuales: ¿escisión o mímesis?”:

  • 10 Sarlo, Beatriz, “Intelectuales: ¿Escisión o mímesis?”, en Punto de Vista, n° 25, diciembre 1985, p. (...)

En mi opinión, sería conveniente repensar las relaciones entre cultura, ideología y política, como relaciones gobernadas por una tensión ineliminable que es la clave de la dinámica cultural, en la medida en que cultura y política son instancias asimétricas y, por regla general, no homológicas. Se trataría entonces, de pensar al intelectual como sujeto atravesado por esta tensión.10

6El presente trabajo intentará, pues, esbozar en primer lugar una periodización que permita comprender las continuidades y rupturas que se dieron al interior del grupo que conformó la revista. En segundo lugar, se analizará la tensión antes esbozada que atravesó Punto de Vista, tensión definitoria de este grupo de escritores como una generación intelectual de peso en la escena cultural argentina. El aporte que este trabajo pretende realizar es resaltar el modo en que la revista se posiciona dentro del campo intelectual argentino; es decir, el modo en que Punto de Vista se autodefine como un proyecto intelectual, hecho por intelectuales.

Treinta años de Punto de Vista, una historia en etapas

  • 11 Vanguardia Comunista fue un partido marxista-leninista de orientación maoísta fundado en 1965 por u (...)

7A mediados de 1977 algunos dirigentes de Vanguardia Comunista se reunieron con Beatriz Sarlo, Ricardo Piglia y Carlos Altamirano para aceptar la propuesta que los tres jóvenes intelectuales presentaban. “Con esta iniciativa que ustedes tienen – les dijeron – nosotros ponemos la plata si ustedes quieren sacar una revista”; así nacería Punto de Vista.11

8La publicación, que en sus comienzos vendía sólo doscientos ejemplares cuatrimestrales, era repartida por sus propios realizadores de manera clandestina. Tuvo que adoptar durante estos años un “lenguaje esópico”, esto es – en la jerga de la militancia comunista – un modo discursivo que tratara oblicuamente los temas principales, de manera indirecta y alusiva para proteger la identidad e intenciones de sus emisores. La circunstancia histórica determinada por la dictadura instaurada en 1976 obligaba a tomar este tipo de recaudos, al punto tal que el resto de los colaboradores de Punto de Vista desconocía el origen del dinero que sustentaba la publicación. En agosto de 1978, cuando Elías Semán, Abraham Hochman y Rubén Kriscautzky – dirigentes de Vanguardia Comunista – fueron desaparecidos, Sarlo, Altamirano y Piglia se reunieron con el resto de los colaboradores de la revista para plantearles que ya no sería posible publicarla. Sin embargo, uno de ellos sugirió que debían hacer un esfuerzo por continuar el proyecto que hasta el momento sólo había dado como fruto un solo número. La decisión de seguir publicando Punto de Vista fue unánime, pese a los peligros que implicaba hacerlo bajo la dictadura. De este modo comenzó subterráneamente a circular dentro del ámbito de la intelectualidad porteña una revista que con los años iría incrementando su prestigio, del mismo modo que lo haría el peso relativo en la escena intelectual de quienes fueron sus ideólogos.

9La historia de la revista puede dividirse en tres etapas: un primer período bajo la dictadura, que comprende los primeros diecinueve números que van desde marzo de 1978 hasta diciembre de 1983. El segundo período comienza con la vuelta a la democracia a fines de 1983 y se cierra en 2004 con la renuncia de tres miembros que desde sus inicios habían participado activamente de la revista: Carlos Altamirano, María Teresa Gramuglio e Hilda Sabato. El tercer y último período va del 2004 al 2008, años en que se dio una renovación de los integrantes de la revista y también un desplazamiento respecto de los temas abordados tradicionalmente. Esta periodización se basa en la distinción de algunas características propias de cada etapa y principalmente en dos fuentes bibliográficas que serán tomadas como referencia en el presente trabajo: “El regreso a la democracia y la consolidación de nuevas élites intelectuales. El caso de Punto de Vista: revista de cultura. Buenos Aires (1978-1985)”, de Mariano Plotkin y Ricardo González Leandri e Intelectuales en transición. Las revistas culturales argentinas (1981-1987), de Roxana Patiño. Estos autores coinciden en la primera periodización expuesta aquí. Con respecto al tercer período esbozado algunas intervenciones de la misma Beatriz Sarlo indican que los últimos cuatro años de la revista tuvieron una impronta diferenciada con respecto a sus períodos anteriores.

Comienzos (1978-1983)

  • 12 El trabajo de Plotkin y González Leandri realiza un detallado análisis de las estrategias llevadas (...)

10Los primeros años de Punto de Vista determinaron el sello distintivo de la revista en varios aspectos: los temas y autores abordados, la estética de la publicación, los presupuestos desde donde el intelectual se dirigía a su público y las estrategias emprendidas por el grupo.12 Otro sello distintivo que tuvo desde el comienzo fue la dirección que le imprimió Beatriz Sarlo, quien siempre se mantuvo a la cabeza de la publicación desde su inicio hasta su fin en 2008.

  • 13 Al respecto véase Avellaneda, Andrés, “Argentina militar: Los discursos del silencio”, en Kohut, Ka (...)
  • 14 Véase Montaña, María Jimena, “La recepción de Raymond Williams en la Revista Punto de Vista: un ret (...)

11Lo característico de esta primera etapa estuvo más bien determinado por el estrecho margen que dejaba la dictadura a la libertad de expresión.13 Es por ello que durante esta etapa la revista prácticamente no incluyó ningún artículo editorial ni reflexionó directamente sobre la dictadura o expresión política alguna a nivel local o extranjero. Sí se abordaron temas relacionados con la crítica literaria, con la historia, la sociología o la psicología. Abundan en estos primeros números artículos de análisis sobre las obras de Sarmiento, Martínez Estrada o la generación de Contorno. En el número 6 de la revista se publicó asimismo una entrevista realizada por Punto de Vista a Raymond Williams y Richard Hoggart, exponentes británicos de los estudios culturales que serán introducidos por primera vez en la Argentina por Punto de Vista, siendo además su teoría – junto a la de Bourdieu – el marco teórico desde el cual se posicionaron estos intelectuales.14

Figura 1 – tapa de Punto de Vista, n°  4, marzo de 1978

Figura 1 – tapa de Punto de Vista, n°  4, marzo de 1978
  • 15 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuev (...)
  • 16 Punto de Vista, “Punto de Vista”, en Punto de Vista, n° 12, julio-octubre 1981, p. 2.

12Esta selección de autores y temáticas suponía una definición clara respecto de las estrategias llevadas a cabo por la revista que podrían pensarse en base a dos ejes. Por un lado, el eje local-extranjero: en cada número estaba presente el análisis de la cultura argentina, pero también había un lugar asignado a la cultura proveniente de los países centrales; esta difusión e introducción de teóricos extranjeros que siempre propició la revista le imprimiría un sello distintivo.15 Por otra parte, el eje tradición-vanguardia también estuvo presente desde estos primeros años, de manera tal que Punto de Vista introdujo – en un gesto vanguardista – autores y temas contemporáneos que hasta el momento no formaban parte del canon académico y al mismo tiempo analizó repetidamente la tradición de la que se autoproclama heredera: la generación del 37, Martínez Estrada, Sur, Contorno.16

13La explicitación de sus posicionamientos políticos – otro rasgo distintivo que mantuvo la revista hasta su cierre – recién pudo salir a la luz durante los últimos años de dictadura. El primer editorial apareció en julio de 1981, cuando el peligro de la crítica a los militares ya no era tan amenazante y el consejo de dirección decidió publicar por vez primera unos pequeños párrafos que anunciaban el objetivo de la revista y su posicionamiento frente a la dictadura. Luego, hacia 1982, la revista incluyó en el número 15 un artículo de Carlos Altamirano sobre la guerra de Malvinas que denunciaba críticamente el episodio propiciado por los militares argentinos. A partir de allí, Punto de Vista continuó dedicándole un espacio en sus números subsiguientes al análisis de la coyuntura política.

  • 17 Jorge Sevilla era un psicólogo amigo de Hugo Vezzetti que había prestado su nombre para que la revi (...)

14Durante estos años iniciales se reveló por primera vez la identidad de quienes formaban el Consejo de Dirección de Punto de Vista: Carlos Altamirano, María Teresa Gramuglio, Ricardo Piglia y Beatriz Sarlo y Hugo Vezzetti. Durante los primeros números el único nombre público fue el de Jorge Sevilla, quien aparecía como director.17 Por otra parte, durante los primeros números se delineó también una determinada estética en cuanto al objeto revista: el logotipo y la diagramación realizados por Carlos Boccardo denotaban un cuidado por la forma visual de la tapa y las páginas de Punto de Vista. Además, en blanco y negro, cada publicación exhibía una serie de ilustraciones de algún artista seleccionado, se le asignaba en cada página un lugar al dibujo combinado con el texto. Ya en la segunda etapa la revista adoptó un tamaño mayor, de mejor calidad y en color, otro signo que marcó su entrada en un nuevo período.

  • 18 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”. Véase también Gago, Verónica, Controversia: una le (...)

15Por otra parte, durante esta época los integrantes de Punto de Vista comenzaron a establecer vínculos con un grupo de exiliados argentinos en México, provenientes del marxismo gramsciano, del marxismo-leninismo y del peronismo de izquierda que se habían agrupado bajo la revista Controversia, publicada en México. Sarlo ha advertido en varias ocasiones que los exiliados en México estaban pensando y discutiendo las mismas cosas que ellos y que comenzaron a establecer una comunicación con este grupo a partir de 1981.18

16Para concluir, en los últimos años de este período se comenzó a introducir en las páginas de la revista un debate en torno a la revisión del marxismo y al posicionamiento de los intelectuales en el nuevo escenario democrático que fue central en los comienzos de la segunda etapa. En el número de mayo de 1982, la revista incluyó un artículo de Juan Carlos Portantiero en el que por primera vez aparecía una alusión explícita al término democracia. A partir de allí y por unos años, el tema fue analizado asiduamente por los integrantes de la revista, no sólo porque el proceso de apertura democrática en la Argentina lo requería de parte de los intelectuales, sino también porque en su autoproclamada condición de izquierda, los que hacían Punto de Vista sintieron la necesidad de revisar su pasado filo-revolucionario y exponer públicamente sus nuevas ideas surgidas a la sombra de la dictadura que llegaba a su fin.

Segunda etapa (1984-2003)

  • 19 Sobre el campo intelectual en la transición democrática véase Patiño Roxana, “Intelectuales en tran (...)

17Hasta 1983 Punto de Vista había sido una revista marginal, un espacio precario de publicación para un puñado de críticos, escritores y artistas que habían quedado desarticulados del medio académico. A partir del proceso democrático que se abrió con las elecciones presidenciales de 1983, la revista se enfrentó con el desafío de adaptarse a la nueva circunstancia histórica.19

18Punto de Vista supo entrever tempranamente que el proceso de democratización era indefectible y que necesariamente debían encarar la tarea de reconstrucción del campo intelectual, al tiempo que debían hacer explícita la revisión de antiguas teorías, revisión que estos intelectuales ya venían pergeñando durante los años de dictadura. En el editorial de abril de 1983, se evidenciaba esta misión autoasignada:

  • 20 Punto de Vista, “Editorial”, en Punto de Vista, n° 17, abril-junio 1983, p. 3.

Las reconstrucciones de la cultura argentina, de sus instituciones y de sus redes, de todo aquello que ha sido degradado material e ideológicamente, constituirá un desafío para los intelectuales. Porque esa reconstrucción exigirá debate y espíritu crítico, pero también nuevas ideas. Y los intelectuales no deben participar en ella con mentalidad de preceptores o de profetas, sino como ciudadanos.20

  • 21 Punto de Vista, “Décimo Año”, en Punto de Vista, n° 30, julio 1987, p. 2.
  • 22 En relación a la autocrítica llevada a cabo por el sector de la izquierda intelectual nucleada en t (...)

19De este modo cerraba el texto, en una clara crítica a la noción del intelectual comprometido como profeta de la sociedad. Se trataba ahora del intelectual como ciudadano, categoría más propia de la democracia liberal que del marxismo. Esta discusión se había instalado en las páginas de Punto de Vista y durante los primeros años de la segunda etapa se revisaría asiduamente la idea de revolución que en la década anterior había sido el centro de las disquisiciones teóricas de los intelectuales de izquierda; el objetivo ya no era subordinar toda tarea especulativa a la consecución de un fin revolucionario, puesto que las circunstancias históricas habían cambiado y ahora se trataba de redefinir el lugar del “intelectual de izquierda en el marco de la democracia”.21 Así, durante la década del ‘80 la revista publicó – además de los artículos de crítica literaria, de cine o de análisis sobre historia y cultura argentinas – notas, reseñas y debates en torno a la democracia, al populismo y a la revisión del marxismo y del socialismo.22

20Durante este período se incorporaron a la revista la historiadora Hilda Sabato, en 1982, y en 1984 los argentinos vueltos del exilio mexicano, José “Pancho” Aricó y Juan Carlos Portantiero. Por su parte, Ricardo Piglia se había alejado ya de la revista en 1982.

  • 23 Ibid.

21Otra característica de la revista que se acentuó en este período es su marcada autorreflexión. En los editoriales que aparecieron en los números de esta etapa, Punto de Vista analizó su trayectoria y su creciente importancia dentro del ámbito intelectual. El editorial del número 30, al cumplirse los primeros diez años de la revista, daba cuenta por un lado de la historia de la misma y por el otro se posicionaba, también a partir de la autoridad que le otorgaba el prestigio ya obtenido, en contra de los sucesos que en ese año habían amenazado a la democracia. El texto concluía explicitando nuevamente la misión asignada a los intelectuales: Quizás se trate de […] prever y organizar nuestro campo frente a fuerzas regresivas que todavía siguen interviniendo en la escena política nacional.”23Se trataba una vez más de preservar el campo intelectual como campo autónomo, pero en contacto con los procesos históricos de la sociedad argentina.

22Durante los años 90 la revista siguió manteniendo por un lado su carácter autorreflexivo, y por el otro, la explicitación de sus posicionamientos ante la realidad política argentina. Los indultos a los militares, las elecciones presidenciales que se sucedieron esos años, el menemismo y la Alianza, fueron objeto de reflexiones durante dicha década. También en los ‘90 la revista fue incorporando nuevas temáticas como la ciudad y la cultura urbana y hacia el 2000 le dio mayor espacio a la crítica del cine y de la música. Este desplazamiento estuvo marcado en parte por la incorporación de nuevas figuras al consejo de dirección, y en particular, por la llegada de Adrián Gorelik, arquitecto especializado en historia urbana que terminaría siendo subdirector de Punto de Vista desde 2004 hasta su cierre.

23Además, desde 1996 se incorporaron otras figuras que conformaron el consejo asesor: los filósofos Jorge Dotti y Oscar Terán, los cineastas Rafael Filippelli y Raúl Beceyro, el músico Federico Monjeau y más tarde, en 2004, la escritora Ana Porrúa. Estos intelectuales eran en su mayoría más jóvenes que los fundadores de Punto de Vista y la dinámica que se generó dentro de la revista ante la llegada de la nueva generación precipitaría más tarde la ruptura del consejo de redacción original.

24Por último, varios integrantes de la revista establecieron vínculos con partidos políticos y desarrollaron carreras profesionales dentro de la Universidad de Buenos Aires durante este período. Portantiero formó parte del Grupo Esmeralda que asesoró a Raúl Alfonsín durante su presidencia; Sarlo trabajó con la ex senadora y militante de derechos humanos Graciela Fernández Meijide y muchos de los integrantes de Punto de Vista formaron parte del Club de Cultura Socialista mientras éste tuvo vigencia entre 1984 y 2008. Sin embargo, la revista nunca obtuvo financiamiento de instituciones académicas o partidos políticos, sino que se financió con las ventas y las suscripciones de origen local y extranjero.

Figura 2 – tapa de Punto de Vista, n° 20, agosto de 1984

Figura 2 – tapa de Punto de Vista, n° 20, agosto de 1984

Final (2004-2008)

25En el último número de Punto de Vista, Beatriz Sarlo, quien fuera su impulsora intelectual, se despedía dando sus razones para decretar el final de un proyecto que había atravesado su trayectoria y su vida:

  • 24 Sarlo, Beatriz, “Final”, en Punto de Vista, n° 90, abril 2008, p. 2.

Podríamos seguir produciendo buenos índices y recibiendo buenos artículos, pero algo ha comenzado a fallar y es mejor reconocerlo ahora, cuando no se ven consecuencias, que en un capítulo decadente.24

26¿Qué había precipitado el final de la revista argentina que durante treinta años había podido mantener un espíritu activo y renovador? Las razones – que no tienen la transparencia de una causa mecánica, sino que probablemente pertenezcan al ámbito de los deseos e impulsos de las personas que están detrás de una publicación – pueden rastrearse en los conflictos suscitados al interior de la revista en 2004. De modo que, si la primera transición que sufrió la revista estuvo marcada por un factor externo, esto es, el final de la dictadura y la apertura democrática, podría sostenerse que la segunda transición fue producto de un factor interno.

  • 25 Link, Daniel, “Punto de vista, bodas de plata”, en Radar/En el quisco. Puesto en línea el 16 de may (...)

27En el número de abril de 2004 Punto de Vista publicó dos debates que habían tenido algunos miembros entre sí: una polémica entre Adrián Gorelik y Federico Monjeau por una muestra del artista plástico Guillermo Kuitca en 2003, y otra sobre un artículo escrito por Jorge Dotti, criticado por Carlos Altamirano. La aparente cordialidad de las críticas escondía algunas fisuras que la revista enfrentaría unos meses después. El quiebre fue advertido por Daniel Link, quien le dedicó una columna en Radar Libros, el suplemento del diario Página 12, a estas polémicas: podría decirse que la intervención en relación con ‘el caso Kuitca’ demuestra la complejidad y la inestabilidad de ese Uno que hasta entonces podía leerse monolíticamente [en Punto de Vista]”.25 En efecto, había comenzado a resquebrajarse la fuerte cohesión de perspectivas que hasta ese momento caracterizaba a la revista. La evidencia de esta escisión se pondría de manifiesto en el siguiente número, de agosto de 2004, al publicarse las cartas de renuncia de tres integrantes que habían conformado desde los inicios el consejo de dirección: Carlos Altamirano, María Teresa Gramuglio e Hilda Sabato.

  • 26 Sarlo, Beatriz, “Final”, en Punto de Vista, n° 90, abril 2008, p. 2.

28Según Sarlo, existía ya desde antes de 2004 un “tándem vanguardista” compuesto por ella y Gorelik que tenía posiciones que diferían con las del “tándem moderno” compuesto por Altamirano, Sabato y Gramuglio, quienes, al parecer, sostenían opiniones editoriales contrapuestas a la de los primeros. La crisis sobrevino con la renuncia de estos últimos en 2004 y daría impulso a otros cuatro años de revista en los cuales se acentuaron las notas que este “tándem vanguardista” le imprimía a la revista: los artículos sobre ciudad, sobre cine, sobre música y fotografía. Pero, según Sarlo, los editores mismos vislumbraban que eran los últimos años porque, como lo explicita en su columna de despedida, Punto de Vista ya no podía reinventarse a sí misma y por eso lo más conveniente era darle un final: “Una revista que ha estado viva treinta años no merece sobrevivirse como condescendiente homenaje a su propia inercia. Por eso el número 90 es el último”.26

Cultura, política e intelectuales

29Se ha señalado más arriba que los intelectuales que conformaron Punto de Vista habían decidido explícitamente transitar por una tensión ineludible entre cultura y política. Los términos remitían a campos de diversa índole, con distintos temas, reglas y dinámicas: la cultura era el terreno privilegiado de estos críticos; habían estudiado en la universidad, conocían sus reglas, sus debates internos, los modos de lectura y la bibliografía a la cual acudir. La política era un saber de otra índole, un saber práctico y relacionado con la sociedad, estaba determinado por reglas propias imposibles de hallar en una teoría acabada. En palabras de Sarlo:

  • 27 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”.

Los políticos […] tienen un saber físico sobre la política, y esa es la fascinación que los intelectuales sienten siempre que conocen a un político bueno. Ven ahí algo que ese tipo sabe hacer, algo que es del orden de la realidad, no de lo real, que el intelectual no sabe hacer.27

  • 28 Véase, por ejemplo, Gilman, Claudia, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revo (...)

30Los intelectuales de Punto de Vista, sin embargo, habían hecho el intento por inmiscuirse en el terreno de la práctica política por sobre sus motivaciones intelectuales. Sarlo y Altamirano habían militado activamente en el Partido Comunista Revolucionario, militancia que los obligó a vivir en condición de semiclandestinidad. Cabe preguntarse si esta actitud fue más producto de determinadas circunstancias históricas que de una vocación política propia. En todo caso, el fervor revolucionario de la década del 70 entre las capas medias ilustradas de la sociedad argentina ya ha sido ampliamente estudiado y merecería un capítulo aparte si éste fuera objeto de este trabajo.28 El hecho es que, producto de la situación o deseo personal de sus creadores, o ambas cosas a la vez, Punto de Vista surgió de la necesidad de un grupo de personas por mantener un espacio de cultura en Argentina; militar activamente era ya un peligro demasiado grande frente a una realidad que desmentía día a día que la revolución se aproximaba.

31Habiéndose disipado el fantasma de la censura a partir de 1983 y tomando conciencia de que ese impulso primero de resistencia cultural a la dictadura ya no tenía justificación, se trataba ahora de preguntar cuál era el lugar de los intelectuales en ese proceso, qué teorías previas había que revisar y qué teorías nuevas había que adoptar, y, sobre todo, desde dónde y para quién había que escribir. Los intelectuales ahora podían volver a las universidades, abordar temas en los cuales se habían especializado, pero en este nuevo escenario ¿cuál sería su relación con la realidad política? ¿Serían tan sólo intérpretes pasivos de los acontecimientos? ¿Serían acaso quienes instalaran los debates políticos? ¿Y quiénes serían sus interlocutores?

  • 29 Por ejemplo, en la necrológica dedicada a Aricó, publicada en diciembre de 1991, Sarlo expresaba: “ (...)
  • 30 En palabras de Carlos Altamirano: “En lo relativo a la cuestión política, que ha sido una de las ra (...)

32La formulación de estos interrogantes fue abordada en varias ocasiones por Punto de Vista: si hay algo que permite establecer un vínculo entre estos dos polos asimétricos – cultura y política – es justamente la reflexión que hace la revista sobre el lugar que ocupa el intelectual entre estos dos universos. Para Punto de Vista, el intelectual no debía ocupar un rol político por carecer de saber práctico particular, pero el intelectual no podía tampoco renunciar a pensar los conflictos políticos propios de su época, puesto que en tal caso habría dejado de ser un intelectual. Este razonamiento parece haber guiado los presupuestos desde los cuales se dotaba de sentido a la publicación de Punto de Vista. En numerosos editoriales, tanto la hiper-especialización como la politización total (que remitía a décadas anteriores) parecían ser las amenazas principales de la labor específicamente intelectual.29 Debe destacarse, sin embargo, que era principalmente Beatriz Sarlo quien consideraba fundamental la colocación de la revista en esa mentada tensión entre cultura y política.30

  • 31 Participaron de esta mesa redonda los miembros de Unidos Vicente Palermo, Carlos “Chacho” Álvarez y (...)

33Dos artículos pueden servir de ejemplo para sostener esta tesis: “Intelectuales: ¿escisión o mímesis?”, de Sarlo, publicado en diciembre de 1985 en Punto de Vista, y un debate realizado ese mismo año en la revista Unidos, cuyos editores invitaron a José Aricó, Juan Carlos Portantiero y Carlos Altamirano en su calidad de miembros de Punto de Vista a discutir acerca de la democracia y el cambio social.31

34El artículo de Sarlo realiza dos movimientos; por una parte realiza una crítica de un pasado en el que los intelectuales habían subordinado su tarea específica a la política, entendiéndolo como un producto de las circunstancias de la época, pero aclarando la necesidad de no ser condescendiente con ese pasado: había que rescatar aquellas lecciones que esa trayectoria dejaba, pero también había que realizar una crítica a los errores cometidos. Por otra parte, el artículo invitaba a redefinir la posición de los intelectuales, a realizar un esfuerzo por determinar y ocupar ese lugar, antes que resignarse al encierro de los claustros universitarios, la hiper-especialización y la corporativización. En otras palabras, Sarlo invitaba a mantener despierta la pregunta por el rol del intelectual:

  • 32 Sarlo, Beatriz, “Intelectuales: ¿Escisión o mímesis?”, p. 6.

Quizás una tarea del intelectual (pienso en el intelectual de izquierda con toda la carga de ambigüedad e indeterminación del adjetivo) sea precisamente la de trabajar en y sobre los límites, con la idea (vinculada a la transformación) de que los límites pueden ser destruidos, pero también con el reconocimiento de su existencia, y del paso de su inercia. Y, cuando digo límites, me refiero no sólo a las condiciones de la transformación de una sociedad en un sentido menos desigual e injusto, sino también a los límites que encierran nuestras prácticas y nuestros saberes respecto de las prácticas y saberes de otros sectores.32

  • 33 Ibid., p. 2.

35Se trataba de asumir que los intelectuales debían repensarse a sí mismos, pero también repensar su relación con el resto de los actores sociales. Este impulso de renovación estaba además atravesado íntimamente con un objeto particular: la reflexión sobre la democracia. Sarlo comenzaba su artículo advirtiendo que cuando el grupo Contorno había realizado una revisión del peronismo en una clave interpretativa nueva, superando la negación del mismo que habían sostenido las generaciones letradas anteriores, se abría “un capítulo de la historia de los intelectuales argentinos”.33 Podría decirse que la generación intelectual que pasó por las páginas de Punto de Vista pretendió abrir un capítulo nuevo de la misma historia al hacer un esfuerzo por situarse política e intelectualmente respecto de un tema que hasta el momento había sido concebido por la izquierda como secundario: la democracia.

  • 34 Para un análisis de la revista Unidos véase Garategaray, Martina, “Peronistas en transición: El pro (...)

36La posición que adoptaron los miembros de Punto de Vista respecto de este tópico puede revisarse desde el debate que propuso Unidos – revista que representaba el ala peronista de la izquierda intelectual – en 1985, en el que se invitaba a miembros del ala socialista o socialdemócrata de esa izquierda a debatir acerca de la democracia.34 Las posiciones se ven más claras por su contraposición. En dicho debate se ponían en discusión dos fórmulas divergentes: para los peronistas, la democracia no era suficiente para resolver los reales problemas de la sociedad, sobre todo el principal de ellos: la injusticia social. El corolario de esta posición era que la democracia era un objeto de reflexión secundaria, sólo una formalidad frente a los problemas reales que la sociedad argentina debía enfrentar. Para Portantiero, Aricó y Altamirano, por el contrario, la democracia era el principio fundante, la condición de posibilidad para la transformación: el pacto democrático, el estado de derecho y las garantías de las libertades civiles y políticas eran la base para la justicia no sólo formal sino real en toda sociedad. En el debate se puede entrever otra divergencia entre estas dos fracciones de la intelectualidad de izquierda: mientras los peronistas aún sostenían cierto ideal del lugar del universitario como ilustrador de los sectores populares, los invitados – que habían hecho una crítica del populismo – sostenían que las categorías para pensar a los sectores sociales ya no eran tan claras y que más bien cada uno debía desempeñar su labor de forma autónoma, pero con cierto grado de participación política. Portantiero, al final del debate invitaba a dejar de hablar de la democracia y pasar a vivirla, como si la democracia fuera un sustrato inmanente, el mismo para todas las personas, sin asignarle un lugar de maestros o profetas a los intelectuales.

37Quizás esta última posición – que Punto de Vista había adoptado – tuviera relación con un problema que probablemente el sector no peronista de la izquierda había abordado a través de una autocrítica más marcada: ¿quién era el interlocutor de los intelectuales? ¿A cuántas personas efectivamente llegaban esos discursos producidos por la intelligentsia? O en términos más generales ¿cuál era su relación con la sociedad?

38Punto de Vista en este aspecto fue consciente de que el discurso intelectual no tenía una llegada a un sector amplio de la sociedad, no al menos en la compleja forma intelectual desde la que producían sus discursos. Más bien pareciera que la revista aspiraba a insertarse en la línea histórica de la tradición intelectual argentina:

  • 35 Punto de Vista, “Punto de Vista”, p. 2.

Existe una tradición argentina que los que hacemos Punto de Vista reconocemos: una línea crítica, de reflexión social, cultural y política que pasa por la generación del 37, por José Hernández, por Martínez Estrada, por FORJA, por el grupo Contorno.35

39A diferencia de Unidos, revista que adscribe manifiestamente a la tradición política del peronismo, Punto de Vista se inserta explícitamente en una tradición intelectual. Hay un común denominador que establece el vínculo de esa genealogía: todos los grupos mencionados (quizás con la excepción de FORJA, identificada con el radicalismo) habían transitado los límites y cruzamientos entre cultura y política manteniendo al mismo tiempo la especificidad intelectual. Si bien este fragmento data de los comienzos de la revista, es indicativo del carácter que ésta adquirió durante su historia. Quedará para trabajos posteriores indagar acerca de las condiciones de posibilidad de la figura del intelectual hacia comienzos del nuevo siglo y del ocaso de Punto de Vista, dos procesos sobre los cuales quizás sea pertinente establecer conexiones.

Conclusión

40Hemos trazado preliminarmente en este trabajo el recorrido que hizo Punto de Vista en sus treinta años de existencia y hemos formulado la pregunta por el rol del intelectual que se plantearon los integrantes de esta revista a través de su historia. Podríamos concluir que la respuesta que dio esta generación intelectual a esa pregunta fue justamente la revista Punto de Vista. Es en ella – desde el primer número hasta el último – que este grupo de personas intentó situarse como generación intelectual argentina, escribiendo en sus páginas respondían simultáneamente a la pregunta ¿qué debe hacer el intelectual en el último cuarto del siglo XX?

41En otros trabajos podrán analizarse las adscripciones políticas de dicha generación: la adopción de ciertos presupuestos propios de la socialdemocracia, el rechazo al populismo y al peronismo, su relación con el alfonsinismo y con los ámbitos académicos bajo el alfonsinismo. Lo cierto es que intelectuales de la misma generación y con diferentes miradas o adscripciones no lograron constituir una identidad específicamente intelectual como la de quienes hicieron Punto de Vista.

42En la entrevista ya mencionada, Beatriz Sarlo toma una posición frente a los medios de comunicación que podría ilustrar determinadas posiciones que adoptó la revista:

  • 36 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”.

Las intervenciones críticas existen, siguen existiendo […] Diría que si no estás en los medios, esas intervenciones no existen. Sos puramente un académico y no un intelectual. El desafío hoy -y ese sí es un desafío nuevo de los últimos diez años- es que tenés que estar en los medios. […] Para mí, es el periodismo escrito, que todavía sigue convocando a aquellos que tienen ciertas ganas de pensar articuladamente, ya no globalmente pero articuladamente, lo que está sucediendo.36

43Quizás la cita explique por qué hoy una revista como Punto de Vista ya no es posible en un contexto en que sólo los medios de comunicación ofrecen un lugar de expresión para el intelectual tal como era éste pensado en la modernidad. Pero en la cita se advierte una idea subyacente que tiene una importancia mucho mayor: la de que el intelectual difiere del académico porque realiza una actividad crítica y articulada teóricamente sobre lo que está sucediendo.

Haut de page

Bibliographie

Avellaneda, Andrés (1989). “Argentina militar: Los discursos del silencio”, en Kohut, Karl y Pagni, Andrea (Editores), Literatura argentina hoy: de la dictadura a la democracia, Frankfurt am Main, Vervuert, p. 13-30.

Bourdieu, Pierre (2002). Campo de poder, campo intelectual. Itinerario de un concepto, Buenos Aires, Montressor Jungla Simbólica.

Celentano, Adrián (2012). “La formación de Vanguardia Comunista, de la crisis del socialismo a la adopción del maoísmo y el problema de la construcción del partido revolucionario entre 1965 y 1969”, en VII Jornadas de Historia Política. Tandil, 6 y 7 de setiembre de 2012. URL: http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/viij_celentano.pdf

Crivelli, Miriam, (1996). “Intelectuales y política en la Argentina de los años 70: el caso de la revista Los Libros (1969-1976)”, en América: Cahiers du CRICCAL, n° 15-16. Le discours culturel dans les revues latino-américaines, 1970-1990. p. 413-420.

Delgado, Verónica (2014). “Algunas cuestiones críticas y metodológicas en relación con el estudio de revistas”, en Delgado, Verónica; Mailhe, Alejandra; Rogers, Geraldine (Editoras), Tramas impresas: Publicaciones periódicas argentinas (XIX-XX), La Plata, Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, p. 11-25.

Elizalde, Josefina (2017). “Críticas y autocríticas: las revisiones teóricas de la izquierda en la transición democrática” en Polítika. Consultado el 14 de febrero de 2018, URL: https://www.politika.io/en/notice/criticas-y-autocriticas-las-revisiones-teoricas-izquierda-transicion-democratica.

Gago, Verónica (2012). Controversia: una lengua del exilio, Buenos Aires, Ediciones Biblioteca Nacional.

Garategaray, Martina (2010). “Peronistas en transición: El proyecto político ideológico en la revista Unidos (1983-1991)” En Nuevo Mundo, Mundos Nuevos, Paris; p. 1-15.

Link, Daniel (2003). “Campo intelectual”, en Radar/Libros. Puesto en línea el 21 de diciembre de 2003, consultado el 29 de mayo de 2017. URL: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-858-2003-12-21.html

Link, Daniel (2004). “Punto de vista, bodas de plata”, Radar/En el quisco. Puesto en línea el 16 de mayo de 2001, consultado el 25 de mayo de 2017. URL: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-1062-2004-05-16.html

Louis, Annick (2014). “Las revistas literarias como objeto de estudio”, en Ehrlicher, Hanno; Risster-Pipka, Nanette (Editores), Almacenes de un tiempo en fuga: Revistas culturales en la modernidad hispánica, Aachen, Shaker Verlag, p. 31-57.

Masiello, Francine (1985). “Argentine Literary Journalism: The Production of a Critical Discourse”, en Latin American Research Review Vol. 20, n° 1, p. 27-60.

Mercader, Sofía y Diego García (2013). “Tozuda modernidad. Entrevista a Beatriz Sarlo”. Puesto en línea el 26 de julio de 2013, consultado el 25 de mayo de 2017. URL: http://artepolitica.com/articulos/entrevista-a-beatriz-sarlo/.

Montaña, María Jimena (2009). “La recepción de Raymond Williams en la Revista Punto de Vista: un retorno al sujeto, la historia y la experiencia” en Prácticas de Oficio. Investigación y reflexión en Ciencias Sociales, n° 5.

Patiño Roxana (1997): “Intelectuales en transición. Las revistas culturales en Argentina (1981-1987)", en Cuadernos de Recienvenido, nº 4, São Paulo, Depto. de Letras Modernas/FFLCH/USP.

Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri (2000). “El regreso a la democracia y la consolidación de nuevas élites intelectuales. El caso de Punto de Vista: revista de cultura. Buenos Aires (1978-1985)”, en Plotkin, Mariano y González Leandri, Ricardo (Editores), Localismo y globalización. Aportes para una historia de los intelectuales en Iberoamérica, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones científicas, Instituto de Historia.

Punto de Vista (1981). “Punto de Vista”, en Punto de Vista, n° 12, p. 2.

Punto de Vista (1983a). “Editorial”, en Punto de Vista, n° 17, p. 3.

Punto de vista (1983b), “Cultura nacional y cultura popular”, en Punto de Vista, n° 18, p. 2.

Punto de Vista (1987), “Décimo Año”, en Punto de Vista, n° 30, p. 1-2.

Punto de Vista (2009). CD colección completa, Siglo Veintiuno.

Saitta, Sylvia (2004). “La Narrativa argentina, entre la innovación y del mercado (1983-2003)” en Novaro, Marcos y Palermo, Vicente (Editores), La historia reciente. Argentina en democracia, Buenos Aires, Edhasa, p. 239-256.

Sarlo, Beatriz (1985). “Intelectuales: ¿Escisión o mímesis?”, en Punto de Vista, n° 25, p. 1-6.

Sarlo, Beatriz (2008). “Final”, en Punto de Vista, n° 90, abril 2008, p. 1-2.

Sarlo, Beatriz (1991) “En memoria de José Aricó” en Punto de Vista, n° 41, p. 1-2.

Sarlo, Beatriz (1999). “Punto de Vista. una revista en dictadura y en democracia”, en Sosnowski, Saúl (Editor), La cultura de un siglo, América Latina en sus revistas, Buenos Aires, Alianza, p. 526-536.

Somoza, Patricia y Vinelli, Elena (2011). Para una historia de Los Libros”, en Revista Los Libros. Edición Facsimilar Vol. 1 (1969-1970), Buenos Aires, Ediciones Biblioteca Nacional, p. 9-19.

Unidos (1985). “Democracia y cambio social”, en Unidos, n° 6.

Haut de page

Notes

1 Los fundadores de Punto de Vista, Ricardo Piglia, Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo, habían sido directores de la revista Los Libros de 1973 a 1975. Los últimos cinco números de Los Libros, de fines de 1975 a 1976, fueron editados solo por Sarlo y Altamirano, sin Piglia. Para un estudio de la revista Los Libros véase Crivelli, Miriam, “Intelectuales y política en la Argentina de los años 70: el caso de la revista Los Libros (1969-1976)”, en América: Cahiers du CRICCAL, n° 15-16, 1996. Le discours culturel dans les revues latino-américaines, 1970-1990. p. 413-420. Véase también Somoza, Patricia y Vinelli, Elena, “Para una historia de Los Libros”, en Revista Los Libros. Edición Facsimilar Vol. 1 (1969-1970), Buenos Aires, Ediciones Biblioteca Nacional, 2011, p. 9-19. Para un estudio de las revistas culturales en los años ‘60 y ‘70 en Argentina véase Masiello, Francine “Argentine Literary Journalism: The Production of a Critical Discourse”, en Latin American Research Review Vol. 20, n° 1, 1985, p. 27-60.

2 Sarlo ha comparado en algunas ocasiones los comienzos de la publicación la revista con el ejercicio de los presos: “Punto de Vista era para nosotros eso, era el ejercicio del preso. El preso que se fija por dónde entra el sol para ponerse ahí, los 40 minutos que el sol entra porque tiene que hacer ejercicios de brazos, piernas, abdominales, colgarse. (…) Era más una salvación de ese núcleo de personas, y de quienes lo rodeaban, una apuesta para que ese núcleo pudiera seguir subsistiendo en la Argentina.” En entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”, por Sofía Mercader y Diego García. Artepolitica.com, Buenos Aires, Julio 2012. Puesto en línea el 26 de julio de 2013, consultado el 25 de mayo de 2017. URL: http://artepolitica.com/articulos/entrevista-a-beatriz-sarlo/.

3 En relación las revistas culturales como objeto de estudio consúltese: Louis, Annick, “Las revistas literarias como objeto de estudio”, en Ehrlicher, Hanno; Risster-Pipka, Nanette (Editores), Almacenes de un tiempo en fuga: Revistas culturales en la modernidad hispánica, Aachen, Shaker Verlag, 2014, p. 31-57 y Delgado, Verónica, “Algunas cuestiones críticas y metodológicas en relación con el estudio de revistas”, en Delgado, Verónica; Mailhe, Alejandra; Rogers, Geraldine (Editoras), Tramas impresas: Publicaciones periódicas argentinas (XIX-XX), La Plata, Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2014, p. 11-25.

4 Controversia (1979-1981) fue una revista que agrupó a un número de intelectuales de izquierda argentinos exiliados en México provenientes tanto de marxismo como del peronismo de izquierda. Estaba conformada por José Aricó, Nicolás Casullo, Héctor Schmucler, Oscar Terán, Jorge Tula, Juan Carlos Portantiero, Sergio Bufano y Rubén Caletti. De ellos, José Aricó, Oscar Terán y Juan Carlos Portantiero integrarán temporalmente luego de su vuelta del exilio el consejo editor de Punto de Vista.

5 Patiño Roxana, “Intelectuales en transición. Las revistas culturales en Argentina (1981-1987)", en Cuadernos de Recienvenido, nº 4, 1997, São Paulo, Depto. de Letras Modernas/FFLCH/USP.

6 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuevas élites intelectuales. El caso de Punto de Vista: revista de cultura. Buenos Aires (1978-1985)”, en Plotkin, Mariano y González Leandri, Ricardo (Editores), Localismo y globalización. Aportes para una historia de los intelectuales en Iberoamérica, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones científicas, Instituto de Historia, 2000, p. 220.

7 Bourdieu, Pierre, Campo de poder, campo intelectual. Itinerario de un concepto, Buenos Aires, Montressor Jungla Simbólica, 2002.

8 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuevas élites intelectuales. El caso de Punto de Vista: revista de cultura. Buenos Aires (1978-1985)”, p. 220.

9 Debido al peligro que representaba para varios miembros de la revista exponer públicamente sus nombres, varios de ellos utilizaron pseudónimos al firmar los artículos de los primeros números.

10 Sarlo, Beatriz, “Intelectuales: ¿Escisión o mímesis?”, en Punto de Vista, n° 25, diciembre 1985, p. 6.

11 Vanguardia Comunista fue un partido marxista-leninista de orientación maoísta fundado en 1965 por un grupo de militantes proveniente del Partido Socialista Argentino de Vanguardia (desprendimiento de izquierda del Partido Socialista). Véase Celentano, Adrián, “La formación de Vanguardia Comunista, de la crisis del socialismo a la adopción del maoísmo y el problema de la construcción del partido revolucionario entre 1965 y 1969”, en VII Jornadas de Historia Política. Tandil, 6 y 7 de setiembre de 2012. Consultado el 25 de mayo de 2017. URL: http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/viij_celentano.pdf

12 El trabajo de Plotkin y González Leandri realiza un detallado análisis de las estrategias llevadas a cabo por el grupo de Punto de Vista, entendiendo estas estrategias como “resultado de disposiciones muchas veces inconscientes hacia la práctica”, éstas son: i) la definición de la revista como una revista de cultura, ii) la constitución de la revista como puente entre la cultura local y la universal, iii) el rechazo a una postura vanguardista que rompiera con todas las tradiciones anteriores, lo que implicaba el intento de constituirse una genealogía estableciendo lazos con generaciones intelectuales del pasado argentino, iv) la autodefinición del grupo como «intelectuales de izquierda», v) y la articulación de la revista alrededor de una fuerte identidad grupal que ofrecía una demarcación clara entre insiders y outsiders.

13 Al respecto véase Avellaneda, Andrés, “Argentina militar: Los discursos del silencio”, en Kohut, Karl y Pagni, Andrea (Editores), Literatura argentina hoy: de la dictadura a la democracia, Frankfurt am Main, Vervuert, 1989, p. 13-30.

14 Véase Montaña, María Jimena, “La recepción de Raymond Williams en la Revista Punto de Vista: un retorno al sujeto, la historia y la experiencia” en Prácticas de Oficio. Investigación y reflexión en Ciencias Sociales, n° 5, 2009.

15 Plotkin, Mariano y Ricardo González Leandri, “El regreso a la democracia y la consolidación de nuevas élites intelectuales. El caso de Punto de Vista: revista de cultura. Buenos Aires (1978-1985)”, p. 225.

16 Punto de Vista, “Punto de Vista”, en Punto de Vista, n° 12, julio-octubre 1981, p. 2.

17 Jorge Sevilla era un psicólogo amigo de Hugo Vezzetti que había prestado su nombre para que la revista no saliera en las condiciones de un sospechoso anonimato.

18 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”. Véase también Gago, Verónica, Controversia: una lengua del exilio, Buenos Aires, Ediciones Biblioteca Nacional, 2012.

19 Sobre el campo intelectual en la transición democrática véase Patiño Roxana, “Intelectuales en transición. Las revistas culturales en Argentina (1981-1987)". Véase también Saitta, Sylvia, La Narrativa argentina, entre la innovación y del mercado (1983-2003) en Novaro, Marcos y Palermo, Vicente (Editores), La historia reciente. Argentina en democracia, Buenos Aires, Edhasa, 2004, p. 239-256. Véase también Sarlo, Beatriz, “Punto de Vista. una revista en dictadura y en democracia”, en Sosnowski, Saúl (Editor), La cultura de un siglo, América Latina en sus revistas, Buenos Aires, Alianza, 1999. p. 526-536.

20 Punto de Vista, “Editorial”, en Punto de Vista, n° 17, abril-junio 1983, p. 3.

21 Punto de Vista, “Décimo Año”, en Punto de Vista, n° 30, julio 1987, p. 2.

22 En relación a la autocrítica llevada a cabo por el sector de la izquierda intelectual nucleada en torno a Punto de Vista véase Elizalde, Josefina, “Críticas y autocríticas: las revisiones teóricas de la izquierda en la transición democrática” en Polítika, 24 de noviembre de 2017. Consultado el 14 de febrero de 2018, URL: https://www.politika.io/en/notice/criticas-y-autocriticas-las-revisiones-teoricas-izquierda-transicion-democratica. Véase también Gago, Verónica, Controversia: una lengua del exilio.

23 Ibid.

24 Sarlo, Beatriz, “Final”, en Punto de Vista, n° 90, abril 2008, p. 2.

25 Link, Daniel, “Punto de vista, bodas de plata”, en Radar/En el quisco. Puesto en línea el 16 de mayo de 2001, consultado el 25 de mayo de 2017. URL: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-1062-2004-05-16.html

26 Sarlo, Beatriz, “Final”, en Punto de Vista, n° 90, abril 2008, p. 2.

27 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”.

28 Véase, por ejemplo, Gilman, Claudia, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucionario en américa latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2012; Sigal, Silvia, Intelectuales y poder en la década del sesenta, Buenos Aires, Ediciones Puntosur, 1991 y Terán, Oscar, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual argentina, 1956-1966, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013.

29 Por ejemplo, en la necrológica dedicada a Aricó, publicada en diciembre de 1991, Sarlo expresaba: “En esta época de crisis de los intelectuales y reciclaje académico o técnico de los saberes, le debemos también [a Aricó] la reafirmación de la figura dramática del intelectual socialista.” En Sarlo, Beatriz, “En memoria de José Aricó” en Punto de Vista, n° 41, diciembre 1991, p. 2.

30 En palabras de Carlos Altamirano: “En lo relativo a la cuestión política, que ha sido una de las razones de discusiones dentro de la revista, en general, la persona inclinada a sostener que Punto de Vista tiene que tener una palabra y una posición sobre todo es Beatriz” En Link, Daniel, “Campo intelectual”, en Radar/Libros. Puesto en línea el 21 de diciembre de 2003, consultado el 29 de mayo de 2017. URL: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-858-2003-12-21.html

31 Participaron de esta mesa redonda los miembros de Unidos Vicente Palermo, Carlos “Chacho” Álvarez y Nicolás Casullo entre otros. Véase Unidos, “Democracia y cambio social”, en Unidos, n° 6, agosto de 1985.

32 Sarlo, Beatriz, “Intelectuales: ¿Escisión o mímesis?”, p. 6.

33 Ibid., p. 2.

34 Para un análisis de la revista Unidos véase Garategaray, Martina, “Peronistas en transición: El proyecto político ideológico en la revista Unidos (1983-1991)” En Nuevo Mundo, Mundos Nuevos, Paris; 2010, p. 1-15.

35 Punto de Vista, “Punto de Vista”, p. 2.

36 Entrevista a Beatriz Sarlo. “Tozuda modernidad”.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1 – tapa de Punto de Vista, n°  4, marzo de 1978
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/72032/img-1.png
Fichier image/png, 672k
Titre Figura 2 – tapa de Punto de Vista, n° 20, agosto de 1984
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/72032/img-2.png
Fichier image/png, 649k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sofía Mercader, « Notas sobre la historia de la revista Punto de Vista (1978-2008) y su colocación en el campo intelectual argentino de fin de siglo », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 16 février 2018, consulté le 22 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72032 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72032

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page