Navigation – Plan du site
Iván Olaya

La selección del inmigrante “apto”: leyes migratorias de inclusión y exclusión en Colombia (1920-1937)

The selection of the ‘fit’ immigrant: inclusive and restrictive immigration laws in Colombia (1920-1937)
La sélection de l’immigrant ‘apte’ : lois migratoires d’inclusion et d’exclusion en Colombie (1920-1937)
[10/12/2018]

Résumés

Entre 1920 et 1937, le gouvernement colombien a adopté un nombre de lois d’immigration dans le but de protéger le pays des « éléments indésirables » qui pouvaient mettre en péril la santé de la population et dégénérer son « patrimoine génétique ». Même si les lois colombiennes d’immigration faisaient déjà allusion à l’immigrant « blanc » en tant que seul « apte » pour « civiliser » le pays tout au long du XIXe siècle, cette racialisation a été repensée à la lumière d’une vision biologique déterministe et héréditaire des années 1920s et 1930s, le discours racial étant cautionné par des courants scientifiques Dans ce cadre, la Colombie a décrété des lois restrictives d’immigration obéissant au contexte national et aux tendances sociales et courants scientifiques au niveau international.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En el marco de los estudios sobre flujos migratorios hacia América Latina y su importancia en la definición de políticas estatales a principios del siglo XX, el análisis de las políticas migratorias en Colombia ha sido tímido. Esto obedece a las escasas ondas migratorias que el país experimentó después de su independencia, pese a los esfuerzos que hizo el gobierno colombiano para atraer inmigrantes que impulsaran el desarrollo del país y habitaran zonas despobladas. Aun con esta carencia, los inmigrantes que llegaron al país en las primeras décadas del siglo XX generaron debate en los círculos científicos y políticos colombianos quienes, en búsqueda de un inmigrante “deseable” que lograra llevar al país por la vía de la “civilización”, expidieron leyes migratorias de inclusión y de exclusión que lograran detener al inmigrante “no apto” según los propósitos del Estado.

2A partir del año 2000, varios estudios se han dado a la tarea de analizar el impacto que el inmigrante tuvo en el imaginario de las élites políticas y científicas que llevaron a la definición de normas migratorias. Vemos aquí que los eventos políticos y sociales al interior del país fueron definiendo estas políticas migratorias. No obstante, las leyes migratorias que fueron expedidas en otros países de América Latina y las discusiones que se dieron en las conferencias especializadas internacionales muestran que las normas migratorias colombianas expedidas en las décadas de 1920 y 1930 obedecieron también a fenómenos sociales y a la circulación de teorías científicas que circularon en el hemisferio occidental durante este periodo.

3Este artículo tiene como objeto demostrar que las leyes de inmigración expedidas en Colombia entre 1920 y 1937 estuvieron sujetas tanto a hechos de orden nacional como a tendencias sociales y corrientes científicas de carácter internacional. Estas leyes, que a principios del siglo XX pretendían evitar la propagación de epidemias que pudieran poner en riesgo la salud pública nacional, se fueron volvieron más restrictivas de acuerdo al lugar de origen de los inmigrantes. La revisión de las principales leyes y decretos migratorios expedidos desde 1920 con la ley 48 y 1937 con el decreto 397 revelan esta transición de lo higiénico a lo biológico y racial. El discurso de los médicos colombianos, así como la semejanza de las leyes colombianas con aquellas de algunos países vecinos dan prueba de la incidencia del contexto internacional en las políticas nacionales colombianas.

La selección del inmigrante “sano”

  • 1 Santander, Francisco de Paula, Normativa para favorecer la Ley que promueve la inmigración y coloni (...)
  • 2 Martínez Frédéric, “Apogeo y decadencia del ideal de la inmigración europea en Colombia, siglo XIX” (...)
  • 3 Diario Oficial, Ley 62 de 1887: Por la cual se hacen varias prohibiciones [en línea], Bogotá, año X (...)

4La voluntad del gobierno colombiano de atraer inmigración extranjera al país había sido una preocupación constante desde los años posteriores a la Independencia. Con la primera ley que promovía la inmigración y colonización de la Gran Colombia en 1823, el gobierno buscaba poblar aquellas “tierras útiles vecinas a los Puertos y Ríos navegables y […] en lugares elevados y saludables”.1 El centro de discusión no era sólo el interés de atraer inmigrantes a que poblaran el territorio colombiano, sino también el tipo de inmigrante “adecuado”. Aunque el consenso no era unánime entre ideólogos y políticos, el común denominador residía en que el inmigrante debía ser europeo y con ciertas características morales que aseguraran la “buena índole, hábitos de subordinación y amor al trabajo, comunidad de origen, religión e idioma, analogía de carácter i de principios políticos, y sobre todo, el ánimo de fijarse y perpetuamente entre nosotros[…].”2 Estos principios raciales se dieron a lo largo del siglo XIX, continuando bajo el periodo de la Regeneración implementada por el presidente Rafael Núñez (1825-1894) en 1884 y prolongándose durante el periodo de la hegemonía conservadora hasta 1929. Es el caso de la Ley 62 de 1887 que decretaba la prohibición de la “importación de chinos para cualesquiera trabajos en el territorio colombiano, sin perjuicio de lo que se haya estipulado con determinadas Compañías, antes de la expedición de la presente ley.”3

5La celebración de la Quinta Conferencia Sanitaria Panamericana celebrada en Washington D.C. en 1881 sumó otro criterio al tipo de inmigrante que podía entrar al país. Rafael Núñez, consciente de la importancia de la apertura económica y el librecambio para el crecimiento de la economía del país, envió un delegado a esta conferencia, el médico Rafael Pío (¿?-1896) pues el primero sabía que de las nuevas resoluciones en materia de sanidad y cuarenta en los puertos dependían los acuerdos comerciales internacionales.

  • 4 Diario Oficial, Decreto número 496 de 1909: Por el cual se reglamentan las leyes sobre inmigración (...)
  • 5 Rafael Reyes asistió la Segunda Conferencia Internacional de Estados Americanos celebrada en Ciudad (...)

6Esta voluntad se concretizó bajo el quinquenio (1904-1909) del presidente Rafael Reyes quien, en la búsqueda de un país que pretendía encaminarse en la ruta del progreso y la civilización luego de la guerra civil más sangrienta de Colombia, la Guerra de los Mil Días (1899-1902), vio en las políticas sanitarias una forma de lograr tal objetivo. En 1909 se expidió entonces el decreto 496 el cual, además de definir al “inmigrante” en términos labores y morales, prohibía la entrada a “los atacados de enfermedad crónica o contagiosa” con el fin de frenar la propagación de enfermedades. Para tal efecto, se exigía al extranjero que presentara su “certificado de sanidad, que acredite que ni él ni ninguna de las personas de su familia padecen enfermedad contagiosa o incurable […]”.4 Para esta fecha, el continente ya había celebrado tres conferencias sanitarias panamericanas (Washington D.C 1902 y 1905 y Ciudad de México, 1907), las cuales reglamentaban las normas de cuarentena en todo el continente con fines comerciales. Aunque Colombia no participó, adhería a las resoluciones tomadas en ellas y estableció lazos con la Oficina Sanitaria Internacional creada durante la primera conferencia. 5

  • 6 Creó el primer gabinete bacteriológico en 1892. Quevedo, Emilio et al., Historia de la medicina en (...)
  • 7 Montoya y Flórez, Juan-Bautista, “Profilaxis de la lepra en Colombia”, en Segundo Congreso Médico d (...)

7Aunque el decreto 496 no hacía mención de ninguna nacionalidad en particular, tal como la ley 62, esto no quiere decir que la exclusión de algunos individuos según su lugar de origen, especialmente los chinos, hubiera desaparecido. Por el contrario, tomó nuevas dimensiones donde ciertas enfermedades comenzaban a asociarse con algunas “razas” más propensas a padecerlas. El médico Juan Bautista Montoya y Flórez (1867-1937), reconocido en los círculos médico y político6 aseguraba, por ejemplo, que los chinos “coolies” traían la lepra a Colombia lo cual empeoraba la situación de una enfermedad ya existente a causa de los indígenas quienes la habían propagado.7

8Esta relación, que se tornaría cada vez más estrecha a partir de 1920, se dio gracias a la circulación de las teorías de degeneración y mejoramiento racial a finales del siglo XIX – el darwinismo social, la eugenesia y la antropología racial que, sumadas a un imaginario de lo que sería la construcción del Estado a partir de una población blanca, dio a la comunidad médica la autoridad de asegurar la protección de la “raza” a través de los procesos de “biologización” de la sociedad y de las leyes nacionales.

La selección del inmigrante “apto”

  • 8 Diario Oficial, Ley 48 de 1920: Sobre inmigración y extranjería [en línea], Bogotá, nº 17.392 y 17. (...)

9La década de 1920 abrió con la expedición de la Ley 488 la cual continuaba exigiendo el buen estado de salud del extranjero. Este criterio era prioritario pues Colombia, al igual que el resto del continente y Europa, se sobreponía a los estragos causados por la “gripa española” que, en 1918, causó la muerte de 1 500 personas tan solo en la capital colombiana.

  • 9 García-Medina, Pablo, Sexta Conferencia Sanitaria Panamericana de Montevideo. Informe presentado po (...)
  • 10 Actas de la Sexta Conferencia Sanitaria Internacional de las Repúblicas Americanas, celebrada en Mo (...)

10La voz del presidente de la Dirección Nacional de Higiene en Colombia, el médico Pablo García Medina (1858-1935), se hizo escuchar a nivel continental durante la Sexta Conferencia Sanitaria Panamericana, celebrada en Montevideo en 1920. El colombiano, con un tono desmoralizante, hizo un llamado de atención a la ineficacia de las medidas profilácticas para dominar o al menos limitar la epidemia.9 La misma conferencia recomendaba entonces a los países participantes que se homogeneizara la “legislación sanitaria en lo ‘referente’ al rechazo de inmigrantes no solo para prevenir nuevas epidemias sino para controlar la propagación de otras ya conocidas como la peste, el cólera y por supuesto la gripe.10

  • 11 García, Claudia y Quevedo, Emilio “Uncinariasis y café: los antecedentes de la intervención de la F (...)

11A nivel nacional, la ley 48 se alienaba con el nuevo panorama comercial y sanitario internacional: el país comenzaba finalmente a integrarse a un modelo económico mundial gracias al aumento de las exportaciones de café. Siendo la mano de obra un factor fundamental a la hora de mantener la producción del grano, las campañas de higiene en las zonas cafeteras con el fin de garantizar las condiciones de salud de los trabajadores fueron asunto de primer orden. Es así como el presidente colombiano Marco Fidel Suárez (1918-1921) y Pablo García Medina solicitaron la presencia de la Fundación Rockefeller. Teniendo igualmente intereses comerciales en el país, la Fundación llevó a cabo campañas sanitarias y educativas contra enfermedades tropicales – la fiebre amarilla, la incinariasis y el paludismo – que amenazaban la producción de café y otros productos.11

  • 12 Pita, Roger, “La expulsión de extranjeros “perniciosos” en Colombia durante los últimos años de la (...)

12La ley 48 hacía alusión también a las ideas políticas de aquellos que pudieran amenazar el orden social del país. Esta preocupación venía desde finales del siglo XIX cuando se sospechaba de que algunos inmigrantes europeos eran proletarios de orientación socialista.12 El artículo 7º decretaba entonces que no se permitiría entrar al territorio “[…] a los anarquistas y a los comunistas que atenten contra el derecho de la propiedad”. Si aun a principios de los años 20 Colombia continuaba siendo ajena a las olas migratorias que pudieran atentar contra su orden social, esta ley muestra que la élite política del país compartía las mismas preocupaciones que el resto del continente en este aspecto. El médico y político argentino Lucas Ayarragaray (1861-1944) afirmaba que

  • 13 Pérès, J., “Lucas Ayarragaray: La Inmigración y el Maximalismo”, Le Bulletin de l’Amérique Latine, (...)

“Los elementos provenientes de Rusia o de regiones vecinas, razas sin afinidad ni similitudes con aquellas que hasta entonces proveyeron la base de la nacionalidad argentina, representan un peligro más próximo como propagadores posibles en las masas obreras de esas doctrinas maximalistas que encontraron cabida de predilección en ese Oriente Europeo, casi asiático.” 13

  • 14 Noguera Carlos, Medicina y política : Discurso médico y prácticas de higiene durante la primera mit (...)

13La ley, aprobaba por el entonces Ministro de Gobierno, el médico Luis Cuervo Márquez (1863-1941), da testimonio también de la fuerza que la influencia médica alcanzaba en la esfera política colombiana. El discurso médico, sus preocupaciones sanitarias y aspiraciones de mejoramiento de la raza se trasladaron en la definición de políticas nacionales, entre ellas las migratorias.14

¿Dé dónde viene el inmigrante?: la ley 114 de 1922

  • 15 Reggiani, Andrés, La eugenesia panamericana ante la inmigración: Entre la preocupación sanitaria y (...)
  • 16 Palabras empleadas por el médico cubano Domingo Ramos en su discurso de apertura durante la Primera (...)

14Así como la propagación de las epidemias condujo a la expedición de leyes migratorias, otros eventos bélicos como la Gran Guerra (1914-1918), la Revolución Mexicana (1910-1917), y Rusa (1917)15 suscitaron temor entre los gobiernos latinoamericanos quienes percibían a los inmigrantes, producto de estos conflictos, como el “desecho humano” biológicamente “inadecuado” que restaba una vez terminada la guerra.16 Esta percepción se vio respaldada por el discurso eugenésico el cual, con base en principios hereditarios, buscaba la selección del hombre biológicamente apto para “civilizar” el continente.

  • 17 Estas discusiones fueron el resultado de la conferencia hecha por el doctor Miguel Jiménez López du (...)
  • 18 Jiménez-López Miguel, “Primera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador (...)

15Aunque en Colombia ya se hablaba de una “degeneración racial” a causa de las enfermedades infecto-contagiosas y “sociales” como el alcoholismo y la prostitución, la preocupación se planteó en términos ambientales y hereditarios en la década del 20. En 1920, la Asamblea de Estudiantes de Bogotá convocó a un grupo de reconocidos médicos colombianos con el fin de discutir las causas y las posibles soluciones a un problema de degeneración racial que impedía el progreso y la construcción de una identidad nacional colombiana. El iniciador de esta discusión, el doctor Miguel Jiménez López (1875-1955), 17 sostenía que la degeneración de la raza obedecía a causas biológicas y hereditarias que sólo podían ser combatidas con un “refrescamiento de la sangre” que se podía lograr con el aporte de sangre europea a través de la inmigración.18

  • 19 López de Mesa, Luis, “Tercera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador, (...)
  • 20 Ibídem, p.132.

16Si bien estas afirmaciones suscitaron críticas por parte de algunos conferencistas quienes no adherían a sus ideas, Jiménez López no fue el único en defender la regeneración de la raza a través de una inmigración “blanca”. Durante el mismo evento, el médico Luis López de Mesa (1884-1967), quien no compartía la hipótesis pesimista de su colega, argumentaba sin embargo que el país necesitaba ciertas migraciones que se instalaran en “núcleos principales” del país con el “propósito de reforzar nuestra soberanía nacional”.19 El médico se refería a una migración blanca al mencionar a los alemanes y [anglo]sajones como los grupos que conservaban una “capacidad moral, industrial y política.”20

17La necesidad de este tipo de inmigración se concretizó finalmente con la Ley 114 de 1922. El artículo 1º de la ley planteaba que:

  • 21 Diario Oficial, Ley 114 de 1922: Sobre inmigración y colonias agrícolas [en línea], Bogotá, nº 18.6 (...)

“Con el fin de propender al desarrollo económico e intelectual del país y al mejoramiento de sus condiciones étnicas, tanto físicas como morales, el Poder Ejecutivo fomentará la inmigración de individuos y de familias que por su condiciones personales y raciales no puedan o no deban ser motivo de precauciones respecto del orden social o del fin que acaba de indicarse, y que vengan con el objeto de laborar la tierra, establecer nuevas industrias o mejorar las existentes, introducir y enseñar las ciencias y las artes, y en general, que sean elemento de civilización progreso”. 21

  • 22 Pita, Roger, “La expulsión de extranjeros “perniciosos”…”, p. 161.
  • 23 Departamento colombiano ubicado en el centro de Colombia.

18La ley fue firmada por el Ministro de Agricultura y Comercio, Antonio Paredes, indicando así que las políticas migratorias no perdían su carácter comercial. Como dice el mismo artículo, el inmigrante aceptado tenía como objetivo desarrollar la economía nacional a través de su actividad laboral. La novedad reside en el tipo de inmigrante según sus “condiciones raciales” para garantizar el progreso del país. La aplicación de los principios eugenésicos en la ley colombiana muestra cómo los aspectos económicos de la nación se entrelazaban con las aspiraciones eugenésicas de la élite médica en las esferas políticas en nombre de la “civilización”. Durante la expedición de la Ley 114, el Ministerio de Gobierno estaba bajo el mando del ya mencionado Miguel Jiménez López. Aunque la ley no aparece firmada por él como Ministro de Gobierno, dos razones indican que su influencia fue decisiva en la redacción de esta ley. En primer lugar, los asuntos migratorios estaban estrechamente relacionados con tal Ministerio pues se consideraba que estos tenían que ver con el orden público de la Nación.22 En segundo lugar, la opinión médica era fundamental a la hora de ciertas decisiones de orden económico. Así lo demuestra la petición que el Ministerio de Industrias hizo a la Academia Nacional de Medicina en 1929 de redactar un informe sobre las consecuencias de la contratación de dos mil inmigrantes japoneses para ubicarlos en el Meta23 con el fin de explotar la tierra. Tomando los casos de Estados Unidos y de los países del Cono Sur, Miguel Jiménez López argumentaba que

  • 24 Jiménez-López, Miguel.: La inmigración amarilla a la América, Bogotá, Escuela Tipográfica Salesiana (...)

“No es aconsejable una inmigración en masa de colonos japoneses [pues] una mestización de sangre japonesa en su variedad mongólico-malaya con los diversos elementos étnicos de nuestro país no daría resultados ventajosos ni por el aspecto morfológico, ni por el aspecto funcional, ni desde el punto de vista de la resistencia a las diversas influencias de nuestra zona”24.

19Volviendo a la ley 114, cabe resaltar que esta no establecía de forma explícita la exclusión de inmigrantes de acuerdo a sus orígenes. Esta decisión parecía quedar a discreción de los agentes de inmigración. Según el artículo 11º:

“Los agentes de inmigración no visarán pasaporte alguno de inmigrantes que estén en cualquiera de los casos especificados en la Ley 48 de 1920, ni que individuos que por condiciones étnicas sean motivo de precauciones en Colombia. Queda prohibida la entrada al país de elementos que por sus condiciones étnicas, orgánicas o sociales sean inconvenientes para la nacionalidad y para el mejor desarrollo de la raza.”

  • 25 Langlais, E., Prohibition d’inmigration des nègres en Colombie, carta del 1 de septiembre de 1923, (...)

20No obstante, algunos hechos ocurridos en los puertos de desembarque revelaron que el color de la piel, ligado al lugar de procedencia, era un factor a la hora de seleccionar al inmigrante y sobretodo respaldado por la ley. Un ejemplo de ello quedó consignado en una carta que el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Jorge Vélez, le envió al Señor E. Langlais, delegado de Francia en Colombia, el 28 de agosto de 1923, donde justificaba la prohibición del desembarco en Puerto Colombia de “algunos negros procedentes de la Martinica”. Según Jorge Vélez, “ciudadanos pertenecientes a la raza negra, como los negros de la Martinica, son elementos inconvenientes para la nacionalidad y el mejor desarrollo de la raza, como está consignado en el artículo 11 de la ley 114.”25

  • 26 Ley 103 de 1927; ley 74 de 1926; resolución 112 del 26 de septiembre de 1928.

21A lo largo de la década de 1920 se expidieron otras resoluciones en lo que respecta al control migratorio en Colombia.26 Aún así, la ley 114 de 1922 continuaba definiendo la inclusión y exclusión de inmigrantes. Siendo una ley planteada en términos tan amplios, daba cabida a todo tipo de interpretaciones por lo que cualquier acción que implicara el rechazo de una inmigración que no fuera blanca quedaba respaldada por ella.

  • 27 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the masses, 1st edition, Massachusetts, Harvard Un (...)

22Esta ley, así como aquellas expedidas en la década del 30, contaba entonces con todo el respaldo médico. En una época en la cual la autoridad médica daba la última palabra, el discurso eugenésico no tuvo dificultades en ser aceptado en los ámbitos político y económico como hemos visto hasta ahora. Por otro lado, el país no podía quedarse atrás con respecto a los países vecinos quienes expedían leyes migratorias que excluían a los inmigrantes de acuerdo a su lugar de origen. Esta “imitación cultural” (cultural emulation),27 en la cual las políticas de un país son tomadas voluntariamente por otros como modelos que, a sus ojos, son exitosas, explica en parte por qué Colombia tomaba actitudes excluyentes hacia ciertos grupos poblaciones sin haber tenido olas migratorias.

  • 28 Ibídem.

23Un ejemplo de ello es el caso de la exclusión de japoneses en Colombia a finales de la década de 1920. Este rechazo se alineaba con las políticas anti niponas expedidas en algunos países del continente. Cuba y los Estados Unidos ya habían decretado la restricción de la inmigración japonesa en 1912 y 1917 respectivamente. Años más tarde, México implementó la misma política en 1933 y Perú, quien había tenido una política de acogida más abierta hacia esta nacionalidad, implementó restricciones en 1936. Si algunas leyes no señalaban algún grupo en particular, como la colombiana, otras, por el contrario, incentivaban de manera explícita la inclusión de inmigrantes blancos del norte y occidente de Europa. Desde mediados del siglo XIX hasta la quinta década del siglo XX, países como Argentina (1949), Cuba (1906), México (1937 y 1939), Estados Unidos (1921 y 1924), Perú (entre 1891 y 1949) y Uruguay (1855) expidieron leyes con la finalidad de atraer este tipo de inmigración.28

24Estas leyes de inclusión y exclusión de inmigrantes según su lugar de origen se daban ya desde el siglo XIX. Si embargo, aquellas decretadas en las décadas de 1920 y 1930 estuvieron caracterizadas por un componente determinista biológico. Cuando el cónsul de Colombia en Japón, Macía López, fue entrevistado por el periódico colombiano “El Espectador en 1929, parte de su respuesta a la pregunta de si era conveniente traer una inmigración japonesa a Colombia, este respondió:

  • 29 López, Macías, “Sección documentos: la inmigración japonesa no conviene a nuestro país por potentes (...)

“Tal inmigración [la japonesa] la considero desastrosa para el país desde todo punto de vista que se la considere, por muchas razones. […] Tiene una mentalidad absolutamente diversa y hasta contraria a la nuestra, por la raza, por la religión, por las costumbres, débiles, enfermizos, plagados de taras atávicas, hasta por el aspecto físico, hasta la estética, debemos impedir esa onda migratoria. Mezclar nuestros indios o nuestros mestizos con japoneses, sería provocar un producto híbrido, de consecuencias vitales desastrosas para todo y para todos. Y esto debe impedirse tanto más cuanto existe la posibilidad de introducir otros elementos que están en armonía con nuestro medio y con nuestro temperamento, elementos que ayuden a la civilización y al mejoramiento de nuestra raza, con cruzamientos que favorezcan inteligentemente nuestro desarrollo y nuestro porvenir, el que no debe comprometerse en manera alguna, trayendo elementos inferiores y débiles.”29

25La proliferación de congresos especializados como las conferencias sanitarias panamericanas, del niño y de eugenesia y homicultura aceleraron el proceso de circulación de estas ideas. En este contexto, el tema sobre inmigración, sobretodo en las conferencias eugenésicas, fue un asunto primordial.

La Primera Conferencia Panamericana de Eugenesia y Homicultura

26La primera conferencia se llevó a cabo en la Habana en 1927. La elección de Cuba como sede destaca la importancia que la isla tenía en materia médica, sus ideas raciales ancladas a un pasado colonial marcado por las diferencias de color de piel y las estrechas relaciones que sostenía con los Estados Unidos a nivel político, económico y eugenésico. El máximo representante de la eugenesia cubana, Domingo Ramos – Secretario General de la conferencia – sostenía una comunicación continua con Charles Davenport, representante de la eugenesia estadounidense y personaje clave en la definición de la Ley migratoria Jonhson-Reeds de 1924. Esta ley migratoria, de corte completamente eugenésico, buscaba controlar el acceso de inmigrantes al país a través del sistema de cuotas de acuerdo al lugar de origen. Ramos quería introducir esta ley en Cuba y en el resto de América Latina, tratando de convencer a sus homólogos que recomendaran a sus gobiernos la implementación del sistema de cuotas. De esta forma los países latinoamericanos verían un mejoramiento en el patrimonio genético nacional y adicionalmente no se verían afectados por la ley de cuotas estadounidense, de la cual estaban eximidos.

27Esta propuesta no fue bien recibida por la mayoría de las delegaciones latinoamericanas, incluida la colombiana, quienes se opusieron a la homogeneización de las leyes migratorias en el continente de acuerdo a la proposición hecha por los Estados Unidos. Sin embargo, al leer el acta del congreso y las discusiones generadas en torno a la intervención estadounidense, se evidencia que los países participantes no estaban en contra de una selección racial de los inmigrantes según su lugar de origen sino a los criterios ambiguos que se proponían para hacerlo. Lo que más incomodaba a las delegaciones latinoamericanas era el hecho de que esta homogeneización de normas se hiciera bajo las condiciones de los Estados Unidos. Ya el continente no veía con buenos ojos las intervenciones militares estadounidenses (República Dominicana 1916-1924; Honduras, 1924; Nicaragua, 1926) por lo que aceptar su política migratoria hubiera significado aceptar el dominio científico de Estados Unidos en el continente y ver amenazada la autoridad nacional.

28Ya hemos visto que varias leyes migratorias expedidas a lo largo del continente resultaban ser tan o más restrictivas que la ley de inmigración estadounidense de 1924. Esta exclusión se haría más evidente en la década de 1930s cuando el discurso eugenésico tomó más fuerza y nuevos eventos mundiales agitaron al hemisferio occidental.

Las leyes de exclusión en los años 30

  • 30 Caballero, Antonio, Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), Editorial Crítica, 2018; To (...)

29La década de 1930 inició con el fin de la hegemonía conservadora en Colombia que había iniciado en 1884 con Rafael Núñez. A partir de ese año, el Partido Liberal, que asumía el poder gracias a la Gran Depresión en 1929 y que desató una crisis económica en el país causando una alza en las cifras de desempleo en las principales ciudades del país que comenzaban a industrializarse,30 lanzó una serie de cambios que se ajustaran al nuevo panorama nacional e internacional. Aunque es difícil hacer mención de todas las reformas que se llevaron a cabo durante este periodo, podemos decir que estas buscaban adaptarse a los nuevos procesos de industrialización que luego de tres décadas se percibían en Colombia.

  • 31 La proporción colombiana, que se había casi duplicado en los últimos treinta años, comenzó a concen (...)
  • 32 Melo, Jorge, “Las reformas liberales de 1936 y 1968”, Credencial Historia, no. 13, Banrepcultural, (...)

30Esta industrialización, que modificó el mapa demográfico del país,31 hacía necesaria una capacidad obrera que respondiera a las necesidades del capitalismo. Para mantener una población colombiana vigorosa, había que protegerla también de elementos “indeseables” extranjeros que impidieran la regeneración de la “raza colombiana” que ya se había puesto en marcha desde los primeros años de 1920. Aunque las reformas liberales no mencionan directamente una intervención en las políticas migratorias del país, las ideas del liberalismo eran más proclives a la internacionalización del Estado. En este nuevo panorama, la Iglesia, que volvía a perder su influencia social debido a las reformas de 193632, daba más poder a las élites médicas quienes, gozando de un gobierno liberal, les permitía expedir normas con un mayor determinismo biológico.

31Esta internacionalización se vio reflejada en una participación sistemática de Colombia en las diferentes conferencias eugenésicas que aumentaron en número en la década de 1930. Tal fue el interés de Colombia en este panorama eugenésico panamericano que durante la clausura de la Segunda Conferencia Panamericana de Eugenesia y Homicultura, llevada a cabo en Buenos Aires en 1934, el país, representado por el médico colombiano Jorge Bejarano (1886-1966), fue escogido como sede de la tercera conferencia a celebrarse en Bogotá en 1938.

32Así como la eugenesia tomaba más fuerza en el continente, las políticas migratorias se hacían aún más restrictivas. En el caso colombiano, estas se hacían más explícitas al mencionar al tipo de inmigrante que no era bienvenido al país. La primera ley de la década, el decreto número 2232 de 1931, que regiría a partir del primero de enero de 1932, consignaba que

  • 33 Diario Oficial, Decreto 2232 de 1931: por el cual se establece un requisito para la entrada de cier (...)

“[…] las cuotas para la entrada al país de búlgaros, chinos, griegos, [h]indúes, libaneses, lituanos, palestinos, polacos, rumanos, rusos, sirios, turcos y yugoeslavos; y, por tanto, los funcionarios de la República en el Exterior, no deben visar pasaportes a individuos de esas nacionalidades, sin previa autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores; y fijó para ese año, las cuotas correspondientes.”33

33El mismo decreto precisaba el número de cuotas para los inmigrantes mencionados anteriormente: diez por nacionalidad. Aunque no quedaba explícita la razón por la cual el número de inmigrantes provenientes de estos países fuera limitado, dentro de una perspectiva transnacional, esta ley obedecía al discurso eugenésico que se expandía en el continente gracias a estos eventos panamericanos y al deseo generalizado de atraer una población que mejorara la raza latinoamericana degenerada. Si en cada país la definición de degeneración podía variar de acuerdo a su contexto socio-político y económico, es cierto que hubo una consenso en cuanto a las características que se buscaban en el inmigrante, no solo fenotípicas sino también políticas, religiosas, sanitarias y lingüísticas que llevaron a los gobiernos de la época a seleccionar a los inmigrantes y clasificarlos de aptos y no aptos, asimilables y no asimilables.

  • 34 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the…, p. 220.
  • 35 Carrillo, Rafael, “Tres problemas mexicanos de eugenesia: Etnografía y etnología, herencia e inmigr (...)

34En la misma década, por ejemplo, México decretó la exclusión o restricción de “negros”, individuos provenientes de Europa del este, de raza “amarilla” y del Medio Oriente, entre otros, a través de circulares confidenciales comunicadas entre 1929 y 1934.34 Tal como lo diría el médico mexicano Rafael Carrillo, los japoneses, sirios y libaneses no se amalgamarían ni se asimilarían a la sociedad mexicana, lo que causaría una fragmentación de la nación.35

35No siendo suficiente el sistema de cuotas, una serie de decretos aún más restrictivos fueron expedidos en Colombia. El decreto número 148 de 1935 añadió otras nacionalidades a su lista y redujo el número de cuotas a algunos grupos ya restringidos en 1931

  • 36 Diario Oficial,: Decreto número 148 de 1935: Por el cual se establecen requisitos para la entrada a (...)

“Durante el año 1935, se permitirá la entrada a Colombia a cinco armenios, cinco búlgaros, cinco chinos, cinco egipcios, cinco estones, diez griegos, cinco hindúes, cinco letones, diez libaneses, cinco lituanos, cinco marroquíes, cinco palestinos, veinte polacos, cinco persas, diez rumanos, diez rusos, diez sirios, cinco turcos y diez yugoeslavos.”36

  • 37 Diario Oficial, Decreto 1060 de 1933: Por el cual se reforman y refunden los Decretos números 300 y (...)

36Este grupo de nacionalidades sujeto a cuotas, tenían que pagar doscientos pesos ($200) colombianos como había quedado establecido en el artículo 6 del Decreto 1060 de 1933 y que en su momento correspondía a cien pesos ($100). Además del depósito, tenían que cumplir con los requisitos establecidos en el mismo decreto 1060 que incluía certificado de buena conducta y un certificado expedido por un médico de “reconocida honorabilidad” que demostrara que no sufría de enfermedades graves, crónicas o contagiosas, mentales y no consumía alcohol o drogas heroicas o tóxicas.37

  • 38 Diario Oficial, Decreto 1194 de 1936: Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país (...)
  • 39 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the…, p. 315.

37En 1935, el Decreto 148 incluyó por primera vez a los gitanos quienes, independientes de su nacionalidad, solo podían entrar al país mediante permiso especial del Ministerio de Relaciones Exteriores y cumplir con todo lo decretado ese año y según la ley 1060 de 1933. Sin embargo, este último grupo vio su ingreso al país completamente restringido en 1936 con el Decreto número 119438, algo inédito hasta el momento en cuanto a exclusión total de un grupo étnico en las leyes migratorias colombianas. Los gitanos ya habían sido blanco de exclusión en países como Argentina, Perú y Uruguay en 1923, 1937 y 1932 respectivamente. Argentina establecía una relación directa entre gitanos y mendigos pues se dedicaban a la mendicidad y vivían de los subsidios estatales. Aunque no quedaba explícita la conexión con un lugar de origen específico, los historiadores Fitzgerald y Cook argumentan que los legisladores asumían que personas clasificadas bajo la categoría de “gitanos”, compartían comportamientos en virtud de sus orígenes étnicos.39

  • 40 Bernal-Jiménez, Rafael, Proyecto de ley “sobre inmigración y emigración”, Imprenta Nacional, 1946.

38Al igual que la década anterior, las olas de inmigrantes nunca llegaron a costas colombianas. Aún bajo estas circunstancias, el ideal de atraer a un inmigrante blanco al país continuaba siendo un asunto de Estado por parte de las élites científicas colombianas incluso después de la Segunda Guerra Mundial cuando el discurso de selección racial estaba desvalorizado. En 1946, el pedagogo y senador Rafael Bernal Jiménez presentó un proyecto de ley sobre inmigración e inmigración en el cual establecía que la valoración étnica y cultural de los elementos inmigrantes debían ser seleccionados en función de la vigorización y defensa de la población colombiana. Agregaba que para lograr esta selección, era necesario “adelantar estudios de observación y de análisis sobre los caracteres típicos de los diversos núcleos humanos europeos.” Una vez identificados los núcleos “deseables”, había que “trasladarse a los países europeos en donde fuere necesario intensificar gestiones especiales de emigración […].40 La ley nunca fue aprobada.

Conclusiones

39Las políticas migratorias con miras a atraer una población específica que mejorara la calidad del ciudadano colombiano empezaron desde el siglo XIX cuando en 1823 la Gran Colombia expidió el primer decreto que buscaba la inmigración de europeos y norteamericanos. Si estas leyes se extendieron a lo largo del siglo XIX con intereses más que todo económicos, la aspiración de una inmigración biológicamente apta para el mejoramiento de la “raza colombiana” se acentuó en las primeras décadas del siglo XX. Las leyes de inmigración expedidas entre 1920 y 1937, caracterizadas por la inclusión y sobretodo la exclusión de ciertos grupos de inmigrantes de acuerdo a su estado de salud y posteriormente a su lugar de origen, proliferaron debido a eventos históricos y económicos que tuvieron lugar en esta época y que causó el desplazamiento de miles de personas a lo largo y ancho del planeta. Estas olas migratorias coincidieron con la expansión del discurso eugenésico que inició en Europa a finales del siglo XIX y que conoció su máximo apogeo en América Latina durante las décadas de 1920 y 1930.

40Este discurso, que buscaba a un modelo de hombre que llevara a los países por el camino del proceso y la civilización, logró posicionarse en el continente americano gracias a las conferencias panamericanas no solo de carácter científico sino político. Estas conferencias, avaladas por los gobiernos americanos, fueron el respaldo que permitía justificar la puesta en marcha de políticas migratorias de inclusión y exclusión en nombre del progreso. Aunque Colombia no tuvo flujos migratorios como ocurrió en países vecinos, no estuvo ajena a las corrientes científicas que circulaban en el continente y que tuvieron una incidencia en las políticas nacionales.

  • 41 A esta afirmación, Natalia Gutiérrez afirma que “aunque esta afirmación […Colombia prescindió de me (...)

41El discurso eugenésico y racial parecía haber triunfado en el continente. Aunque Colombia no contó con un movimiento eugenésico representado a través de asociaciones, institutos o publicaciones fundadas bajo este calificativo, ni llevó prácticas agresivas sobre los individuos,41 su participación en las conferencias de este tipo así como sus leyes migratorias muestran que no necesitó la institucionalización del movimiento para promulgar leyes y llevar a cabo acciones de exclusión en nombre de la eugenesia. Las políticas migratorias de las primeras décadas del siglo XX, que con el paso del tiempo se volvieron más excluyentes y racistas, justificaron prácticas de inclusión y exclusión que, según las aspiraciones de los círculos científicos y políticos colombianos, llevaría al país a lograr una población “apta” y “civilizada” que le permitiera incorporarse en un modelo internacional “moderno” y “progresista”.

Haut de page

Bibliographie

Actas de la primera Conferencia Panamericana de Eugenesia y Homicultura de las Repúblicas Americanas, La Habana, 1928.

Actas de la Sexta Conferencia Sanitaria Internacional de las Repúblicas Americanas, celebrada en Montevideo del 12 al 20 de diciembre de 1920, Unión panamericana, 1921.

Bernal-Jiménez, Rafael, Proyecto de ley “sobre inmigración y emigración”, Imprenta Nacional, 1946.

Caballero, Antonio, Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), Editorial Crítica, 2018; Torres Jaime y Salazar Luz Amanda, Introducción a la historia de la ingeniería y de la educación en Colombia, Universidad Nacional de Colombia, 2002.

Carrillo, Rafael, “Tres problemas mexicanos de eugenesia: Etnografía y etnología, herencia e inmigración,” Revista Mexicana de Puericultura 3, 1932, p. 1-15; “La población mexicana y la eugenesia,”, 1934, p. 783-802.

Diario Oficial, Ley 62 de 1887: Por la cual se hacen varias prohibiciones [en línea], Bogotá, año XXIII, nº 7032, 3 de mayo de 1887, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1615022.

Diario Oficial, Decreto número 496 de 1909: Por el cual se reglamentan las leyes sobre inmigración y se deroga el decreto 1218 de 1908 [en línea], Bogotá, año XLV, nº 13847, 26 noviembre 1909, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/clp/contenidos.dll/Decretos/1853014?fn=document-frame.htm$f=templates$3.0

Diario Oficial, Ley 48 de 1920: Sobre inmigración y extranjería [en línea], Bogotá, nº 17.392 y 17.393, 3 de noviembre de 1920, consultado el 23 de marzo de 2017. URL: http://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/Normograma/docs/ley_0048_1920.htm

Diario Oficial, Ley 114 de 1922: Sobre inmigración y colonias agrícolas [en línea], Bogotá, nº 18.693 y 18.694, 8 de enero de 1923, consultado el 15 de mayo de 2016. URL: https://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/Normograma/docs/ley_0114_1922.htm

Diario Oficial, Decreto 2232 de 1931: por el cual se establece un requisito para la entrada de ciertos extranjeros al país, [en línea], Bogotá, año LXVII, nº 21873, 23 de diciembre de 1931, consultado el 15 de mayo de 2016. URL: www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1762554

Diario Oficial,: Decreto número 148 de 1935: Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidades, [en línea], Bogotá, año LXXI, nº 22814, 18 de febrero de 1935, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1708124

Diario Oficial, Decreto 1060 de 1933: Por el cual se reforman y refunden los Decretos números 300 y 840 de 1932, reglamentarios de la Ley 103 de 1927, sobre extranjería,[en línea], Bogotá, año LXIX, nº 22314, 17 de junio de 1933, consultado el 25 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1732941

Diario Oficial, Decreto 1194 de 1936: Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidades, [en línea], Bogotá, año LXXII, nº 23203, 9 de junio de 1936, consultado el 26 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1735987

Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the masses, 1st edition, Massachusetts, Harvard University Press, 2014.

García, Claudia y Quevedo, Emilio “Uncinariasis y café: los antecedentes de la intervención de la Fundación Rockefeller en Colombia: 1900-1920”, Biomédica 18, no 1, 1998, p. 5-21.

García-Medina, Pablo, Sexta Conferencia Sanitaria Panamericana de Montevideo. Informe presentado por el Doctor Pablo García Medina, delegado de la República de Colombia, Imprenta Nacional, 1922.

Gutiérrez, Natalia, “El certificado médico prenupcial en Antioquia (Colombia), 1933-1936”, Revista de Historia Regional y Local, 2017, vol. 9-17, p. 223-248.

Hernández Mario y Obregón Diana, La organización panamericana de la salud y el Estado colombiano: Cien años de historia. 1902-2002, Organización Panamericana de la Salud, 2002.

Jiménez-López, Miguel.: La inmigración amarilla a la América, Bogotá, Escuela Tipográfica Salesiana, 1929, p. 36-37.

Jiménez-López Miguel, “Primera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador, 1920, p. 41-78.

Langlais, E., Prohibition d’inmigration des nègres en Colombie, carta del 1 de septiembre de 1923, Archivos Diplomáticos de Nantes, Correspondencia política 8 de mayo de 1922 al 26 de marzo de 1924.

López de Mesa, Luis, “Tercera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador, 1920, p. 111-149.).

López, Macías, “Sección documentos: la inmigración japonesa no conviene a nuestro país por potentes razones de costumbres, idioma, talento, raza (Sección Documentos en el El Espectador 21 de enero 1929)”, Revista de Estudios Sociales, no. 23, 2006, p. 121-122.

Melo, Jorge, “Las reformas liberales de 1936 y 1968”, Credencial Historia, no. 13, Banrepcultural, 1991 [en línea], URL: http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-13.

Montoya, José M. y Manrique Julio, “Los problemas de la Asistencia Pública”, Repertorio de Medicina y Cirugía (Bogotá), 1921, vol. XII-6, p. 288-295.

Montoya y Flórez, Juan-Bautista, “Profilaxis de la lepra en Colombia”, en Segundo Congreso Médico de Colombia, Medellín, Escuela Tipográfica Salesiana, 1913, p. 167-174.

Noguera Carlos, Medicina y política: Discurso médico y prácticas de higiene durante la primera mitad del siglo XX en Colombia, 1ª edición, Medellín, Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2003

“Octava Conferencia Internacional Americana, Lima, del 9 al 27 de diciembre, 1938”, Biblioteca Digital Daniel Cosío Villegas: Conferencias Internacionales Americanas 1889-1936, [en línea], consultado el 20 de abril de 2017. URL: http://biblio2.colmex.mx/coinam/coinam_1_suplemento_1938_1942/base2.htm

Pedraza, Zandra.: “El régimen biopolítico en América Latina. Cuerpo y pensamiento social”, Iberoamericana, vol. 4-15, 2004, p. 7-19.

Pérès, J., “Lucas Ayarragaray: La Inmigración y el Maximalismo”, Le Bulletin de l’Amérique Latine, 1920-1921, p. 304-305.

Pita, Roger, « La expulsión de extranjeros “perniciosos” en Colombia durante los últimos años de la Hegemonía Conservadora », HiSTOReLo. Revista de Historia Regional y Local 9, no 17, p. 153-191.

Quevedo, Emilio et al., Historia de la medicina en Colombia - Tomo III: Hacia un profesión liberal (1865-1918), Tecnoquímicas S.A, 2010.

Quinta Conferencia Internacional Americana, Santiago, 25 de marzo – 3 de mayo de 1923”, Biblioteca Digital Daniel Cosío Villegas: Conferencias Internacionales Americanas 1889-1936, [en línea], consultado el 3 de noviembre de 2015. URL: http://biblio2.colmex.mx/coinam/coinam_1889_1936/base2.htm

Reggiani, Andrés, La eugenesia panamericana ante la inmigración: Entre la preocupación sanitaria y la utopía biologicista, (Artículo inédito que hace parte de un estudio más extenso sobre el papel de la cultura física y la noción de “aptitud” en los procesos de modernización social).

Santander, Francisco de Paula, Normativa para favorecer la Ley que promueve la inmigración y colonización de la Gran Colombia, aprobada en el Congreso el 7 de junio de 1823 [en línea], Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, consultado el 01 de noviembre del 2018. URL: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/normativa-para-favorecer-la-ley-que-promueve-la-inmigracion-y-colonizacion-de-la-gran-colombia-aprobada-en-el-congreso-el-7-de-junio-de-1823-bogota-18-de-junio-de-1823-manuscrito--0/html/011648ee-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html.

Haut de page

Notes

1 Santander, Francisco de Paula, Normativa para favorecer la Ley que promueve la inmigración y colonización de la Gran Colombia, aprobada en el Congreso el 7 de junio de 1823 [en línea], Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, consultado el 01 de noviembre del 2018. URL: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/normativa-para-favorecer-la-ley-que-promueve-la-inmigracion-y-colonizacion-de-la-gran-colombia-aprobada-en-el-congreso-el-7-de-junio-de-1823-bogota-18-de-junio-de-1823-manuscrito--0/html/011648ee-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html.

2 Martínez Frédéric, “Apogeo y decadencia del ideal de la inmigración europea en Colombia, siglo XIX”, Boletín Cultural y Bibliográfico, 1997, no. 44, citado en Gómez María-Angélica, “La política internacional migratoria colombiana a principios del siglo XX”, Memoria Social, 2009, vol. 13-26, p. 7-17.

3 Diario Oficial, Ley 62 de 1887: Por la cual se hacen varias prohibiciones [en línea], Bogotá, año XXIII, nº 7032, 3 de mayo de 1887, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1615022.

4 Diario Oficial, Decreto número 496 de 1909: Por el cual se reglamentan las leyes sobre inmigración y se deroga el decreto 1218 de 1908 [en línea], Bogotá, año XLV, nº 13847, 26 de noviembre de 1909, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/clp/contenidos.dll/Decretos/1853014?fn=document-frame.htm$f=templates$3.0.

5 Rafael Reyes asistió la Segunda Conferencia Internacional de Estados Americanos celebrada en Ciudad de México en 1901 donde se aprobó la creación de las convenciones sanitarias. Bajo su mandato se dieron los primeros acuerdos con la Organización Panamericana de la Salud. Hernández Mario y Obregón Diana, La organización panamericana de la salud y el Estado colombiano: Cien años de historia. 1902-2002, Organización Panamericana de la Salud, 2002, p. 17.

6 Creó el primer gabinete bacteriológico en 1892. Quevedo, Emilio et al., Historia de la medicina en Colombia - Tomo III: Hacia un profesión liberal (1865-1918), Tecnoquímicas S.A, 2010, p. 165.

7 Montoya y Flórez, Juan-Bautista, “Profilaxis de la lepra en Colombia”, en Segundo Congreso Médico de Colombia, Medellín, Escuela Tipográfica Salesiana, 1913, p. 167-174.

8 Diario Oficial, Ley 48 de 1920: Sobre inmigración y extranjería [en línea], Bogotá, nº 17.392 y 17.393, 3 de noviembre de 1920, consultado el 23 de marzo de 2017. URL: http://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/Normograma/docs/ley_0048_1920.htm.

9 García-Medina, Pablo, Sexta Conferencia Sanitaria Panamericana de Montevideo. Informe presentado por el Doctor Pablo García Medina, delegado de la República de Colombia, Imprenta Nacional, 1922. p. 28.

10 Actas de la Sexta Conferencia Sanitaria Internacional de las Repúblicas Americanas, celebrada en Montevideo del 12 al 20 de diciembre de 1920, Unión panamericana, 1921, p. 16.

11 García, Claudia y Quevedo, Emilio “Uncinariasis y café: los antecedentes de la intervención de la Fundación Rockefeller en Colombia: 1900-1920”, Biomédica 18, no 1, 1998, p. 5-21.

12 Pita, Roger, “La expulsión de extranjeros “perniciosos” en Colombia durante los últimos años de la Hegemonía Conservadora”, HiSTOReLo. Revista de Historia Regional y Local 9, no 17, p. 159.

13 Pérès, J., “Lucas Ayarragaray: La Inmigración y el Maximalismo”, Le Bulletin de l’Amérique Latine, 1920-1921, p. 304-305.

14 Noguera Carlos, Medicina y política : Discurso médico y prácticas de higiene durante la primera mitad del siglo XX en Colombia, 1ª edición, Medellín, Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2003; Pedraza, Zandra.: “El régimen biopolítico en América Latina. Cuerpo y pensamiento social”, Iberoamericana, vol. 4-15, 2004, p. 7-19.

15 Reggiani, Andrés, La eugenesia panamericana ante la inmigración: Entre la preocupación sanitaria y la utopía biologicista, (Artículo inédito que hace parte de un estudio más extenso sobre el papel de la cultura física y la noción de “aptitud” en los procesos de modernización social).

16 Palabras empleadas por el médico cubano Domingo Ramos en su discurso de apertura durante la Primera Conferencia Panamericana de Eugenesia y Homicultura celebrada en la Habana en 1927, p.27.

17 Estas discusiones fueron el resultado de la conferencia hecha por el doctor Miguel Jiménez López durante el Tercer Congreso Nacional de Medicina celebrado en Cartagena, Colombia en 1918.

18 Jiménez-López Miguel, “Primera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador, 1920, p. 41-78.

19 López de Mesa, Luis, “Tercera conferencia”, en Los Problemas de la Raza en Colombia, El Espectador, 1920, p. 111-149.).

20 Ibídem, p.132.

21 Diario Oficial, Ley 114 de 1922: Sobre inmigración y colonias agrícolas [en línea], Bogotá, nº 18.693 y 18.694, 8 de enero de 1923, consultado el 15 de mayo de 2016. URL: https://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/Normograma/docs/ley_0114_1922.htm.

22 Pita, Roger, “La expulsión de extranjeros “perniciosos”…”, p. 161.

23 Departamento colombiano ubicado en el centro de Colombia.

24 Jiménez-López, Miguel.: La inmigración amarilla a la América, Bogotá, Escuela Tipográfica Salesiana, 1929, p. 36-37.

25 Langlais, E., Prohibition d’inmigration des nègres en Colombie, carta del 1 de septiembre de 1923, Archivos Diplomáticos de Nantes, Correspondencia política 8 de mayo de 1922 al 26 de marzo de 1924.

26 Ley 103 de 1927; ley 74 de 1926; resolución 112 del 26 de septiembre de 1928.

27 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the masses, 1st edition, Massachusetts, Harvard University Press, 2014. p. 23.

28 Ibídem.

29 López, Macías, “Sección documentos: la inmigración japonesa no conviene a nuestro país por potentes razones de costumbres, idioma, talento, raza (Sección Documentos en el El Espectador 21 de enero 1929)”, Revista de Estudios Sociales, no. 23, 2006, p. 121-122.

30 Caballero, Antonio, Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), Editorial Crítica, 2018; Torres Jaime y Salazar Luz Amanda, Introducción a la historia de la ingeniería y de la educación en Colombia , Universidad Nacional de Colombia, 2002, p. 297.

31 La proporción colombiana, que se había casi duplicado en los últimos treinta años, comenzó a concentrarse en las grandes urbes donde las oportunidades de trabajo eran más prometedoras.

32 Melo, Jorge, “Las reformas liberales de 1936 y 1968”, Credencial Historia, no. 13, Banrepcultural, 1991 [en línea], URL: http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-13.

33 Diario Oficial, Decreto 2232 de 1931: por el cual se establece un requisito para la entrada de ciertos extranjeros al país, [en línea], Bogotá, año LXVII, nº 21873, 23 de diciembre de 1931, consultado el 15 de mayo de 2016. URL: www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1762554.

34 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the…, p. 220.

35 Carrillo, Rafael, “Tres problemas mexicanos de eugenesia: Etnografía y etnología, herencia e inmigración,” Revista Mexicana de Puericultura 3, 1932, p. 1-15; “La población mexicana y la eugenesia,”, 1934, p. 783-802.

36 Diario Oficial,: Decreto número 148 de 1935: Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidades, [en línea], Bogotá, año LXXI, nº 22814, 18 de febrero de 1935, consultado el 22 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1708124

37 Diario Oficial, Decreto 1060 de 1933: Por el cual se reforman y refunden los Decretos números 300 y 840 de 1932, reglamentarios de la Ley 103 de 1927, sobre extranjería,[en línea], Bogotá, año LXIX, nº 22314, 17 de junio de 1933, consultado el 25 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1732941

38 Diario Oficial, Decreto 1194 de 1936: Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidades, [en línea], Bogotá, año LXXII, nº 23203, 9 de junio de 1936, consultado el 26 de marzo de 2017. URL: http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?id=1735987

39 Fitzgerald, David. y Cook-Martín, David, Culling the…, p. 315.

40 Bernal-Jiménez, Rafael, Proyecto de ley “sobre inmigración y emigración”, Imprenta Nacional, 1946.

41 A esta afirmación, Natalia Gutiérrez afirma que “aunque esta afirmación […Colombia prescindió de mecanismos de claro corte eugenésico (Cf. Noguera 2003; López 2010; Vélez 2012)] da cuenta de que en efecto este tipo de discusiones y actos legislativos no alcanzaron las proporciones de otros países latinoamericanos, también muestra que se desconocen las particularidades, intereses y pretensiones que en este sentido se dieron en el ámbito local”. Gutiérrez, Natalia, “El certificado médico prenupcial en Antioquia (Colombia), 1933-1936”, Revista de Historia Regional y Local, 2017, vol. 9-17, p. 223-248.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Iván Olaya, « La selección del inmigrante “apto”: leyes migratorias de inclusión y exclusión en Colombia (1920-1937) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 10 décembre 2018, consulté le 23 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/73878 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.73878

Haut de page

Auteur

Iván Olaya

Université Diderot-Paris 7iolaya@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page