Navigation – Plan du site
Débats | 2018
Dynamiques révolutionnaires. Politique(s), État et société au Mexique – Coord. Romain Robinet
Sara M. Luna Elizarrarás

Familia y retórica revolucionaria, apuntes en torno a las reformas al Código Civil en México, 1953-1954

Family and revolutionary rhetoric. Notes on the Mexican Civil Code reforms (Mexico, 1953-1954)
[14/12/2018]

Résumés

Este artículo centra su atención en el debate legislativo producido por la iniciativa que el presidente Adolfo Ruiz Cortines presentó a finales de 1953 para reformar el Código Civil para el Distrito y Territorios Federales. El objetivo de la reforma era ajustar los dictados de dicho código para alinearlos al plano de igualdad política derivado de la concesión de derechos cívicos a las mujeres ese mismo año. El análisis destaca la controversia producida por las modificaciones al artículo 372 del código que permitirían a las mujeres casadas reconocer a hijos habidos antes del matrimonio sin necesidad de contar con el consentimiento de su cónyuge. En esta discusión sobresalen las tensiones entre la retórica revolucionaria de igualdad y justicia social y las prescripciones culturalmente compartidas sobre la necesidad de preservar las fronteras diferenciadas para mujeres y varones en el terreno familiar y sexual.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 "Proyecto de Decreto que reforma el Código Civil para el Distrito y Territorios Federales", en Diar (...)
  • 2 Pellicer, Olga, Reyna, José Luis, El afianzamiento de la estabilidad política. Historia de la Revol (...)
  • 3 Tuñon, Enriqueta, ¡Por fin… ya podemos elegir y ser electas! El sufragio femenino en México, 1935-1 (...)

1El 23 de diciembre de 1953, el presidente Adolfo Ruiz Cortines presentó una iniciativa a la cámara de senadores en la que planteó la modificación de algunos artículos del Código Civil para el Distrito y Territorios Federales. Esa iniciativa pretendía extender el plano igualitario entre mujeres y varones, a tono con la reciente aprobación de las reformas a los artículos 34 y 115 de la constitución con la cual se concedían derechos políticos plenos a las mujeres1. Tanto la concesión del voto como la subsecuente reforma al código civil estuvieron enmarcados en dos procesos. Por una parte era una estrategia seguida por Ruiz Cortines para aminorar el desprestigio que su predecesor y paisano Miguel Alemán dejara tras el ostentoso enriquecimiento de su círculo más cercano2. Así, conceder el voto a las mujeres redundaba en los afanes moralizadores presentes en los primeros años de la administración ruizcortinista, pues a decir del propio Ruiz Cortines, las mujeres eran ejemplo de moralidad3.

  • 4 Tuñon, ¡Por fin podemos elegir...", op. cit., p.162, Santillán, Martha, "Discursos de redomesticaci (...)
  • 5 Dictamen de segunda lectura de "Decreto que reforma los artículos 163, 169, 170, 171, 282 II, 372, (...)

2Además de la búsqueda de legitimidad, el segundo proceso al que se articularon las iniciativas en pro de los derechos femeninos era el de reelaboración de los discursos que subrayaban la naturaleza doméstica y maternal de las mujeres, desde los cuales el ejercicio político se entendía como una extensión de la labor del hogar4. De la misma manera las reformas al Código Civil subrayaban la importancia de igualar los derechos de las mujeres a los de los varones, conservando "el papel trascendental que en el seno del hogar y la familia viene[n] desempeñando tradicionalmente"5. Ello implicó que a pesar de enunciar una supuesta política igualitaria, el Código Civil mantuvo como norma una estructura familiar donde las obligaciones de los cónyuges estaban claramente diferenciadas y, aunque enunciaba autoridad igual para ambos, el varón tenía un margen mayor para objetar las actividades no domésticas de la esposa.

  • 6 El análisis sigue la propuesta de Joan W. Scott sobre el género y su dimensión histórica, y la nece (...)
  • 7 Santillán, "Discursos de redomesticación...", Op. cit., p. 121.

3Este artículo propone analizar desde el género los debates producidos por la reforma al Código Civil en 1953 y sus implicaciones que en términos familiares y sexuales tendrían para las mujeres6. Si bien las reformas eran "sutiles", según Martha Santillán, la polémica que suscitaron es una rica ventana de análisis de dos aspectos7. El primero consiste en las tensiones y preocupaciones de los legisladores y de algunos sectores de la opinión pública en torno al impacto que las reformas tendrían en la distribución tradicional de autoridad en la familia y en el supuesto relajamiento de los límites sexuales femeninos, lo cual para algunos legisladores era uno de los aspectos más preocupantes.

4El otro aspecto es que el debate subraya la utilización de la retórica revolucionaria en torno a la familia como discurso vanguardista frente a los opositores políticos caracterizados como reaccionarios. Ello permitió al régimen ruizcortinista vestirse de modernidad aún cuando las reformas "igualitarias" preservaron una estructura tradicional, jerárquica y diferenciada en cuanto a los derechos femeninos y masculinos en el matrimonio.

5El texto está dividido en tres apartados. El primero aborda brevemente las aportaciones posrevolucionarias en materia de legislación familiar y derechos femeninos que antecedieron a las reformas de 1953 aquí analizadas. El segundo apartado revisa los argumentos presentes en el debate legislativo sobre las reformas y la tercer sección reflexiona sobre la prevalencia tanto legal como en la opinión pública de un modelo familiar jerárquico y con derechos diferenciados para varones y mujeres.

La domesticidad femenina y el discurso revolucionario

  • 8 Santillán, "Discursos...", Op. cit.,p. 105.
  • 9 Radkau, Verena, Por la debilidad de nuestro ser. Mujeres del pueblo en la paz porfiriana, México, C (...)
  • 10 Ramos, Carmen, "Legislación y representación de género en la nación mexicana: la mujer y la familia (...)

6Los discursos que asociaron a las mujeres y a lo femenino al espacio doméstico tuvieron una presencia importante en el siglo XIX a través del ideal del ángel del hogar promovido a finales de esa centuria8. En esos años, la domesticidad de las mujeres estaba cimentada en la noción de complementariedad de lo masculino y lo femenino en términos dicotómicos como fuerza/debilidad, actividad /pasividad, inteligencia /emotividad, público /privado9. Así, el hogar era el lugar adecuado para que las mujeres pudieran desplegar su naturaleza emotiva y maternal, y donde estaban mejor protegidas en tanto seres vulnerables. Esta concepción doméstica y vulnerable de las mujeres quedaría traducida en la restricción de derechos para las mujeres casadas establecida en el Código Civil de 1870, que concebía a los sujetos femeninos como entes que necesitaban la "protección de su marido"10.

  • 11 Goddard, Jorge, El matrimonio civil en México, 1859-2000, México, UNAM, Instituto de Investigacione (...)
  • 12 Goddard, Op. cit., Noguez, Oliva, "Discursos y debates de género. De la Ley de Relaciones Familiare (...)

7La ruptura del orden ocasionada por el movimiento armado de 1910 trajo consigo una nueva mirada sobre la familia, los derechos femeninos y las obligaciones del Estado. De esta suerte, el triunfo del la facción constitucionalista introdujo nuevos elementos a la legislación familiar que incluyeron la eliminación de la incapacidad jurídica de las mujeres, el establecimiento del derecho de éstas a ejercer una profesión aún estando casadas, la posibilidad de disolver el vínculo matrimonial, y la eliminación de la distinción entre hijos legítimos e ilegítimos11. Estos elementos quedaron plasmados en la Ley de Divorcio de 1915, la Ley de Relaciones Familiares de 1917 y el Código Civil de 192812.

  • 13 Noguez, "Discursos...", Op. cit. p. 12-14.
  • 14 Macías, Anne, Contra viento y marea. El movimiento feminista en México hasta 1940, México, UNAM – P (...)

8La mayoría de estas novedades legislativas revolucionarias estuvieron argumentadas en dos líneas. Una estaba centrada en la noción de modernidad y su impacto en las oportunidades de educación y empleo de las mujeres. En ese sentido, los juristas encargados de elaborar las reformas al Código Civil, entre los que estaba Ignacio García Tellez enfatizaban la realidad moderna de la época13. A su vez, activistas como Hermila Galindo o Juana Belén Gutiérrez, cuyas ideas permearon en grupos organizados de mujeres durante los años veinte, probablemente favorecieron la incorporación de nociones modernas de la feminidad, algunas un tanto vanguardistas para la época14.

  • 15 Noguez, Op. cit.
  • 16 Como ha señalado Gabriela Cano el discurso enarbolado por la facción ganadora de la Revolución tení (...)

9La otra línea argumentativa apelaba al ideal revolucionario de justicia social desde el cual el estado debía velar por la igualdad de derechos y proteger a la población más vulnerable que incluía a mujeres, niños y los sectores populares15. En este rubro la exaltación de la maternidad y las supuestas virtudes domésticas femeninas jugaban un papel importante, pues de ellas dependían el adecuado desarrollo de los niños16.

  • 17 Goddard, Matrimonio, Op. cit., p. 79. Por ejemplo el artículo 167 del Código Civil de 1928 que dict (...)
  • 18 Cabe destacar que el artículo 374 sigue vigente en esos términos hasta la fecha. Ver: Cámara de Dip (...)
  • 19 Torres, Valentina, ""Bendita sea tu pureza": relaciones amorosas de los jóvenes católicos en México (...)

10Pese a las innovaciones en materia de derechos civiles para las mujeres, las leyes revolucionarias perpetuaron un modelo de familia que aunque pregonaba que varones y mujeres contaban con la misma autoridad y capacidad de decisión en el hogar, mantenía obligaciones y límites jerárquicos y diferenciados17. Tal es el caso de los lineamientos establecidos por el código civil de 1928 que aunque concedía a las mujeres el derecho de ejercer una profesión u oficio estando casadas (art.169), también permitía que los maridos objetaran esa condición si es que percibían que a consecuencia de ello estaban descuidando las labores del hogar (art.170), estipuladas como obligación exclusivamente femenina en ese mismo código (art.168). De igual forma, consignaba que el responsable de proveer económicamente a la familia era el varón, y, en los casos en que la esposa trabajara remuneradamente, ésta también debía contribuir pero su participación no debía exceder la mitad del monto total de los gastos (art.164). Además de la diferenciación del ámbito doméstico como femenino y el económico como masculino, el código civil de 1928 establecía claros límites en términos de sexualidad. Por ejemplo, las mujeres carecían del derecho de reconocer a sus hijos habidos antes del matrimonio si no contaban para ello con la autorización de sus esposos (art. 372), y los hijos de una mujer casada por ningún motivo podían ser reconocidos por un hombre que no fuera su marido, con excepción de aquellos casos en que fuera el esposo quien desconociera al menor y hubiera una sentencia judicial al respecto (art. 374)18. En cambio, a los varones se les concedía el derecho de reconocer a sus hijos fuera del matrimonio, ya fuera que los hubiera tenido antes o durante éste, y sólo necesitaban la autorización de la esposa para llevarlos a vivir al hogar conyugal (art. 373). Como puede apreciarse lo anterior se traducía en la relativa libertad para el ejercicio sexual de los varones, mientras que para las mujeres la sexualidad premarital era socialmente reprobable y el adulterio simplemente inadmisible en nombre de la moral de la familia19.

  • 20 Santillán, "Discursos...", Op. cit., p. 127-129.
  • 21 Santillán, "El discurso tradicionalista...", Op. cit., p. 101.
  • 22 Santillán, "Discursos..", Op. cit., p. 111. Tuñón, ¡Por fin..., Op. cit.

11Este modelo jerárquico y de límites diferenciados para mujeres y varones cobró nueva fuerza con el viraje conservador que representó en materia política, económica y social el gobierno de Manuel Ávila Camacho a partir de 194020. A partir de esos años, entidades sociales como instituciones gubernamentales y la prensa subrayaron la supuesta naturaleza femenina centrada en el hogar y en el ejercicio de la maternidad, a lo que se sumó la postura conciliadora tomada por el gobierno hacia la Iglesia Católica. Ejemplo de lo anterior fue el concurso auspiciado por el diario Excélsior en 1941 que premió a las madres prolíficas, el cual contó con el respaldo material y beneplácito del Estado21. En ese mismo tono surgió la iniciativa de conceder el voto femenino a nivel municipal en 1946, en la que la gestión municipal fue considerada un símil de la administración doméstica y por lo tanto una labor femenina22.

  • 23 Vicent, Alfredo, "Lo que la novia debe saber del matrimonio", Madame, núm.52, diciembre de 1955, p. (...)

12Como se mencionó en la introducción de este texto, la iniciativa de Adolfo Ruiz Cortines en torno al voto y aquella destinada a igualar los derechos civiles de mujeres y varones abrevaron de la caracterización doméstica de lo femenino. Durante esa década la presencia del modelo familiar que depositaba en las mujeres la responsabilidad doméstica y moral de la familia era apabullante. Por ejemplo, una revista femenina en 1955 aleccionaba a las jóvenes en vísperas de casarse para dedicarse de lleno a hacer felices a sus maridos lo que implicaba llevar a cabo con esmero y entrega las tareas del hogar, aún si ello significaba dejar de lado la propia felicidad23.

  • 24 Torres, "Bendita...", Op. cit. p. 385.
  • 25 Luna, Modernización, Op. cit., p. 71 y ss.
  • 26 "Hasta que punto puede una mujer traspasar los convencionalismos sociales", Madame, no. 53, diciemb (...)

13También la norma sexual diferenciada prevaleció durante la década de 1950 y la siguiente. La prensa y la Iglesia reiteraban que aquellas mujeres que transgredían la frontera matrimonial perdían la dignidad, el decoro y la decencia, de ellas mismas y de sus familias24. En ese sentido, la posibilidad de ostentarse como una "familia decente" especialmente entre las clases medias urbanas dependía en conservar al menos en apariencia dicho precepto25. Una joven de 23 años expresaba el peso que conllevaba cumplir las prescripciones impuestas a las mujeres: "... las cosas que "están mal vistas" ponen en peligro algo importantísimo cuando hay que vivir en medio de un círculo regido por ciertas normas inflexibles: ese algo es la reputación"26.

  • 27 Cosse, Isabella, Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010, p (...)
  • 28 Cosse, Isabella, "La emergencia de un nuevo modelo de paternidad en Argentina (1950-1975), Estudios (...)
  • 29 Luna, Modernización, Op. cit., p. 19.

14No obstante, estas prescripciones tradicionales en materia familiar y sexual entraron en tensión en esa misma década de 1950 con la creciente popularidad de planteamientos de la psicología, la pediatría y el psicoanálisis, que sostenían desde una mirada secularizada que la armonía sexual de la pareja y los lazos afectivos entre padres e hijos eran piezas fundamentales para el funcionamiento normal de la familia27. Estas ideas fueron difundidas a través de manuales de puericultura así como artículos de interés general y columnas especializadas en la prensa28. La confrontación entre tradición y modernidad se acentuó con la creciente visibilidad de nuevas prácticas de cortejo en las generaciones más jóvenes y el ejercicio de prácticas anticonceptivas entre las mujeres de clases medias. Esto condujo a un fenómeno de pánico moral entre los sectores medios más conservadores que exhortaron a las autoridades para detener la decadencia en la moralidad de las familias29.

15En el siguiente apartado podremos apreciar como en el debate legislativo sobre las reformas del código civil coincidieron la definición de lo femenino como inextricablemente anclado a lo doméstico y la preocupación por preservar los límites sexuales para las mujeres, lo que a su vez se conjugó con algunas opiniones secularizadas sobre la familia. Entrelazada a esta tensión entre lo tradicional y lo secularizado, también se aprecia la incorporación de la retórica revolucionaria de justicia social que, pese a sus términos poco igualitarios, dotó de legitimidad al partido en el poder y permitió la caracterización de reaccionarios a sus opositores.

Las reformas al código y el debate legislativo

16En palabras de Ruiz Cortines, la iniciativa para reformar el Código Civil del Distrito y Territorios Federales tenía como intención igualar los derechos de varones y mujeres al interior de la vida familiar, particularmente en el matrimonio. Pese a esta premisa, la iniciativa preservaba cierta jerarquía entre los cónyuges así como derechos y obligaciones diferenciados para unos y otras.

  • 30 "Código civil...", op. cit., p. 45.
  • 31 "Dictamen de segunda lectura...", p. 8-18.
  • 32 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 9.

17Por ejemplo, la reforma no proponía modificación alguna al artículo 168 que especificaba como responsabilidad exclusiva de las mujeres "la dirección y cuidado de los trabajos del hogar"30. En cambio, ampliaba el margen de oposición del esposo a la actividad remunerada de su mujer pues éste podía objetarla no sólo en la circunstancia de que tal actividad propiciara el descuido de las labores hogareñas, sino también en los casos en que considerara que su trabajo afectaba a la moral y la estructura familiar (art. 169) 31. En el nuevo texto, aunque el artículo 170 señalaba que un juez de lo familiar resolvería lo procedente respecto a estas objeciones del marido, desaparecía la redacción del texto original del artículo 171 que explicitaba dicha posibilidad como un recurso para las mujeres que "insistieran" en trabajar pese a la negativa de su marido. En su lugar, el nuevo artículo 171 señalaba que las mujeres podrían oponerse a la actividad remunerada del marido si atentaba contra la moral familiar, con lo que ratificaba su papel de salvaguarda moral de la familia32.

18Esos cambios fueron aprobados prácticamente sin objeción alguna por parte de los legisladores, lo que ratificaba el respaldo generalizado a un modelo tradicional de familia donde lo doméstico debía ser un aspecto prioritario para las mujeres, por encima de cualquiera otra actividad que realizaran.

  • 33 Dictamen de segunda lectura...", op. cit.

19Contrastando con la unanimidad respecto a las modificaciones anteriormente mencionadas, la redacción propuesta para reformar el artículo 372 suscitó un enconado debate. Dicho artículo en su texto original de 1928 negaba a las mujeres casadas el derecho de reconocer a los hijos que hubiesen tenido antes del matrimonio si no contaban para ello con el consentimiento de su esposo. La iniciativa ruizcortinista en cambio, establecía ese derecho, razón por la cual varios legisladores señalaron que atentaba contra "las bases morales que son el sustento de la familia", frase que aludía a las fronteras sexuales específicas para las mujeres33.

  • 34 Antes de unirse al PRI y ser senador por Aguascalientes, Elorduy perteneció al PAN hasta 1947 expul (...)
  • 35 Enriqueta Tuñón identifica a Chávez González como panista. Ponce Lagos fue diputado de Zimapán (Hid (...)

20Entre los detractores de la reforma al artículo 372 se encontraron los senadores priistas Julio Serrano Castro, Emigdio Martínez Adame Luis I. Rodríguez, Jesús Gil, Francisco González de la Vega, Noé Palomares, Antonio Rocha y Aquiles Elorduy34, el senador panista Francisco Chávez González, y el diputado Antonio Ponce Lagos del Partido Nacionalista Mexicano35.

  • 36 "Dictamen de segunda lectura..." Op. cit., p. 8-10.
  • 37 Esta adición fue propuesta por los senadores Serrano Castro, Martínez Adame, Rodríguez, Gil, Gonzál (...)
  • 38 Ibid.
  • 39 El peso que la reputación de honorabilidad tenía entre los varones de sectores populares, así como (...)

21Tres fueron los argumentos utilizados por estos legisladores para rechazar la reforma del artículo 372. El primero fue señalado por los senadores Serrano, Martínez Adame, Rodríguez, Gil, González de la Vega y Palomares. Estos legisladores subrayaban la ofensa moral que implicaría para los maridos el que su esposa reconociera públicamente el haber tenido un hijo antes del matrimonio. En ese sentido, consideraban que ello exponía al hombre al escarnio público, peor aún en los casos en que éste no supiera de la existencia de ese hijo con anterioridad y la esposa procedía sin su consentimiento36. Por tal motivo propusieron como mínimo indispensable que el nuevo texto del artículo 372 restringiera el derecho de reconocimiento sólo a aquellas mujeres que comprobaran judicialmente que sus maridos sabían de la existencia de sus vástagos desde antes de casarse37. A decir de Serrano Castro, en ese caso "no se quebranta la moral ni la familia, supuesto que el esposo toma con la categoría de cónyuge a una mujer, sabiendo que ha tenido relaciones con otro hombre y que de esas relaciones ha habido un hijo natural"38. En otras palabras, ese esposo no podría ofenderse pues sabría de antemano la mermada situación moral de quien sería su esposa39.

22Una postura más extrema de este mismo argumento la sostuvo el senador priista Antonio Rocha, quien consideraba que tener noticia sobre la existencia de ese hijo no era suficiente para contrarrestar el daño moral causado por su reconocimiento. Para este senador, más que el reconocimiento legal en sí, era la divulgación pública de la existencia de un hijo de la esposa lo que resultaba una ofensa más grande al marido. En ese sentido, el agravio derivaba de ventilar el hecho de que la mujer había tenido una relación premarital con otro hombre.

  • 40 A ello agregaba: "¿Quién que sea de veras varonil y mexicano va a aceptar una disposición como ésta (...)
  • 41 "Dictamen de segunda lectura...", op. cit., p. 13.
  • 42 "Perifonemas", Últimas noticias 1a edición, 29 de diciembre de 1953, p. 5. También: "Amaga el hogar (...)

23Un segundo argumento esgrimido por los legisladores opositores al artículo 372 era que, además del escarnio público, la reforma minaba la autoridad del esposo sobre su mujer. En ese sentido, el diputado panista Francisco Chávez González, consideraba que lo central del asunto no radicaba en la existencia de hijos naturales, sino en que otorgar a las mujeres la posibilidad de actuar sin consentimiento de sus maridos disminuía el lugar "natural" de los varones como jefes de familia. Este diputado recalcaba que lo que estaba en discusión era que el consentimiento del marido era "necesario, porque el mexicano quiere ser siempre autoridad en su casa y debe ser por razón natural, religiosa y civil la cabeza de su familia"40. En esa misma lógica el senador Serrano Castro advirtió que "dentro de nuestra estructura social es el hombre el sostén de la familia por regla general y por excepción, y, afortunadamente, la mujer que ya tiene derecho al trabajo; pero sigue siendo el jefe de la familia, el hombre, quien sostiene el hogar"41. Algunas notas de prensa expresaron ese argumento, señalando que en la aprobación de la reforma los senadores olvidaban " las leyes de la Naturaleza" en las que el varón era "el jefe nato, natural de la familia"42.

  • 43 "Código civil..." Op. cit, p. 45.
  • 44 "Dictamen de segunda lectura...", op. cit p. 13 y ss.
  • 45 Ibid., p. 16.

24Finalmente, el tercer argumento de los opositores a la reforma del artículo 372 apelaba a la diferencia en los límites sexuales para varones y mujeres. Al respecto, el senador Serrano subrayaba el contenido del artículo 373 que permitía a los varones casados el derecho de reconocer a sus hijos naturales, aún cuando estos hubieran nacido durante su matrimonio, sin la necesidad de contar con el consentimiento de su esposa43. Al respecto, enfatizaba que dicho artículo no estaba incluido en la reforma y que la nueva redacción del 372 tampoco contemplaba la posibilidad de que las mujeres reconocieran a sus hijos producto del adulterio. Con ese señalamiento Serrano descalificaba lo que llamó el "prurito" igualitario que subyacía a la iniciativa, y en su opinión, evidenciaba que era imposible conceder los mismos derechos a mujeres y hombres pues los distintos límites sexuales eran simplemente insoslayables44. Ese mismo razonamiento fue expresado por el senador Aquiles Elorduy, quien mantuvo su postura negativa en las votaciones afirmando: "en contra, porque las mujeres y los hombres no somos iguales"45.

  • 46 Corwin, Arthur, Contemporary mexican attitudes toward population, poverty and public opinion, Gaine (...)

25De este tercer argumento basado en las supuestas diferencias naturales entre mujeres y hombres se desprendía que los únicos límites para el ejercicio sexual de los varones, estaban acotados a la "decencia" y la respetabilidad, lo que implicaba la conservación de las apariencias. En otras palabras, los varones podrían tener varias parejas sexuales aún estando casados, siempre y cuando se mantuviera la discreción al respecto. De esto es ilustrativo el significado atribuido a las llamadas "casas chicas" como eran referidas las familias formadas a partir de las relaciones extramaritales de los varones. Pese a la proscripción que desde la Iglesia católica se hiciera del adulterio, la "casa chica", tenía una connotación de estatus económico y de virilidad entre las clases medias más acomodadas y la élite. Esto siempre y cuando la familia alterna se mantuviera oculta, preservando así la decencia de la familia legítima46.

  • 47 Torres, ""Bendita...", Op. cit., p. 385.
  • 48 "Segunda lectura, discusión y aprobación..." Op. cit., s/p.

26A su vez, este argumento sobre las diferencias entre mujeres y hombres llevaba aparejada la preocupación sobre el riesgo de que la nueva redacción del artículo 372 relajara los límites sexuales de las mujeres solteras. Como se mencionó en el apartado anterior, era conocimiento común que para las mujeres, las relaciones sexuales prematrimoniales o fuera del matrimonio tenían un alto costo social. La "virtud" femenina, entendida como la virginidad (y cabe agregar su paralelo en la fidelidad matrimonial), era considerada un elemento central de las identidades femeninas, a decir de la historiadora Valentina Torres Septién47. En ese sentido, el diputado del partido Nacionalista, Antonio Ponce Lagos, refirió que la reforma alentaría la "maternidad desenfrenada", eufemismo de sexualidad premarital. Sin embargo es de llamar la atención como esa postura estigmatizadora de la sexualidad femenina era argumentada en términos proteccionistas, pues el diputado enfatizaba la disminución de la valía de las mujeres que sostenían relaciones premaritales señalando el reducido número de hombres que "aceptaba" casarse con una mujer con esas características48.

  • 49 Miguel Osorio Ramírez, abogado originario de Tlaxcala y senador por esa entidad, posteriormente fue (...)

27Por otra parte, entre los legisladores que defendieron la nueva redacción del artículo 372 se encontraron los senadores Miguel Osorio Rámirez, Fausto Acosta Romo, así como los diputados Manuel Soberanes, Cirilo Luna (autores del dictamen favorable de esa cámara), Ramón Cabrera Cosío, Agustín Olivo Monsiváis y Caleb Sierra Ramos, todos ellos pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional49.

  • 50 "Segunda lectura, discusión y aprobación...", op. cit., s/p.

28De los argumentos esgrimidos por estos legisladores también pueden destacarse tres. El primero subrayaba las diferencias naturales entre varones y mujeres, sin embargo en este caso el acento estaba puesto en las virtudes y bondades de estas últimas. En ese sentido el senador Osorio Ramírez y el diputado Olivo Monsiváis expresaron ante sus respectivas cámaras que el carácter doméstico, la abnegación y la moralidad femenina asegurarían que las mujeres no utilizarían el artículo 372 para actuar de mala fe con sus maridos. El diputado Olivo enfatizó además que los legisladores olvidaban que las mujeres, por su naturaleza, conducirían el tema de la igualdad en el plano de la decencia y no en el de las pasiones y faltas, como lo estaban haciendo ellos en tanto varones. Para recalcar esa diferencia, él mismo se ufanaba de ser "pecador y de mal barro", lo cual reflejó no sólo la tolerancia a la conducta sexual masculina sino el alto valor de ésta en la construcción de la masculinidad50.

  • 51 Ramón Osorio Carvajal tenía formación como médico, y se doctoró en Psicología , así como en Filosof (...)
  • 52 Un interesante análisis sobre la recepción de la obra de Freud en México es: Gallo, Rubén, Freud en (...)

29Otro argumento consistía en una visión moderna, secularizada y científica sobre el matrimonio. Este fue expresado por el diputado yucateco Ramón Osorio y Carvajal, quien rechazaba la suposición de que la reforma iba a ser una afrenta al honor masculino o causa de desavenencias conyugales. En cambio, afirmaba citando a Freud, que la auténtica razón de los divorcios nada tenía que ver con los hijos naturales o su reconocimiento, sino con la incompatibilidad sexual. En este caso, el diputado conocía y se adhería a una mirada más secular sobre la familia y la sexualidad, lo cual muy probablemente derivaba de su formación académica como médico y Doctor en Psicología51. Así, el diputado Osorio y Carvajal representaba a un creciente sector de las clases medias con formación profesional que abrevaba de las ideas seculares en boga52.

  • 53 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 11.
  • 54 Ibid.

30El tercer argumento a favor, que determinó la votación positiva de la iniciativa presidencial era aquél que interpretaba la reforma al artículo 372 como una muestra de los postulados revolucionarios que garantizaban la igualdad de derechos sin importar origen, clase o sexo, así como el papel del Estado como salvaguarda de los más vulnerables. En esa lógica, el senador Osorio Ramírez, consideró que la reforma al artículo 372 significaba la continuidad de la conquista revolucionaria ganada con la Ley de Relaciones Familiares de 1917 que había constituido "uno de los actos más justicieros del pensamiento revolucionario", al erradicar la clasificación de los hijos en adulterinos, incestuosos y legítimos53. Siguiendo esa misma argumentación el diputado Ramón Cabrera Cosío subrayó el "gran sentido de responsabilidad a la dignidad humana" de esa ley de Relaciones Familiares. Desde esta opinión, aunque ratificaba la mirada negativa sobre la sexualidad premarital femenina, colocaba por encima de ello el derecho de los hijos, quienes no debían pagar por las faltas cometidas por sus madres54.

  • 55 Ibidem.

31A su vez, el diputado Cabrera subrayaba la relevancia de pensar en las condiciones en que vivía la mayoría de la población mexicana consistentes en "un cuarto de tres metros por cuatro de ancho, en los cuales viven doce gentes", situación que distaba del ideal clase mediero aludido por los detractores de la reforma, que consistía en una matrimonio "muy concurrido, con grandes regalos (...) una casa con comedor, cocina, seis recámaras, que tienen uno o dos niños, porque los demás los han tratado de evitar por cuenta del marido o por cuenta de la señora"55. Esta última aclaración también traía a cuenta el ideal revolucionario de justicia social y de beneficio a los sectores menos afortunados, más allá del tema de la moralidad femenina.

  • 56 Esta frase fue usada por el diputado Caleb Sierra Ramos.
  • 57 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 11.
  • 58 Ibid.

32Desprendiéndose de este argumento en pro de la reforma al artículo 372 en los términos de los ideales de la Revolución Mexicana, algunos legisladores legitimaron las propuestas laicas, vanguardistas y justicieras del Partido Revolucionario Institucional frente a sus opositores del PAN y del Partido Nacionalista Mexicano, a quienes se les señaló como "fariseos de la Revolución"56. En ese sentido, el diputado Ramón Osorio y Carvajal recibió fuertes aplausos al asegurar que "la Revolución está por encima de los profundos sentimientos religiosos (...) y en esta etapa de su evolución revolucionaria (...) tiene que pensar en el hombre del pueblo y en la libertad de la patria"57. En ese mismo tono elogioso el diputado Agustín Olivo Monsiváis, consideraba que la polémica perfilaba las dos posturas políticas existentes entonces en el país: "la Reacción y la Revolución", caracterizadas por aquellos "hombres que quieran que todavía subsistan las situaciones de vasallaje, [y] los hombres del partido renovador que quieran dar unos cuantos pasos más en el camino de la libertad"58. De esa manera, los legisladores sugerían que la aprobación de las reformas al código civil, aún cuando perpetuaban un modelo familiar jerárquico y diferenciado, eran una muestra de la modernización y justicia del régimen priista.

33Al final, la reforma del artículo 372, y la iniciativa ruizcortinista en su totalidad fueron aprobadas por mayoría. Entre los senadores se aprobó con 25 votos a favor frente a 18 en contra, mientras que entre los diputados, los textos de los artículos 170 y 372 fueron aceptados por 116 votos a favor y 4 en contra, y el proyecto completo fue aprobado por unanimidad.

Del debate a la práctica

34Tras la acalorada discusión y aprobación de las modificaciones al artículo 372, nula es la evidencia encontrada hasta ahora sobre su aplicación. Una mirada rápida a los casos de filiación abordados por la Suprema Corte de Justicia, muestra la ausencia de querellas por esta causa. Ello podría sugerir que en la práctica, pocas mujeres utilizaron su nuevo derecho para reconocer a sus hijos naturales una vez casadas sin considerar la opinión de sus maridos.

35Pese a lo anterior, lo que si se ha podido constatar es que en algunos de los casos seguidos por la suprema instancia de justicia durante las dos décadas siguientes estuvo presente la tensión entre la relevancia de mantener los límites sexuales de las mujeres casadas y preservar la autoridad de sus maridos, frente a la necesidad de proteger los derechos de los hijos. Como pudo verse en el apartado anterior, tales fueron los principales argumentos entre quienes rechazaron y quienes respaldaron las reformas al código civil de 1953.

  • 59 Escrito del abogado Jorge Mario Magallón Ibarra (abogado) dirigido a HH. Magistrados de la cuarta s (...)
  • 60 Ibid.
  • 61 Oficio de la Procuraduría General de la República a la SCJN, 11 de julio de 1964, En: AHSCJN, exped (...)
  • 62 Declaraciones recopiladas en la ponencia del magistrado Rafael Rojina Villegas, 28 de junio de 1965 (...)
  • 63 Ibid.

36Ejemplo de ello fue el caso relacionado al juicio de divorcio entablado por Luis A. contra su esposa Yolanda M., que partía de la causal de injurias graves. El quejoso denunciaba que su mujer "se salía del hogar conyugal sin mi autorización, a distintas horas del día y regresaba hasta la madrugada de los días siguientes, sin tener el menor recato"59. El panorama empeoraba pues Luis había constatado que su esposa trabajaba como bailarina en el centro nocturno "Los Globos". Aún cuando tal sitio era un cabaret de primera clase, la labor de Yolanda ahí comprometía su reputación sexual, pues según su esposo ello no era propio de "una mujer decente, ni de esposa o madre"60. Si bien, tanto el Juzgado familiar de Coyoacán como la cuarta sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) consideraron que el trabajo de Yolanda en sí no era un acto inmoral, declaraban que éste constituía una "deshonestidad impropia de una mujer recatada"61. A su vez, aunque Yolanda argumentó que tenía que trabajar dado que su marido no le proveía de suficientes recursos para sostener a su hijo menor de edad y aseguraba que su trabajo era exclusivamente artístico, la resolución no fue en su favor62. La ponencia con la que se concedió unánimemente el amparo a Luis A. contra la respuesta negativa del TSJDF ante su demanda de divorcio indicaba que los actos de Yolanda "denotan duda en el comportamiento de la demandada, causan ofensa y ponen al marido en evidencia, tanto ante sus familiares y amistades, como ante la sociedad en general"63. Como puede apreciarse, el supuesto escarnio público que sufría el marido ante la duda de la reputación sexual de la mujer, sostenido por los opositores de la reforma al artículo 372 en 1953, era ratificado en esta sentencia. A ello también contribuyó el que la Suprema Corte consideró que Yolanda no estaba ejerciendo cumplidamente su papel de madre, pues descuidaba a su hijo por las noches al tener que salir a su trabajo.

  • 64 "Código civil para el Distrito y Territorios...", op. cit., p. 89.
  • 65 Tesis citada en la ponencia del Ministro Mariano Azuela respecto al amparo directo solicitado por A (...)
  • 66 Ponencia del ministro José Castro Estrada, 8 de julio de 1966, 20p. Expediente amparo directo promo (...)
  • 67 Declaración contenida en la ponencia del Ministro Mariano Azuela respecto al amparo directo solicit (...)

37Por otro lado, es de llamar la atención que en los casos relativos a filiación, es decir, concernientes al reconocimiento de los hijos fuera del matrimonio, solían articularse en torno al artículo 374 del código civil. Este establecía que "el hijo de una mujer casada no podrá ser reconocido como hijo por otro hombre distinto del marido" con excepción de los casos en que éste lo haya desconocido y haya una sentencia que los corrobore64. Como mencionamos con anterioridad, tal artículo no se incluyó en las reformas de 1953 y de hecho sigue vigente hasta el día de hoy. El artículo 374, a decir de los juristas, tenía como fundamento el evitar el "desquiciamiento de la familia" y el posible "escándalo que el reconocimiento podría entrañar"65. Es decir era una manera de asegurar los derechos de los hijos a la par que se evitaba saliera a la luz la transgresión sexual de sus madres. Al respecto, el magistrado José Castro Estrada señalaba en 1966 que bajo ninguna circunstancia "puede privarse a un hijo de su estatus de legítimo, derivado de la presunción de que nació dentro del matrimonio"66. Sobresale también que estos casos suelen encerrar en la argumentación de los quejosos, fueran o no maridos de las mujeres involucradas, un juicio oprobioso sobre el comportamiento sexual de éstas. En esos términos José M.R. acusó a su cónyuge Ernestina D. de haber actuado con mala fe ocultándole su vida marital previa, mientras que Antonio Ch., se negó a reconocer a los hijos que tuvo con Noralina T., argumentando que ella estaba legalmente casada con otro hombre, por lo que dicho reconocimiento implicaría que "cualquier mujer cometería impunemente adulterios sin resolver su situación matrimonial"67. Si bien las características particulares de estos casos son muy diversas, la constante es que los ministros de la Suprema Corte se apegaron al cumplimiento del artículo 374, con miras a proteger el estatus de legitimidad de los menores de edad, aún cuando ello implicara eximir a sus padres biológicos de mantenerlos.

38Evidentemente hace falta una revisión más exhaustiva de los expedientes que en materia familiar resguarda la Suprema Corte, sin embargo lo casos revisados nos brindan indicios sobre el peso que desde el discurso revolucionario se otorgó a la protección de los hijos, así como al modelo jerárquico y diferenciado de familia consignado en el Código Civil, y la carga moral atribuida a las transgresiones sexuales de las mujeres al matrimonio (fueran estas reales o supuestas).

  • 68 "Decreto de Reformas y adiciones a diversos artículos de la Ley General de Población, Ley de Nacion (...)
  • 69 Fuentes, Pamela, La Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer y la Tribuna de las Organ (...)

39La prevalencia en términos legales de este modelo duró hasta 1974, año en que se promovieron nuevas reformas al Código Civil en donde finalmente se eliminaron los derechos diferenciados y la estructura familiar jerárquica hasta entonces vigente68. Estas reformas respondieron a un contexto internacional que incorporaba la importancia de la planificación familiar, así como un auténtico plano de igualdad en derechos para las mujeres como una condición clave para el desarrollo económico69. A ello se sumó el que el gobierno de Luis Echeverría había propuesto a México como sede de la Conferencia Mundial para el Año Internacional de la Mujer a celebrarse el año siguiente.

Conclusiones y epílogo

40El análisis hasta aquí realizado permite plantear que las reformas al Código Civil, debatidas en 1953 y publicadas en 1954 tuvieron una doble función. Por una parte, ratificaron una concepción tradicional sobre la familia y los estrechos límites sexuales concedidos a las mujeres. En ese sentido, los ajustes al código reafirmaron la noción de lo doméstico como terreno exclusivamente femenino, así como el papel de salvaguarda moral de las mujeres en el núcleo familiar. Así mismo perpetuaron el estándar diferenciado en materia sexual para mujeres y varones. Al respecto, aún cuando los legisladores aprobaron que las mujeres podrían reconocer a sus hijos habidos antes del matrimonio, tal aprobación derivó de argumentos que colocaban como prioritario salvaguardar los derechos de los hijos, por encima de los "errores" de la madre. Es decir, la connotación negativa en torno a la sexualidad premarital femenina prevaleció. A su vez, ese nuevo derecho no era equiparable a aquél que tenían los varones en tanto podían reconocer a sus hijos fuera del matrimonio, ya fuera que hubieran sido concebidos antes o durante éste. Por otro lado, las reformas al código civil aquí analizadas reafirmaron al PRI como representante legítimo de la Revolución con una retórica que destacaba la igualdad de derechos, la protección a los más vulnerables y las conquistas legislativas constituidas por la Ley de Relaciones Familiares de 1917 y el Código Civil de 1928. En esa lógica, el estado posrevolucionario y su partido hegemónico se legitimaron como entidades modernas, seculares y laicas frente a la oposición representada por el Partido Acción Nacional y el Nacionalista Mexicano.

41A su vez, el artículo muestra los entrecruces y tensiones entre esa retórica revolucionaria y las prácticas y significados culturales de género, haciendo una exploración inicial de la manera en que esos elementos fueron utilizados en la práctica en juicios de divorcio y filiación. La escasez de evidencia sobre el ejercicio que las mujeres hicieran del derecho de reconocer a los hijos que concibieron antes de casarse sugiere que en la práctica tuvo un peso mayor la sanción social que dicho ejercicio pudo haber conllevado.

42Finalmente muestra que pese a atribuírsele una connotación vanguardista, moderna y renovadora, el discurso revolucionario preservó y perpetuó al menos hasta 1974 un ideal jerárquico y diferenciado de familia.

Haut de page

Notes

1 "Proyecto de Decreto que reforma el Código Civil para el Distrito y Territorios Federales", en Diario de los Debates de la Cámara de Senadores del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, 26 de diciembre de 1953, p. 8-9.

2 Pellicer, Olga, Reyna, José Luis, El afianzamiento de la estabilidad política. Historia de la Revolución Mexicana 1952-1960, vol. 22, México, El Colegio de México, 1978, p. 17. Luna, Sara, "Enriquecimiento y legitimidad presidencial: discusión sobre identidades masculinas durante la campaña moralizadora de Adolfo Ruiz Cortines", Historia Mexicana, Vol. LXIII, Num. 3, Enero-Marzo 2014, p. 1377-1420.

3 Tuñon, Enriqueta, ¡Por fin… ya podemos elegir y ser electas! El sufragio femenino en México, 1935-1953, México, Plaza y Valdés – CONACULTA – INAH, 2002., p. 123.

4 Tuñon, ¡Por fin podemos elegir...", op. cit., p.162, Santillán, Martha, "Discursos de redomesticación femenina durante los procesos modernizadores en México, 1946-1958", Historia y Grafía, México, núm. 31, 2008, p. 111.

5 Dictamen de segunda lectura de "Decreto que reforma los artículos 163, 169, 170, 171, 282 II, 372, 426 y 489 del código civil para el Distrito y Territorio Federales", Diario de los debates de la cámara de senadores del congreso de los estados unidos mexicanos, año II, XLII legislatura, tomo II, no. 37, 27 de diciembre de 1953, p. 8.

6 El análisis sigue la propuesta de Joan W. Scott sobre el género y su dimensión histórica, y la necesidad de desmenuzar el conjunto de significados que a través de los discursos, produjeron la subjetividad y la experiencia de mujeres y hombres en un momento histórico determinado. Scott, Joan, "Experiencia", La ventana, num. 13, 2001,p. 49.

7 Santillán, "Discursos de redomesticación...", Op. cit., p. 121.

8 Santillán, "Discursos...", Op. cit.,p. 105.

9 Radkau, Verena, Por la debilidad de nuestro ser. Mujeres del pueblo en la paz porfiriana, México, CIESAS, Cuadernos de la Casa Chata, Núm. 168, p. 24.

10 Ramos, Carmen, "Legislación y representación de género en la nación mexicana: la mujer y la familia en el discurso y la ley, 1870-1890", Pérez-Gil, Sara, Ravelo, Patricia (Coordinadoras) Voces disidentes, debates contemporáneos en los estudios de género en México, México, Cámara de Diputados, LIX Legislatura, CIESAS, M.A. Porrúa, 2004, p. 106.

11 Goddard, Jorge, El matrimonio civil en México, 1859-2000, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2004, p. 79.

12 Goddard, Op. cit., Noguez, Oliva, "Discursos y debates de género. De la Ley de Relaciones Familiares de 1917 al Código Civil de 1928", ponencia presentada en el V Encuentro Nacional de Estudiantes de Maestría y Doctorado en Historia de México, Universidad de Guanajuato, 2010. Agradezco a la autora haberme facilitado el texto íntegro de su ponencia. Santillán, Martha, "El discurso tradicionalista sobre la maternidad: Excélsior y las madres prolíficas durante el avilacamachismo", Secuencia. Revista de Historia y ciencias sociales, num. 77, mayo-agosto 2010, p. 92.

13 Noguez, "Discursos...", Op. cit. p. 12-14.

14 Macías, Anne, Contra viento y marea. El movimiento feminista en México hasta 1940, México, UNAM – PUEG, 2002, p. 71.

15 Noguez, Op. cit.

16 Como ha señalado Gabriela Cano el discurso enarbolado por la facción ganadora de la Revolución tenía una base liberal que concebía que el espacio propio de las mujeres era el doméstico, de ahí que en la Constitución de 1917 concediera la ciudadanía sólo a los varones. En: Cano, Gabriela, "Revolución, feminismo y ciudadanía en México, 1915-1940", en Duby Georges y Michelle Perrot (directores), Historia de las mujeres en Occidente, Vol.5, España, Taurus, 1993, p. 685-696.

17 Goddard, Matrimonio, Op. cit., p. 79. Por ejemplo el artículo 167 del Código Civil de 1928 que dictaba "El marido y la mujer tendrán en el hogar autoridad y consideraciones iguales...". En: "Código Civil para el Distrito y Territorio Federales en materia común y para toda la República en materia federal", Diario Oficial de la Federación,26 de mayo de 1928, sección tercera, p. 44.

18 Cabe destacar que el artículo 374 sigue vigente en esos términos hasta la fecha. Ver: Cámara de Diputados, Código Civil Federal. Texto vigente, [en línea], URL: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/2_190118.pdf, consultado el 2 de marzo de 2018.

19 Torres, Valentina, ""Bendita sea tu pureza": relaciones amorosas de los jóvenes católicos en México (1940-1960)", en Gonzalbo, Pilar y Bazant, Milada (editoras), Tradiciones y conflictos, Historias de la vida cotidiana en México e Hispanoamérica, México, El Colegio de México, El Colegio Mexiquense, 2007, p.385. Luna, Sara, Modernización, género, ciudadanía y clase media en la Ciudad de México: debates sobre la moralización y la decencia, 1952-1966, Tesis Doctoral en Historia, México, UNAM, 2017, p. 114-129.

20 Santillán, "Discursos...", Op. cit., p. 127-129.

21 Santillán, "El discurso tradicionalista...", Op. cit., p. 101.

22 Santillán, "Discursos..", Op. cit., p. 111. Tuñón, ¡Por fin..., Op. cit.

23 Vicent, Alfredo, "Lo que la novia debe saber del matrimonio", Madame, núm.52, diciembre de 1955, p. 35-38.

24 Torres, "Bendita...", Op. cit. p. 385.

25 Luna, Modernización, Op. cit., p. 71 y ss.

26 "Hasta que punto puede una mujer traspasar los convencionalismos sociales", Madame, no. 53, diciembre de 1955, p. 52-53.

27 Cosse, Isabella, Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010, p. 148 y ss.

28 Cosse, Isabella, "La emergencia de un nuevo modelo de paternidad en Argentina (1950-1975), Estudios demográficos y urbanos, Vol. 24, no.2, mayo-agosto 2009, p. 429-462. LaRossa, Ralph, "The culture of fatherhood in the fifties: a closer look", Journal of Family History, vol. 29, núm.1, enero 2004, p. 47-70.

29 Luna, Modernización, Op. cit., p. 19.

30 "Código civil...", op. cit., p. 45.

31 "Dictamen de segunda lectura...", p. 8-18.

32 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 9.

33 Dictamen de segunda lectura...", op. cit.

34 Antes de unirse al PRI y ser senador por Aguascalientes, Elorduy perteneció al PAN hasta 1947 expulsado por su anticlericalismo. Serrano Castro, de profesión abogado era senador por Chiapas. Rodríguez era abogado, miembro fundador del PRM y colaborador cercano de Lázaro Cárdenas, era senador por Guanajuato al momento del debate. Jesús Gil, maestro normalista con trayectoria enfocada a la organización sindical y agraria era senador por Sinaloa. Martínez Adame era abogado y economista, ocupó cargos al interior del PRI y era senador por Guerrero. Noé Palomares era maestro normalista y miembro del comité estatal del PRI en Sonora, entidad de la que era también senador. Antonio Rocha abogado originario de San Luis Potosí, había sido diputado por esa entidad y al momento del debate era senador, posteriormente ocuparía cargos de gran importancia como Procurador General de la República y Ministro de la Suprema Corte de Justicia. González de la Vega, abogado, fundador de la Universidad de Durango, senador por esa entidad y posteriormente gobernador de la misma. Camp, Roderic Ai, Biografías de políticos mexicanos, 1935-1985, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, p. 164, 222, 238, 355, 439, 490, 497, 543., también "Aquiles Elorduy García", en Portal de Gobierno del Estado de Aguascalientes, s/f, URL: http://www.aguascalientes.gob.mx/Estado/Aguascalentenses/aquiles_elorduy.aspx, consultado el 1 de marzo 2018.

35 Enriqueta Tuñón identifica a Chávez González como panista. Ponce Lagos fue diputado de Zimapán (Hidalgo) por el Partido Nacionalista Mexicano constituido por antiguos miembros de la Asociación Católica de Jóvenes Mexicanos y otras organizaciones de derecha. Datos consultados en: Eco Familiar, "Tío Antonio", en Eco familiar [en línea], publicado 18 de agosto de 2010, URL: http://ecofamiliar.blogspot.mx/2010/08/tio-antonio.html, consultado el 1 de marzo de 2018.

36 "Dictamen de segunda lectura..." Op. cit., p. 8-10.

37 Esta adición fue propuesta por los senadores Serrano Castro, Martínez Adame, Rodríguez, Gil, González de la Vega y Palomares, "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit.

38 Ibid.

39 El peso que la reputación de honorabilidad tenía entre los varones de sectores populares, así como las contradicciones y ambivalencias en torno a ésta según se tratara de espacios públicos y privados, ha sido revisado por Pablo Picatto en: Picatto, Pablo, Ciudad de sospechosos. Crimen en la ciudad de México, 1900-1931, México, CIESAS, Publicaciones de la Casa Chata, 2010, 380p. Una aproximación hacia la relevancia que los sectores medios depositaban en la noción de decencia familiar lo realicé en mi tesis doctoral, Luna, Modernización, Op. cit. No obstante es un campo aún fértil de análisis.

40 A ello agregaba: "¿Quién que sea de veras varonil y mexicano va a aceptar una disposición como ésta, sin que le cause molestias, sin que no sepa que está haciendo algo contra su sentimiento más claro de varón y mexicano? ¿Quién de nosotros va a aceptar tranquilamente en nuestra casa que se pueda dar una situación como ésta?". En: "Segunda lectura, discusión y aprobación del proyecto de decreto que reforma al Código Civil para el Distrito y Territorios Federales, en relación con los artículos 163, 169, 170, 171, 282 fracción II, 372, 426 y 489 de dicho Código", Diario de los debates de la cámara de diputados del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, Año II, XLII legislatura, tomo I, número 41, 30 de diciembre de 1953. p. 19-27 [en línea], URL://cronica.diputados.gob.mx/DDebates/42/2do/Ord/19531230.html, el 1 de abril de 2016, versión HTML, sin paginado.

41 "Dictamen de segunda lectura...", op. cit., p. 13.

42 "Perifonemas", Últimas noticias 1a edición, 29 de diciembre de 1953, p. 5. También: "Amaga el hogar el nuevo código", Últimas noticias 1a edición, 30 de diciembre de 1953, p. 1.

43 "Código civil..." Op. cit, p. 45.

44 "Dictamen de segunda lectura...", op. cit p. 13 y ss.

45 Ibid., p. 16.

46 Corwin, Arthur, Contemporary mexican attitudes toward population, poverty and public opinion, Gainesville, University of Florida Press, 1963, p. 28.

47 Torres, ""Bendita...", Op. cit., p. 385.

48 "Segunda lectura, discusión y aprobación..." Op. cit., s/p.

49 Miguel Osorio Ramírez, abogado originario de Tlaxcala y senador por esa entidad, posteriormente fue secretario del CEN del PRI. Fausto Acosta Romo, abogado y senador por Sonora, posteriormente fue subrprocurador de la República. Ramón Cabrera Cosío, abogado hijo del ideólogo agrarista de la Revolución Luis Cabrera. Del resto de los participantes pudo identificarse la entidad que representaban: Manuel Soberanes, diputado por Querétaro, Cirilo Luna por Oaxaca, Olivo Monsiváis por San Luis Potosí y Caleb Sierra Ramos por Nuevo León. Ver: Camp, Roderic Ai, Biografías de políticos mexicanos, 1935-1985, México, Fondo de Cultura Económica, 1992, 779 p. [p. 3 y 433 específicamente]. También: Camp, Roderic Ai, Mexican Political Biographies, 1935-2009, University of Texas Press, 2011, 1310 p. 

50 "Segunda lectura, discusión y aprobación...", op. cit., s/p.

51 Ramón Osorio Carvajal tenía formación como médico, y se doctoró en Psicología , así como en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana en Cuba, fue diputado y senador por Yucatán, posteriormente sería representante de Turismo ante la OEA. R. Camp, Biografías...op. cit., p. 433

52 Un interesante análisis sobre la recepción de la obra de Freud en México es: Gallo, Rubén, Freud en México, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, 371 p.

53 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 11.

54 Ibid.

55 Ibidem.

56 Esta frase fue usada por el diputado Caleb Sierra Ramos.

57 "Dictamen de segunda lectura...", Op. cit., p. 11.

58 Ibid.

59 Escrito del abogado Jorge Mario Magallón Ibarra (abogado) dirigido a HH. Magistrados de la cuarta sala del Tribunal Superior de Justicia del D.F., consultado en: AHSCJN, expediente de amparo directo 2937/1964/ LAT, 29 de febrero de 1964, 17 p.

60 Ibid.

61 Oficio de la Procuraduría General de la República a la SCJN, 11 de julio de 1964, En: AHSCJN, expediente de amparo directo 2937/1964/ LAT.

62 Declaraciones recopiladas en la ponencia del magistrado Rafael Rojina Villegas, 28 de junio de 1965, 32 p, en: AHSCJN, expediente de amparo directo 2937/1964/ LAT.

63 Ibid.

64 "Código civil para el Distrito y Territorios...", op. cit., p. 89.

65 Tesis citada en la ponencia del Ministro Mariano Azuela respecto al amparo directo solicitado por Antonio CH., en: AHSCJN /8954/66, 2 de agosto de 1968, p. 8-9, también en: Semanario Judicial de la Federación, Volumen XXI, página 97. Amparo directo 7168/57.

66 Ponencia del ministro José Castro Estrada, 8 de julio de 1966, 20p. Expediente amparo directo promovido por José M.R. contra la sentencia de la 5a sala del Tribunal Superior de Justicia del D.F. respecto a su juicio de divorcio con Ernestina N.D.", en: AHSCJN /3305/63.

67 Declaración contenida en la ponencia del Ministro Mariano Azuela respecto al amparo directo solicitado por Antonio CH., en: AHSCJN /8954/66, 2 de agosto de 1968, p. 4.

68 "Decreto de Reformas y adiciones a diversos artículos de la Ley General de Población, Ley de Nacionalidad y Naturalización, Ley Federal del Trabajo, Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Código Civil para el Distrito Federal, Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal y Código de Comercio", Diario Oficial de la Federación, 31 de diciembre de 1974, p. 3-9.

69 Fuentes, Pamela, La Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer y la Tribuna de las Organizaciones no Gubernamentales de 1975. Una aproximación a las discusiones en torno al género, Tesis de Maestría en Historia, México, UNAM, 2008, p. 34-47 y 60-72.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sara M. Luna Elizarrarás, « Familia y retórica revolucionaria, apuntes en torno a las reformas al Código Civil en México, 1953-1954 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 14 décembre 2018, consulté le 22 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/73760 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.73760

Haut de page

Auteur

Sara M. Luna Elizarrarás

Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page