Navigation – Plan du site
Colloques | 2018
Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920 – Coord. Verónica Undurraga y Solène Bergot
Verónica Undurraga Schüler

La muerte social de Luis Matta Pérez. Escándalo y deshonor en Santiago de Chile a fines del siglo XIX

The social death of Luis Matta Pérez. Scandal and dishonor in Santiago de Chile at the end of the 19th century
La mort sociale de Luis Matta Pérez. Scandale et déshonneur à Santiago du Chili à la fin du XIXe siècle
[14/06/2018]

Résumés

Le meurtre de Sara Bell Recabarren, en octobre 1896, attribué à son amant, Luis Matta Pérez, un avocat connu qui appartenait aux cercles de l’élite et au clan vainqueur de la guerre civile de 1891, fut l’un des plus grands scandales de la fin du XIXe siècle au Chili. A partir des récits publiés dans la presse durant huit mois et du premier roman paru sur l’affaire, nous analyserons dans cet article la construction et la resignification du personnage « Luis Matta Pérez », ainsi que son rôle en tant que représentation de l’élite. Nous proposons que sa figure fît l’objet d’un conflit entre plusieurs significations, qui permirent l’installation de l’honneur au centre de la discussion, au fur et à mesure que les journaux liés à l’élite mettaient en marche des stratégies de confinement du scandale, tandis que les journaux liés aux ennemis politiques de Matta construisaient l’itinéraire de son déshonneur, qui attendrait son apogée avec sa « mort sociale ».

Haut de page

Notes de l’auteur

Una primera versión de este trabajo fue presentada en las XXII Jornadas de Historia de Chile, Valdivia, 24-26 de octubre de 2017. Se inscribe en la realización del proyecto Fondecyt Regular N°1160501 ("Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920"), del cual la autora es Investigadora Responsable. Se agradece a Tamara Miranda Molina por su exhaustivo trabajo de recopilación documental.

Texte intégral

  • 1 “El Crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social. L (...)

“En todos los salones se habla de estos asuntos, se refieren detalles de la vida de don Luis Matta, se comenta cada línea de lo que la prensa publica. En los clubs se enlaza el crimen con otros sucesos de la crónica escandalosa de Santiago”1.

  • 2 Sobre este caso sólo existen dos publicaciones que lo han referido, aunque de manera tangencial. Pa (...)

1El periódico El Chileno daba cuenta, en su portada del miércoles 4 de noviembre de 1896, de la enorme “excitación pública” y la “profunda emoción social” que generaba, en la ciudad de Santiago de Chile, el así llamado “crimen de Sara Bell”. El asesinato de la joven de 23 años, Sara Bell Recabarren, en octubre de 1896, supuestamente a manos de don Luis Matta Pérez, un connotado abogado que pertenecía a los círculos de las elites y al bando vencedor de la guerra civil de 1891, fue uno de los escándalos con mayor repercusión pública desde el surgimiento de la prensa moderna en Chile2.

  • 3 Archivo Nacional Histórico de Chile, Fondo Judicial de Santiago, caja 1, Tercer Juzgado del Crimen (...)

2Sara Bell concurrió al abogado Luis Matta Pérez para recibir asesoría en la demanda judicial contra su esposo, quien la había abandonado al poco tiempo del matrimonio. El idilio se habría quebrado cuando la primera amante de Luis descubrió el nuevo romance de su enamorado. Una serie de escándalos en espacios públicos y privados, escenas de celos, robos de cartas privadas y agresiones físicas, culminaron la noche del 22 de octubre de 1896 con la muerte de Sara, producida luego de varios intentos de envenenamiento por parte de Luis Matta Pérez. La prensa de la época y los rumores familiarizaron al público con los nombres de diversos venenos: arsénico, estricnina, digitalina y cianuro de potasio, sumado al cloroformo que Luis y su criada aplicaban sobre la nariz y boca de Sara para calmar, supuestamente, sus ataques de histeria3.

  • 4 Chartier, Roger, El orden de los libros: lectores, autores, bibliotecas en Europa entre los siglos (...)

3La historia de Sara fue narrada una y otra vez por la prensa, así como recogida en los folletos, folletines, los pliegos de Lira Popular, las novelas y las obras de teatro, a la vez que circulaba oralmente “en todos los salones”, como indicara el diario El Chileno. Las narraciones de su crimen se instalaron en el centro de las interacciones entre oralidad y palabra escrita, entre rumores e impresos, construyendo y amplificando el escándalo a partir de la relación dialógica entre los escritos y los “horizonte de expectativas” de sus lectores4.

  • 5 Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955, Buenos (...)
  • 6 El folletín era un texto – un artículo, crónica, ensayo o incluso una novela – que se dividía en pa (...)
  • 7 Oscar Hall-Port, Sara Bell o una víctima de la aristocracia, Santiago, Centro Editorial, 1897. “El (...)
  • 8 Proceso por muerte de Sara Bell. Defensa de María Requena por el abogado Don Teófilo A. Zapata, San (...)

4Tal como propuso Lila Caimari, respecto a los “casos célebres” de la ciudad de Buenos Aires durante el mismo periodo, el “caso Sara Bell” haría dialogar los relatos de la prensa con la ficción5. Las representaciones del drama de Sara, mediadas a través de la ficción, se expresarían por primera vez con la publicación del folletín El asesinato de Sara Bell que, en el mismo año 1897, se divulgaría en formato de libro por la imprenta del periódico La Lei6. Ese mismo año vería la luz la novela Sara Bell o una víctima de la aristocracia, de autoría de Oscar Hall-Port, pseudónimo de Carlos Lathrop, quien a su vez escribiría dos piezas teatrales sobre el caso7. Los folletos harían circular entre la población algunos de los alegatos que formaron parte del proceso judicial y los pliegos de lira también aludirían a la historia, dando cuenta de su resonancia en los sectores medios y populares de la ciudad de Santiago8.

  • 9 Caimari, Lila, La ciudad y el crimen. Delito y vida cotidiana en Buenos Aires, 1880-1940. Buenos Ai (...)
  • 10 Entre noviembre y diciembre de 1896, en los periódicos analizados se publicaron 63 artículos sobre (...)

5Los “casos célebres” eran, por lo general, homicidios que involucraban a sujetos de elite, cuya repercusión periodística se extendía durante días o semanas y que se prestaban para discutir temas tales como la decadencia de las clases altas9. La historia del crimen de Sara Bell circuló a través de la prensa durante al menos ocho meses – que fue el periodo que transcurrió entre el crimen y la publicación del primer folletín sobre el caso, y que corresponde al periodo de nuestra investigación –, aunque alcanzó una notable repercusión pública durante los dos primeros meses luego de ocurrido el homicidio10.

  • 11 Se trató de un promedio de 2,8 artículos mensuales entre enero y junio de 1897.

6Si bien, las connotaciones específicas de este explican el persistente interés de la opinión pública de Santiago de Chile por conocer todos sus detalles, no podemos obviar los intereses comerciales que existían detrás de estas publicaciones. El periódico La Lei, que conservó el mayor número de publicaciones sobre el caso durante el año 1897, buscó mantener la atención del público a la espera de la inclusión, entre sus páginas, del folletín que relataba los pormenores de esta historia11.

  • 12 Hemos seguido la trayectoria del caso a través de las publicaciones de cinco periódicos de Santiago (...)
  • 13 Castro buscó reivindicar su nombre y denunciar a los verdaderos responsables de la fuga de Matta Pé (...)

7A partir de las narraciones del caso Sara Bell en la prensa durante ocho meses y en la primera novela publicada sobre el tema, en este artículo analizaremos la construcción y resignificación del personaje “Luis Matta Pérez”, así como su papel en tanto representación de la elite en el contexto del Chile de fines del siglo XIX12. La novela en cuestión, titulada El asesinato de Sara Bell, fue publicada primero como folletín, en el periódico La Lei, y luego en formato de libro por la imprenta de este mismo diario. Su autor, Daniel Castro Hurtado, fue teniente de pesquisas y encargado de la investigación del caso, hasta ser acusado de cómplice en la fuga de Matta Pérez, por lo que permaneció en prisión desde noviembre de 1896 hasta mayo de 1897, periodo en que redactó su versión de los hechos13.

  • 14 Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Élites y sectores populares en Santiago de Chile. (...)

8Proponemos que la figura de Luis Matta Pérez estuvo sujeta a una disputa de significaciones entablada a partir de los distintos contextos de producción desde los que los periódicos se dirigían a sus comunidades de lectores, siempre en diálogo con las expectativas de estos últimos. Si bien las disputas en torno a dicha figura implicaron una notable resignificación de este personaje, dentro de un espacio temporal sumamente corto, también es posible apreciar permanencias en relación a su caracterización por los distintos medios de prensa. Ciertos periódicos usarían la representación de Matta Pérez como encarnación de la incapacidad moral de la elite triunfadora en el conflicto de 1891, la que dirigía el destino del país y disfrutaba de una vida de ostentaciones, mientras parte importante de la población vivía en condiciones indignas14. Por su parte, otros medios de prensa, vinculados a la Iglesia Católica y a la elite, desplegarían estrategias para evitar que la caída de Matta llevara al despeñadero la imagen de este sector social.

9El honor de Luis Matta Pérez se transformaría en el foco de la atención de los medios de prensa y de la primera novela publicada sobre el caso. En un comienzo, su posición como “caballero honorable” se representó, por gran parte de los periódicos, como garantía de su buena conducta y, consiguientemente, de su inocencia en la muerte de su “querida”. Sin embargo, con el transcurrir de los días, la mayoría de los medios de prensa iría desvelando su incumplimiento de los roles patriarcales y el origen espurio de la riqueza de la que hacía gala, lo que, junto con los detalles escabrosos del homicidio, culminarían en su “muerte social”.

El “caballero” Matta Pérez. La posición social como garantía de conducta honorable

  • 15 “El suceso del día. Antecedentes del alevoso asesinato de la joven Sara Bell Recabarren”, en El Por (...)
  • 16 “El asesinato de Sara Bell. Aun no se captura al criminal”, en El Porvenir, Santiago, sábado 7 de n (...)

10Las formas en las que Luis Matta Pérez era referido en las publicaciones, se relacionaban fundamentalmente con los contextos de producción de cada medio de prensa y con los horizontes de expectativas de sus lectores. Así, el diario El Porvenir, que representaba la voz de la Iglesia Católica, lo consignaba como el “joven abogado D.  Luis Mata Pérez”, incluso después de darse a la fuga ante la inminente dictación de la orden de arresto en su contra15. Sus titulares sobre el caso apelaban a la cautela y la caracterización de Luis Matta se envolvía en el respeto, aludiendo, por ejemplo, a “la distinguida educación y elevado medio social del presunto asesino”16. En sus páginas Matta nunca fue “el asesino” de Sara, ya que ello siempre fue planteado como una posibilidad que jamás había sido demostrada.

  • 17 “La Pista de un crimen”, en El Ferrocarril, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

11Por su parte, El Ferrocarril – que mantenía una sólida estrategia comercial, privilegiando contenidos de carácter informativo antes que doctrinarios – fue igualmente cauto y respetuoso, aunque sin caer en discursos laudatorios17. Las plumas de sus cronistas hablaban de la elevada posición social del acusado, sin explicitar que esta avalaba su inocencia.

  • 18 “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social”, (...)
  • 19 “El Crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social. L (...)
  • 20 Este periódico se publicó entre 1883 y 1924.

12En tanto, el periódico El Chileno – inicialmente vinculado al Arzobispado de Santiago y luego de propiedad de jóvenes católicos – consignaba que “Don Luis Mata Pérez” pertenecía “a una familia respetable de Santiago, es abogado i ocupa una posición brillante”18. Su postura no se modificaría sustancialmente y, desde su tribuna, denunciaría las acusaciones de los otros periódicos y el lamentable desarrollo de la “crónica escandalosa”19. Su posición en el tratamiento del caso resulta interesante de seguir debido a su gran circulación pública, en particular entre los sectores populares, relacionada tanto con estrategias comunicacionales como con la inserción de avisos económicos dirigidos a estos grupos20.

  • 21 Orrego Luco, Luis, “Un drama santiaguino”, en Orrego Luco, Luis, Memorias del tiempo viejo, Santiag (...)
  • 22 Castro Hurtado, op. cit., p. 135.

13Luis Matta Pérez era un abogado que, si bien no tenía gran fortuna personal ni familiar, como indicara Luis Orrego Luco, “era un conocido joven de la alta sociedad” y frecuentaba los círculos más exclusivos de la oligarquía santiaguina21. Para el teniente de pesquisas de la investigación por el asesinato de Sara Bell, la posición social y las vinculaciones políticas de Luis Matta Pérez habrían evitado su encarcelamiento y el desarrollo objetivo de la investigación judicial. Esta última estaba en manos del juez Guillermo Noguera, un antiguo amigo del inculpado, quien le habría confesado a aquel que “la noticia de su prisión seria para él [Luis Matta Pérez] la muerte civil”22. Ciertamente, ello implicaría la deshonra de Matta, con su consiguiente marginación del cuerpo social.

  • 23 Undurraga, Verónica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en (...)

14Si bien desde hacía al menos un siglo en la sociedad chilena se venía resignificando aquella noción de honor determinada fundamentalmente por la jerarquía social, al vincularse de manera exclusiva a las élites, aún a fines del siglo XIX la pertenencia a este sector era considerada garantía de conducta honorable23. Esta representación de honor, que inicialmente protegió a Luis Matta Pérez, era compartida tanto por el juez de la causa, el director de un periódico, el jefe de la sección de pesquisas de la policía y por una criada.

  • 24 “El Crimen de la calle Fontecilla. Entrevista con los esposos Pedro Pablo Requena y Luisa Vargas. A (...)
  • 25 Castro Hurtado, op. cit., p. 9, 89.

15Luisa Vargas, esposa de uno de los criados de Matta Pérez, señaló que ya que este último “era un caballero tan principal de la alta sociedad i que sobre todo, es tan caballero i tan rico”, jamás imaginó que podía ser culpable de un homicidio24. Por su parte, el jefe de la sección de pesquisas de la policía le habría señalado a su subordinado que ya que “el señor Matta” era un “hombre educado, de posición, con porvenir, no se pueden suponer instintos perversos”25.

16Las posiciones asumidas por los periódicos El Chileno y El Porvenir, vinculados a la Iglesia y a ciertos grupos elitarios, dan cuenta de las estrategias de contención del escándalo desplegadas durante la primera etapa de divulgación de la transgresión. Ambos medios construían sus discursos desde la noción primigenia del honor que lo entendía como derivación de la posición social. De este modo, reforzando el elevado rango de Luis Matta Pérez, aspiraban a reproducir en sus lectores la mirada que la criada Luisa Vargas tenía sobre el caso, a saber, que sería imposible considerar la culpabilidad de Matta en cuanto era un “caballero”.

  • 26 Castro Hurtado, op. cit., p. 11.
  • 27 El novelista y diplomático Luis Orrego Luco, en sus memorias, indicó que años antes del crimen, dur (...)

17En efecto, Luis Matta Pérez no sólo disfrutaba de una privilegiada posición social, que era presentada como garantía de su buen comportamiento, sino que también había formado parte del ejército congresista vencedor en la guerra civil de 1891. Esto último incidía en que, además de pertenecer a la elite social, Matta formara parte de la elite política que administraba el poder en ese momento. Durante la guerra civil de 1891, librada sólo cinco años antes del asesinato de Sara, Luis había participado como capitán de caballería y, una vez finalizado el conflicto, intervendría como fiscal del tribunal militar que procesó a diversos partidarios del bando balmacedista derrotado26. Según Matta Pérez, y ciertas voces de la elite que apoyaron su posición, su activa participación en la contienda le valió la enemistad de por vida de sus enemigos políticos27.

  • 28 Para sostener su postura, Matta detalla, además de su participación como fiscal en dichos procesos (...)
  • 29 Castro Hurtado, op. cit., p. 87.

18En la serie de entrevistas que, antes de darse a la fuga, Luis Matta Pérez otorgó al periódico La Lei – órgano del Partido Radical que, contaba con un grueso número de lectores – este consignaba que le resultaba “evidente” que los balmacedistas se hallaban detrás de su difamación28. Su opinión era compartida incluso por el director de este periódico quien, en su momento, le señaló a encargado de la investigación del crimen, que la actuación de Matta como fiscal de un tribunal militar “abrió heridas que aun no se restañan e hizo verter lágrimas que aun no se enjugan. De alguna de esas heridas sin restañar brotó acaso la calumnia”29.

19Ahora bien, más allá de las enemistades personales o de las pequeñas odiosidades, lo que aquí nos interesa relevar es, por una parte, el uso estratégico que ciertos medios de prensa hicieron de la historia del asesinato de Sara Bell para evidenciar la incapacidad moral de la elite triunfadora en el conflicto de 1891, la que se vería encarnada en la figura de Luis Matta Pérez. Por otra parte, también nos interesa observar las estrategias desplegadas por otros periódicos para evitar que la caída de Matta llevara, asimismo, al despeñadero la imagen de la elite chilena.

  • 30 Así se lo comentó al secretario del juzgado cuando fue a prestar declaración por la muerte de Sara (...)
  • 31 “¿Otro crimen misterioso?”, en La Nueva República, Santiago, lunes 26 de octubre de 1896.
  • 32 Mariana Prevost Moreira (1852-1920) era una dama de la alta aristocracia peruana, hija de Samuel St (...)

20El periódico balmacedista, La Nueva República fue directamente sindicado por Matta Pérez de, según sus palabras, “estar empeñadísimo en desprestijiarme”30. Si bien este diario fue el primero en dar a conocer el caso, en un comienzo en tono de interrogación – “¿Otro crimen misterioso?” –, su frágil posición en el escenario político explicó su cautela inicial a la hora de consignar la identidad del principal sospechoso31. En sus primeras publicaciones sobre el tema, este periódico optó por omitir tanto el nombre de Luis Matta Pérez como el de su amante, Mariana Prevost, la mujer rica divorciada que le permitía mantener un opulento nivel de vida32:

“El joven A, muy relacionado en nuestra sociedad elegante, desde hace algún tiempo mantiene relaciones amorosas con la señora B, que se encuentra divorciada de su esposo, el señor X que la ha abandonado a su propia suerte.

El joven A, elegante y de simpático aspecto, es abogado de una de las principales casas o compañías comerciales ubicadas en Chile.

  • 33 “El crimen de la calle de Fontecilla. Los actores del drama”, en La Nueva República, Santiago, juev (...)

El joven A, que dicho sea de paso, parece un picaflor, se enamoró perdidamente de Sara Bell”33.

  • 34 Schillagi, Carolina, “Problemas públicos, casos resonantes y escándalos. Algunos elementos para una (...)

21Resguardando las identidades de los principales sospechosos, La Nueva República en realidad protegía su propio medio de las eventuales acusaciones de difamación que los sindicados podían realizar contra este. Pese a ello, la forma de presentar la historia, aludiendo a los pormenores del triángulo amoroso entre Sara Bell y dos miembros de la “sociedad elegante” – una mujer divorciada, lo que por sí mismo era indecoroso, y un abogado elegante y “picaflor”, es decir, inclinado a las conquistas amorosas – se adaptaba particularmente al modo de narrar los casos de escándalo. Esta forma de narración correspondía a un modelo específico, un “enfoque dramático” o puesta en escena culturalmente codificada y, por tanto, aprehensible en sus significaciones por el púbico al que se dirigía34.

22A través de este modelo específico de narración que, a medida que vela y desvela las posibles identidades de los implicados, finalmente se instala a aquellos miembros de la “sociedad elegante” dentro de una relación espuria. La elegancia y los pergaminos de aquel joven terminaban por deslucirse cuando se presentaban, en el mismo artículo, junto a la relación ilegítima que mantenía con una mujer divorciada. Y, asimismo, aquella sofisticación se desvanecía completamente al indicarse que la posición privilegiada de “el joven A.” le había permitido vincularse sexualmente con dos mujeres de manera simultánea, con Sara Bell y “la señora B.”

  • 35 Chevalier, Louis, Splendeurs et misères du fait divers, Paris, Editions Perrin, Collection Tempus, (...)
  • 36 Una de las principales características de la prensa “moderna” es la relevancia que tiene el factor (...)

23En este punto, conviene recordar que la ciudad de Santiago de Chile era parte del fenómeno europeo del nacimiento de una prensa sensacionalista orientada al relato de faits divers y de crónica policial, en las últimas décadas del siglo XIX35. Si bien en el contexto chileno, el relato de faits divers no generó publicaciones propias, los diarios que nacieron de la conformación de la prensa moderna36 incluyeron cada vez más una sección “crónica policial” que daba cuenta de la violencia urbana, así como de las representaciones del delito y de sus protagonistas. Ahora bien, a diferencia del caso que nos ocupa, prácticamente la totalidad de los hechos de sangre narrados por la “crónica policial” chilena eran protagonizados por sujetos populares representados al margen de la “ciudad moderna” y que vivían en precarias condiciones.

El itinerario de la “muerte social” de Luis Matta Pérez

24Si bien, la encumbrada posición social y las redes de contacto del abogado Matta Pérez lo ayudaron, en un primer momento, a evitar el escándalo de las acusaciones directas, su misma pertenencia a las elites lo haría, a medida que transcurrían los días, vulnerable al descrédito público. Así fue como ciertos periódicos apelaron a los horizontes de expectativas de sus lectores que, en un contexto de profundas desigualdades sociales y económicas, observaban cómo las elites disfrutaban de una vida de lujos y ostentación:

“Luis Mata Pérez es un joven de treinta i cinco años. El retrato dado por La Lei lo representa de cuatro años menos que a la fecha i con perfecto parecido. De modales correctos, de inteligencia no común, ocupaba puesto espectable en la sociedad santiaguina. No tiene relaciones de parentesco, como algunos han creído, con la familia de los señores Manuel Antonio i Guillermo Matta. Su palabra fácil, sin pretensiones, le granjeaba la buena voluntad de quienes le trataban.

  • 37 “La trajedia de Sara Bell i su matador. Reanudando el relato”, en La Lei, Santiago, sábado 7 de nov (...)

Llevaba una vida elegante i casi fastuosa. Obtenía dinero que sabía gastar en hacer agradable su existencia i en ensanchar el círculo de sus distracciones, sin desatender por eso el lado práctico de la vida, por lo cual se había hecho industrial i emprendido numerosos negocios37.

  • 38 La dependencia económica de Matta respecto a los bienes de Mariana Prevost fue recogida por la pren (...)
  • 39 “El asesinato de Sara Bell. Declaración de la señora N.”, en La Lei, Santiago, viernes 2 de abril d (...)

25La vida “elegante i casi fastuosa” del principal inculpado en el crimen, tal como relatara el periódico La Lei a las dos semanas de ocurrido el asesinato, contrastaba con las precarias condiciones de la mayoría de los habitantes de la ciudad de Santiago. Sin embargo, tal como era trazada la figura de Matta Pérez por la prensa, esta no sólo hablaba de la ostentosa vida que desplegaba la elite sino, principalmente, de la inmoralidad y decadencia de este grupo social. En efecto, este joven “de perfecto parecido” costeaba sus lujos con el dinero de una mujer, su amante Mariana Prevost38. Esta última había acudido al “joven” de “palabra fácil” para que fuera su abogado en la tramitación de su divorcio, luego de lo cual Matta Pérez se convertiría tanto en su amante como en administrador absoluto de sus bienes. Serían estos bienes los que luego usaría Matta para mantener a “su querida” Sara Bell, como la misma Mariana Prevost se lo reprocharía y, luego, daría a conocer públicamente39.

26El origen espurio de la riqueza que permitía la vida lujosa de la que disfrutaba Luis Matta Pérez sería referido una y otra vez por la prensa, en particular por los periódicos La Lei y La Nueva República. La moralidad, honorabilidad y corrección asociadas a Matta, por su sola pertenencia a la élite social y política del país, se quebraban ante los ojos de la opinión pública a medida que el escándalo aumentaba. El honor del joven abogado, de distinguida familia y vida fastuosa, quedaba seriamente dañado al conocerse su abuso de la fortuna de una mujer. Matta Perez no sólo era incapaz de cumplir con el rol patriarcal de proveer el sustento, sino que incluso usufructuaba de la riqueza de una de sus amantes para mantener a la otra.

  • 40 “El crimen de la calle de Fontecilla” en La Nueva República, Santiago, jueves 5 de noviembre de 189 (...)

27Ello explica que las referencias al “puesto espectable [de Matta Pérez] en la sociedad santiaguina” se plantearan desde la ironía y daban cuenta de la brusca caída que un sujeto podía sufrir desde lo más alto de la escala social y de la reputación individual. En efecto, desde que se conoció la fuga del país por parte de Matta Pérez, a tan sólo dos semanas del homicidio, La Nueva República cambió la forma en la que se refería a su persona. Al desvanecerse las posibilidades de una eventual querella por difamación, este medio ya no lo referiría como “el señor Matta Pérez”, sino como el “criminal avezado” o “ese gran delincuente”40.

  • 41 “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social”, (...)
  • 42 Ibid.

28Ahora bien, pese a que la fuga de Luis Matta Pérez hacía suponer su culpabilidad en la muerte de Sara Bell, ciertos medios de comunicación no dudaron en evidenciar las estrategias de desprestigio dirigidas hacia el principal acusado en el asesinato. El Chileno, perteneciente a un grupo de aristócratas católicos, acusaba directamente al periódico balmacedista La Nueva República de agitar una enorme “ola de protesta pública [que] subia i subia” contra Matta Pérez41. El día en que se conoció la fuga de este, El Chileno denunciaba que “todos los comentarios estaban en contra del señor Matta, todos lo acusaban, una pirámide inmensa de cargos iba levantando contra él la sociedad42. Para El Chileno, la opinión “popular” – caracterizada por la “excitación”, la “alarma”, el “alboroto” y entendida como producto de la “imaginación” “sensacional” – había sido prácticamente manejada a su antojo por La Nueva República:

“Se oyó en los clubs el nombre de don Luis Matta Pérez unido a esta historia i por fin, el mismo diario citado publicó una versión sensacional que acabó de exitar a las jentes ya alarmadas con aquel suceso en que figuraba una persona tan conocida en Santiago.

Ajigantado por imajinación popular, adornado de mil incidentes novelescos, hecho pasto de escándalo, asunto de murmuraciones de salones, tema forzado de todas las conversaciones, el asesinato de Sara Bell domina a Santiago, absorve toda atención.

  • 43 Ibid.

Se hacía hace algún tiempo la investigación judicial, lenta i prudente i la alborotada versión pública aumentaba a cada paso con detalles que iban presentando como culpable al joven Matta Perez”43.

29Para El Chileno, el juicio público ya se había realizado. Ante la evidente condena social y la consiguiente imposibilidad de mantener su estrategia inicial de contención del escándalo, este medio de prensa decide dirigir sus dardos contra el periódico que más había influido en el descrédito de Matta Pérez. Con ello, no sólo buscaba desviar el foco de atención de los escabrosos pormenores del asesinato de Sara Bell, sino también evitar que la inmoralidad y el crimen cometido por Matta ensuciaran la reputación de la elite como grupo.

  • 44 Sobre este contrapunto, véase Undurraga, Verónica, “El honor no es más que la buena opinión: aproxi (...)

30Ahora bien, más que intentar dilucidar si el desprestigio de Matta Pérez se debía a su verdadera culpabilidad o, por el contrario, a una estrategia orquestada por los intereses políticos de determinados periódicos, lo que aquí nos interesa es reparar en las dinámicas que determinaban el ocaso de la reputación de un individuo. En este sentido, es interesante observar cómo interactuaban los impresos y los rumores, la prensa y los comentarios verbalizados en cada esquina y en cada salón, para eclipsar el honor en el contexto de la ciudad de Santiago de fines del siglo XIX. La sintonía entre los discursos de ciertos periódicos y las murmuraciones cotidianas se presentaba, desde la perspectiva de El Chileno, como expresión de una opinión popular caracterizada como múltiple, versátil, apasionada y sumamente subjetiva, que distaba del modelo de la opinión pública moderna que pretendía ser única, estable, transparente y fundada en la razón44. El escándalo era fruto de la primera de ellas.

  • 45 Entre las informaciones que este periódico niega se encuentra la de que Matta Pérez habría asesinad (...)

31El mismo periódico La Lei, cuyo director creía inicialmente en la inocencia de Matta Pérez, que se prestó para publicar las tres entrevistas que este último dio a la prensa y que se ocupó de negar las supuestas imputaciones falsas que publicaba La Nueva República sobre el inculpado, percibió el rápido cambio de la opinión pública respecto a la figura de este último45. Una vez que la encumbrada posición social de Matta Pérez ya no fue suficiente garantía de su inocencia, y las olas del rumor mancillaron irremediablemente su reputación, La Lei permitió la publicación de notas de prensa sumamente críticas. De este modo, el periódico se adaptaba a los cambios de opinión de la sociedad, obteniendo interesantes ganancias con la detallada exposición de los detalles del caso:

“Hoi toda aquella especie de simpatía que inspiró a la sociedad en que figuraba, se cambia en un sentimiento indefinible de repulsión i asombro, al penetrar en las profundidades de su alma i al conocer su sombrío perfil de criminal. […]

  • 46 “La trajedia de Sara Bell i su matador. Reanudando el relato”, en La Lei, Santiago, sábado 7 de nov (...)

Pero, he ahí que debajo de tales apariencias se ocultaba un calculador i astuto criminal, el frío matador de Sara Bell46”.

32La muerte social de Matta Pérez, tan temida por el juez Noguera y usada por este como criterio decisivo para la postergación del mandato de prisión contra el inculpado, finalmente se produjo a los pocos días de su fuga del país. Se trataba de una situación inesperada y jamás considerada por los distintos conocedores del drama de Sara, como muchos expresaron a los pocos días de ocurrida la muerte de la joven. No sólo los miembros de la élite, sino también los sujetos populares, representados aquí en la voz de una criada, creyeron inverosímil el colapso de la reputación de Luis Matta. Él mismo tampoco consideró esta posibilidad, por lo que luego de ocurrido el crimen, se presentaba decididamente seguro de su posición y de su honor en todos los espacios públicos y de reunión social del Santiago de aquel entonces.

  • 47 Castro Hurtado, op. cit., p. 179; “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sar (...)

33Matta Pérez hacía evidente su completa tranquilidad y confianza en que todas las imputaciones se desvanecerían ante la notoriedad de su posición social. Con total impunidad, se mostraba en la corte para representar sus clientes, así como en los salones del Club de la Unión, el espacio de reunión por excelencia de la oligarquía. Como indicara la prensa, Matta Pérez “iba i venia por nuestras calles, paseos i clubs, mientras su nombre se iba envolviendo en el trajico relato que hemos resumido”47

Conclusiones

34A lo largo de estas páginas, hemos observado la disputa de significaciones a la que estuvo sometida la figura del principal inculpado en el asesinato de la joven Sara Bell Recabarren. Si bien, la encumbrada posición social y las redes de contacto ayudaron, en un primer momento, a evitar que el principal inculpado se ensuciara con el escándalo de las acusaciones directas, su misma pertenencia a las elites lo haría vulnerable al descrédito público.

35Desde sus contextos específicos de producción y su posición en el escenario político y social de la época, ciertos periódicos usarían la representación de Luis Matta Pérez como encarnación de la incapacidad moral de la elite triunfadora de la guerra civil de 1891. Una elite que, junto con dirigir el destino político del país, disfrutaba de una vida de lujos y ostentaciones, mientras parte importante de la población vivía en condiciones de miseria. En efecto, durante esos años estaban surgiendo voces críticas que denunciarían estas precarias realidades en el marco de la así llamada “cuestión social”.

36Fue en ese contexto que el honor de Luis Matta Pérez estuvo en el centro de las discusiones de los medios de prensa y de la primera novela publicada sobre el caso Sara Bell. Si bien, ciertos periódicos vinculados a la Iglesia Católica y a la elite mantuvieron discursos relativos a la alta posición social de Matta como garantía de conducta honorable, al constatar la imposibilidad de contener el escándalo, procurarían evitar que este enlodase a toda la elite. A partir de ello, buscarían desprestigiar a los medios que llevaban la delantera en la publicación de los sórdidos detalles del caso. Por otra parte, figuraban aquellos periódicos que, vinculados a los rivales políticos del bando vencedor en la contienda de 1891, vieron en el “caso Sara Bell” la oportunidad para desacreditar a uno de sus enemigos y, finalmente, a la oligarquía triunfadora de ese conflicto. Finalmente, se encontraban los medios de prensa que variaban su postura ante la figura de Matta Pérez, a medida que la reputación de este se perdía definitivamente luego de su fuga del país, obteniendo interesantes réditos económicos.

37El escándalo en torno a la figura de Matta Pérez, por su incumplimiento de los roles patriarcales, el origen espurio de la riqueza de la que hacía alarde, el abuso de los bienes de su primera amante para mantener a su “querida” y las evidentes sospechas sobre su autoría en el asesinato de esta última, culminarían en su deshonra. Los medios de prensa, la novela sobre el caso y los rumores que circulaban en las esquinas y en los salones más elegantes del Santiago de fines del siglo XIX, determinarían su “muerte social” sin que mediara su encarcelamiento.

  • 48 “Proceso y persecución de Matta Pérez. Párrafos sueltos”, en La Lei, Santiago, miércoles 11 de novi (...)

38En una actitud sumamente pragmática, la elite social y política a la que pertenecía Luis Matta Pérez, finalmente, también terminaría por expulsarlo simbólicamente de su grupo. Poco más de una semana después de conocerse su fuga, el Club de Septiembre borraría de sus registros el nombre del presunto asesino de Sara, luego de acordar su expulsión48. Si bien el prófugo nunca sería encontrado, el itinerario de su deshonra seguiría siendo recordado a través de las novelas, las obras de teatro, las memorias y las murmuraciones que mantendrían su historia durante los años siguientes.

Portada de la novela Sara Bell o una víctima de la aristocracia, de Oscar Hall-Port, pseudónimo de Carlos Lathrop, Santiago de Chile, Centro Editorial, 1897.

Haut de page

Bibliographie

Bergot, Solène, “Entre “pouvoir” et “devoir”: dynamiques internes et construction sociale d'une famille de l´elite chilienne: le cas des Errázuriz Urmeneta, 1856-1930”, Tesis para optar al grado de Doctor en Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile y Université Paris 1 Panthéon La Sorbonne, 2013.

Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004.

Caimari, Lila, La ciudad y el crimen. Delito y vida cotidiana en Buenos Aires, 1880-1940, Buenos Aires, Sudamericana, 2009.

Cornejo, Tomás, “La injuria en imágenes: el vilipendiado honor de los hombres públicos chilenos en la prensa satírica (1860-1900), Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2006, [En ligne], Mis en ligne le 15 décembre 2006. URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/2815. Consulté le 30 avril 2015.

Chartier, Roger, El orden de los libros: lectores, autores, bibliotecas en Europa entre los siglos XVI y XVIII, Barcelona, Gedisa, 1994.

Chartier, Roger, Libros, lecturas y lectores en la Edad Moderna Madrid, Alianza, 1993.

Chevalier, Louis, Splendeurs et misères du fait divers, Paris, Editions Perrin, Collection Tempus, 2004.

Figueroa, Virgilio, Diccionario Histórico Biográfico y Bibliográfico de Chile, 1800-1928, Tomo III, Santiago de Chile, Imprenta Balcells, 1929.

Jasic, Iván, “Sarmiento y la prensa chilena del siglo XIX”, Historia, 26, 1991-1992, p. 117-144.

Kalifa, Dominique, L’Encre et le sang : récits de crimes et société à la Belle Époque, Paris, Fayard, 1995.

Ossandón, Carlos y Santa Cruz, Eduardo, Entre las alas y el plomo. La gestación de la prensa moderna en Chile, Santiago, LOM/DIBAM/Arcis, 2001.

Palma, Daniel, “La ley pareja no es dura”. Representaciones de la criminalidad y la justicia en la Lira Popular chilena”, Historia, 2006, n° 39, p. 204.

Rodríguez, Teresita, “Valparaíso al instante. Imágenes e imaginarios urbanos a través de la crónica policial Sucesos, 1902”, en María José Correa (coord.), Justicia y vida cotidiana en Valparaíso. Siglos XVII-XX, Santiago, Acto Editores/Universidad Andrés Bello, 2014, p. 203-222.

Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Élites y sectores populares en Santiago de Chile. 1840-1895, Santiago, Ariadna Ediciones, 2007.

Santa Cruz, Eduardo, La prensa chilena en el siglo XIX. Patricios, letrados, burgueses y plebeyos. Santiago, Editorial Universitaria, 2010.

Schillagi, Carolina, “Problemas públicos, casos resonantes y escándalos. Algunos elementos para una discusión teórica”, Polis, X, 2011, p. 245-266.

Silva Castro, Raúl, Prensa y periodismo en Chile (1812-1956), Santiago, Universidad de Chile, 1958.

Torres Dujisin, Isabel, El imaginario de las élites y los sectores populares. 1919-1922, Santiago, Editorial Universitaria, 2010.

Undurraga, Verónica, “Pasión, dolor y desgracias femeninas. La construcción del caso Sara Bell en Santiago de Chile a fines del siglo XIX”, en Gaune, Rafael y Rolle, Claudio (ed.), Cartografías del dolor: sentidos, experiencias, registros, Santiago, Ian Ramsey Centre for Science and Religion Universidad de Oxford y Fondo de Cultura Económica, 2018 (en prensa).

Undurraga, Verónica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, DIBAM, 2012.

Undurraga, Verónica, “El honor no es más que la buena opinión: aproximación al honor a partir de la categoría de lo público en el Chile de 1792 a 1822”, Bicentenario. Revista de Historia de Chile y América, 2005, vol. 4, n° 2, p. 17-35.

Vicuña, Manuel, Reconstitución de escena, Santiago, Hueders, 2016.

Fuentes consultadas:

El Chileno, octubre 1896 – junio 1897.

El Porvenir, octubre 1896 – junio 1897.

La Nueva República, octubre 1896 – junio 1897.

La Lei, octubre 1896 – junio 1897.

El Ferrocarril, octubre 1896 – junio 1897.

Archivo Nacional Histórico de Chile, Fondo Judicial de Santiago, caja 1, Tercer Juzgado del Crimen de Santiago. Contra Luis Matta Pérez y María Requena, Delito muerte de Sara Bell, 1896.

Archivo Nacional de la Administración, Fondo Conservador de Bienes Raíces de Santiago, vol. 87, fj. 28, 1888 y vol. 94, fj. 416, 1890.

Archivo Nacional de la Administración, Fondo Conservador de Bienes Raíces de Santiago, vol. 98 fojas 523v 524, 1881.

Castro Hurtado, Daniel, El asesinato de Sara Bell, Santiago, Imprenta de “La Lei”, 1897.

Hall-Port, Oscar, Sara Bell o una víctima de la aristocracia, Santiago, Centro Editorial, 1897.

Orrego Luco, Luis, Memorias del tiempo viejo, Santiago, Ediciones Universidad de Chile, 1984.

Proceso por muerte de Sara Bell. Defensa de María Requena por el abogado Don Teófilo A. Zapata, Santiago de Chile, Imprenta y encuadernación Chilena, 1897.

Haut de page

Notes

1 “El Crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social. La exitación pública – Los rumores”, en El Chileno, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

2 Sobre este caso sólo existen dos publicaciones que lo han referido, aunque de manera tangencial. Palma, Daniel, “La ley pareja no es dura”. Representaciones de la criminalidad y la justicia en la Lira Popular chilena”, Historia, 2006, n° 39: 1, p. 177-229; Vicuña, Manuel, Reconstitución de escena, Santiago, Hueders, 2016. Asimismo, existe un artículo de nuestra autoría que se encuentra en prensa: Undurraga, Veronica, “Pasión, dolor y desgracias femeninas. La construcción del caso Sara Bell en Santiago de Chile a fines del siglo XIX”, en Gaune, Rafael y Rolle, Claudio (ed.), Cartografías del dolor: sentidos, experiencias, registros. Santiago, Ian Ramsey Centre for Science and Religion Universidad de Oxford y Fondo de Cultura Económica, 2018.

3 Archivo Nacional Histórico de Chile, Fondo Judicial de Santiago, caja 1, Tercer Juzgado del Crimen de Santiago. Contra Luis Matta Pérez y María Requena, Delito muerte de Sara Bell, 1896.

4 Chartier, Roger, El orden de los libros: lectores, autores, bibliotecas en Europa entre los siglos XVI y XVIII, Barcelona, Gedisa, 1994; Chartier, Roger, Libros, lecturas y lectores en la Edad Moderna, Madrid, Alianza, 1993, p. 60.

5 Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004, p. 166.

6 El folletín era un texto – un artículo, crónica, ensayo o incluso una novela – que se dividía en partes y se insertaba, generalmente, en las páginas finales de los periódicos.

7 Oscar Hall-Port, Sara Bell o una víctima de la aristocracia, Santiago, Centro Editorial, 1897. “El drama ‘Sara Bell’. Fracaso de la reclamación Lathrop ante la Corte Suprema”, en La Lei, Santiago, jueves 1° de abril de 1897.

8 Proceso por muerte de Sara Bell. Defensa de María Requena por el abogado Don Teófilo A. Zapata, Santiago de Chile, Imprenta y encuadernación Chilena, 1897.

9 Caimari, Lila, La ciudad y el crimen. Delito y vida cotidiana en Buenos Aires, 1880-1940. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2009, p. 124-133.

10 Entre noviembre y diciembre de 1896, en los periódicos analizados se publicaron 63 artículos sobre el caso.

11 Se trató de un promedio de 2,8 artículos mensuales entre enero y junio de 1897.

12 Hemos seguido la trayectoria del caso a través de las publicaciones de cinco periódicos de Santiago: La Lei, La Nueva República, El Chileno, El Ferrocarril y El Porvenir. A medida que nos refiramos a cada uno de estos, indicaremos sus principales características. Sobre estos, véase: Santa Cruz, Eduardo, La prensa chilena en el siglo XIX. Patricios, letrados, burgueses y plebeyos, Santiago, Editorial Universitaria, 2010, p. 73-137; Silva Castro, Raúl, Prensa y periodismo en Chile (1812-1956), Santiago, Ediciones de la Universidad de Chile, 1958, p. 302-377.

13 Castro buscó reivindicar su nombre y denunciar a los verdaderos responsables de la fuga de Matta Pérez, en particular a Guillermo Noguera, Juez del Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, quien llevaba el proceso judicial y era amigo del acusado. “El asesinato de Sara Bell. Nuevos detalles”, en La Lei, Santiago, domingo 16 de mayo de 1897. El vínculo de amistad entre ambos fue referido por la prensa, la lira popular y el libro de Castro Hurtado, Daniel, El asesinato de Sara Bell, Santiago, Imprenta de “La Lei”, 1897, p. 83.

14 Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Élites y sectores populares en Santiago de Chile. 1840-1895, Santiago, Ariadna Ediciones, 2007; Torres Dujisin, Isabel, El imaginario de las élites y los sectores populares. 1919-1922, Santiago, Editorial Universitaria, 2010; Bergot, Solène, “Entre “pouvoir” et “devoir”: dynamiques internes et construction sociale d'une famille de l´elite chilienne: le cas des Errázuriz Urmeneta, 1856-1930”, Tesis para optar al grado de Doctor en Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile y Université Paris 1 Panthéon La Sorbonne, 2013.

15 “El suceso del día. Antecedentes del alevoso asesinato de la joven Sara Bell Recabarren”, en El Porvenir, Santiago, jueves 5 de noviembre de 1896; “El asesinato de Sara Bell Aun no se captura al criminal”, en El Porvenir, Santiago sábado 7 de noviembre de 1896.

16 “El asesinato de Sara Bell. Aun no se captura al criminal”, en El Porvenir, Santiago, sábado 7 de noviembre de 1896.

17 “La Pista de un crimen”, en El Ferrocarril, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

18 “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social”, en El Chileno, Santiago jueves 5 de noviembre de 1896.

19 “El Crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social. La exitación pública – Los rumores”, en El Chileno, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

20 Este periódico se publicó entre 1883 y 1924.

21 Orrego Luco, Luis, “Un drama santiaguino”, en Orrego Luco, Luis, Memorias del tiempo viejo, Santiago, Ediciones Universidad de Chile, 1984, p. 590. Hemos constatado que, en 1881, Luis Matta y su hermano Carlos se adjudicaron un terreno llamado “Chicureo” por la suma de 17.964 pesos. Archivo Nacional de la Administración (ARNAD), Fondo Conservador de Bienes Raíces de Santiago, vol. 98 fojas 523v 524, 1881.

22 Castro Hurtado, op. cit., p. 135.

23 Undurraga, Verónica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, DIBAM, 2012; Cornejo, Tomás, “La injuria en imágenes: el vilipendiado honor de los hombres públicos chilenos en la prensa satírica (1860-1900)2, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2006, [En ligne], Mis en ligne le 15 décembre 2006. URL https://journals.openedition.org/nuevomundo/2815. Consulté le 30 avril 2015.

24 “El Crimen de la calle Fontecilla. Entrevista con los esposos Pedro Pablo Requena y Luisa Vargas. Algo sobre Matta Perez”, en La Nueva República, Santiago, sábado 14 de noviembre de 1896.

25 Castro Hurtado, op. cit., p. 9, 89.

26 Castro Hurtado, op. cit., p. 11.

27 El novelista y diplomático Luis Orrego Luco, en sus memorias, indicó que años antes del crimen, durante un gran baile efectuado en el Teatro Municipal, al saber que un periodista del periódico La Nueva República se encontraba en el lugar, Luis Matta Pérez lo expulsó y golpeó. Habría sido este quien daría inicio a las publicaciones sobre el caso. Orrego Luco, op. cit., p. 590.

28 Para sostener su postura, Matta detalla, además de su participación como fiscal en dichos procesos militares, su representación como abogado de “doña Trinidad Fontecilla en el juicio de divorcio con su marido Don Daniel Balmaceda”. “El misterioso fin de Sara Bell. El prejuicio público. Declaraciones del inculpado”, en La Lei, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

29 Castro Hurtado, op. cit., p. 87.

30 Así se lo comentó al secretario del juzgado cuando fue a prestar declaración por la muerte de Sara Bell. Ibid., p. 127.

31 “¿Otro crimen misterioso?”, en La Nueva República, Santiago, lunes 26 de octubre de 1896.

32 Mariana Prevost Moreira (1852-1920) era una dama de la alta aristocracia peruana, hija de Samuel Stanhope Prevost Smith – ministro de Estados Unidos en Lima – y de María Mauricia Moreyra y Avellafuerte. Casada con el abogado y diplomático chileno José Joaquín Godoy Cruz (1837-1901), quien fue Ministro Penipotenciario de Chile en Washington y en Lima, entre muchos otros cargos de alto nivel. Mariana Prevost era dueña de una gran fortuna, la que se evidencia, por ejemplo, en su aporte de 69.000 pesos a su matrimonio. El divorcio entre Mariana y Joaquín Godoy fue sumamente escandaloso, entre otras cosas, al darse a conocer los malos tratamientos que ella recibía de parte de su esposo. ARNAD, Fondo Conservador de Bienes Raíces de Santiago, vol. 87, fj. 28, 1888 y vol. 94, fj. 416, 1890. Figueroa, Virgilio, Diccionario Histórico Biográfico y Bibliográfico de Chile, 1800-1928, Tomo III, Santiago, Imprenta Balcells, 1929, p. 326-327.

33 “El crimen de la calle de Fontecilla. Los actores del drama”, en La Nueva República, Santiago, jueves 29 de octubre de 1896. Posteriormente, el periódico La Lei reprocharía a La Nueva República por ocultar los nombres de los implicados en el “caso Sara Bell”. Ambos periódicos mantendrían una permanente disputa en torno cuál de ellos había sido más acucioso en el desvelamiento de “la verdad” de este crimen. “Proceso y persecución de Matta Pérez. Párrafos sueltos”, en La Lei, Santiago, miércoles 11 de noviembre de 1896.

34 Schillagi, Carolina, “Problemas públicos, casos resonantes y escándalos. Algunos elementos para una discusión teórica”, Polis, X, 2011, p. 245-266.

35 Chevalier, Louis, Splendeurs et misères du fait divers, Paris, Editions Perrin, Collection Tempus, 2004; Kalifa, Dominique, L’Encre et le sang: récits de crimes et société à la Belle Époque, Paris, Fayard, 1995.

36 Una de las principales características de la prensa “moderna” es la relevancia que tiene el factor comercial en la selección y publicación de sus contenidos. Ossandón, Carlos y Santa Cruz, Eduardo, Entre las alas y el plomo. La gestación de la prensa moderna en Chile, Santiago, LOM/DIBAM/Arcis, 2001; Rodríguez, Teresita, “Valparaíso al instante. Imágenes e imaginarios urbanos a través de la crónica policial Sucesos, 1902”, en Correa, María José (coord.), Justicia y vida cotidiana en Valparaíso. Siglos XVII-XX, Santiago, Acto Editores/Universidad Andrés Bello, 2014, p. 208.

37 “La trajedia de Sara Bell i su matador. Reanudando el relato”, en La Lei, Santiago, sábado 7 de noviembre de 1896.

38 La dependencia económica de Matta respecto a los bienes de Mariana Prevost fue recogida por la prensa, por ejemplo, en: “El asesinato de Sara Bell. Vista del señor promotor fiscal don Robustiano Vera. Se pide la pena de muerte para don Luis Matta Perez i Maria Requena”, en La Lei, Santiago, domingo 13 de junio de 1897.

39 “El asesinato de Sara Bell. Declaración de la señora N.”, en La Lei, Santiago, viernes 2 de abril de 1897; Castro Hurtado, op. cit., p. 88.

40 “El crimen de la calle de Fontecilla” en La Nueva República, Santiago, jueves 5 de noviembre de 1896; “El Crimen de la calle Fontecilla. Sigue la persecución”, en La Nueva República, Santiago, viernes 6 de noviembre de 1896; “El crimen de la calle de Fontecilla. Informe médico”, en La Nueva República, Santiago, viernes 31 de diciembre de 1896.

41 “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social”, en El Chileno, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

42 Ibid.

43 Ibid.

44 Sobre este contrapunto, véase Undurraga, Verónica, “El honor no es más que la buena opinión: aproximación al honor a partir de la categoría de lo público en el Chile de 1792 a 1822”, Bicentenario. Revista de Historia de Chile y América, 2005, vol. 4, n° 2, p. 17-35.

45 Entre las informaciones que este periódico niega se encuentra la de que Matta Pérez habría asesinado a dos menores que eran sus pupilos con el fin de quedarse con sus bienes, así como que habría matado a Sara con el propósito de cobrar un seguro de vida que poco tiempo antes había tramitado para ella. “El crimen de Matta Pérez. Informaciones que hacen luz.”, en La Lei, Santiago, martes 10 de noviembre de 1896.

46 “La trajedia de Sara Bell i su matador. Reanudando el relato”, en La Lei, Santiago, sábado 7 de noviembre de 1896.

47 Castro Hurtado, op. cit., p. 179; “El crimen de la calle de Fontecilla. La muerte misteriosa de Sara Bell. Profunda emoción social”, en El Chileno, Santiago, miércoles 4 de noviembre de 1896.

48 “Proceso y persecución de Matta Pérez. Párrafos sueltos”, en La Lei, Santiago, miércoles 11 de noviembre de 1896. Se trataba de un club social fundado hacia 1866, cuyos miembros se vinculaban fundamentalmente al Partido Liberal.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Portada de la novela Sara Bell o una víctima de la aristocracia, de Oscar Hall-Port, pseudónimo de Carlos Lathrop, Santiago de Chile, Centro Editorial, 1897.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/72195/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Verónica Undurraga Schüler, « La muerte social de Luis Matta Pérez. Escándalo y deshonor en Santiago de Chile a fines del siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 juin 2018, consulté le 13 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72195 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72195

Haut de page

Auteur

Verónica Undurraga Schüler

Doctora en Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile
Académica Instituto de Historia
Pontificia Universidad Católica de Chile
vundurra@uc.cl

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page