Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2019Perspectivas revisitadas en el es...Liberalismo económico y expertos ...

2019
Perspectivas revisitadas en el estudio de lo político: algunas circulaciones de representaciones y prácticas entre Argentina y Francia

Liberalismo económico y expertos internacionales en su encuentro con América Latina. La visita del economista francés Courcelle-Seneuil a Chile, 1855-1863

Economic Liberalism and international experts in their encounter with Latin America. The french economist Courcelle-Seneuil and his visit to Chile in 1855-1863
Jimena Caravaca

Résumés

El artículo se basa en la visita del economista francés Jean Gustave Courcelle-Seneuil (1813-1892) a Chile entre 1855 y 1863 para indagar en las formas tempranas que asumió el asesoramiento económico internacional y analizar las posiciones tanto teóricas como prácticas del francés respecto del caso chileno. Se trabaja con materiales producidos por el experto francés para el gobierno chileno, manuales de sus clases universitarias en Francia, publicaciones sobre su estadía en Chile y bibliografía sobre expertos internacionales y misiones económicas.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Salvatore, Ricardo, “Panamericanismo práctico. Acerca de la mecánica de la penetración comercial no (...)
  • 2 López, María Aparecida y Zuleta, María Cecilia, Mercados en común: estudios sobre conexiones transn (...)
  • 3 Salvatore, op. cit., p. 275
  • 4 Rosenberg, Emily S., Financial missionaries to the world. The politics and culture of Dollar diplom (...)

1En los últimos años, los estudios transnacionales han posado su atención sobre una serie de personajes hasta entonces raramente atendidos al momento de analizar circulación internacional de ideas. Se trata, por ejemplo, de los hombres de negocios y asesores empresariales norteamericanos que llegaron a la región latinoamericana en los años de 1920, que analiza Ricardo Salvatore1, y, más recientemente, de los lobistas que se estudian en la compilación Mercados en común: estudios sobre conexiones transnacionales, negocios y diplomacia en las Américas (Siglos XIX y XX)2, como parte de una diplomacia informal al interior del continente. En ambos casos, los estudios se centran en la siempre compleja relación de Latinoamérica con los Estados Unidos, de donde provenían estos lobistas y asesores que tenían como misión, a la vez que abrir mercados, generar lazos de confianza entre las dos partes del continente. Este “proyecto gigantesco de transferencia y compromiso culturales”3 venía a intentar ocupar el lugar que en las relaciones comerciales y culturales había tenido (y en buena medida continuaba teniendo) Europa, y fundamentalmente Francia, en la vida cultural latinoamericana a comienzos del siglo XX. Como sostiene Rosenberg, la diplomacia del dólar que comienza con el siglo XX fue un esfuerzo tanto de gobiernos como de banqueros y expertos, e involucró a mucho más que a la política económica. Se trató de una diplomacia también cultural, donde lo que se buscaba era, junto con la imposición de la moneda extranjera, la creación de un nuevo orden económico y político internacional.4 Un orden que vendría a reemplazar la primacía de la influencia europea como agente cultural, político y económico dominante del mundo occidental.

  • 5 “Francia ocupó en la Argentina el primer lugar como modelo cultural e intelectual de las elites dir (...)
  • 6 Ver, entre otros, Drake, Paul W., The Money Doctor in the Andes, Durham, Duke University Press, 198 (...)
  • 7 Flandreau, Marc (ed), Money Doctors: The Experience of International Financial Advising 1850-2000, (...)

2La influencia cultural francesa durante el siglo XIX en Latinoamérica es un hecho que reviste poca discusión.5 Sin embargo, hay un tipo aún poco explorado dentro de esos vínculos: el de los expertos económicos. Los estudios sobre los money doctors en la región suelen analizar como primer hito las visitas del norteamericano Edwin Walter Kemmerer6, identificado como parte de la primera generación de diplomáticos del dólar y “money doctor par excellence”,7 y, en menor medida, la del británico Otto Niemeyer. Estas asesorías tuvieron lugar entre los años de 1910 y 1930, y marcan el comienzo de la disputa entre Europa y Estados Unidos por el mantener (o lograr) el ser la referencia económica (pero también comercial y cultural) de la región latinoamericana. Para el caso chile, otras escalas obligadas las constituyen la misión Klein-Saks en los años cincuenta del siglo XX y las de los Chicago Boys del último cuarto de ese siglo.

  • 8 Con la excepción de Bacolla, Natacha, “La visita de Gaston Jèze a Argentina en 1923. Circulación de (...)

3Antes de esto, sin embargo, existió una primera generación poco explorada de expertos financieros que viajó desde el viejo continente hacia América Latina, convocados por Perú, nos referimos al caso de Paul Pradier-Foderé, y por Chile. Tal fue el caso de Jean Gustave Courcelle-Seneuil, sobre quien nos detendremos en estas páginas. Otra visita francesa que aún ha sido poco abordada es la del jurista Gastón Jèze,8 aunque en este caso visitará la Argentina en 1923, mientras que los primeros lo hicieron entre mediados y el último cuarto del siglo XIX.

4Estas asesorías económicas revisten atención por varios motivos. En primer lugar, las estadías latinoamericanas de los expertos europeos nos permiten analizar las tensiones entre la teoría económica y su vida práctica, y, con esto, las formas prácticas del liberalismo económico latinoamericano. Pero también, sus estadías en tierras lejanas pueden ser analizadas desde el impacto que las mismas tuvieron en sus trayectorias personales, como el estadio necesario para el reconocimiento hacia figuras que, como Courcelle-Seneuil, no eran consideradas la primera línea del pensamiento económico de (y en) su país de origen, al menos hasta el momento de comenzar la experiencia ultramarina. Por último, las misiones expertas ponen en evidencia los usos y lecturas locales que de las mismas puede hacerse. Estas cuestiones serán analizadas a partir de la visita de Courcelle-Seneuil a Chile.

5El caso seleccionado es paradigmático por, al menos, dos sentidos: tanto porque su viaje a Chile se ubica temporalmente en los inicios de la práctica de las asesorías económicas; como por el reconocido impacto de su visita, tanto contemporáneamente como en los años y décadas posteriores. Es decir, Courcelle-Seneuil es un “olvidado” con gran repercusión. Durante sus años en Chile “los periódicos resumían sus ideas y las memorias del Ministerio resaltaban sus éxitos”9, mientras que su trayectoria, obra e impactos en las generaciones posteriores han sido bien analizadas por Garay Vera, Hurtado, Fuentealba Hernández, Mac-Clure, entre otros.10 Entre los ecos presentes de la visita de Courcelle-Seneuil a Chile es de destacar la presencia de una fundación que lleva su nombre (Fundación para el Progreso Courcelle-Seneuil, un “centro de estudios de inspiración liberal clásica”11), y un premio a los emprendimientos productivos bajo su nombre que la Cámara Franco-chilena entregó al menos hasta el año 2008. Este escrito no pretende aportar a los trabajos biográficos sobre la trayectoria del experto francés; antes bien, propone pensar desde la misma para analizar, en perspectiva transnacional, un momento fundacional tanto de la disciplina económica como de una de sus prácticas, la asesoría internacional. Se trata, en todo caso, de un estudio a partir de Courcelle-Seneuil, antes que uno sobre él.

¿Por qué expertos económicos? ¿Por qué franceses?

  • 12 Hacemos referencia en general a expertos económicos y no a economistas dado que la formalización de (...)
  • 13 Montecinos, Verónica, “Economics: the Chilean story”, en Montecinos, Verónica y Markoff, John (eds) (...)
  • 14 Markoff, John y Montecinos, Verónica, “El irresistible ascenso de los economistas”, Desarrollo Econ (...)

6Una de las características que definen y legitiman a los expertos económicos12 es su aparente independencia. Su estatus de outsiders, sostiene Montecinos, los presenta como garantía de independencia frente a los políticos y expertos locales. Es decir, hacen más que cubrir un supuesto vacío de expertise y conocimiento; antes bien, en buena medida son convocados para legitimar posiciones que pueden ya ser sostenidas por algunos locales, aunque suelen ser desacreditadas internamente.13 A partir de esto, resulta central tener presente que en la propia invitación a expertos extranjeros, antes que un acto de sometimiento por parte de los contratantes, o al menos antes que solo eso (o, en última instancia, junto con eso), pueden encontrase también posicionamientos estratégicos de los actores locales. En este sentido, seguimos el argumento propuesto por Flandreau cuando sostiene que cuando un gobierno decide la contratación de un experto internacional puede buscar con eso algo más que un consejo desinteresado. Quienes contratan asesoría financiera internacional también pueden tener una agenda más allá de la salida de la propia crisis que justifica la contratación: los asesores expertos son la puerta de entrada que los vincula con el mundo exterior. Un mundo que se compone de otros países, pero también de empresas y circuitos financieros. La puerta que abre el asesor al mundo internacional se destraba con el uso de un lenguaje experto, una jerga de creciente especificación. En el siglo XIX ese lenguaje era el del liberalismo económico, en manos entonces de juristas con cierta formación en economía sin demasiada sofisticación si los comparamos con la especificación disciplinar que la economía adquirirá a lo largo del siglo XX y que será la pauta de su exitosa profesionalización.14

  • 15 Hirschman, Albert, “Auge y ocaso de la teoría económica del desarrollo”, El Trimestre Económico, Vo (...)

7La terapéutica que estos doctores impartían provenía de la misma escuela liberal, que pretendía soluciones homogéneas para economías cuya heterogeneidad entonces negaba. Incluso entrado el siglo XX, las misiones expertas de los asesores económicos, como la encabezada por Kemmerer, aplicaron un paquete de medidas uniforme para contener situaciones de crisis en diferentes países. A mediados del siglo XX, la economía del desarrollo, al romper la tesis de la monoeconomía, vendrá a imponer un límite a la aplicación universal de recetas para la recuperación de las crisis económicas.15

  • 16 Caravaca, Jimena y Plotkin, Mariano Ben, “A economia entre crises: economia política e financas na (...)
  • 17 Losada, Leandro, La alta sociedad en la Buenos Aires de la Belle Époque, Buenos Aires Siglo XXI/Edi (...)

8El imperio del liberalismo económico durante buena parte del siglo XIX tuvo escala transnacional. “Los fundamentos del liberalismo conformaban sin duda el marco de referencia obligado, dentro de un consenso que lo constituía como parte del “mundo como dado””.16 El liberalismo económico latinoamericano fue un liberalismo francés, a grandes rasgos, es decir, leído desde tratados y manuales de autores franceses. En buena medida eso puede explicarse por la relación de las elites políticas y académicas con la cultura francesa. Como contraposición, el idioma inglés no era, todavía, el idioma de las elites, quienes eran, a su vez, las encargadas de los asuntos económicos.17

  • 18 Fue periodista, editor, profesor universitario y financista acomodado. Fundó la revista L’économist (...)
  • 19 Fuentealba Hernández sostiene que Leroy-Beaulieu tenía un estilo de escritura menos cerrado a los e (...)
  • 20 Fourcade, Marion, “The Construction of a Global Profession: The Transnationalization of Economics”,(...)

9Una primea línea del liberalismo francés que tuvo trascendencia internacional y se convirtió en referencia fuera de su país de origen está compuesta por figuras como Paul Leroy-Beaulieu18(1843-1916), autor de numerosos tratados y manuales de liberalismo económico, y Joseph Garnier (1813-1881), economista francés de gran influencia, entre otros. El ser una primera línea se debía tanto a una profusa producción y participación académica como al ánimo divulgador de los mismos, es decir, actuaban por fuera del espacio estrictamente académico especializado.19 Una segunda línea es la que conforma Courcelle-Seneuil, en tanto traductor de Mill y Smith; autor prolífico, pero también en tanto consultor y profesor en Chile entre 1855 y 1863. Es decir, su experiencia chilena, además de dejar marca significativa en ese país, puede analizarse en las repercusiones en su trayectoria personal una vez regresado a París. Esto se explica, en buena medida, por la característica intrínsecamente internacional del saber económico, presente incluso en esta etapa inicial que aquí se analiza. Es decir, si bien a mediados del siglo XIX la disciplina no había ganado todavía para sí la posesión de un lenguaje experto que la diferenciara de otros saberes, y era todavía un tipo de saber asequible para aquellos interesados en la materia, juristas y políticos que hacían de la economía su tema de estudio y práctica, sí presentaba ya desde sus orígenes su condición de saber sin una jurisdicción limitada a los casos nacionales, sino definido por sus aspiraciones universales.20 Courcelle-Seneuil inaugura la tradición, que luego otros money doctors profesionalizarán, de viajar por el mundo ejerciendo una economía práctica. En esta puesta en práctica, los saberes serán puestos a prueba, redefinidos y resemantizados.

Un francés en los Andes

  • 21 Cochut, un literato francés, había participado activamente en la prensa chilena a través del interc (...)

10Jean Gustav Courcelle-Seneuil (1813-1892) fue convocado a Chile en el año 1855 por el gobierno del presidente Manuel Montt (a cargo de la presidencia entre 1851 y1861) como profesor de economía política y consultor del ministerio de Hacienda, y permaneció allí hasta 1863, con la excepción del año 1859 cuando regresó a París. En rigor de verdad, el primer candidato para el puesto había sido el también francés Andrés Cochut, quien se excusó y recomendó la contratación de quien finalmente aceptó.21

  • 22 Barros Arana, op. cit, p. 5.
  • 23 Hurtado, Cristina « La recepción de Courcelle-Seneuil, seguidor de Tocqueville, en Chile », Polis [ (...)

11Courcelle-Seneuil era abogado y tenía una asidua presencia en la prensa periódica de su país, donde además desempeñó la gerencia de una empresa industrial metalúrgica de origen familiar.22 Al momento llegar a Chile, a los cuarenta y dos años de edad, además había publicado ya algunos ensayos y obras en materia jurídica, moral, sobre ciencias sociales, crítica literaria y también sobre banca, industria y economía.23

  • 24 Journal des Économistes (1892), “Necrologie”, 5° serie, tome XI, julio, septiembre, p. 73-81.
  • 25 Garay Vera, op. cit, 54.
  • 26 Journal des Économistes, op. cit.
  • 27 Journal des Économistes, op. cit.
  • 28 Journal des Économistes, op. cit., p. 79-80.

12A su regreso a París, en 1863, seguirá publicando manuales y tratados con mucha más asiduidad (antes de su viaje a Chile había publicado dos tratados, y, contando desde el inicio de su experiencia chilena y hasta su muerte, publicó otras diecisiete obras, además de unas cuantas traducciones) y continuará participando en la prestigiosa revista Journal des Économistes. En 1870, además, fue designado como miembro de la Comisión provisoria encargada de reemplazar al Consejo de Estado Imperial en Francia, y fue nombrado consejero, en 1879, cargo que ocupó hasta su muerte en 1892.24 En 1882 ingresará a la Academia de Ciencias Morales y Políticas.25 Quienes lo rememoraron a su muerte en las páginas del Journal des Économistes reconocían que su trayectoria estuvo marcada por eventos políticos: la Revolución de 1848 terminará con su vida industrial y con eso motivará el cambio definitivo en su carrera hacia la economía como saber. Y, aún más, esos acontecimientos políticos habrían sido los que lo llevaron hacia la decisión de la expatriación en Chile.26 En este sentido, su trayectoria se diferencia de los money doctors posteriores, que harán de los viajes internacionales su especialización y medio de vida. Antes bien, en su caso el viaje internacional parece haber sido un refugio antes que un nuevo horizonte, es decir, hizo, de la necesidad, virtud. Un dato más de su trayectoria lo diferencia de quienes luego se dedicaran a la asesoría internacional: su paso por la industria familiar lo hizo pensar primero como hombre de acción, una práctica que fue reconocida como la que orientó su teorización y no a la inversa.27 Como se sostiene en una de las notas necrológicas publicadas en su honor en Journal des Économistes, “Fue durante su tiempo en el mundo de los negocios que él pudo constatar los efectos maliciosos de los monopolios, de las protecciones y de las reglamentaciones, lo que lo convirtió en un partidario reflexivo y decidido de la libertad de la industria, del comercio y del crédito”.28 Pero si la vida práctica en la actividad industrial estructuró su forma de pensamiento, también podemos sostener en ese sentido que la experiencia chilena lo matizó, en base a la identificación de las particularidades locales y las diferencias entre estas y las condiciones desde las que el liberalismo económico fue pensado.

  • 29 Citado en Hirschman, Albert, “Jean Gustave Courcelle Seneuil”, in Eatwel, John, Milgate, Murray y N (...)
  • 30 Mac-Clure, op. cit, p. 103.
  • 31 Hurtado, op. cit., p. 5.

13Durante sus años en Chile produjo una serie de obras y desarrollos institucionales que lo ubicaron como el máximo exponente de la economía política liberal chilena del siglo XIX, iniciando un vínculo entre ese país y el liberalismo económico que continuará por décadas. Courcelle-Seneuil ha sido definido por Charles Gide como el “pontifex maximus” de la escuela clásica,29 un defensor del librecambio cuyo paso por ese país sentó las bases de una escuela de pensamiento y práctica económica que lo trascendería, ya que serán sus discípulos los que en las décadas siguientes tendrán a su cargo la toma de decisiones económicas en Chile, con su impronta liberal bien presente, y, según algunas opiniones, incluso exacerbada hacia el fundamentalismo en sus seguidores.30 En este sentido, Cristina Hurtado menciona que mientras que el francés fue una figura respetada aun por quienes no compartían sus puntos de vista, que rescataban su sensatez, sus discípulos merecen un juicio diferente, por su ortodoxia, falta de prudencia y relativismo.31 Algunos de quienes se identificaban como discípulos del francés, entre los que se cuentan Zorobabel Rodríguez y Miguel Cruchaga, conservadores en sus creencias políticas, aunque liberales extremos en materia económica, fueron funcionarios públicos con poder de decisión en el ámbito económico. Producto de estas gestiones se abandonó, por ejemplo, la protección a la producción local.

  • 32 Bourdieu, Pierre, “Las condiciones sociales de la circulación de las ideas”, en Bourdieu, Pierre, I (...)

14Este punto lleva a la reflexión sobre el uso estratégico que ciertos sectores hacen de la voz experta. El caso no es privativo de la asesoría internacional, antes bien, son posibles de ser consignados ejemplos en varios sentidos en los que la lectura y resemantización de lo expresado por los asesores en materia económica o economistas en general es presentado de manera tal que permite sostener posiciones disonantes con las originalmente ofrecidas por el autor. Ahora bien, antes que una “desviación” o lectura equivocada, estos usos pueden ser comprendidos como parte de los procesos de circulación transnacional de ideas. Es decir, la recepción, constituida por los usos, lecturas y apropiaciones que se dan localmente, por fuera de los contextos originales de producción, es parte constitutiva de la circulación de ideas. Estos “malentendidos”, que señalara Bourdieu, son inevitables, y mientras mayor sea la distancia entre el contexto de producción y el contexto de recepción, mayor la posibilidad de lecturas heréticas.32

15Su asesoría se reflejó en tres espacios institucionales: fue a la vez asesor del gobierno en materia económica; docente de economía política en la universidad y autor de manuales económicos, algunos de ellos pensados desde la economía chilena y publicados en español. Si bien la misión que le fue asignada en tanto asesor del gobierno fue la observación de la economía chilena, su obra académica dejaba en claro que no había posibilidad de establecer una economía política nacional:

  • 33 Courcelle-Seneuil, Jean Gustav, “La economía política”, Revista del Pacífico, I, 1858, p. 200.

“¿Hai [sic] necesidad de decir que la economía política no puede tener un carácter nacional? Es necesario, puesto que ciertos escritores norte-americanos y alemanes han tenido la pretensión de formular una economía política nacional, como si las ciencias pudieran tener jamás otra patria que la verdad. […] ¿Quién ha pensado alguna vez en concebir una física o matemática nacionales? No hay tampoco economía política nacional”33

16El debate sobre el universalismo de la ciencia económica será una constante en los años venideros, especialmente en la región latinoamericana, donde tenía lugar el lento proceso de reconocimiento de las particularidades de las economías locales identificadas como casos no necesariamente idénticos al que describían los manuales franceses o europeos. Lo que resulta central al momento de analizar lo sostenido por Courcelle-Seneuil en este documento del año 1858 es que el mismo se trata de una colaboración preparada especialmente para la Revista del Pacífico, una publicación quincenal que se denominaba “literaria y científica”. El dato no es irrelevante ya que, como veremos más adelante, la producción del francés presenta matices de acuerdo con los destinatarios de su obra.

17La alusión de Courcelle-Seneuil a los escritores norteamericanos y alemanes en el extracto citado da cuenta de la línea divisoria que existía entre el liberalismo económico y el historicismo alemán, del que la obra de Friedrich List (1789-1846) era por entonces el máximo exponente. Si el primero sostenía, muy a grandes rasgos, la existencia de un único mundo económico en el que se reunían demandantes y oferentes y de cuya interacción surgía el mejor resultado posible para todos los participantes de ese mercado; el historicismo alemán se alejaba de esa premisa para proclamar, en primer lugar, la existencia de estadios diferenciales de desarrollo y evolución productiva; y, en segundo término aunque relacionado con lo anterior, que esas diferencias hacían que el comercio internacional resultara más provechoso para los países más desarrollados del intercambio, y menos para quienes se encontraban aún en una etapa más rudimentaria de su evolución. Tras este diagnóstico, la propuesta de List era promover ciertas formas de protección arancelaria dentro de los países productivamente menos avanzados, es decir, aquellos en los que imperaba la producción no industrial, para que, una vez alcanzado un nivel productivo, pudieran sí competir en condiciones de igualdad en aquel mercado internacional. Esas medidas de protección serían tan temporales como el estadio de desarrollo, es decir, una vez alcanzado un nivel de producción industrial las economías sí podrían competir libremente. La libertad comercial no era negada por el historicismo, sino ubicada como un horizonte al que se podría aspirar una vez logradas ciertas condiciones productivas a la que no todas las economías podían llegar sin protección nacional.

  • 34 Barros Arana, op. cit., p. 8.
  • 35 Juan Bello “Introducción del traductor”, en Courcelle-Seneuil, Jean Gustav Tratado Teórico – Prácti (...)

18El tipo de conocimiento que impartía Courcelle-Seneuil en sus clases universitarias permite identificar su enseñanza con los criterios universales del liberalismo de entonces. Así recordaba un alumno: “El señor Courcelle-Seneuil enseñaba la economía política como una ciencia exacta, positiva en sus principios fundamentales, positiva en la manifestación de los hechos i fenómenos económicos, i positiva en las consecuencias que de ello se derivan”.34 Aunque el traductor de su obra al español presentaba el tratado de Courcelle-Seneuil, como “escrito en vista i presencia de su particular [el de Chile] Estado social, de todo el conjunto de instituciones públicas, de hábitos morales, de condiciones físicas i de antecedentes coloniales que afectan su organización económica y determinan todas las peculiaridades de su modo de ser”,35 la inclinación del autor hacia las leyes universales queda en evidencia cuando en el segundo tomo de su trabajo Tratado de Economía Política, Parte práctica, Chile es mencionado 3 veces, mientras que Francia lo es 35. Para Courcelle-Seneuil, la economía chilena podía ser explicada a través de ejemplos franceses.

19El francés dividía a las organizaciones económicas posibles entre sistemas libertarios y autoritarios, identificación que por otro lado podemos asociar de manera directa con la obra del inglés John Stuart Mill (1806-1873), que Courcelle-Seneuil, por otro lado, tradujo al francés. En su concepción, el método libertario de la concurrencia tenía sin dudas las mayores ventajas, aunque reconocía los límites a la aplicabilidad del mismo, no por sus consecuencias, sino por las condiciones necesarias para que el método funcionara en su plenitud:

  • 36 Courcelle-Seneuil, Jean Gustav Tratado Teórico – Práctico de economía Política, Tomo II, París, Lib (...)

“En las sociedades modernas, creemos que la economía práctica debe tender a la aplicación del principio de la libertad. Pero esto no quiere decir que sea conveniente aplicarlo plenamente, en todas partes, sin demora i aún por la fuerza. La libertad, lo sabemos, no da todos sus frutos sino en el seno de las poblaciones bastante ilustradas para apreciarla, sensibles a las necesidades económicas y capaces de ahorrar: ella además no es compatible con cierta igualdad que casi no existe sino en algunas sociedades. Conviene pues para alcanzar el objetivo lo más prontamente y lo mejor posible, hacer marchar la enseñanza antes de las reformas y como en vanguardia reanimar las masas abatidas por la desigualdad social o la miseria; modificar las ideas i las costumbres nacidas en un Estado social fundado en la conquista, en que tenía la autoridad amplio espacio que aún conserva en mucha parte: i luego aumentar y extender poco a poco la libertad”.36

  • 37 Mac-Clure, op. cit., p. 97-98.
  • 38 Sobre el proteccionismo chileno puede consultarse Villalobos R., Sergio y Sagredo B. Rafael, El pro (...)

20Para el autor, Chile no tenía la misma capacidad que Francia para abrazar las bondades de la libertad. Entonces, mientras se alcanzara el nivel que le permitiera a ese país hacer operativo el sistema libertario, aceptó como válidas algunas regulaciones aduaneras vigentes en su país anfitrión. La justificación no estaba en las medidas mismas, sino en la necesidad de renta que los impuestos aduaneros satisfacían.37 La postura del francés es evidentemente pragmática, al menos en lo que refiere a su experiencia chilena, donde matizó buena parte de sus enunciados en pos de la aplicación de los mismos en ese contexto específico, al que reconocía sus particularidades. Con el ejemplo de Courcelle-Seneuil en la terapéutica propuesta a sus contratantes, se advierte cómo el pensamiento liberal también se adapta a la realidad económica chilena, reconoce sus particularidades e intenta vincular teoría y práctica de una manera más orgánica, aun cuando el francés mantuviera su fe liberal intacta en el aspecto teórico.38

  • 39 Courcelle-Seneuil, op. cit., p.14.

21Para el Courcelle-Seneuil teórico, si bien la apertura a la libre concurrencia podía tener algunas desventajas pasajeras asociadas, como la destrucción de fuentes de trabajo, “por penosas que sean las consecuencias de una súbita introducción de la concurrencia en una sociedad acostumbrada de siglos atrás a otro régimen, importa no retroceder jamás una vez consumada esta revolución”.39 Como rememoraba un discípulo del profesor francés:

  • 40 Barros Arana, op. cit., p. 12.

“Fundamentalmente liberal en política, el señor Courcelle-Seneuil lo era aún más en materias económicas. Combatía la intervención del estado en todas las formas que en algo contrariaban la libertad social, política o industrial. El mandarinato en política, el socialismo como medio de organización artificial de la industria y la riqueza, i el proteccionismo como coacción a la más amplia libertad de comercio, eran los temas contra los cuales esgrimía con más vigor [...]”.40

  • 41 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 191.
  • 42 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 218 y 221.
  • 43 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 232.

22La opción por el libre comercio que el francés alentaba tenía como consecuencia la desaparición de los impuestos de aduana, fuente principal de ingresos de las economías latinoamericanas de buena parte del siglo XIX. Esto ponía en evidencia la necesidad de nuevos recursos que cubrieran al menos los gastos asociados a las atribuciones necesarias del poder político: los servicios de justicia y de policía. Además, Courcelle-Seneuil presentaba algunas atribuciones indicadas como facultativas, las que, si bien no fueron consideradas indispensables para el orden social, eran remarcadas como “atribuciones necesarias de la autoridad es una sociedad bien arreglada: la administración general de la beneficencia y de la instrucción pública”.41 La particularidad que aporta Courcelle-Seneuil tiene que ver con el diseño impositivo que recomienda como parte del régimen de concurrencia que promociona: la adopción de una tributación progresiva sobre la renta territorial, como forma de “corregir, si se puede, por la repartición de las cargas públicas los vicios del sistema de distribución […] El fin del impuesto progresivo no debe ser destruir sino sólo disminuir las ventajas que naturalmente procura a los ricos sobre los pobres la posesión de una gran fortuna”.42 Los impuestos aduaneros no sólo no corregían las desigualdades, sino que, en su concepción, la aumentaban. “No hai para nadie proporcionalidad entre el consumo de un objeto determinado i su consumo general, de tal suerte que los derechos de aduana se reparten con desigualdad extrema i muy caprichosa”.43 En este punto el francés marca una ruptura fundamental con la visión impositiva liberal clásica y retomada en buena medida por la “primera línea” del liberalismo francés.

23La diferencia fundamental radica en que unos y otros sostienen sus posiciones desde diferentes registros. Mientras que Leroy-Beaulieu era un teórico, Courcelle-Seneuil se expresaba a la vez como hombre teórico y como hombre práctico y, al menos en estos casos, desde su experiencia chilena, como hombre de gobierno. Si algo diferencia a la economía de otros saberes sociales es su carácter eminentemente práctico y operativo. En esa operatividad de los saberes económicos, sin embargo, las tensiones entre la teoría y la práctica suelen quedar en evidencia. El “laboratorio latinoamericano” permitió dar cuenta de las limitaciones que la práctica imponía a las teorías pensadas desde (y para) otros contextos.

24Un ejemplo claro de esto es el análisis comparado de la legislación chilena que le fuera encargado al francés por el gobierno chileno. En el informe presentado a las autoridades en 1856, a un año de haber iniciado su vida en Chile, Courcelle-Seneuil deja establecido que el régimen aduanero chileno, estudiado en comparación con el de los Estados Unidos, el de Inglaterra y el de Francia, respondía a las necesidades y particularidades locales, lo que era evaluado positivamente:

  • 44 Courcelle-Seneuil, Jean Gustave, Examen comparativo de la tarifa i legislación aduanera de Chile co (...)

“Y donde hallar una regla en materia de Aduanas? ¿Dónde está la lei cierta, absoluta, que debe dirigir al legislador en todos los tiempos y en todos los países? Confieso que no la conozco. […] Una legislación de Aduana no concierne solamente a la libertad comercial, la que se ligará por si misma a consideraciones sobre el estado industrial y económico de la nación de que se trata: esta legislación toca además a cuestiones de impuestos, de relaciones exteriores, i de defensa militar que se sustraen, por su naturaleza compleja, a toda fórmula absoluta”44

  • 45 Las mismas no fueron sustanciales. Tras presentar las características centrales de las leyes de adu (...)
  • 46 Para un análisis del caso argentino en este sentido puede consultarse Caravaca y Plotkin, op. cit.

25Más allá de las recomendaciones elevadas a sus contratantes,45 lo que resulta central a los fines de este trabajo es el cambio de registro, en relación a la audiencia a la que su escrito estaba dirigido. Mientras que en sus clases universitarias y en sus manuales teóricos pregonaba el liberalismo económico teórico con pretensión de aplicación universal, en sus escritos dirigidos a las autoridades políticas chilenas las referencias hacia las particularidades locales son centrales para justificar las políticas económicas analizadas que, en algunos puntos, se alejaban de los mandatos que él mismo difundía en los manuales teóricos. Pero, antes que considerar esto como una inconsistencia, conviene señalarlo como un patrón que se encuentra en América Latina a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, especialmente en coyunturas económicas críticas donde los supuestos teóricos fueron puestos a prueba y, en buena medida, cuestionados. Mientras que para hacer ciencia se deben establecer regularidades, la política económica se aplica sobre economías (y sociedades) particulares.46 El uso de una política estandarizada demostraba ya resultados que no eran necesariamente los que indicaba la teoría, al menos en economías como las latinoamericanas. Lo particular del momento en que Courcelle-Seneuil está pensando y haciendo la política económica chilena es que condensa en su figura los roles de político y de científico, lo que hacer quedar en evidencia las aparentes tensiones en su propio discurso.

Algunas reflexiones a partir del caso Courcelle-Seneuil

26Un país que busca asesoría economía no contrata solamente ideas. Estos expertos hacen circular también praxis económica, y fungen a la vez como vínculo entre los contratantes y el mercado internacional de capitales. Basta recordar que Courcelle-Seneuil suspendió su estadía chilena para regresar a París como representante oficial para negociar un empréstito en nombre del gobierno chileno. Con esto se hace visible la agencia de los contratantes, la agenda oculta que, junto con la oficial, justifican la contratación de un experto. Junto con esto, los asesores expertos también tienen una agenda, es decir, los viajes internacionales nutren su trayectoria, la legitiman, cubriendo en parte la carencia de reconocimiento en su lugar de origen. Cada país que contrata sus servicios acrecienta el capital simbólico del asesor, no solo por la experiencia acumulada sino también porque esa misma experiencia retroalimenta su trayectoria, y cuantos más gobiernos los contraten más serán elegidos por otros. Esto fue particularmente importante durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, cuando la expertise era más bien asunto individual, en sintonía con un proceso de clausura profesional de la economía que aún estaba en ciernes. Luego de la segunda posguerra, serán los organismos multilaterales de crédito, organismos y comisiones regionales, como la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), y algunas instituciones universitarias las que delimiten en cada momento el elenco de las asesorías elegibles.

27El caso de Courcelle-Seneuil puede considerarse como pionero en varios aspectos. En primer lugar, porque su visita a Chile inaugura una forma de inserción profesional que luego será nombrada como money doctoring. No es que entonces el pudiera definirse como tal, pero sí que su asesoría servirá de ejemplo sobre el tipo de vínculo que los países contratantes pueden establecer con los expertos en economía. Su caso es paradigmático, sin embargo, porque luego de su visita a Chile no se convirtió en un experto itinerante, sino que regresó a su país de origen para asentarse allí. En las condiciones de su regreso, la experiencia chilena parece haber sido fundamental para reposicionarlo dentro en un sitio diferente del que había dejado al irse de su país. Si hasta el momento de viajar a Chile era un jurista con formación en economía política y experiencia industrial, que había publicado pocos escritos, ya durante su estadía en Chile adoptará el habitus de experto y comenzará a publicar tratados y manuales. Durante sus años en el país latinoamericano publicará los dos tomos del Traité théorique et pratique d’economie politique, tanto en francés como en español, y a su regreso a Paris continuará editando manuales y tratados. Podemos suponer que la experiencia chilena, entre otras cuestiones, le permitió al francés la dedicación exclusiva a los asuntos académicos, algo que, debido a su participación en la empresa industrial familiar mientras vivía en su país de origen, no había podido realizar hasta entonces. Al regreso a Francia, Courcelle-Seneuil será reconocido como experto, y como tal dedicará desde entonces su vida profesional al análisis de la vida económica y a las funciones públicas que le fueron asignadas.

28Otro aspecto para el que Courcelle-Seneuil sirve de ejemplo es el que remarca las tensiones entre la economía teórica y la economía práctica. Mientras en que en el primer caso se trataba de establecer un saber científico, y con ello universal; en la aplicación práctica de los contenidos al caso nacional chileno la experiencia del francés analizada en estas páginas deja en evidencia los límites de las teorizaciones universales. De allí que se registren aparentes inconsistencias entre los posicionamientos que Courcelle-Seneuil presenta en tanto profesor universitario o asesor del gobierno. Cuando cambian los interlocutores a los que se dirige, cambia el registro de su exposición y cambian en consecuencia sus posiciones acerca de la pertinencia y posibilidad de establecer parámetros universales para comprender los fenómenos económicos locales. Lo que nos permite ver el caso de Courcelle-Seneuil es un momento de construcción en múltiples sentidos; el francés, que a través de la asesoría se convierte en experto, está colaborando con la construcción de un saber científico que, desde sus inicios, tuvo pretensión de universalidad. Pero cuando se dirige al gobierno que lo contrató, dialoga con un poder político que, aun adscribiendo a los contenidos teóricos del liberalismo económico, debe lidiar con una economía particular. En cierta medida, se estaba construyendo entonces un liberalismo económico latinoamericano, es decir, un sistema de pensamiento que, si bien adhería a los contenidos generales, debía adaptarlos a las condiciones particulares de las economías de la región.

29El caso de Courcelle-Seneuil permite abonar a la caracterización del liberalismo económico de la segunda mitad del siglo XIX como un fenómeno bifronte: universal en teoría, particular en la práctica. La tensión se sorteará décadas después, cuando desde la región se plantee un esquema de pensamiento económico que hará foco en esas particularidades, para entenderlas en su especificidad antes que como desvío de una teoría universal.

Haut de page

Notes

1 Salvatore, Ricardo, “Panamericanismo práctico. Acerca de la mecánica de la penetración comercial norteamericana”, en Salvatore, Ricardo (comp.), Culturas Imperiales. Experiencias y representación en América, Asia y África. Buenos Aires, Beatriz Viterbo, 2005, p. 269-300.

2 López, María Aparecida y Zuleta, María Cecilia, Mercados en común: estudios sobre conexiones transnacionales, negocios y diplomacia en las Américas (Siglos XIX y XX), México, El Colegio de México, 2016.

3 Salvatore, op. cit., p. 275

4 Rosenberg, Emily S., Financial missionaries to the world. The politics and culture of Dollar diplomacy, Durham y Londres, Duke University Press, 2003, p. 3-9.

5 “Francia ocupó en la Argentina el primer lugar como modelo cultural e intelectual de las elites dirigentes, el segundo –detrás de Gran Bretaña– en las inversiones de capital y el tercero–después de italianos y de españoles– en la composición del flujo migratorio arribado al país”. Otero, Hernán, Historia de los franceses en la Argentina, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2012.

6 Ver, entre otros, Drake, Paul W., The Money Doctor in the Andes, Durham, Duke University Press, 1989.

7 Flandreau, Marc (ed), Money Doctors: The Experience of International Financial Advising 1850-2000, USA/Canada, Routledge, 2003, p. 1.

8 Con la excepción de Bacolla, Natacha, “La visita de Gaston Jèze a Argentina en 1923. Circulación de ideas y claves de recepción: entre las experiencias de la Tercera República y la reforma política argentina”, Cuadernos del Ciesal, Año 10, número 12, enero-diciembre 2013, p. 51-72.

9 Hurtado, Cristina « La recepción de Courcelle-Seneuil, seguidor de Tocqueville, en Chile », Polis [En ligne], 17 | 2007, mis en ligne le 25 juillet 2012, consulté le 13 mai 2019. URL: http://journals.openedition.org/polis/4452, p. 2.

10 Hurtado, op. cit., Garay Vera, Cristián, Jean Gustave Courcelle-Seneuil. Una obra para la libertad, Chile: Fundación para el Progreso, 2013; Fuentealba Hernández, Leonardo (1944), “Courcelle - Seneuil en Chile: errores del liberalismo económico”, Anales de la Universidad de Chile, (55-56), p. 101-206 y Mac-Clure, Oscar (2011) “El economista Courcelle-Seneuil en el período fundacional de la economía como disciplina en Chile”, Universum 1: 26, p. 103.

11 Ver: https://www.econocaos.com/fundacion-para-el-progreso/

12 Hacemos referencia en general a expertos económicos y no a economistas dado que la formalización de los estudios universitarios en economía no estaba desarrollada a mediados del siglo XIX. Más aún, en muchos casos, entre los que se cuenta el de Courcelle-Seneuil, para estos expertos la economía representaba solo uno de sus intereses, mientras mantenían una vida intelectual amplia vinculada a diversos espacios que hoy llamaríamos disciplinares. Para el caso de Courcelle-Seneuil puede consultarse el listado de obras e intereses que se incluye en el trabajo de Fuentealba Hernández, op. cit.

13 Montecinos, Verónica, “Economics: the Chilean story”, en Montecinos, Verónica y Markoff, John (eds), Economist in the Americas, USA/UK, Edward Elgar Publishing, 2009, p. 142-194.

14 Markoff, John y Montecinos, Verónica, “El irresistible ascenso de los economistas”, Desarrollo Económico, n° 133, Vol. 34, 1999, p. 4-29 y Fourcade, Marion, “The Construction of a Global Profession: The Transnationalization of Economics”, American Journal of Sociology, Vol. 112 n° 1, 2006, p. 145–194.

15 Hirschman, Albert, “Auge y ocaso de la teoría económica del desarrollo”, El Trimestre Económico, Vol. 47, No. 188(4), 1980, p. 1055-1077.

16 Caravaca, Jimena y Plotkin, Mariano Ben, “A economia entre crises: economia política e financas na Universidade de Buenos Aires (1870-1990)”, en Revista Tempo Social, volumen 21, número 2, Brasil, 2009, p. 87-108 y Hale, Charles, Political ideas and ideologies in Latin America, 1870–1930, en Bethell, L. (Ed.), Ideas and Ideologies in Twentieth-Century Latin America, Cambridge, Cambridge University Press, 1996, p. 133-206.

17 Losada, Leandro, La alta sociedad en la Buenos Aires de la Belle Époque, Buenos Aires Siglo XXI/Editora Iberoamericana, 2008.

18 Fue periodista, editor, profesor universitario y financista acomodado. Fundó la revista L’économiste Français en 1873, y antes había colaborado asiduamente con la Revue des Deux Mondes y el Journal des Débats. En 1871 ingresó en la Academia de Ciencias Morales y Políticas. Ocupó la cátedra de Economía Política del Collège de France entre 1880 y 1916.

19 Fuentealba Hernández sostiene que Leroy-Beaulieu tenía un estilo de escritura menos cerrado a los especialistas, lo que hacía que su obra pudiera trascender con mayor facilidad. Fuentealba Hernández, op. cit.

20 Fourcade, Marion, “The Construction of a Global Profession: The Transnationalization of Economics”, American Journal of Sociology, Vol. 112 n° 1, 2006, p. 145-194.

21 Cochut, un literato francés, había participado activamente en la prensa chilena a través del intercambio epistolar sobre economía y política, y su nombre gozaba ya de cierto reconocimiento. Barros Arana, Diego Necrolojía de Don Juan Gustavo Courcelle-Seneuil. Tomada de los Anales de la Universidad de Chile, del 1° de septiembre de 1892, Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, 1892, p. 7.

22 Barros Arana, op. cit, p. 5.

23 Hurtado, Cristina « La recepción de Courcelle-Seneuil, seguidor de Tocqueville, en Chile », Polis [En ligne], 17 | 2007, mis en ligne le 25 juillet 2012, consulté le 13 mai 2019. URL: http://journals.openedition.org/polis/4452, p. 2.

24 Journal des Économistes (1892), “Necrologie”, 5° serie, tome XI, julio, septiembre, p. 73-81.

25 Garay Vera, op. cit, 54.

26 Journal des Économistes, op. cit.

27 Journal des Économistes, op. cit.

28 Journal des Économistes, op. cit., p. 79-80.

29 Citado en Hirschman, Albert, “Jean Gustave Courcelle Seneuil”, in Eatwel, John, Milgate, Murray y Newman, Peter (compiladores) Desarrollo Económico, Barcelona, Icaria/Fuhem, 1993, p. 137-141, cita de p. 138.

30 Mac-Clure, op. cit, p. 103.

31 Hurtado, op. cit., p. 5.

32 Bourdieu, Pierre, “Las condiciones sociales de la circulación de las ideas”, en Bourdieu, Pierre, Intelectuales, política y poder, Buenos Aires, Eudeba, 2005, p. 159-170.

33 Courcelle-Seneuil, Jean Gustav, “La economía política”, Revista del Pacífico, I, 1858, p. 200.

34 Barros Arana, op. cit., p. 8.

35 Juan Bello “Introducción del traductor”, en Courcelle-Seneuil, Jean Gustav Tratado Teórico – Práctico de economía Política, Tomo I, París, Librería de Guillaumin, 1859, VII.

36 Courcelle-Seneuil, Jean Gustav Tratado Teórico – Práctico de economía Política, Tomo II, París, Librería de Guillaumin, 1859, p. 13.

37 Mac-Clure, op. cit., p. 97-98.

38 Sobre el proteccionismo chileno puede consultarse Villalobos R., Sergio y Sagredo B. Rafael, El proteccionismo económico en chile. Siglo XIX, Santiago de Chile, Instituto Profesional de Estudios Superiores Blas Cañas, 1987.

39 Courcelle-Seneuil, op. cit., p.14.

40 Barros Arana, op. cit., p. 12.

41 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 191.

42 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 218 y 221.

43 Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 232.

44 Courcelle-Seneuil, Jean Gustave, Examen comparativo de la tarifa i legislación aduanera de Chile con las de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, Santiago, Imprenta Nacional, 1856, p. 3.

45 Las mismas no fueron sustanciales. Tras presentar las características centrales de las leyes de aduana de los países analizados, concluye que la legislación chilena es, en general, apropiada al estado productivo del país. Recomienda, y reconoce que es una medida de segundo orden, la instalación de un sistema de depósito interior (o almacén de depósito de Aduana) en Santiago, al igual que se había implementado en algunas ciudades francesas. Reconoce, a favor de la legislación chilena, que ella no lleva marcas de sistema protector, como si lo hacía, a su juicio, la francesa. En el caso chileno, sostiene, en tanto no había desarrollo industrial que proteger, cualquier legislación en ese sentido hubiera entorpecido el comercio sin sentido. De esta posición podría concluirse que para Courcelle-Seneuil las tarifas protectoras no eran perniciosas per se, sino de acuerdo al desarrollo industrial de cada economía. Ver Courcelle-Seneuil, op. cit., p. 13 y ss.

46 Para un análisis del caso argentino en este sentido puede consultarse Caravaca y Plotkin, op. cit.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jimena Caravaca, « Liberalismo económico y expertos internacionales en su encuentro con América Latina. La visita del economista francés Courcelle-Seneuil a Chile, 1855-1863 »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 11 décembre 2019, consulté le 20 septembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/78222 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.78222

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search