Navigation – Plan du site
Hernán Eduardo Confino

Héroes, víctimas y enajenados. Los motivos de los militantes de Montoneros que participaron de la Contraofensiva (1978-1980)

Heroes, victims and lunatics. The motives of the militants of Montoneros who participated in the Counteroffensive (1978-1980)
[11/12/2019]

Résumés

El siguiente artículo propone una reflexión historiográfica sobre los esquemas interpretativos que han analizado los motivos de los militantes de Montoneros que, habiéndose exiliado para evitar la represión estatal de la última dictadura militar (1976-1983), decidieron regresar a la Argentina durante la Contraofensiva Estratégica (1978-1980) de la organización. Estos esquemas se remontan, en algunos casos, a interpretaciones “nativas” esgrimidas desde finales de la década de 1970 por los propios militantes de la organización. En conjunto, esquematizan la trayectoria de la organización y la acción de sus militantes.
En este escrito se interrogan las tres fórmulas más habituales: los “militantes héroes”, los “militantes víctimas” y los “militantes enajenados”. A partir de la contextualización de estas interpretaciones y de la explicitación de su contenido político, este artículo busca rescatar el valor de la pregunta histórica sobre el devenir montonero más allá de las fórmulas memoriales más generales que han intentado dotar de un sentido último (y lógico) a la trayectoria de Montoneros.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Por ejemplo, los cuestionamientos a la persistencia militar de Montoneros fueron estructurantes de (...)
  • 2 Como excepciones, si bien analizan la Nueva Izquierda en general, valgan los tempranos trabajos de (...)
  • 3 Excepto por Gillespie, Richard, Soldados de Perón. Los Montoneros, Buenos Aires, Grijalbo, [1987] 1 (...)
  • 4 Este tema está explicitado en Lanusse, Lucas, Montoneros. El mito de sus 12 fundadores, Buenos Aire (...)

1Desde las primeras voces que, localizadas en el exilio argentino en México a fines de la década de 1970, analizaron la trayectoria de Montoneros, muchas otras se han alzado hasta nuestros días en su intento de interpretar la historia de la organización guerrillera peronista.1 Dentro de estas voces, las académicas fueron, por lo menos hasta el pasado cambio de siglo, minoritarias. En su lugar, fueron los ensayos, las crónicas periodísticas y las memorias testimoniales las que interrogaron las experiencias de la militancia “setentista” argentina.2 Recién a partir de los dos mil, la investigación profesional tomó a Montoneros como objeto de interés. Sin embargo, estas producciones señalaron el año 1976 como hito conclusivo de sus pesquisas. Luego del golpe militar y ante el silencio de la historiografía al respecto, la reconstrucción de la trayectoria de Montoneros se torna fragmentaria y reposa, a excepción de algunos trabajos académicos – en notoria mayor cantidad que hace tres años –, sobre memorias militantes y crónicas periodísticas.3 La historiografía sobre Montoneros replicó algunos de los modelos memoriales de los que se habían valido los protagonistas de la experiencia para retratar sus vivencias pretéritas.4 El saldo recogido, común a cualquier subcampo de la historia reciente, fue el de un espacio polifónico y atravesado por una pugna para dotar de sentido los sucesos de la década de 1970.

  • 5 Al respecto véase Confino, Hernán, “Entre la articulación y el conflicto”.
  • 6 A excepción de mis trabajos, sobre la Contraofensiva – solamente en un registro periodístico – dest (...)

2A fines de 1976, luego de constatar la magnitud represiva del terrorismo de Estado de la dictadura, Montoneros plebiscitó orgánicamente la partida al exterior de sus principales dirigentes y también de los militantes con trayectorias más extensas y visibles al interior de la organización.5 Buscaba subsistir a la cruenta represión existente para poder prolongar en el tiempo su oposición al régimen. Esa oposición se trasladó al extranjero. Pero no solamente. Transcurridos dos años del “exilio orgánico”, los máximos jefes de Montoneros – reunidos en La Habana – decretaron el inicio de la Contraofensiva, que consistía en una estrategia de regreso clandestino a la Argentina para atizar el descontento que, suponían, manifestaría la sociedad en 1979 con respecto al rumbo del gobierno militar.6

  • 7 En general, serán tenidas en cuenta las producciones testimoniales de ex militantes de la organizac (...)

3En este texto me propongo reflexionar sobre una dimensión puntual de la historiografía sobre Montoneros: las memorias que analizan los motivos de los militantes que, encontrándose en el exterior, decidieron participar de la Contraofensiva Estratégica (1978-1980).7 Sin ánimos de hacer un balance exhaustivo de la producción sobre Montoneros, que es mucha y diversa, desando algunas de las proposiciones más extendidas en torno a la participación de los militantes en el retorno clandestino. Las distintas maneras de interpretar los motivos de quienes volvieron en secreto al país dialogan con otras ideas, no siempre explícitas, sobre la definición de la actividad guerrillera o la trayectoria más general de la organización. Esas ideas son las que analizo a continuación.

El sentido de la década montonera

  • 8 Oberti, Alejandra y Pittaluga, Roberto, Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamie (...)
  • 9 Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Sigl (...)
  • 10 Carnovale, V., Los combatientes: historia del PRT-ERP, Buenos Aires, Siglo XXI, p. 20.
  • 11 Slipak, 2015, op. cit. y 2017, op. cit.

4La segunda mitad de la década de 1990 marcó el inicio de la intervención de los ex militantes en la arena pública. A contrapelo del rumbo político que celebraba la “reconciliación” a través de los indultos como política de Estado, las aproximaciones de los ex militantes constituyeron el retorno coral y conflictivo de un pasado que, a pesar de las voluntades políticas, se rehusaba a ser obturado.8 Como marca distintiva, estas memorias reivindicaron las identidades políticas de quienes, en los primeros años de la posdictadura, habían sido recuperados tan solo como “víctimas inocentes” del terror de Estado.9 Antes que focalizar en la dimensión histórica de las experiencias pasadas, y tal como oportunamente lo planteara Vera Carnovale para el caso de los militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), estas miradas afincan en las nociones de una “impugnación prescriptiva” que, en lugar de reconstruir históricamente lo que sucedió, focalizan en lo que debería o podría haber sido.10 Este es el caso, también, de las memorias sobre Montoneros.11

  • 12 Slipak, 2015, op. cit., p. 15. Entre los trabajos que se valen de la “militarización” como clave in (...)

5Las producciones sobre Montoneros adquirieron determinados rasgos predominantes. Como lo analizó Daniela Slipak, el esquema de la “militarización” provocada por el “desvío”, el “espejo” y el “quiebre” – recorridos en un sentido unívoco, con ribetes teleológicos – ha sido hegemónico, no solamente en las memorias militantes, sino también en balances intelectuales en otros registros.12 El “desvío” refiere a un momento en particular, señalado como responsable de la pérdida de las intenciones primigenias de la organización. Implica el deslizamiento desde una lógica política hacia otra militar, entendida como su negación. Más aún, presupone un rumbo “correcto” que, en algún momento y por alguna razón, habría dejado de serlo. En consecuencia, la historia de Montoneros aparece estructurada en dos grandes etapas. Mientras que la actividad de los primeros años habría habilitado sentidos más complejos permitiendo el acompañamiento social, el momento siguiente, ubicado en la segunda mitad de la década de 1970 – con su ejemplo más potente en la Contraofensiva –, habría alumbrado meras lógicas militares del accionar político. En esta mirada se oblitera la experiencia del exilio orgánico y sus efectos sobre los últimos años de Montoneros. Además, no hay una reflexión sobre la relación entre política y violencia, central en el imaginario y las prácticas montoneras a lo largo de su historia. Antes bien, se las piensa como antagónicas y, de este modo, se oscurecen sus intersecciones.

  • 13 Lanusse ya lo había analizado con respecto al “desvío” (op. cit., p. 41 y 42). Slipak da cuenta de (...)
  • 14 Amorin plantea que la militarización tiene sus raíces en la fusión de Montoneros con FAR (op. cit.) (...)

6Además del “desvío”, en las interpretaciones que plantean la “militarización”, esto es, un movimiento unidireccional de lo político a lo militar, ésta ha asumido dos figuras principales: el “quiebre” y el “espejo”. Por separado o de forma combinada, estas fórmulas son ecos de los discursos que, ya en 1979 y 1980, habían construido los disidentes al alejarse de la organización.13 El “quiebre” responsabiliza a los dirigentes quienes, aislados de los deseos de los militantes “de base” y presos de una concepción militar de la política, habrían conducido a la organización hacia una “guerra de aparatos” contra la dictadura. Este modo de entenderlo imputa el peso del proceso histórico sobre los jefes de la organización y exonera a aquellos que, incluso habiendo compartido densas tramas del proyecto político, no tuvieron poder de decisión sobre la estrategia montonera. Estrategia que, numerosas veces, compartieron y acompañaron. El modelo del “espejo”, por su parte, plantea la transformación de Montoneros, también auspiciada en general por sus dirigentes y con una dirección de lo político hacia lo militar, a través de la imitación de otros actores políticos de ese momento, incluidas las Fuerzas Armadas.14 En este modelo, Montoneros y sus militantes no serían los únicos artífices de la trayectoria de la organización, que se construye especularmente con una influencia externa que la explica.

7Enfatizando distintos factores – exógenos o endógenos a la historia de la organización – del pasaje de lo político a lo militar, el esquema de la “militarización”, ya sea por las figuras del “desvío”, el “quiebre” o el “espejo”, resulta funcional para encontrar una explicación última y modélica del sentido de la década montonera. No obstante, en numerosos casos no toma en cuenta a la contingencia histórica y contribuye a simplificar una trama que fue muy variada. También elude el universo de sentidos común a militantes y dirigentes y el modo en que las experiencias de los actores se resignificaron en diálogo con sus cambiantes contextos de emergencia. A la inversa, estas fórmulas priorizan distintas determinaciones – de clase, ideológicas o políticas de sus dirigentes – que, en algunos casos larvadas desde su origen, explicarían el devenir montonero.

  • 15 Confino, 2017, op. cit.

8En el caso de la Contraofensiva, estos esquemas conviven con otros más puntuales. Como ya lo he trabajado en otros escritos, la rememoración de la Contraofensiva activó, en general, dos actitudes en los ex militantes que he denominado “hermenéutica de la derrota” y “mandato de la autocrítica”.15 La primera refiere a una reconstrucción del proceso histórico desde su resultado político. Se prescinde de la incertidumbre que los militantes de Montoneros tenían de su propio futuro en los últimos años de la década de 1970. En estos casos, “la derrota”, en lugar de entenderse como una elaboración posterior a los hechos, se constituye como una premisa de análisis a priori. Por otra parte, el “mandato de la autocrítica” implica que las memorias que abordan la Contraofensiva, ya tengan una mirada “épica” o “condenatoria” de la experiencia pretérita, no pueden abstenerse, al momento de dar cuenta del retorno clandestino, de realizar un cálculo sobre el accionar político pasado. En estas intervenciones, la Contraofensiva se constituye como un terreno particularmente propicio para hacer un balance de la experiencia.

9En los próximos apartados me propongo mostrar y analizar las formulaciones más habituales sobre los motivos de los militantes que volvieron al país durante la Contraofensiva. Las imágenes que conviven para explicar el retorno de los montoneros son tres: las denominaré los “militantes héroes”, los “militantes víctimas” y los “militantes enajenados”.

Los militantes héroes

  • 16 La reelaboración épica del pasado militante fue estructurada a partir de la publicación del libro d (...)

10En el conjunto de memorias militantes que comenzaron a poblar el espacio público desde fines de la década de 1990, las de los ex militantes montoneros fueron muy numerosas. Si bien la Contraofensiva, salvo algunas excepciones, no fue el núcleo de sus intervenciones, las referencias al retorno clandestino lejos estuvieron de estar ausentes. En este apartado me concentraré en las memorias de tintes “épicos” que inquirieron el pasado militante. Tienen en común la reconstrucción de los sucesos pasados desde las mismas lógicas políticas que imperaron al interior de la organización en aquellos años.16 Sin abstraerse necesariamente del “quiebre”, el “desvío” o el “espejo”, estas memorias rubrican el compromiso y el idealismo de una generación de jóvenes que alentó una transformación radical de la sociedad mediante el recurso a la violencia. Los balances eminentemente políticos se conjugan con una defensa de la entrega, el compromiso y el coraje de los militantes.

11Como ilustración de este razonamiento, valgan los dos extractos citados a continuación referidos, por supuesto, a la Contraofensiva:

  • 17 Jauretche, op. cit., p. 286.

Lo que hay que rescatar de eso es la voluntad de pelear, ¿no? Primero, a aquel que se juega su vida, que se compromete con una causa, hay que respetarlo por su condición de luchador. Y después, hay que criticarlo en sus errores, ¿no es cierto?17

  • 18 Falcone, op. cit., p. 152.

Preferí rescatar otras cosas, siempre desde el lugar de la co-responsabilidad, en el nivel que me tocara y convencido de que jamás juzgaría nuestra lucha como la “lucha de otros”. Así, me quedé con el orgullo de saber que, pese a la prédica canalla de la prensa amarillista (que hablaba de “exilios dorados”), nuestros jefes también caían en la primera línea de fuego.18

12Gonzalo Cháves y Jorge Falcone, autores de las dos citas seleccionadas, formaron parte de la Contraofensiva. Ambos eran militantes orgánicos de Montoneros. Cháves fue uno de los sindicalistas con mayor jerarquía al interior de la agrupación. Falcone, por su parte, integró el área de prensa de la organización y, al momento de enrolarse en la Contraofensiva, cumplía su experiencia exiliar en Suecia, donde había arribado escapando del terror de Estado.

13En sus memorias, ambos rescatan el valor de la acción y del compromiso de los montoneros que regresaron al país. Mientras que Cháves destaca la condición de “luchadores” de los militantes, Falcone enfatiza las tramas compartidas con los dirigentes de la organización. En sus recuperaciones también se visibiliza la “hermenéutica de la derrota” que, no obstante, no logra desacreditar el modelo heroico del militante. Este tipo de intervención conserva poca distancia analítica con los sucesos del pasado. Los valores en torno a los cuales se organiza la recuperación de la experiencia pretérita son prácticamente los mismos que los que la rigieron en su momento y los resultados políticos, si bien centrales en sus intervenciones, no hacen mella alguna a la recuperación del sacrificio y la pureza de los militantes. Sobre todo en un contexto en el que, a fines de la década de 1990, la despolitización social era un fenómeno extendido. En ese marco, el compromiso político articulado en torno a un ideal pretérito también funcionaba como la contracara de ese presente juzgado como apático.

  • 19 Falcone, op. cit., p. 152.
  • 20 Íbid.
  • 21 Véase el Boletín Interno n°13, febrero de 1980.

14En el contexto de la crisis del 2001, Falcone planteaba la posibilidad de “capitalizar la experiencia”19 de la Contraofensiva a futuro, con la convicción de que Montoneros había dejado un “legado histórico de un señalamiento […] de los grupos económicos oligárquicos que venían vaciando las arcas del país”.20 Esta valoración retrospectiva del proyecto montonero venía aunada a una reivindicación de su dirigencia y de la idea de que los cambios se logran “desde adentro”. Este último era uno de los argumentos predilectos de los dirigentes para sofocar cualquier crítica interna.21

  • 22 Astiz, op. cit.
  • 23 Campos, op. cit., p. 103.
  • 24 Bonasso, 1984, op. cit.

15El único escrito testimonial que toma a la Contraofensiva como centro de su interés es el libro de Eduardo Astiz, participante del retorno y primo segundo del represor Alfredo.22 Su relato hibrida entre el ensayo testimonial y la novela autobiográfica.23 Tiene en común con las intervenciones de Cháves y Falcone la recreación presente del imaginario montonero de aquel entonces. El texto, escrito a fines de la década de 1980 pero publicado casi veinte años después, disuelve la densa trama del montonerismo entre militantes héroes y traidores. Esa distinción reposa en las mismas categorías épicas que los Recuerdos de la muerte de Miguel Bonasso habían inaugurado en la temprana posdictadura.24

16Con respecto a su participación en la Contraofensiva, Astiz plantea:

  • 25 Astiz, op. cit., p. 40.

Yo soy uno de los que aprobaron esto sin discutir. Ahora ya no se puede deliberar sino ejecutar y ejecutar bien. Todo está bien porque todos estuvimos de acuerdo, no fue que todos estuvimos de acuerdo porque todo estaba bien.25

17Astiz, que luego de la Contraofensiva de 1979 se plegaría a la disidencia “Montoneros 17 de octubre”, explicita las dudas que lo habrían acometido en el inicio de la estrategia de retorno. No obstante, y siempre desde su lugar de militante orgánico, cifra su participación en el acatamiento de la disciplina partidaria, propia de una organización armada. Luego de la decisión colectiva, tan solo restaba su ejecución. Y esa ejecución, toda vez que los militantes empeñaban su propia vida, no admitía muchos cuestionamientos:

  • 26 Íbid., p. 150.

El enfrentamiento era militar, de tácticas y estrategias contrapuestas, pero también expresaba dos concepciones de la vida que no se contraponían simplemente como blanco y negro sino que una era expresión de la bajeza humana, la injusticia y la inmoralidad, es decir, la concepción de la vida que tienen los miserables y la otra se fundaba en valores éticos de entrega y compromiso.26

  • 27 Íbid., p. 213.

18Más allá de cualquier estrategia política, Astiz rescata el sacrificio y los ideales de los militantes montoneros y, en esa operación hermenéutica, los sitúa como agentes capaces de tomar sus propias decisiones y actuar en consecuencia. Ese nivel de “romantización” de su militancia, por otra parte, vuelve estéril cualquier otra pregunta por aquella experiencia. Para Astiz, ser guerrillero era “la forma más alta de entrega en la búsqueda de la justicia y la libertad.”27

19Incluso refiriendo al esquivo curso de los acontecimientos de la Contraofensiva, en los escritos de Cháves, Falcone y Astiz el nivel de compromiso desplegado por los montoneros en su aceptación del retorno los distancia de cualquier crítica sobre sus tareas y los devuelve, en esa misma interpretación, como actores conscientes de su destino. La disciplina militar y la lealtad política son los valores que, además de regir la experiencia de militancia de Montoneros, estructuran también estas recuperaciones memoriales. Desde esa lógica común, por último, el imaginario bélico y la disciplina partidaria son explicitados pero no interrogados. Esa interrogación, en cambio, será más relevante en las interpretaciones que plantean a los militantes como víctimas.

Los militantes víctimas

  • 28 Calveiro, op. cit.
  • 29 Para un análisis de las disidencias de 1979 y 1980 véanse Slipak, 2017, op. cit. y Confino, “Exilio (...)

20En 2005, Pilar Calveiro, politóloga y ex militante de Montoneros, publicaba en la Argentina Política y/o violencia.28 Escrito en México – lugar de su exilio – algunos años antes, este trabajo analiza las razones de la derrota de las organizaciones guerrilleras – particularmente de Montoneros –, puntualizando en su dinámica interna. A partir de la relación entre los términos de política y violencia que caracterizó a la militancia “setentista”, su clave interpretativa central se apoya en la idea de la “militarización” producto del “desvío” y del “espejo”. Calveiro recoge, de este modo, las categorías con las que los disidentes de la organización habían interpretado, ya en 1979 y 1980, el devenir montonero.29

21A pesar de que en el título de su ensayo Calveiro proponga la posibilidad de una relación copulativa entre política y violencia, prima en su interpretación la matriz disyuntiva. Política y violencia no habrían coexistido. Antes bien, la historia montonera se caracterizaría por un desplazamiento desde los sentidos políticos a las lógicas militares. Esos son, para la autora, los fundamentos de la derrota de las organizaciones guerrilleras. En este marco, la Contraofensiva es un punto de llegada cronológico pero, sobre todo, lógico, al representar la negación de la política, sustraída por el disciplinamiento y las concepciones militares de sus jefes. Si en las reconstrucciones heroicas los militantes tenían plena conciencia de su destino, para Calveiro, en cambio, los participantes de la Contraofensiva fueron víctimas por partida doble. Víctimas del terrorismo de Estado pero también de sus propios dirigentes:

  • 30 Calveiro, op. cit., p. 124.

Las órdenes y la sumisión a las mismas deben explicarse por este conjunto de prácticas políticas, militares y organizativas que aislaron a los militantes de la realidad nacional y los convirtieron en víctimas primero de la política represiva del Estado, pero también de la organización que ellos mismos habían creado y de su propia conducción. Una organización que, en lugar de ampliar los espacios de libertad, creatividad y participación que había tenido, quedó atrapada en la formalidad de los uniforme militares, la altisonancia de las órdenes y la rigidez de la disciplina militar.30

22Para Calveiro, el aislamiento de la realidad nacional sufrido por los militantes de montoneros obedece, antes que nada, a la propia dinámica interna de la organización. Dicha dinámica no es analizada vis a vis con el desplazamiento geográfico – y simbólico – del exilio de fines de 1976 ni con la dificultad que implicaba, una vez instalada la dictadura en la Argentina, realizar actividades públicas como las que la organización había patrocinado durante sus primeros años. Si bien reconoce la responsabilidad de los militantes en la conformación de la agrupación, el argumento central los ubica como sus principales damnificados: los militantes quedaron presos de la organización que ellos mismos habían contribuido a desarrollar. A la inversa que en el modelo de los militantes heroicos, prevalece en esta interpretación el “quiebre” entre militantes y dirigentes. Lo militar aparece, además, no como un aspecto central de la definición política de Montoneros, sino como su negación.

  • 31 Íbid.

23Por estas razones, la Contraofensiva ocupa un lugar preponderante en el ensayo de Calveiro. Allí, destaca, “la distancia que media entre estas lógicas distorsionadas y la vil mentira llegó a ser verdaderamente sutil”31. Allí, también, los militantes no fueron actores sino víctimas:

  • 32 Íbid.

La contraofensiva que ordenó la conducción montonera en 1979, y que solo podía llevar al exterminio de sus participantes, merecía haber sido producto de la mente maquiavélica de un agente infiltrado. Lo impresionante es que, aun sin necesidad de ello, la pobreza política, la militarización, el organizativismo, la centralización despótica de una conducción torpe y obstinada permite explicar sobradamente el fenómeno.32

  • 33 En este punto, vale recordar la implicación personal de Calveiro con los sucesos que relata. Durant (...)

24En la cita previa, sobresale la reconstrucción desde el resultado político, propia de la “hermenéutica de la derrota”. Para Calveiro, la Contraofensiva “solo podía llevar al exterminio de los participantes”. Un desarrollo prefijado. Y podríamos aventurar, siguiendo su razonamiento, su inicio fue tan descabellado que la autora no decide si fue calculadamente trágico o la consecuencia natural de las carencias políticas de sus dirigentes. La Contraofensiva parece el territorio propicio para mostrar lo que a juicio de Calveiro constituye lo peor del proyecto montonero.33

  • 34 Juan Gasparini comenzó su militancia en la Fuerzas Armadas Revolucionarias y luego en Montoneros. E (...)

25Si Calveiro se permite dudar sobre la naturaleza del retorno, esto es, si fue pergeñado por los propios enemigos de la organización o producto de la ceguera de sus jefes, Juan Gasparini34 – también ex militante de Montoneros – no tiene ninguna duda:

  • 35 Gasparini, op. cit., p. 188.

Escudándose en un discurso falso en sus presupuestos sobre lo que ocurría en el país y acerca de las posibilidades de incidir positivamente, y aprovechándose de la irresolución de las crisis personales de quienes no soportaban el destierro, [los dirigentes] reclutaron militantes en la colonia exiliar enviando a la muerte a varias centenas de compatriotas. Quienes nos opusimos fuimos denunciados como “agentes de la dictadura”.35

  • 36 El escaso margen de decisión también es planteado por Astiz pero como un elemento dado y lógico en (...)

26Para Gasparini, es la malicia de los dirigentes de Montoneros la que explica la Contraofensiva. En su intervención, los militantes también fueron víctimas: del exilio, de sus dirigentes y, además, del terrorismo de Estado. La cita seleccionada es uno de los pocos fragmentos del libro en el que el autor deja ver la trama compartida con Montoneros denunciando, en este caso, el escaso margen para disentir que existía al interior de la organización.36 La reconstrucción de Gasparini también se vale de la “hermenéutica de la derrota”: es el resultado político el que explicaría el desarrollo histórico, y no al revés. Es ese mismo resultado, además, el que estructura las responsabilidades al interior de Montoneros. Prevalece, no la trama compartida – incluso a pesar de las diferencias jerárquicas entre los militantes –, sino su quiebre.

27Al igual que en el planteo del Calveiro, donde la Contraofensiva “solo podía llevar al exterminio de sus participantes”, Gasparini define el retorno organizado como “enviar a la muerte a varias centenas de compatriotas”. Realiza, de este modo, un balance ético y político sobre las razones que, para la organización, habrían justificado la estrategia. En el fresco que devuelve sobre aquellos años, Gasparini deja entrever que no hay agencia posible de parte de los militantes. O, si la hay, reside exclusivamente en aquellos que se negaron a participar. Quienes volvieron durante la Contraofensiva, en cambio, fueron víctimas.

  • 37 Una prueba de esta visión compartida es que Calveiro se haga eco de la cifra que aporta Gasparini d (...)

28Calveiro y Gasparini tienen una visión similar de los últimos años de Montoneros.37 La Contraofensiva habría explicitado el carácter de víctimas de los militantes. Pero su semblanza va más allá de la maniobra de retorno. Detrás del análisis de las razones de la participación de los militantes subyacen ideas más generales acerca de la fisonomía del proyecto montonero. Por ejemplo, ambos autores reconstruyen una dirigencia diametralmente alejada del sentir de los militantes. Una organización partida. Ambos, también, dan cuenta del militarismo del imaginario y las prácticas de los dirigentes montoneros. En sus intervenciones, ese militarismo no es constitutivo de la política de la organización, presente desde sus orígenes, sino que, a la inversa, comporta su absoluta negación. Allí no habría habido política. Desde la perspectiva de Calveiro y Gasparini, los militantes fueron víctimas, también, porque perdieron, en diferentes momentos, la política, primero, y la guerra, después.

Los militantes enajenados

  • 38 Esta interpretación tiene sus antecedentes en las críticas que surgieron durante el exilio en 1979 (...)

29Junto con la idea de “militantes héroes” y “militantes víctimas”, convive una tercera semblanza en las producciones que abordan la Contraofensiva: los “militantes enajenados”. Aunque se apoya en elementos ya presentes en los otros dos esquemas interpretativos – como la centralidad cuestión militar y el imaginario sacrificial –, la valoración que se hace de aquéllos es completamente distinta. Si, tal como referí anteriormente, las recuperaciones que han enfatizado el compromiso y la entrega de los montoneros se realizaron, grosso modo, desde los mismos marcos interpretativos que habían regido la experiencia pasada, en la interpretación de los “militantes enajenados” la mirada es exterior a esos marcos. Incluso la proveniente de quienes participaron de la experiencia de radicalización política de los sesentas y los setentas. Lo cierto es que la interrogación del imaginario montonero, al igual que en las recuperaciones de los militantes como víctimas, se realiza desde los valores de la democracia y de un modo estático, que no hace diferencias entre períodos, organizaciones e, incluso, militantes.38 En este esquema, el imaginario político de Montoneros es definido exclusivamente a través del sacrificio guerrero, la emoción de la clandestinidad y la pulsión bélica. Estos elementos son los que explican la participación de los militantes en la Contraofensiva.

  • 39 Bufano, S., “La vida plena” en Lucha Armada en la Argentina, n° 1, 2005.

30Un ejemplo saliente de esta interpretación se encuentra en la producción de Sergio Bufano, ex militante de las Fuerzas Armadas de Liberación y quien fuera uno de los directores de la revista Lucha armada en la Argentina. En su texto “La vida plena”39, se refiere a las razones de los militantes que se sumaron a la Contraofensiva. Valga la extensa cita a continuación:

Se pueden entender, entonces, las dificultades que se produjeron cuando la emoción dejó de ser un componente considerable. El tedio, en muchos casos, produjo decisiones de la más diversa índole. Porque la vida se tornó incolora, desapareció la embriaguez del combate, la fascinación de la clandestinidad, el mundo oculto y prohibido que es costoso pero a la vez atractivo de vivir. Más allá de las convicciones políticas que expliquen el regreso de decenas de militantes montoneros desde México y Europa a la Argentina cuando, en 1979, su máximo jefe Mario Eduardo Firmenich ordenó hacerlo, no hay que descartar el deseo de reintegrarse a la acción, por la acción misma […] Un número considerable desistió de esa aventura; algunos buscaron una excusa política porque no se atrevían a decir una saludable verdad: que tenían miedo de volver, sentimiento que nadie en su sano juicio podía cuestionar en aquel año. Para otros fue la confirmación de que Firmenich era un irresponsable.

  • 40 Íbid., p. 23.

El hecho es que muchos regresaron. Y más allá de interpretaciones psicologistas no hay que desdeñar una gran cuota de impaciencia por escapar de la vida ordinaria que el exilio deparaba. Trabajo, familia, hijos, hábitos normales que carecen del brillo de la emoción de la guerra. En el exilio nos estamos oxidando, graficó un joven poco tiempo antes de retornar a la lucha. Y esa comparación de su propio cuerpo con el fusil cuyo metal se corroe por la falta de uso era elocuente de un sentimiento que invadía a muchos guerrilleros quede la acción habían pasado a vivir en una paz para la que no habían sido adiestrados.40

31Para Bufano, las emociones habrían justificado la participación de los militantes en la Contraofensiva. El tedio del exilio, la fascinación de la clandestinidad y la embriaguez del combate se imponen, desde su perspectiva, a las “convicciones políticas”. Lo mismo sucede con quienes se negaron a volver: la excusa es “política” pero el sustrato real que esconde es el “miedo”. En esta semblanza, Bufano recupera un elemento central de la cultura montonera, el imaginario sacrificial y la pulsión militar, propias de una política que recurría a la violencia como método. A pesar de que no es el principal interés del autor, sobresale la interpelación a la Contraofensiva desde sus resultados. Sus pensamientos se hilvanan desde la certeza del resultado puesto. El fin político, desplazado, constituye tan solo el pretexto para recrear un modo de vida casi adictivo, interrumpido por la experiencia del exilio.

  • 41 Vezzetti, op. cit., p. 136.
  • 42 Si bien el lugar de enunciación que construye Vezzetti no es el de ex militante, vale la pena consi (...)
  • 43 Íbid., p. 135.
  • 44 Íbid., p. 166.

32En su ensayo sobre la violencia revolucionaria, Vezzetti comparte algunos lineamientos con Bufano al indagar “la formación política y moral combatiente, una cultura revolucionaria de la violencia”41, ejemplificada a partir del ethos guerrero de Montoneros.42 La Contraofensiva representa el extremo lógico (y cronológico) del enajenamiento de la violencia revolucionaria. Así, Vezzetti analiza los dichos de Firmenich sobre su inicio y plantea: “En su justificación se esgrimen dos argumentos que se refuerzan mutuamente: el mandato combatiente (‘vencer o morir’) y la decisión colectiva”.43 Para Vezzetti, la participación de los militantes en la Contraofensiva reposa en la literalidad del mandato “vencer o morir” y en la preeminencia del colectivo por encima del individuo. La racionalidad política se diluye detrás de la cultura de la violencia y el deseo de la acción que se reconoce como común a militantes y dirigentes.44

33La imagen de Montoneros que se desprende de las intervenciones de Bufano y Vezzetti tiene aspectos en común con las otras dos que analicé previamente. Con respecto a la de “militantes víctimas”, comparte la idea de una ausencia de política en los últimos años de la organización. Ambos autores dan cuenta de una trama en la que los cálculos políticos están ausentes. No obstante, y esto los acerca a la recuperación épica de los militantes, ambos reconstruyen, aunque con una valoración antagónica, el imaginario político como transversal a los dirigentes y a los militantes. No hay “quiebre” posible. Tampoco lo hay, por otra parte, porque la cultura política interrogada se constituye como estática e invariable, imposible de ser transformada en modo alguno en diálogo con sus contextos de emergencia.

Reflexiones finales

34Los tres esquemas analizados recogen elementos presentes en la historia de Montoneros. No obstante, por sí solos no logran dar cuenta de las complejidades que revistió el proceso del exilio orgánico y del retorno organizado ni, de modo más general, el devenir histórico de la organización. A través de figuras establecidas por los propios protagonistas – con claras intenciones performativas – realizan intervenciones políticas con diversos fines y, para ello, definen de distinto modo las derivas del proyecto montonero.

35El esquema de los militantes como héroes proyecta los mismos valores que rigieron las experiencias pasadas. Un recuerdo que, por el grado de intimidad que presenta con los sucesos pretéritos y por el binarismo a través del cual es representado, se resiste a ser analíticamente interrogado. Planteado por militantes orgánicos de Montoneros en un contexto de despolitización y crisis social, no resulta efectivo, por ejemplo, para reconstruir el retorno de los militantes que hasta la Contraofensiva no tenían vínculo estable con la organización. La interpretación de los militantes como víctimas, por su parte, proyecta la carga del proceso histórico sobre los dirigentes de la organización. Aun entendiendo la cuota de responsabilidad que emanó de sus decisiones, este modelo no toma en cuenta la agencia de los militantes para decidir formar parte de la Contraofensiva, permanecer en el extranjero o, incluso, abandonar la organización. Finalmente, la semblanza de los militantes como enajenados, central para aproximarse al imaginario bélico de Montoneros, pierde de vista el proceso histórico, esto es, los casos concretos y sus variaciones a lo largo del tiempo. No hay contrastación del imaginario político. La consideración de ese imaginario sin su anclaje histórico – que proponga distinciones entre los períodos e incluso los militantes – simplifica una trama heterogénea de la que “el sacrificio” ciertamente formó parte pero no fue necesariamente su único o principal determinante.

36A su vez, los tres esquemas tienen características en común. En primer lugar, la consideración del resultado político como precondición de la recuperación del proceso histórico. Sobre todo para el recuerdo de la Contraofensiva. En segunda instancia, plantean, aunque con distinto énfasis, que en los últimos años de Montoneros las lógicas de la guerra o la violencia se impusieron por sobre los sentidos políticos previamente desplegados. Con respecto a la cuestión del resultado, cualquier indagación histórica debe dejarlo en suspenso en el intento de comprender las lógicas de los actores en su propio contexto. La “derrota”, en todo caso, fue posterior al exilio y la Contraofensiva. El segundo aspecto, por su parte, precisa de un análisis que reevalúe la relación entre política y violencia a lo largo de la historia de Montoneros.

37Esta reevaluación debe prescindir de modelos totalizantes y considerar, tanto la continuidad del imaginario bélico como sus cambiantes coordenadas de expresión a lo largo de los años y a través de los variados contextos. La idea de un “desvío militarista”, toda vez que niega los componentes bélicos propios de la política de Montoneros desde sus inicios, reposa en la voluntad de los ex militantes de salvaguardar parte de la trayectoria del proyecto político. Lo mismo sucede con las figuras del “quiebre” o el “espejo”, que desatienden la trama de intimidad que la política y la violencia, común a dirigentes y dirigidos, tejieron a lo largo de la década de 1970 en la política montonera. Una política que enmarcó el recurso a la violencia sistematizada como metodología válida debe ser definida, no desde las exigencias ni los valores del presente, sino atendiendo al marco que las alumbró y a los actores que la llevaron a cabo. Desde sus inicios, Montoneros integró la violencia a sus repertorios políticos no armados. La Contraofensiva replicó esa concepción: contó con actividades militares pero también con otras de propaganda.

38Para historizar los últimos años de Montoneros es capital contextualizar las intenciones políticas de los discursos que los analizaron y relacionarlos con el estudio empírico del exilio orgánico y la Contraofensiva. Solo así se podrán abordar las transformaciones acaecidas en esos años de modo de cuestionar los modelos memoriales que, en su intento de dotar de sentidos generales a la historia de la organización, pierden de vista los matices y la contingencia histórica.

Haut de page

Bibliographie

Amorín, J., Montoneros, la buena historia, Buenos Aires, Catálogos, 2005.

Anzorena, O., Tiempo de violencia y utopía. Del golpe de Onganía (1966) al golpe de Videla (1976), Buenos Aires, Pensamiento Nacional, 1998.

Astiz, E., Lo que mata de las balas es la velocidad: una historia de la contraofensiva montonera del 79, La Plata, De la Campana, 2005.

Bartoletti, J., Montoneros. De la movilización a la organización, Buenos Aires, Laborde Editor, 2011.

Bernetti, J. y Giardinelli, M., México: el exilio que hemos vivido. Memoria del exilio argentino en México durante la dictadura 1976-1983, Buenos Aires, Editorial Octubre, [1983] 2014.

Bonasso, M., Recuerdo de la muerte, Buenos Aires, Planeta, [1984] 1994.

Bufano, S., “La violencia en Argentina: 1969-1976” en Controversia, México, Año 1, n° 2-3, 1979.

Bufano, S., “La vida plena” en Lucha Armada en la Argentina, n° 1, 2005.

Calveiro, P., Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Grupo Editorial Norma, 2005.

Campos, E., “¿Locura, épica o tragicomedia? Las historias de la contraofensiva montonera en la era de la democracia consolidada” en Estudios, Centro de Estudios Avanzados, Universidad de Córdoba, n°29, junio de 2013.

Carnovale, V., Los combatientes: historia del PRT-ERP, Buenos Aires, Siglo XXI, 2011.

Chaves, G. y Lewinger, J., Los del 73. Memoria montonera, La Plata, De la Campana, 1999.

Confino, H., “La Contraofensiva Estratégica Montonera en la memoria de sus participantes: crónica de un objeto polémico” en Revista Aletheia, Vol. 6, n° 11, 2015.

Confino, H., “Tensiones de un retorno: la Contraofensiva Estratégica Montonera de 1979 y 1980 en Argentina” en Revista Izquierdas, n° 28, julio de 2016, p. 274-291.

Confino, H., La Contraofensiva Estratégica de Montoneros. Entre el exilio y la militancia revolucionaria (1976-1980), Tesis de Doctorado, Instituto de Altos Estudios Sociales, Universidad Nacional de General San Martín, junio de 2018.

Confino, H., “Volver sin haberse ido: el caso de las ‘Tropas Especiales de Agitación-Sur’ durante la Contraofensiva Estratégica Montonera de 1979” en Revista Universitaria de Historia Militar, Vol. 7, n° 14, 2018, p. 180-200.

Confino, H., “Entre la articulación y el conflicto: una aproximación a los itinerarios de los exiliados montoneros en México” en Lastra, (Comp.) Exilios: avances de un campo de investigación. Memorias del Coloquio Internacional de Investigaciones sobre Exilios Políticos del Cono Sur, Buenos Aires, CLACSO, 2018.

Confino, H., “Exilio, debate y ruptura. Los balances de la Contraofensiva montonera de 1979 y la constitución de ‘Montoneros 17 de octubre’” en Anuario, n° 31, 2019.

Crenzel, E., La historia política del Nunca Más. Las memorias de las desapariciones en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

Falcone, J., Memorial de guerralarga. Un pibe entre cientos de miles, La Plata, De la Campana, 2001.

Flaskamp, C., Organizaciones político-militares. Testimonio de la lucha armada en Argentina (1968-1976), Buenos Aires, Nuevos Tiempos, 2002.

Gago, V., Controversia: una lengua del exilio, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2012.

Gasparini, J., Montoneros. Final de cuentas, La Plata, De la Campana, 2008.

Gillespie, R., Soldados de Perón. Los Montoneros, Buenos Aires, Grijalbo, [1987] 1998.

Hilb, C. y Lutzky, D., La nueva izquierda argentina: 1960-1980 (Política y Violencia), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1984

Jauretche, E., Violencia y política en los 70. No dejés que te la cuenten, Buenos Aires, Colihue, 1997.

Lanusse, L., Montoneros. El mito de sus 12 fundadores, Buenos Aires, Vergara, 2007.

Larraquy, M., Fuimos soldados. Historia secreta de la Contraofensiva montonera, Buenos Aires, Aguilar, 2006.

Levenson, G., De los bolcheviques a la gesta montonera. Memorias de nuestro siglo, Buenos Aires, Colihue, 2000.

Levenson, G. y Jauretche, E., Héroes. Historias de la Argentina revolucionaria, Ediciones del Pensamiento Nacional, Buenos Aires, 1998.

Lorenz, F., Algo parecido a la felicidad. Una historia de la lucha de la clase trabajadora durante la década del setenta (1973-1978), Buenos Aires, Edhasa, 2013.

Oberti, A. y Pittaluga, R., Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamientos sobre la historia, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2006.

Ollier, M., El fenómeno insurreccional y la cultura política, 1969-1973, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1986.

Ollier, M., La creencia y la pasión. Privado, público y político en la izquierda revolucionaria, Buenos Aires, Espasa Calpe/Ariel, 1998.

Ollier, M., De la revolución a la democracia. Cambios privados, públicos y políticos de la izquierda argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009.

Pacheco, M., Montoneros silvestres (1976-1983). Historia de resistencia a la dictadura en el sur del conurbano, Buenos Aires, Planeta, 2014.

Perdía, R., La otra historia. Testimonio de un jefe montonero, Buenos Aires, Grupo Ágora, 1997.

Robledo, P., Montoneros y Palestina, Buenos Aires, Sudamericana, 2018.

Sigal, S. y Verón, E., Perón o muerte. Los fundamentos discursivos del fenómeno peronista, Buenos Aires, Eudeba, [1986] 2003.

Slipak, D., Las revistas montoneras. Cómo la organización construyó su identidad a partir de sus publicaciones, Buenos Aires, Siglo XXI, 2015.

Slipak, D., “Sobre desvíos, espejos y cúpulas. Las disidencias montoneras y las lecturas sobre los años setenta” en Revista Izquierdas n° 32, marzo de 2017, p. 39-57.

Svampa, M.., “El populismo imposible y sus actores, 1973-1976” en James, Daniel (Dir.), Violencia, proscripción y autoritarismo (1955-1976), tomo IX de la Nueva Historia Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

Vezzetti, H., Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.

Vezzetti, H., Sobre la violencia revolucionaria: memorias y olvidos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009.

Zuker, C., El tren de la victoria. La saga de los Zuker., Buenos Aires, Del Nuevo Extremo, 2010.

Haut de page

Notes

1 Por ejemplo, los cuestionamientos a la persistencia militar de Montoneros fueron estructurantes de la revista Controversia para un examen de la realidad argentina, publicada desde octubre de 1979 hasta agosto de 1981 por argentinos exiliados en México –varios con pasado militante en Montoneros–. Al respecto véase Bernetti y Giardinelli, México: el exilio que hemos vivido. Memoria del exilio argentino en México durante la dictadura 1976-1983, Buenos Aires, Editorial Octubre, [1983] 2014; Vezzetti, Sobre la violencia revolucionaria. Memorias y olvidos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009 y Gago, V., Controversia: una lengua del exilio, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2012.

2 Como excepciones, si bien analizan la Nueva Izquierda en general, valgan los tempranos trabajos de Hilb, Claudia y Lutzky, Daniel, La nueva izquierda argentina: 1960-1980 (Política y Violencia), Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1984 y Ollier, María, El fenómeno insurreccional y la cultura política, 1969-1973, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1986. Entre las memorias militantes sobresalen Bernetti, Jorge y Giardinelli, Mempo, op. cit.; Bonasso, Miguel, Recuerdo de la muerte, Buenos Aires, Sudamericana, 1984; Gasparini, Jorge, Montoneros, final de cuentas, La Plata, De la Campana, [1988] 2005; Perdía, Roberto, La otra historia. Testimonio de un jefe montonero, Buenos Aires, Grupo Ágora, 1997; Levenson, Gregorio y Jauretche, Ernesto, Héroes. Historias de la Argentina revolucionaria, EPN, Buenos Aires, 1998; Chaves, Gonzalo y Lewinger, Jorge, Los del 73. Memoria montonera, La Plata, De la Campana, 1999; Jauretche, Ernesto, Violencia y política en los 70. No dejés que te la cuenten, Buenos Aires, Colihue, 1997; Levenson, Gregorio, De los bolcheviques a la gesta montonera. Memorias de nuestro siglo, Buenos Aires, Colihue, 2000; Falcone, Jorge, Memorial de guerralarga. Un pibe entre cientos de miles, La Plata, De la Campana, 2001; Flaskamp, Carlos, Organizaciones político-militares. Testimonio de la lucha armada en Argentina (1968-1976), Buenos Aires, Nuevos Tiempos, 2002; Amorín, José, Montoneros, la buena historia, Buenos Aires, Catálogos, 2005; Astiz, Eduardo, Lo que mata de las balas es la velocidad: una historia de la contraofensiva montonera del 79, La Plata, De la Campana, 2005.

3 Excepto por Gillespie, Richard, Soldados de Perón. Los Montoneros, Buenos Aires, Grijalbo, [1987] 1998, los demás trabajos datan en su mayoría de los últimos años: Ollier, María, De la revolución a la democracia. Cambios privados, públicos y políticos de la izquierda argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009; Campos, Esteban, “¿Locura, épica o tragicomedia? Las historias de la contraofensiva montonera en la era de la democracia consolidada” en Estudios, Universidad de Córdoba, n° 29, junio de 2013; Lorenz, Federico, Algo parecido a la felicidad. Una historia de la lucha de la clase trabajadora durante la década del setenta (1973-1978), Buenos Aires, Edhasa, 2013; Confino, Hernán, “La Contraofensiva Estratégica Montonera en la memoria de sus participantes: crónica de un objeto polémico” en Revista Aletheia, Vol. 6, n° 11, octubre de 2015; Confino, Hernán, “Tensiones de un retorno: la Contraofensiva Estratégica Montonera de 1979 y 1980 en Argentina” en Revista Izquierdas, n° 28, julio de 2016, p. 274-291; Slipak, Daniela, “Sobre desvíos, espejos y cúpulas. Las disidencias montoneras y las lecturas sobre los años setenta” en Revista Izquierdas, n° 32, 2017; Confino, Hernán, “Volver sin haberse ido: el caso de las ‘Tropas Especiales de Agitación-Sur’ durante la Contraofensiva Estratégica Montonera de 1979” en Revista Universitaria de Historia Militar, Vol. 7, n° 14, 2018, p. 180-200; Confino, Hernán, “Entre la articulación y el conflicto: una aproximación a los itinerarios de los exiliados montoneros en México” en Lastra, (Comp.) Exilios: avances de un campo de investigación. Memorias del Coloquio Internacional de Investigaciones sobre Exilios Políticos del Cono Sur, Buenos Aires, CLACSO, 2018; Confino, Hernán, La Contraofensiva Estratégica de Montoneros. Entre el exilio y la militancia revolucionaria (1976-1980), Tesis de Doctorado, Instituto de Altos Estudios Sociales, Universidad Nacional de General San Martín, junio de 2018.

4 Este tema está explicitado en Lanusse, Lucas, Montoneros. El mito de sus 12 fundadores, Buenos Aires, Vergara, 2007, p. 41-42; Slipak, Daniela, Las revistas montoneras. Cómo la organización construyó su identidad a través de sus publicaciones, Buenos Aires, Siglo XXI, 2015, p. 14-15; Slipak, 2017, op. cit. y Confino, Hernán, La Contraofensiva Estratégica de Montoneros, p. 169 y ss.

5 Al respecto véase Confino, Hernán, “Entre la articulación y el conflicto”.

6 A excepción de mis trabajos, sobre la Contraofensiva – solamente en un registro periodístico – destacan: Zuker, Cristina, El tren de la victoria. La saga de los Zuker, Buenos Aires, Del Nuevo Extremo, 2010; Larraquy, Marcelo, Fuimos soldados. Historia secreta de la contraofensiva montonera, Buenos Aires, Punto de Lectura, 2006, Pacheco, Mariano, Montoneros silvestres (1976-1983). Historias de resistencia a la dictadura en el sur del conurbano, Buenos Aires, Planeta, 2014 y Robledo, Pablo, Montoneros y Palestina, Buenos Aires, Sudamericana, 2018.

7 En general, serán tenidas en cuenta las producciones testimoniales de ex militantes de la organización, pero también se analizan ensayos de quienes participaron de la radicalización de 1960 y 1970 desde otros espacios políticos.

8 Oberti, Alejandra y Pittaluga, Roberto, Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamientos sobre la historia, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2006.

9 Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002 y Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. Las memorias de las desapariciones en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

10 Carnovale, V., Los combatientes: historia del PRT-ERP, Buenos Aires, Siglo XXI, p. 20.

11 Slipak, 2015, op. cit. y 2017, op. cit.

12 Slipak, 2015, op. cit., p. 15. Entre los trabajos que se valen de la “militarización” como clave interpretativa y desde varios registros se destacan: Bufano, Sergio, “La violencia en Argentina: 1969-1976” en Controversia, México, Año 1, n° 2-3, 1979; Gillespie, Richard, op. cit.; Sigal, Silvia y Verón, Eliseo, Perón o muerte. Los fundamentos discursivos del fenómeno peronista, Buenos Aires, Eudeba, [1986] 2003; Ollier, María, La creencia y la pasión. Privado, público y político en la izquierda revolucionaria, Buenos Aires, Compañía Editora Espasa Calpe/Ariel, 1998; Anzorena, Oscar, Tiempo de violencia y utopía. Del golpe de Onganía (1966) al golpe de Videla (1976), Buenos Aires, Pensamiento Nacional, 1998; Svampa, Maristella, “El populismo imposible y sus actores, 1973-1976” en James, Daniel (Director), Violencia, proscripción y autoritarismo (1955-1976), tomo IX de la Nueva Historia Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2003; Amorín, Juan, op. cit.; Calveiro, Política y/o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70, Buenos Aires, Grupo Editorial Norma, 2005; Bartoletti, Julieta, Montoneros: de la movilización a la Organización, Rosario, Laborde Editores, 2011.

13 Lanusse ya lo había analizado con respecto al “desvío” (op. cit., p. 41 y 42). Slipak da cuenta de las tres fórmulas memoriales (op. cit., 2017), retomadas y analizadas en mi tesis doctoral para el caso de la Contraofensiva (Confino, La Contraofensiva Estratégica de Montoneros).

14 Amorin plantea que la militarización tiene sus raíces en la fusión de Montoneros con FAR (op. cit.). Calveiro, por su parte, rescata un efecto imitativo de Montoneros con respecto al Ejército argentino (op. cit.).

15 Confino, 2017, op. cit.

16 La reelaboración épica del pasado militante fue estructurada a partir de la publicación del libro de Miguel Bonasso, (op. cit). En este grupo destacan Perdía, 1997, op. cit.; Levenson y Jauretche, op. cit.; Falcone, op. cit. y Astiz, op. cit.

17 Jauretche, op. cit., p. 286.

18 Falcone, op. cit., p. 152.

19 Falcone, op. cit., p. 152.

20 Íbid.

21 Véase el Boletín Interno n°13, febrero de 1980.

22 Astiz, op. cit.

23 Campos, op. cit., p. 103.

24 Bonasso, 1984, op. cit.

25 Astiz, op. cit., p. 40.

26 Íbid., p. 150.

27 Íbid., p. 213.

28 Calveiro, op. cit.

29 Para un análisis de las disidencias de 1979 y 1980 véanse Slipak, 2017, op. cit. y Confino, “Exilio, debate y ruptura. Los balances de la Contraofensiva montonera de 1979 y la constitución de ‘Montoneros 17 de octubre’” en Anuario, n° 31, 2019.

30 Calveiro, op. cit., p. 124.

31 Íbid.

32 Íbid.

33 En este punto, vale recordar la implicación personal de Calveiro con los sucesos que relata. Durante la Contraofensiva de 1980, la dictadura secuestró en Brasil, en una operación conjunta con las fuerzas armadas de ese país, a Horacio Campiglia, dirigente de Montoneros y esposo de Calveiro. Más allá de la lucidez de su análisis, su interpretación de Montoneros no debería entenderse por fuera de esta situación y de otras que vivió como militante (Confino, La Contraofensiva Estratégica de Montoneros).

34 Juan Gasparini comenzó su militancia en la Fuerzas Armadas Revolucionarias y luego en Montoneros. Estuvo desaparecido en la ESMA entre 1977 y 1978. Luego partió al exilio.

35 Gasparini, op. cit., p. 188.

36 El escaso margen de decisión también es planteado por Astiz pero como un elemento dado y lógico en una organización político-militar.

37 Una prueba de esta visión compartida es que Calveiro se haga eco de la cifra que aporta Gasparini de seiscientos militantes desaparecidos y asesinados como saldo de la Contraofensiva. Esta cifra está errada. Los militantes asesinados y desaparecidos se cuentan entre ochenta y noventa (Confino, La Contraofensiva Estratégica de Montoneros).

38 Esta interpretación tiene sus antecedentes en las críticas que surgieron durante el exilio en 1979 y que consideraban a la democracia como horizonte deseable.

39 Bufano, S., “La vida plena” en Lucha Armada en la Argentina, n° 1, 2005.

40 Íbid., p. 23.

41 Vezzetti, op. cit., p. 136.

42 Si bien el lugar de enunciación que construye Vezzetti no es el de ex militante, vale la pena considerar su intervención en este escrito en tanto y en cuanto también fue partícipe de la generación de la radicalización política en la Argentina.

43 Íbid., p. 135.

44 Íbid., p. 166.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Hernán Eduardo Confino, « Héroes, víctimas y enajenados. Los motivos de los militantes de Montoneros que participaron de la Contraofensiva (1978-1980) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 11 décembre 2019, consulté le 23 janvier 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/78687 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.78687

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page