Navigation – Plan du site
Débats | 2019
Pablo Chávez Zúñiga

Ilegitimidad, alcoholismo y tuberculosis: explicaciones médicas de la mortalidad infantil. Santiago de Chile (1870-1912)

Illegitimacy, alcoholism and tuberculosis: medical explanations of infant mortality. Santiago de Chile (1870-1912)
[08/10/2019]

Résumés

Este artículo analiza los planteamientos de los especialistas médicos dedicados a la infancia, entre la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX. A través de publicaciones en prensa y memorias de titulación indaga en las explicaciones de las causas de la mortalidad infantil en relación a un acervo de elementos del ámbito científico y a una amplia gama de juicios morales, entre ellos la ilegitimidad del nacimiento, el alcoholismo y la tuberculosis. Tras este análisis, se concluye que hasta la organización de la medicina pediátrica y la promulgación de la Ley de la Infancia Desvalida, fueron adoptadas una serie de argumentaciones relacionadas con la cultura de la época más que en los tratamientos de las enfermedades para tratar de reducir uno de los índices más elevados a nivel mundial.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este artículo es un avance de investigación de la tesis doctoral “Esa diaria gotera de la muerte: mortalidad infantil en Santiago (1860-1914)”.

Texte intégral

Agradezco el financiamiento otorgado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnología (CONICYT), a través de su programa formación de capital humano avanzado: Beca de Doctorado Nacional (2015).

  • 1 Canguilhem, Georges, Lo normal y lo patológico, Buenos Aires, Siglo XXI Editores S.A., 1971, p. 73.
  • 2 Kuhn, Thomas, La estructura de las revoluciones científicas, México, Fondo de Cultura Económica, 19 (...)

1El conocimiento médico se encuentra asociado a su época de origen y sus planteamientos están influenciados por la cultura de la cual surgen1. En ese marco, los procesos de transformaciones científicas se producen de manera progresiva y sin límites precisos, marcados por la antigua mirada de la enfermedad a partir del paradigma miasmático, el higienismo y las observaciones expresadas desde la moral y, por el origen de los nuevos modelos bacteriológicos, que representados por el trabajo del laboratorio vendrían a sustituir esas perspectivas2. Los médicos y los quiebres paradigmáticos constituían los ejes centrales en el desarrollo de las pruebas y explicaciones acerca de las causas que perjudicaban la salud de los párvulos. Los especialistas presentan como evidencias científicas la ilegitimidad y el alcoholismo, desde donde surgen el abandono y la falta de cuidados. Estas interpretaciones fueron tomadas como certezas, y desde esa posición confirman el fallecimiento de los recién nacidos. En este contexto, los facultativos hacen una lectura de la realidad que refuerza la línea de análisis relacionada a lo valórico, considerándolo como un problema asociado al progreso moral y material del país.

  • 3 Borah, Woodrow y Cook, Sherburne, “Marriage and legitimacy in Mexican culture: Mexico and Californi (...)

2Para la época, el concepto de familia recorre y atraviesa las disciplinas científicas, confluyen las miradas del médico, el abogado y la dirigencia política. Entre los expertos, las ideas sobre la herencia, asociadas a lo valórico tienen amplia vigencia a finales del siglo XIX. Los médicos reiteran que los infantes nacidos fuera del matrimonio, de padres alcohólicos o enfermos tendrían elevadas probabilidades de fallecer, ya que ocurrían situaciones de falta de cuidados y lo situaba en una circunstancia de precariedad3. En esa línea, el vínculo legal, al amparo de las discusiones científicas, fue apreciado como el fundamento del grupo familiar.

  • 4 Castro, Teresa, Cortina, Clara, Martin, Teresa y Pardo, Ignacio, “Maternidad sin matrimonio en Amér (...)
  • 5 Birn, Anne-Emanuelle, Pollero, Raquel y Cabella, Wanda, “No se debe llorar sobre la leche derramada (...)

3En Latinoamérica existe una producción bibliográfica considerable sobre la mortalidad infantil. La medicalización en la infancia ha sido abordada a partir de dos sucesos simultáneos: la circulación y apropiación del conocimiento europeo, por un lado, y el conocimiento local de la población analizada, por el otro4. En esta región se destaca el desarrollo sanitario del Uruguay, país que poseía la tasa de mortalidad infantil más baja de la región. Birn hizo un seguimiento a los debates, el establecimiento de las políticas públicas médicas y las perspectivas de los pediatras5. Su estudio finaliza hacia 1930 cuando el Estado de bienestar priorizó la salud del lactante disminuyendo aún más los índices de mortalidad infantil.

  • 6 Cavieres, Eduardo y Salinas, René, Amor, sexo y matrimonio en Chile tradicional, Valparaíso, Univer (...)
  • 7 Poblete, Javiera, “Políticas del amor materno, Chile 1927-1937”, HYBRIS. Revista de Filosofía, vol. (...)
  • 8 Cavieres, Eduardo, “Ser infante en el pasado. Triunfo de la vida o persistencia de estructuras soci (...)
  • 9 Salazar, Gabriel, Ser niño “huacho” en la historia de Chile (siglo XIX), Santiago, LOM Ediciones, 2 (...)
  • 10 Illanes, María Angélica, “Ausente, señorita” El niño chileno. La escuela para pobres y el auxilio 1 (...)
  • 11 Rojas, Jorge, Los suplementeros: los niños y la venta de diarios. Chile, 1880-1953, Santiago, Ariad (...)

4En Chile, las investigaciones han estado centradas en el rol de la familia6 y la discusión política sobre el problema social7. Asimismo, Cavieres estudió la mortalidad en Valparaíso durante los años 1890-19508. Demostró la modificación de los sentimientos maternos hacia sus hijos, traducidos en cuidados y tratamientos en momentos de enfermedad. También Salazar, desde la historia social, profundizó la situación paupérrima de las economías familiares que favorecía la decisión del abandono. Ser niño “huacho” en la historia de Chile (siglo XIX) ingresó en la cotidianidad de los niños dando espacio a las “voces” de ellos9. En un modo similar, los trabajos de Illanes10 y Rojas Flores11, aportaron una mirada social a la experiencia de ser niño en los inicios del siglo pasado.

5Consideramos como marco inicial de esta investigación, la creación de la cátedra de enfermedades de la infancia, en 1870, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile. Este espacio se configuró como una instancia de discusión y los albores de la profesionalización médica pediátrica. A partir de este proceso se desplegaron dos procesos simultáneos: la circulación y lecturas del conocimiento europeo, por un lado, y la conformación de saberes influidos del sustrato cultural de los especialistas que los elaboraron, por el otro. Como punto final del estudio establecemos la ley de la infancia desvalida (1912), la que fue parte de una serie de leyes de carácter social que contribuyeron a mejorar las condiciones de vida de la niñez y regular el trabajo infantil. Este contexto institucional permite aproximarnos a los antecedentes de los métodos empleados por los médicos, a lo largo del siglo XX, para disminuir la mortalidad infantil.

6Metodológicamente, nuestra investigación recurre a prensa contemporánea de Santiago de Chile. La elección de este tipo de fuentes guardó relación con la importancia que en ellos se dio al discurso médico y al discurso de la elite política frente al problema de la mortalidad infantil. La elección de este tipo de fuentes guardó relación con la identificación de noticias referentes al problema de la mortalidad infantil. La búsqueda en la prensa estuvo concentrada entre el período de fundación del diario y su término o el año 1912, límite final de la investigación.

7También, la mortalidad infantil ha sido abordada por médicos y abogados, a través de memorias de titulación, actas de congresos y libros especializados, los que trataban la realidad de la niñez y el desarrollo de las especialidades bajo los planteamientos de su época. Los estudios de Cristina Aburto, Eduardo Vargas, Julio Román, entre tantos otros, representaron huellas para entender la conformación de los conocimientos científicos, de las cátedras de medicina y de las prácticas médicas.

8El presente artículo problematiza los acercamientos médicos acerca de la mortalidad infantil, aproximación realizada desde la ilegitimidad, el alcoholismo y las denominadas enfermedades sociales. Las discusiones sobre este ejercicio dan origen a las siguientes preguntas de investigación: ¿Cuáles eran las relaciones entre el desarrollo del conocimiento científico, acerca de la mortalidad infantil y los elementos culturales de la época en que se hallaban inmersos los médicos? ¿El fundamento de estas explicaciones dificultó la elaboración de un diagnóstico bacteriológico de las enfermedades en la infancia? ¿Los saberes médicos contribuyeron a legitimar las representaciones de la élite política, respecto del pueblo? y si es así, ¿En qué medida las interpretaciones médicas permitían asociar los componentes valóricos con la muerte de los párvulos? Las interrogantes adquieren fuerza al propiciar un recorrido por las circunstancias que rodearon el análisis de la mortalidad infantil, favoreciendo un trabajo que exprese los intercambios entre los especialistas y que, paralelamente, incluya el anclaje de estas perspectivas.

La ilegitimidad del nacimiento

9En la capital del país, la mortalidad infantil era una de las más elevadas a escala mundial. A partir de los datos oficiales publicados por el Estado a través del Anuario Estadístico, la tabla 1 presenta una tasa de mortalidad infantil con tendencias de valores elevados; entre los años 1870 y 1885, sobre los 400 de cada 1.000 niños fallecieron antes de superar la etapa consignada como infancia (hasta los siete años). Si bien, con la instalación del Registro Civil (1883) la categoría sufrió modificaciones, desde entonces catalogó hasta un año, las cifras continuaron marcando valores altísimos, por encima de las 300 muertes de cada 1.000 nacidos vivos. Estos números, desde la década de 1920, comenzaron a descender por los efectos de múltiples factores, entre ellos: la introducción de la medicina infantil, los avances en salubridad y las regulaciones sobre alimentación.

Tabla 1 – Cálculo tasa de mortalidad infantil, Provincia de Santiago 1870-1920

Año

Nacimientos

Fallecimientos

Mortalidad Infantil

1870

16.418

6.796

413.9

1871

16.484

6.863

416.3

1872

16.319

7.718

473.0

1874

16.748

7.368

439.9

1876

16.665

9.476

568.6

1877

16.109

7.744

480.7

1878

15.414

8.289

537.8

1879

17.340

8.487

489.4

1880

17.557

10.170

579.3

1882

18.256

8.207

449.6

1883

18.014

7.313

406.0

1884

14.235

4.308

302.6

1885

5.390

2.488

461.6

1886

4.674

1.482

317.1

1887

4.744

1.544

325.5

1888

7.526

2.868

381.1

1889

14.912

5.181

347.4

1896

8.523

4.093

480.2

1909

18.602

8.316

447.0

1912

21.209

8.339

393.2

1913

21.720

8.029

369.7

1915

21.803

7.193

330.0

1917

25.278

7.863

311.1

1918

24.689

7.510

304.2

1919

24.081

8.990

373.3

1920

24.628

7.542

306.2

Fuente: Anuario Estadístico de la República de Chile, 1870-1920.

  • 12 Vargas, C., Movimiento de la población en Chile. Mortalidad de párvulos, Santiago, Memoria Licencia (...)
  • 13 Oficina Central de Estadísticas, Anuario Estadístico de la República de Chile correspondientes a lo (...)
  • 14 El Mercurio, “La mortalidad infantil”, 21 de junio de 1911.

10La medicina diferenciaba entre los hijos legítimos y los ilegítimos, los primeros «viven al lado de su madre, amamantado por ella i con todos los cuidados que esta le prodiga, aquel, por el contrario, es separado de la suya para ocultarlo a los ojos del mundo i de la familia su falta i su deshonra»12. Además, los niños ilegítimos nacían en condiciones económicas precarias, «sin lazos de familia, son el instrumento de las pasiones; i no reportando de ellos la sociedad sino perjuicios, vienen con frecuencia a poblar las cárceles i los presidios»13. La acepción de familia tradicional era el modelo validado y el matrimonio era considerado como la fórmula para definir este núcleo, por tanto, la ilegitimidad se relacionaba con la práctica del abandono. A este respecto, las élites atribuyeron que en las clases pobres ocurría «una proporción elevada en las defunciones de los niños nacidos fuera del matrimonio»14.

  • 15 Román, Julio, Mortalidad de niños menores de un año en Santiago de Chile. Estadística, causas i pro (...)
  • 16 El Chileno, “La mortalidad infantil”, 4 de febrero de 1909.
  • 17 Körner, Víctor, “Protección de las madres durante el embarazo, el parto y el puerperio, su influenc (...)

11El doctor Julio Román aseguraba que “nuestra cifra de ilejitimidad se eleva desgraciadamente a límites mui poco en armonía con nuestra cultura”15. Este aspecto reafirmado por la prensa al señalar que, solo en Santiago, el 50 % de los casos de muerte correspondía a esa categoría. En todo caso, las cifras eran discutidas porque el Registro Civil, a diferencia de la Iglesia, rotulaba así todas las familias que no se encontraban casadas por Ley. Al respecto, el doctor Federico Puga Borne señalaba: “si hubiera de juzgarse de la inmoralidad de un país por la cantidad de sus hijos ilejítimos, ningún país habría más inmoral que Chile”16. Esta fundamentación llama la atención, puesto que intentaba explicar la mortalidad científicamente, pero sin sustraerse de la moralidad familiar. Durante el Congreso de Protección a la Infancia del año 1912, el doctor Víctor Körner, aseguraba que la mortalidad “es mucho mayor entre los niños ilegítimos que entre los legítimos”17.

  • 18 Milanich, Nara, “Perspectiva histórica sobre filiación ilegítima e hijos ilegítimos en América Lati (...)

12En este período, la figura de ilegitimidad se relacionaba con el carácter de clandestino o prohibido, reforzando el concepto católico de la familia, como fundamento de la crianza infantil. Este marco valórico, cimentado por la élite creyente y por la profunda raigambre de la Iglesia en la sociedad, la que se encargó de censurar la natalidad fuera del matrimonio. Se trata de representaciones argumentadas en el honor familiar, cuyas fisonomías se van transformando según la época y proveen culturalmente a las élites para estructurar y mantener el orden social18.

13La tabla 2 recoge las inscripciones de nacimientos durante 1870-1920. El criterio de clasificación era concebido según la autoridad que efectuaba la tramitación. En este caso, encontramos algunos componentes para entender el origen y la permanencia del orden social, desarrollada tanto por la Iglesia como por el Registro Civil: por un lado, los párrocos consignaron como legítimos a los niños nacidos en un matrimonio validado por la Iglesia; por el otro, la administración civil reconoció los nacimientos bajo el matrimonio ejecutado por la institución y el eclesiástico, reafirmando con ello las distinciones entre ambos grupos de infantes.

14Como se estima, las cantidades de ambos se incrementaron al ritmo del crecimiento de la población. Sin embargo, al establecer una proporción que exprese la relación entre las dos variables, a partir de la tabla 2, distinguimos tres períodos según la institución que generó la cifra de legitimidad/ilegitimidad: el primero, durante la administración eclesiástica (1870-1884) el porcentaje de ilegítimos fluctuó entre 16 y 24 % del total de nacimientos, respectivamente; el segundo, transición (1884-1909) estuvieron entre 14 y 28 %; el tercero, el Estado con la reorganización de la estadística asumió dicha función, entre 1909 a 1920, el número de ilegítimos alcanzó cifras superiores al 40 %.

Tabla 2 – Número de habitantes, nacimientos y clasificación por inscripción (legítimos/ilegítimos), Provincia de Santiago 1870-1920

Año

Población

Nacimientos

Legítimos

Ilegítimos

1870

367.775

16.418

13.102

3.522

1871

374.069

16.484

12.973

3.561

1872

380.379

16.319

12.966

3.272

1874

391.548

16.748

14.080

2.662

1876

369.597

16.665

14.081

2.584

1877

370.355

16.109

13.828

2.300

1878

379.844

15.414

11.134

1.953

1879

332.698

17.340

13.996

3.299

1880

387.081

17.557

14.377

3.180

1881

389.191

18.432

14.993

3.533

1882

395.739

18.256

15.104

3.102

1883

397.799

18.014

14.805

3.207

1884

322.019

14.235

11.705

2.599

1885

329.753

5.390

4.589

779

1896

416.296

8.523

6.926

2.730

1909

536.767

18.602

10.281

8.321

1910

546.599

19.030

10.714

8.316

1912

566.787

21.209

11.366

8.296

1914

587.721

22.167

13.147

9.020

1915

598.477

21.803

13.156

8.647

1916

604.224

23.632

13.780

9.852

1917

615.154

25.278

14.457

10.821

1918

627.491

24.689

14.486

10.203

1919

640.087

24.081

10.854

8.885

1920

687.025

24.628

14.588

10.040

Fuente: Anuario Estadístico de la República de Chile, 1870-1920.

El alcoholismo

  • 19 Godoy, Milton, “Fiesta, borrachera y violencia entre los mineros del Norte chico. 1840-1900”, Revis (...)
  • 20 Sandoval Hurtado, Fernando, Ensayo sobre la cuestión social en Chile, Santiago, Memoria Licenciado (...)

15La historiografía nacional ha estudiado, de modo detallado, el problema del alcoholismo durante el siglo XIX, sus representaciones y consecuencias en la sociedad19. Tal como ocurre en las valoraciones culturales y los significados de las enfermedades, las descripciones de los médicos y abogados son incorporadas a las definiciones de criterios excluyentes, que fortalecen una imagen del ciudadano como una persona trabajadora y proveedora de su familia. El alcohólico queda fuera de ese cuadro, tal como lo afirma Fernando Sandoval: «Obrero y el gañán forman el 70 % de la población general y que no encuentra otra distracción, en las horas de descanso que la embriaguez, por eso gran parte de esta inmensa masa se embriaga; esto ocurre sistemáticamente en la vida ordinaria de nuestro pueblo y ello explica dos fenómenos sociales, éstos son, la falta relativa de trabajos en las industrias, especialmente en los primeros días de cada semana; un aumento bien comprobado de la delincuencia y de la criminalidad»20.

  • 21 Cámara de Diputados, Sesión 81.ª ordinaria en 31 de agosto de 1902, p. 1.702.
  • 22 Cámara de Diputados, Sesión 81.ª, p. 1.701. El senador Ramón Subercaseaux, apelando a una publicaci (...)

16Como lo muestran los registros históricos, a inicios del siglo XX, los actores políticos y médicos expresan que las principales consecuencias sociales del alcoholismo eran los nacimientos de seres degenerados y el desarrollo de las enfermedades mentales21. Nótese que en ese momento fueron denominados como efectos sociales del alcohol enfermedades que tenían componentes de carácter biológico. Los niños que nacían con algún grado de degeneración se encontraban en «un estado de inferioridad tal, que la lucha por la vida sea imposible»22; esta explicación asocia la herencia desde lo individual-biológico a lo social, entre padres e hijos y la diferencia entre la salud o la enfermedad.

  • 23 Melfi Demarco, Mateo, Mortalidad infantil y protección a la infancia, Santiago, Memoria Licenciado (...)
  • 24 El Chileno, “La enseñanza de la Hijiene”, 22 de febrero de 1895.

17Para la prensa, padres alcohólicos heredaban en los niños el raquitismo y la debilidad general del cuerpo, puesto que «la sífilis, la tuberculosis i el alcoholismo de los padres, pueden invocarse como causantes directos de los partos prematuros, en consecuencia de estos niños débiles»23. Una noticia, por ejemplo, explicaba: «se sabe que la embriaguez se desarrolla i crece en proporción aterradora i es un hecho que la mortalidad de niños pobres es una de las mayores del mundo»24. Ese era solo un indicio de cómo los editores pensaban al pueblo.

  • 25 El Mercurio, “Excesiva morbilidad y mortalidad de adultos y niños”, 16 de mayo de 1921.
  • 26 El Mercurio, “Excesiva morbilidad y mortalidad de adultos y niños”, 16 de mayo de 1921.

18El profesor de la asignatura de Clínica Infantil en la Universidad de Chile, Luis Fuenzalida Bravo, reconocía que el conventillo empujaba al obrero a la ebriedad, como “el que se intoxica con morfina para calmar un dolor rebelde”25. Siguiendo la trayectoria dicotómica de civilización/barbarie, sugería al analfabetismo como fuente que demostraba inclinación a lo que se consideraba un vicio. A esto se fue añadiendo una diversidad de recomendaciones que asociaron la ignorancia, en los preceptos elementales de la higiene, con la herencia alcohólica. Esta mirada replicaba que “el vigoroso el flagelo del alcoholismo, impregne y mortifique a la colectividad (…) los maléficos para la salud del organismo, del espíritu y como factor de excesiva mortalidad”26. Los médicos, a partir del conocimiento científico, representaban las enfermedades y los fallecimientos tomando en cuenta valores culturales y los significados del alcohólico por encima de los efectos tóxicos que causaba la bebida en el individuo. A juicio de las autoridades, tal marco era proyectado desde la individualidad al cuerpo social y los defectos biológicos eran generadores de potenciales revoltosos, anarquistas o criminales. En el ámbito social, el peligro recaía en el mal ejemplo, dadas las consecuencias materiales y morales en el hogar.

  • 27 Rodríguez Barros, Javier, Hacia la despoblación, Santiago, Imprenta y Litografía Universo, 1923, p. (...)
  • 28 Moore, Eduardo, “Influencia del alcoholismo en la mortalidad infantil”. En: Primer Congreso Naciona (...)

19La definición de la élite sobre la embriaguez revela las conexiones entre el poder político y el conocimiento médico como refuerzo de sus ideas. Los especialistas concuerdan en subrayar las consecuencias nefastas del alcohol en relación a la mortalidad infantil, los párvulos, hijos de padres alcohólicos, heredan una constitución psíquica con profundas alteraciones de su memoria y sensibilidad. Para el doctor Javier Rodríguez, los efectos innegables del alcoholismo en la descendencia de los recién nacidos se expresan en la «debilidad congénita y la frecuencia de las perturbaciones cerebrales, convulsiones, epilepsia o imbecilidad»27. Igualmente, la bebida interviene como herencia de «anormalidad de actos que se traducen por malas pasiones, por degradación del carácter y por una marcha atrás en todas las funciones de la actividad cerebral»28. Luego, en el proceso educativo del infante, aparecen dificultades donde se reconoce estos efectos como signo de un temperamento indócil, irascible, provocativo y torpe. Índices que conducen al niño a la mentira, por consiguiente al engaño y marcan su desarrollo; por esta razón, se dedica al robo, empezando por alimentos y bebidas, continúa con cualquier objeto, para terminar como ladrón, alcohólico y criminal.

Imagen 1 – El niño enfermo, óleo de Pedro Lira. Museo Nacional de Bellas Artes

Imagen 1 – El niño enfermo, óleo de Pedro Lira. Museo Nacional de Bellas Artes

Fuente: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Ministerio de Educación Pública, Exposición: Balmaceda y su tiempo. Biblioteca Nacional de Chile. Sala Miguel de Cervantes, Santiago, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos – Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile, 7 de agosto – 21 de septiembre de 1991, p. 38.

La tuberculosis

  • 29 Llantén, Elisa, Morbilidad y mortalidad infantil por sífilis y tuberculosis, p. 45.
  • 30 El Mercurio, “El Congreso de Beneficencia Pública”, 16 de septiembre de 1917.

20La tuberculosis en la mayoría de los niños infectados, menores de dos años, tenía un elevado índice de letalidad. Desde el prisma de los expertos, se vinculaba principalmente a las clases desamparadas o que contaban con recursos económicos escasos. A partir de las observaciones efectuadas en las Gotas de Leche, es posible asegurar que al recinto arribaron madres tuberculosas con sus hijos tras el parto, constatando que «el niño nace sano y que en esa primera edad de la vida, el contagio es familia, y casi siempre materno. La tuberculosis del padre representa un peligro más lejano»29. Igualmente, examinando la significativa peligrosidad que recibió ésta infección y las impresiones que causaba entre los habitantes, para el doctor Ernesto Soza ocasionaba que «miles de enfermos que hacen ya amago de solicitar auxilio porque saben que no los reciben en ningún hospital»30.

  • 31 Soza, Ernesto, “La tuberculosis ¿Qué debemos hacer ante la gran influencia que esta calamidad tiene (...)

21El debate médico y las explicaciones sobre el origen de la tuberculosis enlazaban múltiples puntos acerca de la influencia de esta enfermedad en la mortalidad infantil. El doctor Ernesto Soza, aborda la etiología del mal, desde la transmisión congénita y su propagación a través del contagio; reconoce la predisposición del recién nacido a contraer la afección, o sea, los padres determinaban la adquisición de la tuberculosis durante la gestación. En cuanto a la propagación del contagio, el párvulo en sus primeros meses de vida, era afectado por los gérmenes del entorno, la leche materna, los contactos y descuidos de los portadores. Para demostrar la precisión de los diagnósticos, por el crecimiento del conocimiento científico, el especialista señalaba que «durante largo tiempo la frecuencia de la tuberculosis en los niños de pecho fue desconocida. Para demostrarlo fue preciso estudiar, las estadísticas de autopsias practicadas en los hospitales de niños»31. Así, recomendaba a las madres prácticas de características preventivas, basadas en cuidar a los niños de este contagio y apartarlos de todas aquellas causas que disminuyeran o aniquilaran sus defensas naturales.

Imagen 2 – Interior de conventillo, Santiago

Imagen 2 – Interior de conventillo, Santiago

Fuente: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Ministerio de Educación Pública, Exposición: Balmaceda y su tiempo. Biblioteca Nacional de Chile. Sala Miguel de Cervantes, Santiago, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos – Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile, 7 de agosto – 21 de septiembre de 1991, p. 30.

  • 32 El Mercurio, “La tuberculosis en Chile”, 27 de mayo de 1905.
  • 33 Ibíd.
  • 34 El Mercurio, “La higiene pública y nuestra mortalidad”, 12 de octubre de 1913.

22La tuberculosis es una enfermedad especialmente contagiosa, se trata de una afección que ataca sin distinción a las clases sociales, sobre todo al proletariado. En este sentido, prevalece la perspectiva científica médica, desde donde destacan los planteamientos del doctor Isaac Ugarte. Dadas las proporciones del malestar se hizo indispensable desarrollar estudios y dictaminar medidas para disminuir la alta mortalidad que diezmaba a la población infantil. La definición de estas políticas requería un respaldo estadístico para precisar el número de muertes ocasionadas por la tuberculosis de pulmón. En la práctica, la producción de tales evidencias encerraba «grandes errores, pues no computan todas las enfermedades tuberculosas, ni están fundados en autopsias y tienen imperfecciones graves»32. Para el facultativo, los exámenes y las necropsias efectuadas concordaban, pues, en establecer que la tuberculosis había echado en Chile raíces profundas, constituyendo una amenaza. En muchas de las muestras había encontrado: «procesos bien acabados de cicatrización de lesiones tuberculosas del pulmón y de otros órganos que se observan en individuos muertos por accidentes o enfermedades que nada tienen que ver con aquella»33. De igual modo, el Registro Civil, siguiendo la declaración de los familiares, elaboraba estadísticas inexactas, ya que registraba «un tanto por ciento como fallecimientos por pulmonía, siendo que la muerte la ha causado la tuberculosis»34.

  • 35 Junta de Beneficencia de Santiago, Actas de las sesiones de la Junta de Beneficencia, 17 de junio d (...)
  • 36 Junta de Beneficencia de Santiago, Actas de las sesiones de la Junta de Beneficencia, 24 de junio d (...)

23Blas Vial, integrante de la Junta de Beneficencia, llamaba la atención al organismo acerca de la necesidad de hospitalizar en San José a los niños tuberculosos, para impedir el peligro de contagio en los Hospitales de Niños Roberto del Río y Manuel Arriarán. Al respecto, el doctor Exequiel González contestó que no existía tal local para niños tuberculosos en esa institución, para aceptar «a estos enfermos había que sacar a los ancianos que actualmente ocupan camas y evitar, en lo sucesivo, su recepción»35. Sin embargo, según el doctor Lucas Sierra, difícilmente mejorarían los infantes con tuberculosis, trasladados a este recinto; el mismo facultativo precisaba los diversos puntos de gravedad del mal y recomendaba para los párvulos un sanatorio que estuviera a nivel del mar. Finalmente, se habilitaron «dos salas para esta clase de enfermos: una para niñitas con 14 camas y otra para niños con 12 camas. Solamente podrán atender enfermitos de medicina pues no hay personal para los que necesiten intervención quirúrgica»36. La edad de los niños admitidos en el establecimiento no sería menor a los siete años.

Conclusiones

24La formación de los conocimientos pediátricos, a inicios del siglo XX, no solo evidencia el surgimiento de una especialidad médica que procura encontrar respuestas a la elevada mortalidad infantil, entender las enfermedades de la infancia y prevenir la transmisión de ellas mediante la herencia, sino que muestra la influencia de elementos culturales para definir un modelo familiar y, su antítesis, representada por los males que fueron connotados como sociales. A partir de ese encuentro, la mirada médica sobre la infancia asocia la valoración cultural de la familia, el abandono, el rol de la mujer, es decir, una serie de índices alineados con las representaciones de la sociedad desde las élites, más que a la bacteriología de los malestares o los contagios que eran provocados por estar en contacto con los gérmenes de la infección. Ésta desviación en la forma de acercamiento a las afecciones en la infancia genera análisis médicos centrados en la moral, que tratan de evitar los nacimientos fuera del matrimonio, el alcoholismo y las infecciones de transmisión sexual.

25La construcción de estos saberes no solo circula entre los especialistas, es transmitida también desde los médicos a las madres, a través de su contacto, en una serie de establecimientos dedicados a los cuidados en la infancia, Gotas de Leche, Hospitales, Ajuar Infantil. Las representaciones sobre el papel de la mujer en la familia, los riesgos de contraer enfermedades y el consumo de alcohol, proceden de las ciencias médicas, apoyadas por la institucionalidad de la Iglesia y el Estado. El proceso de incorporación de la pediatría en la sociedad y la legitimación de este campo, fija los métodos que interpretan la etiología de las enfermedades e incluye fundamentos biológicos con dinámicas sociales y culturales. Así, problemas sociales como la ilegitimidad, que no pertenecía al área médica, fue definido y abordado por los médicos como un componente clave de la mortalidad infantil y, frecuentemente, entendido como parte de otros malestares: alcoholismo y tuberculosis.

26Si se consideran las expresiones desarrolladas por los médicos es posible interpretar, que las discusiones sobre la mortalidad infantil estuvieron basadas en la edificación de una estructura de valores, acorde con las representaciones sociales que la élite santiaguina conformaba, en referencia a los sectores populares. El problema de las enfermedades en el primer año de vida venía siendo tratado desde el último tercio del siglo XIX, aunque las aproximaciones no fueron abordadas en clave biológica sino, principalmente, en clave moral. Es decir, se hallaba en la línea de los juicios estatales que convirtieron estos planteamientos en materias de reformas políticas, lo que se entendía como transformaciones culturales en el pueblo. Desde la perspectiva patológica, se observa que no existían distinciones profundas entre el alcohólico, el tuberculoso y el sifilítico, pues todos estos factores compusieron un solo conjunto representante de lo enfermo. Esta era la manifestación y la trayectoria de un mismo sistema, desde el cual se interpretaban las características frágiles de los recién nacidos. A partir de esta trama, la medicina demostró las separaciones entre lo sano/enfermo y normal/anormal, entre tantos otros anversos y reversos.

27Durante las primeras décadas del siglo XX, la consolidación y los sustentos de la medicina pediátrica, enmarcada en los permanentes cambios del conocimiento científico, permiten extirpar de este ramo del saber sus valoraciones morales. Aunque, los nuevos métodos para tratar las afecciones en la infancia no se produjeron de forma uniforme o determinante, sino que se basaron en el ensayo y error, así, la ciencia avanzó por tránsitos sinuosos. La profundización de los estudios de las enfermedades en el laboratorio y, por consiguiente, de las explicaciones sobre la mortalidad infantil, instalaron como paradigma la mirada bacteriológica, para demostrar la aparición de los males. Esta perspectiva social de las enfermedades no desapareció de un día para otro, sino que derivó a otros caminos que emergieron y legitimaron estos campos. En esa línea, los avances científicos, como la teoría microbiana, no representa nuevas invenciones de manera apartada, sino un conjunto de hallazgos relacionados, que generalmente dependían de una base previa de saberes. Por ejemplo, la eugenesia, que gozó de amplio reconocimiento científico hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, tomó el concepto raza, cuyo significado fue llenado por el alcoholismo y la sífilis como agentes que colaboraban en su deterioro.

Haut de page

Bibliographie

Aburto, Cristina, Contribución al estudio de la mortalidad infantil en Santiago, Santiago, Memoria Licenciado en Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Imprenta i Litografía “La Ilustración”, 1914.

Bergot, Solène, “Caracterización y mapeo del servicio doméstico en Santiago de Chile. Una radiografía en 1895 a través del diario “El Chileno”, Revista Historia 396, vol. 7, n° 1, p. 11-41, 2017.

Birn, Anne-Emanuelle, “Doctors on record: Uruguay’s infant mortality stagnation and its remedies, 1895-1945”, Bulletin of the History of Medicine, n° 82, p. 311-354, 2008.

Birn, Anne-Emanuelle; Pollero, Raquel; Cabella, Wanda, “No se debe llorar sobre la leche derramada: el pensamiento epidemiológico y la mortalidad infantil en Uruguay, 1900-1940”, Estudios interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, vol. 14, n° 1, p. 1-12, 2003.

Borah, Woodrow; Cook, Sherburne, “Marriage and legitimacy in Mexican culture: Mexico and California”, California Law Review, n° 54, p. 946-1008, 1966.

Canguilhem, Georges, Lo normal y lo patológico, Buenos Aires, Siglo veintiuno editores S.A., 1971.

Castro, Teresa; Cortina, Clara; Martin, Teresa; Pardo, Ignacio, “Maternidad sin matrimonio en América Latina: análisis comparativo a partir de datos censales”, Notas de población, n° 93, p. 37-76, 2001.

Cavieres, Eduardo; Salinas, René, Amor, sexo y matrimonio en Chile tradicional, Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso, 1991.

Cavieres, Eduardo, “Ser infante en el pasado. Triunfo de la vida o persistencia de estructuras sociales. La mortalidad infantil en Valparaíso, 1880-1950”, Revista de historia social y de las mentalidades, n° 5, p. 31-58, 2001.

Cordero Baños, Eduardo, Los males sociales como causa de la mortalidad infantil, Santiago, Memoria Licenciado en Medicina, Universidad de Chile, Imprenta Fiscal de la Penitenciaría, 1923.

Couyoumdjian, Juan Ricardo, “Una bebida moderna: la cerveza en Chile en el siglo XIX”, Revista Historia, n° 37, p. 311-336, 2004.

Delgado, Manuel, “La infancia abandonada en Chile, 1770-1930”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, n° 5, p. 101-126, 2001.

Di Liscia, María Silvia, “Hijos sanos y legítimos: sobre matrimonio y asistencia social en Argentina (1935-1948)”, História, Ciências, Saúde-Manguinhos, vol. 9, p. 209-232, 2002.

Díaz, José; Gallego, Francisco; Lafortune, Jeanne, “Nacimientos fuera del matrimonio en la Historia de Chile: algunos hechos estilizados”, Estudios Públicos, n° 142, p. 37-79, 2016.

Fernández Labbé, Marcos et. al., Alcohol y trabajo. El alcohol y la formación de las identidades laborales, Chile siglo XIX y XX, Osorno, Editorial Universidad de los Lagos, 2008.

Fernández Labbé, Marcos, “Los usos de la taberna: renta fiscal, combate al alcoholismo y cacicazgo político en Chile. 1870-1930”, Revista Historia, n° 39, p. 369-429, 2006.

Gallo, Óscar; Márquez, Jorge, “La mortalidad infantil y la medicalización de la infancia. El caso de Titiribí, Antioquía, 1910-1950”, Revista Historia y Sociedad, n° 20, p. 57-89, 2011.

García, Ana, “Madres solteras, pobres y abandonadas: Ciudad de México, siglo XIX”, Historia Mexicana, n° 53, p. 647-692, 2004.

Godoy, Milton, “Fiesta, borrachera y violencia entre los mineros del Norte chico. 1840-1900”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, n° 7, p. 81-117, 2003.

Goicovic, Igor, Relaciones de solidaridad y estrategia de reproducción social en la familia popular del Chile tradicional (1750-1863), Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2006.

Illanes, María Angélica, “Ausente, señorita”. El niño chileno. La escuela para pobres y el auxilio 1890/1900, Santiago, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB), 1991.

Kertzer, David; Barbagli, Marzio, The History of the European family: family life in the long nineteenth century (1789-1913), New Haven, Yale University Press, 2002.

Körner, Víctor, “Protección de las madres durante el embarazo, el parto y el puerperio, su influencia sobre la mortalidad infantil”, En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia, Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913.

Kuhn, Thomas, La estructura de las revoluciones científicas, México, Fondo de Cultura Económica, 1971.

Letelier, Hipólito, La protección de la infancia, Santiago, Memoria Licenciado en Leyes y Ciencias Políticas, Universidad de Chile, Imprenta S.B. Recoleta, 1918.

Levene, Alysa, Illegitimacy in Britain, 1700-1920, New York, Palgrave Macmillan, 2005.

Lisboa, Genaro, Mortalidad de párvulos en Chile: sus causas, modo de evitarlas, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, 1886.

Llantén, Elisa, Morbilidad y mortalidad infantil por sífilis y tuberculosis, Santiago, Tesis Licenciado en la Facultad de Medicina, Universidad de Chile, 1923.

Melfi Demarco, Mateo, Mortalidad infantil y protección a la infancia, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, 1907.

Milanich, Nara, “Perspectiva histórica sobre filiación ilegítima e hijos ilegítimos en América Latina”, Revista de Derechos del Niño, n° 2, p. 225-249, 2003.

Montecino, Sonia, Madres y huachos. Alegorías del mestizaje chileno, Santiago, Catalonia, 2010.

Moore, Eduardo, “Influencia del alcoholismo en la mortalidad infantil”, En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia. Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913.

Morquio, Luis, El problema de la mortalidad infantil, Montevideo, Consejo Nacional de Higiene, Oficina de Educación y Propaganda, 1931.

Poblete Vargas, Javiera, “Políticas del amor materno, Chile 1927-1937”, HYBRIS. Revista de Filosofía, vol. 6, n° 2, p. 65-100, 2015.

Rodríguez Barros, Javier, Hacia la despoblación, Santiago, Imprenta y Litografía Universo, 1923.

Rojas, Jorge, Los Suplementeros: los niños y la venta de diarios. Chile, 1880-1953, Santiago, Ariadna ediciones, 2006.

Rojas, Jorge, Historia de la infancia en el Chile republicano: 1810-2010, Santiago, Junta Nacional de Jardines Infantiles, 2010.

Román, Julio, Mortalidad de niños menores de un año en Santiago de Chile. Estadística, causas i profilaxia 1895-1899, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, Imprenta i encuadernación “El Globo”, 1900.

Salazar, Gabriel, Ser niño ‘huacho’ en la historia de Chile (siglo XIX). Santiago: LOM, 2007.

Sandoval Hurtado, Fernando, Ensayo sobre la cuestión social en Chile, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Leyes y Ciencias Políticas, Universidad de Chile, Imprenta Bellavista, 1918.

Soza, Ernesto, “La tuberculosis ¿Qué debemos hacer ante la gran influencia que esta calamidad tiene en la mortalidad infantil?”, En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia, Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913.

Torres, Isauro, Cómo tener y criar hijos sanos y robustos, Santiago, Editorial Nascimiento, 1926.

Torres, Diana, Batallas contra la lepra: estado, medicina y ciencia en Colombia, Medellín, Fondo Editorial Universitario, 2002.

Undurraga, Verónica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago, Editorial Universitaria, Dibam, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2012.

Vargas Guerra, Eduardo, La ilejitimidad en Chile i sus consecuencias, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Leyes y Ciencias Políticas, Universidad de Chile, Imprenta Camilo Henríquez, 1917.

Vargas, C., Movimiento de la población en Chile. Mortalidad de párvulos, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, 1882.

Haut de page

Notes

1 Canguilhem, Georges, Lo normal y lo patológico, Buenos Aires, Siglo XXI Editores S.A., 1971, p. 73.

2 Kuhn, Thomas, La estructura de las revoluciones científicas, México, Fondo de Cultura Económica, 1971.

3 Borah, Woodrow y Cook, Sherburne, “Marriage and legitimacy in Mexican culture: Mexico and California”, California Law Review, n° 54, 1966, p. 946-1008; Kertzer, David y Barbagli, Marzio, The History of the European family: family life in the long nineteenth century (1789-1913), New Haven, Yale University Press, 2002; Levene, Alysa, Illegitimacy in Britain, 1700-1920, New York, Palgrave Macmillan, 2005.

4 Castro, Teresa, Cortina, Clara, Martin, Teresa y Pardo, Ignacio, “Maternidad sin matrimonio en América Latina: análisis comparativo a partir de datos censales”, Notas de población, n° 93, 2001, p. 37-76; Di Liscia, María Silvia, “Hijos sanos y legítimos: sobre matrimonio y asistencia social en Argentina (1935-1948)”, História, Ciências, Saúde-Manguinhos, vol. 9, 2002, p. 209-232; Torres Obregón, Diana, Batallas contra la lepra: estado, medicina y ciencia en Colombia, Medellín, Fondo Editorial Universitario, 2002; García, Ana, “Madres solteras, pobres y abandonadas: Ciudad de México, siglo XIX”, Historia Mexicana, n° 53, 2004, p. 647-692; Gallo, Óscar y Márquez, Jorge, “La mortalidad infantil y la medicalización de la infancia. El caso de Titiribí, Antioquía, 1910-1950”, Revista Historia y Sociedad, n° 20, 2011, p. 57-89.

5 Birn, Anne-Emanuelle, Pollero, Raquel y Cabella, Wanda, “No se debe llorar sobre la leche derramada: el pensamiento epidemiológico y la mortalidad infantil en Uruguay, 1900-1940”, Estudios interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, vol. 14, n° 1, 2003, p. 35-65; Birn, Anne-Emanuelle, “Doctors on record: Uruguay’s infant mortality stagnation and its remedies, 1895-1945”, Bulletin of the History of Medicine, n° 82, 2008, p. 311-354.

6 Cavieres, Eduardo y Salinas, René, Amor, sexo y matrimonio en Chile tradicional, Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso, 1991; Delgado, Manuel, “La infancia abandonada en Chile, 1770-1930”, Revista de historia social y de las mentalidades, n° 5, 2001, p. 101-126; Goicovic, Igor, Relaciones de solidaridad y estrategia de reproducción social en la familia popular del Chile tradicional (1750-1863), Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2006; Díaz, José, Gallego, Francisco y Lafortune, Jeanne, “Nacimientos fuera del matrimonio en la Historia de Chile: algunos hechos estilizados”, Estudios Públicos, n° 142, 2016, p. 37-79.

7 Poblete, Javiera, “Políticas del amor materno, Chile 1927-1937”, HYBRIS. Revista de Filosofía, vol. 6, n° 2, 2015, p. 65-100; Llanos, Claudio y Lanfranco, María Fernanda, “La discusión política sobre mortalidad infantil en Chile durante la década de 1930. Elementos para una aproximación histórico política”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 74, n° 2, 2017, p. 675-703.

8 Cavieres, Eduardo, “Ser infante en el pasado. Triunfo de la vida o persistencia de estructuras sociales. La mortalidad infantil en Valparaíso, 1880-1950”, Revista de historia social y de las mentalidades, n° 5, 2001, p. 31-58.

9 Salazar, Gabriel, Ser niño “huacho” en la historia de Chile (siglo XIX), Santiago, LOM Ediciones, 2007.

10 Illanes, María Angélica, “Ausente, señorita” El niño chileno. La escuela para pobres y el auxilio 1890/1990, Santiago, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, 1991.

11 Rojas, Jorge, Los suplementeros: los niños y la venta de diarios. Chile, 1880-1953, Santiago, Ariadna ediciones, 2006; Rojas, Jorge, Historia de la infancia en el Chile republicano: 1810-2010, Santiago, Junta Nacional de Jardines Infantiles, 2010.

12 Vargas, C., Movimiento de la población en Chile. Mortalidad de párvulos, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, 1882, p. 14.

13 Oficina Central de Estadísticas, Anuario Estadístico de la República de Chile correspondientes a los años 1848 a 1858, Santiago, Imprenta Nacional, 1858, p. 233.

14 El Mercurio, “La mortalidad infantil”, 21 de junio de 1911.

15 Román, Julio, Mortalidad de niños menores de un año en Santiago de Chile. Estadística, causas i profilaxia 1895-1899, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, Imprenta i encuadernación “El Globo”, 1900, p. 25.

16 El Chileno, “La mortalidad infantil”, 4 de febrero de 1909.

17 Körner, Víctor, “Protección de las madres durante el embarazo, el parto y el puerperio, su influencia sobre la mortalidad infantil”, En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia, Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913, p. 138.

18 Milanich, Nara, “Perspectiva histórica sobre filiación ilegítima e hijos ilegítimos en América Latina”, Revista de Derechos del Niño, n° 2, 2003, p. 225-249; Undurraga, Verónica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promoción social en Chile colonial, siglo XVIII, Santiago, Editorial Universitaria, Dibam, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2012; Bergot, Solène, “Caracterización y mapeo del servicio doméstico en Santiago de Chile. Una radiografía en 1895 a través del diario “El Chileno”, Revista Historia 396, vol. 7, n° 1, 2017, p. 11-41.

19 Godoy, Milton, “Fiesta, borrachera y violencia entre los mineros del Norte chico. 1840-1900”, Revista de Historia Social y de las Mentalidades, n° 7, 2003, p. 81-117; Couyoumdjian, Juan Ricardo, “Una bebida moderna: la cerveza en Chile en el siglo XIX”, Revista Historia, n° 37, 2004, p. 311-336; Fernández Labbé, Marcos, “Los usos de la taberna: renta fiscal, combate al alcoholismo y cacicazgo político en Chile. 1870-1930”, Revista Historia, n° 39, 2006, p. 369-429; Fernández Labbé, Marcos et. al., Alcohol y trabajo. El alcohol y la formación de las identidades laborales, Chile siglo XIX y XX, Osorno, Editorial Universidad de los Lagos, 2008.

Memoria

mprenta

1917,inaria p. 24.Penitenciarusa de la mortalidad infantil, Memoria Licenciado en Medicina, Universidad de

20 Sandoval Hurtado, Fernando, Ensayo sobre la cuestión social en Chile, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Leyes y Ciencias Políticas, Universidad de Chile, Imprenta Bellavista, 1918, p. 21.

21 Cámara de Diputados, Sesión 81.ª ordinaria en 31 de agosto de 1902, p. 1.702.

22 Cámara de Diputados, Sesión 81.ª, p. 1.701. El senador Ramón Subercaseaux, apelando a una publicación del abogado francés P. Griveau, señalaba que “la embriaguez llena la mitad de los manicomios i casi la totalidad de las prisiones; que es la causa de un tercio i una cuarta parte, según como se la considere, de la mortalidad jeneral, que orijina la mortalidad infantil i que enjendra la mitad, por lo menos, de los casos de tuberculosis”. Cámara de Senadores, Sesión 15.ª estraordinaria en 9 de noviembre de 1908, p. 469.

23 Melfi Demarco, Mateo, Mortalidad infantil y protección a la infancia, Santiago, Memoria Licenciado en la Facultad de Medicina y Farmacia, Universidad de Chile, 1907, p. 39.

24 El Chileno, “La enseñanza de la Hijiene”, 22 de febrero de 1895.

25 El Mercurio, “Excesiva morbilidad y mortalidad de adultos y niños”, 16 de mayo de 1921.

26 El Mercurio, “Excesiva morbilidad y mortalidad de adultos y niños”, 16 de mayo de 1921.

27 Rodríguez Barros, Javier, Hacia la despoblación, Santiago, Imprenta y Litografía Universo, 1923, p. 23.

28 Moore, Eduardo, “Influencia del alcoholismo en la mortalidad infantil”. En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia. Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913, p. 203.

29 Llantén, Elisa, Morbilidad y mortalidad infantil por sífilis y tuberculosis, p. 45.

30 El Mercurio, “El Congreso de Beneficencia Pública”, 16 de septiembre de 1917.

31 Soza, Ernesto, “La tuberculosis ¿Qué debemos hacer ante la gran influencia que esta calamidad tiene en la mortalidad infantil?”. En: Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia. Trabajos y Actas, Santiago, Imprenta Barcelona, 1913, p. 155.

32 El Mercurio, “La tuberculosis en Chile”, 27 de mayo de 1905.

33 Ibíd.

34 El Mercurio, “La higiene pública y nuestra mortalidad”, 12 de octubre de 1913.

35 Junta de Beneficencia de Santiago, Actas de las sesiones de la Junta de Beneficencia, 17 de junio de 1924.

36 Junta de Beneficencia de Santiago, Actas de las sesiones de la Junta de Beneficencia, 24 de junio de 1924.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – El niño enfermo, óleo de Pedro Lira. Museo Nacional de Bellas Artes
Légende Fuente: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Ministerio de Educación Pública, Exposición: Balmaceda y su tiempo. Biblioteca Nacional de Chile. Sala Miguel de Cervantes, Santiago, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos – Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile, 7 de agosto – 21 de septiembre de 1991, p. 38.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/76861/img-1.png
Fichier image/png, 508k
Titre Imagen 2 – Interior de conventillo, Santiago
Légende Fuente: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Ministerio de Educación Pública, Exposición: Balmaceda y su tiempo. Biblioteca Nacional de Chile. Sala Miguel de Cervantes, Santiago, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos – Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile, 7 de agosto – 21 de septiembre de 1991, p. 30.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/76861/img-2.png
Fichier image/png, 394k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pablo Chávez Zúñiga, « Ilegitimidad, alcoholismo y tuberculosis: explicaciones médicas de la mortalidad infantil. Santiago de Chile (1870-1912) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 octobre 2019, consulté le 14 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/76861 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.76861

Haut de page

Auteur

Pablo Chávez Zúñiga

Doctor en Historia, Universidad de Chile, Chile.
pablo.chavez.zuniga@gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page