Navigation – Plan du site
Ana Belén Zapata

Modalidades represivas en escala local y estrategias para “recuperar un orden productivo”.
Aportes sobre disciplinamiento laboral durante la dictadura en Argentina (1976-1983)

Repressive modalities on the local scale and strategies to "recover a productive order". Contributions about discipline against workers, during the dictatorship in Argentina (1976-1983)
[14/06/2018]

Résumés

Cet article explore la relation entre la discipline du travail et les formes de répression contre les travailleurs au cours de la dernière dictature militaire en Argentine (1976-1983). Nous nous concentrons spécifiquement sur les méthodes répressives visant directement les travailleurs sous la ville de Bahía Blanca ; et en se référant à l'action répressive de la compétence de la cinquième zone de l'armée argentine et de la Marine Argentine. Nous avons l'intention de mettre en discussion une analyse en trois dimensions que nous considérons d'importance et interrelation : la logique répressive des différentes forces sur les secteurs spécifiques des travailleurs ; la discipline du travail dans certains espaces de travail ; et enfin à « rétablir un ordre productif » dans certaines zones de travail et de production d'importance économique pour la ville et la région.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Véase entre otros James Daniel, Resistencia e Integración. El peronismo y la clase trabajadora arge (...)
  • 2 Véase entre otros: Basualdo, Victoria, “Complicidad patronal-militar en la última dictadura militar (...)

1La última dictadura militar en Argentina (1976-1983) impactó de manera significativa en la clase trabajadora y con singular énfasis entre quienes participaron de procesos de organización y lucha durante los años anteriores a 1976. Se conoce bastante respecto a las formas de movilización obrera en zonas de desarrollo industrial como los cordones fabriles norte y sur de la provincia de Buenos Aires, el sur de Santa Fe, Córdoba o Tucumán.1 Importantes hitos de la lucha obrera se suscitaron en esos focos industriales durante los años ´60 y ´70 y algunas de esas experiencias fueron blanco de la represión que caracterizó el terrorismo de Estado a partir de marzo de 1976.2 Sin embargo, aún resta por reconstruir parte del pasado reciente de sectores obreros en otros puntos del país donde los procesos productivos – y con ellos los de organización y conflictividad sindical – asumieron otras características.

  • 3 Sobre algunos avances en relación a este eje de análisis véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, Re (...)

2En este artículo pretendemos poner en discusión tres dimensiones de análisis que consideramos de importancia e interrelación: las lógicas represivas de las distintas fuerzas sobre sectores de trabajadores específicos; las formas de disciplinamiento laboral en determinados espacios de trabajo; y por último el objetivo de las fuerzas por recuperar un “orden productivo”3 dentro de diversos ámbitos/sectores laborales revestidos de relevancia/trascendencia/prioridad económica para la ciudad y la zona. Si bien analizaremos colectivos de trabajadores disímiles entre sí, ponderamos el foco de análisis en ellos debido al direccionamiento represivo sobre sus casos en particular.

Avances de los estudios sobre represión en la Historia Reciente

  • 4 Algunos avances de una agenda de trabajo renovadora dentro del campo fueron sistematizadas en el li (...)
  • 5 Véase entre otros, Águila, Gabriela, Historia social, memoria y dictadura. El gran Rosario entre 19 (...)

3Asistimos en los últimos años dentro del campo de la Historia Reciente al surgimiento de nuevos estudios que problematizan las lógicas represivas del terrorismo de Estado. Desde 2014, con la conformación de la Red de Estudios sobre Represión y Violencia Política (RER) en Argentina se vienen produciendo intercambios de diversas líneas de investigación en la temática que suscitaron reflexiones dentro del campo, y contactos de núcleos y grupos de investigación regionales y bien diversos.4 Se vienen enriqueciendo las investigaciones que analizan la implementación del terror estatal en función de las lógicas locales y particulares que asumió la organización represiva tras la zonificación militar del territorio nacional.5

  • 6 Véase entre otros, Jensen, Silvina y Montero, Lorena, “Un archivo de la represión en la Secretaría (...)
  • 7 Complejo de edificaciones a partir de una casa familiar antigua ubicada en las cercanías del V Cuer (...)
  • 8 Buque amarrado en la BNPB y acondicionado para el accionar represivo clandestino.
  • 9 Fortificación construida entre fines del siglo XIX y principios del XX, originariamente conformó pa (...)
  • 10 La BNPB se encuentra ubicada a unos 30 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, no solo es el asent (...)
  • 11 Durante la dictadura de 1976-1983, la ciudad de Bahía Blanca perteneció a la zona 5° dentro del esq (...)
  • 12 El Plan de Capacidades Internas de la Armada (PLACINTARA) fue el plan de operaciones desde el cual (...)

4Por otra parte, existe un cúmulo de trabajos que hoy en día nos permiten reconstruir ciertas características sobre la represión en la ciudad de Bahía Blanca, los circuitos transitados por las víctimas y las modalidades represivas en la órbita local.6 La coyuntura que se abrió en términos del proceso de juzgamiento a represores por crímenes de lesa humanidad en la ciudad desde 2011 hasta hoy, permitió un amplio conocimiento público del funcionamiento de los centros clandestinos de detención (CCD) como el complejo “La Escuelita”7; el buque ARA 9 de julio8 y “Baterías”9. En razón a estos antecedentes, desde este trabajo analizaremos la relación entre el disciplinamiento laboral y las formas de represión hacia trabajadores. Nos centramos en las modalidades represivas sobre sectores obreros desde el accionar de dos fuerzas: Ejército Argentino, dentro de la Zona V y subzona 51 y Armada Argentina (ARA) dentro de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB)10 y las denominadas Fuerza de Tareas 2, “Fuerza de apoyo Anfibio” correspondientes a las zona de Bahía Blanca y Punta Alta11, por PLACINTARA.12

  • 13 Y referimos a las prácticas de represión como al “conjunto de mecanismos coactivos por parte del Es (...)
  • 14 Asumimos el exilio, desde los planteos de Jensen y Montero como una modalidad represiva que condens (...)

5Consideramos las modalidades represivas en un sentido amplio del término.13 Esto es, no solo a los hechos de represión a trabajadores dentro de los CCD conocidos para la jurisdicción, sino también a los múltiples mecanismos de coacción sufridos por colectivos obreros en los diversos espacios de detención, definitiva o transitoria, en los destinos “de legalización” (espacio carcelario local de la Unidad Penitenciaria 4) o cárceles de otros puntos del país; o incluso destinos exiliares.14

Espacios laborales de trascendencia regional donde recuperar un “orden” productivo perdido

  • 15 La industria metalúrgica de la ciudad sufrió una fuerte crisis durante los años ´60 y ´70, cuando s (...)

6Bahía Blanca entre las décadas de 1960 y 1970 creció bajo la órbita de proyectos de promoción industrial y promesas de crecimiento zonal. En agosto de 1968 fue declarada desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires como “polo de desarrollo número uno”. Se la postuló como “puerta al sur” y vector de comunicación entre el sudoeste bonaerense y la norpatagonia. Hasta ese momento en la ciudad funcionaban frigoríficos de carne y fruta; establecimientos fabriles del sector textil, alimenticio, de fabricación y distribución de aguas gaseosas; del sector de la agro-industria, de la industria metalúrgica para la construcción de silos y reparación de maquinaria y material de transporte.15 La salida al mar conformaba una de sus principales condiciones, a partir de una actividad portuaria muy significativa para la época con el Puerto de Ingeniero White y su actividad exportadora de granos, cereales y productos oleaginosos, de combustibles, y frutas provenientes del valle de Río Negro y de Neuquén.

  • 16 Véase: Anuario conmemorativo de los 60 años de la Corporación del Comercio y de la Industria de Bah (...)

7A fines de 1967 habían comenzado a circular los proyectos para la posible instauración de una industria Petroquímica en la ciudad. Sin embargo empezaron a concretarse recién en la primera mitad de los años ´70, cuando se comenzó a construir la gran obra industrial en la zona lindera a los puertos. De hecho, el presidente de facto, Jorge Rafael Videla en septiembre de 1977 declaró de “interés nacional” el proyecto de construcción, instalación, y explotación del Complejo Petroquímico Bahía Blanca. Este proyecto, además suscitó expectativas entre la dirigencia de la corporación empresarial local.16

  • 17 Al respecto, el presidente de la corporación empresarial a la sazón Heriberto Di Meglio- celebraba (...)

8También desde los sectores empresariales de la zona se venía demandando un sistema portuario local de “flujo continuo”, esto es, una mayor modernización para acelerar el trabajo de ingreso y egreso de buques. En efecto, se consideraba que el progreso productivo vendría dado por la automatización de ciertas tareas de estiba que implicaban también una paulatina reducción de mano de obra por ciertas funciones que pasarían a tecnologizarse.17

  • 18 El diario LNP, fundado a finales del siglo XIX, dirigido durante los años ´50 por Diana Julio de Ma (...)
  • 19 LNP, 28/09/1976

9Los sentidos respecto a la idea del “desorden” en ciertos ámbitos de trabajo o productivos circulaban entre la sociedad bahiense incluso desde antes de 1976. En esa circulación, el rol del diario local La Nueva Provincia (LNP) resultó central18. En efecto, – y por citar solo un ejemplo – desde una serie de notas publicadas durante septiembre de 1976 bajo el título de “Radiografía de la subversión” el diario advertía a la sociedad bahiense respecto a las formas de acción del “enemigo subversivo” en el ámbito local. Se aludía a la peligrosidad del sector obrero de la construcción, ya que en sus manos residía la posibilidad (o no) de la edificación del polo industrial. Lo cierto es que cientos de obreros de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) habían sido convocados para trabajar en la que sería la más grande y principal obra industrial de la ciudad. Se temía que una vez finalizado el complejo de la Petroquímica Bahía Blanca terminaría aglutinando “un movimiento obrero con poder necesario para el desarrollo de tácticas precisas de subversión.”19

  • 20 Estas hipótesis fueron explicadas por Adel Vilas en situación de indagatoria judicial en años poste (...)

10Por otra parte, desde los altos mandos del V Cuerpo – y en concreto para Adel Vilas – el espacio portuario era un espacio conflictivo por una multiplicidad de razones – no solo por la organización sindical. Se tenía el concepto de la existencia de organizaciones de “delito común” que estaban funcionando a través del Puerto de Ingeniero White; y que utilizaban los buques cerealeros como medios de transporte para la trata de mujeres y el narcotráfico.20

  • 21 Fondo Prefectura, Memorándum 8687-IFI-Nro27 "ESC"/76. 22/03/1976
  • 22 Véase nota editorial de LNP, 01/09/1975
  • 23 Sobre la situación política dentro del ámbito educativo bahiense entre 1973 y 1976 véase Orbe, Patr (...)

11Además del polo industrial y del espacio portuario, otros escenarios locales adquirieron enorme relevancia social/simbólica para la ciudad en la época, nos referimos a Universidad Nacional del Sur (UNS) y al mismo diario LNP. Ambos espacios fueron productores de sentidos, de imaginarios, de ideas. Mientras el diario LNP era considerado por las fuerzas militares un “medio fundamental”21 en la “lucha antisubversiva”, también había sido foco de intensas situaciones de conflictividad de sus trabajadores con la parte empresaria entre 1973 y 1976. La empresa había llegado a publicar que las tareas de sabotaje eran fruto del accionar de una “guerrilla sindical” de un “soviet” instalado en el medio de prensa. Además veían en sus propios trabajadores “enemigos subversivos” cuando ellos reclamaban por sus derechos laborales.22 Por otra parte la UNS también había sido señalada – desde las fuerzas militares y desde LNP – como una “usina subversiva” tras las actividades de trabajadores docentes y no docentes acusados de protagonizar la “penetración ideológica marxista” desde ciertas cátedras, propuestas de lecturas y bibliografía, programas de estudios, militancias políticas en el ámbito educativo durante años previos a 1976.23 Hacia el interior de estos dos últimos escenarios, el accionar represivo por parte de ARA resultó sustantivo.

  • 24 PLACINTARA, 21 de Noviembre de 1975, foja 47

12En cuanto a la “lucha contra la subversión” desde la ARA ya se habían especificado los centros urbanos que se controlarían especialmente, a saber: Zarate, Ensenada, Berisso, Mar del Plata, Bahía Blanca, Punta Alta Y Trelew- Rawson.24 En efecto,

  • 25 Barragán Ivonne y Zapata Belén, 2015, op. cit., p. 4-5

“el esquema organizativo de la fuerza, no se basó – como en el caso del ejército – en una división del territorio bajo su jurisdicción en Zonas, Subzonas o Áreas de defensa, sino en aquellas regiones circundantes a su propia infraestructura y ´al agua´ como su elemento natural de acción. El PLACINTARA estableció que los comandos, organismos y dependencias de dicha fuerza constituirían, a los fines de combatir la subversión, una ´sola Zona de Defensa.´”25

  • 26 PLACINTARA, 21 de Noviembre de 1975, foja 67
  • 27 Durante la llamada “Revolución Libertadora” la Marina había devuelto el diario a la familia Massot (...)

13Para esta fuerza fue misión central “operar ofensivamente contra la subversión” con la finalidad de “contribuir a preservar el orden y la seguridad de los bienes, de las personas y del Estado”. Por esto, se estableció un orden de prioridad respecto a la “protección de objetivos” frente al “enemigo subversivo”, muchos en sí mismos fueron espacios laborales a controlar. Entre estos objetivos se jerarquizaron los medios de telecomunicación en primer lugar; los medios de agua y energía en segundo lugar, y luego de gas, combustible y transporte.26 Esto último nos puede dar una pauta respecto a porqué el dominio de ARA en la zona no se vio exclusivamente restringido al espacio cercano al área de puertos sino también otros espacios laborales en la ciudad como el caso de reparticiones estatales, el diario LNP (cuyos dueños tenían afinidad histórica con dicha fuerza)27 y la UNS – que de hecho tuvo como interventor militar al capitán de navío Raúl J. González, durante 1976.

14Resulta necesario poner en contexto todos estos espacios laborales como lugares en conflicto y de organización sindical interna, en momentos previos al golpe de Estado; ya que están relacionados a las diversas formas y modalidades que admitió esa búsqueda de “ordenamiento” productivo y de disciplinamiento laboral sobre ellos.

Modos de acción represiva y disciplinamiento sobre trabajadores y sindicalistas

15Detallaremos a continuación distintas modalidades represivas hacia sectores de trabajadores bahienses. Sin la pretensión de cubrir el amplio universo del mundo del trabajo en la ciudad; en esta presentación haremos referencia a un corpus de casos puntuales que nos permiten caracterizar las prácticas represivas sobre el sector obrero/sindical organizado. Observaremos en el análisis las formas de secuestro, lugares de detención, agentes intervinientes y formas de extracción de información a las víctimas.

  • 28 Zapata, Belén, “Violencia parapolicial en Bahía Blanca, 1974-1976. Delgados límites entre lo instit (...)

16La represión paraestatal entre 1973-1976 en la ciudad se caracterizó por recurrentes situaciones de atentados públicos con explosivos; asesinatos a militantes de izquierda o del peronismo de izquierda, de obreros, y – en su mayoría – de estudiantes de la UNS con algún tipo de participación en la política estudiantil. El modus operandi que podemos reconstruir hoy, fue de secuestro de las víctimas en la vía pública o desde sus hogares. En una generalidad, los cuerpos de la víctimas solían ser hallados con señales de numerosos impactos de balas y arrojados en lugares comunes como la zona de empalme de rutas, zona portuaria, o distintos parajes en las afueras de Bahía Blanca.28 Este tipo de violencia imprimió un fuerte terror dentro del sector obrero en particular, ya que asociaban a los responsables de esas formas de violencia con los integrantes de las fuerzas de “seguridad” y custodia de la propia central obrera local (CGT) y de su dirigente el sindicalista de la Unión de Recibidores de Granos y Afines de la República Argentina (URGARA), Rodolfo Ponce. No obstante, hacia fines de 1975, estas fuerzas paraestatales vieron reducida su posibilidad de acción en zonas liberadas en la ciudad.

  • 29 Véase lista del personal civil del Ejército (1976) en Archivo Nacional de la Memoria.

17Luego de marzo de 1976, las formas represivas tuvieron otras modalidades que implicaron la coordinación de las distintas fuerzas militares de la ciudad y la desarticulación de las paraestatales que actuaron con anterioridad. Aunque – debemos mencionar – algunos elementos de las mismas resultaron absorbidos como personal civil de inteligencia (PCI) del Ejército.29

  • 30 “Los operativos de detención/secuestro realizados en el marco de la lucha contra la subversión dent (...)

18Muchos dirigentes de los distintos sindicatos de la ciudad fueron detenidos a las pocas horas de dispuesto el golpe de Estado el 24 de marzo de 1976. Algunos sindicalistas fueron llevados desde sus mismos gremios que luego fueron intervenidos. También fue secuestrado todo tipo de material documental de las entidades, libros de actas, libros contables, documentación de obras sociales etc. Si bien el Ejército y la ARA actuaron en conjunto y las víctimas circularon entre ámbitos represivos de ambas fuerzas; en una generalidad cuando el accionar dependió del V Cuerpo trabajaron grupos de tareas específicos, como la conocida “Agrupación Tropas” que dirigió el teniente coronel Emilio Jorge Ibarra.30 En estos casos, el CCD de destino fue el complejo “La Escuelita”. Y cuando los operativos dependieron de la ARA las víctimas fueron llevadas al Buque ARA 9 de Julio o al predio de “Baterías”. En algunos casos, las víctimas pasaron por lugares intermedios de detención como delegaciones policiales o de prefectura.

  • 31 LNP, 25/03/1976

19Por fuera del estricto aspecto represivo, se disciplinó la organización laboral/gremial desde distintas modalidades. Por ejemplo, el mismo día del golpe de Estado efectivos del Ejército violentaron el local de la CGT ubicado entre las calles céntricas Mitre y Rodríguez; se clausuraron todas las entidades gremiales de la ciudad y quedaron vigiladas con personal militar.31

  • 32 LNP, 3/04/1976
  • 33 Pablo Pozzi señala que esta ley apuntó a crear un potencial ejército de reserva y mano de obra disc (...)
  • 34 Fernández Arturo, Las prácticas sociales del sindicalismo (1976-1982), Buenos Aires, CEAL, 1985, p. (...)

20Por ley 21.261 se suspendió el derecho a huelga y a cualquier tipo de actividad gremial ligada a medidas de fuerza, interrupción o disminución del trabajo que pudieran afectar la producción.32 Como parte de un pliego de normativas contrarias a toda acción gremial podemos mencionar por ejemplo, la ley 21.274 de prescindibilidad entre los empleados públicos;33 la ley 21.278 que suspendió la vigencia del Estatuto del Docente; la ley 21.263 desde la cual se eliminó el fuero sindical; la ley 21.356 que prohibió las elecciones sindicales, las asambleas y en general toda actividad de tipo gremial; entre otras.34

  • 35 LNP, 26/03/1976

21Desde el comunicado n° 7 del Comando de Subzona 51, el día 25 de marzo de 1976 se convocó a todos los sindicalistas de la ciudad y la zona, a una reunión en el Comando del V Cuerpo para el día 26. Se anunció que se trataría la “clausura de los sindicatos, cuidados de los bienes y obra social de los sindicatos.”35

  • 36 Águila, Gabriela, Historia social, memoria y dictadura. El gran Rosario entre 1976 y 1983. Tesis de (...)

22El 23 de marzo por la madrugada fue copado el barrio de Villa Libre en un operativo que reunió a los efectivos del Ejército, la ARA, la Policía Federal y la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Se buscaba detener a todos los miembros de la familia Bustos, militantes sindicales del gremio de la UOCRA. Este operativo – de particulares características por el montaje de numerosas fuerzas para una zona barrial chica y de la periferia de la ciudad – dejó en evidencia la determinación de amplificar el terror desde ese acto; de manera tal de aleccionar y esparcir el miedo entre la comunidad en general, los vecinos, los testigos del hecho. Esa diseminación del terror, como sostiene Gabriela Águila: “cumplió un rol fundamental en esta estrategia de disciplinamiento: fue, a la vez, política y socialmente ejemplificador, en tanto extendió considerablemente el radio de la acción represiva del régimen, afectando a sectores más amplios que aquellos que definió como ‘enemigo’”36

  • 37 La fundamentación pública de tal operativo la firmó el general Osvaldo R. Azpitarte, en ella se ref (...)
  • 38 Mario Medina era asimismo diputado (FREJULI) por la provincia de Buenos Aires.

23En el operativo, el mismo Adel Vilas se hizo presente para detener a los miembros de la familia Bustos-Medina. Todos ellos, Mario Medina y su mujer Mirta Bustos, Saturnino Lambrecht marido de Marta Bustos, Ricardo Bustos, Raúl Bustos y René Bustos; fueron llevados al centro clandestino de detención “la Escuelita”donde sufrieron violentas sesiones de tortura con prácticas de “submarino” y picana eléctrica.37 En el caso de Mario Medina38 fue interrogado no solo por efectivos de la zona, también por miembros del Batallón 601 de Inteligencia; e incluso por el juez federal Federico Madueño, presente en el lugar del cautiverio. Luego de ser llevado a “la Escuelita” Mario fue trasladado a la cárcel de Villa Floresta y el 1 de abril de 1976 a la cárcel de Rawson donde quedó a disposición del poder ejecutivo.

  • 39 LNP, 31/03/1976

24Para fines de marzo, LNP publicó que en Buenos Aires habían sido detenidos distintos sindicalistas.39 Y el 18 de junio de 1976 la Junta militar dispuso sanciones a ex funcionarios como castigos por delitos de corrupción. Entre ellos figuraba el ex secretario general de la CGT de Bahía Blanca, Rodolfo Ponce.

25Otro dirigente emblemático que resultó detenido fue Abertano Quiroga, Secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), un histórico referente del peronismo ortodoxo a nivel local. Quiroga si bien fue detenido y llevado al V Cuerpo, resultó liberado con premura. Esto se correspondió con la solicitud de un sector del empresariado local que pidió expresamente a los militares que lo soltaran por sus necesidades de canalizar medidas de fuerza de las bases trabajadoras a las cuales Quiroga era capaz de “contener” garantizando la continuidad productiva en metalúrgicas locales – según la mirada empresarial.

  • 40 Roberto Bustos – ligado a la izquierda peronista (JTP) – había dirigido la UOCRA hasta enero de 197 (...)

26En los primeros días de abril, fue detenida Marta Bustos, otra integrante de la familia Bustos, era militante peronista y empleada administrativa del gremio UOCRA. Marta, que estaba embarazada de 4 meses, fue llevada desde su casa a dependencias de la Policía Federal, allí la tuvieron 48 horas en un calabozo sin comida. Y estuvo en ese mismo lugar casi durante un mes, para luego ser trasladada a la cárcel. Durante su cautiverio fue interrogada respecto al paradero de su hermano mayor Roberto Bustos, quien había sido Secretario General de UOCRA Bahía Blanca.40 Marta pasó por el V Cuerpo del Ejército, luego fue llevada al Batallón 181 de comunicaciones, luego a la UP 4 de Villa Floresta y finalmente fue trasladada al penal de Olmos donde tuvo a su hija en cautiverio.

  • 41 “Una vez en ´la Escuelita´, se esposó y golpeó a Julio Ruiz, para luego ser interrogado respecto a (...)
  • 42 “Además de la torturas físicas, MONGE también se vio sometido a torturas psicológicas. Entre ellas, (...)

27Los interrogatorios bajo tortura que sufrieron muchos de los gremialistas detenidos, se centraron en las actividades de otros compañeros de sindicatos de la ciudad; así fue el caso de los interrogatorios que sufrió, por ejemplo, el sindicalista Julio Ruiz.41 Las torturas que recibieron algunos trabajadores dentro de “La Escuelita” fueron físicas pero también psicológicas, por ejemplo, al obligarlos a presenciar la tortura de compañeros de trabajo. Ese fue el caso de Juan Carlos Monge y Néstor Junquera, ambos ex trabajadores en la obra de la Petroquímica.42 Néstor Junquera, había trabajado como electricista en esa obra, él y su esposa fueron secuestrados de su casa a principios de noviembre de 1976 y fueron llevados a “La Escuelita”. Junquera fue visto allí entre el mes de noviembre y diciembre y constan los testimonios respecto a las tremendas torturas que tanto él como su esposa sufrieron, ambos siguen desaparecidos. Según relataba el padre de Junquera, Néstor había sido dejado cesante de la obra de Petroquímica Bahía Blanca el día 31 de octubre de 1976.

  • 43 Otros casos de exilio fue el de los trabajadores de prensa Carlos Iaquinandi y Ángel Cappa, ambos p (...)

28Juan Carlos Monge fue secuestrado el 1 de noviembre de 1976 y llevado al CCD del V Cuerpo. Monge luego estuvo preso en la UP4 de Villa Floresta hasta el 22 de agosto de 1977, más tarde fue trasladado al penal de Rawson donde permaneció hasta febrero de 1979 cuando fue llevado a Buenos Aires y quedó a disposición en Coordinación Federal hasta el 13 de marzo del mismo año, cuando salió del país como opcionado hacia el exilio en Bélgica.43

  • 44 La empresa Ferrocarriles Argentinos, fue intervenida con la dictadura, y se produjeron numerosas ce (...)
  • 45 Orbe también señala que según los listados disponibles en el Archivo de la Memoria de la UNS las ba (...)
  • 46 Orbe, Patricia, 2008, op. cit., , p. 192

29A partir de la normativa de prescindibilidad laboral se multiplicaron las cesantías en el ámbito de empleo público, lo que provocó una gran cantidad de despidos en distintos sectores como los trabajadores ferroviarios,44 los empleados municipales agremiados en ATE y los del ámbito educativo estatal (trabajadores docentes y no docentes). La aplicación de la ley 21.274 y de la política represiva resultó central para el disciplinamiento de la planta docente y no docente de la UNS. Como desarrolla Patricia Orbe, luego del golpe de Estado se sometió a las universidades nacionales – y la UNS no fue excepción –45 tanto a la ley de prescindibilidad como a la Ley N° 21.260 de Seguridad. Éstas fueron andamiajes normativos esenciales para asegurar el disciplinamiento de trabajadores docentes y no docentes “en efecto, el periodo más intenso en materia de bajas de trabajadores en la Universidad Nacional del Sur fue el año 1976. Según la documentación producida por la burocracia interna de la institución, de las 212 bajas iniciales se habría llegado a un total aproximado de 256, integrado por 145 docentes y 111 no docentes.”46

30Los sectores más castigados por la Marina fueron: los estibadores del SUPA, los empleados de la usina termoeléctrica, los empleados de la empresa estatal de telecomunicaciones (ENTEL), los trabajadores ferroviarios – algunos del Galpón de Máquinas de Ingeniero White – y ciertos casos puntuales de trabajadores de la Junta Nacional de Granos (JNG) -fundamentalmente ligados a las actividades paraestatales de años previos.

31Como parte de los “objetivos prioritarios” de “protección frente a la subversión” de la ARA designados por PLACINTARA, la Central Termoeléctrica de la ciudad fue tomada por esta fuerza militar el 24 de marzo de 1976. La telecomunicación y la provisión de energía fueron custodiadas con recelo y – no casualmente – desde esta fuerza se detuvo a empleados de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) de Bahía Blanca, a gremialistas y delegados de Luz y Fuerza de Punta Alta.

32Los medios de transportes, considerados objetivos de prioridad también fueron vigilados. Hubo víctimas, de la Unión Ferroviaria, como Héctor Ramón Duck, quien primero fue interrogado por Prefectura Naval de White, y desde la sede de Prefectura de Zona Atlántico Norte, luego fue llevado hacia el V Cuerpo de Ejército. Y finalmente fue derivado al CCD “La Escuelita”. O el caso de Juan Antonio Fernández, secuestrado desde el galpón de Máquinas en Ingeniero White y luego trasladado a la Prefectura.

  • 47 En el caso de Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola – miembros de la comisión directiva del sindic (...)
  • 48 Fondo Prefectura, Mem 8687 IF_I N°8 “C”/976. Bahía Blanca, fecha 14 /06/ 1976.

33Cabe aquí hacer referencia a la relación entre las diversas modalidades represivas y la actuación de los servicios de inteligencia; ya que el trabajo minucioso de los servicios sobre casos de víctimas del sector obrero resultó central para la estructuración de la represión.47 Desde informes del servicio de inteligencia SIPNA es posible conocer que numerosos trabajadores miembros de comisiones directivas de distintos gremios locales fueron detenidos hacia mitad de abril de 1976. Nos referimos a los casos de los sindicatos ferroviarios, de Conductores y Maquinistas, de estatales en ATE, de trabajadores de actividades vinculadas al Puerto de Ingeniero White como los organizados en SUPA, SUPE, UPCN, COPEL, SCEP y de SPBB.48

  • 49 Véase: Requerimiento de elevación a juicio de diciembre 2012, Causa n° 04/07. Investigación de deli (...)

34Edgardo Carracedo que era un motorista aeronáutico en el Taller Naval Central de la Base, personal civil en la Base y secretario administrativo del cuerpo de delegados y delegado del taller naval; había sido representante por mandato de asamblea en el gremio ATE Buenos Aires. En este y en otros casos, es importante advertir el lugar que ocupó el espacio de trabajo y la actividad laboral/gremial dentro del accionar represivo y en los interrogatorios. El momento del secuestro de Carracedo resulta significativo porque fue secuestrado el 24 de marzo de su casa entre las 6 y 6,15 hs de la mañana, había regresado de esperar el colectivo de la Armada que diariamente lo llevaba a su trabajo en el taller. Ese micro nunca llegó, pero en su lugar, a los pocos minutos de su regreso irrumpieron en su casa una decena de hombres con armas largas, vestidos de verde y con ropa de fajina que usaban los miembros de la Armada. Escuchó que uno de ellos lo señaló, identificándolo específicamente. Luego le secuestraron su tarjeta de identificación naval con la cual ingresaba autorizado a la Base. Y a punta de metralleta se lo llevaron. En el Buque lo interrogaron por cuestiones referidas a su actividad gremial. Como declarante en una causa por delitos de lesa humanidad Carracedo manifestó que “los que me preguntaban sobre la ATE eran personas que sabían muy bien lo que yo hacía, eso es de inteligencia naval.”49 En el Buque se encontró con Raúl Spadini, otro trabajador del taller a quien también habían secuestrado.

  • 50 Podemos referir el caso de Silvia Haydee Larrea que militaba en el sindicato de no docentes de la U (...)
  • 51 Véase: Requerimiento Causa n° 04/07 ya citado.

35Desde los interrogatorios que sufrieron los trabajadores es posible también tener una perspectiva respecto a las motivaciones represivas orientadas al disciplinamiento de las actividades gremiales.50 En el caso de Hugo Giorno – militante del Sindicato de Luz y Fuerza y de la Juventud Peronista – él fue interceptado cuando viajaba en un ómnibus de larga distancia volviendo de Buenos Aires donde había ido a cumplir funciones gremiales. Esto sucedió el mismo 24 de marzo por la mañana en un operativo de la Armada. Luego fue llevado a la Base Naval Puerto Belgrano, de allí al puesto n° 1 de la Base; luego, lo interrogaron por armas que decían “él o sus compañeros de militancia tenían”. Lo golpearon y lo amenazaron con llevarlo “a un buque del cual no volvería nunca más”51–en alusión al ARA 9 de Julio. Allí permaneció en cautiverio alrededor de 21 días. Luego fue llevado con otros trabajadores a dependencias del V Cuerpo, donde supo de la presencia de otros sindicalistas del gremio URGARA, de la Unión de Panaderos, de la UOM, de la UOCRA y de políticos de la ciudad. Fue interrogado por el suboficial Santiago Cruciani quien concretamente indagó sobre dos hechos referidos a su actividad sindical, uno que aludía a la quema de una bandera norteamericana y otro sobre un conflicto gremial de Luz y Fuerza y la cooperativa eléctrica. El disciplinamiento en Giorno tuvo sus efectos, ya que manifestó que luego de su secuestro no volvió a ejercer funciones gremiales. Además, declaró que su hermano, Néstor Giorno (también de Luz y Fuerza) fue detenido “camino al trabajo” por una camioneta de Armada. Este último también estuvo en el buque pero fue liberado en febrero de 1978.

  • 52 Véase: Requerimiento Causa n° 04/07 ya citado.

36Orlando Apud era delegado portuario del SUPA y fue detenido en marzo de1976 en su casa, de allí fue llevado a Prefectura y luego a la Base. En este caso es evidente la detención por su condición de delegado ya que manifestó que no militaba políticamente en ningún otro espacio. El disciplinamiento en términos laborales para Apud resultó evidente en su testimonio: “estuve detenido 7 meses, y 7 años sin poder entrar al puerto.”52

  • 53 Fondo Prefectura, Mem-8687-IFI_n° 57 “ESC”/976 de fecha 27/05/1976. En este documento se detallaba (...)
  • 54 Fondo Prefectura, Mem-8687-IFI_n° 57 ya citado.

37También en el marco del accionar de la ARA, encontramos aquellas detenciones de sectores militantes de la derecha ortodoxa del peronismo, partícipes en varios casos entre 1974 y 1976 de grupos de choque y acción paraestatal. Varios de ellos eran a la vez trabajadores de la Junta Nacional de Granos (JNG) y miembros del gremio URGARA a quienes por un lado se les aplicó la ley de prescindibilidad laboral, generando cesantías masivas por alegadas “razones de servicio”.53 Y en estos casos hubo detenciones en la misma playa de estacionamiento de la JNG, es decir el lugar de trabajo de esas personas. El gremio de la JNG contaba con casi 900 afiliados en la zona, para los militares dicho gremio funcionó “con toda normalidad”54 luego de las cesantías del 2 de abril de 1976, cesantías establecidas a partir de la Ley 21.274 y por resolución “I”, N° 29/76, trámite n° 352.878 dictada por el interventor militar en la JNG, el Mayor D. Eduardo Carlos Hoiak. Estas cesantías y detenciones podrían pensarse en particular como las vías que encontraron las fuerzas militares para forjar los límites de una única acción represiva por parte del Estado, frente a lo que había sido el previo funcionamiento de bandas paraestatales en la ciudad. Esto llevó, por un lado, a desarticular lo que pudiera quedar de ellas represaliando a sus miembros dejándolos sin estructura y sin recursos; y asimismo en ciertos casos absorbiendo aquella “mano de obra” que pudiera ser de utilidad desde lugares más orgánicos en las mismas fuerzas.

38Con independencia de los destinos individuales, lo cierto, en términos concretos fue que hacia fines de abril de 1976 la JNG despidió por idénticas razones (Ley 21.274) a más de 20 trabajadores y entre ellos a quienes habían sido “personal de seguridad” o fuerza de choque paraestatal dependientes de la CGT de Rodolfo Ponce.

Primeras conclusiones

39Sobre el conocimiento acumulado hasta el momento y valiéndonos de muchos de los insumos que dejaron los juicios a los represores en la zona y los testimonios de las víctimas, es posible avanzar en el análisis de ciertas lógicas represivas en perspectiva local, y sus relaciones con el disciplinamiento laboral y la particular represión hacia el sector trabajador.

  • 55 Véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, op. cit., p. 405-452

40La dictadura tuvo entre sus ejes centrales el disciplinamiento de fábricas y espacios laborales para lograr acallar procesos de organización, movilización o forma de protesta, característicos en los años inmediatamente previos. El disciplinamiento – si bien comenzó con anterioridad al 24 de marzo de 1976 – luego del golpe de Estado asumió múltiples formatos desde cesantías masivas, denuncias empresariales a trabajadores, la anulación de los derechos gremiales y laborales más elementales y en los casos más extremos diversas formas de militarización del espacio fabril en muchas empresas del país, etc.55 Resultó prioritario tanto para las fuerzas militares como para el empresariado en general lograr una productividad de niveles óptimos y en ese horizonte se propició un nuevo marco normativo y represivo a tal fin.

41Es posible identificar a nivel local, ciertas prácticas y modalidades represivas hacia sectores de trabajadores que formaban parte de espacios productivos envestidos de importancia en la ciudad. Espacios como el portuario, la Universidad, los medios de trasportes, las empresas proveedoras de energía y telecomunicaciones, el diario local, o la zona de instalación de la Petroquímica fueron lugares centrales sometidos a un “ordenamiento productivo” que en muchos casos fue resuelto concretamente desde el mismo accionar represivo.

  • 56 Véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, op. cit., p. 405-452

42Es importante señalar, entre esas lógicas represivas, los distintos derroteros de las víctimas, sus trayectos, el tipo de interrogatorios que sufrieron, los espacios desde los cuales fueron secuestrados; como indicios que dejan en evidencia los vínculos entre las modalidades represivas y la pertenencia de clase de las víctimas, los espacios laborales, sus militancias gremiales. Los distintos casos de víctimas obreras/trabajadores asalariados o de la militancia gremial (que este artículo no pretendió mostrar de forma exhaustiva) dejaron en evidencia que el espacio de trabajo y la actividad laboral/gremial ocuparon un lugar importante en los interrogatorios. Por ejemplo en los casos en que bajo tortura se indagó directamente sobre la actividad laboral/gremial propia o ajena; o respecto del paradero de otros sindicalistas; en los casos de secuestros dentro del mismo lugar de trabajo; o en algún punto del trayecto (de ida o vuelta) al trabajo o al sindicato (como en los casos de Carracedo y Giorno), o en secuestros en el hogar del trabajador cuando éste tenía día franco (como en el caso de Loyola). Estas claves dieron cuenta: 1-de un conocimiento de esos datos laborales – por trabajos de inteligencia previos, por parte de las fuerzas represivas, o por información entregada directamente desde el sector empresarial56; y 2 – de la voluntad disciplinadora sobre el trabajador afectado pero también sobre compañeros de trabajo, familiares, vecinos y testigos de esos actos de secuestro. En especial cuando los operativos militares conformaron grandes despliegues con la conjunción de distintas fuerzas interviniendo. Estos actos estuvieron orientados evidentemente a visibilizar el accionar coercitivo, diseminar el terror, en la sociedad bahiense y amplificarlo si analizamos las implicancias de las publicaciones de estos operativos en espacios centrales de los medios de comunicación locales.

43Lo dicho resulta sustantivo para poner en perspectiva el lugar que tuvo la dimensión de clase en la represión y analizar el señalamiento de víctimas trabajadoras cuando “lo subversivo” tuvo que ver con sus actividades dentro del plano laboral; y cuando éstas fueron consideradas potenciales “peligros” para los planes de desarrollo productivo/industrial planificados desde larga data para la ciudad.

44Otra particularidad que identificamos dentro del espacio portuario – tras las detenciones y la aplicación de la ley de prescindibilidad – fue el simultáneo disciplinamiento laboral, junto a la tarea contra-infractora de desbaratar supuestas organizaciones de “delito común”; y la quita de recursos a sectores que – proviniendo de las filas sindicales – habían operado previo al golpe como fuerzas paraestatales en la llamada “lucha antisubversiva”.

Haut de page

Notes

1 Véase entre otros James Daniel, Resistencia e Integración. El peronismo y la clase trabajadora argentina 1946-1976, Sudamericana, Buenos Aires, 1990; Brennan, James, El Cordobazo. Las guerras obreras en Córdoba.1955-1976, Sudamericana, Buenos Aires, 1996; Lobato, Mirta, La vida en las fábricas. Trabajo, protesta y política en una comunidad obrera, Berisso (1904-1970), Prometeo, Buenos Aires, 2001.; Löbbe, Héctor, La guerrilla fabril. Clase Obrera e izquierda en la Coordinadora de Zona Norte del Gran Buenos Aires, Razón y Revolución, Buenos Aires, 2006; Lorenz, Federico, Los zapatos de Carlito. Una historia de los trabajadores navales de Tigre en la década del setenta, Grupo Norma, Buenos Aires, 2007; Simonassi, Silvia, “Conflictividad laboral y políticas disciplinarias en la industria metalúrgica de la ciudad de Rosario, 1973-1976”, Anuario IEHS, 2007, (22); Nassif, Silvia, Tucumanazos. Una huella histórica de luchas populares 1969-1972, UNT, Tucumán, 2012

2 Véase entre otros: Basualdo, Victoria, “Complicidad patronal-militar en la última dictadura militar. Los casos Acindar, Astarsa, Dalmine Siderca, Ford, Ledesma y Mercedes Benz” en, Revista Engranajes, FETIA, 2006

3 Sobre algunos avances en relación a este eje de análisis véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, Responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad: represión a trabajadores durante el Terrorismo de Estado, Buenos Aires, Editorial Infojus, 2015 (2016, 2° ed. Misiones, Editorial de la Universidad de Misiones)

4 Algunos avances de una agenda de trabajo renovadora dentro del campo fueron sistematizadas en el libro, Águila, Gabriela, Scatizza Pablo.y Garoño, Santiago (coord.) Represión estatal y violencia paraestatal en la historia reciente argentina. Nuevos abordajes a 40 años del golpe de Estado, FAHCE, La Plata, 2016

5 Véase entre otros, Águila, Gabriela, Historia social, memoria y dictadura. El gran Rosario entre 1976 y 1983, Tesis de doctorado, UNR, Rosario, 2006; Rodríguez Agüero, Laura, Ciclo de protestas, experiencias organizativas y represión paraestatal. Mendoza, 1972-1976, Tesis de doctorado, FAHCE, La Plata, 2013; Scatizza, Pablo, La Norpatagonia argentina bajo la Doctrina de Seguridad Nacional. Represión, dictadura y juicios de lesa humanidad: la causa Reinhold, Tesis de doctorado en Historia, Universidad Torcuato Di Tella, 2013; Barragán, Ivonne, "Para el bien de la Nación" Gestión militar de empresas estatales, prácticas de integración y represión de la fuerza de trabajo desde la perspectiva de caso. El Astillero Río Santiago 1973-1976" en Avances del Cesor, 2013, Año X, n° 10, 2013; Zapata, Belén, “Pensar la escalada de violencia y la violencia en escalas. Entramados de la “lucha antisubversiva” pre-dictatorial. Bahía Blanca, 1974/1976” en Avances del Cesor, 12, 2015

6 Véase entre otros, Jensen, Silvina y Montero, Lorena, “Un archivo de la represión en la Secretaría de DDHH de la Provincia de Buenos Aires: el registro burocrático de las cárceles bonaerenses” en Fuentes y Archivos, 2013 p. 307-311; Dominella Virginia y AA.VV. “Marcas locales de la dictadura en Bahía Blanca en Segundo Seminario Internacional “Políticas de la Memoria”: Vivir en dictadura. La vida de los argentinos entre 1976 y 198. CCM “Haroldo Conti”, Buenos Aires, 2009; Seitz, Ana., “Dictadura y espacio escolar. Una aproximación a partir del “caso de los estudiantes de la ENET” en XIII Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia: Catamarca, 2011; Zapata, Belén, “Violencia parapolicial en Bahía Blanca, 1974-1976. Delgados límites entre lo institucional y lo ilegal en la lucha contra la “subversión apátrida””, en Anos 90, 2012,35, p. 111-140; Zapata, Belén, Andamios de experiencias. Conflictividad obrera, vigilancia y represión en Argentina. Bahía Blanca, 1966-1976. Tesis de doctorado,FAHCE, La Plata, 2014; Giménez, Julia, Las políticas penitenciarias al servicio de la lucha antisubversiva: La cárcel de Bahía Blanca y los presos políticos entre 1973 y 1976,Tesis de posgrado,La Plata: FAHCE, 2014; Barragán yZapata “Dictadura militar y represión a la clase trabajadora. La Armada Argentina, marco doctrinario y operaciones represivas en perspectiva regional para los casos de Ensenada y Bahía Blanca”, en Diacronie. Studi di Storia Contemporanea, 2015, n° 24, 4.

7 Complejo de edificaciones a partir de una casa familiar antigua ubicada en las cercanías del V Cuerpo de Ejército.

8 Buque amarrado en la BNPB y acondicionado para el accionar represivo clandestino.

9 Fortificación construida entre fines del siglo XIX y principios del XX, originariamente conformó parte del sistema defensivo de la BNPB compuesto por cinco Baterías edificadas en piedra. La Batería que funcionó como CCD estuvo destinada al encierro de personas y al accionar represivo clandestino.

10 La BNPB se encuentra ubicada a unos 30 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, no solo es el asentamiento naval más grande del país; también en la época fue sede del Comando de Operaciones Navales que dirigía la operatividad de esta fuerza a nivel país y coordinaba las 11 fuerzas de tareas de ARA.

11 Durante la dictadura de 1976-1983, la ciudad de Bahía Blanca perteneció a la zona 5° dentro del esquema que planteaba la división del territorio argentino en zonas, subzonas y áreas. Comprendió la subzona 51 a cargo del V Cuerpo de Ejército. Osvaldo R. Azpitarte fue comandante del V Cuerpo desde mayo de 1976 hasta diciembre de 1977 y Adel Edgardo Vilas fue el 2° Comandante del V Cuerpo y el Comandante de la Sub zona 51 desde febrero de 1976 a noviembre de 1976.

12 El Plan de Capacidades Internas de la Armada (PLACINTARA) fue el plan de operaciones desde el cual se organizó doctrinariamente la ARA para la tarea “antisubversiva” en la fuerza a finales de 1975. Fue firmado por el Contraalmirante Luis M. Mendía.

13 Y referimos a las prácticas de represión como al “conjunto de mecanismos coactivos por parte del Estado (cualquiera sea su contenido de clase), sus aparatos o agentes vinculados a él – y ello incluye a los grupos u organizaciones paraestatales – para eliminar o debilitar la acción disruptiva de diversos actores sociales y políticos.” Águila Gabriela, “Estudiar la represión: entre la historia, la memoria y la justicia.” en Flier, Patricia (comp.) Dilemas, apuestas y reflexiones teórico-metodológicas para los abordajes en historia reciente La Plata: FAHCE, 2015, p. 28

14 Asumimos el exilio, desde los planteos de Jensen y Montero como una modalidad represiva que condensa una triple dimensión política en tanto la persecución política, la huida como consecuencia de una militancia previa, y la huida “en tanto opositores antidictatoriales, luchadores humanitarios o militantes partidarios de nuevo cuño en los países de residencia o en redes humanitarias transnacionales” Jensen, Silvina y Montero, Lorena, “Prisión política y destierro en la Argentina dictatorial. Materiales y preguntas para la construcción de nuevos objetos de estudio”. en Revista Izquierdas, 2016, n° 26, IDEA-USACH, p. 102

15 La industria metalúrgica de la ciudad sufrió una fuerte crisis durante los años ´60 y ´70, cuando se produjeron cierres de establecimientos que ocasionaron numerosos despidos de trabajadores incrementando los niveles de desocupación de obreros del sector en la época. A raíz de esos cierres se vivieron procesos de organización obrera y lucha. Sobre más detalles de los mismos véase Zapata, Belén, 2014 op. cit.p. 205-240

16 Véase: Anuario conmemorativo de los 60 años de la Corporación del Comercio y de la Industria de Bahía Blanca. Ed. Encestando, 4 de mayo 1979.

17 Al respecto, el presidente de la corporación empresarial a la sazón Heriberto Di Meglio- celebraba la incorporación en el sistema portuario local de una máquina flujo continuo y carga directa a las bodegas de los barcos. El sistema terminaría “economizando un 80% de mano de obra a un ritmo de 3.500 cajones por hora con cada equipo. Funciona a nivel constante de estiba, sea cual fuera la altura de esta (…) cuenta los cajones electrónicamente, los sella con la leyenda que se desee, puede regularse a distintas velocidades etc.” (Anuario conmemorativo… ya citado)

18 El diario LNP, fundado a finales del siglo XIX, dirigido durante los años ´50 por Diana Julio de Massot –nieta de su fundador Enrique Julio. La empresa llegó a transformarse en un multimedio hegemónico para el sudoeste bonaerense luego de la incorporación de la radio LU2 Bahía Blanca en 1958 y de la señal televisiva Canal 9 Telenueva, en 1965. La línea editorial del diario durante la gestión de Diana Julio de Massot se caracterizó por una impronta política de marcado antiperonismo, anticomunismo y reconocida afinidad política con las fuerzas militares y apoyo explícito a la Junta Militar tras el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 en Argentina.

19 LNP, 28/09/1976

20 Estas hipótesis fueron explicadas por Adel Vilas en situación de indagatoria judicial en años posteriores a los dictatoriales. Indagatoria a Adel Vilas en Causa 11/86. “Por hechos acaecidos en Provincia de Buenos Aires, Río Negro y Neuquén bajo control operacional del V Cuerpo de Ejército”. Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca.

21 Fondo Prefectura, Memorándum 8687-IFI-Nro27 "ESC"/76. 22/03/1976

22 Véase nota editorial de LNP, 01/09/1975

23 Sobre la situación política dentro del ámbito educativo bahiense entre 1973 y 1976 véase Orbe, Patricia, “El ´proceso de reorganización´ de los claustros: el impacto político educativo de la última dictadura en la Universidad Nacional del Sur “ en PolHis, 2014, Año 7 – n° 14; Seitz Ana “Sentidos sobre la política en las memorias sobre la toma de la Escuela de Educación Técnica n° 1 de Bahía Blanca en 1973” en Revista Questión, 2016, Vol. 1, n° 49

24 PLACINTARA, 21 de Noviembre de 1975, foja 47

25 Barragán Ivonne y Zapata Belén, 2015, op. cit., p. 4-5

26 PLACINTARA, 21 de Noviembre de 1975, foja 67

27 Durante la llamada “Revolución Libertadora” la Marina había devuelto el diario a la familia Massot luego de su cierre durante el gobierno peronista.

28 Zapata, Belén, “Violencia parapolicial en Bahía Blanca, 1974-1976. Delgados límites entre lo institucional y lo ilegal en la lucha contra la “subversión apátrida””, en Anos 90, 35, 2012, p. 111-140

29 Véase lista del personal civil del Ejército (1976) en Archivo Nacional de la Memoria.

30 “Los operativos de detención/secuestro realizados en el marco de la lucha contra la subversión dentro del Área 511 eran ejecutados por la Compañía Operacional, Agrupación Tropas, Equipo de combate o Equipo de Lucha contra la subversión, como también por personal de Inteligencia, sea en forma conjunta o separadamente” Véase Requerimiento de elevación a juicio causa V Cuerpo de Ejército Resolución MP 47/2009–expediente nro. 05/07 caratulado “Investigación de delitos de ´Lesa Humanidad´ cometidos bajo control operacional del Comando Vto. Cuerpo de Ejército.”

31 LNP, 25/03/1976

32 LNP, 3/04/1976

33 Pablo Pozzi señala que esta ley apuntó a crear un potencial ejército de reserva y mano de obra disciplinada. Véase Pozzi, Pablo, Oposición obrera a la dictadura, Contrapunto, Buenos Aires, 1988

34 Fernández Arturo, Las prácticas sociales del sindicalismo (1976-1982), Buenos Aires, CEAL, 1985, p. 60-63

35 LNP, 26/03/1976

36 Águila, Gabriela, Historia social, memoria y dictadura. El gran Rosario entre 1976 y 1983. Tesis de doctorado, Rosario, Universidad Nacional de Rosario, 2006, p. 254

37 La fundamentación pública de tal operativo la firmó el general Osvaldo R. Azpitarte, en ella se refería que se había “localizado y secuestrado gran cantidad de armamento y material subversivo” (LNP, 24/03/1976)

38 Mario Medina era asimismo diputado (FREJULI) por la provincia de Buenos Aires.

39 LNP, 31/03/1976

40 Roberto Bustos – ligado a la izquierda peronista (JTP) – había dirigido la UOCRA hasta enero de 1974, cuando – en el marco de la llamada “depuración interna” del peronismo – el gremio fue violentamente intervenido.Por aquellos años éste probablemente fue uno de los gremios de mayor capacidad de movilización obrera.

41 “Una vez en ´la Escuelita´, se esposó y golpeó a Julio Ruiz, para luego ser interrogado respecto a una repartición de volantes que habría tenido lugar en esta ciudad por el aniversario del 17 de octubre, como también sobre su actuación política como secretario en el gremio de trabajadores de la industria lechera de Bahía Blanca y acerca de su relación con la organización subversiva ´Montoneros´. Tras ello se lo trasladó a un cuarto del CCD en donde fue sometido a tortura mediante la aplicación de electricidad por la zona de las sienes, atado a una cama, mientras seguía siendo interrogado acerca de la actividad gremial del ´peronismo de base´. Fue nuevamente interrogado y torturado a poco de pasada esta situación, y otra vez hacia fines de octubre o principios de noviembre, pudiendo percibir la víctima que su interrogador era alguien apodado ´El Tío´ siendo en esta oportunidad las preguntas dirigidas a la actuación de varios dirigentes sindicales de Bahía Blanca, entre ellos los hermanos Bustos, Abertano Quiroga y Rodolfo Ponce”. (Fundamentos de sentencia en Causa n° 982 caratulada “Bayón, Juan Manuel y otros s/privación ilegal de la libertad agravada reiterada, aplicación de tormentos reiterada, homicidio agravado, reiterado a Bombara Daniel José y otros en el área del Cuerpo de Ejército V)

42 “Además de la torturas físicas, MONGE también se vio sometido a torturas psicológicas. Entre ellas, además de las deplorables condiciones en las que se lo tenía detenido, se puede mencionar la oportunidad en que lo desataron de la cama a la que se encontraba sujeto y lo obligaron a presenciar la tortura de un compañero de trabajo en la empresa Petroquímica de nombre Néstor Junquera, quien también es víctima en este juicio y quien a la fecha está desaparecido” (Fundamentos de sentencia en Causa n° 982 ya citada)

43 Otros casos de exilio fue el de los trabajadores de prensa Carlos Iaquinandi y Ángel Cappa, ambos partieron hacia España.

44 La empresa Ferrocarriles Argentinos, fue intervenida con la dictadura, y se produjeron numerosas cesantías de ferroviarios señalados de “comunistas”. Aunque, señala Miravalles, “no hubo trabajadores de Talleres desaparecidos, al menos según los datos y testimonios que tenemos hasta ahora.” Miravalles, Ana, Los Talleres invisibles. Una historia de los Talleres ferroviarios Bahía Blanca Noroeste, Bahía Blanca, FerroWhite, 2013, p. 302

45 Orbe también señala que según los listados disponibles en el Archivo de la Memoria de la UNS las bajas laborales dentro de la universidad podrían categorizarse de la siguiente manera: “Por la ley nº 21.260 (Seguridad): 55 bajas docentes – 26 no docentes. Por la ley nº 21.274 (Prescindibilidad): 34 bajas docentes – 25 no docentes Por la ley nº 21.276 (organización universitaria): 15 bajas docentes Por el decreto ley nº 6666/57, art. 37, inc. f y h (inconducta notoria, comportamiento contrario al decoro y la moral: 1 no docente Por rescisiones de contratos: 5 docentes - 39 no docentes Por renuncias: 36 docentes y 20 no docentes.” Orbe, Patricia “De la radicalización política a la partidización de los claustros: el caso de la comunidad universitaria de Bahía Blanca a comienzos de la década de los setenta”. En Revista e-l@tina 6 (24):3-25, 2008, p. 192

46 Orbe, Patricia, 2008, op. cit., , p. 192

47 En el caso de Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola – miembros de la comisión directiva del sindicato gráfico local (SAG) y trabajadores del diario LNP – los servicios de inteligencia de la Prefectura Naval (SIPNA) actuaron desde su señalamiento por haber participado activamente en reclamos laborales a la empresa periodística. El 22 de marzo de 1976 la SIPNA elaboró un informe respecto los trabajadores a “ser raleados” del medio periodístico que la ARA consideraba “fundamental” para la sociedad bahiense. El 30 de junio de 1976 por la tarde comenzaron los secuestros de los dos gráficos; luego sus cuerpos fueron hallados amarrados con soga por la espalda, atados con nudos marineros. Éstos fueron casos atípicos ya que no se conoce que hubieran pasado por alguno de los CCD de la ciudad, en cambio sus cuerpos fueron abandonados en un paraje en la ruta entre Bahía Blanca y Tornquinst.

48 Fondo Prefectura, Mem 8687 IF_I N°8 “C”/976. Bahía Blanca, fecha 14 /06/ 1976.

49 Véase: Requerimiento de elevación a juicio de diciembre 2012, Causa n° 04/07. Investigación de delitos de Lesa Humanidad –Causa ARA

50 Podemos referir el caso de Silvia Haydee Larrea que militaba en el sindicato de no docentes de la Universidad Nacional del Sur donde realizaba tareas administrativas. Larrea luego de ser secuestrada de su casa el 24 de septiembre de 1976, sufrió interrogatorios referidos a su trabajo dentro de la UNS.

51 Véase: Requerimiento Causa n° 04/07 ya citado.

52 Véase: Requerimiento Causa n° 04/07 ya citado.

53 Fondo Prefectura, Mem-8687-IFI_n° 57 “ESC”/976 de fecha 27/05/1976. En este documento se detallaba la situación de los gremios de la Junta Nacional de Granos y la Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA).

54 Fondo Prefectura, Mem-8687-IFI_n° 57 ya citado.

55 Véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, op. cit., p. 405-452

56 Véase, AEyT de FLACSO, CELS, PVJ y SDH, op. cit., p. 405-452

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Belén Zapata, « Modalidades represivas en escala local y estrategias para “recuperar un orden productivo”.
Aportes sobre disciplinamiento laboral durante la dictadura en Argentina (1976-1983)
 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 14 juin 2018, consulté le 11 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72155 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72155

Haut de page

Auteur

Ana Belén Zapata

Dra. Ana Belén Zapata, becaria posdoctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET); docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA/UNS/CONICET).
aymarazapata@yahoo.com.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page