Navigation – Plan du site
Colloques | 2018
Segunda parte: Horizontes y perspectivas
Berenise Bravo Rubio

Cultura católica frente al Tabasco Anticlerical. El proceso de beatificación de Leonardo Castellanos y Castellanos 1919-1924

Catholic culture facing Anticlerical Tabasco. The Beatification process of Leonardo Castellanos y Castellanos 1919-1924
[10/12/2018]

Résumés

En 1924 se celebró en la ciudad de México un Congreso Eucarístico que convocó y reunió a miles de católicos. En este evento en particular el episcopado mexicano apeló a la memoria “para resinificar la actualidad”, invocando y promoviendo la causa de beatificación de Leonardo de Castellanos y Castellanos, obispo de Tabasco entre 1908 y 1912. En el presente artículo se trata de mostrar cómo los obispos apelaron a la figura de dicho obispo con el objeto de llamar la atención de una realidad adversa a la Iglesia, donde la acción anticlerical era evidente y sobre todo contundente. La Iglesia, sin duda alguna, al proponer este proceso de beatificación en el marco de un evento que contaría con proyección nacional a través de los medios de comunicación, tenía como fin llamar la atención sobre la “terrible realidad” que padecía la iglesia de Tabasco, gobernada en aquellos años por Garrido Canabal, quien se había propuesto “desfanatizar” dicha entidad federativa realizando para ello medidas radicales.

Haut de page

Texte intégral

Un congreso y una causa de beatificación

  • 1 Sobre la postura del Estado en torno al Congreso Eucarístico de 1924 ver: Solis Nicot, Yves, “catol (...)
  • 2 Sobre las relaciones Iglesia Estado en esta época véase Meyer, Jean, La Revolución Mexicana, México (...)

1La celebración del Congreso Eucarístico celebrado en el año de 1924, convocado por los 29 obispos mexicanos, marcó, como la han expuestos algunos autores, un gran reto para la autoridad y para el Estado, ya que demostró la importancia e influencia de la Iglesia Católica, que aunque embestida por la constitución de 1917, parecía mostrar una gran capacidad de organización y convocatoria con la realización de este evento.1 Los periódicos de aquellos años, en particular El Universal, que se constituyó en el vocero oficial de esta celebración, reseñaron cómo entre el 5 y 12 de octubre de aquel año, miles de personas asistieron al congreso cuya sede fue la ciudad de México. Procesiones, sermones, conferencias y veladas en el Olimpia dejaron ver la fuerza y dinamismo de la iglesia a pesar, insisto, de una coyuntura histórica en particular que le era adversa: un gobierno, a cargo del General Álvaro Obregón, que intentaba a toda costa fortalecer el estado revolucionario y dejar en claro el sometimiento que éste quería de la “poderosa iglesia.” 2

Imagen 1 – Archivo Histórico del Arzobispado de México, Álbum oficial del Congreso Eucarístico Nacional de México, 1924.

  • 3 Martínez Assad, Carlos, El laboratorio de la Revolución. El tabasco garridista, México, Siglo Veint (...)

2De hecho, justo un año antes del congreso, en 1923, varios episodios habían dejado patente esta oleada anticlerical: se detonaron dos bombas en represalia por el sermón pronunciado por el arzobispo de México, seguido de un atentado contra el obispo de Guadalajara, de la expulsión del Delegado Apostólico Ernesto Filippi por los eventos del Cubilete y la detonación de una bomba en contra de la imagen de la Virgen de Guadalupe que se encontraba en el Santuario del mismo nombre. Anterior a dichos eventos, hubo otros más, porque como afirma Carlos Martínez Assad, la proclamación de la constitución de 1917 solo puso en marcha prácticas anticlericales que ya nada pudo detener. En muchos Estados por ejemplo, ya desde la proclamación de la constitución, se aceptó cumplir con la disposición del inciso VI del artículo 130 constitucional, de tal manera que los gobernadores dispusieron sobre el número de ministros en sus jurisdicciones territoriales. Así, en Campeche, por ejemplo, se fijó como máximo tres ministros para tres municipios en noviembre de 1917, en Jalisco se dispuso un ministro por cada templo abierto en 1918, en Sonora se legisló la presencia de un ministro por cada 10 mil habitantes en 1919, en Durango solo se autorizó 25 eclesiásticos. Sin embargo fue en Tabasco donde la aplicación de esta ley se realizó de forma más radical: según el decreto del 13 de diciembre de 1919, sólo se permitió un ministro eclesiástico por cada 30 mil habitantes.3

  • 4 Solis Nicot, Yves, Ídem., p. 301-321.

3Pero entonces, la pregunta es: cómo en coyuntura tan adversa la Iglesia logró, para empezar, realizar una celebración publica de tal magnitud y qué intentaba demostrar la jerarquía eclesiástica mexicana con ello. La primera respuesta ha sido ya contestada por algunos historiadores, se sabe que el secretario de gobernación Colunga, con anuencia de Obregón, garantizó públicamente la disposición del gobierno para permitir la celebración aunque después – al verse éste intimidado por la movilización católica – ordenó que se investigara las violaciones en la que la que la jerarquía había incurrido específicamente, por ejemplo, por hacer celebraciones publicas cuando esto era prohibido por el artículo 123 de la constitución con el agravante de que en ella habían participado clérigos extranjeros.4 Si bien ya contamos con este discurso primario, reconstruido a través de las fuentes periódicas y sobre todo a través de las memorias del mismo congreso, poco se ha analizado lo que la Iglesia pretendía al realizar éste, es decir, reflexionar más allá del discurso tácito y ahondar sobre que tenía de implícito, es decir, entender qué intentaba demostrar la iglesia con la celebración de un Congreso.

  • 5 Butler, Matthew “de la militancia al misterio: la celebración del cuarto centenario guadalupano en (...)
  • 6 Para ello hemos utilizado las propuestas y reflexiones de Ramos, Ana, “Perspectivas antropológicas (...)

4Algunos estudios como el de Matthew Butler o Yves Solís, el primero que analiza las celebraciones en torno al cuarto centenario en 1931 y el segundo sobre los congresos eucarísticos, invitan a reflexionar en estos eventos cómo espacios de defensa y promoción, de producción de un discurso militante, espacios simbólicos que permiten marcar la posesión de un capital espiritual y de un “rebaño independiente del Estado”.5 Espacios en donde se puso en acción la estrategia de la jerarquía para fortalecer su tan cuestionada presencia en la sociedad. Analizados con detenimiento, sin duda esto fue así. Mi propuesta en particular es que para ello, una de las estrategias empleadas, fue apelar a la memoria. Entendemos en este trabajo a la memoria en su definición más “provisoria y prudentemente amplia” que utilizan los antropólogos, es decir, aquella que establece que es una práctica social de “traer el pasado al presente”.6 Práctica que ponen de manifiesto en un primer plano los intereses, las motivaciones y los proyectos de personas o grupos para desde el presente construir un pasado y / o usar ese pasado para resinificar la actualidad. Porque justo la memoria se imprime conforme la “situación particular, de relaciones afectivas o dinámicas políticas”. Una memoria que se apela para legitimar un orden social. Una memoria que se inscribe a través de determinadas prácticas “más o menos rituales”, justo como en un congreso y que tienen, como la antropología lingüística ha propuesto, determinados formas de transmisión como la oralidad o el escrito. Esto último a través de reseñas, sermones o hagiografías donde los episodios pasados se relatan selectivamente; o también una memoria que se invoca a través de objetos intercambiables que establecen conexiones con el pasado, por ejemplo, a través de las fotografías, reliquias u oraciones impresas.

  • 7 Sobre la forma en que gobernó Garrido Canabal en Tabasco ver Martínez Assad, Carlos, Ídem.; Guisepp (...)

5Durante la celebración del Congreso Eucarístico de 1924 un evento en particular apeló a la memoria “para resinificar la actualidad”, invocó a la memoria de la vida de un obispo de principios de siglo XX con el objeto de llamar la atención, creo, de una realidad adversa a la Iglesia, donde la acción anticlerical era evidente y contúndete: me refiero a Tabasco. Efectivamente durante la celebración de dicho Congreso, uno de los actos paralelos propuesto por la Iglesia fue justamente la promoción de la beatificación del Obispo Leonardo Castellanos y Castellanos, quien fuera obispo de aquella jurisdicción eclesiástica entre 1908 y 1912. La Iglesia, sin duda alguna, al proponer este proceso en el marco de un evento que contaría con proyección nacional a través de los medios de comunicación, tenía como fin llamar la atención sobre la “terrible realidad” que padecía la iglesia católica tabasqueña gobernada por Garrido Canabal quien se había propuesto “desfanatizar” el Estado realizando para ello medidas radicales.7 Sostengo lo anterior porque analizado los papeles de beatificación es evidente que los primeros pasos para llevar el proceso se dieron muchos años antes, para ser preciso, justo en el año del famoso decreto que restringió el número de sacerdotes en aquella entidad, es decir en 1919. Sin embargo, parece que la propuesta no tuvo mucho eco sino a partir de 1923 y particularmente de 1924, que esta se promovió con más fuerza. Efectivamente es notorio en los documentos conservados sobre la causa de Castellanos y Castellanos que se encuentran en el Archivo Histórico de la Curia del Arzobispado de México que, a partir de la solicitud de beatificación, los escritos hagiográficos, los objetos como fotografías y reliquias o la pequeñas estampas de su vida como obispo comenzaron a circular casi por todo el país, casi, excepto, al parecer y es entendible, en el propio Tabasco. Pero antes de hablar más de ello, debemos explicar quién era este obispo, quien promovió su causa, y cuál fue el resultado.

El obispo: Leonardo Castellanos y Castellanos

  • 8 Valverde Téllez, Emeterio, Bibliografía Eclesiástica Mexicana, México, JUS, 1949, p. 214-223. Una b (...)
  • 9 Sermón fúnebre a cargo del presbítero Carlos Luis Hernández, cura del Paraíso, en las honras fúnebr (...)

6Aun en la actualidad carecemos de una investigación académica sobre este obispo y su gestión episcopal. Sobre su carrera eclesiástica, apenas es posible encontrar una breve mención de él en la obra de Emeterio Valverde Téllez, quien, a su vez llama la atención sobre las escasas noticias biográficas del obispo y menciona que lo poco que se sabe es gracias a una oración fúnebre pronunciada por el presbítero, Carlos Ruiz Hernández, párroco del Paraíso, en las ceremonias que por su muerte se celebraron el 20 de junio de 1912 en la catedral de San Juan Bautista.8 Efectivamente, el sermón de este cura, profuso en alardes retóricos, ofrece algunos datos y otros más se pueden obtener de los papeles que diligentemente resguardó el cura Francisco Navarro, capellán de la Iglesia de Santa Clara de la ciudad de México, para promover la causa de su beatificación. Papeles que en algún momento fueron depositados, no sabemos cómo y en qué condiciones, en el Archivo Histórico del Arzobispado de México entre los papeles del arzobispo Mora del Río (1909-1928) y del arzobispo Pascual Díaz Barreto (1929-1936). Entre estos papeles se encuentra precisamente un manuscrito que da cuenta de los primeros años de vida de Castellanos y Castellanos hasta su ordenación como sacerdote. No sabemos por quién fue escrito el manuscrito pero éste tiene carácter hagiográfico, y por lo tanto en él se resalta la vida, sí, pero sobre todo las virtudes, de dicho prelado. El manuscrito comienza precisamente apelando a la memoria, con la frase, “la memoria del justo será eterna”. El extenso manuscrito nos permite saber, junto con el sermón, que Castellanos y Castellanos nació en Ecuandureo, distrito de La Piedad Michoacán en 1862, que su padre era sastre y que viendo los virtudes de su hijo y con el apoyo de un tutor, Mauro Méndez, arriero radicado en Morelia, pudo enviar a su hijo aquella ciudad para que este estudiara en el Seminario Conciliar de Zamora, de donde años después llegó a ser rector. Varias páginas de este manuscrito se centran o dan cuenta de las virtudes del obispo (pobreza, modestia), de su cualidades en los estudios, de sus lecturas y modelos de Santidad (Stanislao de Koeka, San Luis Gonzaga, San Juan Berehemas), para después explicar cómo fue ordenado en 1886, cómo fue nombrado cura de su pueblo en 1889 y en qué condiciones fue promovido a canónigo magistral de la catedral de Zamora. Este manuscrito se detiene en esta fase de su vida pero gracias al sermón fúnebre sabemos que el 27 de noviembre de 1908 el delegado apostólico José Ridolfi lo consagró como obispo de la recién erigida diócesis de la Tabasco de la que tomó posesión el 5 de octubre de 1908.9 Diócesis extensa (26 mil kilómetros cuadrados) y agreste, conformada por 19 parroquias y dos vicarias. Jurisdicción eclesiástica la cual este prelado administró, según se lee en el sermón, de forma diligente a pesar de

“el ardor del sol… la distancia y el mal camino… con una caridad y sencillez indudable que se mostraba por ejemplo, en que el obispo vestía solo hábitos talares de cura, con una crucecita sencilla pendiente de un cordón”.

Imagen 2 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Fragmento del cuaderno manuscrito sobre la vida del obispo de Tabasco Leonardo Castellanos, 1925

7Lo cierto es que tanto el manuscrito, como el sermón, se apela a recordar la caridad de este obispo, la promoción de las devociones que llevó a cabo, la acción social que efectuó través de la creación de asociaciones mutualistas o escuelas y particularmente a las excelentes relaciones que siempre mantuvo con las autoridades civiles, tanto así, que el día de sus funerales estuvieron presentes y reconocieron que su muerte, acaecida en 19 de mayo de 1912, cuando contaba apenas con 49 años y seis meses de edad, fue por cumplir su ministerio en bien de la sociedad cuando por administrar los sacramentos fue contagiado por la peste (fiebre amarilla/ vomito negro) que en ese año asoló a San Juan Bautista, hoy llamada Villahermosa.

En busca de espacios simbólicos: la causa de beatificación

  • 10 Exvotos y agradecimientos por la intercesión del obispos Castellanos, en AHAM, Fondo episcopal José (...)

8Sabemos que a siete años de la muerte de Castellanos y Castellanos, el presbítero Francisco Navarro comenzó la promoción de la causa de beatificación y que ésta tomó bastante fuerza a partir de 1920. En dicho año la circulación de estampas, reliquias y fotografías apelando a la beatificación del prelado cruzaban vio correo, y con el respectivo pago de timbres erogado por los propios fieles, por casi todas las ciudades del país. Parte de la promoción a la beatificación de Castellanos fue la presentación de exvotos escritos a mano o testimonios de gracias recibidas en pequeños formatos o en folio donde fieles de varios estados del altiplano, de Veracruz o de Occidente, paradójicamente pocos de Tabasco, expresaban los favores recibidos por intercesión del obispo. Estos exvotos aparecen desde 1919, hay algunos, los menos de 1920, pero los más, reiteramos, son a partir del año 1923 y sobre todo del año 1924. El promotor de su causa, Francisco Navarro recibió durante estos años cerca de 1460 ex votos de distintos formatos. Como dispositivo religioso, a través de ellos, los fieles, hombres y mujeres, daban gracias a Castellanos y Castellanos por favores como obtener salud, resolver una grave necesidad, encontrar prendas extraviadas, conseguir trabajo o por ejemplo, por intervenir para que el hijo o la hija “dejara una relación amorosa inconveniente.”10

Imagen 3 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Agradecimiento por intercesión del obispo Castellanos, 1925

Imagen 4 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Solicitud de fotografías del obispo Castellanos, 1900

  • 11 Véase a Giuseppe, Mássimo, Ídem, y Moreno Chávez, José Ídem.
  • 12 Una relación sobre las medidas anticlericales en Tabasco se encuentra en, AHAM, Apuntes para la his (...)

9Lo interesante de la promoción de esta causa, insisto, es que los años en que se fomentó la causa de beatificación de Castellanos coinciden plenamente con el periodo donde la política anticlerical de Garrido Canabal, primero como gobernador interino (1919-1920), después como electo (1923-1926), fue creciendo y tomando un cariz radical. Es decir aquellos años, en el que a través del discurso público, se acusó a la iglesia católica de ser el elemento que impedía la modernidad del Estado y de tener sumida en la ignorancia y pobreza a sus habitantes, donde se acusaba al clero, como alguna vez apareció en el periódico Rojo Amanecer de Campeche de ser el “elemento pernicioso e infame, uno de los peores enemigos que tiene la república en su seno y que constituye la más contante amenaza de la revolución “. Este discurso se configuró, se difuminó, se aprehendió y sobre esta representación construida y socializada se pasó al nivel de la “persecución”: se apeló a la creación de escuelas racionalistas, a la desaparición de las iglesias, a la promoción de una iglesia cismática dentro del estado11. Años tan álgidos y radicales que los sacerdotes se vieron obligados a salir del Estado y el propio obispo de la entidad, Pascual Díaz Barreto, abandonó la diócesis en mayo de 1924. 12

10Es decir, la causa de Castellanos y Castellanos parecía responder justo al embate de desacralización que se propuso Canabal para “impulsar el proyecto de renovación social.” Para desacralizar: él manda ocupar las iglesias y las hace escuelas, realiza quemas de imágenes religiosas y crea su propia “liturgia patria” con sus propias funciones cívicas. La iglesia, en cambio, busca espacios simbólicos (a falta de espacios reales) y entonces apela a la memoria específicamente al recuerdo de un obispo entrañable, querido por funcionarios públicos, invoca a aquellos “tiempo de los Justos” donde no había enfrentamiento y para ello acciona todo los dispositivos propios de la cultura católica: las misas, la circulación de imágenes, oraciones, exvotos, etc. A pesar de que la causa fue casi una bandera del episcopado nacional en 1924 poco se pudo avanzar en la beatificación, la evidente ruptura y por lo tanto el enfrentamiento de la Iglesia y el Estado, con su secuela, la guerra cristera, detuvo la causa de Castellanos y Castellanos. Ésta fue aprobada por la santa Sede hasta junio de 1949 y el proceso diocesano dio inicio hasta 1953. Castellanos y Castellanos fue declarado Venerable el 21 de diciembre de 1989.

Conclusión

  • 13 Recortes de periódico sobre la situación religiosa en Tabasco y el gobernador Tomás Garrido Canabal(...)

11Cientos de fieles fuera de Tabasco apoyaron entre 1923 y 1924 la causa, adquiriendo, tan característico de la cultura católica, reliquias, fotos u oraciones, otros más, emitiendo exvotos o testimonios de gracias. Pero qué pasaba con los católicos de Tabasco en esos mismos años? poco sabemos al respecto, algunos interpelaban en los periódicos nacionales o al propio periódico Redención. En una carta de 8 de noviembre de 1925, por ejemplo, los católicos de Tabasco llamaban a la consideración por “ser víctimas del odio sectario de Tabasco”, manifestaron estar cansados de las calumnias que de la forma más vil y grosera se arremetían contra de ellos. Para Garrido Canabal, decían, los católicos, no somos más que “masa de gente ignorante y fanática que no merecemos más que el desprecio”, así ha hecho salir a nuestros ministros, perseguido a nuestro obispo calumniándolo a él y a nuestros sacerdotes de ser revoltosos y haber colaborado, en caso de Pascual Díaz, con el delahuertismo.13

  • 14 Martínez Assad, Carlos, Ídem, p. 9.

12A pesar de la búsqueda por recuperar espacios simbólicos, de la denuncia tacita sobre la situación del la iglesia católica en Tabasco, nada detuvo el avance y proyecto de Canabal, que convirtió aquel Estado, como lo dijeran en su momento, en el laboratorio de la revolución. Tanto que Múgica, otro revolucionario, otro “señor de la guerra”, no dudaría en decir: “Señores, hay que tabasqueñizar a México”.14

Haut de page

Bibliographie

Archivos

Archivo Histórico del Arzobispado de México [AHAM]
Fondo Episcopal José Mora del Río
Fondo Episcopal Pascual Díaz Barreto

Aguirre Cristiani, María Gabriela, “Manifestaciones del culto externo en el gobierno de Álvaro Obregón: una mirada de la prensa mexicana”, Franco Savarino, Berenise Bravo y Andrea Mutolo (coords.), Política y Religión en la ciudad de México, siglo XIX y XX, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), 2014, p. 288-300.

Butler, Mattew, “de la militancia al misterio: la celebración del cuarto centenario guadalupano en la ciudad de México, 1931”, Franco Savarino, Berenise Bravo y Andrea Mutolo (coords.), Política y Religión en la ciudad de México, siglo XIX y XX, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 2014, p. 338-373.

Giuseppe, Massimo, “El Tabasco racionalista frente a lo indígena: entre laboratorio social y experimentación cultural (1922-1934)”, Historia Mexicana, 2011, vol. LXI, p. 643-706.

Louvier Nava, María, “Leonardo Castellanos y Castellanos”, Diccionario de historia cultural de la Iglesia en América Latina. Puesto en línea en 2014, consultado 22 de noviembre de 2018, URL: https://www.dhial.org/diccionario/index.php/CASTELLANOS_Y_CASTELLANOS,_Leonardo

Martínez Assad, Carlos, El laboratorio de la Revolución. El tabasco garridista, México, Siglo XXI, 2004.

Meyer, Jean, La cristiada, 2. El conflicto entre la iglesia y el Estado 1926-1929, México, Siglo XXI, 1994.

Meyer, Jean, La Revolución Mexicana, México, Tusquets, 1999, p. 182-224.

Moreno Chávez, José Alberto, “Quemando santos para iluminar conciencia. Desfanatización y resistencia al proyecto cultural garridista, 1924-1935”, Historia Moderna y contemporánea de México, México, 2011, n° 42, p. 37-74.

Ramos, Ana, “Perspectivas antropológicas sobre la memoria en contextos de diversidad y desigualdad”, Alteridades, 2011, vol. 21, p. 131-148. 

Savarino, Franco, Berenise Bravo y Andrea Mutolo, Política y Religión en la ciudad de México, siglo XIX y XX, México, IMDOSOC, 2014.

Solis Nicot, Yves, “catolicismo triunfante o crisis del catolicismo social y político: el congreso Eucarístico de 1924”, Franco Savarino, Berenise Bravo y Andrea Mutolo (coords.), Política y Religión en la ciudad de México, siglo XIX y XX, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 2014, p. 301-321.

Valverde Téllez, Emeterio, Bibliografía Eclesiástica Mexicana, México, JUS, 1949, p. 214-223.

Haut de page

Notes

1 Sobre la postura del Estado en torno al Congreso Eucarístico de 1924 ver: Solis Nicot, Yves, “catolicismo triunfante o crisis del catolicismo social y político: el congreso Eucarístico de 1924”, Franco Savarino, Berenise Bravo y Andrea Mutolo (coords.), Política y Religión en la ciudad de México, siglo XIX y XX, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), 2014, p. -321. Aguirre Cristiani, María Gabriela “Manifestaciones del culto externo en el gobierno de Álvaro Obregón: una mirada de la prensa mexicana”, Franco Savarino et. al. (coords.), Íbidem, IMDOSOC, 2014, p. 288-300. Una reseña puntual del Congreso se encuentra en el mismo álbum que editó el episcopado mexicano, Álbum oficial del Congreso Eucarístico Nacional de México. 1924. Archivo Histórico del Arzobispado de México (en adelante AHAM) Biblioteca.

2 Sobre las relaciones Iglesia Estado en esta época véase Meyer, Jean, La Revolución Mexicana, México, Tusquets, 1999, p. 182-224. Particularmente Meyer, Jean, La cristiada 2. El conflicto entre la iglesia y el Estado 1926-1929, México, Siglo Veintiuno Editores, 1994.

3 Martínez Assad, Carlos, El laboratorio de la Revolución. El tabasco garridista, México, Siglo Veintiuno Editores, 2004, p. 21-22.

4 Solis Nicot, Yves, Ídem., p. 301-321.

5 Butler, Matthew “de la militancia al misterio: la celebración del cuarto centenario guadalupano en la ciudad de México 1931, en Franco Savarino et. al., (coords.), Ídem, p. 338-373.

6 Para ello hemos utilizado las propuestas y reflexiones de Ramos, Ana, “Perspectivas antropológicas sobre la memoria en contextos de diversidad y desigualdad”, Alteridades, 2011, vol. 21, p. 131-148. 

7 Sobre la forma en que gobernó Garrido Canabal en Tabasco ver Martínez Assad, Carlos, Ídem.; Guiseppe, Massimo, “El Tabasco racionalista frente a lo indígena: entre laboratorio social y experimentación cultural (1922-1934)Historia Mexicana, 2011 vol. LXI, n° 2, octubre-diciembre, 2011, p. 643-706. Moreno Chávez, José Alberto, “Quemando santos para iluminar conciencia. Desfanatización y resistencia al proyecto cultural garridista, 1924-1935”, Historia Moderna y contemporánea de México, 2011, n° 42, 2011, p. 37-74.

8 Valverde Téllez, Emeterio, Bibliografía Eclesiástica Mexicana, México, JUS, 1949, p. 214-223. Una breve biografía se puede encontrar en Louvier Nava, María, “Leonardo Castellanos y Castellanos”, Diccionario de historia cultural de la Iglesia en América Latina. Puesto en línea en 2014, consultado 22 de noviembre de 2018, URL: https://www.dhial.org/diccionario/index.php/CASTELLANOS_Y_CASTELLANOS,_Leonardo

9 Sermón fúnebre a cargo del presbítero Carlos Luis Hernández, cura del Paraíso, en las honras fúnebres de Leonardo Castellanos y Castellanos, AHAM, Fondo Episcopal de José Mora del Río, caja 43, expediente 68, 2 fojas, 1912. Cuaderno manuscrito sobre la vida del obispo de Tabasco Leonardo Castellanos, AHAM, fondo Episcopal de José Mora del Río, caja 43, exp. 79, 70 fojas, 1925.

10 Exvotos y agradecimientos por la intercesión del obispos Castellanos, en AHAM, Fondo episcopal José Mora del Rio, caja 28, 119, 137, 146, caja 157, 153,

11 Véase a Giuseppe, Mássimo, Ídem, y Moreno Chávez, José Ídem.

12 Una relación sobre las medidas anticlericales en Tabasco se encuentra en, AHAM, Apuntes para la historia eclesiástica de la diócesis de Tabasco por Oscar Sully antiguo cronista; Miguel Lanz Duret; Adalberto Tejeda; Carlos Luis Hernández, Ecce Ego, Fondo episcopal de Pascual Díaz Barreto, caja 33, expediente 8, 40 fojas.

13 Recortes de periódico sobre la situación religiosa en Tabasco y el gobernador Tomás Garrido Canabal, AHAM, fondo episcopal de Pascual Díaz Barreto, caja 69, exp. 40, 1933, 30 fojas.

14 Martínez Assad, Carlos, Ídem, p. 9.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Imagen 1 – Archivo Histórico del Arzobispado de México, Álbum oficial del Congreso Eucarístico Nacional de México, 1924.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74446/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Légende Imagen 2 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Fragmento del cuaderno manuscrito sobre la vida del obispo de Tabasco Leonardo Castellanos, 1925
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74446/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 372k
Légende Imagen 3 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Agradecimiento por intercesión del obispo Castellanos, 1925
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74446/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Légende Imagen 4 – Archivo Histórico del Arzobispado de México. Solicitud de fotografías del obispo Castellanos, 1900
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/74446/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 102k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Berenise Bravo Rubio, « Cultura católica frente al Tabasco Anticlerical. El proceso de beatificación de Leonardo Castellanos y Castellanos 1919-1924 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 décembre 2018, consulté le 25 mai 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/74446 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.74446

Haut de page

Auteur

Berenise Bravo Rubio

Escuela Nacional de Antropología e Historia
Instituto Nacional de Antropología e Historia
bere_bravo1@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page