Navigation – Plan du site
Carmen Bernand

David González Cruz (coord.), Versiones, propaganda y repercusiones del Descubrimiento de América. Colón, los Pinzón y los Niño

Madrid: Ediciones Silex, 2016, 429 p.
Référence(s) :

David González Cruz, Versiones, propaganda y repercusiones del Descubrimiento de América. Colón, los Pinzón y los Niño, Madrid, Ediciones Silex, 2016, 429 p.

[07/10/2018]

Entrées d’index

Palabras claves :

América, siglo XV, conflicto, navegación
Haut de page

Texte intégral

1Esta publicación reúne contribuciones de catorce autores y, a pesar de repeticiones que hubieran podido ser obviadas, por lo general los textos retienen la atención del lector, creando un cierto suspenso. Si el tema central, como lo señala el título, trata de las repercusiones del descubrimiento de América en la península ibérica, en Europa occidental, y sin duda (aunque esta parte no ha sido tratada) en la lejana Salónica y en el Imperio otomano (alusión escueta al mapa de Piris Reis por Bárbara Polo Martin en las p. 413 y 421), el secreto y el silencio, que acompañan esa hazaña marítima, ocupan una parte importante y quizás la más novedosa. Por otra parte, Cristóbal Colón está secundado en esa empresa por los hermanos Pinzón y Niño, aunque los nombres de estos marinos procedentes de Palos de Moguer caigan rápidamente en el olvido, gracias a Hernando Colón y a Bartolomé de Las Casas, eficaces propagandistas del Almirante del Mar Océano.

2Desde el inicio del viaje de 1492, las tensiones entre Colón y Martin Alonso Pinzón son manifiestas. El conflicto entre ambos es sabido, pero en el primer texto introductivo, David González Cruz abre la discusión aportando ejemplos concretos del "desagradecimiento" del Almirante hacia un marino sin el cual el Descubrimiento hubiera sido imposible. El proceder de Colón es simple pero eficaz: criticar a la marinería para resaltar, por contraste, su habilidad personal, y evitar nombrar al rival (Martin Alonso), convirtiéndolo en "un marino de Palos". En la Carta de Colón anunciando el Descubrimiento del Nuevo Mundo y en su Diario de viaje, los primeros documentos del primer viaje (1492-1493), Colón oculta que el hundimiento de la Santa María en Navidad fué debido a un error de su parte, cuyas consecuencias fueron terribles para los 34 marinos que tuvieron que permanecer en La Hispaniola, esperando un próximo (e hipotético) viaje, y que perecieron en manos de los indígenas. La auto propaganda de Colón está sabiamente elaborada en las cartas que mandó, a su llegada a Portugal, a Luis de Santángel, escribano de los Reyes Católicos y a Gabriel Sánchez, tesorero de Aragón. Esa correspondencia no fué la única que despachó Colón, una vez en Lisboa. Como bien lo señala González Cruz (p. 25-26), varias personas fueron informadas del éxito de la expedición antes de la entrevista con los Reyes Católicos en Barcelona. Martin Alonso, desgraciadamente, no pudo dar su versión pues murió de fiebres pocos días después de su llegada a Moguer. De hecho, en el viaje de retorno, a la altura de las Azores, una tormenta separó las dos carabelas, La Pinta y la Niña. La primera, al mando de Martin Pinzón, recaló en Baiona, un puerto de Galicia próximo a La Coruña, mientras que la Niña, en la que iba Colón, tocó puerto en Lisboa. Días más tarde, ambas naves llegaron a Palos: arribar en el mismo puerto del que se salió era un imperativo de la navegación. El viaje que emprendió por vía terrestre desde Andalucía hasta Barcelona, llevando a varios indígenas y los célebres papagayos por toda España, fué también un campanazo publicitario, una "operación com " exitosa, como se diría hoy.

3¿Porqué Colón, en vez de dirigirse directamente a Palos, permaneció varios días en Portugal y tuvo una entrevista con João II? La respuesta a esta pregunta está en el centro del libro. El primer texto de Julio Izquierdo Labrado (el segundo está dedicado a los Pinzones, p. 161-184) parte de la prueba empírica de la ruta de 1492, efectuada en 1992 por Luis Miguel Coín Cuenca, profesor de la Escuela Naval de Cádiz, y navegante. Coín Cuenca siguió el derrotero oficial, para entender las incoherencias del Diario del Almirante. En realidad, lo que parecía ser un error, era mas bien un encubrimiento. El 4 de septiembre de 1479, los representantes de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón habían firmado con el rey Alfonso V de Portugal y su hijo, el futuro João II, el tratado de Alcáçovas, mediante el cuál los dos monarcas se repartieron los territorios del Océano Atlántico entre ambos reinos, según un paralelo que dejaba el archipiélago de Canarias a Castilla y Aragón, en la parte septentrional de esa raya, mientras que Portugal tendría soberanía en las islas Madeira, Azores, Flores y Cabo Verde, y en sus posesiones de Guinea, donde se destacaba la Mina de Oro (que aparecerá posteriormente en la cartografía europea bajo el nombre de Elmina). Pero según "las claves de la navegación atlántica, la corriente nor-ecuatorial parte desde el sur de las Canarias hasta el Caribe. Siguiéndola, se evita el mar de los Sargazos y la calma chicha capaz de durar varias semanas; para la vuelta a Europa, se sigue la corriente del Gulf stream, que bordea el mar de algas por el norte. Estas claves, Colón debió conocerlas, y Labrado cita la experiencia de Pero Vásquez de la Frontera, que había participado en una expedición naval en 1452. Colón siguió por lo tanto la ruta del sur aunque, en su diario, indicara une ruta situada más al norte, que atribuía los descubrimientos a la Corona española.

4Efectivamente, Portugal reclamó los descubrimientos de Colón, amparándose en el tratado de Alcáçova. Pero el Papa Alejandro VI, valenciano, y cercano a los Reyes Católicos, otorgó esos nuevos territorios a la Corona de España, mediante cuatro bulas, que sustituyeron la antigua demarcación del paralelo por el meridiano de Tordesillas.

5Para Manuela Mendonça (p. 91-113), otras razones explican la estancia de Colón en Lisboa. Sobre la base del conocimiento excelente que tenía Colón de la lengua portuguesa, y basándose en una documentación de la época, esta autora sugiere que Colón aprendió ese idioma de niño, en Lisboa, donde vivían muchos mercaderes de "nación genovesa", y propone la fecha de 1471, cuatro años antes que la cronología de Consuelo Varela. Por otra parte, Colón perteneció a la casa real de Viseu, por su mujer Filipa Moniz, lo cuál le daba une posición social relativamente elevada Pero la casa Viseu fué destruída tras la muerte de su máximo representante, acusado de alta traición por el Rey. Para escapar a la vindicta real, Colón buscó refugio en Castilla. En 1493, de regreso de las Antillas, no fué él, Colón, quien quiso entrevistarse con el Rey, sino que fué el monarca quien se lo ordenó, porque pensaba (con razón) que las islas descubiertas cayesen en la parte portuguesa de la demarcación del paralelo. Durante esa breve estadía, los consejeros habrían propuesto a João II, de tender una celada al Almirante para asesinarlo, pero el rey no aceptó.

6El texto de Jesús Varela Marcos (p. 115-145) analiza las incoherencias que surgen del cotejo de las fechas oficiales de las primeras cartas de Colón. El autor afirma que la primera nueva del viaje fué la que dió desde Baiona, apenas desembarcado a fines de febrero de 1493, Martin Alonso Pinzón, mientras que la Niña, con Colón, vislumbraba apenas la entrada del estuario del Tajo. Con "la premura acostumbrada", los Reyes Católicos influyeron sobre el papa Alejandro VI para que acelerara la legitimación. La noticia no tardó en ser divulgada en las cortes europeas por Pedro Mártir de Anghiera (de Anglería). La Carta de posesión fué redactada por Luis Santángel, y para organizar el segundo viaje de 1493, fué nombrado Juan Rodríguez de Fonseca. Por otra parte, existieron otras vías de información, como los mercaderes, y otros personajes itinerantes, que crearon o recrearon una mitología del Nuevo Mundo, estudiada magistralmente por Juan Gil. Con razón Varela insiste en la importancia de la vía "popular". La información cartográfica tuvo que ser adaptada a la distorsiones de Colón, invocadas más arriba. Esa manipulación fué probablemente obra de Fonseca. Una vez normalizada, la cartografía fué difundida por toda Europa; un ejemplo se encuentra en el libro de Pedro Mártir, Opera Legatio Babilonica (p. 141).

7En forma más detallada, Renate Pieper (p. 145-160) estudia los ecos de los primeros viajes de Colón en el Sacro Imperio, en los inicios del reinado de Maximiliano. De particular interés es el impacto del descubrimiento en Leipzig y en Amberes, centros comerciales y financieros importantes. Veinte y nueve impresos relativos a los dos primeros viajes circularon por Europa; diez fueron redactados en lengua alemana; otros diez salieron en Roma, principal centro de difusión, tres en la Península Ibérica, tres en Paris, dos en Pavia y una en Florencia (p. 158-159). El principal centro de difusión para el área germánica fué Basilea. La figura de Pedro Mártir de Anghiera es retomado por María Matilde Benzoni, cuyo texto sobre la construcción del mito de Colón, muestra como, progresivamente, la figura del Almirante se transforma en "icono europeo", con los ejemplos significativos de Voltaire y de William Robertson, y, en el siglo XIX, su transformación en héroe romántico por Washington Irving.

8Curiosamente la visión escatológica del mundo de Colón ha sido apenas abordada aqui, sin ahondar en el trasfondo de su concepción del Paraíso Terrenal, situado en América (Mateus Ventura, p. 193). Los topónimos atribuídos a Colón son quizás "compulsivos", como lo dice la autora, pero necesarios puesto que tienen, en nuestra opinión, un valor performativo, el de la expansión de la Cristiandad. Otros, "inventados" tienen un interés para nosotros, que sabemos, por experiencia, que esos nombres reflejan impresiones, encuentros, sensaciones...

  • 1 Sobre el tema, es mejor consultar el libro de Eric Taladoire, D'Amérique en Europe. Quand les Indie (...)

9La construcción heroica de Colón tiene por corolario el oscurecimiento de aquellos que participaron en el descubrimiento y que fueron marinos eximios, superiores al Almirante. Ya hemos mencionado el caso de Martin Alonso Pinzón, acompañado en la empresa por sus hermanos, de los cuales Vicente Yáñez es el mas conocido. El texto de Diego Ropero-Regidor (p. 239-288) restituye el ambiente náutico de Moguer (muy cercano a Palos), cuna de la familia Niño, el calor del reencuentro con los ausentes y lo que significó para esos puertos, que dieron un número considerable de marinos para las expediciones americanas. Pero esa emigración produjo a su vez la "desertificación" del puerto y su empobrecimiento. El lector tiene aqui un ejemplo de interacción entre lo global (el Descubrimiento) y lo local (Moguer). Por cierto, según este autor, los vecinos de Palos y Moguer tuvieron noticias de la llegada de la Pinta a Baiona, y de la Niña a Lisboa, con anterioridad al 15 de marzo, lo cual supone otras vías de comunicación, que pasaron quizás las Canarias o Flandes. El texto plantea también el número y la procedencia de los indios llevados a España por el Almirante, que necesitaba dar a los Reyes una prueba indiscutible del Nuevo Mundo. Los indígenas de Colón son tambien el tema de Pilar Gil Tébar (p. 289-309), un texto bastante general en el cual se plantea la manera de percibir "el otro", que no aporta a la comprensión del encuentro. Si bien tiene razón en citar los testimonios de Chanca y Cúneo, la autora olvida a Ramón Pané, el primer "etnólogo" del Nuevo Mundo. Ese fraile, de la orden de los Jerónimos, recogió los primeros mitos de los Taínos y dió información bastante detallada de los famosos "cemíes". La autora aporta algunos testimonios de la época sobre los indios instalados en España1.

10Antes de cerrar esta reseña, dedicaremos varias líneas a dos artículos que tratan de temas esenciales: la financiación de la empresa colombina (Ma. Montserrat León Guerrero, p. 311-346) y los libros españoles sobre el arte de navegar escritos en el siglo XVI (Pablo E. Pérez-Mallaína, p. 347-368). ¿Cómo se recaudaron los fondos? La Reconquista había mermado los fondos del reino. Se juntó dinero de la Corona, del secuestro de bienes judíos, al que dedica varios párrafos, de las facilidades fiscales para aquellos que compraran armas y pertrechos, semillas y granos, y de los dezmeros, alcaldes, aduaneros, almojarifes, es decir, una muy fuerte presión fiscal de la nobleza y del pueblo español, incluídos aquellos que fueron expulsados en 1492. Señalemos que Colón pidió también que le mandaran 10 cajas de azúcar (procedentes de Madeira), quizás fuese ésta la primera introducción de un producto que tendrá, como sabemos, un lugar preponderante en la economía americana. En todo caso, la documentación demuestra que Colón, gran mercader, no murió pobre.

11El texto de Pérez-Mallaína (p. 347-368) desarrolla el tema del aprendizaje del arte de navegar. Cada embarcación necesitaba como mínimo la presencia de dos pilotos, y un personal a bordo capaz de conocer los vientos y las corrientes. El autor señala la importancia de los saberes empíricos, de las "señas", como por ejemplo, el alcatraz que anuncia la cercanía de la tierra, y de la experiencia. Pero el incremento de la navegación atlántica justificó la creación, por la Casa de Contratación de Sevilla, de la cátedra del "Arte de Navegar". Los marinos, por falta de tiempo y de dinero, prefirieron utilizar la experiencia y un determinado grupo de pilotos se dirigó a los oficiales de la Casa de Contratación y a sus cosmógrafos, pidiéndoles que "nos dejen en nuestra costumbre y que usemos de lo que sabemos y alcanzamos y hallamos cierto y seguro, y no innoven cosa alguna" (p. 351). El autor enumera los principales libros sobre el arte de navegar y advierte que a pesar de haber sido publicada en 1543, la obra de Copérnico no tuvo repercusión en los tratados de náutica, que mantenían an la antigua visión del Universo. Encontramos también en este texto descripciones de la vida a bordo, de la comida colectiva y de los peligros que acechaban a los navegantes, según el libro de Alonso de Chaves, padre del primer catedrático de la Casa de Contratación, Jerónimo de Chaves.

  • 2 María Isabel Vicente Maroto, "El arte de navegación en el Siglo de Oro", Conferencia dada el 22/11/ (...)

12Este dato genealógico no lo brinda Pérez-Mallaína sino una especialista de ciencias físicas, María Isabel Vicente Maroto, que consulté, cuando buscaba información sobre los Chaves. Sin querer entrar en una polémica desagradable, termino esta reseña con el sentimiento de haber sido defraudada, ya que el nombre de esta profesora, que frecuentó la Universidad de Valladolid, como el autor cuyo texto me interesó tanto, no figura en su bibliografía ni está citada, cosa extraña ya que ambos textos son muy semejantes (pero el lector podrá consultar fácilmente y con gran provecho el de Vicente Maroto, más completo)2. Como la ignorancia no me parece posible, pienso que tenemos un ejemplo contemporáneo del síndrome de Colón respecto a Martin Alonso Pinzón.

Haut de page

Notes

1 Sobre el tema, es mejor consultar el libro de Eric Taladoire, D'Amérique en Europe. Quand les Indiens découvraient l'Ancien Monde (1493-1892), Paris, CNRS éditions, 2014.

2 María Isabel Vicente Maroto, "El arte de navegación en el Siglo de Oro", Conferencia dada el 22/11/2001 como invitada a la Cátedra Jorge Juan, en Galicia (Ferrol), Revista de la Universidad de La Coruña, ruc.udc.es

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Bernand, « David González Cruz (coord.), Versiones, propaganda y repercusiones del Descubrimiento de América. Colón, los Pinzón y los Niño », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 07 octobre 2018, consulté le 15 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/73493

Haut de page

Auteur

Carmen Bernand

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page