Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesColloques2019Cuerpo y viaje en sujetos migrantesDesiertos urbanos y corporalidad ...

2019
Cuerpo y viaje en sujetos migrantes

Desiertos urbanos y corporalidad migrante en dos novelas latinoamericanas recientes

Urban deserts and migrant corporality in two recent Latin American novels
Matías Emilio Quezada Möhring

Résumés

Las dos novelas abordan el tema de la migración en el mundo hipermoderno, donde marginalidad, sobrevivencia y deseo conforman sujetos dispuestos o forzados a explorar los límites de la experiencia y la voluntad. A partir de la noción de fluidez como paradigma moderno, el artículo analiza configuraciones de cuerpo y espacio en las novelas bajo la perspectiva de sus estructuras biopolíticas, situándolas además en su fase tardía y contemporánea. Procede articulando sus planos estéticos, urbanísticos y fenomenológicos a través de las fluctuaciones del concepto de soberanía en ambos campos, orientado a examinar sus propuestas sobre los límites del control sobre el sujeto en la sociedad latinoamericana contemporánea.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Senett, Richard, Carne y piedra, Madrid, Alianza Editorial, 1997.

1Como observa Richard Sennett en “Carne y piedra”1, en “De motu cordis” de William Harvey (1628), se presenta ya una concepción plenamente moderna del cuerpo. Esa concepción está basada en el parámetro de la circulación. Un cuerpo sano es un cuerpo fluido: se mueve, respira y bombea sin obstrucciones. Más tarde, un médico seguidor de Leibniz vincula salud con respiración, y luego con la piel: el término “impuro” se desplaza, así, de “tacha en el alma” a “piel sucia”. La atención sobre el sustrato material del sujeto (su cuerpo) avanza en otras áreas: planificación urbana y paisajística, políticas de higiene y de lo privado, estéticas de masas y de segregación. La noción central es la del cuerpo móvil, capaz de desplazarse sin problemas por una ciudad diseñada para su mayor concentración productiva. Es decir, la circulación en la modernidad se eleva a paradigma biopolítico. El primer eje de ello es la disminución de obstáculos, vale decir, de distracciones, de estímulos. Se debe ocupar cubículos y compartimientos enfocados en la ingravidez, dirigidos ascética y virulentamente a la anulación de la materialidad corporal, individual y propia. El cuerpo moderno, entonces, es un cuerpo sellado, insensibilizado, separado, y todo a su alrededor se planifica para favorecer su aislamiento.

  • 2 Arendt, Hannah, Los orígenes del totalitarismo, Barcelona, Editorial Alianza, 2000.

2En “Los orígenes del totalitarismo”, Hannah Arendt2 menciona una metáfora espacial muy afín al tema del aislamiento sensible y sensorial del sujeto moderno: la situación desértica. El sujeto, expuesto a la destrucción de todo vínculo personal por parte del poder autoritario, se encuentra en efecto desamparado, frágil, desorientado en todo sentido excepto el instituido por la autoridad legal. El desierto representa, así, el espacio puro y vacío, dispuesto a la intervención modernizadora y sus maquinarias productivas. Ese espacio, optimizado permanentemente en torno al paradigma de la circulación, aplana cualquier volumen y profundidad al nivel de mathemas, clasificables y calculables. Arendt lo describe, de hecho, como una localización de inmanencia absoluta.

3Su opuesto, el lugar, se podría entonces caracterizar por la habitabilidad, por la posibilidad de una experiencia personal de su ocupación y uso; sus coordenadas serían sensibles y basadas precisamente en volúmenes y profundidades. Un lugar remite siempre a los cuerpos que las ocupan. Un espacio desierto, en cambio, remite a sí mismo. Elimina los roces, la posibilidad del contacto, de encuentro o comunicación; en fin, elimina la posibilidad de experiencia. Un cuerpo en situación desértica no puede someterse a una vivencia de su propio desplazamiento: el aplanamiento de todo a su alrededor cumple un efecto de cinta trotadora, atrapando a su objetivo, por así decir, en un espacio vacío, inhóspito y contenido por el desierto.

  • 3 Schmitt, Carl, Political Theology. Four Chapters on the Concept of Sovereignty (1922), trans. by G. (...)
  • 4 Agamben, Giorgio, Homo Sacer I. El poder soberano y la nuda vida, Madrid, Pretextos, 1998.

4Desde la teoría política, la situación desértica se relaciona con el estado de excepción: un soberano ejerce su facultad para determinar al enemigo público. Según la desgarradora definición de Carl Schmitt, el soberano es en efecto aquel “capaz de provocar una suspensión total de la ley [y por tanto del derecho] y luego utilizar fuerza extra-legal para normalizar la situación”3. La función más primaria del soberano es velar por la supervivencia de su pueblo; esto, sin embargo, implica que su acción exige poder directo sobre la vida. En otras palabras, el soberano debe tener el poder de decretar la situación desértica, donde la libertad de movimiento y la personalidad jurídica del individuo se suspenden. La acción del soberano, reuniendo derecho y violencia, arriesga la indistinción entre justicia (derecho) y violencia. Giorgio Agamben, en respuesta a las aplicaciones prácticas de las teorías de Schmitt, propone que esa situación, más allá de cualquier soberano particular, ha devenido ya en norma4.

  • 5 Karmy, Rodrigo, “Soberanía y bio-política: Notas para una política del gesto en el pensamiento de G (...)

5En el estado de excepción, dos modelos del poder confluyen en una acción directa sobre el cuerpo particular: el jurídico-institucional, en el que funcionan la soberanía y el estado, y el biopolítico, que rige el disciplinamiento de los cuerpos. Como ha observado Rodrigo Karmy, la tradicional división entre los dos modos de vida del humano, uno política y humana (denominado en Aristóteles como bios), el otro biológico o animal (un mero vivir, denominado zoé), se suspende en ese estado de excepción, dejando abierto el resultante sustrato “indecidible” a la intervención del soberano5. Karmy destaca luego cómo Agamben caracteriza el nómos [ley] de lo moderno, de hecho, con el campo de concentración, donde es siempre un otro fantasmal y siniestro quien decide sobre la vida de la comunidad. El campo de concentración es un espacio abierto cuando el estado de excepción comienza a instalarse como regla, explica, y donde se enfrenta sin mediación alguna la vida biológica, desnuda y frágil, a la violencia –autoritaria, ajena– del poder.

  • 6 Bongers, Wolfgang; Olbrich, Tania; Anz, Thomas, Literatura, cultura, enfermedad, Buenos

6Agamben caracteriza lo sagrado como un resto de procedencia divina pero abandonado en el mundo profano. Karmy puntualiza: a-bando-nado, esto es, desligado en su doble naturaleza tanto de un bando o esfera como de la otra. Aunque se incluye en el mundo, al mismo tiempo no es parte de él. Es por ello que constituye una mezcla de veneración y horror, siniestra por familiar y extraña a la vez. En el derecho romano, la soberanía se constituye en la figura del homo sacer, vida no sacrificable – pues no pertenece al orden civil, no es persona – pero a quien se puede dar muerte sin consecuencias legales, inscribiéndoselo así en la comunidad. Sobre éste, zoé descubierta, los poderes que constituyen la soberanía han sido liberados. Humanidad y biología se encuentran e indistinguen, en un territorio donde el único lenguaje posible es el lenguaje secreto de los animales, los insectos y las plantas. Precisamente, y como ha indicado Wolfgang Bongers, en la modernidad del S. XX la nitidez de la diferenciación sano/enfermo se difumina6. Cuando esa vida al desnudo se inserta en una comunidad, funciona por lo tanto como chivo expiatorio, como resto de aquella violencia primigenia que ejerce ésta sobre su propia potencia de vida, y que debió a su vez abandonar al poder para volverla gestionable. La vida humana, separada así de toda humanidad, se vuelve sagrada, es decir, originaria, reprimida, maldita. Más aún, cuando el estado de excepción deviene regla, el homo sacer aparece en potencia en todos y cada individuo de la comunidad.

  • 7 Arendt, Hannah, Hombres en tiempos de oscuridad, Barcelona, Gedisa, 2001. p. 19.

7Arendt concibe la libertad de movimiento como la “condición indispensable para la acción, y es en la acción donde los seres humanos experimentan por primera vez la libertad en el mundo”7. Como paralelo, veamos el artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos, llamado libertad de circulación. También se lo conoce como libertad de movimiento, conectando así aspectos espaciales y corporales de la persona libre. Dicta así:

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

  • 8 ONU, Asamblea General, Declaración Universal de Derechos Humanos, 10 Diciembre 1948, 217 A (III). W (...)

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.8

8Dos cosas a considerar: primero, se reserva en un apartado el derecho de selección del inmigrante a sus Estados respectivos, y segundo, ello se apoya en la declaración del individuo en cuestión como persona. La soberanía estatal, en efecto, puede declarar a un individuo indeseable. El primer efecto de ello es la literal producción de inmigrantes ilegales por parte del Estado. El inmigrante ilegal es forzado a la situación desértica, en un estado apenas previo al de la esclavitud: su personalidad jurídica suspendida, su libertad de movimiento limitada. Como ha observado Paolo Cossarini en el caso francés y los Centros de Internamiento para Inmigrantes – especie de limbo legal para allegados irregulares –,

  • 9 Cossarini, Paolo, “Migraciones, espacios y biopolítica”, 2010. p. 9.

la retórica universalista de la libertad de movimiento gozó de buena salud al menos hasta la caída de los regímenes comunistas, es decir hasta cuando las democracias liberales se enfrentaban a regímenes que no permitían fácilmente la libre circulación o, mejor, la salida de sus ciudadanos de las fronteras nacionales. De aquel momento, tanto la retórica como las políticas concretas, han ido cambiando frente al aumento del fenómeno migratorio. Así que las sociedades liberales han tenido que dar «marcha atrás», y la progresiva liberación de la circulación de bienes y capitales ha sido acompañada por un rearme de las fronteras9.

9Una tríada de Arendt parece conveniente en este punto, definida por Acción – producción de una pluralidad –, Trabajo – la producción artificial – y Labor – proceso biológico. Coartada en un principio la posibilidad de ejercer Acción, por no pertenecer a la comunidad, y suspendida la de Trabajo por los decretos legales de su caso, cualquier movimiento se vería restringido a un nivel completamente básico, desértico, desnudo.

10Un efecto secundario, aunque no menor, es la secularización cultural de esa declaración: la investidura del posible irregular como una vida al desnudo. E incluso más, en un tercer nivel: ese sujeto indecidible podría ser cualquiera en la comunidad. Tal como, en nombre de la seguridad, todos aparecemos ahora en las bases de datos biométricos e informáticos originalmente diseñados para las clases peligrosas, el sospechoso por excelencia producido por los mecanismos de control es el humano mismo. Lo peligroso es lo humano mismo. Un rol importantísimo que la literatura y el arte en general mantiene aún es precisamente ese: ponernos en contacto con quien vive en el borde, esa región en blanco donde se define lo que vivenciamos como real.

11Sin embargo, lo siniestro del homo sacer no es sino una investidura. Lo realmente siniestro es más bien el poder que sobre él cae, purgando sus propias opacidades. El individuo, reducido a mero cuerpo, se limita a recibir la declaración de indignidad. Agamben observa, en la “Teología de las ropas” de Erik Peterson, que la corporeidad desnuda – portador de la culpa, nuda vida –, es instituida como tal por la teología católica: es asumida como desnudez en la pérdida de la Gracia y sólo entonces, ya manifiesta, es cubierta con pieles. Sin embargo, continúa, detrás del vestido no hay nada; más aún, hay Nada. La nostalgia de Agustín de Hipona y el rechazo del tacto de Tomás de Aquino, de esta forma, están más cerca de lo que pareciera. La desnudez, como la naturaleza, son impuras: sólo se les accede quitando los vestidos, mas no los preexisten. Son tan sólo subproductos de su investidura en la Culpa, del nombre-amiento en su inscripción, por parte del Poder, en el mundo de la Verdad.

  • 10 Cornejo Polar, Antonio, Escribir en el aire, Lima, Latinoamericana Editores, 2003.

12La indignidad declarada por la Autoridad cae sobre el individuo indecidible en calidad de pesada identificación, que a la larga deviene identidad. Esta historia se repite en variados contextos. Por ejemplo, en el sujeto colonizado. Antonio Cornejo Polar10 reúne diversos relatos sobre el encuentro entre el Inca Atahualpa y el “librito” de Vicente Valverde, que resulta ser una Biblia. El Inca, ante la incapacidad del libro de hablarle, arroja el libro a los pies del colono y pretendido evangelizador. Cornejo Polar observa luego cómo el pasaje fue utilizado por los recién llegados en su invasión, asumiendo un “derecho de conquista” en supuesta defensa de su Fe. Sin embargo, agrega, la disputa se origina, más que en un fracaso de comunicación entre Escritura y Voz, en el libro como símbolo de orden y autoridad. En ese momento, la población alfabetizada en Europa era bajísima; más aún, el ejemplar en cuestión estaba muy probablemente escrito en latín, restringiendo aún más su alcance lector. Además, el Inca ya conocía los libros europeos, por supuesto. El libro, entonces, importa más como fetiche y metáfora material que como acto de lenguaje. Sin embargo, la colonia derivó el caso hasta constituirlo en tradición. La supuesta doblegación de la Oralidad “primitiva” frente a la Letra e incluso sus consiguientes adopciones en nombre de la emancipación americana y sus alegorizaciones de nación y homogeneidad, no son sino ropaje ajeno sobre cuerpos sometidos.

Espacios planos, cuerpos enfermos: formas del desierto

“Charapo”

13“Charapo” relata en primera persona el paso de un inmigrante peruano por Santiago de Chile. Camacho, ante la escasez, deja su familia en Tarata y viaja en busca de trabajo. Envía dinero de vuelta pero no recibe respuesta. Al tiempo, se entera de que consiguieron nuevo padre para la hija. Camacho consigue trabajo en una fábrica de tejidos, pero no contrato; encuentra igualmente una pieza en un pasaje de Patronato. En un accidente o pelea se lastima un brazo y le queda inhabilitado, con cabestrillo y peligrando una gangrena. Trabaja en lo que puede y vive donde se presente la ocasión. Trabaja en una carnicería. Se hace cargo de la enferma y anciana arrendataria, Luisa. Demuelen el pasaje. Vive y trabaja por techo en las faenas de demolición y construcción de un centro comercial. Luego en una fábrica de estampados, con un grupo de coreanos. Luisa es tragada por un hospital. Al llevar los documentos de ella, se entera de que ha sido acusado de maltratarla. Termina, sin embargo, viviendo con la única familiar que ella tiene, Felicidad. Ahí, Camacho cuida de Luisa hasta su muerte. Tras algún tiempo en su casa, decide emprender vuelo y viaja rumbo al norte. El relato interrumpe el viaje de retorno clandestino al Perú en la costa de Los Vilos.

14Los desplazamientos urbanos, laborales y privados de Camacho se ajustan al modelo del desierto. La tensión entre las nociones de lugar y de espacio puro se presenta de forma trágica. En un viaje la necesidad de incorporar lugares mediante la exposición y el recorrido – experiencia de la acumulación de impresiones y de una relación contrastiva entre el territorio y las dimensiones físicas y afectivas del cuerpo, produciendo efectos de perspectiva – representa la contraparte del espacio a vista de pájaro, que erige por su parte un poder centralizado, ubicuo y alienante.

  • 11 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 3.
  • 12 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 63.
  • 13 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 73.

15En “Charapo” la espacialidad está marcada por la dispersión del sujeto como participante en ella. Las disgregadas marcas urbanísticas del relato contribuyen a la desorientación, y el territorio sólo resulta medianamente descifrable complementando con un mapa de Santiago o con la experiencia que el lector pueda contribuir. Los recorridos, en efecto, se fragmentan y atomizan: “Caminé de Plaza de Armas hacia el norte. En el centro de llamados me dieron la dirección de unas piezas. Toqué la puerta y una peruana no quiso abrirme”11. Además, Camacho se desplaza principalmente a pie, sin que ello repercuta en la percepción del desplazamiento. “Llegué hasta Avenida La Paz, a la salida del cementerio. En la plaza, las esculturas de monjas caminaban hacia mí [...]. Seguí hacia el hospital para curar mi mano ”12; “cerca de las doce Felicidad llamó un radiotaxi para que nos viniera a buscar. La casa quedaba en los Choroyes. Por unas cuadras, hacia el norte, salíamos a diez de Julio. Llegamos al hospital”13. La fragmentación de las imágenes propone desplazamientos ciegos, instantáneos no sólo en la vivencia urbana sino también en la afectiva e incluso en la narrativa. Cualquier orientación permanece externa al texto.

  • 14 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 24.
  • 15 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 51.

16El hospital en cuestión, por ejemplo, no tiene una localización definida. Tampoco existe un centro comercial en las coordenadas indicadas, uno de las pocos casos en que se especifican. Los puntos urbanos tampoco accionan, más allá de su referencialidad cartográfica, ninguna asociación simbólica, histórica, ni casi apenas social o cultural. Todo esto contribuye a una percepción difuminada del panorama urbano. Un poco irónicamente, se relata que “el paisaje de Santiago era limpio, incluso sus parques”14, un lugar donde echar raíces significa poner a los hijos en las escuelas públicas y recibir tarjetas de identidad chilenas. Todo esto se cruza con constantes pasajes donde la lengua se vuelve incomprensible, donde no sólo el idioma y las costumbres de los coreanos aparece como un algo extraño y sin explicación, sino también a veces la lengua materna. Luisa, por ejemplo, deja paulatinamente de hablar mientras pareciera encogerse a las meras funciones biológicas de un cuerpo enfermo. Unos papeles sucios en su pieza anuncian, imposibles de interpretar15, su silencio definitivo: el hospital. Así, el plano simbólico del territorio se va diluyendo, formando un espacio de inmanencia absoluta. La posibilidad de habitar los distintos lugares visitados se diluye, así, en un espacio vacío y fantasmal, sin conexiones propias ni profundidad simbólica alguna.

  • 16 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 36.
  • 17 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 24.
  • 18 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 34.

17Espacialmente, la situación desértica se presenta en “Charapo” como aplanamiento y angostamiento del territorio manifestado. La noción de paisaje, que depende de la perspectiva, es sistemáticamente excluida. El exterior no se ve jamás, fuera de algunas insinuaciones cartográficas y ciertos ruidos. A lo más se distinguen las temperaturas (no sus variaciones, sin embargo), algún cerro a medio secar, los árboles sin hojas16. Desde la habitación en el pasaje: sólo un camión de la basura17, algunos tiuques sobre antenas de edificios, unas luces en el cielo que disparan desde el río Mapocho18. Al asomarse, de hecho, sólo percibe desechos de paloma en su vendaje. Desde la fábrica de estampados, donde el jefe de los coreanos lo mantiene encerrado en horas libres, sólo se ven algunas luces de la calle. Desde la ventana de Felicidad, sólo es visible el patio con la jaula del loro. Más allá de lo inmediatamente percibido, nada. Los personajes y las situaciones marcan fuertemente cada entrada y salida; el afuera y el adentro se mantienen irreconciliables a lo largo de la novela, independiente de que el protagonista no registre su diferencia. Lo que importa es que hay una frontera, independiente de lo que separe. Un paisaje aplanado, para asegurar la permanencia en medio de su propia efectividad circulatoria, debe en lo posible consolidar cada frontera hasta su fosilización y naturalización.

18En respuesta, Camacho mira a su alrededor como si el territorio fuera a cambiar constante y repentinamente de forma. Se está permanentemente describiendo el lugar en términos de qué lo ocupa, de qué sucede mientras mira, pero también abandonando cada objeto e impresión para dar lugar a la siguiente, retomando rara vez el mismo referente. El territorio liso fuerza una mirada inconstante, pasiva y fragmentada, efecto aumentado por una escritura llena de cortes, de oraciones breves, de ruido escriturario que interrumpe cualquier exceso de realismo en la lectura.

  • 19 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 23.
  • 20 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 26.

19La fragmentación se da también en términos de corporalidad. En un momento, Camacho consume tanta marihuana prensada que deja de sentir las piernas. Luego vuelve de la plaza al pasaje para dormir. Pero agrega: “la cabeza me dolía tanto que costó propagar el sueño”19. Cuesta, como un proceso anónimo y ajeno. Además, la propagación parte en la cabeza, responsabilizada así por el resto del cuerpo. Esa centralización tan jerárquica es capaz de borrar el registro íntimo del cuerpo, y con ello, por supuesto, la base de cualquier experiencia. El accidente del brazo se presenta, de hecho, siempre más allá del dolor, concentrándose en descripciones o en su mera incapacitación. Camacho pareciera llevar el brazo a medio gangrenar como quien lleva un trámite en el registro civil. De hecho, al llegar en taxi al policlínico se demoran en atenderlo, y por su RUT de extranjero le revisan primero los antecedentes20. Los miembros del cuerpo aparecen por separado, sin relación alguna a su unidad, el sujeto. El brazo no deja marcas sino en el registro laboral: no pertenece al protagonista.

  • 21 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 10.

20No se trata sin embargo de algo congénito, sino por exposición y estigmatización. En el viaje de venida, Camacho compra, al pasar por Arica, unas papas fritas con mucha sal. En La Serena, como quien dice de inmediato, compra una cerveza. Luego, añade: “cuando llegamos a Santiago me ardieron los dedos. La puntada en mis riñones pasó a ser una puntada en mi pulgar, aunque nada me había apretado ni golpeado”21. El dolor en la espalda es capaz de transferirse a otros miembros: aún se trata de un cuerpo internamente conectado. El ardor como una señal o premonición interna, dirigida hacia sí mismo, referida al tacto, a los dedos. Dolor de riñones, producto de alimentos y de posiciones forzadas y restringidas, y dolor de pulmones (correspondiente al meridiano que culmina en el pulgar): una espalda extremadamente cargada somatiza la amenaza de perpetuar la postura.

  • 22 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 13.

21En la fábrica donde en un comienzo trabaja, nadie va al baño en las largas horas de trabajo. Camacho orina en una botella, oscuro y fuerte, pero al enterarse los compañeros desaparece su botella. Las disciplinas explotadoras en el nuevo país insisten en la productividad a precio de la movilidad, e incluso de la salud. En paralelo, la imagen pública de Camacho se va deteriorando, afectando sus potencialidades de empleo. Y a medida que su cuerpo se reduce, la casa se va deteriorando con él: palomas y cucarachas, un WC que refluye, olores extraños. Luisa se agrava en una enfermedad ya latente a la llegada de Camacho, y su pieza sufre los mismos efectos. Finalmente, tras haber terminado él durmiendo en la pieza de ella para cuidarla, la casa es demolida. Al llegar, Camacho se lavaba y usaba desodorante, limpiaba su ropa, ordenaba la pieza, arreglaba el techo22; eso se va diluyendo a medida que se expone al nuevo sistema. El porro cambia su estatus hasta casi reemplazar el alimento. Una posterior cuasi violación a Camacho, por parte del grupo de los coreanos, cuando vive en la fábrica, queda en casi nada: al día siguiente, simplemente se va. Nadie le dice nada ni se vuelve a mencionar el episodio en el resto del viaje.

  • 23 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 35.

22La habitación de Luisa se configura paulatinamente como un espacio sagrado, cuyo único comunicador es Camacho. La frontera se define a partir de la enfermedad. Camacho considera, tras tener que dejar la fábrica de tejidos por su brazo y no poder encontrar trabajo, decide: “lo más conveniente era aprovecharme de Luisa. Por su estado, era ya casi un desecho. [...] me salvaría de pagar el arriendo”23. Pero ello implica una dependencia mutua y absoluta: hacerse cargo de los medicamentos, las idas al médico, las comidas, la pieza. Cuando quedan quince días para la demolición sólo él, de los inquilinos de la casa, puede entrar y salir de la pieza. Esa disposición es designada y defendida por él.

  • 24 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 39.

23El espacio, marcado profundamente por la corporalidad: “Ardía. Su pecho se infló. Empecé a verme en la cama, durmiendo con ella, soñando algo relacionado con el Perú. Pero un olor muy fuerte me detuvo”24. Paulatinamente, Camacho y Luisa van equiparando sus rangos. De ser ella la propietaria, la con los papeles, y él inquilino y dependiente, a él hacerse cargo de la casa y finalmente a velar por ambos. En la demolición, Luisa resulta no tener a su nombre la casa: él participa del edificio como reductor, ella se devela como también inquilina. Cae la casa – se aplana la casa –, dando paso a un centro comercial, emblema vencido de la circulación mercantil total, y aplanando de pasada a ambos sujetos consigo.

  • 25 Sartre, J. Paul, La náusea, Madrid, Alianza, 2011.
  • 26 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 13.

24También se igualan en lo descriptivo. En su retroceso como sujeto, Camacho se mira al espejo y sólo ve, como el personaje de “La náusea” de Sartre25, una serie de facciones extremadamente concretas y plásticas: dos marcas de granos en la frente, el pelo tieso, el cuerpo chato, la panza26. Imagen seguida, unos hongos en el techo, que se dispone a limpiar, difuminando los límites entre el sujeto y los objetos –la casa. Luisa, en su enfermedad, aparece de la misma forma, con descripciones extremadamente concretas, fisiológicas. La pieza de Luisa, así, reúne y aísla dos cuerpos enfermos, produciendo un espacio que raya en la inmanencia absoluta.

  • 27 Motta, Angélica, “La charapa ardiente y la hipersexualización de las mujeres amazónicas en el Perú: (...)
  • 28 Arguedas, J. María, El zorro de arriba y el zorro de abajo, México, Fondo de Cultura Económica, 197 (...)

25Algunas veces Camacho es llamado “charapo”, o “charapito”. La primera es un insulto. La charapa, tortuga amazónica, se relaciona en el imaginario peruano a la figura de la “charapa ardiente”, figura hipersexualizada de la mujer proveniente de la zona selvática. Esa zona geográfica es etiquetada desde la colonia con evocaciones de exceso y desorden, estigmatizando a sus habitantes de “primitivos”. El imaginario nacional, de hecho, los considera una arista muy marginada, aunque en población no lo sea, como indica Angélica Motta27. El Perú se dividió tradicionalmente en dos: el “auténtico” Perú andino y el Perú costero y europeizado. En una dialéctica de linaje incaico, como subrayó José María Arguedas28, se dividen en dos: los de arriba y los de abajo. La tercera arista no se considera sino en esa perspectiva colonizante: el charapo es siempre un extranjero, incluso en su propio país.

  • 29 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 38.

26Camacho, en todo caso, era serrano; ya no. La animalización, como reducción del sujeto a mero gradiente laboral, a mero cuerpo biológico, aparece en la misma línea sometedora de la narración general. Ello tiene un paralelo en las apariciones de animales en el relato. Camacho compra un pez y un canario: el primero muere de estrés, en la limpieza de su pecera, y el otro sirve para mantener ocupada a la enferma Luisa29. El encierro es clave en la relación narrativa. Camino al hospital, Camacho divisa una paloma, muy quieta y con los ojos abiertos, casi una estatua más en la entrada del cementerio. Más adelante, un loro en el patio de Felicidad muere en su jaula tras unas olas de frío, al cuidado de Camacho. La imágenes de aves, a lo largo de la novela, tienden a recalcar la sensación de encierro, de vulnerabilidad y de pasividad, tal como sucede con el protagonista.

  • 30 Adriazola, Carolina, Sepúlveda, Luis, El Pejesapo, Chile, Gitano producciones, 2007.
  • 31 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 21.

27Camacho permanece ajeno al dolor que atraviesa. La enfermedad cuenta para él más bien como dificultad para encontrar trabajo; y sobre todo, y antes que por la dificultad física: como una mala imagen, desventajosa en términos de presentación laboral. Como Daniel SS, en una escena de “El pejesapo” de Luis Sepúlveda30, Camacho es rechazado en un restorán por su aspecto descuidado. “Usted no sabe”31, responde él – el restorán, por cierto, lleva por nombre “El pejesapo”. Pero si Daniel SS no encuentra, en su viaje de la periferia al centro de Santiago, ningún motivo para no concretar el suicidio fallido que impulsa su desplazamiento, Camacho pareciera ni siquiera considerar semejante cambio de estado como una decisión propia. El olor y la imagen que la administradora del restorán percibe son efectivamente emanaciones de un cuerpo coartado incluso en su propia interioridad. Camacho circula como si no le importara, como si salir de un lado u otro no fuera distinto, como si no hubiera más afuera de aquél en que ya vive. En síntesis: Camacho, enfrentado al desierto urbano y centro de Chile, deviene puro potencial biológico, fuerza laboral impersonal, cuerpo sin rostro.

“El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América”: lo a-bando-nado como reducto

  • 32 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

28“El rey de la cumbia” reúne una serie de textos cortos que giran en torno a Norberto Santiago Vega (nombre legal del autor) y sus aventuras de seducción y bailanta, que considera “la única revolución posible”32. Narradas en primera persona, oscilando entre emisión radiofónica, conversación de madrugada y corriente de la conciencia, los relatos se suceden en espirales incontenibles, casi sádicas, aglutinando noches de conquista paraguaya en el barrio bonaerense de Constitución, impostando palabras sueltas en guaraní, bailes en la discoteca El Bronco, mañanas de “Carreful” en un barrio de mansiones, plazas con poetas y parejas en la espesura, vuelos en taxi cruzando la ciudad. El libro termina con un apartado llamado “Pulgas y cucarachas”, donde un narrador reflexiona en torno a su barrio de la Constitución y el Aleph de Borges, una empresa de taxis truchos y la gestación de un grupo revolucionario liderado por Cucurto que pretende terminar, rayando en la guerrilla, con todos los tipos de dominación y elitismo.

  • 33 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

29Los espacios y cuerpos presentados en los relatos comparten con Charapo la marginalidad social y cultural y el interés por lo grotesco, por los rincones abyectos, descarnados y nucleares de la ciudad. El tono general, en todo caso, es menos trágico que carnavalesco. Aunque el narrador es también protagonista, el juego autoficcional es mucho más presente, situando al texto en el límite entre lo documental y lo artístico. En efecto, el narrador advierte: “¡qué negro agrandado soy, soy cumbiantero, soy Gardel y Le Pera, ¡no me crean nada!, pero escúchenme todo”33.

30La dimensión cartográfica en los relatos, ahora, depende no de un extranjero sino de un lugareño constituido. Los recorridos del transporte público le resultan tan familiares como los pasillos de supermercado que pareciera recorrer desde siempre. Para cada rincón de la ciudad pareciera tener Vega una historia, un recuerdo propio. El trazo rector en la configuración de la ciudad es el cuerpo del protagonista, que todo lo ha tocado. Abundan los nombres de calles, de barrios, de bondis, pero jamás una indicación orientadora del tipo norte, derecha o abajo. Jamás encontramos una descripción a ojo de pájaro o siquiera propiamente paisajística. La espacialidad urbana se apoya más en la experiencia directa, en la proximidad tanto física como afectiva de Vega con cada hito. El Buenos Aires que aquí se construye es una proliferación espumosa de lugares, sólo descifrable en términos particulares.

  • 34 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 35 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 36 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

31El acceso a esos lugares, sin embargo, no es abierto a cualquiera. Vega prácticamente vive en el popular barrio de la Sagrada Constitución, a donde sólo se llega caminando pues los taxis no entran34, pero, por gracia de su trabajo, accede a las casas lujosas de Salguero, barrio celeste de jacarandás y púrpura de paraísos (única descripción ecfrástica del paisaje en el libro) donde todo es “impecable y límpido como en un sueño, como la casa de la montaña del abuelo de Heidi”35. Se sienta junto a un compañero de trabajo a ver la salida de fin de semana de las empleadas, a muchas de las cuales habían conocido ya en el supermercado. Mediante sus aventuras de conquista, en efecto, ha llegado a conocer “hasta las hormiguitas que suben por la casa del Polaco Rocamora, un sindicalista de los panaderos de Morón que tiene un terrible chalet en Ombú y Miguel Cané”36. Entre esas andanzas, conoce incluso a Maradona, que le regala una polera. Así, calles y barrios, e incluso viviendas, diseñados bajo el signo de la circulación y la segregación, son puestos en acción en pos de los intereses íntimos del sujeto marginal.

  • 37 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 38 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 39 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

32El Bronco, “horriblemente hermoso”37, la discoteca predilecta de Vega, se configura como una zona de indeterminación soberana. En torno a ella, se diluyen las fronteras culturales, corporales y de género. Los cuerpos se rozan deshinibidamente y cada encuentro, por muy breve que sea, cuenta. El amor es sinónimo de ese roce. Un conjunto de cuerpos que se encierran juntos, por cinco pesos, en una mezcla de olor a Axe, cerveza y sudor, donde conviven amigos del padre de Vega con madres e hijas bailanteras, todos dispuestos y desinhibidos. Se hace posible ahí también la mezcla entre culturas y razas: un lugareño se interna entre la masa migrante en busca de esa heterogeneidad no dialéctica (Cornejo Polar) que lo libere de sus propias estructuras nacionales y alienantes, y sobre todo de “los yanquis, los ingleses, los alemanes, los chilenos”38, todos los que defienden sus fronteras y promueven sus políticas neoliberales entre los afectos de sus súbditos. El imperativo de la bailanta es: “primero coja después piense; primero póngala y después córtesela”39. Las máscaras son totales: un acento impostado se valida sin cuestionamiento, permitiendo entrar y salir de nacionalidades, lenguas y géneros sin problema. Las marcas raciales aparecen como potencial de deseo, en una fiebre de mestizaje. Los cuerpos se manifiestan continuamente desde su potencial de roce, de zarandeo, de una circulación continua que pareciera no gastarlos. Si bien los asistentes son en su mayoría parte de lo que podría ser llamado proletariado, es decir fuerza laboral masiva y anónima, subalterna y explotada la mayoría del tiempo, en el Bronco no hay cuerpos sometidos mientras se baila.

  • 40 Opazo, Cristián, Pedagogías letales, ensayos sobre dramaturgias chilenas del nuevo milenio, Santiag (...)
  • 41 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 42 Opazo, Cristián, Pedagogías letales, ensayos sobre dramaturgias chilenas del nuevo milenio, Santiag (...)
  • 43 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

33De todas maneras, la libertad llega sólo hasta ese roce. Las consumaciones de los encuentros ocurre siempre afuera. La discoteca como lugar de liberación “no es un mero residuo de yerros de la maquinaria económica que, como consecuencia del progreso, tenderán a superarse”40. La distinción tan clara entre el adentro y el afuera muestra aquí una estructura clave en la construcción del sujeto popular del Bronco. La capacidad de adoptar cualquier papel se apoya en una homogeneización, un aplanamiento de los sujetos que se evidencia en descripciones basadas sólo en atribuciones físicas o sensoriales y la asumida disposición sexual. En efecto, el interior de la discoteca produce efectos de masa, donde cada individuo se hace reemplazable. Es un espacio de indeterminación, pues es tanto parte de la ciudad como no: suspensión festiva del orden tecnocrático, es sin embargo territorio de éste. No sorprende entonces que entre los elementos que llaman la atención de Norberto estén el olor a Axe afuera del Bronco y las bebidas Condorina, los delantales recién planchados la cumbia villera y su olor a recién bañadas con peinados corte al medio, “impecables como nunca los luciré yo”41. Como tal, por lo tanto, en la discoteca pueden realizarse las operaciones “excesivas que – aunque formalmente condenadas por la ley – resultan imprescindibles para su funcionamiento y perpetuación”42, como el consumo excesivo de alcohol, en respuesta a “prácticas laborales alienantes”, la reducción de los cuerpos a meras formas sexualizadas frente a su forzada aislación cotidiana, o los encuentros homoeróticos como suplemento a una formación cultural altamente heteronormada y homofóbica. El relato relaciona constantemente los cuerpos del baile con nombres de animales, como yeguas, perros y sirenas, marcando la reducción de los sujetos a la calidad de especímenes y impurezas. El Bronco se configura, así, como mecanismo de escape premeditadamente producido por la maquinaria tecnócrata. No resulta, desde ahí, extraña la mención del pago de entrada, “de cinco guaracos y una consumición gratis. ¡Gratis no hay nada y menos en el mundo de la cumbia!”43.

  • 44 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

34La consumación de los encuentros del Bronco ocurre siempre en plazas, que se configuran de esa manera en depositarias de las cargas libidinales concentradas en el complejo. La intemperie y lo público marcan así una válvula de escape que la administración, valiéndose de “mastodontes de la CIA, los mandriles de seguridad con sus chalecos flúos”44, se encarga de regular. Apenas los cuerpos interactúan de forma más directa, vale decir, más personal, los mecanismos de selección operan su acción exclusora: los implicados son declarados indeseables y expulsados. Sólo queda la intemperie. Sin embargo, al cumplir en ese proceso con lo planificado, se incluyen en el movimiento general de la maquinaria tecnócrata. El carnaval, en efecto, puede perfectamente resultar un mecanismo de control.

35Que el encuentro de los cuerpos del Bronco ocurra a cielo abierto no es casual. El deseo central de los relatos está puesto siempre en lo liminal como forma de libertad en la indeterminación, en la intemperie. Los cuerpos marcados con la expulsión-inclusora son cuerpos liberados a la fuerza de la naturaleza. Su representación en términos de zoé recorre diversos circuitos. Por ejemplo, en dialécticas de animal-humano, de salud-enfermedad, de violencia-alienación.

  • 45 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 46 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 47 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

36La enfermedad es representada en los relatos de una forma altamente ambigua, pero siempre cercana a las formas de vida marginales. Así como lo paraguayo representa un foco de gravitación para el protagonista por su particularidad, por la concentración de lo extranjero, proletario y minoritario, la enfermedad cumple también con los requisitos de inclusión-exclusión que marcan su deseo. Las marcas de la inferioridad en la tradición neocolonial unen siempre voluptuosidad, calor y enfermedad, naturalizando una relación entre raza y moral. El rey de la cumbia aprovecha esas coyunturas para alcanzar la frontera y penetrarla, sin importar las consecuencias. Los encuentros íntimos están marcados por olores fuertes, enfermedades de transmisión sexual y sobre todo brevedad. La cumbia se instala “como otitis en los tímpanos”45; “los pulmones son para llenarlos de cerveza y el corazón para llenarlo de rimel”46. El cuerpo del protagonista aparece así completamente dispuesto al choque, “porque soy hijo de negros, porque sé pelear, y el que diga algo, que no sea un suspiro, un gemido o un aplauso, que lo piense, porque le bajo los dientes”47. Es por eso que los encuentros de consumación de los roces tecnocratizantes se da a la intemperie.

  • 48 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

37El Bronco, en ese mecanismo, aparece como una mezcla entre publicidad provocadora y campaña de prevención; como dice el propio Norberto: “¡y ahí está la función del fotógrafo! Vendedores de flores y profilácticos y un centenar de sonrientes trabajadoras de la calle, que el dueño de casa contrata por noche pa hacer gastar a la negrada en flores y profis”48. La frenética búsqueda por el encuentro auténtico se da así en la forma de fiebre de mestizaje, deseo en marcas proletas y excesos de noche libre, uniendo íntimamente las nociones de migrancia, pobreza y enfermedad con la más trágica de libertad y amor.

38Lo mismo ocurre en el espacio laboral, el supermercado, y en el espacio íntimo, las habitaciones donde transcurren varios relatos de conquistas. El super, donde sólo entra la servidumbre, liga los cuerpos de los empleados a una marginalidad que, sin embargo, debe ser aprovechada como espacio de liberación de la fricción socioeconómica y cultural. Ello produce una curiosa mezcla de seducción y violencia. La disposición vertical de los planos y los puntos ciegos contribuye a ello. El fichero de entrada está arriba. El jefe de Norberto tiene su oficina ahí; su subalterno, que media entre él y los empleados, opera desde la escalera o desde el micrófono. Al ser enfrentado por Norberto, cuando le recrimina un atraso o una góndola de papas mal montada, se cruza de brazos y se marcha con alguna evasiva amenazante, impotente en su acción directa.

  • 49 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 50 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

39Su poder, sin embargo, no es menos efectivo por lo abstracto: puede dejar sin trabajo (labor) a los empleados. Ante esto, Norberto esgrime su conocimiento de los puntos ciegos del panóptico empleador, violencia en términos de control y coacción. Pide a sus compañeros que le marquen la entrada; aunque le bromeen con no haberlo hecho, no lo decepcionan. Duerme “requemado entre los vacíos al fondo del dock”49 y aprovecha los mandados a ciertos sectores para acercarse a las cajeras y las sirvientas, así como para traficar algún alimento y celebrar secretos banquetes de sándwiches baratos en la bodega, entre “negros e hijos de negros”50.

  • 51 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)
  • 52 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Ed (...)

40La mezcla entre violencia y seducción tiene un episodio clave en el relato “Luna de Barracas”. Tras un encuentro con la prima menor de edad de una sirvienta paraguaya pretendida por Norberto, se encuentra, en el pasillo, con el amigo de su padre, con quien compartiera antes en el Bronco. Enojadísimo, viene entrando a su departamento en calle Patricias Argentinas, y le reprocha “haberle cogido a la esposa y cree que salgo de embambinármela de nuevo, en su pieza y tal vez en su cama”51. La pelea, a punta de botellazos y oscuridad, termina con Norberto escapando y el viejo con los ojos ensangrentados, abandonado a morir. Alejado por unas escaleras de la calle, encerrado en la penumbra como el sótano del Aleph que en otro relato aparece, el núcleo de los vectores y coordenadas biopolíticas aparece en todo su realismo descarnado. La alienación y la violencia se develan una vez más como el crudo principio rector del orden imperante. Norberto es, finalmente y tras haber tocado el nervio central y tabú del poder biopolítico, un homo sacer, un asesino más, un soberano maldito y marginal. El narrador pide perdón, al viejo y al Paraguay, y se lava las manos obscenas en un riachuelo de ciudad, que mugroso y enrojecido se levanta hacia el cielo, cruzando las grúas de la ciudad y entrando directo en el excesivo “cuenco de palabras horribles de mi lenguaje animal”52.

Conclusión: abandonados y viajeros

  • 53 Cornejo Polar, Antonio, Escribir en el aire, Lima, Latinoamericana Editores, 2003.

41Estos cuerpos y espacialidades abandonadas representan en las novelas reductos donde el poder se muestra directamente, sin sus ropajes institucionales, plenamente soberano y autoritario. La aislación, guardiana del paradigma moderno de la libre y – entre comillas – sana circulación del capital biopolítico, económico y afectivo, se muestra crudamente en las estéticas y las narraciones. En la forma de la segregación y la discriminación, opone al desvalido lugar propio el avasallador espacio puro, produciendo la situación desértica en la cotidianeidad más genérica. En ambos casos podemos observar, sin embargo, una reacción que tiende hacia la narración desde la inmanencia, jugándose entre la denuncia y la emancipación, explorando el límite de una actividad artística no dialéctica, sino heterogénea. Así, los discursos literarios de ambas novelas se acercan estética y políticamente a lo que Cornejo Polar describió como la identidad migrante, basada en la indeterminación, la desorientación y la incontinencia creativa de ese intersticio llamado cultura53.

42Podemos observar, sin embargo, dos aproximaciones distintas en los dos textos. En “Charapo” domina un tono más bien melancólico, mientras que en “El rey de la cumbia” domina uno carnavalesco. En la primera novela la mención del desierto se hace explícita de un modo sensorial: Camacho entra a Chile comiendo unas papas fritas muy saladas; sale por mar, en medio de un desierto marino y salado. Las fronteras y la sal se relacionan, así, con los límites tanto del país como del sujeto migrante. La sequedad y la soledad, así, se relacionan para producir un viaje sin regreso: el mar en cuestión está frente a Los Vilos. Es decir, Camacho desaparece, o mejor dicho se desvanece, consumido por el paisaje plano del desierto chileno. Y lo hace pasiva, neuróticamente, espectador de su propio destino, completamente alienado. Camacho es un sobreviviente por naturaleza, anclado en su capacidad de adaptación y energía laboral; pero, allegado indeseable en territorio hostil, ve cómo sus energías, su persona y su cuerpo son consumidos, agotados por un país que, por lo plano, más tiene de paisaje que de país.

43En la segunda novela, en cambio, el destino es enfrentado con una hybris mucho menos estoica, aunque más cercana a la paranoia y la histeria. Norberto explora también en lo abyecto e inmanente, pero en busca de una especie de liberación, siguiendo al Marqués de Sade, a Jean Genet o a Antonin Artaud. Esa liberación irracional tiene tendencias un tanto suicidas, con un romanticismo casi nietzscheano. Por alcanzar el umbral donde se determina e indetermina el territorio, se lanza sin importar qué sea de sí mismo. Eso habla de una desesperación, de una claustrofobia oscura y pacificada a punta de excesos, que sólo puede encontrar alivio en el ab-uso del propio cuerpo, en el agotamiento de la propia zoé. Más allá de la denuncia y la protesta, incluso, se trata quizá de una auténtica forma de placer, formando parte de esa tradición del perderse a uno mismo que vivió la generación Beat, que sólo puede darse en una cultura donde no hay otra revolución posible que la bailanta y la promiscuidad. Domina aún, sin embargo, el tono trágico.

  • 54 Ib.
  • 55 Bhabha, Homi, El lugar de la cultura, Buenos Aires, Manantial, 2002.

44Como mencioné antes, Cornejo Polar concibe la identidad del migrante como una entidad heterogénea y no dialéctica, es decir descentralizada y sobre todo no sintetizable en los términos del adentro-afuera que la modernidad se encargó de desarrollar y fortalecer54. No se trata de una identidad establecida, sino de una cultura en permanente desarrollo y mutación. Y no se trata, por consiguiente, de una identidad que pueda oponérsele a otra, pues no hay realmente un sustrato lo suficientemente asentado o instituido como para ello, sino quizá una anti-identidad, indecidible, autónoma. En términos de Homi Bhabha, una entidad intersticial55.

45Bhabha sitúa la cultura, precisamente, en ese más allá que llama intersticio o in-between. Ahí, los procesos de la desorientación hegemónica, de la perturbación de sus direcciones y coordenadas, de la desarticulación de sus estructuras binarias naturalizadas y fósiles – morales, sociales, espaciales, identitarias –, pueden tener lugar. Representa una defensa performativa del poder habitar, y una nueva comprensión de la diferencia cultural sin necesidad de síntesis articuladoras y colectivizadoras. Representa, sobre todo, un más allá del control. Ahí, y quizá sólo en pocos otros lugares, es aún posible la posibilidad de un regreso al presente con el que poder reescribir lo “contemporáneo”.

Haut de page

Bibliographie

Adriazola, Carolina, Sepúlveda, Luis, El Pejesapo, Chile, Gitano producciones, 2007.

Agamben, Giorgio, Homo Sacer, Buenos Aires, Adriana Hidalgo Editores, 2018.

Desnudez, Buenos Aires, Adriana Hidalgo Editores, 2011.

Arendt, Hannah, Los orígenes del totalitarismo, Barcelona, Editorial Alianza, 2000.

Arendt, Hannah, Hombres en tiempos de oscuridad, Barcelona, Gedisa, 2001.

Bhabha, Homi, El lugar de la cultura, Buenos Aires, Manantial, 2002.

Bongers, Wolfgang; Olbrich, Tania; Anz, Thomas, Literatura, cultura, enfermedad, Buenos Aires, Editorial Paidós, 2006.

Cornejo Polar, Antonio, Escribir en el aire, Lima, Latinoamericana Editores, 2003.

Cossarini, Paolo, Migraciones, espacios y biopolítica, 2010. URL: https://www.researchgate.net/publication/257319411_Migraciones_Espacios_y_Biopolitica.

Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013.

Karmy, Rodrigo, “Soberanía y bio-política: Notas para una política del gesto en el pensamiento de G. Agamben”. Tesis Universidad de Chile, 2005. URL: http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/108873.

ONU, Asamblea General, Declaración Universal de Derechos Humanos, 10 Diciembre 1948, 217 A (III), disponible en esta dirección: https://www.refworld.org.es/docid/47a080e32.html.

Motta, Angélica, “La charapa ardiente y la hipersexualización de las mujeres amazónicas en el Perú: perspectivas de mujeres locales”, Revista Sexualidad, Salud y Sociedad nº 9, 2011. Web: https://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/SexualidadSaludySociedad/article/view/2236

Opazo, Cristián, Pedagogías letales, ensayos sobre dramaturgias chilenas del nuevo milenio, Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 2016.

Ruvituso, Mercedes, “La dimensión estética del poder soberano en Giorgio Agamben”. Diánoia, 58(71) (2013), p. 105-125. URL: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-24502013000200005&lng=es&tlng=es.

Senett, Richard, Carne y piedra, Madrid, Alianza Editorial, 1997.

Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016.

Haut de page

Notes

1 Senett, Richard, Carne y piedra, Madrid, Alianza Editorial, 1997.

2 Arendt, Hannah, Los orígenes del totalitarismo, Barcelona, Editorial Alianza, 2000.

3 Schmitt, Carl, Political Theology. Four Chapters on the Concept of Sovereignty (1922), trans. by G. Schwab, Chicago, University of Chicago Press, 2005.

4 Agamben, Giorgio, Homo Sacer I. El poder soberano y la nuda vida, Madrid, Pretextos, 1998.

5 Karmy, Rodrigo, “Soberanía y bio-política: Notas para una política del gesto en el pensamiento de G. Agamben”. Tesis Universidad de Chile, 2005.

6 Bongers, Wolfgang; Olbrich, Tania; Anz, Thomas, Literatura, cultura, enfermedad, Buenos

Aires, Editorial Paidós, 2006.

7 Arendt, Hannah, Hombres en tiempos de oscuridad, Barcelona, Gedisa, 2001. p. 19.

8 ONU, Asamblea General, Declaración Universal de Derechos Humanos, 10 Diciembre 1948, 217 A (III). Web.

9 Cossarini, Paolo, “Migraciones, espacios y biopolítica”, 2010. p. 9.

10 Cornejo Polar, Antonio, Escribir en el aire, Lima, Latinoamericana Editores, 2003.

11 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 3.

12 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 63.

13 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 73.

14 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 24.

15 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 51.

16 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 36.

17 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 24.

18 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 34.

19 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 23.

20 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 26.

21 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 10.

22 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 13.

23 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 35.

24 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 39.

25 Sartre, J. Paul, La náusea, Madrid, Alianza, 2011.

26 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 13.

27 Motta, Angélica, “La charapa ardiente y la hipersexualización de las mujeres amazónicas en el Perú: perspectivas de mujeres locales”, Revista Sexualidad, Salud y Sociedad Nº9, 2011. Web.

28 Arguedas, J. María, El zorro de arriba y el zorro de abajo, México, Fondo de Cultura Económica, 1971.

29 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 38.

30 Adriazola, Carolina, Sepúlveda, Luis, El Pejesapo, Chile, Gitano producciones, 2007.

31 Sheng, Pablo, Charapo, Santiago, Cuneta, 2016, p. 21.

32 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 11.

33 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 24.

34 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 64.

35 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 35.

36 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 33.

37 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 10.

38 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 29.

39 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 23.

40 Opazo, Cristián, Pedagogías letales, ensayos sobre dramaturgias chilenas del nuevo milenio, Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 2016, p. 78.

41 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 53.

42 Opazo, Cristián, Pedagogías letales, ensayos sobre dramaturgias chilenas del nuevo milenio, Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 2016, p.78.

43 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 9.

44 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 25.

45 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 14.

46 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 11.

47 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 24.

48 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 23.

49 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 52.

50 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 54.

51 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 58.

52 Cucurto, Washington, El rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2013, p. 59.

53 Cornejo Polar, Antonio, Escribir en el aire, Lima, Latinoamericana Editores, 2003.

54 Ib.

55 Bhabha, Homi, El lugar de la cultura, Buenos Aires, Manantial, 2002.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Matías Emilio Quezada Möhring, « Desiertos urbanos y corporalidad migrante en dos novelas latinoamericanas recientes »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 08 octobre 2019, consulté le 23 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/77196 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.77196

Haut de page

Auteur

Matías Emilio Quezada Möhring

Facultad de Letras, Pontificia Universidad Católica de Chile
mequezada@uc.cl

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search