Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2019Olivia Moreno Gamboa, Las letras ...

María del Pilar Martínez López-Cano

Olivia Moreno Gamboa, Las letras y el oficio. Novohispanos en la imprenta. México y Puebla, siglo XVIII

México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Mora, 2018, 332 p.
Référence(s) :

Olivia Moreno Gamboa, Las letras y el oficio. Novohispanos en la imprenta. México y Puebla, siglo XVIII, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Mora, 2018, 332 p.

[08/10/2019]

Texte intégral

1Como señala Olivia Moreno, la historia del libro en México es todavía una disciplina joven, a pesar de que en los últimos años se han incrementado los estudios sobre las imprentas, el arte tipográfico, el comercio del libro, las bibliotecas, la censura inquisitorial y, en menor medida, sobre los lectores y los autores. Precisamente el libro que se reseña se ocupa de estos últimos, de los autores novohispanos que publicaron libros e impresos en las prensas de las ciudades de México y de Puebla entre 1701 y 1821. Para analizar y destacar la relación de los autores con la imprenta local, Moreno considera como novohispanos a todos aquellos que fijaron su residencia en el virreinato con independencia de su lugar de origen, y exclusivamente las obras que se publicaron en Nueva España.

2A partir del estudio bibliométrico de los impresos y de los autores registrados en los catálogos bibliográficos de José Toribio Medina y de José Mariano Beristáin de Souza que, en conjunto, dan una cifra de alrededor de 11,300 obras, la autora ofrece un acercamiento novedoso al tema. El análisis de ese impresionante corpus documental le permite reconstruir y cuantificar las tendencias y las características de la producción impresa (títulos, formatos o tamaño, número de páginas, nuevas ediciones, reimpresiones, lenguas) y ofrecer un perfil de los autores, es decir, de la “república de las letras” (eclesiásticos o laicos, lugar de origen, residencia, procedencia y formación académica, grados universitarios, ocupaciones) a lo largo del siglo XVIII y primeras décadas del XIX. La utilización de este tipo de fuentes posibilita, además, la elaboración de series relativamente homogéneas para conocer la evolución de la producción y de la población literaria novohispanas y compararla con el ámbito hispano y el mundo occidental de la época. Todo ello, además, de una manera dinámica, para apreciar los cambios que se producen a lo largo de estos ciento veinte años.

3En la primera parte del libro, se analizan las características que presenta el negocio tipográfico en el siglo XVIII, marcado en Nueva España por las restricciones que impuso la metrópoli a la fabricación de papel en sus dominios de ultramar y por tanto la necesidad de importar el insumo con el consiguiente incremento en los costos de producción, o las licencias y privilegios de impresión de obras de gran demanda concedidos a las prensas españolas. Estamos ante una imprenta, como la califica la autora, “colonial”, con una producción muy modesta, que hizo depender el mercado del libro en Nueva España del comercio de importación, a su vez, fuertemente regulado. Otros rasgos distintivos de las imprentas en Nueva España en el siglo ilustrado fueron su concentración geográfica, en particular en la ciudad de México y, en menor medida, en Puebla, el escaso número de talleres y su dependencia de los monopolios, es decir de las licencias que otorgaba la Corona para su establecimiento y los privilegios para la impresión, que resultaban indispensables para garantizar la supervivencia y la rentabilidad de la empresa, así como una producción orientada al consumo doméstico, mayoritariamente urbano.

4Sin duda, a lo largo de los ciento veinte años estudiados se registra un aumento de la producción editorial, visible desde la década de 1720 y que se intensifica a partir de 1808, pero el desarrollo de la imprenta en México fue moderado en comparación con las prensas europeas e incluso españolas, sobre todo cuando observamos que en el caso americano, el crecimiento de la producción se debió principalmente a pequeños impresos, obras menores, como cartillas, catecismos, devocionarios o novenarios, que vinieron a significar casi el 80% de los impresos, mientras que la edición de libros se mantuvo estancada, incapaz de competir con la edición europea, a lo que hay que sumar el elevado número de reimpresiones de viejos títulos, en particular a partir de la década de 1760. La debilidad de la imprenta novohispana que muestran estas cifras contrasta con el auge editorial que se vivió en la segunda mitad de la centuria en Francia y en España, favorecido, entre otros factores, por el avance de la alfabetización y de la multiplicación de los lectores.

5En cuanto a la población literaria novohispana, los rasgos que más llaman la atención son su tamaño reducido, muy lejos de la francesa o española de la época, y el dominio de los eclesiásticos en la producción editorial. De los 1,730 autores identificados, los miembros del clero regular y secular representan el 72% de los escritores de la muestra, si bien se aprecian cambios con los años. Entre los autores eclesiásticos destaca hasta mediados de siglo el alto número de miembros de las órdenes religiosas; hacia los años sesenta se produce el relevo por parte del clero diocesano, que se explica por el fortalecimiento del clero secular y su progresivo afianzamiento a raíz de la secularización de las parroquias, así como el declive del clero regular y de la expulsión de los jesuitas, quienes habían dominado las prensas en los años anteriores. El peso de los seglares fue más significativo a partir de la década de 1780, pero fue siempre minoritario, entre el veinte y algo más del treinta por ciento de los autores, mostrando un lento y tardío desarrollo de la cultura impresa laica, en contraste, por ejemplo, con Francia donde los escritores laicos dominan claramente la escena desde mediados de la centuria, representando alrededor de las dos terceras partes de los autores ya para esas fechas, y en menor medida con España, donde se aprecia también un aumento de los seglares, si bien no de forma tan contundente como en el caso galo. Es importante también destacar la creciente presencia de universitarios en las prensas novohispanas y el proceso de “academización” de la república de las letras.

6Ahora bien, si la producción de la imprenta novohispana tuvo poco peso en el mercado del libro, que siguió dependiendo del exterior y de la edición europea, cubrió las necesidades locales y, en este sentido, ofreció muchas posibilidades a los grupos de poder y a la élite letrada criolla. Otra particularidad que ofrece la imprenta novohispana es la producción en lenguas indígenas, en particular en náhuatl.

7En suma, esta obra significa una aportación innegable a la historia del libro en México en el siglo XVIII, en particular al estudio de los autores y al desarrollo de la imprenta, pero resulta también imprescindible para entender la difusión del pensamiento filosófico y científico modernos, el proceso de secularización del “campo literario”, la élite letrada y, en definitiva, nos obliga a replantearnos las características, las peculiaridades y los ritmos de la Ilustración en Nueva España. Es, además, una invitación a estudiar estos temas desde una perspectiva amplia que, sin perder de vista las condiciones bajo las que operaba la imprenta local, nos permita dialogar con la historiografía sobre la historia del libro occidental, e insertarse en las discusiones y debates sobre el desarrollo de la cultura impresa y la república de las letras en el Siglo de las Luces; historiografía y debates en los que el ámbito hispano y de la América española han estado casi ausentes, y, que sin duda, se podrán también enriquecer con los datos e interpretaciones de esta obra.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María del Pilar Martínez López-Cano, « Olivia Moreno Gamboa, Las letras y el oficio. Novohispanos en la imprenta. México y Puebla, siglo XVIII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 08 octobre 2019, consulté le 02 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/77612 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.77612

Haut de page

Auteur

María del Pilar Martínez López-Cano

Instituto de Investigaciones Históricas
Universidad Nacional Autónoma de México

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search