Navigation – Plan du site
Armando Méndez Zárate

Brian Connaughton (Coord.), Diálogo historiográfico. Centroamérica y México, siglos XVIII y XIX

Editorial Gedisa, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, Ciudad de México, 2017, 664 p.
Référence(s) :

Brian Connaughton (Coord.), Diálogo historiográfico. Centroamérica y México, siglos XVIII y XIX, Editorial Gedisa, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, Ciudad de México, 2017, 664 p.

[17/06/2019]

Texte intégral

1Brian Connaughton se encargó de coordinar catorce investigaciones históricas que enfatizan en la comparación de los procesos y coyunturas administrativas, culturales, políticas y sociales ocurridas en México y Centroamérica entre los siglos XVIII y XIX. El texto se divide en cuatro secciones temáticas que mantienen el eje comparativo como metodología principal. En la primera sección cuatro artículos analizan las instancias intermedias de poder que existieron en la Nueva España y el reino de Guatemala, demostrando su herencia administrativa para los primeros gobiernos republicanos de México, El Salvador y Guatemala en la década de 1820. La segunda sección de tres artículos, explican la correlación entre las fuerzas militares y la fiscalidad de los gobiernos mexicanos y centroamericanos de la primera mitad del siglo XIX. Esta discusión es un aporte renovado a la historia fiscal de Latinoamérica, caracterizada por los déficits, poca recaudación y deudas internas y externas.

2Las secciones tercera y cuarta se ocupan de la historia política, intelectual y ambiental. Los novedosos estudios sobre la prensa en Centroamérica presentan las ideas y debates entre intelectuales, funcionarios y ciudadanos, que atendieron cuestiones políticas, económicas y culturales en su búsqueda por el progreso de sus pueblos. Finalmente, el texto cierra con dos artículos dedicados a Chiapas pero con repercusiones en Centroamérica. El primero examina la historia ambiental de las plagas que azotaron a Chiapas y Guatemala. Mientras que el segundo texto aporta una discusión interesante sobre la historiografía chiapaneca del siglo XIX.

3Las cuatro secciones del texto abren camino para futuras conexiones comparativas entre México y Centroamérica. Al respecto, Connaughton se propuso una mayor “comunicación historiográfica” entre estos territorios (60). Aunque este objetivo fue alcanzado en el texto, todavía quedan más temas por analizar comparativamente. El principal acierto de los artículos fue comparar los procesos y territorios realzando las características y rasgos sociales compartidos, sin considerar las fronteras políticas y la historiografía local como una limitante de análisis. Por ejemplo, los artículos de Rafael Diego-Fernández, Coralia Gutiérrez Álvarez y Ethel García Buchard resaltan en esa línea metodológica. Otros autores emplean casos muy puntuales para conectarlos a contextos regionales que permiten establecer elementos comparativos como el caso de Juan Carlos Sarazúa Pérez, Sajid Herrera Mena y Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell.

  • 1 Jan de Vos insistió en repensar la temporalidad de Chiapas y Centroamérica considerando la particul (...)

4Sin embargo, considero que el asunto del estudio de la temporalidad entre México y Centroamérica quedó pendiente de análisis y discusión en el texto. La mayoría de los artículos están acotados en su espacio de estudio por el tipo de fuentes empleadas. En esta perspectiva existe una coincidencia de periodos históricos que necesitan ser problematizados, más allá de las limitaciones temáticas y conceptuales que tienen las historiografías nacionales. En donde el factor temporal también sea un elemento a comparar. Al respecto, solo quisiera destacar la forma de estudiar las instituciones, autoridades y prácticas administrativas que comienzan en el siglo XVIII pero se prolongan hasta bien entrado el siglo XIX.1 En suma, los artículos presentados nos ofrecen un buen punto de partida, para resaltar las maneras en que esos procesos y coyunturas históricas se intercalaron en Centroamérica y México, vinculándose en un entramado social, político y económico que dieron por resultado una historia en común que apenas comenzamos a revisitar y valorar.

Comparar el territorio, el poder y la fuerza militar entre Centroamérica y México

5Con el fin de no perder la secuencia de la presentación de la obra y dispersarme en los apuntes y análisis de los artículos, destacaré algunos elementos metodológicos empleados en los artículos de la primera sección dedicada a las instancias intermedias de poder, como las audiencias, municipalidades, jefes políticos y gobiernos departamentales. Al respecto, el trabajo de Rafael Diego-Fernández es un estudio comparativo muy sugerente, entre las Audiencias de Guatemala y Guadalajara. Este tipo de comparaciones refrescan la historiografía colonial latinoamericana. Además de proyectar, con dos casos concretos, el impacto de las reformas borbónicas del siglo XVIII, sobre la emergencia de los Estados nacionales en el siglo XIX. Por ejemplo, al plantear la fragmentación administrativa y territorial de la audiencia de Guatemala en varios Estados, mientras que la audiencia de Guadalajara, no se convirtió en un nuevo Estado nacional, como sí ocurrió en el resto de las posesiones hispanas en América que fueron sedes de una audiencia (103-105).

  • 2 Sobre esta cuestión, véase la creación del Estado de Los Altos en el occidente de Guatemala, el cua (...)

6El argumento de Diego-Fernández para justificar la fragmentación territorial de Guatemala después de la independencia en 1821, se justifica con la implementación inadecuada de la Ordenanza de Intendencias de 1786 para el Reino de Guatemala. Pues la ordenanza no se fundamentó en un análisis previo de las necesidades económicas, administrativas y fiscales del reino. Así el sistema de intendencias se instrumentó en las provincias centroamericanas sin seguir un plan específico (104). Esta tesis debería debatirse ampliamente, pues las consecuencias repercutieron durante todo el siglo XIX en Guatemala con un gobierno sin unidad política y movimientos separatistas.2 Comparado con Guadalajara que también experimentó la inestabilidad política y la fragmentación territorial durante la primera república federal en México en 1824. Al respecto Diego-Fernández nos ofrece algunas pistas para seguir esta discusión, al plantear el problema conceptual de lo que conocemos como “paradigma jurisdiccionalista” (86). Sin embargo, es poco estudiado y entendido en su aplicación para la audiencia de Guatemala y Guadalajara.

7Quizás una forma de acercarse a la implementación del sistema de intendencias para el reino de Guatemala, sea enfocarse en casos concretos para luego compararlos. En este sentido, Eugenia López destaca para El Salvador tres momentos en los que se manifestaron los cambios introducidos por el sistema de intendencias en el reino de Guatemala. Especialmente, resalta las continuidades del reformismo borbónico que repercutió en la organización del Estado nacional desde la década de 1820. El primero, sucedió entre 1785 y 1786 con la transición hacia a las reformas borbónicas; el segundo con el movimiento constitucionalista de Cádiz desde 1812 hasta 1814, y finalmente, el tercero con las declaraciones de independencia de la monarquía hispana en 1821 a la instauración de la República Federal de Centro América en 1824.

  • 3 Véase Eugenia López Velásquez, “Pueblos de indios, de ladinos y de mulatos de San Salvador y Sonson (...)
  • 4 Honduras, Nicaragua y Chiapas respectivamente.

8Los hallazgos de Eugenia López también permiten observar como los pueblos indígenas y ladinos ampliaron y conservaron sus administraciones, a pesar de los cambios jurídicos en las instituciones intermedias y locales.3 Otro de los aciertos del artículo de López se basa en los ejemplos documentados donde los subdelegados de la intendencia de San Salvador, continuaron desempeñando actividades administrativas bajo la denominación de jefes políticos, durante los gobiernos republicanos después de 1821. En este sentido, los jefes políticos tuvieron obligaciones y facultades muy parecidas a los subdelegados (164-168). Sobre este aspecto, sería interesante plantearse ¿qué sucedió con las autoridades intermedias en otras intendencias del reino de Guatemala como Comayagua, León y Ciudad Real?4 y si continuaron las figuras políticas intermedias después de la independencia en 1821.

  • 5 Estos aspectos se pueden ampliar con estudios de caso sobre el oriente salvadoreño hecho por Clara (...)

9Igualmente, el texto de Sajid Herrera Mena también explora las consecuencias de las reformas borbónicas en El Salvador pero a nivel local. Herrera Mena se centra exclusivamente en las municipalidades salvadoreñas durante la república federal centroamericana desde 1824 hasta 1838. La propuesta de observar las municipalidades como un “laboratorio político” (178), permite replantear la historiografía salvadoreña y centroamericana sobre las instituciones políticas del siglo XIX. Al respecto, Herrera Mena resaltó los atributos de las municipalidades salvadoreñas y la forma de perfilar la cultura política. En este contexto, las municipalidades se caracterizaron por su organización interna y las facultades administrativas, políticas y fiscales que ejercieron. Sobre el primer aspecto, fue fundamental las formas de elección de sus integrantes y los criterios seguidos para el establecimiento de una municipalidad. Mientras que el segundo aspecto, se enfoca a las formas de entender los conceptos de ciudadanía, sufragio e igualdad jurídica (182-185), especialmente en una población que recién incorporaba estos derechos a las prácticas cotidianas.5

10Sin embargo, considero que el aporte más relevante del artículo de Herrera Mena fue contextualizar las funciones judiciales de las municipalidades salvadoreñas. Específicamente las ejercidas por los alcaldes y jueces de primera instancia en cada pueblo. Aunque posteriormente, las leyes salvadoreñas buscarían quitarles esas atribuciones y otorgarlas a personas facultadas en derecho (210). Este cambio que pareciera pequeño, quebraba los equilibrios administrativos de los pueblos, pues cambiaba de golpe las atribuciones de las municipalidades y sus funcionarios. Las transformaciones en la organización local no estuvieron exentas de fricciones y resistencias, ante un gobierno central que intentó manejar y controlar todas las actividades políticas desde San Salvador. Aunque falta estudiar cómo estos cambios incidieron en la cotidianidad y las prácticas administrativas de las municipalidades, las cuales son áreas poco exploradas por la historiografía.

  • 6 Revisar sobre estos aspectos en Ethel García Buchard (Coord.) Imaginarios de la nación y de la ciud (...)
  • 7 Sobre el debate de la historia comparada se destacan: María Ligia Coelho Prado, “América Latina: hi (...)

11Por su parte, el texto de Ethel García Buchard propone continuar con los análisis comparativos entre las autoridades locales e intermedias, como herramienta para explicar la fragmentación territorial y política de Centroamérica durante el siglo XIX.6 García Buchard cierra la primera sección del libro destacando la urgencia de mantener el diálogo comparativo entre los estudios locales (244); postura que comparto plenamente. Aunque los textos presentados en la primera sección logran esbozar una temporalidad para Centroamérica y México basada en los ciclos institucionales y administrativos; aún subsiste la tendencia historiográfica de segmentar los procesos históricos a partir de los “acontecimientos” políticos e ideológicos de México y Europa. Estas particularidades me llevan a insistir en continuar el debate para proponer marcos teóricos y temporales ajustados a las particularidades de los procesos históricos locales, siendo la historia comparada una herramienta más para alcanzar esos objetivos.7

  • 8 Para el caso de Chiapas, Amanda Úrsula Torres Freyermuth ha comenzado un estudio sobre la fiscalida (...)

12La segunda sección del texto se aleja de las cuestiones administrativas y legales, para analizar una temática clave para la historiografía centroamericana: las fuerzas militares y la fiscalidad de los gobiernos nacionales en Centroamérica y México durante el siglo XIX. En este sentido el artículo de Juan Carlos Sarazúa Pérez sobre el financiamiento gubernamental en Guatemala destinado al gasto militar y los costos de movilización de tropas, es un buen punto de partida para revistar la historiografía centroamericana sobre el papel del ejército y su influencia en las estructuras administrativas gubernamentales. También, el análisis de Sarazúa permite observar la relación entre impuestos, deuda y guerra. Aunque estas aproximaciones han sido tópicos recurrentes en la historiografía centroamericana, Sarazúa se cuestionó la influencia de estos factores como causa del atraso económico y la inestabilidad política en Guatemala. De esta forma, comienza una corriente revisionista a partir de casos muy puntuales, los cuales podrían enriquecerse con otros aportes locales en Centroamérica y Chiapas.8

  • 9 Véase: Raúl Fradkin, “Guerra y sociedad en el litoral rioplantense en la primera mitad del siglo XI (...)

13En el artículo de Sarazúa Pérez también se analizan los orígenes del caudillismo en Centroamérica. La propuesta consiste en observar estos procesos que conjuntan factores militares y demandas sociales, empleando “una lógica más sensible de todos los actores involucrados” (348). La metodología retomada de Raúl Fradkin, conlleva a un distanciamiento en las explicaciones circunstanciales sobre la formación de clientelas políticas que apoyaron liderazgos armados regionales y nacionales en Centroamérica.9 Este enfoque destaca por la renovación historiográfica sobre los estudios de la milicia, el poder y la política en Guatemala, especialmente después del proceso de independencia en 1821.

14El punto anterior fue resaltado por Coralia Gutiérrez Álvarez, en la revisión historiográfica hecha sobre las fuerzas armadas y la fiscalidad en el siglo XIX en Centroamérica y México. Este ejercicio comparativo es un ensayo interesante que permite identificar las escuelas metodológicas y las tendencias temáticas más recurrentes. Además, es un buen material de apoyo para todos los interesados en los asuntos fiscales y armados que quieran contribuir al debate histórico e identificar lagunas sobre estos asuntos. Uno de los hallazgos de Gutiérrez Álvarez en la comparación de la historiografía mexicana, centroamericana y europea, destaca por el aumento de los estudios relativos a las fuerzas militares y la fiscalidad de los gobiernos republicanos decimonónicos, a partir de la década del 2000. Al respecto considero que esta temática se seguirá ampliando, a medida que las fuentes documentales en los archivos centroamericanos son interrogadas desde otra perspectiva metodológica.

15Finalmente, el artículo de José Antonio Serrano Ortega para el caso mexicano, entabla un diálogo con las propuestas de milicias y fiscalidad de Juan Carlos Sarazúa. De esta forma, el artículo se enfoca en el análisis de los apoyos regionales y de los gobiernos estatales para el ejército y las milicias a cargo del gobierno federal mexicano. Además, de la postura de los grupos regionales y estatales adoptada a partir de la década de 1830 al abandonar el confederalismo fiscal de la república (355). Estas características son fundamentales para entender la construcción del sistema político mexicano del siglo XIX. A la vez que nos aporta una línea de investigación reciente para un tema que pareciera agotado.

16Los tres artículos de esta sección aportan argumentos teóricos y herramientas metodológicas para analizar la conformación de los Estados nacionales en México y Centroamérica. Particularmente en el acierto de contextualizar las tramas de conflictos y tensiones existentes entre los actores sociales a partir de su convivencia cotidiana, institucional y administrativa. De esta forma, los autores demostraron como desde las milicias y la administración fiscal se tejieron redes de intereses económicos y lealtades políticas que marcaron los sistemas políticos del siglo XIX en México y Centroamérica.

Conexiones a través de la prensa, intelectuales, políticos y el territorio

17La sección tercera del texto se enfoca en una revisión de la prensa, las ideas y debates que fueron manifestados en las publicaciones periódicas centroamericanas durante el siglo XIX. A través de estas ventanas de interpretación los estudios de caso de Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y México, permiten observar la circulación de las ideas políticas y las manifestaciones culturales de la época. Esta sección es la que cuenta con mayor dispersión territorial en los análisis de caso recogidos por el texto, permitiendo una valoración comparada del avance de la prensa en Centroamérica. Los autores realizan un rescate de la historia intelectual y social utilizando la prensa centroamericana y siguiendo la pista de intelectuales, políticos y literatos que participaron en las publicaciones.

18Por ejemplo, los artículos de Héctor Cuauhtémoc Hernández y José Santos Hernández siguen la trayectoria del intelectual y funcionario Alejandro Ramírez. Especialmente, estudiando sobre las actividades de Ramírez al frente de los debates intelectuales publicados en la Gaceta de Guatemala. Sus estudios permiten observar a Alejandro Ramírez como un actor clave en la administración política del reino de Guatemala durante la transición del siglo XVIII al XIX. Además de exponer su participación en la promoción de círculos ilustrados en Guatemala y Centroamérica, los cuales se dedicaron a fomentar y difundir las ciencias y a promover entre los lectores, los atributos naturales y riquezas del reino de Guatemala.

19Por su parte, David Díaz Arias presentó un artículo sobre la libertad de imprenta en Costa Rica y el contexto político que surgió con la llegada de la imprenta. Sin embargo, sería interesante ampliar la temporalidad de análisis concentrada solamente entre 1833 y 1834; superando la coyuntura temporal para conocer el impacto de esta medida en otros momentos de la historia de Costa Rica. En contraste, el artículo de Rolando Sierra Fonseca sí muestra una temporalidad más amplia en la recopilación de “libelos” y panfletos políticos y literarios publicados en Honduras desde 1840 hasta 1862. Aunque es un avance en el estudio de la prensa y el periodismo centroamericano del siglo XIX, Sierra Fonseca reconoce que aún quedan temas de la historia social y política de Honduras que siguen pendientes de estudio utilizando estas herramientas de la historia (558).

20Los autores de la tercera sección del texto coinciden en su contribución de mantener la discusión sobre la prensa, las actividades culturales y su vinculación política en Centroamérica. Además, sirven de punto de partida y referencia obligada para futuros estudios regionales y comparados. Toda vez que avanzan los procesos de difusión, consulta y estudio a profundidad de los repositorios documentales de México, Estados Unidos y Europa que reguardan materiales hemerográficos y panfletos centroamericanos del siglo XIX. Similar al trabajo emprendido por Miguel Ayerdis que rastrea y contextualiza las publicaciones y la vida cultural nicaragüense durante la primera mitad del siglo XIX (520).

21Finalmente, la cuarta sección del texto consta de dos artículos dedicados a Chiapas desde una perspectiva de diálogo con el contexto centroamericano. El artículo de Luis Alberto Arrioja sobre las plagas y destrucción de cultivos en la provincia de Chiapas y Guatemala durante la segunda mitad del siglo XVIII, contribuyen a entender los efectos de las alteraciones climáticas sobre las dinámicas comerciales, administrativas y sociales a causa de las plagas de langosta en la vertiente del océano Pacífico (605). El artículo de Arrioja retoma las herramientas de la historia ambiental y las ciencias naturales para proyectar otro enfoque histórico a las crisis económicas y sociales del reino de Guatemala.

  • 10 Stefania Gallini, Una historia ambiental del café en Guatemala. La Costa Cuca entre 1830 y 1902, Gu (...)

22Este tipo de análisis forman parte de la tendencia actual de estudiar las coyunturas históricas desde una perspectiva multidisciplinaria. En este caso incorporando conceptos de las ciencias naturales y la geografía para ofrecer una mirada multicausal a la destrucción de cultivos, crisis políticas y hambrunas ocasionadas por la invasión de insectos y plagas en Chiapas y Guatemala. Espero que próximamente, estos esfuerzos incorporen otras problemáticas y contextos en Centroamérica; pues las posibilidades de la historia ambiental permiten retomar procesos históricos que hoy consideramos agotados y ofrecer explicaciones novedosas. Tal como lo ha demostrado Stefania Gallini en la Costa Cuca de Guatemala.10

  • 11 Véase: Justus Fener Casey Lurtz, Mario Vázquez Olivera, Mónica Toussaint, Amanda Ursula Torres Frey (...)

23Estas reconsideraciones analíticas también fueron retomadas por Ana María Parrilla y Sergio Nicolás Gutiérrez en su balance historiográfico sobre Chiapas para el siglo XIX. Inicialmente los autores advierten que habían planeado una revisión sobre las instituciones intermedias en Chiapas (617). Sin embargo, en el artículo recopilaron un panorama muy amplio de la historiografía chiapaneca y sus enlaces con Centroamérica. Este ensayo historiográfico también es un buen punto de partida para los interesados en la historia de Chiapas. No obstante, hubiera sido pertinente la incorporación de un apartado sobre los trabajos contemporáneos del siglo XIX chiapaneco y centroamericano.11

Algunas reflexiones finales

24En la actualidad el ejercicio de comparar los procesos históricos entre México y Centroamérica ha retomado un impulso, debido a la necesidad de entender y contextualizar los problemas contemporáneos producto de los flujos migratorios hacia los Estados Unidos, el narcotráfico y trata de personas, la violencia en todas sus expresiones, las condiciones de pobreza de los países del triángulo norte (Honduras, El Salvador y Guatemala), los efectos del cambio climático, etc. En este contexto, la recopilación de trabajos de Brian Connaughton contribuye a la revisión con un enfoque histórico de las problemáticas actuales, con una visión renovada de la historia de Centroamérica entre los siglos XVIII y XIX.

25La comparación de los procesos económicos, políticos, sociales y administrativos entre Centroamérica y México es el mayor atributo de la obra. Especialmente, por ser una región donde los estudios históricos se han concentrado en los acontecimientos militares y estudios biográficos, dedicados a resaltar los acontecimientos de cada país, pero sin ponerlo en el contexto centroamericano y latinoamericano. De esta forma, retomando las palabras de Brian Connaughton sobre esta obra, ofrece un “fértil punto de partida” (60) para los estudios comparativos entre México y Centroamérica. Los cuales seguirán en aumento considerando otras temáticas de la historia social, ambiental y económica, como base para comprender las problemáticas actuales de la región.

Haut de page

Notes

1 Jan de Vos insistió en repensar la temporalidad de Chiapas y Centroamérica considerando la particularidad de sus procesos históricos. Especialmente para el siglo XIX en Chiapas. Jan de Vos, “Chiapas decimonónico: una bibliografía comentada”, en Secuencia, Núm.12, septiembre-diciembre, 1988, p. 51-96.

2 Sobre esta cuestión, véase la creación del Estado de Los Altos en el occidente de Guatemala, el cual tuvo una duración corta entre 1838 y 1840, antes se ser reincorporado a Guatemala por las armas al mando de Rafael Carrera. Arturo Taracena Arriola, Invención criolla, sueño ladino, pesadilla indígena: Los Altos de Guatemala: de región a estado, 1740-1871, Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, 1999.

3 Véase Eugenia López Velásquez, “Pueblos de indios, de ladinos y de mulatos de San Salvador y Sonsonate en tiempos de reformas y transiciones políticas (1737-1841), Tesis de doctorado en Ciencias Sociales, El Colegio de Michoacán, 2017.

4 Honduras, Nicaragua y Chiapas respectivamente.

5 Estos aspectos se pueden ampliar con estudios de caso sobre el oriente salvadoreño hecho por Clara Pérez Fabregat. Clara Pérez Fabregat, San Miguel y el oriente salvadoreño. La construcción del Estado de El Salvador, 1780-1865, San Salvador, El Salvador, UCA Editores, 2018.

6 Revisar sobre estos aspectos en Ethel García Buchard (Coord.) Imaginarios de la nación y de la ciudadanía en Centroamérica, San José, Editorial Universidad de Costa Rica, 2017; Ethel García Buchard, Política y estado en la sociedad hondureña del siglo XIX (1838-1872), Honduras, Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 2008.

7 Sobre el debate de la historia comparada se destacan: María Ligia Coelho Prado, “América Latina: historia comparada, historias conectadas, historia transnacional” en Anuario Digital, n° 3, 2012, p. 10-22.

8 Para el caso de Chiapas, Amanda Úrsula Torres Freyermuth ha comenzado un estudio sobre la fiscalidad en Chiapas durante el siglo XIX, a través de las redes de contrabando entre Chiapas y Guatemala.

9 Véase: Raúl Fradkin, “Guerra y sociedad en el litoral rioplantense en la primera mitad del siglo XIX”, en Juan Carlos Garavaglia, Juan Pro Ruíz y Eduardo Zimmerman (eds.), Las fuerzas de la guerra en la construcción del Estado: América Latina, siglo XIX, Rosario: Prohistoria, SBLA, Universitat Pompeu Fabra, p. 319-356.

10 Stefania Gallini, Una historia ambiental del café en Guatemala. La Costa Cuca entre 1830 y 1902, Guatemala, AVANCSO, 2009.

11 Véase: Justus Fener Casey Lurtz, Mario Vázquez Olivera, Mónica Toussaint, Amanda Ursula Torres Freyermuth, Aaron Pollack, Dolores Palomo Infante y los propios autores del artículo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Armando Méndez Zárate, « Brian Connaughton (Coord.), Diálogo historiográfico. Centroamérica y México, siglos XVIII y XIX  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 17 juin 2019, consulté le 17 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/76273

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page