Navigation – Plan du site
Colloques | 2018
Primera parte: Cupilco y la Chontalpa tabasqueña entre historia y memoria
Miriam Judith Gallegos Gómora

Vida cotidiana e identidad de la region de Comalcalco en el contexto mesoamericano

Everyday Life and Identity of the Region of Comalcalco in the Mesoamerican Context
Vie quotidienne et identité de la région de Comalcalco en le contexte Mesoamericain
[10/12/2018]

Résumés

L'archéologie souligne que la ville de Comalcalco s'est principalement développée entre 550 et 900 après JC, au cours de laquelle les caractéristiques permettant d'identifier sa population ont été délimitées. Pour en savoir plus sur le processus social qui a façonné cette communauté, nous analysons les objets qu’elle a fabriqués, utilisés, échangés et mis au rebut, ainsi que les espaces qu’elle a construits. La révision de leurs sources de matières premières, de technologie, de coutumes mortuaires, de caractéristiques physiques et de conditions, nous permet de comprendre comment les relations sociales et les comportements de leur population ont été établis et renforcés.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 En 2018 se dio a conocer que en la excavación de una cueva del municipio de Tacotalpa, se encontrar (...)
  • 2 Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, Síntesis geográfica, nomenclátor y anexo (...)

1Por la ubicación geográfica del estado de Tabasco, México, predominan altas temperaturas la mayor parte del año y una severa temporada de lluvias, lo que ha originado condiciones de vida difíciles para sus habitantes a lo largo del tiempo. Aun así, la riqueza natural propició que su vasta llanura aluvial fuera asiento de diferentes culturas durante la época prehispánica, destacando la presencia de olmecas, mayas, zoques y ahualulcas; pueblos que le habitaron desde el 1400 a.C.1 El Instituto Nacional de Antropología e Historia – INAH –, registró hasta el año 2016, la existencia de 1740 sitios arqueológicos distribuidos sobre los 24,475.24 km2 que cubre su territorio.2

2Los vestigios prehispánicos comprenden varios tipos de arquitectura, desde montículos aislados de tierra compactada, hasta ciudades con arquitectura monumental y una sociedad claramente diferenciada, como ocurre en Comalcalco.

  • 3 Millon, René Urbanization at Teotihuacan, Mexico, vol. 1: The Teotihuacan Map, part 1: Text, Univer (...)
  • 4 Arnauld, M. Charlotte “La Casa Grande: evolución de la arquitectura del poder del Clásico al Postcl (...)

3Existen varias definiciones y características que determinan si un asentamiento antiguo puede o no calificarse como urbano, es decir si alcanza la categoría de una ciudad. De acuerdo a una de las primeras propuestas elaborada para estudiar Teotihuacan, Comalcalco cubre con varios de los requerimientos formulados.3 Presenta un eje este–oeste sobre el que se distribuyeron diferentes grupos arquitectónicos monumentales que conformaron el área central, los que al erigirse se orientaron hacia los cuatro puntos cardinales (Figura 1). Sus habitantes manejaron el agua al interior de la ciudad utilizando singulares canales y tuberías de barro para encausar el líquido, estanques para contenerla, y vertederos con alguna representación zoomorfa. La ciudad poseía una arquitectura pública, administrativa y residencial de diferentes categorías, edificada con tierra compactada o mampostería de ladrillos, es decir con una variabilidad constructiva; además, contó con áreas determinadas para la manufactura de bienes como figurillas, herramientas y vestimenta, o para la realización de eventos multitudinarios como serían las ceremonias o las actividades de mercado. Asimismo, es importante resaltar que en el sitio hay evidencia del uso mixto de edificios, usados como viviendas y para la realización de rituales o como recintos funerarios. Inmuebles que integran un conjunto a manera de acrópolis, donde se localizan las residencias de la elite como la Estructura 1 y el Palacio (Figura 2). Estos generalmente son espacios abovedados, formados por dos crujías paralelas con divisiones internas, rasgos que otros investigadores han señalado como diagnósticos y que en este caso apuntalan la identificación de Comalcalco como ciudad.4

Figura 1 – Vista aérea de noroeste a sureste. En el primer plano se observa la Plaza Norte, sobresaliendo el Templo I. Al fondo sobre un promontorio se sitúa la Gran Acrópolis

Imagen del Gobierno del Estado de Tabasco

Figura 2 – Vista de norte a sur de la crujía occidental de El Palacio. Al fondo sobresalen los restos de la bóveda de mampostería de ladrillo que cerraba la techumbre de este espacio

Foto : Miriam Judith Gallegos Gómora, 2015

4Las características urbanas de las ciudades mayas eran diferentes a las que se observan en ciudades del Altiplano Central como Teotihuacan (Estado de México) o Cantona (Puebla). Los asentamientos mayas no tuvieron necesariamente un desarrollo reticular, su forma respondía a entornos diferentes. En el caso de la llanura aluvial tabasqueña, la ausencia de una distribución espacial concéntrica y ordenada – como Comalcalco –, se explica con base en la necesidad de aprovechar los lomeríos, buscando terrenos alejados de las inundaciones estacionales, pero cercanos a los espacios útiles para el cultivo de maíz y cacao. El predominio de terrenos inundables hizo imposible un crecimiento regular o la factibilidad de construir caminos. Las rutas de tránsito fueron los cauces de agua y los pobladores debieron ser, como hasta hace poco, expertos navegantes.

5Los entornos construidos por las poblaciones prehispánicas junto con otros restos materiales, permiten hoy día, perfilar rasgos de la identidad y el desarrollo social que alcanzó cada comunidad, así como distinguir las relaciones que sostenían con otras regiones en el contexto del mundo mesoamericano del Clásico tardío. El objetivo de este texto es presentar los avances realizados en Comalcalco sobre estos temas.

La ciudad y su gente: algunos rasgos de identidad

  • 5 Armijo, Ricardo Un katún de investigaciones en Joy’Chan –Comalcalco-, tesis inédita de Doctorado en (...)
  • 6 Arden, Traci Social Identities in the Classic Maya Northern Lowlands. Gender, Age, Memory, and Plac (...)

6El INAH ha efectuado una investigación interdisciplinaria en Comalcalco durante los últimos 23 años para conocer el proceso social que forjó a esta comunidad.5 Así, a través de los materiales arqueológicos y los espacios edificados, se comienza a entender cómo establecía y reforzaba sus relaciones sociales y conductas la población local.6

  • 7 El glifo emblema es una clase de título real que sólo tuvieron las ciudades mayas más importantes y (...)
  • 8 En la periferia hay evidencias de una ocupación más temprana (200 a.C.). Pero también se descubrier (...)
  • 9 La identidad social no constituye un rasgo inmutable, está en constante construcción anexando nuevo (...)

7Inicialmente, las fuentes como las inscripciones glíficas que describen acontecimientos históricos y fechas, indican que el nombre original de Comalcalco fue Joy’Chan “cielo enrollado” como lo señala la lectura de su glifo emblema.7 Este sitio tuvo su apogeo entre los años 550 al 950 d.C.,8 tiempo durante el cual tomó forma la identidad de su población.9 Durante este lapso y considerando el promedio de vida de la población maya en general, que alcanzaba los 35 años, al menos once generaciones dieron forma y convivieron en esta ciudad, en un proceso histórico de larga duración donde los hábitos cotidianos de sus pobladores inscribieron su huella en el paisaje.

8El núcleo de la ciudad conformado por tres conjuntos de arquitectura monumental, se emplazó estratégicamente sobre un promontorio. Las exploraciones arqueológicas han descubierto que las construcciones comprenden una superposición de etapas hechas con diferentes materiales y sistemas constructivos.

  • 10 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Sistemas constructivos y materiales en la arquitectura de Co (...)

9La carencia de piedra en la región estimuló el uso de las arcillas de la llanura aluvial para elaborar ladrillos. Con éstos se creó una arquitectura de mayor permanencia, con diseños innovadores en la región y bóvedas que alcanzaron hasta ocho metros de altura, de las más altas en el área maya. Elementos que permitieron establecer un estilo arquitectónico particular denominado Costa del Golfo.10

  • 11 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Ornamentación, localización y significado de los ladrillos d (...)

10Un rasgo a resaltar en los ladrillos de Comalcalco, es el hecho de que muchos tienen una de sus caras decorada. Estos ladrillos se situaron en la mampostería replicando la forma en que se concebía el universo. En las banquetas ladrillos con figuras zoomorfas; en los muros piezas con imágenes antropomorfas, sólo masculinas; y en las cornisas y bóvedas, ladrillos con motivos simbólicos, geométricos y arquitectónicos que quedaban ocultos dentro de la edificación (Figura 3).11 Además, los muros de las construcciones tuvieron aplanados pintados y algunas fachadas ostentaron una ornamentación vinculada con deidades y fauna local. En otros casos, se privilegió la colocación de esculturas y bajorrelieves enalteciendo el rostro de los gobernantes locales y de las deidades, cuyo culto compartía la población en general y conformaba uno más de los elementos de su identidad.

Figura 3 – Ladrillos decorados mediante incisiones y excavado. Muestran las representaciones de un anciano de perfil, un venado y un templo situado sobre un basamento de cuerpos superpuesto y en talud

Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo

11La complejidad de la sociedad se observa en la función especializada de algunos edificios como la casa del consejo o popol nah, donde ocurrían reuniones de funcionarios y se resguardaba parafernalia ritual; un juego de pelota – cuya investigación está pendiente –; o varios templos de doble crujía bajo los cuales se edificaron criptas funerarias para la clase gobernante.

  • 12 La ejecución de estas actividades se comprobará próximamente, cuando se tomen muestras de los pisos (...)

12En la ciudad hay varios espacios abiertos de grandes dimensiones, como la Plaza Norte que comprende 10,730 m2, superficie un poco más amplia que una moderna cancha de fútbol soccer (ver la Figura 1). El espacio, cercano al cauce del río – principal vía de comunicación –, conformaba el terreno idóneo para que la población se reuniera durante la celebración de ceremonias y festines. Sus características facilitaban también las actividades de intercambio.12 Lo que se comprobará al tomar muestras de los pisos en búsqueda de residuos químicos de fósforo y metales asociados con el intercambio de productos perecederos y herramientas, o los rastros de incienso o sangre producto de prácticas rituales.

  • 13 West, Robert C., Psuty, Norbert P. y Thom, Bruce G., Las tierras bajas de Tabasco en el sureste de (...)
  • 14 En la actualidad, estos montículos son reutilizados por la gente, quien edifica sus casas sobre ést (...)

13En el entorno de estos grupos monumentales se dispusieron las viviendas de la población común. Sobre los aluviones inmediatos a los cuerpos de agua, tal y como se observa aún en la disposición espacial de varios poblados de los llamados “en línea”, cuyo crecimiento se desplaza en dirección al margen de un cauce fluvial (Figura 4).13 Las viviendas fueron hechas con materiales orgánicos, por lo que sólo se conservan los promontorios de tierra que sirvieron de base. Al excavarlas se han identificado las huellas de los postes que sostuvieron la techumbre y restos de los apisonados de tierra donde hacía su vida cotidiana una familia.14 Aledaños a estas casas debieron encontrarse los campos de cultivo de maíz y cacao. Los pobladores también aprovecharon del entorno inmediato, los bancos de arcilla, de donde obtenían la arcilla usada en la manufactura de miles de ladrillos – imprescindibles para construir sus espacios –, así como para elaborar vasijas y figurillas útiles en el consumo local y para el intercambio.

Figura 4 – Olcoatitan, Nacajuca. Caserío yokot’an fotografiado en 1904. Se observan las viviendas de materiales perecederos dispuestas en línea junto a una arbolada. Al frente una ceremonia con la población infantil masculina donde se observan en primera línea los músicos con tambores y un danzante de Baila Viejo portando su máscara, abanico y sonaja para bailar

Foto del Fondo Elías Ibáñez, Archivo Histórico y Fotográfico de Tabasco

  • 15 Armijo, Ricardo y Gallegos, Miriam J. “El universo acuático de los antiguos mayas de Joy’Chan-Comal (...)

14Tanto los conjuntos monumentales como las viviendas del grueso de la población se situaron sobre la margen oriental del enorme río Mazapa, el que constituyó su principal vía de comunicación y el rasgo geográfico predominante. En la cosmovisión de la gente, las especies vegetales y la fauna acuática del río y sus afluentes, como aquellos de la costa marina, tuvieron un papel sobresaliente. El agua tenía un papel dual, era necesaria para las siembras y la vida cotidiana de la gente, pero en las crecientes inundaba viviendas y campos cultivados. Si escaseaba o era demasiada llevaba consigo la muerte. Por ello, el entorno acuático estaba ligado permanentemente con la vida de su población y fue representado en diferentes manifestaciones plásticas.15

15Analizando la superficie que ocupa el área central y las agrupaciones continuas de montículos, se ha estimado que la ciudad se distribuyó sobre 7 km cuadrados. Sin embargo, de acuerdo a la evidencia que aportan algunos elementos como el uso de una misma vajilla cerámica, figurillas con tipos de representación específicos y urnas funerarias, se ha planteado que su radio de influencia y control cubrió alrededor de 20 km. Este territorio incluiría la sujeción de los sitios costeros como Bellote e Isla Andrés García. Desde estos lugares iniciaba la ruta costera a través de la cual trasladaron para comerciar las vasijas de pastas finas y figurillas que se producían en Comalcalco. Las piezas viajaban bordeando la costa marina a lo largo del Golfo de México como lo evidencian los análisis arqueométricos aplicados a docenas de piezas cerámicas.

  • 16 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “El patrimonio inmaterial de las poblaciones costeras de Taba (...)

16El entorno natural del asentamiento proveyó a los pobladores de antaño como a los actuales – aunque ahora en menor medida –, de abundantes recursos alimenticios y especies útiles como materias primas para manufacturar herramientas, adornos, muebles, elementos para la construcción, o para emplearse en rituales o como remedios curativos. Un producto ampliamente utilizado en el sitio además del barro, fue la cal. Esta se producía calcinando conchas de moluscos. La cal era un producto fundamental en el proceso de nixtamalización del que se obtenía un maíz sin hollejo para elaborar tamales, pozol, tortillas y otros platillos y bebidas. Pero los arquitectos, escultores y albañiles también utilizaron la cal en grandes cantidades para preparar diferentes mezclas que se aplicarían como cementante de la mampostería, para repellar los muros, así como para hacer pastas y modelar con éstas finos bajorrelieves y esculturas en bulto que ornamentaban las construcciones (Figura 5).16

Figura 5 – Bajorrelieve de argamasa de cal modelado. Se encuentra en el basamento inferior de la fachada este del Templo I en la Plaza Norte. Muestra a un cautivo recostado sobre un banquillo, mientras otro individuo de pie lo sujeta por el cabello en actitud de sometimiento

Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo

  • 17 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Prácticas funerarias en Tabasco: de las culturas prehispánic (...)

17Como ya se mencionó, existía una clara diferenciación de clases, evidenciada por ejemplo en la arquitectura doméstica. Mientras la elite residía en espacios permanentes de mampostería, el grueso de la población lo hacía en casas semejantes a las que aún se observan en el área rural del centro de Tabasco, con techumbres de palma de guano tejido y muros de jahuacté (Bactris major) o madera. Lo mismo acontecía a su muerte, la gente común era amortajada y enterrada bajo los pisos de las viviendas junto a una vasija o una figurilla, pero también sin ninguna ofrenda. En cambio, la clase gobernante era inhumada cuidadosamente dentro de grandes urnas, o al interior de criptas funerarias con ofrendas complejas. En los entierros en urna la sociedad también hacia una clara distinción por género. Durante las excavaciones del INAH en las últimas décadas, los esqueletos femeninos se han descubierto al interior de dos urnas unidas por los bordes, mientras que los cuerpos masculinos se colocaron en posición sedente dentro de una gran urna colocada bocabajo; además, sólo los entierros masculinos tuvieron como parte de su ofrenda, pendientes de hueso o concha con inscripciones glíficas, finamente incisas.17

  • 18 Armijo, Ricardo, Gallegos, Miriam J. y Martín, Geiser “Vida, muerte y renacimiento. Las urnas funer (...)

18La tipología de urnas excavada en los edificios del área nuclear del sitio y su periferia muestran una amplia variedad. Algunas formas son semejantes a urnas del sur de Veracruz, consistentes en vasijas con forma de cazuelas y ollas, sin embargo, las urnas de paredes recto divergentes, con fondo plano -algunas de hasta más de un metro de altura y diámetro-, son privativas de Comalcalco y un elemento más de la identidad local (Figura 6).18

Figura 6 – Algunos ejemplos de urnas funerarias descubiertas en las excavaciones de la periferia del sitio arqueológico de Comalcalco

Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo

19Estos miembros de la elite social cuyos cuerpos se integraban a los edificios ya sea dentro de las criptas, o al interior de las urnas funerarias depositadas en el relleno de los basamentos de algunos edificios, se transformaban en ancestros venerados, cuyo entierro sacralizaba el espacio convirtiéndolo en un elemento de identidad de la elite, que afianzaba su vínculo con las deidades y el control social del lugar.

  • 19 Gallegos, Miriam J. “Vestido, peinados e identidad de la mujer maya en el pasado” en Mayas, el leng (...)

20La gente que edificó la vieja Joy’Chan formaba un conjunto que compartía espacios y costumbres, era una sociedad variada y estratificada, con una identidad social en continua transformación. A través de ciertas representaciones e inscripciones glíficas descubiertas en el sitio se han identificado algunos de los roles sociales existentes en la ciudad: ajaw, el gobernante; sajal, noble; así como sacerdotes, escribas, jugadores de pelota, danzantes, mujeres de elite (identificadas así por su vestimenta y pose), entre otros. Esta clara diferenciación social se refuerza en las representaciones antropomorfas plasmadas en otros tipos de soportes como las esculturas en bulto o los cientos de figurillas de barro excavadas en el sitio y su entorno (Figura 7).19

21Debe resaltarse que, en estos mismos objetos se marcó también la distinción de la gente a través de su atuendo. El estudio de la colección de figurillas de Comalcalco y de sitios en su entorno ha permitido identificar una pieza en especial que representa a una mujer de elite con una vestimenta y un tocado característico, la cual se ha denominado como Señora de Comalcalco (Figura 7, izquierda). Este patrón se repite en otros sitios en donde puede identificarse su indumentaria característica. Así, es posible reconocer y diferenciar el traje de una mujer de Comalcalco, con respecto a las que vivían en Lagartero, un sitio de Chiapas o las de otras ciudades. Aunque las prendas son semejantes no lo es su decorado. Mientras que el peinado, adornos y tocado de la figura también son elementos distintivos de la mujer local. De tal modo, la gente de cada pueblo podía diferenciarse conforme a su procedencia, como aún ocurre con la vestimenta tradicional en muchos estados de México; trajes que incluso en nuestros días identifican la filiación étnica y hasta pueden ser marcadores del estado civil del portador.

Figura 7 – Figurillas representando a diferentes actores sociales de la antigua ciudad de Joy’Chan, modelados a escala en barro

Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo

  • 20 Gallegos Miriam J., Armijo, Ricardo y Rojas Juan M. “La cocina yokot’an: un rasgo de identidad a tr (...)

22Una última evidencia sobre la población local la brindan directamente los restos óseos de la gente que habitó Comalcalco y su periferia. Sus osamentas han permitido conocer, entre otros indicadores, que las condiciones de salud de la población en general eran buenas, aún entre los diferentes estamentos sociales y en ambos géneros, quizá por la abundancia de recursos en la región. La diferencia más notaria hasta ahora es la mayor presencia de caries en mujeres adultas, derivado de una ingesta más abundante o con mayor frecuencia de carbohidratos. La dieta debió basarse en el consumo de maíz y tortugas, de acuerdo a la evidencia de restos de este tipo de fauna, los que aparecieron tanto en el área nuclear como en la periferia del sitio. En cambio, el uso y consumo de otros animales fue restringido o selectivo por temporada o evento. Por ejemplo, los restos de especímenes tales como venado, jaguar o mono, sólo se han localizado en algunos espacios de la Gran Acrópolis, es decir donde residía la élite.20

23Resumiendo, el entorno edificado y las acciones efectuadas por la población de Joy’Chan a lo largo de cientos de años crearon un punto de referencia para integrar una historia compartida y dieron sustento a la identidad que les diferenciaría respecto a otras poblaciones en la región y en el tiempo.

La ciudad de los alfareros en el ámbito global

24Durante el Clásico Tardío en su etapa de apogeo, Comalcalco estuvo inmersa en un mundo donde diferentes comunidades se enlazaban a través de sus redes comerciales, políticas y sociales. Su misma posición en la geografía mesoamericana le situó en medio del camino entre las culturas del Altiplano Central y sur de Veracruz, respecto a la región maya.

25Una de las evidencias más contundentes de las relaciones comerciales de la ciudad se identifica en las regiones que le proveían de piedra, materia prima ausente en la zona e imprescindible en la época prehispánica. Aunque la población pudo recurrir al uso de algunos cantos obtenidos del cauce cercano, tuvo que importar el basalto de los Tuxtlas al sur de Veracruz y a 223 km de distancia. Esta piedra era necesaria para elaborar sus morteros, instrumento fundamental en la molienda del maíz, grano básico de su dieta. Esta piedra también era necesaria en la trituración del cacao, para moler pigmentos u otro tipo de granos. Para conseguirla fue necesario establecer vínculos con las culturas que habitaban el centro y sur de Veracruz durante el Clásico Tardío (entre el 550-950 d.n.e.), en sitios como Matacapan o Tres Zapotes.

26Otro tipo de roca ampliamente usada por las culturas prehispánicas fue la obsidiana. En las excavaciones de Comalcalco, más del 50 % de este vidrio volcánico procede en su mayor parte de El Chayal, una fuente localizada en Guatemala, situada a más de 550 km de distancia en línea recta. Pero también existen restos de herramientas hechas con obsidiana de minas ubicadas en Zaragoza, Puebla, ubicada a 480 km. La obsidiana llegaba al sitio en forma de núcleos prismáticos, los que fueron transportados a pie por los cargadores, quienes debieron trasladar varios kilos sobre la espalda a través de una variada topografía. Llegando a Comalcalco los núcleos fueron trabajados por artesanos especializados, quienes producían herramientas o adornos hasta agotarlos. Estas materias primas exógenas muestran la existencia de una amplia red de lazos comerciales a distancia entre Comalcalco con diferentes culturas.

  • 21 De acuerdo a los análisis que se han practicado a una muestra de estos materiales en Comalcalco, la (...)
  • 22 Gallegos, Miriam J., Acosta, Manuel y Armijo, Ricardo “La alfarería de Comalcalco y Jonuta: un anál (...)

27Las comunidades del pasado no sólo mercaban bienes, también había intercambio de saberes y participación en cultos que recurrían al uso de las mismas imágenes. A modo de ejemplo de estos saberes, se encuentra el empleo de los “hornos de hoyo” para la producción cerámica. De acuerdo con la secuencia cronológica de su uso, todo parece indicar que el conocimiento sobre este sistema provino de los contactos sociales que tuvo la ciudad con la región sur de Veracruz en donde aparecen en una temporalidad anterior a su implementación entre los mayas de Tabasco. Estos hornos de hoyo proveían un calor uniforme y una temperatura alta.21 Con estas condiciones se lograba un mejor cocimiento de las figurillas y las vasijas de paredes delgadas hechas en pastas finas, lo que no ocurría en las quemas a cielo abierto.22 En Tabasco se ha registrado la existencia de este tipo de hornos en sitios arqueológicos cercanos a la ciudad de Villahermosa así como en los municipios de Cárdenas, Huimanguillo y Comalcalco, es decir la región occidental de Tabasco más inmediata al sur de Veracruz.

  • 23 Estos resultados derivan de un proyecto conjunto entre investigadores del INAH Tabasco y el Dr. Ron (...)

28Por otro lado, muchas muestras del barro obtenido de vasos y platos de cerámica gris y negra de pasta fina, así como diversas figurillas excavadas en sitios de la costa campechana y del norte de Yucatán, han evidenciado a través de su análisis, que las piezas se manufacturaron con barros de la región de Comalcalco y de Jonuta, otro importante centro de producción cerámica prehispánica. Objetos que mediante el intercambio comercial alcanzaron a distribuirse a sitios distantes.23 De tal modo, las elites locales de regiones lejanas adquirían bienes foráneos de una manufactura muy fina hecha en las llanuras aluviales. Con estos insumos podían servir cacao espumante en los vasos del grupo cerámico Jalpa negro, o presentar muchos tamales en los grandes platos del grupo Comalcalco gris, cuyos soportes funcionaban como sonajas, lo cual debió amenizar los convites en los que se usaban (Figura 8).

Figura 8 – Algunas vasijas hechas con pastas finas de los Grupos Comalcalco Gris y Jalpa Negro, entre los que destacan platos trípodes y vaso altos de paredes delgadas, ambas de uso local y para intercambio

Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo

  • 24 Gallegos, Miriam J. “Las jóvenes oradoras: participación de la mujer prehispánica en la religión ma (...)

29Pero los contactos sociales de Comalcalco fueron más complejos e incluyeron el uso de cierto tipo de figurillas, lo que sugiere un culto y actividades rituales semejantes y una ideología común. Un primer ejemplo lo constituyen las representaciones de jóvenes retratadas de pie, con los brazos colocados en alto. Estas piezas se observan en poblaciones de la costa del Golfo de México desde el sur de Veracruz, pasando por varios sitios de la costa del Golfo de México como Jaina en Campeche, hasta asentamientos del norte de la Península de Yucatán como Xcambó y en Baca a sólo 6 km del mar. Estas figurillas indican una práctica cultural posiblemente relacionada con la fertilidad, y resaltan el papel de la mujer joven en las creencias religiosas de los mayas de la costa (Figura 9).24

Figura 9 – Figurillas de jóvenes oradoras representadas de pie con los brazos en alto y las palmas de la mano hacia el frente. La figurilla del lado izquierdo fue excavada en Jaina, Campeche; la del lado derecho procede de una excavación en Comalcalco. Evidencian la existencia de prácticas culturales iguales entre pueblos distantes, con lenguas diferentes, aunque de la misma familia mayense

Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo; e imagen del Proyecto Jaina-INAH, de Antonio Castillo

  • 25 Halperin, Christina T. Maya Figurines. Intersections between State and Household, University of Tex (...)

30Con otras regiones situadas al sur en la selva del Petén, a más de 380 km de distancia en línea recta, como es el caso del sitio guatemalteco Motul de San José, Comalcalco compartía el uso de una figurilla donde se representaba a un dignatario sedente portando un amplio tocado de la Serpiente de Guerra. Este último rasgo de influencia claramente teotihuacana subrayaba la necesidad de vincular a los dignatarios locales con aquella urbe, lo que les otorgaba prestigio y un rasgo de poder entre la población bajo su control (Figura 10).25

Figura 10 – Figurillas moldeadas en barro, representando dignatarios sentados, portando sendos tocados de la Serpiente de Guerra Dibujos a partir de figurillas de barro procedentes de excavaciones en el sitio Motul de San José, Guatemala

Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de R. Armijo – Dibujos de Luis F. Luin tomado de Christina Halperin, 2009, figuras 13.5 y 13.6).

  • 26 Gallegos, Miriam J. “Manufactura, iconografía y distribución de figurillas en Comalcalco, Tabasco, (...)

31Es importante señalar que las figurillas son, en primera instancia, representaciones tridimensionales de personas, animales o elementos de la antigua cosmogonía de la población, como ocurre con las figuras de naguales, fardos funerarios o escenas mitológicas que combinan varios personajes.26 Algunas representaciones fueron compartidas con sitios distantes, mientras que, localmente existía un uso diferenciado de éstas. Por ejemplo, las representaciones de gobernantes con el tocado de la Serpiente de Guerra o las figuras de enanos, sólo se usaron en algunos edificios del área central del asentamiento. En cambio, las figurillas de aves y especialmente la representación de la Señora de Comalcalco, se encuentran tanto en los edificios principales del sitio como en las viviendas de la periferia. Esta figura pudo constituir el modelo femenino a seguir.

  • 27 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Las figurillas musicales de Tabasco: sonidos, representacion (...)

32Las figurillas descritas, además de representar diferentes personajes o animales y de señalar la estrecha relación entre poblaciones distantes, también eran instrumentos musicales. Algunas presentan horadaciones y una embocadura para insuflar y funcionar como silbatos u ocarinas; otras tenían pequeñas esferillas de barro cocido que al agitarse dentro del cuerpo hueco de la pieza servían como sonajas.27 La mezcla de los sonidos producidos por estas piezas junto con la percusión de tambores o caparazones de tortugas que también se han encontrado en contexto arqueológico, fueron los instrumentos que producían la música que acompañaba algunas de las actividades realizadas por la gente en el pasado.

33En suma, Comalcalco fue, durante su etapa de apogeo, la ciudad más importante en el extremo noroccidental del mundo maya, cuya población se identificaba por una producción alfarera de calidad que habitaba dentro de una geografía difícil, pero de gran riqueza. Sus habitantes compartían una serie de prácticas sociales y manifestaciones culturales características, como la inhumación en urnas, el uso de figurillas con ciertas representaciones o una insuperable arquitectura de mampostería de ladrillos.

34Pero era también una población que mantenía vínculos sociales con diferentes culturas, con quienes se comunicaba gracias a su experiencia en el uso de los caminos de agua que le rodeaban, entorno que marcaría varios de los rasgos de la identidad local y a su vez le diferenciaría de otros pueblos mesoamericanos contemporáneos.

Comentarios finales

35Entre el momento de declive de la ciudad de Joy’Chan y nuestros días han transcurrido varios siglos. El tiempo ha borrado y enterrado por completo mucha de la información sobre las antiguas poblaciones de Tabasco. Debe añadirse además, que durante la época Colonial las poblaciones indígenas vieron trastocado por completo su modo de vida, sus cultos, sus conocimientos, y por supuesto, el entorno – su selva se transformó paulatinamente en pastizales, mientras que se cegaron algunos cauces fluviales. A lo que se añade que los conquistadores prohibieron a los indígenas el navegar por el mar.

  • 28 Por su puesto la industria petrolera y el arribo de gente al territorio tabasqueño en los últimos c (...)

36En la primera mitad del siglo XX, el proyecto político y educativo de Tomás Garrido (1890-1943) en Tabasco, ejerció una censura sobre los saberes tradicionales, la vestimenta, cultos religiosos y el uso de la lengua yokot’an, también conocido como chontal de Tabasco.28

  • 29 Gallegos, Miriam J. y Armijo, RicardoLas manos de Eneida en el barro. Alfarería tradicional de Ta (...)
  • 30 Gallegos, Miriam J.El Baila Viejo: danza y música ritual de la comunidad yokot’an, Tabasco, Méxic (...)

37A pesar de estos antecedentes se han conservado algunas prácticas que replican viejos rasgos que definen la identidad que caracteriza a la población tabasqueña y le distingue hoy día de los grupos vecinos. Permanecen en uso lenguas locales como el yokot’an, zoque, chol y el ayapaneco. Como en el pasado, continua el cultivo del cacao y la manufactura de objetos de barro. Desafortunadamente, la maestría de antaño quedó en el olvido, mientras que ciertas piezas por sus formas y usos – por ejemplo, los vasos de paredes finas y los platones – ya no fueron requeridos en el comercio entre los pueblos y por tanto dejaron de elaborarse. Sólo permanece – principalmente entre las mujeres –, el conocimiento para modelar los implementos de uso cotidiano en las cocinas: el comal, la vasija honda para cocinar, o el sahumador empleado para los rituales (Figura 11).29 En éstos últimos, dentro de la región indígena yokot’an, heredera de los mayas que habitaron Comalcalco, es imprescindible que los rezos sean en su idioma para ser comprendidos por los dueños de la naturaleza y otras deidades. Sus ceremonias más tradicionales como la danza del Baila Viejo,30 recurren al uso de máscaras y melodías conformadas con el sonido de pitos de carrizo, tambores y sonajas, lo que hace recordar los instrumentos musicales básicos del pasado (Figura 4).

Figura 11 – Señora Eneida Córdova, alfarera del poblado Monte Grande en Jonuta, una de las pocas ceramistas yokot’an que aún elaboran cerámica en las llanuras aluviales de Tabasco

Imagen del Proyecto Mujeres Prehispánicas e Indígenas yokot’an-INAH de la autora

38Este patrimonio inmaterial junto con los vestigios de cientos de sitios arqueológicos y piezas alojadas en los museos tabasqueños, delinean la identidad comunitaria tabasqueña, constituida a lo largo del tiempo dentro de un espacio determinado, pero en constante transformación y contacto con otras culturas.

Haut de page

Bibliographie

Arden, Traci, Social Identities in the Classic Maya Northern Lowlands. Gender, Age, Memory, and Place, University of Texas Press, Austin, 2015.

Arnauld, M. Charlotte “La Casa Grande: evolución de la arquitectura del poder del Clásico al Postclásico”, en Ciudad Ruiz, Andrés, Iglesias, María J., y Martínez, María del C. (editores) Reconstruyendo la ciudad maya, Sociedad Española de Estudios Mayas, España, 2001, p. 363-401.

Armijo, Ricardo, Un katún de investigaciones en Joy’Chan –Comalcalco-, Tesis inédita de Doctorado en Antropología, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 2016.

Armijo, Ricardo y Gallegos, Miriam J. “El universo acuático de los antiguos mayas de Joy’Chan-Comalcalco: sustento del mundo terrestre y residencia de los ancestros”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 20-1, Universidad Autónoma de Campeche, 2012, p. 176-190.

Armijo, Ricardo, Gallegos, Miriam J. y Martín, Geiser, “Vida, muerte y renacimiento. Las urnas funerarias de un deposito mortuorio en el entorno de Comalcalco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 23-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2015, p. 311-322.

Gallegos, Miriam J. “Vestido, peinados e identidad de la mujer maya en el pasado” en Mayas, el lenguaje de la belleza INAH, México, 2015, p. 64-70.

Gallegos, Miriam J., “La mujer maya: imagen, vida cotidiana e identidad en el mundo prehispánico”, en Galeana, Patricia (editora) Historia comparada de las mujeres en las Américas, Instituto Panamericano de Geografía e Historia-Universidad Nacional Autónoma de México- Federación Mexicana de Universitarias A.C.- International Federation of University Women, México, 2012, p. 79-106.

Gallegos, Miriam J. “Comalcalco: elementos de identidad social de un sitio maya en frontera”, en Gallegos, Miriam J. y Hendon, Julia (editoras) en Localidad y globalidad en el mundo maya prehispánico e indígena contemporáneo. Estudios de espacio y género, INAH, México, 2011, p. 79-99.

Gallegos, Miriam J. “Las jóvenes oradoras: participación de la mujer prehispánica en la religión maya”, en Rodríguez, María de J. y López, Miriam (editoras) Las mujeres mayas en la antigüedad, Centro de Estudios de Antropología de la Mujer, México, 2011a, p. 41-70.

Gallegos, Miriam J. “Las figurillas de Chichicapa: producción, representaciones y asociación de materiales en una unidad habitacional del Clásico Maya en Tabasco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 17-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2009, p. 45-54.

Gallegos, Miriam J. “Manufactura, iconografía y distribución de figurillas en Comalcalco, Tabasco, México", en Laporte, Juan P., Arroyo, Bárbara y Mejía, Héctor (editores) XXII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala, 2009a, p. 963-973.

Gallegos, Miriam J. “El Baila Viejo: danza y música ritual de la comunidad yokot’an, Tabasco, México”, en El Arte Popular Mexicano. Memoria del Coloquio Nacional, Gobierno del Estado de Veracruz- Consejo Veracruzano de Arte Popular, México, 2006, p. 193-215.

Gallegos, Miriam J. “Actividades, vestimenta y rango social de los hombres a través de las representaciones artísticas en Comalcalco, Tabasco, México”, en Laporte, Juan P., Arroyo, Bárbara y Mejía, Héctor (editores) XIX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala, 2005, p. 503-510.

Gallegos, Miriam J., Acosta, Manuel y Armijo, Ricardo La alfarería de Comalcalco y Jonuta: un análisis arqueométrico interdisciplinario/Pottery of Comalcalco and Jonuta: An Interdisciplinary Archaeometric Analysis”, ponencia presentada en 77th Society for American Archaeology Meeting, Memphis, 2012.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Comalcalco la ciudad maya de ladrillos: descubriendo su pasado y la conservación de su futuro”. Architettura e urbanistica maya. Special issue, Restauro Archeologico, Firenze University Press, Florencia, 2017, p. 128-147.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Las figurillas musicales de Tabasco: sonidos, representaciones y poder en el pasado”, ponencia presentada en X Congreso Internacional de Mayistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Izamal, 2016.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Prácticas funerarias en Tabasco: de las culturas prehispánicas a los indígenas yokot’an del siglo XXI”, en Benavides, Antonio y Armijo, Ricardo (editores) Prácticas funerarias y arquitectura en tiempo y espacio, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2014a, p. 10-25.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “El patrimonio inmaterial de las poblaciones costeras de Tabasco y su entorno medioambiental: la producción artesanal de cal”, en Las artesanías mexicanas. Memoria del III Coloquio nacional de arte popular, Gobierno del Estado de Veracruz-Consejo Veracruzano de Arte Popular México, 2009, p. 87-98.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Ornamentación, localización y significado de los ladrillos decorados de Comalcalco, Tabasco”, México, en Muñoz, Gaspar y Vidal, Cristina (editores) Los grafitos mayas, Universidad Politécnica de Valencia, España, 2009a, p. 59-76.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Las manos de Eneida en el barro. Alfarería tradicional de Tabasco”, en El Arte Popular Mexicano. Memoria del Segundo Coloquio Nacional, Gobierno del Estado de Veracruz-Consejo Veracruzano de Arte Popular, México, 2008, p.51-66.

Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Sistemas constructivos y materiales en la arquitectura de Comalcalco, Tabasco”, en Quaderni di Thule. Rivista italiana di studi americanistici, Atti del XXV Convengo Internazionale di Americanistica, Centro Studi Americanistici Circolo Amerindiano y Universidad Veracruzana, volumen III/2, Perugia, 2005, p. 391-398.

Gallegos, Miriam J., Armijo, Ricardo y Acosta, Manuel “Quemando ollas y ladrillos: aproximación etnoarqueológica de la producción cerámica en Tabasco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 21-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2013, p.133-156.

Gallegos Miriam J., Armijo, Ricardo y Rojas Juan M., “La cocina yokot’an: un rasgo de identidad a través del tiempo”, en Domínguez, María del R., Gallegos, Miriam J., León, Miriam y Armijo, Ricardo (editores), Los investigadores de la Cultura Maya. Gastronomía en la cultura maya: usos cotidianos, Campeche, Universidad Autónoma de Campeche, 2018, p. 175-196.

Gillispie, Susan, “Personhood, Agency, And Mortuary Ritual: A Case Study from the Ancient Maya”, en Journal of Anthropological Archaeology 20, 2001, p. 98-101.

Halperin, Christina, Maya Figurines. Intersections between State and Household, University of Texas Press, Austin, 2014.

Halperin, Christina “Figurines as Bearers of and Burdens in Late Classic Maya State Politics”, en Halperin, Christina T., Faust, Katherine A., Taube, Rhonda y Giguet, Aurore, (editoras), Mesoamerican Figurines. Small-Scale Indices of Large Scale Social Phenomena, 2009, University Press of Florida, Gainsville, p. 378-401.

Halperin, Christina “Realeza maya y figurillas con tocados de la Serpiente de Guerra de Motul de San José, Guatemala”, en Mayab 17, 2004, p. 45-60.

Hendon, Julia, “Identidad social y vida cotidiana en el período Clásico terminal. Historia local y vínculos globales en el Valle de Ulúa, Honduras”, en Gallegos, Miriam J. y Hendon, Julia (editoras), Localidad y globalidad en el mundo maya prehispánico e indígena contemporáneo. Estudios de espacio y género, INAH, México, 2011, p. 41-63.

Houses in a Landscape. Memory and Everyday Life in Mesoamerica, Duke University Press, Durham, 2010.

INEGI, Síntesis geográfica, nomenclátor y anexo cartográfico del Estado de Tabasco, Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México, 1986.

Martin, Simon y Grube, Nikolai Crónica de los reyes y reinas mayas. La primera historia de las dinastías mayas, Planeta, Eslovenia, 2002.

Michelet, Dominique y Becquelin, Pierre De Río Bec a Dzibilchaltún: interrogaciones acerca de la ciudad maya Clásica desde la perspectiva del Yucatán central y septentrional, en Ciudad Ruiz, Andrés, Iglesias, María J. y Martínez, María del C. (editores), Reconstruyendo la ciudad maya, Sociedad Española de Estudios Mayas, España, 2001, p. 211-251.

Millon, René, Urbanization at Teotihuacan, Mexico, vol. 1: The Teotihuacan Map, part 1: Text, University of Texas Press, Austin, 1973.

West, Robert C., Psuty, Norbert P. y Thom, Bruce G. Las tierras bajas de Tabasco en el sureste de México, Gobierno del Estado de Tabasco-Instituto de Cultura de Tabasco, México, 1985.

Haut de page

Notes

1 En 2018 se dio a conocer que en la excavación de una cueva del municipio de Tacotalpa, se encontraron restos óseos fechados para el período Arcaico (entre 8000-2500 a.C.); éstos son la evidencia más temprana de ocupación en territorio tabasqueño.

2 Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, Síntesis geográfica, nomenclátor y anexo cartográfico del Estado de Tabasco, México, 1986, p. 3-9. La información sobre la cantidad de asentamientos arqueológicos pertenece al archivo de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH.

3 Millon, René Urbanization at Teotihuacan, Mexico, vol. 1: The Teotihuacan Map, part 1: Text, University of Texas Press, Austin, 1973. De hecho, la propuesta de los elementos que deben considerarse, resulta útil para categorizar otros asentamientos mesoamericanos.

4 Arnauld, M. Charlotte “La Casa Grande: evolución de la arquitectura del poder del Clásico al Postclásico”, en Ciudad Ruiz, Andrés, Iglesias, María J. y Martínez, M. del Carmen (editores) Reconstruyendo la ciudad maya, Sociedad Española de Estudios Mayas, España, 2001, p. 363-401; Michelet, Dominique y Becquelin, Pierre “De Río Bec a Dzibilchaltún: interrogaciones acerca de la ciudad maya Clásica desde la perspectiva del Yucatán central y septentrional”, en Ciudad Ruiz, Andrés, Iglesias, María J. y Martínez, M. del Carmen (editores) Reconstruyendo la ciudad maya, Sociedad Española de Estudios Mayas, España, 2001, p. 211-251.

5 Armijo, Ricardo Un katún de investigaciones en Joy’Chan –Comalcalco-, tesis inédita de Doctorado en Antropología, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 2016.

6 Arden, Traci Social Identities in the Classic Maya Northern Lowlands. Gender, Age, Memory, and Place, University of Texas Press, Austin, 2015, p. 160-164; Gallegos, Miriam J. “Comalcalco: elementos de identidad social de un sitio maya en frontera”, en Gallegos, Miriam J. y Hendon, Julia (editoras) Localidad y globalidad en el mundo maya prehispánico e indígena contemporáneo. Estudios de espacio y género, INAH, México, 2011, p. 79-81; Gillispie, Susan “Personhood, Agency, And Mortuary Ritual: A Case Study from the Ancient Maya”, Journal of Anthropological Archaeology 20, 2001, p. 98-101; Hendon, Julia Houses in a Landscape. Memory and Everyday Life in Mesoamerica, Duke University Press, Durham, 2010, p. 12-13; Hendon, Julia “Identidad social y vida cotidiana en el período Clásico terminal. Historia local y vínculos globales en el Valle de Ulúa, Honduras”, en Gallegos, Miriam J. y Hendon, Julia (editoras) Localidad y globalidad en el mundo maya prehispánico e indígena contemporáneo. Estudios de espacio y género, INAH, México, 2011, p. 41-63.

7 El glifo emblema es una clase de título real que sólo tuvieron las ciudades mayas más importantes y se asociaba a una casa gobernante sobre determinado territorio. Comalcalco es la única ciudad al noroeste del mundo maya que ostentó un glifo emblema propio. Ver Martin, Simon y Grube, Nikolai Crónica de los reyes y reinas mayas. La primera historia de las dinastías mayas, Planeta, Eslovenia, 2002, p. 17-20.

8 En la periferia hay evidencias de una ocupación más temprana (200 a.C.). Pero también se descubrieron en la Plaza Norte, figurillas hechas en la Colonia representando caballos, seres alados y españoles; materiales de los que no se tiene mayor información sobre su origen y presencia en el lugar.

9 La identidad social no constituye un rasgo inmutable, está en constante construcción anexando nuevos elementos y manteniendo otros del pasado, lo que es necesario considerar al analizar una población antigua. Por supuesto se reconoce que Comalcalco, como cualquier otro asentamiento, fue habitado por generaciones que se sucedieron en el tiempo y habitaron un entorno que estuvo también en permanente transformación.

10 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Sistemas constructivos y materiales en la arquitectura de Comalcalco, Tabasco”, Quaderni di Thule. Rivista italiana di studi americanistici, Atti del XXV Convengo Internazionale di Americanistica, Centro Studi Americanistici Circolo Amerindiano y Universidad Veracruzana, volumen III/2, Perugia, 2005, p. 391-398; Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Comalcalco la ciudad maya de ladrillos: descubriendo su pasado y la conservación de su futuro”, Restauro Archeologico Special issue Architettura e urbanistica maya, Firenze University Press, Florencia, 2017, p. 128-147.

11 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Ornamentación, localización y significado de los ladrillos decorados de Comalcalco, Tabasco, México”, en Muñoz, Gaspar y Vidal, Cristina (editores) Los grafitos mayas, Universidad Politécnica de Valencia, España, 2009a, p. 59-76.

12 La ejecución de estas actividades se comprobará próximamente, cuando se tomen muestras de los pisos en búsqueda de residuos químicos de fósforo y metales que indicarían el intercambio de productos perecederos y herramientas; o los rastros de incienso o sangre producto de prácticas rituales. Información que se ha obtenido en otros sitios a través de estudios arqueométricos.

13 West, Robert C., Psuty, Norbert P. y Thom, Bruce G., Las tierras bajas de Tabasco en el sureste de México, Gobierno del Estado de Tabasco-Instituto de Cultura de Tabasco, México, 1985, p. 295-299.

14 En la actualidad, estos montículos son reutilizados por la gente, quien edifica sus casas sobre éstos, para prevenir la inundación en temporada de crecientes, tal y como lo hizo la población prehispánica.

15 Armijo, Ricardo y Gallegos, Miriam J. “El universo acuático de los antiguos mayas de Joy’Chan-Comalcalco: sustento del mundo terrestre y residencia de los ancestros”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 20-1, Universidad Autónoma de Campeche, 2012, p. 176-190.

16 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “El patrimonio inmaterial de las poblaciones costeras de Tabasco y su entorno medioambiental: la producción artesanal de cal”, en Las artesanías mexicanas. Memoria del III coloquio nacional de arte popular, Gobierno del Estado de Veracruz-Consejo Veracruzano de Arte Popular, México, 2009, p. 87-98.

17 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Prácticas funerarias en Tabasco: de las culturas prehispánicas a los indígenas yokot’an del siglo XXI”, en Benavides, Antonio y Armijo, Ricardo (editores) Prácticas funerarias y arquitectura en tiempo y espacio, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2014a, p. 10-25.

18 Armijo, Ricardo, Gallegos, Miriam J. y Martín, Geiser “Vida, muerte y renacimiento. Las urnas funerarias de un deposito mortuorio en el entorno de Comalcalco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 23-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2015, p. 311-322.

19 Gallegos, Miriam J. “Vestido, peinados e identidad de la mujer maya en el pasado” en Mayas, el lenguaje de la belleza INAH, México, 2015, p. 64-70; Gallegos, Miriam J. “La mujer maya: imagen, vida cotidiana e identidad en el mundo prehispánico”, en Galeana, Patricia (editora), Historia comparada de las mujeres en las Américas, Instituto Panamericano de Geografía e Historia-Universidad Nacional Autónoma de México - Federación Mexicana de Universitarias A.C. - International Federation of University Women, México, 2012, p. 79-106; Gallegos, Miriam J. “Las figurillas de Chichicapa: producción, representaciones y asociación de materiales en una unidad habitacional del Clásico Maya en Tabasco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 17-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2009, p. 45-54; Gallegos, Miriam J. “Actividades, vestimenta y rango social de los hombres a través de las representaciones artísticas en Comalcalco, Tabasco, México”, en Laporte, Juan P., Arroyo, Bárbara y Mejía, Héctor (editores) XIX Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala, 2005, p. 503-510; Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Ornamentación, localización y significado de los ladrillos decorados de Comalcalco, Tabasco, México”, en Muñoz, Gaspar y Vidal, Cristina (editores) Los grafitos mayas, Universidad Politécnica de Valencia, España, 2009a, p. 59-76.

20 Gallegos Miriam J., Armijo, Ricardo y Rojas Juan M. “La cocina yokot’an: un rasgo de identidad a través del tiempo”, en Domínguez, María del R., Gallegos, Miriam J., León, Miriam y Armijo, Ricardo (editores) Los investigadores de la Cultura Maya. Gastronomía en la cultura maya: usos cotidianos, Campeche, Universidad Autónoma de Campeche, 2018, p. 175-196.

21 De acuerdo a los análisis que se han practicado a una muestra de estos materiales en Comalcalco, la temperatura de cocimiento oscilaba entre 600-800°C.

22 Gallegos, Miriam J., Acosta, Manuel y Armijo, Ricardo “La alfarería de Comalcalco y Jonuta: un análisis arqueométrico interdisciplinario/Pottery of Comalcalco and Jonuta: An Interdisciplinary Archaeometric Analysis”, ponencia expuesta en 77th Society for American Archaeology Meeting, Memphis, 2012.

23 Estos resultados derivan de un proyecto conjunto entre investigadores del INAH Tabasco y el Dr. Ronald L. Bishop del Smithsonian Institution y otro efectuado con el Dr. Manuel Acosta, físico de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. En éstos se han analizado muestras de piezas arqueológicas de Comalcalco y algunos bancos de materiales cercanos; además de muestras de vasijas excavadas en sitios al norte de la Península de Yucatán, para caracterizar las pastas cerámicas con las que fueron hechas y poder compararles (véase Gallegos, Miriam J., Armijo, Ricardo y Acosta, Manuel “Quemando ollas y ladrillos: aproximación etnoarqueológica de la producción cerámica en Tabasco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 21-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2013, p. 133-156.

24 Gallegos, Miriam J. “Las jóvenes oradoras: participación de la mujer prehispánica en la religión maya”, en Rodríguez, María de J. y López, Miriam (editoras), Las mujeres mayas en la antigüedad, Centro de Estudios de Antropología de la Mujer, México, 2011a, p. 41-70.

25 Halperin, Christina T. Maya Figurines. Intersections between State and Household, University of Texas Press, Austin, 2014, p. 46-50, 168-169; Halperin, Christina T. “Figurines as Bearers of and Burdens in Late Classic Maya State Politics”, en Halperin, Christina T., Faust, Katherine A., Taube, Rhonda y Giguet, Aurore (editoras), Mesoamerican Figurines. Small-Scale Indices of Large Scale Social Phenomena, 2009, University Press of Florida, Gainsville, p. 378-401; Halperin, Christina T. “Realeza maya y figurillas con tocados de la Serpiente de Guerra de Motul de San José, Guatemala”, Mayab 17, 2004, p. 45-60.

26 Gallegos, Miriam J. “Manufactura, iconografía y distribución de figurillas en Comalcalco, Tabasco, México”, en Laporte, Juan P., Arroyo, Barbara y Mejía, Héctor (editores) XXII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala, 2009a, p. 963-973; Gallegos, Miriam J. “Las figurillas de Chichicapa: producción, representaciones y asociación de materiales en una unidad habitacional del Clásico Maya en Tabasco”, en Los Investigadores de la Cultura Maya 17-2, Universidad Autónoma de Campeche, Campeche, 2009, p. 45-54.

27 Gallegos, Miriam J. y Armijo, Ricardo “Las figurillas musicales de Tabasco: sonidos, representaciones y poder en el pasado”, ponencia expuesta en X Congreso Internacional de Mayistas de la UNAM, Izamal, 2016.

28 Por su puesto la industria petrolera y el arribo de gente al territorio tabasqueño en los últimos cincuenta años, ha impactado en la cultura tradicional. Sin embargo, el embate previo fue más drástico.

29 Gallegos, Miriam J. y Armijo, RicardoLas manos de Eneida en el barro. Alfarería tradicional de Tabasco, en El Arte Popular Mexicano. Memoria del Segundo Coloquio Nacional, Gobierno del Estado de Veracruz- Consejo Veracruzano de Arte Popular, México, 2008, p. 51-66.

30 Gallegos, Miriam J.El Baila Viejo: danza y música ritual de la comunidad yokot’an, Tabasco, México”, en El Arte Popular Mexicano. Memoria del Coloquio Nacional, Gobierno del Estado de Veracruz- Consejo Veracruzano de Arte Popular, México, 2006, p. 193-215.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Figura 1 – Vista aérea de noroeste a sureste. En el primer plano se observa la Plaza Norte, sobresaliendo el Templo I. Al fondo sobre un promontorio se sitúa la Gran Acrópolis
Crédits Imagen del Gobierno del Estado de Tabasco
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 856k
Légende Figura 2 – Vista de norte a sur de la crujía occidental de El Palacio. Al fondo sobresalen los restos de la bóveda de mampostería de ladrillo que cerraba la techumbre de este espacio
Crédits Foto : Miriam Judith Gallegos Gómora, 2015
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 520k
Légende Figura 3 – Ladrillos decorados mediante incisiones y excavado. Muestran las representaciones de un anciano de perfil, un venado y un templo situado sobre un basamento de cuerpos superpuesto y en talud
Crédits Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende Figura 4 – Olcoatitan, Nacajuca. Caserío yokot’an fotografiado en 1904. Se observan las viviendas de materiales perecederos dispuestas en línea junto a una arbolada. Al frente una ceremonia con la población infantil masculina donde se observan en primera línea los músicos con tambores y un danzante de Baila Viejo portando su máscara, abanico y sonaja para bailar
Crédits Foto del Fondo Elías Ibáñez, Archivo Histórico y Fotográfico de Tabasco
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 380k
Légende Figura 5 – Bajorrelieve de argamasa de cal modelado. Se encuentra en el basamento inferior de la fachada este del Templo I en la Plaza Norte. Muestra a un cautivo recostado sobre un banquillo, mientras otro individuo de pie lo sujeta por el cabello en actitud de sometimiento
Crédits Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 580k
Légende Figura 6 – Algunos ejemplos de urnas funerarias descubiertas en las excavaciones de la periferia del sitio arqueológico de Comalcalco
Crédits Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende Figura 7 – Figurillas representando a diferentes actores sociales de la antigua ciudad de Joy’Chan, modelados a escala en barro
Crédits Imágenes del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Légende Figura 8 – Algunas vasijas hechas con pastas finas de los Grupos Comalcalco Gris y Jalpa Negro, entre los que destacan platos trípodes y vaso altos de paredes delgadas, ambas de uso local y para intercambio
Crédits Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Légende Figura 9 – Figurillas de jóvenes oradoras representadas de pie con los brazos en alto y las palmas de la mano hacia el frente. La figurilla del lado izquierdo fue excavada en Jaina, Campeche; la del lado derecho procede de una excavación en Comalcalco. Evidencian la existencia de prácticas culturales iguales entre pueblos distantes, con lenguas diferentes, aunque de la misma familia mayense
Crédits Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de Ricardo Armijo; e imagen del Proyecto Jaina-INAH, de Antonio Castillo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Figura 10 – Figurillas moldeadas en barro, representando dignatarios sentados, portando sendos tocados de la Serpiente de Guerra Dibujos a partir de figurillas de barro procedentes de excavaciones en el sitio Motul de San José, Guatemala
Crédits Imagen del Proyecto Arqueológico Comalcalco-INAH, de R. Armijo – Dibujos de Luis F. Luin tomado de Christina Halperin, 2009, figuras 13.5 y 13.6).
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 316k
Légende Figura 11 – Señora Eneida Córdova, alfarera del poblado Monte Grande en Jonuta, una de las pocas ceramistas yokot’an que aún elaboran cerámica en las llanuras aluviales de Tabasco
Crédits Imagen del Proyecto Mujeres Prehispánicas e Indígenas yokot’an-INAH de la autora
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74356/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Miriam Judith Gallegos Gómora, « Vida cotidiana e identidad de la region de Comalcalco en el contexto mesoamericano », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 décembre 2018, consulté le 14 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/74356 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.74356

Haut de page

Auteur

Miriam Judith Gallegos Gómora

Instituto Nacional de Antropología e Historia, Centro Tabasco
miriam_gallegos@inah.gob.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page