Navigation – Plan du site
Javier Guiamet

“Cultura en los fields” – Socialismo y fútbol en la Argentina de los años veinte

Culture in the fields. Socialism and football in Argentina in the nineteen twenties
[14/06/2018]

Résumés

Este trabajo pretende analizar la relación del socialismo argentino con el fenómeno de popularización del fútbol como espectáculo en la década de 1920. Para esto se analizarán, principalmente, los abordajes y posturas encontradas en La Vanguardia, órgano oficial de prensa del Partido. Como parte de una investigación más amplia sobre las posturas del Partido Socialista frente a la cultura de masas en el período de entreguerras, la principal hipótesis de este artículo es que frente a otros espectáculos deportivos cuya influencia resultaba más alarmante, el fútbol pudo ser pensado como un puente hacia la cultura popular, en tanto sus características resultaban más amigables a las tradiciones partidarias que el boxeo o el turf.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El 20 de enero de 1920 La Vanguardia, periódico oficial del Partido Socialista, daba cuenta de una situación preocupante en una nota titulada “La instrucción de nuestros footballers”. Allí, se señalaba que:

  • 1 La Vanguardia, 20/1/1920

No se concibe que un jugador que ha sabido conquistarse la simpatía de centenares, cuando no de millares de aficionados por el juego que desarrolla en los fields, no pueda ni tenga facilidad para poder adquirir un desarrollo intelectual que pueda ayudarlo a comprender su misión y la forma en que deberá comportarse en el field.1

  • 2 Idem.
  • 3 Ibidem.

2A continuación, el breve artículo denunciaba el bajo nivel educativo de los jugadores y la indiferencia de los dirigentes antes este cuadro, quienes “más que de la instrucción se ocupan de halagar los bajos instintos”2. Esta situación, que podía ser preocupante en cualquier instancia de la vida social para el socialismo argentino, se volvía más acuciante ante la creciente popularidad que adquiría el fútbol, no ya como práctica deportiva, sino como espectáculo. Esta nueva realidad, que La Vanguardia comenzaría a señalar con mayor frecuencia a fines de la década del diez y a principios del veinte, adjudicaba a los jugadores una misión dado el ejemplo que transmitían a la multitud. Sin embargo, el hecho de que hubiera jugadores que no sabían “ni leer, ni escribir”, trasladaba esa responsabilidad sobre los clubes para que crearan cursos para los futbolistas y nutrieran sus bibliotecas, si las tenían, porque: “De este modo, nuestro football progresará debido a la instrucción y cultura de los que lo practican”.3

3La necesidad de que los jugadores transmitieran un ejemplo de sano comportamiento a la multitud radicaba en los constantes desmanes y hechos de violencia que, según La Vanguardia, tenían lugar en las tribunas. Es así que, en febrero de 1919, en una nota titulada “La cultura en los fields”, la mayor preocupación del periódico socialista ante el comienzo de una nueva temporada consistía en que los “elementos menos instruidos” de la afición no incitaran a los jugadores a convertir los campos de deportes en campos de batalla. Nuevamente la solución sugerida era que los clubes pusieran nutridas bibliotecas al alcance de los socios.

4Si bien el interés del socialismo por el fútbol no era nuevo, las diferentes notas donde empezaron a mostrar su preocupación por lo que sucedía en las tribunas y por la influencia que tenían los jugadores sobre los aficionados, revelan un cambio más global. Si las principales preocupaciones sobre el deporte en años anteriores giraban en torno a su práctica, la conformación del fútbol como espectáculo de masas irá priorizando nuevas preocupaciones y un nuevo lugar desde donde pararse ante este fenómeno.

5En este trabajo nos proponemos reconstruir las principales posturas del socialismo argentino frente al fútbol con la intención de demostrar que, lejos de ser indiferentes al fenómeno de su popularización o de simplemente rechazarlo, el interés que mostraron hacia el espectáculo se encontraba en estrecho vínculo con sus apuestas partidarias. A su vez, creemos que este recorrido puede alumbrar las tensiones que suscitaba el acercamiento a este tipo de fenómenos dentro de las filas partidarias.

Socialismo y cultura de masas

  • 4 Barrancos, Dora, Educación, cultura y trabajadores (1890-1930), Buenos Aires: CEAL, 1991, p. 89.

6El destacado rol que otorgó el socialismo argentino a la actividad cultural dentro de sus estrategias políticas combinaba objetivos de corto y largo plazo. A largo plazo constituía el único modo de instruir a la clase trabajadora para que comprendiera la tarea histórica de transformación social para la que estaba destinaba. La premisa de “elevar material y moralmente al pueblo” tenía por finalidad que esta elevación hiciera del pueblo el protagonista de una sociedad futura. A corto plazo, la densa red de bibliotecas populares y centros partidarios tenía como objetivo ampliar la base social del Partido. La prioridad otorgada a la acción parlamentaria, por sobre otras esferas de acción política, hizo también que esta densa red de instituciones cumpliera un rol protagónico durante las campañas municipales, provinciales y nacionales, conformando “una aceitada maquinaria electoral”.4

7Si bien, como expresa Dora Barrancos, los socialistas inscribieron su acción cultural dentro de un paradigma “normativo-edificante”, hacia los años veinte la autora encuentra cierta flexibilización en los patrones que guiaban su práctica cultural. Esta morigeración en el rígido tono iluminista con que eran pensadas las actividades del Partido puede ser explicada tanto por cambios que se estaba produciendo dentro del socialismo como también por las nuevas dimensiones que adquiría la cultura de masas en el país. La década de 1910 fue testigo de cambios importantes al interior del Partido. Aunque la sanción de la Ley Sáenz Peña fue vista en principio con cierta desconfianza, la participación dentro de las elecciones posteriores a la ley, otorgaron al socialismo resultados muy favorables ratificando la prioridad dada a la acción parlamentaria. A su vez, la escisión por izquierda del grupo de “los internacionalistas” en 1917, consolidó la estrategia parlamentaria, al quedar excluida del partido la principal fuente de impugnación a esa orientación.

8Como resultado de este proceso político, Martínez Mazzola muestra de qué manera cambió la dimensión en la que el Partido pensaba su participación en la política. Es así que:

  • 5 Martinez Mazzola, Ricardo, “¿Males pasajeros? El Partido Socialista frente a las consecuencias de l (...)

Como había sucedido con sus “hermanos mayores” europeos, el ingreso a la política de masas acentuaba la diferenciación entre votantes y militantes socialistas. Esta diferenciación, a pesar del esfuerzo de la conducción partidaria por mantener satisfechas a las dos bases sociales, no dejaría de ocasionar conflictos, particularmente por las tensiones que generaría la búsqueda de aggiornar al partido para obtener nuevos éxitos electorales, que haría surgir la resistencia de núcleos de militantes que sostenían posturas más “obreras”, “revolucionarias”, e “internacionalistas”, que eran acompañadas por buena parte de la militancia gremial y juvenil del PS.5 (2015: 62)

  • 6 Barrancos, Dora, Educación, cultura y trabajadores (1890-1930), Buenos Aires: CEAL, 1991, p. 92.

9De esta manera, si pensamos la búsqueda de aggiornar al Partido para obtener nuevos éxitos electorales “en consonancia con la renovación de medios, contenidos y formas a las que se asiste”,6 podemos ver, de qué manera, el intento por aumentar la base de representación social del Partido, en conjunto con las nuevas lógicas que iba adoptando la cultura argentina, nos permiten pensar el acercamiento del socialismo a estos nuevos espectáculos como una inquietud novedosa, pero que se encontraba en estrecho vínculo con sus apuestas partidarias.

  • 7 Frydenberg, Julio, Historia Social del Fútbol. Del amateurismo a la profesionalización. Buenos Aire (...)
  • 8 Alabarces, Pablo, Fútbol y Patria. El fútbol y las narrativas de la nación en la Argentina, Buenos (...)

10Aunque los comienzos de la práctica futbolística en Argentina se remontan a los finales del siglo XIX, tanto Pablo Alabarces como Julio Frydenberg7 coinciden en señalar que la conformación del fútbol en espectáculo popular se produce en la década de 1920, como parte de un proceso más general que permite hablar de una “temprana cultura de masas”8 en la sociedad argentina de entreguerras. Si bien las transformaciones del mercado editorial se venían produciendo desde finales del Siglo XIX, y el turf era ya desde esos años un espectáculo consolidado dentro del gusto popular, hacia los años veinte la proliferación de salas teatrales, el surgimiento de la radio, el desembarco del cine de Hollywood posterior a la guerra, junto a la mayor popularidad adquirida por el fútbol, permiten hablar de un primer auge de esta cultura de masas, en función de la proliferación de ofertas para el entretenimiento.

11El fútbol, cuyo origen en Argentina se remonta a su práctica en los colegios ingleses, fue adoptado rápidamente como recreación de los jóvenes de los sectores populares. Lejos de la impronta civilizatoria que los colegios ingleses perseguían con su inclusión en la currícula escolar, la apropiación popular de la práctica futbolística impuso nuevos sentidos a este proceso. Julio Frydenberg sostiene que el fútbol, a través de la conformación de equipos y la creación de pequeñas ligas, constituyó un espacio importante de sociabilidad masculina, donde además se construía una identidad en torno a un modo “criollo” de practicar el deporte. La ubicación de las canchas también propició una identificación con el barrio donde estaba situado el equipo, permitiendo que el interés trascendiera a los jugadores. Este proceso, que a lo largo de veinte años fue jerarquizando ligas y equipos, aunque no fue homogéneo desde lo institucional, conformó hacia la década de 1920 una escena de competencias deportivas que reunía miles de espectadores cada fin de semana. Un papel importante en este proceso, lo habrían jugado los medios gráficos que, al utilizar la información del fútbol como estrategia de ventas, se preocuparon por generar un mayor interés en torno al resultado y las diferentes circunstancias de los partidos.

Socialismo y fútbol

  • 9 Ver: Water, Chris, British Socialists and the Politics of Popular Culture 1884-1914, Stanford, Stan (...)

12Aunque por momentos podían compartir las prevenciones que realizaban algunos de sus correligionarios europeos (los socialistas ingleses temían que la popularidad del fútbol fuera un obstáculo para generar una cultura alternativa),9 los socialistas argentinos alentaron la práctica futbolística a medida que adquiría mayor popularidad, aunque siempre atentos a posibles incidentes que se pudieran generar en los partidos. El desarrollo físico necesario para aliviar los rigores del trabajo, la popularidad del deporte entre los jóvenes, el ideal caballeresco que su práctica podría propiciar, eran algunos de los elementos que aparecían frecuentemente en la defensa que hacían del fútbol. Sin embargo, no se limitaron a alentar su práctica, sino que también crearon diferentes iniciativas propias, que por lo general estuvieron destinadas a los militantes socialistas.

  • 10 Martínez Mazzola, R., “Gimnasia, deportes y usos del tiempo libre en el socialismo argentino (1896- (...)

13Una excepción a este tipo de iniciativas la constituyó la creación de la “Copa La Vanguardia” que, en 1913, aprovechando un momento de relativa dispersión de las principales ligas del país, buscó superar el espacio de militancia socialista y competir con el fútbol grande, en un momento en que el fútbol argentino aún no se había consolidado en torno a una única liga. La competencia disputada en verano posibilitó que participaran de ella jugadores de otros equipos, entre ellos, de Boca y de River. Martínez Mazzola reconstruye esta experiencia, señalando que a pesar del éxito inicial que tuvo la iniciativa, la doble pertenencia de muchos jugadores hizo que, hacia el final de la competencia, los jugadores privilegiaran sus equipos de origen cuando los partidos se solaparon con los de otras ligas. Aunque La Vanguardia celebró el éxito de la competencia, las dificultades afrontadas hacia el final hicieron que el Partido no volviera a destinar sus esfuerzos a competir con las ligas que reunían a los equipos más poderosos. Como resultado de esta experiencia: “La prédica socialista no abandonaría, de todos modos, la gran escena del fútbol, pero ya no en nombre de una organización propia sino de la reforma de las organizaciones existentes”.10

  • 11 Buonuome, Juan, Periodismo militante en la era de la información. La Vanguardia, el socialismo y lo (...)
  • 12 Idem, p. 122.

14En coincidencia con Martínez Mazzola, Juan Buonuome señala que es a partir de los primeros años de la década de 1910 que La Vanguardia empieza a destinar un espacio a la cobertura del fútbol. De forma primero tímida y luego destinando cronistas propios a presenciar los partidos, en la década de 1920 la sección dedicada al deporte podía llegar a ocupar cuatro páginas enteras. Buonuome destaca que frente a las posiciones críticas que denunciaban al fútbol como una herramienta de la burguesía para distraer a la juventud obrera “se impusieron rápidamente las posturas que defendían esta sección como una forma de hacer propaganda del sano desarrollo físico y moral de la juventud”.11 Por otro lado, la apuesta por conquistar más lectores, que motivaba las transformaciones de La Vanguardia, ayuda a entender el interés puesto en el fútbol en la medida que los socialistas reconocían que “los integrantes de la clase trabajadora del país lo habían hecho suyo, primero como aficionados y luego como espectadores”.12

  • 13 Ver: Otero Carvajal, L., Ocio y deporte en el nacimiento de la sociedad de masas. La socialización (...)
  • 14 Un dato a señalar en este cambio de valoración es que, en 1920, por última vez, el fútbol apareció (...)

15Similar al proceso ocurrido en estos mismos años en España, donde la popularidad del fútbol llamó la atención del socialismo peninsular en tanto podía vislumbrar en esa reciente influencia sobre la clase trabajadora13 una oportunidad para expandir su propia doctrina; fue la propia evolución del fútbol en Argentina la que provocó que hacia la década de 1920 los socialistas fueran incorporando nuevas inquietudes en su acercamiento el tema.14 Aunque el hecho de que los trabajadores participaran cada vez más en función de espectadores que de jugadores fue criticado, en tanto alejaba de una práctica saludable que ayudaba a combatir al vicio, la influencia que comenzaban a tener los clubes y los jugadores fue vista como una oportunidad para la elevación del pueblo.

La instrucción de los footballers

  • 15 La Vanguardia, 16/3/1919

16Con esta preocupación en mente, desde las páginas de La Vanguardia los socialistas desarrollaron una agenda tendiente a que las principales instituciones deportivas del país no olvidaran que el deporte “es un complemento de la educación del pueblo”.15 Las formas de impulsar esto, sin embargo, no formaban un programa concreto, sino más bien un ideal aplicable a diferentes situaciones. Por un lado, se abogó constantemente para que los clubes pusieran bibliotecas al alcance de los socios y generaran sus propias actividades culturales. Por otro lado, se insistió en que la instrucción de los jugadores funcionaría naturalmente como un ejemplo de sano comportamiento hacia la multitud. Era por esto que debía evitarse el juego brusco y las quejas desmedidas hacia el árbitro, quién constituía uno de los principales blancos de la furia de la hinchada. Un comportamiento ejemplar en el césped evitaría uno de los principales problemas sobre los que alertaban los socialistas: la invasión de las hinchadas a los fields con el objetivo de resolver alguna sospechada injusticia que se estaba llevando a cabo en el campo, o más no fuera para propinar una reprimenda a los jugadores que no estaban logrando los resultados anhelados. Frente a este tipo de situaciones los socialistas remarcaban que:

  • 16 La Vanguardia, 1/6/1920

Es necesario, una vez por todas, imponer el debido respeto dentro de nuestros fields. Si alguna vez un juez actúa deliberadamente contra determinado club, existen en el reglamento artículos que amparan y ponen a cubierto para lo sucesivo de tales jueces indignos de su alta y delicada misión. En todos momentos debemos dar muestras de cordura y buena educación que armonicen la cultura física con la cultura moral.16

  • 17 Justo, J. B. Programa de acción para las juventudes socialistas, En: Vazeilles, José. Los socialist (...)
  • 18 La Vanguardia, 1/6/1920
  • 19 La Vanguardia, 1/1/1921
  • 20 La Vanguardia, 1/1/1920

17La forma de evitar estos “extremos intolerables” era recordar que el objetivo del fútbol no estaba dado por el resultado. Si como expresaba Juan B. Justo, “no todo está en hacer goals”,17 aquí, La Vanguardia se ocuparía de recordar que “las victorias solo deben constituir un aliciente para proseguir la cultura física, y las derrotas deben constituir enseñanzas”.18 Esta preocupación de tinte pedagógico dio lugar a que en las crónicas de las competencias ocupara un lugar importante la descripción del comportamiento tanto de los jugadores como los espectadores. Es así que al saludar a Boca Juniors campeón de la Asociación Argentina en 1920, se destacara que: “ha realizado una campaña notable, no solo por lo regular sino también por el comportamiento observado por los jugadores que componen el primer cuadro”.19 Algo similar sucedía al informar la obtención del torneo rosarino de 1919 en manos de Rosario Central, donde: “Digno de aplauso es el comportamiento del público, que en todo momento se portó correctamente”.20 La preocupación entonces por la influencia que tenía el fútbol en la sociedad, hizo que los socialistas proyectaran allí un ideal pedagógico que servía de parámetro para criticar las situaciones en que este ideal se encontraba ausente y para felicitar los casos en que el buen comportamiento servía al progreso de “nuestra cultura deportiva”. De esta manera los socialistas llevaban al terreno del fútbol un ideal que, compartido con numerosos sectores dirigentes del país, sostenía que el tiempo libre y diferentes manifestaciones de la cultura debían servir para inculcar pautas civilizatorias sobre las “masas populares”.

  • 21 La Vanguardia, 1/5/1921
  • 22 Idem.

18Las discusiones que comenzaron a darse en estos años en torno a la profesionalización del deporte renovaron la preocupación por la influencia social que estos cambios podían tener. En 1921 se publicó una nota titulada “El amateurismo y el profesionalismo en el football”21, la cual se ocupaba de distinguir entre el olimpismo “concepto moderno con que se comprenden las manifestaciones atléticas” y el deportismo “la generalización y divulgación del deporte”. 22 La nota dedicada a explicar el problema que existía detrás de esta disyuntiva, sin condenar el profesionalismo en sí mismo, consideraba nociva su influencia en el Río de La Plata, justamente por cuestiones de desarrollo intelectual y moral. Es así que:

  • 23 Idem.

Lo que interesa considerar desde el punto de vista de nuestra utilidad nacional es el problema en los términos en que se encuentra planteado en el Río de La Plata y en general en América, para demostrar que nuestro estado actual reclama, con imperiosa exigencia, la solución de este debatido asunto por las mismas razones que las que le dieron vida en Europa, demostrando así que el profesionalismo no constituye aquí una excepción a la ley general del deportismo transformado en espectáculo, evidenciando que la especialización atlética que el football constituye, es la mayor contribuyente a imponer esta característica agravada por nuestro desorden pedagógico en matera de educación física y por un explicable pudor en descubrir la verdad.23

  • 24 La Vanguardia, 1/5/1921
  • 25 Resulta llamativo que uno de los ejemplos de deportista profesional alabados en el artículo, en tan (...)

19De esta manera, si a un profesional debían caracterizarlo “determinadas condiciones de carácter, de voluntad y de moralidad subordinadas a otros intereses que los de la especulación”,24 la ausencia de atletas que reunieran esas características en el medio local, volvía más preocupante la evolución del “deportismo” que sin dudas llevaría a la profesionalización del fútbol argentino.25 Profesionalización que, sin embargo, no se acompañaría de las ventajas que conllevaba contar con los interlocutores apropiados. El artículo insistía, a su vez, en denunciar la existencia de un profesionalismo encubierto, que sería conocido en la historia del fútbol argentino como “marronismo”.

  • 26 Bergel, M. y P. Palomino, “La revista El Gráfico en sus inicios. Una pedagogía deportiva para la ci (...)
  • 27 Bisso, Andrés, Sociabilidad, política y movilización. Cuatro recorridos bonaerenses (1932-1943), Bu (...)
  • 28 Roldán, Diego, La invención de las masas. Tiempo libre, ciudad, cuerpos y culturas. Rosario 1910-19 (...)

20Resulta necesario destacar que la intención de llevar adelante un rol pedagógico sobre el fútbol no era patrimonio exclusivo del Partido Socialista. Martín Bergel y Pablo Palomino26 remarcan que la revista El Gráfico mantuvo entre sus principales preocupaciones, en estos años, predicar sobre el valor del cuerpo y de la actividad física en tanto se volvía más necesario por las formas que iba adquiriendo la vida en la ciudad capitalista. Los socialistas participaban, de esta manera, de una reivindicación más general sobre los valores del amateurismo para la salud y la educación de los ciudadanos. Inclusive, si nos corremos de la escena exclusivamente deportiva, los trabajos de Andrés Bisso27 para el interior de la provincia de Buenos Aires, y de Diego Roldán28 para la ciudad de Rosario, nos permiten comprobar que las intenciones de intervenir sobre las prácticas de los sectores populares con fines educativos se encontraban ampliamente extendidas entre distintos actores de la política y la cultura argentina de la primera mitad del siglo XX.

El fútbol como espectáculo

  • 29 Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Ar (...)

21A diferencia de los comunistas que impugnaron el “deporte burgués” y se concentraron solamente en el desarrollo de ligas propias,29 el socialismo argentino siguió con gran interés las novedades del fútbol grande. Si uno de los aspectos que motivó este interés estuvo dado por la necesidad de educar a los millares de espectadores que se acercaban a las canchas, los socialistas también se interesaron con especial ahínco en la calidad del espectáculo que se ofrecía. Con vistas a que el público no se viera decepcionado, las páginas de La Vanguardia se ocuparon de analizar el valor del espectáculo que ofrecían los equipos, como así también de proponer reformas que mejoraran la calidad deportiva de lo que se ofrecía al público.

22Si el generoso espacio que el periódico dedicaba al fútbol expresaba la intención de ampliar el círculo de lectores gracias a un deporte cuya popularidad iba en franco crecimiento, la calidad del espectáculo aparecía, para los socialistas, como un pilar de ese interés masivo. Es por esto que las apreciaciones sobre el espectáculo que brindaban los equipos daban lugar a reiteradas quejas cuando el juego brusco impedía la realización de un “match atractivo”. De esta manera los titulares del diario reiteraban quejas en torno a espectáculos deslucidos y partidos que habían decepcionado las expectativas previas a pesar de toda la publicidad realizada.

23Esta preocupación por la calidad del espectáculo, sin embargo, no se agotó en las descripciones de los eventos deportivos que hacían los cronistas de La Vanguardia. Numerosas notas de opinión acompañaron las noticias de los partidos realizados, en las cuales se evaluaban las causas de los desempeños deslucidos y se planteaban también modos de mejorarlos. Uno de los ejes en torno a este aspecto estaba constituido por las posibilidades que ofrecía la preparación de los futbolistas. Si era correcta o no, si estaba en consonancia con los ideales de la educación física, o si contemplaba un desarrollo integral de la persona cultivando mente y cuerpo, eran algunas de las variables que podían incidir en un desempeño atractivo. Sin embargo, el principal eje en torno a la mejora del espectáculo estuvo dado por la crítica a las diferentes organizaciones que intervenían en el fútbol argentino.

  • 30 La Vanguardia, 25/5/1919.
  • 31 La Vanguardia, 3/4/1920
  • 32 Idem.

24En 1919 el fracaso del equipo argentino en el campeonato sudamericano dio lugar a numerosas críticas que alcanzaron tanto a jugadores como dirigentes. Ante este cuadro, La Vanguardia, si bien compartía algunas de las críticas al desempeño de ambos actores, adjudicaba el fracaso a la falta de un criterio estable en la designación de los jugadores que representarían al país. La propuesta del cronista, ante el problema, consistía en una mayor democratización al interior de las instituciones y una mayor democratización en la selección de los jugadores nacionales.30 Un año después, en una nota titulada “La bancarrota del football”,31 se daba cuenta del empobrecimiento que había mostrado el fútbol argentino producto de la división que dio lugar a la existencia de la Asociación Argentina y la Asociación Amateur. Aquí, La Vanguardia, denunciaba que con la separación había mermado la calidad de ambas ligas, viéndose el caso de equipos cuya debilidad no se correspondía con el poderío de otros. Esta asimetría que era vista como uno de los factores que empobrecía notablemente al espectáculo, constituyendo una “verdadera calamidad deportiva”32, redundaba en una reducción marcada de la cantidad de espectadores y una expectativa muy negativa para el desarrollo de la temporada. Es por eso que:

  • 33 Idem.

Los que han llevado al football a este estado de cosas aún están a tiempo de reflexionar sobre si la fusión es o no necesaria. Por nuestra parte, más que creerla necesaria, la creemos imprescindible para evitar que la temporada que se inicia termine con la bancarrota de tan popular deporte. 33

  • 34 La Vanguardia, 15/41922.

25Los socialistas se ocuparon en lo sucesivo de publicar las propuestas de fusión que llegaron desde distintas instituciones como una forma de apoyar la iniciativa, aunque no se mostraran optimistas al respecto dado que el afán de lucro de los dirigentes se interponía en el camino de una mejor organización del fútbol argentino. De este modo la principal responsabilidad recaía sobre aquellos personajes que se encontraban preocupados solamente por las ganancias que “cualquier fiesta deportiva deja para sus instituciones”.34

  • 35 La Vanguardia, 7/10/1920
  • 36 La Vanguardia, 29/9/1924
  • 37 Buonuome, Juan y Marcela Gené, “Consumidores virtuosos. Las imágenes publicitarias en el diseño grá (...)

26Diferentes eventos deportivos que defraudaron las expectativas previas fueron vistos entonces, como el resultado de una pésima organización. En octubre de 1920 algunos jugadores brasileros que debían disputar un amistoso internacional contra Argentina no se presentaron en repudio a las caricaturas que habían aparecido sobre ellos en diferentes diarios locales. Ante esta situación los organizadores, en vez de suspender el match, decidieron completar el cuadro brasilero con jugadores argentinos. El público, al descubrir que casi medio equipo brasilero estaba conformado por reconocidos jugadores argentinos, intentó invadir la cancha y fue contenido por la policía. Ante esta situación, La Vanguardia mostró un enérgico repudio a la actuación de los organizadores y aunque no aprobaban los incidentes manifestaba que: “la actitud asumida por el público que concurrió ayer a la cancha de Barracas tiene su razón, ya que después de haber oblado una entrada, que por cierto ya es por sí bastante elevada, como para que se tenga más respeto en cumplir con el compromiso contraído”.35 Casos parecidos eran recurrentemente denunciados en las páginas deportivas, titulares como “La falta de organización en el partido de ayer motivó un espectáculo bochornoso en el que el concepto del deporte, fue olvidado”, 36 eran el modo frecuente de denunciar las causas de los constantes desmanes que se registraban cada fin de semana. La persistente defensa de los intereses del público marcó uno de los ejes prioritarios del acercamiento del socialismo al fútbol y puede relacionarse con aquella premisa de constituirse en el “partido defensor de los consumidores”.37

Fútbol e identidad nacional

27La relación del socialismo argentino con la identidad nacional revistió una importante complejidad desde los orígenes del Partido. La tensión entre una ideología internacionalista y el intento de integrarse al sistema político nacional, pasando por la impugnación a la “política criolla” y lo que Anderson Imbert destacaría en los años treinta como “la chatez de la cultura nacional”, dio lugar a que la relación del socialismo argentino con la identidad nacional y con las derivaciones que tenía el nacionalismo resulten sumamente complejas y cambiantes en el tiempo.

  • 38 Esto ha sido trabajado con mayor profundidad en Guiamet, Javier (2014). “Deporte obrero vs. Deporte (...)

28En 1931, la profesionalización del fútbol argentino despertaría críticas dentro del socialismo que giraban en torno al problema de lo nacional. Es así, que la evolución que mostraba el deporte para ese momento actualizaba el rechazo hacia el chauvinismo y los nacionalismos que dividen a los pueblos. Por otro lado, la profesionalización marcaba el triunfo del capitalismo en el fútbol, y como todo capitalismo, a ojos de los socialistas, conllevaba el germen del imperialismo.38

  • 39 Esto ha sido trabajado con mayor profundidad en Guiamet, Javier (2016). “El trompeador Firpo. El bo (...)
  • 40 La Vanguardia, 14/71923

29En la década de 1920, los mismos años que nos convocan en este trabajo, los socialistas vieron con gran preocupación el ascenso como ídolo nacional del boxeador Luís Ángel Firpo39. En 1923 un artículo en La Vanguardia se preguntaba: “¿Es que la victoria de Firpo favorece por ventura la solución de algún problema nacional o significa acaso una superioridad siquiera sea física del pueblo argentino sobre los demás pueblos?”.40 El mote “los puños de la nación” con que se lo conoció a Firpo fue combatido duramente por el socialismo argentino y era visto, a su vez, como una muestra de la inmadurez del pueblo.

30Teniendo en cuenta estos antecedentes es que cobra más valor prestar atención a la forma de comunicar los eventos deportivos que incluían la representación nacional, dado que el fútbol, en la década de 1920, permitió al socialismo identificarse con “nuestros cracks” y formar parte de la amplia reivindicación del fútbol nacional en su incursión en competencias internacionales.

31Si bien, la atención dada a las giras de equipos europeos en suelo argentino y a las competencias internacionales donde participaban combinados nacionales, es perfectamente coherente con la apuesta estratégica de La Vanguardia por aumentar sus lectores, máxime si consideramos, como afirma Julio Frydenberg, que estos espectáculos jugaron un papel preponderante en la popularización del fútbol, también abre una puerta nueva desde la cuál analizar las tensiones frente a la identidad nacional.

  • 41 La Vanguardia, 1/1/1923

32En 1922 la llegada de diferentes equipos europeos para realizar giras en el país brindó una oportunidad inmejorable para medir la potencialidad del fútbol argentino. La Vanguardia siguió con mucho interés el desarrollo de estos partidos que ratificaban “el adelanto operado en nuestro football”.41 A su vez, esto se combinó con la realización del torneo sudamericano donde Argentina midió fuerzas con los demás países de la región. Estas competencias permitieron a La Vanguardia identificarse con los triunfos y derrotas del seleccionado nacional de fútbol, del cual se resaltaba continuamente que era el deporte más popular del país. En octubre de este mismo año La Vanguardia daba cuenta de la derrota de Argentina a manos del seleccionado uruguayo. La nota se ocupaba de enfatizar la expectativa en torno al match que movilizaba a los aficionados de todo el país. Al respecto, el texto insistía:

Indudablemente que la pelea Firpo-Tracey absorbía casi por completo la atención de las gentes y puede decirse, sin entrar en exageraciones, que no hubo un solo habitante en la república que no comentase en diversas formas, la realización y desenlace del match realizado en Barracas.

  • 42 La Vanguardia, 9/10/1922.

Esto no fue óbice para que los entusiastas del más popular de los deportes se ocuparan del encuentro que por el campeonato sudamericano de football, se verificaba en Río entre argentinos y uruguayos.42

33La Vanguardia, aunque de modo un tanto contradictorio, se preocupaba entonces por realzar el interés en torno al fútbol nacional, por encima del triunfo de un boxeador argentino. Resulta interesante dado que la pelea reunió 60.000 espectadores, una cifra lejana a las de las canchas argentinas en estos años, y también porque al respecto de la pelea de Firpo se criticaba fuertemente la identificación nacional que suscitaban sus triunfos. Esta identificación con respecto al fútbol, sin embargo, se realizaba sin cuestionamientos, e inclusive era alentada desde las páginas del periódico socialista.

  • 43 Hora, Roy, Historia del turf argentino, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2014.

34La naturalidad con que los socialistas se hacían eco y parte de la reivindicación del fútbol nacional, en años en que esto resultaba sumamente problemático para otras esferas de su accionar político, permitía que, si bien las giras de equipos europeos se criticaran por su carácter comercial, fueran vistas con buenos ojos ya que permitían conocer con exactitud “el valor de nuestros equipos de football”. Este conocimiento resultaba fundamental para continuar el proceso que llevaría al fútbol argentino al grado de excelencia alcanzado por otros países. A su vez, como expresan las declaraciones en torno a Firpo, esto muestra de qué manera los socialistas se propusieron erigir al fútbol como principal deporte popular del país, frente a la amenaza de otros espectáculos deportivos, que aunque no eran considerados deportes a ojos del socialismo, constituían eventos con mayor asistencia que los partidos de fútbol.43 Es así que La Vanguardia celebraba el entusiasmo que había suscitada la posibilidad de que los equipos argentinos midieran fuerza con los italianos, dado que:

Una cosa conviene, no obstante, destacar y con agrado lo hacemos, nos referimos al interés que en nuestros aficionados provocan siempre estas manifestaciones del deporte, que hasta llegan a restarle público al primer circo hípico que la gente rica posee en Palermo, y que en ocasiones, como la de anteayer, el primer magistrado de la nación prefiere asistir a un match de football en un día en que en aquel campo efectuaban una de las más importantes pruebas que realizan en el año.

  • 44 La Vanguardia, 11/9/1923.

Esto solo constituye un adelanto que hace honor al más popular de los deportes.44

35Aunque el fútbol en estos años no reunía aún la misma cantidad de espectadores que las peleas de Firpo, o las carreras de caballos, la constante reivindicación del fútbol como el más popular de los deportes en Argentina puede leerse como el intento de disputar el podio deportivo con estos otros eventos que eran rechazados de plano desde el socialismo, al punto tal que no eran, ni siquiera, considerados deportes. Lo mismo puede pensarse en términos de identificación nacional donde los socialistas se sumaron a la identificación que suscitaban los equipos locales de fútbol, o los seleccionados, mientras que criticaron profundamente “los nacionalismos que dividen a los pueblos”, cuando se trató de prácticas que rechazaban.

  • 45 Dickmann, Enrique, “Recuerdos de un militante socialista”, Ed. La Vanguardia, Buenos Aires, 1949, p (...)

36Para comprender mejor esta proyección que realizaba el Partido vale destacar que, del mismo modo que la referencia al fútbol como el deporte más popular del país no partía de un análisis concreto de la realidad sino más bien de una expresión de deseo, algo similar puede plantearse sobre la noción misma de lo popular. Si bien los socialistas no discutieron sobre el concepto de “lo popular”, las referencias a lo popular descansaban más en un ideal proyectado desde el partido, que en un análisis de lo que podía considerarse una construcción cultural propia de las “masas populares” o “el pueblo”. Es así que al hablar de cultura popular esta no refiriera a las expresiones culturales surgidas en el seno de estos sectores sociales, sino que respondía a la tarea de educación que encaraba el Partido. De este modo la construcción de la “cultura popular” era, según Enrique Dickmann, “la difusión de conocimientos positivos, de verdades científicas, de nociones estéticas y de preceptos éticos” sin los cuales “el pueblo trabajador andaría a tientas”.45

Conclusión

37En un contexto en el cual la apuesta por ampliar la base de representación social del Partido se profundizó, coincidiendo con una mayor apertura hacia expresiones culturales y deportivas que en principio no eran las de mayor arraigo dentro de las tradiciones socialistas, el fútbol otorgó una oportunidad de gran provecho para identificarse con un espectáculo cuya popularidad iba en ascenso. Si bien en estos años el turf y el boxeo podían reunir más espectadores que el fútbol, el rechazo taxativo hacia los “monstruos de la trompada” y al “circo hípico de la gente rica” tornaban imposible un acercamiento que pudiera conciliar los ideales socialistas con estas otras expresiones del gusto popular. El fútbol, cuyo desarrollo era menos violento que el boxeo (aunque se criticaran los incidentes y el juego brusco) y cuya condición amateur volvía más livianas las críticas hacia la búsqueda de lucro en el entretenimiento popular, despertaba de esta manera menos prevenciones que los otros espectáculos citados. Es por esto que, desde las páginas de La Vanguardia, se repitiera de modo enérgico que el fútbol era el deporte más popular, aunque esto no coincidiera necesariamente con la realidad deportiva del país, sino más bien con una apuesta por disputar esa condición. Sin embargo, el hecho de que el fútbol comenzara para los años veinte a contar sus espectadores de a varios miles por fin de semana, y que ese número siguiera creciendo a lo largo de la década, fue bien visto por el socialismo que encontraba allí una posibilidad de asimilación con respecto a sus propios ideales menos problemática que en el caso del box y el turf.

38La identificación con el fútbol permitió también una valoración de lo nacional que resultaba sumamente compleja en otros terrenos de la vida del Partido. Si tenemos en cuenta que tanto Frydenberg como Alabarces destacan la importancia del fútbol para la asimilación de una idea de lo nacional entre los sectores populares, la adhesión del socialismo a las vicisitudes de los equipos nacionales supone una página interesante dentro de la ya consolidada estrategia de normalizar al Partido dentro del sistema político nacional.

39La visión positiva que predominó a lo largo de la década de 1920, hasta que la profesionalización del fútbol en 1931 implicó una nueva toma de postura, no impidió, sin embargo, que los socialistas proyectaran allí una interpelación dirigida a acercar el fútbol hacia los ideales del Partido. Por un lado, la defensa de los espectadores, que no debían ser defraudados por el interés mercantilista de los dirigentes, se puede relacionar con otras defensas que se hacían en torno a la participación del pueblo y la clase trabajadora en la economía. Por otro lado, la noción de que, en tanto espectáculo masivo, el fútbol debía desarrollar una misión cultural y de instrucción que diera un buen uso a la creciente influencia que tenía en la sociedad, formaba parte de una larga tradición de propuestas tendientes a “elevar material y moralmente al pueblo” que el partido no dejaría nunca de marcar como guía rectora de la práctica socialista.

40Este breve recorrido por las distintas expresiones sobre el fútbol en los años que se conformaba como espectáculo masivo, más que la posibilidad de cerrar sentidos en torno a sus principales características, nos abre una nueva puerta para pensar las apuestas partidarias del socialismo en estrecho vínculo con las transformaciones culturales de la argentina de entreguerras, siguiendo la premisa de que las características del Partido deben leerse en función del medio en el que insertó su práctica.

Haut de page

Bibliographie

Alabarces, Pablo, Fútbol y Patria. El fútbol y las narrativas de la nación en la Argentina, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2002.

Barrancos, Dora, Educación, cultura y trabajadores (1890-1930), Buenos Aires: CEAL, 1991.

Bergel, M. y P. Palomino, “La revista El Gráfico en sus inicios. Una pedagogía deportiva para la ciudad moderna”, Prismas. Revista de Historia Intelectual 4, Universidad Nacional de Quilmes, 2000.

Bisso, Andrés, Sociabilidad, política y movilización. Cuatro recorridos bonaerenses (1932-1943), Buenos Aires, Editorial Buenos Libros, 2009.

Buonuome, Juan y Marcela Gené, “Consumidores virtuosos. Las imágenes publicitarias en el diseño gráfico de La Vanguardia (1913-1930)”, En: Malosetti Laura y Marcela Gené (comp.), Atrapados por la imagen. Arte y política en la cultura impresa argentina, Buenos Aires, Edhasa, 2013.

Buonuome, Juan, Periodismo militante en la era de la información. La Vanguardia, el socialismo y los orígenes de la cultura de masas en la Argentina (1894-1930), Tesis de Doctorado en Historia, Universidad de San Andrés, 2016.

Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935, Buenos Aires, Siglo veintiuno editores, 2007.

Dickmann, Enrique, “Recuerdos de un militante socialista”, Buenos Aires, Ed. La Vanguardia, 1949.

Frydenberg, Julio, Historia Social del Fútbol. Del amateurismo a la profesionalización. Buenos Aires, Siglo veintiuno editores, 2011.

Guiamet, Javier (2014). “Deporte obrero vs. Deporte Burgués. Los socialistas argentinos frente a la profesionalización del fútbol”. Bahía Blanca, Revista Cuadernos del sur, Fascículo Historia, n° 43.

Guiamet, Javier (2016). “El trompeador Firpo. El boxeo dentro del imaginario del socialismo argentino de los años veinte”. Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 7 – n° 9, p. 61-80.

Hora, Roy, Historia del turf argentino, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2014.

Justo, J. B. Programa de acción para las juventudes socialistas, En: Vazeilles, José. Los socialistas, Buenos Aires, 1967.

Martínez Mazzola, R., “Gimnasia, deportes y usos del tiempo libre en el socialismo argentino (1896-1916)”, en Scharagrodsky, P., (comp.), Miradas médicas sobre la ‘cultura física’ en Argentina (1880-1970), Buenos Aires, 2014, p. 275-299. ISBN 978-987-574-649-7. p. 276.

Martinez Mazzola, Ricardo, “¿Males pasajeros? El Partido Socialista frente a las consecuencias de la ley Sáenz Peña”, en Archivos de historia del movimiento obrero y la izquierda, Buenos Aires, Año III, n° 6, Marzo 2015.

Otero Carvajal, L., Ocio y deporte en el nacimiento de la sociedad de masas. La socialización del deporte como práctica y espectáculo en la España del primer tercio del siglo XX. Cuadernos de Historia Contemporánea, Madrid, 2003, 25 (25). p. 169-198.

Roldán, Diego, La invención de las masas. Tiempo libre, ciudad, cuerpos y culturas. Rosario 1910-1945. La Plata. EDULP. 2012.

Water, Chris, British Socialists and the Politics of Popular Culture 1884-1914, Stanford, Stanford University Press, 1990.

Haut de page

Notes

1 La Vanguardia, 20/1/1920

2 Idem.

3 Ibidem.

4 Barrancos, Dora, Educación, cultura y trabajadores (1890-1930), Buenos Aires: CEAL, 1991, p. 89.

5 Martinez Mazzola, Ricardo, “¿Males pasajeros? El Partido Socialista frente a las consecuencias de la ley Sáenz Peña”, en Archivos de historia del movimiento obrero y la izquierda, Buenos Aires, Año III, n° 6, Marzo 2015, p. 62.

6 Barrancos, Dora, Educación, cultura y trabajadores (1890-1930), Buenos Aires: CEAL, 1991, p. 92.

7 Frydenberg, Julio, Historia Social del Fútbol. Del amateurismo a la profesionalización. Buenos Aires, Siglo veintiuno editores, 2011. Sobre la importancia de los periódicos en la difusión del fútbol ver especialmente el capítulo II.

8 Alabarces, Pablo, Fútbol y Patria. El fútbol y las narrativas de la nación en la Argentina, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2002.

9 Ver: Water, Chris, British Socialists and the Politics of Popular Culture 1884-1914, Stanford, Stanford University Press, 1990.

10 Martínez Mazzola, R., “Gimnasia, deportes y usos del tiempo libre en el socialismo argentino (1896-1916)”, en Scharagrodsky, P., (comp.), Miradas médicas sobre la ‘cultura física’ en Argentina (1880-1970), Buenos Aires, 2014, p. 275-299. ISBN 978-987-574-649-7. p. 276.

11 Buonuome, Juan, Periodismo militante en la era de la información. La Vanguardia, el socialismo y los orígenes de la cultura de masas en la Argentina (1894-1930), Tesis de Doctorado en Historia, Universidad de San Andrés, 2016, p. 121.

12 Idem, p. 122.

13 Ver: Otero Carvajal, L., Ocio y deporte en el nacimiento de la sociedad de masas. La socialización del deporte como práctica y espectáculo en la España del primer tercio del siglo XX. Cuadernos de Historia Contemporánea, Madrid, 2003, 25 (25). p. 169-198

14 Un dato a señalar en este cambio de valoración es que, en 1920, por última vez, el fútbol apareció en La Vanguardia en una sección denominada “Los juegos al aire libre”. A partir de aquí formaría parte exclusivamente de la sección “Deportes”. Esto podría sugerir que la principal forma de pensar al fútbol se alejó de una concepción que privilegiara su aspecto de práctica lúdica popular, hacia un mayor grado de institucionalización en tanto espectáculo de masas.

15 La Vanguardia, 16/3/1919

16 La Vanguardia, 1/6/1920

17 Justo, J. B. Programa de acción para las juventudes socialistas, En: Vazeilles, José. Los socialistas, Buenos Aires, 1967, p. 147.

18 La Vanguardia, 1/6/1920

19 La Vanguardia, 1/1/1921

20 La Vanguardia, 1/1/1920

21 La Vanguardia, 1/5/1921

22 Idem.

23 Idem.

24 La Vanguardia, 1/5/1921

25 Resulta llamativo que uno de los ejemplos de deportista profesional alabados en el artículo, en tanto reunía los valores necesarios, era el boxeador francés Carpentier. Tan sólo un año después, en 1922 los socialistas impugnarían fuertemente “la industria del puño” generada en torno al boxeador argentino Luís Ángel Firpo, siendo la comercialización de sus peleas uno de los aspectos más criticados de su campaña boxística.

26 Bergel, M. y P. Palomino, “La revista El Gráfico en sus inicios. Una pedagogía deportiva para la ciudad moderna”, Prismas. Revista de Historia Intelectual 4, Universidad Nacional de Quilmes, 2000, p. 1-2.

27 Bisso, Andrés, Sociabilidad, política y movilización. Cuatro recorridos bonaerenses (1932-1943), Buenos Aires, Editorial Buenos Libros, 2009.

28 Roldán, Diego, La invención de las masas. Tiempo libre, ciudad, cuerpos y culturas. Rosario 1910-1945. La Plata. EDULP. 2012.

29 Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935, Buenos Aires, Siglo veintiuno editores, 2007.

30 La Vanguardia, 25/5/1919.

31 La Vanguardia, 3/4/1920

32 Idem.

33 Idem.

34 La Vanguardia, 15/41922.

35 La Vanguardia, 7/10/1920

36 La Vanguardia, 29/9/1924

37 Buonuome, Juan y Marcela Gené, “Consumidores virtuosos. Las imágenes publicitarias en el diseño gráfico de La Vanguardia (1913-1930)”, En: Malosetti Laura y Marcela Gené (comp.), Atrapados por la imagen. Arte y política en la cultura impresa argentina, Buenos Aires, Edhasa, 2013.

38 Esto ha sido trabajado con mayor profundidad en Guiamet, Javier (2014). “Deporte obrero vs. Deporte Burgués. Los socialistas argentinos frente a la profesionalización del fútbol”. Bahía Blanca, Revista Cuadernos del sur, Fascículo Historia, n° 43

39 Esto ha sido trabajado con mayor profundidad en Guiamet, Javier (2016). “El trompeador Firpo. El boxeo dentro del imaginario del socialismo argentino de los años veinte”. Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 7 – n° 9, p. 61-80.

40 La Vanguardia, 14/71923

41 La Vanguardia, 1/1/1923

42 La Vanguardia, 9/10/1922.

43 Hora, Roy, Historia del turf argentino, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2014.

44 La Vanguardia, 11/9/1923.

45 Dickmann, Enrique, “Recuerdos de un militante socialista”, Ed. La Vanguardia, Buenos Aires, 1949, p. 69.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Javier Guiamet, « “Cultura en los fields” – Socialismo y fútbol en la Argentina de los años veinte », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 14 juin 2018, consulté le 19 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72149 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72149

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page