Navigation – Plan du site
(Re) Pensar Malvinas: visualidades, representaciones y derechos humanos – Coord. par Alejandra Soledad González, Ramiro Manduca y Verónica Perera
Mariano Veliz

Formas discrepantes de inteligibilidad de la Guerra de Malvinas: Jorge Denti y León Rozitchner entre el exilio y la subjetividad

Dissenting forms of intelligibility of the Malvinas War: Jorge Denti and León Rozitchner between exile and subjectivity
[08/10/2019]

Résumés

El trabajo se orienta a indagar en las estrategias articuladas por dos producciones culturales que configuraron intentos de asignar inteligibilidad a la Guerra de Malvinas. Tanto en Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia, el ensayo escrito por León Rozitchner, como en Malvinas: historia de traiciones, el documental realizado por Jorge Denti, se aborda este episodio desde la inmediatez de la experiencia histórica. Se trata de textos de intervención que se pliegan a los debates suscitados a raíz del comienzo del conflicto bélico. Ambos se organizan a partir de una voluntad polémica dedicada a rebatir las interpretaciones celebratorias del gesto emprendido por la última dictadura cívico-militar. Los dos coinciden en la necesidad de inscribir el enfrentamiento en el marco ampliado de la dictadura y encuentran en esta inscripción la clave para asegurar la legibilidad del acontecimiento, pero también escudriñan la centralidad de la contienda para desentrañar el funcionamiento de la dictadura. Desde sus respectivos exilios, Rozitchner entabla una batalla en el campo intelectual y Denti realiza un documental que busca asignar la voz a los pueblos. En ambos casos, se exploran modos de intervención sobre el presente y se propician abordajes válidos para pensar la guerra.

Haut de page

Texte intégral

Entre la ceguera y la visibilidad

  • 1 Lorenz, Federico, Unas islas demasiado famosas. Malvinas, historia y política, Buenos Aires, Capita (...)

1Los abordajes críticos de la historia de las Islas Malvinas deben arriesgarse al contacto con el trauma. Esto se debe, según Federico Lorenz, a que su presencia en el imaginario argentino está cimentada en dos momentos marcados por lo traumático: una usurpación y una derrota1. Si los acercamientos al estudio de las islas están sellados por estas heridas trágicas, esto se incrementa cuando se intenta dar cuenta del conflicto bélico ocurrido en 1982, uno de los fenómenos más complejos de desentrañar de la historia del siglo XX en Argentina. Esta dificultad deriva, en gran medida, de la necesidad de inscribir la contienda militar en el marco ampliado de la última dictadura cívico-militar.

  • 2 La apelación a la idea de una “recuperación” fue organizada por la propia dictadura. Por ese motivo (...)
  • 3 Gamarnik, Cora, “La fotografía de prensa durante la guerra de Malvinas: la batalla por lo (in)visib (...)
  • 4 Op. cit., p. 207.

2El dispositivo de (in)visibilidad articulado desde la “recuperación”2 de las islas, gestionado por los responsables de la información y los medios de comunicación durante la dictadura, fue extremado luego de la derrota3. Si hasta allí se había dedicado a regular la circulación de las imágenes y los testimonios, la capitulación implicó la automática conversión de los ex combatientes en sujetos invisibilizados y silenciados y la transformación del propio episodio en un punto ciego de la historia nacional. Las políticas de ocultamiento instauradas en ese contexto tampoco fueron desafiadas en los años posteriores al retorno democrático. Esto se debió, principalmente, a que la guerra suponía, entre otros peligros, el de confundir la defensa de los derechos de los ex combatientes civiles, que habían sido enviados compulsivamente a la guerra, con la defensa de los militares genocidas que habían decidido su destino. Así, por sus motivaciones, su ubicación histórica y sus consecuencias, la inteligibilidad del enfrentamiento militar no puede autonomizarse del marco criminal del que emergió. Federico Lorenz se pregunta al respecto “¿qué operación de reconstrucción histórica deberíamos hacer socialmente para que fuera posible honrar el sacrificio de millares de argentinos y a la vez caracterizar el contexto en el que fueron a combatir?”4. En el marco de estas situaciones dilemáticas, la gestión de la ceguera practicada desde el poder no siempre encontró resistencia en una sociedad civil que compartía el deseo de conservar a la guerra y a los ex combatientes en el espacio permanente de lo imperceptible.

  • 5 La referencia a la noción “guerra sucia” operada por Rozitchner establece tempranamente una discusi (...)
  • 6 Rozitchner, León, Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia. El punto ciego de la crítica pol (...)

3En el prólogo a la segunda edición de Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia, publicada en 2005, León Rozitchner piensa el enfrentamiento bélico como uno de los agujeros negros de la historia argentina reciente5. En su argumentación, el funcionamiento de estos puntos ciegos se basa en despojar de sentido al acontecimiento para ocultar una significación insoportable. De esta manera, se impide “que se los comprenda y se los integre a la conciencia ciudadana y entren a formar parte de su pensamiento y de su cuerpo”6. La ceguera frente al episodio del pasado conduce a la imposibilidad, a partir de allí, de asignar alguna forma de comprensión de sus continuidades en el presente. El evento queda así definido por la ausencia de elaboración de su verdad histórica. Para Rozitchner, esta falta convierte a los hechos históricos, colectivamente creados, en cataclismos naturales que dejan a la sociedad inerme. Por eso, propone otra forma de inteligibilidad de ese fragmento fundamental de la historia argentina que la complicidad colectiva decidió borrar de su pasado.

  • 7 Vitullo, Julieta, Islas imaginadas. La Guerra de Malvinas en la literatura y el cine argentinos, Bu (...)

4Ante la eficacia de las políticas de ocultamiento y la conversión de la guerra en un punto ciego de la historia, las producciones culturales se asignaron la tarea de dar visibilidad al acontecimiento y audibilidad a sus protagonistas, recurrentemente suprimidos de los relatos oficiales. En este sentido, Julieta Vitullo indaga los enlaces entre la invisibilidad devenida política de Estado, con la complicidad de una sociedad civil anclada en una amnesia radical, y un “aparato ficcional [que] comienza a operar hacia el permanente retorno, también sistemático, de la guerra dentro de la cultura argentina”7. Las islas comienzan a detentar una nueva vida y una nueva materialidad enfrentada a la invisibilidad fantasmal a la que habían sido condenadas por las mencionadas políticas de Estado. Las producciones culturales adquieren, de este modo, un rol predominante en la recuperación simbólica, narrativa y política de las islas y su historia. El cine y la literatura, el teatro y la ópera, las artes plásticas y la música popular le atribuyen a la contienda la vitalidad incontenible de los relatos y las imágenes. Y se pliegan así no solo a una batalla por el imaginario sobre el archipiélago del Atlántico Sur, sino a un combate mayor por la memoria y la construcción de sentidos históricos. Si la dictadura había sido exitosa en la gestación del marco epistemológico desde el que la guerra había sido mayoritariamente pensada, las producciones culturales sobre la Guerra de Malvinas abrieron la posibilidad, y aun la necesidad, de desafiar los modos de inteligibilidad construidos en ese contexto.

5En esta dirección, dos producciones culturales sobresalen por la lucidez de sus hipótesis sobre la guerra, por haber sido gestadas desde el exilio y por la inmediatez desde la que piensan el acontecimiento: el mencionado ensayo de León Rozitchner, Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia. El punto ciego de la crítica política, publicado en 1985, y el documental Malvinas: historia de traiciones, realizado por Jorge Denti y estrenado en 1984. Ambos constituyen casos notables para evaluar la construcción de estrategias alternativas de asignación de inteligibilidad al conflicto bélico. La posibilidad de atribución de estas otras formas de comprensión de la contienda, y de los dilemas derivados de ella, permite a su vez desmontar la cadena de ocultamientos que jalonan la historia reciente argentina. Las lecturas propuestas por Rozitchner y Denti, esgrimidas durante la guerra y en la inmediata posguerra, funcionan también como aperturas a una lectura crítica de la historia argentina, de la defección de la clase política tradicional y de los combates en el interior del campo intelectual.

  • 8 Debe mencionarse la notable proliferación de estudios académicos de la producción cultural en torno (...)

6Un diálogo polémico entre ambos artefactos culturales, sensible a sus cercanías y sus distancias, permitirá desentrañar el referido régimen de (in)visibilidad compuesto por la dictadura. El documental dirigido por Denti se enfrenta al desafío de construir modos de ver lo no visto y escuchar lo no escuchado de la guerra. En el contexto de los relatos celebratorios propiciados por la dictadura y los medios anexos primero, y de los ocultamientos después, el documentalista se atreve a propiciar una escucha atenta de los testimonios de los ex combatientes y a interrogar las imágenes circulantes sobre la guerra. El ensayo escrito por Rozitchner se inscribe en una querella intelectual acerca de cómo asignar sentido a la Guerra de Malvinas, pero también se dedica, a partir de allí, a indagar las vinculaciones de la política y la teoría con la subjetividad y el deseo. De este modo, ambos examinan el conflicto bélico con la intención de encontrar formas heterogéneas de asignarle una inteligibilidad no domesticada por el cuadro de sentido instaurado por la dictadura8.

Desde el exilio

  • 9 Franco, Marina, El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 200 (...)

7El desembarco de las fuerzas armadas argentinas en las Islas Malvinas generó divisiones rotundas entre los exiliados argentinos. En su reconstrucción de las polémicas suscitadas al respecto entre quienes se habían exiliado en París, Marina Franco señala que los dos ejes ideológicos alrededor de los que se articulaban las querellas políticas y teóricas, propulsados por quienes apoyaban el gesto de “recuperación” de las islas, eran la defensa de lo nacional y el antiimperialismo. Se trataba de dos problemas que habían sido claves en las batallas políticas emprendidas por la izquierda argentina y por los grupos insurreccionales. La emergencia de un acontecimiento histórico que ponía en primer plano estos dos ejes suponía la reaparición de los combates acerca del sentido, la potencia, la eficacia y las consecuencias de esta nueva irrupción. Franco sostiene que la “recuperación” permitió a muchos exiliados sentirse partícipes de aquella unidad de la Nación. El desembarco en las islas les ofrecía a los exiliados la oportunidad de reunirse con una comunidad que les había sido físicamente arrebatada. Por eso, la pregnancia del imaginario nacional sobre Malvinas, forjado desde la educación primaria, junto a un nacionalismo territorial de largo alcance y un clima general favorable a la violencia bélica, funcionó como el estímulo principal de estos debates. A su vez, el bagaje ideológico de izquierda “permitió insertar el problema en los marcos de la conciencia y el discurso antiimperialistas en los cuales podían reconocerse muchos emigrados, aun aquellos para quienes la ‘aventura’ de las islas era un último gesto del ‘horror militar’”9.

  • 10 Jensen, Silvina, “Luchas y debates políticos en el espejo de la historia de las organizaciones de e (...)
  • 11 En sus estudios del exilio argentino en Venezuela, Mario Ayala propone una visión alternativa: a tr (...)

8También Silvina Jensen10, en su exploración del exilio argentino en Cataluña, describe la fractura producida entre los argentinos residentes allí como consecuencia del comienzo de la guerra. Jensen hace hincapié en uno de los aspectos más complejos derivados de los posicionamientos a sostener en relación con la guerra: la frecuencia con la que quienes se oponían a la gesta llevada a cabo por los militares eran definidos como “traidores” por los exiliados que apoyaban la aventura bélica. De esta manera, su posicionamiento era pensado desde los marcos de sentido esgrimidos por la propia dictadura, que aseguraba que el no apoyo a la “recuperación” solo era defendido por quienes sostenían, directa o indirectamente, al imperialismo inglés. Si la figura del “traidor” resulta clave en la economía política de la dictadura, distintos exiliados apelaron a su potencia ofensiva para designar a quienes no coincidían con el diagnóstico que afirmaba que la guerra constituía un gesto legítimo de defensa de la soberanía nacional. En ese marco, una de las discusiones más frecuentes, y de mayor complejidad, residía en pensar formas de evitar que esta coincidencia de ciertos exiliados fuera instrumentalizada por la dictadura. ¿Se podía apoyar el desembarco y no ser útil a los propósitos del gobierno de facto? ¿Se podía no coincidir con la necesidad de la guerra cuando se luchaba contra el imperialismo británico secundado por los Estados Unidos? Alrededor de estas dos preguntas se alinearon gran parte de las intervenciones esgrimidas por los exiliados argentinos11.

  • 12 Yankelevich, Pablo, Ráfagas de un exilio. Argentinos en México, 1974-1983, México, El Colegio de Mé (...)
  • 13 Del rodaje, cumplido en condiciones de precariedad, participaron Humberto Ríos (fotografía), Juana (...)
  • 14 La concepción de Denti del cine como instrumento de intervención política se percibe en el document (...)

9Los exiliados en México, lugar de destino de buena parte de la intelectualidad argentina, también atravesaron esta polémica luego del comienzo de la guerra12. Su relevancia para evaluar la complejidad de estos posicionamientos resulta particularmente notable en el caso de los dos textos a explorar aquí debido a que Jorge Denti se exilió allí y León Rozitchner, exiliado en Venezuela, elaboró su argumentación a través de una discusión con un grupo de exiliados en México. El exilio de Denti se había iniciado con una estadía en Perú. Allí, en 1977 había filmado Las AAA son las tres armas a partir de la Carta Abierta dirigida por Rodolfo Walsh a la Junta Militar13. Se trataba de una producción clandestina y destinada a circular por el exterior con la finalidad de dar a conocer la barbarie totalitaria y los crímenes cometidos por la dictadura. Ya en México, donde se radicó en 1978 y donde aún vive, realizó País verde y herido (1978) en el que incluye una serie de entrevistas sostenidas con Mario Benedetti en su exilio cubano y donde reflexiona acerca de la situación política en Uruguay. Luego participó del rodaje de Victoria de un pueblo en armas (1979), junto con Bertha Navarro y Carlos Vicente Ibarra, apoyando la entrada en Managua del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1979. Allí también realizó Insurrección cultural (1981), un registro de la campaña de alfabetización organizada por el FSLN en Nicaragua. En todos los casos, se recupera la notoria preocupación latinoamericanista que había organizado la producción audiovisual y política de Cine de la Base, el colectivo político-cinematográfico del que Denti formaba parte desde su fundación14. En esta oscilación entre la revolución sandinista triunfante y los exiliados procedentes de los países del cono sur, Denti explora un cine del exilio preocupado, desde su radicación en México, por pensar en la vigencia de los proyectos descolonizadores en América Latina y la violencia ejercida por el poder represivo sobre los sectores populares e insurgentes. Esta tensión entre el ejercicio de contra-información y la práctica estética de intervención organiza el rodaje en 1983, pocos meses después de concluida la contienda, y mientras aún se extendía la dictadura cívico-militar en Argentina, del documental Malvinas, historia de traiciones.

  • 15 El grupo estaba conformado por José Aricó, Sergio Bufano, Agustina Fernández, Gregorio Kaminsky, An (...)
  • 16 En 1985 el Centro Editor de América Latina publicó en forma de libro el ensayo de Rozitchner que ha (...)

10Durante su exilio en Caracas, León Rozitchner fue profesor de la Universidad Central de Venezuela. Allí escribió, pero no publicó, una de sus obras de mayor relevancia filosófica y política: Perón: entre la sangre y el tiempo, aparecida finalmente en Argentina en 1985. También en su exilio escribió “Psicoanálisis y política: la lección del exilio” (1981) y su ensayo sobre la guerra de Malvinas. El origen de este texto debe buscarse en la aparición, el 10 de mayo de 1982, durante el conflicto del Atlántico Sur, del manifiesto “Por una soberanía argentina en las Malvinas, por la soberanía popular en la Argentina” difundido por un colectivo de exiliados argentinos en México. La proclama, firmada por el Grupo de Discusión Socialista15, generó la respuesta airada de Rozitchner. En su exilio en Caracas, Rozitchner esgrimió, en el mismo mayo de 198216, una contra-argumentación destinada a desbaratar el apoyo (crítico) a la “recuperación” de Malvinas que habían divulgado los exiliados en México.

  • 17 Se trata de la voz de Enrique Velasco.
  • 18 El guión del documental fue escrito por Irene Selser y Alberto Adellach e incluye un poema de Pedro (...)

11Tanto el documental de Denti como el ensayo de Rozitchner inscriben el exilio en sus respectivas argumentaciones e incluso en su propia materialidad. El exilio irrumpe en ambos casos como una localización ambigua que los ubica al mismo tiempo adentro y afuera en relación con las batallas en torno a Malvinas, en un contorno complejo e inestable. En el documental dirigido por Denti, una coproducción entre Argentina y México con la participación del Channel Four inglés, el exilio se explicita en la voice over narradora de claro acento mexicano. En esta huella de extranjería se ancla la distancia geográfica desde la que es percibida y analizada la guerra. A su vez, esta voz introduce una información que resulta necesaria, si no imprescindible, en función de la comprensión de los espectadores foráneos17. El exilio de Denti explica, asimismo, que se hayan organizado dos grupos para el trabajo de investigación: el que él desarrolló en Inglaterra y el comandado por Gustavo Montiel Pagés en Argentina18.

  • 19 Rozitchner se graduó en la Sorbonne, con un título en Letras con orientación en Filosofía. Más allá (...)
  • 20 Ibid., p. 43.

12Por su parte, León Rozitchner introduce el exilio no solo al concluir su ensayo precisando la ubicación espacio temporal en la que fue escrito (Caracas, mayo de 1982), sino en la apelación a esa posición en el interior de su texto. En su argumentación, a diferencia de lo realizado por Denti, son recurrentes las referencias a la interioridad-exterioridad desde la que piensa el conflicto. Por eso, puntualiza que cualquier abordaje de la guerra realizado desde el exilio debe evidenciar y discutir su propia inscripción. En su producción teórica, esta asunción de la subjetividad, la explicitación de la posición de sujeto desde la que se escribe, se piensa y se actúa, resulta determinante19. Así, precisa que debe reconocer que “viviendo en el extranjero sólo estábamos en la platea de esos acontecimientos, y que nuestra declaración no es la de un combatiente en el conflicto: convidados de piedra queriendo hacer valer nuestra carnalidad, no podemos más que sugerir y sumar fuerzas simbólicas en las pocas páginas de una declaración trazada en el papel”20. La distancia física, que puede percibirse como falta o como carencia, puede concebirse, también como fuente de claridad conceptual. Desde esa lejanía, Rozitchner anticipa la inevitable derrota del proyecto bélico de los militares.

13Por eso, se aboca a desentrañar la guerra de posiciones entablada por los argentinos en el exilio en torno a la Guerra de Malvinas. En particular, se dedica a indagar cuáles son los mecanismos por los cuales, en estas querellas, emergen posturas que defienden la “recuperación” de las islas. Para Rozitchner, esta defensa deriva de la necesidad de sentirse partícipes de la vida política argentina. Desde su punto de vista, el hecho ilusorio de la efectiva “recuperación” le confiere a ciertos sectores de la izquierda argentina un ámbito de acción política. En ese contexto, especulan con que serán necesarios y encontrarán, finalmente, el espacio y el tiempo requeridos para desarrollar su proyecto político.

14Tanto en Denti como en Rozitchner, la escritura/rodaje desde el exilio supone una problemática no solo espacial, sino también temporal. Se trata de dos producciones surgidas en la inmediatez de la contienda. Rozitchner escribe durante la guerra; Denti filma en los meses posteriores a su clausura. En ambos casos, se involucran con un fenómeno que ocurre en su propio presente enunciativo. Sus producciones no se configuran como reflexiones distanciadas, sino como gestos político-escriturarios destinados a participar de un combate por el sentido que involucra a otros exilados, a la dictadura y a los medios de comunicación afines. Desde el retiro forzado del exilio, ambos intentan desplegar una interpretación de la guerra alejada de los relatos triunfalistas construidos por el periodismo oficialista. Sin embargo, en tanto en el ensayo de Rozitchner el exilio se constituye como el espacio-tiempo de un adentro-afuera desde el que se introduce en una polémica político-intelectual, en un debate sobre la potencia política de la “recuperación”, en el documental dirigido por Denti el exilio nunca es tematizado. Aparece como huella material de las voces y como condicionamiento de la realización, pero no como punto nodal para evaluar el propio posicionamiento en relación con la contienda. En esta separación se percibe una primera discrepancia en torno a las estrategias puestas en juego en la búsqueda de encontrar nuevas formas de asignarle inteligibilidad al conflicto bélico de las Islas Malvinas.

15Voces

16La producción desde el exilio de ambos proyectos conduce a otra serie de consecuencias. La principal es la falta de circulación en Argentina y, por lo tanto, el debilitamiento de su capacidad de intervención. Esa imposibilidad, evidenciada en la publicación del libro de Rozitchner en Argentina recién dos años después del fin de la dictadura, orienta a Denti a centrar su interés en divulgar en el exterior la criminalidad del proyecto totalitario e imbricar el análisis de sus políticas en el tiempo expandido de la gesta imperial. Su proyecto se destina, en este sentido, a afectar la credibilidad ya exangüe de la dictadura. Esta bifurcación de los intereses abordados en cada uno de los textos deriva en la construcción de diferentes sujetos como interlocutores. De esta manera, la inclusión o no de otras voces, los modos en los cuales estas pueden ser introducidas y la elección de un marco en el que estos discursos circulen, señalan algunos puntos de divergencia entre el documental de Denti y el ensayo de Rozitchner. En ambos casos, podría interrogarse cómo se instituye a sí misma la voz que articula la argumentación y cómo construye la figura del destinatario al que se dirige y al que interpela.

  • 21 En las elecciones generales del Reino Unido, realizadas el 9 de junio de 1983, Margaret Thatcher se (...)

17El proyecto elaborado por Denti resulta contundente: asignar la voz a los pueblos, dejar que sean sus integrantes, tanto ingleses como argentinos, quienes tengan a su cargo la tarea de comprender y explicar la Guerra de Malvinas. La apelación a las traiciones en el título del documental explicita la argumentación que organiza el texto: ambos pueblos fueron engañados por sus respectivas clases dirigentes. Tanto la dictadura argentina como el gobierno de Margaret Thatcher instrumentalizaron el conflicto bélico para el beneficio de sus entonces endebles gestiones políticas y económicas. Sin embargo, si la derrota militar debilitó a la dictadura argentina, el triunfo fortaleció al gobierno conservador en Inglaterra21.

  • 22 La biografía de Raymundo Gleyzer y la historia de Cine de la Base puede recomponerse a través del t (...)
  • 23 La participación del cine militante también puede percibirse en la articulación de una potente estr (...)

18La decisión de favorecer la apropiación del discurso por parte de los pueblos posiciona al documental realizado por Denti en el contexto del cine militante que había proliferado en América Latina desde fines de los años sesenta hasta la irrupción de los golpes de Estado. Malvinas: historia de traiciones emerge, en su contexto, como un epifenómeno de aquel cine. La continuidad con ese proceso político-cinematográfico interrumpido por la violencia de las respectivas dictaduras se evidencia en múltiples dimensiones. Una de ellas es la proposición de una autoría de carácter colectivo, el Grupo Cine de la Base. A su integrante más notorio, Raymundo Gleyzer22, desaparecido en mayo de 1976, está dedicado el documental23. El proyecto se inscribe así en el marco de una concepción del cine que se encontraba eclipsada a comienzos de los años ochenta. Ante la devastación de los campos político y artístico operada por las dictaduras, el cine militante aparecía como una manifestación político-estética anacrónica, perteneciente a un período (aquel de los proyectos insurgentes y revolucionarios) que se daba por clausurado o, en el mejor de los casos, suspendido temporariamente.

  • 24 En los respectivos “zócalos” se señala la dedicación de los actores sociales o la razón por la cual (...)
  • 25 En la proliferación de voces y testimonios, sin embargo, la presunta polifonía se pone al servicio (...)

19Una de las huellas de esta inscripción en el marco del cine militante se encuentra en este gesto de ceder la palabra a los integrantes del pueblo. Esa voluntad conduce a un necesario e inevitable borramiento de la subjetividad de los realizadores. Esta mengua casi hasta su extinción y se plantea así un documental que parece, en efecto, asignar la potencia argumentativa a quienes brindan sus testimonios. La atenuación de los resabios de subjetividad constituye el precio a pagar para que emerja, como resultado de esa ausencia, la voz del otro. En este sentido, el documental introduce una multiplicidad de voces que bascula entre los ex combatientes, que explicitan la traición de la que fueron víctimas y describen las condiciones en las que se vieron forzados a vivir y combatir durante el enfrentamiento, y los dirigentes argentinos e ingleses. Pese a esto, a diferencia de los testimonios de quienes detentan alguna relevancia pública (intelectuales, políticos, sindicalistas24), la presentación de los testimonios de los obreros, los ex combatientes y las integrantes de Madres de Plaza de Mayo no incluye sus nombres; solo explicita su pertenencia a cada una de estas identidades. De esta manera, se ubican en un espacio diferente al de la individualidad y pasan a formar parte de una identidad colectiva (el Pueblo, los Ex combatientes, las Madres). Cada uno de sus testimonios funciona, de este modo, como una condensación de ese colectivo. Esta valoración de la voz del pueblo, del cual las Madres, los Obreros y los Ex combatientes resultan los voceros más autorizados, también se materializa a través de la inclusión de material de archivo de las manifestaciones opositoras a la dictadura en las que se escuchan los cánticos, depositarios, en la lógica del documental, de la voz de la resistencia argentina a la violencia dictatorial (“Los pibes murieron. Los jefes los vendieron”, “Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar”, “Aparición con vida, el pueblo no se olvida”). El mismo procedimiento se pone en juego en el caso inglés. Los integrantes de la clase dirigente son presentados por su nombre y por el antecedente que los convierte en testimonios relevantes y los obreros son presentados a través de una apelación a esta pertenencia inicial (“obrero de Coventry”, etc.)25.

  • 26 La categoría de pueblo constituye una referencia ineludible para pensar los enlaces entre el arte y (...)

20Estos miembros de los sectores populares26 son quienes detentan el saber obtenido a través de la experiencia. En sus cuerpos se materializa la violencia de la dictadura, la guerra y la explotación de los sistemas políticos y económicos que la requirieron. Sin embargo, también son los destinatarios de la clase de historia organizada en el documental. En esta lección, aquellos testimonios presentados por su nombre y su credencial son los encargados de ilustrar al pueblo. Podrían señalarse dos dimensiones en las que estos testimonios evidencian un saber experto: la historia política argentina y las leyes internacionales. El conocimiento de estas resulta imprescindible para construir, o explicar, la validez del reclamo argentino por la soberanía de las islas; la historia política permite anclar el episodio bélico en el contexto de la lucha argentina contra el imperialismo. La construcción del pueblo perfilada en el documental, de este modo, se desdobla: el pueblo es el que detenta un saber y al que hay que educar. Es el sujeto del conocimiento, el que sabe porque experimenta la violencia en su propio cuerpo, pero también es el que debe recurrir al conocimiento experto de otros. En este sentido, la figura ausente del realizador encadena la lección de historia ofrecida al pueblo y la que recibe la lección política brindada por este.

21A diferencia del gesto de borramiento de la subjetividad emprendida por Jorge Denti en su búsqueda de amplificar la voz popular, León Rozitchner estructura su ensayo a partir de la marcación permanente del “yo”. Se trata, así, de una escritura modalizada desde la subjetividad más radical y atravesada por la emergencia continua de la primera persona. En esa marcación se imprime la continuidad de un proyecto filosófico dedicado a reubicar lo subjetivo y lo imaginario como constitutivos de la realidad. La razón a la que apela Rozitchner está imbricada en la subjetividad no solo como conciencia, sino como afección y corporalidad. Es una filosofía prendida al yo y que piensa desde ahí el lugar de la subjetividad en los procesos políticos. Esta voluntad aparece ya en Freud y los límites del individualismo burgués, publicado en 1972, y en sus abordajes de las políticas revolucionarias.

  • 27 Op. cit., p. 14.

22En el ensayo sobre Malvinas, Rozitchner recupera esta búsqueda: “queremos mostrar que sólo la activación de los contenidos subjetivos constituye el desfiladero entrañable por donde circula la posibilidad de ver o no la realidad en su verdad”27. Desde el episodio histórico se interroga la potencia política de la subjetividad y los afectos; desde la subjetividad y los afectos se interrogan los sentidos políticos e históricos de la Guerra de Malvinas. El campo histórico-político es, de este modo, indisociable del propio campo del deseo. Aquí se encuentra una de las claves para acercarse al ensayo sobre la contienda: solo en el deseo pueden buscarse las motivaciones de las que proceden las elecciones y las decisiones políticas. Ante esta certeza, solo el reconocimiento del propio deseo permite evadir ciertas trampas tendidas por la racionalidad.

  • 28 Stulwark, Diego, “Contra la servidumbre voluntaria”, Página 12, 9 de septiembre de 2014.
  • 29 Kuri, Carlos (2001). “De la subjetividad del ensayo (problema de género) al sujeto del ensayo (prob (...)
  • 30 Sarlo, Beatriz, “Del otro lado del horizonte”, en Giordano, Alberto (editor), El discurso sobre el (...)

23Por eso, Rozitchner inscribe en su ensayo la posición del exilio, el deseo de la derrota militar y el desconcierto frente a la adhesión (crítica) a la guerra difundida por los exiliados en México. Este último punto resulta particularmente relevante. A lo largo de su obra, Rozitchner construye gran parte de sus argumentaciones a través de la práctica de la refutación28. La impugnación de la obra de otros funciona como el germen del que emerge la propia. Por eso, el ensayo constituye el territorio más idóneo para dar cuenta de su talento para la batalla discursiva. El ensayo, como género, no solo se articula siempre como “interpretación polémica”29, sino que, como afirma Beatriz Sarlo, bordea siempre la propaganda, “la decisión de defender o atacar una posición desde la escritura, haciendo de la escritura el argumento principal donde se articula toda otra argumentación”30. En esta dirección, Rozitchner configura recurrentemente su escritura como un desafío lanzado al otro.

  • 31 La edición de su libro incluye la proclama y otros textos con los que discute a lo largo de su ensa (...)
  • 32 Op. cit., p. 45.

24En el caso de los exiliados en México, Rozitchner los instituye como el “ustedes” al que se dirige y al que refuta. Su proclama, como materialización de sus voces, es recurrentemente recuperada31. Frente a esta aparición, su ensayo se acerca a la estructura de una misiva destinada a estos intelectuales que perdieron el rumbo o que no pudieron leer el panorama político del que participaban. Así, los constituye como el referente de confrontación que le permite elaborar su propia argumentación respecto a la guerra. Estas otras voces son atraídas y refutadas en un diálogo de oposición. Convoca esa identidad del “ustedes” para construir su propia posición: “Lo confieso: yo desee la derrota de la Argentina en el mundial de fútbol, cosa que ustedes no. Y desee que los militares argentinos no ganaran en la guerra de las Malvinas, cosa que ustedes no”32. La voz de los exiliados en México no es solo fagocitada, sino que constituye una parte central del estímulo del que surge su propia reflexión.

  • 33 Ibid., p. 74.

25Si las voces de los integrantes del Grupo de Reflexión Socialista son impugnadas, otras voces que conforman una identidad colectiva son retomadas. Al igual que en el documental dirigido por Denti, también aquí las Madres de Plaza de Mayo conforman una voz relevante para asegurar alguna forma de inteligibilidad de la contienda militar. La voz de las Madres es la única que Rozitchner percibe como cercana a su propia posición: “Las Madres de Plaza de Mayo son las que han puesto en evidencia dónde se asienta la soberanía de una nación: en la vida de sus ciudadanos que se expande desde sus cuerpos”. Por eso, saben “que esos militares que las destruyeron están incapacitados para defender, en nuestra nación, ninguna soberanía que se enlace a ese fundamento”33. Así, el “ustedes” refutado al que se dirige la misiva se distingue de este “ellas” que se ubica como la voz más sonora de la disidencia.

26Si bien desde el exilio tanto Denti como Rozitchner refutan la validez de la gesta bélica, el primero apuesta a la lección de historia, a la argumentación afirmativa que pretende borrar la subjetividad para erigir, sobre ese vacío, la voz del saber del pueblo y la voz del saber para el pueblo. Por el contrario, Rozitchner inscribe su subjetividad y solo desde allí postula una reflexión sobre la guerra implicada en un abordaje de la potencia del deseo en el campo político. Su ensayo descree de la necesidad de adherir a un régimen probatorio y se estructura a partir de la inclusión continua de interrogantes. Se trata de dos maneras heterogéneas de asegurar la inteligibilidad de la guerra, dos posiciones que surgen de marcos epistemológicos distintos y llegan a conclusiones igualmente diferenciadas.

Guerra y representación

27Las argumentaciones de Denti y Rozitchner comparten la voluntad de pensar el enlace de la Guerra de Malvinas con la representación. Ambos exploran tanto la construcción de una fantasía de defensa de la soberanía nacional, organizada por la dictadura y sostenida por una maquinaria propagandística que reforzó su eficacia, como el patriotismo falaz de los militares que narraron su aventurerismo como gesta nacional a través del ocultamiento de la implementación de las políticas imperialistas aplicadas sistemáticamente en su alianza con los Estados Unidos. En esta dirección, ambos despliegan estrategias que permiten desmontar el funcionamiento de las producciones representativas ordenadas desde el poder institucional.

  • 34 En Ante el dolor de los demás Susan Sontag afirma que el gobierno de Margaret Thatcher solo concedi (...)

28En Malvinas: historia de traiciones, Denti interviene sobre los archivos oficiales articulados por los medios de comunicación hegemónicos34. En el documental se introducen imágenes de archivo de los titulares de diarios y revistas oficialistas que propulsaban el clima de exitismo impuesto por la dictadura durante las semanas posteriores al desembarco en las islas. Este material, que incluye también publicidades gráficas y televisivas, confirma que los medios cumplieron un rol determinante en la traición de la que fueron víctimas ambos pueblos (aunque Denti prioriza el análisis del caso argentino, son relevantes los testimonios de los periodistas británicos Kim Sabido e Isabel Hilton). En esta traición, orientada a sostener en el poder a los impulsores del nuevo orden neoliberal, participaron los partidos políticos, los medios y la clase dirigente en general. Esta traición requirió la eficaz conversión de la guerra en representación.

29El desmontaje de la representación de la guerra es operado en el documental de dos maneras. Por un lado, a través de la elaboración de la mencionada clase de historia que inscribe el conflicto bélico no solo en la genealogía del Atlántico Sur desde el siglo XVI sino también en la historia de la injerencia del imperialismo inglés en la política y la economía argentinas. Así se imbrican el tiempo de largo alcance de la historia de las islas, el tiempo de mediano alcance de las luchas descolonizadoras y el tiempo reciente de la dictadura y la guerra. El documental se estructura como una lección orientada a objetar los relatos historiográficos articulados desde el poder militar con la colaboración de los medios hegemónicos. El relato épico es refutado desde las iniciales imágenes de archivo de los jóvenes argentinos entregando sus armas ante la recién proclamada rendición argentina. De este modo, el orden contra-épico no se orienta a esclarecer el resultado de la contienda sino a proponer una lectura política desligada del resultado.

  • 35 Gleyzer fue el primer argentino en ser aceptado como periodista para registrar material en las Isla (...)

30Por otro lado, en el documental se conforma un contra-archivo que resquebraja el archivo oficial de la dictadura sobre Malvinas. Este contra-archivo evidencia, desde la derrota bélica, la falacia del archivo inicial. Ese carácter falaz se subraya a través de una operatoria de montaje que pone en conflicto a las imágenes surgidas del aparato propagandístico con imágenes surgidas de otros tres archivos: las registradas por Raymundo Gleyzer en su célebre viaje a Malvinas en 196635, donde describe con precisión la situación casi feudal de su orden social y la sujeción al imperialismo británico; las circulantes sobre los movimientos de resistencia ante la dictadura (la marcha “Pan, paz y trabajo” organizada el 30 de marzo de 1982 y las manifestaciones posteriores al fin de la contienda); y el propio archivo organizado por el documental a través de los testimonios que se atreven a decir lo no dicho por el aparato oficial. De este modo, las imágenes que conformaban el archivo de la dictadura ya no informan acerca del inminente triunfo militar, sino de la complicidad de los medios en el aventurerismo de la dictadura. El contra-archivo construido por Denti deviene el repositorio de relatos sobre la dictadura y sobre Malvinas y un espacio que condensa la resistencia del pueblo ante las ofensivas totalitarias y su imbricación con la representación.

  • 36 Op. cit., p. 106.

31El carácter representativo del conflicto bélico también es subrayado por Rozitchner. En su argumentación, la dictadura pone en escena una ilusión de soberanía que oculta su intento desesperado por salvarse. Pero el medio de su salvataje no podía ser cualquiera, “tenía que ser tan grandioso como para que pudiera ocultar la magnitud de la destrucción que hicieron de nuestra soberanía real”36. La “guerra limpia” emprendida por la dictadura en Malvinas constituyó una prolongación de la “guerra sucia” que la requirió como vía de escape. La guerra como representación, como fantasía, es convocada ante la dificultad, o imposibilidad, de derrotar la invencibilidad interior. La lucha contra la resistencia acude a una estratagema: defender simbólicamente la soberanía del país. Los militares, expertos en detectar el susurro amenazante de la oposición, intentaron huir de la abyección y la criminalidad a través de la simulación. Así, el conflicto bélico se gesta a través de la idea de un “como si”. Los militares inician en Malvinas un simulacro de guerra que debía fingir ser una guerra real que proporcionara, con su especulado triunfo fácil, la apariencia de una realidad.

32Frente a este “como si” emerge la radicalidad de la postura de Rozitchner, quien se interroga si la soberanía de Malvinas constituye, en ese contexto, un justo interés popular. En el momento en el que la soberanía efectiva del país había sido arrasada por los militares que la defendían simbólicamente en el enfrentamiento con Inglaterra, ¿cuál era la validez de ese reclamo? En esta dirección, decide explorar, nuevamente, los mecanismos por los que los integrantes del Grupo de Reflexión Socialista (y no solo ellos) apoyaron el desembarco en las islas. Para Rozitchner, estos exiliados compartieron la fantasía de la dictadura que creyó que Inglaterra no iba a intentar recuperar sus posesiones. A su vez, también creyeron que las masas en Argentina apoyaban el triunfo militar en la guerra y, por lo tanto, ellos debían asumir ese posicionamiento como destino. En una discusión abierta con las posiciones defendidas por algunos grupos insurgentes argentinos (en especial con la izquierda peronista concentrada en Montoneros), Rozitchner señala

  • 37 Ibid., p. 62.

nosotros, que no partimos de negarles siempre a las masas la razón, no tenemos que conferirles ahora esa capacidad porque antes tampoco se la exigimos ni quisimos corregirlas por medio de actos y políticas que pretendieran suplir la experiencia histórico-subjetiva, que es la de ellas, por medio de acciones militares que, más allá de su ubicación en el peronismo, las habrían llevado hacia donde no querían ir37.

33Entre los peligros más complejos derivados de la entrada al marco de fantasía representativa imaginada por los militares se encuentra que a partir de ese momento se piensa la guerra desde las propias categorías impuestas por la dictadura.

  • 38 Ibid., p. 93.

34Rozitchner evade la trampa de la ilusión militar no solo porque no cree en la infalibilidad de las masas, sino porque entiende que el comienzo de la guerra efectiva supone la destrucción del gesto simbólico de soberanía emprendido por la dictadura. A su vez, precisa que “se olvida que el ‘hecho’ que desencadena la ‘reivindicación justa’ adquiere sentido en el marco material y estratégico dentro del cual se lo realiza, como si la justicia no estuviera sujeta a ciertas condiciones, que requiere de la eficacia para que culmine como tal”38. El reclamo por la soberanía de las islas no puede desprenderse del marco histórico y político en el que se desarrolla. Denti también coincide en esta impugnación, pero concluye su documental con testimonios de ex combatientes que imaginan un futuro e incierto desembarco militar en Malvinas producido en un contexto histórico-político válido.

35Tanto Denti como Rozitchner se dedican a construir marcos en los que la Guerra de Malvinas adquiera una forma de inteligibilidad alejada de la impuesta por la dictadura y sus voceros. Ambos deciden explorar lo no visto y lo no escuchado, mostrar la falacia de presentar la guerra como una gesta soberana, rechazar la proposición de los valores nacionalistas que alientan la “recuperación” de las islas, desnudar la precariedad de las vidas en el contexto del terror totalitario. Denti lo hace a través de la inserción de su documental en el linaje del arte militante latinoamericano, con su tendencia a las proposiciones afirmativas, la argumentación sin fisuras, el ocultamiento de la subjetividad, las estrategias persuasivas. Rozitchner lo hace mediante la reflexión sobre el exilio como encuadre del deseo, la implicación de la subjetividad en las políticas revolucionarias, la refutación mordaz de los discursos ajenos. Aunque difieran en las maneras de inscribir el exilio en sus argumentaciones, en los modos de examinar la potencia política de la subjetividad y las estrategias a través de las cuales se desmonta el carácter representativo de la guerra, ambos exploran las múltiples imbricaciones de la guerra y la dictadura y se arriesgan, desde allí, a desentrañar su carácter criminal. Ambos evalúan también las inciertas posibilidades de reaparición de políticas emancipatorias que supongan acciones eficaces en el campo de las batallas por la soberanía.

Haut de page

Notes

1 Lorenz, Federico, Unas islas demasiado famosas. Malvinas, historia y política, Buenos Aires, Capital intelectual, 2013, p. 21.

2 La apelación a la idea de una “recuperación” fue organizada por la propia dictadura. Por ese motivo, en este artículo esa categoría aparecerá siempre entrecomillada.

3 Gamarnik, Cora, “La fotografía de prensa durante la guerra de Malvinas: la batalla por lo (in)visible”, Páginas, 2015, 7, 13, 79-117.

4 Op. cit., p. 207.

5 La referencia a la noción “guerra sucia” operada por Rozitchner establece tempranamente una discusión en torno a la pertinencia de esa categoría, empleada habitualmente para dar cuenta de las intervenciones llevadas a cabo por ejércitos nacionales y por grupos paramilitares contra la emergencia de movimientos insurreccionales. En el contexto del retorno democrático, y en el clima de los múltiples debates acerca de la experiencia dictatorial recién concluida, esa categoría fue reemplazada por la de “Terrorismo de estado”, que ya no piensa a partir del marco bélico, sino de las políticas represivas implementadas por la dictadura cívico-militar.

6 Rozitchner, León, Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia. El punto ciego de la crítica política, Buenos Aires, Losada, 2005, p. 7

7 Vitullo, Julieta, Islas imaginadas. La Guerra de Malvinas en la literatura y el cine argentinos, Buenos Aires, Corregidor, 2012, p. 11.

8 Debe mencionarse la notable proliferación de estudios académicos de la producción cultural en torno a la Guerra de Malvinas surgida en los últimos años. Entre ellos, además del libro mencionado de Julieta Viullo, se destacan: Gamerro, Carlos, Shakespeare en Malvinas, Buenos Aires, Espacio Hudson, 2018; Ehrmantraut, Paola, Masculinidades en guerra. Malvinas en la literatura y el cine, Buenos Aires, Lengua y discurso, 2013; Segade, Lara, “Lo monstruoso, lo siniestro y lo grotesco en algunos relatos de la guerra: las Malvinas como frontera”, Cuadernos de Literatura, 2014, vol. XVIII, n° 36, p. 211-236; Visconti, Marcela y Mariano Veliz (comp.), Relatos sobre Malvinas: guerra, memoria y archivo, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras (UBA), 2019, en prensa.

9 Franco, Marina, El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008, p. 260.

10 Jensen, Silvina, “Luchas y debates políticos en el espejo de la historia de las organizaciones de exilio argentino en Cataluña (1978-1983)”, Sociedad, 2006, 5, 223-241.

11 En sus estudios del exilio argentino en Venezuela, Mario Ayala propone una visión alternativa: a través de la práctica de la historia oral, recompone la percepción, extendida entre quienes se exiliaron allí, de la derrota bélica como el episodio a partir del cual se percibió con mayor claridad el cambio ocurrido en el escenario político que habilitó, en ciertos casos, el retorno a la Argentina. Entre sus múltiples exploraciones al respecto pueden mencionarse: “Los exiliados argentinos en Venezuela ante el inicio de la transición a la democracia en la Argentina”, Albuquerque. Revista de historia, 2014, vol. 6, n° 11, p. 215-230 y “Exiliados argentinos en Venezuela durante el Terrorismo de Estado en la Argentina (1974-1983). Una aproximación desde la historia oral”, Extendiendo los límites: nuevas agendas en historia reciente, Mira Delli-Zotti, Guillermo y Fernando Pedrosa (coord.), Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2016.

12 Yankelevich, Pablo, Ráfagas de un exilio. Argentinos en México, 1974-1983, México, El Colegio de México, 2009.

13 Del rodaje, cumplido en condiciones de precariedad, participaron Humberto Ríos (fotografía), Juana Sapire (sonidista) y Nerio Barberis (montajista), todos integrantes de Cine de la Base.

14 La concepción de Denti del cine como instrumento de intervención política se percibe en el documental Palestina, otro Vietnam (1971) que produjo y filmó con Jorge Giannoni. Su interés en la situación política, social, económica y cultural de los países del Tercer Mundo lo hizo entrar en contacto con Raymundo Gleyzer durante un viaje en Italia. A su retorno a Argentina se sumó al Grupo Cine de la Base.

15 El grupo estaba conformado por José Aricó, Sergio Bufano, Agustina Fernández, Gregorio Kaminsky, Ana María Kaufman, Ricardo Nudelman, Marcelo Pasternak, Rafael Pérez, Olga Pisani, Gloria Rojas, Norma Sinay, Jorge Tula, Haydée Birgin, Emilio de Ípola, Néstor García Canclini, Mirta Kaminsky, Pedro Levin, José Nun, Ana María Pérez, Osvaldo Pedroso, Juan Carlos Portantiero, Nora Rosenfeld, Enrico Stefani, Carlos Tut y Sergio Sinay.

16 En 1985 el Centro Editor de América Latina publicó en forma de libro el ensayo de Rozitchner que había circulado informalmente tanto entre los exilados como en Argentina.

17 Se trata de la voz de Enrique Velasco.

18 El guión del documental fue escrito por Irene Selser y Alberto Adellach e incluye un poema de Pedro Orgambide. Las entrevistas fueron realizadas por Jorge Denti, Michael Chanan y Gustavo Montiel Pagés. El estreno se produjo el 6 de septiembre de 1984.

19 Rozitchner se graduó en la Sorbonne, con un título en Letras con orientación en Filosofía. Más allá de su participación en la revista Contorno y su dedicación a la docencia universitaria (ejercida en la Universidad del Litoral, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Central de Venezuela), se destaca su vasta producción filosófica en la que propone un lúcido e innovador acercamiento al psicoanálisis: Moral burguesa y revolución (1964), Ser judío (1967), Freud y los límites del individualismo burgués (1972), Las desventuras del sujeto político (1996), La cosa y la cruz (2001), El terror y la gracia (2003).

20 Ibid., p. 43.

21 En las elecciones generales del Reino Unido, realizadas el 9 de junio de 1983, Margaret Thatcher se impuso con más del 42 % de los votos, logrando uno de los triunfos más importantes de la política inglesa del siglo XX.

22 La biografía de Raymundo Gleyzer y la historia de Cine de la Base puede recomponerse a través del trabajo genealógico presente en Peña, Fernando Martín, El cine quema. Raymundo Gleyzer, Buenos Aires, De la flor, 2000.

23 La participación del cine militante también puede percibirse en la articulación de una potente estructura argumentativa. En esta dirección, se formula como un cine de tesis orientado a persuadir a sus destinatarios acerca de la argumentación esgrimida. Sus procedimientos se configuran en función de sostener esta hipótesis y desarrollar un proyecto de contra-información desafiante de la celebración inicial propiciada por el periodismo cooptado por la dictadura; pero también desafiante del silencio y el ocultamiento impuestos a posteriori de la derrota bélica. La claridad expositiva de la voice over se carga de una notable intención pedagógica. Las imágenes de archivo y las entrevistas se estructuran de una manera eficaz para el avance paulatino de la argumentación. Así, se conforma un documental orientado a la demostración enfática de sus hipótesis acerca de las causas y consecuencias de la guerra.

24 En los respectivos “zócalos” se señala la dedicación de los actores sociales o la razón por la cual ese testimonio resulta relevante: “Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz”, “Gregorio Selser, historiador”, “Saúl Ubaldini, líder de la CGTRA”, “Juan Guglialmelli, General Retirado”, “Héctor Sandler, ex diputado”, “Lord Shakleton, investigador”, “Anthony Barnett, escritor”, E.P. Thomson, líder del movimiento antinuclear”, “Kim Sabido, periodista de IRN”, “Isabel Hilton, periodista del Sunday Times”.

25 En la proliferación de voces y testimonios, sin embargo, la presunta polifonía se pone al servicio de sostener, mayoritariamente, un único punto de vista. Las voces no armónicas con la lectura de la historia articulada por el documental resultan refutadas y su propia inscripción colabora con la impugnación de posturas consideradas como lecturas distorsionadas del acontecimiento. Las voces de Thatcher y de Galtieri pierden entidad y se subsumen en un documental que se propone favorecer el habla de los pueblos y no de sus dirigentes.

26 La categoría de pueblo constituye una referencia ineludible para pensar los enlaces entre el arte y la política; en particular en el marco de los proyectos del cine militante anteriores al golpe de Estado.

27 Op. cit., p. 14.

28 Stulwark, Diego, “Contra la servidumbre voluntaria”, Página 12, 9 de septiembre de 2014.

29 Kuri, Carlos (2001). “De la subjetividad del ensayo (problema de género) al sujeto del ensayo (problema de estilo), en Percia, Marcelo (compilador), El ensayo como clínica de la subjetividad. Buenos Aires, Lugar, 2001.

30 Sarlo, Beatriz, “Del otro lado del horizonte”, en Giordano, Alberto (editor), El discurso sobre el ensayo en la cultura argentina desde los 80, Buenos Aires, Santiago Arcos, 2015, 133-154, p. 137.

31 La edición de su libro incluye la proclama y otros textos con los que discute a lo largo de su ensayo: “Malvinas: Argentina enfrenta el colonialismo” de Ernesto Giudici y “El resultado imposible: bueno para la Argentina, malo para el régimen” de Rodolfo Terragno.

32 Op. cit., p. 45.

33 Ibid., p. 74.

34 En Ante el dolor de los demás Susan Sontag afirma que el gobierno de Margaret Thatcher solo concedió el acceso a dos fotoperiodistas y solo tres lotes de películas llegaron a Londres antes de que se reconquistaran las islas. Tampoco se permitió la transmisión televisiva en directo. Sontag, Susan, Ante el dolor de los demás, Buenos Aires, Alfaguara, 2003. También Judith Butler analiza la complicidad periodística con el régimen de visibilidad impulsado por el gobierno conservador de Thatcher a través de la idea de un “periodismo incorporado” atento a los requerimientos del Estado. Butler, Judith, Marcos de guerra. Las vidas lloradas, Barcelona, Paidós, 2010.

35 Gleyzer fue el primer argentino en ser aceptado como periodista para registrar material en las Islas Malvinas. Sus informes fueron exhibidos en Telenoche (Canal 13) y luego circularon bajo el título Nuestras Islas Malvinas (1966).

36 Op. cit., p. 106.

37 Ibid., p. 62.

38 Ibid., p. 93.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariano Veliz, « Formas discrepantes de inteligibilidad de la Guerra de Malvinas: Jorge Denti y León Rozitchner entre el exilio y la subjetividad », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 08 octobre 2019, consulté le 13 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/76985

Haut de page

Auteur

Mariano Veliz

UBA
marianoveliz@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page