Navigation – Plan du site
Arrigo Amadori

Guillaume Gaudin, El imperio de papel de Juan Díez de la Calle. Pensar y gobernar el Nuevo Mundo en el siglo XVII

Madrid,Zamora, Michoacán, Fondo de Cultura Económica, El Colegio de Michoacán, 2017, 409 p.
Référence(s) :

Guillaume Gaudin, El imperio de papel de Juan Díez de la Calle. Pensar y gobernar el Nuevo Mundo en el siglo XVII, Madrid,Zamora, Michoacán, Fondo de Cultura Económica, El Colegio de Michoacán, 2017, 409 p.

[17/12/2018]

Texte intégral

1Gobernar la dilatada Monarquía Hispánica supuso un desafío contundente para la tecnología administrativa de la época moderna que, en buena medida, se sobrellevó por el trabajo constante, rutinario, especializado y silencioso de un numeroso ejército de infraletrados; unos pequeños Atlas que poblaron las segundas y terceras filas de los organismos de la administración real establecidos en la corte y soportaron el abrumador peso de la textualidad del imperio de los Austrias. Pese a que este heterogéneo colectivo, apoyado en la cultura de lo escrito y con un variable grado de participación en el terreno de lo saberes letrados, configuró una de las condiciones de posibilidad del gobierno de dicho ente político, en tanto que desempeñó un rol clave e insustituible en la elaboración, gestión y circulación de la documentación que articuló un imperio por medio del papel, lo cierto es que la imagen historiográfica que tenemos de él es bastante difusa y claramente no se corresponde con su centralidad operativa.

2En un contexto historiográfico decididamente abocado a explicar el funcionamiento de una monarquía planetaria por medio de una perspectiva global que focaliza su interés en las diferentes formas y niveles de vinculación e integración de sus múltiples territorios y corporaciones, y en los mecanismos, dimensiones y canales implicados en su gobierno, esta obra de Guillaume Gaudin viene a aportar una visión excepcional de varias de estas cuestiones a partir del estudio biográfico de un oficial de la Secretaría de la Nueva España del Consejo de Indias: Juan Díez de La Calle. En este sentido, aunque se focaliza en la dilatada carrera de un personaje que durante prácticamente todo el reinado de Felipe IV participó en una posición secundaria de la gestión cortesana de los asuntos americanos, El imperio del papel realiza un estudio de naturaleza microanalítica que hace encarnar en la trayectoria de este agente algunos fenómenos centrales del gobierno del extenso dominio territorial hispánico y logra establecer un fructífero nexo entre planos analíticos de distinta de escala.

3Anticipando mi valoración desde los primeros párrafos de este comentario, no vacilo en afirmar que se trata de un libro excepcional a raíz de la singular circunstancia de penetrar en un espacio tan relevante como poco conocido en su sociología y en su funcionamiento cotidiano, como lo eran las secretarías del sínodo indiano, de la mano de uno de sus miembros. Precisamente, de la de un oficial -aparentemente poco ordinario- cuyo perfil se conforma a fuerza de un meticuloso trabajo sobre un heterogéneo y voluminoso repertorio de fuentes, entre las que sobresale una porción de su epistolario. Con este anclaje en la figura de Diez de la Calle, que en 1648 fue promovido al puesto de oficial mayor de la Secretaría de la Nueva España y, por lo tanto, se ubicó al frente de una de las instancias que manejaba los papeles en el sínodo, la obra de Gaudin elabora una sólida biografía administrativa, política e intelectual que se proyecta desde la antecámara del Consejo de Indias para plasmarse en dos aspectos en los que destaca especialmente: la configuración de una perspectiva de la institución con contornos sumamente permeables a través de la experiencia de un componente subalterno que complementa y profundiza lo que sabemos hasta ahora de este organismo, y el estudio de su papel en los mecanismos de obtención, circulación y sistematización de información y saberes referentes a América en un espacio que no era el de los grandes especialistas en los asuntos transatlánticos.

4Este trabajo ofrece una visión desde el interior del organismo que, mediante la recomposición de algunos de los vínculos establecidos por el oficial a lo largo de su dilatada carrera, permiten comprender con claridad algunos aspectos de su composición y de su funcionamiento. Se conforma así, como señala Thomas Calvo en el prefacio, una “instantánea de la gestión cotidiana de la documentación en un organismo único en la historia”. En este marco, la propia Secretaría de la Nueva España se esboza como un ámbito marcadamente endogámico aunque fuertemente interconectado con el mundo colonial por medios no oficiales y también -con una intensidad que desconocemos- con el cuerpo de los consejeros.

5El análisis sobre la composición de las secretarías del sínodo revela la imbricación entre el anhelo de ascenso social de ciertos sectores de la sociedad castellana, y los espacios y los mecanismos plausibles de vehiculizar la promoción de los linajes en la administración de la monarquía mediante el servicio real. Se establece de esta manera una estrecha interacción entre prácticas institucionales y estrategias familiares que poseían importantes implicancias socioprofesionales. Según demuestra acabadamente Gaudin, estas dependencias del sínodo se presentaron como lugares clave para la promoción de una hidalguía provincial, sin poder económico ni formación universitaria, que convergió en Madrid y, en ocasiones, se consolidó en algunas de las instancias de la administración real.

6De este modo, el reclutamiento de Díez de la Calle como oficial entretenido por parte de Juan Fernández de Madrigal, quien entre 1575 y 1632 atravesaría un camino ascensional en la Secretaría de la Nueva España desde la misma plaza ocupada por el joven que se convertiría en su yerno hasta la de oficial mayor, se insertó en el contexto de una estrategia familiar que comprendió varias generaciones y tuvo uno de sus puntos culminantes cuando uno de sus miembros alcanzó una plaza de consejero en la década de 1680. Como se pone de manifiesto mediante una elocuente tabla, el período comprendido entre 1575 y finales del siglo XVII contempló a siete miembros de la familia Fernández Díez en las dos secretarías del Consejo de Indias, cifra que se incrementó con otros dos oficiales que se incorporaron a comienzos de la siguiente centuria.

7Esta recomposición de la trayectoria de un linaje administrativo representa un aporte significativo no solo porque arroja luz sobre los procedimientos que se utilizaban para el reclutamiento y la formación de servidores de la monarquía en instancias que requerían el dominio de saberes que demandaban un largo aprendizaje que no podía obtenerse por otros medios. Además, y esto es un asunto de gran calibre, esta imagen de mas de un siglo de duración de la composición de las oficinas del Consejo permite advertir los circuitos y las lógicas de movilidad o permanencia diferenciales de sus distintos componentes. Según este estudio, los plazos de permanencia en las secretarías eran muy largos, constituyendo un espacio en el que un agente habitualmente desarrollaba toda su carrera profesional. Este panorama contrasta con la situación de los consejeros, para quienes –salvo excepciones- el tribunal solía ser una instancia de paso hacia destinos aún más elevados de la administración cortesana. La gran tasa de recambio de estos últimos, sumada a su habitual falta de experiencia americana antes de ser promovidos al sínodo, son elementos que conjugados con los indicios que aporta Gaudin nos permiten comenzar a advertir la relevancia que podían tener los agentes de la secretaría como especialistas en Indias y como soporte de la acción de los consejeros.

8El imperio del papel tiene uno de sus puntos mas destacables cuando situa a Díez de la Calle en una trama relacional no necesariamente densa pero si relevante para esbozar de qué manera coincidían en el desempeño cotidiano del oficial sus funciones administrativas –descritas de forma muy prolija en el libro-, su participación en la distribución de la gracia real -una de las funciones centrales que tenía a cargo el Consejo de Indias-, y su papel destacadísimo -y al parecer excepcional entre los oficiales del organismo- en el proceso de obtención y sistematización de información sobre las Indias. De hecho, el estudio de la pequeña parte que se ha conservado del epistolario de Díez de la Calle lo introduce en una matriz comunicacional compleja en la que aparecen personajes de distinta condición, como Juan de Palafox, el obispo de Puerto Rico o el presidente de la Audiencia de Santo Domingo, junto a individuos menos encumbrados establecidos en América, Filipinas y en la corte. Una matriz que, según se desprende del análisis de Gaudin, canalizaba la búsqueda de favores por parte de aquellos alejados de la cabeza de la monarquía, establecía mecanismos de acceso a las esferas de decisión de Madrid, colocaba a los oficiales en un lugar privilegiado de la geografía de la gracia, y propiciaba mecanismos alternativos a los establecidos habitualmente por el sínodo para la recopilación de información actualizada sobre los territorios de ultramar.

9Como apunta con elocuencia el autor, Díez de la Calle no nos hace entrar al Consejo de Indias a través de la majestuoso frontispicio de la Política Indiana, sino mediante los estrechos recovecos de las oscuras dependencias que poseía el organismo en el viejo Alcázar Real. Ese espacio difuso, propio de los infraletrados que se desempeñaban como oficiales de las secretarías de los consejos, se perfila en la obra mediante la figura del oficial que trazó, desde las covachas del sínodo, una geografía relacional de escala imperial que, al tiempo que revela el calado de la permeabilidad de la institución a los vínculos transatlánticos, permite conocer otra pieza sustancial de la creación de conocimiento dentro de un medio de producción intelectual americanista relativamente denso como la corte de Madrid. Valga recordar que esta investigación explica las motivaciones, las condiciones de producción y las singularidades de un repertorio de obras que desempeñaron una función destacada dentro del organismo, como el Memorial Informatorio, el Memorial y Noticias Sacras y Reales -volcados ambos a letra de molde en 1645 y 1646 respectivamente- y dos voluminosos tomos manuscritos, redactados entre 1655 y 1659, que se proyectaron y ejecutaron como una ampliación del libro de 1646. Aunque inacabados, estos últimos se configuraron, según puntualiza el autor, como una descripción político-geográfica de las posesiones indianas de Felipe IV fuertemente impregnada de una ideología regalista y providencialista.

10El magnífico análisis de las obras manuscritas e impresas del oficial en cuestión, de las representaciones que suscriben y de sus características y mecanismos de elaboración ensancha notablemente el panorama que teníamos sobre el rol de los miembros subalternos de la administración colonial en la producción y organización de los saberes. Gaudin muestra a un oficial lego que con una labor artesanal se erige como un promotor mas de la producción de conocimientos mediante el encargo de información a interlocutores situados más allá del Atlántico y del Pacífico, el uso de documentación conservada en el archivo de la institución -en cuyo proceso de formación eventualmente tuvo un papel muy activo- y la consulta de la extensa bibliografía disponible en el sínodo. Su carácter de especialista en Indias, sólidamente acreditado en este libro y plasmado en escritos que recorren diversos géneros, desde la tabla hasta la historia, es un elemento decisivo del desempeño profesional de Díez de la Calle que le permitió vincularse y, en ocasiones puntuales, colaborar estrechamente con algunos de los máximos exponentes del saber americanista de la época, como el relator del Consejo, Antonio de León Pinelo, o el Cronista Real de Indias, Gil González Dávila. Figuras que, según evidencia el análisis del autor, si bien ocupaban un espacio socioprofesional claramente superior al de nuestro oficial participaban con él de formas comunes de concebir, representar, y explicar el espacio americano y la presencia del poder real en el Nuevo Mundo en la corte de Madrid de mediados del siglo XVII.

11Luego de leer El imperio del papel… resulta difícil volver a mirar al Consejo de Indias con los mismos ojos. El trabajo de Gaudin, como sosteníamos en las primeras líneas de este comentario, constituye una biografía reveladora de la experiencia, bastante singular, de uno de los cientos de infraletrados que nutrieron los niveles menos encumbrados del complejo polisinodal madrileño. Sin embargo, este libro brinda mucho, muchísimo mas que eso. Al hilo de un hábil y puntilloso análisis de la trayectoria profesional de Díez de la Calle, el autor va ofreciendo elementos que inducen lecturas complejas de los miembros inferiores de la alta administración cortesana que desplazan, reformulan o diluyen algunas de las fronteras y los esquemas geográficos, institucionales y socioprofesionales con los que se ha solido pensar al mas importante de los organismos americanistas de Madrid. Así, el estudio del desempeño de este oficial mayor inserta a la Secretaría de la Nueva España desde su “subsuelo” en un espacio abierto a vinculaciones globales, en el que los oficiales operaron como nexos –aparentemente eficaces- entre una porción imprecisa de los súbditos y la administración indianos, y los espacios mas altos de decisión de la monarquía. Además, consigue presentarla como un ámbito del saber americanista en el corazón de la corte. Se trata, en definitiva, de una imagen sin duda mas verosímil de una de las oficinas que hicieron posible el gobierno de un mundo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Arrigo Amadori, « Guillaume Gaudin, El imperio de papel de Juan Díez de la Calle. Pensar y gobernar el Nuevo Mundo en el siglo XVII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 17 décembre 2018, consulté le 18 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/74100

Haut de page

Auteur

Arrigo Amadori

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page