Navigation – Plan du site
Colloques | 2018
Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920 – Coord. Verónica Undurraga y Solène Bergot
Nicolás Celis Valderrama

Delitos, violencias y escándalos sexuales en Chile: escalas de análisis metodológico (fines siglo XVIII - mediados siglo XIX)

Sexual offences, violence and scandals in Chile: scales of methodological analysis (late XVIIIth and mid XIXth century)
Délits, violences et scandales sexuels au Chili : niveaux d’analyse méthodologique (fin du XVIIIe siècle - mi XIXe siècle)
[14/06/2018]

Résumés

Cet article propose une réflexion méthodologique qui naît de la révision d’un corpus documentaire constitué par des cas judicaires relatifs à des délits sexuels durant le XIXe siècle. Ces dossiers proviennent de tribunaux de tout le territoire chilien et se réfèrent à des stupres, rapts, violations et incestes. En sus de certaines considérations théoriques, ce texte considère une proposition méthodologique centrale de cinq niveaux d'analyse, qui permettront aborder les délits sexuels, en les appliquant en particulier à un cas judiciaire pour stupre de 1784. Les dossiers pour délits sexuels non seulement permettent visualiser et mettre en perspective historique la magnitude de la violence exercée par les agresseurs sur les victimes, mais aussi la relation de pouvoir, autorité et soumission mise en jeu entre les parties. En dernier lieu, les documents étudiés permettent voir que les acteurs des cas dénoncent la gravité des actes, plus que l'agression sexuelle, la violence ou les mauvais traitements en soi, parce qu'ils ont dépassé les limites du tolérable.

Haut de page

Notes de l’auteur

Una primera versión de este trabajo fue presentada en las XXII Jornadas de Historia de Chile, Valdivia, en octubre de 2017. Se inscribe en la realización del Fondecyt Regular N° 1160501, del que el autor es tesista de Doctorado, y del proyecto “Rebellion and Resistance in the Iberian Empires, 16th-19th centuries”, European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Skłodowska-Curie grant agreement  778076.

Texte intégral

Introducción

1En septiembre del año 1796, el Marqués de Avilés daba cuenta de un “Oficio sobre administración de justicia para evitar escándalos”, el cual, amparado en la “pureza de la católica religión”, convocaba y encargaba a los ministros y gobernadores a asumir un rol más activo en el control del escándalo público. En el documento se planteaba que:

  • 1 Archivo Histórico Nacional (AHNCh), Fondos Varios, Volumen (vol.) 242, Pieza (P) 2, Foja (f) 1.

deben procurar a sus vasallos y encargando con el objeto a sus ministros, y gobernadores al castigo de los blasfemos, y testigos falsos, de los ociosos y mal entretenidos, y todo género de delitos públicos y escandalosos, la recta e imperial administración de justicia y el amparo de los pobres y desvalidos contra la opresión de los poderosos para animar a los buenos, reprimir a los malos, fomentar las buenas costumbres, y que florezcan las virtudes de que pende la paz común, buen orden y felicidad de los pueblos”.1

  • 2 Celis, Nicolás, El Escándalo: El placer de pecar y el afán de castigar. Un estudio histórico de las (...)

2Para fines del siglo XVIII y mediados del siglo XIX, se podría sostener que las representaciones sociales de las prácticas sexuales y sus transgresiones estuvieron fuertemente vinculadas a la normativa relacionada a la noción de escándalo público que tendía a circunscribirlos a las ofensas a la moral sexual2. El delito sexual era ante todo una trasgresión del orden moral, tal como lo fue en el Derecho Indiano y se patentó en el Código Penal (1874), asociados a crímenes contra las buenas costumbres y el buen orden.

3Al hacer un ejercicio propio de la reflexión historiográfica, a partir de la realización de preguntas provocadas por el presente y buscar respuestas desde particularidades del pasado, la articulación entre la violencia, escándalo y sexualidad sigue siendo, hasta la actualidad, muy fructífera y atingente. La reflexión sobre lo que una sociedad considera como escandaloso debería estar sujeta, entre otras cosas, al análisis fronterizo entre lo público y lo privado, entre los comportamientos tolerados y los intolerables, entre el delito y el pecado, entre las normas y las prácticas y, por último, entre el individuo y la institucionalidad; esto, enfrentado a la rigidez institucional, a los intereses de la colectividad y las propias motivaciones de los sujetos transgresores.

4Este artículo no busca abordar la aplicación de las leyes sobre los delitos sexuales, la administración o la práctica de justicia y sus múltiples dinámicas que involucran a instituciones, individuos y colectividades. En cambio, constituye una reflexión metodológica que nace de la revisión de un cuerpo documental constituido por expedientes judiciales que abordan delitos sexuales desde fines del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX. Estos expedientes proceden de juzgados de todo el territorio chileno y abordan las materias relativas a estupros, raptos, violaciones e incestos. Sin esquivar algunos planteamientos teóricos, sobre violencia y escándalo, lo medular estará circunscrito a la propuesta de cinco escalas de análisis metodológico para abordar los delitos sexuales, aplicadas a un expediente judicial por estupro del año 1784.

5Así, las preguntas que guiarán esta reflexión son: ¿En qué medida la historia sociocultural permite reflexionar sobre escalas de análisis metodológicos aplicados a expedientes judiciales? ¿Hasta qué punto, lo anterior permitiría trasformar las interpretaciones de los expedientes judiciales sobre delitos sexuales? y ¿Qué variables de análisis histórico permiten proponer las categorías de violencia y escándalo?

6A lo largo del presente artículo se procurará abordar estas interrogantes a través de tres vectores. El primero abordará brevemente el delito desde la documentación normativa, la violencia y el escándalo como categorías de análisis. El segundo dará cuenta de las cinco escalas de análisis metodológico ejemplificado en un expediente judicial por estupro acontecido en 1784 y el tercero, como conclusión, cerrará la presente contribución con algunos comentarios finales.

Delitos y violencia sexual

  • 3 Es el caso de la Pragmática de Matrimonios de Carlos III de 1776 y la Real Cedula del 30 de octubre (...)

7La historia del delito sexual en Chile permite proponer marcos cronológicos propios para su análisis e investigación. Estos se relacionan, por una parte, con la promulgación y reformas sobre el matrimonio, la familia y la relación entre los sexos a partir de la década de 17703, las reformas al aparato judicial, el auge de la prensa, la proliferación de imprentas y la construcción de una opinión pública a partir de las décadas de 1830 y 1840, hasta la promulgación del Código Penal y la articulación de discursos higiénicos a partir de la década de 1870. No sería extraño pensar, entonces, que estas variaciones en procedimientos judiciales, a la par con la emergencia de nuevos e incipientes discursos políticos, higiénicos y morales, hayan tenido impacto en lo social y en lo cultural, y a su vez, en las distintas voces y registros inscritos en los expedientes judiciales por delitos sexuales.

Cuerpos normativos sobre los delitos sexuales

  • 4 Para una mayor profundización desde la evolución normativa del delito sexual en Chile, ver: Plaza, (...)

8Es posible rastrear la violencia sexual como delito desde los códigos medievales. Desde una perspectiva muy general, se podría sostener que las características fundamentales para comprender un delito sexual, en el Derecho Indiano, así como los de Derecho Canónico, eran: sacar a una mujer – virgen, viuda o monja – de su residencia, con engaños o con fuerza, con el propósito de obtener relaciones sexuales ilícitas por estos medios y atentar de este modo contra su honestidad y así herir la honra de su familia4.

  • 5 Alfonso X, Las siete partidas del Rey Don Alfonso el Sabio: cotejadas con varios códices antiguos p (...)
  • 6 Ibíd.
  • 7 Plaza, Camila, “Mujeres Recogidas y mujeres libres del mundo”, op. cit., p. 163.

9Cada uno de los delitos sexuales no necesariamente tenían una codificación precisa y se consideraban dentro de la amplia concepción de “delitos deshonestos”, hasta la promulgación del Código Penal chileno. Incluso, es posible constatar que después de 1874, las Siete Partidas fue el cuerpo normativo más utilizado y reconocido por las autoridades para dictaminar las sentencias en los delitos sexuales. Si bien ese texto no solo contemplaba cuestiones de derecho, sino que también filosóficas, morales y teológicas, es en la Séptima Partida donde observamos el gran corpus que determinó penalidades legales. En prácticamente todos los delitos sexuales contra mujeres, tramitados en gran parte del siglo XIX, se hace referencia penal al título xix de la partida séptima: “De los que yacen con mujeres de orden o con viuda que viva honestamente en su casa o con vírgenes, por halaga o por engaño, no haciéndole fuerza”5. Para el caso de las “mujeres forzadas” se hace referencia al título xx de la misma partida: “De los que fuerzan o llevan raptadas vírgenes o las mujeres de orden o las viudas que viven honestamente”6. En la documentación normativa medieval, salvo para los casos de sodomía que involucraba solo a hombres, se podría desprender que la diferencia entre lo que se comprenderá por estupro y violación, sin utilizar explícitamente este último concepto, era el medio para conseguir la relación sexual, a saber, mediante engaño en el caso del estupro o por el uso de la fuerza cuando era violación7. Por lo tanto, lo que se describe en la documentación es el contexto de la violencia sexual que la posiciona como un comportamiento delictual y, por tanto, merecedor de un castigo.

  • 8 Rodríguez, Luis, Delitos sexuales, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 2000, p. 65.

10La influencia en la documentación normativa del derecho castellano común e indiano varió muy poco a lo largo del siglo XIX, lo que quedó patente en 1874 con la promulgación del Código Penal. Los cinco delitos que tipificaban infracciones con contenido sexual están agrupados bajo la rúbrica Crímenes y simples delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública. Tanto las locuciones orden de las familias y moralidad pública, si bien tienen una compleja y estricta interpretación jurídica, no están exentas de la observación y juicio, dada su conexión irrestricta con los criterios morales y, más que infracciones contra un individuo, son hechos o situaciones con un carácter marcadamente social o colectivo8. Pese a la existencia y la trascendencia del Código Penal chileno, los delitos sexuales no estuvieron exentos de imprecisiones judiciales, ni tampoco de espacios de discusión jurisprudencial y casuística.

La violencia como categoría de análisis para los delitos sexuales

  • 9 Farge, Arlette, Lugares para la Historia, Ediciones Diego Portales, Santiago, 2008, p. 42.
  • 10 Rodríguez, Luis, Delitos sexuales, op. cit.
  • 11 Por ejemplo, desde la historia: Bourke, Joana, Los violadores. Historia del estupro de 1860 a nuest (...)

11La categoría de violencia permite entender los delitos sexuales como una construcción sociocultural9. Desde la violencia, pueden ser pensados como un resultado de relaciones históricas entre géneros y relaciones socioculturales propias del devenir histórico. Es decir, se puede comprender los delitos sexuales como un proceso temporal, como un campo de lucha, una disputa, que también es posible trasformar. Lo anterior, porque se ha puesto en evidencia que las conductas sexuales impuestas son, primordialmente, una forma de ejercicio de poder y dominación a través de la violencia, más que una acción sexualmente motivada, a pesar de que el acto en el cual se materializa la ofensa necesariamente deba revestir una connotación carnal10. En este sentido, la violencia es una categoría pertinente y necesaria que posibilitaría historizar el delito sexual en Chile11.

  • 12 Vigarello, Georges, Historia de la violación, siglos XVI-XX, Ediciones Cátedra/Universitat de Valen (...)
  • 13 Vigarello, Georges, Historia de la violación, Ibíd., p. 11-12.
  • 14 Corbin, Alain (Editor), Violences sexuelles, mentalités, histoire des cultures et des sociétés, Ima (...)
  • 15 Ibíd. p. V.

12En consonancia con lo anterior, será necesario valorar el trabajo de Georges Vigarello, quien ha abordado, para la sociedad francesa, al menos dos tipos de delitos que, en el pasado, aparecían vinculados a la noción de consentimiento y seducción y que, en la actualidad, ocupan un lugar principal en la escala de lo intolerable en Francia: la violación y el maltrato infantil12. Para Vigarello, si bien las violencias sexuales muestran varias semejanzas con otros actos brutales, se diferencia de ellos porque “no solo se atenta contra el cuerpo, sino que también contra la parte más incorpórea de una persona”13. Desde una perspectiva antropológica, para Alain Corbin, la violencia sexual no se agota en la penetración brutal; los dolores, torturas y ritos de suplicio se combinan con miradas, voces y deseos que se entrecruzan con la satisfacción de un deseo ardiente de poder14. Así, “sucede que el cuerpo violado, a través de la historia, adopta un valor simbólico: se convierte en una metáfora de la mujer, en la demostración de la miseria social”15.

El escándalo como categoría de análisis para los delitos sexuales

  • 16 Desde la sociología se ha planteado que el modo de narrar los casos de escándalo correspondería a u (...)
  • 17 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 3070, p. 11.

13En los registros contenidos en los expedientes judiciales por delitos sexuales, las nociones de escándalo o escandaloso son usadas por distintos actores, tanto legos como letrados, que buscaban llamar la atención sobre una escalada de conflictos que desbordaron la esfera íntima y se posicionaron, de manera muchas veces dramática16, en la esfera de lo público. Incluso en más de algún expediente se conjuga en primera persona, cuando un acontecimiento es significado como algo desviado que satura las tolerancias frente a ciertas prácticas sexuales: “este estupro violento me es sumamente escandaloso”17 indicaba un sotacura en el año 1792. Estas nociones dan cuenta de un orden moral sexual que se basaba principalmente en la culpa, el disimulo y el secreto aplicados a la esfera judicial; el escándalo no era solo el desenfreno de una conducta desvergonzada, sino que también una práctica pública que posibilitaba que otros siguieran el mal ejemplo.

  • 18 Agüero, Alejandro, Castigar y perdonar cuando conviene a la República. La justicia penal de Córdoba (...)

14Tal como lo indica Alejandro Agüero, “aparecían principios tan asumidos como aquellos que ordenaban ‘evitar el escándalo’ o ‘disimular’ y aun ‘tolerar’ ciertas desviaciones en aras a un interés superior, además de los criterios de moderación y piedad que debían informar la decisión judicial”.18En los expedientes judiciales, se evidencia que con posterioridad al actuar conciliatorio de familiares y vecinos, fue necesario que la institucionalidad y sus agentes reaccionaran para controlar el escándalo. Por lo tanto, es posible advertir que el escándalo da cuenta del delito, pues hace públicos los conflictos sexuales larvados por años o acontecimientos sexuales que desbordan la capacidad que el cuerpo social tuvo para contenerlos; animando, así, la intervención de las autoridades civiles, eclesiásticas y vecinos. A partir de este momento, se muestra la estrecha relación entre los criterios morales de las instituciones y la comunidad a través de la colaboración de los testigos en la búsqueda del castigo de los escandalosos.

  • 19 Schwartz, Stuart, “Pecar en las colonias. Mentalidades populares, Inquisición y actitudes hacia la (...)
  • 20 Villafuerte, Lourdes, “Lo malo no es el pecado sino el escándalo: Un caso de adulterio en la Ciudad (...)
  • 21 Salinas, René, “Violencia interpersonal en una sociedad tradicional. Formas de agresión y control s (...)
  • 22 Villafuerte, Lourdes, “Lo malo no es el pecado sino el escándalo”, op. cit., p. 102.

15Según Stuart Schwartz, era difícil que las instituciones y las autoridades civiles y eclesiásticas abrieran un proceso por faltas sexuales a menos que se hubiesen tornado escandalosas19. Si lo anterior acontecía, la administración del escándalo estará sujeta a que los miembros de la comunidad se conviertan en vigilantes de su prójimo para así intervenir en caso que surja algún trastorno escandaloso20. Por esta razón, y como lo indica René Salinas, las personas involucradas en algún delito sexual estaban sujetos, desde lo que se “sabe” o se había “oído decir” sobre ellos, al escrutinio configurador o desfigurador con el que la colectividad construía una imagen pública basada en la disciplina social del grupo21. De ahí que la gravedad de la trasgresión sexual, y el consecuente escándalo, según Lourdes Villafuerte, provendrían de la connotación “pública y notoria” que adquirió el delito, develando lo que debería haber permanecido oculto, haciendo de lo tolerable algo problemático cuando se etiqueta una conducta como desviación22.

Propuestas de escalas de análisis metodológico para la violencia sexual y el escándalo

  • 23 Subrayado en el original
  • 24 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

“ahora veremos lo que tiene esta niñita23, en unos términos algo indecentes y crasos, la agarró y la echó en el suelo, y tapándole la boca, le dijo que le daría con la espada si gritaba, y aunque ella hizo algún esfuerzo para ello, el temor de la amenaza del agresor, y el embarazo de su hermanito en los brazos, no le dio más lugar que dar un grito, o dos, a cuyo tiempo para más seguridad, le tapo más bien la boca el expresado Hurtado, y le introdujo por sus partes, una cosa con que la lastimó fuertemente, y que ella no pudo distinguir por el grave dolor que le causo”24.

  • 25 Cabrera Miguel Ángel, Historia, Lenguaje y Teoría de la Sociedad, Ediciones Cátedra, Madrid, 2001, (...)
  • 26 Chartier, Roger, El mundo como representación, historia cultural: entre práctica y representación, (...)

16Estas fueron las palabras con la que María del Carmen Clavero, de 8 años de edad, intenta describir el momento cuando la estupró, a media cuadra de su casa, un soldado dragón, Antonio Hurtado, quien fuese amigo y vecino de sus padres. La fundamentación de la propuesta metodológica de esta contribución se enmarca en la propuesta de la historia sociocultural, que busca articular la “estructura cultural” y la “estructura social”, postulando que solo una teoría que considere la interacción entre los atributos materiales y la propiedad simbólica, entre presiones de la realidad y capacidad productora de la cultura, podrá dar cuenta del funcionamiento y del cambio de las sociedades25. Las variables culturales adquieren, así, una nueva dimensión frente a las sociológicas o económicas cuantificables, para preocuparse de los significados, las acciones simbólicas, las representaciones y también de las prácticas26. La historia sociocultural posibilitaría, desde lo epistemológico y escritural, dar cuenta de la riqueza de lo singular sin perder de vista lo estructural.

Primera escala de análisis: Cuerpos, dolores y emociones

  • 27 Albornoz, María Eugenia, Sentimientos y Justicia, Chile: 1650-1990, Acto Editores, Santiago, 2016, (...)

17Los nuevos enfoques propiciados, por ejemplo, por la historia sociocultural, la historia de las emociones y la historia del cuerpo, hoy avalan y exigen una reinterpretación de las experiencias sexuales violentas según la resignificación del poder y la violencia como productora de identidades, cuerpos y emociones en las relaciones sociales. Si bien, no es necesario adscribirse historiográficamente a la historia del cuerpo o la historia de las emociones para rescatar sus aportes analíticos, al revisar el corpus documental sobre delitos sexuales entre fines del siglo XVIII y primera parte del XIX, es posible advertir registros que evocan emociones que se manifiestan corporalmente. De esta forma, los expedientes permiten detectar y reflexionar sobre las emociones y el cuerpo ya que estos son parte esencial en el entramado registrado en los archivos judiciales por delitos sexuales.27

  • 28 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 2.
  • 29 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 3.
  • 30 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 4.
  • 31 Albornoz, María Eugenia, “El precio de los cuerpos maltratados: discursos judiciales para comprar l (...)

18El 13 de febrero de 1784, María Mercedes Bello denuncia a Don Antonio Hurtado por “estupro violento” contra su hija María del Carmen Clavero de 8 años de edad, argumentando que esta había quedado en “estado de perder la vida”28. La denuncia se la realizó al alcalde ordinario de Santiago Don José Luco. La autoridad junto a un escribano, el juez y otros soldados se dirigieron a la casa de la demandante para cerciorarse que la denuncia era efectiva. Al ingresar a la habitación donde se encontraba la niña indican lo siguiente: “despertándola vimos que la cama estaba y la camisa de la chica estaba llena de sangre y en forma que actualmente parecía que corría sin parar”29. Por su parte, Pedro González familiar que vivía en la casa de la familia Clavero, fue testigo del momento en que la niña entró a la casa después del estupro, su testimonio respalda lo anterior: “cuando la curaron vio que estaba hecha pedazos y yéndose en sangre”30. En este, como en otros expedientes por delitos sexuales, será necesario que el cuerpo exhiba, que sea la prueba objetiva del delito. El mero relato del sufrimiento o experimentación de emociones dolorosas no serán suficientes para evidenciar el crimen.31 Los cuerpos marcados y sufrientes que van a la justicia imponen la necesidad imperiosa de tomar decisiones para modificar lo que ha sido – si es que no está todavía siendo – escandaloso e intolerable.

  • 32 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 6.

19Algunos expedientes permiten profundizar sobre el cuerpo como la prueba del delito o como plataforma donde se registra la violencia antes, durante y después de la comisión del crimen. No se debe perder de vista que son las marcas en los cuerpos la primera prueba para estimar o desestimar una sentencia por violencia sexual. Por ejemplo, a Carmen Clavero la revisaron dos médicos, uno de ellos fue enfático en sostener: “habiéndolo ejecutado con la prolijidad debida vi que estaba bastante lastimada de sus partes naturales como que la hubiesen violado o forzado con indicios de haber dado bastante cantidad de sangre que es lo que puedo verificar”32. Este tipo de testimonios era sustancial para la resolución del proceso.

  • 33 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 43, p. 11.
  • 34 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 57, p. 13.
  • 35 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 69, p. 10.
  • 36 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 41, p. 24.
  • 37 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 74, p. 22.
  • 38 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 66, p. 45.
  • 39 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 157, p. 11.
  • 40 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 145, p. 11.
  • 41 AHNCh, Fondo Judicial de Cauquenes, Leg. 170, p. 16.
  • 42 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 166, p. 6.
  • 43 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 193, p. 28.
  • 44 AHNCh, Fondo Juzgado del Crimen de Santiago, n° 16.
  • 45 AHNCh, Fondo Judicial de Los Andes, Leg. 25, p. 9.
  • 46 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1.
  • 47 Ver González, Yessica, “Las cifras del deshonor. Violencia sexual en el Obispado de Concepción, 175 (...)

20La revisión de otros expedientes arroja que las emociones y su expresión en el cuerpo tienen múltiples configuraciones, como por ejemplo: dolor33, llanto34, miedo35, odio36, rabia37, desesperación38, angustia39, vergüenza40, sumado a desgarros41, laceraciones42, golpes43, contusiones44, moretones45 y efusiones de sangre46. Por lo tanto, en los expedientes se registra que los actores involucrados denuncian, más que la agresión, la violencia o los malos tratos, la gravedad de estos actos, porque estos han excedido el límite de lo tolerado47. Por tanto, las violencias sexuales y el consecuente delito son posibles de objetivar siempre y cuando existan emociones registradas en el cuerpo y sus interpretaciones estarán sujetas a valores morales que impactarán de manera absoluta en las prácticas judiciales.

Segunda escala de análisis: Imprecisiones e interpretaciones en los expedientes judiciales

  • 48 Alegría, Paulo, “Disciplinamiento y drama social en Chile Tradicional. Florida, Concepción, 1853-18 (...)
  • 49 Por ejemplo, ello llevó a que los jueces legos principalmente fueran objeto de denuncia por “torcid (...)
  • 50 Barriera, Darío, “Justicias, jueces y culturas jurídicas en el siglo XIX rioplatense”, Nuevo Mundo (...)
  • 51 AHNCh, Fondo Judicial de Quirihue, Leg. 7.
  • 52 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 694.
  • 53 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 81, p. 2.
  • 54 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 709.

21Para fines de siglo XVIII y mediados del siglo XIX el Estado carecía de los recursos humanos e institucionales suficientes para que su implantación fuera completamente exitosa48. Ello llevó a que la justicia descansara más en la capacidad del juez o de la autoridad local49 para impartirla que en la aplicación del principio de legalidad según exigía el “imperio de la ley”50. Dado el contexto anterior, será fundamental distinguir entre las distintas situaciones de violencia sexual pues no todas tienen las mismas características; no solo desde la comisión del delito, sino que también desde la administración de la justicia. Por ejemplo, hay diferencias en expedientes sobre violaciones colectivas en el contexto de un desborde después de una celebración masculina51, en el intento de violación sexual en el espacio público de un tío a una sobrina52, en el incesto de un padre contra su hija con la complicidad de una madre al interior del hogar53 o en el estupro contra una niña quien es engañada por su padrastro54. Además, a los casos de estupro y rapto, y como se planteaba en el apartado de los documentos normativos, se le debe agregar un elemento muy complejo de análisis, pues está altamente vinculado al engaño y al consentimiento que la mujer, muchas veces de corta edad, entrega bajo la promesa de matrimonio.

  • 55 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

22Lo anterior, queda evidenciado en el segundo testimonio de Carmen Clavero donde se le consulta por el vínculo que tenía con Antonio Hurtado previo al estupro. Se le interrogó sobre las visitas que el soldado realizaba a su casa y si había observado cariño de este hacia ella o si había recibido alguna vez dinero o algún regalo55; preguntas claves para despejar la seducción o el consentimiento en la ejecución del delito.

  • 56 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, Leg. 65, p. 22.
  • 57 AHNCh, Fondo Judicial de Cauquenes, Leg. 36, p. 6.
  • 58 AHNCh, Fondo Judicial de San Fernando, Leg. 191, p. 3.
  • 59 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg., p. 1.
  • 60 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, vol. 1131, Leg. 8.
  • 61 AHNCh, Fondo Capitanía General, vol. 305, p. 8.

23Por otro lado, el espectro de las materias relativas a los delitos sexuales es extenso y se refiere a amistad ilícita, concubinato, adulterio, rapto, incesto, violación, estupro y sodomía. Si bien no todas se asociaban al uso de la violencia como medio para cometer el delito, en algunos expedientes es posible acceder a la coexistencia de diversas faltas, las que quedarían ocultas si es que solo se discriminara por el título o la materia del expediente. Lo interesante de constatar, es que lo anterior no solo es responsabilidad del escribano que tituló el expediente o de las personas que confeccionaron los índices, sino que también de los actores que dejaron registros en los expedientes consultados. Querellantes, testigos, acusados e incluso autoridades se refieren, sucesivamente, a las violencias sexuales a lo largo de los distintos procesos, por ejemplo, en expedientes por amancebamiento56, concubinato57, alcahuetería58, amistad ilícita59, incluso, en demandas por alimentos60 o escándalos61.

  • 62 Albornoz, María Eugenia, “Violencias inolvidables: Los litigios por injurias atroces. Chile, 1672-1 (...)

24Las imprecisiones conceptuales, la convivencia de faltas y delitos no solo son promovidas por la estructura jurídica y judicial, sino también por los distintos actores que concurren a solicitar justicia. En el expediente contra Antonio Hurtado, nombraron el hecho de diversas maneras: “estupro violento”, “violación”, “forzamiento”, “maldad”, “me maltrató como quiso”, “delito atroz”, “delito escandaloso”, “violentada” y “mal tratada”. Desde el interés que compete a esta contribución, la heterogeneidad de conceptos o nociones frente a un hecho no debería conducir a la imprecisión ni al equívoco sino que habla de otra manera de entender, calificar, nombrar y organizar las cosas en una época determinada62. Las imprecisiones conceptuales, jurídicas y judiciales se deberían transformar en riqueza más que en un problema a resolver.

Tercera escala de análisis: Amenazas y artimañas de los agresores

  • 63 Mantecón, Tomás, “Mujeres forzadas y abusos deshonestos en la Castilla moderna”, Manuscrits, 2002, (...)
  • 64 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg.709, Caja 354.

25En los expedientes consultados, es posible constatar que cada uno de los agresores ejerció presión sobre la víctima en lo que era necesario y suficiente para lograr sus propósitos, y esto fue proporcional al grado de abandono que la víctima manifestara, es decir, a mayor desamparo, mayor su dependencia respecto al agresor; y este, a su vez, se condujo con mayor violencia y licencia63. Algunas condiciones que se observan son el abandono de las redes familiares o, derechamente, la víctima sin parentela viva, así como la dependencia económica de la víctima con su victimario64. El vehículo de la violencia sexual no solo es el asalto sexual, sino también la seducción y las amenazas, es decir, se planifica el medio para obtener un mismo resultado.

  • 65 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

26En el expediente que se ha analizado, si bien no se evidencia la ausencia de redes familiares, sí se constata que en el momento de la agresión la niña se encontraba sola, pues había sido enviada por su madre a jugar a la calle. No habrá que soslayar, por lo tanto, el caso de niñas que jugaban solas en la noche o que deambulaban sin compañía en las cercanías de sus casas lo que propició momentos que facilitaron el acceso a ellas para atacarlas sexualmente. Carmen Clavero indica: “que no vio pasar a nadie por la calle arriba de las capuchinas cuando él la lastimó y que ella, con bastante trabajo y dolor, y llorando, se venía hacia su casa, en ocasión, que su madre la encontró”65

  • 66 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 33, p. 10.
  • 67 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 74, p. 12.
  • 68 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, vol. 1131, Leg. 8.
  • 69 Archivo del Arzobispado de Santiago, Fondo nulidades, Expediente, n° C-294.
  • 70 Undurraga, Verónica, Los Rostros del Honor. Normas culturales y estrategias de promoción en el Chil (...)

27Por otro lado, a los prejuicios sociales asociados a valores de honor y honra se sumaban otros factores, como la capacidad de intimidación de los agresores para inhibir a las mujeres66, niñas67 y así evitar que acudieran a los jueces o autoridades locales para buscar justicia y condena de quienes las atacaron. La amenaza más común rondó en que “si se demanda” y se da inicio a un proceso judicial, este haría pública la deshonestidad68 y la vergüenza de la víctima69. Este tipo de amenazas no solo impactaba en las personas agredidas, sino que también en la familia de aquella persona. Entonces, denunciar no agota el círculo de violencia: al institucionalizar el delito se pone fin a la agresión sexual, pero se inicia la publicidad del acto, la deshonra pública de la víctima y la circulación del escándalo70.

Cuarta escala de análisis: en lo público y en lo privado

  • 71 Salinas, René, “Violencias sexuales”, op. cit. ver: AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 694, p. (...)
  • 72 Ibíd.

28En los expedientes revisados, no existe un espacio privilegiado para la comisión del delito y la violencia sexual. Es decir, tanto en lo público como en lo privado se podía abordar sexualmente a una persona. En ambas esferas existe tensión entre el agresor y la víctima, aunque esta se manifestaba con un grado menos intenso de presión del primero sobre la segunda en los casos de violencia sexual entre miembros de una misma casa y/o hogar71. Por otro lado, es posible advertir que la presión sexual dentro del hogar se convertía en un factor distorsionador de la convivencia diaria de todos los integrantes de la comunidad doméstica y podía dar lugar a desenlaces totalmente inesperados como la complicidad y el silencio de algún miembro de la familia. Tal como lo plantea, Tomás Mantecón parece claro que los “tratos deshonestos” dentro del hogar provocaron un quiebre en los valores sobre los que se asentaba la paz doméstica y, al mismo tiempo, desencadenaron fuerzas correctivas de diversa índole, tendientes a restaurar el estadio previo a las perturbaciones del orden doméstico que suponían los “tratos deshonestos”. En palabras de René Salinas, desplazar la atención hacia el interior del hogar exige remitir a una esfera básica de sociabilidad, pero también de autoridad y disciplina vigilada y cautelada por el pater familias72.

  • 73 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 12v.

29Por lo tanto, el peligro de ser víctima de violencia sexual no disminuía ni en el interior de la casa ni en el espacio público. En el caso del expediente sobre estupro que se está analizando, Antonio Hurtado pertenece al círculo cercano, familiar, de la niña lo que le permitió a esta reconocerlo de inmediato. Sin embargo, el agresor utilizó aquella cercanía familiar para indicar que él no sería capaz de cometer tal delito. Incluso un día después del estupro Antonio Hurtado se presentó en la casa de la familia tal como lo relata la madre de la niña: “el día siguiente del hecho, entró en su casa, con bastante denuedo después de las ocho de la noche, la niña con temor y sobresaltada le dijo: Mamá aquí esta don Antonio Hurtado quien fue el que me lastimó y me hizo tanto daño”73.

30En los expedientes se constata que el papel desempeñado por el entorno social al que pertenecía la víctima y, en la mayoría de los casos, el agresor, es clave por cuanto se gestaban mecanismos de control para evitar que el delito se consumara y así administrar el escándalo. Sin embargo, el entorno social, buscando mantener un equilibrio que propiciaba el vínculo social, toleraba ciertas prácticas que podían devenir en delito sexual, sustentadas en los grados de pertenencia social y estatus que tanto la víctima como el perpetrador tenían dentro de la colectividad.

Quinta escala de análisis: Deshonores múltiples

  • 74 Undurraga, Verónica, Los Rostros del Honor, op. cit.

31Así como Verónica Undurraga propone diversos usos del honor para el estudio de la sociedad colonial chilena74, y considerando los expedientes revisados, será necesario generar una escala de “deshonores múltiples”, es decir, distintos rostros de “deshonestidad”. Para tal efecto, será fundamental detectar quién las nombra, quién las define, quién las evoca y quién las utiliza, pues importará mucho comprender quien manipula y/o administra las deshonestidades.

  • 75 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 1.
  • 76 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol2672, p. 1, foja 35.

32La madre de Carmen Clavero es la que inicia el proceso judicial aludiendo a la deshonra de su hija y de su familia75. Así mismo, el relato del juez que dicta la sentencia es elocuente: “mayor es la deshonra y gravedad del hecho por ser un soldado dragón, la niña fue violentamente corrompida, de lo que le provino un extraordinario flujo de sangre, que se le corto mediante los auxilios médicos que le aplicaron sobre la deshonra, provocando así el cuerpo del delito”.76

  • 77 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg.81, p. 2.
  • 78 AHNCh, Fondo Judicial de San Fernando, Leg.191, p. 9.
  • 79 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg.722, p. 25.

33Es a partir de la publicidad del delito sexual y del escándalo, que las estrategias de control y castigo se desplegaban poniendo en juego los distintos honores. Así, el agresor pierde el honor señalado por el desbordamiento de sus apetitos sexuales; la víctima, por su parte, pierde su honor por el hecho de ser víctima de un agravio sexual, por creer que propició, permitió o silenció el delito; la familia de la víctima pierde el honor por no proteger a la víctima77 o incluso por ser cómplices pasivos o activos del delito78; y la colectividad/vecinos pueden ser estigmatizados con una mala reputación por tolerar y no contener la violencia sexual79.

34Al analizar algunos registros desde la idea de pares opuestos – honestidad/deshonestidad – se amplían las posibilidades de profundizar en las experiencias que se explicitan en los expedientes. Así mismo, las nominaciones, como por ejemplo la voz “deshonestidad”, no solo deberían ser abordadas desde las significaciones emanadas de los espacios formales de justicia o desde un rastreo lexicográfico, sino que también desde la significación que articulan los mismos actores que la evocan y que, sin duda, van más allá de las formalidades judiciales y jurídicas.

Conclusión

35Las violencias sexuales en Chile han mutado a lo largo del tiempo. Las representaciones que se han construido sobre estas no están dispensas de una maleabilidad que nos permiten rastrearlas en el tiempo. Los expedientes por delitos sexuales no solo permiten visibilizar y poner en perspectiva histórica la magnitud de la violencia protagonizada por los agresores sobre las víctimas, sino también una relación de poder y autoridad ejercida por los primeros sobre las segundas y de sometimiento de estas. Si bien, este tipo de violencias, siempre han estado sujetas a las formalidades de las leyes, a la estructura jurídica y la práctica de la justicia, no han estado exentas de la capacidad de los distintos actores de articular significados desde sus propias experiencias, lo que precisamente permitiría sostener un diálogo entre las distintas culturas que enriquecen sus significados a lo largo de la historia.

36Será, entonces, necesario no delimitar la observación del estudio de la violencia sexual solo como actos predicativos surgidos de un delito, sino que vincularlos con otros espectros de la vida cotidiana, como por ejemplo lo que las sociedades comprenden por escándalo en una época determinada. Lo anterior, permitirá complejizar el análisis de los acontecimientos, valorar los distintos relatos y posibilitar la múltiple interpretación de los sucesos del pasado.

37El enriquecimiento del análisis histórico de los delitos sexuales y sus respectivas significaciones, no debería soslayar las categorías de violencia y escándalo, como tampoco dejar fuera las escalas de análisis propuestas, pues será una de las formas de dar cuenta de continuidades y cambios, que no podrían ser observados solo desde la cultura jurídica. Por lo tanto, y como en otras temáticas de investigación histórica, se debe estar más obligado que nunca a una flexibilidad metodológica y a una amplia disposición para conjugar e integrar enfoques interdisciplinarios.

Haut de page

Bibliographie

Albornoz, María Eugenia, “El precio de los cuerpos maltratados: discursos judiciales para comprar la memoria de las marcas de dolor. Chile, 1773-1813”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, puesto en línea el 30 de marzo de 2009, URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/55888, Consultado el 1 de enero de 2018.

Albornoz, María Eugenia, “Violencias inolvidables: Los litigios por injurias atroces. Chile, 1672-1874”, Mouseion, Canoas, 2014, no 18, p. 75-94.

Albornoz, María Eugenia, Sentimientos y Justicia, Chile: 1650-1990, Acto Editores, Santiago, 2016.

Alegría, Paulo, “Disciplinamiento y drama social en Chile Tradicional. Florida, Concepción, 1853-1854”, Historia Social y de las Mentalidades, 2015, vol. 19-2, p. 43-79.

Alfonso X, Las siete partidas del Rey Don Alfonso el Sabio: cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia. Tomo 3: Partida Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima, Imprenta Real, Madrid, 1807.

Agüero, Alejandro, Castigar y perdonar cuando conviene a la República. La justicia penal de Córdoba del Tucumán, siglos XVII y XVIII, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2008.

Barriera, Darío, “Justicias, jueces y culturas jurídicas en el siglo XIX rioplatense”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Debates, 2010, Puesto en línea el 23 de marzo 2010, URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/59252, Consultado el 1° de enero de 2018.

Bilot, Pauline, “Construyendo un esquema de la administración de la justicia: fuentes, método y resultados. Chile, siglo XIX”, Historia y Justicia, 2013, n° 1, p. 1-27.

Bourke, Joana, Los violadores. Historia del estupro de 1860 a nuestros días, Crítica, Barcelona, 2009.

Cabrera Miguel Ángel, Historia, Lenguaje y Teoría de la Sociedad, Ediciones Cátedra, Madrid, 2001.

Celis, Nicolás, El Escándalo: El placer de pecar y el afán de castigar. Un estudio histórico de las prácticas socioculturales en torno a la noción de Escándalo Público en el Chile tradicional (1760-1799). Tesis para optar al grado de Magister en Historia. Universidad de Santiago de Chile, 2015, Tesis inédita.

Chartier, Roger, El mundo como representación, historia cultural: entre práctica y representación. Ed. Gedisa, Barcelona, 2002.

Corbin, Alain (Editor), Violences sexuelles, mentalités, histoire des cultures et des sociétés, Imago, París, 1989.

Corbin, Alain, Courtine Jean -Jacques & Vigarello Georges, Historia del Cuerpo, Volumen 1 y 2, Taurus, Madrid, 2005.

Farge, Arlette, Lugares para la Historia, Ediciones Diego Portales, Santiago, 2008.

González, Yessica, “Las cifras del deshonor. Violencia sexual en el Obispado de Concepción, 1750-1890”, Estudios trasandinos, 2012, vol. 17-1, p. 89-102.

Mantecón, Tomás, “Mujeres forzadas y abusos deshonestos en la Castilla moderna”, Manuscrits, 2002, vol. 20, p. 157-185.

Mantecón, Tomás, Conflictividad y disciplinamiento en la Cantabria Rural del Antiguo Régimen, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cantabria, Cantabria, 1997.

Plaza, Camila, “Mujeres Recogidas y mujeres libres del mundo. Estudio sobre estupros y raptos en la Capitanía General de Chile, 1638-1766”, In Jorge Pavés (editor), (Des) Orden de Género. Políticas y Mercados del Cuerpo en Chile, CRANN Editores, Santiago, 2017, p. 149-176.

Rodríguez, Luis, Delitos sexuales, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 2000.

Salinas, René, “Violencia interpersonal en una sociedad tradicional. Formas de agresión y control social en Chile. Siglo xix”, Historia Social y de las Mentalidades, 2008, vol. 12-2, p. 9-22.

Salinas, René, “Violencias sexuales e interpersonales en el Chile tradicional”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, 2000, vol. 4-4, p. 13-49.

Segato, Rita, Las estructuras elementales de la violencia, Prometeo, Buenos Aires, 2010.

Schillagi, Carolina, “Problemas públicos, casos resonantes y escándalos. Algunos elementos para una discusión teórica”, Polis, 2011, vol. 10-3, p. 245-266.

Schwartz, Stuart, “Pecar en las colonias. Mentalidades populares, Inquisición y actitudes hacia la fornicación simple en España, Portugal y las colonias americanas”. Cuadernos de Historia Moderna, 1997, vol. 18, p.51-67.

Undurraga, Verónica, Los Rostros del Honor. Normas culturales y estrategias de promoción en el Chile colonial, siglo XVIII, Dibam/Editorial Universitaria/ Centro de Investigaciones Barros Arana, Santiago, 2012.

Vigarello, Georges, “L’intolérable de la maltraitance infantile. Genèse de la loi sur la protection des enfants maltraités et moralement abandonnés en France”, In Fassin, Didier & Bourdelais, Paul (Dirs.), Les constructions de l’intolérable. Etudes d’anthropologie et d’histoire sur les frontières de l’espace moral, Editions La Découverte, París, 2005, p. 111-127.

Vigarello, Georges, Historia de la violación, siglos XVI-XX, Ediciones Cátedra/Universitat de Valencia/Instituto de la Mujer, Madrid, 1999.

Villafuerte, Lourdes, “Lo malo no es el pecado sino el escándalo: Un caso de adulterio en la Ciudad de México”, in Ortega, Sergio, Senderos de palabras y silencios. Formas de comunicación en la Nueva España, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2000, p. 99-112.

Haut de page

Notes

1 Archivo Histórico Nacional (AHNCh), Fondos Varios, Volumen (vol.) 242, Pieza (P) 2, Foja (f) 1.

2 Celis, Nicolás, El Escándalo: El placer de pecar y el afán de castigar. Un estudio histórico de las prácticas socioculturales en torno a la noción de Escándalo Público en el Chile tradicional (1760-1799). Tesis para optar al grado de Magíster en Historia. Universidad de Santiago de Chile, 2015, Tesis inédita.

3 Es el caso de la Pragmática de Matrimonios de Carlos III de 1776 y la Real Cedula del 30 de octubre de 1796 del Rey Carlos IV sobre “Los reos reconvenidos por causas de estupro no sean molestados en prisiones”.

4 Para una mayor profundización desde la evolución normativa del delito sexual en Chile, ver: Plaza, Camila, “Mujeres Recogidas y mujeres libres del mundo. Estudio sobre estupros y raptos en la Capitanía General de Chile, 1638-1766”, In Jorge Pavés (editor), (Des) Orden de Género. Políticas y Mercados del Cuerpo en Chile, CRANN Editores, Santiago, 2017, p. 149-176.

5 Alfonso X, Las siete partidas del Rey Don Alfonso el Sabio: cotejadas con varios códices antiguos por la Real Academia de la Historia. Tomo 3: Partida Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima, Imprenta Real, Madrid, 1807.

6 Ibíd.

7 Plaza, Camila, “Mujeres Recogidas y mujeres libres del mundo”, op. cit., p. 163.

8 Rodríguez, Luis, Delitos sexuales, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 2000, p. 65.

9 Farge, Arlette, Lugares para la Historia, Ediciones Diego Portales, Santiago, 2008, p. 42.

10 Rodríguez, Luis, Delitos sexuales, op. cit.

11 Por ejemplo, desde la historia: Bourke, Joana, Los violadores. Historia del estupro de 1860 a nuestros días, Crítica, Barcelona, 2009 y desde la antropología: Segato Rita, Las estructuras elementales de la violencia, Prometeo, Buenos Aires, 2010.

12 Vigarello, Georges, Historia de la violación, siglos XVI-XX, Ediciones Cátedra/Universitat de Valencia/Instituto de la Mujer, Madrid, 1999 y Vigarello, Georges, “L’intolérable de la maltraitance infantile. Genèse de la loi sur la protection des enfants maltraités et moralement abandonnés en France”, In Fassin, Didier & Bourdelais, Paul (Dirs.), Les constructions de l’intolérable. Etudes d’anthropologie et d’histoire sur les frontières de l’espace moral, Editions La Découverte, París, 2005, p. 111-127.

13 Vigarello, Georges, Historia de la violación, Ibíd., p. 11-12.

14 Corbin, Alain (Editor), Violences sexuelles, mentalités, histoire des cultures et des sociétés, Imago, París, 1989.

15 Ibíd. p. V.

16 Desde la sociología se ha planteado que el modo de narrar los casos de escándalo correspondería a un modelo vinculado con un “enfoque dramático” o puesta en escena culturalmente codificada y, por tanto, aprehensible en sus significaciones por el público al que se dirigía. Schillagi, Carolina, “Problemas públicos, casos resonantes y escándalos. Algunos elementos para una discusión teórica”, Polis, 2011, vol. 10-3, p. 245-266.

17 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 3070, p. 11.

18 Agüero, Alejandro, Castigar y perdonar cuando conviene a la República. La justicia penal de Córdoba del Tucumán, siglos XVII y XVIII, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2008, p. 271.

19 Schwartz, Stuart, “Pecar en las colonias. Mentalidades populares, Inquisición y actitudes hacia la fornicación simple en España, Portugal y las colonias americanas”, Cuadernos de Historia Moderna, 1997, vol18, p.55.

20 Villafuerte, Lourdes, “Lo malo no es el pecado sino el escándalo: Un caso de adulterio en la Ciudad de México”, In Ortega, Sergio (ed.), Senderos de palabras y silencios. Formas de comunicación en la Nueva España, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2000, p. 105.

21 Salinas, René, “Violencia interpersonal en una sociedad tradicional. Formas de agresión y control social en Chile. Siglo xix”, Historia Social y de las Mentalidades, 2008, vol12-2, p. 9-22.

22 Villafuerte, Lourdes, “Lo malo no es el pecado sino el escándalo”, op. cit., p. 102.

23 Subrayado en el original

24 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

25 Cabrera Miguel Ángel, Historia, Lenguaje y Teoría de la Sociedad, Ediciones Cátedra, Madrid, 2001, p. 28.

26 Chartier, Roger, El mundo como representación, historia cultural: entre práctica y representación, Ed. Gedisa, Barcelona, 2002.

27 Albornoz, María Eugenia, Sentimientos y Justicia, Chile: 1650-1990, Acto Editores, Santiago, 2016, p. 19.

28 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 2.

29 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 3.

30 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 4.

31 Albornoz, María Eugenia, “El precio de los cuerpos maltratados: discursos judiciales para comprar la memoria de las marcas de dolor. Chile, 1773-1813”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, puesto en línea el 30 de marzo de 2009, URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/55888, consultado el 1 de enero de 2018.

32 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol.. 2672, p. 1, foja 6.

33 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 43, p. 11.

34 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 57, p. 13.

35 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 69, p. 10.

36 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 41, p. 24.

37 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 74, p. 22.

38 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 66, p. 45.

39 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 157, p. 11.

40 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 145, p. 11.

41 AHNCh, Fondo Judicial de Cauquenes, Leg. 170, p. 16.

42 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 166, p. 6.

43 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 193, p. 28.

44 AHNCh, Fondo Juzgado del Crimen de Santiago, n° 16.

45 AHNCh, Fondo Judicial de Los Andes, Leg. 25, p. 9.

46 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1.

47 Ver González, Yessica, “Las cifras del deshonor. Violencia sexual en el Obispado de Concepción, 1750-1890”, Estudios trasandinos, 2012, vol. 17-1, p. 89-102; Salinas, René, “Violencias sexuales”, op. cit.

48 Alegría, Paulo, “Disciplinamiento y drama social en Chile Tradicional. Florida, Concepción, 1853-1854”, Historia Social y de las Mentalidades, 2015, vol. 19-2, p. 43-79.

49 Por ejemplo, ello llevó a que los jueces legos principalmente fueran objeto de denuncia por “torcida administración de la justicia”. Bilot, Pauline, “Construyendo un esquema de la administración de la justicia: fuentes, método y resultados. Chile, siglo XIX”, Historia y Justicia, 2013, n° 1, p. 1-27.

50 Barriera, Darío, “Justicias, jueces y culturas jurídicas en el siglo XIX rioplatense”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Debates, 2010, Puesto en línea el 23 de marzo 2010, URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/59252, consultado el 1 de enero de 2018.

51 AHNCh, Fondo Judicial de Quirihue, Leg. 7.

52 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 694.

53 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg. 81, p. 2.

54 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 709.

55 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

56 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, Leg. 65, p. 22.

57 AHNCh, Fondo Judicial de Cauquenes, Leg. 36, p. 6.

58 AHNCh, Fondo Judicial de San Fernando, Leg. 191, p. 3.

59 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg., p. 1.

60 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, vol. 1131, Leg. 8.

61 AHNCh, Fondo Capitanía General, vol. 305, p. 8.

62 Albornoz, María Eugenia, “Violencias inolvidables: Los litigios por injurias atroces. Chile, 1672-1874”, Mouseion, Canoas, 2014, no 18, p. 85.

63 Mantecón, Tomás, “Mujeres forzadas y abusos deshonestos en la Castilla moderna”, Manuscrits, 2002, vol20, p. 157-185. Ver: AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 53, p. 33.

64 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg.709, Caja 354.

65 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 14.

66 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 33, p. 10.

67 AHNCh, Fondo Judicial de San Felipe, Leg. 74, p. 12.

68 AHNCh, Fondo Judicial de Copiapó, vol. 1131, Leg. 8.

69 Archivo del Arzobispado de Santiago, Fondo nulidades, Expediente, n° C-294.

70 Undurraga, Verónica, Los Rostros del Honor. Normas culturales y estrategias de promoción en el Chile colonial, siglo XVIII, Dibam/Editorial Universitaria/ Centro de Investigaciones Barros Arana, 2012 Santiago, p. 189-197

71 Salinas, René, “Violencias sexuales”, op. cit. ver: AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg. 694, p. 26; AHNCh, Fondo Judicial de San Fernando, Leg.191, p. 9.

72 Ibíd.

73 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 12v.

74 Undurraga, Verónica, Los Rostros del Honor, op. cit.

75 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol. 2672, p. 1, foja 1.

76 AHNCh, Fondo Real Audiencia, vol2672, p. 1, foja 35.

77 AHNCh, Fondo Judicial de Concepción, Leg.81, p. 2.

78 AHNCh, Fondo Judicial de San Fernando, Leg.191, p. 9.

79 AHNCh, Fondo Judicial de Rancagua, Leg.722, p. 25.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nicolás Celis Valderrama, « Delitos, violencias y escándalos sexuales en Chile: escalas de análisis metodológico (fines siglo XVIII - mediados siglo XIX) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 juin 2018, consulté le 27 mai 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72232 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72232

Haut de page

Auteur

Nicolás Celis Valderrama

Doctor (c) en Historia. Pontificia Universidad Católica de Chile.
Coordinador Pedagógico del Programa de Intervención Comunitaria. Universidad de Las Américas.
nicolascelisval@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page