Navigation – Plan du site
Débats | 2018
Ciudades y fronteras culturales en sociedades transoceánicas – Coord. Jorge Díaz Ceballos y Susana Truchuelo García
Anna Busquets Alemany

Desencuentro cultural y confrontación armada en la Manila del siglo XVII

Cultural encounters and military confrontation in the seventeenth century Manila
Rencontre culturelle et confrontation armée au XVIIe siècle à Manille
Descencontro cultural e confrontação militar na Manila do século XVII
[05/10/2018]

Résumés

Lorsque les Espagnols s’établirent à Manille en 1571, la population chinoise était à peine composée de quarante individus. À la fin du siècle, cette population était d’environ quatre mille aux Philippines et, dans les premières décennies du XVIIe siècle, elle dépassait déjà les vingt mille, face à un petit millier d’Espagnols. Les Chinois sont rapidement devenus essentiels pour la colonie : ils fournissaient les produits de base, contrôlaient le commerce intérieur, approvisionnaient de marchandises le Galeón de Manila, et exerçaient pratiquement tous les métiers de la fabrication artisanale. À Manille, ces activités, qui leur procuraient probablement de meilleures conditions de vie, leur permettaient aussi d’envoyer de l’argent (métal) en Chine. Les relations entre ces deux groupes humains se tissèrent sur la base d’une dépendance mutuelle, périodiquement altérée par des épisodes de désaccords et d’affrontements, qui menèrent à plusieurs soulèvements des Chinois, des rébellions durement réprimées et qui impliquèrent souvent leur bannissement des îles. Nous nous proposons ici d’analyser la relation entre les Espagnols et les Chinois à Manille au cours de la seconde moitié du XVIIe siècle. Et, plus précisément, les événements qui eurent lieu en 1662 en raison des menaces que Zheng Chenggong avait dirigées contre Manille : il s’agit d’étudier les rôles joués par les différents acteurs impliqués dans cet épisode, ainsi que ses conséquences principales.

Haut de page

Notes de la rédaction

Esta investigación forma parte del Proyecto de Investigación I+D, Culturas Urbanas en la España Moderna: Policía, Gobernanza e Imaginarios (siglos XVI-XIX) HAR2015-64014-C3-1-R, concedido por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Flynn, Denis O. y Giráldez, Arturo, “Born with a ‘Silver Spoon’: World Trade’s Origins in 1571”, Jo (...)
  • 2 Garcia-Abásolo, Antonio, “Los chinos y el modelo colonial español en Filipinas”, Cuadernos de Histo (...)

1Durante los siglos XVI y XVII, las relaciones de España con China lo fueron, ante todo, con la comunidad china de Manila. A pesar de que a la llegada de los españoles en 1565 los chinos que vivían en las Filipinas eran muy pocos, su número se elevó drásticamente a finales del siglo XVI, superando siempre a la constante escasa colonia española. A principios del siglo XVII había más de veinte mil chinos y en 1650, de las cuarenta y dos mil personas que vivían en Manila quince mil eran chinos, unos veinte mil filipinos y algo más de siete mil españoles1. Concentrados en el parián – barrio específico para los chinos y centro económico de la colonia castellana –, los sangleyes – los chinos de Manila –, eran la espina dorsal de la economía de las islas, no solo por lo que producían y los servicios que proporcionaban sino también por las conexiones que mantenían con los comerciantes de las provincias del sur de China. De ellos procedían los productos para el comercio del Galeón de Manila que ponía en contacto directo a dos colonias de la corona de Castilla, México y Filipinas. Además, los sangleyes también subvencionaban la nueva colonia debido a diversos gravámenes que sobre ellos recaían, entre los que estaban las licencias de establecimiento – ocho pesos anuales para poder quedarse en las islas –, varios impuestos sobre las mercaderías o el impuesto sobre los juegos, una de las actividades típicas de los sangleyes. A cambio, obtenían en Manila plata que enviaban a China y, seguramente, mejores condiciones de vida que las de su lugar de origen, en la mayoría de los casos la provincia de Fujian, en la costa sur de China2.

  • 3 Como señala García-Abásolo, la comunidad china no encajaba bajo la etiqueta “indios”, que fue usada (...)
  • 4 Díaz-Trechuelo, Lourdes, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas: su regulación legal (si (...)
  • 5 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley I: “Q (...)
  • 6 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley II: “ (...)
  • 7 Guerrero, Milagros, “The Chinese in the Philippines, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The C (...)
  • 8 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley X: “Q (...)

2Los españoles se encontraron frente a una situación nueva: lidiar con un grupo más numeroso y económicamente más importante que ellos. Cuando trataron de clasificar a la población de las islas mediante las mismas categorías que habían usado en el contexto americano, éstas resultaron del todo inadecuadas3. Además, tampoco el derecho Indiano que había sido aplicado en el resto de las colonias encajó en el contexto filipino y muy pronto se reveló limitado para dar respuesta a las especificidades que representaban las islas Filipinas. Fue necesario, pues, establecer disposiciones específicas que quedaron recogidas a mediados del siglo XVII en la Recopilación de Leyes de los Reinos de Indias, en la que trece leyes estaban específicamente dedicas a los sangleyes (la mayoría de las cédulas reales recogidas son de los años 1594 a 1627), y estaban contemplados en otras tantas4. En estas disposiciones, dos aspectos aparecen de manera recurrente. En primer lugar, la necesidad de garantizar tanto la seguridad de la ciudad como la del grupo de españoles. Se fijó que los chinos no excedieran los seis mil5 y se implantó regular las licencias de establecimiento que concedían los gobernadores, prescribiendo la obligatoriedad de registrarlas en un libro separado, con la supervisión de los oficiales reales, en el que hubiera de cada sangley “nombres, y señas, de forma que no pueda haber ocultación”6. Además, en 1581 el gobernador Gonzalo de Ronquillo decretó la creación de un barrio específico chino – el parián –, situado fuera de las murallas aunque lo suficientemente cerca de la distancia de un tiro de mosquete7. Nada de esto se cumplió y existieron numerosos contactos entre los distintos grupos étnicos, motivados fundamentalmente porque en el parián se concentraban casi todos los oficios y actividades económicas de la ciudad. En segundo lugar, la necesidad de garantizar un buen trato a los sangleyes que facilitara una convivencia estable y un buen funcionamiento de la colonia8.

  • 9 Wang, Gungwu, “Merchants without Empire: the Hokkien sojourning communities”, en Tracy, J.D. (ed.), (...)
  • 10 Véase Ollé, Manel, “Interacción y conflicto en el parián de Manila”, Illes Imperis, 2008, p. 61- 90
  • 11 Sobre este aspecto véase el trabajo de Álvarez, Lorena, “Los sangleyes y los problemas de la divers (...)
  • 12 García-Abásolo, Antonio, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Siglos XVI y XVII”, en (...)
  • 13 Guerrero, Milagros, “The Chinese in the Philippines, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The C (...)

3Los chinos en las islas estuvieron siempre en una posición social y política muy vulnerable. Definidos por Gungwu Wang como “comerciantes sin un imperio”, eran un grupo cuyas actividades económicas no estaban respaldadas ni protegidas por ningún gobierno local9. Si bien el poder económico que tenían les hacía imprescindibles para la colonia, a la vez generaba recelo y temor en los españoles en la misma proporción. Los españoles necesitaban a los chinos para prácticamente todo; los chinos, en cambio, necesitaban fundamentalmente la plata. Desde el primer momento, a pesar de la dependencia mutua, las relaciones que se tejieron entre ambos grupos no estuvieron exentas de conflictos10. La convivencia, marcada por una permanente desconfianza, se vio periódicamente alterada por episodios de desencuentro cultural – como por ejemplo las violentas situaciones generadas por la obligación de cortar el pelo a los chinos convertidos al cristianismo11 – y de confrontación armada – cuya máxima expresión fueron los varios alzamientos de los chinos (cuatro de ellos en el siglo XVII), duramente reprimidos y que con frecuencia significaron su expulsión de las islas. A pesar de tales episodios, los chinos siguieron llegando y estableciéndose en las islas – con el comercio obtenían un beneficio de entre el 100% y el 300%, lo que permite entender que no dejaran de acudir a las islas12 –, de manera que su número se recuperaba rápidamente siendo siempre superior al de los españoles13. El objetivo de este artículo es analizar uno de estos episodios de confrontación y violencia étnica del siglo XVII, el de 1662, en el contexto de la ciudad colonial y multirracial de Manila.

Ruptura de la inestable paz: la llegada de una embajada diplomática a Manila

  • 14 Carioti, Patrizia, “The Zheng’s Maritime Power in the International Context of the Seventeenth-Cent (...)
  • 15 Wills, John E. Jr., China and Maritime Europe, 1500-1800: Trade, Settlement, Diplomacy and Missions(...)

4En mayo de 1662, la amenaza que llegó a las islas Filipinas encubierta bajo la forma de embajada diplomática acabó con la inestable paz que en esos momentos había en la ciudad de Manila. Zheng Chenggong, que entonces estaba al frente del poderoso imperio marítimo Zheng, dirigió su mirada hacia las islas Filipinas. En esta ocasión, en lugar de enviar sobre las islas su poderosa armada – tal como había hecho unos meses antes sobre la isla Hermosa (Taiwán) para expulsar de allí a los holandeses –, decidió enviar una embajada diplomática al gobernador de Manila para exigirle sumisión y tributos. Razones ideológicas, políticas y económicas estaban tras esta tentativa. Por un lado, consideraba que los chinos del parián eran vasallos suyos, que los españoles – como el resto de extranjeros de otros enclaves del mar de China – estaban en las Filipinas de manera ilegal y que las islas deberían estar sujetas a su imperio marítimo. Por el otro, buscaba contar con el apoyo y cooperación de las comunidades chinas de ultramar14. Seguramente también pensó que en Luzón encontraría un surplus de grano y productos con los que alimentar a sus tropas, cada vez más faltas de víveres en el inestable contexto chino de la transición entre las dinastías Ming y Qing15.

  • 16 Para una biografía detallada de este religioso véase González, José María (O.P), Un misionero diplo (...)

5Zheng Chenggong puso al frente de su embajada a un religioso, el dominico italiano Victorio Riccio (1621-1685) que entonces residía en Xiamen, uno de los enclaves que los Zheng controlaban en la China continental16. La elección fue una sorpresa para todos y especialmente para el dominico. Riccio se refiere a ello en su extenso manuscrito de 1667, Hechos de la Orden de Predicadores en el imperio de China (en adelante, Hechos):

  • 17 Riccio, Hechos, 1667, Libro III, cap. 16, fol. 326r, 5. Archivo Provincial de Santo Tomás de Ávila (...)

“Para embajador de cosa tan inicua, é injusta, quien pensara que había de elegir el Cuesing a un sacerdote predicador, y ministro de Dios? Pero asi fue, y por dos causas, la una para que entendiesen que lo que decía hombre de su ley, y de su sangre, no podía ser falsedad; la otra pª [para] que viesen que estimaba las personas religiosas como hombres de verdad, de virtud, y talento, pues les confiaba sus mayores negocios”17.

  • 18 Santa Cruz, Baltasar O.P., Tomo segundo de la Historia de la provincia del Santo Rosario de Filipin (...)
  • 19 Prieto Lucena, Ana María, Filipinas durante el gobierno de Manrique de Lara, 1653-1663, Sevilla, Pu (...)
  • 20 Riccio, Victorio, “Prosiguen los sucesos de las islas Philipinas este año de 1663”, Real Academia d (...)

6La llegada de la embajada causó un gran alboroto en Manila y puso en evidencia los paradigmas culturales tan distintos en los que se movían unos y otros. En las Filipinas se conocían las últimas fechorías que Zheng Chenggong – conocido en las fuentes europeas como Koxinga – había perpetrado en los mares de China y, a pesar de que el embajador era un fraile y de que iba investido con las ropas propias de un mandarín chino, no dudaron del peligro que suponía la embajada procedente de un pirata-mercader cuyo ejército contaba con más de quince mil champanes y cien mil hombres. Para hacer frente a la amenaza, el 16 de mayo Manrique de Lara convocó a la Junta. Se decidió reunir en Manila todas las fuerzas dispersas por las islas para hacer un frente común, reparar las fortificaciones y fortalecer los puestos en las murallas por si a los sangleyes se les ocurría escalar18. Además, era necesario garantizar el abastecimiento necesario para la ciudad19. Los preparatorios para la eventual ofensiva de Zheng Chenggong cambiaron tanto la ciudad que Riccio la compara con un erizo y afirma “dudo que oy tenga su magestad ciudad en mas defensa”20. Así se explicaba en la carta de la Audiencia de Manila julio de 1662:

  • 21 “Carta de la Audiencia de Manila, Manila”, Julio 1662. Archivo General de Indias (en adelante, AGI) (...)

“Y por el riesgo tan patente en que se halla esta ciudad de Manila, caveza de las islas de Luzon y malucos, por ser tan pocos los españoles que en ellas avitamos como se a referido y porque en todo acontesimiento debe procurar el buen governador alimentar y sustentar el corazón de este cuerpo mistico. Se despacho prohibicion real para retirar y desmantelar la fuerza de Terrenate y otras de menos porte de las yslas malucas y para que venidas estas fueras (aunque cortas) se procure resistir y sustentar esta principal plaza a la potencia tan belicosa y numerosa como es la del barbaro, todo lo qual se remedio habiendo precedido junta general de todos los cavos militares y Audiencia, Arçobispo, Regidor y vecinos de estas ciudad en que conformaron casi todo o la mayor parte”21.

  • 22 “Mediante la industria de que me vali haciendo la causa comun pues de otra suerte no se pudiera hav (...)

7Estas medidas implicaron no solo una suma de dinero importante sino también una movilización masiva de la población de Manila (con excepción de la china) que, ante el temor de una posible invasión y a cambio de exenciones tributarias por un año – algunas incluso fueron concedidas de por vida –, trabajaron en la defensa de la ciudad22.

  • 23 El texto de la carta está reproducido en el manuscrito “Testimonio de la junta que formó Sabiniano (...)
  • 24 Riccio, Hechos, Lib. III, cap. 16, fol. 326r. También Manrique de Lara, en su carta de 4 de agosto (...)
  • 25 Tremml, Birgit, “Friend or Foe? Intercultural Diplomacy between Momoyama Japan and the Spanish Phil (...)
  • 26 Para un estudio más detallado véase Busquets, Anna, “Dreams in the Chinese Periphery: Victorio Ricc (...)

8El mensaje de la carta que Riccio entregó a Manrique no dejaba lugar a duda: la ciudad de Manila debía someterse y pagarle tributos23. En un tono claramente amenazante, Zheng Chenggong hacía saber a los españoles que, en caso contrario, él mismo asolaría la ciudad con sus ejércitos24. A pesar de la amenaza, en varias ocasiones la carta hacía referencia al hecho de que se trataba de una petición “amigable” para evitar un enfrentamiento militar. Para unos y otros, el uso e interpretación de tales conceptos era muy distinto. Para los chinos, tales conceptos entroncaban directamente con el sistema chino de relación con los países extranjeros, en el que China gozaba de una posición de supremacía que debía ser aceptada por el resto de reinos con los que se relacionaba. Para los españoles, en cambio, tales conceptos implicaban una relación de igual a igual. Siguiendo a Tremml, puede definirse como un episodio de diplomacia cultural en el que culturas políticas que carecían de un protocolo uniforme, estaban en contacto25. Afortunadamente para los españoles, la repentina muerte de Zheng Chenggong al cabo de unos meses (enero de 1663), dejó sin efecto la amenaza26.

  • 27 “Testimonio de la junta que formó Sabiniano Manrique de Lara sobre la carta que le escribió el tira (...)
  • 28 El encargado de sofocar a estos rebeldes fue el maese de campo Francisco Lacsamana, que fue ayudado (...)

9La llegada de la embajada no implicó únicamente cambios en la morfología de la ciudad sino que alteró por completo la convivencia entre chinos y españoles. Para que no cundiera el pánico, las autoridades españolas en las islas trataron de ocultar las verdaderas intenciones de la embajada afirmando que ésta únicamente perseguía fines comerciales. Además, para mantener la calma, se ordenó que se siguieran las ceremonias habituales: se hicieron las debidas salvas en el campo de Manila y el fraile-embajador fue objeto de las ceremonias y agasajos pertinentes27. Sin embargo, los acompañantes chinos que viajaban con Riccio muy pronto pusieron al descubierto el verdadero objetivo de la embajada y se corrió la voz de que el plan de Zheng Chenggong era conquistar las islas. Los filipinos y los españoles que vivían en Manila, enfurecidos con las pretensiones de Zheng Chenggong, empezaron a insultar a los chinos del parián y a proferir contra ellos todo tipo de amenazas –hasta el punto de que llegaron a plantearse enviar Zheng Chenggong un tributo formado por cabezas de sangleyes. Unos dos mil chinos se armaron para defenderse y cruzaron el río Pasig28. Algunos otros prefirieron fugarse e intentaron unirse a las tropas de Zheng Chenggong. Y la gran mayoría, cansados de las amenazas y ataques procedentes de los filipinos, mestizos y españoles – y temiendo que la reacción de las autoridades españolas en Manila fuera la misma –, decidieron amotinarse dentro del parián.

El alzamiento de 1662: acontecimientos y pacificación

  • 29 Santa Cruz, Baltasar O.P., Tomo segundo de la Historia de la provincia del Santo Rosario de Filipin (...)
  • 30 Riccio, Vittorio, Hechos, Lib. III, cap. 17, fol. 329v, 2.

10Corría el 25 de mayo cuando los sangleyes se amotinaron en el interior del parián, matando a unos negros y a dos españoles que estaban allí. Inmediatamente unos ochenta sangleyes corrieron a la puerta de la ciudad pero “como son huecos de natural, fueron sentidos con tiempo y los soldados que estaban de guardia acudieron a cerrar las puertas, y allí mataron tres o quatro sangleyes”29. Inmediatamente el resto de sangleyes fue concentrándose en el parián, donde se acabaron congregando unos ocho o nueve mil. Los capitanes chinos de los navíos de mercancías que estaban en Manila y que no habían participado en el levantamiento, tuvieron miedo de que los españoles les hicieran cómplices del motín de sus compatriotas. Por ello, pidieron protección a Riccio que los escondió en su celda del convento de Santo Domingo con la promesa de que resolvería el tema directamente con el gobernador30.

  • 31 Wills, John E. Jr. (ed.), China and Maritime Europe 1500-1800. Trade Settlement, Diplomacy and Miss (...)
  • 32 Menegon, Eugenio, Ancestors, Virgins and Friars. Christianity as a local religion in late imperial (...)
  • 33 González, José María (O.P), Un misionero diplomático, Madrid, Ediciones Studium, 1955, p. 15

11El caos se había apoderado de la ciudad. El gobernador solicitó entonces a fray Felipe Pardo – padre provincial de los dominicos, que era la orden que estaba al cargo del parián –, que designara a un religioso con conocimiento de la lengua china para enviarlo como delegado suyo al parián y calmar el motín. Nuevamente el elegido fue Riccio, que en esta ocasión asumió el papel de mediador-cultural en el conflicto con los sangleyes. La elección de Riccio no fue únicamente sorprendente por el hecho de que fuera un fraile. También desde el punto de vista de los contactos culturales y de la comunicación intercultural fue una novedad. En el siglo XVII, los riesgos de la mediación superando las barreras culturales y lingüísticas eran una “especialidad marítima china”31. La mayoría de los episodios de comunicación intercultural eran manejados por los chinos que, al establecerse en Manila, habían aprendido español. De hecho, a lo largo de los siglos XVI y XVII los misioneros que podían comunicarse en chino eran muchos menos que los sangleyes que podían hablar español. Es por ello que, para cambiar esta situación, los dominicos siempre confirieron gran importancia al aprendizaje de los idiomas locales, especialmente vernáculos. Algunos dominicos ciertamente consiguieron buen nivel tanto de escritura como de lengua china32. Fuentes contemporáneas confirman que Riccio aprendió chino en muy poco tiempo y probablemente fue uno de los pocos que podía actuar a la vez como traductor e intérprete33. Además del argumento lingüístico, probablemente fue elegido por su habilidad para manejar situaciones controvertidas y para adaptarse a escenarios distintos, así como también su capacidad para convencer al oponente. Es probable que Riccio, como hombre religioso, y no como diplomático entrenado, tuviera más libertad para adaptarse a los diferentes contextos y circunstancias en las que se vio involucrado.

  • 34 Riccio, Hechos, Libro III, cap. 17, nº 3, fol. 329v.
  • 35 Riccio, Hechos, Libro III, cap. 17, nº 5, fols. 330v-331r.

12Riccio entró en el parián de Manila acompañado por el dominico filipino José de Madrid para convencer a los sangleyes que depusieran las armas. De acuerdo con Riccio, había unos nueve mil amotinados34. Tenemos pocos datos acerca de la comunicación que tuvieron aunque conocemos de qué manera Riccio logró convencerlos. Por un lado, argumentó su calidad de embajador-negociador en nombre del gobernador, al que había suplicado que les perdonara la vida. Por el otro, su carácter de mandarín chino lo acercaban a los amotinados, pues había sido investido por Zheng Chenggong que le había conferido todas las dignidades correspondientes a su rango y que podían verse en las ropas chinas que llevaba. No le resultó fácil convencerlos. El recuerdo de otro episodio similar ocurrido algunos años antes con la traición del dominico Alberto Collares en el contexto del levantamiento de los chinos de 1639, era todavía muy reciente. Nuevamente la habilidad de Riccio resultó crucial para salir airoso del envite. Identificarse con aspectos esenciales de la cultura china – tanto por la indumentaria que llevaba puesta, como por tener “familia” en China, es decir, casa y hermanos frailes que les esperaban allí – le valió para ganarse la confianza de los amotinados35.

13Después de su discurso ante los sangleyes, Riccio abandonó el parián prometiéndoles que las tropas se retirarían y que serían perdonados. Los chinos exigieron quedarse como rehén a José de Madrid, al que uno de ellos mató con un machete sin que Riccio tuviera noticia de ello. Aunque los españoles querían castigar a los chinos por su levantamiento, Riccio consiguió que el gobernador les concediera el perdón. Dos fueron los argumentos que esgrimió ante el gobernador. Por un lado, la necesidad de mantener todas las fuerzas militares intactas por si Zheng Chenggong atacaba; por el otro, la necesidad de mantener abierta la puerta de entrada a China para su evangelización. Finalmente el perdón fue otorgado en nombre del Rey de España, y Riccio tradujo el documento real al chino.

Los retazos del levantamiento: sobre la expulsión o no de los sangleyes

  • 36 García-Abásolo, Antonio “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Los fundamentos del come (...)

14A pesar del perdón que Riccio consiguió para los sangleyes, las relaciones entre chinos y españoles continuaron marcadas por la inestabilidad, el interés, el recelo y el miedo mutuo. Tras el alzamiento de 1662 se reabrió el debate acerca de la conveniencia o no de permitir que estuvieran en las islas. Finalmente, una cédula real de 1686 decretó la expulsión de las islas de los chinos infieles. Sin embargo, el temor de las consecuencias que tal expulsión pudiera tener en la economía de la colonia hizo que la ejecución de la orden fuera lenta y que no terminara de hacerse efectiva hasta 1755. Se calcula que fueron expulsados 3693 chinos, aunque la cifra no da cuenta del número real de chinos infieles que podían estar en cualquier lugar de la isla36.

  • 37 Este manuscrito consta de 22 folios y se han localizado dos copias: una en el Archivo General de In (...)

15El debate acerca de la conveniencia o no de permitir que los chinos vivieran en las islas generó una cantidad de documentación ingente. No es objetivo de este trabajo analizar este debate aunque en este punto nos interesa el manuscrito “Discurso y parecer en que se demuestra que no combiene que la Nacion de China (que llaman sangleyes) habite ni viva de asiento en las Islas Philipinas” que Riccio redactó algunos años más tarde, en 1677, cuando estaba retirado en el convento de San Juan del Monte, en las afueras de Manila37. En este manuscrito, elaborado a modo de informe a petición del oidor de la Audiencia de Manila, Diego Calderón y Serrano, Riccio expone a partir de seis proposiciones los principales argumentos que justificarían la expulsión de los chinos no cristianos de las Filipinas. El mismo que había llegado a Manila como embajador de Zheng Chenggong, el mismo que había defendido y ocultado a los capitanes chinos en su celda, el mismo que luego había mediado en el alzamiento chino de 1662, y el mismo que había conseguido el perdón para los chinos sublevados, años más tarde cambiaría radicalmente su postura y acabaría defendiendo la necesidad de expulsar a los chinos no cristianos de las islas. Consciente de la complejidad del asunto, puesto que implicaba no sólo intereses espirituales sino también económicos y políticos, el dominico incorpora en su argumentación algunas de las posibles réplicas que su texto podría recibir, así como también sus argumentos para cada una de las posibles réplicas señaladas. Para defender su posición, el dominico utiliza argumentos religiosos, históricos y también socio-económicos.

  • 38 Para un estudio acerca del bautismo y la interpretación que los natives chinos hacían de dicho sacr (...)

16Los argumentos religiosos ocupan las tres primeras proposiciones, en las que Riccio se centra en la idolatría, el ateísmo y el mal ejemplo que los no-cristianos suponían para los chinos cristianos. En cuanto a la idolatría y el ateísmo, Riccio denuncia el hecho de que los chinos únicamente se bautizaban por interés material – gozar de mayor libertado o poder casarse con mujeres filipinas –, les acusa de no respetar los sacramentos que rigen la religión cristiana – muchos se casaban sin haber recibido previamente el bautismo – y critica el hecho de que al regresar a su país muchos no solo olvidaban respetar la doctrina cristiana sino que se avergonzaban de ella e incluso la ocultaban a sus mujeres e hijos38. Añade, además, el pecado nefando de la sodomía ampliamente extendido entre los chinos y que, como en el caso de la idolatría, resultaba de difícil control. Aunque “se pone gran cuidado en que los sangleyes no esten acompañados con desbarbados” (es decir, homosexuales) no puede evitarse este pecado”, se lamentaba el dominico. Escribe al respecto:

“Assi lo creo, pero no se evita por esto el peccado. Lo primero porque los moçuelos unos con otros pecan; lo segundo porque son astutisimos y faciles en semejante materia, especialmente de noche, para lo qual no necesitan de cama, ni de entrar en sus aposentos, todo lugar y disposicion es a proposito para sus torpes fines; lo 3º que los mesmos barbados unos con otros cometen el mesmo pecado porque a veces y muchas, se gradan tanto de unas buenas barbas, como de una buena cara, y esto en China donde no ay los escrupulos (que llaman ellos) de los españoles. Hagase pues el argumento a fortiori, si en China donde ay toda libertad para las torpezas a ver abundancia de rapacces y rameras, sin temor de Dios, ni horror al infierno, se juntan unos barbados con otros, que harán aquí en Philipinas donde experimentan en la materia dificultades, guardias y sentinelas?”

  • 39 Folch, Dolors, “El pecado nefando: la homosexualidad china en las relaciones castellanas del siglo (...)
  • 40 García-Abásolo, “La Audiencia de Manila”, p. 353.

17El pecado nefando no era un tema desconocido para los misioneros de los siglos XVI y XVII sino todo lo contrario, buena parte de las fuentes españolas lo incorporaron en las noticias que aportaban sobre China. Como señala Folch, en la China de los Ming las relaciones homosexuales eran una realidad tangible y no eran un acto delictivo y, muchísimo menos, un pecado39. En el fragmento anterior, Riccio también menciona otro de los quebraderos de cabeza de los misioneros: el gran número de prostitutas y “casas de recreación” (prostíbulos) que había en China. Finalmente, Riccio pone de manifiesto la nefasta influencia que los chinos recibían de los “malos españoles”, refiriéndose en concreto a “la escoria de la nueba españa que viene a parar a estas islas, los ladrones, los facinerosos, los inquietos, los expulsos, los apostatas y quantos ay de mala sangre y peores hechos”, hasta el punto de que llega a afirmar que las islas Filipinas “son las galeras de la Nueva España”. Como señala García-Abásolo, a las islas iban a parar los sentenciados con destierro (forzados), los que por culpa del juego tenían deudas y que tenían que trabajar como soldados hasta poderlas pagar, y los que habían huído de la Nueva España y buscaban esconderse en las Filipinas40.

18En relación con el mal ejemplo que los sangleyes daban a los chinos que cada año acudían a comerciar a las Filipinas, el dominico se queja del tipo de vida y distracciones de los sangleyes – dados a supersticiones, sodomías, borracheras, engaños, mentiras y poca o ninguna fidelidad a Dios. Además, los acusaba de enseñar a las mujeres de los neófitos todo tipo de blasfemias contra Dios y de persuadirlos para que no se confesaran a los padres sacerdotes, alegando que eran hombres como todos los demás, que comían y bebían y que eran mortales como el resto. Concluye señalando: “ay pena y gloria, castigo y premio en la otra vida, como ven que los sangleyes se rien desto y que gozan este mundo, y triumfan sin recelos y temores de los chinos, y que lo pasan mejor que los españoles dudan quien tiene razón”.

19Riccio también utiliza el argumento histórico para defender la expulsión de los sangleyes no cristianos de las islas. En la cuarta proposición ofrece una síntesis de los alzamientos previos de los chinos contras los españoles de Manila y concluye que para evitar el siguiente sería necesario expulsar de manera inmediata a los sangleyes de las islas. De cada una los alzamientos Riccio proporciona un resumen de los principales aspectos: señala cuál era el gobernador en cada caso, el número de implicados y los principales episodios acontecidos. Acompaña toda esta información con una reflexión final acerca de la inestabilidad que se vivía en Manila debido a las continuas amenazas de los hijos de Zheng Chenggong, a lo que añade que los chinos, a diferencia de otras naciones, son una “perversa nacion” que no sólo obtenía riquezas en las Filipinas sino que el gobierno, además, les permitía vivir en ellas.

20Los argumentos socio económicos ocupan la quinta y sexta de las proposiciones. En ellas, el dominico se centra fundamentalmente en los daños que los sangleyes causaban a los españoles y naturales de las islas centrándose en tres aspectos: el comercio, las artes mecánicas y el abastecimiento de víveres. En los tres casos, el dominico se queja del control absoluto que tenían los sangleyes – que compraban muy barato para vender muy caro –, hasta el punto de que “ni una aguja se puede halar si no es por su mano”. En repetidas ocasiones se queja del carácter codicioso de los chinos, señalando que mientras que “el indio se contenta con poca ganancia y el sangley ni con mucha, porque su codicia es insaciable, y adoran la plata”. La codicia de los sangleyes era tal que tenían por costumbre cercenar el peso de las monedas hasta la mitad, aunque, se lamenta el dominico, dada su astucia no era posible castigarlos puesto que no había manera de saber cuándo lo hacían.

  • 41 Acerca de los oficios de los sangleyes véase el documento que se conserva en el Archivo General de (...)

21Además, Riccio también se quejaba de que el monopolio que tenían excluía a otros grupos étnicos en el ejercicio de algunos oficios hasta el punto de que incluso llegaban a ser como esclavos41. Escribe al respecto:

“digo yo que en esta tierra ay Españoles, criollos, mestizos, morenos, mulatos, negros, y indios havilissimos que podían abrir tiendas y estar ocupados en sus oficios y no entregarse al ocio y no es posible por lo dicho que son pobrissimos y los sangleyes ricos. De lo cual se siguen mayores incombenientes, porque viéndose obligados à morir de hambre o robar si roban los ahorcan […]. Sujetanse vilmente a los sangleyes sirviéndoles en los oficios mecanicos como sus esclavos”.

  • 42 García-Abásolo calcula que se movía en torno a los 300.000 pesos anuales. García-Abásolo, Antonio, (...)

22Y añade que los filipinos bien podrían realizar cualquiera de los oficios y hacerlo incluso mejor que los sangleyes, desmintiendo a su vez que los naturales de la tierra fueran más flojos que los chinos. Riccio concluía que “decir que no podemos pasar sin ellos es cossa fribola, pues en todas las redondes del orbe podemos vivir sin sangleyes, y solo aquí no es possible?”. Con tal afirmación Riccio infravaloraba los problemas económicos que podían derivarse de tal decisión, puesto que una parte importante de los ingresos que cobraba la Audiencia de Manila procedía de las licencias que se cobraban a los sangleyes, a la vez que tampoco tenía en consideración la reacción que tal decisión podía suscitar en China42.

23Finalmente, en relación al abastecimiento de víveres, les acusa de proveerse de los productos que la gente necesitaba para vivir – tales como el arroz, la carne, las aves, el pescado, los huevos, la hortaliza, las legumbres o la fruta, entre otros – para luego poderlos revender a mayor precio, conforme al monopolio que tenían establecido. Según el dominico, era tal el control que tenían de los indios que:

“aun antes de nacer el pollo, y madurar la fruta la tienen comprada, por cuanto de antemano van a ofrecerles el lienzo, la manta, el tabaco, las agujas, los peines, y otras cosillas, y aun algun poco de dinerillo para que después se lo paguen en arroz, en pollos, en guebos, en fruta y en lo demás que produce la tierra […]. Lo mesmo sucede en la cera, colambre, algalica, oro y otros géneros que son los mas notables de la tierra”.

24Por todo lo anterior, Riccio consideraba que debían expulsarse los sangleyes no cristianos de las islas. Para reforzar sus argumentos utiliza como ejemplo la situación vivida bajo el mandato del gobernador Acuña, cuando no había sangleyes en Manila (que habían sido expulsados tras el alzamiento de 1603) y todo era más barato y abundante, porque “quitando de esta ciudad treinta o quarenta mil hombres, que comen tres veces al dia es fuerza queden los viveres mas baratos, pues tanta multitud de sangleyes consumen muchísimo”.

25A pesar de que Riccio defendía la expulsión de los sangleyes no cristianos, también es muy consciente de lo necesarios que eran para las islas Filipinas. Por ello, añade que debería permitirse un cierto comercio controlado. Eso sí, estableciendo unas normas claras que fijaran el lugar donde los chinos podrían comerciar y donde guardar sus fardos durante el tiempo que durara la actividad comercial. Este lugar debería estar cercado y vigilado por centinelas, de manera que si algún chino osara pasar podría ser castigado por el gobierno español. Una vez concluido el comercio, deberían volver a su país. La propuesta de Riccio no deja de ser un sistema prácticamente idéntico al del Canton System que, algunos siglos más tarde, los chinos aplicaron a las relaciones comerciales con el resto de países y que estuvo vigente de 1760 hasta 1842.

Haut de page

Bibliographie

Abella, Domingo, “Koxinga Nearly Ended Spanish Rule in the Philippines in 1662,” Philippine Historical Review, 1969, vol.II, p. 295-334.

Abella, Domingo, “Spanish Philippines in the 17th century”, Philippine Historical Review, 1973, vol. VI, p. 1-72.

Álvarez, Lorena, “Los sangleyes y los problemas de la diversidad cultural en una colonia imperial (Filipinas, siglos XVI-XVII)”, en Jiménez Estrella, A. y Lozano Navarro, J.J. (eds.), Actas de la XI Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna. Comunicaciones, Vol. I. El Estado Absoluto y la Monarquía, Granada, Universidad de Granada, 2012, p. 915-924.

Andrade, Tonio & Hang, Xing (ed.s). Sea Rovers, Silver and Samurai. Maritime East Asia in Global History, 1550-1700, Hawai’i, University of Hawai’i Press, 2016, p. 75.

Bernal, Rafael, “The Chinese colony in Manila, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The Chinese in the Philippines, 1570-1770, Manila, Solidaridad Publishing House, 1966, p. 26.

Busquets, Anna, “Dreams in the Chinese Periphery: Victorio Riccio and Zheng Chenggong’s regime”, en Andrade, T. And Xing, H. (eds.). Sea Rovers, Silk, and Samurai: Maritime East Asia in Global History, Hawaii, Hawaii University Press, 2016, p. 202-225.

Carioti, Patrizia, “The Zheng’s Maritime Power in the International Context of the Seventeenth-Century Far East Seas”, Ming-Qing Yanjiu, 1996, p. 29-67.

Díaz-Trechuelo, Lourdes, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas: su regulación legal (siglos XVI a XIX)”, en Pinard, Gustavo E. y otros (ed.), Libro Homenaje In Memoriam Carlos Díaz Rementería, Huelva, Universidad de Huelva, 1998, p. 239-254.

Flynn, Denis O. y Giráldez, Arturo, “Born with a ‘Silver Spoon’: World Trade’s Origins in 1571”, Journal of World History, 1995, vol. 6-2, p. 201-211.

Folch, Dolors, “El pecado nefando: la homosexualidad china en las relaciones castellanas del siglo XVI”, en Revista Iberoamericana de Estudios de Asia Oriental, 2009, 2, p. 83.

Garcia-Abásolo, Antonio, “Los chinos y el modelo colonial español en Filipinas”, Cuadernos de Historia Moderna, 2011, X, p. 223-242.

García-Abásolo, Antonio, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Siglos XVI y XVII”, en Cabrero, Leoncio (ed.), España y el Pacífico. Legazpi, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2004, p. 231-248.

García-Abásolo, Antonio, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Los fundamentos del comercio del Galeón de Manila”, Cabrera, Leoncio (ed.), España, el Atlántico, el Pacífico y otros estudios sobre Extremadura, Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2013, p. 231-248.

García-Abásolo, Antonio, “The Spanish image of the Chinese in the Philippines”, Revista Española del Pacífico, 2008/2009, 21-22, p. 67-75.

González, José María (O.P), Un misionero diplomático, Madrid, Ediciones Studium, 1955

Gil, Juan, Los chinos en Manila. Siglos XVI y XVII. Lisboa, Centro Científico e Cultural de Macau, 2011.

Guerrero, Milagros, “The Chinese in the Philippines, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The Chinese in the Philippines, 1570-1770, Manila, Solidaridad Publishing House, 1966, p. 25-39.

Menegon, Eugenio, Ancestors, Virgins and Friars. Christianity as a local religion in late imperial China (Cambridge: Harvard University Press, 2009), 51.

Menegon, Eugenio, “Vittorio Ricci OP, 1621-85”, en Dizionario Biografico degli Italiani, Rome, Istituto della Enciclopedia Italiana, 1960-present, 2017, p. 243-246

Ollé, Manel, “Interacción y conflicto en el parián de Manila”, Illes Imperis, 2008, p. 61- 90.

Prieto Lucena, Ana María, Filipinas durante el gobierno de Manrique de Lara, 1653-1663, Sevilla, Publicaciones de la Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, 1984.

Santa María, Alberto, “The Chinese Parian (El Parian de los Sangleyes)”, en Felix, Alfonso (ed.), The Chinese in the Philippines, 1570-1770, Manila, Historical Conservation Society, 1966.

Torres, Marina, “Misioneros franciscanos y redes locales en Oriente: visiones, identidades y estrategias de evangelización”, Nuevos Mundos, Mundos Nuevos, 2018.

Torres, Marina, "La única entrada al reino de Dios: el bautismo en las misiones franciscanas del Celeste Imperio durante el siglo XVIII", en Peláez del Rosal, M. (coord.), El Franciscanismo hacia América y Oriente, Asociación Hispánica de Estudios Franciscanos y Universidad Internacional de Andalucía, Córdoba, 2018 (en prensa).

Tremml, Birgit, Spain, China and Japan in Manila, 1571-1644 (Amsterdam: Amsterdam University Press, 2015), 243.

Tremml, Birgit, “Friend or Foe? Intercultural Diplomacy between Momoyama Japan and the Spanish Philippines in the 1590s”, en Andrade, Tonio & Hang, Xing (ed.s). Sea Rovers, Silver and Samurai. Maritime East Asia in Global History, 1550-1700, Hawai’i, University of Hawai’i Press, 2016.

Wang, Gungwu, “Merchants without Empire: the Hokkien sojourning communities” en Tracy, J.D. (ed.), The Rise of Merchant Empires: Long-Distance Trade in Early Modern World, 1350-1750, Cambridge, Cambridge University Press, 1999, p. 399-421.

Wills, John E. Jr., China and Maritime Europe, 1500-1800: Trade, Settlement, Diplomacy and Missions, Cambridge, Cambridge University Press, 2011.

Wills, John E. Jr., “The Hazardous Missions of a Dominican: Victorio Riccio, O. P. in Amoy, Taiwan and Manila”, en Actes du IIe Colloque International de Sinologie, Chantilly, 1977, París, Les Belles Lettres, 1980, p. 234-257

Haut de page

Annexe

Fuentes primarias

“Carta de la Audiencia de Manila, Manila”, Julio 1662. AGI, Filipinas, 201, nº 1, fols. 105r-106v.

Fernández de Navarrete, Domingo, Tratados históricos, politicos, éticos y religiosos de la monarquía de China, Madrid, 1676.

“Carta de don Sabiniano Manrique de Lara, gobernador de Filipinas, sobre las amenazas del tirano Cogsenia, y la embajada que le envió con fray Victorio Riccio (Victorino Ricci) para que se rindiese y tributase”. Cavite, 4 de agosto de 1663. AGI, Filipinas 201, nº 1.


Murillo, Pedro, Historia de la provincia de Philippinas de la Compañía de Jesús, 1749.

Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681

Riccio, Victorio, “Historia de la Orden de Predicadores en el imperio de China”, Archivo Provincial de Santo Tomás, Ávila, Sección China, Tomo 2.

Riccio, Victorio, “Prosiguen los sucesos de las islas Philipinas este año de 1663”, Real Academia de la Historia, 201, nº 23.

Santa Cruz, Baltasar O.P., Tomo segundo de la Historia de la provincia del Santo Rosario de Filipinas, Japón y China del Sagrado Orden de Predicadores, Zaragoza, 1693.

“Testimonio de la junta que formó Sabiniano Manrique de Lara sobre la carta que le escribió el tirano Cogsenia”, Manila, 12 de julio de 1662”. AGI, Filipinas, 201, nº 1, fols. 81r-84v

“Testimonio de la respuesta de Sabiniano Manrique de Lara al tirano Cogsenia”, AGI, Manila, 12 de julio de 1662. Fols. 85r-88v.

Haut de page

Notes

1 Flynn, Denis O. y Giráldez, Arturo, “Born with a ‘Silver Spoon’: World Trade’s Origins in 1571”, Journal of World History, 1995, vol. 6-2, p. 205.

2 Garcia-Abásolo, Antonio, “Los chinos y el modelo colonial español en Filipinas”, Cuadernos de Historia Moderna, 2011, X, p. 235.

3 Como señala García-Abásolo, la comunidad china no encajaba bajo la etiqueta “indios”, que fue usada para los filipinos tal como se había hecho con la población nativa de América. García-Abásolo, Antonio, “The Spanish image of the Chinese in the Philippines”, Revista Española del Pacífico, 2008/2009, 21-22, p. 68.

4 Díaz-Trechuelo, Lourdes, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas: su regulación legal (siglos XVI a XIX)”, en Pinard, Gustavo E. y otros (ed.), Libro Homenaje In Memoriam Carlos Díaz Rementería, Huelva, Universidad de Huelva, 1998, p. 240.

5 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley I: “Que el número de Chinos y Japones se limite, y los Gobernadores vivan con todo recato”. D. Felipe III en Ventosilla a 4 de noviembre de 1606. En Madrid a 29 de Mayo de 1620. D. Felipe IIII a 31 de Diciembe de 1622.

6 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley II: “Que las licencias se dén con intervencion de Oficiales Reales, y tomen la razon”. D. Felipe III en Madrid á 12 de Enero de 1614. D. Felipe IIII allí a 21 de Noviembre de 1625.

7 Guerrero, Milagros, “The Chinese in the Philippines, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The Chinese in the Philippines, 1570-1770, Manila, Solidaridad Publishing House, 1966, p. 26.

8 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias, Madrid, 1681. Libro VI, Título 18, Ley X: “Que no se haga en Filipinas agravio á los Sangleyes, y particularment en lo aquí contenido, y sean bien tratados”. D. Felipe II en Madrid a 11 de Junio de 1594.

9 Wang, Gungwu, “Merchants without Empire: the Hokkien sojourning communities”, en Tracy, J.D. (ed.), The Rise of Merchant Empires: Long-Distance Trade in Early Modern World, 1350-1750, Cambridge, Cambridge University Press, 1999, p. 399-421.

10 Véase Ollé, Manel, “Interacción y conflicto en el parián de Manila”, Illes Imperis, 2008, p. 61- 90.

11 Sobre este aspecto véase el trabajo de Álvarez, Lorena, “Los sangleyes y los problemas de la diversidad cultural en una colonia imperial (Filipinas, siglos XVI-XVII)”, en Jiménez, A. y Lozano, J.J. (eds.), Actas de la XI Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna. Comunicaciones, Vol. I. El Estado Absoluto y la Monarquía, Granada, Universidad de Granada, 2012, p. 915-924.

12 García-Abásolo, Antonio, “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Siglos XVI y XVII”, en Cabrero, Leoncio (ed.), España y el Pacífico. Legazpi, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2004, p. 235.

13 Guerrero, Milagros, “The Chinese in the Philippines, 1570-1770”, en Felix, Alfonso Jr. (ed.), The Chinese in the Philippines, 1570-1770, Manila, Solidaridad Publishing House, 1966, p. 25.

14 Carioti, Patrizia, “The Zheng’s Maritime Power in the International Context of the Seventeenth-Century Far East Seas”, Ming-Qing Yanjiu, 1996, p. 43.

15 Wills, John E. Jr., China and Maritime Europe, 1500-1800: Trade, Settlement, Diplomacy and Missions, Cambridge, Cambridge University Press, 2011, p. 60.

16 Para una biografía detallada de este religioso véase González, José María (O.P), Un misionero diplomático, Madrid, Ediciones Studium, 1955; Wills, John E. Jr., “The Hazardous Missions of a Dominican: Victorio Riccio, O. P. in Amoy, Taiwan and Manila”, en Actes du IIe Colloque International de Sinologie, Chantilly, 1977, París, Les Belles Lettres, 1980, p. 234-257; Menegon, Eugenio, “Vittorio Ricci OP, 1621-85”, en Dizionario Biografico degli Italiani, Rome, Istituto della Enciclopedia Italiana, 1960-present, 2017, p. 243-246.

17 Riccio, Hechos, 1667, Libro III, cap. 16, fol. 326r, 5. Archivo Provincial de Santo Tomás de Ávila (en adelante APST), China, Sección 34, Tomo 2. En cuanto al argumento religioso, tal como señala Wills, no hay ninguna evidencia que indique que Zheng Chenggong profesara el catolicismo tal como había hecho su padre. Véase, Wills, John E Jr., “The Hazardous…”, p. 246.

18 Santa Cruz, Baltasar O.P., Tomo segundo de la Historia de la provincia del Santo Rosario de Filipinas, Japón y China del Sagrado Orden de Predicadores, Zaragoza, 1693, p. 342.

19 Prieto Lucena, Ana María, Filipinas durante el gobierno de Manrique de Lara, 1653-1663, Sevilla, Publicaciones de la Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, 1984, p. 28. Sobre las fortificaciones que se hicieron véase p. 129-138.

20 Riccio, Victorio, “Prosiguen los sucesos de las islas Philipinas este año de 1663”, Real Academia de la Historia, 201, nº 23.

21 “Carta de la Audiencia de Manila, Manila”, Julio 1662. Archivo General de Indias (en adelante, AGI), Filipinas, 201, nº 1, fol. 105.

22 “Mediante la industria de que me vali haciendo la causa comun pues de otra suerte no se pudiera haver facilitado ni vençido, con cuia atencion concedí a los indios que travajaron reservas de tributo por un año y a otros cabeças por su vida, alentandolos al empleo divertides en el suicidio y reconocimiento”, en “Carta de Sabiniano Manrique de Lara, gobernador de Filipinas, sobre las amenazas del tirano Cogsenia y la embajada que le envio con fray Victorio Ricccio para que se rindiese y tributase”, Cavite, 4 de agosto de 1663. AGI, Filipinas 201, nº 1, fol. 29.

23 El texto de la carta está reproducido en el manuscrito “Testimonio de la junta que formó Sabiniano Manrique de Lara sobre la carta que le escribió el tirano Cogsenia. Manila, 12 de julio de 1662”. AGI, Filipinas, 201,nº 1, fols. 81r-84v. El dominico Fernández de Navarrete la incorporó en sus Tratados históricos, políticos, éticos y religiosos de la monarquía de China, publicados en 1676. En el siglo XVIII, el jesuita Pedro Murillo la incluyó en su Historia de la provincia de Philippinas de la Compañía de Jesús. Y en el siglo XX, Domingo Abella publicó una versión moderna. Véase Abella, Domingo, “Koxinga Nearly Ended Spanish Rule in the Philippines in 1662,” Philippine Historical Review, 1969, vol. II, p. 295-334; Abella, Domingo, “Spanish Philippines in the 17th century,” Philippine Historical Review, 1973, vol. VI, p. 1-72.

24 Riccio, Hechos, Lib. III, cap. 16, fol. 326r. También Manrique de Lara, en su carta de 4 de agosto de 1663 al rey señalaba que “de no condescender con el partido que hacia, nos asolaria sin dejar piedra sobre piedra”. AGI, Filipinas 201, nº 1, fol. 19.

25 Tremml, Birgit, “Friend or Foe? Intercultural Diplomacy between Momoyama Japan and the Spanish Philippines in the 1590s”, en Andrade, Tonio & Hang, Xing (ed.s). Sea Rovers, Silver and Samurai. Maritime East Asia in Global History, 1550-1700, Hawai’i, University of Hawai’i Press, 2016, p. 75.

26 Para un estudio más detallado véase Busquets, Anna, “Dreams in the Chinese Periphery: Victorio Riccio and Zheng Chenggong’s regime”, en Andrade, T. And Xing, H. (eds.). Sea Rovers, Silk, and Samurai: Maritime East Asia in Global History, Hawaii, Hawaii University Press, 2016, p. 202-225.

27 “Testimonio de la junta que formó Sabiniano Manrique de Lara sobre la carta que le escribió el tirano Cogsenia”. Manila, 12 de julio de 1662. AGI, Filipinas 201, nº 1, fol.83.

28 El encargado de sofocar a estos rebeldes fue el maese de campo Francisco Lacsamana, que fue ayudado por el servicio de los naturales. Lacsamana consiguió sufocar estos rebeldes matando a todos los chinos que había en las provincias de Cagayán e Ilocos. Véase Gil, Juan, Los chinos en Manila. Siglos XVI y XVII, Lisboa, Centro Científico e Cultural de Macau, 2011, p. 518.

29 Santa Cruz, Baltasar O.P., Tomo segundo de la Historia de la provincia del Santo Rosario de Filipinas, Japón y China del Sagrado Orden de Predicadores, Zaragoza, 1693, p. 342.

30 Riccio, Vittorio, Hechos, Lib. III, cap. 17, fol. 329v, 2.

31 Wills, John E. Jr. (ed.), China and Maritime Europe 1500-1800. Trade Settlement, Diplomacy and Missions, Cambridge, Cambridge University Press, 2011, 75. Sobre el uso de domincos como lingüistas y mediadores culturales véase Tremml, Birgit, Spain, China and Japan in Manila, 1571-1644, Amsterdam, Amsterdam University Press, 2015, p. 243.

32 Menegon, Eugenio, Ancestors, Virgins and Friars. Christianity as a local religion in late imperial China, Cambridge, Harvard University Press, 2009, p. 51. También en el caso de los franciscanos hubo esta preocupación. Sobre este asunto véase Torres, Marina, “Misioneros franciscanos y redes locales en Oriente: visiones, identidades y estrategias de evangelización”, Nuevos Mundos, Mundos Nuevos, 2018.

33 González, José María (O.P), Un misionero diplomático, Madrid, Ediciones Studium, 1955, p. 15

34 Riccio, Hechos, Libro III, cap. 17, nº 3, fol. 329v.

35 Riccio, Hechos, Libro III, cap. 17, nº 5, fols. 330v-331r.

36 García-Abásolo, Antonio “Relaciones entre españoles y chinos en Filipinas. Los fundamentos del comercio del Galeón de Manila”, en Cabrera, Leoncio (ed.), España, el Atlántico, el Pacífico y otros estudios sobre Extremadura, Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2013, p. 234.

37 Este manuscrito consta de 22 folios y se han localizado dos copias: una en el Archivo General de Indias en Sevilla (Filipinas 28, N.131) y otra en el Archivo Franciscano Íbero-Oriental de Madrid (AFIO, China 46/22). La única diferencia entre ambos manuscritos es un párrafo final que consta en el manuscrito del AFIO y no en el de Sevilla. Las citas de este manuscrito proceden del ejemplar conservado en el AFIO.

38 Para un estudio acerca del bautismo y la interpretación que los natives chinos hacían de dicho sacramento véase Torres, Marina, "La única entrada al reino de Dios: el bautismo en las misiones franciscanas del Celeste Imperio durante el siglo XVIII", en Peláez del Rosal, M. (coord.), El Franciscanismo hacia América y Oriente, Asociación Hispánica de Estudios Franciscanos y Universidad Internacional de Andalucía, Córdoba, 2018.

39 Folch, Dolors, “El pecado nefando: la homosexualidad china en las relaciones castellanas del siglo XVI”, Revista Iberoamericana de Estudios de Asia Oriental, 2009, 2, p. 83.

40 García-Abásolo, “La Audiencia de Manila”, p. 353.

41 Acerca de los oficios de los sangleyes véase el documento que se conserva en el Archivo General de Indias “Memoria y lista de los oficios que tienen y ejercen los sangleyes cristianos que residen y moran intra y extramuros de la ciudad de Manila”. Sin fecha. Archivo General de Indias, 29, N.131, 5.

42 García-Abásolo calcula que se movía en torno a los 300.000 pesos anuales. García-Abásolo, Antonio, Murallas de piedra y cañones de seda. Chinos en el imperio español (siglos XVI-XVIII), Córdoba: Servicio de Publicaciones Universidad de Córdoba, 2012, p. 60.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anna Busquets Alemany, « Desencuentro cultural y confrontación armada en la Manila del siglo XVII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 15 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/73131 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.73131

Haut de page

Auteur

Anna Busquets Alemany

Universitat Oberta de Catalunya
abusquetsa@uoc.edu

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page