Navigation – Plan du site
Colloques | 2018
Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920 – Coord. Verónica Undurraga y Solène Bergot
Jeniffer Cerón Sandoval

Escándalo y locura en la élite chilena: el asesinato de Teresa Zañartu, 1905

Scandal and insanity in the Chilean elite: Teresa Zañartu's murder, 1905
Scandale et folie au sein de l'élite chilienne: l'assassinat de Teresa Zañartu, 1905
[14/06/2018]

Résumés

En 1905, Eduardo Undurraga assassinait su ex-épouse, Teresa Zañartu, à l'intérieur du Théâtre Municipal de Santiago. Les années tourmentées de vie commune du couple et le divorce qui s'en suivit, furent considérés comme une transgression à l'ordre social qui ne put être contenu dans le cercle familial et qui culmina par un crime perpétré devant les yeux de l'élite de Santiago. Grâce à l'analyse de ce cas, ce texte propose une analyse du transit des scandales depuis la sphère privée jusqu'à l'espace public. L'importance du cas mit en marche plusieurs mécanismes d'administration du scandale, comme peuvent l'être le contrôle familial, les publications dans la presse et le recours à la justice, lesquels revendiquèrent l'honneur et la réputation de Zañaryu et d'Undurraga. En dernier lieu, l'analyse de ce cas permet de comprendre les formes de revendication de l'image publique de l'élite de Santiago du Chili, puisque l'assassinat mit en danger les valeurs promues par cette élite au début du XXe siècle.

Haut de page

Entrées d’index

Keywords :

Chile, scandal, crime, insanity, elite

Palabras claves :

Chile, escándalo, crimen, locura, élite
Haut de page

Notes de l’auteur

Una primera versión de este trabajo fue presentada en las XXII Jornadas de Historia de Chile, Valdivia, 24-26 de octubre de 2017. Se inscribe en la ejecución del Proyecto Fondecyt Regular n° 1160501 ("Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920"), del cual la autora es ayudante de investigación.

Texte intégral

Introducción

1El primero de julio del año 1905, Teresa Zañartu Vicuña asistía junto a su familia a una ópera en el Teatro Municipal de Santiago. Cuando se disponía a abandonar el lugar, Eduardo Undurraga García Huidobro, su ex marido, le dio muerte de un disparo en la cabeza y, acto seguido, intentó suicidarse. Dicho crimen se convirtió inmediatamente en un escándalo que traspasó la esfera del ámbito privado para instalarse con fuerza en el espacio público. Esto se debe a que el asesinato fue la culminación de un proceso que se inició años antes, tiempo durante el cual Undurraga ejerció violencia conyugal contra su mujer. Los maltratos, junto a otros acontecimientos relacionados con la conducta del marido culminaron en el divorcio de ambos en 1902.

2Esta ponencia busca analizar, a través de un análisis de caso, el tránsito de un conflicto desde la esfera privada al ámbito de lo público, el cual no pudo ser controlado al interior del grupo familiar, convirtiéndose en un escándalo difícil de administrar. Esto se debe a que el crimen afectó tanto a la familia de los involucrados como a la élite, en tanto posibilitó una crítica social y moral a los valores que ésta promovía y que, según se puede vislumbrar, aparentemente los diferenciaba de otros sectores de la sociedad.

La tragedia del Municipal

  • 1 “El crimen Undurraga. Dos cartas y dos visitas fiscales”, Imprenta de Enrique Blanchard-Chessi, San (...)

3El “asesinato del Municipal” se transformó de forma inmediata en un escándalo de grandes proporciones. Esto se debe a que ocurrió frente a la élite santiaguina de la época, la que aquel día asistía al Teatro Municipal para ver la ópera Poliuto. Asimismo, este crimen se diferenciaba de otros que habían conmovido a la opinión pública, en tanto afectó a un miembro de una de sus familias más importantes. Tal como señaló Airam Susej en su carta en el periódico El Chileno, “en los clubs, salones, teatros y paseos públicos, en los corrillos de las plazas y calles no existe otro tema de conversación: es la comidilla de todos el crimen del Municipal”1. Y agrega:

  • 2 Ibídem.

“los periódicos sacan a relucir en sus columnas de honor los grandes caracteres – que tienen reservados los cajistas para las ocasiones solemnes: – es menester que entre por los ojos la magnitud del delito, si no ha entrado ya en el alma abierta a todos los asombros”2.

  • 3 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación (...)

4Esto se debe a que, junto con una muerte violenta y pública, la situación misma se vivió bajo un clima de tensión y amenaza para toda la élite. Es así como los periódicos describen el hecho con expresiones de pánico entre los asistentes, ataques de histeria y desmayos de las mujeres que asistían al lugar, así como el intento de linchar a quien cometió el crimen3.

  • 4 El crimen Undurraga…”, op.cit., p. 13.

5Pero ¿qué motivos tuvo Undurraga para asesinar a su ex mujer? Según los relatos de la prensa, el día del crimen, Teresa le había negado la posibilidad de visitar a su hija argumentando que la niña se encontraba enferma. Es así como horas más tarde, al ver a su ex mujer en el Teatro Municipal y, considerando que ésta estaba incumpliendo sus labores de madre al estar disfrutando de una obra mientras su hija se encontraba enferma en casa, Undurraga se sintió “poseído por una cólera violenta”, lo que lo llevó a disparar en su contra4.

Fig. 1 – "Foyer del Teatro Municipal donde se cometió el crimen (apunte del natural por Drufesne)”, Revista Caras y Caretas, Buenos Aires, n° 356, 29 de julio de 1905.

6Si bien dicha explicación fue la otorgada por el reo, esta no satisfizo la “ansiedad” del público por conocer los detalles de la vida de Teresa Zañartu y Eduardo Undurraga. Esto llevó a que la prensa rápidamente comenzase a dar cuenta de todos los detalles del juicio que se entabla por el asesinato de Teresa, así como sobre la estancia del reo en la cárcel. Asimismo, los periódicos indagaron sobre las causas que llevaron al juicio de divorcio. De esta forma, el círculo familiar fue incapaz de administrar el escándalo al no poder contener, en primer lugar, el conflicto y, luego, la filtración de la vida privada de los involucrados.

El divorcio como potencial escándalo

7Se puede plantear que, de alguna forma, el divorcio era visto por la élite como un potencial escándalo al interior del círculo familiar, en tanto implicaba una deshonra para los involucrados, así como el quiebre de una de las principales bases de la sociedad, a saber, la familia. Dicha situación fue constatada por el abogado de Teresa Zañartu, quien indicaba en dicho juicio que:

  • 5 A.N.H. Fondo Judiciales de Santiago, Caja 936, expediente 3. “Juicio de divorcio interpuesto por Te (...)

“La exposición de los hechos, la apreciación de su significado y trascendencia son moral, social y legalmente inútiles, que concibe que mujer alguna de la posición social de mi representada se atreva a presentarse ante los tribunales demandando divorcio perpetuo sin causas ni razones excepcionalmente poderosas, nadie puede ignorar el sacrificio que tal demanda exije y nadie puede ignorar tampoco que a tal extremo se llega solo cuando se ha ido la esperanza de encontrar la paz y la dicha en el hogar”5.

  • 6 Rengifo, Francisca, Vida conyugal, maltrato y abandono: el divorcio eclesiástico en Chile, 1850-189 (...)
  • 7 A.N.H. Fondo Judiciales de Santiago, Caja 936, expediente 3. “Juicio de divorcio interpuesto por Te (...)

8Esto se debía a que, en este tipo de juicios, debían exponerse detalladamente aspectos de la vida privada y del espacio que se circunscribía a lo doméstico6. No obstante lo anterior, a pesar de la carga ‘moral’ y social que implicaban los procesos de divorcio, Teresa lo solicitó ante la justicia civil en el año 1901. Entre las razones que la llevaron a ello, se encuentra principalmente “el verse menospreciada y ofendida por quien tenía el deber de honrarla, de protegerla y de ampararla”7.

  • 8 Rengifo, Francisca, op. cit., p. 119.Santiago 6 de julio de 1905, p. 1grupo soci, la locura de Undu (...)

9En ese sentido, y tal como señala la historiadora Francisca Rengifo, “las mujeres casadas entablaron una demanda de divorcio cuando estimaron que el marido había transgredido los límites del ejercicio de su potestad marital”8. Esto ocurría cuando éste atentaba contra el buen trato que merecía su esposa, lo cual abarcó una amplia gama de situaciones, dentro de las que se incluían tanto las relaciones ilícitas, como el maltrato físico.

10Por otro lado, al potencial escándalo que implicaba que una mujer de élite se divorciase, se sumaba el estado mental de su marido, quien en a lo menos tres ocasiones atentó contra su vida públicamente, tal como lo señala El Ferrocarril:

  • 9 “Proceso Undurraga”, El Ferrocarril, Santiago, 27 de julio de 1905, p.1.

“Hace años intentó suicidarse arrojándose al río Mapocho; después lo intentó de la manera más extravagante, procurando quemarse vivo; más tarde lo intentó pretendiendo arrojarse desde el tercer piso de un chalet”9.

11Asimismo, Eduardo Undurraga estuvo algunos meses internado en la Casa de Orates. Vale decir, su comportamiento era claramente escandaloso en tanto transgredía los límites del orden y las “buenas costumbres”, actos que realizaba principalmente en el espacio público.

  • 10 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación (...)

12Dichos intentos de suicidio se sumaban a un conjunto de otras manifestaciones que afectaron la vida conyugal, a saber: delirio religioso, delirio de persecución, así como ataques de celos sin fundamento, los cuales formaron parte del juicio de divorcio. Dentro de sus declaraciones, Teresa Zañartu indicó que: “es frecuente en esta enfermedad, cuando toma el giro que en mi esposo ha tomado, que inesperadamente sobrevengan momentos de ‘ausencia’, y sólo Dios sabe lo que en estos momentos puede suceder”10.

  • 11 Correa Gómez, María José, “’Y desde entonces no ha habido en mi casa ni un solo día de tranquilidad (...)

13Tal como ya hemos indicado, el hecho mismo de tener que revelar estos aspectos en un espacio “público” muchas veces se constituyó en un obstáculo para acudir a la justicia, en tanto resultaba difícil exponer ante un tribunal la violencia que se vivía en el ámbito de lo cotidiano11. Es así como queda claro que el temor a una situación límite como un posible asesinato, ya fuese contra ella o alguno de sus cercanos, fue la principal razón para acudir a la justicia.

El crimen y el tránsito del escándalo hacia el espacio público

  • 12 Una situación particular se vivió cuando el escritor Luis Orrego Luco publicó su novela "Casa Grand (...)
  • 13 Brewer, John, Un crimen sentimental. Amor y locura en el siglo XVIII, Siglo XXI, Madrid, 2006, p. 2

14Tal como hemos señalado, tanto la vida íntima de los involucrados como las causas del divorcio llegaron a la prensa debido, principalmente, al crimen cometido. De esta forma, el escándalo se retroalimentó de detalles de la vida privada, lo que desvela un tránsito hacia el espacio público. Es así como todas estas informaciones empezaron a debatirse en el espacio público raíz del asesinato de Teresa, ya fuese a través de la prensa, folletos, entre otros medios, así como empezaron una serie de especulaciones al respecto12. Los periódicos comenzaron a dar cuenta de todos los detalles del proceso judicial por el crimen cometido por Undurraga. Tal como indica el historiador John Brewer al referirse a una “cultura del escándalo”, indica que la prensa “tomaba los ‘hechos’ y los entretejía en una variedad de narraciones perfectamente coherentes que se abrían a toda suerte de interpretación posible. Semejantes historias estaban concebidas para vender periódicos y revistas, atacar al gobierno, difamar y avergonzar a los individuos, y saldar cuentas personales”13.

  • 14 Zorobabel Rodríguez Rozas fue hijo del político y escritor Zorobabel Rodríguez Benavides.

15De allí que, por ejemplo, algunos periódicos intentaron presentar la información de forma más conservadora al público (tales como El Mercurio), mientras otros acogieron diversas opiniones en torno al crimen (como por ejemplo El Chileno y el Diario Ilustrado). De esta forma, la prensa adquirió un rol de juez y parte, donde las más diversas opiniones terminaron construyendo arquetipos en torno a los sujetos que fueron parte de estos hechos. Airam Susej señala en su carta a Zorobabel Rodríguez Rozas14 que:

  • 15 “El crimen Undurraga. Dos cartas y dos vistas fiscales”, Imprenta de Enrique Blanchard-Chessi, Sant (...)

“producido el hecho, dieron cuenta de él los periódicos, trazando cuadros espeluznantes en que se agotaron los colores sombríos de la paleta para execrar un crimen nefando. Eran esos relatos tan conmovedores y excitantes, que la muchedumbre debió sentirse sacudida por un estremecimiento de odio y pavor hacia el culpable … Aparecieron luego diversos artículos suscriptos por deudos de la víctima del sangriento drama, en los cuales anatemizaban el nombre del hechor… Esta vorágine inmensa amenazaba sepultar a un hombre, y tras él la honra de una familia, dando al propio tiempo muerte social a una tierna existencia, que sólo ayer abrió los ojos a la vida…”15

  • 16 “Tragedia social. Un crimen perpetrado en la opera. Honda sensación. Prisión del autor. La instrucc (...)
  • 17 Ibídem.

16Pero, ¿por qué la prensa le otorgó tanta importancia al crimen? Una de las razones fue señalada por El Mercurio, en tanto describía el asesinato como sin “precedentes entre nosotros”, así como “por la posición social” de ambos involucrados16. A esto se suman una serie de representaciones en torno al hecho ya fuese como un “drama de sangre que ha causado el luto en muchos hogares” o como un “duelo social”17. De esta forma, la descripción del cortejo fúnebre, indicando las “desgarradoras escenas entre señoras y señoritas”, así como el detalle de la lista de los asistentes, permiten dimensionar la importancia que tuvo para el corazón mismo de la élite este crimen.

  • 18 Al respecto léase: Cornejo, José Tomás, “El género en entredicho: homicidios conyugales de hombres (...)

17Sin embargo, la relevancia adquirida se explica, principalmente, debido a que este crimen ponía en jaque diferentes valores que intentó imponer la élite santiaguina de principios de XX al resto de la sociedad. Uno de ellos era el valor de la familia, en tanto el homicidio conyugal significaba una transgresión del orden social. Tal como indica el historiador José Tomás Cornejo, el homicidio era una situación límite a este orden18.

  • 19 Gayol, Sandra “’La maté porque era mía’: los asesinatos de mujeres en la Argentina (fines del siglo (...)

18El crimen de Teresa Zañartu implicó también un cuestionamiento de lo que implicaba ser de élite, en tanto la ponía al mismo nivel de los crímenes que ocurrían en las capas más bajas de la sociedad. Esto se debe a que, tal como señala Sandra Gayol, la violencia física ejercida sobre el cuerpo y la agresión verbal eran pensadas como inherentes a la dinámica de las relaciones cotidianas de los sectores populares19.

19De este modo, en la prensa se suscitaron una serie de reflexiones sociopolíticas y morales, pues este hecho fue frecuentemente comparado en periódicos como El Mercurio y La Ley con un caso similar sucedido fuera de una Iglesia, pero cuyos protagonistas no pertenecían a la élite. Es así como el hecho de que en esta ocasión el crimen fuese al interior de este grupo social, llevó a que los cuestionamientos no sólo viniesen desde ésta, sino también desde otros sectores de la sociedad en un contexto en que ya se estaban produciendo las primeras movilizaciones de trabajadores y otros grupos sociales.

  • 20 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación (...)
  • 21 Ibídem.

20Un ejemplo de ello se detalla en el periódico El Imparcial del día 8 de julio, donde el redactor señaló que este suceso había despertado en “la opinión general un sentimiento más extraño”, pues en esos días se fusilaría a un “humilde roto que un año antes había asesinado a su esposa”20. Según su columna, en el “ambiente popular se notaba una especie de cruel satisfacción, pues por fin un caballero iba a ser carne de patíbulo, ¡por fin se dejaría establecido el precedente de que en Chile la ley era igual para todos!”21.

  • 22 Ibíd, p. 24-26. El caso al que se refieren las crónicas policiales es al de Pascual Torres, quien u (...)

21Otro ejemplo se aprecia en El Mercurio del 4 de julio, en el cual se analiza la situación en términos morales, pues estos crímenes implicaban una relajación del vínculo más “sagrado de las relaciones humanas, el de la familia”. Al realizar la comparación entre ambos criminales, se exculpa al ‘otro’ sujeto – cuyo nombre no se indica pues no pertenece a la élite – debido a su ignorancia, pues era un “analfabeto que no tenía educación moral ni intelectual que había ido hundiéndose en los vicios …”, a diferencia de Undurraga22.

La prensa como mecanismo de administración del escándalo

  • 23 “Tragedia social. Un crimen perpetrado en la opera. Honda sensación. Prisión del autor. La instrucc (...)
  • 24 “La tragedia del Municipal”, La Lei, Santiago, 6 de julio de 1905, p. 1

22Por otro lado, y apartándose de este contexto, se van sucediendo una serie de reflexiones que permitieron ir administrando el escándalo y en donde se aprecia cómo la prensa empieza a dar cuenta de la construcción de estos arquetipos, los cuales fluctúan, de alguna forma, entre la dicotomía vicio/virtud. Un ejemplo de ello se da durante los primeros días luego de ocurrido el crimen, cuando los periódicos dan cuenta de la víctima como una de las jóvenes con “una belleza que la hacía una de las figuras más distinguidas de la ‘aristocracia’ de Santiago”23, de una virtud sin comparación, así como una “esposa mártir” cuya abnegación probablemente no fue suficiente para salvar su matrimonio24.

  • 25 Labarca, Mariana, “Locura, género y familia en proceso de interdicción por incapacidad mental. Gran (...)

23Es interesante notar aquí como, al referirse a la figura de Teresa Zañartu como una “esposa mártir”, se construye de forma antagónica la figura de Undurraga como un criminal – y posteriormente un loco – que fue incapaz de cumplir con sus deberes de marido. De esta forma, al igual que en los casos de interdicción estudiados por la historiadora Mariana Labarca, la desviación del hombre casado era representada particularmente en relación a su esposa25.

  • 26 “No es un loco, es un malvado”, El Mercurio, Santiago, 7 de julio de 1905, p. 5-6

24Por otro lado, la forma de representar inicialmente a Eduardo Undurraga da cuenta de un criminal alevoso, más no como una bestia, lo que sí ocurría en los casos de asesinos que pertenecían a los estratos más bajos de la sociedad. Un ejemplo de ello es la columna de Alberto Mackenna, periodista y parte del círculo familiar de Teresa Zañartu, quien publicó el 7 de julio de 1905 en El Mercurio el escrito “No es un loco, es un malvado”, donde acusa que la locura de Undurraga era una calumnia inventada para ser excusado del crimen; mientras, por otro lado, presenta a la víctima como una mujer heroica y abnegada, quien durante su matrimonio “tuvo un horrible despertar a sus sueños de amor y felicidad”26.

  • 27 Ibídem
  • 28 Ibídem

25La columna señala con virulencia que el criminal, al ver que la familia venía en auxilio de Zañartu, “sintió el despecho, la rabia feroz de no poder seguirla maltratando, de no poder seguir pagándose sus vicios con el dinero de su víctima, y decidió matarla…”27. Finaliza tratando de provocar empatía en el lector, señalando que “el asesino, al cometer su crimen, ha clavado un puñal en el corazón de todas las esposas, de todas las niñas de nuestra sociedad”28. Dicho de otra forma, el asesinato de Teresa Zañartu fue interpretado como un crimen contra la sociedad y, en particular, contra la élite.

26No obstante, con el pasar de los días, la prensa comienza a suavizar el discurso en torno al criminal. Junto a las relaciones de prensa sobre el devenir del proceso judicial, se insertan entrevistas de “amigos” de la familia Undurraga, quienes si bien no podían defender los actos cometidos por el reo, se mostraban prestos a dar cuenta de las irregularidades del proceso. En varias ocasiones se señala la forma en que el fiscal promotor se aceleró “por seguir la opinión pública” y decretó una investigación con pocos días para preparar una defensa apropiada.

  • 29 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación (...)

27En otras editoriales, así como en el intercambio editorial entre Zorobabel Rodríguez y Araim Susej, se aprecia la preocupación por la negligencia para demostrar la locura o sanidad mental del reo. Es en este contexto que un nuevo intento de suicidio de Undurraga, quien se lanzó desde el segundo piso de la cárcel, generó un cambio en la opinión pública. Tal como relata El Chileno del día 25 de julio, “la noticia de este intento de suicidio corrió ayer como el rayo por todo Santiago, aumentando la conmiseración que siente ya por el pobre loco. Ahora son muy pocos los que dudan todavía de la enfermedad del señor Undurraga…”29.

  • 30 Rivera Aravena, Carla, “El crimen de la calle Lord Cochrane. La representación del delito en la cró (...)

28En ese sentido, se aprecia una transición en la descripción que se hace del asesino, pues tal como señala Carla Rivera, al referirse a la crónica policial se tiende a “constituir una doble representación del mundo del delito, que depende del momento en que se encuentre el proceso: en un principio representan al delincuente en su extrema brutalidad y sin mediaciones … pero una vez que estos sujetos cruzan el umbral del presidio y han sido penados por la justicia, se los presenta con rasgos parecidos a los atribuidos a las víctimas”30.

  • 31 “Undurraga pretende suicidarse”, El Chileno, Santiago, 25 de julio de 1905, p. 1

29Tal situación queda de manifiesto cuando en El Chileno, a propósito de su intento de suicidio, se indica que “Eduardo Undurraga ha vuelto a preocupar a la opinión pública”, es decir, de un criminal alevoso se transforma en una persona digna de clemencia por su estado de enajenación mental31. De esta forma, la instalación de Eduardo Undurraga como un loco a través de la publicación de las reacciones que tuvo luego del asesinato de Teresa, así como sus intentos de suicidio, y las entrevistas que otorgó a la prensa, permitieron reivindicar la honorabilidad no sólo del criminal, sino también de toda la élite santiaguina.

  • 32 “El proceso Undurraga”, El Mercurio, Santiago, 25 de julio de 1905, p. 7

30Un ejemplo de dichas reivindicaciones la pone de manifiesto El Mercurio el día 26 de julio de 1905, día en que publicó un extracto del abogado defensor, donde se señala que “viviendo Undurraga dos cosas han quedado claro: la virtud de la víctima y la locura del victimario; y dos cosas han quedado en limpio: la honra de dos familias y el decoro de nuestra sociedad”32. Es así como el hecho de que Undurraga fuese declarado como loco posibilitó, de alguna forma, mantener el honor de las familias y los valores de la élite en tanto su crimen no fue cometido con la intencionalidad de transgredir el orden social.

Consideraciones finales

31A través del análisis del caso Undurraga, se pudo apreciar las dificultades para administrar el escándalo en dos niveles: tanto dentro del ámbito privado como al interior del círculo social. En este caso particular se aprecia como un acto criminal perpetrado en el espacio público determinó que el potencial escándalo – la vida matrimonial y el proceso de divorcio –, el cual se mantenía contenido dentro en la esfera familiar más cercana, transitase hacia dicho espacio gracias a la prensa.

32El asesinato se transformó, de esta forma, en el detonante de un escándalo mayor, el cual terminó debatiéndose en la prensa de la época. Así, el crimen se analizó no sólo en función de los sujetos involucrados, pues la instalación de la locura de Undurraga terminó convirtiéndose en un arma de reivindicación de la honorabilidad de todo un grupo social que se vio afectado y cuestionado por diversos actores sociales.

Haut de page

Bibliographie

Brewer, John, Un crimen sentimental. Amor y locura en el siglo XVIII, Siglo XXI, Madrid, 2006.

Cornejo, José Tomás, “El género en entredicho: homicidios conyugales de hombres y mujeres en Chile durante la primera mitad del siglo XIX. Un acercamiento microhistórico”, In O’Phelan, Scarlett, Margarita Zegarra y Roisida Aguilar (eds.), Mujeres, familia y sociedad en la historia de América Latina, siglos XVIII-XXI, CENDOC-Mujer: Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto Riva-Agüero: Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima, 2006, p. 171-191.

Correa Gómez, María José, “’Y desde entonces no ha habido en mi casa ni un solo día de tranquilidad’. Conflictos, urgencias y encierros en la judicialización de la locura. Valparaíso y Santiago entre 1887 y 1916”, In Correa Gómez, María José (ed.), Justicia y vida cotidiana en Valparaíso. Siglos XVII-XX, Acto Editores, Santiago, 2014, p. 168-201.

Gayol, Sandra, “’La maté porque era mía’: los asesinatos de mujeres en la Argentina (fines del siglo XIX – primeras décadas del XX)”, In O’Phelan, Scarlett, Margarita Zegarra y Roisida Aguilar (eds.), Mujeres, familia y sociedad en la historia de América Latina, siglos XVIII-XXI, CENDOC-Mujer: Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto Riva-Agüero: Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima, 2006,

Labarca, Mariana, “Locura, género y familia en proceso de interdicción por incapacidad mental. Gran Ducado de Toscana, siglo XVIII”, In Gaune, Rafael y Undurraga, Verónica (eds.), Formas de control y disciplinamiento: Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Uqbar Editores, Santiago, 2014, p. 241-261.

Rengifo, Francisca, Vida conyugal, maltrato y abandono: el divorcio eclesiástico en Chile, 1850-1890, Universitaria, Santiago, 2011.

Rivera Aravena, Carla, “El crimen de la calle Lord Cochrane. La representación del delito en la crónica policial de principios del siglo XX en Chile”, In Araya, Alejandra, Azun Candina y Celia Cussen (eds.), Del Nuevo al Viejo mundo: Mentalidades y representaciones desde América, Fondo de Publicaciones Americanistas y Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, Santiago, 2005, p. 200-212.

Archivos judiciales:

Archivo Nacional Histórico, Fondo Judiciales de Santiago, Caja 936, expediente 3 y 4.

Periódicos:

El Mercurio, Santiago, 1905

La Lei, Santiago, 1905

El Chileno, Santiago, 1905

El Ferrocarril, Santiago, 1905

Fuentes impresas:

“El crimen Undurraga. Dos cartas y dos visitas fiscales”, Imprenta de Enrique Blanchard-Chessi, Santiago, 1905.

“El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación de la prensa”, Imprenta Mandiola y Castillo, Antofagasta, 1905.

Haut de page

Notes

1 “El crimen Undurraga. Dos cartas y dos visitas fiscales”, Imprenta de Enrique Blanchard-Chessi, Santiago, 1905, p. 13.

2 Ibídem.

3 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación de la prensa”, Imprenta Mandiola y Castillo, Antofagasta, 1905, p. 9-11; “Sangriento y sensacional suceso”, La Lei, Santiago, portada del Domingo 2 de julio de 1905; “El crimen del sábado”, El Chileno, Santiago, portada del lunes 3 de julio de 1905; “Tragedia social. Un crimen perpetrado en la ópera”, El Mercurio, Santiago, 2 de julio de 1905, p. 3.

4 El crimen Undurraga…”, op.cit., p. 13.

5 A.N.H. Fondo Judiciales de Santiago, Caja 936, expediente 3. “Juicio de divorcio interpuesto por Teresa Zañartu de Undurraga contra Eduardo Undurraga, 4º Juzgado Civil de la Provincia de Santiago”. Réplica de Carlos Ugarte, abogado de Teresa Zañartu, 16 de agosto de 1901, f. 9v.

6 Rengifo, Francisca, Vida conyugal, maltrato y abandono: el divorcio eclesiástico en Chile, 1850-1890, Universitaria, Santiago, 2011, p. 122-140. Si bien la autora trabaja en torno al divorcio eclesiástico, el análisis es igualmente válido para el caso civil, en tanto en este caso en particular, al igual que en otros, dentro de las causas que se esgrimieron para solicitar el divorcio se encontraban los malos tratos que ejercía el marido contra su mujer. Dichos maltratos traspasan la esfera de lo privado (y doméstico) para instalarse en el ámbito de lo público cuando las esposas acudían a la policía, vecinos o familiares en busca de ayuda, así como cuando ocurrían delante de terceros.

7 A.N.H. Fondo Judiciales de Santiago, Caja 936, expediente 3. “Juicio de divorcio interpuesto por Teresa Zañartu de Undurraga contra Eduardo Undurraga, 4º Juzgado Civil de la Provincia de Santiago”. Réplica de Carlos Ugarte, abogado de Teresa Zañartu, 16 de agosto de 1901, f. 9.

8 Rengifo, Francisca, op. cit., p. 119.Santiago 6 de julio de 1905, p. 1grupo soci, la locura de Undurraga termin de la a por su estado de enajenacintiago, iniciado en

9 “Proceso Undurraga”, El Ferrocarril, Santiago, 27 de julio de 1905, p.1.

10 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación de la prensa”, Imprenta Mandiola y Castillo, Antofagasta,1905, p. 44.

11 Correa Gómez, María José, “’Y desde entonces no ha habido en mi casa ni un solo día de tranquilidad’. Conflictos, urgencias y encierros en la judicialización de la locura. Valparaíso y Santiago entre 1887 y 1916”, In Correa Gómez, María José (ed.), Justicia y vida cotidiana en Valparaíso. Siglos XVII-XX, Acto Editores, Santiago, 2014, p.171. Si bien la historiadora aborda casos de interdicción, queda patente que en este caso, el círculo familiar, quien debía administrar la locura, muchas veces se veía sobrepasado y tenía temor de exponer los actos violentos o extravagantes de sus familiares ante un tribunal.

12 Una situación particular se vivió cuando el escritor Luis Orrego Luco publicó su novela "Casa Grande" en el año 1908. La trama de la novela se basa en los problemas conyugales que vivía un matrimonio de la élite cuyo desenlace fue trágico al igual que el matrimonio Undurraga-Zañartu, de tal forma que algunos periódicos no tardaron en relacionar la novela con hechos reales.

13 Brewer, John, Un crimen sentimental. Amor y locura en el siglo XVIII, Siglo XXI, Madrid, 2006, p. 25

14 Zorobabel Rodríguez Rozas fue hijo del político y escritor Zorobabel Rodríguez Benavides.

15 “El crimen Undurraga. Dos cartas y dos vistas fiscales”, Imprenta de Enrique Blanchard-Chessi, Santiago, 1905, p. 10

16 “Tragedia social. Un crimen perpetrado en la opera. Honda sensación. Prisión del autor. La instrucción del sumario”, El Mercurio, Santiago, 2 de julio de 1905, p. 6

17 Ibídem.

18 Al respecto léase: Cornejo, José Tomás, “El género en entredicho: homicidios conyugales de hombres y mujeres en Chile durante la primera mitad del siglo XIX. Un acercamiento microhistórico”, In O’Phelan, Scarlett, Margarita Zegarra y Roisida Aguilar (eds.), Mujeres, familia y sociedad en la historia de América Latina, siglos XVIII-XXI, CENDOC-Mujer: Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto Riva-Agüero: Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima, 2006, p. 171-191. El historiador señala los homicidios conyugales como límites a relaciones que, en muchas ocasiones, se basaron en una violencia generalizada.

19 Gayol, Sandra “’La maté porque era mía’: los asesinatos de mujeres en la Argentina (fines del siglo XIX – primeras décadas del XX)”, In O’Phelan, Scarlett, Margarita Zegarra y Roisida Aguilar (eds.), Mujeres, familia y sociedad en la historia de América Latina, siglos XVIII-XXI, CENDOC-Mujer: Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto Riva-Agüero: Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima, 2006, p. 236

20 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación de la prensa”, Imprenta Mandiola y Castillo, Antofagasta, 1905, p. 71

21 Ibídem.

22 Ibíd, p. 24-26. El caso al que se refieren las crónicas policiales es al de Pascual Torres, quien un año antes había asesinado a su mujer.

23 “Tragedia social. Un crimen perpetrado en la opera. Honda sensación. Prisión del autor. La instrucción del sumario”, El Mercurio, Santiago, 2 de julio de 1905, p. 3; “Horrible y criminal tragedia ocurrida anoche a la salida de la ópera del Teatro Municipal. Eduardo Undurraga asesina a su esposa la señora Teresa Zañartu Vicuña de Undurraga disparándole dos tiros de revólver y la mata en el acto”, El Ferrocarril, Santiago, 2 de julio de 1905, s/n.

24 “La tragedia del Municipal”, La Lei, Santiago, 6 de julio de 1905, p. 1

25 Labarca, Mariana, “Locura, género y familia en proceso de interdicción por incapacidad mental. Gran Ducado de Toscana, siglo XVIII”, In Gaune, Rafael y Undurraga, Verónica (eds.), Formas de control y disciplinamiento: Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Uqbar Editores, Santiago, 2014, p. 253. La historiadora realiza un análisis respecto a la relación entre marido y mujer en casos de interdicción. Si bien en los casos de interdicción el marido adopta una posición de sujeto débil que no puede “gobernar” su familia, el caso Undurraga no necesariamente fue planteado de dicha forma, ya fuese en el espacio público como en el ámbito doméstico.

26 “No es un loco, es un malvado”, El Mercurio, Santiago, 7 de julio de 1905, p. 5-6

27 Ibídem

28 Ibídem

29 “El crimen Undurraga. Asesinato de la Señora Teresa Sañartu Vicuña. Todos los pormenores. Relación de la prensa”, Imprenta Mandiola y Castillo, Antofagasta, 1905, p. 99

30 Rivera Aravena, Carla, “El crimen de la calle Lord Cochrane. La representación del delito en la crónica policial de principios del siglo XX en Chile”, In Araya, Alejandra, Azun Candina y Celia Cussen (eds.), Del Nuevo al Viejo mundo: Mentalidades y representaciones desde América, Fondo de Publicaciones Americanistas y Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, Santiago, 2005, p. 201-202

31 “Undurraga pretende suicidarse”, El Chileno, Santiago, 25 de julio de 1905, p. 1

32 “El proceso Undurraga”, El Mercurio, Santiago, 25 de julio de 1905, p. 7

Haut de page

Table des illustrations

Légende Fig. 1 – "Foyer del Teatro Municipal donde se cometió el crimen (apunte del natural por Drufesne)”, Revista Caras y Caretas, Buenos Aires, n° 356, 29 de julio de 1905.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/72233/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 239k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jeniffer Cerón Sandoval, « Escándalo y locura en la élite chilena: el asesinato de Teresa Zañartu, 1905 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 14 juin 2018, consulté le 23 mai 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72233 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72233

Haut de page

Auteur

Jeniffer Cerón Sandoval

Estudiante de Magíster en Historia
Pontificia Universidad Católica de Chile
jeceron@uc.cl

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page