Navigation – Plan du site
Débats | 2018
Ciudades y fronteras culturales en sociedades transoceánicas – Coord. Jorge Díaz Ceballos y Susana Truchuelo García
Jorge Díaz Ceballos

Entre príncipes de la libertad y vecinos leales: la revuelta de los Contreras y la defensa de Panamá en 1550

Princes of freedom and Loyal Citizens: the Contreras revolt and the defense of Panama in 1550
[05/10/2018]

Résumés

En este trabajo se analiza el ataque de los hermanos Contreras a la ciudad de Panamá en abril de 1550 y la organización de la defensa de la ciudad por parte de los vecinos. A través de los testimonios dejados por los protagonistas, tanto atacantes como defensores, se trazará una interpretación de la creación de una memoria colectiva de la comunidad que reforzaría la identidad corporativa. Los relatos de los individuos que participaron en la acción ofrecen un contrapunto a la narrativa tradicional con la cual se ha interpretado este episodio. Con ello, a través del análisis de los hechos y del lenguaje político implicado en ellos, se busca considerar las posibilidades heurísticas de los conflictos políticos para analizar los procesos de definición de la lealtad y la obediencia entre la Corona y las comunidades locales de la Monarquía Hispánica.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación ha recibido financiación del European Research Council (ERC) bajo el programa de investigación e innovación del European Union's Horizon 2020 ERC CoG 648535. Agradezco a Bethany Aram y Alejandro García Montón sus valiosos comentarios sobre el texto.

Texte intégral

  • 1 Ynformacion recivida en tierra firme contra las personas que fueron en la rrevelion de Hernando Piz (...)

1La hermanos Hernando y Pedro de Contreras, hijos del gobernador Rodrigo de Contreras, y sus secuaces se alzaron en la ciudad de Granada, en Nicaragua, donde el 26 de febrero de 1550 asesinaron al obispo Valdivieso, tomaron la ciudad y el tesoro del rey. Gaspar Núñez, natural de Tavira en Portugal, se había unido a la revuelta en Granada de manera casi fortuita. Núñez era arráez en una fragata y durante un trayecto entre Nombre de Dios y Nicaragua, se enteró del inicio de la revuelta. Su testimonio en el juicio posterior permite esclarecer las circunstancias que motivaron el movimiento de los revoltosos desde Nicaragua hacia Panamá. El tesoro tomado en Granada no resultaba suficiente para los alzados y, por ello, tras haber robado varias fragatas y navíos, decidieron salir hacia Panamá y Nombre de Dios en abril del mismo año. Gaspar Núñez pudo escuchar durante la travesía a los líderes de la acción expresar cómo, tras tomar Panamá y Nombre de Dios y robar toda la hacienda, matarían al gobernador y a La Gasca antes de continuar hacia el Perú. Al llegar a Panamá, Juan Bermejo se dirigió con las tropas a la casa del gobernador. Allí, si alguien les preguntaba algo debían responder “libertad, libertad y viva, viva Hernando de Contreras”. Y así entraron en Panamá1.

  • 2 Informaciones de oficio y parte: Hernando Contreras, 06-06-1550, Archivo General de Indias, Panamá (...)

2Diego de Salazar, natural de Sigüenza, se encontraba en la noche del 20 de abril de 1550 durmiendo en una de las estancias de la casa del gobernador Sancho de Clavijo en la ciudad de Panamá cuando un gran alboroto le despertó. Se trataba de Hernando Contreras, gobernador de Nicaragua y nieto de Pedrarias Dávila, primer gobernador de Castilla del Oro. Contreras, acompañado de su hermano Pedro y de unos doscientos hombres armados con arcabuces, ballestas, cotas de malla y otras armas, habían asaltado la casa del gobernador. Ante el escándalo, el alguacil Rodrigo de Villalba se asomó a la ventana para gritar “aquí del rey, aquí del rey”. Esa voz supuso un espaldarazo para los asaltantes que en ese momento subieron con la intención de matar al gobernador al grito de “muera el traydor y viba mi señor Hernando Contreras”. Villalba iba a salvarse in extremis cuando los asaltantes se percataron de que él no era el gobernador al que estaban buscando. Éste había salido la madrugada anterior hacia el puerto de las Cruces junto al licenciado La Gasca. Su intención era partir hacia Nombre de Dios y, de allí, el licenciado retornaría a Castilla con el tesoro rescatado en Perú tras pacificar la rebelión de los Pizarros. En Panamá, en la madrugada del 20 de abril y al conocer la noticia, los asaltantes tomaron la ciudad, mandaron al alguacil a la picota y se entretuvieron abriendo cada caja y cofre dispuestos a tomar cualquier cosa de valor que encontrasen2.

  • 3 Sobre distintos usos de las relaciones de méritos, ver Macleod, Murdo “Self-Promotion: The Relacion (...)

3A lo largo de las siguientes páginas se reconstruirán el episodio del ataque de los Contreras a la ciudad de Panamá y la organización de la defensa de esta. A través de los testimonios de los protagonistas, tanto desde el lado de los atacantes, como especialmente desde el de los defensores, se intentará trazar la importancia de este episodio en la construcción de la lealtad entre las ciudades de la Monarquía Hispánica y la Corona. Para ello se utilizarán, principalmente, los testimonios recogidos en los pleitos interpuestos con los atacantes y las relaciones de méritos de los defensores de Panamá. Las relaciones de méritos son una fuente particularmente rica para trazar la creación de una memoria colectiva a través de la memoria individual de sus protagonistas. Esta fuente, que tradicionalmente ha sido una usada como un recurso para trazar los procesos individuales de ascenso social, se va a utilizar aquí con la voluntad de crear una memoria subjetiva de los hechos y de la capacidad de los individuos para proyectar un relato alternativo de los acontecimientos más allá de la interpretación oficial3. De esta manera, se intentarán reconstruir las estrategias y los resortes, tanto individuales como colectivos, que actuaban en la generación y mantenimiento de la lealtad y la obediencia. Para ello, se analizarán también, a través de este episodio, la complejidad de los lenguajes políticos de la época y la importancia del contexto en el cual se negociaron y solidificaron los lazos de lealtad y obediencia en la Monarquía Hispánica a través de la gestión de las libertades y privilegios corporativos. Con ello, se buscará abordar una interpretación de la construcción política de la Monarquía Hispánica más allá de los relatos oficiales y las lecturas homogeneizadoras sobre la centralización del poder o el avance del absolutismo regio.

El asalto

  • 4 Los testimonios recopilados en la información y condena los participantes en la rebelión resultan m (...)
  • 5 Ibid.

4Durante la noche del 20 de abril se sucedieron los robos, tanto en los aposentos del gobernador como en diversas casas particulares de la ciudad; los asaltantes incluso pusieron en la picota al obispo, Pablo de Torres, quien convenció al propio Hernando Contreras para que no acabase con su vida4. A la mañana siguiente un grupo de los alzados se dirigió hacia la Casa de las Cruces para intentar localizar al gobernador y otro, con Hernando de Contreras a la cabeza y 150 hombres, se dirigió al Nombre de Dios, en donde esperaban encontrar a La Gasca y, además, “robar e alçarse con ella como hizieron con esta de Panama”5. Aquellos que habían ido a la Casa de las Cruces se hicieron con ella y robaron y tomaron todo lo que allí se encontraba; sin embargo, desde Panamá se enviaron noticias a Nombre de Dios sobre la inminente llegada de los alzados. Enterado de esto, Juan Bermejo, que acompañaba a Hernando Contreras como su maestre de campo, decidió replegarse y centrarse en intentar asegurar su presencia en la ciudad de Panamá.

  • 6 Colección Somoza. Documentos para la historia de Nicaragua. 17 vol. Madrid, 1956, vol1, p. 17.

5En el ínterin entre la salida hacia Nombre de Dios de Hernando de Contreras y Juan Bermejo la mañana del lunes y su retorno la tarde del martes, en la ciudad de Panamá se organizó la defensa, que consiguió en una primera batalla expulsar a los atacantes encabezados por Bermejo. Los rebeldes se replegaron y, en las afueras de Panamá, planearon quemar la ciudad para poner “en confusión la gente que estaba por Su Majestad para se aprovechar de ellos”6. Sin embargo, antes de que pudieran ejecutar sus planes, los vecinos que se habían organizado para defender la ciudad decidieron salir a su encuentro, librando una batalla en un cerro que significó, el día 23 de abril, el fin del alzamiento de los Contreras en la ciudad de Panamá y, en general, de su amenaza sobre Castilla del Oro.

  • 7 Benzoni, Girolamo, Historia del Nuevo Mundo, Madrid, Alianza, 1989, p. 306.
  • 8 Diego Fernández Polaino, años más tarde, mencionaba dos millones de ducados, en
    Real Cédula al pres (...)

6Ambos hermanos Contreras huyeron de la ciudad; Hernando fue apresado mientras escapaba por tierra y ajusticiado, mientras que Pedro escapó, nada más se supo de él y se le presumió muerto7. El botín que los asaltantes habían acumulado fue recuperado, tanto lo que pertenecía a la hacienda real como lo que correspondía a los particulares, alrededor de unos 800 mil pesos8. El resto de los compañeros de los Contreras que no habían muerto en la batalla fueron prendidos y acusados de un crimen de lesa majestad y de ser “tiranos y rebeldes contra la Corona real” así como de “desacato y deservicio”.

  • 9 El texto de la sentencia en Ynformación... doc. cit. AGI, Justicia 1051, N. 7, R. 2, f.139 y ss. y (...)
  • 10 De hecho, tras su ejecución la cabeza de Hernando de Contreras permaneció dentro de una jaula en el (...)

7Fruto de la sentencia, el 26 de abril los rebeldes fueron condenados o bien al destierro o bien a galeras o bien a ser ajusticiados públicamente de manera inmediata por orden de la máxima autoridad que permanecía en la ciudad, el alguacil Rodrigo de Villalba9. La ejecución fue inmediata y cargada de simbolismo ejemplarizante pues los condenados recibieron un castigo que habría de servir, por un lado, para reforzar el imperio de la justicia por parte de la comunidad como, por otro lado, actuar como escarmiento10. Los hechos apenas duraron seis días, desde la llegada de los rebeldes hasta su ajusticiamiento. Sin embargo, el eco y la importancia de este episodio en la ciudad de Panamá fueron largos e intensos.

La interpretación: entre el absolutismo y la resistencia

  • 11 Esta misma interpretación sería seguida por la mayoría de los cronistas posteriores, singularmente (...)

8La interpretación que se ha hecho del asalto de los Contreras a la ciudad de Panamá apenas ha variado desde el aparecido en las crónicas de la época. En estas, se enfatizaba la labor de los oficiales reales en la resolución del conflicto, reforzando con ello la vuelta al orden que la ejecución de los cabecillas de la revuelta significó. Según Francisco de Gómara, el licenciado La Gasca habría retornado desde Nombre de Dios para ponerse al mando de la defensa de Panamá y salvar el tesoro. Tras esto, él mismo “prendió y justició cuantos quiso (...) despachó naos tras el otro Contreras bien armadas de tiros y arcabuceros, las cuales se dieron tan buena diligencia y cobro, que lo alcanzaron (...) y así cobró Gasca su hurto y castigó los ladrones: cosas tan señaladas como dichosas, para su honra y memoria”. Posteriormente La Gasca se habría embarcado en Nombre de Dios y regresado a Castilla en julio de ese mismo 1550 para ser pronto nombrado obispo de Sigüenza e incluso “llamolo [el emperador] a Augusta de Alemaña, para que le informase de boca y entera y ciertamente, de aquella tierra y gente del Perú”11.

  • 12 Según Gregorio Salinero, la de los Contreras fue una “réplica después del terremoto político provoc (...)
  • 13 Mena, Carmen, “Individualismo y radicalización en la conquista: la revuelta de los Contreras a medi (...)
  • 14 Castillero, Alfredo, Sociedad, economía y cultura material. Historia urbana de Panamá la Vieja, Pan (...)
  • 15 Esos grupos de poder estarían, a su vez, definidos por conexiones de clase y de origen geográfico p (...)
  • 16 Lohman Villena, Guillermo, Las ideas jurídico-políticas en la rebelión de Gonzalo Pizarro. La tramo (...)

9El alzamiento de los Contreras suponía una reacción ante la aplicación de las Leyes Nuevas, en la línea de las rebeliones pizarristas de las cuales sería heredera12. La historiografía ha retratado a los protagonistas de esta como los últimos representantes de una generación en extinción quienes, “prestos a subvertir el orden establecido para hacerse con los despojos de los más privilegiados” habrían iniciado un proceso de “abierta rebeldía”, condenado de antemano al fracaso13. Otras interpretaciones sitúan el alzamiento de los Contreras como un momento clave a partir del cual “el Estado reivindicó su derecho a un control más estricto de la realidad colonial”14. De igual modo, cualquier resistencia a las Leyes Nuevas ha sido interpretada para este territorio como la acción de unos grupos de poder “con pretensiones feudalizantes” que, en coalición con los pizarristas, ponían trabas al avance de las estructuras de gobierno modernizadoras desde la óptica de un “atraso medievalizante”15. En su trabajo canónico sobre la rebelión de Pizarro, Guillermo Lohmann Villena recurría a un argumento de corte teleológico para destacar que los argumentos como el derecho a la resistencia o los principios tradicionales como Quod omnes tangit, que estaban en la base de las rebeliones pizarristas – y también a la de los Contreras – ya habían sido “arrollados por el absolutismo”16.

  • 17 Pietschmann, Horst, “Los principios rectores de Organización Estatal en las Indias”, en Antonio Ann (...)
  • 18 Benigno, Francesco, Espejos de la revolución. Conflicto e identidad política en la Europa Moderna. (...)
  • 19 Blickle, Peter (ed.), Resistance, Representation, and Community. Oxford, Oxford University Press, 1 (...)

10Todos estos argumentos parten de la interpretación de que la realidad política en el Nuevo Mundo se construyó de manera lineal y unas fases de desarrollo fueron seguidas por otras de manera correlativa hasta alcanzar el “orden colonial” basado en el funcionamiento casi automático de las instituciones y una homogeneización de las realidades políticas17. Sin embargo, un análisis más detenido de episodios como el del asalto a Panamá de los Contreras, del lenguaje utilizado por sus protagonistas y de los mecanismos de defensa de la propia ciudad permite realizar una interpretación más compleja sobre la construcción de los lazos de lealtad y obediencia de la Monarquía Hispánica que abandonaría el eje dicotómico orden/desorden o el teleológico basado en una paulatina imposición del absolutismo regio18. La incorporación al análisis de los procesos políticos de los momentos de tensión o cuestionamiento de los principios básicos del orden permiten enriquecer la compresión de aquellos. Las resistencias al sistema o su cuestionamiento también contribuyeron y participaron en la adaptación y reelaboración del propio sistema19. La resistencia a las reformas impulsadas por la Corona de parte de los Contreras y sus secuaces y la manera en la que se organizó la defensa de Panamá por la comunidad local informan de las dinámicas que, con base en la construcción del bien común, permiten comprender de manera más clara cómo era la práctica política en la Monarquía Hispánica.

11En general, la relativa falta de oposición violenta por parte de las ciudades de Castilla del Oro a la aplicación de las Leyes Nuevas se puede explicar, por un lado, por el desinterés generalizado en la encomienda como sistema productivo y, por otro, por la abundancia de mercaderes en las ciudades. A pesar de que existían otros grupos de poder importantes y que las Leyes Nuevas no sólo afectaban a la encomienda sino que eran todo un programa de reforma del gobierno, las ciudades de Castilla del Oro encontraron las fórmulas para, bebiendo de una cultura política urbana que primaba la negociación directa con la Corona, mantener sus privilegios corporativos y no ceder demasiado autogobierno. Sin embargo, la ciudad de Panamá, sometida a la presión de un ataque directo, se vio en una tesitura compleja. Sin el gobernador presente y con gran parte de los vecinos atemorizados por la entrada violenta de un grupo de hombres armados, la comunidad tuvo que decidir de qué lado iban a posicionarse, cómo y quién habría de tomar el mando.

Identidad e integración: Panamá en armas

  • 20 Información de los méritos y servicios del sargento Juan Caballero, 01-10-1550, AGI, Patronato 150, (...)

12Las relaciones de méritos y servicios iniciadas por los vecinos de Panamá ofrecen una visión más matizada de cómo se articuló la defensa de la ciudad. Esta no recayó en los oficiales reales, sino que la propia comunidad constituyó de urgencia una milicia en la cual participaron los vecinos más relevantes. Tras los primeros instantes de pánico y desconcierto, muy pronto “los moradores de la dicha ciudad”, junto a algunos forasteros “alzaron, en un primer momento, la bandera por Su Majestad e hicieron su general a Martín Ruiz de Marchena, capitán a Juan de Lares y por sargento desta capitanía, que fue la primera que alzó la bandera, a Juan Caballero”20.

  • 21 Ibid., f. 349r. Mena, Carmen, art. cit. (1992), p. 439, n. 26
  • 22 El licenciado Jerónimo López, el doctor Meneses, Pedro de Salinas, Joan de Salinas, Alonso Castella (...)

13Martín Ruiz de Marchena era vecino y regidor de la ciudad de Panamá, en la que llevaba más de 28 años y, a su entrada en la misma, los Contreras “le pusieron a punto de muerte queriéndole dar garrote porque no le quiso dar las armas y pólvora que tenía” y que pertenecía a la Corona21. Viendo que los rebeldes se habían hecho con el control de la ciudad, Ruiz de Marchena se puso manos a la obra y “por remediar tantas fuerzas, muertes, robos y tiranías como se esperaba que habían de hacer los susodichos, se levantó en nuestro nombre”. El propio Marchena, en su relación de méritos, narró los detalles de la organización de la defensa de Panamá. Este llamó a varios vecinos de la ciudad, a los cuales entendió por servidores del rey para explicarles la situación22. A escondidas mandó limpiar arcabuces y armas que tenía escondidas y también hacer un estandarte y otras banderas para los capitanes y escuadrones. Tras esto “salió apellidando la voz de su magestad por la çiudad de Panama” diciendo “viva el rey y mueran los traidores”. El inicio de la defensa fue tímido, pero pronto “la gente de la çiudad que se avia ausentado y escondido por miedo y temor de los dichos tiranos como vieron la çiudad reduzida al serviçio de su magestad acudieron con sus armas cada qual con mucho contento y alegria diziendo viva el rey y todos se metieron debaxo de la bandera y estandarte rreal”. La propia gente fue la que, de manera unánime, eligió a Marchena como su capitán general y se pusieron a su mando. El día siguiente, 22 de abril, la elección de Marchena como capitán por parte del pueblo fue ratificada por el obispo Pablo de Torres, “de voluntad y comun consentimiento de todos”. Ruiz de Marchena se aprestó entonces a nombrar capitanes a Juan de Lares, Palomeque de Meneses, Pedro Salinas y Cristóbal de Sianca, les repartió armas, tanto las que pertenecían al rey como otras que había comprado él mismo y “se hordenaron las banderas e compañias e con sus atanbores e pifanos se asento el rreal en la plaça publica de la çiudad de Panama e alli se hazia su guardia de noche y de dia”. Tras la batalla en la cual los alzados huyeron de la ciudad y comenzaron a amenazar con quemar la ciudad, Marchena reunió a todo el pueblo en la casa del obispo para, entre todos, decidir qué se debería hacer. “Asi se juntaron todos y con mucha horden puesta la gente en hordenança e sus vanderas tendidas y tocando sus atanbores salieron de la çiudad”; tras la batalla, Marchena recuperó el dinero tanto de la Corona como de los particulares.

  • 23 Información de los méritos y servicios del capitán Martín Ruiz de Marchena, 1579, AGI, Patronato 12 (...)

14Martín Ruiz de Marchena dejaba claro, a continuación, en su probanza que la respuesta de la ciudad podría haber sido muy distinta, caso de no haber convencido a la comunidad para que se pusiese bajo el estandarte real. Según Marchena, “la rrebelion fue en coyuntura queste rreyno y la jente del estava muy descontenta y desasosegada por lo quel presisente avia hecho y rrepartido en que munchos se tenian por agraviados”, de manera que Contreras podría haber encontrado “voluntades en mucha gente que le acudiera”. No en vano, Nicaragua y parte de Nueva España, según su testimonio, ya estaban alteradas y “la gente ynquietada”23.

  • 24 Clavijo fue nombrado oficialmente como gobernador el 7 de agosto de 1548, AGI, Panamá 235, L. 8, f (...)
  • 25 Sobre la categoría de naborías ver Aram, Bethany y Obando, Rafael “Violencia, esclavitud y encomien (...)
  • 26 La junta de expertos estaba compuesta por el obispo Pablo de Torres, el guardián de San Francisco J (...)

15El gobernador Sancho de Clavijo había sido nombrado en 1548 con el encargo explícito de aplicar la normativa de las Leyes Nuevas y, singularmente, el fin de la encomienda de indios24. Una cédula del 4 de septiembre hacía explícita la obligación de Clavijo de liberar a los indios encomendados, esclavizados o naborías25. Al poco tiempo de llegar a su destino, el gobernador reunió a un grupo de expertos con el fin de determinar la mejor manera de llevar a cabo la liberación. Finalmente se decidió que los indios deberían estar apartados de los pueblos de españoles, pero no demasiado para que “facilmente puedan gozar de la contrataçion e conversaçion de los españoles”26.

  • 27 El fiscal de S.M. contra Gómez de Tapia, vezino y regidor de la ciudad de Panamá, AGI, Justicia 354 (...)

16Esta iniciativa había despertado las quejas de ciertos vecinos de Panamá, especialmente de Gómez de Tapia, regidor y uno de los mayores encomenderos de la ciudad. En un pleito que se iniciaría unos meses después del ataque de los Contreras, Gómez de Tapia es acusado de haber huído de la ciudad la misma noche en la que aquellos habían llegado. Además, varios testigos declararon que, tiempo después, algunos de los vecinos de Nombre de Dios se lamentaban de no haber dejado que los asaltantes llegasen a la ciudad, porque “no benyan a buscar a nyngún vezino ni mercader syno al presydente e al gobernador”. Según esta lógica, si “los traydores entraran en esta çibdad del Nombre de Dios y vendieramos bien nuestras mercaderías”, de lo cual se lamentaba la mayoría de los mercaderes de Nombre de Dios. La explicación por la cual la ciudad de Panamá no se alzó en compañía de los Contreras fue que, allí, los encomenderos no eran el grupo de poder más fuerte. De ello se lamentaba el propio Gómez de Tapia, al advertir que, si los encomenderos hubieran controlado el cabildo se habría paralizado la aplicación de las Leyes Nuevas pero que “no ay ninguno que sea hombre para ello, que sy obieran sydo todos de mi boto ya estoviera ynbiado a Lima el gobernador”27.

  • 28 Informaciones de los méritos y servicios de Luis de Quesada a petición de su hijo Jerónimo de Quesa (...)
  • 29 Privilegio de armas para Martín Ruiz de Marchena, 18-01-1552, AGI, Panamá 236, L. 9, f. 53v-54v; Es (...)

17La lealtad al monarca de la ciudad de Panamá, por lo tanto, se puso a prueba con la llegada de los Contreras. Cada uno de los vecinos debió decidir, en función de sus intereses, si se uniría o no a la revuelta. En general, la defensa de Panamá se articuló a través de vínculos interpersonales de la confluencia de intereses individuales, que generaría un bien común colectivo. Sin embargo, tiempo después, en sus relaciones de méritos, un gran número de individuos buscó acreditar de manera rotunda su participación entre aquellos que se reunieron bajo el estandarte real. En primer lugar, incluso la confección de ese estandarte fue acreditado como mérito por diversos individuos. Luis de Quesada presumía de haber hecho “a su costa la bandera que se alzó en nombre de su majestad”, sirviendo así “como fue obligado al servicio de su majestad”28. La memoria de la defensa de la ciudad frente a los asaltos también dejó huella en los escudos de armas de los participantes. El que le fue concedido a Martín Ruiz de Marchena representaba “una ciudad blanca en campo de oro y al pie della la mar con sus navíos y sus colores en memoria de la guarda y defensa que hizo de la ciudad de Panamá”. En el otro cuarto del escudo aparecía una mano alzada empuñando una bandera blanca “la cual tenga una cruz colorada en medio y que esté en campo colorado en memoria de la que se alzó en servicio de Su Majestad”. Por último, un monte “de peñas en campo verde, en memoria del monte en que los enemigos hicieron fuerza y adonde se dio una batalla a Hernando Contreras”29.

  • 30 Consulta del Consejo de Indias, 20-04-1551, AGI, Indiferente 737, N. 68.
  • 31 Informaciones de oficio y parte: Juan de la Roca, 1599, AGI, Lima 206, N. 12.
  • 32 Información de los servicios de Damián de Meneses, 11-11-1574, AGI, Patronato 151, N. 3, R. 1

18A Martín Ruíz de Marchena, apenas un año después de su liderazgo en la defensa de Panamá y a su nombramiento popular como capitán, le fue oficialmente concedido el título de mariscal de Tierra Firme e incluso armarse caballero hijodalgo y ello a pesar de que el Consejo tenía fundada “relación que es confeso”30. Por lo tanto, a pesar de ser un reconocido judeoconverso, el relato de Ruiz de Marchena convenció al consejo que le premió con el título de mariscal y la condición de hidalgo. En el mismo alzamiento de la bandera se había encontrado Sebastián Suárez, en cuyo escudo aparecían cinco leones en campo rojo “los cuatro de plata y el otro de en medio de oro que denotan al dicho Sebastián Xuárez con los otros vecinos que en la dicha ciudad de Panamá alzaron bandera en nombre de Su Majestad y vencieron, desbarataron y mataron a los tiranos Contreras”31. Años más tarde, el hijo de Damián de Meneses intentaría acreditar que su padre había servido al rey “en la rebelión y tiranía de Hernando Contreras” como uno de los “principales que alzaron bandera por su majestad”32.

  • 33 Rucquoi, Adeline, “Des villes nobles pour le Roi” en Idem. (coord.): Realidad e imágenes del poder. (...)

19Con la concesión de mercedes, títulos y privilegios de armas individuales, la Corona sancionaba oficialmente el relato construido por los protagonistas, incorporando al relato oficial la memoria de los hechos interpretada por los vecinos. La exhibición pública de escudos de armas serviría como recordatorio constante de la participación en la defensa de la población que no ennoblecería sólo a sus detentadores sino al conjunto de la ciudad y su comunidad33. La construcción de la lealtad de cada individuo tuvo su recompensa años más tarde cuando en 1581 la ciudad de Panamá en conjunto recibió el título de “muy noble y muy leal”.

  • 34 Real Provisión por la que se concede a la ciudad de Panamá título de muy noble y muy leal, 03-12-15 (...)

20Entre los méritos que se recogían en la concesión de este epíteto se encontraba que Panamá era la “más principal de aquel reino y de las mejores y más antigua de las nuestras Indias”. Panamá habría servido en todas la ocasiones que se habian ofrecido, tanto frente a los corsarios como a los negros cimarrones como, especialmente “contra los tiranos que se han levantado contra nuestro servicio”. La ciudad de Panamá, según el nombramiento, nunca se había visto implicada en ninguna rebelión y “su intento y deseo es continuar siempre en nuestro servicio”, por lo que este nombramiento debería servir como un acicate que impulsase la responsabilidad de todos los vecinos para continuar con esa lealtad34. Con la concesión del epíteto “muy noble y muy leal” se cerraba un proceso de ennoblecimiento de la ciudad que se había iniciado con la concesión del título de ciudad en 1521, apenas dos años después de su fundación.

  • 35 Nader, Helen, “The more the communes, the greater the king’ Hidden Communes in Absolutist Theory” e (...)

21La concesión de la merced del título de muy noble y muy leal tenía el objetivo, por parte de la Corona, de solidificar los lazos de lealtad tanto horizontales como verticales. A través de la agregación de ennoblecimientos individuales, negociados a través de las relaciones de méritos, se había construido una identificación intracomunitaria que se había abierto con la concesión del título de ciudad. En los sesenta años que separaron una concesión y otra, la ciudad había tenido tiempo de desarrollar una personalidad cívica que se demostró a través de la participación en la defensa frente a cimarrones, corsarios y “enemigos internos” como los Contreras. Precisamente, el hecho de que la mayor muestra de lealtad a la Corona se hiciera frente al ataque de un grupo de castellanos y no de foráneos permitió a la comunidad y sus individuos presentarse como más leales aún en comparación. La defensa de una ciudad en concreto frente a la amenaza de otros vasallos de la Corona permitía a la comunidad representarse como una pieza clave en el entramado jurisdiccional de la Monarquía. La pérdida de una población a manos de rebeldes a la Corona supondría una mengua sustancial en la capacidad para ejercer poder de la Corona35. Por el contrario, su defensa frente a la amenaza de la rebelión significaba el mantenimiento del poder. De ahí que la generación de una lealtad horizontal entre los vecinos para la defensa de Panamá – fuera esta genuina o fruto de las circunstancias – pudiese proyectarse hacia arriba y ser presentada como una defensa de la Monarquía en su conjunto.

Libertad, bien común y lealtad

  • 36 Bodin, Jean, Les six livres de la Republique. Paris, Prefacio; Gil, Xavier, “Aragonese constitution (...)
  • 37 Ynformación… cit., AGI, Justicia 1051, f. 65r

22El relato del episodio a través de las relaciones de méritos y los testimonios de los protagonistas de ambos bandos recogidos en el interrogatorio que siguió a los hechos poco después permite esclarecer el significado contextualizado de los conceptos que se pusieron sobre la mesa en esta encrucijada. Testimonios de ambos bandos utilizaron las mismas palabras para sostener argumentos contrarios y redefiniendo con ello el léxico político en ese momento. Los defensores de Panamá recurrieron sistemáticamente a acusar de tiranía aquello que estaban intentando llevar a cabo tras su alzamiento. Los Contreras y sus secuaces eran tildados de tiranos sistemáticamente, en particular por haber robado los bienes de los vecinos y del gobernador. Esta aplicación de tiranía tendría que ver con la acepción que más tarde sistematizaría Bodin y que relaciona la tiranía con una “anarquía licenciosa”36. Los Contreras, por su parte, amenazaban con matar al gobernador a quien acusaban de tirano. En este caso, la acusación tiene que ver con la redefinición a su vez de otro concepto clave de todo el episodio: la libertad. Los Contreras consideraban, según los testimonios, que el gobernador y el presidente La Gasca actuaban como tiranos porque estaban interfiriendo con su capacidad para aprovecharse de los beneficios de la conquista. Alguno de los alzados afirmó incluso que acudían a Panamá para “ponerla en libertad”37.

  • 38 Thompson, Irving A. A., “Castile: Polity, fiscality, and fiscal crisis”, en Philip Hoffman y Kathry (...)
  • 39 La misma lógica que está en el principio estudiado en Nader, Helen, Liberty in Absolutist Spain. Th (...)
  • 40 Sobre la diferencia entre libertad, en singular, y libertades en plural, Maissen, “Liberty and libe (...)
  • 41 Una explicación del funcionamiento de la sociedad de Antiguo Régimen que ha sido descrita como “eco (...)

23Hernando de Contreras, al apelarse “príncipe de la libertad” acusaba igualmente de traidores al gobernador y al presidente. La libertad a la que aludían tenía que ver con una interpretación individualizada de la capacidad para aprovecharse de las circunstancias38. En este sentido, se puede interpretar esa acusación como la constatación de la creación de una identificación de los primeros conquistadores entre sí frente a la imposición de unas normas que ellos consideraban injustas. La libertad a la que apelaban los Contreras tendría que ver con la defensa de unos privilegios no sancionados por la comunidad sino considerados de forma individualizada. Frente a esta interpretación del concepto de libertad se impondría la diseñada por la comunidad de Panamá, que estaría más cerca de un mensaje corporativo39. Lo que los vecinos se apresuraron a defender con las armas en la mano eran los “privilegios y libertades” granjeadas por el rey a cambio de su fidelidad a la Corona40. Esos privilegios, su negociación y su mantenimiento, resultan clave para comprender los lazos de lealtad que unían a la Monarquía Hispánica y que se sostendrían en la confianza mutua41.

  • 42 El despacho que se dio a la ciudad de Panamá que está fundada en la costa de la Mar del Sur en Cast (...)
  • 43 Ibid.
  • 44 La construcción de una fundición aseguraba la posibilidad de fundir el oro en la propia ciudad sin (...)

24Pocos meses después de su fundación en 1519, la ciudad de Panamá había comenzado a enviar procuradores a la Corte para negociar de manera bilateral todo tipo de privilegios. En septiembre de 1521, tras la llegada de los procuradores “a darnos la obediencia en vuestro nombre que como buenos y leales vasallos nos debíades y a procurar y solicitar las cosas contenidas en vuestra peticiones y memoriales”42. En ese despacho, el rey recordaba la ciudad de Panamá que poco tiempo antes se había puesto fin a la guerra de las Comunidades con el éxito del ejercito real frente “al de los traidores y tiranos” que se habían alzado, incluso “engañando y persuadiendo para ello algunas ciudades y villas”43. Tras este recordatorio, el rey concedía a la ciudad prácticamente todas las “franquezas e libertades que veréis por nuestras provisiones y ansí creed que en todo lo que logar hubiere tenemos voluntad para favorecer y hacer mercedes como vuestros servicios merecen”. Entre las mercedes que se concedían estaban la exención de los diezmos, la definición precisa de los términos jurisdiccionales, la construcción de un hospital y una fundición44. Sin embargo, entre las medidas tomadas en septiembre de 1521 destacaba la concesión del título de ciudad, que debía servir como un acicate clave para continuar con el poblamiento y ennoblecimiento de la ciudad y sus habitantes. Con esas medidas y otras más que siguieron a lo largo de los años se debería asentar el flujo de confianza y mutua identificación entre la ciudad y el rey.

  • 45 Lecuppre-Desjardin, Elodie y Anne-Laure Van Bruaene, Anne-Laure (eds.), De Bono Communi. The Discou (...)
  • 46 Sobre la complejidad de la definición en la práctica de lealtad y fidelidad, Thompson, Irving A. A. (...)

25La lealtad que indica el nombramiento de Panamá como “muy noble y muy leal” y que los vecinos de manera individual se encargaron de destacar en sus relaciones de méritos tiene que ver con la construcción de un bien común en base a una identificación puntual de los vecinos entre sí y de estos con el edificio de la Monarquía en conjunto45. De igual manera, los Contreras, en su alzamiento, no se rebelaron contra el monarca, sino más bien contra sus intermediarios – gobernador y oficiales – a quienes consideraban los verdaderos culpables de los motivos de sus quejas. A pesar de ser condenados como “rebeldes”, su intención no se dirigía a generar un orden nuevo, sino más bien en la recuperación de un orden pasado, centrado en una reelaboración de las libertades pasadas. La lealtad de Panamá no obedecería directamente a la admisión de un “orden natural” de las cosas ni de la constatación de una identificación inopinada con el rey y la monarquía46. Esta consistió en una adaptación a las circunstancias, que enfatizaron la concurrencia del bien común particular con el colectivo, tanto a escala local como supralocal.

  • 47 La existencia de un lenguaje común que permite explicar la unión y la desunión Hespanha, Antonio Ma (...)

26Tanto los Contreras como los defensores de la ciudad de Panamá articularon su discurso político con los mismos argumentos del derecho, que servía tanto para el ataque como para la defensa47. La construcción subjetiva de un lenguaje político en función de las actuaciones de unos y otros permite comprender la complejidad de la cultura política y de las relaciones entre los diversos poderes. En este caso, la lealtad se construyó reforzando la identidad corporativa de Panamá, que permitió a los vecinos fortificar sus lazos de relación con la Corona, que provenían de una puesta a punto del equilibrio entre mercedes y privilegios a cambio de obediencia y lealtad.

Conclusiones

27Cuando los vecinos de Panamá se enfrentaron a la posibilidad de rebelarse frente a la Corona, decidieron mantenerse leales a esta. La comunidad se alzó en armas frente a los asaltantes y, juntos, defendieron sus “libertades y privilegios” frente a la “libertad” que les prometía Hernando Contreras como “príncipe de la libertad”. Con esta actuación, la ciudad de Panamá se mantenía dentro de la estructura política de la Monarquía Hispánica y facilitaba, a su vez, la solidificación de sus estructuras. Esa decisión de la comunidad fue premiada años más tarde por la Corona con la concesión del título de muy noble y muy leal. Los privilegios, por lo tanto, están en el centro de todo el entramado sobre la lealtad y la obediencia. Mientras la Corona siguiera ofreciendo, siguiera siendo “graciosa”, los lazos de lealtad entre ella y las comunidades políticas locales se mantendrían sólidos. La relación de fidelidad bilateral entre las ciudades y el rey generaba un dinamismo que obligaba a este a la recompensa de los servicios prestados y estimulaba a su vez a las comunidades a mantenerse leales. La resistencia a los rebeldes protagonizada por los vecinos de Panamá no fue fruto de una extensión directa y unilateral de un absolutismo de corte estatalista sino más bien la puesta en marcha y actualización de las dinámicas políticas sobre las que se asentaba el sistema y que se basaban en el equilibrio entre los servicios y las mercedes, lo que haría “rentable” a los individuos construir una lealtad corporativa.

28La lealtad no era, por lo tanto, una característica natural o inamovible en la relación entre individuos – o corporaciones – y la Corona. En cambio, esta debía renovarse y actualizarse de manera recurrente y, sometida a momentos de tensión como un alzamiento de estas características, mostraba las posibilidades de renovación de los lazos que unían al monarca con sus vasallos basadas en la negociación de libertades y la creación de un bien común que fuese operativo, tanto para las pequeñas comunidades urbanas de los territorios de la Monarquía como para la Corona.

Haut de page

Notes

1 Ynformacion recivida en tierra firme contra las personas que fueron en la rrevelion de Hernando Pizarro y Pedro de Contreras, año de 1551, AGI, Justicia 1051, N. 7, R. 2, f. 43v y ss.

2 Informaciones de oficio y parte: Hernando Contreras, 06-06-1550, Archivo General de Indias, Panamá 61, N. 24

3 Sobre distintos usos de las relaciones de méritos, ver Macleod, Murdo “Self-Promotion: The Relaciones de Méritos y Servicios and Their Historical and Political Interpretation”, Colonial Latin American Historical Review, 1998, 7, 1, p. 25-42; Córdoba Ochoa, Luis Miguel, “Movilidad geográfica, capital cosmopolita y relaciones de méritos. Las élites del imperio entre Castilla, América y el Pacífico”, en Bartolomé Yun Casalilla, (dir.): Las redes del imperio. Élites sociales en la articulación de la Monarquía Hispánica (1492-1714), Madrid, Marcial Pons, 2009, p. 359-378; una reflexión sobre las posibilidades de interpretación del hecho histórico y la subjetividad de las fuentes, en Gil Pujol, Xavier “Sobre la noción actual de hecho histórico: entre contingencia y construcción”, en Revista de Occidente, 2009, 332, p. 64-86.

4 Los testimonios recopilados en la información y condena los participantes en la rebelión resultan muy gráficos de las dimensiones de los hechos: “preguntavan a las personas que topavan y en las casas donde entravan quyen bibe y sy no le acudian Hernando de Contreras e sy le respondian El Rey les davan de cuchilladas e los querian matar e hazian otros malos tratamientos y en las dichas casas robavan el oro e plata, seda e otras cosas que hallaban e mulas e cavallos e armas” Ynformacion… cit., f. 7v-8.

5 Ibid.

6 Colección Somoza. Documentos para la historia de Nicaragua. 17 vol. Madrid, 1956, vol1, p. 17.

7 Benzoni, Girolamo, Historia del Nuevo Mundo, Madrid, Alianza, 1989, p. 306.

8 Diego Fernández Polaino, años más tarde, mencionaba dos millones de ducados, en
Real Cédula al presidente y oidores de la Audiencia de Panamá, recomendando al capitán Diego Fernández Polaino, 16-07-1568, AGI, Panamá 236, L. 10, f. 154v y ss.

9 El texto de la sentencia en Ynformación... doc. cit. AGI, Justicia 1051, N. 7, R. 2, f.139 y ss. y también en Colección Somoza, op. cit., p. 130 y ss.

10 De hecho, tras su ejecución la cabeza de Hernando de Contreras permaneció dentro de una jaula en el rollo de la ciudad durante varios días, Alonso de Tavira, vecino de Panamá, contra Rodrigo de Villalba, alguacil mayor de dicha ciudad, sobre ciertas muertes que mandó dar de resultas de la alteración de Hernando Contreras, 06-03-1551, AGI, Justicia 346, N. 1; sobre la importancia del ejemplo en los castigos públicos, Mantecón, Tomás, “Disciplinamiento social, escenografías punitivas y cultura plebeya en el Antiguo Régimen”, en Verónica Undurraga y Rafael Gaune (eds.), Formas de control y disciplinamiento. Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Santiago de Chile, Uqbar, 2014, p. 169-193.

11 Esta misma interpretación sería seguida por la mayoría de los cronistas posteriores, singularmente por Antonio de Herrera en sus Décadas. Sobre la labor de La Gasca, conocido como “el pacificador”, Merluzzi, Manfredi, La pacificazione del regno. Negoziazione e creazione del consenso in Perù (1533-1581). Roma, Viella, 2008.

12 Según Gregorio Salinero, la de los Contreras fue una “réplica después del terremoto político provocado por la insurrección de Pizarro”, Salinero, Gregorio, Hombres de mala corte. Desobediencia, procesos políticos y gobierno de Indias en la segunda mitad del siglo XVI, Madrid, Crítica, 2017, p. 14

13 Mena, Carmen, “Individualismo y radicalización en la conquista: la revuelta de los Contreras a mediados del siglo XVI” en AA.VV, Congreso de historia del descubrimiento 1492-1556, Madrid, RAH, 1992, t. III, p. 421- 447

14 Castillero, Alfredo, Sociedad, economía y cultura material. Historia urbana de Panamá la Vieja, Panamá, Patronato de Panamá Viejo, 2006, p. 190.

15 Esos grupos de poder estarían, a su vez, definidos por conexiones de clase y de origen geográfico peninsular, según, Ibid. p. 569.

16 Lohman Villena, Guillermo, Las ideas jurídico-políticas en la rebelión de Gonzalo Pizarro. La tramoya doctrinal del levantamiento contra las Leyes Nuevas en el Perú, Valladolid, Universidad de Valladolid, 1977; una visión renovada de estos conflictos en Merluzzi, Manfredi, “L’impero visto dagli insorti: la rivolta contro le Nuevo Leggi in Perù”, en Francesca Cantù y Maria Antonietta Visceglia (ed.), L’Italia di Carlo V, guerra religione e politica nel primo Cinquecento. Viella, Roma, 2003, p. 233-254.

17 Pietschmann, Horst, “Los principios rectores de Organización Estatal en las Indias”, en Antonio Annino, Luis, Castro, L. y François-Xavier Guerra, De los Imperios a las Naciones: Iberoamérica. Zaragoza, Ibercaja, 1994, p. 75-103; Céspedes del Castillo, Guillermo, América Hispánica (1492-1898), Madrid, Marcial Pons, 2009.

18 Benigno, Francesco, Espejos de la revolución. Conflicto e identidad política en la Europa Moderna. Barcelona, Crítica, 2000, p. 11.

19 Blickle, Peter (ed.), Resistance, Representation, and Community. Oxford, Oxford University Press, 1997, p. 1-4.

20 Información de los méritos y servicios del sargento Juan Caballero, 01-10-1550, AGI, Patronato 150, N. 9, R. 1. f. 276r.

21 Ibid., f. 349r. Mena, Carmen, art. cit. (1992), p. 439, n. 26

22 El licenciado Jerónimo López, el doctor Meneses, Pedro de Salinas, Joan de Salinas, Alonso Castellanos y Pedro Moreno.

23 Información de los méritos y servicios del capitán Martín Ruiz de Marchena, 1579, AGI, Patronato 123, R. 3, s. f. 

24 Clavijo fue nombrado oficialmente como gobernador el 7 de agosto de 1548, AGI, Panamá 235, L. 8, f 194-196v.

25 Sobre la categoría de naborías ver Aram, Bethany y Obando, Rafael “Violencia, esclavitud y encomienda en la conquista de América, 1513-1542”. Historia social, 2017, 87, p. 129-148; el 20 de marzo de 1551, en Cigales, se explicitaba la manera en la que Clavijo debía anular la encomienda en Castilla del Oro y evitar que los indios siguieran viviendo “derramados” y los españoles los agrupasen en pueblos con unos límites y capacidad para sembrar y criar, Real Provisión a Sancho Clavijo, gobernador de Tierra Firme, para que ponga en libertad a todos los indios de aquella provincia, 21-03-1551, AGI, Panamá 235, L. 8, f. 349-350v

26 La junta de expertos estaba compuesta por el obispo Pablo de Torres, el guardián de San Francisco Juan Gallegos, el comisario de la Merced fray Juan de Almazan, el prior de San Agustin Andrés de Salazar, el teniente del gobernador licenciado Melchor Gomez de Buytron, el tesorero Baltasar de Sotomayor, el factor y veedor Juan de Gorbalán de Robles y varios teólogos frailes de conventos de Panamá. Bartholome Carreño estante en Tierra Firme con el señor fiscal sobre la libertad o servidumbre de ciertos yndios que el governador pronunció por esclavos, 1549, AGI, Justicia 353, N. 1, R. 2, f. 48v.

27 El fiscal de S.M. contra Gómez de Tapia, vezino y regidor de la ciudad de Panamá, AGI, Justicia 354, N. 2, f. 14r

28 Informaciones de los méritos y servicios de Luis de Quesada a petición de su hijo Jerónimo de Quesada, 1581, AGI, Patronato 150, N. 11, R. 1.

29 Privilegio de armas para Martín Ruiz de Marchena, 18-01-1552, AGI, Panamá 236, L. 9, f. 53v-54v; Ese monte fue bautizado desde entonces, según Carmen Mena, “cerro de la victoria” o bien “cerro de la matanza” en art. cit. (1992), p. 443. La fecha del 23 de abril aparecería en la Descripción de 1607 como día de fiesta mayor en la ciudad de Panamá en conmemoración de esa batalla y como celebración de la resistencia urbana, Castillero, A.: op. cit., p. 94.

30 Consulta del Consejo de Indias, 20-04-1551, AGI, Indiferente 737, N. 68.

31 Informaciones de oficio y parte: Juan de la Roca, 1599, AGI, Lima 206, N. 12.

32 Información de los servicios de Damián de Meneses, 11-11-1574, AGI, Patronato 151, N. 3, R. 1

33 Rucquoi, Adeline, “Des villes nobles pour le Roi” en Idem. (coord.): Realidad e imágenes del poder. España a fines de la Edad Media, Madrid, Ámbito, 1988, p. 195-214.

34 Real Provisión por la que se concede a la ciudad de Panamá título de muy noble y muy leal, 03-12-1581, AGI, Panamá 237, L. 11, f. 132v-133r.

35 Nader, Helen, “The more the communes, the greater the king’ Hidden Communes in Absolutist Theory” en Peter Blickle(ed.), Theorien kommunaler Ordnung in Europa, Munich, Oldenbourg, 1996, p. 215-223.

36 Bodin, Jean, Les six livres de la Republique. Paris, Prefacio; Gil, Xavier, “Aragonese constitutionalism and the Habsburg rule: the varying meanings of liberty”, en Richard Kagan y Geoffrey Parker, Spain, Europe, and the Atlantic. Essays in honour of John Elliott, Cambridge, Cambridge University Press, 1995, p. 160-187.

37 Ynformación… cit., AGI, Justicia 1051, f. 65r

38 Thompson, Irving A. A., “Castile: Polity, fiscality, and fiscal crisis”, en Philip Hoffman y Kathryn Norberg, Fiscal crisis, liberty, and representative government, 1450-1789. Stanford, Stanford University Press, 1994, p. 140-180.

39 La misma lógica que está en el principio estudiado en Nader, Helen, Liberty in Absolutist Spain. The Habsburg Sale of Towns, 1516-1700, Baltimore, The Johns Hopkins University Press, 1990.

40 Sobre la diferencia entre libertad, en singular, y libertades en plural, Maissen, “Liberty and liberties in Europe’s federal republics”, en Quentin Skinner y Martin Van Gelderen (eds.), Freedom and the Construction of Europe. Vol. I. Religious freedom and Civil Liberty, Cambridge, Cambridge University Press, 2013, p. 235-255; Skinner, Quentin, Liberty before liberalism, Cambridge, Cambridge University Press, 1998; una nota crítica, que reclama el análisis de la práctica sobre el de la teoría, en Levi, Giovanni, “Prólogo”, en Manuel Herrero Sánchez (ed.), Repúblicas y republicanismo en la Europa moderna (siglos XVI-XVIII), Madrid, FCE, 2017, p. 11-15.

41 Una explicación del funcionamiento de la sociedad de Antiguo Régimen que ha sido descrita como “economía de la gracia”, Hespanha, Antonio Manuel, La gracia del derecho. Economía de la política en la edad moderna. Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1993, p. 151-176; Thompson, Irving A. A., “From reinos to Monarquía: political association in late 16th century”, Tempus. Revista en historia general, 2016, 4, p. 91-110.

42 El despacho que se dio a la ciudad de Panamá que está fundada en la costa de la Mar del Sur en Castilla del Oro, AGI, Panamá 233, L. 1, f. 288v-290r

43 Ibid.

44 La construcción de una fundición aseguraba la posibilidad de fundir el oro en la propia ciudad sin tener que acudir a Santa María del Antigua del Darién con los peligros que ello conllevaba, Condiciones con que los vecinos de la ciudad de Panamá poblaron y edificaron en ella y el gobernador Pedrarias Dávila les otorgó, 07-08-1519, AGI, Panamá 30, N. 1, f. 4v

45 Lecuppre-Desjardin, Elodie y Anne-Laure Van Bruaene, Anne-Laure (eds.), De Bono Communi. The Discourse and Practice of the Common Good in the European City (13th-16th c.), Turnhout, Brepols, 2010; para un análisis de la construcción del bien común en contextos diversos, Andrea Gamberini, Jean-Philippe Genet, y Andrea Zorzi (eds.), The Languages of Political Society. Western Europe, 14th-17th Centuries. Roma, Viella, 2011; Renault, Rachel, “Refuser l’impôt, définir le bien commun. Antifiscalisme et pratiques politiques ordinaires en Allemagne au XVIIIe siècle”, Politix, 2017, 3, 119, p. 79-100.

46 Sobre la complejidad de la definición en la práctica de lealtad y fidelidad, Thompson, Irving A. A. “¿Fiel a qué? El lenguaje político en los ayuntamientos en la Castilla del siglo XVII”, en Mélanges de l’Ecole française de Rome. Italie et Méditerranée, 2006, tome 118, 2, Fidelitas, p. 281-288; para un acercamiento teórico a la definición de lealtad, fidelidad y obediencia en la Castilla del Antiguo Régimen, Valladares, Rafael, “Fidelidad, lealtad y obediencia. Tras conceptos en las monarquía de los Austrias”, en Roberto Quirós y Cristina Bravo (eds.), Los hilos de Penélope: lealtad y fidelidades en la Monarquía de España, 1648-1714, Madrid, Albatros, 2015, p. 21-38; una reflexión general sobre la volubilidad de las identidades políticas en contextos diversos en Trencsényi, Balázs y Zászkaliczky, Márton, “Towards an intellectual history of patriotism in East Central Europe in the early modern period”, en Balázs Trencsényi y Márton Zászkaliczky (eds.), Whose love of which country? Composite States, National Histories and Patriotic Discourses in Early Modern East Central Europe, Leiden, Brill, 2010, p. 1-72.

47 La existencia de un lenguaje común que permite explicar la unión y la desunión Hespanha, Antonio Manuel, “Revueltas y revoluciones”, en Id. La gracia del derecho. Economía de la cultura en la edad moderna, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1993, p. 295-321; De Benedictis, Angela, Tumulti. Moltitudini Ribelli in età moderna, Roma, Il mulino, 2013, p. 11; sobre la falta de distinción entre los lenguajes de la obediencia y desobediencia en un contexto de conflicto político, MacKay, Ruth, The Limits of Royal Authority. Resistance and Obedience in Seventeenth-Century Castile, Cambridge, Cambridge University Press, 1999; Schaub, Jean-Frederic, “Révolution sans révolutionnaires? Acteurs ordinaires et crisis politiques sous l’Ancien Regime (note critique)”, Annales HSS, 2000, 55, 2, p. 645-653; una variación reciente, basada en el concepto de “disenso disciplinado”, en Díaz de Durana, José Ramón y Titone, Fabrizio, “Sobre la elaboración de discursos políticos en el ámbito ciudadano al final de la Edad Media” en José Antonio Jara, Discurso político y relaciones de poder: ciudad, nobleza y monarquía en la Baja Edad Media, Madrid, Dykinson, 2017, p. 539-557.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge Díaz Ceballos, « Entre príncipes de la libertad y vecinos leales: la revuelta de los Contreras y la defensa de Panamá en 1550 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 05 octobre 2018, consulté le 17 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/73210 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.73210

Haut de page

Auteur

Jorge Díaz Ceballos

Universidad Pablo de Olavide
jdiaceb@upo.es

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page