Navigation – Plan du site
Ayelén Mereb

El movimiento de derechos humanos y la construcción de las memorias de la represión en clave local. La resistencia “jipuche” en El Bolsón de la posdictadura argentina

The human rights movement and the construction of the memories of repression in local key. The 'jipuche' resistance in El Bolsón post argentine dictatorship
[05/10/2018]

Résumés

Protagonista principal en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia en Argentina, el movimiento de derechos humanos ha atravesado profundos desafíos desde tiempos dictatoriales hasta nuestros días. Asimismo, y lejos de cualquier pretensión de homogeneidad, han coexistido en su interior organizaciones diversas, con posicionamientos no siempre coincidentes entre sí. Sus expresiones además han variado a lo largo y ancho del territorio, asumiendo características propias de cada comunidad y fundando tradiciones de lucha particulares, cuyo abordaje microhistórico permite relativizar afirmaciones generales, complejizando la reflexión sobre nuestro pasado reciente.
Desde esta perspectiva propongo la revisión de la experiencia en El Bolsón, una localidad cordillerana de la Patagonia argentina, cuya narrativa hegemónica la pretende “mágica y natural”, sin desgarramientos, en la que los conflictos aparecen como “traídos desde afuera”, amenazando una supuesta armonía reinante. Mientras, por un lado, el ejercicio busca iluminar aspectos poco abordados o desconocidos de los procesos memoriales sobre pasados traumáticos; por el otro, atiende a reconstruir los orígenes de una identidad sociopolítica local potente en la que reconocer y reivindicar la lucha que resonó a nivel mundial a partir de la desaparición forzada de Santiago Maldonado durante la represión a una comunidad mapuche en agosto de 2017.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Cuando el 1 de agosto de 2017 se llevó a cabo la represión de Gendarmería Nacional al Pu Lof en Resistencia Cushamen, Patagonia argentina, que derivó en la desaparición forzada – y, luego se supo, seguida de muerte – de Santiago Maldonado, las versiones oficiales amplificadas por los medios hegemónicos no escatimaron en estigmatizar a las víctimas como “terroristas” y “violentos” que no respetaban, e incluso amenazaban, el orden constitucional vigente. Santiago, un joven solidario nacido en la provincia de Buenos Aires, artesano y mochilero por elección, fue tildado peyorativamente de “hippie”, que nada tenía que hacer allí, haciendo caso omiso a su genuina identificación con la causa mapuche.

  • 1 Al respecto véase Mendes, José María y Blanco, Daniel, “La historia de Handem Cerieldin, de su alma (...)

2Lejos de ser una excepción a la regla, el caso de Santiago pondría de manifiesto una tradición de lucha propia de estas latitudes, cuyos orígenes se remontan a los tempranos ochentas y que entrelazó una diversidad de trayectorias militantes en una identidad novedosa autodenominada “jipuche”. Neologismo nativo que en la imbricación entre “hippie” – “jipi” – y “mapuche” conjuraba la resistencia popular en la Comarca Andina del Paralelo 42°, un conjunto de localidades cordilleranas y fronterizas del sudoeste rionegrino y noroeste chubutense, entre las que se destaca El Bolsón, donde residía Santiago. Con eje en la defensa del territorio como medio, fin y modo de vida, el movimiento amalgamó culturas ancestrales y modernas cuyas demandas y reivindicaciones pusieron en cuestión el poder económico y político ostentado históricamente por comerciantes, transportistas e industriales forestales, amparados por las burocracias estatales y su aplicación discrecional en favor de sus intereses amasados en la primera mitad del siglo XX.1

  • 2 Al respecto véase Tozzini, María Alma, Pudiendo ser mapuche. Reclamos territoriales, procesos ident (...)

3Nucleados en las cámaras empresariales y “fuerzas vivas” locales, y con especial énfasis desde 1970, estos sectores fueron favorecidos por la política oficial tendiente a posicionar a El Bolsón como destino turístico. La misma política que, en cambio, fue en detrimento de pobladores rurales dedicados a la ganadería extensiva, sin títulos de propiedad y expulsados a las márgenes urbanas ante la concentración de la tierra en manos privadas. Pobladores por lo general descendientes de familias identificadas como “chilenas”, que algunos años más tarde protagonizarían los procesos de autoidentificación mapuche que se multiplicarían en la zona, con los reclamos territoriales a ellos asociados.2 La misma política también que propiciaría la duplicación y crecimiento sostenido de la pequeña población local, recibiendo gran afluencia de jóvenes urbanos, en su mayoría docentes, profesionales, artistas, en busca de nuevos horizontes de vida lejos de la asfixia de las grandes ciudades, más cercanos a la naturaleza, la filosofía de la no violencia y la vida en comunidad.

4Amparada en sus bellezas naturales, la ilusión con la que arribaban aquellos nuevos habitantes, su lejanía respecto de los principales centros urbanos, y su relativa ajenidad a la conflictividad sociopolítica imperante, la imagen “paradisíaca” de El Bolsón fue promovida desde el propio Estado para favorecer la afluencia turística y el mercado inmobiliario, estructurando la narrativa hegemónica desde entonces. Consecuentemente, los atropellos históricos así como las atrocidades efectivamente cometidas bajo el terrorismo de Estado serían invisibilizados, eclipsando una historia de padecimientos y luchas protagonizadas por los sectores más postergados, negando así parte constitutiva de la identidad local.

  • 3 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI (...)

5Entiendo con Jelin3 que las memorias sociales son campos de disputa política entre una diversidad de sujetos con intereses disímiles y muchas veces antagónicos. En contextos locales además esas memorias se dirimen según entramados propios de cada comunidad y sus vinculaciones con el poder central, por lo que la significación de lo que se recuerda u olvida se hilvana desde marcos interpretativos particulares que es necesario indagar. En cuanto al movimiento de derechos humanos, exponente de los procesos memoriales en la historia reciente argentina, la autora señala la resignificación de la demanda que supuso la transición democrática, toda vez que la ampliación de sus alcances a formas más estructurales de discriminación y violencia tuvo especial repercusión en la consolidación de los “nuevos movimientos sociales” como el feminismo, el indigenismo y el ecologismo, con gran incidencia en el caso que nos ocupa.

  • 4 Jelin, Elizabeth, “Los derechos humanos y la memoria de la violencia política y la represión. La co (...)
  • 5 Zubillaga Paula, “Los estudios sobre el movimiento de derechos humanos argentino. Un estado de la c (...)
  • 6 Bandieri, Susana, “La Patagonia: mitos y realidades de un espacio social heterogéneo”, en Gelman, J (...)
  • 7 Ginzburg, Carlo, “Microhistoria: dos o tres cosas que sé de ella”, Manuscrits, 1994, n° 12, p. 13-4 (...)
  • 8 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth, compiladores, Luchas locales, comunidades e identidades. Col (...)

6Una de sus características más novedosas sería la heterogeneidad y multiplicidad de sentidos que una misma consigna podía tener en distintos lugares y momentos4. La construcción del movimiento de derechos humanos adquiriría así formas específicas según “las diversas tradiciones ideológicas que confluyeron en su seno, las estructuras de oportunidades políticas locales y los recursos movilizables”5, por lo que resulta necesario un abordaje desde las experiencias situadas localmente para comprender mejor el fenómeno en su complejidad y densidad. Complementando la perspectiva regional, que construye el problema a partir de las relaciones dinámicas que los sujetos van tejiendo a través del tiempo y el espacio,6 la microhistoria7 contiene esa potencialidad analítica toda vez que, lejos de limitarse a “ejemplificar” procesos macro, permite iluminar aspectos novedosos, no perceptibles desde una escala mayor, evidenciando la complejidad del territorio, sus entramados de poder y expectativas sociales propias de cada región, brindando nuevas claves interpretativas para resignificar los fenómenos históricos.8

  • 9 Titulada “¿Paraíso, mágico y natural? Historia y memorias de la represión política en El Bolsón. 19 (...)

7Por ello, junto a la revisión de archivos oficiales sobre la última dictadura y los primeros años del retorno de la democracia en Argentina, he apelado principalmente al rescate analítico de aquellos documentos históricos pertenecientes a organizaciones sociales y de derechos humanos locales, prensa local y regional de la época, y a testimonios de quienes protagonizaron el proceso que aquí reconstruyo, recogidos en el trabajo de campo realizado para mi tesis doctoral.9 En este artículo pondré pues el foco en la etapa transicional de los años ochenta en El Bolsón, a fin de identificar variables locales que gravitaron en los orígenes del movimiento de derechos humanos en nuestro país, y que, en este caso particular, supuso la confluencia de trayectorias militantes diversas convergentes en un nuevo escenario de avasallamiento y represión ligada a problemáticas territoriales ocurridas en democracia, inaugurando una tradición propia de estas latitudes que llega a estos días.

Acá sí hubo represión

  • 10 Dal Bo, Alberto, Hospitales de reforma: crónicas para evitar el olvido. Buenos Aires, Biblos, 2008.
  • 11 Suárez, Rubén, “La construcción del ‘enemigo interno’ en la Policía de Río Negro, 1974-1975”, Cuade (...)
  • 12 Manzano, Valeria, “Política, cultura y el ‘problema de las drogas’ en la Argentina, 1960-1980s”, Ap (...)

8Realidad invisibilizada e incluso sistemáticamente negada por el relato oficial, en los setenta en El Bolsón también hubo represión. Por “depuración ideológica” primero, por el plan sistemático de aniquilamiento luego, la localidad fue escenario de la persecución desplegada en todo el territorio argentino bajo la Doctrina de Seguridad Nacional. Primero apuntó contra personal del Plan de Salud implementado por el gobierno peronista rionegrino de 1973 en los hospitales públicos y que exasperaba al sector privado.10 A su vez se produjeron difamaciones, hostigamientos y allanamientos arbitrarios orquestados desde la Jefatura de Policía provincial, vinculada a la Triple A, junto a la Gendarmería Nacional y Policía Federal, basados incluso en la delación por parte de civiles.11 Lo hacían “en defensa de la moral y las buenas costumbres”, en línea con la tríada “juventud, drogas y subversión” que ya desde el “onganiato” ganaba asidero a nivel nacional.12

  • 13 Memorándum 27 de octubre de 1975. Destacamento de Inteligencia nº 183 de Comodoro Rivadavia y Polic (...)

9Hubo asimismo operaciones de inteligencia sobre “grupos sospechosos”, especialmente jóvenes urbanos que migraban al sur en busca de una nueva filosofía de vida vinculada a la naturaleza, la autosuficiencia y la no violencia. Identificados como “comunidades hippies”, los informes de las fuerzas represivas los acusaban de “extremistas”, “de tendencia marxista y revolucionaria”, apreciaciones basadas en que se asentaban en zonas de difícil acceso, no tenían trabajo estable, recibían encomiendas y giros en el correo local y tenían vinculación con “elementos izquierdistas”, a la sazón trabajadores del hospital público.13

10En 1976 el rol protagónico del Escuadrón 35 de Gendarmería Nacional se acrecentó, toda vez que fue su comandante quien se encargó de operacionalizar el Golpe de Estado del 24 de marzo en el municipio de El Bolsón y llevar adelante las tareas de control y vigilancia junto a la Policía provincial y las sucesivas intendencias de facto. Se acrecentaron los hostigamientos sobre la disidencia, se reforzó la aplicación de mecanismos de disciplinamiento sobre el personal municipal, y la ley de prescindibilidad laboral recayó tanto sobre trabajadores de la salud como de la educación pública. Se registraron además casos de prisión política como el del Dr. Oscar Fattorini – ex director del hospital local –, secuestros como el del dirigente del Partido Comunista Luis Levita, y desapariciones forzadas, como la de Héctor Inalef, quien recién pudo reencontrarse con su familia cuatro décadas más tarde tras ser detenido por el Ejército por supuesta deserción al servicio militar, o la de Julio César Schwartz, militante del ERP 22, recluido junto a su familia por razones de seguridad en estas latitudes, y que aún se encuentra desaparecido. En un clima de sospecha y macartismo permanente, exacerbado por la imprecisión con que se caracterizaba al enemigo a aniquilar, el silencio, junto al emblemático “algo habrá hecho”, funcionarían eficazmente en una comunidad pequeña como El Bolsón de entonces, donde además la autoridad de las fuerzas no era cuestionada y sus abusos sobre la población empobrecida eran naturalizados por los mismos lugareños.

11De hecho, cuando en 1979 los cuestionamientos internacionales obligaron a las Fuerzas Armadas a modificar su estrategia de legitimación social, en El Bolsón tuvieron gran asidero las “campañas nacionales” que reivindicaban la soberanía nacional al tiempo que caracterizaban al “enemigo chileno” en las escuelas de frontera; el desarrollo de Gendarmería Infantil, que buscaba “alejar a los niños de la subversión, forjar el carácter y respetar la autoridad”; el plan de acción cívica, y el operativo “Argentinos, marchemos a la fronteras”, dirigido a estudiantes secundarios de Buenos Aires, a fin de acompañar a “los desamparados” y al mismo tiempo promocionar turísticamente la zona, tal fuera reflejado en diversas ediciones del semanario informativo local “El Bolsonés”, colaborando a su vez en la exacerbación del nacionalismo entre los sectores más conservadores.

  • 14 Entrevista de la autora a Alberto Magnin y Fernando Geronazo, El Bolsón, enero 2017.

12Paralelamente, desde los organismos gubernamentales la localidad sería impulsada como destino turístico. Especialmente la intendencia de Miguel Cola (1978-1983) redundó en propuestas urbanísticas y obra pública tendientes a consolidar sitios de interés, destacándose el Cerro Perito Moreno como centro de esquí, y la Feria Regional y Artesanal como atractivo estival. Paradoja fundante de este espacio emblemático para la identidad local: mientras por un lado, la regulación de la actividad artesanal favorecía el control y vigilancia de la población allí reunida; por el otro la iniciativa sirvió para “juntarnos a los que estábamos dispersos” en los parajes de la zona, tal recuerdan sus primeros integrantes.14 La Feria se convirtió así en uno de los principales espacios de encuentro entre “hippies” y “paisanos”, incomodando el poder de la burguesía local, cuyas riquezas eran amasadas en base a la explotación laboral naturalizada, puesta ahora en entredicho.

13Con el devenir democrático, la comunidad de El Bolsón también vivenció ese “cambio de época”, y mientras en las principales ciudades los sindicatos comenzaban a manifestarse abiertamente, en la zona se organizaban las multipartidarias, y la emisora local de Radio Nacional recientemente inaugurada se disponía a la apertura democrática: con ella un canal novedoso e inédito de comunicación comarcal. A instancias del Ejecutivo provincial, y siguiendo el ejemplo del Presidente Alfonsín de creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, en 1984 se formó la Comisión de Derechos Humanos de Río Negro. Tras varios meses de trabajo coordinado entre tres delegaciones regionales, dicha Comisión entregó un informe final al gobernador Álvarez Guerrero con una descripción detallada de la organización del aparato represivo en el territorio provincial, sus víctimas y varios de sus responsables. A pesar del énfasis puesto en la importancia de su publicación, esto nunca sucedió, derivando en una apropiación diferencial de sus resultados por parte de las poblaciones involucradas.

Orígenes del movimiento de derechos humanos en El Bolsón

14A diferencia de Bariloche, Viedma y el Alto Valle, donde las y los activistas tuvieron una relación más estrecha con la investigación de la Comisión provincial, pudiendo en consecuencia promover acciones de memoria y justicia por las víctimas locales, el origen del movimiento de derechos humanos en El Bolsón no remitió a las violaciones ocurridas en dictadura. Conformada en la primavera de 1985, la filial local de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) atendió en cambio a la defensa de los derechos que estaban siendo vulnerados en esa temprana democracia, obturando la posibilidad de reconocer el pasado dictatorial local, oculto tras una narrativa que insistía en que “acá no pasó nada”. La entidad fijó sede en El Bolsón pero articuló su trabajo en función de problemas comunes que atravesaban a todas las poblaciones de la Comarca.

  • 15 Chiappe, Lucas, La Patagonia de Pie. Ecología vs Negociados. El Bolsón, Río Negro, 2005, p. 10-23.

15Su antecedente inmediato fue la Asociación Regional de Derechos Humanos (ARDH), surgida a raíz de un conflicto territorial en Epuyén ante la pretensión de grupos concentrados de construir una represa hidroeléctrica que inundaría todo el valle, incluyendo un cementerio mapuche, provocando la expulsión de pobladores tradicionales y el ahogo literal de una forma de vida basada en la producción agropecuaria. Como reseña Lucas Chiappe, el acuerdo había sido sellado bajo el gobierno dictatorial en 1981 y continuaba bajo la administración elegida democráticamente pero ultraconservadora en Chubut que, a través de la prensa regional de la época lo presentaba como “una excelente idea progresista” a la que se oponían “hippies disconformes con la sociedad en la que viven y rebeldes a toda manifestación de progreso”.15

16El enfrentamiento supuso, de un lado, a las “fuerzas vivas” locales vinculadas al comercio, el transporte y la madera, para las que se avecinaban jugosos dividendos, y del otro, la Comisión en Defensa del Valle de Epuyén, integrada por una alianza novedosa de criollos, paisanos, hippies y mapuches, afectados en su modo de vida por los mismos intereses dominantes. Ante la firme oposición, la respuesta represiva hizo eje en la estigmatización de las y los jóvenes activistas arribados en esos años, con pautas estéticas y culturales disidentes a la moral imperante, y por ende, “peligrosos” para el orden establecido. Tal acusación tenía asidero en la población tradicional, que entonces reivindicaría su identidad “NyC” – “nacida y criada” –, significada por estos sectores como depositaria de un derecho pretendidamente superior al de los “recién llegados” para opinar sobre el devenir de la comunidad. A su vez, dicha construcción polarizada e interesada – “NyC vs hippies” – invisibilizaba la alianza con los otros sectores subalternos, igualmente protagonistas del conflicto en defensa del territorio como medio, fin y modo de vida, ya sea ancestral o elegido. Por ello, precisamente allí radicaría la riqueza del término nativo “jipuche” surgente de aquella lucha, toda vez que lograría visibilizar al pueblo mapuche, históricamente estigmatizado y negado por el Estado desde la mal llamada “Conquista del Desierto” en adelante, como parte activa y original de esa resistencia.

  • 16 Libro de actas n° 1. APDH El Bolsón. 1985-1989. 110 fojas. Gentileza Raúl Prytula.

17La campaña de desprestigio tomó una virulencia inusitada en esa temprana democracia, incluyendo persecuciones y hostigamientos contra los principales activistas por parte de las fuerzas por supuesta tenencia y tráfico de drogas. A raíz de estos episodios, en junio de 1985 se realizó una convocatoria pública “a todas las personas con profunda vocación humanística y democrática” para formar una organización regional “para la defensa de los derechos humanos”.16 Impulsada por un dirigente del justicialismo local, la iniciativa suscitó la atención de numerosos habitantes de la Comarca, con diferentes trayectorias políticas y antigüedad en la región. El emblemático Juicio a las Juntas que se desarrollaba a nivel nacional quedó en un segundo plano, no hubo referencias a la dictadura en la zona, y en cambio el eje de reunión fue la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948, con énfasis en el “derecho a la vida y la libertad, el salario digno, la vivienda, alimentos, educación, etc.”, según consta en actas.

18Aquel grupo inicial se caracterizó por una gran heterogeneidad que incluyó desde dirigentes partidarios que se acercaron por oportunismo político y terminarían por alejarse poco después; hasta jóvenes formados en corrientes latinoamericanistas de izquierda, anarquistas, activistas provenientes de distintos espacios de resistencia, que habían tenido algún tipo de experiencia ligada a la represión dictatorial y que, de alguna manera, se identificaban con el sector hostigado en Epuyén. Entre ellos había trayectorias ligadas al Servicio de Paz y Justicia encabezado por Adolfo Pérez Esquivel, así como vinculadas al discípulo del Mahatma Gandhi, Lanza del Vasto, quien había visitado El Bolsón en 1977, inspirando las bases del movimiento humanista local. Entre sus principios fundamentales se hallaban la no violencia, el misticismo y cristianismo auténtico, la convivencia armónica con la naturaleza, la reivindicación de las culturas ancestrales, el rechazo a la sociedad de consumo y la reivindicación de la autosuficiencia. Conceptos muy emparentados con la búsqueda del hippismo y todo el movimiento generacional occidental anticapitalista en auge en aquellos años, impulsando el encuentro en la búsqueda de “la vuelta a la comunidad”. Ecuménico, el movimiento incluiría también a los seminaristas franciscanos de la Parroquia católica local, quienes compartían las ideas de los curas tercermundistas.

  • 17 Elias, Norbert, “Introducción: ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados” (...)
  • 18 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

19Como señala Elías para el caso de un pequeño poblado inglés17, en El Bolsón y ante el rechazo de la población autoproclamada “NyC”, ya en democracia los “recién llegados” empezaron a generar sus propios espacios de cohesión grupal en los que cultivar los vínculos necesarios para contener ese proyecto personal y colectivo, a la vez que establecer relación con el resto de la población igualmente subalternizada. Para ello fue importante, destacan, la presencia de “individuos interesantes en lugares clave, que si no estaban, se crearon”18. Así, frente a entidades tradicionalmente significativas para el establishment local, estos sectores empezaron a disputar en espacios alternativos y novedosos como lo eran la Feria, la emisora local de Radio Nacional (LRA57), el sindicato docente Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Unter), y, claro está, la APDH. La consolidación de esta última como entidad denunciante de atropellos y defensora de los derechos de los sectores vulnerables supuso una amenaza cierta al statu quo, toda vez que los cuestionamientos al saber y poder hasta aquí reservados a la cultura pueblerina vernácula, conllevó necesariamente la conmoción de las estructuras de poder establecidas.

  • 19 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

20Recuerdan aquellos “recién llegados” su sorpresa ante la afirmación por parte de los lugareños de que “acá la dictadura no se había sentido tanto… parecía que habían vivido en otra galaxia!”.19 Hubo entonces trabajo de concientización sobre derechos humanos, tanto a nivel interno de la organización, como en las escuelas de la mano del sindicato docente y con apoyo provincial, y a través del alcance privilegiado del micrófono de LRA57, máxime considerando la inexistencia de otros medios de comunicación locales. Con una ejemplar línea editorial tendiente al diálogo, la inclusión, el respeto por las diferencias y contra expresiones autoritarias, la radio se convirtió así en caja de resonancia de esos debates.

  • 20 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

21En septiembre de 1985 fue formalizada la filial local de la APDH, cuya estructura fue elegida a partir de la capacidad diferencial de los integrantes de la ARDH para la articulación política con instancias nacionales, más que como acuerdo unánime entre trayectorias militantes diversas, lo que también supuso tensiones internas. El proceso local reflejaría así debates que atravesaban el movimiento de derechos humanos a nivel nacional. Poco después, recuerdan sus protagonistas, “cuando cambió el paradigma de que eso podía dar votos, se fueron los políticos conservadores… quedamos nosotros”.20 Se recreó entonces la comisión ejecutiva y se fortaleció el perfil combativo de la organización.

22Como aspecto paradojal, la entidad fue creada y recreada sobre la base de la afirmación de que “acá nunca hubo golpe”. No registró la existencia de desaparecidos en la zona, aun cuando hubieran sido ventilados por el periódico regional a raíz del trabajo de la Comisión provincial el año anterior, ni de presos políticos o secuestrados, aun cuando uno de ellos integraba activamente la organización y su caso también había tomado estado público. El silencio mantenido sobre y por las víctimas directas locales da cuenta de la eficacia en comunidades pequeñas de mecanismos tales como el rumor, la difamación, la prepotencia y la impunidad de los “nostálgicos del terrorismo de Estado” también en estas latitudes.

Circunstancias ascendentes y descendentes

  • 21 Nota dirigida al Presidente de la Legislatura de Chubut. Lago Puelo, 10 de julio 1985. Gentileza Ju (...)
  • 22 Nota dirigida al Presidente del Concejo Municipal de El Bolsón. El Bolsón, 25 de septiembre de 1985 (...)

23Si bien los amedrentamientos y allanamientos sin orden judicial venían ocurriendo, la diferencia ahora era que la organización suponía un marco desde el cual visibilizarlos, generando a su vez una agudización del ensañamiento. Como contrapartida, sus integrantes denunciarían la reiteración de “manifestaciones públicas antidemocráticas, discriminatorias e incriminatorias tildando de zurdos, inmorales y drogadictos a todos los que no comparten sus ideas de ultraderecha”,21 que tenían asidero en gran parte de la población. A ello se sumarían las declaraciones radiales del comandante del Escuadrón 35, quien aseveraría que “la población se encuentra vigilada, por orden de la superioridad”, denunciado por la entidad como una maniobra de represión psicológica y de desconocimiento del estado de derecho por parte de los “nostálgicos que pretenden imponer un modelo de país dependiente, clasista, autoritario y colonizado, a través de la inseguridad y el temor”.22 Requerida su intervención, las autoridades constitucionales municipales sólo demostrarían una actitud pasiva, y, si bien a nivel nacional se denunciaba la persistencia de aparatos represivos y se exigía la sanción urgente de una nueva Ley de Defensa Nacional así como la intervención de los servicios de inteligencia, recién tres décadas más tarde pudo conocerse que la propia APDH local había estado infiltrada por un agente del Batallón 601.

  • 23 Entrevista de la autora a Oscar Domínguez. El Bolsón, 24 de noviembre 2016.

24En ese contexto, la persistencia de temores era fundada y la falta de garantías para los propios activistas conspiraba contra la posibilidad de profundizar en averiguaciones si las víctimas o sus familias no las activaban directamente. El dilema llegó a generar un debate interno acerca de si era conveniente motorizar las denuncias como organización, o sólo acompañar al denunciante, en una comunidad en la que denunciar suponía enfrentarse con los poderosos locales y por lo cual era necesario contar con ciertas redes de legitimación de las que “los recién llegados” muchas veces adolecían. Según uno de sus integrantes, la APDH local era un “rejunte de buenas voluntades, con intereses diversos y hasta contradictorios”, por lo que “se evitaba hablar de temas que podían involucrar amigos o conocidos”, e incluso la persecución por marihuana servía para “distraer la atención” de casos urticantes ocurridos en dictadura.23

  • 24 “Diez años de lucha en defensa de los DDHH”. Consejo de Presidencia APDH. Marzo 1986. Gentileza Fam (...)

25Este activismo tuvo su refundación junto con el décimo aniversario de la entidad nacional en diciembre de 1985. Entonces desde la APDH Central ponderaban la formación de “una nueva generación de cuadros intermedios, líderes locales y nacionales en la defensa de las libertades públicas, los derechos sociales y económicos de los sectores populares”, a la vez que reivindicaban la existencia de más de medio centenar de delegaciones que expresaban el carácter multifacético del país, “propias de circunstancias de aislamiento, prejuicios, presiones de los poderes locales, distintos niveles de comprensión”24. Además de continuar con las denuncias por violaciones a los derechos humanos, fueron definidos como prioridades en democracia el eje económico-social y el educativo-cultural, al tiempo que se llamaba a profundizar la promoción de respuestas superadoras a través de la participación ciudadana en instancias intermedias.

26Con la realización de las Primeras Jornadas de Derechos Humanos y la renovación de sus autoridades, la filial El Bolsón se alinearía con el movimiento nacional, inaugurando una serie de actividades de concientización y convocatoria a la participación activa, en defensa de la democracia así como en la denuncia del terrorismo de Estado y sus consecuencias. Especialmente se trataría de generar propuestas superadoras sobre “la cuestión de drogas” que se había instalado de manera malintencionada, difamatoria y reivindicativa incluso de la dictadura. No obstante, al mismo tiempo la APDH comenzó a ser requerida para atender problemas comunitarios que no encontraban respuesta en instancias oficiales, por lo que las prioridades durante aquellos años serían los allanamientos sin orden por supuesta tenencia o tráfico de drogas, las denuncias por explotación laboral y la cuestión de tierras, incluyendo desalojos y negocios turbios que afectaban siempre a la población rural más vulnerable.

  • 25 Nota enviada al Concejo Deliberante de El Bolsón. El Bolsón, 31 de diciembre de 1986. Gentileza Jua (...)

27El año 1986 marcó el inicio del movimiento descendente en la lucha contra la impunidad en Argentina. Con el objeto de “aportar a la consolidación de la paz social y la reconciliación nacional”, el Poder Ejecutivo presentó el proyecto de Ley de Punto Final, obteniendo severas críticas de parte de los organismos, que señalaron que atentaba contra la igualdad y la justicia, e iba contra la consolidación democrática. Desde El Bolsón se acompañó activamente las iniciativas nacionales de repudio, e incluso se desarrolló una importante campaña local y regional, dado que la escalada de presiones por parte de grupos afines a la Doctrina de Seguridad Nacional era palpable en toda la Comarca. Ante lo que sería denunciado como una “amnistía encubierta” en manos del Presidente, se llevaron adelante múltiples acciones que contraponían la democracia y la participación ciudadana frente al autoritarismo como base de un proyecto de país. Se lograron manifestaciones de unas 300 personas, significativas en un pueblo que no tenía por costumbre expresiones como el debate público, las marchas o las juntadas de firmas en adhesión a un comunicado de ese tenor. Cuando finalmente la ley fue sancionada, la filial local cuestionó a la Central la poca reacción que entendía habían tenido. Asimismo, exhortó a los concejales locales “a favor de la vida” a expedirse por la inconstitucionalidad de la ley.25 La respuesta nunca llegó, poniendo de manifiesto la contribución que el cuerpo municipal elegido democráticamente hacía al silenciamiento de los horrores cometidos.

  • 26 Revista “Entre Todos”, Buenos Aires, diciembre 1986. Gentileza Leonardo Jalil Bayer.

28A esto se agregarían las dificultades manifiestas para acceder a la información en un pueblo que aun mantenía cierto grado de aislamiento, agravadas por el traslado del director de LRA57 a Bariloche, quedando la emisora en manos más conservadoras. La labor desarrollada durante esos primeros años de democracia había obtenido el reconocimiento local, regional e incluso nacional, destacándose su carácter de radio abierta y popular, un “modelo de democracia directa” que producía sus propios contenidos periodísticos “con participación de barrios, juntas vecinales, Sociedad Ecológica Regional, partidos políticos, sindicatos, comunidades indígenas”, promoviendo “una transformación profunda de la sociedad”, aun cuando esto le significara desacreditaciones por parte de sus detractores.26 El cambio de dirección, sumado al ajuste financiero y las limitaciones a las críticas al gobierno que se imponían en los canales oficiales, derivó en que en 1987, y por iniciativa privada de dos trabajadores de esa emisora, una nueva radio colocara su antena en el aire comarcal. Nacería así FM Alas, rápidamente apropiada como nueva vía de comunicación para los sectores progresistas y subalternos identificados con aquella identidad “jipuche”. Aun con altibajos, pocos años después se consolidaría como la radio comunitaria de El Bolsón, asumiendo un lugar protagónico en la lucha popular desde los noventa en adelante.

29Mientras a nivel nacional el gobierno no lograba contener la escalada de violencia, y las operaciones de inteligencia contra todo lo que tuviera connotaciones de izquierda se mantenían vigentes, los organismos denunciarían la pasividad del arco político, más atento a las elecciones de 1987 que a la preservación de un estado de derecho palpablemente vulnerable. En Semana Santa se produjeron los “alzamientos carapintadas”, generando concentraciones populares masivas en defensa de la democracia en todo el país, reivindicadas por la APDH como “lo nuevo en este viejo enfrentamiento”. En El Bolsón hubo manifestaciones en la municipalidad, con presencia del comandante del Escuadrón 35 aguardando la orden junto al intendente; con militantes de derechos humanos haciendo guardia ante la inminencia de los acontecimientos; con momentos de tensión que recuerdan muy vívidamente quienes estuvieron presentes durante esas jornadas, hasta la frustración que significó la afirmación del Presidente: “la casa está en orden”. En invierno de 1987 fue promulgada la Ley de Obediencia Debida, evidenciando un notorio retroceso del poder civil ante el poder militar nunca democratizado, precipitando a su vez la crisis del gobierno y al interior de la APDH. Desde la filial Neuquén se exigió abiertamente la renuncia de Alfonsín a la presidencia honoraria y el pedido, desechado por la Central, fue acompañado desde las filiales de Bariloche y El Bolsón.

30La atención entonces se concentró primordialmente en la persecución a activistas en una democracia fuertemente condicionada por la persistencia de aparatos represivos y la nula actitud de parte de las autoridades constitucionales para evitar su perpetuidad. Aun cuando el radicalismo fuera reelecto para la gobernación de Río Negro, el Partido Provincial Rionegrino, de bases desarrollistas y pro-militaristas, resultó victorioso en muchos municipios de la provincia, promoviendo candidatos que habían sido funcionarios de facto. En El Bolsón, Miguel Cola se impuso por amplia ventaja. Su eficaz performance desplegada a lo largo de seis años al frente del municipio en dictadura, prevalecía en la memoria de un pueblo que esta vez lo legitimó con el voto.

  • 27 Nota del intendente de El Hoyo al director de Radio Nacional El Bolsón. El Hoyo, 21 de febrero 1988 (...)
  • 28 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Oscar Salzano y Daniel Otal. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

31Su intendencia obtuvo un fervoroso acompañamiento de parte de los sectores más reaccionarios, que extremaron las acciones difamatorias contra quienes insistían en la denuncia de las injusticias naturalizadas. A fines de 1987 se formó la “Comisión de Prevención y Lucha contra las Drogas” que acusaría públicamente a la APDH de hacer apología de las drogas e ir contra la moral imperante, lo que repercutía fuertemente entre la población tradicional, tanto patrones como peones, a quienes buscaban cooptar a través del argumento de que “los hippies se oponen al progreso y contaminan este pacífico rincón de la cordillera con sus costumbres e ideas foráneas”.27 Tres décadas más tarde, los activistas señalan que estos sectores “se empezaron a juntar para confrontar el nuevo factor de poder que no entendían, como nosotros tampoco los entendíamos a ellos… les llamábamos feudales, ultraconservadores, medievales…”.28

  • 29 Entrevista de la autora a Oscar Domínguez. El Bolsón, 10 de diciembre 2013.
  • 30 “Entrevista a Mirta Videla. ¿Caza de brujas en El Bolsón?”. Diario Río Negro, 31 de marzo 1988. Arc (...)
  • 31 Revista “Derechos Humanos”. Año 3, n° 13, abril 1988. Interior: “Jornadas de la Delegación de la AP (...)

32Como respuesta, desde la APDH local impulsaron las Primeras Jornadas de Concientización y Reflexión sobre Drogas, para las que contaron con la presencia de reconocidas personalidades del ámbito educativo, sanitario, legislativo, judicial, de trayectoria nacional e internacional. Aun cuando obtuvieran el rechazo inicial de parte del intendente “porque era un tema feo para hablar en verano por el turismo y qué imagen íbamos a dar de El Bolsón”29, finalmente lograron que fueran declaradas de interés municipal. En declaraciones posteriores para el diario regional, una de sus distinguidas invitadas denunciaría que aquí existía una “caza de brujas contra los artesanos que viven allí y que son definidos como hippies”, que no se trataba más que de jóvenes que habían arribado a la zona algunos años atrás, habían adquirido tierras fiscales, se dedicaban a la agricultura e incluso muchos eran docentes o profesionales. La entrevistada denunciaba que se habían generado “delaciones entre pobladores”, provocando divisiones en la población, “mucho temor, persecuciones por parte de comerciantes o gente de mucho poder económico”.30 Inclusive afirmaría que en El Bolsón aun se conservaba la Doctrina de Seguridad Nacional, lo que otra reconocida disertante atribuía a que “la cuestión de tierras es central (…) Hay intereses muy importantes en la madera”.31

  • 32 Mereb, Ayelén, “¡Cuidado! ¡Democracia y docentes hippies en las aulas! Análisis discursivo de un co (...)
  • 33 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Oscar Salzano y Daniel Otal. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

33Dado que las denuncias apuntaban a “defender a la niñez y la juventud de la subversión”, y reiterando los argumentos que pretendían justificar la represión en la década anterior, la campaña antidrogas tuvo especial repercusión en las escuelas, ante el protagonismo creciente de docentes jóvenes formados en nuevas pedagogías, portadores además de trayectorias políticas de izquierda. Esto incluyó fuertes y falaces acusaciones de parte de dirigentes políticos y prensa adicta, denunciadas por el sindicato por sus similitudes con los tiempos dictatoriales, tendientes a disciplinar a la comunidad educativa.32 Como reflexiona uno de los principales dirigentes, tanto de la APDH como de la Unter local, “fuimos los primeros que hicimos frente a cierta gente que se creían los dueños del pueblo”.33

34El año 1988 aceleró la crisis de la APDH, de la que se escindió la Corriente Militante contra su burocratización. Si bien El Bolsón no llegó a separarse de la Central, no dejó de asentar sus diferencias ante el debilitamiento de la democracia, claramente atravesada por la injerencia de la inteligencia militar, la presión castrense contra los juicios y el agravamiento de problemas sociales y económicos del país. Las elecciones de 1989 proclamaron presidente el candidato justicialista Carlos Menem, y la aceleración de la crisis derivó en la entrega anticipada del poder. La impunidad entonces fue coronada con los indultos, cuyo repudio también tuvo lugar en este rincón cordillerano, donde la comunidad “jipuche”, victoriosa finalmente en la batalla contra el dique de Epuyén, se nucleaba ahora en repudio a un basurero nuclear que pretendía instalarse en la cercana localidad de Gastre.

Ser la semilla

  • 34 Mombello, Laura, “Derechos ambientales, ciudadanía y género: la oposición a la megaminería en Ing. (...)

35En las últimas décadas, la demanda por el reconocimiento de derechos viene desarrollando nuevas modulaciones ciudadanas, y los movimientos sociales son claros protagonistas de estas reivindicaciones. Laura Mombello ha trabajado sobre aquellos procesos ligados a la cuestión ambiental e indígena, cuyas organizaciones, señala, “se destacan por contener una significativa diversidad de actores, recurrir a la horizontalidad como propuesta de construcción política, y defender la autonomía de instancias gubernamentales, partidarias y de grupos económicos”.34 Si bien Mombello analiza los procesos suscitados en los albores del siglo XXI, a la luz de estas reflexiones y la propia evidencia empírica, es posible afirmar que el movimiento “jipuche” de la Comarca Andina forma parte indiscutible de esta tradición de lucha patagónica, expresada en una multiplicidad de organizaciones.

36En El Bolsón existe un entramado solidario entre grupos subalternizados y estigmatizados que desde los tempranos ochenta a la actualidad han configurado la resistencia local al modelo neoliberal. La confluencia de una diversidad de sujetos en torno a la defensa del territorio, como sitio ancestral o lugar elegido, como medio, fin y modo de vida, le ha hecho frente de manera colectiva y sistemática a proyectos del poder económico y político que hasta aquí no habían tenido resistencia. El cuestionamiento de estructuras establecidas, fundamentalmente aquellas relativas a la explotación irracional del bosque y la explotación laboral en los distintos ámbitos, generó fuertes reacciones de parte del establishment local, que entonces reivindicaría su identidad “NyC”, construida como opuesta al “hippismo”, invisibilizando así la diversidad existente entre los sectores subalternizados, para imponer sus propias normas en un pueblo que crecía de manera exponencial. No sólo se produjeron hostigamientos contra la disidencia bajo la dictadura militar en la cordillera patagónica, sino que con el devenir democrático, éstos no cesaron y por el contrario se exacerbaron.

37La oposición al intento de construir una represa en Epuyén tuvo como contrapartida la intensificación del estigma contra “los hippies que se oponen al progreso”, tildándolos a su vez de “drogadictos”, “subversivos”, “promiscuos”, “izquierdistas”, epítetos que resonaban eficazmente en la moral conservadora imperante y eran fervorosamente acompañados por las fuerzas represivas encargadas de ejecutar la persecución a activistas por la supuesta tenencia y tráfico de drogas. Considerados verdaderos atropellos a los derechos humanos, en 1985 estos operativos inspiraron la formación de la APDH local como entidad defensora, la que, junto con el sindicato docente UnTER y Radio Nacional El Bolsón, articularía estrategias tendientes a consolidar la democracia en una comunidad regida por altos niveles de autoritarismo, conservadurismo y discrecionalidad. Aun así, y ante los fuertes retrocesos a nivel nacional en la lucha contra la impunidad, en 1987 fue electo intendente quien había ocupado el cargo en dictadura, y la agudización de las persecuciones, difamaciones y allanamientos ilegales llegó a ser denunciada por referentes nacionales como una verdadera “caza de brujas”.

38A pesar del silencio e impunidad de los noventa respecto de los crímenes cometidos en dictadura, en los distintos rincones del país se generaron modulaciones de resistencia contra el olvido y el avance neoliberal, promoviendo movimientos identitarios y de derechos humanos particulares. En El Bolsón, el movimiento humanista continuó amasándose en torno a iniciativas comunitarias que, desde la gestión popular de la comunicación y el arte, enriquecida por la densidad histórica que supuso la conmemoración de los 500 años de la mal llamada “Conquista de América”, vienen trabajando en pos de hermanar culturas ancestrales y modernas en la defensa del territorio, contra negociados espurios, violencia institucional, corrupción e impunidad de la burguesía comercial y terrateniente.

  • 35 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Air (...)
  • 36 Jelin, Elizabeth, “Los derechos humanos y la memoria de la violencia política y la represión. La co (...)

39Si, como propone Calveiro35, entendemos a la memoria como demanda ética, entonces el desafío reside en comprender que lo político no está tanto en los acontecimientos repuestos, sino en la articulación que establezcamos con el presente que nos toca vivir. Asimismo, advierte Jelin36, las luchas por la memoria suponen confrontación con el olvido, así como disputas entre distintas memorias posibles – qué recordar, cómo recordarlo y quiénes están autorizados a recordar –, generando controversias políticas sobre marcas que hacen al sentimiento de pertenencia a una comunidad a partir de compartir una identidad enraizada en una historia traumática. En este rincón cordillerano, tanto ayer como hoy, el humanismo fue y sigue siendo estigmatizado por parte de los sectores cuyos abusos viene denunciando. La configuración de una resistencia popular “jipuche” se ha vuelto fundamental para visibilizar dicho accionar violento, que, sirviéndose de las fuerzas represivas en defensa de intereses particulares, silenciarían luego los hechos para ocultar responsabilidades propias e invisibilizar al mismo tiempo a quienes no se resignan a tal subordinación. La reposición de estas voces y experiencias permite hacer inteligible la configuración memorial en El Bolsón y cómo este pasado pugna por hacerse presente, interpelando a la comunidad del “paraíso, mágico y natural” y su pretendida ajenidad respecto de los horrores suscitados.

40En honor entonces a la vida y la lucha de Santiago Maldonado, y lejos de considerar los acontecimientos como sucesos extraordinarios y aislados, este artículo busca colaborar en la reconstrucción de esa historia subalterna, a fin de descubrir los sentidos que esa memoria puede tener para el presente, estableciendo conexiones que tiendan a la emancipación y la construcción de relaciones sociales más justas e igualitarias.

Haut de page

Notes

1 Al respecto véase Mendes, José María y Blanco, Daniel, “La historia de Handem Cerieldin, de su almacén y de algunos cambios sociales en el Valle de El Bolsón 1920-1950”, en Bandieri, Susana, Blanco, Graciela y Varela, Gladys, Hecho en Patagonia. La historia en perspectiva regional, Neuquén: EDUCO – Universidad Nacional del Comahue, 2006, p. 211-229.

2 Al respecto véase Tozzini, María Alma, Pudiendo ser mapuche. Reclamos territoriales, procesos identitarios y Estado en Lago Puelo. Provincia del Chubut. Tesis Doctoral en Antropología Social. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 2012.

3 Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI, 2002.

4 Jelin, Elizabeth, “Los derechos humanos y la memoria de la violencia política y la represión. La construcción de un campo nuevo en las ciencias sociales”, Cuadernos del IDES, n° 2, octubre 2003.

5 Zubillaga Paula, “Los estudios sobre el movimiento de derechos humanos argentino. Un estado de la cuestión”, Revista Cambios y Permanencias, 2016, n° 7, p. 220-239, p. 231.

6 Bandieri, Susana, “La Patagonia: mitos y realidades de un espacio social heterogéneo”, en Gelman, Jorge (comp.): La Historia Económica Argentina en la encrucijada: Balances y perspectivas, Buenos Aires, Prometeo, 2006, p. 389-410.

7 Ginzburg, Carlo, “Microhistoria: dos o tres cosas que sé de ella”, Manuscrits, 1994, n° 12, p. 13-42; Levi, Giovanni, “Sobre microhistoria”, en Burke, Peter, Formas de hacer historia, Madrid, Alianza Universidad, 1996, p. 119-143

8 Del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth, compiladores, Luchas locales, comunidades e identidades. Colección Memorias de la Represión, Madrid, Siglo XXI Editores, 2003.

9 Titulada “¿Paraíso, mágico y natural? Historia y memorias de la represión política en El Bolsón. 1974-2012”, la misma fue dirigida por el Dr. Emilio Crenzel, co-dirigida por el Dr. Daniel Benclowicz, y defendida ante el Doctorado de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de La Plata en junio 2017.

10 Dal Bo, Alberto, Hospitales de reforma: crónicas para evitar el olvido. Buenos Aires, Biblos, 2008.

11 Suárez, Rubén, “La construcción del ‘enemigo interno’ en la Policía de Río Negro, 1974-1975”, Cuadernos de Marte, Año 8, n° 13, julio-diciembre 2017, p. 87-116.

12 Manzano, Valeria, “Política, cultura y el ‘problema de las drogas’ en la Argentina, 1960-1980s”, Apuntes de investigación del CECYP, 2014, Año XVII, nº 24, p. 51-78.

13 Memorándum 27 de octubre de 1975. Destacamento de Inteligencia nº 183 de Comodoro Rivadavia y Policía del Chubut. Archivo Provincial de la Memoria. Fondo Documental incompleto del Servicio de Inteligencia del Chubut. Subsecretaría de Derechos Humanos. Ministerio de Gobierno del Chubut.

14 Entrevista de la autora a Alberto Magnin y Fernando Geronazo, El Bolsón, enero 2017.

15 Chiappe, Lucas, La Patagonia de Pie. Ecología vs Negociados. El Bolsón, Río Negro, 2005, p. 10-23.

16 Libro de actas n° 1. APDH El Bolsón. 1985-1989. 110 fojas. Gentileza Raúl Prytula.

17 Elias, Norbert, “Introducción: ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados”, en Elias, Norbert y Scotson, J.L, The Established and Outsiders. A Sociological Enquiry into Community problems, Londres, Sage Publications, 1994. Traducción Vera Weiler, profesora Universidad Nacional de Colombia.

18 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

19 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

20 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Daniel Otal y Oscar Salzano. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

21 Nota dirigida al Presidente de la Legislatura de Chubut. Lago Puelo, 10 de julio 1985. Gentileza Juan de Agostini.

22 Nota dirigida al Presidente del Concejo Municipal de El Bolsón. El Bolsón, 25 de septiembre de 1985. Gentileza Juan de Agostini.

23 Entrevista de la autora a Oscar Domínguez. El Bolsón, 24 de noviembre 2016.

24 “Diez años de lucha en defensa de los DDHH”. Consejo de Presidencia APDH. Marzo 1986. Gentileza Familia Sivieri-Romairone.

25 Nota enviada al Concejo Deliberante de El Bolsón. El Bolsón, 31 de diciembre de 1986. Gentileza Juan de Agostini.

26 Revista “Entre Todos”, Buenos Aires, diciembre 1986. Gentileza Leonardo Jalil Bayer.

27 Nota del intendente de El Hoyo al director de Radio Nacional El Bolsón. El Hoyo, 21 de febrero 1988. Gentileza Raquel Caprano.

28 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Oscar Salzano y Daniel Otal. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

29 Entrevista de la autora a Oscar Domínguez. El Bolsón, 10 de diciembre 2013.

30 “Entrevista a Mirta Videla. ¿Caza de brujas en El Bolsón?”. Diario Río Negro, 31 de marzo 1988. Archivo Diario Río Negro.

31 Revista “Derechos Humanos”. Año 3, n° 13, abril 1988. Interior: “Jornadas de la Delegación de la APDH de El Bolsón. Polémica por las drogas”, p. 39. Gentileza Familia Sivieri-Romairone.

32 Mereb, Ayelén, “¡Cuidado! ¡Democracia y docentes hippies en las aulas! Análisis discursivo de un conflicto socioeducativo en Mallín Ahogado. El Bolsón, 1988”, Conflicto Social. Revista del Programa de Investigaciones sobre Conflicto Social, 2016, Vol. 9, n° 16, p. 123-146.

33 Entrevista de la autora a Juan Vargas, Oscar Salzano y Daniel Otal. El Bolsón, 11 de agosto 2016.

34 Mombello, Laura, “Derechos ambientales, ciudadanía y género: la oposición a la megaminería en Ing. Jacobacci”, en Jelin, Elizabeth, Caggiano, Sergio y Mombello, Laura, Por los derechos Mujeres y hombres en la acción colectiva, Buenos Aires, Nueva Trilce, 2011, p. 123-168.

35 Calveiro, Pilar, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Norma Editorial, 2006.

36 Jelin, Elizabeth, “Los derechos humanos y la memoria de la violencia política y la represión. La construcción de un campo nuevo en las ciencias sociales”, Cuadernos del IDES, n° 2, octubre 2003.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ayelén Mereb, « El movimiento de derechos humanos y la construcción de las memorias de la represión en clave local. La resistencia “jipuche” en El Bolsón de la posdictadura argentina », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 15 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/72891 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.72891

Haut de page

Auteur

Ayelén Mereb

Integrante del Grupo de Estudios sobre Memoria Social e Historia Reciente. Instituto de Investigaciones Gino Germani. Facultad de Ciencias Sociales. UBA
ayemereb@yahoo.com.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page